lunes, 14 de febrero de 2011

África, movilización popular y economía política

Julio G. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)

Cayó el gobierno de Mubarak (1) en Egipto y terminó el Foro Social Mundial (FSM) en Dakar. En ambos acontecimientos el protagonista excluyente es el pueblo. Sea en El Cairo o en Dakar, la movilización popular hizo visible lo invisible a millones de personas: que África no es solo pobreza o dictaduras en los gobiernos. África es también conciencia de la miserabilización de la vida cotidiana y lucha para erradicarla. (2)

La discusión económica para muchos analistas durante los 18 días de protesta en Egipto era el impacto en la suba de los precios del petróleo y otros productos que se comercian por la ruta que atraviesa el Canal de Suez. Es cierto que se trata del paso de las mercancías asiáticas hacia Europa y el Atlántico Norte, territorio del capitalismo desarrollado y epicentro de la crisis mundial. Lo que pretendo enfatizar, es que no ven lo principal para el análisis de las cuestiones económicas: la movilización popular que decide en acto, en acontecimiento del accionar colectivo, modificaciones sustanciales en el orden social vigente: el capitalismo.

Movilizaciones populares y cambio político

Algunos comparan la rebelión egipcia con el 19 y 20 de diciembre del 2001 en Argentina (3); con el 89 y la caída del muro de Berlín, y más aún con los acontecimientos rusos de 1917, para unos “febrero” (4) (Kerensky) y para otros “octubre” (5) (Lenin). Son todas comparaciones discutibles, pero con un elemento en común, que cada uno de esos acontecimientos modificó (cada uno en su punto, el devenir histórico, económico, social, político y cultural).

Resulta prematuro imaginar el sentido de los acontecimientos egipcios en el orden mundial contemporáneo, máxime con la continuidad y profundidad de la crisis mundial. Pero es evidente que no se trata de una revuelta o protesta más, entre muchas que se presentan recurrentemente.

La rebelión popular Argentina aconteció a meses de la ofensiva militarista lanzada por Bush luego de los atentados del 11S. El miedo atemorizó a movimientos y líderes de la protesta global. Todos podían caer en las redes del designio por pertenecer al “eje del mal”. ¿Quién podía animarse a la confrontación contra las manifestaciones del poder mundial? Las luchas en la Argentina fueron analizadas globalmente como de confrontación con el neoliberalismo y su principal ideólogo y ejecutor, el FMI. Ello dicho más allá de las motivaciones de la protesta en cacerolazos, asambleas, piquetes, o experiencias diversas de la movilización en la Argentina. La movilización argentina repercutió en el ámbito mundial y es parte constitutiva del nuevo tiempo que expresa en Latinoamérica la primera década del Siglo XXI, precisamente la década de la saga de reuniones del FSM.

Está claro el impacto global de los cambios ocurridos en el 89, y aún antes los de 1917. Estos dos casos adquieren significado en la contraposición entre capitalismo y socialismo.

Insistamos que no son comparables, solo en lo esencial, de ser acontecimientos que marcan o definen rumbos del acontecer local, regional o mundial.

¿Acaso la bipolaridad no remite a la revolución rusa y su expresión en el este de Europa a la salida de la segunda guerra mundial? ¿El orden unipolar contemporáneo no está asociado a la caída de la URSS? ¿Algo tiene que ver el 2001 argentino con la expectativa mundial generada por la región latinoamericana en el primer decenio del Siglo XXI? ¿Qué efecto tendrá sobre el orden social, en el corto, mediano y largo plazo, el acontecer de movilización popular en Egipto?

Egipto en el orden mundial

Egipto ya no volverá a ser lo que representó para el imperialismo estadounidense en la articulación de un orden que requería la asociación con Israel para resolver sus intereses, no solo en el medio oriente.

Estados Unidos es el principal consumidor mundial de petróleo, exigiéndole ello asegurarse capacidad de provisión fluida de hidrocarburos. No es tanto el petróleo producido en el país de los faraones, sino el territorio del tránsito el que le preocupa.

La población no solo se movilizó contra la dictadura, sino también contra las condiciones de vida, contra la pobreza, la situación del empleo, el desempleo y la precariedad laboral.

Está claro que las clases dominantes en Egipto y del mundo intentarán burlar el sentido de la movilización. El objetivo será para ellos restablecer el “orden social”, tal como se propusieron las autoridades argentinas en la primera semana de enero del 2002, cuando todavía la población en calles y asambleas eran el dato de la realidad. (6)

En Dakar, los movimientos sociales reunidos en asamblea reconocieron públicamente el “aporte fundamental de África y de sus pueblos en la construcción de la civilización humana”. (7) Hasta ahora la novedad política mundial eran los procesos desarrollados en la región latinoamericana y su experiencia de cambio político. Las novedades se remozan en la actualidad con los movimientos en el norte de África.

Es importante analizar desde donde se posicionan quienes hablan y se pronuncian en la Declaración de la Asamblea de los Movimientos Sociales (8), donde señalan que se oponen a la “dominación del capital, que se oculta detrás de la promesa de progreso económico del capitalismo y de la aparente estabilidad política.” Es una reflexión profunda del cónclave en Dakar, que merece ser comentada de cara al acontecer egipcio.

El pueblo movilizado en Egipto continua alerta, más allá del logro obtenido con la renuncia de Mubarak, porque subsiste el temor a que les sea usurpado o escamoteado el poder logrado. No se trata de pensar en estabilizar políticamente el gobierno egipcio, bajo parámetros de la democracia occidental, como imaginan analistas del poder mundial, incluso el propio gobierno estadounidense, que hasta ayer saludaba la transición con Mubarak hasta las elecciones de septiembre, y ahora imagina una normalización capitalista para relanzar el “progreso”, que es la forma de aludir a la recuperación de un ciclo de negocios que afectó la protesta. Todo debe volver a la “normalidad”, del capitalismo, habría que agregar. Es el deseo del gobierno de Estados Unidos y del poder económico mundial. (9)

Desde Dakar se lee distinto, y el dato es la movilización contra el régimen del capital, el “progreso” asociado a la ganancia del capital transnacional, de la liberalización de la economía y la continuidad de la colonización y explotación de los pueblos.

El lugar de los sujetos en el orden económico

Se trata de una importante enseñanza relativa al orden económico, que no es solo una cuestión de mercados, o de precios, sino de voluntades colectivas conscientes sobre el orden en el que se pretende vivir.

Algo que debieran comprender los que analizan la realidad de nuestros países, sean comentaristas, autoridades, e incluso vanguardistas aspirantes a dirigir al movimiento popular. No se trata de decirle al pueblo lo que tiene que hacer, sino de hacer con el pueblo, construir el nuevo tiempo colectivamente, en una experiencia que se renueva constantemente, que lee nuevamente la emancipación social como trayecto de aprendizaje de anteriores procesos históricos.

La ofensiva del capital se construyó ante la crisis capitalista de los 70´ para frenar el poder mundial de los trabajadores y de los pueblos. En esa respuesta se inscribe el acceso al poder de Mubarak y el paulatino desarme del orden “nacional” egipcio. La colonización neoliberal se asocia a la apertura de la economía, a las inversiones externas y a la liberalización de la economía de Egipto. Es convergente con el proceso de auge de la restauración conservadora en América. (10)

Por eso queremos insistir en este escrito, que la novedad no es la emergencia de la derecha, o del acontecer político e ideológico de las clases dominantes (11). La novedad es la emergencia de un movimiento popular que confronta con la institucionalidad neoliberal construida a la salida de la crisis de los 70´, en el largo proceso regresivo y reaccionario de los 80´ y los 90´.

Que la novedad en esta primera década es la dinámica de resistencia, lucha, e intención de transformar la realidad que se vive en América Latina y el Caribe, y que ahora se potencia en el continente olvidado.

Esa es la razón que anima a la Asamblea de los Movimientos Sociales reunida en Dakar a finalizar su documento con un llamamiento para avanzar “hacia la unidad a nivel mundial para derrotar al sistema capitalista”, que recuerda el viejo lema de la Asociación Internacional de los Trabajadores: ¡Proletarios del mundo uníos!

Más allá del recuerdo que nos anima, la actual, es una convocatoria inspirada en la diversidad de procedencia, trayectoria y experiencia de los protagonistas, de los sujetos, pero con la convicción de que se requiere “construir agendas y luchas comunes contra el capitalismo, el patriarcado, el racismo y todo tipo de discriminación”. (12)

No alcanza la lucha contra el capitalismo. La propuesta es más amplia e integral.

Son los pueblos constituidos en sujetos conscientes los que definen el orden económico y social. No se trata de mercados o de relaciones entre cosas. La economía política trata de relaciones entre personas, de relaciones para la producción, la distribución, el cambio y el consumo.

¿Qué reflexión merecen estos acontecimientos para la Economía Política?

Cada vez más debe reconocerse el carácter mundial de la economía, del capitalismo, y que no pueden aislarse los fenómenos nacionales.

¿La crisis capitalista en curso es solo de los países más desarrollados?

¿Está nuestra región al margen de impactos de esa crisis?

¿El crecimiento económico de nuestros países, nos aísla de los efectos regresivos de las políticas anti crisis en el mundo capitalista desarrollado?

¿Deben nuestros países continuar abonando la institucionalidad del poder para pensar la superación de la crisis?

¿Porqué no inspirarse en los acontecimientos populares que demandan otro orden económico social, otro mundo posible?

En definitiva, ¿es posible otro mundo?

La rebelión africana, en Túnez o Egipto, como en toda esa región demanda otro mundo. Es una reivindicación convergente con todos los hambrientos del mundo, nada menos que más de 1.000 millones de personas, según la FAO.

La demanda es por soberanía alimentaria, lo que significa ir contra el orden agrícola de la biotecnología en manos de las transnacionales y retomar un rumbo de revolución agraria. Se trata de retomar y estimular la agricultura familiar y achicar, tendiendo a eliminar, los tramos de circulación de alimentos (mercancías). El objetivo apunta a modificar la orientación al mercado por los consumos necesarios para una elevada calidad de vida, el “buen vivir” según la antigua cultura andina que hoy recuperan los textos constitucionales de Bolivia y Ecuador.

Es también la lucha por la soberanía energética, reivindicando el derecho humano a la energía. Supone otro vínculo de los seres humanos con la naturaleza y los bienes comunes, no solo el petróleo, sino el agua y la tierra, la sustentabilidad de la vida en el planeta, para nuestra generación y las posteriores. No es solo tema de crecimiento. ¿Porqué no pensar en decrecimiento con mejora integral de la calidad de vida de la población mundial? ¿Para qué más desarrollo del automóvil individual y no transporte colectivo de pasajeros? ¿Tren para todos contra la cultura del auto propio de los que pueden consumir?

¿Qué orden financiero para este otro mundo posible? ¿El de los paraísos fiscales, el libre movimiento de capitales y la especulación estimulada por la banca transnacional y el mercado de capitales? ¿El que dirige el sistema financiero mundial con el FMI y el Banco Mundial a la cabeza? ¿El que promueve el G20 con validación de países del sur dependiente del capitalismo desarrollado? Hace falta la soberanía financiera, que discuta la moneda mundial, el carácter de la circulación monetaria global y el tipo de relaciones financieras monetarias par un mundo sin explotación, de solidaridad y cooperación mundial.

¿Es esto lo que hoy discute la academia en Economía?

Probablemente no, pero es lo que ampliamente se debatió en Dakar, casi 50.000 personas, en representación de millones de militantes y habitantes de más de 130 países del mundo.

Un debate que se realizó en el territorio de la novedad del cambio político contemporáneo: África.

