jueves, 24 de febrero de 2011

Gobernabilidad y Democracia a la medida en los países árabes

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

Si los programas de las agencias internacionales para el desarrollo que operan en los países árabes fueran revisados por expertos internacionales neutrales de verdad, encontraríamos evidencias de la persistente y sofisticada intervención extranjera para cambiar régimen político.

Esta intervención se observa en el proyecto de promover gobernabilidad a escala global (1), que va a la par con el objetivo de democratizar con cierto grado de uniformidad a la occidental. Es para completar seguramente el viejo proyecto de Jacques Maisonrouge de la fábrica planetaria con su república planetaria. Un poco la nueva revolución francesa concebida por la IBM de los años 70.

La intención se ve cada vez más evidente a través de las energías políticas y los recursos desplegados para agitar a la población en una franja que va desde Argelia hasta Irán.

Ahora es Libia y la lista es larga.

Es como una suerte de matriz con un código base: donde se desarrollen los proyectos de Gobernabilidad, estarán los brotes de ruptura con sistemas políticos anquilosado. Aunque también son implantaciones de una antigua ciencia política.

Gran parte de estos regímenes fueron formados y mantenidos por la Alianza Transatlántica para la seguridad estratégica, como es el caso de Egipto, Bahrain, países del Golfo Pérsico.

Otros fueron concebidos y sustentados por esa perversa dinámica de contener la subjugación a la potencia extranjera con autonomías enajenadas de los consensos internacionales, o forzadas con nacionalismos exacerbados para conservar una precaria integridad territorial. Es el caso de Sudan, Tchad, Libia, Somalia y hasta Marruecos que rehusa a ceder territorio en el Sahara Occidental.

Nada de errado quizás con intervenir países para promover democracia y gobernabilidad y es muy probable que los libros de agencias oficiales como el Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, la Comunidad Europea, o no gubernamentales como Oxfam, Human Rights Watch, Amnesty, por nombrar a las mas protagónicas, sean transparentes.

Es sabido que los proyectos internacionales promover la Gobernabilidad, se realizan con la cooperación de las autoridades locales.

Todo hasta aquí va bien. El problema surge cuando estallan las revueltas sin liderazgos identificables de acuerdo a los códigos convencionales, y de pronto aparece una masa tan multicolor en lo político que llega a ser hasta aséptica en ese plano. La política sin partidos sustentada en poderes corporativos nuevos y viejos.

El mundo institucional que ha respaldado los proyectos de gobernalidad- por décadas en algunos casos-, puede palpar ahora los frutos, y con cierto grado de euforia plantea el resurgimiento de la revolución francesa en el mundo árabe, o la caida del muro de la guerra fría.

Esta visión encuentra el nicho ideal en las ediciones de diarios que han abogado por el intervencionismo directo en el mundo árabe como El País de España, The Guardian, The New York Times, Le Monde, en suma, las vocerias de las potencias coloniales.

Las revueltas en las naciones árabes, hasta el momento, con la excepción de Túnez, se estan produciendo en países disfuncionales a los intereses estratégicos de la alianza occidental. En este sentido son proyectos de fundar democracias a la medida porque el único poder estable y legítimo que los respalda es el ejército.
La revista Time es un puntal en esta visión del intervencionismo y aplaude la desestabilizacion que se avecina en la región, porque en el fondo el contenido de las democracias que se formen estará en la medida de lo que los ejércitos permitan.
El cercano oriente y el mundo árabe se apresta a presenciar el mundo de la fantasía en la ciencia política del viejo plan neoconservador de restaurar el control occidental absoluto de la región.(Ver Mearshheimer y Walt.The Israel Lobby.)

Las revueltas tienen como propósito traer dinero fresco para el nuevo ajuste global con una nueva reducción del tamaño del estado. Justo en el momento crucial en que se instala una crisis alimentaria por el alza de precios y otra crisis con los recursos hídricos debido a una casi total prescindencia del público en la formación de políticas públicas.

Lo que no se admite tampoco en el mundanal ruido de las vocerías corporativas, es el excesivo salvajismo del capital que se esconde detrás de la cortina mas impenetrable como es el de la innovación tecnológica.

Nota:
1) Ver: Egipto y la revolución inducida

Fuente foto: Andrey Stenin - RIA NOVOSTI

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Hastío profundo

Álvaro Cuadra (especial para ARGENPRESS.info)

Hace pocas décadas atrás, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, el planeta estaba dividido en dos bandos irreconciliables. El mundo asistía al siglo de las revoluciones y las contrarrevoluciones, en que cada país del orbe era apenas una pieza en el gran ajedrez de la política internacional de las grandes potencias. La Unión Soviética y los Estados Unidos estaban enfrascados en lo que se llamó eufemísticamente la “Guerra Fría”, que no por “fría” dejó de ser una “guerra”.

En todos los continentes surgieron líderes que reclamaban el padrinazgo manifiesto o implícito de uno de los dos gigantes. A decir verdad, nadie solicitaba credenciales de transparencia y democracia a los líderes que surgían por todo el Tercer Mundo. La norma fue más bien, al contrario, que en ambos bandos se apadrinó a figuras tan carismáticas como equívocas. En rigor, el discurso “ético político” era una cuestión prescindible, acaso exótica o extemporánea, de la que se ocupaban los rotarios y uno que otro intelectual tenido por díscolo.

El ocaso del socialismo real y las profundas transformaciones culturales que ha sufrido el mundo entero ha producido una nueva sensibilidad de masas. Las nuevas tecnologías han hecho posible que los medios de comunicación y las redes sociales hayan diseminado este “nuevo ethos” capaz de “catalizar” cambios sociales allí donde se dan condiciones de posibilidad. Las imágenes del nuevo mundo son aquellas sedimentadas por las sociedades de consumidores del mundo desarrollado.

Los medios de comunicación instan a todas las sociedades humanas a una “Cultura Internacional Popular”, estadio actual de un capitalismo libidinal mundializado, un discurso que conjuga el goce del consumo suntuario, la exaltación del individualismo hasta el narcisismo y un clima “democrático” mínimo que permita la expresión de la singularidad personal, a imagen y semejanza de las sociedades occidentales. En todos los rincones del planeta tierra, nadie quiere quedar fuera de esta vida prometida en cada “spot publicitario”, en cada imagen de cine, televisión o Internet.

Esta nueva Cultura Internacional de masas posee la fuerza deletérea de la seducción, una fuerza capaz de destruir las tradiciones más arraigadas o los regímenes más verticalistas. Esto fue cierto en el este europeo a fines de la década de los ochenta, y lo es hoy en los distintos países del norte de África. Las actuales insurrecciones en el Medio Oriente apuntan a regímenes claramente alineados a la derecha, como en Egipto, pero también a regímenes que apelaban a un discurso anticolonialista, como en Libia.

Más allá de las circunstancias políticas de cada país en que se están desarrollando estos cambios, su denominador común es el “hastío profundo” de las masas frente a una situación de sometimiento y pobreza. Más que a un renacer del fundamentalismo religioso, asistimos a un reclamo social, político y económico con matices culturales propios del mundo islámico. Este es, en primer lugar, un llamado de atención a los países desarrollados que en nombre del pragmatismo no han terminado de desmantelar sus estrategias de la Guerra Fría, sosteniendo o consintiendo, todavía, satrapías en muchos lugares del orbe. Se trata, también, de una advertencia sobre la vetusta y precaria institucionalidad política internacional en un mundo sometido a una mutación sin precedentes en la historia de la humanidad. Por último, es bueno recordar que el hastío profundo de masas en el Oriente Medio no es otro que el de millones de seres dispersos en todo el mundo pobre.

Fuente foto: Andrey Stenin - RIA NOVOSTI

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Lo que une a Tahrir con Madison

Ángel Guerra Cabrera (especial para ARGENPRESS.info)

No es una extrapolación caprichosa de los activistas en los dos lugares comparar a la plaza del Capitolio en Madison, capital de Wisconsin, en Estados Unidos, con la Plaza Tahrir, de El Cairo. Las une mucho más de lo que las separa: la identidad universal del ser humano, el amor a la libertad, el ansia de justicia social y democracia, los derechos de los trabajadores, la solidaridad entre los que luchan no importa dónde.

El ingeniero Muhammad Saladin Nusair levantó una pancarta en la Plaza Tahrir, ya famosa entre los manifestantes de Madison, que decía: Egipto apoya a los trabajadores de Winsconsin-un mundo, un dolor. En Winsconsin se enarbolan estas: De Egipto a Winsconsin nos levantamos; gobernador Walker, nuestro Mubarak. Cuenta la luchadora estadunidense Medea Benjamin, que luego de informar a los estudiantes que ocupan junto a los trabajadores el Capitolio de Madison sobre las prácticas que observó en la Plaza Tahrir, comprobó al día siguiente que al igual que en esta, los de Madison limpiaban hasta dejar relucientes los pisos de mármol de la Legislatura estatal. Aprendemos rápido, le dijo una estudiante.

En la plaza Tahrir continúa la lucha por la liberación de Egipto, que es mucho más que la salida de Mubarak, el viernes después de la oración la veremos llenarse de nuevo. En Madison los trabajadores del sector público del estado de Wisconsin pugnan por impedir la aprobación por la legislatura estatal con mayoría republicana de una iniciativa de ley del gobernador Scott Walker(del Tea Party) que suprimiría el derecho del sindicato de empleados públicos a la negociación del contrato colectivo de trabajo salvo en cuanto a salarios, y recortaría sus sueldos y pensiones. Anteriormente Walker disminuyó los impuestos a los ricos y corporaciones privando a las arcas públicas de ese sustancial ingreso y ahora pretende cubrir el déficit a costa de suprimir miles de puestos de trabajo y de aumentar las contribuciones a la salud y al retiro de los maestros, médicos y enfermeras, trabajadores de salubridad, policías y bomberos. Amenaza, además, con usar la Guardia Nacional si los sindicatos ponen obstáculos a su iniciativa. El atropello que intenta el gobernador ha levantado una ola de solidaridad y movilización de los estudiantes universitarios, de secundaria y preparatoria, trabajadores del sector privado, organizaciones religiosas y comunitarias en casi todos los distritos de Wisconsin y luego se ha ido extendiendo a todo el país. Este estado, con antiguas tradiciones progresistas y el primero donde el sindicato de empleados públicos ganó el derecho a la negociación colectiva en 1959, ha visto, como muchos otros en los últimos años, esfumarse el american dream: cierre de miles de empresas, alargamiento de la jornada laboral, aumento imparable del desempleo, empeoramiento de las condiciones de vida de la mayoría y la reducción a la nada de las expectativas de la gente común.

