lunes, 28 de febrero de 2011

Rebeliones revolucionarias en el levante

Jorge Gómez Barata (especial para ARGENPRESS.info)

Aunque es correcto asumir que determinados fenómenos contingentes han desatado las rebeliones en el Levante; lo más probable es que se trate de un ajuste estructural largamente aplazado. En cualquier caso, ante los pueblos del Medio Oriente y África del Norte se plantea la tarea de rectificar anomalías introducidas en el proceso civilizatorio a lo largo de dos mil años. “El genio ha escapado de la botella”.

La ejecución de Jesucristo por los ocupantes romanos, las Cruzadas para aplastar al islam, la dominación otomana, el colonialismo anglo francés, las prácticas imperialistas, la partición de Palestina y la introducción del sionismo, el derrocamiento de Mossadeg y los proyectos nacionalistas frustrados, junto a cuarenta años de Guerra Fría, forman una suma que explica la situación política en el Medio Oriente y África del Norte donde el anacronismo, el despotismo y la represión parecen haber colmado los limites.

Se trata de una larga cadena de acciones externas y de eventos no imputables a los pueblos árabes ni al islam que en conjunto congelaron el desarrollo de las estructuras, el pensamiento y las prácticas políticas en el Cercano Oriente dando lugar al insólito hecho de que en pleno siglo XXI, en el entorno geográfico de una de las grandes civilizaciones, en más de veinte siglos, no se hayan abierto espacios ni oportunidades para el liberalismo y la democracia, no exista la izquierda de matriz marxista o socialdemócrata, se haya apagado el nacionalismo y, por el contrario, las teocracias, el autoritarismo y el nepotismo, las tribus y los clanes reclamen legitimidad.

Entre las más recientes oportunidades frustradas por la intromisión extranjera y las políticas imperiales figura el derrocamiento de Muhammad Mossadeg en 1953 en Irán donde la intervención norteamericana canceló la única oportunidad para la democracia liberal en el Oriente Medio, reintrodujo la corrupta monarquía y abrió el camino para la formación de un estado teocrático.

La última de las grandes frustraciones del proceso político en la región fue el movimiento nacionalista iniciado en 1952 por Gamal Abdel Nasser, la mayor esperanza política en la historia moderna del Medio Oriente, promotor del panarabismo y del “socialismo árabe”, defensor de la causa palestina, líder de la resistencia frente a Israel y que confrontó a las potencias imperialistas al nacionalizar el canal de Suez y resistir la invasión anglo-francesa-israelí.

En 1958 Nasser avanzó sus proyectos de cohesión del entorno árabe al lograr la unidad estatal entre Egipto y Siria y la constitución de la República Árabe Unida. Fallecido en 1970 su ideal fue abandonado por sus sucesores que a paulatinamente se aliaron a Estados Unidos, retiraron el apoyo a Palestina y cedieron frente a Israel, creando la caricatura de república que acaba de ser aplastada por las manifestaciones populares que echaron del poder a Mubarak .

Otro de los grandes baluartes de ese proceso y probablemente el más autentico porque no emanó de un golpe militar o de un movimiento palaciego fue la revolución argelina. Colonia de Roma, islamizada desde el siglo VIII, provincia del califato Omeya, del Imperio Otomano y de Francia, Argelia resistió y luchó durante siglos hasta que, en torno a la II Guerra Mundial se desarrolló el movimiento nacionalista.

En 1954, coincidiendo con la revuelta que llevó a Nasser al poder, debutó en la escena política Ahmed Ben Bella quien con otros exiliados en Egipto fundó el Frente de Liberación Nacional e inició la lucha armada revolucionaria que en 1962, tras una cruenta guerra en la que murieron más de 100 000 franceses y un millón de argelinos alcanzó la independencia.

Designado presidente, cargo que ejerció durante tres años, junto a Nasser Ben Bella se convirtió en un baluarte de la causa árabe y del movimiento tercer mundista, hasta que en 1965 fue derrocado mediante un golpe de estado encabezado por un antiguo compañero de armas que lo envío a la cárcel.

El resto de la historia es conocida. En medio de enormes tensiones políticas y pugnas religiosas, gracias a los lucros del petróleo, Argelia ha alcanzado una aceptable prosperidad económica, aunque no ha logrado consolidar un sistema político basado en el laicismo y la democracia, sin lo cual difícilmente ningún país pueda consolidarse institucionalmente. Las pugnas confesionales y políticas han provocado situaciones límites y han obligado a gobernar bajo estado de emergencia durante más de 20 años.

Mediante aquellos procesos, en plazos relativamente breves, la influencia del nacionalismo, el socialismo y el panarabismo se extendió por todo el Medio Oriente provocando movimientos políticos, aunque de diferentes signos, relativamente avanzados y prometedores: Libia, Siria, Líbano, Irak, Tunez, Yemen, Palestina, Etiopia, Somalia fueron ejes de aquellos eventos.

La salida de la escena de los líderes históricos, las maniobras imperiales, la corrupción generada por la abundancia de dinero fácil procedente del petróleo, el nepotismo, la ausencia de sólidas convicciones ideológicas y políticas, el oportunismo y otros factores frustraron aquellos procesos que actualmente en Libia y Egipto cierran una época histórica que aunque aportó ciertos avances en general es fallida.

