jueves, 20 de enero de 2011

Entrevista al obispo francés Jacques Gaillot: «En Francia la injusticia reina»

Hernando Calvo Ospina (especial para ARGENPRESS.info)


Son pocos los franceses que conocen el nombre de la máxima autoridad de la Iglesia católica en el país, pero la inmensa mayoría sí sabe quién es Monseñor Jacques Gaillot. Hombre extremadamente humilde, de mirada serena y voz pausada, que sin utilizar frases grandilocuentes dice lo que quisiéramos escuchar de muchos políticos.

Nació el 11 de septiembre de 1935 en Saint-Dizier, una pequeña ciudad de Francia. A sus 20 años debió dejar el seminario para efectuar el servicio militar. Argelia, donde había una guerra de liberación contra el colonialismo francés, lo vio llegar. Cuenta que fue una suerte el no haber tenido que portar las armas, al ser destacado a trabajos sociales, a vivir con la comunidad.

- ¿Qué significó para Usted haber vivido esa guerra?

- Esta experiencia empezó a cambiar mi vida. Allá me encontré con el islam, una religión muy diferente a la católica y de la que nada conocía. Supe que los musulmanes tenían fe en un Dios, que oraban y eran hospitalarios. Ellos fueron como mis hermanos. Esta inter-religiosidad influyó en mi fe. También viví la violencia de la guerra, por lo cual me fui convirtiendo en un militante de la no-violencia. Realmente, Argelia fue para mí un seminario.

- Después de 22 meses en Argelia, Usted fue enviado a Roma, y en 1961 es ordenado sacerdote. Hasta que en 1982 es nombrado obispo de la ciudad de Evreux, en Francia. Pero el 13 de enero de 1995 se le retira esa misión pastoral. ¿Qué sucedió?

- Unos días antes de esa fecha fui llamado a comparecer ante las autoridades del Vaticano sin saber el por qué. Ante mi incredulidad, en unas horas fui declarado culpable, y en menos de un día se decretó mi expulsión de la diócesis. El cardenal Bernardin Gantin, prefecto de la Congregación de Obispos me propuso que firmara mi demisión y se me permitiría tener el titulo honorifico de obispo emérito de Evreux. Nada firmé. Entonces me nombraron obispo de Partenia, una diócesis que no existe desde el siglo V, situada en la actual Argelia.

Con mis pocas ropas dejé la diócesis de Evreux. Como no tenía donde alojarme, me instalé durante un año en una edificación recuperada por familias sin domicilio y extranjeros sin documentos, en Paris. Luego la Comunidad de Misioneros Espirítanos me acogieron.

- ¿Monseñor, pero qué llevó al Vaticano a tomar tan drástica decisión? ¿Quizás sus posiciones políticas y compromisos sociales? Porque, veamos: en 1983 fue uno de los dos obispos que no votó a favor de un texto episcopal sobre la disuasión nuclear. En 1985 apoyó el levantamiento palestino en los territorios ocupados por Israel, además de encontrar a Yasser Arafat en Túnez. En 1987 prefirió viajar hasta África del Sur para visitar a un preso, militante contra la segregación racial, en vez de ir al peregrinaje por la Virgen de Lourdes. En 1988 defendió en la revista Lui la ordenación de hombres casados. El mismo año se declaró a favor de dar la bendición a homosexuales. El 2 de febrero de 1989 usted publicó en la revista Gai Pied un artículo titulado “Ser homosexual y católico”. Desde 1994, usted se implicó directamente en la fundación de asociaciones de apoyo a los marginados, hasta llegar a conocérsele como el “Obispo de los Sin”: Sin documentos, sin domicilio… ¿No cree que ya esto es bastante para conseguir enemigos entre los círculos del poder eclesiástico y civil?

- Aunque hoy sigo sin pruebas concretas, fuentes fiables me han comentado que el gobierno francés, en particular el ministro del Interior de la época, Charles Pascua, tienen que ver con la decisión del Vaticano. No olvidemos que en Francia este ministerio es encargado de los Cultos. Es muy seguro que un libro mío contra la ley de inmigración fue la gota que derramó el vaso.

El Vaticano y el gobierno francés quisieron aislarme. Pero en 1996, por el primer aniversario de mi partida de Evreux, algunas amistades crearon en internet la Asociación Partenia (1), haciendo de mí un “obispo virtual”. No llegaron a imaginar que yo llegaría a animar la única diócesis en expansión, con más fieles en el mundo y en diferentes idiomas.

Pronto agradecí al Vaticano y a Pascua, porque ellos me hicieron dar más pasos hacia la otra orilla, donde yo encontré otra vida. Ahora tengo toda la libertad, vivo en la acción con los excluidos de la sociedad. Puedo vivir con las gentes, compartir sus alegrías y sus angustias. Ha sido maravilloso todo el mundo que se me presentó. Mientras que Pascua está enjuiciado por diversos delitos, y la Iglesia cada día pierde más cristianos.

- ¿Actualmente, cómo considera a la Iglesia católica?

- La iglesia nos ha enseñado que Dios ha querido traernos las desgracias, y así nos lleva a la resignación. Eso no es cristiano. La Iglesia hace intervenir a Dios para forzarnos a obedecer y no pensar. Muy pocos discursos sobre Dios me hablan de él, pero cuando alguien habla bien del ser humano, ese me dice mucho de Dios. La Institución sigue inamovible en su pedestal, lejos del pueblo y de Dios. Y de seguir así se convertirá en una secta, porque muchos están partiendo hacia otras religiones. La Iglesia vive una hemorragia.

La Iglesia debe cambiar, modernizarse, reconocer que las parejas tienen derecho a divorciarse y a usar el condón; que las mujeres puedan abortar; que hombres y mujeres puedan ser homosexuales y casarse; que las mujeres puedan llegar al sacerdocio y tener acceso a las esferas de decisión; se debe revisar la disciplina del celibato para que los sacerdotes puedan amar como cualquier otro ser humano, sin tener que vivir relaciones clandestinas, como delincuentes.

La situación actual es malsana y destructora para los individuos y la Iglesia.

El Vaticano es la última monarquía absoluta de Europa. La Iglesia debe aceptar la democracia a todos los niveles. Se debe cambiar de modelo porque el actual no es evangélico.

- Qué piensa Usted de la Teología de la Liberación, la cual conoció un desarrollo importante en América Latina?

- Yo me interesé en ella porque es una teología que habla de los pobres. No se habla de la liturgia, ni de catecismo, ni de la Iglesia: se habla del pueblo pobre. Enseña que son los mismos pobres quienes deben tomar conciencia de la necesidad de su liberación por ellos mismos.

Algunos fuimos muy sensibles a las enseñanzas de Don Elder Cámara en Brasil, un gran teólogo (2); a Mons. Leónidas Proaño en Ecuador (3); a Oscar Romero en El Salvador, y otros sacerdotes latinoamericanos, principalmente. Para mí fue un choque brutal cuando Mons. Romero fue asesinado celebrando la misa, el 24 de marzo de 1980. El había dejado la Iglesia de los poderosos para estar con los pobres. Esta conversión de Mons. Romero me pareció admirable.

En América Latina han existido sacerdotes y monjas que han tomado las armas (4). Yo respeto su decisión, no los juzgo, aunque no estoy de acuerdo por ser un no-violento.

Evidentemente, la Teología de la Liberación es peligrosa para los poderosos. Cuando los pobres son sumisos aceptan su triste suerte, entonces no hay nada que temer, son pan bendito para los poderosos. Los del poder pueden dormir tranquilos. Pero si los pobres se despiertan tomando conciencia de su condición, convirtiéndose en actores del cambio, entonces esto produce temor al poder.

Parece que es terrible cuando los pobres toman la palabra y cuestionan la institución eclesial. Al instante ella dice: ‘Atención, miren a estos comunistas’. Porque se ha tenido siempre la obsesión de la infiltración comunista. Por ello, regularmente, las dictaduras, los gobiernos represivos y el Vaticano se unen en un combate común.

Desgraciadamente no existen muchos rebeldes en la Iglesia, porque la institución ha formado para obedecer, para la sumisión.

- ¿Cómo ve Usted la situación social y económica en Francia?

- Yo juzgo a una sociedad en función de lo que ella hace por los más desfavorecidos. Y es claro que yo sólo puedo hacer un juicio severo, porque en Francia no se respeta a todos los seres humanos.

Para mí, el problema número uno es la injusticia que reina por todas partes. Los que están en el poder no invierten en los pobres. Tenemos un gobierno que solo favorece a los ricos, ¡por eso tenemos tres millones de pobres!

Muchos de nuestros ciudadanos creen que los trabajadores ilegales se aprovechan del sistema, sin saber que ellos reciben el formulario de impuestos en sus casas. O sea que son conocidos de la administración, pero como no están en regla no pueden beneficiarse de ninguna ayuda social. ¡Esto es una extorsión por parte del Estado!

Y ¿la Iglesia en esto? Tomemos como ejemplo lo sucedido el 23 de agosto de 1996, cuando casi mil policías especiales forzaron a punta de hacha las puertas de la Iglesia Saint-Bernard-de-la-Chapelle en Paris, sacando por la fuerza a 300 extranjeros en situación irregular. Yo estaba escandalizado y disgustado porque el propio obispo había pedido su expulsión. Y cuando uno expulsa a humanos que se protegen en una iglesia uno desacraliza esa iglesia. Y, desgraciadamente, esto continúa sucediendo.

Y ¿qué se hace con los extranjeros ilegales? Se arrojan en centros de detención, dándoles un tratamiento propio de campos de concentración. ¡Es lo que sucede hoy en Francia!

En las prisiones se produce un suicidio cada tres días. ¡Es enorme! El único horizonte que tienen los presos es el suicidio. Nunca se había visto eso. En Europa, Francia tiene el record de suicidios por ahorcamiento en la cárcel.

- El discurso sobre la crisis económica, ¿en donde lo sitúa?

- En esta crisis no son los ricos quienes están en crisis: los más pobres. Estuvimos manifestando el año pasado contra las leyes que proponía el gobierno porque ellas iban a penalizar a los pobres.

Hoy, muchos franceses van donde el médico, el dentista o el oftalmólogo cuando es algo verdaderamente de urgencia. Y a veces ya es tarde. Los derechos sociales se están acabando.

Y la crisis erosiona las familias. Si alguien ha comprado una casa, luego pierde el trabajo y no encuentra otro, debe revenderla. Esto trae hasta problemas de droga y delincuencia.

La vivienda social no es una prioridad política, porque quienes están en el poder poseen buenas mansiones. Se construye poco y las personas no saben a dónde ir, quedándoles los andenes o cualquier sótano insalubre. Y eso no importa, aunque existen muchos edificios vacios en Paris.

Cuando llega el invierno, el gobierno habla de “planes”. Entonces se abren gimnasios, o cualquier sala para que lleguen ahí los miles que no tienen alojamiento. Pero estos “planes” no son solución para el frío, sino habitaciones dignas. Es una vergüenza, es inhumano, no es cristiano que se deje morir de frio a cientos de personas en los andenes de Francia.

Como dijo el escritor Víctor Hugo: "Se hace caridad cuando no hemos podido imponer la justicia". Porque no es caridad lo que se necesita. La justicia va a las causas, la caridad a los efectos. Yo no digo que no debe ayudarse con un plato de sopa o un abrigo a quienes están en las calles. Existen urgencias. Yo lo hago, pero mi conciencia no queda tranquila, porque pienso que debemos luchar contra las causas estructurales que tienen a esas personas en la injusticia.

Lo más triste es que la gente se está acostumbrando a la injusticia. Y yo digo ¡despierten! ¡Tengan vergüenza! ¡Indignémonos contra la injusticia!

Hoy, la injusticia está presente por toda Francia. Existen oasis de riqueza, de lujo desorbitante, y extensos guetos de miseria. En Francia existe una violación flagrante a los Derechos Humanos, por eso debemos combatir para que se respeten los derechos de las personas.

