miércoles, 29 de junio de 2011

Barco científico hunde prestigio de Puerto Rico

Jesús Dávila (NCM, especial para ARGENPRESS.info)

El prestigio de Puerto Rico como centro de investigación oceanográfica quedó comprometido gravemente al haber rechazado fondos de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) de Estados Unidos para salvar el barco RV Chapman, que dilapidado terminó vendido a precio de chatarra a un empresario turístico de Curacao.

La pérdida del famoso barco es un capítulo en el manejo oculto de mucho más de mil millones de dólares en propiedades de la Universidad de Puerto Rico que ha llevado al movimiento estudiantil, en coalición con las organizaciones de profesores, empleados administrativos y de mantenimiento, así como los padres de estudiantes, a incoar un recurso en el tribunal para exigir que se haga público el inventario de bienes muebles e inmuebles.

Esta misma semana, la coalición universitaria gestionaba los emplazamientos formales al Gobernador Luis Fortuño, la jefatura universitaria y otras agencias luego de que una juez concediera un plazo de 15 días al Gobierno para que muestre causa por la cual no se deba conceder al recurso solicitado.

Ante la presión de los universitarios, el Gobierno ha desatado una potente campaña de relaciones públicas para presentar al presidente de la UPR, Miguel Muñoz, como campeón de la defensa del patrimonio de la UPR a la vez que se instrumentan políticas discretas para desprestigiar y dividir el movimiento, como ya parece haberlo logrado con los sindicatos y otros grupos opositores.

“Esto no es cuento. Hace unos años, yo tenía dinero de la NASA para rentar el Chapman”, advirtió en un memorando –copia del cual obtuvo NCM Noticias- un científico de una universidad del noreste de EEUU que dirigió un proyecto para la agencia aeroespacial. El perito explicó que la negativa de la Universidad de Puerto Rico dejó el contrato en manos de un consorcio de Louisiana y afirmó que “el resultado de la ineptitud de Ciencias Marinas ha sido la pérdida de millones de dólares en grants federales”.

El memorando, fechado el mismo día que el presidente Barack Obama visitaba Puerto Rico, advierte que “los barcos son necesarios, y más importante, rentables. Hay una enorme necesidad de barcos oceanográficos en el Golfo de México y al Caribe” por lo que “hay listas de espera para los pocos barcos disponibles”. El documento consigna la opinión de que el caso del Chapman demuestra que los jefes del de la UPR en Mayagüez “carecen de visión de cómo operar un instituto de investigaciones de calidad mundial” lo que ha repercutido en que ese programa “está básicamente muerto”.

El caso es una mancha para la alegación sostenida por el Gobierno de promover esta nación isleña y colonia estadounidense en el noreste del Caribe como un centro para investigación y desarrollo de la economía del conocimiento. Tanto más grave en tiempos en que la investigación sobre los mares y océanos se considera vital para atender el problema del calentamiento global.

El documento ofrece información específica, con detalles e identificación de funcionarios implicados en el desastre del barco Chapman, que había sido donado a la UPR por la Administración Nacional Oceanográfica de EEUU (NOAA) luego de que el buque lograra fama por sus trabajos en el Mar de Bering y el Golfo de México. Ante el rechazo institucional de Puerto Rico, el nuevo honor le tocó al RV Pelican del consorcio marino de universidades de Louisiana, casi del mismo tamaño, también construido hace décadas y parte de la pequeña flota de una veintena de barcos científicos con que cuenta el sistema universitario de laboratorios oceanográficos de EEUU.

El desprestigio científico se suma a otros aspectos en los que Puerto Rico protagoniza noticias negativas en momentos en que Washington maniobra para tratar de renovar el consentimiento para su dominio colonial de este punto estratégico equidistante de Guantánamo y de Caracas justo en el noreste del archipiélago de las Antillas. Pero la institucionalidad económica y política pro EEUU se encuentra en un momento de gran debilidad y los nombres de cientos de empresarios y políticos anexionistas y autonomistas aparecen en expedientes del Buró Federal de Investigaciones, según consta de fuentes bien documentadas.

La coyuntura ha permitido al pequeño aunque influyente Partido Independentista Puertorriqueño lograr que el oficialista Partido Nuevo Progresista acepte la propuesta de un referendo en el que la primera pregunta sea si los puertorriqueños quieren continuar o cambiar la condición política colonial. Ante eso, el Partido Popular Democrático, cuyo presidente Alejandro García Padilla, es el nuevo favorito de la Casa Blanca denuncia traición e insiste en que el camino debe ser un acuerdo de autonomistas y anexionistas que deje fuera a los independentistas.

En ese marco, el oficialismo celebró su asamblea –con despliegue espectacular- en el que miles de leales vitorearon la nueva posición sobre el referendo y la decisión de buscar la reelección del Gobernador Fortuño, pero sorprendentemente olvidaron aprobar formalmente las mociones.

El panorama político va mucho más allá de los tres partidos históricos con el proceso para inscribir nuevas formaciones, en el cual el Partido Puertorriqueños por Puerto Rico ha acumulado más de 35.000 endosos, el Movimiento Unión Soberanista pasó de 25.000 y el Partido Puertorriqueño de Trabajadores, con el cual reaparece una colectividad con programa abiertamente socialista desde 1993, tiene más de 16.000. Ese marco augura la posibilidad real de que a los comicios de 2012 concurran seis partidos, algo no visto desde hace décadas.

Además, estudiantes, figuras de izquierda y grupos artísticos han convocado una manifestación para esta semana en la Plaza Colón del Viejo San Juan para conmemorar la represión de estudiantes en el Capitolio en junio del año pasado. Se trata de pequeñas convocatorias que llaman a la rebeldía.

En una de esas tomas de plazas por estudiantes y otros grupos, la Policía Municipal se incautó de un letrero que leía que “la Policía sólo sirve para joder” por ser injurioso, ante lo cual los estudiantes lo sustituyeron por otro que decía “la Policía no jode, sólo reprime”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.