Ningún proceso político presente es apreciado por lo que fue o se propuso ser, sino por lo que representa para los hombres y mujeres del momento que son contemporáneos con su presente. El único sobrevivientes en activo de aquella gesta, Muammar al-Gaddafi, es apenas una caricatura de lo que fueron él y la revolución Libia que un día representaron una esperanza y hoy se suman a los fracasos que también forman parte del devenir.

Tal vez para los pueblos del Levante ha llegado su hora. ¡Ojala! Allá nos vemos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

¿Qué hacemos con Gadafi?

Andrés Sal.lari (especial para ARGENPRESS.info)
Los levantamientos en el mundo árabe no se detienen, Egipto siguió a Túnez y Libia a Egipto. Cada proceso tiene sus particularidades y en el caso Libio un elemento genera polémica y dudas entre los analistas, funcionarios y gobernantes progresistas o de izquierda: la figura de Muamar el Gadafi, el líder que por más de 40 años gobernó los destinos de esta potencia petrolera del norte de África.

Gadafi llegó al poder en 1969 y pronto destacó como una figura anti imperialista y socialista, el famoso Libro Verde del líder fundamentó el socialismo libio y es material indispensable para cualquier estudioso de los movimientos revolucionarios del Siglo XX.

Su figura despertó tanto odio en Washington que el palacio presidencial de Trípoli fue bombardeado por Estados Unidos el 15 de abril de 1986 (allí murió una hija adoptiva de Gadafi).

La revolución Libia mantuvo su impronta anti imperialista desde lo discursivo, pero desde el ataque a las Torres Gemelas hasta aquí, su práctica política se modificó radicalmente. Para Washington Gadafi pasó de demonio a un gobernante que podía utilizarse como aliado circunstancial en la lucha contra el terrorismo.

El 5 de septiembre de 2008 la entonces secretaria de estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice, realizó una visita histórica a Trípoli, desde donde aclaró que “hay un largo camino por recorrer” pero luego agregó que la visita “demuestra que Estados Unidos no tiene enemigos permanentes y que si algunos países están dispuestos a hacer cambios estratégicos o de orientación, Estados Unidos está dispuesto a responderles. Libia y Estados Unidos comparten intereses permanentes que son la cooperación en la lucha contra el terrorismo, el comercio, la proliferación nuclear, África, los derechos humanos y la democracia”.

Gadafi se acercó a Estados Unidos pero no se alejó de los gobiernos progresistas de América Latina, mantuvo fluidas relaciones con la Venezuela bolivariana, con el nacido Estado Plurinacional de Bolivia y con la Nicaragua sandinista.

La preguntas surgen espontáneas: ¿Quién es Muamar Gadafi? ¿Cómo debemos ubicarnos desde una visión progresista ante los últimos sucesos acontecidos en Libia?

A continuación sumaremos a este debate la postura del gobierno venezolano a partir de dos declaraciones, la de su presidente, Hugo Chávez y la de su canciller Nicolás Maduro.

Hugo Chávez:

“Desde aquí con este corazón un rezo por la paz en Libia y una denuncia por el doble rasero de quienes la condenaron de inmediato y guardan silencio con los bombardeos de Israel y las masacres en Irak y Afganistán, naciones invadidas por Estados Unidos”.

Nicolás Maduro:

“Libia está en un proceso de guerra civil, compleja difícil, seguramente pasarán los días y las semanas y podremos saber a fondo la verdad. Nosotros repudiamos la violencia pero hay que analizar el conflicto libio con objetividad, están creando condiciones como denuncia el líder de la revolución cubana, Fidel Castro, se están creando condiciones para justificar una invasión militar a Libia y el objetivo central de una invasión a Libia es el mismo objetivo que tuvo Bush (George W), tomar el petróleo de Libia, desgajar a Libia en veinte pedazos y quitarle a la OPEP uno de sus puntales fundamentales. Nosotros abogamos por la paz del pueblo Libio, porque mantenga su unidad nacional, porque por la vía pacífica encuentre respuestas a sus problemas, porque cese la guerra civil”.

Y ahora se abre una discusión necesaria. Ricardo Bajo H. critica la posición del Canciller venezolano en el programa Contextos, que emitimos diariamente por las emisora estatales de Bolivia y Venezuela (www.patrianueva.bo – www.laradiodelsur.com):

“Yo disiento de lo que acaba de decir el compañero Nicolás Maduro, creo que Gadafi no es uno de los nuestros y aquí hemos venido discutiendo varios días sobre las estrategias comunicacionales mediáticas de lo que esta pasando en Libia, todos estamos de acuerdo en que tenemos demasiada poca información para tener un juicio exacto y redondo de lo que está pasando, pero yo reitero lo que he venido sosteniendo todos estos días, Gadafi no es uno de los míos, no es uno de los nuestros. Creo que no podemos diferenciar entre dictadores buenos y malos, amigos nuestros o no amigos, creo que entraríamos a hacer lo mismo que hacen los gringos. Esa denuncia de la hipocresía, creo que tapa o intenta tapar los crímenes o las violaciones a los derechos humanos que está habiendo ahora contra el pueblo libio”.

¿Cuál es entonces el eje de la discusión?

¿Debemos pones énfasis en la violaciones a los derechos humanos promovidas por el gobierno de Gadafi para condenarlas, o centramos nuestra denuncia en las intenciones de las potencias hegemónicas y en la hipocresía del sistema?