- El año pasado se dieron masivas manifestaciones en protesta contra diferentes proyectos del gobierno, pero el gobierno hizo oídos sordos.

- Yo creo que cuando no se respeta al pueblo que se expresa en las calles, no se tiene en cuenta el futuro. En Francia quedó un sentimiento de rabia. No se puede seguir así. No se puede seguir metiendo a la policía por todas partes para contener la inconformidad del pueblo. Esto nos ha llevado a tener un régimen policial.

La injusticia no trae paz. Todo lo contrario. Existe fuego bajo una olla que quieren tener cerrada. Y puede estallar.

- Las luchas de Mons. Gaillot por la justicia no sólo son en Francia. También en otros lares su palabra y acción se han hecho sentir. Deme unos ejemplos.

- Seguimos luchando por los derechos del pueblo palestino. Israel es un Estado colonialista que roba la tierra palestina y excluye a ese pueblo por la fuerza. Hace más de 60 años que la Palestina vive bajo la ocupación israelí y la injusticia. Y la llamada “comunidad internacional” hace bien poco o nada. Por eso nos estamos movilizando por todas partes para ejercer una presión sobre el gobierno israelí. Y una de las acciones es boicotear los productos que vienen de Israel, y principalmente los que son producidos en los territorios ocupados. Porque 50 productos agrícolas se producen en Palestina para beneficio israelí. Mientras los palestinos vivan en la injusticia, allá no existirá la paz.

Cuba. Este es un país que tiene futuro. Yo pude constatar que es un pueblo digno, con coraje y solidario. En Cuba puede haber pobreza, pero no existe la miseria que se ve en cualquier otro país de América Latina, o en la misma Francia o Estados Unidos. A pesar del bloqueo que le tiene Estados Unidos, todos tienen salud y educación gratuita, y nadie duerme en las calles. ¡Es increíble!
Yo hago parte del Comité International por la Libertad de los Cinco Cubanos presos en Estados Unidos. Ellos luchaban contra las acciones terroristas que se preparaban en Miami. Estoy en ese Comité porque me di cuenta que se había cometido una injusticia contra ellos, y eso no se puede tolerar.

- ¿Qué piensa de la manera como la prensa francesa trata los procesos sociales y políticos alternativos que se desarrollan en América Latina? Y, ¿por qué esta prensa tiene la tendencia a ridiculizar a presidentes como Evo Morales o Hugo Chávez?

Este comportamiento de la prensa se debe a que, regularmente, Francia apoya a quienes no debería. Es cuestión de intereses. Estos presidentes no hacen lo que quieren los ricos, entonces Francia se pone del lado de esos ricos. Es como lo hace en África.

Ahora, la participación de las mujeres latinoamericanas en política es sensacional. Por ejemplo, una mujer a la cabeza de Brasil, ¡es extraordinario! En Francia no hemos sido capaces de tener ni una Primera Ministra: ¡somos tan machos! Ah, sí, una vez tuvimos a la señora Edith Cresson, pero no se pudo quedar por mucho tiempo debido a que la quisieron masacrar en su condición de mujer. ¡Somos machos y vulgares como no se lo pueden imaginar!

En la actualidad no es la vieja Europa que da el ejemplo, es América Latina. Debemos mirar para allá.

- Mons. Gaillot, dos últimas preguntas: ¿A usted cómo lo consideran los otros altos miembros de la Iglesia católica? Y, ¿como ciudadano y ser humano, ve una alternativa a la situación social en Francia?

- En general, mis relaciones con los otros obispos son cordiales, aunque algunos prefieren ignorarme. Eso sí, no me hacen llegar ningún documento de la Conferencia Episcopal, ni me invitan a la asamblea anual en Lourdes. Tampoco han dicho el por qué, ni yo lo he pedido, aunque otros sacerdotes sí lo han hecho sin haber recibido nunca una respuesta. A veces esto no es confortable, pero lo que me conforta es que estoy en paz con mi conciencia, por decir lo que pienso, por denunciar la injusticia.

Por la segunda pregunta. Tengo confianza, esperanza en los hombres y mujeres. Vamos a seguir avanzando. Existen movimientos ciudadanos que están creando un tejido asociativo alternativo. Veo muchos combates que nacen y se desarrollan poco a poco. ¡Es formidable! Cada uno debe encontrar el camino donde luchan otros.

La unidad: sí, esto es lo que puede ayudar a salvar la democracia y a los derechos de las personas. Yo tengo la esperanza.

Nota:
1) http://www.partenia.com/
2) Fue arzobispo de Olinda y Recife. Murió el 27 de agosto de 1999.
3) Llamado el « Obispo de los Indios », también el « Obispo Rojo ». Ejercía su labor pastoral en la ciudad de Riobamba. Murió el 31 de agosto de 1988.
4) Han sido varios los sacerdotes y monjas que se han sumado a las guerrillas. El precursor fue Camilo Torres, en Colombia, quien cayó en combate el 15 febrero de 1966. En Nicaragua, durante la guerra contra la dictadura de los Somoza, muchos siguieron su ejemplo, siendo Ernesto Cardenal el más destacado.

Hernando Calvo Ospina es periodista y escritor colombiano, residente en Francia. Colaborador de Le Monde Diplomatique. http://hcalvospina.free.fr/spip.php?article311

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El ferrocarril una cuestión nacional: Los trenes del saqueo

Juan Carlos Cena (especial para ARGENPRESS.info)

.

El tren brasilero

"Usted es uno de los intelectuales argentinos que siempre vio claramente el enemigo real". "Quizá un error de nuestra parte fue no haber considerado siempre a nuestro gobierno como una etapa de la lucha secular contra Inglaterra que se inicia con las invasiones inglesas" El enemigo histórico es el mismo. Perón le escribía a Scalabrini Ortiz.
Los brasileños nos colonizan en varios sectores contextualicemos pero historiando

El Imperio de Brasil nunca abandonó su ambición sobre el dominio de la banda oriental del Río de La Plata. Cuando fue derrotado en Ituzaingó por las Provincias Unidas del Río de La Plata, en la guerra librada entre ambas potencias (1825-28), parecieron frustrarse para siempre las ambiciones brasileras de incorporarse la Banda Oriental del Uruguay, a la que había mantenido bajo su dominio desde 1821.

La convención preliminar de paz, firmada en Río de Janeiro el 27 de agosto de 1828, estableció claramente que S.M. el emperador declaraba “separadas del territorio del Imperio del Brasil, para que pueda constituirse en estado libre e independiente a dicha región Oriental (Art.) y que ambas partes se obligan a defender la independencia e integridad de la Provincia de Montevideo.”(Art.) AGM.t.1.p.98) Fuente La Gaceta Federal - http://www.lagazeta.com.ar/brasil.htm

A solo 20 meses de la firma del convenio, es enviado a Europa el marqués de Santo Amaro con la siguiente instrucción: “Quanto ao novo Estado Oriental ou provincia cisplatina que nao faz parte do territorio argentino, que já esteve incorporado ao Brazil o que nao pode existir independente de outro estado, V.E. tratará oportunamente e con franqueza da nesessidade de incorpora-lo outra vez ao Imperio. E´o único lado vulneravel do Brazil. E´dificil, si nao imposivel, reprimir as hostilidades recíprocas o obstar á impunidades dos habitantes malfazejos de um e do outra fronteira. E´o limite natural do Imperio” (Instrucciones de Itamaraty firmadas por Miguel Calmou du Pin e Almeida, vizconde de Abrantes, 21 de abril de 1830. AGM.t1.p.498)

En 1864 el ministro de Estados Unidos en Río de Janeiro, informaba a su gobierno que “Tal es, y ha sido por largo tiempo, el deseo ardiente del Brasil…por eso no me sorprendió nada que…me visitara un caballero vinculado con el gobierno, que vino manifiestamente con el propósito de inquirir de mi que pensaría el Gobierno de los Estados Unidos. Fuente La Gaceta Federal - http://www.lagazeta.com.ar/brasil.htm

El avance brasileño no nos debe sorprender, porque el imperio avanzó desde el mismo descubrimiento de América, avanzando sobre las Provincias de Plata, y lo más triste que con la complicidad o indiferencia de nuestros gobiernos y “dirigentes”. Siempre intrigó para debilitar y dividir a la Confederación, y si no podía conquistar algo, al menos lo segregaba, como fue el caso de Uruguay y el Paraguay, y de casualidad no separaron la mesopotamia tal como proponían los unitarios y tenía prácticamente acordado Urquiza con el Tratado de Alcaraz, que Rosas rechazó de plano.

Derrocado Rosas (por los brasileños y la complicidad de Urquiza y unitarios), y tras el pacto de Pavón (Mitre-Urquiza) les quedó el terreno despejado para sojuzgar el interior. A solo cinco años de la caída de Rosas, el general Tomas Guido le escribía a un amigo: “Da vergüenza ver como vienen los brasileños a buscar camorras al río Paraná, a solo cinco años de la caída de Rosas”

Mitre fue un vende patria al servicio ingles y brasileño. Del propio ministro Elizalde (ministro y al mismo tiempo empleado de compañías inglesas) decían que era “el único Lord que habla inglés con acento catamarqueño”. Del propio Mitre, usados como marioneta en la guerra contra Paraguay, decían que los brasileños “le hacían escupir dulce y tragar amargo”. Fuente La Gaceta Federal

Lamentablemente Urquiza se vendió vergonzosamente. También participaron en Caseros el mismo Sarmiento y Mitre, los tres que luego serían los que sojuzgaran el interior, llevaron adelante la vergonzosa guerra contra Paraguay, y por último (ya muerto Urquiza por traidor) la represión a los jordanistas en Entre Ríos, último bastión federal.

La Guerra del Paraguay fue la culminación del avance Brasileño, llevada a cabo con la complicidad estúpida de Mitre y Sarmiento. Juan Bautista Alberdi dijo que esa guerra fue de la “Triple Alianza del imperio de brasil, la oligarquía porteña y los financistas uruguayos, contra las provincias del río de la Plata”. Efectivamente fue así. Las provincias del interior se opusieron tenazmente a esa guerra. Brasil obtuvo lo quería. Fuente La Gaceta Federal

Después de eso, salvo honrosas excepciones, todo fue centralizar en Buenos Aires y entregar o negociar con el exterior a espaldas del país, y da vergüenza ahora ver legisladores que se venden y votan contra sus provincias, y gobernadores que se ponen de rodillas por limosnas, siendo las provincias las verdaderas dueñas de las riquezas. Mientras Neuquén (por citar solo un ejemplo) produce energía, la paga más cara que en Buenos Aires, y mientras un riojano cosecha un zapallo, paga impuestos en Buenos Aires para el clientelismo político central.

Pienso que mientras no se entienda nuestra historia, y sus mentiras, esto continuará, como en un círculo vicioso. Espacio corrompido que tiene que ver con los silencios de los colonizados, ya sean políticos, gremialistas, intelectuales, académicos y afines.

Ejemplos de colonización hay en demasía. Una pauta nunca contabilizada, es el conocimiento acumulado del colonizado, que es mal vendido a las colonias por los cipayos nativos como una mercancía más, o la venta de empresas, por no existir más provecho rentable, a precio vil.

Veamos someramente la colonización de nuestra industria a través de los cárteles brasileros internacionales que no cesa en estos tiempos. Fuente el Ferrocidio 2da edición - de mi autoría.

En julio de 2002 Petrobras compró 58% de Pérez Companc, la segunda petrolera de la Argentina, por US$ 754,6 millones en efectivo, bonos por otros US$ 370 millones y US$ 2.200 millones de deudas. En total, US$ 3.381 millones.

En 2002 el grupo InBev (ex-AmBev, ex-Brahma) inició la compra de Quilmes Industrial, dueña del 60% del mercado cervecero y de Baesa, la dueña local de Pepsi. Entre 2002 y 2006, InBev pagó US$ 1.900 millones.

