lunes, 7 de febrero de 2011

África concentra los debates de la crisis mundial

Julio C. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)

Es un dato de la realidad que África concentra en estas horas los debates sobre la coyuntura de la crisis de la economía mundial. Es un hecho la crisis egipcia, y la de los países vecinos del norte del continente africano y del medio oriente, junto a los temas y los desafíos que propone la reunión del Foro Social Mundial (FSM) en Dakar, entre el 6 y el 11 de febrero. (1)

Lo que está en discusión en ambos casos, en la crisis egipcia y la de sus vecinos, y en el debate del FSM, es el proceso de alternativas y emancipaciones. ¿Qué rumbo? ¿Hacia dónde se orientan los acontecimientos? ¿Qué futuro para el orden local, regional y mundial?

Está mencionado el problema en plural (alternativas y emancipaciones) ante la ausencia de una sola mirada de superación sobre la crisis de la economía mundial, de los problemas específicos de cada país o región, tanto como por una pluralidad de enfoques de los diferentes actores sociales y políticos, de los movimientos y sujetos que actúan en la coyuntura, que son millones movilizados en Egipto para desplazar al dictatorial y corrupto gobierno de Mubarak, y unas cuantas decenas de miles en Senegal (en representación también de millones), en el cónclave mundial de los movimientos sociales que pugnan contra la globalización capitalista y por otro mundo posible. ¿Qué futuro para esas luchas y discusiones concretas de estos días?

Por eso, Estados Unidos y la comunidad internacional del poder intenta cambios en Egipto sin ruptura de lo esencial, la funcionalidad de la región a la acumulación capitalista. Así, resulta imprescindible para los pueblos la discusión asociada a las motivaciones y prácticas sociales para considerar nuevos modelos productivos y de desarrollo; necesidad agigantada por la continuidad y profundidad de la crisis de la economía mundial y el territorio del debate y el conflicto actual, el sur del mundo.

El empobrecimiento es resultado del capitalismo

La continuidad de los efectos regresivos de la crisis mundial, medidos en desempleo y miseria se asocia a lo concreto del empobrecimiento de la mayoría de la población africana, continente que concentra el 20% del territorio mundial, un 16% de la población global, más de 1.200 millones de habitantes, y lidera todas las estadísticas de empobrecimiento en el ámbito mundial, siendo una tierra promisoria en recursos naturales o bienes comunes. En el Informe de Desarrollo Humano 2010 del Proyecto Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD se puede observar como las pérdidas en el desarrollo humano debido a la desigualdad son más altas en África Subsahariana, Asia Meridional y los Estados Árabes. (2

El oro, los diamantes, el petróleo y la minería concentran el interés de un territorio escasamente explotado, donde el atraso se vincula a la explotación de materias primas en condiciones infrahumanas de sus trabajadores y una dependencia de las inversiones del capital transnacional. El resultado en materia de división internacional del trabajo es conocido por el balance comercial, de especialización primaria en las exportaciones e importador de bienes industriales ante un escaso desarrollo industrial propio, además, concentrado entre los principales países donde hoy el conflicto es visible. No muy distinto de lo que ocurre en los países del sur del mundo y que se manifiesta como modelo extractivo o concentrado en la explotación de recursos primarios en la región latinoamericana.

Las transnacionales buscan superar sus problemas de rentabilidad, con mayor explotación de la fuerza de trabajo y de los recursos naturales, sean en la zona del Amazonas, en la Cordillera de los Andes, en el territorio africano, o en cualquier lugar del planeta que le provea los elementos imprescindibles para el proceso de trabajo.

La información que hoy se procesa sobre el conflicto en los países africanos se asocia a las reivindicaciones democráticas y la presencia de regímenes dictatoriales, mucho menos a las discusiones económicas de un orden socioeconómico funcional a las necesidades del capital transnacional y el poder económico mundial. Por ello resulta interesante que el FSM vuelva al territorio africano. Antes, en el 2007 en Nairobi, y ahora en Dakar, Senegal.

Más de 45.000 personas de todo el mundo se reúnen para considerar el presente y pensar críticamente el futuro. Entre los presentes en el cónclave destacan los presidentes de Guinea (África al Sur del Sahara), Alpha Condé, y el de Bolivia, Evo Morales. Este será el onceno FSM, siendo muy distinta la realidad del 2001 cuando la saga se inauguró en Porto Alegre. La situación de ascenso neoliberal que marcaba el cambio de siglo, del XX al XXI, contrasta con el desconcierto que provoca la crisis mundial. Es cierto que se agigantan las presiones de liberalización de la economía mundial, tal como revelan las conclusiones de la reunión de Davos la semana pasada, al mismo tiempo que coloca en discusión “el qué hacer” de los pueblos.

Es que las resistencias a la globalización capitalista generaron una nueva situación, especialmente en la América Latina, con renovación de la lucha por el socialismo en Cuba y nuevas significaciones en la lucha por el socialismo, que emergen de los procesos venezolanos y bolivianos. A ello se suma una diversidad de procesos difíciles de sintetizar, donde el debate no termina de sustentarse en términos anticapitalistas, para situarse como mucho en una perspectiva discursiva anti neoliberal. Es un rumbo que no termina de generar las rupturas necesarias con la institucionalidad generada en los 80´ y 90´. El ex Presidente de Chile Ricardo Lagos sugiere que “Lula se encontró con una estrategia impulsada por su antecesor –Fernando Henrique Cardoso- quien, ya como ministro de Hacienda introdujo el Plan Real hace veinte años…” (3 Más allá de la intencionalidad política de Lagos por indiferenciar diferentes momentos del desarrollo histórico del Brasil, lo cierto es la continuidad de una institucionalidad gestada bajo hegemonía neoliberal.

Un debate central en el seno del FSM se concentra en la efectividad de la lucha política del movimiento global contra el capitalismo. Una parte de la conducción del movimiento ha sido efectiva hasta ahora para limitar la capacidad de articulación de una iniciativa política compartida. En ese sentido se valora el intercambio y la horizontalidad de unas relaciones mutuas entre los participantes. En aras de esa concepción de aprendizaje y experiencias a compartir, se resigna la posibilidad de acción colectiva para transformar la agresiva campaña del capital transnacional contra los trabajadores y los pueblos del mundo. El empobrecimiento genera experiencias de desarrollo alternativas y procesos de emancipaciones, que deben articularse para una acción común. El intercambio es insuficiente. (4

¿Qué hacer con la hipoteca del endeudamiento externo?

Pese a los programas de disminución de la deuda africana, de sus países más empobrecidos, la carga de intereses y capital ahoga toda perspectiva de superación del empobrecimiento africano. La discusión sobre la deuda concentra buena parte de las discusiones en Dakar. Los ejemplos latinoamericanos serán de especial consideración, especialmente el caso de la auditoria ecuatoriana que devino en la anulación de una parte de las deudas de ese país. El caso de la negociación de la deuda argentina merece también consideración, tanto por el largo proceso de cesación de pagos (que favoreció la posibilidad al crecimiento económico), como por la quita realizada oportunamente, en 2005 y recientemente en 2010. Claro que pese a los ejemplos mencionados, la cuestión de la deuda subsiste y se convierte en un instrumento de chantaje y condicionamiento de las políticas locales. La mayoría de los países del sur del mundo registran disminuciones relativas del stock de deuda sobre el PIB, en el mismo momento que ocurre lo contrario entre los países capitalistas desarrollados. (5) Todo indica que el costo de esa situación es y será crecientemente transferido a los países del sur del mundo, elevando la exigencia por argumentar sobre el carácter ilegitimo e ilegal de unas deudas largamente pagadas por los pueblos y que deben ser anuladas.

El endeudamiento está asociado a los instrumentos de disciplinamiento del poder mundial y por eso en el FSM se discutirá qué hacer ante los organismos internacionales, revitalizados por el G20 en la coyuntura de crisis. Más específicamente se analiza el tema del CIADI, destacando la política boliviana de denuncia del vínculo de ese país con un ámbito del poder mundial para canalizar las demandas de las transnacionales sobre los países soberanos. En rigor, no solo se trata de discutir al FMI, al Banco Mundial, al CIADI u otros ámbitos del poder mundial, sino de avanzar en perspectivas alternativas, caso de la necesaria nueva arquitectura financiera a escala global, donde el Banco del Sur u otras iniciativas adquieren relevancia, tanto como el debate que habilita la crisis sobre el fin de la hegemonía del dólar y la necesidad de analizar soberanamente, nacional y regionalmente los instrumentos de intercambio validados internacionalmente. Ello supone desde la implementación de tributos globales contra la especulación, la circulación de capitales; la eliminación de los paraísos fiscales; y el establecimiento de nuevas relaciones monetarias contra el imperio del dólar o la guerra actual propiciada por las monedas hegemónicas.

Egipto, su rebelión popular en el norte de África y el debate en el FSM, atraviesan todas las discusiones y reflexiones en torno al momento, del cruce de la crisis y las posibilidades de transformación social y económica. Es un debate que se proyecta sobre la distribución del ingreso y la riqueza socialmente generada, contra la desigualdad y por resolver históricamente el desbalance de las posibilidades del desarrollo económico contemporáneo y las concretas condiciones de vida denunciada por la FAO, donde 1.020 millones de personas del planeta sufren hambre. La discusión es por la democratización de la vida cotidiana y el orden social vigente en crisis, del capitalismo en crisis. Ello supone discutir qué hacer con los recursos naturales o bienes comunes. ¿Qué hacer con el agua y la tierra? ¿Quién los explota y cómo? ¿En beneficio de quién o de quiénes? ¿Cómo se sustenta la vida de las personas, las especies, para hoy y para el futuro? ¿Qué posibilidad de cooperación, integración y articulación de los pueblos del mundo para atender la realidad de crisis y empobrecimiento?

La soberanía está en discusión. La soberanía alimentaria, energética o financiera. La capacidad de establecer un orden diferente al de la explotación que hoy vive una de sus crisis y que desafía a los trabajadores y pueblos del mundo a construir una nueva realidad, que al decir del FSM se manifiesta como el objetivo de “otro mundo posible”.

Notas:
1) http://www.forumsocialmundial.org.br
2) Ver figura 5.2, consultado el 6 de febrero de 2011, en: http://hdr.undp.org/es/informes/mundial/idh2010/resumen/desigualdad/
3) Ricardo Lagos. Lula, el obrero que construyó el país. Clarín domingo 6 de febrero de 2011, página 32.
4) Emir Sader. El próximo Foro Mundial y los eventos de Egipto. Página 12 del Domingo 6 de febrero de 2011. Consultado el 6-02-11 en: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-161833-2011-02-06.html
5) Amplia información en el sitio del Banco Mundial: http://datos.bancomundial.org/
Julio C. Gambina es Profesor de Economía Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario, UNR. Profesor de posgrado en varias universidades públicas de la Argentina y del exterior. Presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, FISYP. Integrante del Comité Directivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, CLACSO.
Foto: Egipto - Los opositores impiden el desplazamiento de los tanques en la plaza de Tahrir. / Autor: Andrey Stenin - RIA NOVOSTI

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Egipto: El ojo del huracán

Álvaro Cuadra (especial para ARGENPRESS.info)

El actual reclamo norteamericano por una transición pacífica a la crisis egipcia está lejos de ser un gesto democrático y se inscribe en una nueva estrategia geopolítica para la región. Por de pronto, se ha neutralizado a las fuerzas armadas en dicho país, para evitar incendiar todo el Magreb. La salida será política o no será. Convengamos en que el presidente Mubarak es un cadáver político, pero que todavía puede ser un instrumento útil a los intereses occidentales.