Lo que se juega en Wisconsin es mucho más que un asunto laboral de carácter local. Es allí donde el movimiento sindical ha decido decir ¡basta ya! a la guerra de clases contra la clase obrera iniciada hace tres décadas bajo la presidencia de Ronald Reagan y sostenida desde entonces por los ocupantes, republicanos o demócratas, de la Casa Blanca. El ejemplo más reciente es el presupuesto antipopular presentado por el presidente Barak Obama al Congreso, que empobrecerá aún más a los de abajo y continuará otorgando jugosos contratos al complejo militar-de seguridad-industrial y cuantiosas ganancias a Wall Street. Paradójicamente los trabajadores de Wisconsin han contado con el apoyo del Partido Demócata y de Obama puesto que las contribuciones económicas de los sindicatos y el voto de sus miembros es necesitada desesperadamente por los demócratas para las elecciones de 2012.

El hecho es que el movimiento iniciado en Wisconsin se ha extendido ya a Ohio, Indiana, Pensilvania y otros estados donde gobernadores republicanos tienen en cartera similares iniciativas. Incluso en grandes estados con astronómicos déficit presupuestarios, como California y Nueva York, gobernados por demócratas, se preparan medidas un poco más benignas del mismo corte. Noam Chomsky comentó al programa Democracy Now(David Brooks, La Jornada, 17 de febrero) que lo que ocurre en Wisconsin tal vez es el inicio de lo que verdaderamente necesitamos aquí(en Estados Unidos): un levantamiento de democracia; ya que la democracia aquí ha sido casi eviscerada.

Fuente foto: THE VALLEY HIT MUSIC

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Rebelión en Wisconsin

Alberto Ampuero (especial para ARGENPRESS.info)

En Wisconsin, situado en la región de los lagos en el llamado Medio Oeste del país, se juega el futuro del poder sindical y su influencia en la distribución del ingreso en toda la nación.

El gobernador republicano Scott Walker y la legislatura controlada por su partido impulsan una iniciativa de ley que limita el poder de los sindicatos del sector público a discutir sólo salarios, dejando afuera beneficios y condiciones de trabajo. También impone un techo a las mejoras salariales basado en el índice de inflación y aumenta las contribuciones a los fondos de pensión y salud.

El gobernador asegura que la medida es necesaria para equilibrar las cuentas del estado, que están "muy afectadas".

Pero lo que pasa en Wisconsin no es apenas un recorte presupuestario, sino un experimento para quebrar a los sindicatos

El proyecto obedece al endurecimiento ideológico republicano más que a una urgencia económica de Wisconsin, dice Ernesto Semán. El desempleo (7,5 por ciento) y el déficit proyectado (12,8 del presupuesto) no sólo están por debajo del promedio nacional sino que son optimistas comparados con los de otros estados.
Lo que explica que la convicción ideológica es el motor de esta pelea, y de que más de un centenar de organizaciones vinculadas con el Tea Party en todo el país hayan comenzado a movilizarse en favor de la medida.
Wisconsin tal vez sea hoy un estado más agrícola, es conocido por sus productos lácteos en general y por el queso en particular. Pero fue y hasta cierto punto sigue siendo un estado cuya economía se basa en las manufacturas y la producción de herramientas. Wisconsin también es cuna de AFCSM, uno de los sindicatos más grandes de funcionarios públicos y enfermeras del país, con 170 mil afiliados, señala Amy Goodman.

El AFCSM fue creado en los ’30 al calor del avance de la legislación laboral durante el New Deal. Y en 1959 se convirtió en el primero con capacidad de negociar convenios colectivos de trabajo.

La avanzada del gobernador Walker también implicaría quebrar el poder de este sindicato

La legislación laboral estadounidense regula las relaciones de empresas privadas a nivel federal, pero delega la regulación de los empleados públicos en cada uno de los estados. Por eso Walker cuenta con todo el poder legislativo en su mano para imponer medidas de corte draconiano que hagan literalmente imposible la continuidad de los sindicatos de trabajadores del sector público.

El gobernador quiere forzar a los sindicatos a celebrar un plebiscito que les legitime anualmente, y prohibir las deducciones automáticas de las contribuciones sindicales

“Es hora de limitar el poder de los sindicatos, y en eso espero poder ser la fuente de inspiración para muchos otros”, afirmó Walker, gobernador de Wisconsin desde enero del 2011, quien, nada más jurar su cargo y con una mayoría sólida en la asamblea estatal, otorgó una amnistía fiscal a empresas multinacionales y estatales que costó a las arcas del estado 170 millones de dólares. Para compensar este regalo, el gobernador decidió unilateralmente reducir los derechos de negociación colectiva de los empleados públicos

La reacción contra el proyecto conocido como “ley de reparación presupuestaria” no arrancó entre los empleados públicos sino en oposición a los recortes presupuestarios a la universidad.

Ante ello, miles de estudiantes y profesores suspendieron clases en las universidades estatales en protesta contra la iniciativa. Además, miles de maestros de escuelas públicas se reportaron "enfermos" y no asistieron a sus centros de trabajo para sumarse a las protestas, obligando el cierre de las escuelas públicas en la capital. Estudiantes de preparatorias y secundarias, en lugar de gozar sus días libres, se sumaron a las marchas y protestas. Varias iglesias también han declarado su apoyo.

La protesta ya involucra a más de 100 mil personas sólo en Wisconsin. Tiene el apoyo de la totalidad de los sindicatos, que por más de una semana consecutiva mantienen sus protestas, y va en camino de convertirse en una de las movilizaciones gremiales más grandes de las últimas décadas

Lo que ocurre en Wisconsin, comentó Noam Chomsky, "tal vez es el inicio de lo que verdaderamente necesitamos aquí: un levantamiento democrático”

Si en algo coinciden todos, es que si esta ley se aprueba en Madison, será replicada en otros estados donde gobernantes intentan reducir sus déficits presupuestales -que se han multiplicado como consecuencia de la crisis económica- trasladando los costos a los trabajadores del sector público.

Iniciativas parecidas se impulsan en Ohio, Indiana, Tenesí, y también versiones menos drásticas pero que imponen severos recortes presupuestales a sindicalistas del sector público -sobre todo maestros- en estados gobernados por demócratas como es el caso de Nueva York y California.

Aunque en muchos estados se han convocado manifestaciones de apoyo a las protestas de Wisconsin. Es pronto para decir si las protestas podrían extenderse. Lo que sí está claro, dicen los analistas, es que el neoliberalismo sólo puede seguir avanzando: exigiendo más privatizaciones dentro del sector público, aumentado la edad de jubilación, aumentando las contribuciones al fondo de pensiones, y desarmando a los sindicatos para imponer recortes salariales.

No es exagerado suponer que las últimas medidas del gobierno de Obama también abonaron el campo para iniciativas como las de Wisconsin que, entre otras cosas, acaba de aprobar el presupuesto económico más regresivo de la historia, con argumentos que en muchos casos se superponen con los de la oposición.

Alberto Ampuero es periodista de Riverside, California.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Hillary confirma denuncia de Fidel

Manuel E. Yepe (especial para ARGENPRESS.info)

Mientras la prensa corporativa desvía la atención de los actos de rebeldía y de represión que tienen lugar en Wisconsin y Puerto Rico, los propios medios estadounidenses y transnacionales magnifican los acontecimientos en Libia.

Con inusual urgencia, aunque con la prepotencia y la soberbia habituales, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, hubo de confirmar virtualmente la denuncia formulada pocas horas antes por el líder de la revolución cubana y ex presidente de su país, Fidel Castro, de que la OTAN planea la ocupación de Libia.

“A Estados Unidos se le acaba la paciencia. Hay que detener inmediatamente este inaceptable derramamiento de sangre", afirmó amenazadoramente la jefa de la diplomacia estadounidense refiriéndose a las protestas sociales en Libia cual si se tratara de acontecimientos en su propio país, donde precisamente por estos días tienen lugar protestas obreras y estudiantiles que están siendo reprimidas severamente.

"El Gobierno de Libia tiene la responsabilidad de respetar los derechos universales del pueblo, incluidos los derechos de libertad de expresión y reunión. Estamos trabajando con urgencia con amigos y socios en todo el mundo para transmitir este mensaje al Gobierno libio", agregó la Clinton.

“Lo que para mí es absolutamente evidente es que al Gobierno de Estados Unidos no le preocupa en absoluto la paz en Libia, y no vacilará en dar a la OTAN la orden de invadir ese rico país, tal vez en cuestión de horas o muy breves días”, había advertido el líder revolucionario cubano poco antes de que la Clinton virtualmente confirmara las intenciones agresivas de Washington en la coyuntura actual de Libia.

“Una persona honesta estará siempre contra cualquier injusticia que se cometa con cualquier pueblo del mundo, y la peor de ellas, en este instante, sería guardar silencio ante el crimen que la OTAN se prepara a cometer contra el pueblo libio”, sentenció Fidel Castro.

Las noticias acerca de supuestas o reales masacres y otras cruentas acciones represivas del gobierno de Libia han invadido ya al mundo en las alas del gigantesco monopolio mediático que sirve habitualmente a las campañas de Estados Unidos. Nadie podría saber lo que hay de cierto en algunas informaciones o si todas son tan falsas como la de que el primer ministro Muammar al-Gaddafi había dejado el país para asilarse en Venezuela, falacia que fuera oportunamente desmentida, tanto por el gobierno de Libia como por Caracas.

La diplomacia estadounidense se ha estado moviendo con una inusitada vehemencia y gran agilidad promoviendo la condena del gobierno libio de una manera que no se hubo de manifestar ante los acontecimientos similares de levantamientos populares en Túnez, Egipto, Marruecos, Yemen, Jordania, Bahréin (donde está la base de la V Flota de la Armada estadounidense) y otras naciones del Medio Oriente… y mucho menos en los actuales casos de Wisconsin y Puerto Rico, por supuesto.

El secretario general de la ONU, el secretario general de la OTAN, la Unión Europea (UE), el presidente de Francia, el primer ministro italiano y la ministra española de Exteriores han formulado públicas condenas por la represión de los manifestantes y exigido que Gadafi deje el poder.

Los acontecimientos en Libia, como todos los que tienen lugar hoy en el Medio Oriente, conforman un escenario de dramáticas situaciones que resultan de la conjunción de la fabulosa riqueza petrolera de su subsuelo con el afán del capitalismo internacional por controlar ese tesoro, impidiendo así que sirva al bienestar de sus pueblos y, por el contrario, ampare indignantes desigualdades y las más injustas exclusiones.

Con la misma presteza con que el gobierno de los Estados Unidos trató infructuosamente de defender la permanencia de Hosni Mubarack al frente de Egipto, justificando u ocultando el abultado expediente de delitos de corrupción y arbitrariedades de su principal aliado en el mundo árabe, la diplomacia estadounidense manipula la valoración acerca del acontecer en Libia para crear condiciones para una eventual o inmediata intervención militar en ese país.