En abril de 2005 el grupo Camargo Correa adquirió Loma Negra a Amalita Fortabat, en US$ 1.025 millones. Pasó a controlar 47% del cemento argentino y el FFCC Roca ex del Sud.

Desde 2005, el grupo JBS-Friboi compró el Swift, el ex-CEPA, Consignaciones Ganaderas y Col Car. Otra brasileña, Marfrig, adquirió el Quickfood, Estancias del Sur y Maryí. Habría más novedades tras las elecciones.

Belgo Minheira fue comprando Acindar, productora de acero para la construcción, desde fines de los '90. Ahora quiere comprar el 35% restante en US$ 542 millones. El control de Acindar, hoy en Brasil, pasará a España.

Santista Textil, de Camargo Correa, que también compró Grafa y luego vendió una parte (sábanas y guardapolvos) a Coteminas. Ahora Camargo también adquirió Alpargatas, desde su controlada Alpargatas paulista.

La brasileña Marcopolo, el mayor fabricante de carrocerías de colectivos anunció (11/01/08) la compra del 33 por ciento del paquete accionario de Metalpar Argentina. Metalpar Argentina tiene una participación en el mercado local del 68 por ciento de vehículos de pasajeros, y tiene una producción anual de 1.500 unidades y proyecta 2.800 para este año. Es decir, nadie programa si no tiene seguridad que le aseguren las posibilidades de venta.

El grupo brasileño Gafor adquirió la totalidad del paquete accionario de LDM Transporte Logística Internacional, compañía especializada en el transporte de cargas en todo el territorio del Mercosur. Expandirá toda su operatividad por los territorios de Argentina, Chile, y Uruguay. Tiene una flotilla de camiones de 2.600 equipos.

Por otro lado Vale do Río Doce de Brasil adquiriría Minera la Alumbrera, empresa anglo-suiza Xstrata. Ofrecería 90.000 millones de dólares. Reflexionemos un poco, si ofrece este brutal monto ¿cuánto valor hay en el subsuelo de esa mina? Esa cuantía es nuestra, de la Nación. Se venden y se reparten bienes nacionales, y él y los gobiernos anteriores guardan un silencio de vende patrias.

Vale Do Río Doce, hoy son los nuevos dueños de las minas de potasio Esta compró a la angloaustraliana Río Tinto la mina de potasio en el sur mendocino, en cercanías a Rincón de los Sauces, sumado a un proyecto en estado de exploración en Canadá, por u$s 850 millones de dólares, y la mina de hierro en Corumbá Brasil por u$s 750 millones de dólares, llegando a invertir u$s 1.6 billones por todo. Fuente el Ferrocidio 2da edición, de mi autoría.

Todos los montos correspondientes a las ganancias por las ventas a los grandes grupos internacionales no retornan, ni pasan por el país. Engrosan las arcas del colonizador (*). No se vuelven a reinvertir en el país, es decir, no regresan, es saqueo puro de nuestras riquezas. Lo que significa un vaciamiento de capital nacional.

Ni este gobierno ni los anteriores, han esbozado tan solo un intento hipócrita para exigir que el volumen de esas comercializaciones retornen y se reinviertan nuevamente en un sector productivo y de desarrollo. Eso sí, este gobierno y los gurúes que simulan ser opositores, reclaman a los gritos inversiones extranjeras.

Como al pasar debo manifestar que no solo nos invaden para llevar nuestras riquezas y avasallar nuestra soberanía territorial, sino que vamos adquirir al colonialista brasilero aviones sin el concurso internacional de licitación. Es la prueba clara de la doblegación de un Estado colonizado, por un subimperialismo en ascenso.

No podemos decir como algunos intelectuales candidatos múltiples, que es preferible que sean capitales brasileros y no americanos o europeos, como si el capital financiero tuviera patria. Toda una puerilidad.

La trasnacionalización de los trenes de carga

Concurren a este proyecto de penetración colonial las transnacionales brasileras, en forma directa o indirecta. Una es Camargo Correa, accionista principal de la sociedad Loma Negra, que a su vez es dueña del paquete accionario de FERROSUR, empresa que tiene adjudicado en concesión el corredor del ferrocarril de cargas de la ex Línea Roca, que abarca toda la pampa húmeda de la provincia de Buenos Aires. Su dueño anterior era Amalita Fortabat, vendió la sociedad Loma Negra en la friolera de U$S 1.025 millones, a Camargo Correa.

La otra transnacional brasilera es Agrenco que administra ALL (América Latina Logística), empresa que compró el paquete accionario a Pescarmona; adjudicatario de los ramales que pertenecían al F.C. San Martín y del F.C. Urquiza. Es decir, con la adquisición de ambos paquetes accionarios los brasileros atraviesan todo el territorio nacional sobre una infraestructura que es del Estado Argentino, más precisamente de la Nación.

Lo utilizan para transportar cargas propias y de las multinacionales, hasta el Océano Pacífico. Las dos transnacionales brasileras cubren gran parte del territorio más rico de nuestro país. ALL, es la empresa que ha producido la mayor cantidad de accidentes ferroviarios.

Los brasileños transitan por nuestras líneas. Van de lado a lado por nuestra geografía sobre nuestros propios rieles; ellos, ahora, tienen salida al Pacífico. Cualquier semejanza con el colonialismo británico es sólo por parentesco.

No hay una sola voz que se alce de la clase política, intelectual o gremial y cuestione la apropiación de la soberanía territorial por parte de estos colonizadores por el territorio surcado. Peor que en los tiempos de los ingleses. Lo ferrocarriles eran propiedad de los ingleses y los cipayos de turnos le otorgaron territorio pero con la condición de que construyeran los ferrocarriles.

Hoy no ocurre lo mismo. Los ferrocarriles son concesionados (alquilados), los brasileros no son propietarios, pero tienen soberanía territorial, no han construido nada, solo destrucción que se puede observar a la vera de las trazas y de los terraplenes. Es decir para precisar. Las estructuras son de la Nación Argentina así como sus tierras.

Lo que podemos observar es que la colonización brasilera ha fabricado colonizados criollos mucho más decadente y vende patria que los anteriores-

Los ingleses utilizaron al ferrocarril en el mundo y en sus colonias, como herramienta de penetración colonial.

Vale la pena preguntar: ¿Qué papel jugaron los ferrocarriles bajo el punto de vista geopolítico cuando estaban en manos del Estado, y qué papel juegan ahora? En la actualidad fuera de pisotear nuestra soberanía y leyes nacionales, los brasileros, ahorran combustible no renovable, recursos por seguro de accidentes, evitan el deterioro y polución en sus propias carreteras, etc.

A esta distorsión de la transnacionalización hay que agregar la garantía dada por el gobierno del ex presidente Kirchner a los otros concesionarios de carga sobre la continuación de sus contratos. Veamos un ejemplo.

Del mismo modo ocurre con los concesionarios de los ferrocarriles metropolitanos (suburbanos de pasajeros)

La estrategia de Itamraty: “Marcos Azambuja, ex embajador brasileño en la Argentina entre 1993 y 1996, supo decir que “la Argentina es el único país importante para Brasil para el cual Brasil es importante”. Si el aforismo sigue teniendo vigencia (ojala que así sea, y el hecho de que la presidenta Rousseff venga a nuestro país en su primera salida al exterior pareciera confirmarlo), si hay que convivir con un gigante, es bueno que les caigamos simpáticos” Fuente: Artículo - Brasil 2011: el Gran Hermano –diario Perfil domingo 9-enero 2010 - Rafael Bielsa

“Que seamos importantes para Brasil encierra una posible paradoja y una serie de desafíos concretos. La posible paradoja podría resumirse así: el gigantismo de un país con frecuencia se da a expensas del raquitismo de los de su esfera de influencia. Sin embargo, si la competitividad y la agresividad comercial de Brasil afectara a la economía argentina, ello derivaría en problemas locales que conspirarían contra la necesidad que Brasil tiene de que seamos importantes” Fuente: ídem

Pero el Gran Hermano, al decir de Bielsa, nombró al cónsul adjunto de Brasil a Carlos Reis. Este comentó hace un tiempo por la zona del Cuyo que Brasil decidió colocar un Consulado General con jurisdicción sobre San Juan y San Luís.

Pregunto, ¿Lo habrán nombrado para satisfacer a algún amigo político y dejarlo escondido allá en la precordillera árida y hostil? Veamos, mejor dicho espiemos…

Mendoza envía más del 40% de su producción a Brasil, según fuentes cuyanas. Desde el vamos podemos inferir que el objetivo de este nombramiento no era ni para esconder a algún sujeto, dándole un buen cargo, ni para vigilar la producción de aceitunas, cebollas, ajo, o vino, u otros productos, sino el mineral. Es así no más la cosa, hay que vigilar el contenido del vientre de ese osco de esa zona, es decir catear la existencia de minerales. Las minas de potasio son un ejemplo (ver el tren de Potasio por esta misma página) Como el interés de la empresa brasilera Vale por la mina la Lumbrera en Tucumán - Catamarca.

Toda una política estratégica del Gran Hermano Brasilero, camino a transformarse en potencia hegemónica del Mercosur, o sea, en un subimperialismo por obra y gracia del abuso ejercido sobre raquitismo de los países vecinos, no tan hermanos.

Patética la calificación de raquitismo a la política colonialista y expansionista de Brasil por parte de este ex canciller argentino, ex progresista, todo un ex…raquítico.

No por casualidad viene la presidente de Brasil a la Argentina de visita, es parte de una política de estado de la Nación Brasilera que si tiene “coherencia”, diseñada desde los orígenes, emprendida y controlada desde el palacio de Itamaraty. Toda una concepción geopolítica de ese Estado que va camino a la consolidación como imperio, en este caso fronterizo.

Para detener el saqueo de nuestras riquezas y dejar de ser un país colonizado, escuchemos y tomemos debida nota lo que decía el maestro Scalabrini Ortiz: Reconquistar el dominio político y económico de nuestra propia tierra es nuestro deber para con nosotros mismos, para nuestros hijos y para los hijos de nuestros hijos. No es una acción fácil pero tampoco es una acción inabordable. Los revolucionarios de 1810, de donde provenimos, nos dieron el ejemplo de que nada resiste la voluntad del hombre puesta al servicio de una gran causa.

De nosotros depende su realización. No esperemos que otros hagan lo que nosotros no somos capaces de hacer. Los gobiernos no pueden realizar sino aquello que los pueblos saben pedir con autoridad y con firmeza. Raúl Scalabrini Ortiz - Historia de los Ferrocarriles

Números de la acumulación en caja del gran Hermano. **El panorama a vuelo de vértigo se completa con una comparación que impresiona y con dos datos que asombran. Mientras que en el primer semestre de 2009 las inversiones de las empresas privadas ascendieron a US$ 66 mil millones, en idéntico período de 2010 treparon a US$ 289 mil millones. Las reservas internacionales están en US$ 250 mil millones. Fuente Perfil ídem artículo. Solo como ilustración.

Juan Carlos Cena es miembro fundador del Mo.Na.Re.F.A.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Galasso reincide

Jorge Altamira

Respuesta a la segunda carta pública de Norberto Galasso a Jorge Altamira, difundida el 15 de enero de 2011.

Norberto Galasso cierra su ‘segunda carta a Altamira’ con un mensaje conmovedor: “Te saludo repitiendo tu consigna: ¡Juicio y castigo a todos los culpables de la muerte de Mariano Ferreyra! ¡Fuera las patotas de los ferrocarriles y de los sindicatos en los cuales aún subsistan!”

