jueves, 13 de octubre de 2011

Ecuador: También los recursos comunicacionales pueden ser terriblemente elocuentes

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)

Hace décadas, la prensa que comenzaba a ser amarillista (sensacionalista) “descubrió” esta definición de noticia: “no es noticia que un perro muerda a un hombre; noticia es que un hombre muerda a un perro” Y desde entonces, la prensa sensacionalista que hoy es una escuela de todo tipo de prensa, ha desarrollado una serie de “artes” que posibilitan tergiversaciones, manipulaciones y, sobre todo, que mientan pero sin mentir.

Estudiosos de estas prácticas (Chomsky, desde Estados Unidos; Ramonet, desde Francia, etc.) se han encargado de catalogar este tipo de información en la gran prensa sipiana (de la SIP-CIA) habida cuenta que la información (la noticia) hace rato que dejó de ser el artificio confiable de la gran prensa (radio, prensa impresa, televisión y ahora internet) El problema es que se tergiversa, se manipula, se miente, todos los días, a toda hora, a través de la información, ya que la opinión pura y simple nunca tuvo ni suficientes perceptores, peor credibilidad: cada quien opina de acuerdo a sus intereses o a sus puntos de vista.

A propósito, el Presidente (Rafael) Correa, sin querer queriendo (como diría el Chavo) dio un ejemplo de cómo es esta tergiversación, sin mentir: a exigencias suyas, el Ministerio de Salud y la burocracia del hospital Eugenio Espejo de Quito, habían habilitado nuevos y modernos equipos, salas para pacientes, la entrega oportuna y gratuita de medicinas y hasta habían creado espacios cerrados para que los familiares de los pacientes puedan esperar sentados y no sujetos a las inclemencias del tiempo. Todo aquello era noticia de primera página (el mejoramiento de la atención de salud gratuita y pública) pero ¿qué destacó la prensa sipiana? (sin mentir): que el Presidente de la República (un ser al que tratan de dibujar como impertinente, grosero, arbitrario) había tenido que amenazar a una señora que estuvo en la visita y que le empujó por dos veces seguidas. Lo demás fue ignorado.

Otro recurso sipiano es negar o no publicar informaciones que vayan en favor del “enemigo”. Una empresa de opinión mexicana publicó, hace unas semanas, que el Presidente (Rafael) Correa gozaba de gran popularidad en toda América Latina y que el Presidente chileno (Sebastián) Piñera (el mimado de la prensa sipiana y de Estados Unidos) ocupaba el último lugar, en este diagnóstico. Pues, la gran prensa sipiana de Ecuador ignoró completamente esta encuesta solo porque se trataba de Correa, a quien todos los sábados le sindican de “gran insultador” contra ellos; pero no dicen nada de lo que le dicen todos los días, a través de todos los medios.

Otro recurso sipiano: cuestionar todo lo que sea favorable al “enemigo” y dar como válidos todos los argumentos de los contrarios. Así pues, para la prensa sipiana, son mucho más valiosas las tesis de los abogados de la defensa del diario El Universo y del señor Emilio Palacio, quien se autoexiló en Miami (Estados Unidos ¿en dónde más podía?) Vale mucho más las tesis de las partes contrarias que el criterio de los jueces o de otros analistas. Critican al Juez Juan Paredes, por haber dictado “aceleradamente” su sentencia de primera instancia (contra El Universo y Palacio) pero critican por la tardanza de otros jueces, en otros casos. Y así por el estilo. Y no dicen media palabra de que el juicio a El Universo y a Palacio se dio en base a antigua legislación penal ecuatoriana.

Siempre ha sido información de primera página lo que ha dicho o ha actuado el Jefe de Estado. No más hay que revisar la prensa sipiana para demostrar aquello. Ni siquiera a Velasco Ibarra (5 veces Presidente) le negaron este derecho a pesar de que fue el primero en calificar a la gran prensa escrita de “venal y corrompida” Pero, a Correa, desde hace rato (desde hace cuatro años) le niegan este espacio, a menos que se trate de algo en su contra.

La xenofobia contra todo lo que sea favorable a Correa y su Revolución Ciudadana, llega a tal grado que para los medios sipianos basta que una persona o un colectivo se pronuncie a favor del Gobierno o reconozca algún avance con su “revolución ciudadana” para que inmediatamente sea colocado con letras rojas en la lista de los “ingratos” a un medio; o de asalariados del Gobierno. ¿No es esa actitud contraria a lo más elemental de la libertad de expresión? ¿Y nadie les paga a ellos por lo que hacen y dicen?