Notas:
1) Hosni Mubarak, Presidente de Egipto entre octubre de 1981 y el 11 de febrero del 2011. Fue depuesto tras 18 días de movilización popular.
2) “las personas más vulnerables a la crisis económica mundial actual son los que viven fuera del centro de atención, los 1,4 mil millones de personas que viven con sólo poco más de un dólar por día.” Es lo que puede leerse en la portada del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, bajo el lema “Reducción de la pobreza”, con abundantes datos sobre la incidencia de la pobreza en África. Leído en el sitio del PNUD el 12 de febrero de 2011 en: http://www.undp.org/spanish/temas/pobreza.shtml
3) Rebelión popular que determinó la caída del gobierno de Fernando De la Rúa (1999-2001) y la salida del régimen de convertibilidad en una paridad de un peso igual a un dólar, vigente entre 1991 y 2001.
4) Cae el régimen del Zar.
5) Triunfo de los bolcheviques. Primera experiencia triunfante en la construcción del socialismo.
6) Gastón Varesi. El kirchnerismo como cultura (política) afirmativa. Elementos culturales, políticos y económicos de la estrategia oficial, 2003-2007. En Periferias, Revista de Ciencias Sociales de la FISYP, Año 14, nº 10 del primer semestre del 2010, página 161 y siguientes. Editada en Buenos Aires, 2010.
7) Leída el 12 de febrero de 2011 en el sitio del Comité de Anulación de la Deuda del Tercer Mundo, CADTM. En: http://www.cadtm.org/FSM-Declaracion-de-la-Asamblea-de
8) Ib.
9) “Obama dijo que ahora el ejército en Egipto tenía la responsabilidad de asegurar una transición creíble a la democracia, estableciendo una ley de emergencia y abriendo un claro camino para elecciones libres en el país”. Citado de International Businnes Times, leído el 12 de febrero de 2011, en: http://mx.ibtimes.com/articles/9896/20110211/obama-dice-egipto-no-volvera-a-ser-el-mismo-tras-renuncia-de-mubarak.htm
10) Eric Toussaint. Una mirada al retrovisor: el neoliberalismo desde sus orígenes hasta la actualidad. En Periferias, Revista de Ciencias Sociales de la FISYP, Año 14, nº 10 del primer semestre del 2010, página 31 y siguientes. Editada en Buenos Aires, 2010.
11) Julio C. Gambina. ¿Se viene la derecha en la Argentina? Páginas 65 y siguientes. En La ofensiva de las derechas en el Cono Sur. Coordinadora Marielle Palau. BASE Investigaciones Sociales y Rosa Luxemburg Stiftung, RLS, Asunción, Paraguay, 2010.
12) Del documento citado y publicado en el sitio del CADTM.

Julio Gambina es Profesor Titular de Economía Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario, UNR. Profesor de posgrado en varias universidades del país y el exterior. Presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, FISYP. Integrante del Comité Directivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, CLACSO.
Fuente imagen: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La revuelta árabe

Juan Diego García (especial para ARGENPRESS.info)

En Túnez, después del derrumbe del dictador corrupto y su guardia pretoriana ante el empuje del movimiento popular de protesta quedan las fuerzas armadas como garantes últimos del sistema.

En Egipto ocurre poco más o menos lo mismo. Ante la incontenible marea humana que exige el fin del régimen de Mubarak (y no solo la salida del dictador) y frente a la cual nada ha podido el aparato cotidiano de represión enviado a atacar a las manifestaciones pacíficas de la ciudadanía, solamente los militares permanecen como última esperanza de las capas dominantes locales de las que Mubarak ha sido fiel representante y, por supuesto, garantes igualmente de los intereses de los aliados occidentales, es decir, los Estados Unidos y la Unión Europea. La cuota de sangre no ha sido poca y dadas las actuales circunstancias nada segura que no se repita en el futuro. A estas alturas es todo un sarcasmo hablar de transición pacífica cuando los muertos se cuentan por cientos, por cientos los desaparecidos y por miles los presos y represaliados.

El entramado burocrático se ha venido abajo en ambos casos y el instrumento directo de la represión -policías y paramilitares- ha resultado impotente ante la magnitud de las movilizaciones. Tan solo las fuerzas armadas permanecen, aparentemente neutrales, sacando al dictador tunecino al exilio y convirtiéndose en el interlocutor real y único factor de poder que sobrevive; en Egipto, a pesar de la participación de los militares en la represión, se ha sabido hábilmente presentar a los cuarteles como una instancia salvadora que ni expulsa a Mubarak (un militar como ellos) ni dispara contra la multitud que ocupa plazas y calles. Pero también en El Cairo los militares mantienen el control de la situación.

En realidad, estos procesos no hacen más que confirmar una experiencia histórica que indica que no basta con tener razón ni legitimidad si no se cuenta con una fuerza militar de suficiente entidad para respaldarlas. Por supuesto, siempre cabe la posibilidad de que una marea humana desbordante consiga neutralizar primero y desmovilizar luego al ejército dado que quienes realmente deciden en estos cuerpos castrenses son minorías vinculadas por todo tipo de lazos con las clases dominantes del lugar mientras entre la oficialidad y sobre todo entre la tropa la inmensa mayoría de sus componentes pertenecen a los sectores pobres de la población. Una movilización extraordinaria puede variar substancialmente la correlación de fuerzas y dejar a los grupos gobernantes sin su instrumento más preciado y último recurso para proteger sus privilegios: los militares. Así sucedió en la Revolución Islámica de Irán, un precedente que seguramente es ahora fuente de preocupación para las potencias occidentales que han tenido en Túnez y Egipto dos puntales claves de su estrategia mundial de dominación. Sobre todo Egipto.

La revuelta árabe no es aún una revolución pero podría llegar a serlo. Que sean las fuerzas armadas el instrumento de urgencia que en última instancia solvente la situación es un indicio fuerte de lo profundamente afectados que están esos sistemas políticos de sátrapas mantenidos y armados por Occidente. Igualmente indicativo de la gravedad de la situación es el grado de movilización registrado que tiene en su naturaleza espontánea una de sus grandes virtudes a la vez que una de sus mayores limitaciones. Ciertamente, ni en Túnez ni en Egipto es posibe identificar alguna vanguardia o grupo organizado que haya dado impulso al descontento y propiciado la protesta. No al menos en los primeros momentos. Más bien, parece que la oposición política resulta igualmente sorprendida por el estallido espontáneo de las masas. Ahora bien, la espontaneidad popular, con toda su frescura y dinamismo no puede prescindir de la organización, llámese ésta partido, frente, alianza o hermandad religiosa, entidades que siempre se estructuran como instancias de acción política, con todas las exigencias de racionalidad, división del trabajo, profesionalidad y sobre todo de continuidad en la gestión del proceso de forma que sea posible acomodar en cada coyuntura los recursos disponibles a los objetivos que se buscan. Materializar los deseos populares en la consigna correcta y escoger con acierto pero con decisión los momentos adecuados de cada batalla puede generarse en esa dinámica espontánea, pero solo excepcionalmente. Si estas luchas populares tienen con la guerra misma tantas semejanzas, lo usual es que sean sus estados mayores las instancias que orienten el combate, tanto en el campo de batalla como en una mesa de negociaciones en la que se materializa el triunfo o, por un mal manejo, se frustra la victoria.

En un momento dado la confrontación en plazas y calles se complementa con otra lucha igualmente complicada en la mesa de negociaciones. Sin estados mayores que hagan de entes directivos en cada momento no parece que sea posible a la sola movilización espontánea de la población alcanzar objetivos reales. Sobre todo porque se enfrentan no a un poder disperso sino a un aparato estatal que (a pesar de su crisis) aún funciona como un estado mayor en guerra y cuenta con el respaldo de todo tipo de recursos, en particular ese último instrumento frente al cual tan solo resulta eficaz el contrapoder físico del que se disponga: las fuerzas armadas. Si no basta con tener razón y es indispensable contar con fuerzas suficientes para defenderla, tampoco puede faltar la conducción eficaz, la organización y una disciplina acorde a las circunstancias.

En los actuales proceso de Túnez y Egipto es indudable el entusiasmo, la decisión y el valor de la ciudadanía sometida por décadas no solo a grandes privaciones materiales sino también a un régimen político asfixiante y represivo. Pero contradiciendo la imagen que han ofrecido siempre los medios de comunicación, la población inunda calles y plazas en una muestra de civismo y valentía que devuelve a cualquiera la confianza en el género humano, sobre todo en estas épocas de hedonismo enfermizo e individualismo feroz. Y nada parece apagar esa corriente de exigencias que pone contra las cuerdas al sistema. Tampoco faltan los grupos de la oposición que ahora salen de la dura clandestinidad a la que han sido obligados por las circunstancias. En la calle, está la ciudadanía activa; en la mesa de negociaciones los dirigentes, una y otros en feliz combinación enfrentados a quien ahora tiene la última palabra: los generales. La decisión de los militares es ahora crucial. De ellos depende que la salida de los dictadores no se limite a un cambio de fachada o a una suerte de golpe militar para salvaguardar el sistema. De ellos depende que se abran caminos a la libertad, el bienestar y sobre todo a la independencia nacional. Lo natural sería que los generales maniobren para ganar tiempo, debilitar la movilización popular, neutralizar los grupos de activistas más comprometidos y frustrar finalmente los objetivos del movimiento. Tampoco debe descartarse que todo esto desemboque en un baño de sangre si los grupos dominantes pierden por completo el control de la situación. Cabe sin embargo la posibilidad de una respuesta nacionalista y popular al menos de una parte importante de las fuerzas armadas. No sería la primera vez que un grupo de oficiales patriotas interpreten el sentimiento de las mayorías y vuelvan las armas contra el poder establecido. Mubarak ha salido de los cuarteles; Nasser, también.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Egipto: Fin de la primera temporada

Jorge Gómez Barata (especial para ARGENPRESS.info)

La teatral renuncia del presidente egipcio y el desplazamiento tanto de El Baradei como del vicepresidente Suleimán, parecen formar parte de la concertación para administrar la crisis y evitar el derrumbe. La estrategia es clara: sacrificar un peón menor para preservar al Estado. Cuando estuvo claro que la suerte de Mubarak estaba echada, lo principal era apuntalar al sistema y el ejército, en el Tercer Mundo la principal institución del Estado, se convirtió en el fiel de la balanza.

No obstante, la partida de Mubarak más que el final es el comienzo de un proceso político cuya evolución, para Estados Unidos, es de pronóstico reservado, entre otras cosas por la presencia de factores que escapan a su control, entre ellos: las masas, los mandos intermedios del ejército y las organizaciones islámicas.

Los países islámicos son 25, veintidós árabes más Turquía, Irán y Afganistán. Lo que está en juego no es un país, sino un reajuste político regional que puede salirse de las madres y desencadenar el temido conflicto de civilizaciones.

No obstante lo delicado de la situación, nadie debe creer que Washington carece de margen de maniobra: las masas son susceptibles de radicalizarse aunque también pueden ser neutralizadas; los oficiales jóvenes pueden retomar el enfoque patriótico/nacionalista de Nasser, cosa que no es necesariamente incompatible con el sistema. Donde parece ubicarse el “nudo gordiano” es en tratar de impedir que los Hermanos Musulmanes asuman posiciones influyentes.

Obviamente no se trata de cuestiones de fe o de cultura, sino de fenómenos históricos, tan antiguos como las Cruzadas, el fin de la dominación otomana que no condujo a la liberación árabe y conllevó a la introducción del laicismo en el mundo islámico por Kemal Atartürk que proclamó la república, puso fin al califato y al poder teocrático, a la dominación colonial anglo-francesa y al error estratégico que significó el derrocamiento de Muhammad Mossadeg, una oportunidad perdida para introducir la democracia liberal en el Medio Oriente.

La restauración de la monarquía en Irán y la entrega del poder al sha Muhammad Reza Pahlavi abrió el camino al ayatola Ruhollah Jomeini. A la luz de esa experiencia, más que a los nacionalistas y los reformistas, Estados Unidos teme a las proyecciones políticas de las organizaciones islámicas y las dimensiones panárabes de esa fe.