No todos los lectores advertirán, sin embargo, la doble superchería de este ‘happy end’ nacional y popular. Por un lado la superchería moral – porque yo no hablo en mi texto de la “muerte” de Mariano sino de su “asesinato”, y porque tampoco condiciono la expulsión de las patotas a “los sindicatos en que aún subsistan”. Galasso falsifica mi texto. “Mi consigna” dice otra cosa: “Abajo el pacto CFK-Pedraza, fuera la patota de los ferrocarriles y de los sindicatos”. El pacto en cuestión tiene como protagonistas al gobierno, a la burocracia y a los empresarios amigos en la gestión de los ferrocarriles, incluido el estratégico Belgrano Cargas, del cual depende en gran parte el futuro del corredor sojero. La burocracia de Pedraza está involucrada en el crimen de Mariano, de modo que no puede haber “juicio y castigo a todos los culpables”, si el gobierno no procede a expulsar a la burocracia de la gestión ferroviaria y a liquidar el propio pacto mediante la asunción integral de esa gestión. Las patotas sindicales u oficialistas de otro tipo no son, por otro lado, una rémora en extinción, como lo sabe Galasso perfectamente; la patota de Fernández-Capaccioli que atacó a los trabajadores del Hospital Francés; o la de Fernández-‘Caballo’ Suárez que agredió a los del Casino; o el elenco estable del gobierno de Santa Cruz, la patota de la UOCRA, que apalea a docentes, estatales y trabajadores de comercio; la policía de Insfrán que mata a campesinos Qom. ´Caballo’ Suárez ha sido premiado por sus quehaceres, por parte del gobierno, con una empresa marítima semi-estatal. Con un burocracia empresaria y estatizada es muy difícil que los sindicatos sean un arma de defensa de los trabajadores o una escuela de formación de su conciencia de clase; en realidad cumple la función estratégica de maniatar la acción de la clase obrera y poner a los sindicatos como una rueda de apoyo del estado capitalista. Lo que según Galasso “subsiste” o, como dice en otra parte, “quedan elementos residuales”, no sólo es lo que domina en los sindicatos sino que ha sido a lo largo de la historia una gangrena de todo el movimiento obrero. Que Galasso se atreva encima a adulterar mis expresiones escritas, define el estilo servicial de su ‘carta’ para con el oficialismo (que por supuesto nunca me llegó directamente sino a través de la profusa red mediática del kirchnerismo, o sea del Estado, en la red). Galasso la adulteración de nuestros conceptos con una injuria de calibre, porque aludiendo al asesinato de Trotsky, nos pregunta: “¿a ustedes cómo les partieron el cerebro?”. Esto, pocas semanas después de que los Ramón Mercader de la burocracia asesinaran a Mariano Ferreyra e intentaran lo mismo con Elsa Rodríguez y dos compañeros más. Con esa afirmación, Galasso se ha cubierto con un mar de mierda, porque mientras él apoyaba al gobierno isabeliano de las tres A (“para profundizar un proceso de cambio a favor de la unificación latinoamericana”, con las misma palabras que usa para referirse al que apoya ahora), nosotros estábamos entre sus víctimas, secuestradas y asesinadas por la Triple A.

El embuste político de Galasso emprende otro andarivel, más allá de estas falsificaciones y de la provocación. Muy bien tu consigna, Altamira, pero no la divulgues, mantenela en secreto, no se la cantes a Tenembaum, ni a Julio Blank, ni a Cárpena. No vayas a lo de Mirta, donde el matrimonio K hizo su debut presidencial, menos a lo de Grondona, en el cual el ‘Chino’ Navarro, ultra K, es abonado a platea, menos a lo de Morales Solá, la tertulia preferida de una gama inifinita de funcionarios y alcahuetes Ks. Más allá de que ninguno de estos me han invitado, los que sí lo hicieron (más por menos, código político) tenían, en los bloques precedentes o posteriores al mío, a ilustres K, como el gobernador Capitanich (que en las previas compadreaba con Van der Kooy sobre la suerte de Ñuls), o a Ricardo Forster, que como buen filósofo denunciaba las expulsiones de los campesinos santiagueños de sus tierras sin pronunciar, ni una vez, el apellido del gobernador kirchnerista, Zamora. Galasso dice, sin el menor pudor, que todo esto, o sea la visita de los K a los canales ‘destituyentes’, está muy bien, porque estos personajes “van a cantarles las cuarenta” a sus anfitriones, olvidándose de que él mismo afirma que no iría “por higiene mental”. Si para Galasso el Chino puede codearse con Grondona, al que llama sin ninguna vacilación “doctor”, abrumado por el trato de lujo que recibe de parte de Grondona, la acusación de que nosotros, con la asistencia a programas ‘opositores’ estaríamos legitimando a un periodismo pretendidamente independiente, es un embuste; a todos lados, nosotros vamos con nuestras posiciones –las mismas por las cuales el Comité Nacional del PO fue preso, enterito, bajo Alfonsín, y yo mismo fui arrestado en la Casa Rosada. Un reportaje de La Nación, en noviembre pasado, el primero desde el que nos hiciera en abril de 1989, le alcanza a este enemigo del cigarrillo para proclamar que le hacemos el juego a los Mitre. Algunos artículos en La Prensa (antes publicados en Prensa Obrera, o sea extraídos de Prensa Obrera, y en numerosos blogs), no sobre el crimen de la patota oficial sino sobre la crisis capitalista internacional, son también objeto de censura; deberíamos entonces dejar de sacar nuestras propias publicaciones. Galasso nos quiere poner un bozal –siempre, claro, como un “amigo que advierte”. Los únicos que pueden aparecer “en la prensa de la derecha” son los kirchneristas. Galasso, sin embargo, se desentiende de un detalle: los medios oficialistas no nos invitan. Nos atacan sin que podamos replicarles. Son el paradigma de la cobardía política. Los adalides de la democratización de la palabra nos cercenan esa palabra. La semana pasada, radio Nacional leyó entera, en Córdoba, la primera carta de Galasso, pero no quiso hacerlo con la nuestra, hasta que fue forzada por la repetida exigencia de los oyentes. Esta es la ley de medios de Galasso y los K. El bozal al PO y a la IV Internacional y a cualquiera que tenga una posición combativa políticamente independiente. Un medio oficialista estatal que no se atreve a debatir, desafiar o enfrentar, en paridad de condiciones, con un militante o partido popular, queda reducido a una confesada camarilla de alcahuetes.

La consigna fundamental de la carta de Galasso, como de la anterior, es una amenaza (“Dejate de joder contra el gobierno…”), de las del tipo que hace Pedraza. Galasso tuvo que enterarse, dice, por sus amigos de café que Kornilov (el general que inició un golpe de estado para ahogar en sangre la revolución rusa) es un delantero de la selección rusa, aunque también podría serlo de Bielorusia o Bulgaria. Si sus amigos, en cambio, le hubieran hablado de la selección argentina, se habría enterado que Carlitos Tevez grabó un video de apoyo a la lucha del PO por Mariano, que fue pasado en Plaza de Mayo y por varios canales, aunque ninguno debe haber sido oficialista. Tevez hizo algo que a Galasso ni se le hubiera ocurrido: poner el cuerpo en una lucha popular.

Jauretche tenía razón cuando decía que para caracterizar al primer gobierno de Perón, el hecho de que no nacionalizara la Chade (cuyo contrato de servicio eléctrico había sido prorrogado por medio siglo por un Concejo Deliberante de mayoría radical, en 1938) era secundario –aunque ilustraba la dependencia del gobierno peronista del capital europeo; gran parte de las nacionalizaciones de Perón fueron elaboradas antes por el Foreign Office y Lord Keynes. Pero Galasso se equivoca cuando dice lo mismo del crimen de la patota de Pedraza, el cual no considera “una contradicción principal” de la situación política. Sí lo es, porque denuncia una estructura de poder que tiene como base insustituible a la burocracia sindical y a la regimentación del proletariado. Para un socialista es lo fundamental, porque se trata de la independencia de clase de la clase obrera, de la expulsión de los agentes de la patronal de las organizaciones construidas por los obreros. De otro modo, ¿cómo pretende Galasso apoyar a los gobiernos de la burguesía nacional desde una posición, según dice, independiente? La posición independiente de Galasso es un eufemismo; la usa para cotizar mejor, volviendo al fútbol, en el mercado de pases del oficialismo. El carácter históricamente progresivo del peronismo solo tiene que ver parcialmente con sus medidas nacionalistas o sociales (por eso la referencia a Jauretche); está determinado, en lo fundamental, porque despertó a la vida política a la gran masa de trabajadores que estaba fuera del movimiento obrero de la época, aunque lo hizo con sus propios métodos – regimentadores o bonapartistas, y la creación de una burocracia sindical estatizada. Perón fue volteado por la Libertadora para terminar con ese protagonismo combativo de los trabajadores, para acometer los planes de ajuste que el propio Perón había anticipado en el Congreso de la Productividad. Los movimientos nacionales de contenido burgués capitulan ante el imperialismo, desde Chiang Kai sek hasta Perón, cuando pierden o están por perder el control de los trabajadores, su capacidad para contenerlos. Ya que citaste a Trotsky, quien ya jugaba en primera en la época de Kornilov, te recuerdo que sostenía que la opresión nacional del imperialismo agudiza, y no atenúa, la lucha de clases al interior de la nación oprimida (cito de memoria un texto sobre China, sin comillas), o sea que el destino de la lucha contra el imperialismo depende de la capacidad de iniciativa independiente de los explotados – no de la supeditación de estos al ‘movimiento nacional’. Para que la clase obrera pueda jugar un rol decisivo en las luchas nacionales (y no ser el chivo emisario de las capitulaciones y derrotas) debe ocupar una posición independiente, autónoma, en definitiva organizarse en partido propio- lo contrario la condena al puesto de furgón de cola.

Después del asesinato de Mariano, el gobierno, pero aún más que él sus escribas, se empeñaron en responsabilizar por el crimen a nuestro partido –porque como dice una charlatán en Tiempo Argentino, la semana pasada, romper con Pedraza significaría, para el gobierno, provocar su propia desestabilización. Es decir que CFK sería incapaz de apoyarse en los obreros ferroviarios, que cada vez más votan contra Pedraza, para neutralizar el sabotaje de la patota. Vamos con la patota, entonces por esto mismo, este gobierno que no rompe con Pedraza, aplica el delito de extorsión contra nuestros compañeros ferroviarios que luchan por reivindicaciones fundamentales para el conjunto de la clase obrera, que se encuentra tercerizada en cerca de un 40%. La ministra ‘progre’ de Seguridad, la misma que hizo ascender a un jefe de Inteligencia del nefasto batallón 601, ordena que se les impute a esos obreros el delito de extorsión – un ataque al derecho laboral de reivindicar y un encubrimiento de las extorsiones del ministerio de Trabajo (ver Garzón Maceda, asesor de la burocracia sindical, en Clarín). Por eso tampoco investigan el rol de Pedraza en los desmanes de la estación Constitución, ni los lockouts ferroviarios que lanzaron para que liberen a sus ‘detenidos’. La conmoción que creó el crimen contra nuestro compañero Mariano no fue motivada por un hecho de sangre cometido contra un joven ejemplar, sino por su contenido político –otra vez, como en los 70, por la disposición de la burocracia de recurrir al asesinato para mantener el doblegamiento de los sindicatos a las patronales y al Estado. Esta necesidad de preservar el sometimiento de los sindicatos explica la continuidad del pacto gobierno-patota ferroviaria –empresarios, más allá de negocios jugosos. Nosotros, como socialistas, oponemos esta contradicción como fundamental, al intento de la burguesía, y de vos especialmente, de que los explotados deban elegir entre alguno de los bandos de sus enemigos de clase. Según Galasso, mi afirmación, a La Nación, de que “es falso que el país esté ante una alternativa de Kirchner-oposición de derecha” (transcribo la cita de Galasso, sin haber tomado la precaución de verificar su autenticidad), sería la posición del ‘mitrismo’. Es al revés: K y anti-K (y vos) sostienen que la pelea principal pasa entre ellos, que la izquierda y la clase obrera que lucha deben limitarse a balconear.

