lunes, 19 de septiembre de 2011

Catamarca IV: La gobernadora "orgullosa de ser Saadi". A pesar del caso María Soledad, Catamarca sufre del Saadismo sin fin

PRENSA DE FRENTE

Catamarca. En una provincia marcada por el feudalismo saadista, imitado por el saliente gobernador Brizuela de Morales, preocupa que la entrante mandataria Lucía Corpacci no se haya pronunciado sobre la masacre de la Alcaidía policial. Recordemos que en oportunidad de su campaña electoral, dijo palabras tremebundas: “Desde Buenos Aires, por el escándalo de María Soledad, Ramón Saadi tiene una mala imagen. Mediaticamente el caso no fue como lo demostraron los medios”. Y agregó: “me siento muy orgullosa de ser Saadi”.

En declaraciones a La Unión, ante la masacre de la Alcaidía policial, Cristina Rosales, integrante de la Comisión de Derechos Humanos en Catamarca, pidió a la gobernadora electa una “profunda reforma del sistema de detención”, luego de denunciar que los chicos son golpeados y hasta abusados sexualmente, y que en las fuerzas de seguridad hay “resabios de la dictadura militar”.

"Muchas veces encontré menores con los ojos moreteados y hasta con fracturas expuestas. La policía argumenta que el menor se golpeó en riñas entre ellos, pero no es así. Muchas veces me di con niños que fueron golpeados salvajemente para sacarles alguna confesión. Hay todavía policías que tienen resabios de la época nefasta de la dictadura militar. Tanto el instituto de menores Santa Rosa como la cárcel, son verdaderas escuelas del delito. Al cuerpo de psicólogos le falta apoyo y recursos para sacar adelante a los detenidos, por lo que la tarea se vuelve infructuosa. El Estado provincial no tomó nunca cartas en el asunto como debiera ser, especialmente desde la Dirección de Derechos Humanos. Se llega hasta el abuso sexual. Cada vez que pude le pregunté a la policía por qué les pegan a los menores, y me dijeron que era para que confiesen”, denunció Rosales.

A la luz de los nuevos asesinatos de jóvenes pobres, el silencio de Corpacci y su defensa del saadismo, meten miedo a todos aquellos que defienden los derechos humanos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.