miércoles, 29 de junio de 2011

Los peligros de Calderón

Eduardo Ibarra Aguirre (FORUMENLINEA)

En los adelantos que hizo Milenio Diario de la entrevista que realizó Ciro Gómez Leyva a Felipe Calderón Hinojosa, y en la columna La Historia en Breve, del mismo entrevistador, quedan claras las deferencias que tiene el michoacano de Morelia con Enrique Peña Nieto, hasta hoy su más probable sucesor.

Calderón intentó contextualizar la pregunta como para mostrar que a los periodistas también les puede dar cátedra sobre su trabajo, cuando hace semanas explicó cómo haría la portada de un diario. De un lado pondría las noticias buenas y del otro las malas. Los absolutismos le impiden asimilar que las notas, como los hechos, tienen ángulos múltiples, contradictorios.

“Depende de lo que estamos hablando”, pues aseguró que todas las opciones políticas son válidas y “capaces de generar bien común”. Calderón aseguró que si un candidato o partido representan un peligro “va a depender de qué es lo que vayan a hacer o dejar de hacer en el poder y ése es un juicio todavía pendiente”. Finalmente reculó cuando el entrevistador insistió en la pregunta y la vinculó a Andrés Manuel López Obrador y la elección del 2006.

Repliegue que nada tiene que ver con la revisión autocrítica de la propaganda negra que realizó y dividió al país que aún paga las consecuencias de una estrategia aplicada en México, mas diseñada por estrategas estadunidenses y españoles.

La deferencia hacia Peña Nieto no reparó en que con ella le da la razón a López Obrador cuando denuncia la existencia de una “mafia” que dispone sobre los destinos de la nación y que ya resolvió que el gobernador mexiquense es el más funcional de los relevos del esposo de Margarita Zavala.

E insistió con singular torpeza, a pregunta expresa de Gómez Leyva, sobre el caso Jorge Hank Rhon “que no estuvo enterado de la detención del exalcalde de Tijuana hasta la mañana siguiente y consideró que es ‘obvio’ pues el Ejecutivo no puede estar enterado de cualquier persecución militar”.

Dicho de otro modo. Para el señor que abusa del uso de las cinco estrellas castrenses y que con frecuencia se refiere a sí mismo por el cargo que le asignó el Tribunal Electoral, el fracaso del tijuanazo --que lo exhibió en su verdadera dimensión-- es “cualquier persecución militar”. Así, se comprende mejor el fracaso de su guerra y Gómez Leyva proyectó los costos a los 60 mil muertos sin que se inmutara el dialoguista del Castillo de Chapultepec, sólo en las formas porque en el fondo actuó como obcecado e intransigente.

Y la matanza sin precedente la pretende justificar con “una visión de las cosas, de hace 20, 30 años, cuando el Estado era el que mataba a la gente. Hay que decirlo con toda claridad: los dictadores mataban a la gente, en Sudamérica, Sudáfrica y otros países. Eran asesinos. Y este gobierno, y este régimen, no son asesinos”.

Muchos ciudadanos no parecieran avalar la desmesurada conclusión de Calderón Hinojosa sobre su mortífero gobierno. Y tan está consciente de ello que expresa su deseo de vivir en México, después del 1 de diciembre de 2012, mas también seria dudas porque no se requiere bola de cristal para anticipar que es prácticamente imposible, ni siquiera en un Michoacán gobernado por su hermana Cocoa, por voluntad y negociaciones presidenciales.

Desde su propio partido, Acción Nacional, se advierte sobre “el acelerado deterioro de las libertades democráticas”, que “ya ninguna institución está a salvo de la pesada mano gubernamental”, amén de que “estamos en un sexenio negro para la libertad de expresión”, como lo padece Forum en Línea y 19 medios más, y todo lo anterior está contenido en la denuncia que presentó Manuel Espino ante la Organización de Estados Americanos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.