Esa práctica no es nueva en el mundo de la comunicación privada o comercial. Muchos cientos recordamos todo lo que los medios sipianos dijeron contra la Unión Soviética, mientras existió. Igual, muchos recordamos lo que se ha dicho de Cuba Revolucionaria. Actualmente, el gran “enemigo” de la libertad de expresión (de ellos) es el Comandante Hugo Chávez Frías, el que ha ganado 11 procesos electorales en Venezuela. ¿Y contra Evo Morales? ¿Y contra Rafael Correa? Ellos aplican una vieja táctica: magnificar lo malo o lo que les parece malo: y minimizar la bueno o lo que les parece bueno.

Lo de México no puede ser más decidor. No pueden, además, negarlo: en los últimos 10 años lleva un promedio diario de 15 asesinados (das) en todo el país. Y hasta el Presidente de México (Felipe Calderón) considerado un incondicional de Estados Unidos de Norteamérica, reclamó airado por el narcotráfico de la frontera y por la compra venta de armas. Pero, muy pocos medios sipianos ofrecieron a sus perceptores, por lo menos, ensayos de periodismo interpretativo a fin de esclarecer las principales causas de tal situación, que si las hay. En cambio, los latinomericanos estamos muy bien informados de los enojos de la Shakira con su novio catalán o de los tratamientos anti narcóticos a los que son sometidos y sometidas las estrellas holihudenses. Y así por el estilo.

Ha vuelto a la moda un viejo recurso mediático solo porque en Estados Unidos se lo aplica sin contemplaciones: el silencio total respecto de algunas informaciones que se las considera inapropiadas para el sistema. Eso es posible que se lo haga en USA porque la gran prensa sipiana depende totalmente de 10 transnacionales de la información . Y este momento, los habitantes del gran estado imperial ignoran muchas verdades o es el pueblo más desinformado del mundo. No saben, por ejemplo, que en IRAK han muerto más de un millón de civiles (daños colaterales que llaman) entre niños, niñas, ancianos, mujeres. Tampoco saben que en IRAK han muerto más soldados que se han suicidado que en batallas. Y así por el estilo.

La misma dosis tratan de aplicar los grandes medios sipianos en nuestros países. Aplican una vieja fórmula que apareció en la televisión comercial: “lo que no está en la televisión no existe”. Por extensión, podríamos decir que lo que no está en la gran prensa, no existe. Los abogados penalistas recomiendan a sus clientes que nieguen todo, aunque les hayan sorprendido con las manos en la masa. “Negar es padre y madre” dicen. En lo informativo, los medios de comunicación como que se guían actualmente por este “axioma” De esta manera, no tienen que mentir y pueden justificarse diciendo, simplemente, que no han conocido lo sucedido.

Y, lo último: victimizarse. Frente a Chávez, Morales, Correa, etc. La consigna es victimizarse en lugar de salir corriendo, como en Cuba. A raíz de la revolución, todos los pelucones de la gran prensa cubana, abandonaron sus puesto de trabajo y se fueron a Miami (¿a dónde más?) o a la Venezuela, antes de Chávez. Hoy en día, la SIP-CIA les ha instruido que deben aguantar en sus respectivos países hasta que no puedan más. Y si deben salir, que lo hagan en calidad de víctimas. Así, por ahí hay un ex alcalde de Caracas que fue sentenciado a prisión por ladrón pero que logró exilarse en Estados Unidos y proclamarse un perseguido del Partido Socialista de Hugo Chávez. Como él, hay otro que fue sorprendido in fraganti, en el comercio ilegal de autos de lujo; y que también se ha declarado víctima de Chávez. Y el señor Emilio Palacio, desafiante, se autoexiló en Miami a pretexto de perseguido político. Pero a nadie dice que fue sentenciado a 3 años de cárcel y a pagar 10 millones de dólares de multa por las injurias que vertió en alguno de sus ensayos contra el Presidente Correa, según una vieja ley ecuatoriana.

P.S. No resisto la tentación de expresar mi alegría porque desde hace años ya no celebramos “el día de la raza” (los 12 de octubre) algo de lo que nos dejó como herencia “la madre patria”. Y también hemos dejado de hablar de la madre patria, solo que una universidad privada (la UDLA) de Quito, acaba de declararle a José María Aznar ciudadano emérito. Era de que esperen unas semanas y también condecoraban Mariano Rajoy, su sucesor. De esta manera tenemos a dos neofascistas españoles (herederos legítimos de Franco) dándonos lecciones de libertad y democracia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.