martes, 7 de junio de 2011

Argentina: Crímenes de lesa humanidad. La Justicia indagará al ex juez federal Manlio Martínez

PRIMERA FUENTE

El ex juez federal de Tucumán, Manlio Martínez, podría quedar detenido cuando el próximo miércoles se presente a declarar en calidad de imputado ante el juez Daniel Bejas, acusado por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar, en circunstancias que fueron asesinados cinco personas en el barrio Echeverría.

La instrucción de la causa fue llevada adelante por la Fiscalía Federal Nº1, donde habría quedado demostrada la participación activa de Manlio Martínez en la causa conocida como “Romero Niklison”, en cuyo primer tramo el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán dictó sentencia en el mes de marzo de este año, condenando a Benjamín Menéndez y a Roberto Heriberto Albornoz (a) “Tuerto” a prisión perpetúa. Los que fueron acusados por el asesinato de cinco militantes de la organización Montoneros (María Alejandra Niklison, Fernando Saavedra, Juan Carlos Meneses, Atilio Brandsen y Eduardo González Paz) en una vivienda de calle Azcuénaga n° 1.816/1.820 de San Miguel de Tucumán el día 20 de mayo de 1976.

Para la Fiscalía existen pruebas suficientes de que el ex magistrado participó en los homicidios de cinco personas y en la privación ilegítima de la libertad de otra, a través del incumplimiento de sus deberes de funcionario como forma de garantizar la impunidad de los policías y militares que cometieron estos hechos materialmente, o que dieron las órdenes para que se cometieran. Para el ministerio público, la presencia de Martínez a cargo del juzgado federal nº1 “otorgaba a los responsables del aparato represivo en Tucumán la anuencia de aquél para organizar la actividad del aparato represivo con riesgos jurídicos minimizados” según señala el dictamen fiscal.

Entre los elementos de pruebas recolectados por el ex fiscal Emilio Ferrer, consta que Manlio Martínez desde su designación en 1975 hasta 1983, asistía a los Centros Clandestinos de Detención más importantes de la provincia, como la Jefatura de Policía, la cárcel de Villa Urquiza, lo que se llamaba “Puesto de Comando Táctico” del Operativo Independencia, la “Escuelita de Famaillá” y la Delegación local de la Policía Federal Argentina.

Pese a que Martínez habría estado presente ese mismo día en el lugar del hecho de la calle Azcuénaga (20/05/1976) y a que las escasas pruebas reunidas por la policía indicaban que se había tratado no de un enfrentamiento sino de un “fusilamiento masivo” (todas las víctimas presentaban múltiples heridas de bala en el cráneo), el ex juez decidió no investigar a los autores de estos hechos y, en cambio, hacer suya la versión oficial brindada por el III Cuerpo de Ejército.

Ahora trascendió que el juez Daniel Bejas citó en calidad de imputado al ex juez federal para este miércoles, a las 8, y será la primera vez que será indagado por su participación en los delitos de violación de domicilio, homicidio doblemente agravado, privación ilegítima de la libertad con tormentos y/o vejaciones, incumplimiento de deberes de funcionario público, abuso de autoridad, prevaricato e incumplimiento de su deber de promover la persecución penal por los hechos que se han descripto, todo ello en su carácter de juez federal y como miembro de una asociación ilícita.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.