Galasso, lo sabés de memoria: las diferencias entre K y sus opositores no son de principio, sino de grado -¡y no en todos los casos con ventaja del gobierno!-. Defienden la propiedad privada de los medios de producción, el monopolio capitalista y el orden internacional que es el producto de ese monopolio capitalista. ¿Qué escribiste en tu revista cuando recientemente Argentina participó en las operaciones del Comando Sur para ‘proteger’ el canal de Panamá –en las cuales solamente no participaron Venezuela y Bolivia? Porque vos sabés que todo esto va contra Chávez e incluso Ortega, o sea contra el nacionalismo latinoamericano, que incluso quiere crear un canal interoceánico independiente por Nicaragua. Lo ocultaste, seguramente. CFK con el imperialismo contra el movimiento nacional latinoamericano, ¿no te hace levantar la ceja? ¿Por qué no me pedís que censure esta denuncia para no afectar al gobierno K? Esto no es la Chade, esto define a un gobierno como pro-imperialista. ¿Y la ley antiterrorista, pactada con la CIA? Este es el gobierno de las mineras que destruyen el nordeste, matan de cáncer a Andalgalá y saquean a Argentina. El de las petroleras, de los Cargill, de la UIA, de los usureros que lucran con la deuda pública que están comprando a montones. ¿Vos viste, Galasso, alguna vez, conspiraciones del gran capital (que son las que importan), mientras la cotización de la deuda del país sube de a tres dígitos? El capital financiero internacional está votando por CFK con sus dólares ¿Sabías, Galasso, que los gobiernos del Mercosur firmaron un tratado de libre comercio con Israel, lo cual ya ha llevado a la compra de empresas militares brasileñas por parte de capitales yanqui-sionistas? Viva Lula, el que hizo de Brasil un paraíso del capital nacional e internacional. Vamos con esta causa nacional. ¡Vamos con la victoria en primera vuelta! ¡Sacrifiquemos la posibilidad de un desarrollo electoral de una fuerza socialista que se apoya en la lucha por la independencia de la clase obrera, juguémonos por la reelección de una de las variantes del capital financiero! Claro, Galasso, que no estamos en 1917 –lo contrario es lo que sostenés vos, que sos un tremendista a medida, cuando decís que el mundo se juega el próximo octubre. Nosotros tenemos una postura más mesurada: desarrollar una alternativa política socialista. Te voy a pedir un consejo, Galasso, aunque sé que no me lo vas a dar porque la tuya es la última carta: ¿qué nos aconsejás que hagamos en Catamarca, el próximo marzo: votar por el agente de pantalones de los pulpos mineros, el radical Brizuela, o hacerlo por la que viste polleras, Corpacci, de manera que los K que controlan el YMAD-Aguas del Dionisio, puedan reconvertir las instalaciones de La Alumbrera, en proceso de agotamiento, en beneficio de Agua Rica, creando así un pulpo destructor de glaciares, público-privado, superexplotando a los obreros y llevándose toda la guita al exterior? ¿Te parece que debiéramos votar por uno de los dos candidatos del trabajo esclavo en los olivares o viñedos de Catamarca? Nosotros, modestamente, ya hemos reunido, en las nacionales de 2009, los votos necesarios para uno o dos legisladores provinciales. ¿No sería mejor que intentáramos, en marzo próximo, conseguir esos legisladores, presentándonos como un frente de lucha contra los pulpos imperialistas en defensa de Catamarca y de Argentina –dos consignas nacionales si las hay? Como ves, tu kirchnerismo berreta es mortal para la causa nacional.

Te mando otra: Cristina en el primer turno – suponemos que Scioli también, si no gana el que te jedi. Sabatella no lo quiere, y tendría los votos suficientes para que Scioli pierda ante De Narváez. ¿Cristina a la Rosada, el colorado a La Plata? Hasta tu amigo el Chino le hace asco a Scioli, al que los encuestadores le asignan un rol fundamental para la reelección de CFK, y condiciona el apoyo a que un Evita vaya de vice; de nuevo, ¿son funcionales a De Nárvaez? Quizás sea éste el plan del desinformador Verbitsky, porque, como te acordarás, este colorado opositor fue uno de los primeros huéspedes de los K cuando, a fines de los 90, armaron el grupo Calafate. Cristina, por otra parte, no podría ser reelegida en 2015 - ¿los sucesores son el sojero Urtubey, el biocombustible Alperovich, el minero Gioja, o el latifundista bonaerenese Scioli? Asistimos a un proceso de descomposición del llamado Frente para la Victoria, hay que ofrecer una vía de salida. De paso, ¿te acordás de tu desprecio por la lucha de clases en la ‘carta’ anterior y tu magnificación de la correlación de fuerzas desfavorable? Pues bien, mientras vos boludeabas para encubrir a Pedraza, se desató una revolución que amenaza barrer a todos los gobiernos nacionalistas degenerados del Mahgreb, apoyados, indistintamente, por los imperialismos francés y norteamericano. Claro, no hay que apresurarse –ya lo decía el general-, pero no dejemos de afilar las armas, desarrollando una fuerza política independiente de los trabajadores, revolucionaria y socialista.

Juicio y castigo a TODOS los culpables del asesinato de Mariano. Abajo el pacto CFK-Pedraza-Ugofe. Nacionalización efectiva de los ferrocarriles, bajo control de los trabajadores, organizados en un sindicato realmente independiente. Desarrollemos una fuerza política obrera y socialista, revolucionaria.

Te reitero, pensalo, Altamira, es mucho lo que está en juego. Debate Galasso-Altamira.

Norberto Galasso

Te contesto, pero este será mi último mensaje, porque carece de sentido un diálogo entre sordos. Yo intenté hacerte una advertencia, llamarte a la reflexión, respetuosamente, casi fraternalmente. No te dije que objetivamente actuabas como un agente de la CIA, ni que estabas vendido a Magneto y la Sociedad Rural. No. No lo pienso así y tampoco te lo dije. Te hablé como a un compañero al cual uno le sugiere que proceda con sensatez -con sensatez revolucionaria, se entiende- teniendo en cuenta las experiencias de la Argentina y del Mundo así como los planteos de los grandes teóricos. Tampoco te dije: “-Dejate de joder contra el gobierno porque los vas a traer a Macri y a Duhalde al poder y nos embromaremos todos, incluso el Partido Obrero. Solamente, alerté, como se le aconseja a un amigo: “-Che, dejá de fumar porque te hace mal y el humo nos perjudica a todos”. Eso, solamente. Ante esto, vos me contestaste enojado como si no tuvieras argumentos: “bajeza”, “pozo de inmundicia”, “caradurismo”, “desvergonzado embuste”, “provocador”, “encubridor”, “con histrionismo recogido de los bajos fondos”, “profunda bancarrota política”, “resignación”, “acomodamiento”, “cooptación”, “corruptela”, “cinismo político” y “vendedor de carne podrida”. ¿Qué tal?

Yo te hablé de movimientos nacionales en América Latina, del irigoyenismo, del peronismo, de la izquierda nacional, del peligro de una nueva “Unión Democrática” como las del ‘45 y ‘55, del peligro de desestabilizar a un gobierno que no es el enemigo principal. Y vos me contestaste hablándome de Kornilov, allá lejos en el tiempo y en el espacio. ¿Y que querías que hiciera, entonces? Me fui al café de la esquina de mi casa y le pregunté a algunos conocidos. Nadie sabía nada de Kornilov, hasta que un parroquiano me dijo: “-Mire, yo creo que ese tipo era el volante izquierdo del seleccionado ruso, años atrás”. (Después, en serio, vamos a hablar de Kornilov). Pero ahora quiero insistirte en nuestro desencuentro. Yo te escribí, por abajo, multiplicando el mensaje a través de correos electrónicos. Y fijate una cosa, yo, que según vos estoy “degradado”, “apoyando al oficialismo”, no conseguí que mi carta la publicara ninguna revista, ni diario oficialista o semioficialista ( Ni Tiempo Argentino, ni Veintitrés, ni Página 12) y sólo fue mencionada en 6/7/8 y leída en Radio La Voz de las Madres.

Seguramente me dirás que la publicaré en Señales Populares así como vos publicarás la tuya en Prensa Obrera. Pero lo más interesante es que vos – tremendo izquierdista- llegaste con tu carta cabalgando en los “pura sangre” del periodismo conservador: el 14 de noviembre último, la tribuna de doctrina mitrista, es decir, el diario La Nación, te hizo un reportaje que empieza en tapa y ocupa luego toda la página 3, con este título: “El gobierno le teme a una oposición de izquierda” y este subtítulo: “El máximo referente del Partido Obrero habla de las responsabilidades políticas en el asesinato de Mariano Ferreyra, de los vínculos espurios entre la policía y los ferroviarios y de la ambigua voluntad del kirchnerismo para investigar el crimen y depurar de patotas al sindicalismo”. La oligarquía te aplaude, Altamira. Esa vieja prostituta del periodismo te usa ¿comprendés? Te aplauden y te usan. Más aún, en el artículo se afirma que “el Partido Obrero crece y hasta sus artículos son publicados en diarios como La Prensa, por ejemplo”. ¡La Prensa! ¿Qué opinaría Trotsky de semejante suceso? Lamentablemente se ha fundido Selecciones del Reader Digest porque si no fuera así también podría publicarte otra catarata de elogios.

Te acordás de ese artículo, ¿no es cierto? Suplemento Enfoques de La Nación (14/11/2010), reportaje de Ricardo Carpena. El periodista te elogia, te elogia mucho, Altamira, demasiado: “Altamira me pareció inteligente, agudo, profundo, con un discurso más amplio y distinto del de muchos ‘profesionales’ de la izquierda criolla. Es curioso o no, que él y otros dirigentes del PO desfilen por tantos medios a raíz del crimen de Mariano Ferreyra, pero no en medios oficialistas. Tiene razón en que el kirchnerismo ha ubicado intencionalmente al PO en el extremo izquierdo de su ring. Me sorprendió cuando habló de los cambios en su agrupación con cierta dosis de autocrítica”. Esta bendición a mí me produciría insomnio, ¿qué querés que te diga? Y vos le correspondiste bien al matutino reaccionario: “-Si hay un partido que maneja los matices es el nuestro...”. Y agregaste: “-El tema principal de hoy es mostrar otro punto: es falso que el país esté ante una alternativa Kirchner-oposición de derecha”, es decir, manifestaste justamente lo que el mitrismo le dice a los sectores de clase media que aún creen en el periodismo independiente: no hay que votar al kirchnerismo por temor a que gane la derecha, no, hay muchas opciones progresistas. Faltó sólo que lo avalaras más expresamente: la alternativa es que siga el horrible kirchnerismo o volver al buen camino de las instituciones de la democracia semicolonial , como antes, en los buenos tiempos del 2002 o mejor, mucho antes, de 1943.

En otra parte del reportaje, estuviste mal, muy mal, al referirte a la muerte de Néstor: “No soy psicólogo, pero si una persona sufre un golpe y ve una salida, no tiene un ataque al corazón. El ataque al corazón es porque no ve una salida”. La muerte no resulta, entonces, de un exceso de militancia por arterias debilitadas, sino de quien se lastima a sí mismo con motivo de su impotencia política. ¿Cuántos pibes pelotudos fueron a la plaza a rendirle homenaje, no es cierto? ¿Cuántos argentinos tarados no se dieron cuenta que no se había jugado la vida por sus convicciones, sino era nada más que algo así como un suicidio para no mostrar su incapacidad o su cobardía ideológica? ¿Cuánto latinoamericano imbécil se conmovió, como el comandante Chávez o Lula o Evo o Correa y tantos otros “populistas” que carecen de tu finísima capacidad psicológica para desentrañar la causa de la muerte de Néstor?