La prestigiosa revista británica The Economist, plantea una interesante idea en torno a los acontecimientos en Egipto, en cuanto la actual crisis en Egipto ofrece una excelente oportunidad para promover reformas en la región, estancada por décadas en regímenes autocráticos. La verdad sea dicha, los niveles de pobreza extrema y la falta de libertades ciudadanas en Egipto y otras naciones de la región, resultarían inaceptables en cualquier país europeo y, ciertamente, en los Estados Unidos. No obstante, digámoslo con ruda franqueza, las grandes potencias occidentales que han enarbolado la bandera de los Derechos Humanos y las reformas políticas en cada oportunidad que les favorece directa o indirectamente, silencian esta protesta si existen intereses económicos o militares de por medio. Tal ha sido el caso con varios regímenes del Oriente Medio, desde Sadam Hussein a Hosni Mubarak. Mientras un mandatario o reyezuelo sea el “hombre fuerte” al servicio de las inversiones extranjeras y dócil a las estrategias de los imperios político-financieros, a nadie parece importar el coste político y humano para pueblos enteros.

Para la Casa Blanca, la cuestión es clara: Se trata de crear las condiciones para una apertura democrática controlada que garantice su presencia hegemónica en la región y muchos de los equilibrios geoestratégicos alcanzados. Así, cualquier transición democrática debe contemplar la ratificación de los tratados de paz con Israel, el libre flujo de mercancías por el canal de Suez y garantías explícitas a las inversiones extranjeras de las grandes corporaciones en dicho territorio. La peor pesadilla sería la irrupción de un nuevo Irán en la región. Los Estados Unidos promoverían, de este modo, elecciones libres en el más breve plazo, mantendrían la cuantiosa ayuda militar y ampliarían el apoyo político a la naciente democracia, convirtiendo a Egipto, como lo ha sido el Chile post dictatorial, en una nación modelo para todo el Magreb.

Tal como ha señalado Hillary Clinton, asistimos a una tormenta perfecta en todo el Oriente Medio. Las nuevas generaciones no están dispuestas a seguir sumidas en la exclusión y la pobreza que alcanza niveles que bordean el 40% en país de alrededor de 80 millones de habitantes. Es claro que se requieren urgentes reformas, pero al mismo tiempo, la ecuación geopolítica es tan compleja que el camino se augura difícil y no todo lo rápido que se espera. Ante una oposición dividida, las elites y el ejército, con el apoyo estadounidense, apuestan a una transición programada, lo cual significa ganar tiempo y calmar a las masas con placebos, preparando el terreno para un eventual recambio democrático en septiembre del año en curso.

Si bien Egipto es, por estos días, el ojo del huracán, lo cierto es que el reclamo del pueblo egipcio expresa un estado anímico compartido por la mayoría de los pueblos de la zona. Por tanto, no es impensable un efecto de contagio que ponga en jaque a varias autocracias de la región. Por ello, el desenlace de la actual crisis es crucial, en la medida que de ella surja un modelo de sociedad tal que conjugue las justas aspiraciones de los pueblos a una vida digna y los intereses estratégicos de las potencias involucradas.

Las autoridades iraníes insisten en que estamos ante una nueva “conciencia islámica”, no obstante, pareciera que el reclamo se aproxima más a fundamentos sociales y económicos. Lo que se está reclamando es más la frustración de una mayoría tan indignada como menesterosa frente los beneficios de una modernidad globalizada que un retorno teocrático al estilo de Irán. En este sentido, el “peligro islámico” parece más una coartada de las elites gobernantes que una realidad política tangible.

Cualquiera sea el curso de los acontecimientos, es indudable que este corresponde, en rigor, al pueblo soberano de Egipto, más allá de los poderosos intereses en juego y del poder mediático, diplomático y político de las potencias occidentales. La situación actual puede ser descrita como la de un mandatario aferrándose al poder contra la voluntad mayoritaria de su pueblo, pero también, como la voluntad de las potencias occidentales, Estados Unidos en primer lugar, de aferrarse al poder que han detentado en la región por décadas. Washington sabe perfectamente que cualquier desequilibrio derivado de la actual crisis en las tierras del Nilo puede tener consecuencias catastróficas en su mapa geopolítico, o como suelen decir en Washington, un riesgo inaceptable para su seguridad nacional.

Foto: Egipto - Partidario de la oposición en la plaza de Tahrir en El Cairo, el 5 de febrero de 2011. / Autor: Andrey Stenin - RIA NOVOSTI

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Egipto: Geopolítica de la Guerra Fría

Jorge Gómez Barata (especial para ARGENPRESS.info)

Los recientes episodios en el Levante me han hecho recordar no sólo el esfuerzo que significó tratar de retener la periodización de la historia egipcia con su sucesión de edades, imperios, califatos y sultanatos, dinastías y faraones, esplendor y decadencia; seguir las peripecias del abate Jean François Champollion, empeñado en descifrar los jeroglíficos de la piedra Rosetta, paladear la sentencia atribuida a Napoleón: “Soldados desde lo alto de estas pirámides 40 siglos os contemplan”; profundizar en los anales de la dominación británica, hasta algunos episodios de la Guerra Fría, uno de ellos recién aireado por Fidel Castro que recordó aquella primera vez en que la Unión Soviética amenazó con utilizar su cohetería estratégica contra Londres y París.

Esa faceta comenzó el 29 de noviembre de 1947 cuando, al votar a favor de la Resolución 181 de Naciones Unidas que dividió a Palestina y cedió el 54 por ciento de su territorio para fundar el Estado de Israel, la Unión Soviética incurrió en uno de los grandes desaguisados diplomáticos de su historia.

Todo parece indicar que la posición de Stalin, fue inducida por una percepción históricamente correcta del sionismo original, reforzada por la actitud de los judíos, que fueron una fuerza positiva en la fundación del socialismo y del marxismo, en el desarrollo del movimiento obrero y la socialdemocracia europea, con un papel relevante en las filas de Partido Bolcheviques, que en el poder contó con una “Sección Judía”; entre otros muchos militantes, Carlos Marx, Trotski y Rosa Luxemburgo fueron judíos.

La inspiración socialista del sionismo original y el hecho de que los líderes de la Agencia Judía que repudiaban profundamente al fascismo y de alguna manera al imperialismo, hubieran nacido en la Unión Soviética; entre otros: Chaim Weizmann y David Ben Gurión, primer presidente y primer jefe de gobierno de Israel, que eran rusos y Golda Meir, primera ministra de relaciones exteriores ucraniana, crearon la percepción de que la presencia de un Estado y de una fuerza política con aquel perfil en la región pudiera equilibrar las posiciones dominantes anglo francesas y norteamericana y favorecer a la izquierda.

Aunque el cálculo no carecía de base, resultó fallido debido a que prevalecieron las hipócritas y aparentemente compasivas maniobras de Gran Bretaña y el apoyo de Estados Unidos y Francia; así como el rechazo al stalinismo que entonces tenía ya mala fama en Europa, de donde procedían la mayor parte de los emigrantes que fundaron Israel.

El hecho de que Israel se formara básicamente con judíos europeos y algunos procedentes de Estados Unidos, introdujo elementos extraños en una región lingüística, cultural y religiosamente homogénea, poblada casi totalmente por árabes. Contra esos pueblos, llamados infieles, los reyes franceses, españoles e ingleses y los papas italianos libraron las Cruzadas y en esas tierras se estableció el Reino Latino Jerusalén, más tarde los colonialistas británicos, franceses y luego los fascistas alemanes que sucesivamente subyugaron a los pueblos. Las reservas árabes e islámicas contra occidente no son gratuitas.

Debido a que la Resolución 181 no incluyó los modos como debía aplicarse; al expirar el mandato de Gran Bretaña sobre Palestina, el 14 de mayo de 1948 los líderes judíos proclamaron el nacimiento del Estado de Israel. Los árabes reaccionaron declarando la guerra. En la primera de estas contiendas Israel arrebató a los palestinos otro 26 por ciento del territorio. Durante toda la década del cincuenta se mantuvo un permanente estado de tensión en la zona.

El 26 de julio de 1956 frustrado por la negativa de ingleses y norteamericanos de cumplir sus compromisos relativos al financiamiento de la represa de Asuán, el presidente Nasser que, en virtud de un golpe militar había llegado al poder en 1952, dispuso la nacionalización del canal de Suez construido con financiamiento de Francia y Egipto, que posteriormente vendió su parte a Gran Bretaña. Para su fastuosa inauguración, el 17 de noviembre de 1869, el italiano Giuseppe Verdi compuso la ópera Aída.

En respuesta a la nacionalización, junto con Israel, Francia y Gran Bretaña fraguaron un plan para atacar a Egipto. El 29 de octubre de 1956 el Estado judío comenzó la invasión del Sinaí; de modo relámpago, sus tropas alcanzaron las márgenes del canal; mientras, desde bases en Malta y Chipre, a espaldas de los Estados Unidos, Francia e Inglaterra lanzaron 80 mil hombres y más de 100 buques, incluidos siete portaviones contra el país árabe. Nasser hundió 40 buques mercantes y bloqueo la vía acuática. Los paracaidistas agresores tomaron posiciones egipcias e Israel conquistó el Sinaí.

En aquellas circunstancias, Fidel Castro recordó que la Unión Soviética advirtió que podía utilizar sus fuerzas coheteriles contra Londres y París, lo que significaba la Tercera Guerra Mundial. El 30 de octubre Estados Unidos presentó una resolución en el Consejo de Seguridad que fue vetada por Francia y Gran Bretaña. Eisenhower insistió y dispuso cortar los créditos para la reconstrucción a Gran Bretaña y Francia. El 5 de noviembre se adoptó un alto al fuego, Israel retrocedió a las posiciones de partida y las tropas anglo francesas fueron sustituidas por fuerzas de la ONU.

Cuentan que Eisenhower y Dulles se enojaron con Gran Bretaña y Francia, entre otras cosas porque estimaron que la agresión franco británica favoreció la maniobra soviética que, enterada de los planes que fraguaban israelíes, británicos y franceses a espaldas de los Estados Unidos, dejó hacer y aprovechando el oportuno conflicto de naturaleza político militar entre las tres potencias occidentales del Consejo de Seguridad, el 4 de noviembre de 1956 lanzó sus tanques sobre Budapest y aplastó la revuelta húngara que había comenzado el 23 de octubre sin que las perplejas potencias occidentales pudieran hacer nada.

