lunes, 19 de septiembre de 2011

Bancarios del Ciudad, una Conciliación Obligatoria distinta

Julio Macera (ACTA)

Desde la década del 80 en adelante los trabajadores fueron transformando a la Conciliación Obligatoria en una herramienta para frenar, desde sus debilidades, el avance patronal. Muy distinta es la situación en la que el Ministerio de Trabajo aplicó este recurso en la lucha de los Bancarios del Ciudad afiliados a la CTA.

Frente a despidos masivos, intentos de cierre de sectores y traslados compulsivos, los trabajadores buscan obtener la Conciliación Obligatoria para lograr retrotraer la situación al momento previo del conflicto y construir un ámbito de negociación que la patronal negaba y las luchas de los compañeros no conseguían. Así los despedidos vuelven a trabajar y recuperan las condiciones originales de contratación, mientras dura la conciliación.

Pero en realidad la Instancia Obligatoria de Conciliación Laboral, instalada en la primera mitad de la década de 1970 durante el segundo gobierno de Juan Domingo Perón, persiguió otros objetivos.

Esa época estuvo caracterizada por la multiplicidad de luchas en ofensiva de los trabajadores y la Conciliación Obligatoria fue una manera de intentar frenar esas luchas, por medio de la amenaza de sanciones a los trabajadores.

Ahora, en el conflicto de los trabajadores del Banco Ciudad, la Conciliación Obligatoria surge de la necesidad del Banco y el Gobierno de Mauricio Macri de frenar las luchas de los trabajadores del Ciudad.

Sólo así pudieron enfrentar un largo conflicto que se construyó con paros, movilizaciones, escraches y paros escalonados que iban a llegar hasta las 72 horas, camino a frenar la políticas neoliberales instaladas por el Jefe de Gobierno en el Banco Ciudad.

Es por eso que esta Conciliación Obligatoria es distinta y es un triunfo de los trabajadores. Expresa la impotencia de la patronal y del Gobierno porteño frente a la masiva decisión de enfrentar sus políticas.

Julio Macera es Secretario Adjunto de la CTA Capital.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.