En fin, pero no sólo ocurre que La Nación y La Prensa entienden que el PO es necesario y cumple una función que a ellos les interesa mucho, por lo cual es conveniente que crezca y tenga más fuerza para desestabilizar al gobierno, sino que además uno de tus hombres más importantes –Ramal- participa, poco tiempo atrás, en un almuerzo de Mirtha Legrand junto a otros “izquierdistas” enemigos de Cristina, como Vilma Ripoll y Pino Solanas. Vos habrás visto la escena y quizás te regodeaste íntimamente, pero sentarse a almorzar con esa anciana que se proclama “rubia por dentro y por fuera”, que se fotografió con Astiz y se pasó la vida asustando a su público con que “se vienen los zurdos” y presenciar como el cocinero, con su delantal blanco y su gorra, anunciaba el menú “para los señores” y luego la camarera, también con delantal, servía respetuosamente esas comidas raras propias de “gente bian”, ¿no te parece incompatible con la revolución socialista? ¿No te resulta una grave inconsecuencia?

Y hay más todavía -la frutilla del postre-: vos mismo fuiste luego a Palabras más, palabras menos y te ganaste la admiración de Ernesto Tenembaum y éste te dedicó dos páginas enteras en Veintitrés (2/1/2011). Elogios y más elogios de quien se titula “periodista socialdemócrata” y admite practicar “cierto cinismo” y te pone por las nubes, Altamira. A mí, te digo, me resulta escandaloso. Te lo digo reprimiendo palabras gruesas porque no quiero perder la línea, pero si me ocurriese a mí –ni dios ni el diablo lo permitan para desgracia de este ateo- reflexionaría profundamente acerca del rol que estoy jugando en este momento de la Argentina, tal cual te lo referí en mi anterior carta.

Te lo repito, ahora: estás en un juego muy peligroso, no te creas que te levantan por tu sapiencia. Lo hacen por tu perseverancia en el error. Te lo digo sinceramente y no me vengas con que te envidio el reconocimiento de La Nación, La Prensa y Tenembaum. “Si el sabio no aprueba, malo/ si el cerdo aplaude, peor” como me enseñaba mi pobrecita maestra de tercer grado que creía que Mitre era un demócrata y seguramente nunca había oído hablar de Mariano Fragueiro, ni de Osvaldo Magnasco.... ¡Y la Legrand! que es mucho más peligrosa de lo que parece porque aunque sea ignorante, como señala Luppi, sabe adónde apunta y a quien sirve ( Y de paso: ¡Grande Federico Luppi!, y ¡Grande también Esther Goris y Florencia Peña! y ¡grande! también el Chino Navarro, que les cantaron las cuarenta a todos estos “periodistas independientes” del pueblo y dependientes de los monopolios, como los Grondona y el estreñido Nelson Castro). ¿Qué vas a hacer, Altamira? Cada uno conserva sus pequeños orgullos: el mío es no haber estado nunca en el programa de Grondona, ni en los almuerzos de la Legrand. Por conducta, ¿sabés? Por decisión política. E inclusive trato de no verlos en pantalla, por razones de higiene mental.

Pasando a otro tema, por si no te diste cuenta, aquí se está jugando el destino de la Argentina y de la América Latina toda, por muchos años y a mí me interesan mucho los derechos de los trabajadores ferroviarios, pero no creo que la lucha de clases pase, como contradicción principal, entre el PO y Pedraza. Uno de tus compañeros me ha mandado un correo según el cual “Pedraza es el enemigo principal” y vos dedicás tres páginas de tu respuesta a aplicar el mismo criterio: “Galasso no pronuncia ... la patota de Pedraza”. No, mi viejo, ¡trampitas no!. El 22 de octubre, nuestra Corriente Política Discépolo dio una declaración que apareció en Señales Populares de noviembre denunciando el asesinato de Ferreyra y exigiendo “sancionar duramente a los responsables, sin concesión alguna”. ¿O vos leés solamente Prensa Obrera? Allí dijimos también: “Cuando un movimiento nacional y popular, como el peronismo, se desbarranca por un tiempo en la degradación -como ocurrió durante el menemismo- por importante que sea la recuperación, quedan siempre elementos residuales en el sindicalismo -hoy minoritarios- en los que continúan los vicios de burocratización, corrupción y patoterismo”. Por supuesto, esto no significa que la lucha de clases en la Argentina se exprese en la antítesis Pedraza-Partido Obrero, lo cual es un disparate teórico. Me acuerdo de lo que contaba Jauretche: un hombre honestísimo y combativo como Jorge del Río, especializado en la cuestión del servicio eléctrico, tenía cierta dificultad para entender plenamente al peronismo del ‘45 porque Perón -que había estatizado una franja enorme de empresas- no había expropiado a la empresa CADE. Y Jauretche le decía fraternalmente: “-Pero, la historia argentina no se puede ver a través del ojo de la cerradura de la CADE. Es mucho más amplia y compleja”. Asimismo hoy, con todo lo doloroso del episodio que provocó la muerte de Ferreyra, la lucha de clases se despliega también de una manera más amplia y compleja: los sectores oligárquicos temen que Cristina les gane en primera vuelta y que se aplique a fondo la Ley de Medios y la participación de los trabajadores en las utilidades de las empresas y hasta el control de costos por las comisiones internas de fábrica y que se una América Latina en perjuicio del imperialismo, y no encuentran el candidato con el cual engañar a los sectores medios para ir a segunda vuelta y juntarse todos contra Cristina.

El país se parte, otra vez, como siempre, ahí está la cuestión, porque hay proyectos en pugna y uno de ellos favorece las condiciones para el progreso popular y el otro, no. El otro quiere volver atrás. Y entonces yo me entusiasmo y te hablo de Evo Morales y vos lo negás a Evo que enfrenta a los reaccionarios de “La media luna” y a los poderosos intereses externos y tus compañeros ponen un gran cartel en la puerta de la Facultad de Filosofía y Letras: “García Linera no es persona grata porque es un traidor”. Me asombró tanto que le pregunté a una chica: -¿Qué es Evo para ustedes? -Un fascista, me contestó . ¡Pobre Trotsky! me dije, recordando aquello de Marx: “sembré leones y coseché pulgas”. Y te hablo ahora de Correa que denuncia la acción negativa, en su país, de la que llama “izquierda boba” y salto de júbilo porque Fidel está mejor de salud. Y porque el PT continúa al frente en el Brasil y porque Chávez continúa expropiando y hablando del socialismo del siglo XXI . A vos todo eso te parece poco, insuficiente, indigno de tu atención, inclusive te molesta porque te hace más difícil criticar que cuando estaban los gobiernos neoliberales.
Y vos venís con Pedraza y con Kornilov. No le resto importancia a ninguna de las dos cosas que planteás, pero opino simplemente que en el primer caso los trabajadores son los que van a renovar su conducción gremial, así como ha sucedido ya en otros gremios porque quiero suponer –ahora que decís que ustedes contemplan los matices- que comprenderás que hay distintas corrientes en la CGT actual, como también en la CTA. Con respecto a Kornilov creo que te falla el almanaque: no estamos en octubre, Altamira, ni siquiera estamos en febrero, ni somos el partido bolchevique, ni el gobierno es Kerensky y tampoco hoy Kornilovs a la vista. Si nos cuesta entender, a vos y a mí -seamos francos- la correlación de fuerzas, el nivel de conciencia política de los trabajadores, la posición de los empresarios de capital nacional, el fenómeno sojero, con el glifosato y Monsanto atrás y las exportadoras multinacionales, si estamos saliendo de una derrota terrible y nos faltan cuadros de 40 años a 50 años porque han sido masacrados, no me vengas con recetas de un país lejano, en un tiempo lejano, sobre el cual conocemos bastante poco como para aplicarlas a nuestras especificidades argentinas y latinoamericanas. Por otra parte, para impedir el golpe de Kornilov es evidente que los bolcheviques debieron coincidir -desde su propia perspectiva y aún tapándose las narices- con Kerensky, que no era lo mismo que Kornilov: “No, no ha llegado el momento. Apoyad el fusil sobre el hombro de Kerensky y disparad contra Kornilov. Después, ajustaremos cuentas con Kerensky” ( L. Trotsky; Historia de la Revolución Rusa, tomo II, p. 165, edit. Sarpe, 1985).

Así también los comunistas chinos debieron coincidir temporariamente con la burguesía china: “Chiang Kai-Shek es un opresor de los obreros y campesinos chinos y no tenemos necesidad de que se nos lo recuerde. Pero hoy día está empujado, a pesar de su mala voluntad, a hacer la guerra al imperialismo japonés, por los restos de la independencia China. Mañana puede traicionar nuevamente. Es posible. Más, más, ¡es inevitable!. Pero hoy hace la guerra: la no participación en esta guerra es cosa que sólo pueden hacerlo los cómodos, los canallas o los imbéciles completos ( León Trotsky). Proceder de otro modo es desconocer la dialéctica y convertirse -¿te suena este calificación?- en “El gran organizador de derrotas” (L. Trotsky, 1928).

Con respecto a la “izquierda nacional” señalás: “-Galasso aprovecha la ignorancia de su público para reivindicar un apoyo al 17 de octubre, lo cual es cierto para el periódico Frente Obrero, pero donde no estaba Abelardo Ramos, el cual, en su revista Octubre lo caracterizó, por el contrario, como una lucha interburguesa (‘un forcejeo por el gobierno dentro de las clases poseedoras de nuestro país, dentro del cual actuó dividido el proletariado’)” (Octubre Nro. 1, noviembre 1945). Aquí incurrís en una picardía, porque la revista Octubre Número 1 estaba sepultada en el olvido hasta que la exhumé hace casi tres décadas en El Fip y la Izquierda nacional (CEAL, 1983) precisamente para asumir la correcta tradición de Frente Obrero, que Ramos asume luego, en 1946. Celebro que me leas y me sorprende gratamente, aunque no saques las conclusiones correctas. Sin desconocer los méritos de Ramos en sostener y divulgar posiciones de izquierda nacional, rompí con su organización en 1971, ante ciertos desvíos que luego se fueron agravando hasta su vinculación al menemismo, razón por la cual no me hago cargo de las imputaciones que me tirás sobre la mesa. La Izquierda Nacional, iniciada con Frente Obrero, es más amplia que Ramos lo cual –por eso que hablamos antes, de la chica de quince que termina arrugada y fulera a los noventa– no significa que olvidemos sus virtudes juveniles- en este caso, especialmente Revolución y contrarrevolución en la Argentina (1957), de la buena época de Abelardo. .

Te contesto porque soy hombre de paciencia, pero lo hago por última vez porque ya no hay posibilidad de polémica y vos mismo reconocerás que gastaste todos los improperios.

Te contesto, un poco de mala gana, porque rebajaste el nivel del cambio de ideas, probablemente porque vos tenés la táctica y la estrategia perfecta, correcta, sin la más mínima fisura y no estás dispuesto a moverte una línea de lo que venís haciendo desde hace décadas aunque el resultado, según los cómputos electorales y la incidencia real sobre los trabajadores, no ha sido muy exitosa que digamos.

Y te reitero, pensalo. No te pido autocrítica de todos los errores cometidos, sino que analices adónde nos pueden conducir hoy errores como los tuyos y de otros como vos. Pensalo, te digo nuevamente. Mirá que si la derecha te usa una y otra vez, si seguís apareciendo –te falta Morales Solá, me parece- si seguís apareciendo mimado por los medios de comunicación oligárquicos, aunque yo no creo en fantasmas, se te va a aparecer una noche el fantasma de León Trotsky y te va a decir: “A mí me partieron el cerebro con un zapapicos, ¿a ustedes cómo les partieron el cerebro?”

Te saludo repitiendo tu consigna: ¡Juicio y castigo a todo los culpables de Mariano Ferreira! ¡Fuera las patotas de los ferrocarriles y de los sindicatos en los cuales aún subsistan!. Y agrego otra: ¡Por el triunfo de Cristina Kirchner en primera vuelta, que abre el camino hacia la profundización de un proceso de cambio a favor de la unificación latinoamericana y el avance de la clase trabajadora!