Pero habrá que seguir al tanto de la situación en la región del Medio Oriente donde todavía quedan muchas fichas en juego, entre ellas las de Israel.

Se asegura que actualmente Hillary Clinton es la pieza principal de lobby sionista (también conocido como lobby de presión pro israelí) en la Casa Blanca, pese a que ciertos antecedentes indican que fue en un momento relativamente reciente de su carrera política que trocó inesperadamente su rumbo y asumió esta orientación.

De ahí que resulte importante vigilar las posiciones que asuma la jefa de la diplomacia estadounidense para vaticinar o descubrir las de Israel en el complicado tablero medio oriental.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Pedraza preso: Un tíriunfo de la movilización popular

Daniel Cadabón (especial para ARGENPRESS.info)

“Ese estado de guerra que se nos impone, no puede ser eludido, y nos obliga no solamente a asumir nuestra defensa, sino también a atacar el enemigo en todos los frentes y con la mayor decisión. En ello va la vida del Movimiento y sus posibilidades de futuro, además de que en ello va la vida de sus dirigentes”. (Documento reservado del Consejo Superior Peronista; La Opinión del 2 de octubre de 1973).

Esta declaración de guerra lanzada en los ´70 por el Consejo Superior Peronista en contra de los trabajadores, encuentra en el presente al joven militante del Partido Obrero, Mariano Ferreyra, como una nueva victima de las mafias burocráticas que han expropiado a los trabajadores de sus organizaciones sindicales y que han terminado por transformarse en empresarios doblemente explotadores: explotadores de los fondos públicos mediante jugosos subsidios en pago de sus traiciones, y explotadores de trabajo precario y semiesclavo con el que lucran haciendo caso omiso de la histórica divisa sindical de “a igual trabajo igual salario”.

La descomposición que recorre las filas de la burocracia al frente de los sindicatos, es tan vieja como los capitostes enraizados en los sillones de las secretarías sindicales.

La nueva realidad de un movimiento obrero dinámico, enemigo de todo lo que huele a podrido y a traición los encuentra más viejos, menos entusiastas, pero también más ambiciosos y dispuestos a todo para defender sus propios negociados y sus condiciones de vida de dirigentes millonarios que “representan” agremiados pobres.

José Pedraza fue capturado en un departamento con valor de un millón de dólares, mientra que a la mayoría de los trabajadores ferroviarios los asfixian los alquileres y el costo de vida.

La vida Mariano, la irreemplazable vida de Mariano, sacó a la luz toda esta podredumbre, dejó pegado al kirchnerismo en medio del saludo a la Unión Ferroviaria, como un sindicato modelo -según palabras de la propia presidenta- y concretó un hecho histórico; Pedraza es ante la opinión de los trabajadores argentinos en general y de los ferroviarios en particular un asesino intelectual, que asesina simplemente para defender sus propios privilegios de vivir como millonario y la estructura de un régimen de explotación que lo encuentra aliado al propio estado. Es esto, que ha quedado claro ante los obreros ferroviarios, lo que hizo fracasar el paro reaccionario lanzado por la patota de la UF en pedido de la excarcelación de Pedraza y la mafia que lo acompaña detrás de las rejas y no una conciliación obligatoria, lanzada casi como un salvavidas por el ministro Tomada, antes de que las cosas se complicaran peor.

El asesinato de Mariano, marca que la violenta reacción de la burocracia sindical en contra de todo aquello que denuncie sus negociados y ponga en cuestión sus sillones, es permanente. José Pedraza es el actual representante de un axioma que debe hacerse carne en todos los trabajadores con conciencia de clase: “La burocracia sindical no olvida ni descansa” y en función de defender su estilo de vida es capaz de recurrir desde el asesinato más abierto y descarado, a vender agua para curar el cáncer entre sus afiliados enfermos.

Bastión de las políticas de Estado

La burocracia sindical, es pese a todo un bastión del kirchnerismo en el poder, es la garantía de que los trabajadores estarán disciplinados a las pautas salariales que indican los nuevos tratados con los usureros internacionales del club de París.

Los Pedraza (hasta ayer), los Moyano, los Venegas, los yaskys y compañía son el aire contaminado que el kirchnerismo se ve obligado a respirar para seguir adelante con sus políticas se salarios planchados, de expropiación del Anses y del Pami; de crecimiento desvergonzado del trabajo en negro, de precariedad laboral y para llenar los actos electorales donde habla la presidenta.

El kirchnerismo puede inventar canciones para homenajear a su líder como un representante de los intereses populares, pero difícilmente pueda cantar sobre la construcción de algo nuevo en relación a los sindicatos. Y esto porque el kirchnerismo, tanto en su versión original, como en la actual versión cristinista, es un rehén voluntario de la estructura sindical.

Cualquier proceso de transformación social debe necesariamente pasar por la transformación y democratización de las organizaciones sindicales. Y tanto el Estado y sus gobiernos, como patrones y corporaciones burocraticas, son, por naturaleza, enemigos de este tipo de cambios.

Ahí están las personerías negadas a la actualmente patética CTA, con un sillón en gobierno y otro en la mesa de enlace, ninguno al servicio de los trabajadores. Ahí están las maniobras del ministerio de trabajo para negarles a los trabajadores del subte un sindicato que los organice independientemente de la Uta; ahí están las patotas sindicales movilizadas en contra de los trabajadores en Santa Cruz como otras tantas veces en contra de otros trabajadores en conflicto; ahí está la complicidad del Ministerio de trabajo para burlar la voluntad de los docentes platenses y entregar su sindicato a la burocracia adicta al oficialismo de Baradel-Yasky. Y un gran etcétera.

Peronismo y burocracia son las dos patas del mismo organismo.

Pedraza, como asesino en la cárcel es el producto de la aplastante cantidad de pruebas sobre el asesinato de Mariano –tanta es la impunidad de estos burócratas que el asesinato y toda la emboscada pudo ser vista por TV-

Pedraza preso es producto de las movilizaciones masivas y el repudio generalizado que este crimen trajo aparejado. Es esto lo que logró torcer la historia de la impunidad.

Claro que ahora, los que antes decían “necesitaban un muerto” y colocaban al oficialismo como victima por encima de la vida de Mariano y Elsa, se regocijan filosóficamente indicando como “se hizo justicia!!!” con la patota desde el gobierno nac&pop. La dosis de hipocresía y oportunismo de estos sectores no dejaran nunca de sorprendernos
.

Pero, el peronismo (y en su versión kirchnerista es la única ya que tiene la presidencia del partido) y la burocracia sindical son las dos patas del mismo organismo. Y no deja de ser un dato de la realidad que un organismo que camina sobre dos patas cuando ve afectada a una de ellas, empieza a caminar con dificultad. Estas son las contradicciones históricas que dinamizan la situación política y la que ponen en contexto su historia.
En octubre de 1973 el partido peronista comenzó una cruzada de reacciones en contra de todo aquello que entorpeciera el funcionamiento de su plan de “pacificación nacional”, el “Pacto social” resuelto entre la dictadura que se iba y el General Perón que acababa de asumir su tercer presidencia.

Esta cruzada criminal origen de las triple A, tenía entre sus objetivos más inmediatos rescatar al aparato sindical burocrático de los aprietes en que se encontraba, producto de las generalizadas movilizaciones obreras que venían poniendo en jaque toda la estructura del gobierno sindical y que estaba dando pasos acelerados a una avanzada consolidación de tendencias clasistas entre los trabajadores.

El clasismo que ahora vuelve a despuntar frente a la decadencia y la historia llena de traiciones de las direcciones sindicales peronistas es, en resumidas cuentas, la toma de conciencia por parte de la clase obrera industrial, y de los trabajadores en general, de la contradicción irreductible entre sus intereses y los de las patronales; conciencia de la importancia que tiene que las organizaciones sindicales sean independientes de la burocracia conciliadora y propatronal y de que la recuperación del sindicato no es una cuestión de maniobras o alianzas para cavar trincheras juntos con los propios burocratas, sino que parte de una lucha concreta donde el enfrentamiento con las patronales por sus reivindicaciones hará inexorable el enfrentamiento con la burocracia aliada a éstas.

Estamos en épocas de paritarias y el desprestigio de los Pedraza no deja tranquilos a nadie de los que tienen poder.

Iniciamos esta nota con la declaración programática del partido justicialista de los ´70 para que nadie se llame al engaño.

El clasismo de los ´60-´70 fue un enorme primer paso en la dirección de recuperar los sindicatos, sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de los obreros eran peronistas y que chocar con la intención conciliadora, negociadora y mafiosa de la burocracia sindical era en definitiva chocar con los intereses urgentes que Perón representaba.

Pero el clasismo no es solamente una postura ideológica. Las aspiraciones de todo un sector del activismo obrero de hacerse cargo de sus organizaciones en forma independiente, obliga al conjunto de los trabajadores a avanzar en medidas de democratización sindical cada vez más profundas, recurriendo a métodos asamblearios y de resolución de mecanismos de lucha que colocan en un papel activo a las llamadas bases movilizadas, dándole un rol protagónico a estos trabajadores allí donde la burocracia limita, obstruye y descarta su participación.

Ni Pedraza ni Moyano ni Yasky pueden soportar la democracia sindical sin poner en juego sus propios privilegios como dirigentes.

Mariano Ferreyra es un actor decisivo en la reconstrucción de esta conciencia clasista entre los trabajadores argentinos y sobre todo entre aquellos que son los más explotados: Los tercerizados.

Porque Mariano abrazó al clasismo, como un método, una acción y un programa de independencia obrera, con lo cual se constituye además en un educador que trabaja para que los trabajadores recuperen su dignidad como sujetos sociales.

Al igual que a finales de los ´60 y principios de los ´70 estas tendencias clasistas tienen hoy el desafío, para concluir exitosamente la tarea de recuperar las organizaciones obreras de manos de los burócratas corruptos y asesinos, de asumir la dirección política de sus organizaciones y desde allí canalizar sus pretensiones reivindicativas, rompiendo con las ilusiones en el nacionalismo burgués, que encarna el peronismo desde el Estado, y que desde siempre fue el principal sostén de las organizaciones sindicales burocratizadas.

La relación entre la burocracia sindical y el Estado burgués no deja de ser uno de los principales pilares del régimen de explotación en todas las épocas del capitalismo; y el clasismo y la organización política independiente de los trabajadores seguirá tan presente en la actualidad como lo estuvieron en el pasado. Mientras los expropiadores de los sindicatos obreros sigan haciendo el trabajo sucio a favor de los empresarios, mientras se convierten ellos mismos en empresarios.