Adicionalmente sabemos también que EE.UU. y sus aliados utilizan mediáticamente esas -muy deficientemente demostradas- violaciones a los derechos humanos para demonizar a Gadafi y así justificar incluso una posible operación militar contra su país.

El director del periódico venezolano Últimas Noticias, Eleazar Díaz Rangel, habla sobre el tema en su habitual columna dominical:

“Casi toda la información que nos transmiten de esos sucesos, en especial los primeros días, estuvo orientada a afectar la imagen del gobierno de Gadafi y favorecer a quienes se han sublevado. No ha privado en esos corresponsales el esfuerzo por difundir la realidad de cuanto ocurría. Difundían especies y rumores sin confirmación alguna. Buscar y escribir la verdad no fue la norma ética de muchos de esos periodistas y medios.

¿De dónde sacaron las noticias que ‘aviones militares libios…bombardearon varios lugares’ de Tripoli, como informó Arabiya TV el lunes 21 y que ‘al menos 250 personas habían muerto en la capital en los bombardeos del Ejército del Aire contra los manifestantes…’ como transmitió ese mismo día Al Jazira? No presentaron ninguna imagen de los efectos de los bombardeos, y cinco días después no las habían podido ofrecer. Alguna agencia explicó que leales a Gadafi ¡habían limpiado las calles y escondido los escombros! ¿Y cómo es que ningún edificio resultara dañado? Todo eso lo habían dicho "testigos" no identificados, por supuesto”.

El cierre me lo reservo para mí durante la discusión antes mencionada con Ricardo Bajo H. en Contextos:

“A mí para cerrar un poco todo esto me indigna profundamente que ahora la comunidad internacional se rasgue las vestiduras por lo que pasa en Libia, que yo estoy de acuerdo, vamos a la Corte Penal Internacional y condenemos a Gadafi porque mató a 300 personas, vamos que se haga el juicio, se demuestra y lo condenamos, pero después volvemos a casa y nos matamos de risa…¿Y a Bush cuándo lo condenamos? ¿Y a Obama por seguir matando en Afganistán y Pakistán cuándo lo condenamos? A mí me indigna este doble rasero y ahora no le voy a hacer el jueguito a toda la indignación mundial… ¡qué bueno que se junte el Consejo de Seguridad y que vayan y que manden una misión militar a Libia! ¡No! dejémonos de joder, no puede ser, no puede ser que tenga está lógica el sistema que gobierna el mundo”.

¿Cuál es entonces la postura que debemos asumir?

Mejor decídanlo usted y su conciencia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Honduras: “Los partidos políticos están felices por la decisión del Frente de no ir a elecciones”

Dick y Mirian Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

Entrevista a Margarita Murillo, miembro de la Comisión Política del Frente Nacional de Resistencia Popular.

Video (24 minutos): http://vimeo.com/20450786
Audio: http://www.box.net/shared/b8ym24ezkf

Dos días de fuertes discusiones sobre protocolo y agenda, organización y cargos pero la ausencia de lo principal; el debate sobre la propuesta política al pueblo de Honduras.

Así resume Margarita Murillo, miembro de la Comisión Política del Frente Nacional de Resistencia Popular en un primer comentario sobre los dos días de debates acalorados sobre todo menos el tema central; el futuro político de Honduras y las tareas concretas del frente ante la población.

Esta preocupada por el futuro del Frente. Y ella es una veterana de la lucha popular en Honduras con experiencia de la guerra sucia de la década -80.

El tema electoral, como una de múltiples formas de luchas de masas del Frente, fue descartado por la asamblea durante caóticas circunstancias en la noche del sábado. Once de los doce municipios en el departamento de Cortés, donde Margarita es la coordinadora, se declararon a favor de la creación de un Frente Amplio con miras de participar en las elecciones el 2013. Pero no incondicionalmente sino como fruto de las conquistas y luchas del Frente y el pueblo hondureño para lograr el regreso del derrocado presidente Manuel Zelaya y los casi doscientos hondureños exiliados y una depuración y renovación total de los organismos del Tribunal Supremo Electoral (TSE). Pero una mayoría del Frente cerró la puerta para las elecciones como forma de lucha.

– En este momento no tenemos definido como es que vamos a luchar por la toma del poder.

Confusa autoconvocatoria
La asamblea del Frente tomó la decisión de autoconvocarse para una Constituyente que es difícil interpretar como eso va a suceder y con que fuerza. Porque el Frente, que ha crecido aceleradamente durante estos 20 meses, pero todavía no tiene organización en todas partes, aunque casi todos los 298 municipios si tiene presencia del Frente. Pero, como un ejemplo, Tegucigalpa tiene 1080 barrios y colonias pero en menos de 50 de estos barrios hay una organización del Frente. San Pedro Sula, la segunda ciudad en Honduras, tiene 600 barios y colonias pero solo 40-50 comités del Frente de Resistencia, dice Margarita.

Entonces la autoconvocatoria se vuelve abstracta e irreal, se refiere Murillo, como también el “Poder Popular” que hasta ahora no se ha visto en Honduras, solo ha sido proclamado.

Eso no quiere decir que no existe simpatía para la Resistencia. Al contrario, pero la respuesta política que las masas hondureñas esperaban de esta asamblea, no se ve, sostiene Margarita.