Ver también:

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Baleados por las noticias

Oscar Taffetani (APE)

“¿Qué reflexión le merece --pregunta Jorge Fontevecchia a Ted Turner-- que siendo la Argentina un mercado cien veces más pequeño que el estadounidense, tenga cinco canales de noticias?”. “Me parece genial --responde Turner. Mejor que haya más canales de noticias. Creo que cuanta más información tengamos, de puntos de vista diferentes, mejor”.

La pregunta contiene un supuesto oligopólico (la idea de que si los argentinos somos pocos, no debería haber muchos medios de comunicación). Y la respuesta, es una respuesta de manual, que evita plantear el problema de que aún en los Estados Unidos la competencia entre las cadenas es relativa y las diferencias ideológicas entre los productores y distribuidores de información también son relativas.

El problema no es que haya cinco o seis canales de noticias locales para una población de 40 millones de habitantes. El problema es que a la misma hora, cada día, esos cinco o seis canales, repetidos por satélite en todo el país, publican las mismas noticias, siguen la misma agenda informativa y --lo que es más grave-- tienen la misma mirada sobre los hechos que relatan.

Robos a veraneantes, asesinatos de veraneantes y tragedias viales de veraneantes, conviven en la grilla de la TV con las “noticias” de los desfiles y concursos del verano, los deportes y torneos del verano y los entretelones de los famosos durante el verano. Al llegar el otoño, previsiblemente, se presentarán las colecciones informativas de temporada: crisis de la infraestructura escolar, paros docentes, cepas nuevas de alguna gripe nueva y avances de las distintas campañas electorales.

Cada tanto, sazonando y para compensar los valles del rating, aparecerá (o será liberado) algún monstruo, que dividirá a la opinión pública y que permitirá el escueto ejercicio democrático de decir, a la manera del Facebook: “Me gusta / Ya no me gusta”

Como consuelo de tontos (de tontos globalizados) podríamos decir que esto que nos pasa está pasando en todo el mundo. Los grandes medios van dejando de ser medios y se convierten en fines. Trabajan para sí mismos. Aunque a la vez (y como un renovado desafío para los medios comunitarios y alternativos) existe la posibilidad de torcer esa balanza, siquiera en contadas ocasiones, hacia el lado de los que menos tienen y más necesitan, logrando algo parecido a la justicia.

Damacio Caitruz: un relato

“La mamita, según me han contado, que era del Azul, nacida allá, cerca de Buenos Aires. Cuando ya vinieron los españoles ya siguieron huyendo para esta cordillera de los Andes. Y cuando levantaron en Azul, llegaron a este lado del río Colorado. Ahí vivieron como cinco o seis años. La mamita mía ya sabía andar de a caballo; de ahí se hizo más persona todavía. Y comenzaron a avanzar más los españoles… y como andaban con un cacique que se llamaba un tal Queu-Pú, según me ha contado mi mamita, un hombre petisito, con unos medios aros grandes que afirmaban en el hombro. Y se abaldaron y llegaron en un rincón que está hasta hoy en día y que es donde se pobló el pueblo Las Lajas, acá en la provincia de Neuquén. De ahí, entonces, comenzaron a levantar. Ahí fue que dejaron todas las riquezas mi abuelo Juan de Dios Vera, el papá de mi mamá, que en lengua mapuche se llamaba Huenulaf. El nombre en lengua de mi abuela, la mamá de mi mamá, no lo recuerdo… en huinca sí: Luisa Wuniup. ¿La mamita? Se llamaba Juana Vera. ¿En mapuche? Allincan. Entonces cayeron a Chile. Pero… ya personas grandes en Chile. Y de allá volvieron para atrás otra vez. Entonces, a la entrada, se juntaron, se matrimoniaron con mi padre, Cecilio Caitruz. Ya estaban todos mansitos… la gente… ya no hacían nada”.

El fragmento autobiográfico que citamos, registrado en 1970 por Martha Borruat de Bun, fue recogido más tarde en el documental Araucanos de Ruca-Choroy, realizado por Jorge Prelorán. Sin proponérselo, Damacio Caitruz entrega en esa cinta magnetofónica un testimonio sin tiempo, invalorable, sobre el desplazamiento y despojo sistemático a los habitantes originarios del sur de América.

Quisimos traer aquí esta palabra no mediada, prístina, que no sabe de diarios ni radios ni canales de televisión, que no responde a ninguna agenda informativa ni política y que sin embargo nos coloca en un presente histórico de absoluta vigencia.

¿Está hablando de los Mapuche o de los Qom? ¿Están en el Azul? ¿en los arrabales de Rosario? ¿en el Conurbano bonaerense? ¿Son los españoles que avanzan? ¿es el general Roca? ¿es un zar de las noticias norteamericano, que está comprando nuevas estancias en la Patagonia?

Todo ocurre. Todo sigue ocurriendo. Y tal vez podríamos informar de ello. Y tal vez podríamos hablar de ello. Si no estuviéramos baleados por las noticias.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Poder económico y derechos humanos

Hugo Blasco (ACTA)

Condenar solamente a los ejecutores del Terrorismo de Estado y dejar impunes a sus mandantes es como condenar a un asesino porque hizo sufrir a la víctima pero no por haberla matado. La responsabilidad del Poder económico en el accionar genocida de la Dictadura es total y absoluta.

Pero podemos remontarla a cualquier período de nuestra Historia. Algunos casos emblemáticos como los fusilamientos de la Patagonia de los obreros rurales, la Semana Trágica, o el exterminio de los pueblos originarios llevados adelante por Roca.

Más acá en el tiempo y en pleno auge de las luchas populares ocurrió la represión dispuesta por el gobierno de Isabel Perón contra los obreros de Villa Constitución, como así también el accionar criminal llevado a cabo por la Triple A contra militantes populares, en su mayoría trabajadores.

Párrafo aparte merece lo ocurrido durante la Dictadura. El accionar terrorista dentro de los mismos establecimientos fabriles como en el caso de Acindar, Ford, Astilleros Astarsa, Ingenio Ledesma, entre otros, a lo que hay que sumarle las manifestaciones explícitas de apoyo al proceso cívico-militar por parte de la Sociedad Rural, el CEA (Consejo Empresario Argentino) o la CAME, demuestran claramente el nexo entre el Poder económico y el accionar terrorista.

Rodolfo Walsh en su última y magnífica creación que es la “Carta abierta a la Junta Militar” lo demuestra con meridiana claridad. Resulta emblemática en este sentido la figura del ahora condenado José Alfredo Martínez de Hoz, quien ocupó el ministerio de economía durante el genocidio, entre 1976 y 1981, habiendo sido previamente el titular del Directorio de ACINDAR y del CEA.

Hoy, a casi treinta y cinco años del Golpe de 1976, no se puede ignorar esta realidad y mucho menos hacer “distinciones selectivas” entre los integrantes de estos representantes del poder real en la Argentina. No hay malos, regulares, o más o menos cómplices, de acuerdo a las conveniencias políticas coyunturales o permanentes.

Desde la Central de Trabajadores de la Argentina sostenemos que cualquier proyecto de cambio transformador en lo político, social, económico y cultural será posible en la medida que rompamos con lo viejo que nos oprime creando lo nuevo emancipador.

En tal sentido alentamos y apoyamos decididamente todas las investigaciones y causas judiciales que conduzcan a establecer las responsabilidades personales e institucionales de integrantes del poder económico con el terrorismo de Estado empezando por reivindicar el trabajo inmenso de Alejandro Olmos y la sentencia del juez Ballesteros en el tema Deuda Externa.

Resulta imprescindible poner en funciones la Comisión Investigadora Parlamentaria recientemente aprobada y avanzar en la denuncia de una deuda odiosa que hoy paga todo el pueblo y que fuera mecanismo de enriquecimiento de la cúpula empresarial que concentra la riqueza socialmente generada.

Es imperioso denunciar como responsables del terrorismo de Estado al poder económico que usufructúa la reorganización reaccionaria del orden económico local. Se trata de develar quienes estuvieron detrás del genocidio de ayer y de la explotación contemporánea. Por eso, vale recuperar el dicho popular: “No hay peor ciego que el que no quiere ver”.

Nuestras capacidades visuales están siendo sometidas a prueba y la Historia dictaminará.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Ni un pibe menos: “Es inexplicable que en Argentina haya hambre”

ACTA

Laura Taffetani, secretaria de Actas de la CTA, abogada y dirigente del Movimiento Nacional de los Chicos del Pueblo, aseveró a ACTA que “cuando empezamos a marchar y salimos con la consigna “El Hambre es un Crimen”, en realidad queríamos decir que hay que fundar un nuevo país en donde los chicos tengan todas las condiciones porque es lo natural en cualquier generación humana y porque, además, el hambre en nuestro país es inexplicable”.

En declaraciones formuladas a ACTA, Taffetani indicó que hay que generar ámbitos donde "se discuta lo que se tiene que discutir, esto es el centro y el corazón de un nuevo proyecto de vida si lo vamos a asumir plenamente. Es inexplicable que en la Argentina haya hambre y no tiene ningún tipo de explicación que no sea una decisión política, es una herramienta de control social, como lo son las cárceles a cielo abierto de nuestra villas, como lo es el paco”.

Como se sabe, en la primera reunión de la nueva conducción de la CTA realizada el 29 de diciembre de 2010 se acordó impulsar para este año una nueva edición de la Marcha Nacional de los Chicos del Pueblo denunciando que el hambre es un crimen que podría partir de la provincia de Misiones.

En el marco de esta movida que pretende reafirmar la pelea a brazo torcido contra los traficantes del hambre de nuestros chicos, ACTA dialogó con Taffetani. He aquí, parte de lo dicho:

Urge un nuevo proyecto de país, porque mientras tanto diariamente mueren chicos de hambre.

Es claro que estamos hablando de dos modelos de país, es claro que estamos en un modelo capitalista donde nuestros chicos no tienen salud, es claro que estos 30 años de pobreza estructural nunca ha sido modificado. El daño más grave fue lo cultural, haber aceptado que mueran chicos de hambre, el haber aceptado que los chicos estén en las calles, el haberlo aceptado como sociedad.

¿Entonces?

Nos toca ahora salir y se logra en la lucha, con el compromiso que nos corresponde como generación con las generaciones que vienen, estando en la calle, tenemos que llenar las calles, discutir. Es la obligación de un país diferente”.

¿Qué opina de la baja de edad de imputabilidad a los pibes?

Necesitamos otra política de Estado. El 60% de los chicos están por debajo de la línea de la pobreza y su estrategia es sobrevivir. Estamos teniendo tres generaciones de padres sin trabajo. De la práctica surge que las medidas represivas no dan respuesta a la problemática. Cuando hay una propuesta seria, los chicos la eligen como otra vía.

No hay chicos de la calle. Hay chicos del pueblo.

Detrás de cada chico pobre hay un padre desocupado. Los chicos no son hijos de la calle sino los hijos del pueblo. La solución para el problema de la inseguridad ya la sabemos, es el trabajo, el trabajo genera valores, une a la familia, permite proyectar el futuro. Por eso debemos jugarnos por un país diferente, por un país para todos, debemos refundar un nuevo país, los chicos lo necesitan y nosotros también.