¿Como reaccionó la burocracia sindical y el peronismo en el poder de los ´70 ante la abnegada lucha de los trabajadores por defender a sus organizaciones sindicales? Tomando el tema como una declaración de guerra de parte de las bases y, apoyándose en el Estado y en sus partidos, elaborando la más siniestra estrategia de aniquilamiento.

Las filas de la burocracia sindical no paraban, al igual que hoy, de engrosarse con elementos vinculados a lo mas reaccionario y criminal de la sociedad, convenientemente adobados con los fondos del sindicato, producto de negociados con las traiciones a las reivindicaciones obreras; con subsidios, que el Estado brindaba generosamente para esta cruzada anticlasista y con los aportes descontados a sus propios afiliados, para ser finalmente asesinados por las patotas.

El kirchnerismo hace apenas una semana atrás retrocedió ante el golpe de mano que la burocracia sindical le impuso con la excarcelación del “momo” Venegas. Esto lo muestra como un gobierno débil a la hora de juzgar a sus poderosos aliados sindicales.

Hay que estar atentos con el encarcelamiento de Pedraza y la reacción de la CGT en su defensa

El mejor homenaje a Mariano Ferreyra es pedir cárcel y condena para Pedraza y para la patota que lo acompaña y continuar su lucha para que los sindicatos sean recuperados por los trabajadores.

Mariano Ferreyra, hasta el socialismo compañero.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El tren que nos quitaron. Y el próximo

Oscar Taffetani (APE)

"Padre, ya viene el tren de Alemania --dice el salteño Ramón J. Castilla, en uno de sus más bellos poemas-- anúncialo tocando la campana / ponte la gorra, cierra la ventana / que ya no hay nadie en la boletería. // Madre, ya viene el tren con su alegría / y el crisantemo de humo que desgrana./ No sé por qué te siento más lejana / cuando lo mira tu melancolía. // Oh, padre, adiós perdido entre los trenes, / nadie despide a nadie en los andenes / donde no sé por qué yo siempre espero. // Nadie despide a nadie hasta que un día, / en un remoto tren de Alemania / adolescente, con ustedes, muero".

Es difícil escribir algo después de ver arder la brasa de un poema. Todo ya fue dicho. ¿Para qué más? Y sin embargo, periodistas, queremos que la belleza capturada en pocas palabras nos ayude a entender. Y así bajamos al dantesco infierno de la prosa a entreverarnos con el mundo, para ver que el tren puede ser también un castigo, un dolor, una pesadilla junto a la cual los niños crecen sin poesía y los grandes decrecemos. Y nos hacemos más chicos de espíritu. Y perdemos el único sueño que nos justifica.

Pedraza y el crimen mayor

“Ramal que para, ramal que cierra”, dijo algún lenguaraz de tiempos privatizadores. Y repitieron a coro los diarios del sistema (es decir, todos los diarios). La cleptocracia, de la mano de Menem, Duhalde, Dromi, Cavallo, Ordóñez y otros sátrapas bien pagos y bien dispuestos, le bajó el pulgar al tren. Y decidió que la empresa pública Ferrocarriles Argentinos dejara de ser pública. Dejara de ser empresa. Dejara de ser.

La dirigencia de los gremios ferroviarios, traidora a la herencia de un siglo, negoció con ese poder privatizador algunas prebendas: “El Belgrano Cargas lo queremos para nosotros”; “El tren a Mar del Plata podría ser provincial, y así les damos trabajo a muchos compañeros”; “El paro se levanta, porque no vamos a poner palos en la rueda a la política del gobierno nacional…”

Muy pronto, los ramales “no rentables” fueron desactivados. Y los pueblos que vivían de esos trenes comenzaron a morir. Las empresas concesionarias empezaron a explotar los tramos “rentables”, sin hacer una mínima inversión en mantenimiento de rieles y parque ferroviario. A la vez, las empresas “tercerizadas” (integradas por familiares y amigos de la dirigencia sindical) comenzaron a facturarle al Estado –viejo negociado- por servicios que nunca se prestaban. Y ambos, concesionarios y tercerizadas, empezaron a disfrutar de un subsidio que llegó a superar el presupuesto entero de los ferrocarriles cuando eran empresa pública. Hasta hoy.

Las inagotables propiedades ferroviarias (al costado de las vías, alrededor de las estaciones, en los puertos, en las ciudades) comenzaron a ser administradas por la ONABE y otros organismos cuyos funcionarios se enriquecieron vendiendo o concediendo esos bienes que eran del pueblo argentino (aunque el pueblo no había sido debidamente informado).

Por último, quedaron las orillas, los áridos terraplenes junto a las vías, los depósitos abandonados, las playas de maniobras desactivadas. Allí se establecieron los “sobrantes” de la sociedad, los expulsados, los NN del hambre y del crimen (y del crimen del hambre). Y todavía están, en Retiro, en Agüero y en los siete puentes, en los vagones oxidados, allí donde la “ciudadanía” no llega. Allí donde la “asignación universal” se vuelve particular y esquiva.

En todo eso, el secretario de la Unión Ferroviaria, José Pedraza, tiene mucho que ver. Esta mañana del martes, la Justicia lo mandó a buscar a su piso de Puerto Madero (un barrio residencial, lujoso) para que responda por el asesinato del militante obrero Mariano Ferreyra. Una minucia. Una mancha más para el leopardo. Pero todavía nadie lo ha llamado a Pedraza para que responda por el asesinato del tren.

El pueblo que está solo y espera

Raúl Scalabrini Ortiz (¡pongámonos de pie!) supo estudiar a fondo el negocio de los trenes y el transporte público en una época argentina. Don Raúl alcanzó a ver la nacionalización y estatización de los ferrocarriles argentinos, en los ‘50. Pero, más importante, alcanzó a ver la constitución de una empresa pública donde los obreros, los empleaos, los ingenieros y directivos compartían la mística de un proyecto que nos contenía a todos, a los maquinistas, los señaleros, los boleteros y los pasajeros del tren.

Ya no está don Raúl (y menos mal que no está, porque se ahorró este mal trago) para ver que en José León Suárez hay una villa miseria donde los chicos recogen las migas que caen de los trenes y los contenedores descarrilados. Ni para ver que la policía los mata a balazos, como una plaga o una especie silvestre de los campos, que amenaza la propiedad privada.

Ya no está para ver que la empresa Ferrobaires –propiedad del estado provincial- desinvierte en vías, en coches y en locomotoras. Y anula los frenos de las formaciones para no tener que gastar en su mantenimiento. Y provoca choques como el de San Miguel, en febrero, con cuatro muertos y casi un centenar de heridos.

Menos mal que no está don Raúl para ver que en José C. Paz, muy cerca de San Miguel, el tren ya no es sólo una posibilidad regular, horaria, de suicidarse, sino que también sirve para matar a otro, arrojándolo a las vías.

Y menos mal que no vive don Manuel, poeta inmenso, para ver que ya no vendrá ningún tren desde La Viña hasta Alemania. Que no tendrá su padre que calzarse la gorra ni ponerse el chaleco; y no tendrá que tocar la campana.

Contó una vez Roberto Arlt –si la memoria no nos falla- que aquel “hombre que está solo y espera” de Scalabrini Ortiz, aquel hombre “de Corrientes y Esmeralda”, era el hombre que llegaba a una estación unos instantes después de que el último tren había partido. Ha pasado mucho tiempo. Y muchos trenes. El hombre solo de Scalabrini ha devenido un pueblo. Y ese pueblo merece una nueva historia. Y un nuevo tren. En él pensamos. Y para él escribimos.

Fuente foto: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Sin colectora la CGT es una sola. Dolores de columna

PRENSA DE FRENTE

En los últimos meses las conducciones gremiales encuadradas en la CGT, sin distinción en su alineación interna, han quedado implicadas en casos judiciales de extrema gravedad. Así, la coyuntura llevó al sector comandado por Hugo Moyano a salir en defensa de figuras como Gerónimo Venegas y Juan José Zanola, ante lo que consideraron fue un ataque al Movimiento Obrero Organizado. La declamada columna vertebral del gobierno sufre males tan profundos que no entienden de matices, preocupa y confunde al progresismo kirchnerista en el camino de aprender a poner en segundo plano lo sustancial en nombre de la lealtad, que cada vez más se parece a la obsecuencia.

No se trata de purismo. Se trata, como hace ya tiempo lo dijo el General, de la pura realidad. Es imposible que un gobierno apoyado en estructuras que bancan el engaño, la estafa y el asesinato de sus propios trabajadores, esté transitando el mejor y el único de los caminos posibles hacia la justicia social. Misteriosamente la inmensa mayoría de los integrantes del proyecto oficialista que no pertenecen a la CGT, deciden callar, y por tanto otorgar, ante las diversas aberraciones cometidas por una dirigencia sindical, si es que aun se las puede considerar como tales, que antes que reportar a las problemáticas de los laburantes, prefieren involucrarse en negocios dignos de la peor calaña de mercaderes, comandándolas desde sus exclusivas oficinas de Puerto Madero.

Los silencios cómplices, conviven con las críticas aisladas de quienes, adhiriendo al proyecto nacional, aún ejercitan ciertos límites éticos a la hora de analizar sus alianzas. El resto cierra filas con las decisiones de arriba en nombre de la lealtad peronista, echando por la borda seis décadas de tradición de luchas internas de un movimiento que representó a lo largo de medio siglo la identidad de los trabajadores argentinos. Hoy asistimos a un revival patético en el que se mezclan obsecuencias y degustaciones de batracios en iguales cantidades, con elevadas dosis de actualización macartista.

Si fuera de otra manera, no se entiende la posición adoptada ante las últimas detenciones de “dirigentes sindicales”, ya que los hechos no dejan demasiado margen para dudas. Mariano Ferreyra, el militante asesinado indigna tanto como indignaron otros pibes en otras épocas. La Unión Ferroviaria, lamentablemente actúa al servicio de la patronal y comparte con ella intereses, sus principales dirigentes manejan las tercerizadas y mandan a barrabravas a matar trabajadores para defender el botín. Pedraza y sus muchachos no pueden ser columna vertebral de nada que no conozcamos.

De Gerónimo Venegas se ha dicho todo. Solamente su apoyo explícito al imposible regreso del cabezón asesino, traducido en el ofrecimiento de ser “su” columna vertebral, lo exime de mayores análisis. Cuando Moyano y la conducción actual de la central mayoritaria frena y cierra filas con Venegas demarca hasta donde “banca” a Cristina Kirchner, hasta donde el “kirchnerismo” es, a la luz de la estructura de la CGT, una entelequia, y hasta donde los negocios compartidos gatillan solidaridades en un plato del que nadie puede sacar las patas, porque eso no se hace con un compañero, incluso si el compañero regentea establecimientos esclavistas. Así, Hugo Moyano “el dirigente sindical”, cristaliza ahora cuando su “lucha contra el neoliberalismo en los `90” comienza a descartarse en las bolsas de residuos de la empresa recolectora de basura del Hugo Moyano, “el empresario”, que por cierto alcanza ya el 20 % de más de un presupuesto municipal del conurbano.

