jueves, 20 de octubre de 2011

El Estado guatemalteco pedirá perdón a familia de expresidente Arbenz

PL

Coincidente con el aniversario 67 de la llamada Revolución de Octubre en Guatemala, el Estado pedirá formalmente perdón a la familia del expresidente Jacobo Arbenz por violaciones de sus derechos humanos en el pasado.

El presidente Álvaro Colom hará la petición formal a representantes de quienes el gobierno de facto conminó a exiliarse en 1954, tras la asonada auspiciada por Estados Unidos que obligó a Arbenz a abandonar el país en junio de ese año.

De acuerdo con lo planteado oficialmente, el acto público forma parte de una solución amistosa alcanzada luego de una demanda interpuesta en 1999 contra el Estado de Guatemala ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Entonces las autoridades se comprometieron a resarcir a la familia del exmandatario por los vejámenes sufridos por éste tras su derrocamiento.

Recuerda la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN) cómo los militares obligaron al considerado Soldado del Pueblo a desnudarse en pleno aeropuerto, mientras era fotografiado por la prensa y para demostrar que no se había robado nada del erario público.

La Comisión Presidencial de Derechos Humanos, encargada del acto petitorio del perdón, anunció otras actividades para aclarar la historia nacional y evitar la repetición de acciones violatorias de los derechos humanos.

Como parte del resarcimiento al daño causado a la familia Arbenz, señala la AGN, se realizaran dos exposiciones fotográficas, la primera ya abierta y hasta el 19 de noviembre en el Palacio Nacional de la Cultura y la segunda en el Museo Nacional de Historia.

Además, se prevé la posibilidad de rebautizar con el nombre del expresidente la carretera al Atlántico, uno de sus legados al país.

Jacobo Arbenz fue el segundo gobernante electo de manera democrática tras el derrocamiento de la dictadura de Jorge Ubico, con 14 años en el poder, por un movimiento popular y de otros sectores en la Revolución de Octubre.

Entonces tomó las riendas del país un triunvirato que convocó a una Asamblea Constituyente y a elecciones presidenciales, en las cuales triunfó Juan José Arévalo, quien asumió en marzo de 1945.

Seis años después resultó electo Arbenz, quien aplicó varias medidas en beneficio popular, sobre todo la única reforma agraria en la historia nacional, la cual golpeó los intereses de la compañía norteamericana United Fruit.

Ese fue el detonante para que la administración de entonces en Washington propiciara un levantamiento castrense e intervención militar de sus tropas, los cuales enviaron a Arbenz al exilio en México donde murió en 1971 a los 58 años de edad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.