martes, 11 de octubre de 2011

Referendo paraguayo histórico e insertado en proceso de cambio

Juan Carlos Díaz Guerrero (PL)

El triunfo del sí en el referendo por amplia decisión del electorado paraguayo es histórico y se inserta como eslabón importante en el proceso de cambio impulsado por el gobierno del presidente Fernando Lugo.

De los concurrentes a las urnas este domingo, el 77,82 por ciento optó por el sí para modificar el artículo 120 de la Constitución y permitir la incorporación a la vida política de los nacionales residentes en el exterior.

La propia ley fundamental del Estado no hace mención a los naturales que viven fuera del país y solo reconoce como electores a "los ciudadanos paraguayos radicados en el territorio nacional, sin distinción, que hayan cumplido 10 y ocho años".

El 21,05 por ciento de los participantes votó por el no, mientras acudieron a las urnas el 12,54 por ciento de los más de tres millones de empadronados, en un proceso cuya legitimidad no estaba en la cantidad de participantes, sino en el ejercicio democrático de acudir por conciencia a los centros de votación.

"Quizás habrá tiempo para evaluar o quizás la conciencia de cada sector político y social ayudará para discernir el énfasis que se ha puesto en esta causa, pese a la belleza de los discursos previos", aseveró Lugo en un mensaje a la ciudadanía.

En números lineales significa que 272 mil 834 personas apostaron por el cambio, en tanto 73 mil 793 votaron por un pasado reciente que pende hoy sobre toda la sociedad como espada de Damocles, coincidieron referentes sociales.

De esta manera, 722 mil 155 nacionales residentes en el extranjero podrán ser incorporados al padrón y tendrán la posibilidad de participar en las elecciones y ser elegidos a cargos por la presidencia, vicepresidencia, al senado o parlamentarios del Mercado Común del Sur.

No es menos cierto que esa masa de hombres y mujeres que emigraron, algunos, por razones políticas, y otros, económica, imprimirán al país nuevas visiones, costumbres y aprendizajes adquiridos en el exilio.

El Presidente reconoció que esta consulta popular "es una práctica inusual todavía", en un país donde abundan los apoderados políticos y las cédulas de identidad adquieren precio en períodos eleccionarios.

En un mensaje a la ciudadanía luego de concluida las votaciones, expresó su insatisfacción por la baja participación electoral, pero dijo estar "gratamente feliz" porque se comenzaron "a abrir las quejumbrosas puertas de la intolerancia política para dar paso a la libertad de expresión electoral de los paraguayos en el mundo entero".

La consulta popular tiene importancia especial para el país y es un elemento clave para fortalecer el sistema democrático, mediante una ciudadanía consciente y responsable, reflexionó días atrás.

Qué clase de democracia queremos para el futuro, preguntó el mandatario: "Una democracia basada en la representación política o una democracia donde conviven representación con participación ciudadana en la toma de decisiones", acotó.

Concluida esta otra fase del largo proceso por restituirle los derechos políticos a los nacionales en el exterior, se abre otro capítulo no menos escabroso de implementar lo logrado.

Este lunes, el Tribunal Superior de Justicia Electoral informará los resultados de la consulta a los tres Poderes del Estado, para que "todos los organismos colaboren con este proceso", según Alberto Ramírez, presidente del TSJE.

Incluye también la modificación por el Congreso del Código Electoral, para que los paraguayos radicados en el extranjero puedan inscribirse con pasaporte y utilizar enero y febrero del 2012 para su inscripción en el Registro Cívico Permanente.

El objetivo supremo es que para las elecciones generales del 2013 ya éstos puedan ejercer su derecho al voto.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.