– He estado hablando con varios compañeros y hay una preocupación en como vamos a poder hacer una autoconvocatoria. Hasta que se puso fecha; el 28 de junio de 2011. No creo que tengamos esa gran capacidad operativa como para que en cuatro meses podamos organizar la convocatoria.

¿Como ejecutar los acuerdos?
– Por otro lado a mi me parece que no ha habido una socialización a toda la población y no hay esa seguridad ¿como vamos a autoconvocar la Constituyente? Y si logramos hacerlo, ¿como vamos a ejecutar los acuerdos? Sabiendo que hay un estado descompuesto que es de la burguesía, una Corte Suprema de Justicia, Congreso Nacional y toda la institucionalidad golpista no ha dejado de funcionar. Entonces, ¿cómo vamos nosotros a autoconvocar?

Murillo también coloca en el debate la pregunta que se hacen que “¿si el golpista Porfirio Lobo convoca a una Constituyente o convierte el Congreso Nacional en Constituyente,

– ¿Que vamos a hacer nosotros como Frente? Tengo muchas dudas sobre la autoconvocatoria de la Constituyente”, subraya Murillo.

El frente abona la consolidación al bipartidismo
Sobre el tema electoral dice creyendo que “muchos que aquí (en la asamblea) votaron en contra un proceso electoral, en noviembre de 2013 van a andar con el dedo manchado”.

– Y muchos de los que están diciendo de nivel de municipio dicen que no quieren elecciones van a ir a elecciones por que aquí lo que hay es una línea de la embajada norteamericana y de los partidos tradicionales de fortalecer los partidos tradicionales. La única forma que ellos tienen de fortalecimientos de los partidos tradicionales, es que el Frente no llame a su población a votar para derrotar a la burguesía de ese momento. Me parece que es lo que ha habido es una cuestión que no ha habido un análisis político para tomar la decisión. En vez de estar abonando nosotros para la destrucción de los partidos tradicionales, estamos abonando a la consolidación a ellos.

* Mejor dicho; ellos se siente aliviados hoy?

– ¡Ellos ahora están felices por que el Frente no va a hacer ninguna oposición en ese proceso! Ellos van solos y van a arrastrar a las masas con o sin dinero para que voten por ellos.

– Yo creo que el Frente todavía tiene, por lo menos este año, para tomar espacio e ir consolidando y analizando la propuesta de un Frente Amplio para participar en los procesos y para llevarlo al otro año el proceso e ir trabajando en la construcción.

El peligro de perder la simpatía de las masas
Margarita Murillo sostiene también que son los militantes y activistas del frente al nivel municipal que van a enfrentar con las preguntas de una comunidad ¿por que el Frente no permite que ellos (la población) colocan sus votos a los representantes del Frente?

La gran preocupación de Margarita Murillo, miembro de la Comisión Política del Frente, es que tan rápido como ha crecido el Frente en cantidad y organización, más rápido puede caer si la organización única y popular no corresponde políticamente al anhelo de las masas empobrecidas en el estado centroamericano para satisfacer sus necesidades y sueños de una Honduras con el Frente y el Pueblo en el poder.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

¿Metas 2021 o variables del capital?

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

“La educación en los países iberoamericanos mostró avances en los últimos años, pero ya no es suficiente mejorar, sino que hay que mejorar más rápido para no quedar rezagados”, sentenció recientemente el Secretario General de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación (OEI) Alvaro Marchesi (1).

El programa “Metas Educativas 2021. La educación que queremos para la generación de los Bicentenarios” pretende resolver dicha “agenda pendiente” (1).

Según el psicólogo español Marchesi Iberoamérica destinará 100.000 millones de dólares a educación en los próximos 10 años. El 70 % de ese monto provendrá de los países y el 30 % de organismos internacionales y empresas (1).

Con todo, horas antes de inaugurarse el XX Encuentro Iberoamericano de Jefes de Estado en Mar del Plata (diciembre 2010), en el VI Encuentro Empresarial Iberoamericano organizado por la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), Daniel Funes de Rioja fue terminante: “El tema central es el respeto a la iniciativa privada y el rol que la empresa privada debe cumplir en el desarrollo y en el crecimiento de América Latina (2)”. Un ex presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Enrique Iglesias, preside la SEGIB.

Al comenzar la XX Cumbre Iberoamericana Cristina Fernández afirmó que “la inclusión se da con desarrollo” y Enrique Iglesias expresó el “más sincero afecto” en recuerdo de Néstor Kirchner (3).

En principio -en efecto- se me presentan varias dudas. Por qué América Latina no construye su propio horizonte en políticas educativas y recurre a organismos supranacionales… ¿Es posible el desarrollo con inclusión si sólo se concibe a la empresa privada como su fundamento? Por qué corporaciones como el BBVA, Telefónica y el BID destinarán 30.000 millones de dólares a los sistemas educativos iberoamericanos…

Darío Balvidares con su apunte titulado “La colonialidad educativa entre Cumbres y corporaciones: El final del carácter público del conocimiento… el crimen (casi) perfecto” brinda una respuesta (4)”.

“La Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) firmó un acuerdo con Fundación Telefónica a través del cual esta fundación destinará 500 millones de euros a lo largo de los próximos diez años y un aporte anual de 250 mil euros, para la ejecución de proyectos conjuntos. En tanto, mediante el portal Educared, se compilarán los planes educativos de cada país en un plan común de alcance regional”, anuncia un artículo de Rosario3.com (5).