Así como el cristianismo ejerce un liderazgo espiritual en occidente, el Islam lo hace en el Medio Oriente y África del Norte, con la diferencia de que hace 250 años los cristianos acataron la separación del Estado y el clero, mientras que elementos radicales del islam trabajan por unirlos. No se trata de que el Islam, que es la fe legítima de aproximadamente mil millones de personas, sea una religión mejor o peor que otras, sino de la proyección política de algunas de sus corrientes. Según un vocero: "El islam es religión y es Estado, libro y espada, el islam es una forma de vida",

Con unos 100 años de existencia (unos 1300 menos que el islam), los Hermanos Musulmanes, entidad fundada en Egipto entre 1920 y 1930, por un maestro de escuela llamado Hassan el Banna, es la mayor y más influyente organización islámica con presencia en todo el mundo árabe, el Magreb y África del Norte.

Frente a la ocupación británica la Hermandad Musulmana fue un proyecto liberador; mientras que, ante el laicismo de Atartürk asumió posiciones conservadoras aspirando a la restauración del califato y el sultanato. Cuando junto a otras fuerzas árabes se vinculó a la causa palestina e intervino en la confrontación militar contra Israel, adquirió una preparación, una presencia y un perfil incomodo para los gobiernos árabes.

En realidad, no es común que los estados toleren la existencia de organizaciones armadas que actúen por su cuenta. La posición beligerante de los Hermanos Musulmanes en Egipto llevó a su ilegalización cuando Nasser daba sus primeros pasos y más adelante, determinadas actitudes e incidentes de naturaleza política, dieron lugar a desencuentros que provocaron la represión de la Hermandad que adoptó diversas estrategias de supervivencia, incluyendo cierta moderación confesional y la renuncia a la violencia como método de lucha.

Aunque los Hermanos Musulmanes son de confesión suní, cosa que los distingue, los distancia y circunstancialmente puede oponerlos a los chiitas; el triunfo de aquellos en Irán y el establecimiento de un poderoso estado islámico, obró a favor de un relanzamiento, no sólo de los Hermanos Musulmanes sino de otras organizaciones islámicas, entre ellas el Talibán, Hezbolá y Hamas que han llegado al poder en Afganistán, Gaza y más recientemente en el Líbano.

A todo ello se suma la errónea estrategia desplegada por las administraciones del presidente George W Bush que, a partir del 11/S, que no hacen las debidas distinciones entre organizaciones terroristas como Al-Qaeda y otras entidades islámicas que procuran alcanzar sus objetivos confesionales y políticos por vías legítimas. Como era de esperar la islamofobia provocó actitudes defensivas equivalentes al ataque y que, al desplegarse sobre un fondo histórico con antecedentes sumamente violentos, condujo a tensiones que pudieron ser evitadas.

Estados Unidos no teme tanto a los gobiernos nacionalistas o reformistas con los que puede lidiar en el mundo árabe, pero rechaza con violencia a todo lo que cuestione su hegemonía. No se trata de preocupaciones por los pueblos árabes ni de rechazo a las prácticas del Islam sino de intereses imperiales; ya una vez Bush declaró que de ser necesario enviaría tropas a Dinamarca.

Por otra parte se afirma que las preocupaciones acerca del pretendido extremismo de los Hermanos Musulmanes egipcios son injustificadas, pues en sus filas dominan los sectores moderados proclives a experiencias como las de Turquía que, sin desmentir la fe musulmana, forma parte de la OTAN y aspira a ingresar a la Unión Europea. En todas partes cuecen habas.

Más de medio siglo después de que los jóvenes oficiales derrocaran al rey Faruk, los militares vuelven al poder en la tierra de los faraones donde, de un modo incruento el pueblo, no sólo se ha puesto fin a un régimen impopular, sino que puede haber abierto el camino para la integración del mundo árabe a la era global; es exactamente lo que quiere Estados Unidos. Mañana les cuento.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Egipto sin Mubarak

Álvaro Cuadra (especial para ARGENPRESS.info)

La salida de Mubarak del actual escenario político, no sólo egipcio sino de todo el Medio Oriente, inaugura un interesante debate sobre el curso de los acontecimientos. Mientras la multitud celebra la salida del otrora “hombre fuerte” de Egipto por treinta años en la ya histórica plaza Tahrir, un análisis desapasionado de la situación señala con claridad que estamos asistiendo al despliegue de un guión redactado en Washington.

Un guión lleno de improvisaciones que, a ratos, parecía una tragedia griega y otras veces una comedia de equivocaciones. De hecho, el director de la CIA había expedido el certificado de defunción del régimen egipcio – públicamente - con veinticuatro horas de antelación, el cual se vio desmentido por un agónico y obstinado Mubarak esa misma tarde.

Lo cierto es que el gobierno de Barack Obama acompañó el proceso de crisis en Egipto desde el primer momento, sea a través de sus aparatos de inteligencia, sea desde el Pentágono, y lo hizo, fundamentalmente, a través del ejército egipcio. Recordemos que el ejército de este país sólo es superado por el ejército israelí en cuanto al monto de ayuda militar, y al igual que sus vecinos posee baterías antimisiles Patriot y ha comenzado la fabricación de tanques Abrams de última generación. En pocas palabras, el ejército egipcio ha sido equipado, entrenado y financiado por los Estados Unidos. Nada tiene, pues, de extraño que hayan sido las fuerzas armadas egipcias las que se hagan cargo del país una vez depuesto Mubarak.
El “American script” constituye el itinerario político garantizado por el Alto Consejo de las Fuerzas Armadas de Egipto, encabezado por el ministro de defensa. Esta fórmula se resume en la manida frase esgrimida por los políticos occidentales respecto del futuro inmediato en el país del Nilo: una transición pacífica y controlada hacia una genuina democracia. Es demasiado prematuro para especular sobre la suerte de muchos personeros del “ancien régime”, incluidos Suleiman y el mismo Mubarak, cómplices tanto en las políticas represivas como en negociados que les enriquecieron.

Para el gobierno de los Estados Unidos, ésta es una inestimable oportunidad para demostrar a todo el mundo árabe que es posible construir una democracia próspera en la región, más allá del evidente fracaso político en Irak y Afganistán. Una empresa nada fácil en un país que no ha conocido instituciones propiamente democráticas por décadas y que ha vivido más bien en un clima de corrupción y pobreza. Con todo, se debe destacar que la sociedad egipcia haya sido capaz de superar sus diferencias y haya actuado como una sola voz en las calles de sus grandes ciudades para exigir reformas y lo haya hecho de manera más o menos pacífica.

Todo esto señala la irrupción de un nuevo espacio político en el país que puesto en perspectiva, es, en efecto, de la mayor trascendencia histórica, pues constituye un punto de inflexión desde varios puntos de vista. Por de pronto, hagamos notar la inusitada importancia adquirida por las redes sociales, especialmente entre los jóvenes egipcios, que si bien no constituyen agentes de cambio en sí mismas, son capaces de “catalizar” fenómenos sociales y políticos. Notemos, de paso, que tales redes anularon la poderosa red estatal de televisión en cuanto al control de la información. En suma el “broadcast” fue derrotado por el “podcast”.

Por el momento, son más las interrogantes que las respuestas. No se sabe hasta dónde se puede desplegar el guión previsto por la Casa Blanca, o el rol que va a jugar el ejército en esta nueva configuración de fuerzas e intereses. Tampoco se puede adelantar el papel que va a asumir el islamismo egipcio en este nuevo cuadro. Por ahora, todas son palabras de buena crianza y muchas expectativas y esperanzas en el seno de la joven sociedad egipcia. En estas circunstancias históricas, la mejor garantía para llevar adelante un proceso democrático auténtico no la constituye el ejército sino un pueblo que ha aprendido que la única manera de promover cambios y defender sus derechos es la movilización social.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Mubarak y Noriega

Olmedo Beluche (especial para ARGENPRESS.info)

La revolución está de vuelta, y habla en árabe. Quienes creyeron el cuento de que las revoluciones eran cosas del pasado deben estar pasmados. Allí a la vista de todo el mundo, en términos literales y gracias a la magia de Al Jazeera, en El Cairo y demás ciudades egipcias, antes en Túnez, se está desarrollando un proceso social y político que no admite otro concepto mejor que lo interprete que el de Revolución. Son las masas actuando, poniendo el pecho a las balas, imponiendo la democracia en las calles, a punta de consignas y pancartas, mítines y marchas.

Revolución de envoltura democrática, pero de esencia anticapitalista

Como todas las revoluciones, estas revoluciones árabes, de la cual la egipcia es la más notable hasta ahora, ha empezado con demandas simples (el programa mínimo, decían antes): libertad y democracia. Pero, por debajo de esa envoltura aparentemente inocente y digerible para el “sistema”, lleva el engendro que amenaza la esencia del capitalismo pues su actor central son la clase trabajadora y cientos de miles de jóvenes obreros condenados al desempleo y la miseria, gracias a la globalización capitalista. Junto a las demandas de libertad y democracia, marchan bien de la mano las exigencias de empleos y mejores salarios, que el capitalismo en crisis agónica no puede dar.

Una combinación que recuerda a la Revolución Rusa de 1917, movida por las consignas de: “Paz, Pan, Tierra y Libertad”. Algo semejante podría decirse de la Revolución Mexicana de 1910, la china, la cubana, la vietnamita y tantas otras del siglo XX. Carlos Marx también está de vuelta, aunque en realidad nunca se había ido, pues él planteó con claridad que todas las contradicciones sociales del mundo moderno tienen como actores centrales a dos clases, el proletariado y los capitalistas.

Triunfo la “Revolución de Febrero” en Egipto, falta la “Revolución de Octubre”

Lucha de clases que, en últimas, se dirime en el terreno político en una lucha a muerte entre capitalismo y socialismo, aunque aún esos pueblos no lo tengan claro en sus conciencias. Revolución que, si no encuentra una dirección revolucionaria que la guíe, puede terminar desviada, congelada o postergada, pero cuya esencia apunta contra el corazón del sistema capitalista. Después de todo, las demandas por más empleos y mejores salarios de los egipcios, son las mismas del proletariado europeo, Norteamérica y latinoamericano.

Podemos decir que, siguiendo el modelo clásico de la Revolución Rusa (como proponía el revolucionario argentino Nahuel Moreno), en Egipto, con la caída de Mubarak, acaba de triunfar la Revolución de Febrero, la revolución democrática que derriba al régimen totalitario; pero para que esta avance a la resolución del problema social que está de fondo, transformándose en socialista, para que triunfe su Revolución de Octubre, se requiere un partido obrero revolucionario que la guíe.

Ahí está el problema de las últimas décadas y el por qué la mayoría de las revoluciones triunfantes se han congelado en su “febrero”, es decir, en su fase democrático burguesa.

En Egipto está en jaque el orden mundial imperialista

Lo más interesante de la Revolución Egipcia es que socava uno de los pilares del orden mundial que el capitalismo imperialista había construido en una de las regiones más estratégicas para sus intereses: el Medio Oriente. Porque Hosni Mubarak fue el principal socio de Estados Unidos e Israel en el control de la mayor zona productora de petróleo del mundo.

Ahora que el imperialismo yanqui, el hipócrita Obama y la Unión Europea intentan resarcir su prestigio alejándose del dictador, conviene recordar que el régimen de Mubarak no hubiera durado 30 años sin el sistemático apoyo de la “democracia” norteamericana y europea. Igual que la dictadura tunecina y argelina, o las monarquías repugnantes como la Arabia Saudita y Marruecos.

La revolución se contagia cual gripe porcina, por todo el norte de África y el Medio Oriente. El pueblo egipcio nos devuelve la esperanza y muestra el camino, no sólo a los otros pueblos árabes que viven bajo regímenes dictatoriales, aliados de Washington e Israel, sino que pronto cruzará el Mediterráneo, donde ya el pueblo griego, francés y español han hecho sus primeros pininos, aunque en Europa la trampa “democrática” todavía confunde las conciencias.