De ese modo, con hábiles maniobras, la Unión Soviética alcanzó tres objetivos: reivindicó su imagen ante los estados y los pueblos del Medio Oriente, advirtió a Israel de su compromiso con el nacionalismo árabe, aterró a Europa con su amenaza de convertir a Londres y París en blanco nucleares, dejó a Estados Unidos con sus vergüenzas al aire frente a los árabes y, aunque pagando un alto precio, trajo de regreso al redil a los militantes y al pueblo húngaro.

En la zaga del proceso, Nikita Kruzchov estableció los límites de la crítica a que él mismo había sometido a Stalin en el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética y que había alentado a los húngaros.

Parafraseando al poeta cubano Nicolás Guillen. En Egipto: desde muy lejos está todo mezclado. Allá nos vemos.

Fuente foto: Andrey Stenin - RIA NOVOSTI

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La propuesta de Bullrich de atar salarios a capacitación y evaluación: Una solución poco seria a un problema serio

Laura Marrone (especial para ARGENPRESS.info)

En pleno verano, el Licenciado en Sistemas y Ministro de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Esteban Bullrich, propuso “atar salarios a capacitación y a una evaluación periódica” de la docencia de Ciudad de Buenos Aires. Lo hizo amparado en el ejemplo de la política educativa que estaría llevando adelante el gobierno de Correa en Ecuador.

La cuestión de la “capacitación” o mejor y más propiamente dicho, la Formación Docente Continua que sigue a la Inicial (profesorados), es un tema de importancia en la actualidad, en cualquier sistema educativo. La revolución del conocimiento y la tecnología, así como los profundos cambios sociales que vive nuestra civilización, hacen de la profesión docente una de las tantas desafiadas a una constante actualización y producción de nuevos conocimientos. Por eso, en todos los países se discute con interés cuales son las mejores políticas para encararlas existiendo una variedad que amerita, por lo menos, el esfuerzo de un estudio comparado así como partir de un verdadero diagnóstico de lo que viene ocurriendo en nuestra ciudad.

La propuesta de atar salarios a evaluación por desempeño y/o “capacitación”, sin embargo, no ha demostrado ser la más indicada. No es nueva ni original. Forma parte de los diseños de las llamadas Reformas Educativas neoliberales que desde los 90 se vienen promoviendo en nuestro país y en el mundo a partir de iniciativas del Banco Mundial.

Como señala Feldfeber, estas formas de regular la formación y el trabajo docente presentan modelos que “discursivamente proponen la autonomía del docente como profesional y la autorregulación, pero que condicionan dicha autonomía a través de medidas basadas en la lógica del mercado: redefinición de la carrera docente a partir de la flexibilización de las relaciones laborales, salario basado en el mérito, premio al desempeño, incentivos para atraer a “los mejores” a la profesión, evaluación basada en “reglas objetivas”, mecanismos de acreditación y definición de estándares a nivel nacional e internacional. La idea que subyace es que el docente debe hacerse a sí mismo en un “mercado profesional”, las reglas de funcionamiento están definidas por el Estado. En el mercado, el docente debe ofrecer su fuerza de trabajo a cambio de un salario que esté en función de su “productividad”, y como profesional se ve obligado a capacitarse y obtener titulaciones para cumplir con los requisitos que le permitan permanecer en el mercado y ascender en su carrera laboral y profesional.”(Feldfeber, 2007)

La versión de la productividad para medir el salario que se aplicó en las ramas de producción industriales y de servicios se traducía en “desempeño y meritocracia” a partir de acreditar cursos. De este modo se buscaba romper el escalafón del Estatuto del Docente que establece igual remuneración para el mismo trabajo generando formas de competencia entre docentes y escuelas que quebraran la unidad gremial.

En nuestro país quedaron en proyectos. Nos referimos al Proyecto Sophia que impulsaba la Banca de Boston a través de su fundador, el actual Jefe de Gabinete Rodriguez Larreta, y que luego intentó reinstalar el Ministro de Educación de la Alianza, Juan Llach. También rondó este diseño el primer borrador de la Ley de Incentivo Docente que se discutió durante el gobierno de Menem-Decibe, Como su nombre lo indicaba, era un “incentivo” que se daría a cambio de desempeño y capacitación pero finalmente tuvieron que quitarlo del texto definitivo. El diseño era coherente con la Reforma más general que se aplicó al Sistema Educativo y que llevó a desfinanciar a las provincias y a la actual fragmentación del sistema que dejó de ser nacional. Se trataba de llevar al gremio docente la flexibilización laboral que se había aprobado en el terreno privado.

Las luchas docentes frente al deterioro salarial que se vivía en la década de los 90, impidieron la aprobación de estas políticas El plan de aplicar criterios de desempeño a partir de pruebas externas de rendimiento de los alumnos tampoco prosperó. Resultó poco práctico y dificultoso dada la complejidad de la tarea docente. No es lo mismo medir el resultado de la producción en una fábrica que hacerlo en el caso de la educación. La complejidad de factores que se juegan en la educación, (población de niños, experiencia, edificios, recursos) hizo inviable la propuesta.

Por otro lado, la reducción de salarios a niveles de subsistencia en las últimas décadas, tampoco facilitaron la aplicación de diferencias salariales por “credencialismo” o sea una clasificación por puntaje a partir de mostrar la asistencia a cursos. Sin embargo, el credencialismo se impuso como forma de acceso a la docencia, para la titularización y el ascenso a cargos de conducción

El caso de Ciudad de Buenos Aires.

Los diferentes gobiernos de la Ciudad apelaron al libre mercado de ofertas de cursos a los que la docencia podía acceder bajo su responsabilidad individual, a partir de que dispusiera de su tiempo personal para asistir a los mismos. Dicho mercado está a cargo de entidades diversas, con fuerte presencia de asociaciones particulares, cuya acreditación académica no siempre está comprobada El acceso a los mismos es totalmente azaroso y no siempre son parte de trayectos de formación.

La supuesta autonomía de la docencia, “libre” para elegir su formación pos-inicial, muchas veces está condicionada por cuestiones como: domicilio, costos, horarios, mayor valuación de puntaje, o facilidad en sus mecanismos de aprobación. No siempre responden a un plan de actualización de conocimientos, a nivel académico, y muchas veces están desvinculados de la práctica de aula. Además, este formato de formación centrado en cursos desconoce otros dispositivos como son los talleres o reflexiones de prácticas de aula e institucionales. Vale recordar que el gobierno PRO al asumir suprimió las jornadas de reflexión, con lo que castró al sistema de uno de sus más fértiles mecanismos de autoevaluación y socialización de experiencias educativas. Tampoco durante sus 3 años de gobierno promovió ni institucionalizó, como parte del diseño de la jornada laboral, la práctica de reuniones de ciclo o departamentales. La jornada docente está pensada sólo para la hora de clase frente a alumnos. El o la docente como un hacedor de acciones educativas, sin espacio para su reflexión, y que en general se pretende resulten de la aplicación de formatos técnicos diseñados por especialistas.

En la actualidad, al finalizar la jornada laboral, gran parte de la docencia “corre” a hacer cursos. Quien desee titularizar en un cargo debe hacer cursos para juntar puntaje ya que el ingreso como suplente no garantiza la titularidad muchas veces hasta 10 años después de ingresar. Quien desee ascender en la carrera docente, debe hacer cursos para juntar puntaje.

Este modelo de mercado, sin embargo no garantizó una formación continua con trayectos del conjunto de la docencia. Tampoco, necesariamente, la recuperación de las experiencias y prácticas de aula o institucionales de los propios docentes, ni su vuelco a la mejora de nuevas prácticas de aula ya que en gran parte se trata de docentes que terminan saliendo del aula.

En la Ciudad de Buenos Aires existe Ce.P.A., Centro de Pedagogías de Anticipación que se creó 1984. Ce.P.A. fue una propuesta de vanguardia en nuestro país cuando aún no existían planes sistémicos de Formación Continua. A lo largo de estos años Ce.P.A. se ha ido rediseñando a sí mismo. Por ejemplo, con la organización de trayectos de formación en lugar de cursos sueltos. Se han diversificado algunas propuestas y además de cursos se han implementado capacitaciones en servicio (dentro de la jornada laboral). Sus cursos son considerados por los propios docentes como serios y de buen nivel académico. Pero los esfuerzos de CePA no han sido acompañados de un plan político de formación continua global del sistema.

La opción de una capacitación “situada”, desde la escuela, o sea, no despegada de las prácticas de aula como algunos trabajos más recientes promueven buscando romper con la lógica del técnico que “baja” al aula, (Ver Terigi,2006), y que se ha impulsado en forma voluntariosa en los últimos años en algunas escuelas desde el propio CePA, tampoco ha dado resultados significativos. “Situar” la formación continua no significa juntar docentes en una hora libre dentro de una escuela, aprovechando que los alumnos están en música o en plástica. Esto hace depender la capacitación de factores fortuitos como que la o el docente curricular no se enferme o que ningún alumno se lastime o que no llegue algún familiar a plantear un problema. Estas experiencias muchas veces conducen al mal uso del recurso de formadores que esperan en las salas de docentes a docentes que a veces no lograron si quiera salir de su aula.

No existe un diseño de la jornada laboral que incluya un plan de formación. Los esfuerzo de CePA quedaron inmersos en la lógica antes enunciada. Además Ce.P.A. viene sufriendo, sorprendentemente bajo un gobierno que se pretende preocupado por la capacitación docente, sucesivos recortes a su presupuesto y levantamiento de cursos. Al mismo tiempo, sin embargo, se alienta y aprueban cursos y carreras de asociaciones privadas de dudosa rigurosidad académica.

Un balance necesario

Desempolvar la vieja propuesta de atar el salario a este sistema de credencialismo no puede, sin embargo, desconocer los balances que ya se han hecho, de 20 años de aplicación de estos modelos. El hecho de que Ecuador llegue tarde a este diseño, más allá del perfil ideológico que reclama para sí el gobierno de Correa, no exime de un análisis serio.

El país que fue el principal impulsor en el mundo de este modelo es EEUU. Al respecto resulta contundente el testimonio de la Viceministra de Educación durante el gobierno de Bush, Diane Ravith quien, al igual que nuestro Ministro Bullrich, creyó descubrir la clave de la calidad educativa descargando la responsabilidad sobre los docentes, aunque, hoy reconoce que entonces “no tenía una idea firme del tema al ingresar en sus funciones”. En el 2010 Ravith afirma que “Miles de millones de dólares fueron gastados para poner a punto -y después llevar a cabo- las baterías de pruebas necesarias para estos diferentes sistemas de evaluación. En muchas escuelas, la enseñanza común se interrumpe varios meses antes de la fecha de los exámenes para dar lugar a la preparación intensiva que se les dedica a estos últimos. Muchos especialistas han determinado que este trabajo no beneficia a los niños, quienes aprenden a dominar las pruebas más que las materias correspondientes” (Ravith, Diane, 2010).