La intervención del Ministerio de Trabajo mediante el llamado a la conciliación obligatoria a los integrantes de la Unión Ferroviaria, habla por sí sola. Atienden la reacción corporativa de la mafias ferroviaria como si tratara de un conflicto gremial, cuando la realidad es que es una reacción en defensa de sus negocios, igualito a la reacción de los “trabajadores rurales” que semanas atrás salieron a bancar al "Momio" Venegas. En rigor de verdad, no sorprende de un ministro que, al igual que su segunda, Noemí Rial, desarrolló su carrera como abogado de la Unión Ferroviaria, incluso durante los inescrupulosos y privatizadores años ’90.

Por fuera del intempestivo debate “sindical”, se repite el mismo esquema. Muchas candidaturas ya no se pelean, sino que se espera la orden de arriba para saber cual será el siguiente sapo a deglutir y sin chistar, no sea cosa que se le esté haciendo el juego a la derecha. Así los kirchneristas rionegrinos deberán apoyar como candidato a gobernador al “compañero” Carlos Soria, promotor confeso de "una represión ejemplar que le devolviera la autoridad al Estado", firmemente ejecutada desde su conducción de la SIDE duhaldista, unos días antes de aquel sangriento 26 de junio. Estas posiciones conducen irremediablemente a que las determinaciones políticas de peso y a que la mayoría de los candidaturas sigan en manos de la derecha que, dando señales de un cinismo altanero, se acaba de reunir en un lugar llamado Sierra de los Padres. ¿Qué otra cosa representan los imprescindibles Daniel Scioli, Gildo Insfran, Amado Boudou o Mario Ishii, por dar solo algunos nombres? ¿Quien “puso” a Daniel?, ¿Quien “pone” a Amado? Únicamente Cristina, ella bancada por el progresismo “K”, haciendo las delicias de los barones del conurbano en camino a la distribución final de la riqueza.

Mientras tanto, aquellas banderas de justicia social siguen ahí a la vuelta. Difícilmente encontremos a alguien que piense que habrá modificaciones de fondo sin los trabajadores organizados, la discusión es más bien que se entiende por el pueblo organizado. Sin duda, los cambios, antes que del lado de las estructuras de dominación, vendrán de los que estaban al lado de los Mariano Ferreyra, de los Darío y Maxi, de aquellos a los que la central mayoritaria rechaza por desconocerlos como parte de su misma clase. Y quizá en este último punto tengan razón, los trabajadores día a día dejan de identificarse con quienes dicen representarlos, día a día se desvanece más el cuento del unicato y deja en evidencia a los supuestos dirigentes que hoy le dan un medicamento truchado a un enfermo de SIDA, al día siguiente le meten un balazo a un trabajador porque le quieren tocar las tercerizadas y al otro, salen a defender como nadie las conquistas de los trabajadores y la dignidad del Movimiento Obrero Organizado. La leyenda a esta altura del partido es poco creíble.

Desde este sitio pues, al PJ y la CGT se los repudia, y no por sectarismo, sino por lo que representan, por los intereses que - tan bien - defienden. Sí, los sindicalistas de la CGT defienden muy bien sus intereses. El problema es que te dan medicamentos vencidos sin decir nada.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Reclamo de la comunidad Qom: Piden por el esclarecimiento de la muerte de Roberto López

ACTA

A tres meses de la muerte del qom Roberto López, durante el violento desalojo de la ruta nacional 86 cerca de Laguna Blanca en Formosa, integrantes de la comunidad toba La Primavera marcharon ayer a la Casa de esa provincia en Buenos Aires para reclamar respeto a sus derechos humanos.

Al frente de la multitudinaria columna estaba Félix Díaz, el líder toba que encabezó una huelga de hambre levantada el 30 de diciembre, acompañado por referentes de los pueblos diaguita, mapuche, kolla y wichi que se alternaron en el uso de la palabra con denuncias de distintos casos.

"Roberto López, hiciste algo inolvidable por nosotros, diste tu vida", dijo Díaz al recordar al asesinado integrante de la comunidad La Primavera, y exigió el fin de la impunidad.

Acompañaron la marcha desde el acampe ubicado en Avenida de Mayo y la 9 de Julio, Nora Cortiñas de la Línea Fundadora de las Madres de Plaza de Mayo; el diputado porteño Marcelo Parrilli; el escritor e investigador Marcelo Valko; el escultor Andrés Zerneri, autor del monumento al Che y que trabaja en una estatua para la Mujer Originaria y representantes de la CTA.

Octorina Zamora, wichi de Embarcación, en el noreste de Salta, denunció la inacción del gobierno salteño ante los desmontes y el "peligro inminente" de aludes en esa parte del país.

También los wichi de Ingeniero Juárez, en el oeste formoseño se hicieron presentes en la marcha para denunciar las sucesivas e históricas estafas en perjuicio de sus tierras.

Hace 10 días se sumaron al acampe en la ciudad de Buenos Aires, unos 40 adultos y mas de 15 menores qom, provenientes de la comunidad La Primavera, donde no consiguieron realizar sus documentos de identidad.

Además, sumaron su solidaridad con la marcha el cantante Jairo y estaba presente Bruno Arias, el joven artista que presentó el caso de los tobas formoseños en el Festival de Cosquín.

También participaron integrantes de organizaciones sociales y la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Gana terreno ampliación de las licencias por maternidad y lactancia

Irina Santesteban (LA ARENA)

En las provincias de Córdoba y Buenos Aires se encuentran con estado parlamentario proyectos de ley que amplían las licencias por maternidad y lactancia. Por ahora sólo benefician a las trabajadoras estatales.

La incorporación masiva de las mujeres al mundo del trabajo, en los albores de la Revolución Industrial, trajo aparejada, en primer lugar, una sobreexplotación de las asalariadas, que luego de agotadoras jornadas -de hasta 12 y 14 horas-, debían retornar a sus hogares para seguir con su "otra jornada": la del trabajo invisible de la atención del hogar y la familia. En segundo lugar, originó un fuerte movimiento feminista que reivindicó los derechos laborales de las mujeres obreras, no siempre valorados en los sindicatos compuestos mayoritariamente por varones.

El Día de la Mujer Trabajadora se conmemora el 8 de marzo, porque ese día 129 obreras de una fábrica textil en Nueva York murieron en un incendio luego que la policía las encerrara porque estaban en huelga reclamando una jornada laboral de 10 horas.

En aquellas épocas no existían licencias de ningún tipo, ni para las mujeres ni para los varones. Trabajador que se enfermaba se quedaba sin empleo.

Reclamos femeninos

En nuestro país, una de las precursoras en cuanto a la protección del trabajo femenino y de los niños, fue Gabriela Coni, militante socialista que luchó a principios del siglo XX por lograr leyes que regularan el empleo de las mujeres y los menores en las fábricas y para que se cumplieran las escasas ordenanzas municipales existentes, sobre seguridad e higiene en el mundo laboral. Fue inspectora ad honorem de fábricas y talleres de la Municipalidad de Buenos Aires y de esa experiencia redactó el Proyecto de Ley de Protección del trabajo de las mujeres y los niños en las fábricas, que constituye el antecedente directo de la ley 5.291, promulgada en el año 1907, por iniciativa de Alfredo L. Palacios, el primer diputado socialista de América.

Gabriela Coni fue propuesta por diversas organizaciones obreras femeninas para que las representara en las discusiones que tenían con sus patrones, para obtener mejoras salariales y en las condiciones de trabajo.

Si bien para los movimientos feministas el trabajo de la mujer fuera del hogar era un signo de emancipación, era evidente que representaba también una sobreexplotación, que era aprovechada por los capitalistas, porque era mano de obra barata. La doble jornada femenina, en el trabajo fuera y dentro del hogar, fue la principal denuncia de los movimientos feministas más politizados, junto al derecho al sufragio.

Licencias

Cuando luego de mucha pelea y no pocas mártires, se logró plasmar en leyes y efectivo cumplimiento las licencias por maternidad y lactancia, así como la de enfermedad de los hijos, la respuesta de las patronales fue el despido de la mujer que se casaba o que denunciaba su embarazo, y más directamente, evitar tomar personal femenino para ahorrarse las sucesivas licencias.

Sin embargo, luego de la sanción de las leyes que protegen el trabajo femenino, y los convenios internacionales que intentan erradicar toda forma de discriminación hacia la mujer, actualmente hay una tendencia a la ampliación de estas licencias, para una mejor protección de los derechos de la mujer y de la familia.

Las legislaturas provinciales de Córdoba y Buenos Aires están a punto de debatir y aprobar sendos proyectos de ley que amplían la licencia por maternidad a seis y siete meses, respectivamente. También se prevé aumentar la licencia por paternidad que es hoy de sólo dos o tres días.

Esto ha levantado voces a favor y en contra. Entre las primeras, es evidente la necesidad de proteger a la madre trabajadora, para que pueda permanecer el mayor tiempo posible junto a su hijo recién nacido, así como la posibilidad de amamantarlo exclusivamente con leche materna, algo que es casi imposible cuando la mujer vuelve a su ritmo laboral normal.

Entre las segundas, obviamente, aquellos que con un discurso aparentemente "igualitario" argumentan que estas normas se vuelven en contra de las mujeres, porque las empresas van a evitar incorporar personal femenino por el costo que les acarrea atender los reemplazos. En este caso, no sólo por tres meses, sino por seis. Ello es así porque el sueldo de la mujer trabajadora en período de licencia por maternidad, es abonado con fondos de la seguridad social (Anses). Obviamente, el reemplazo de las trabajadoras en esta etapa es costeado por su patrón.

Calidad de vida

Sin embargo, es necesario que el Estado y los gremios, sostengan esta corriente tendiente a la ampliación de las licencias que protegen a la mujer trabajadora y madre, pues redunda en una mejor calidad de vida de las familias y un mejor vínculo de las madres que trabajan con el niño recién nacido.

Todas las mejoras que han ido obteniendo los trabajadores y trabajadoras han sido siempre demonizadas por los defensores del "trabajo a destajo". Por ejemplo, a raíz de las denuncias por empleo esclavo en las zonas rurales, hemos podido conocer las posiciones de las patronales agropecuarias respecto a la jornada de ocho horas, en contraposición a la "de sol a sol" que establece el Estatuto del Peón sancionado durante la dictadura militar.