La victoriosa revolución egipcia devuelve las esperanzas especialmente al sufrido pueblo palestino, pues las cadenas que hoy sufre las han impuesto Estados Unidos e Isrtael, con el apoyo activo de los regímenes antidemocráticos de Egipto, Jordania, Arabia Saudita, etc. Por eso la principal demanda desde Palestina al nuevo régimen egipcio es que levante el bloqueo sobre Gaza.

Egipto 2011 y Panamá 1984-89, la lucha por democracia y contra el capitalismo neoliberal

Todas las comparaciones son odiosas, pero uno no puede dejar de comprender las cosas nuevas sin compararlas con las viejas experiencias. La situación egipcia me hace recordar un proceso semejante que vivimos en Panamá durante los años ochenta, que conviene recordar ahora, se pueden sacar lecciones que ahorren energías.

La crisis panameña de los 80 se inició, al igual que la egipcia, de una lucha social contra la crisis capitalista y el neoliberalismo. La diferencia es que a mediados de los 80, el “modelo” neoliberal, como fórmula para enfrentar la crisis capitalista, estaba en sus inicios, empezaba apenas el derribo de las conquistas sociales keynesianas, mientras que en Egipto ahora, ya el neoliberalismo ya es un modelo agotado y sin salidas.

Los historiadores oficios de la burguesía panameña, al igual que hacen los medios de comunicación con la revolución egipcia, sólo enfocan la crisis de los 80 sobre el aspecto democrático y ocultan la esencia social del inicio de la crisis.

Resulta que en Panamá ambos factores se combinaron en 1984, cuando en acuerdo entre el gobierno norteamericano y los militares panameños (Noriega a la cabeza) se impuso mediante un fraude electoral a Nicolás Ardito Barleta, quien venía de ser presidente del Banco Mundial para América Latina a imponernos un duro plan de ajuste estructural, como se llama en aquella época a las medidas neoliberales. Por ello, Estados Unidos nunca cuestionó esas fraudulentas elecciones y, por el contrario, rápidamente reconoció al gobierno de “Fraudito”. Es más, por ello, los medios de comunicación cuando hablan del régimen militar hoy, omiten hablar de Barletta, quien pasa por respetable empresario y banquero.

Pese a las protestas, incluso los muertos de aquel proceso electoral, la verdadera crisis se inició cuando en su primer acto de gobierno Barletta impuso la Ley 47, en duros términos neoliberales. Ley que fue rechazada por un enorme proceso de huelgas de empleados públicos (en ese entonces la FENASEP sí hacía huelgas), de gremios magisteriales, médicos, estudiantiles y obreros. El primer “round” fue ganado por los trabajadores y Fraudito tuvo que derogar sus medidas, en noviembre de 1984. La crisis había empezado y el gobierno del Salinas de Gortari panameño, quedó castrado.

1985 vería en Panamá el mayor proceso de huelgas que se tenga memoria, efecto que duraría hasta marzo de 1986, con la mayor huelga general de la historia, contra las Leyes 1, 2, y 3 que reformaban el Código de Trabajo. Para entonces la movilización popular combinaba las demandas económicas con las democráticas, pues con el asesinato de Hugo Spadafora, en septiembre de 1985, quedó claro que Noriega era el poder real, y los presidentes eran meros títeres. De nada valió reemplazar a Barleta por su vicepresidente Del Valle, pues ya estaba instalado en la conciencia de la gente el grito de “¡Abajo Noriega!”

Noriega y Mubarak, hijos legítimos de Estados Unidos

Así como vemos a Barack Obama y a Hillary Clinton tomar distancia del apestado Mubarak, sostenido largamente por Washington, así antes fueron tomando distancia del general Manuel Noriega en Panamá. Noriega al igual que Mubarak fue hijo predilecto de los intereses norteamericanos: agente de la CIA desde que era suboficial, luego temido agente del G-2 y a partir de 1983 al frente de la Guardia Nacional, siempre fue respaldado por el departamento de estado y el Pentágono. Los datos muestran cómo, entre 1983 y 1987, la financiación norteamericana apoyó fuertemente la transformación de la Guardia en Fuerzas de Defensa.

Contrario al mito tejido después de la invasión de 1989, por algunos “izquierdistas” del PRD y la socialdemocracia, seguido de muchos incautos de la izquierda latinoamericana, Noriega jugó un papel activo contra la Revolución Nicaragüense y centroamericana. Inclusive, a inicios de 1987, cuando aún dirimía el poder con el general Roberto Díaz Herrera, asistió al encuentro organizado por los empresarios de la APEDE (CADE) a insinuar que aquél era el hombre peligroso a desplazar y él era el hombre de confianza para el empresariado.

Otro mito bien tejido por los amanuenses del colonialismo mental afirma que Estados Unidos siempre condenó al dictador y apoyó la democracia en Panamá. Nada más falso. El proceso fue similar al que vemos ejecutarse hoy en Egipto. Igual que sucede con Mubarak, la diplomacia norteamericana fue cambiando, forzada por la movilización popular, de un apoyo total a Noriega hacia un tímido pedido de que pusiera una fecha para su retiro, hasta una confrontación directa sólo cuando la camarilla de Noriega se negaba a retirarse poniendo en peligro intereses superiores del capitalismo panameño.

Por supuesto, saldar la crisis con una invasión a Egipto, como se hizo en Panamá, no es una opción imperio sumido ya en dos invasiones en las que está empantanado: Irak y Afganistán. Pero es una opción de última instancia, lo han dejado entrever los sionistas israelíes, en especial, si presienten que el poder pueda caer en manos de la poderosa organización de los “Hermanos Musulmanes” equivalente de Hamas para los egipcios.

El imperialismo construye un recambio burgués

El principal problema para el imperialismo yanqui es cómo construir una dirección política de recambio para Egipto que sea medianamente creíble para las masas y que las pueda contener. Al parecer allá barajan varias opciones, la primera dar continuidad y estabilidad con el vicepresidente Suleiman y la cúpula del ejército, mientras se negocia con la “oposición” burguesa y moderada.

En Panamá, cuando fallaron como figuras de apariencia legítimas los propios personeros del régimen, empezando con los vicepresidentes de Barleta (Del Valle y Esquivel), incapaces de contener el descontento popular, y ante la falta de credibilidad que adolecían partidos opositores (como la Democracia Cristiana y el Panameñismo), la embajada norteamericana ayudó a construir un movimiento político de referencia en asocio con los gremios empresariales: la Cruzada Civilista Nacional.

Ese factor fue clave en el proceso panameño, y empezó en junio de 1987, porque cerró las puertas a cualquier salida de izquierdas a la crisis. Con la ayuda de los medios de comunicación, los dirigentes de la Cruzada fueron construidos como el recambio en la mente de las masas.

La izquierda, la mayoritaria en ese entonces, por la vía del Partido del Pueblo y la izquierda “torrijista” del PRD, quedó bajo la dirección incoherente del general Noriega quien, para sostenerse en el poder apeló a una fraseología inconsecuentemente antiimperialista, pero que en los hechos cargó el peso de las sanciones económicas sobre los trabajadores. La izquierda “crítica, combativa e independiente” quedó atenazada entre el norieguismo y la Cruzada sin poder construir un proyecto propio.

Esta situación hizo en Panamá imposible el triunfo de nuestra revolución democrática contra el régimen militar. En Panamá no hubo Revolución de Febrero, pues la Cruzada Civilista llevó a las masas a la parálisis y luego permitió las condiciones para la invasión militar norteamericana, con la consecuente imposición de un régimen político bastante controlado y poco democrático como el que tenemos.

La existencia o la ausencia de una dirección revolucionaria en procesos como los de Egipto y Túnez es muy importante para definir el futuro de esas revoluciones. Aparentemente, allá no existe y apenas ahora empezará el esfuerzo de construirse esa referencia política indispensable para conducir el proceso revolucionario hasta sus últimas consecuencias. Por eso podemos afirmar que la revolución árabe, apenas reinicia, pero su culminación no será inmediata.

En Panamá, nos ha tomado 20 años de opio “democrático”, para que la izquierda independiente inicie el proceso de constituirse en un referente político alternativo, al menos para un sector de las masas y su vanguardia. De la forma cómo se manejen estas direcciones dependerá que la revolución panameña tenga un futuro o sigamos empantanados.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Ron Paul y el anarquismo de derecha

Jorge Majfud (especial para ARGENPRESS.info)

Escandalizado por la miseria que había encontrado en las clases bajas de la poderosa Francia, Thomas Jefferson le escribió a Madison que ésta era producto de la “unequal division of property” (“división desigual de la propiedad”). La riqueza de Francia, pensaba Jefferson, estaba concentrada en muy pocas manos, lo que provocaba que las masas vivieran desempleadas y mendigando. También reconoció que “la igual distribución de la propiedad es impracticable”, pero las grandes diferencias producen miseria.

Si se quería preservar el proyecto utópico de la libertad en América, ya no solo por justicia, era urgente asegurar que las leyes dividiesen las propiedades obtenidas por herencia para ser equitativamente distribuida a los descendientes (Bailyn 2003, 57). Por esta razón, en 1776 Jefferson abolió en su estado las leyes que privilegiaban herederos y estableció que toda persona adulta que no poseyera 50 acres (20 hectáreas) de tierra, las recibiera del Estado, ya que “la tierra pertenece a los vivos, no a los muertos” (58).

Alguna vez Jefferson sostuvo que si tuviese que elegir entre un gobierno sin periódicos y los periódicos sin gobierno, elegía esto último. Como la mayoría de sus pares fundadores, fue famoso por otras ideas libertarias, por su anarquismo moderado y por una colección de otras contradicciones.

Quizás hoy en día Ron Paul sea una especie de encarnación posmoderna de aquel presidente y filósofo ilustrado. Quizás por eso mismo haya sido desplazado por Sarah Palin en la definición de lo que es ser un buen conservador. Además de médico, representante texano y uno de los líderes históricos del movimiento Libertario, probablemente Paul sea el verdadero fundador del inexistente Partido del Té (Tea Party).

Si algo ha diferenciado en las últimas décadas a los republicanos neoconservadores de los demócratas liberales, es su fuerte intervencionismo internacional con reminiscencias mesiánicas o sus tendencias a legislar contra el matrimonio homosexual. Por el contrario, si algo ha caracterizado la fuerte crítica y la práctica legislativa de Ron Paul ha sido su propuesta de eliminar el banco central de Estados Unidos, su oposición a la intromisión del Estado en la definición de lo que es o debe ser un matrimonio y su oposición a todo tipo de intervencionismo en los asuntos de otros países.

Un momento ilustrativo fue el debate del partido Republicano en Miami, en diciembre de 2007. Mientras el resto de los candidatos se dedicaron a repetir frases prefabricadas que levantaron los aplausos y el entusiasmo del público hispano de Miami, Ron Paul no perdió la oportunidad para repetir sus incómodas convicciones.

Ante la pregunta de María Elena Salinas sobre cómo tratar con el presidente de Venezuela, Ron Paul simplemente contestó a favor de dialogar con Chávez y con Cuba. Obviamente los abucheos resonaron en toda la sala. Sin esperar a que la tribuna se calmara, contraatacó: “Pero déjenme decirles por qué, por qué tenemos problemas en Centro América y en América del Sur: porque hemos estado metidos en sus asuntos internos desde hace mucho tiempo, nos hemos metido en sus negocios. Nosotros creamos a los Chávez de este mundo, hemos creado a los Castro de este mundo, interfiriendo y creando caos en sus países y ellos han respondido sacando a sus líderes constituidos…”.

Los abucheos terminaron con la línea argumentativa del tejano, hasta que le preguntaron de nuevo sobre la guerra en Irak: “no tuvimos razones para meternos ahí, no declaramos la guerra […] Tengo un punto de vista diferente porque respeto la Constitución y escucho a los padres fundadores que nos dicen: quédense afuera de los asuntos internos de otras naciones.”

