miércoles, 23 de noviembre de 2011

Julián Conrado: "El 1% que ha privatizado la felicidad en Colombia es el que celebra, pero el resto no"

VOZ BOLIVARIANA - SOLIDARIDAD INTERNACIONALISTA

El 1% que ha privatizado la felicidad en Colombia son los que hoy celebran, pero el resto estamos tristes: Colombia hoy siente una tristeza revuelta con indignación y con ganas de seguir luchando.

Julián Conrado lleva ya más de 6 meses en cautiverio ilegal en Venezuela.

Desde la ilegal reclusión en Caracas, en entrevista a radio Voz Bolivariana, el cantor insurgente Julián Conrado habla sobre lo que supone para la paz en Colombia la muerte de Alfonso Cano, asesinado el 4 de noviembre 2011 en una operación de desmesurada devastación con bombardeos indiscriminados, intervención Estados Unidos, y miles de soldados:

http://www.youtube.com/watch?v=xeBGHhOy95A

Dice Julián Conrado:

"Quiero referirme al caso de la muerte física de ese extraordinario revolucionario que es Alfonso Cano, con un canto que se titula Llora la Paz"

Llora la PAZ

Hoy quiero con los cantores y los poetas del mundo entero

cantar para el guerrillero que combatió con filosofía;

Los mismos que lo mataron,

que su sangre se bebieron,

cuentan la historia,

cuentan la hazaña,

qué 'gran victoria', qué "valentía":

que primero bombardearon,

que con bombas muy pesadas,

que lo hallaron desarmado,

que estaba en una quebrada,

que la aviación sobrevolaba,

que eran miles de soldados,

que ya lo tenían cercado,

que imposible que se escapara:

le abrieron fuego,

le echaron bala,

así murió Alfonso Cano...

Llora la paz, llora la paz al patriota colombiano

Llora la paz, llora la paz a su filósofo bolivariano

Llora la paz, llora la paz por su amigo más amado

Llora la paz, llora la paz, llora, llora, llora la paz

Un heraldo del imperio abrió su pico de ave agorero anunciando el golpe artero con lágrimas de alegría:

así anunciaron la muerte de Galán el comunero, de Policarpa Salavarrieta... y Pablo Morillo también reía...

...Que primero bombardearon

que con bombas muy pesadas

Julián Conrado: "Está empezando a crecer esa canción. Las canciones revolucionarias nacen del pueblo, crecen con el cariño del pueblo: se refieren a nuestra situación, por eso las quieren silenciar, para que no haya registro de nuestra historia. Termino la canción con algo de nuestra historia: el 11 de noviembre de 1811 en Cartagena se dio el Grito de Independencia, en 1814 la ciudad de Cartagena es sitiada por Pablo Morillo, que viene con 5000 hombres armados, la ciudad dura más de 100 días sitiada, a sus habitantes les tocó comer burro, comer ratas... mueren tres cuartos de la población. Cuando Morillo entra -lógicamente lo logró con una población diezamada por el hambre-, Morillo remata a los patriotas que quedan vivos, no quedó un sólo dirigente guerrillero, patriota de esa época con vida. Ya antes habían muerto Galán el comunero y Policarpa Salavarrieta y lo mismo: se reían y gozaban con la muerte de los patriotas, pero al fin triunfó la fuerza de la verdad, de la razón y la justicia.

Entonces el camarada Alfonso Cano no es el primero que muere en esta lucha, nosotros sabemos que en una Revolución -nos lo enseño Guevara- si es verdadera se triunfa o se muere. Ahora yo miro al compañero Cano más grande, se volvió una "antorcha de luz infinita. Yo tengo una canción que dice que:

Quién por esa vida rueda, rodando sin son ni ton, quien solo es hueso y tendón, muere y nada bueno deja; pero aquel que se la juega por su pueblo con amor, si acontece lo peor, deja la herencia más bella. Antorcha de luz infinita son quiénes por su pueblo se sacrifican: quién con tanta claridad no mira es porque no quiere mirar...

Entonces ahí quedó esa Antorcha de Luz infinita imposible de apagar: no lograron apagar esa antorcha de Galán, de Policarpa Salavarrieta, de todos los patriotas de esa época, y de los de ahora pues tampoco.

Periodista: En los discursos de Alfonso Cano se ve claramente el llamado y la vocación hacia el diálogo y la salida política a esa situación tan cruenta, a es guerra que se vive en Colombia, ¿por eso le puso usted ese título a la canción?

