viernes, 21 de octubre de 2011

Réquiem por un tirano

Jaime Richart (especial para ARGENPRESS.info)

“Actualmente al país se le adjudica la esperanza de vida más alta de África continental, con 77,65 años. También cuenta con el PIB (nominal) per cápita más alto del continente africano. Libia ocupa el primer puesto en índice de desarrollo humano de África, y se le puede comparar en términos de PIB per cápita con países como Argentina o México. El 82,6 % de la población libia sabe leer y escribir, y los jóvenes estudian hasta una media de 17 años. En materia de derechos humanos, Gadaffi firmó o ratificó todos los tratados internacionales”. (Wikipedia). Todo por el tirano. Como sucedió en Irak donde cifras similares fueron debidas al otro tirano...

Pues bien, este tirano que ha situado al país a los niveles indicados, si damos por pésima la noticia, acaba de ser asesinado por la turbamulta lanzada por la “comunidad internacional”, que es la que realmente ha ganado esta revolución de meses espoleada a su vez por el imperio. Nada se ha visto prácticamente a lo largo de esta ocupación infame ni en la televisión ni en los medios gráficos. Que viera el mundo a los marines y soldadesca de la “comunidad internacional” no hubiera sido políticamente correcto… Sólo se ha visto el asesinato en el último momento de un tirano valiente que se ha negado a huir del país; un tirano al que la por el contrario muy valiente “comunidad internacional” pertrechada con bombarderos y tropas terrestres (y quizá drones), con la complicidad de la gran ONU que ampara administrativamente todo lo que le ordena el imperio, ha tenido a bien y la deferencia de acorralarle hasta la muerte.

Ya tiene la “comunidad internacional” de los Sarkozy y demás que otrora habían agasajado al tirano del que habían logrado personales ventajas y beneficios, el fluido a manos llenas que todos ansiaban. ¿La moraleja? Os la diré: para manejar a otros seres humanos y para gobernar a cualquier pueblo, no es bueno ser un tirano, pero en absoluto tampoco una buena persona...

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.