lunes, 29 de agosto de 2011

Existe una patronal que acapara la riqueza que crean los trabajadores

José Rigane (ACTA)

El Gobierno sigue entrometiéndose en el movimiento obrero, y en particular en la CTA. A pesar de que la Central que conduce Pablo Micheli ganó por 11.500 votos en 14 provincias, y sólo quedan tres en donde deben realizarse elecciones complementarias, el Gobierno no reconoce a esta conducción.

El Salario Mínimo, Vital y Móvil incide sobre un millón de trabajadores. Los que trabajan en negro, tercerizados o precarizados no les corresponde, al igual que los trabajadores estatales. Los que están convencionalizados ya tienen pactados sus salarios, que superan el Salario Mínimo, Vital y Móvil. Únicamente incide para el grupo de trabajadores que están por la Ley de Contrato de Trabajo, que no tienen convenios colectivos y están en blanco y que esto es lo mínimo que les podrían pagar.

A pesar de que incide sobre una parte pequeña de los trabajadores, establecer el monto del Salario Mínimo es importante, pero lo lógico sería que se acordara antes de comenzar las paritarias y no después, como ocurre ahora. Para que todo el movimiento obrero tuviera la pauta mínima, básica y elemental para no pactar menos de esa cifra.

Es muy difícil de establecer cuánto es el monto del Salarfio Mínimo, Vital y Móvil porque no se calcula más la Canasta Básica de consumo que tiene una familia tipo. Esto dejó de hacerse en 1997 y no es otra cosa que el salario necesario para hacer frente a las necesidades de alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y previsión.

Todo lo que hoy se presume como cifra, es una cifra que no deja de ser arbitraria. Desde la Central sacamos nuestros propios cálculos y llegarmos a la conclusión de que el Salario Mínimo, Vital y Móvil debería ser de $ 2.700. A pesar de estar reclamando una cifra que no significa más que $ 90 por día, existe una patronal que no está dispuesta a reconocer ni siquiera este importe de $ 2.700. Una patronal que concentra, centraliza y acapara la riqueza que crean los trabajadores.

Consideramos que el Consejo del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil debe cumplir con otras funciones como: el salario familiar, la no contribución por la cuarta categoría, porque esto significa que se le cobra impuestos a los trabajadores por lo que ganan, ya que el salario no es una renta ni una especulación financiera.

También reclamamos por un Consejo que se ocupe de la productividad, por ser ésta una de sus funciones principales.

José Rigane es Secretario Adjunto de la CTA; Secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA-CTA).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.