Señala que este diseño no sólo no mejoró la educación sino que la empeoró: “La verdadera "víctima" de este encarnizamiento es la calidad de la enseñanza. La lectura y el cálculo se volvieron prioritarios. Los docentes, conscientes de que estas dos materias deciden el futuro de su escuela y por lo tanto de su empleo, descuidan las otras. La historia, la literatura, la geografía, las ciencias, el arte, las lenguas extranjeras y la educación cívica son relegadas al rango de materias secundarias”. En cuanto a la evaluación de los docentes según los resultados de los alumnos, señala: “es absurdo, los resultados dependen de lo que sucede en clase, pero también de factores externos tales como los recursos, la motivación de los alumnos o el apoyo que aporten los padres. Sin embargo, sólo se considera "responsables" a los docentes.” (Ravith, Diane, 2010)

En América Latina, el país que fue vanguardia en la aplicación de estas recetas fue México que comenzó a aplicarlas en 1993, cuando se iniciaron las Reformas Educativas neoliberales en el mundo. En el 2007, sin embargo, un estudio encargado por el propio Estado de México a RAND Education, señala que el impacto de los incentivos salariales para mejorar los resultados de los alumnos en las pruebas, usadas como medida de calidad educativa, tuvieron un impacto mínimo.

“Si bien la Secretaría de Educación Pública se lleva mucho crédito por operar un sistema novedoso, nuestro estudio sugiere que los estímulos salariales no tuvieron un efecto real en las calificaciones de aprovechamiento escolar para maestros de primaria,”, dijo la autora principal del estudio Lucrecia Santibañez. “Los estímulos salariales tuvieron un impacto positivo muy reducido en las calificaciones de aprovechamiento escolar para maestros de secundaria que están buscando incorporarse al programa.” (http://www.rand.org/news/press/2007/02/06)

A su vez, organismos de contralor internacional que promovieron estas recetas como el PREAL (Programa de Reforma Educativa para la América Latina) hoy las revisan. Atar salario a capacitación no ha demostrado que quien acredita más cursos vuelca una mejora real sobre su práctica educativa. Algunas investigaciones de esos centros, incluso, plantean que es de difícil medición y aplicación a la hora de traducir a cifras de dinero la inmensa variedad de propuestas que existen en materia de capacitación docente. (Terigi, 2006)

Abrirse a otras experiencias

A diferencia de la receta neoliberal de salario por productividad bien vale un esfuerzo por estudiar otras experiencias en la materia.

En el 2010, Bolivia aprobó una nueva Ley de Educación que establece que la formación docente (inicial y continua) es tarea excluyente del Estado, descartando la intervención de entidades privadas.

En Francia, la formación está a cargo de las universidades. El ingreso a la docencia se hace por concurso público con pruebas de oposición no sólo para cargos de directivos sino también de enseñantes, lo que relativiza el credencialismo. El concurso es requerido no sólo para ingresar a las escuelas públicas sino también a las privadas y está a cargo del Estado. Al mismo tiempo existen docentes tutores o mentores, para contribuir en cada escuela a la formación de los que recién ingresan, promoviendo equipos de trabajo y reflexión sobre las prácticas. La jornada laboral incluye tiempo para la reflexión sobre la tarea de aula.

En Colombia, la Universidad, a cargo de la formación ha revisado el diseño de cursos que se bajan desde la academia y promueve la formación de redes de educadores a nivel de todo el país. Se busca recuperar la creatividad del docente de aula mediante, el intercambio de experiencias, la reflexión sobre las prácticas, la socialización.

Finlandia, que es el país que mejores resultados en materia de educación, no aplica sistema de incentivos salariales por desempeño. En cambio promueve debates anuales de las instituciones escolares para que docentes y directivos “evalúen la consecución de los objetivos del año anterior y analicen los objetivos de los profesores y las necesidades para el siguiente año”. (Murillo, 2006). La profesión docente tiene un amplio prestigio social y las escuelas muestran un clima de trabajo distendido donde lejos de promoverse la competencia entre docentes se estimula la búsqueda de la felicidad de los niños. El número de alumnos por aula ronda los 20 y la formación continua es parte de la tarea docente. (Robert, Paul, (2007)

El caso Finlandia plantea, además, otras claves de lectura. El índice Gini, que indica en una escala de 0 a 1 el grado de equidad o inequidad de un país en Finlandia no supera el 0,3 mientras que en Argentina es (0,522). Tiene 2% de pobreza contra 23,3% en Argentina. La educación privada es sólo del 5%, lo que significa que la población escolar no está fragmentada socialmente. Este es, a nuestro entender, uno de los problemas graves que debería revisar nuestro sistema educativo, tanto de Ciudad como del país.

Como hemos señalado en otros trabajos, la fragmentación dificulta la educación ya que el par integra la relación pedagógica. La conformación de ghetos sociales, con capitales culturales heterogéneos entre escuelas, es un componente que ahonda las dificultades de la enseñanza y no se subsanan con medidas paliativas como creación de Zonas de riesgo, o escuelas de excluidos sociales

La cuestión del financiamiento

Detrás de estas propuestas de rentabilizar la educación haciendo que la docencia cargue sobre su tiempo libre la capacitación, está también la cuestión del financiamiento. El supuesto plus salarial por capacitación se sacaría de reducir la actual bonificación por presentismo y ponerla en este otro rubro. O sea, no estamos hablando de un aumento de salarios sino de una reasignación del existente. No sólo no se soluciona la cuestión de la capacitación como ya hemos demostrado sino que tampoco significa “estímulo” salarial real.

La cuestión de la formación continua no es un problema porteño, como no lo es la educación. Se debe hacer un esfuerzo por resituarla en su dimensión nacional y superar la naturalización de la fragmentación del sistema que nos dejó instalada la Ley Federal y que la Ley de Educación Nacional nunca cambió.

Se trata no sólo de repensar la formación docente como un problema nacional tanto en su dimensión de diseño, de contenidos, de propuesta política, como financiera. Ya hemos señalado en otros trabajos que el esfuerzo financiero que realiza Ciudad de Buenos Aires es proporcionalmente bastante menor que el de otras provincias. Así, Ciudad destinó sólo el 26,9 % de su gasto a educación, contra 38,5 % de Provincia de Buenos Aires. durante el 2007. Pero más preocupante aún, es el casi inexistente esfuerzo nacional: 5,6% para el 2010, 5,4% para el 2011. Repensar la Formación Continua es también repensar la responsabilidad del Estado tanto por parte del gobierno de Macri como del gobierno de Fernández.

En particular, en el caso de la Ciudad de Buenos Aires. una fuente de evasión de recursos lo constituye la porción del gasto público que se destina a educación privada. Para el 2011 se prevé derivar $ 1.008.817.535 en calidad de subsidios a las escuelas privadas para solventar gastos de salarios docentes. Tradicionalmente, los subsidios iniciados durante el peronismo de 1947, fueron para salarios. Ciudad otorga, además subsidios a las escuelas privadas, nunca sancionados en ninguna ley, para refacciones edilicias mediante el Fondo de Financiamiento para la Adecuación de la Infraestructura Edilicia", Fondos para capacitación, para Educación y Trabajo, para Planeamiento Educativo, para Inclusión escolar, para Plan de Educación Digital, entre otros rubros.

Un rediseño tanto de la política nacional como de Ciudad para la Formación no encontraría dificultades financieras, en un país que alcanzó en 2010 el puesto 23 por su PBI en la economía mundial según el Banco Mundial.

La paradójica ventaja de la capacitación en las empresas privadas

A la hora de la capacitación también es importante analizar la paradójica discriminación que sufren los trabajadores de la educación de las escuelas públicas con respecto a la política que el propio Estado Nacional desarrolla para la empresa privada.

El Ministerio de Educación y el Ministerio de Economía y producción de la Nación, han promovido y coordinado normas y prácticas para favorecer la capacitación y actualización tecnológica en el mundo empresario.

El Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET), promueve la actualización y la mejora continua de la educación técnico-profesional no sólo en el Sistema Educativo. También vincula y articula a través de programas federales la educación técnico profesional con los sectores del trabajo y la producción. La misión del Centro Nacional de Educación Tecnológica -CeNET- comprende el diseño, el desarrollo y la implementación de proyectos innovadores en el área de la educación tecnológica y de la educación técnico profesional, que vinculan la formación con el mundo del trabajo.

Mediante la Ley de Crédito Fiscal 22.317 (1980) se estableció que las pequeñas y medianas empresas podían destinar el 8 por mil del equivalente de su masa salarial para la capacitación y actualización tecnológica de personal, lo que era deducible de los impuestos que debían abonarse al Estado. Esta ley llevó la firma de Videla, Martínez de Hoz y Llerena Amadeo, entonces Ministro de Educación. Posteriormente se modificó el régimen mencionado, haciéndolo extensivo a todas las personas de existencia visible o ideal que desarrollaran actividades económicas, lo que permitió que las grandes empresas también pasaran a beneficiarse de este régimen crédito fiscal.

En el año 2000, durante el gobierno de De La Rúa, los Artículos 42 y 43 de la Ley Nº 25.300 dispusieron que el límite del cupo de Crédito Fiscal a solicitar por parte de las empresas, pasaría a ser del OCHO POR CIENTO (8 %) para el caso de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas respecto de la masa salarial de un año, y se estableció para las grandes empresas que el mismo sería de 8 por mil (la cifra antes destinada a la pequeña y mediana empresa).

El monto deducible de impuestos para ser destinado a capacitación incluye no sólo el salario del capacitador o de las llamadas Unidades de Capacitación, y de las horas de trabajo relevadas de tareas productivas del personal a capacitarse, sino también todo el equipamiento que requieran: cañones, computadoras, equipos de audio Las llamadas Unidades de Capacitación, empresas dedicadas a la capacitación en las empresas, están facultadas a recibir directamente los fondos de las empresas que requieren capacitación sin más trámite que su inscripción en una registro de empresas a tal fin. Entiéndase entonces que cuando una empresa capacita con la tecnología y el tiempo que una escuela pública no dispone, lo hace con fondos que no ingresan al Estado y que podrían, con otra lógica, sin embargo, engrosar los recursos estatales y por ende el presupuesto educativo.

En la actualidad el gobierno de Fernández no ha modificado esta normativa. Al contrario, tiende a extenderse la aparición de ONGs y asociaciones civiles que rondan no sólo las empresas, sino también algunas escuelas ofreciendo cursos y talleres de diversa índole, que no responden necesariamente a un plan de verdadera renovación tecnológica, con costos excesivos y al mismo tiempo que no registran contralor de su calidad académica. Pero disfrutan del crédito fiscal mencionado.

Un ejemplo de esta política lo constituye el caso de la fábrica japonesa Toyota en Entre Ríos. La firma hizo uso del Crédito Fiscal deduciendo 200.000 $ que debió haber pagado al fisco mediante la entrega de un monto similar para la compra de maquinaria en escuelas de la zona. La noticia del 9 de octubre del 2009 no precisa las cláusulas de esa compra. Sin embargo existen no pocos ejemplos donde las empresas entregan equipamiento en maquinarias ya en desuso, incluso informático, y que de ese modo deducen del pago de impuestos. (Marrone, 2010)

Nuevamente aparece aquí la lógica neoliberal, de mercado, en el diseño también para la capacitación del ámbito privado, y el uso del Estado, no para el desarrollo de planes de capacitación que garanticen por ejemplo un desarrollo tecnológico soberano de nuestro país, sino subordinado a la demanda de las empresas.