En política interna, el movimiento Libertario comparte varios puntos con los neoconservadores. Por ejemplo la idea de que las desigualdades son producto de la libertad entre diferentes individuos con habilidades e intereses diferentes. De ahí que la idea de “distribución de la riqueza” sea entendida por los seguidores de Ron Paul como un acto arbitrario, de injusticia social. Para otros neocons, es simplemente un producto del adoctrinamiento ideológico de los socialistas como Obama. Acto seguido, no pierden oportunidad de señalar todos los libros de Karl Marx que Obama estudió, aparentemente con pasión, en Columbia University y todas las reuniones de los “Socialist Scholars Conference” a las que acudió (Radical-in-Chief: Barack Obama and the Untold Story of American Socialism, Stanley Kurtz). No obstante, según la perspectiva de los libertarios, todo esto caería dentro de los derechos de cualquiera, como fumar marihuana, siempre y cuando no intente imponérselo a los demás. Cosa que en un presidente sería por lo menos difícil.

La vaca sagrada de los neoconservadores norteamericanos es la libertad (ya que para ellos el liberalismo es una mala palabra) como si se tratase de una escancia independiente de la realidad. Para lograrla, basta con eliminar o reducir todo lo que se llame Estado y Gobierno. Menos el ejército. De ahí la afición de algunos por las armas en manos de los individuos: para ser usadas contra el poder intruso de los gobiernos, sean propios o ajenos.

Los fanáticos de la libertad absoluta no consideran o le restan importancia al hecho de que para ser libres se necesita una determinada cuota de poder. Para Jefferson y para el Che, el dinero era solo un mal necesario, producto de la corrupción de la civilización y frecuente instrumento robo. Pero en nuestro tiempo (ya lo sabían los griegos de Pericles) el poder radica en el dinero. Basta, entonces, tener más dinero para ser, en términos sociales (no existenciales) más libre que un obrero que no puede disponer del mismo grado de libertad para educar a sus hijos o para tener tiempo libre que estimule su desarrollo humano y su creatividad intelectual.

En el otro extremo, en gran parte de América latina, hoy en día la vaca sagrada es la “distribución de la riqueza”, Estado mediante. Con frecuencia no se considera o se le resta importancia al hecho de que también la producción puede estar mal distribuida. Aquí los parámetros culturales son cruciales: hay individuos y grupos que crean y trabajan por el resto que luego clama por la injusticia de no obtener los beneficios que se merecerían si existiera la justicia social. Lo que es como si un mentiroso se escondiese detrás de una verdad para salvar y perpetuar sus vicios. Para esta posición, cualquier mérito es sólo el resultado de un sistema opresivo que, incluso, no permite a los perezosos salir de su pereza. Así, la pereza y el robo se explican por la estructura económica y la cultura de la opresión que mantiene a grupos enteros en la ignorancia. Lo cual no deja de ser cierto hasta cierto punto pero no es suficiente para demostrar la inexistencia de eternos haraganes y otros escasamente dotados para el trabajo físico o intelectual. En todo caso no debería haber redistribución de la riqueza si primero no hay redistribución de la producción. Lo que en parte sería también una redistribución de las ganas de estudiar, de trabajar y de hacerse responsable de algo.

En la actualidad los Estados son males necesarios para proteger la igual-libertad. Pero al mismo tiempo son el principal instrumento, como creían aquellos revolucionarios americanos, para proteger los privilegios de los más poderosos y alimentar el vicio moral de los más débiles.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Quién tiene que protegerse de quién

Hugo Blasco (especial para ARGENPRESS.info)

En el día de hoy un joven fue asesinado alevosamente por un policía en la ciudad de Baradero. La información dice que el chico fue baleado por el uniformado con proyectiles letales de una escopeta Ítaca.

El autor del crimen está detenido y el Jefe de Policía de la Provincia de Buenos Aires reconoció los hechos que dieron muerte a Lucas, de 19 años.

El personaje tiene sumarios iniciados en la propia institución policial por amenazas con armas. Hasta ahí el escueto relato.

Ahora vienen los interrogantes: ¿qué movilizó al asesino a actuar así?; ¿se trata de un sicópata? Y en tal caso ¿cómo puede revistar en una fuerza de seguridad y encima armado?, ¿estaba alcoholizado o bajo los efectos de drogas?, ¿es la consecuencia de sentirse impune?, ¿es una mezcla de todo eso?.

Hace pocos días atrás la Policía asesinó a dos chicos en la villa La Carcova y cuando aún se sienten los ecos de tremenda tragedia aparece este hecho que involucra nuevamente a un policía de la Bonaerense.

En estos tiempos se habla y discute mucho sobre “la seguridad” proponiendo más policías con más armamento, leyes penales más duras y por otro lado desde varios sectores políticos y sociales se plantea bajar la edad de imputabilidad de los niños en conflicto con la ley.

Sin embargo lo que realmente se impone es discutir una política criminal para la Provincia de Buenos Aires que contemple una real y eficaz prevención del delito y de una acción represiva de la Policía que sea eficiente y respetuosa de la Constitución, las leyes y especialmente de los derechos humanos.

En ese sentido cobra una importancia fundamental el accionar de la Policía como institución estatal y obviamente la calidad de sus integrantes.

Hemos llegado a un punto donde los gobernantes no tienen ya margen para hacerse los distraídos y mucho menos para recurrir a declaraciones de pesar hacia los familiares de las víctimas y prometer “llegar hasta las últimas consecuencias”.

Los bonaerenses somos víctimas recurrentes de un accionar policial muchas veces corrupto y criminal y cobra entonces sentido que nos preguntemos “¿Quién tiene que protegerse de quién?

Si no es la Policía la que nos procura protección, si estamos a expensas de personajes armados que en cualquier momento causan una tragedia, podemos asegurar que como sociedad estamos en muy serios problemas.

El gobernador Sciolí y su ministro de Seguridad tienen la obligación de dar las respuestas del caso que no pasan por los pésames y las caras compungidas de ocasión sino en lograr que la Policía sea la fuerza civil armada al servicio de todos los habitantes de la Provincia.

Tampoco resulta casual que las víctimas de estos crímenes sean mayoritariamente jóvenes y pobres.

Desde la Central de Trabajadores de la Argentina repudiamos este crimen, nos solidarizamos con la familia de Lucas y exigimos rápida justicia y la implementación de políticas estatales que hagan de la Policía bonaerense una digna institución de la democracia.

Hugo Blasco es Secretario DDHH CTA Nacional.

Fuente foto: INDYMEDIA - Alejandra Bartoliche

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Luciano no Arruga: sigue combatiendo

Alfredo Grande (APE)

.

“Quizá no sean tiempos de pensar la lucha armada. Pero siempre serán los tiempos para pensar en armar la lucha”
(aforismo implicado)

Luego de los dichos del ministro de Seguridad y Justicia bonaerense, Ricardo Casal, quien criticó la postura de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) ante los hechos ocurridos en José L. Suárez, el organismo le respondió mediante un comunicado. Desde el organismo exigieron que se retracte, al tiempo que aseguran que el ministro “ha tratado de confundir a la opinión pública con sus dichos falaces”, entre otros, que desde esta comisión le quieren “fijar la política de seguridad”, y comentó que la CPM recibe 10 millones de pesos al año del gobierno bonaerense. “Las declaraciones del ministro Casal pretenden descalificar a la CPM, pero en realidad muestran su propia ideología, su concepción del poder y la pretensión de manejar los fondos públicos como si fueran propios. El ministro Casal cree que si una institución tiene asignados fondos públicos debe disciplinar su comportamiento a los deseos del Gobierno. Malversando fondos podrá comprar otros silencios. Nuestra comisión no es un sujeto complaciente y aplaudidor de cualquier gestión”, dice el comunicado, donde se enumeran las actividades educativas y artísticas de la CPM. La reacción de Casal, según el comunicado, se da porque él no acepta que la CPM sea “tan intransigente en la lucha por la vigencia de los derechos humanos, que la CPM haya denunciado los pactos con la corporación uniformada y que haya demostrado que la demagogia punitiva y la autonomía policial no sólo son contrarias al estado de derecho, sino un fracaso respecto de la seguridad de los vecinos de la provincia, mientras ocultan la vigencia de nichos de corrupción y redes delictivas donde participan policías, hasta reclutando menores para delinquir”. Página 12 - 09/02/11

Conocí a Vanesa, la hermana de Luciano, cuando organizamos el Tribunal Ético contra la Masacre de Cromagnon. Lo que denominamos “Lógica Cromagnon” está presente en nuestra vida cotidiana, y organiza, como si fuera la siniestra planificación de un psicópata, muerte y desolación. Supongo que Vanesa nunca soñó, ni en sus peores pesadillas, tener que estar ahí para dar el testimonio de la desaparición de su hermano. Pero sabemos, herencia cultural de la dictadura genocida, que desaparecer no es una negatividad impresa, sino una positividad terrible incrustada en la subjetividad social. Desaparecido Luciano, aquello que con la hipocresía gentil de la democracia aburguesada nos dijeron hasta el hartazgo, desfallece. No hay “Nunca Más”. Por el contrario, sigue vigente el “Siempre Más de casi lo Mismo”. Y no hay mayor defensa de la democracia, aún de la democracia mas apichonada, que insistir en que el combate contra toda forma de impunidad, de injusticia, de maldad, es el único garante. Real y simbólico. Nuestro interés es la lucha por Luciano. En esa lucha se ven los pingos, porque la lucha es la única cancha donde se juega el partido de la libertad. Y mientras los justos, los valientes, los sabios de la vida, los mártires y las víctimas sostienen ese partido todos los días, todas las noches, en los trabajos y también cuando van y cuando vuelven de esos trabajos, cuando la dignidad de vivir dice presente incluso en la cotidiana rutina de cartoneros y de “sintecho”, mientras todo esto sucede en el mundo real y noble del trabajo y la pelea, otro mundo imposible sigue palpitando. Algunos lo llaman funcionarios. Son elegidos por aquellos que el pueblo eligió, con la secreta esperanza de saber alguna vez que es lo que realmente pasa. No son una clase: apenas una casta de intocables. Porque siempre habrá funcionarios, mas allá de los pases, cambios de equipo, desarraigos transitorios, ocasionales estadías en los resort de las cárceles vip. Los funcionarios disfrutan de un especial tipo de impunidad. Una impunidad plastificada, casi diría eterna como hamburguesa de mac donald. El funcionario es un gasto permanente, una fuente de desechos inagotable, siempre dispuesto a explicar el porque todo sale mal, cuando hace poco había dicho que todo saldría bien. Ya escucho el rumor de que hay funcionarios buenos. Lamentablemente es así, pero poco pueden hacer , a menos que usen el casco anti degradación cerebral. Una demencia habitual del funcionario consiste en la firme creencia de que lo real tiene frente y perfil de planilla, protocolo, paper, o memorando. Por supuesto, si además es un funcionario atravesado por el fascismo de consorcio, tan caro a nuestras capas medias, el resultado puede ser un Ricardo Casal. Estoy seguro de que la historia no lo absolverá, simplemente porque la historia no le dará ni cinco de pelota. El Presente sí, y eso es lamentable. En la grisácea mortaja de sus declaraciones, el Funcionario tiene como misión posible -ya que cuenta con todos los recursos del Estado que, lo señalo nuevamente, no somos todos- transformar el imaginario social en un alucinatorio social. La realidad será formada a gusto del tumefacto paladar del funcionario de turno. Tiene el más peligroso de los monopolios: el del titiritero que se oculta para crear la alucinación de que sus muñecos tienen vida propia. Por eso trata a todas y todos, incluso a los organismos a los que supuestamente apoya (por ejemplo Comisión Provincial por la Memoria) como si fueran muñecos. Pero muñecos tarados, cobardes, pusilánimes. Por supuesto, el funcionario se equivocó, pero no sólo no le importa, sino que lo disfruta. Rompe los platos y nunca los paga. Hermosa sensación para una de las formas, y no las menos letales, de la impunidad. Me parece necesario comenzar a pensar a la impunidad en una concepción más amplificada, y no reducirla a sus expresiones más groseras. La lista de funcionarios impunes debe ser más larga que la de las jubilaciones de privilegio. Que después de todo y antes que nada, son otra forma de impunidad. El combate contra esta impunidad del funcionario es el combate de Luciano. Castigado por no desear robar. Así como dicen que ningún pibe nace chorro, parece que algunos pibes tampoco nacen para no chorros.