Toda mejora en la situación del trabajador significa una merma en las ganancias empresarias, pero la calidad de vida así como las condiciones de trabajo y de seguridad e higiene, deben ser sostenidas tanto por las patronales como por el Estado.

Unanimidad

En la provincia de Buenos Aires, el proyecto de ley se encuentra a consideración del Senado, luego de su aprobación por la Cámara baja. En este caso la licencia por maternidad se ampliaría de tres a siete meses, y la licencia por paternidad, de tres a cinco días. Es bueno destacar que la aprobación en diputados bonaerenses fue por unanimidad.

El proyecto considera de la misma forma a la adopción y amplía la licencia en tal caso de 90 a 150 días. Y si se tratara de la adopción de un niño con capacidades diferentes, se darán 180 días corridos "para una mayor atención y cuidado".

Estas disposiciones, de convertirse en ley, incluirán a "todo el personal dependiente de la administración centralizada, descentralizada, organismos de la Constitución, empresas y sociedades del Estado u organizaciones jurídicas en las que el Estado tenga participación mayoritaria".

Fundamentos

En los fundamentos del proyecto se expresa: "Mientras que la decisión de amamantar es de cada una de las madres, los gobiernos tienen una serie de deberes por cumplir para que las mujeres, como titulares de este derecho, estén habilitadas para ejercerlo, eliminando los obstáculos que pudieren existir".

En la provincia de Buenos Aires sólo el 40% de las mujeres amamanta a sus hijos, cuando este porcentaje debería ser superior al 95%, exclusiva hasta los seis meses. El ex ministro de Salud bonaerense, Ismael Passaglia, dijo que la lactancia materna es "la mejor arma que tenemos para afrontar todo tipo de enfermedades".

En Córdoba, el proyecto que impulsa el gobernador Juan Schiaretti amplía la licencia por maternidad de tres a seis meses, y la de paternidad, de dos a ocho días corridos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: AFIP detectó nuevos casos de trabajo esclavo en Misiones

MISIONES ON LINE

En Andresito se observó la existencia de una estructura precaria de madera y dos carpas de material plástico negro, en cuyo interior había elementos de cocina, camas, ropas y comestibles. Según informaron los inspectores de la AFIP, los empleados vivían sin los mínimos requisitos de higiene.

Los agentes de la AFIP realizaron un nuevo operativo de control de empleo registrado en diversos parajes de la provincia de Misiones. En la localidad de Andresito, se encontró un establecimiento dedicado al cultivo de yerba mate, que tenía a 14 trabajadores, de los cuales 11 no se encontraban declarados.

En el lugar se observó la existencia de una estructura precaria de madera y dos carpas de material plástico negro, en cuyo interior había elementos de cocina, camas, ropas y comestibles. Según informaron los inspectores de la AFIP, los empleados vivían sin los mínimos requisitos de higiene.

Por otra parte, en el Paraje Guatambú, se relevó a los trabajadores de otro establecimiento también dedicado al cultivo de yerba mate. Se realizaron entrevistas a los siete empleados que se encontraban en el lugar, de los cuales ninguno se hallaba declarado. Por estas irregularidades, el propietario, Norberto Carlos Stopp, fue denunciado ante la Justicia.

En los dos casos, la AFIP informó las irregularidades encontradas tanto a los ministerios de Trabajo de la Provincia y Nación como al Juzgado Federal de El Dorado, a cargo del juez subrogante José Luis Casals.

En Paso de los Libres

Luego de recibir la orden judicial, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) realizó dos allanamientos a una misma explotación forestal de eucaliptus, que operaba en dos campos cercanos a Paso de los Libres, Corrientes. Uno de los predios rurales contaba con 21 empleados que eran sometidos a trabajar sin las condiciones mínimas de higiene y que eran obligados a dormir dentro de un colectivo abandonado. Además, 14 empleados no estaban registrados, con lo cual desarrollan la actividad sin cobertura social y sin aportes jubilatorios.

En ambos operativos actuaron inspectores de la Dirección General de los Recursos de la Seguridad Social (DGRSS) y agentes de la Policía Federal Argentina. En los allanamientos a la empresa llamada Credyser S.A, se detectó que los trabajadores se encontraban en condiciones de extrema precariedad, sin los mínimos requisitos de higiene y conviviendo en estado de hacinamiento dentro del vehículo. Tampoco contaban con la provisión de los servicios básicos indispensables como el agua y energía eléctrica y no tenían baños.

También se allanó un segundo predio de la misma empresa a escasos kilómetros del anterior. En ese establecimiento se relevaron 19 personas, de las cuales 17 declararon que estaban contratadas por una cooperativa de trabajo.

A raíz de los testimonios, se inició una investigación porque, en caso de confirmarse la contratación a través de una cooperativa de trabajo, se estaría en presencia de un fraude laboral que encubre la relación de dependencia existente entre los empleados y la usuaria del servicio.

Los agentes fiscales también señalaron que los empleados se encontraban en condiciones de extrema precariedad.

La AFIP informó las irregularidades presentadas en las dos explotaciones al Ministerio de Trabajo de la Provincia y de la Nación. Además, se presentó una denuncia contra la firma Credyser S.A y contra la empresa que proveía empleados llamada El Batelito S.A. en el Juzgado Federal de Paso de los Libres, a cargo del juez Sergio Cetour.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Liberan a Directora, activistas de Greenpeace y dirigente de la CTA detenidos en San Juan en protesta contra la Barrick

ACTA

Los más de 50 activistas de Greenpeace y otras organizaciones sociales -entre los que se contaba el secretario adjunto de la CTA- que habían sido detenidos anoche en San Juan por la policía provincial, en el marco de una protesta pacífica en reclamo por la plena aplicación de la Ley de Glaciares, fueron liberados esta madrugada.

La Directora Política de Grennpeace, Eugenia Testa, estuvo detenida hasta esta madrugada en un calabozo en la localidad de Rodeo. Los activistas, que se encontraban encadenados entre sí y a un contenedor cuando anoche la policía provincial los desalojó por la fuerza, fueron liberados durante la madrugada, junto con la directora Política de Greenpeace, Eugenia Testa, que se encontraba detenida desde ayer al mediodía.

En relación con su detención, Testa dijo que estuvo alojada "en una comisaría de Rodeo, en una celda común. Las condiciones no fueron las mejores pero debo reconocer que el trato de los policías fue bueno. A al tarde noche detuvieron a tres personas más, dos vecinos de San Juan y otra activista de Greenpeace, y cuando empezaron a circular las fotos, dieron marcha atrás con las detenciones y me liberan. Nos queda, de todas formas, una causa abierta".

La acción de Greenpeace, que contó con el apoyo de ambientalistas y organizaciones sociales de San Juan, entre ellos, Ramón Gómez, de la CTA sanjuanina, y Walter Gambetta, de la Asamblea por el Agua, tuvo lugar en el Departamento Iglesia, a pocos kilómetros de la localidad de Tudcum y a 164 kilómetros de la ciudad de San Juan, en el marco de una protesta en reclamo de que la multinacional Barrick Gold deje de impedir que se aplique la Ley de Glaciares, a través de la presentación de recursos judiciales.

“Queremos que la Barrick deje de bloquear la ley y que permita la realización de los inventarios de glaciares y que sus emprendimientos (Veladero y Pascua Lama) sean sometidos a las Auditorias Ambientales que la ley exige”, explicó Testa, al salir anoche de la comisaría donde estuvo detenida.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: Claroscuros de un juicio histórico

Miguel Hugo Vaca Narvaja (EL SUR - PRENSA RED)

Antes de que se conocieran los fundamentos de la sentencia, el abogado querellante Hugo Vaca Narvaja, analiza y contextualiza el desarrollo del juicio oral y público realizado a Videla y Menéndez y otros 29 represores por el asesinato de 31 presos políticos y por tormentos aplicados a cinco ex policías y un civil.

-¿Motivo?...Inquirió el Fiscal.

- ¿Acaso puede haber un motivo para estaquear a una persona?-responde la testigo.

El Fiscal de la causa quedó descolocado ante la respuesta de la testigo “Charo” Miguel Muñoz. Ex detenida en la Unidad Penitenciaria uno(UP1), esta otrora militante, hoy psicóloga residente en Francia contestó de esta manera al Fiscal Maximiliano Hairabedián, indignada por la pregunta, que llevaba implícita una justificación.

Si el doctor René Moukarzel fue estaqueado por los militares, debía existir un “motivo” que lo justificase. La perspicacia de una profesional evidentemente enrolada en las teorías psicoanalíticas vinculadas al lenguaje, o al menos en conocimiento de las mismas, permitió la contrapregunta.

El off-side del Fiscal fue evidente. Más tarde, en los alegatos, ratificaría que no se trató de un simple desliz o equivoco, al tratar de “delincuentes subversivos” a los detenidos en la UP1, manifestando también que los militares hubiesen podido reprimir sin salirse de madre, abonando de esta manera la teoría de los dos demonios, y justificando, subliminalmente, el accionar del Proceso.

La omisión, intencional o no, respecto del plan económico y transformador que el golpe cívico militar llevó adelante fue evidente. La frutilla del postre fue su increíble defensa de la Iglesia, aún contra todas las probanzas arrimadas por los testigos.

El juicio de la UP1, unificado a la causa “Gontero” pasará a la historia por sus peculiares características: pasaron 34 años desde los hechos.

Había 31 imputados, y fueron 31 las víctimas.

Entre los acusados se encontraban los cabecillas de la represión del Proceso, Videla y Menéndez, condenados a cadena perpetua.

También Yanicelli, un policía del Departamento de Informaciones número dos (D2) que había ascendido hasta ejercer los más altos cargos durante los gobiernos radicales en la Provincia desde 1983 hasta 1999. Estaba Yabour, otro de los símbolos de la represión, ambos condenados a cadena perpetua. Y la “Cuca” Antón, la primera mujer condenada por delitos de lesa humanidad en el país.

Entre los abogados de la querella, estábamos Martín Fresneda, que es hijo de desaparecidos, y Miguel Ceballos y quien suscribe, hijos de victimas fusiladas en la UP1.

Hay muchísimas cosas que hacen de este un juicio especial. Pero, sobre todo, es su contenido histórico y político, que funciona como un espejo para que podamos comprender la situación actual de la Provincia, sus instituciones, su coyuntura actual.

El proceso

Por la audiencia de debate pasaron unos ochenta ex presos políticos, que relataron los tormentos a los que fueron sometidos en el D2 y en la UP1. Crease o no, los imputados no estaban acusados por esos tormentos, sino por los que propinaron a las 31 víctimas fallecidas.