Mientras que el Plan de Mejoras para las escuelas deja librada la responsabilidad de la capacitación docente a los propios individuos y escuelas, sin sostener con recursos suficientes ni con un plan la mencionada actualización, las empresas privadas gozan de recursos deducidos de impuestos para una capacitación centrada en demandas propias inmediatas, muchas veces no verdaderamente técnicas, ya que en muchos casos se tratan de meras terminales o filiales de casas matrices en el extranjero.
Algunas propuestas en borrador

Una verdadera propuesta para rediseñar la Formación Docente Continua en Ciudad debería partir de realizar un verdadero diagnóstico de lo existente. Promover espacios de reflexión entre las diferentes instancias del sistema educativo, docentes directivos, formadores de docentes, sindicatos a fin de ver sus limitaciones y los cambios necesarios.

En el presente trabajo avanzamos algunas ideas que, sin embrago, no pretenden constituir un plan alternativo, sino meramente reflexiones a pensar en forma colectiva. Compartimos algunas propuestas que plantean la necesidad de articular la formación docente inicial con la continua. Esta última, como su nombre lo indica, debería ser enfocada con continuidad en el tiempo, un proceso. Esto significa una coordinación entre los profesorados y el propio CePA.

Se trata de rediseñar la jornada de trabajo de modo de establecer el tiempo de formación como parte de las tareas previstas, con relevo de la tarea de aula durante al menos la jornada de capacitación. La docente o el docente tiene que poder concentrar sus energías en la tarea sin distracciones ni presiones. Tampoco se trata de reducir la formación a un intercambio de experiencias, o a la demanda del o la docente cuya práctica a veces ha alejado de la producción de conocimientos en otras instancias. Dicha jornada de trabajo no debe pensarse a costa de reducir el tiempo de clase actual previsto para los alumnos.

El sistema educativo público debería retomar a su cargo esta tarea, y terminar con el mercado de cursos y empresitas privadas, así como la dinámica credencialista que se ha creado a su alrededor.

Esta formación, dentro de una agenda de trayectoria docente, podría por ejemplo pensar en relevo de tareas de aula por un período, ¿un trimestre?, luego un período de años, ¿tres?, para que todas las docentes y los docentes concurran en forma rotativa a escuelas de formación continua con trayectos de formación. De este modo podría haber planes a lograr abarcando al conjunto de la población docente. El relevo de tareas permitiría concentrar la atención, en la reflexión de la propia experiencia y el empleo más racional de formadores. Al mismo tiempo, los alumnos no perderían su derecho a tener clase ya que quedarían a cargo de equipos de docentes rotativos para esta tarea.

Se requiere combinar propuestas que supongan recuperar las prácticas escolares, la creatividad docente, así como el acceso al desarrollo del conocimiento en cada disciplina. Esto supone, como se señaló anteriormente, no reducir la formación a cursos, sino combinarlo con talleres, reflexiones, intercambios interescolares, jornadas distritales.

Se requiere, también, abrir el debate de quienes y como diseñar a las personas a cargo de esta tarea. Los formadores no pueden ser técnicos sin experiencia de aula. Tampoco pueden ser trabajadores flexibilizados dependientes de contratos ad hoc. Diseñado el perfil de la formación se debería convocar a concursos públicos, previo concurso protegido de las personas que ya vienen desempeñándose en estas funciones.

Una verdadera política de Formación Docente Continua no debería descuidar el requisito de un salario digno para la trabajadora y el trabajador de la educación y su actualización cuatrimestral de acuerdo al costo de vida.

Pero por sobre todo, rediseñar un proyecto de Formación Continua desafía a pensar los sentidos de nuestro hacer como educadores. Plantea la necesidad de pensar y repensar en forma permanente y democrática, mediante el debate abierto en todas las instancias del sistema educativo, qué proyecto educativo para qué proyecto de país. Si, como dijimos antes, vivimos en una sociedad fragmentada cuyo crecimiento del PBI no se traduce en el “buen vivir” del conjunto de sus habitantes, la formación docente está desafiada a formularse la cuestión de cómo la educación contribuye a formar ciudadanos críticos y seres socialmente responsables para modificar este despropósito.

Significa comprender, como plantea la nueva Ley de Educación de Bolivia, la reflexión sobre los aspectos más teóricos y políticos de la educación y no simplemente concebir la formación pos-inicial como una tarea instrumental o técnica y al docente como un ejecutor de propuestas didácticas formuladas en laboratorios. En fin, se trata de reconocer a la docencia como un trabajo crítico, reflexivo, que llevan adelante seres sociales y políticos que resignifican su práctica laboral al calor de proyectos para una sociedad y que se reinventan cada día.

Bibliografía:
Feldfeber, Myriam. (2007) La regulación de la formación y el trabajo docente.
Educ. Soc., Campinas, vol. 28, n. 99, p. 444-465, maio/ago. 2007 http://www.cedes.unicamp.br>
Frelat-Kan, Brigitte. La formación docente en Francia: una voluntad sistémica. Instituto Universitario de Formación Docente. www.me.gov.ar/curriform/publica/oei..
Judengloben, Mirta (2005). Las políticas compensatorias en la escuela. Una mirada sobre las tensiones de la gestión en dos escuelas de nivel medio de la Ciudad de Buenos Aires.
Murillo Torrecilla, F.J. (Coord.).(2006) Evaluación del desempeño y carrera profesional docente: una panorámica de América y Europa. Santiago de Chile: OREALC/UNESCO, 2006. http://unesdoc.unesco.org/images/0014/001465/146545s.pdf
Ravitch, Diane. (2010) . The death and life of the great american school system: how testingand choice are undermining education, Basic Books, Nueva York, 2010
Robert, Paul, (2007) Los secretos de un éxito asombroso http://www.educared.pe/docentes/articulo/1195/la-educacion-en-finlandia-los-secretos-de-un-exito-asombroso/http:/www.educared.pe/docentes
Terigi, Flavia.(2006) Desarrollo profesional continuo y carrera Docente en América Latina www.preal.org/BibliotecaN.asp?.../83|Profesión Docente
Unda Bernal, María Pilar y otros. (2001). La expedición pedagógica y las redes de maestros: otros modos de formación. Colombia. Universidad pedagógica Nacional. www.me.gov.ar/curriform/publica/oei.../ponencia_unda.pdf -
Ley de Educación Técnica Profesional (EPT) N° 26.058) y Normativa vinculada con su implementación
Ley de Educación del Estado Plurinacional de Bolivia http://www.minedu.gob.bo/leyeducacion/
Ley de educación multicultural de Ecuador (2011). www.educacion.gov.ec/
Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación de México. http://www.snte.org.mx/

Laura Marrone es docente de Ciudad de Buenos Aires – Integrante de la Comisión de Educación de Ademys-CTA, sindicato docente de Ciudad de Buenos Aires).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Soberanía comunicacional. José Zas, "hay que discutir una nueva Ley de Telecomunicaciones"

Carlos Saglul (ACTA)

El secretario de Comunicación y Difusión de la CTA y secretario general de CePETEL, José Zas, reivindicó la necesidad de una nueva Ley de Telecomunicaciones y destacó el protagonismo gremial alcanzado en esa organización a partir de la incorporación de trabajadores vinculados con la Informática. Indicó que existe una pelea intermonopólica entre el Grupo Clarín y las empresas Telefónica, Telecom y, en forma emergente, Telmex/América.

"Telefónica y Telecom monopolizan todo el transporte de señales de radiodifusión y comienzan a participar directamente en el acceso a las mismas, a través de sus ramas fijas y móviles", agregó Zas en diálogo con ACTA.

A continuación, parte del diálogo mantenido con el titular de CePETEl-CTA:

La globalización ha sido también sinónimo de concentración de la riqueza y por ende los medios de comunicación ¿Cómo se recupera la capacidad de regulación de los estados nacionales?

A partir de la reconversión industrial capitalista que se inicia con el invento del microprocesador en 1972 y de la crisis del petróleo de 1973, esta reconversión que implicaba sacar del centro de la escena económica a la industria metalmecánica y poner en su lugar a la electrónica, la informática y las telecomunicaciones, exigía entre otras cuestiones, que los estados nacionales no tuvieran el control (ni se apropiaran de la renta) de las comunicaciones como ocurría corrientemente por ese entonces en la mayor parte del mundo, de manera que, la primer ola de privatizaciones a nivel mundial que se lanzó en la década del ’80, afectó justamente a ese sector.

¿Cómo impacta este proceso de avance tecnológico en el sector de las telecomunicaciones?

Además de la reconocida convergencia entre telecomunicaciones e informática (el sector de las TIC; tecnologías de la información y la comunicación), también nos encontramos con una convergencia entre las telecomunicaciones y la radiodifusión. En efecto, todo el transporte de señales es común y, en las últimas dos décadas también el acceso se ha vuelto común, provocando la pelea intermonopólica que observamos a diario, como en el caso de Clarín y Telefónica en nuestro país.

¿Es posible recuperar la capacidad de regulación?

Recuperar la capacidad de regulación, implica dos cuestiones concurrentes: Por un lado que el Congreso provea los instrumentos legales necesarios y la voluntad del Ejecutivo de aplicarlos. Esto sin duda se conseguirá con la actuación directa de usuarios y trabajadores, tanto en el plano de la sociedad civil como disputando a nivel de Gobierno.

¿Y por el otro?

Con el imprescindible control, para el que se deben crear organismos en los que necesariamente deben participar orgánicamente, además de los usuarios y los trabajadores, los niveles provinciales y municipales de gobierno, los centros de investigación y las universidades.

¿Cuál es la situación del gremio? ¿Cómo definiría las principales reivindicaciones del sector?

El CePETel (Sindicato de los Trabajadores de las Tecnologías de la Información y la Comunicación), alineado en la CTA, es un sindicato con personería gremial a nivel nacional Nº 650 que tiene representación y afiliados en todo el país en empresas de Telecomunicaciones e Informática (Telecom Argentina, Telecom Personal, Telefónica de Argentina, IBM, HP, Nivel Uno, entre otras). Haciendo historia, CePETel tiene su origen en la agrupación de los profesionales universitarios que trabajaban en la empresa estatal ENTel en el año 1958 y obtuvo su personería gremial en 1964. A partir de la privatización de ENTel el sindicato firmó Convenios Colectivos con Telefónica de Argentina S.A. y con Telecom S.A., los cuales se encuentran vigentes. En el año 1998, como secuela de las condiciones neoliberales de la década, la conducción de ese entonces trató de disolver el sindicato. En el año 2002 surge un conflicto en la empresa Telefónica a raíz de la notificación a 850 trabajadores a los cuales no se les aplicaba ningún convenio colectivo, de la necesidad de suspenderlos por razones de fuerza mayor. En este marco se inicia un conflicto que concluye con la reinstalación del Cepetel como sindicato y su inserción en la CTA. En el año 2009 se realiza la reforma del Estatuto Orgánico para ampliar la afiliación a todos los trabajadores de las telecomunicaciones y la informática, sean o no profesionales. Esto se realiza debido a la convergencia de estas dos disciplinas en lo que se conoce como tecnologías de la información y la comunicación (TIC), lo que además genera prácticas laborales comunes y coincidencia en la acción gremial. El correlato práctico, es el gran desarrollo que ha alcanzado la actividad gremial del CePETel en empresas como IBM, donde se eligieron los primeros delegados de base, después de 85 años de actuación de la compañía en el país.

