miércoles, 29 de junio de 2011

Libertad y democracia sindical: Se agudiza la hostilidad del Ministerio de Trabajo contra nuevas organizaciones de la CTA

ACTA

El lunes los trabajadores del call center Teleperformance que desempeñan tareas en el edificio de Hipólito Yrigoyen 2350 realizaron una serie de medidas de fuerza para exigir la reincorporación de 35 compañeros despedidos en esa misma jornada y reclamaron el traslado inmediato a la sede central de la empresa, sita en Carlos Pellegrini 887. La empresa, con el guiño del Ministerio de Trabajo, dobló la apuesta y amenazó con más despidos.

El día de ayer se llevaba a cabo una audicencia convocada por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social a pedido de la empresa Teleperformance, debido a la realización de medidas de fuerza por parte de los trabajadores.

Teleperformance es una empresa multinacional de Call Center que emplea en el país a miles de jóvenes con un promedio de edad no mayor de los 25 años.

El conflicto estalla por la suma de diversos factores. En síntesis: la terrible explotación, salarios miserables y alto grado de rotación, sumado a los maltratos y pésimas condiciones de trabajo. Todo ello fue soportado por los jóvenes trabajadores hasta que la empresa inicia un durisimo plan de reducción de personal a principios de este año.

Debido a ello los trabajadores comenzaron a organizarse a espaldas del Sindicato de Empleados de Comercio (SEC-CGT) que no sólo desoyó los pedidos de auxilio sino que además se apartó de los trabajadores una vez iniciado el conflicto, retirando a los delegados de personal afines al SEC (se tomaron licencias pagas).

Finalmente, ayer la empresa no permitió el ingreso de docenas de trabajadores y anunció formalmente el despido de 37 compañeros, hecho éste que provocó la rápida reacción de los trabajadores que se encadenaron en las puertas de la empresa, a la vez que se manifestaban cortando la Avenida Callao momentos antes de la audiencia reclamando la reincorporación.

Al ingresar los trabajadores al Ministerio allí los esperaban los representantes de la empresa, la Jefa de Negociación Colectiva del Ministerio, Dr. Mercedes Gadea, y el Secretario de Asuntos Gremiales del Sindicato de Comercio, Sergio Ortiz.

Ya con el saludo la funcionaria del Ministerio informa al letrado de los trabajadores que no tendría ni voz ni voto, es decir que no podría siquiera manifestar opinión alguna durante la audiencia, ni siquiera como asesor. Hecho éste que por supuesto fue apoyado por la parte empresaria y por el representante del SEC.

Iniciada la negociación la funcionaria informa que la empresa ha perdido un cliente y que por ello no estaba en condiciones de mantener los puestos de trabajo. Que ella no estaba en condiciones de poder hacer nada más y que si los trabajadores continuaban con las medidas lo único que iba a hacer era elevar el expediente (lo que finalmente ocurrió).

Por su parte, el Secretario Gremial del Sindicato de Comercio propuso conservar los puestos de trabajo de los delegados en otro domicilio laboral; propuesta ésta que fue rechazada de plano por los delegados que exigieron la inmediata reinstalación de los despedidos y la preservación de la totalidad de los puestos de trabajo.

Lógicamente, el apriete de la empresa y el SEC no se hizo esperar, ante la participación oral del letrado de los delegados en la negociación, tanto empresa como SEC instaron a la funcionaria para no permitir esa intervención, lo que fue receptado por ésta, negándole la palabra nuevamente y exhortándole a la no participación. Cabe aclarar que ni siquiera se presentó como abogado de la CTA, ya que se daba por descontado.

Finalmente el representante del sindicato permitió que se introdujeran breves manifestaciones las que fueron luego corregidas – léase reducidas – por este último.

Al concluir la parodia de audiencia la indignación de los compañeros no pudo ser contenida y manifestaron su disconformidad al dirigente del SEC quien comenzó con agresiones seguidas de amenazas contra los jóvenes delegados.

Es importante destacar que la violencia del Secretario Gremial del SEC fue cometida delante de la Dra. Gadea quien nos manifestó en todo momento que él era quien tenia la representación y que era el único autorizado para manifestar y peticionar en la audiencia.

Culminando, los compañeros continúan con las medidas de fuerza y el sindicato amenazó de muerte a los trabajadores. Es difícil saber la suerte que seguirá el conflicto, pero lo cierto es que resulta evidente el incremento en la hostilidad de los unicatos y el Ministerio de trabajo contra las incipientes organizaciones gremiales.

“Es claro que estos despidos son un capricho de Teleperformance que mientras toma personal en su otro edificio, despide en Hipólito Yrigoyen para avanzar sobre los trabajadores organizados.”, expresaron los compañeros.

El Gobierno, a través del Ministerio de Trabajo, es cómplice de esta política que permite a estas empresas mantener a los trabajadores en situación de total precariedad, despedir en cualquier momento sin causa, vaciar la empresa y rearmarla en otro lado, dejando a cientos de trabajadores en la calle.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.