Hechos significativos, como el caso Birt, donde el mismo fue apuñalado por un militar y perdió un riñón, o las lesiones sufridas por Fermín Rivera, o Pablo Balustra, que quedaron hemipléjicos luego de tremendas golpizas (Balustra fue luego fusilado), fueron dejados de lado de la investigación fiscal, de manera inexplicable.

También resulta difícil de explicar que tanto a la UP1 como al D2 se les continúe llamando “centros clandestinos de detención” cuando las actividades que se desplegaban dentro de estos establecimientos eran absolutamente conocidas por los jueces federales, y su personal subalterno y por gran parte de la población.

La permanente la presencia de familiares de las victimas en las audiencias contrastó con la falta de compromiso demostrada por sectores, dirigentes y militantes supuestamente vinculados de alguna manera a los derechos humanos.

Los periodistas que cubrieron el juicio hicieron de su trabajo una estoica militancia. No se perdieron palabra, y lucharon hasta sus últimas fuerzas por transmitirlas a la comunidad los detalles de la audiencia. Su compenetración con el juicio era tal, que muchos abogados a su lado parecíamos simples aficionados. Sin embargo, algunos medios de información de cierta importancia, pegaron el faltazo. Por supuesto, en forma intencionada dada su evidente vinculación con intereses económicos vinculados a la dictadura.

La Historia

La prueba recolectada en la audiencia de debate, y en la documental de la causa, demuestra que el Golpe de Estado no fue llevado adelante por militares solamente, sino que contó con gran apoyo institucional por parte de sectores civiles.

Hasta ahora, el discurso jurídico cordobés hablaba de “golpe militar”, cuando en realidad, debe decirse golpe “cívico-militar”. El mismo discurso pone en hombros de los militares la responsabilidad represiva, intentando ignorar que la represión tenía un fin determinado, que era la instauración de un proyecto político con un plan económico favorable a reducidos sectores sociales. Esta omisión no es casual, sino que apunta a desviar la atención de la sociedad sobre los autores materiales de la matanza, ignorando a sus autores intelectuales y a los beneficiarios del modelo, que no han sido juzgados.

Por supuesto, que dentro de las instituciones que apoyaron la masacre, se encuentran la propia justicia, y la iglesia, además de grupos económicos claramente determinados como la Sociedad Rural y la Asociación de Bancos, entre otros. Por lo que estas omisiones son precisamente preconcebidas y claramente aplicadas al discurso dominante.

Para todos ellos (los sectores dominantes), lo más funcional resulta concentrar responsabilidades en Videla y Menéndez, simples ejecutores materiales de la matanza, y utilizarlos como si hubiesen sido “los padres del modelo” ocultando detrás de sus raídos uniformes a los Cavallo, los Klein, los Krieger Vasena y tantos otros.

También cayó por su propio peso el argumento de que era necesario reprimir a la guerrilla a través de las Fuerzas Armadas, cuando los mismos imputados, a través de una didáctica exposición de Mones Ruiz, reconocieron que en 1975 quedaban en el país unos 1.500 guerrilleros armados, número exiguo e insignificante si puede considerarse, pero útil para justificar, con la complicidad de medios de comunicación vinculados a los grandes grupos económicos, la matanza desatada a través del Estado Terrorista.

Así, uno de los mayores esfuerzos de esta querella se centró en deconstruir el discurso jurídico y político imperante, que avala la teoría de los dos demonios, y atribuye las consecuencias del descalabro a militares y guerrilleros, sin consideraciones históricas, sociales, económicas ni políticas.

La demostración de un operativo continental, a través de la Doctrina de la Seguridad Nacional, implementada desde los años 60 en América Latina, y aquí en Sudamérica a través del Plan Cóndor va en contra de la comodidad discursiva adoptada en forma complaciente por la Justicia Federal de Córdoba.

La demostración de que no se reprimió a guerrilleros sino a militantes sociales, políticos, sindicales, universitarios, y sobre todo a amplios sectores de la juventud (todos opositores al modelo instaurado), también va en contra de ese discurso cómodo, incoloro, insípido que intentan adoptar las instituciones, con el apoyo, por supuesto, de sectores que se consideran a sí mismos progresistas, pero que son en realidad la pata progre que necesita el establishment para autojustificarse y dejar tranquila su conciencia.

El Tribunal

La conformación del Tribunal fue una ardua tarea, y quedó definida una vez que Jaime Díaz Gavier y José Pérez Villalobos asumieron que, por mandato de la historia (y de la Corte Suprema), deberían sentarse juntos en la audiencia para cumplir su labor de jueces de la Constitución.

Ambos magistrados fueron designados por Carlos Menem durante la década del noventa, aunque tienen historias personales y políticas muy distintas. Tal vez radique allí el origen de sus desavenencias. Sin embargo, esta precario equilibrio, quedó expuesto en su fragilidad absoluta ni bien se produjo el incidente de recusación de Pérez Villalobos, por parte de la defensa de Alsina, donde Díaz Gavier jugó sus fichas a expulsarlo del Tribunal, dejando que sus cuitas personales primaran sobre la importancia del juicio. Esto se llama no estar a la altura de las circunstancias.

Fue el vocal Carlos Lascano quien le recordó a Díaz Gavier a través de su voto, que en un incidente similar, hace un par de años, el mismo magistrado se había pronunciado por rechazar la impugnación de su colega Carlos Otero Álvarez.

Asimismo, antes de comenzar el juicio, uno de los integrantes del Tribunal, habría mencionado en una concurrida cena que no tenía sentido juzgar a estos viejitos a tantos años de los hechos, demostrando también que no estaba consustanciado con los requerimientos y necesidades de este histórico evento.

Fueron claros y evidentes los gestos de intolerancia del Presidente del Tribunal hacia algunas preguntas de esta querella, relacionadas a la actuación de la derecha peronista en los años setenta, con la complacencia de Perón ante el Navarrazo, cuyo objetivo era la contextualización y ubicación histórica de los sucesos de aquel entonces.

Resaltó el injustificado apuro del Tribunal cuando se nos obligó a alegar en un solo día siendo que representábamos a catorce victimas, manteniendo a la Dra. María Elba Martínez con la palabra encendida durante doce horas. Contrastó esta actitud con otorgar a otra querella con cuatro representaciones dos días para alegar, o suspender la audiencia dos días por el fallecimiento de un familiar de uno de los abogados de la defensa.

Con el convencimiento de que este Tribunal “es lo que hay” y que en Córdoba tal vez no se encuentre hoy por hoy nada mejor, continuamos la marcha del proceso, que aún con estos inconvenientes, se llevó a cabo en forma casi ininterrumpida durante seis meses, hasta terminar en un fallo que no pierde su carácter de histórico.

La decisión

El 22 de diciembre fue dictada la sentencia que marcó la finalización del juicio. Fueron condenados 23 de los imputados. Hubo siete sobreseimientos. Ningún abogado de la querella, ni del Ministerio Publico, y hasta pensaría de las defensas, hubiese soñado con esa cantidad de absueltos. Prácticamente duplicaba el número probable analizado por esta parte.

De todas formas, analizando el contexto histórico, social y político, el fallo es positivo. No solo porque los “emblemas” Videla y Menéndez sumaron otras condenas a perpetua a su ya extenso curriculum, sino porque cayeron importantes “peces gordos” de la represión en Córdoba, como lo fueron Yanicelli y Yabour dentro de la Policía, o Alsina y Mones Ruiz en el sector militar.

Los sobreseimientos de los militares D'aloia y Quiroga, participes en el traslado del 12 de agosto del 76, donde fusilan a Toranzo, De Breuil y Vaca Narvaja serán recurridos, como así otros de los dispuestos por el Tribunal, y creería que también algunas penas, por considerárselas escasas para los hechos ventilados en la causa, delitos de lesa humanidad.

Aún sin leer los fundamentos al momento de redactar esta nota, considero verdaderamente improbable que el Tribunal pueda justificar la absolución de una persona que sacó a cuatro personas de la UP1, atadas y amordazadas, las trasladó y las dejó a disposición de sus asesinos.

Esta querella nunca afirmó que Quiroga o D'aloia hayan disparado las armas homicidas, pero si afirmó su participación necesaria y cómplice en el hecho, por otro lado, absolutamente probada. Técnicamente correspondía endilgarles al menos una participación necesaria, o una coautoría, mas al primero que al segundo. Pero el Tribunal no lo consideró así y pronto conoceremos los motivos.

Queda la sensación, analizando las actitudes del Tribunal durante la audiencia, de que no se ha comprendido ni la importancia de la causa, ni la trascendencia de los hechos, ni se logró contextualizar acabadamente lo que significó la UP1 en la historia de la Provincia.

Que no se logró comprender que no puede juzgarse un genocidio sistemático como si se tratara de un delito común, y que por supuesto, la forma de valorar las pruebas no puede ser la misma en ambos casos.

Todo esto, evidentemente se encuentra relacionado con que estamos en Córdoba, y aún no se corta el cordón umbilical que liga a las instituciones del desmadre que significó el Proceso de Reorganización Nacional, que tuvo en esta provincia un ensañamiento especial. La Justicia Federal no puede escapar a este contexto, como tampoco escapa la Justicia Provincial.

Aún así, nadie podrá borrar este triunfo de la memoria y la justicia sobre la impunidad. Este paso adelante, nos ha permitido conocer en profundidad el accionar represivo en la Provincia, sus cómplices, sus beneficiarios, y sobre todo, poder identificar con claridad a quienes trabajan actualmente por la continuidad, la preservación de un establishment decadente y a quienes trabajan por construir una sociedad distinta, más igualitaria, más justa.

Miguel Hugo Vaca Narvaja es abogado querellante en el juicio a Videla. Hijo de Miguel Hugo Vaca Narvaja (h), una de las víctimas de la UP1.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Tucumán: Por minutos se salvó de la masacre contra cinco militantes montoneros que se reunían en su casa

PRIMERA FUENTE

Gerardo Romero, pareja de María Alejandra Romero Niklison, una de las cinco víctimas del fusilamiento ocurrido en mayo del ’76 en el barrio Echeverría, dio ayer su testimonio en el juicio que se sigue a los represores Menéndez y Albornoz. “Vi gente del Ejército y estoy seguro que también estaba la patota policial (del Servicio de Información Confidencial -SIC-, a cargo de Roberto “El Tuerto” Albornoz) que nunca estaba uniformada”, contó Romero, quien se salvó del ataque por haber salido de su casa cinco minutos antes de la masacre.

El 20 de mayo de 1976 se salvó porque salió junto a su hija María Alejandra, de un año y ocho meses (hoy es la abogada querellante en el juicio) de su casa ubicada en el domicilio de calle Azcuénaga Nº 1816 del barrio Echeverría, cinco minutos antes del fusilamiento de su pareja y otros cuatro militantes de la organización Montoneros.