¿Cuáles son las principales reivinidaciones de los trabajadores del sector?

Tienen dos ejes principales: Por un lado, la eliminación de la precarización laboral que se manifiesta sobre todo en la tercerización de un amplio espectro de las tareas propias del sector y en el mantenimiento de la ilegal figura del empleado "fuera de convenio", sobre todo en las áreas profesionales y técnicas de las empresas. Por otro lado, en el reclamo de que el control y desarrollo de este sector clave en la perspectiva estratégica de todo país, deben permanecer en manos de la sociedad y el estado nacional.

¿Cuál es la postura de su gremio frente a la Ley de Medios?

Cuando iba a salir la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, la redacción original generaba las condiciones para el “choque” de dos tipos de monopolios integrados verticalmente: El monopolio de los medios masivos y el monopolio de las empresas de telecomunicaciones (telcos). La perspectiva inmediata se visualizaba con ventaja para las telcos. La solución que apareció entonces, fue la exclusión de las telcos del acceso de radiodifusión (no así del transporte, sobre el que siguen ejerciendo su predominio). Con esta exclusión, lo que se hizo fue patear para adelante el problema. La nueva ley, a la vez que excluye a las telcos del acceso al público, establece las condiciones para democratizar este acceso y desarmar el monopolio de las grandes empresas de medios. Pero en las redes de transporte, las que permiten la transmisión de señales de radiodifusión a todo el país y entre emisoras, sigue habiendo monopolio y “abusos” de los grandes prestadores telco. Por su parte, en el acceso (donde es muy difícil entrar si ya hay una red), los prestadores, ante estas reglas del juego restrictivas, “cierran” sus redes (sean éstas cableadas como las telefónicas o las de TV por cable o, ni que hablar de las inalámbricas / celulares). Esto impide el desarrollo y aprovechamiento integral de las redes de acceso al público. La forma de encarar el fondo de estas cuestiones es discutiendo una nueva Ley de Telecomunicaciones que acompañe a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

¿De qué se trataría este plexo normativo?

Esta Ley de Telecomunicaciones debe estar acompañada de una política de Estado para establecer una Infraestructura Universal de Conectividad, elevando esto al rango de Servicio Público básico. La sociedad y el Estado Nacional deben tener poder de decisión y control sobre la interconexión no restrictiva, las arquitecturas abiertas y los precios de interconexión en las redes de transporte; la no discriminación geográfica del acceso y la optimización técnica de las redes de acceso (fijas y móviles) que incluya la compartición la coubicación y la portabilidad numérica y la estricta orientación a costos de los precios de los servicios móviles. Además, la legislación y las políticas (y la sociedad toda) deben exigir la neutralidad de la red (que esté libre de restricciones en las clases de equipamiento que pueden ser usadas y los modos de comunicación permitidos, que no restrinja el contenido, sitios y plataformas, y donde la comunicación no esté irrazonablemente degradada por otras comunicaciones) y el acceso libre a los contenidos. No a los códigos cerrados, no a los paquetes de servicios y reclamar la producción nacional tanto de los servicios, como de los insumos (bienes de capital) necesarios para la producción de los mismos. Esto incluye la apropiación del conocimiento necesario y la definición de las tecnologías convenientes.

¿El CePETel ha elaborado un anteproyecto de Ley de Telecomunicaciones?

Así es, ese proyecto establece el derecho a la telecomunicación, considera a la telecomunicación como un Servicio Público y no una mercancía a la que se le agrega el paliativo del servicio universal, provee las condiciones de la necesaria recuperación por parte del Estado Nacional de la planificación de las telecomunicaciones a través de: . La definición de los mercados y de las condiciones de concurrencia en cada uno de ellos. . La validación periódica de las Licencias o Concesiones sobre la base del seguimiento de un Plan Estratégico de Referencia. . La fijación de topes para las tarifas en todas las condiciones. . La definición de las tecnologías convenientes para el desarrollo productivo. . La obligación de la planificación, gestión y operación de las redes y los servicios desde el territorio nacional. . La aplicación efectiva de la Ley de Compre Nacional. . La ampliación del concepto de telecomunicación básica a la telefonía móvil y al acceso a Internet. . El establecimiento de un marco para la concurrencia de prestadores que aporten dinámica al sistema y que a su vez contribuyan a la universalidad del servicio. . La independencia real de los órganos de regulación y control.

Es muy completo.

Es integral, establece además la creación de un Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones que permita al Estado Nacional el acceso al conocimiento, uno de los vértices del triángulo virtuoso conformado junto con el servicio y la industria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los muertos de La Cárcova

Silvana Melo - Claudia Rafael (APE)

.

A eso de la media tarde fray Gustavo, que vive en el bajo -allí donde las casitas son de madera o `de lo que hay´- escuchó gritos. `Mire lo que están pasando por la tele´. Se asomó a la puerta de los vecinos y vio. Supo por las voces que corrían como riachos que habían matado al Pela. Y que Joaquín estaba gravísimo, en el quirófano, con tres tiros en la panza. Después supieron que Mauri también estaba muerto.

Las gentes de a pie, en el corazón de la vieja villa La Cárcova ven cada día cómo el paso del tren del Ferrocarril Mitre los parte en dos con la larga hilera de vagones. Cuenta fray Jorge cómo temblequean las casillas de chapa y cartón y sienten como se les transforma en terremoto la vida por unos cuantos minutos, mientras desde las ventanillas asoman, curiosos, los hombres y mujeres que llegan a la gran ciudad desde Tucumán, Córdoba o Rosario. Los vecinos niegan con voz rotunda que se provoquen los descarrilamientos. Ni el de ayer ni el de hace seis meses. Que “es mentira que esto pase siempre como dice la tele”. Pero la policía y los dueños de los trenes dicen que es así. Que tiraron troncos sobre los rieles. Era justo a la hora en que la gente va al Ceamse, como parte de su tarea de supervivencia. Son montañas enteras ahí nomás, a la mano del deseo. Toneladas y más toneladas de desechos industriales, de restos de comida. Cada tardecita llegan como ejércitos de sin tierra. A bucear entre los botines de mercadería que puede salvar la comida de la noche o que puede permitir vender unos cuantos kilos de metal que van arrancando de los restos de cables y artefactos eléctricos. Es uno de los basurales más extendidos del conurbano. Asentado en pleno José León Suárez. Allí donde alguna vez, hace ya casi siete años, se perdieron los rastros de Diego Duarte, con sus 15 años plenos y sus ojos color café mientras buscaba algo entre los desperdicios para vender. Cuando un alud de residuos lo sepultó mientras intentaba esconderse del patrullero debajo de unos cuantos cartones viejos y ajados.

A veces cae una lluvia de buena suerte que dibuja sonrisas y dispara la adrenalina. Como aquel año, en que cerca de las fiestas, llegó un camión frigorífico cargado de costillares que fueron tomados por asalto en el basural.

Cuentan que llegan a ser hasta 1500 personas revolviendo en medio del descarte. Buscando un pequeño tesoro que sacie aunque sea por un rato tanta indignidad.

Muchos aseguran que el peregrinaje diario al Ceamse es menor desde que se pusieron en marcha las cooperativas. Que intentaron ser captadas por punteros que ofrecían `no vayas a trabajar y yo me quedo con una parte de tu salario´. Sin embargo los controles, dicen los propios vecinos, fueron férreos y en la resurrección del programa en estos últimos tiempos la mano del puntero quedó afuera. En la villa se sobrevive con el cartoneo y el cirujeo. Pero desde que bajaron mucho el cartón y el plástico se buscan otras alternativas. Cuando la tarde baja los residuos del Ceamse suelen ofrecer alimentos que son vendidos entre la vecindad. Mayonesa, jugos, leches, yogures todos con la fecha de vencimiento superadas. Los lácteos, con el sol brutal de los 40 grados, se convierten en una usina bacteriana peligrosísima.

Muchos no tienen agua y el baño es una utopía. Cada día la municipalidad llega con tanques a distribuir agua potable, que los pobladores cargan en baldes o en bidones y que tiene que alcanzar para pasar el día. Si no, no hay qué tomar. No hay ni siquiera unas cuantas gotas para higienizarse.

Más allá, un zanjón suele ser la geografía elegida para tirar los autos chocados. Y como ejércitos de hormigas, van algunos a juntar los autopartes que se colocan convenientemente a través de los desarmaderos.

La villa nació hace décadas cuando los migrantes paraguayos y del norte argentino iban llegando a la gran capital convencidos de que dios allí los atendería de una vez en la vida. En poco tiempo se expandiría hasta duplicarse, a medida que iban rellenando un bañado que se iría llenando de más y más casillas. Nadie que viva en la villa de José León Suárez puede hacer una síntesis. Tan dinámica es la vida, tan caleidoscópica, que nunca su fotografía de la mañana será igual a la de la tardecita. En el bajo, donde las casas son `de lo que hay´ casi no existen las casas de alto y hay poco pasillo, según describen los vecinos. Las calles son de tierra y el sector termina en el zanjón. En el alto, hay dos calles centrales con pavimento y a los costados se abren los pasillos entre casas donde abunda más el material. “La vida es variadísima”, dice Fray Gustavo, uno de los que se niega a la síntesis. Un sector del barrio es de paraguayos, con códigos de una enorme verticalidad. Un poco más allá, todo cambia: la vida es
boliviana. “Los pibes son distintos”, dicen. Entonces no es posible decir cómo es la Cárcova en una definición redonda sin rozar la arbitrariedad.

Los que viven allí respiran en la villa como lo harían en cualquier pueblo. “Hay tiempos en que se desarman autos a lo loco, otras temporadas en que no pasa nada”, dicen. Pero no viven la experiencia de la violencia como una naturalización cotidiana. Fray Gustavo disfruta de una “relación de vecinos” que no diferencia de otras. Es que “pasa lo que pasa en todos los barrios, pero se disimula menos porque las paredes son mucho más delgadas” o directamente no son.

La vida no es fácil. Ser pibe no es fácil. El futuro suele ser un nubarrón plomizo; en los andenes de la marginación más profunda bandas de policías, de narcos y desarmadores se llevan a los chicos que suelen ser infantería para el horror. Son parte de la villa que ayer, cuando el sol empezó a apagarse, se volvió impenetrable. Por eso Blanca, que se quedó sola porque el marido aparece de vez en cuando, cada vez que escucha un tiro arrea con todos los críos y los lleva para adentro. `A mí no me van a tocar los chicos´, dice.

