jueves, 29 de septiembre de 2011

Argentina, Ciudad de Buenos Aires. Acampe en la 9 de julio: Argentina Trabaja...si los intendentes la dejan

Marcelo Paredes (ACTA)

Mas de 50 organizaciones territoriales, sociales y de desocupados, muchas de ellas integrantes de la CTA, decidieron acampar frente al Ministerio de Desarrollo Social para exigirle al gobierno fuentes de trabajo reales, aumento de sueldo a los trabajadores de las cooperativas, nacionalización del plan y el fin del clientelismo de los intendentes.

“Desde que comenzó este programa las organizaciones que no estamos con el gobierno, venimos sufriendo el castigo de nuestro pensamiento político” manifestó a ACTA Juan Carlos Alderete, coordinador nacional de la Corriente Clasista y Combativa.

“¿Por qué? Por que las organizaciones que estamos acá decimos que el trabajo que ofrece el plan es un trabajo flexibilizado, tercerizado, donde se cobran solo 1.200 pesos y además solo llega a las provincias que responden al gobierno. Por eso nos discrimina. Por no ser oficialistas”

El plan Argentina Trabaja consiste en formar cooperativas para atender a la pequeña obra pública donde los trabajadores deben anotarse como monotributistas. Monotributistas que tardan en cobrar, que ganan un salario de solo 1.200 pesos y que no tienen ninguna ventaja de un trabajador formal.

Como explica Alderete: “El Estado debería pagar un sueldo razonable con vacaciones, aguinaldos. Hoy nos descuentan la obra social a través del monotributo pero no hay ninguna que nos acepte”.

Néstor Gómez y Mabel Agustiniano son coordinadores del FUBADEyO, Frente de Unidad Barrial integrante de la CTA y con trabajo territorial en Merlo, Rodríguez, Moreno, Bragado, Esteban Echeverría, Quilmas, La Plata y otros tantos barrios.

En diálogo con la Agencia de noticias de la CTA y dispuesta a pasar la noche en la 9 de Julio, Mabel explico que “Desde el 8 de junio que estamos viniendo a Desarrollo Social a cortar la avenida reclamando soluciones. Siempre pidiendo aumento real y cooperativas reales, no truchas ni armadas por el intendente, que sean acreditadas”.

“En la Argentina de hoy, a pesar de lo que diga el INDEC, cada vez hay más desocupados y los que trabajan en la cooperativas del plan solo cobran 1.200 pesos. Cada día nos alcanza para menos lo que nos dan por trabajar. Vinimos con la decisión de quedarnos en el acampe y luchar por fuentes de trabajo reales” afirma Mabel y no parece exagerar.

Laura Laciar del MTD Anibal Verón y secretaria de Relaciones con los Pueblos Originarios de la CTA Capital tiene la misma actitud y las mismas razones.

“Nuestra participación en esta convocatoria tiene que ver con lo que los movimientos territoriales y las organizaciones venimos reclamando fuertemente: la necesidad del trabajo en la Argentina. Que los compañeros que estamos en el programa podamos trabajar en obras publicas o en unidades productivas pero que se nos asigne un verdadero trabajo donde cobremos el salario considerado mínimo” manifestó en la avenida más ancha del mundo mientras esperaba el resultado de las negociaciones.

Cristóbal “Toto” Marcione del Movimiento Justicia y Libertad de la CTA La Plata asiente los dichos de Laura y amplía los conceptos: “Mas de 50 organizaciones en un marco de unidad vienen haciendo un reclamo en conjunto donde ésta es la segunda jornada pero va a haber más si no tenemos respuesta”.

“Hoy son cerca de 150.000 beneficiarios y las organizaciones sociales solo manejan a 15 mil cupos. Además el salario se ha devaluado, no hay cupos nuevos y la plata no llega a las obras y queda en manos del ministerio o de las intendencias ya sea por deficiencia o no ejecución del programa”.

“Hoy vinimos para quedarnos a menos que el gobierno nos de una respuesta satisfactoria y seria, que no sea todo verso como nos pasó hace 15 días” finalizó Toto su testimonio y se unió al grupo.

Motivos y opiniones similares uno podía escuchar recorriendo las nutridas columnas y las coloridas banderas donde se leían los nombres de organizaciones sociales que parecen no gozar de la simpatía del gobierno.

La CTA: escenario del debate

Luego fueron convocados a una reunión en el ministerio y se llevaron una propuesta. La sede de la CTA Nacional, a pocas cuadras de allí, fue el ámbito ofrecido y aceptado para juntarse a discutir lo que se ofrecía.

Carlos Chile, secretario general de la CTA Capital e integrante del MTL, organización convocante, y Julio Ortellado, director del Bloque Organizativo de la CTA Nacional facilitaron los ámbitos para que las más de 40 organizaciones decidieran mientras una larga fila de mujeres y niños esperaban por su turno en los baños de la Central.

El acampe finalmente se levantó y se abren nuevas negociaciones que incluyen al Ministerio de Trabajo, se incorporán trabajadores y cooperativas al plan y otros temas que seguirán en discusión.

Lo que no cambia es la mirada del uso que se le da a estos planes, la necesidad del trabajo real, el imperioso aumento de lo que cobran los cooperativistas-monotributistas-que sueñan con ser trabajadores formales- y el fin del clientelismo de los intendentes y sus jefes políticos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.