miércoles, 2 de noviembre de 2011

Argentina, Santa Fe. Juicios contra ex represores: Le pusieron el cascabel al Gato

REDACCION ROSARIO

El fiscal Juan Patricio Murray, quien entiende en la causa que investiga el secuestro y posterior asesinato de los militantes peronistas Osvaldo Cambiaso y Eduardo Pereyra Rossi, confirmó a Redacción Rosario que el ex arquero de Rosario Central, Edgardo Norberto Andrada, será citado a indagatoria como imputado en los hechos ocurridos el 14 de mayo de 1983 en los alrededores del bar Magnum, en la esquina de Córdoba y Ovidio Lagos de Rosario. Además del Gato, quien hasta el momento venía esquivando el llamado de la Justicia, deberán comparecer el ex comisario Luis Abelardo Patti, los ex militares Reynaldo Bignone y Pascual Guerrieri, y los ex agentes de inteligencia Ariel Porra y Juan Andrés Cabrera.

En diálogo con Redacción Rosario, el fiscal Murray confió que este martes se les notificó la resolución por la cual “se impone la detención e indagatoria de Luis Abelardo Patti, Reynaldo Bignone, Pascual Guerrieri, Ariel Porra y Juan Andrés Cabrera, quienes ya estaban detenidos en relación a otras causas y a disposición del TOF San Martín y del TOF de Rosario”, mientras que “en relación a Edgardo Andrada y Luis Américo Muñoz, que están eximidos de prisión, se dispuso que se los convoque a prestar declaración indagatoria pero la diferencia es que la citación les llega en libertad”.

El oficial de justicia agregó que “tanto Andrada como Muñoz, quien era el segundo de Guerrieri en el Destacamento de Inteligencia 121 de Rosario al momento de los hechos, tienen revocada su exención de prisión por resolución de la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario” pero “como ambas defensas interpusieron recursos de casación, la resolución no está firme y se encuentra sujeta a los tiempos que determine la Cámara Nacional de Casación Penal”.

Tarda pero llega

El fiscal, que se mostró crítico con la demora de la Justicia para citar al arquero que cobró fama mundial por haber sufrido el gol número mil de Pelé, lamentó que “recién ahora” el juez federal de San Nicolás, Carlos Villafuerte Ruzo, "resuelva algo que desde la fiscalía y la querella fue planteado en marzo de 2005, es decir hace 6 años, 8 meses y 3 días”. Tras remarcar con precisión suiza el tiempo que le llevó al cuestionado magistrado llegar a esta conclusión, señala con algo de sorna que en uno de los párrafos de la resolución, el propio Ruzo argumenta que “un nuevo reexamen de la causa me lleva a concluir que se ha adquirido el grado de sospechas suficientes, tanto en cuanto a la existencia del hecho como en cuanto a la participación de las personas señaladas en el mismo, como para convocarlos a prestar declaración indagatoria como imputados en la causa”.

“Hay otro imputado, el teniente coronel Víctor Hugo Rodríguez, alias Chuli, con la misma carga probatoria, sobre quien Villafuerte no se expidió”, acotó el fiscal federal nicoleño, en alusión al presidente de la Asociación Sanmartiniana Cuna de la Bandera , que todos los años realiza el Cruce de los Andes y supo contar con el apoyo personal del mismísimo intendente rosarino Miguel Lifschitz.

En cuanto a la continuidad de la causa y la situación de Andrada en particular, Murray adelanta que el Gato “tendrá que comparecer a la citación y después habrá que ver si decide hacer valer o no su derecho constitucional de ejercer su defensa material”, y finalmente “esperar si resuelve declarar o no”. Tras aclarar que la fecha estipulada por la Justicia para el llamado a indagatoria del ex futbolista canalla “fue fijado en el próximo 9 de noviembre”, añade que “al término de los 10 días subsiguientes, el juez deberá resolver su situación procesal dictándole auto procesamiento o bien la falta de méritos”.

En gateras

“Lo que creemos desde fiscalía y desde la querella es que hay elementos suficientes para que Andrada y el resto de los imputados sean procesados por este hecho”, remarca Murray que hace rato viene lidiando con la lentitud de la Justicia para resolver lo planteado en 2005, y tras destacar que “las pruebas en relación a los hechos son harto suficientes y abundantes”, añade: “Luis Abelardo Patti está confeso de ser el autor material del homicidio, aunque él obviamente habla de homicidio en un enfrentamiento, y hay pruebas documentales que se incorporaron con posterioridad a la causa y que indican claramente la responsabilidad de Andrada en los hechos”.

Para reforzar lo expuesto anteriormente, el oficial de justicia señala que “hay pruebas testimoniales, que tienen que ver con la declaración de Eduardo Costanzo”, ex agente de inteligencia, y aclara que el Tucu, en esta causa “declara como testigo, ya que al momento de los hechos no se encontraba en Rosario sino que se entera posteriormente cuando uno de sus amigos le cuenta y le da datos precisos de cómo, dónde y cuándo se realizó el operativo”.

“También existen legajos de militares, hay prueba documental que tiene que ver con documentos desclasificados por el departamento de Estado norteamericano que acreditan fehacientemente todos los hechos de la hipótesis que en su momento sostuvieron la fiscalía y la querella”.

Por lo pronto, el próximo 9 de noviembre, el ex arquero de Central y la Selección, que hasta el día de hoy continúa siendo empleado de la institución de Arroyito y tiene a su cargo a pibes de las inferiores canallas, deberá comparecer ante la Justicia y demostrar su inocencia para no cumplir con la vieja máxima que sentencia que acá “hay gato encerrado”.

Un retazo del olvido

El ex comisario Patti es el principal acusado por el homicidio de los militantes montoneros Osvaldo Cambiaso y Eduardo Pereyra Rossi, secuestrados del bar Magnum, ubicado en el macrocentro rosarino, el 14 de mayo de 1983 por un grupo parapolicial.

Los cuerpos de ambos aparecieron asesinados tres días después en el partido bonaerense de Zárate.

Ese mismo día, el Ministerio de Interior y la Jefatura de Policía de la provincia de Buenos Aires informaron que habían sido “abatidos en un enfrentamiento” con efectivos del Comando Radioeléctrico de Tigre.

Los policías involucrados fueron los suboficiales Rodolfo Diéguez y Juan Amadeo Spataro, y el entonces oficial principal Luis Abelardo Patti.

Así, Patti volverá a declarar ante un juzgado federal por su actuación como policía durante la última dictadura, acusado por crímenes contra la humanidad, a quien se sumará en este caso el último presidente de facto, Reynaldo Brignone.

El resto de los imputados fueron señalados en su declaración judicial por el represor arrepentido Eduardo Tucu Costanzo, quien relató que “lo del bar Magnum lo hacen Chuli Rodríguez, Guerrieri y toda la patota, que la integraba también el Gato Andrada, arquero de Central”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.