jueves, 23 de junio de 2011

La Justicia holandesa falla a favor de un político xenófobo

PL

La justicia holandesa emitió hoy su veredicto en el proceso contra el diputado Geert Wilders, en el que fue absuelto de los cargos de discriminación y fomento del odio contra los musulmanes.

Con esa postura, la fama del país como refugio de la tolerancia multicultural podría ser ya un falso mito, desde que los partidos radicales cambiaran la política de inmigración convirtiéndola en una de integración, según analistas.

El fallo de la justicia llegó casi un año después de iniciado el juicio contra Wilders, jefe del xenófobo Partido por la Libertad (PPV), que en las elecciones legislativas de junio de 2010 emergió como tercera fuerza política del país.

Entre los cargos por los cuales fue juzgado figuran comentarios en la prensa en los que el diputado describe al Islam como una ideología fascista y compara el libro sagrado de los musulmanes con el texto Mein Kampf (Mi lucha) del exdictador alemán Adolf Hitler.

Pese a las denuncias, el político constituyó figura clave en las últimas negociaciones para formar un Gobierno de coalición en Holanda, tras cuatro meses de recias negociaciones.

En 2008, Wilders calificó a la religión musulmana de régimen totalitario y extremista en un cortometraje que realizó y luego divulgó en Internet titulado Fitna.

Además de los comentarios antimusulmanes, sobre el político también pesan acusaciones como el odio racial contra marroquíes y otros extranjeros no occidentales.

Con el apoyo de la Justicia, Wilders ahora podrá exigir con más fuerza la prohibición del Corán y del burka (velo) u otros símbolos del Islam.

Según una encuesta reciente, 13 por ciento de la población holandesa es musulmana, aunque representantes de esa comunidad afirman que la cifra podría ser mayor, ya que miles de inmigrantes viven en Ámsterdam de forma ilegal, debido a las duras políticas inmigratorias holandesas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.