Julián Conrado: 'Llora la Paz' es porque la inmensa mayoría del pueblo colombiano que quiere la paz siente que con la muerte de Cano lo que se ha dado es un golpe a la paz. El ave agorero (Santos) reconoce que lloró de alegría cuando se enteró de la muerte de Alfonso Cano, y mientras él lloraba de la alegría, la paz lloraba de profunda tristeza, porque es un golpe muy duro el que se le dió a la paz. Alfonso Cano era un amigo profundo de la paz y a eso le dedicó su vida, y por ello murió. Nos entregó toda su salud, nos entregó toda su vida: a la causa de la paz con justicia. Entonces la paz en Colombia está llorando.

El 1% de los que han privatizado la felicidad en Colombia son los que hoy celebran, pero el resto, todos los que queremos la paz, estamos tristes, pero Colombia hoy siente una tristeza revuelta con indignación y con ganas de seguir luchando porque la paz con justicia y con amor tiene que ser el fin de toda esta historia.

Periodista: Esa guerra se va a profundizar porque es bastante claro que no hay posibilidad de acercamiento y diálogo por parte de la oligarquía colombiana: de hecho lo que dice el presidente Santos es "o desmovilización, o cárcel, o muerte"...

Julián: Sí, esa siempre ha sido su consigna. Y "cárcel o muerte"... yo creo que más bien pretenden la muerte. En la prensa están reconociendo ya públicamente -y eso es lo que reconocen públicamente, cómo será lo que no reconocen-, dicen que lo encontraron desarmado, que estaba en una quebrada, que eran miles de soldados, que ya lo tenían cercado, que era imposible que se escapara y así abrieron fuego... o sea ¿Eso qué significa entonces?..."

Síntesis y contexto del caso Julián Conrado

Al cumplirse 6 meses de cautiverio ilegal del Cantor Julián Conrado en Venezuela, y en momentos de reuniones diplomáticas entre representantes de los gobiernos de Colombia y Venezuela, publicamos esta síntesis del caso Julián Conrado, fundamental para entender su situación, enmarcada en una realidad preocupante de entregas de perseguidos políticos al régimen colombiano.

El cantor Julián Conrado fue detenido por un operativo de fuerzas colombianas y venezolanas en Barinas, el 31 de mayo 2011. Desde entonces se halla preso en Venezuela de manera ilegal.

El manejo ilegal de la humanidad de los perseguidos políticos por parte de la colaboración de fuerzas represivas colombianas y venezolanas, es altamente preocupante, pues desemboca la mayoría de las veces en entregas de perseguidos políticos, en las que éstos son privados de todos sus derechos, y entregados a un estado torturador como el colombiano, quién en lo que va de 2011 ha asesinado a 11 presos políticos. Se cuentan ya por decenas los perseguidos políticos entregados de manera ilegal al régimen colombiano por parte de Venezuela: han sido entregados varios heridos y enfermos en violación al DIH, al igual que reconocidos perseguidos políticos (periodista Joaquín Pérez Becerra). Esta cacería humana que implementa el régimen colombiano, bajo las directrices estadounidenses, es una medida de guerra sucia contra la población. El derecho a Asilo, y el derecho a defensa para todo perseguido político es contemplado en las leyes internacionales, y por la propia constitución venezolana que también contempla esos derechos fundamentales, aunque lamentablemente la constitución está siendo violada por las propias las autoridades venezolanas contra los perseguidos políticos.

En el caso específico del cantor Julián Conrado, un cantor ya entrado en años, que ha sobrevivido a varios bombardeos y a enfermedades devastadoras como el paludismo o la leishmaniasis, éste está gravemente enfermo, además ha solicitado el Asilo a Venezuela, y es flagrante el expediente amañado que el gobierno colombiano aduce en su contra.

El caso de Conrado es emblemático y ha suscitado una amplia solidaridad internacional, dado que sus canciones y música son testimonio de su alta sensibilidad social.

El cantor Julián Conrado se dirigió a Venezuela debido a su grave estado de salud, y allí vivía como agricultor en Barinas junto con su compañera, mientras encaminaba el tratamiento médico que urgentemente necesitaba; lamentablemente sobre él se abatió un funesto operativo represivo: ¿Cómo pueden colaborar las autoridades venezolanas en operativos de cacería humana con las fuerzas represivas colombianas y sus conocidos paramilitares, todo evidentemente bajo la dirección de la CIA y muy probablemente de la mano operativa del Mossad israelí?

Se espera que las autoridades venezolanas recobren el sentido de la coherencia revolucionaria y NO entreguen a una tortura segura al cantor Julián Conrado. Se espera que le sea otorgado el asilo político y humanitario al cantor Julián Conrado, o que, en su defecto, sea remitido a un tercer país que sea neutral, como lo estipula el DIH que ampara al cantor.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.