Es una apuesta a futuro…

Es un proceso de construcción de poder hacia una idea diferente de país, es la posibilidad de someter a discusión a todo el país de la responsabilidad que tenemos todos, aunque en grados diferentes. Es real que, si hay una sociedad que se defiende, ningún gobierno va actuar de manera indiferente a la infancia. Esa es nuestra apuesta: atravesar el imaginario de la sociedad con otra idea.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El mundo de hoy: La política, la guerra y la fe

Jorge Gómez Barata (especial para ARGENPRESS.info)

Los liberales que desde el siglo XVIII lograron la separación de la Iglesia y el Estado, los agnósticos y positivistas que acreditan únicamente al conocimiento basado en la experiencia, los ateístas que auspiciaron la exclusión de los creyentes, aquellos que erróneamente asociaron la religiosidad con la ignorancia y los que apostaron porque la ilustración neutralizaría las creencias, no imaginaron que en la era global, a siglos de extinguidas las órdenes formadas por monjes soldados y disueltos los Estados Pontificios, la fe tendría un nuevo protagonismo político, surgirían entidades confesionales militar y políticamente influentes y reaparecerían gobiernos teocráticos: Israel, Irán, Hamas y Hezbolá son los ejemplos más notorios entre cientos de estas entidades.

Cuando predominaban las formas gentilicias de organización social, el poder, los fenómenos mágico-religiosos y los liderazgos personales formaron una amalgama que andando el tiempo dio lugar a formas embrionarias, tanto del Estado como de las religiones.

Como parte del progreso, con luces y sombras, ligadas a las civilizaciones de Occidente, el Levante, el Indostán y el Lejano Oriente, aparecieron entre otras el Cristianismo, el Islam, el judaísmo y el budismo. El Nuevo Mundo y África no alcanzaron los estadios civilizatorios propiciatorios de tales niveles de conceptualización teológica de la fe y, por imposición o por convicción, adoptaron algunas de las grandes corrientes.

Entre los hitos en las historias religiosas figuran: el nacimiento, el martirio, la muerte y la difusión de la palabra de Jesucristo, la presencia de Mahoma, asumido como fundador del Islam y de Buda cuya iluminación dio lugar al budismo. Como parte de la propagación de la fe, las grandes religiones alcanzaron perfiles definidos basados en misterios y dogmas, se instalaron instituciones mundiales constituidas por iglesias y jerarquías, se legitimó una teología que conceptualiza y codifica los dogmas y los ritos y se definieron doctrinas sociales que asocian la fe al quehacer social.

En 1870 el papado cesó su oposición a la disolución de los Estados Pontificios y en 1929 en virtud de los Pactos de Letrán se desactivó toda pretensión de poder temporal por parte de la Iglesia Católica, que se ratificó como una fuerza exclusivamente espiritual. En ese punto se reconoció que por su naturaleza, ninguna religión tiene verdadera base social o conceptual desde la cual realizar una proyección política y vincularse en escala social a la solución de problemas y conflictos existenciales cuyo tratamiento concierne a los estados, los gobiernos, los partidos políticos y las organizaciones de la sociedad civil.

Las iglesias y las jerarquías religiosas pueden ser un factor positivo en el conjunto social, aunque no suplantan al poder ni debieran aliarse con el mismo, aunque tampoco antagonizarlo.

Las creencias y la fe, sentidas por personas de todas las categorías y estratos sociales proporcionan paz interior, consuelo espiritual, emociones místicas y promueven un comportamiento regido por preceptos éticos a partir de los cuales los creyentes participan a su arbitrio de la vida social y asumen posiciones que sin desmentir su credo los ubican a la derecha, el centro o la izquierda; incluso en los extremos.

Aunque constituyen elementos esenciales en la cultura universal y de cada pueblo, ninguna religión es un instrumento idóneo para conducir grandes transformaciones sociales, no forman un esquema de participación popular, ni sirve como herramienta de poder temporal. El cometido de la fe no son las victorias políticas.

Vinculada extemporáneamente al poder o a las acciones políticas extremas, particularmente en ámbitos islámicos, la fe puede tornarse opresiva, excluyente, sectaria hasta convertirse de un goce espiritual, en actitudes fanáticas incompatibles con la apertura y la tolerancia que los actuales estadios civilizatorios suponen.

Nadie excluye que circunstancialmente determinados movimientos o corrientes religiosas desempeñen un papel positivo en las luchas sociales y políticas; verbigracia la Teología de la Liberación, lo cual no significa que esa expresión del catolicismo pueda asumir por su cuenta y a partir de los dogmas de la fe la gestión social, lo cual implicaría el retorno a épocas lamentables y momentos felizmente superados.

Obviamente la humanidad no erró al adoptar decisiones históricas que como la separación de la Iglesia y el Estado, que resultaron convenientes tanto para los creyentes y las instituciones religiosas como para la sociedad y los estados, ni es preciso restaurar comportamientos superados. El repunte de la religiosidad vinculada a la política y al poder con enfoques fundamentalistas, no es un relanzamiento de la fe, sino una anomalía carente de futuro.

Como evidencia la experiencia histórica, se puede afirmar que el mundo global, altamente influido por el desarrollo tecnológico y científico, no será predominantemente ateo ni agnóstico aunque tampoco clerical.

En ninguna parte ningún esquema confesional se establecerá como alternativa a la democracia y la participación popular. Con certeza las fuerzas sociales no volverán a asumir el ateísmo como opción, aunque tampoco habrá espacios duraderos para un nuevo clericalismo de estado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Poderoso señor es Don dinero

Octavio Quintero (especial para ARGENPRESS.info)

Si el mundo político sigue estremecido por los Wikileaks del Departamento de Estado, es seguro que el mundo financiero temblará con los Wikileaks de la banca suiza.

De momento, el ex banquero Rudolf Elmer, que entregó los discos compactos al carismático Julián Assange, ha sido detenido por la policía suiza porque, evidentemente, violó el sagrado secreto bancario. Quizás lo mismo sucederá con Assange si decide filtrar a los medios la información de Elmer, ya que en todo el mundo se penaliza algo que se llama “terrorismo económico”.

Ojo que, si por violar la intimidad de las valijas diplomáticas, Estados Unidos no lo ha podido enjuiciar, por revelar la intimidad financiera de los poderosos que esconden sus fortunas mal habidas, ahí sí podría el intrépido desvelador, parar con sus huesos en la cárcel.

Una cosa es jugar al enfant terrible con las frivolidades diplomáticas del Pentágono que, por lo sabidas, lo único que han logrado es hacer sonrojar un poco a los diplomáticos gringos e incomodar, un poco también, a los abyectos satélites del Imperio. Pero, como dijo el gracioso metido a maricón “llegando al culo no son chanzas”.

No hay ninguna legislación nacional o internacional que pueda llevar a alguien a la cárcel por chismes, escándalos o calumnias. Miren lo que acaba de pasar, nada más, con el periodista que sacudió al mundo de la farándula y el fútbol con el supuesto escandaloso romance entre Shakira y Piquet: bastó que se retractara para quitarle piso a cualquier acción judicial en su contra, aunque la comidilla servida a la mesa por este par de celebridades, siga siendo ‘bocatto di Cardenalle’.

Pero, ah con el terrorismo económico. Revisen la legislación nacional e internacional para que vean en las que se puede meter quien se las dé de sabiondo en estas sutilezas financieras. “Poderoso señor es Don Dinero: no creo que Assange pueda superarlo. Y espero estar equivocado…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Colombia: Oligarquía y elite

Alberto Pinzón Sánchez (especial para ARGENPRESS.info)

Llamar pan al pan y vino al vino. Esta máxima centenaria, aprendida en la primaria de nuestra práctica cotidiana, ha enseñado a muchas generaciones que no hay comunicación posible y menos en política si se le ignora. Por lo menos en un idioma como el nuestro, tan presionado por los extranjerismos de los “gringófilos” y demás Cipayos, interesados en mantener en nuestra patria la noche oscura de los gatos Pardos. Un pueblo consiente y claro que, llame a las cosas por su nombre es su principal enemigo. Este es uno de los principios de la guerra mediática y de la propaganda Nazi en contra de los trabajadores: La des-información y la contra-información.

Desde hace un tiempo para acá, el galicismo o francesismo introducido subrepticiamente en el léxico político por los estructural-funcionalistas para despojar al Marxismo del vigor que le confiere la precisión y exactitud de su lenguaje; como una enredadera o hiedra adherida ha empezado a agrietar los muros de la fortaleza. Me estoy refiriendo a la palabra “Elite” que significa simplemente: “minoría selecta rectora”; usada indiscriminadamente y al parecer sin mucha reflexión, para sustituir o reemplazar la palabra clasista Oligarquía. Palabra política por excelencia y de una complejidad descriptiva y de uso milenario (contundente e irrebatible) tanto en el lenguaje cotidiano como en la ciencia política, que hasta la misma real academia española debe reconocer en su definición:
....“Oligarquía. (Del gr. ὀλιγαρχία).

1. f. Gobierno de pocos.

2. f. Forma de gobierno en la cual el poder supremo es ejercido por un reducido grupo de personas que pertenecen a una misma clase social.

3. f. Conjunto de algunos poderosos negociantes que se aúnan para que todos los negocios dependan de su arbitrio. Real Academia Española ©”..

Pero, no es todo. El francesismo “Elite”, además de eliminar la connotación de la lucha de clases implícita en la categoría científica y de masas de Oligarquía, también elimina sus características definitorias y esenciales más notables: Primero: Su carácter atrasado o tradicional y clientelar, ligado secularmente a la Cruz (iglesia) y a la Espada (ejército).

Segundo: Su acceso privilegiado y familiar al Poder, mediante los llamados en Colombia “delfines” o hijos de presidentes.

Tercero: Las persistente alianzas entre el reducido grupo de las clases dominantes para preservar (como sea) la propiedad de la tierra y las grandes acumulaciones de capital, actualmente transnacionalizado y pegado a los intereses de EEUU.

Cuarto: Su doble moral.

Por ejemplo: La oligarquía latifundista y financiera transnacionalizada que actualmente domina en Colombia; paradójicamente tiene un complejo y denso sistema de “elites rectoras” constituido por los grandes cacaos económicos agrupados en sus respectivos gremios (de ganaderos, agricultores, comerciantes, industriales, banqueros, financieros etc.) quienes a su vez son representados por otra “elite rectora” nombrada en las juntas directivas de dichos gremios. Además del Generalato que es una “elite rectora” del ejército colombiano y sus grupos de elite contrainsurgente comandados por otra “elite rectora” que trabaja en la embajada de los EEUU, y en concordancia con otra “elite rectora” de los políticos y capos narco paramilitares elegidos por sus clientelas en el llamado Parlamento colombiano. Y sin prejuicio de la conferencia de Obispos, que es otra “elite rectora” de la diversa y colorida curia romana de Colombia.

De estas características es posible deducir fácilmente el nudo de contradicciones que como un Boa Constrictor desde hace más de 200 años, asfixia con sus poderosos anillos de explotación, el trabajo y el desarrollo soberano y pacífico del Pueblo colombiano. Así la contradicción principal que dinamiza todo el desenvolvimiento de la lucha de clases en Colombia, no sería posible hallarla entre las “Mayorías Nacionales y la Elite Gobernante”, sino entre la Oligarquía Transnacionalizada y su régimen terror de Estado, que ha impuesto como guerra contrainsurgente (de cuarta generación) al Pueblo Trabajador colombiano, con el soporte del gobierno de los EEUU y por esto, la Salida Política al conflicto armado y social que desgarra actualmente a Colombia, pasa por desmantelar totalmente (o derrotar) el complicado sistema de “Propaganda y Terror” que han establecido a lo largo de tantos años. En ningún caso negociarlo para dejarlo intacto como en 1991.

Los ejemplos históricos muestran que el Nazismo alemán y el Fascismo italiano fueron derrotados militarmente en la segunda guerra mundial. El Fascismo portugués por una revolución de masas que lo desmontó totalmente, y el Fascismo español o Franquismo, hubo que desmantelarlo mediante un Pacto Amplio de distintas fuerzas políticas que llegó hasta las provincias y se caracterizó como transición democrática. El nacional-catolicismo siguió persistiendo e influyendo fuertemente con su integrismo en la sociedad española, pero ya no como un Estado. Y así todos los ciudadanos del mundo pudimos seguir en paz, comiendo pan de pan y vino de vino.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...