No es casualidad que “Las empresas españolas ganan en América Latina más que en España” como destacó Clarín el 30 de julio de 2010. Entre Repsol YPF, Telefónica, BBVA y Santander obtuvieron 1.660 millones de euros durante la primera parte de 2010.

Quizás Marchesi no lo perciba: la educación en Iberoamérica estará rezagada, pero los números coloniales de utilidades van en progreso.

Me pregunto cuánto tiempo pasará para que en Argentina se adopte el “Programa Valores del Futuro” de educación financiera para niños de entre 6 y 14 años. Con dicho “Programa” en España BBVA “educa” a 680.000 alumnos (6 y 7). “La bancarización es una prioridad de la estrategia de negocio de BBVA. Además existe una correlación directa entre el acceso a servicios financieros y el bienestar de las familias. Por este motivo, este plan tiene un alcance global con el objetivo de apoyar la educación financiera de las personas”, subraya el Director de Responsabilidad y Reputación Corporativa de BBVA, Antonio Ballabriga (6).

En el documento “Repudiamos la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado” la Multisectorial contra la Cumbre Iberoamericana en Mar del Plata precisa en el punto 3: “Se profundiza la idea de descentralización en las responsabilidades, es decir, se diluye el deber del Estado de garantizar la educación, al tiempo que se fomenta la búsqueda de recursos externos a través de aranceles, por ejemplo las cooperadoras y dinero de las empresas”. En el apartado 4 son categóricos: “El rol del empresariado merece especial atención, ya que si bien aparece como un aliado más, en el documento queda claro que son parte de la delineación de estas políticas, del control de su implementación, y beneficiarios directos (8)”.

En setiembre de 2010 Enrique Iglesias en las Jornadas “Iberoamérica invierte. Las empresas globales en el despegue económico” sostuvo desde Madrid: “En este momento, se está mirando desde todas partes a América Latina como un lugar de inversión (9)”.

Noticias español es muy claro en uno de sus párrafos: “Iglesias también señaló la importancia del factor demográfico (“somos 560 millones de personas”), que está “vinculado a la juventud y a la creciente clase media”, en la economía regional, porque se trata de “una población más educada, joven, con capacidad de consumo, con capacidad de aportar trabajo cualificado (9)”

Cuesta creer y asumirlas pero es imprescindible reflexionar sobre las palabras que Heinz Dieterich escribió: “Mediante una inferencia hipotética-deductiva fundamentada en la lógica del sistema y la evidencia histórica: la estructura de producción y realización mundial del capital determina la estructura ocupacional mundial, la que a su vez condiciona la estructura del sistema educativo mundial, del cual los sistemas educativos nacionales son funciones o subsistemas dependientes (10)”.

Más concreto y simple: el empleo y la educación son variables dependientes del capital.

César Baudino parece insistir: ““Y tampoco podemos analizar la educación en su integralidad por fuera del modo de producción, por fuera del capitalismo (11)”.

Propiedad privada y educación.

Nada es azaroso.

Paraguay desde el 11 de noviembre de 2010 es la sede de la Oficina Regional de la OEI “para la coordinación de 21 países en el área de educación permanente, alfabetización y educación técnico profesional (12)”. Fernando Lugo podría haberse negado pero firmó el acuerdo con Alvaro Marchesi (12).

Nada es azaroso.

Detrás de las Metas 2021 hay un neocolonialismo que armoniza “gobernabilidad con inclusión (¿o control?) social”.

Claudio Lozano parece anticipar ya sus consecuencias en Argentina: “El discurso oficial que idolatra el presente comparándolo con la crisis del pasado se desarma frente a la ausencia de mejoras sociales concretas y la cristalización de un cuadro en el que sólo un 40 % de la población aparece integrada en el funcionamiento de la Argentina, en tanto el 60 % restante se divide en un 30 % que vive en la pobreza y otro 30 % que no llega a fin de mes (13)”.

En definitiva: es tiempo de unirnos quienes deseamos otro modo de producir y de enseñar y aprender.

Que CTERA siga buscando los 2.500 pesos de salario inicial docente.

Nosotros- en cambio- mientras tanto, le decimos no a pactos coloniales revestidos de progresismo, netbooks al por mayor y asignación universal.

De a poco ese NO será un grito libertario.

Notas:
1) La educación iberoamericana debe mejorar más rápido para no rezagarse. Rosario3.com. 14/02/2011
2) Ejecutivos de Iberoamérica defendieron su rol en el crecimiento de la región. La Nación. 01/12/2010
3) “La inclusión se da con desarrollo”. Fernando Cibeira. Página 12. 04/12/2010
4) Argenpress. 15/12/2010
5) Impulsan Metas Educativas 2021. 06/12/2010
6) Casi 700 mil niños recibirán educación financiera. Infancia Hoy. 24/11/2010
7) El informe PISA incluirá un examen sobre educación financiera. Rosario3.com. 23/02/2011
8) ¿Qué son las Metas 2021? Educación para la exclusión. 11/11/2010
9) Enrique V. Iglesias destaca el atractivo de Latinoamérica para los inversores. Noticiasespañol. 21/09/2010
10) La sociedad global. Educación, mercado y democracia. Noam Chomsky. Heinz Dieterich. Contrapuntos. 1999
11) Citado en Vuelvo. Andrés Sarlengo. Argenpress. 07/02/2011
12) Paraguay será capital iberoamericana de la Educación. 11/11/2010.
13) Desarticulación, agotamiento y crisis política. Claudio Lozano. La Nación. 20/02/2011

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El ¿fin? de otra larga noche

Sebastián Korol (especial para ARGENPRESS.info)

Después de 37 años, los gobiernos de Argentina y Paraguay celebraron el pasado 25 de febrero la elevación a cota 83 de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), con la que declararon “oficialmente concluidas” las obras del complejo hidroeléctrico.

