miércoles, 28 de septiembre de 2011

Puerto Rico: “Misiles” sociales caen sobre posiciones del gobierno

Jesús Dávila (NCM, especial para ARGENPRESS.info)

El intento de mantener oculto el tesoro de la universidad pública -de interés para especuladores con bienes del Estado- sufrió un duro revés ante la artillería legal del movimiento estudiantil y su coalición de profesores y trabajadores cuando una juez resolvió que el Gobierno tendrá que responder en corte abierta por su negativa a rendirle cuentas al país.

Casi a la vez, el Tribunal Supremo expidió orden para proteger el derecho a continuar en la Universidad de Puerto Rico de Giovanni Roberto, una de las figuras principales del movimiento estudiantil y líder de la Organización Socialista Internacional.

La puntería de los disparos legales de los insumisos estudiantes universitarios se produce en momentos en que la presión pública ha llevado a la renuncia del director del monopolio estatal de electricidad y las querellas sobre corrupción en los servicios de educación, salud, transporte marítimo y seguridad siguen en aumento.

En el caso del tesoro de la UPR, la magistrado dijo que no le convencieron los argumentos contradictorios y errados en derecho del Gobierno. En general, la juez tomó nota de que en las mociones del gobierno se argumentaron cosas tan inconsistentes como que los documentos solicitados por los estudiantes están desorganizados a la vez que se alegó que no existen, que se trata de documentos protegidos por el privilegio abogado-cliente, que no hay deber ministerial de informar y que los universitarios no tienen derecho de conocerlos aunque su derecho a conocerlos está protegido debidamente.

La juez se abstuvo de adjudicar los puntos en controversia y tras desechar las mociones de desestimación de la causa, convocó una vista para el mes próximo para determinar posteriormente si expide el solicitado auto de mandamus.

La orden hace más difícil que el Gobierno continúe beneficiándose del muro de silencio en los medios de noticias nacionales, de la misma manera que los escándalos no cesan de impactar en la prensa. Ese fue el caso de anuncio de la fiscalía de distrito de Estados Unidos sobre la captura de una pandilla que se alega servía al contrabando de drogas de México a través de California, uno de cuyos presuntos dirigentes está vinculado al oficialismo.

Ante esa ofensiva tan diversa, el Gobernador Luis Fortuño, reiteró que continúa firme en su agenda estratégica, como la construcción del controvertido gasoducto que atravesará el país para entregar los suministros de energía al consorcio español Gas Natural Fenosa. De igual forma, el mes próximo, el Gobierno llevará a cabo una “cumbre” con apoyo de la Casa Blanca y figuras conocidas del opositor Partido Popular Democrático para una promover la entrega de las escuelas públicas a concesionarios privados, a pesar de que eso está prohibido por la Constitución, según denunció la Federación de Maestros.

El Gobernador y hasta ahora candidato a un segundo término en los comicios de 2012 por el anexionista Partido Nuevo Progresista, sigue contando con respaldos importantes de sectores afiliados a centrales sindicales de EEUU. También le ayudan a prevenir estallidos sociales grupos y figuras que incluyen hasta antiguos militantes de izquierda que postulan que no hay lugar para alzamientos que le abran paso a los que buscan la independencia de esta nación isleña y colonia de Estados Unidos en el noreste del Caribe.

Nada de eso parece evitar, sin embargo, que continúe el proceso de radicalización y militancia atrevida de las tendencias independentistas.

El pasado día 23, en la conmemoración del alzamiento contra España de 1868 recordado como “el Grito de Lares”, la vicepresidenta del pequeño aunque influyente Partido Independentista Puertorriqueño, María de Lourdes Santiago, hizo un fogoso llamado a combatir “el temor y la desesperanza”. La dirigente pidió votos para recuperar la representación legislativa y derrotar el consentimiento a la condición colonial en el plebiscito que se espera para el futuro cercano.

En la misma tribuna, Norberto Cintrón Fiallo, de la Coordinadora Caribeña y Latinoamericana, hizo el llamado opuesto y pidió que se desechen los votos para que el movimiento se concentre en las protestas rebeldes que enfrenten con la fuerza las embestidas del Estado.

Se trató de un evento en el que tomaron parte destacada el Partido Nacionalista, el Frente Socialista, el Movimiento Socialista de Trabajadores, el Movimiento al Socialismo, el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano y donde la mayoría de los grupos de izquierda estudiantil universitaria sorprendieron al presentar entre todos un solo orador con un mensaje unitario.

Horas después, en el acto de recordación del asesinato del comandante Filiberto Ojeda Ríos en el pueblo de Hormigueros, el Ejército Popular Boricua-Macheteros difundió un extenso documento político en el que llamó a la unidad de las fuerzas independentistas sin que nadie imponga su agenda y prevenir el “germen de la destrucción” con “la capacitación ideológica, la confrontación directa, la desobediencia civil activa y la lucha armada”. En el mensaje, firmado por el “Comandante Guasábara” del Estado Mayor del EPB, se indica que son necesarias acciones desde las que puedan “despertar entusiasmo y tengan eco” en sectores del PNP y el PPD, los no afiliados e impulsen la “democracia participativa” hasta los golpes “de acción de calle, de toma de cuarteles, de quema continua de banderas yanquis, en fin, de confrontación”.

En medio de ese cuadro tan diverso y tenso, los grupos del movimiento estudiantil hacen llamados a que se priorice en la lucha por defender la educación pública, desde primaria hasta universidad. La UPR está siendo escenario de toda una gama de operaciones estudiantiles, que van desde los murales de protesta, la reactivación de equipos de cabildeo ante la Legislatura hasta pleitos judiciales como el del inventario de los caudales sin herederos que ha recibido la institución desde 1903.

Otra fuerza que sigue activada es la Iglesia Católica, que también enfoca el tema educativo. En la ciudad de Fajardo, en el extremo oriental de Puerto Rico, el educador Manuel Maldonado fue ordenado sacerdote en una catedral abarrotada de fieles, ocasión en que se proclamó que el acto se concebía como “signo de esperanza para un pueblo nuevo”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.