jueves, 13 de octubre de 2011

Destitución inmediata

Hugo Blasco (ACTA)

No son pocos los magistrados actualmente en funciones que fueron jueces, fiscales o funcionarios judiciales o de otras áreas del Estado durante la última dictadura. Esos señores que juraron fidelidad al Estatuto del Proceso de Reorganización Nacional (la dictadura) hoy forman parte del poder del Estado que debe velar por la vigencia de la Constitución y las leyes.

¿Qué autoridad moral tiene para impartir justicia quien la negó? O se la negó a otro. Que aceptó ser la cabeza política administrativa de un municipio de la mano del Terrorismo de Estado.

El del juez camarista de Quilmes, Julio Cassanello, es uno de esos casos.

Intendente de la dictadura hoy ocupa uno de los cargos más importantes de la estructura judicial.

Es inadmisible que un representante civil de la dictadura que asoló al País entre 1976 y 1983 sea magistrado.

Este señor no podía ignorar que ocupaba un cargo político por imperio de la violencia, contra la ley, violando la Constitución y sobre la sangre de miles de compatriotas muchos de ellos aún desaparecidos.

A esta altura muchos se preguntarán cómo llegó a ser juez. La respuesta es simple: porque el poder político, que es quien designa a los jueces, lo decidió. De la misma manera que decide, por acción u omisión, que un integrante del Batallón 601 de Inteligencia quede impune y siga siendo juez como es el caso del camarista federal de Bahía Blanca Néstor Montezanti.

Por eso los trabajadores judiciales y no judiciales a través de la Federación Judicial Argentina y la CTA seguimos insistiendo que los Consejos de la Magistratura deben incorporar a representantes de los trabajadores y del pueblo al margen de los partidos políticos.

Esos organismos de selección deben funcionar con total transparencia, sin la influencia de las corporaciones y de manera totalmente pública.

Repudio a la presencia de Julio Cassanello en el Poder Judicial.

Destitución inmediata.

Hugo Blasco es Secretario de Derechos Humanos de la CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.