Vanesa, hermana coraje, nos ayuda a sentir y a pensar: “Me encantaría que nos reciba la Presidenta, y lo pedimos. Pero antes queremos que nos reciba el gobernador, que nos hizo esperar tres horas y luego nos derivó al ministro (Ricardo) Casal y a (el ex ministro de Seguridad Carlos) Stornelli. Y encima tuvimos que soportar que Stornelli nos gritara porque se sentía muy ofendido de que nosotros dijéramos que la policía manda a robar a los chicos del conurbano, que no iba a soportar esas mentiras. La reunión se tuvo que levantar, le gritó también a uno de nuestros abogados. Casal trató de relajar, pero todo fue patético. No están interesados en resolver esta problemática, los ves pidiendo más policía o bajar la edad de imputabilidad. La gente tiene sus derechos básicos violentados desde que nace, y encima la persigue la policía.” Así es nomás. Luciano sigue combatiendo. Y nos espera.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Respuesta al Gobernador de Salta, a propósito de los "desnutridos culturales"

ACTA

El 9 de febrero un noticiero de Buenos Aires adjudica al Gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, haber dicho que las “muertes de niños en el norte de esa provincia, son un problema cultural, no sanitario ni social, porque los aborígenes no concurren al hospital”.

La siguiente es la respuesta a Urtubey redactada por Alicia Torres y Tomás Torres Aliaga:

"Somos profesionales que nos hemos desempeñado durante 30 años en esa provincia, y con fecha 3 de septiembre de 2010 hemos elevado a su Ministerio de Salud, copia de la tesis para optar por título de magister en políticas sociales de la Universidad de Salta sobre “Poder, accesibilidad y diferencias culturales en salud- Iruya 1978-2008”. En dicha tesis, sistematización y estudio de caso de 30 años del programa de atención primaria de la salud en comunidades originarias salteñas, se fundamentan entre otras cosas, lo contrario a las afirmaciones que adjudican al Sr. gobernador, a saber:

* Que los pueblos originarios cuando son tratados con respeto y dignidad por los equipos de salud, concurren y aceptan sin dificultad las prácticas de la medicina oficial. De igual manera rápidamente las abandonan o se resisten a concurrir, cuando son objeto de discriminaciones abiertas o encubiertas. Resisten callando, porque no se sienten ni son considerados parte de instituciones públicas.

* Que los equipos de salud que trabajan comprometidos con la población local, no tienen de parte de las autoridades sanitarias ni apoyo, reconocimiento ni recursos necesarios, para sostener las prestaciones mínimas que en salud exige la Convención de los Derechos de los Niños con rango constitucional en nuestro país.

* Que es factible económicamente sostener esas prestaciones, con un aporte mínimo anual de 150 dólares por persona, mucho menos de lo que en promedio invierte el sistema pública de salud en nuestro país, y que los gobiernos no quieren o no saben asignar a las poblaciones originarias.

* Que la desnutrición de esas comunidades, problema esencialmente socio-económico no ha sido revertido por ningún gobierno en los últimos 200 años, porque los pueblos originarios han sido y siguen siendo objeto de “practicas sociales genocidas” inclusive por aquellas instituciones o políticas que refieren ayudarlos. Su eterna condición de pobres estructurales así lo demuestra.

* Que sanitariamente la desnutrición puede ser tratada, controlada y revertida en gran medida, por políticas y decisiones que Salta ha conocido, pero no ha sostenido. Además es posible eliminar la desnutrición que afecta irreversiblemente el desarrollo infantil inicial, si los hospitales públicos contaran con las vitaminas que cualquier pediatra de nuestro país indica a sus pacientes.

Todo ocurre como si la nominación de “desnutridos culturales” o “enanos raciales” (que otra funcionaria salteña supo acuñar), no fuera más que una excusa para la encubierta decisión o incapacidad, de quienes tienen la responsabilidad y recursos para resolver tal violencia social".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: El hambre es un crimen

ACTA

En los últimos días, murieron en la provincia de Salta siete niños, y entre las causas denunciadas se alega: insuficiencia alimentaria, de agua potable y desnutrición, sumado a esto la clara ausencia del Estado en garantizar estos derechos humanos ratificados en los pactos internacionales de los que Argentina es parte.

La CTA Córdoba, con las firmas de Guido Dreizik y Oscar Mengarelli, dio a conocer un documento que señala textualmente:

"Desconociendo totalmente la función de un Estado social, de garantizar no sólo la supervivencia, sino la vida digna y de calidad de las personas -indistintamente si son ciudadanos o no de un país, y partiendo de reconocer que “esa igualdad que bregan los constitucionalistas” es sólo formal y que en la realidad esas desigualdades se materializan en oportunidades de expresarnos, de decirnos, de imponer temas en la agenda, de la exigibilidad de nuestros derechos- el gobernador de la provincia de Salta, quien cumplió funciones como “Representante Argentino de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Latinoamericano” señaló que "no se trata de un problema sanitario... lo que ocurrió tiene que ver con la forma de vida de esas comunidades.

Tenemos comunidades de diversas etnias, hay algunas que son más complicadas, como los Wichis, porque hay cuestiones culturales que hacen difícil abordar una problemática de este estilo adentro de la casa... Aún teniendo infraestructura sanitaria no quieren asistir a los hospitales por una cuestión cultural”. En sintonía con Urtubey, el vicegobernador, Andrés Zottos, responsabilizó a los “hermanos aborígenes por destinar el dinero que perciben en subsidios a otras prioridades menos urgentes que la alimentación”. “El criollo no es lo mismo que el indígena”, agregó el vice gobernador .

En estas declaraciones, se puede observar, una visión claramente colonizadora y de dominación en detrimento de las cosmoviciones campesino-indígenas presentes en nuestro pueblo. Es claramente una re-colonización en nuestras practicas políticas, en la interpretación de nuestras necesidades y la instalación en el imaginario social de discursos racistas que encuentran justificación de las injusticias sociales, en orígenes étnicos, culturales y de clase.

Quizá si tenemos que hablar de relaciones de dominación, el primer paso para la segregación e invisibilidad de un sector, es su no reconocimiento, la negación de su cultura, la criminalización de su identidad, entendiendo como en este oportunidad, la cuestión de la desnutrición como un problema de casos individuales y no como la consecuencia de la ausencia de políticas públicas y la continuación de un modelo que condena a nuestros niños y niñas al arrebato de sus vidas.

En el mismo sentido, definió como “problema cultural y un problema sanitario” las sucesivas muertes por desnutrición y falta de saneamiento básico en la provincia de la que tiene responsabilidad en su administración desde el año 2007. Y aquí el agua es una cuestión central en una provincia de agronegocios donde el agua es un bien de ganancia y no un bien de vida y un derecho a ser garantizado a todos y todas. El régimen de la tierra no es tema aparte, por el contrario, el ordenamiento territorial a cargo de la política viciada, corporativa y lobbysta, termina por entregar los bienes públicos a los negocios transnacionales.

En la regresividad de los derechos humanos como la vivienda digna, el acceso al agua en cantidad y calidad, directamente relacionada con el derecho a la alimentación y a la salud, el pueblo entrega soberanía, las instituciones democráticas se convierten en meros organismos formales de gestión burocrática y la política en un instrumento para la dominación. Hoy más que nunca “El hambre es un crimen”. Hacia una Constituyente Social en la Argentina".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Transexuales ante el desafío laboral

Carolina Escudero (ARTEMISA)

En enero se dio a conocer que una aerolínea tailandesa de bajo costo, PC Air, contrataría como tripulantes de cabina a personas transexuales a quienes clasificará como 'tercer sexo'. ¿Compromiso de inserción o estrategia de marketing? Diferentes voces opinan sobre los avances y desafíos que se plantean en Argentina y en el mundo para las personas transexuales en el ámbito laboral.

El presidente de la compañía aérea de bajo costo tailandesa PC Air, Peter Shan, acaba de anunciar que contratará a responsables de a bordo transexuales, transformando a la aerolínea en la primera en el mundo en tomar una medida de este tipo. La compañía ya puso en marcha un proceso de selección y posterior formación de personas que se candidatean para el cargo, en el convencimiento de que cuentan con enormes posibilidades de prestar buenos servicios.

La decisión abre interrogantes similares a los que se presentaron cuando en México y Japón anunciaron la creación de vagones rosas para que viajaran las mujeres y así evitaran abusos y violencias. ¿Es bueno crear espacios apartados, cuasi ghetos, para grupos discriminados o vulnerados? El debate no está cerrado.

María Rachid -vicepresidenta del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI)- cree que la propuesta es positiva, y Jorge Raíces Montero - psicólogo clínico y asesor de la Organización Internacional Intersexual (OII)- abunda: 'Creo que existen dos puntos bien diferenciados. Por un lado, una empresa, siguiendo los estudios de mercado, puede invitar a distintas personas y personajes con tal de elevar la referencia que se tiene con respecto a los aspectos de marketing y comercialización. Este sería un punto altamente discriminador. Otro punto es que elijan al personal según sus capacidades, independiente de la orientación sexual o la identidad de género de los/las postulantes. Tomemos, en este segundo punto un ejemplo actual: hace poco una jueza de familia otorga la tenencia de dos niños a una madre adoptiva travesti. Los resultados psicodiagnósticos aportaban que era una madre que cumplía perfectamente su función. Votemos porque la sociedad toda y en particular las empresas, elijan a las personas por sus capacidades e idoneidades.'

Un país especial

En Tailandia viven una gran cantidad de personas transexuales y el país presume de una reputación de tolerancia hacia las personas con esta identidad de género. Las operaciones de cambio de sexo se han convertido en una especialidad de la industria tailandesa de la salud y en algunos colegios los directivos han tomado la iniciativa de abrir un baño para jóvenes trans, es decir: entre los de las señoritas y los muchachos hay una puerta intermedia con un signo que muestra una figura mitad mujer y mitad hombre en rojo y azul.

La escuela de Kampang tomó la iniciativa de implementar estos sanitarios y de esta forma abrió el debate en otros establecimientos educativos sobre la necesidad de tener este mismo tipo de instalaciones. Y es que las cifras hablan por sí solas: entre un 10% y 20% de los alumnos de una escuela secundaria de provincia se autoproclaman transexuales. El director de la escuela, Sitisak Sumontha, precisó a la prensa local que 'cada vez que las personas trans iban a los baños de los varones eran objeto de burlas, por lo que comenzaron a usar los baños de las chicas'. Pero esto hizo sentir incómodas a las muchachas y a estos chicos infelices, 'algo que comenzó a afectar su rendimiento escolar' aseguró. La escuela entonces propuso construir un baño exclusivo para los chicos transexuales, una idea que fue muy bien recibida por todos.

Aún así, el colectivo trans de ese país denuncia que en realidad continúan marginados por el conservadurismo de la sociedad y piden que se respeten sus derechos con medidas como baños públicos reservados al 'tercer sexo'. Además, una película que denuncia esta discriminación fue recientemente prohibida por la censura, mientras las autoridades se justificaron argumentando que su contenido era pornográfico.