A lo largo de sus casi cuatro décadas de historia (1973-2011), la represa fue causante de incontables e irreversibles daños ambientales, sociales, culturales y a la salud de los pobladores de estas tierras.

Según datos de la EBY, desde principios de la década de 1980 a la fecha, 17 mil familias de Argentina y Paraguay -que representan un horizonte poblacional aproximado de 80 mil personas- fueron desalojadas de sus lugares originarios y reubicadas en distantes complejos habitacionales.

Organizaciones de afectados estiman sin embargo que fueron más de 30 mil las familias directamente damnificadas en ambos márgenes del Paraná, ya que la cifra oficial no incluye a miles de núcleos familiares que residían y trabajaban en zonas costeras y pese a ello, no fueron contemplados por el organismo binacional.

En ese sentido, apuntan que cientos de familias rurales de Argentina y Paraguay fueron forzadas por el Comité Ejecutivo de la EBY a la “autorelocalización asistida”, que les otorgó irrisorios montos “compensatorios” por la actividad productiva que desempeñaban.

De acuerdo con registros censales del organismo binacional, el proyecto hidroeléctrico destruyó a 1.830 familias y/o establecimientos productivos (olerías y tejerías) localizados en áreas periurbanas y rurales de las zonas incluidas dentro de la poligonal del embalse de Yacyretá. De ese total, 543 (29,7%) correspondieron a la margen Argentina y 1.287 (70,3%), al Paraguay.

En cambio, los registros de las organizaciones de afectados dan cuenta de que los sucesivos aumentos de cota ejecutadas por la hidroeléctrica ocasionaron la destrucción de más de 3 mil unidades productivas.

Yacyretá significó además la pérdida de patrimonio histórico y cultural de Posadas y Encarnación. En la Capital provincial, la ex estación de trenes y el Puerto de Posadas -piezas fundamentales de nuestro pasado- quedaron bajo las aguas.

Mientras que en Encarnación, desapareció la Zona Baja, símbolo histórico del comercio popular fronterizo. En su reemplazo, la EBY construyó el “Nuevo Circuito Comercial”, en el que fueron contemplados apenas una parte de los afectados, dejando fuera a cientos de pequeños comerciantes que desarrollaban su actividad en el anterior sitio.

Relocalizados

En Misiones, Argentina, la población damnificada fue reasentada en cinco conjuntos Habitacionales: el barrio A-3.1 “Virgen de Fátima” en el municipio de Garupá; y los barrios A-1 “Yohasá”, A-3.2 “Nuestra Señora del Rosario”; Barrio A-4 “Nueva Esperanza”, y “San Isidro”, en Posadas.

Mientras que en Encarnación, Paraguay, se levantaron ocho complejos de viviendas, cinco en el municipio de Encarnación: Buena Vista, Los Arrabales, Itá Paso, San Pedro, y San Isidro; dos en Cambyretá: Arroyo Porá, y San Francisco; y un asentamiento en Carmen del Paraná.

El desarraigo y ruptura del tejido social que representó la desaparición y destrucción de los barrios ribereños de Argentina y Paraguay, constituyeron fuertes impactos psico-emocionales para las familias relocalizadas.

Desde la Asamblea Binacional de Afectados por la Represa de Yacyretá estiman que 160 personas que fueron desalojadas compulsivamente por la entidad se suicidaron o “dejaron morir” en los últimos diez años por no soportar el violento cambio de vida al que fueron obligados.

Asimismo, los Centros de Atención Primaria de la Salud que funcionan en los asentamientos urbanos creados por la EBY en Argentina y Paraguay asisten diariamente a pacientes con cuadros de depresión severa, estrés, alcoholismo y otras patologías ocasionadas por el desarraigo.

Inundaciones

Como consecuencia de la suba del embalse a cota 83, 166.600 hectáreas de tierras fértiles y altamente productivas quedaron bajo agua en las costas de numerosos pueblos de Argentina y Paraguay.

Las zonas inundadas constituían ecosistemas de gran diversidad biológica que albergaban especies endémicas de fauna y flora y hábitats ancestrales de comunidades indígenas.

Cerca de 500 familias Mbya Guaraní de Misiones (unas 2.400 personas) de 19 Comunidades (20 por ciento del total de las Comunidades asentadas en la tierra colorada) sufrieron reducción significativa de sus territorios por la suba en el nivel de las aguas. Además, padecieron la pérdida de espacios sagrados como cementerios y opys (templos).

Enfermedades

Aunque lo nieguen desde Salud Pública, Yacyretá y la Universidad Nacional de Misiones (en su mayoría científicos pagados por la EBY), existe una realidad incuestionable que por lo menos deja lugar para serias dudas acerca de la vinculación entre la represa y enfermedades reemergentes en la región: desde 1994, cuando subió el nivel del río a cota 76, reaparecieron con fuerza en la provincia enfermedades que se creían erradicadas: leishmaniasis, paludismo, fiebre amarilla, leptospirosis y dengue.