Eso le sucedió a Gerardo Romero, quien ayer dio su testimonio frente a los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán, quienes juzgan por esta masacre a los represores Luciano Benjamín Menéndez y Roberto “El Tuerto” Albornoz. Contó en detalle lo que pasó al mediodía de ese día que cambió toda su vida y la de su hija.

Romero, quien hoy vive en Santa Fe junto a su hija, contó que había salido en su auto marca Citroen a las 11.55 de su casa para reunirse en otro domicilio, ubicado a unas 15 cuadras. Volvió quince minutos después -relató- por la calle Viamonte, y una vecina, de un grupo que estaba en la bocacalle cerrando el paso, lo frenó para avisarle que habían arrojado una bomba en una de las casas, donde mataron a todos. Y esos todos eran María Alejandra Niklison (su pareja), Fernando Saavedra Lamas, alias “Pepo”; Juan Carlos Meneses (con el nombre ficticio de Miguel Ángel González Cano), Atilio Brandsen y Eduardo González Paz, alías “Tomas” o “Martín”. En ese momento, Alejandra estaba embarazada de cinco meses.

“Vi gente del Ejército y estoy seguro que también estaba la gente de la patota policial (del Servicio de Información Confidencial -SIC-, a cargo de Roberto “El Tuerto” Albornoz) que nunca estaba uniformada. Y los reconocí porque los vi actuar en muchos lugares, por la forma de moverse, con armamentos pesados”, sostuvo el testigo clave en el juicio que se inició el martes pasado por el crimen de los cinco militantes en la causa denominada “Romero Niklison”.

Durante su testimonio se leyó el acta policial que se labró después del hecho, donde se expresa que se trató de un enfrentamiento entre subversivos y el Ejército, y que se secuestraron armas de distinto calibre en el interior de la casa. “Estoy absolutamente seguro que el acta es falsa. No había armamento, había un depósito camuflado donde se guardaba documentación, libros y revistas prohibidas en la época. Es absurdo pensar que un tremendo arsenal pueda entrar en ese espacio”, salió a aclarar Romero.

“Evidentemente había diferencia de ideas y proyectos políticos. Hubo un enfrentamiento pero no armado. El Ejército lo resolvió violando todas las leyes, ingresando a la casa en forma violenta después de tirar explosivos”, enfatizó.

Días antes al fusilamiento, Romero, que en ese entonces se dedicaba a la fotografía, contó que se dieron varios hechos de persecución en el barrio. Un helicóptero voló por la zona y alumbraba la casa, y en otra ocasión, un vehículo policial enfocó con sus faros la casa. “Unas semanas antes, también hubo un operativo rastrillo por parte del Ejército y la Policía en todo el barrio, y después revisaban casa por casa buscando elementos ilegales”, puntualizó.

Ya militando en la organización Montoneros, Romero recordó que conoció a María Alejandra Niklison cuando estuvieron presos en Rawson, pero recién tuvieron un acercamiento en Perú, donde estuvieron exiliados.

“Tucumán representaba un lugar posible para una práctica militante. La Organización (Montoneros) decide realizar un proyecto de resistencia que es permanentemente reprimido por un gobierno que anuló la Constitución. Y reprimió incluso matando a los que pensaban distinto”, sostuvo ante el Tribunal Oral.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Medios públicos de uso partidario

Fernando Herrera (INFOSUR)

Las recientes designaciones en la TV oficial y el manejo de Télam demuestran, una vez más, la nula vocación pública del Gobierno Nacional.

Desde el kirchnerismo y sus comunicadores adictos se suele repetir la fórmula “medios hegemónicos” para designar lo que a su juicio son prácticas mediáticas no del todo consustanciadas con el interés general. De hecho, los programas más rabiosamente oficialistas se dedican de manera obsesiva, y muy frecuentemente demagógica, a desglosar las ambivalencias de algunos medios gráficos, televisivos y radiales de nuestro país, haciendo hincapié en lo que se tacha de “corporativismo”.

Pero, sean o no ciertas, lo indudable es que tales críticas carecen por completo de una fundamentación moral relevante. Pues si tenemos en cuenta el ideario institucional del oficialismo, y en particular su manejo de los entes públicos, lo evidente es que sus prácticas están en las antípodas de hacer justicia a un concepto que, inherente al sentido último del funcionamiento democrático, no puede ser soslayado por ningún proyecto político que se precie de abogar por la democracia y el Bien Común: la ética pública. En ese sentido, las recientes designaciones de militantes ultrakirchneristas al frente de sectores clave de la comunicación estatal transparentan sin ambages la lógica puramente partidocrática y tendenciosa del oficialismo, y su propensión a utilizar las instituciones y organismos de la democracia como si fueran apéndices de sus intereses partidarios.

En las últimas semanas, el secretario de Medios, Juan Manuel Abal Medina, designó como director del Departamento de Contenidos de la TV pública al bloggero kirchnerista Martín Rodríguez. ¿El motivo? Ser kirchnerista. Los criterios selectivos de Abal Medina pasan de manera exclusiva por la condición militante y por la pertenencia identitaria. La idoneidad, el concurso público, la creatividad, la vocación de servicio o la ecuanimidad brillan por su ausencia.

Pero lo más significativo tiene que ver con la Gerencia de Noticias de la propia Televisión pública, antes a cargo de Omar Basalo, periodista cercano a Aníbal Fernández. En ese sector, por orden del secretario, desembarcará Santiago Álvarez, creador del blog K “Ni a palos”, luego convertido en suplemento juvenil del periódico Miradas al sur. ¿Creerá Abal que se trata del homónimo documentalista cubano?

Como segundo de Álvarez será nombrado Ignacio Saavedra, actual director de la productora ‘Tiempo Beta’, mientras que la sección de Contenidos estará bajo el dominio de Carlos Figueroa, “notero” del programa Duro de Domar, y de Martín Rodríguez, perteneciente al staff del mentado suplemento juvenil. En rigor, con tales designaciones el oficialismo se propone seguir ocultando información a la ciudadanía: contaminación, entrega neocolonial de nuestros recursos, desmonte, inflación… el Indec televisado, en suma. El objetivo aquí es “invisibilizar” los grandes temas nacionales. Y anunciar, con bombos y platillos, el récord de ventas de autos usados mientras se silencia inescrupulosamente, por ejemplo, la situación de miseria, olvido y represión en que se encuentra la comunidad wichi de Formosa. Así es como el kirchnerismo convierte los medios estatales (que deben responder a la totalidad de la ciudadanía, y no a un solo sector) en una mera sucursal del Partido Justicialista.

El carácter tendencioso de la concepción comunicacional del Gobierno pudo verse con claridad la pasada semana, cuando, desconociendo que Télam es la Agencia de Noticias de la República Argentina y no un blog militante, se publicó en su sitio una efeméride de la presidenta que incluía calumnias a dirigentes opositores. Según los funcionaros, se trató de una filtración por error de orden. En el sitio también pudo verse la figura del “Nestornauta”, inédita perversión de la historieta de Solano López y Oesterheld. El Gobierno rectificó y asumió el error. No obstante, la línea comunicacional del oficialismo sigue su curso bajo un criterio que tiene poca o nula vocación pública, es decir, del sentido que por ser estatales ha de recaer sobre los organismos, entidades e institutos oficiales. Es urgente, en efecto, concebir un nuevo modelo para las instituciones públicas que contrarreste la concentración política.

De las prácticas del kirchnerismo deducimos su concepto de lo que significa “gobernar”: usufructuar la institución para la sobrevivencia de la burocracia autorreferente (el PJ y capitalistas allegados). Aun pensado en términos representativos, lo cierto es que el sistema actual funciona a medias: si se “delega” a alguien el poder es para que “represente” con fidelidad y sirva a la comunidad, al pueblo, en el ejercicio institucional. Al contrario, lo que se ha instaurado bajo la égida del bipartidismo es una concepción fetichista y monopólica del poder estatal. Por ello es que nuestro país necesita un profundo cambio democratizador, una nueva normatividad ética y participativa que refunde las instituciones a fin de que éstas garanticen el cumplimiento de los derechos sociales y sean justas, útiles y eficaces respecto de las verdaderas necesidades populares. Necesitamos un cambio de rumbo. Una transformación política y cultural capaz de devolver a la ciudadanía el protagonismo que jamás debió resignar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile: Reprueban la ratificación de militar vinculado a Pinochet

.
La Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD) criticó hoy al gobierno chileno por la ratificación en el cargo del jefe del Estado Mayor del Ejército chileno, Guillermo Castro, quien reconoció en el pasado su pertenencia a organismos represivos del régimen de Augusto Pinochet.

"Lo que sabemos es que nadie formó parte de un organismo represivo y de exterminio como fueron la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional) y la CNI (Central Nacional de Informaciones) sin haber participado, sin haber escuchado, sin haber visto, y hasta ahora esas personas no han colaborado un ápice en las investigaciones judiciales", dijo Mireya García, vicepresidenta de la AFDD a una radioemisora local.

Para la dirigente "cuando nadie aporta al establecimiento de la verdad ni a la justicia, lo que pasa es que todos se convierten de una u otra manera en cómplices, independientemente de lo que hayan realizado en estos organismos, por lo tanto no son las personas honorables en que se pretende transformar a estas personas".

Los familiares de víctimas de la represión se reunieron el martes con el ministro de Defensa Andrés Allamand, para exigir nuevamente su destitución.

El jefe militar reconoció en declaraciones judiciales su pertenencia en los años 1970 y 1980 a organismos de inteligencia de la dictadura, aunque negó su participación directa en actividades de represión.

"No queremos ser jueces de nada, excepto jueces de la historia que nos tocó vivir, que conocemos de muy cerca y tenemos mucho más antecedentes", aseguró García.

Según la agrupación de derechos humanos, "quienes hayan pertenecido a organismos represivos y de exterminio como la DINA o la CNI debiesen salir de las filas de las Fuerzas Armadas y no tener ninguna responsabilidad dentro del aparato del Estado y la institucionalidad".

Al explicar la ratificación en el cargo el titular de Defensa, señaló que el gobierno chileno sólo apartará de las filas a quienes se haya acreditado judicialmente su participación en violaciones a los derechos humanos.

Se estima en medio centenar el número de represores que cumplen condenas por esta causa.

Tras el fin del régimen militar en 1990, el primer gobierno de la transición implementó una Comisión de Verdad y Reconciliación (conocida como Comisión Rettig) para conocer los casos de asesinatos y desapariciones cometidas por agentes de Estado entre 1973 y 1990.

La instancia concluyó que durante el periodo dictatorial unas 3.197 personas fueron asesinadas por agentes del Estado, y de ellas unas 1.190 se consideran desaparecidas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...