viernes, 21 de octubre de 2011

Argentina: Confirman primer caso de triquinosis en cerdos en Corrientes

Juan Monzón Gramajo (AGENCIA CYTA - INSTITUTO LELOIR - UNNE)

Investigadores de la Universidad Nacional del Nordeste confirmaron el primer caso de triquinosis o trichinellosis en cerdos de la provincia de Corrientes. Profesionales de la Cátedra de Enfermedades Parasitarias de la Facultad de Veterinaria de esa casa de estudios ponen la luz de alerta en las numerosas producciones marginales y clandestinas de cerdos que existen en las provincias de Chaco y Corrientes. Los animales faenados en estos criaderos eluden la técnica del control de SENASA que habilita el consumo de la carne de cerdo.

Un equipo de docentes e investigadores de la Cátedra de Enfermedades Parasitarias de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), confirmó el primer caso de triquinosis o trichinellosis en cerdos de la provincia de Corrientes: una parasitosis que, transmitida a humanos, produce desde síntomas gastrointestinales hasta afecciones cardíacas.

La participación del equipo de investigadores integrado por los doctores Oscar Racioppi y José Álvarez surgió tras la denuncia por parte de Ministerio de Salud Publica de la Provincia de Corrientes, en mayo de 2011, respecto de un caso de triquinosis en humano registrado en la ciudad de Goya.

El Ministerio de la Producción de Corrientes le confió a la UNNE el estudio para detectar el brote de triquinosis en cerdos. Ante la sospecha sobre el modo de crianza de estos animales, que eran alimentados en el principal basural de la ciudad de Goya, se realizó un operativo inédito en la provincia en el que intervinieron en forma conjunta el Ministerio de la Producción y el SENASA.

Para confirmar la causa del brote de triquinosis en cerdos, se realizó el diagnóstico utilizando la técnica de digestión artificial, que es el único método reconocido y aprobado por el SENASA.

Tras extraer muestras de diafragma a 115 animales, los investigadores, entre los que participaron en representación de organismos del estado correntino los médicos veterinarios Sara Romero, Margarita Romero y Walter Nahirañak, obtuvieron resultados positivo en dos animales: uno con 7,85 larvas/gramo y el otro con 5,95 larvas /gramo.

Los resultados fueron expuestos en la comunidad científica y académica en la 6° Jornada de Extensión de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNNE realizadas el 21 de octubre.

Hasta ahora se sacrificaron 186 de un total de 750 cerdos que se tiene previsto faenar. Los productores afectados fueron indemnizados por el Ministerio de la Producción. Los animales sacrificados corresponden a distintas categorías, edades, orígenes y propietarios.

Producción clandestina

Los veterinarios de la UNNE ponen la luz de alerta en las numerosas producciones marginales y clandestinas de cerdos que existen en las provincias de Chaco y Corrientes. Los animales faenados en estos criaderos eluden la técnica del control de SENASA que habilita el consumo de la carne de cerdo.

Los científicos aseguran que estadísticamente está demostrado que el aumento de la pobreza trae consigo el brote de triquinosis. Esto se debe a que el cerdo es un animal que erróneamente es fácilmente criado y alimentado en basurales. De ahí la ecuación que los profesionales señalan que nunca falla “cerdo más basural más rata, igual a triquinosis en los humanos”.

La triquinosis es una enfermedad endémica en la Argentina y en el 2010 hubo 600 casos denunciados. Los principales brotes y focos se dan en el 90 por ciento de los casos en las provincias de Buenos aires, Córdoba y Santa Fe, el resto en otras provincias como Entre Ríos, La Pampa, Chubut, Río Negro, Catamarca, Mendoza y agregándose tristemente en el 2010 la provincia del Chaco y la provincia de Corrientes en el 2011.

Se trata de una zoonosis, es decir, una enfermedad transmitida de los animales al hombre. El hombre, los animales domésticos y salvajes pueden infectarse con el parásito Trichinella spirales, transformándose en portadores. En el país, la principal fuente de infección es la carne de cerdo de procedencia dudosa, insuficientemente cocida o cruda (chorizos secos, bondiola y salamines). Por lo general, los cerdos contraen el parásito cuando ingieren restos de carne con triquinosis de otros cerdos, roedores, cerdos salvajes y otros carnívoros, aunque no presentan síntomas evidentes.

Otra forma de contagio es la ingesta de carne de cerdos faenados sin su correspondiente control veterinario. Dentro del organismo la Trichinella va rompiendo la fibra muscular, por eso los portadores del parásito sufren fuertes molestias musculares.

Durante la primera semana posterior a la ingesta del alimento contaminado, la persona que contrajo triquinosis padece pérdida de apetito, vómitos, dolor abdominal y diarrea. La triquinosis también produce hinchazón de párpados, picos de temperatura y un estado de decaimiento similar al de la gripe.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.