Una vez cada tanto sus vidas quedan marginalmente retratadas en los grandes medios –esos que los desoyen en su dolor cotidianamente- cuando la tragedia irrumpe y estalla. Como ayer, cuando a través de las pantallas tantos descubrían que existía la Cárcova y de pronto intentaban explicar la síntesis que el propio fray Gustavo, que vive en el bajo, asegura imposible. Es que ésa es una foto brutal y descarnada de la exclusión. De aquellos que siempre quedan afuera, caídos, detrás de los muros del florecimiento y de los oropeles del paraíso sojero. Nada les llega, nunca. Salvo un tren de vez en cuando que descarrila. Y la visibilidad repentina de las balas, la muerte, las corridas y las cámaras pretendiendo retratar su vida que no es. Una apretada y congelada imagen de una vida que jamás nadie ve. Que se revela de pronto cuando el ruido del vagón ladeado despierta a los que sólo miran las playas atestadas de un mundo feliz. Y descubren que hay otro país. Ahogado y contuso.

Anoche los tiros seguían escuchándose a las once, a las doce y la comisaría San Martín Cuarta estaba rodeada por la rabia. Las balas de la policía se habían cargado al Pela, a Mauricio también y Joaquín estaba al borde, cayéndose del lado de la muerte. Una vela grande iluminaba los rojos del Gauchito Gil y la sed de la Difunta. La cumbia rabiosa salía de las entrañas oscuras de la Cárcova y se mezclaba con las voces confusas de los noticieros que repetían, una y mil veces, la misma imagen.

Fuente foto: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: El poder siempre juega en serio

Hugo Blasco (ACTA)

Esta última semana arrancó con una denuncia gravísima por torturas en el Sistema penitenciario de Mendoza y continuó con los también graves hechos de José León Suarez. La información periodística nos permite tomar conocimiento parcial de los hechos pero en la casi totalidad de las versiones se omite algo central que son las causas de los comportamientos criminales de miembros del sistema penitenciario y de la policía.

En el caso de Mendoza, ¿nos puede llamar la atención lo sucedido cuando al inicio de su gestión el gobernador Celso Jaque había nombrado como ministro de seguridad a un ex funcionario de la Dictadura, y como subsecretario a un personaje denunciado como integrante de los famosos Grupos de Tareas?

Recordemos que Jaque resistió hasta donde pudieron las presiones de organismos de derechos humanos y organizaciones populares para que separara a los dos funcionarios. El Gobierno nacional se vio obligado a intervenir ante lo escandaloso de la situación generada por uno de sus aliados.

Si nos remitimos a lo acontecido en José León Suárez hemos escuchado y leído abundantes declaraciones de funcionarios bonaerenses haciendo un relato muy “perfecto”, muy “cerradito” que explicaría acabadamente la responsabilidad de un grupo de personas habitantes de la villa “La Cárcova”, que actuaron criminalmente provocando el descarrilamiento del tren, y el intento de saqueo.

Por tal motivo, y siempre de acuerdo a la versión del Gobierno provincial y a los voceros de la Empresa, la Policía tuvo que intervenir en salvaguarda de la propiedad privada con los resultados conocidos. Casi nada: dos jóvenes muertos y otra persona en estado gravísimo por estas horas.

Haciendo un paralelismo con Mendoza, ¿nos puede llamar la atención la actuación de la policía? Es decir, ¿nos puede llamar la atención la actuación institucional? ¿La respuesta del Estado? Por supuesto que no.

Año tras año el Comité contra la Tortura de la Comisión Provincial de la Memoria elabora un informe donde se analizan minuciosamente los casos de abuso policial, violencia institucional y violaciones a los derechos humanos en los lugares de detención.

Estos Informes que son esperados con mucha expectativa por organismos de derechos humanos, profesionales relacionados a la cuestión penal de las más diversas especialidades, parte importante de la justicia, organizaciones de trabajadores, del ámbito universitario, entre otros, lamentablemente pareciera ser que no son registrados por los gobernantes de turno. A punto tal que el Comité ha tenido que presentar reiteradamente denuncias ante organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la ONU.

La actuación de los representantes gubernamentales citados por estos organismos para hacer los descargos pertinentes ha sido francamente lamentable porque más allá del empeño que pusieran para justificar lo injustificable no se puede “tapar el sol con la mano” y ni siquiera hay avances concretos para ir mejorando la situación que no sólo refiere a las situaciones de encierro sino también a la actuación policial (detenciones arbitrarias, torturas, vejaciones diversas, gatillo fácil).

Como referencia cercana digamos que hace menos de una semana se cumplieron dos años de la desaparición del joven Luciano Arruga a manos de la Policía y la causa está empantanada en la Justicia. Todavía la carátula es por “averiguación de paradero”. Una vergüenza.

En este punto cabe hacer una referencia al papel de la Justicia. Porque tanto la actuación ilegal de la Policía como las violaciones de DDHH en comisarías y lugares de detención no tienen, salvo excepciones, un tratamiento ejemplar por parte de muchos integrantes del Poder Judicial. Se sigue hablando de “apremios ilegales” cuando en realidad se trata de torturas, por ejemplo. El caso de la carátula de la causa Arruga al que hacíamos referencia más arriba es otro caso incluso recordemos las idas y venidas en la causa por la desaparición de Julio Jorge López, etc.

El Poder Judicial es el aparato del Estado más conservador, no sólo en la Argentina sino en todo el mundo. Es verticalista, elitista, autoritario, corporativo por lo que no nos debe sorprender la falta de apoyo y solidaridad de ese mismo Poder con el juez, defensor o fiscal que enfrenta a los diferentes poderes tanto privados como estatales en concordancia con el compromiso con la Constitución y las leyes y en particular con los Derechos Humanos que debe regir la actuación de cualquier magistrado.

La democratización del Poder Judicial es una tarea enorme y pendiente que tenemos por delante y en ese sentido reiteramos la propuesta de la CTA, de constituir el organismo de selección (Consejo de la Magistratura) que esté integrado, entre otros, por representantes de los trabajadores judiciales y de la comunidad como en Chubut, Entre Ríos y Santa Cruz. Debe tener por otra parte un funcionamiento absolutamente público. Es parte de la lucha por la democratización de la sociedad.

Volviendo al origen de estas líneas, podríamos decir que otra coincidencia entre lo de Mendoza y provincia de Buenos Aires es que las víctimas son pobres. En el caso de José L. Suárez, pobres de toda pobreza. Son los que concurren a diario a las montañas de basura del CEAMSE a buscar algo. Y si ese algo es “comida”, mejor.

Sistema penitenciario, Policía, Justicia: el aparato represivo del Estado. La superestructura que debe garantizar la vigencia del modelo y del sistema capitalista. ¿Para reprimir a quiénes? A los pobres, los que según algunos son los destinatarios de las mayores preocupaciones (y nada más) de los gobiernos y según otros directamente “sobran”, no tienen lugar en el sistema.

Los trabajadores no podemos permitir esto, es absolutamente insoportable. Por eso, son fundamentales no sólo las denuncias y movilizaciones populares ante cada caso de violación de nuestros derechos sino avanzar en la organización de la clase trabajadora.

En la medida que progresemos en esa dirección iremos construyendo el poder necesario, nuestro poder, que nos permita la construcción de la sociedad que soñamos.

El 23 y 24 de marzo próximo, el Congreso Federal de la CTA que se reunirá en Mar del Plata tendrá la oportunidad de definir los objetivos y las estrategias que hagan posible esta trascendente empresa política.

Hugo Blasco es Secretario de Derechos Humanos de la CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Enero 2011, 8 femicidios

Gabriela Barcaglioni (ARTEMISA)

Durante el mes de 8 mujeres fueron asesinadas en el país por razones de género. Los datos surgen de un monitoreo propio elaborado a partir de información de los principales diarios nacionales y de las tres agencias de noticias nacionales (Telam, DyN y NA).

Silvina Mehaudy
44 años
Apuñalada y degollada por su marido, Luis Bianco de 47 años, quien también asesinó de la misma forma a la hija de ambos, Sofía, de 8 años.
Los femicise registraron el barrio porteño de Villa Urquiza.
El agresor fue arrestado y derivado a un centro asistencial dado que presentaba heridas cortantes en su cuerpo.
Las crónicas policiales recogen comentarios de quienes vivían en el mismo edificio que la pareja, las cuales señalan que 'él siempre fue muy amable con nosotros', 'ella había hecho denuncias por maltrato porque él era muy celoso'.
1 Enero 2011

Maria Laura Córdoba
19 años
Andrés del Jesús Loto, 32 años, la golpeó, la ató a un árbol y la castigó con una cadena caliente hasta asesinarla en la localidad santiagueña de Beltrán.
Dejó su cuerpo abandonado y huyó, días después se presentó ante la Justicia con su defensa aduciendo que la joven lo había contagiado de HIV y quedó detenido en la Unidad Regional Nº 2 de La Banda.
En la Comisaría de la Mujer, de esa misma localidad, había sido denunciado por los malos tratos a los que sometía a la mujer.
1 Enero 2011

Carla Daniela Di Benedetto
16 años
Asesinada a golpes en una vivienda de William Morris, partido bonaerense de Hurlingham, por su pareja de 23 años, de nombre Matías.
Según el Diario El Día de La Plata 'allegados y familiares de la chica, denunciaron que la adolescente era víctima de una permanente violencia por parte de su pareja y que en tres meses de convivencia sufrió más de un castigo físico'.
El femicidio es investigado por el personal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 del Departamento Judicial de Morón, que caratuló la causa como 'homicidio'.
16 Enero 2011

Melisa Marisol Velásquez
18 años
Baleada a quemarropa con un revólver calibre 22 por su ex pareja de 28 años de quien se había separado hacía tres meses.
El asesino, Mariano Arrabit, fue alojado en la comisaría primera de la localidad bonaerense de Dolores donde se instruyeron actuaciones por 'homicidio'.
En su edición del 27 de Enero el diario Clarín informa que 'Arrabit había sido denunciado por violencia familiar en 2002, por una pareja anterior.'
También indica que 'el 30 de diciembre el fiscal Roberto Miglio Salmo había solicitado a la jueza Mariana Iriani la 'prohibición de acercamiento' de Arrabit a Melisa.
La joven que estaba embarazada recibía ayuda psicológica en un Centro de Asistencia a la Víctima por la violenta relación con Arrabit.
La investigación está a cargo de la jueza de Garantías 2 de Dolores, Laura Elías.
25 Enero 2011

Mirta Álvarez
45 años
Gabriel Vázquez de 56 años asesinó de un balazo a su esposa y luego se suicidó, en la casa de su hija ubicada en localidad bonaerense de Saavedra, a 120 kilómetros al noreste de Bahía Blanca
El hecho es investigado por el ayudante de Fiscal de Saavedra-Pigüé, Adrián Montero, en el marco de la causa caratulada como 'homicidio y suicidio'.
26 Enero 2011

