jueves, 29 de septiembre de 2011

Córdoba: Los trabajadores de la salud van al frente

Daniel Klocker (PRENSARED)

Ante la falta de respuestas del gobierno a sus reclamos salariales, profundizan su plan de lucha en los hospitales de toda la provincia. Protestaron en el acto inaugural de la nueva Terminal de Ómnibus y siguen en estado de asamblea permanente.

“El gobierno inaugura hospitales que no tienen ni empleados ni insumos para funcionar como corresponde y además las autoridades no admiten que la salud en la Provincia está en crisis por los bajos salarios por y las pésimas condiciones de trabajo”.

Las palabras del secretario General de la CTA-Córdoba, Oscar Mengarelli durante la jornada nacional de movilización por Libertad y Democracia Sindical convocada el viernes pasado por la Central, son por demás elocuentes porque reflejan la crítica realidad que atraviesa la salud en Córdoba.

Es cierto, los funcionarios del gobierno provincial cortan cintas para la foto y la posteridad, pero mientras tanto no da respuesta a los justos reclamos salariales del personal del sector y el conflicto se agudiza en los hospitales provinciales.

El reclamo salarial está más que justificado porque los sueldos que paga la provincia son miserables y marcan una desidia por parte de las autoridades de buscar una solución a la conflictiva situación que afecta gravemente la atención de la población.

Convocados por la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS), veintidós de los veinticinco hospitales de la provincia de Córdoba desde el lunes pasado están de paro por tiempo indeterminado.

En ese sentido, el titular de la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS), el médico Carlos Altamirano, manifestó que “profundizaremos las medidas hasta que el gobierno entienda que debe dar una respuesta favorable a nuestro reclamos”.

Esta tarde los trabajadores de la salud protestaron en el acto de inauguración de la nueva Terminal de Ómnibus y además resolvieron seguir en estado de asamblea permanente hasta las últimas consecuencias.

Frente al Nuevo Hospital San Roque trabajadores de ese centro de salud se unieron a la movida llamada "Unión de hospitales", y realizaron un corte de calle al que se sumaron columnas de los Hospitales Rawson y de Niños.

Con bombos y platillos marcharon rumbo al acto de inauguración de la Terminal de Ómnibus. En el lugar se sumaron empleados de la Maternidad provincial. Como era de esperar, el acceso ya estaba cercado por barreras y cuustodiado por la Guardia de Infantería que les impidió el paso.

Tras una lucha cuerpo a cuerpo entre la columna y la policía lograron pasar e instalarse sobre el puente de la bajada Pucará y desde ahí le hicieron oír a las autoridades su reclamo. Mientras los fuegos de artificio inundaban el cielo para alegría de los funcionarios presentes, voces potentes cantaron “hijos de puta, hijos de puta”, estribillo que sonó muy claro en la zona.

“La policía fue abusa, le pegaron a mujeres y a pacientes que nos acompañaron”, manifestó una de las empleadas que portaba un cartel.

La gran mayoría de los trabajadores de la salud de Córdoba se sienten estafados y abandonados a su suerte por las autoridades provinciales porque además del reclamo salarial también padecen la precarización laboral y pésimas condiciones de trabajo.

La salud en Córdoba está atravesando una profunda crisis, pero el gobierno de la provincia se empeña en no querer aceptar la realidad creyendo que con “retoques” puede seguir eludiendo la responsabilidad de cumplir con el servicio público de salud a la población.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.