lunes, 10 de octubre de 2011

Las bobadas de la independencia y la neutralidad y de organismos “independientes” o “autónomos”

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Durante un año los partidos políticos PRI, PAN, PRD y demás no han podido aprobar a tres individuos “independientes” para que se integren al consejo electoral del IFE que también dicen es una “institución autónoma”. No los han podido aprobar entre 27 seleccionados que –según aprobaron por unanimidad- “cumplen con todos los requisitos”. ¿Por qué ha pasado tanto tiempo si basta con meterlos en un ánfora o introducir una “mano santa” para sacar tres nombres? Porque el PRI quiere a dos consejeros y otorga uno al PAN; por su lado, el PAN se une al PRD pidiendo uno para cada partido. Todo este lío que lleva un año negociándose demuestra que la llamada “independencia” o “autonomía” de la institución, de sus consejeros, incluso de la llamada democracia electoral, es una engañifa para bobos: PRI, PAN, PRD –aunque lo quieran negar- buscan colocar a sus incondicionales para que les sirva en el consejo electoral.

2. En México organizan y dan nombre de “autonomía” a cualquier cosa que les venga en gana. Universidades “autónomas”, Banco de México “autónomo”, IFE, TRIFE, Suprema Corte, “autónomas”, Ejército, Marina y Aviación “autónomas”, Procuraduría de la Transparencia, “autónoma”. Sin embargo, cada funcionario designado sirve –más o menos- a los intereses del gobernante o partido en turno. ¿Por qué no puede haber “independencia y autonomía”? Porque todos los seres humanos nacen, crecen y mueren con una ideología que les imponen su familia, la iglesia, la escuela, los medios de información, la sociedad, aunque quiera resistirse. Y lo terrible es que “la ideología dominante es la ideología de la clase dominante”, en este caso la ideología del capitalismo, de la propiedad privada, del individualismo. ¿Quién entonces, que sea honesto, podría demostrar que es independiente y que decide por cuenta propia?

3. Por el contrario –aunque cada quien lo niegue por terquedad o porque no se de cuenta- todos somos dependientes y muy parciales. Se es amigo o enemigo público -o en silencio, como la mayoría- del PRI, PAN, PRD, gobierno, capitalismo, del imperialismo. Nos manifestamos públicamente a favor o en contra; pero también “mandamos al diablo a la política” sin darnos cuenta que somos parte de ella y que determinan nuestras decisiones. ¿O es que se ignora por qué tenemos trabajo o por qué somos desempleados? ¿Por qué tenemos mucho dinero y por qué el 70 por ciento de la población vive en la pobreza? ¿Por qué algunos poseen estudios universitarios y presumen de mucha cultura y otros no tuvieron chance de estudiar y viven como pueden? ¿Por qué algunos pueden pensar en los problemas fundamentales del país y la mayoría sólo piensa en fútbol, en la virgen María, en televisión, en novelas y artistas?

4. Los 27 escogidos por los legisladores para ser candidatos a consejeros del IFE tienen ideología, fueron o no militantes de partido y están inclinados por uno o por otro partido. Son tan “independientes” como yo astronauta, es decir, no pueden ser independientes aunque nos lo juren por el PRI y la vírgen María. ¿Recuerdan que Creel, Molinar, Lujambio, Peschard, fuero consejeros del IFE luego se convirtieron en altísimos funcionarios del gobierno del PAN; que otros los han sido del PRI y del PRD? Así que no jodan con “independencia y autonomía” de las que sólo creen los tontitos. Por eso el PRI, PAN y PRD pelean por imponer a sus partidarios en el consejo del IFE para tener mayoría en un consejo absolutamente partidario y parcial. ¿O alguien piensa que mi amigo Woldemberg es o ha sido independiente o simplemente inteligente que supo navegar en aguas no muy violentas?

5. Lo más, o lo único honesto, es manifestar siempre claramente que se es parcial, que no se puede ser independiente o neutral en una sociedad de clases sociales definidas y que por propia naturaleza se enfrentan: una para explotar y para acumular más dinero y otra para no ser explotada y no seguir viviendo en la miseria. La derecha cree -cuando es honesta- que esta sociedad terriblemente desigual fue creada por dios en la tierra para castigar a los hombres… y mujeres; pero que la felicidad debe buscarse en el cielo. La izquierda honesta piensa que el cielo no existe y que la felicidad hay que buscarla en la tierra –aquí y ahora- luchando en las calles, las plazas, escuelas y campos, contra la explotación y la opresión. Que la imparcialidad y la neutralidad sólo pueden existir en una sociedad igualitaria y entre personas del mismo nivel. Todo el discurso de neutralidad en una sociedad desigual termina sirviendo a los más poderosos, aunque se quiera negar.

6. A algunos teóricos que dicen que hay que “tejer fino” les he escuchado que no hay que analizar en “blanco” y “negro”, “amigos” y “enemigos” sino que hay que ver los matices entre seres humanos. Señalan que entre los 27 precandidatos seleccionados al consejo hay independientes; que en el IFE, el TRIFE, los jueces de la SCJN no todos están con Calderón, con el PRI o el PRD, y eso son los matices. Pero también muchos señalan que en esta moderna sociedad “globalizada”, han desaparecido las ideologías y la misma lucha de clases. ¿Quieren decir que también deben desaparecer las rebeliones y las revoluciones, las luchas en las calles, las huelgas y las ocupas de instituciones? Si todas las ideologías han desaparecido, si PRI, PAN, PRD son la misma ideología, si las confrontaciones no tienen razón de ser, ¿por qué a pesar de que las protestas y confrontaciones las reprimen con violencia, las prohiben y persiguen, siguen existiendo?

7. Mis amigos anarco-hippies de los sesenta mandaron al carajo a sus familias, a la sociedad consumista, a las guerras y a la política. Vivieron algunos años en las comunas haciendo música, pintura, viendo cine, ensayando el canto, ejerciendo la libertad en el vestido, en el sexo, en el lenguaje, pero pronto el capitalismo –de una u otra manera- los recuperó en las universidades, los partidos, el trabajo o la empresa. Puede uno ser independiente de los partidos y hasta de la política, pero del sistema de explotación y desigualdad social nadie puede escapar. Así que no vengamos con que una institución o un individuo es independiente, autónomo y neutral porque su dependencia le brota por todos los poros. Es mejor decir que en la lucha de clases nos colocamos con los trabajadores, que somos muy parciales apoyando sus luchas y que jamás podremos ser neutrales ante la explotación y la opresión; que no puede haber término medio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.