Colectivo excluido

Las personas transexuales representan uno de los colectivos con mayor riesgo de exclusión social según dio a conocer el año pasado la Comisión Europea. Desde su publicación en julio de 2009, el documento 'Derechos humanos e identidad de género', del Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Thomas Hammarberg, ha aumentado la visibilidad de las temáticas trans (trans, transexuales, transgéneros). Este informe plantea un resumen de las múltiples violaciones de derechos humanos contra las personas trans, y propone demandas así como medidas acerca de cómo esta situación debería abordarse en los estados miembros del Consejo de Europa. A su vez, con el objetivo de hacer que el informe temático sea accesible a más personas, se han publicado ahora dos traducciones del texto en castellano y alemán gracias a Transgender Europe (TGEU). Estos dos documentos inician la serie de publicaciones del proyecto de investigación 'Transrespeto versus Transfóbia en el mundo' (TvT).

Según los datos del pasado noviembre del proyecto TGEU, al menos 180 personas han sido asesinadas en los últimos 12 meses a causa de la transfobia. Del mismo se desprende que en ciertos países de Centroamérica y Sudamérica, donde se centran el 80% de los asesinatos, ser transexual es una amenaza.

La inserción laboral para esta minoría representa un desafío por la falta de formación, desconocimiento de herramientas para la búsqueda de empleo, miedo escénico (por ejemplo ante una entrevista de trabajo), así como la presencia de estereotipos negativos. En esta línea, María Rachid explicó a Artemisa Noticias: 'En Argentina no hay muchas opciones laborales para las personas transexuales. Hemos mantenido encuentros con el ministro de Trabajo (Carlos) Tomada y con representantes de la cartera de Desarrollo Social'. En paralelo a estas acciones Rachid adelantó que ' estamos buscamos la inserción de estas personas' y a su vez la puesta en marcha de actividades que aporten a su capacitación, más precisamente 'estamos trabajando para que algunas de ellas reciban un subsidio por el grado extremo de marginación y exclusión que sufrieron a lo largo de su vida. El promedio de vida de estas personas es muy bajo, llegan a los 35 años aproximadamente. Nuestro objetivo es que accedan a sus derechos que son educación, salud y trabajo'.

Además, las personas no sólo son víctimas de situaciones de extrema violencia comenzando por el no reconocimiento de su identidad, son subempleadas y muchas veces viven en situaciones precarias ya que no están al amparo de una norma que les ofrezca garantías, tienen horarios y jornadas arbitrarias, desprotección ante riesgos laborales, no cuentan con una obra social, ni prestaciones por desempleo. Tomando en cuenta esta situación, desde el INADI: 'Estamos trabajando en convenios con empresas para poder integrarlas al mercado laboral. Si bien las gestiones comenzaron con organismos estatales, también hay empresarios y comerciantes que se muestran sensibilizados con el tema y están dispuestos a avanzar en convenios', resumió la vicepresidenta del organismo.

Jorge Horacio Raíces Montero agregó que ante la excusa de que 'no tienen documentos idóneos, las personas transexuales encuentran muchas dificultades para insertarse en el mercado laboral. Es una burda paradoja, paradoja aporética, ya que el control fiscal se realiza por el número de documento y no por una foto. Paradoja porque para ingresar a concretar determinadas labores se necesita idoneidad o capacidad para aprender a realizarlas. Si nos abocamos a la diferencia entre el nombre del documento y la tarea a realizar, seguimos desarrollando la actitud paradojal: ni un título universitario da un certificado de salud mental, ni un nombre brinda garantía de idoneidad o incapacidad. Otro punto a considerar es que las personas transexuales han visto coartados sus estudios regulares y se les ha impedido acceder a cursos o estudios alternativos, por ende muchas de ellas y ellos se ven en inferioridad de condiciones ante una entrevista de trabajo.'

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Acaparamiento de Tierras en Argentina: Un “manual de Instrucciones” para entregar el territorio

GRAIN

¿Qué significa que una de las más poderosos conglomerados agroalimentarios chinos esté buscando arrendar miles de hectáreas en la provincia de Río Negro, en Argentina, y tenga mucho interés en producir allí soja, trigo, colza, para enviar de regreso a China? ¿Cuáles serán las repercusiones para las comunidades indígenas y en general para la población campesina que habita la región, que ni siquiera fueron consultadas, en relación con estas inversiones y acuerdos comerciales? ¿Por qué el gobierno de la provincia está tan deseoso de pavimentar con todo tipo de privilegios (en beneficio de los inversionistas chinos) el camino de la negociación, sin considerar siquiera la urgente soberanía alimentaria de la región?.

Manual de instrucciones: de esta forma designó el Foro Permanente por una Vida Digna de la Provincia de Río Negro al Acuerdo que el gobernador de la Provincia firmó hace pocas semanas durante su viaje a China 1 y que entrega miles de hectáreas a la empresa estatal china Beidahuang para la producción de soja, trigo y colza, entre otros cultivos.

El La tierra se arrendará para que allí la firma instale sistemas de irrigación y en una primera etapa, Beidahuang invertirá 20 millones de dólares para irrigar y producir en 3 mil hectáreas. Pero el proyecto consiste en llegar a una inversión de 1 450 millones en 20 años, en 320 mil hectáreas. Lo que busca Beidahuang es asegurarse alimentos por 20 años.

¿Quién es Beidahuang?

Beidahuang Group es un conglomerado de agronegocios de propiedad estatal, con sede en Harbin, provincia de Heilongjiang. Es uno de los molinos de arroz más grande en China, y uno de los cinco mayores procesadores de soja, a través de su filial Jiusan Oil and Grain Group.

Según el sitio web de la compañía posee casi 5 millones y medio de hectáreas (12% de la superficie total de la provincia de Heilongjiang), 418 mil 094 cabezas de ganado vacuno, 267 mil 266 vacas lecheras, 1 millón 315 mil reproductores porcinos, 2 millones 062 caprinos, y 6 millones 352 mil aves de corral. También es propietaria de 54 aeropuertos y 30 aviones utilizados para la agricultura, 198 centros de procesamiento de granos, 59 establecimientos para el procesamiento de semillas y 24 mil 151 tractores.

Beidahuang es una de las pocas empresas nacionales de procesamiento de soja que ha sobrevivido a la entrada del país en la Organización Mundial del Comercio (OMC) en el 2001 cuando el gobierno abandonó los controles de precios de la soja y las importaciones. China se ha convertido en el mayor importador mundial de soja y la industria nacional de molienda de soja ha pasado a manos de las corporaciones que controlan el comercio mundial de soja, como Wilmar, Cargill, ADM, Bunge y Louis Dreyfus. Las compañías extranjeras tienen ahora una participación en 64 de las 97 principales empresas chinas de molienda de soja, y el control del 80% de la capacidad total de procesamiento de soja del país.

Incluso el poderoso Grupo Beidahuang estaba considerando una alianza con empresas extranjeras. Pero el CEO de la compañía, Tian Renli, dejó en claro que su compañía no renunciará a una participación en el control, ni aceptará “cualquier término injusto impuesto por empresas extranjeras”. En 2009 le dijo al China's Economic Observer que “si las empresas extranjeras no están de acuerdo con esto, preferimos construir una red de ventas y compras propia y completa de la empresa llevando el proceso de internacionalización de forma independiente”.

Parece que la empresa ha optado por esta última alternativa. No sólo existe el Acuerdo para producir soja en Argentina, sino también la firma de acuerdos similares para producir arroz en las Filipinas. En 2008 el Grupo Beidahuang informó que ha firmado acuerdos con el gobierno de Filipinas para desarrollar 200 mil hectáreas de arroz, maíz y otros cultivos en la provincia de Luzón. El estado actual de estos acuerdos es desconocido.

El acaparamiento de tierras explotó como un problema nuevo y global a partir de los años 2007/2008, cuando gobiernos importadores de alimentos y empresas a la caza de beneficios comenzaron a comprar o arrendar grandes superficies de tierra en África, Asia y América Latina con el fin de producir alimentos. El acaparamiento de tierras de cultivo en la actualidad es diferente de las experiencias del pasado: por la magnitud y la velocidad de la toma de tierras; porque no se trata de alimentos suntuarios sino de alimentos básicos; porque el sector privado domina la estampida con un fuerte apoyo de los gobiernos y porque no tiene nada que ver con el “desarrollo”: se trata de expandir y consolidar el control del agronegocio y punto.

El gobierno provincial de Río Negro presenta este Proyecto como un “convenio de producción de alimentos” y como una inversión para el riego en la zona del valle inferior de la Provincia frente a la negativa del gobierno nacional de aportar recursos para crear infraestructura de riego en la region. 2 Pero, en realidad, el Acuerdo es simplemente una entrega de territorio para la producción industrial de soja con un enorme listado de beneficios incondicionales para la empresa estatal china a cambio de nada.

Es importante remarcar que el Acuerdo se dio a conocer a fines de 2010 luego de ser firmado. Los términos de la negociación y sus contenidos se mantuvieron en secreto desde hace casi un año, cuando se anunciaron las primeras conversaciones con el gobierno chino.

El Acuerdo se compone de dos Convenios (Acuerdo de la Cooperación para el proyecto de inversión agroalimenticio y un Convenio de Cooperación para la presentación de una propuesta de inversión para la instalación de una nueva terminal portuaria en el área del puerto de San Antonio Oeste), más un anexo complementario para avanzar en el “cronograma de cooperación”.

El denominado “manual de instrucciones” por las organizaciones de la sociedad civil contiene una serie de cláusulas que confirman este modelo de negocios, que garantiza las ganancias y la impunidad a la empresa. Veámoslo en detalle:

En relación a las “inversiones”: el gobierno de Río Negro ofrece la “mejor política de inversión brindando garantía mediante la creación de leyes”.

En relación a la instalación de la empresa en Río Negro: el gobierno de la Provincia se compromete a brindar sin cargo alguno espacio para oficinas y vivienda en “el domicilio del Gobierno Provincial” ofreciendo también medios de transporte y equipamiento para la oficina.

Sobre los estudios de viabilidad: el gobierno de Río Negro se compromete a solventar todos los gastos relacionados a los estudios de la “viabilidad de la inversión”. Estos abarcarán “ambiente de inversión, recursos destacados, política de inversión y beneficios económicos”.

En relación a las tierras: el gobierno brindará para comenzar “sin cargo alguno” 3 mil hectáreas para la realización de un campo experimental de cultivos de alto rendimiento. A partir de allí se “ofrecen” en lo inmediato 20 mil hectáreas de “tierras disponibles sin explotación con las obras de riego por canales de la región valle del Idevi”. A partir de allí, el festival de la entrega continúa con la puesta a disposición de la información sobre 234 mil hectáreas en distintos valles de la Provincia para la futura explotación (Valle de Colonia Josefa, Negro Muerto, Guardia Mitre, Margen Norte, y La Japonesa, Río Colorado).

En relación al pago de impuestos: el gobierno de Río Negro realizará todos los trámites necesarios a fin de aplicar las normas que “exceptúen de todos los impuestos provinciales, tazas (sic), como ingresos brutos, sellos, patentes, etc.” a la empresa. Al mismo tiempo, se compromete a realizar gestiones ante el gobierno nacional para que el ingreso de los fondos para la inversión no esté alcanzado por los “encajes bancarios”.

En cuanto al apoyo técnico: el gobierno de Río Negro pone a disposición de la empresa todos los técnicos de la autoridad de aguas y también todos los anteproyectos elaborados.

En relación al uso del puerto: hasta tanto se construya el futuro puerto incluido en el Convenio, el gobierno de Río Negro ofrece “sin cargo alguno” parte de la zona portuaria del Puerto de San Antonio Este y destinará 5 hectáreas para el uso de la empresa (aquí la redacción es confusa y uno debe suponer que la obligación de construcción del puerto nuevo es de la empresa).

Es importante tener presente que la firma Beidahuang ni siquiera se encuentra inscrita en la Provincia y que, hasta tanto lo haga, operará como representante una ignota firma “Strong Energy”. 3

Una vez más, se demuestra lo que se repite en la mayoría de los casos de acaparamiento: los gobiernos son funcionales a los requisitos de otros países o empresas para operar libremente en los territorios a los que llegan. No existe ningún tipo de consulta a la comunidad, ni de evaluaciones de impactos mientras los intereses de los pueblos son vulnerados y pisoteados.