La microbióloga y bioquímica Yolanda Echagüe, responsable del laboratorio provincial de leptospirosis, atribuye el aumento de la casuística de estas enfermedades “al desequilibrio ecológico provocado por las represas y el desmonte”. En una entrevista reciente expresó: “Me asustan los proyectos que significan alteraciones a las condiciones ambientales. Ya lo estamos viendo con enfermedades como el dengue, la fiebre amarilla y las parasitosis como la leishmaniasis, que están instaladísimas; y hay que estar atentos con la esquistosomiasis, porque estoy convencida de que en cualquier momento comenzarán a aparecer casos en Misiones” (El Territorio. 24 Agosto de 2010).

Oscura luz

Para finalizar, valen algunas reflexiones. La terminación de obras de Yacyretá, ¿realmente significa el fin de esa otra larga noche, oculta bajo la artificial luz del progreso y el desarrollo?

A la vuelta de la esquina, acechan nuevas amenazas represivas/represeras para la región.

Sin haber contemplado en ningún momento la necesidad de consultar a los pueblos de Misiones y Corrientes -y en el caso de nuestra provincia pisoteando el plebiscito de 1996, a través del cual el 90 por ciento de la ciudadanía rechazó más represas “en cualquiera de sus emplazamientos”-; la presidenta Cristina Fernández de Kirchner resolvió junto a su par de Brasil Dilma Rousseff en agosto de 2010 la construcción de las centrales hidroeléctricas de Garabí y Panambí.

Y lo ratificó en el acto del 25 de febrero en Posadas, cuando resaltó “la necesidad de seguir haciendo obras que generen energía. Porque sin energía no podemos crecer, y si no crecemos no hay trabajo”.

Que la experiencia de Yacyretá sirva de lección para los misioneros. Caso contrario, la larga noche de las represas, iniciada en 1973 con la EBY, sólo seguirá alumbrando más dolor y muerte para nuestros pueblos.
Sebastián Korol es Co-director Revista Superficie. www.revistasuperficie.com.ar

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Entrevista a Leonardo Boff: No hay otra alternativa que el socialismo’

TERCERA INFORMACIÓN

El teólogo ecologista brasileño Leonardo Boff habla en esta entrevista de las contradicciones de los gobiernos progresistas en América Latina, y señala que "es importante que los movimientos sociales populares, que tienen una alternativa, una visión humanista, espiritual, de respeto por las personas, se transformen en un grito de protesta, una resistencia y que no acepten las soluciones que les den”.

La Eco Teología de la Liberación

Mientras existan pobres, sigue vigente la Teología de la Liberación. Pero hemos añadido algo más, porque la Teología de la Liberación nació escuchando el grito del oprimido, pero no sólo los pobres, las mujeres, los indígenas, los afro latinoamericanos gritan, sino también grita la Tierra, gritan los animales, gritan los bosques. Entonces, dentro de la opción por los pobres, se tiene que insertar al gran pobre, que es la Tierra. De ahí nació y sigue una vigorosa Eco Teología de la Liberación, muy ampliamente difundida como una de las respuestas a la crisis actual, que está por todas partes del mundo.

El rol del conocimiento indígena

Tengo la idea, la convicción, de que los pueblos originarios son portadores de una sabiduría ancestral, de una manera de relacionarse con la Tierra, pero no como un baúl de recursos, ni como algo muerto ni para ser explotado, sino la Tierra como pachamama, como madre, donde nace la veneración, el respeto, el sentido comunitario de la convivencia, la producción. No para el enriquecimiento, sino la producción para lo necesario, lo suficiente para todos. Entonces aquí hay valores que nosotros, la cultura dominante, hemos perdido y que los pueblos originarios nos recuerdan. Por ahí pasa el futuro de la humanidad, de la importancia de darles centralidad a ellos, escucharlos, porque eso nos ayuda a encontrar un camino que tiene futuro.

El legado de Paulo Freire

Para nosotros no hay otro camino que no sea ese que Paulo Freire nos enseñó con La pedagogía del oprimido. Es decir, en el fondo nadie es pobre. Todo tiene una riqueza porque cada persona piensa, produce valores, y el pobre no es un pobre, es un oprimido, un hecho pobre, un empobrecido. Y cuando los empobrecidos se reúnen, crean una fuerza y se hacen sujetos de su liberación. Entonces los pobres unidos hacen un movimiento de liberación. No es el Estado, ni la Iglesia, ni las personas de buena voluntad las que van a liberar a los pobres. Son los pobres mismos, cuando elaboran una conciencia, un proyecto, se unen, y nosotros entramos como aliados por la puerta de atrás, apoyándolos, caminando juntos. Entonces Paulo Freire nos enseñó eso, que ellos tienen una fuerza histórica y que ellos pueden cambiar la sociedad, y que nosotros juntos a ellos aceleramos ese proceso.

Contradicciones de gobiernos progresistas en América Latina

Tenemos democracias que se están solidificando, fortaleciendo cada vez más. Porque todos venimos de dictaduras militares, de regímenes represivos. Entonces es importante que haya esa libertad. Pero hay contradicciones que vienen del proyecto neoliberal que está todavía vigente. La mayoría de los gobiernos hace políticas públicas a favor del pueblo, como el programa Hambre Cero, o apoyando la agricultura familiar o fortaleciendo los grupos de base, eero muchas veces tienen que conceder, para mantener la estabilidad, muchas cosas que ellos mismos critican, pero que pertenecen a la lógica del capital, que es hegemónico y que impone su fuerza. Especialmente el agronegocio, que avanza sobre los bosques y deforesta.