Carolina Ruiz Díaz
32 años
Fue quemada por su pareja, Leonor Céspedes Arevalo, en Parque Patricios, tenía dos hijos y era de nacionalidad paraguaya.
Fue trasladada con el 70 % de su cuerpo quemado al Hospital Penna. Por la gravedad de sus heridas fue derivada al Hospital del Quemado, donde falleció.
La crónica policial relata que en medio de una 'pelea' la mujer 'decidió rociarse el cuerpo con alcohol, amenazando con suicidarse' y agrega que 'el hombre fue quien accionó su encendedor, lo que causó las quemaduras y, posteriormente, la muerte de la mujer'.
Fue detenido por personal de la comisaría 32 en el Hospital Penna, lugar al que llevó a su mujer para ser asistida.
Interviene el Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción 49 a cargo del Dr. Facundo Cubas.
28 Enero 2011

Ivana Correa
23 años
Murió en el hospital San Martín de La Plata a consecuencia de las quemaduras que le provocó su ex pareja, Roberto Almirón.
El asesino la prendió fuego en una vivienda del barrio Coca Cola de la localidad bonaerense de El Jaguel, partido bonaerense de Esteban Echeverría.
'Es un asesino, un psicópata enfermo de celos que la tenía encerrada en su casa y que hasta le pegaba', dijo el día del ataque la madre de la joven.
29 Enero 2011

NN
41 años
La Fiscalía Nº 4 a cargo de la Dra. Fanny Zamateo, interviene en el femicidio cometido en la localidad chaqueña de Sáenz Peña.
El agresor identificado como C.A.D de 49 años cometió el asesinato con una carabina calibre 22 y luego intentó suicidarse ingiriendo veneno.
La mujer que tenía tres hijos con el asesino trabajaba en el Poder Judicial provincial.
30 Enero 2011.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: Los millones del fideicomiso para el Centro Cívico, sin control público

Mario Albera (SOS PERIODISTA - PRENSA RED)

Ni control parlamentario, del Tribunal de Cuentas o de la ley de administración financiera. Los 432 millones que en principio gastará Schiaretti en esta extravagancia, estarán ajenos a los habituales organismos y normas de control público.

Hay una cuestión dentro de la polémica por la demolición de la Casa de Gobierno de la Provincia y la consecuente destrucción del patrimonio arquitectónico e histórico cordobés que hasta ahora ha pasado desapercibida pero que estimo igual de controvertida, y es la forma en que se financiará el futuro Centro Cívico.

El 2 de noviembre pasado, el gobernador Juan Schiaretti firmó el decreto 2070 por el que se creó el Proyecto de Contrato de Fideicomiso “Centro Cívico del Bicentenario”. El contrato fue suscripto por la Provincia de Córdoba, en su carácter de fiduciante, representado por el Subsecretario de Infraestructura del Ministerio de Obras Públicos, y el Banco de la Provincia de Córdoba SA, en su carácter de fiduciario.

Este sistema se constituyó a propuesta de la adjudicataria de la obra, la empresa Electroingeniería SA, y es el mecanismo con que se financiarán los 432 millones de pesos que dice el Gobierno que le costará a los cordobeses la extravagancia del hijo del ferroviario.

¿Qué es un fideicomiso? Dicho vulgarmente se trata de cuentas bancarias en las que se coloca dinero para un fin específico, por ejemplo financiar obras públicas. Se constituyen cuando un fiduciante le transmite una propiedad de bienes determinados a un fiduciario, que la administra con un destino (beneficiario).

En el caso del Centro Cívico, es la Provincia la que transfiere los fondos y el banco el que los administra a los fines de hacer la obra.

El fideicomiso se nutre de los millones que obtuvo la Provincia por emitir más deuda, aunque empezó a funcionar con un préstamo puente de 30 millones de pesos aportados por la adjudicataria.

El tema es que a partir del caso Skanska la credibilidad de los fideicomisos como mecanismos de financiamiento de obras pública, quedó en el ojo de la tormenta por ser pocos transparentes al permitir eludir los controles normales del Estado con facilidad.

La causa Skanska reveló el pago de millonarios sobreprecios en la contratación de empresas para la construcción de gasoductos. Por este hecho hace poco fueron procesados dos ex funcionarios kirchneristas y nueve empresarios de la firma sueca Skanska, por los delitos de defraudación a la administración pública y cohecho pasivo (coimas)

Los sobreprecios se pagaron en el marco de la constitución de un fideicomiso que administraba el Banco de la Nación Argentina junto a inversores privados.

Cuando el caso estalló en los medios, arreciaron las críticas por el manejo discrecional que suponen los fideicomisos al estar éstos exentos del control parlamentario o no ser alcanzados por la ley de administración financiera, que es la que regula u ordena el funcionamiento normal del Estado. Se los comparó a una “caja negra” que el gobierno manejaba en forma discrecional.

El economista y diputado nacional Claudio Lozano los cuestionó por ser “una ingeniería financiera que, por vía de los fondos fiduciarios, fideicomisos y el cargo específico, elude el control parlamentario o los controles de la administración pública en la puesta en marcha de las obras públicas”.

¿Significa esto que el fideicomiso que se usará para financiar la construcción de la nueva sede del gobierno de Córdoba no tendrá control alguno?

“Así es”, confirma Salvador Treber, frente a la consulta telefónica. “El fideicomiso es un ente o fondo extrapresupuestario que está ajeno a los controles de la administración pública. Esto quiere decir que está ajeno al control del Tribunal de Cuentas. Por lo que cabría preguntarse por qué se apeló a un fideicomiso para hacer la obra”.

Eduardo González Olguín –otro economista local- arriesga una respuesta. “Quizá porque lo bueno del fideicomiso es que es una figura que no permite desviar la plata a otro objeto y donde el administrador responde con todos sus bienes. Sin embargo, debo decir que tiene como desventaja que sale de los normales controles del Estado”.

Treber explicó que para que un fideicomiso funcione correctamente tienen que existir entre quienes lo componen, “intereses contrapuestos”, algo que no sucedería con el fideicomiso creado por la Provincia y el Banco. “Usted tiene que tener uno que proporciona los fondos y otro que le da destino y los administra pero cuando ambas cosas las hace la misma conducción, esto da lugar a arbitrariedades”.

González Olguín advirtió en este sentido que la figura del fideicomiso “fue pensada para el sector privado, donde los actores son más definidos. Su uso por el Estado, en cambio, lo veo como algo forzado”. Apuntó que “en Argentina fue Lavagna el que usó mucho (la figura del fideicomiso) para darle más ejecutividad a la obra pública y sortear la burocracia, pero esto no implica que no tenga claroscuros y que el manejo de esos fondos no esté teñido de sospechas”.

Al no haber controles, al estar el fideicomiso alejado de los procedimientos de contralor habituales de la administración pública, nada obligaría a Electroingeniería a cumplir con los requisitos de licitación pública a la hora, por ejemplo, de subcontratar un trabajo con la plata de todos los contribuyentes.

Treber -que llamó "despilfarrador" a Schiaretti- señaló que el Gobierno de Córdoba mínimamente debería transparentar y explicitar la operatoria del fideicomiso, con sus reglas y normas de funcionamiento.

Por su parte el vocal por la minoría en el Tribunal de Cuentas de la Provincia José Medina opinó que la figura del fideicomiso “no es óbice” para ejercer el control, pero de todas maneras admitió que es una figura “más compleja e intrincada” a la hora de controlar, dando la impresión de que no está tan claro lo que deparará el funcionamiento del fideicomiso para este órgano de control.

El control del Tribunal se divide en dos partes: hay un control previo, indicó Medina, “consistente en verificar los extremos legales y la correcta ejecución presupuestaria”. Por ejemplo que se haya llamado a licitación y que la misma se haya realizado dentro de los parámetros legales y que lo que se destine a la obra tenga reflejo presupuestario. Y un control posterior que consiste en verificar que lo ejecutado coincida con lo previsto.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Vuelvo

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

.

Contrapuntos de regreso ahora por FM Nostalgia.

Y, obvio e indefectiblemente, Contrapuntos no es La Capital, 6.7.8, ni De 12 a 14.

Hay una cuestión que deseo quede clara: yo puedo tener el poder del micrófono pero usted la verdad silenciada.

Hacer radio es abrazarse a la soberanía del lenguaje. O habla el pueblo tras su verdad o la radio es sinónimo de orden, control social, enajenación y entretenimiento fútil.

Contrapuntos de regreso ahora por FM Nostalgia.

O democracia o plutocracia.

Yo estoy más cerca de Ana Braghieri que de Juan Carlos Blumberg.

Yo admiro al Che Guevara no a Roberto Scout.

Yo tengo alguna que otra gota de sangre guaraní en mi cuerpo. Y como los Guaraníes que desde el Amazonas llegaron caminando: busco la Tierra Sin Mal.

Argentina es la geografía del hambre. 25 niños menores de cinco años fallecen por causas evitables todos los días. La drogadependencia se devora a 7 pibes y jóvenes diariamente según índices oficiales.

O democracia o plutocracia.

Contrapuntos de regreso ahora por FM Nostalgia.

Francisco I. Arancibia aseveró: “No hay maestro cierto ni auténtico sino lucha por la liberación de los pueblos”.

César Baudino también es contundente: “Y tampoco podemos analizar la educación en su integralidad por fuera del modo de producción, por fuera del capitalismo”.

Pero CTERA y AMSAFE ni cuenta quieren darse…

“Saber cuánto gana una familia es generalmente saberlo todo. Y deberían convencerse de esto con preferencia los legisladores, cuya función lejos de ser retórica debería fundamentarse en la estadística, única forma de ser eficaz”, señalo Carolina Muzzilli.

El diez por ciento de los hogares más ricos tiene el 29, 6 de los ingresos. El diez por ciento de los hogares más pobres apenas el 1,7 % de los ingresos.

Contrapuntos de regreso ahora por FM Nostalgia.

Yo nací en 1973 cuando Cámpora al gobierno y López Rega al poder.

A Clemente Arona lo asesinaron “agentes” del Estado.

Y me parece que no hay que confundirse: más Estado e imperio del derecho no significan democracia.

Como subraya Rafael Barret: “Por definición, la ley se establece para conservar y robustecer las posiciones de la minoría dominante; así, en los tiempos presentes, en que el arma de la minoría es el dinero, el objeto principal de las leyes consiste en mantener inalterables la riqueza del rico y la pobreza del pobre”.

Contrapuntos de regreso ahora por FM Nostalgia.

Y si hay algo que aprendí de pequeño es que la verdad no es una gran mentira disfrazada de propaganda. La verdad libera y la mentira inmoviliza.

Aquí hacemos radio, aquí se pregunta y se escucha, aquí se busca la verdad en compañía, aquí hacemos periodismo… Y que los demás hagan lo que se les ocurra.

Si somos lo que hablamos: usted sabrá elegir.

¡Bienvenidos!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...