Y, por supuesto, cuando dentro de veinte años la empresa se retire (ese es el plazo de la concesión aunque el puerto se entrega por cincuenta años con renovación automática por otros cincuenta) la tierra estará degradada y los territorios serán desiertos que estarán heredando las futuras generaciones como prueba clara del compromiso del gobierno de la Provincia con ellos.

El Valle Inferior de la Provincia de Río Negro

El Río Negro es un curso de agua que se encuentra en la Argentina y que fluye en dirección sudeste. Se identifican tres zonas a lo largo de su curso, el Valle alto, el Valle medio y el Valle inferior. El Curso inferior o Valle Inferior, es la porción que se encuentra en inmediaciones de la desembocadura en el mar Argentino. Allí, el río pierde pendiente, se hace meandroso, presentando antiguos cauces del río, brazos secundarios hasta que entra en contacto con el océano.

Esos territorios estuvieron bajo control de los pueblos originarios (mapuches) hasta 1879 cuando se cometió el genocidio llamado “conquista del desierto” y se comenzó la ocupación de esos territorios comenzando a implantarse el modelo agroexportador impulsado por la “Generación del 80”.

Una de las condiciones que han cambiado las características productivas de todo el Valle ha sido la creación de infraestructura de riego (los primeros canales fueron construidos en 1884) que permitió que el Valle alto se convirtiera en una zona de producción frutihortícola orientada a la agroexportación (manzanas, peras y uvas son algunas de las principales producciones). Esta infraestructura no se ha realizado en la zona del Valle inferior y es la que hoy utiliza el gobierno provincial como excusa para el Acuerdo con China.

El pueblo de Río Negro está reaccionando y desde diversos sectores (estudiantes, organizaciones ecologistas, sindicatos, iglesia) se exige lo que ya es un clamor en todo el mundo: ¡NO al acaparamiento de tierras! ¡SÍ a la tierra en mano de los campesinos, indígenas, trabajadores y pequeños productores para producir alimentos para la Soberanía Alimentaria!

Especialistas ambientales de la provincia han denunciado al Proyecto como un “ecocidio”, alertando sobre el “alto impacto ambiental y sanitario en una amplia zona de naturales y escasas precipitaciones (200 mm anuales) y con recursos limitados de disponibilidad de agua”, informando además sobre la irregular zonificación provincial de los bosques nativos (Ley nacional de bosques N° 26.331) que permite que el Proyecto se desarrolle en esa región. 4

La organización ecologista Piuke de Bariloche expresó antes de la firma del Acuerdo que “esta política que decide el perfil productivo en nuestro suelo está supeditada a las necesidades del país que realiza la inversión en infraestructura. No se vislumbra una vía alternativa frente a la extranjerización de las cadenas productivas. Es decir que, si necesita soja, se hará soja. Nuestra soberanía alimentaria no está contemplada en los proyectos de políticas públicas. No sólo el mercado decide qué es lo que produciremos, sino que decide China, actor poderoso y en expansión”.

El papel de China en el acaparamiento de tierras

China es ostensiblemente autosuficiente en alimentos. Pero tiene una población gigantesca, sus tierras agrícolas están desapareciendo ante el avance industrial, sus suministros de agua están sometidos a graves presiones y el Partido Comunista tiene un futuro a largo plazo en que pensar. Con el 40% de los agricultores del mundo pero solamente un 9% de las tierras agrícolas mundiales, no debería causar sorpresa a nadie que la seguridad alimentaria sea uno de los puntos principales de la agenda del gobierno chino. Y con más de 1 billón 800 mil millones de dólares de reservas en divisas, China cuenta con bastante dinero para invertir en su propia seguridad alimentaria en el extranjero.

Como numerosos líderes y activistas campesinos del sudeste asiático saben, Pekín ha estado gradualmente dislocando parte de su producción de alimentos desde bastante antes de que estallara la crisis alimentaria mundial en 2007. A través de la nueva diplomacia geopolítica de China y de la agresiva estrategia gubernamental de inversión en el exterior, en los últimos años se concretaron unos 30 tratados de cooperación agrícola para dar a las empresas chinas acceso a tierras agrícolas de “países amigos” a cambio de tecnologías, capacitación y fondos para infraestructura chinos. Esto ocurre no solamente en Asia sino también en toda África, a través de una serie de proyectos muy diversos y complejos. Desde Kazajstán a Queensland, y de Mozambique a Filipinas, está en marcha un proceso sistemático y conocido en que las compañías chinas arriendan o compran tierra, montan grandes establecimientos agrícolas a los que envían sus agricultores, científicos y extensionistas para trabajar en la producción de cultivos. La mayor parte de la agricultura china en el extranjero (dislocada) está dedicada al cultivo de arroz, frijoles o porotos de soja (soya) y maíz, junto con cultivos para agrocombustibles como la caña de azúcar, la mandioca o el sorgo.

En esencia, la estrategia china de apropiación de tierras es conservadora: el gobierno está protegiendo con mecanismos financieros sus apuestas de inversión y maximizando sus opciones para suministrar alimentos a su país, a largo plazo. De hecho, la presión de la propia pérdida de tierras agrícolas y suministros de agua en China es tan grande que “China no tiene otra opción” que irse al extranjero, dice un experto de la Academia de Ciencias Agrícolas china. En realidad, el alimento comienza a ocupar un puesto bastante alto, junto con la energía y los minerales, en la estrategia general de inversión externa de China. 5

El Grupo de Reflexión Rural ha denunciado también el Convenio planteando que “la instalación de un territorio para la producción de Soja RR por los chinos sin mayores mediaciones, significa un riesgo incomparablemente mayor que los simples impactos producidos por una agricultura química y a una gran escala. Este proyecto, de concretarse, significaría la conformación de un enclave en el propio territorio patagónico, a niveles similares a los que tanto la propia China como diversos países europeos, llevan adelante actualmente en el continente africano, comprando y apropiándose de inmensos territorios vaciados de sus poblaciones, para usarlos como granjas de producción intensiva de alimentos o forrajes”. 6

Desde sectores estudiantiles también se produjo una fuerte reacción. La Asociación Biológica del Comahue, integrante de la Federación Argentina de Estudiantes de Biología; al igual que los más de 450 estudiantes de 12 provincias reunidos del 8 al 12 de octubre del 2010 en el IX Encuentro Nacional de Estudiantes de Biología y Ciencias Ambientales en la ciudad de Bariloche, expresaron su rechazo absoluto al Acuerdo sobre la base de la crítica al avance de la soja transgénica sobre el territorio argentino y el grave impacto que están teniendo las fumigaciones masivas con glifosato en los territorios y la salud de las comunidades 7. Del mismo modo se expresaron los estudiantes secundarios de las ciudades de Viedma y Patagones: “los estudiantes secundarios de los diversos ámbitos educativos de la ciudad que lo conforman, nos oponemos al ‘megaproyecto sojero’ que ha de realizarse en los valles medio e inferior del Río Negro y que compromete 320 mil hectáreas de nuestro patrimonio provincial y nacional, entregándolo inescrupulosamente en manos de invasores extranjeros”. 8

Vecinos autoconvocados, miembros e integrantes de organizaciones sociales, profesores, alumnos y exalumnos de la Escuela Secundaria de Formación Agraria (E.S.F.A.), miembros e integrantes del Foro Permanente por una Vida Digna, del Consejo Asesor Indígena (CAI) Viedma, Centro Universitario Regional Zona Atlántica (CURZA), y varios partidos políticos reunidos en el mes de diciembre del 2010 plantearon: 9

“Rechazamos y reprobamos el ‘Acuerdo Marco’ realizado recientemente entre eI actual poder ejecutivo de la Provincia de Río Negro con empresas chinas y/o con el Estado chino, que permitiría la explotación de grandes extensiones del valle inferior y medio de Río Negro para el cultivo de soja transgénica por parte de empresas de dicho país, sin haberse dado a conocer en la lengua nacional, resultando ello también sumamente ofensivo a nivel institucional, hacia el propio estado provincial, y por ende hacia los diversos órganos de poder y de control que lo componen.

El pueblo mapuche también expresó su repudio al Acuerdo planteándose tomar medidas legales: “La idea es empezar a presentar un amparo frente a la Justicia para empezar a parar esto, ya que en ninguno de los casos se ha tomado en cuenta el derecho de los pueblos originarios, menos aún el derecho al consentimiento previo, libre e informado. Es un derecho que está en el Convenio 169 de la OIT y que Argentina ha reafirmado con una ley (la 24.071). Así que la idea es empezar a hacer valer ese derecho, porque aunque todavía no está debidamente legislado creemos que ya se puede empezar a presentar amparos”. 10

También desde la Pastoral Social provincial de la Iglesia Católica se expresó el desacuerdo “con el alquiler de tierras públicas o privadas ni a grandes Pools de Siembra, sean argentinos o extranjeros, ni a provincias de un país como China”. Plantearon que no se dará "la bienvenida a la soja y otros cultivos industriales, en las condiciones que contiene el acuerdo firmado, que en definitiva es hipotecar el futuro de los rionegrinos”. 11

El Foro Permanente por una Vida Digna ha lanzado una campaña bajo el lema “NI SOJA, NI CHINA. Soberanía territorial y alimentaria para la Argentina” en la que expresa que “nos oponemos al mega proyecto agroexportador instrumentado por el gobierno nacional y provincial que compromete 320 mil hectáreas de suelo y naturaleza rionegrina, a ser entregadas para la potestad de criterio de la República China; que viola nuestras leyes soberanas; que plantea una agricultura sin agricultores; que nos contamina con sus plaguicidas; que perjudica a ésta, y a las nuevas y futuras generaciones”.

A pesar de todos estos cuestionamientos, el gobernador Saiz firmó el Convenio y avanza en su concreción. Sin embargo, la comunidad organizada ha planteado que aún no está dicha la última palabra.

Notas:
1) Soja: China y Río Negro hacen acuerdo ilegal, http://farmlandgrab.org/17299 15-10-2010
2) Accatino confirma el plan, molesto con los críticos, 13-10-2010 http://www.rocaportal.com.ar/blog/accatino-confirma-el-plan-molesto-con-los-criticos/
3) Se vienen los Chinos http://www.multimedios2deabril.com.ar/?direccion_del_navegador.294.7209 , 31-1-2010
4) Ecocidio en la Provincia de Río Negro. En el año internacional de la biodiversidad. http://www.losquesevan.com/ecocidio-en-la-provincia-de-rio-negro.-en-el-ano-internacional-de-la-biodiversidad..724c
5) ¡Se adueñan de la tierra! El proceso de acaparamiento agrario por seguridad alimentaria y de negocios en 2008, GRAIN, octubre de 2008, http://www.grain.org/briefings/?id=214
6) ¡Se Colonias del Siglo XXI: alimentos, especulación y arrebato territorial http://www.grr.org.ar/documentos/coloniasxxi.htm
7) Río Negro: profesionales y estudiantes de Biología rechazan la producción de soja en la provincia http://puertae.blogspot.com/2010/10/rio-negro-profesionales-y-estudiantes.html
8) Manifiesto de estudiantes secundarios del Viedma y Patagones, 20-11-2010, http://rionegrocontaminada.blogspot.com/2010/11/ni-soja-ni-china-soberania-territorial.html
9) Argentina: declaración en contra del cultivo de soja transgénica y del modelo herbicida de glifosato, diciembre 2010, http://www.biodiversidadla.org/ Principal/Contenido/Documentos/ Argentina_declaracion_en_contra_del_ cultivo_de_soja_transgenica_y_del_modelo_ herbicida_de_glifosato
10) http://www.originarios.org.ar/index.php?pageid=13&noticiaid=6782
11) Argentina: La iglesia rionegrina planteó sus críticas al proyecto de sojización con China, 25-12-.2010, http://farmlandgrab.org/post/view/17922

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...