domingo, 6 de noviembre de 2011

Venezuela: La perspectiva de la economía

Germán Cabrera Brito (especial para ARGENPRESS.info)

En la realidad social, actualmente los problemas sociales ecológico y económico están presentes en el día a día, digamos lo cotidiano, pero para eso, solamente organizando a las comunidades, conjuntamente con el Estado Venezolano se debe de buscar compromiso y alternativas a dichos problemas, éste que ha asumido una posición vinculante a los problemas del país con una visión o punto de vista armónico concentrado a una actitud significativa inmanente para la gente, la producción y el ambiente.

La lucha de manera inmediata es volcarse a una visión integral de la vida donde lo ecológico es un sustrato significativo y de valía para impulsar propuestas de uso de los recursos o de los elementos que componen a la naturaleza, pues de una manera integral e interrelacionada, vinculada y relacionada a la gente y a su dinámica socio-productiva como estrategia clave para el bienestar colectivo.

Lo que estás impulsando el gobierno venezolano es un nuevo desarrollo para dejar atrás el modelo desarrollista que se dio en Venezuela en toda su era republicana como fue la economía agrícola de exportación que sirvió para favorecer a los cetros o mercados externos, luego la economía de extracción de exportar el petróleo, el aluminio, hierro, aluminio y otros para la exportación, para el comercio exterior y desarrollar las economía etnocéntricas a fin de crear producción y empleo para ellas.

También, bajo esta lógica del mal desarrollo de manera elusiva hay que sostener que todas estas formas productivistas que se dieron en América Latina, África y Asia fueron impuestas por la civilización occidental o países llamados desarrollados como el caso de España, Francia, Inglaterra, Alemania y Estados Unidos. Sobre todo este ultimo que se ha aprovechado de nuestro recursos de manera exorbitante, beneficiándose de nuestra materia prima condicionándola a precios ínfimos y luego produciendo a través de estos productos elaborados o manufacturados para venderlos aprecio9s competitivos y excesivos.

Otra forma de desarrollismo que se dio fue la política neoliberales que se aplicaron en los lustros de los años 80 y comienzos de los 90, cuya fundamentación se basó en la liberación del sistema financiero y de los precios de los bienes y servicios bajo el epíteto o mejor dicho del eufemismo de la mal llamada economía de mercado.

Esto de la economía de mercado con el cuento de que éste, el mercado donde su dinámica dirigirá los procesos productivos, pues esto es pura mixtificación, ya que esto lo que hizo fue concentrar y centralizar la ganancia y al producción y hacer de la economía una relaciones trasnacionalizadas y compactas a favor de los grandes monopolios y filiales, donde el Estado estaba al servicio y6 desarrollo de las políticas neoliberales.

El neoliberalismo como enfoque desarrollista generó unas relaciones draconianas, hizo que el 20% de la población en América Latina se apropiara del 80% del ingreso nacional y el 20% más pobre apenas obtuvo el 4% de dicha riqueza, lo cual generó la gran pobreza crítica y crónica, e hizo de nuestro continente el más injusto, desigual, vulnerable y violento a causa de al pobreza de la condición humana que dejó esta visión monetarista desconectada de las grandes mayorías.

Hoy día, con la experiencia de la revolución bolivariana, se está impulsando como vértice una economía desde adentro como dice Osvaldo Sunkel, que es crear formas de producción interna y expandir los mercados propios a fin de hacer el esfuerzo para hacer y fortalecer una economía socio-productiva donde el Estado propicie todo el esfuerzo financiero regulado préstamos a mediano y largo plazo con tasas bajas y constantes, con una tasa cambiaria estable, la cual hace atractiva la dinámica productiva y el gasto de inversión con el propósito de estimular e impulsar un desarrollo propio donde se incorpore nuevas formas de producción.

Es decir, relaciones de producción donde se vaya incorporando a las grandes mayorías de la población a lo productivo y romper con la lógica capitalista de entregárselo a los grandes capitales donde el pueblo era un instrumento ciego y esclavizado de lo productivo y la rentabilidad, por eso se da cabida a la pequeñas y medinas empresas nacionales y empresas de producción social que hoy día tienen la tarea ciclópea de levantar como eje estratégico el desarrollo productivo que genere bienes y servicios, empleo y bienestar para eso contamos con la soberanía petrolera.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.