lunes, 31 de octubre de 2011

Para avanzar en revolución. Crímenes en nombre de la libertad y la paz

Edwin Sambrano Vidal (especial para ARGENPRESS.info)

Las recientes informaciones de los medios alternativos sobre el comportamiento de las autoridades norteamericanas en la guerra contra Irak colocan varios temas para la reflexión y el debate. El sitio Web Wikileaks nos presenta el horror de la criminal guerra que la mayoría de las grandes potencias occidentales del mundo sostienen desde hace mas de 7 anos contra ese pequeño y martirizado pueblo. Se pone al descubierto una sistemática acción de violación contra los derechos humanos y contra el derecho internacional humanitario.

Repetidos crímenes de guerra que son cometidos a diario y en diferentes lugares contra la población civil por parte de los soldados estadounidenses; ingleses, iraquíes y de otras nacionalidades de la alianza invasora. Torturas y asesinatos a granel, ejecutados conscientemente por quienes dicen representar las fuerzas del bien, el orden, la paz y el futuro. En pleno siglo XXI nos encontramos en presencia de una perversión de infinita crueldad que, además, se comete en nombre del combate contra el mal y el abuso que simbolizaba Sadam Hussein.

La mentira y la venganza se unen a la crueldad

Por si fuera poco, estos actos son ocultados cuidadosamente por quienes están en la obligación de denunciarlos, investigarlos y someterlos a la acción de la justicia para que sean castigados los autores como corresponde de acuerdo con las leyes nacionales e internacionales. Los canales regulares del ejercito norteamericano, ingles y de las demás naciones que forman la alianza invasora encubren esta operación crueldad; mientras el alto mando militar y la cúpula política de estas naciones recurre ante la opinión pública mundial a la justificación; la investigación dilatoria y la descalificación de la fuente y al mismo tiempo, se organiza una feroz persecución contra el vehículo de la información. Es la crueldad, la mentira y la venganza para sostener, mediante una especie de complot subterráneo, los intereses económicos y sociales de un sistema mundial. No importa que para ello se haga pedazos todo el edificio de leyes, de principios morales y éticos que sirven de muestra sobre el avance de la sociedad internacional en la recuperación de valores humanos para una vida en armonía, cooperación y respeto del derecho ajeno. Ante nuestros ojos se desnuda el rostro oculto del capitalismo en su fase superior.

Gigantesca manipulación colectiva mundial

Se crea una matriz sobre un peligro grave atribuyéndole carácter de inminente riesgo para toda la humanidad, se manipula a toda la población nacional estadounidense y de los demás países industrializados ya previamente preparada la maniobra por la política informativa desplegada a raíz de la catástrofe en 2001 de las torres gemelas de Nueva York. Catástrofe está que empieza a parecer fraguada por el aparataje político, militar y de espionaje estadounidense. Es tan grave la farsa que se presenta a Irak con una capacidad militar inexistente y se borra de la conciencia colectiva que para los anos 2002 y 2003, ya Irak era un país empobrecido e intervenido por efecto de las sanciones y represalias derivadas de la derrota sufrida en la primera guerra del golfo a manos del ejercito de los Estados Unidos, e incluso, ya sus fuerzas militares había sido diezmada significativamente por la absurda guerra contra Irán alentada descaradamente por los Estados Unidos a mediados de la década de 1980. De modo que, cuando se convence a la mayoría del publico norteamericano que Irak cuenta con capacidad para desplegar armas mortales contra los Estados Unidos y el mundo occidental, se ha realizado una canalla manipulación mediática dirigida a justificar la acción bélica contra esa rica zona petrolera del mundo con el propósito de establecer un férreo control político que permita el mas descarado aprovechamiento económico en perjuicio de esos pueblos. También resulta perjudicado el pueblo estadounidense porque se usa el presupuesto publico para sostener el gasto de guerra con la evidente merma de los fondos necesarios para atender los compromisos de la política social, aumentando las penurias de unos 30 millones de pobres existentes en los Estados Unidos y contribuyendo a que otros 10 millones de personas crucen la línea de pobreza en ese país en los 10 anos siguientes al inicio de la guerra. A una situación similar se arrastra a varios países de la esfera capitalista en Europa y algunos de América y Asia.

Una agresión a un país en ruinas

Los descubrimientos posteriores han evidenciado, sin posibilidad de ocultarlo; que Irak era un país seriamente empobrecido cuando fue atacado; que no tenía posesión de ningún arma de destrucción masiva y que, incluso su capacidad militar convencional de defensa era bastante precaria y que no constituía amenaza seria para ningún país ya que se encontraba con graves limitaciones económicas.

Mas tarde descubrimos; con los cientos de miles de muertos civiles y con la masiva destrucción de la civilización iraquí perpetrada por los invasores; que con todo lo autoritario, abusivo y corrupto que era el régimen de Sadam Hussein no habría sido capaz de producir tal matanza y destrucción que en los siete anos de la invasión han producido los invasores; quienes se autocalifican de democráticos, respetuosos y honrados.

Ahora descubrimos que los gobiernos de los países que pretender ser los vigilantes del cumplimiento de las leyes internacionales y especialmente del respeto de los derechos humanos y que se autoproclaman como guardianes de la paz; son gobiernos al servicio de los mas ruines intereses económicos y militares y que para cumplir ese servicio incurren en las mas graves violaciones, (hemos visto el horror de las cárceles en Irak y la de Guantánamo; aun abierta a pesar de haberse dispuesto su cierre), siendo además encubridores de los asesinos; torturadores y abusadores.

Iniciativas para detener la persecución

El ultimo capitulo de esta serie de degradación es la que ofrecen con la persecución contra el sitio Web Wikileaks y contra su director, el australiano Julian Assange, y el resto del personal que labora poniendo al descubierto los macabros secretos de la maquinaria mundial de muerte y sufrimiento. La única defensa de estos héroes del periodismo veraz es que la sociedad civil despierte y sea capaz de detener esa maquinaria mortífera. Es que los pueblos de los grandes países imperiales presionen enérgicamente a sus gobiernos y a sus ejércitos para que respeten las normas del derecho internacional y las reglas de la moral pública. Por lo pronto, las organizaciones no gubernamentales y las entidades internacionales, así como los gobiernos de países que tengan algún compromiso con la verdad y con la justicia deben tomar iniciativas inmediatas para proteger la integridad física de estos defensores de la verdad y garantizar que puedan continuar con su trabajo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.