Es importante, por lo menos en Brasil lo hemos constatado, que en la medida en que los grupos de base, los sin tierra y otros, presionen al Estado, lo obliga a establecer leyes.

América Latina de aquí a veinte años

Yo no soy mago ni profeta, pero imagino que se irán consolidando cada vez más las democracias con tono participativo. Es decir, no sólo eligiendo representantes, sino las bases organizando movimientos que presionan a los gobiernos. Prácticamente no hay proyectos importantes que no deban ser discutidos con los movimientos sociales. Entonces la democracia será más participativa y eso a mi juicio se va fortalecer cada vez más. De ahí la importancia de multiplicar los movimientos sociales, mantener las redes de interdependencia, porque eso crea una fuerza social que en dado momento puede transformarse en una fuerza política que decide elecciones y que impone cambios profundos en las leyes, para preservar mejor la naturaleza y para que el beneficio de los pobres sea más amplio y más hondo.

El agua y los desplazados ambientales

Más grave que el calentamiento global es la escasez de agua potable. Hay más de mil millones de personas que tienen insuficiencia de agua y dos mil millones que tienen las aguas contaminadas. Por año mueren más de quince millones de niños menores de cinco años. Y el calentamiento global hará que muchas regiones tengan menos agua, mayor erosión de los suelos, pérdidas de cosechas y por lo tanto migración forzada. Un desplazamiento de millares y millares de personas, especialmente de África y el sudeste de Asia. Porque uno puede hacer huelga de hambre por quince o diecisiete días, pero sin agua no. Al cuarto día ya te mueres.

Hacia los gobiernos globales

Yo creo que esta situación será tan grave, que obligará a que surja una especie de gobierno global que ahora no tenemos. Porque los Estados nacionales no tienen la capacidad de resolver estos problemas, pero juntos podemos atender las demandas. Son urgencias que la humanidad tiene que enfrentar de manera colectiva y dentro de una visión global donde seamos hospitalarios. La hospitalidad como un deber y un derecho. Cada uno tiene derecho de ser acogido y nosotros el deber de acogerlos, porque somos habitantes de la misma casa, somos hermanos y hermanas de la misma familia, la familia humana.

Competencia o cooperación

En la medida en la que el neoliberalismo triunfa y se hace la ideología común, más crece el individualismo, más crece la insensibilidad de cara al destino de los demás. Y ahí es donde vienen las fuerzas del orden, porque se crea un caos. La situación actual revela el tipo de inhumanidad que está presente en las formas de convivencia, en los negocios, es decir, todo se ha transformado en mercancía, todo es regido por la competencia, no por la cooperación. Lo que más necesitamos hoy es la cooperación de todos con todos, porque somos interdependientes. Pero lo que es dominante no es eso, sino la lógica del mercado, que es competitivo, no cooperativo, que sólo intenta acumular y es insensible al dolor de los demás seres humanos.

El Dios del capital

En la AntiCOP se habló mucho de Dios y la necesidad de prestarle atención a la dimensión espiritual. Pero en la COP16 también hablaron de su Dios: el dinero, el cual les organiza todo para mantener las monedas con su valor, para mantener el sistema productor que genera riqueza, y nunca colocan la cuestión de cuál es el futuro de la vida, el futuro del planeta, de cómo vamos a enfrentar los millones y millones de víctimas el calentamiento global. Ellos viven una idolatría fantástica del Dios Dinero, y al seguir ese camino vamos en contra de la humanidad.

Por eso es importante que los movimientos sociales populares, que tienen una alternativa, una visión humanista, espiritual, de respeto por las personas, se transformen en un grito de protesta, una resistencia y que no aceptar las soluciones que les den. Se trata de demostrar que es posible una alternativa donde los seres humanos se ayuden mutuamente y no busquen riqueza, sino lo suficiente para todos, y ahí la Tierra será más que suficiente para la humanidad entera.

La mayor de las plagas

Esto muestra el nivel de deshumanización que se está creando, no solamente en América Latina, sino en todas partes del mundo. Vivimos en un mundo cruel y sin piedad. Existimos millones y millones con hambre y no hacemos absolutamente nada. Entonces, yo creo que aquí estamos en el corazón de una crisis de civilización que nos va a obligar a unir fuerzas para defender principios humanitarios. La sustentabilidad de los bienes que necesitamos, la interdependencia de ayudarnos y cooperarnos, cuidando la vida de todos los seres. Fundamentalmente tenemos que desarrollar la compasión, estar del lado de la víctima, del lado de los que sufren, para que no estén solos. Esto es profundamente humanitario. Hay que rescatar esos valores que están dentro de nosotros, hay que despertarlos y hacer que la humanidad trate humanamente a los demás seres humanos. Tal vez nunca vivimos tiempos de barbarie tan grandes como estamos viviendo. Desde una perspectiva ecológica, casi yo diría que no merecemos vivir en este planeta, porque somos demasiado hostiles a la vida, enemigos de los hermanos y las hermanas.

Un poco de sentido común

Si no se resuelve el problema global, todos seremos afectados. Cuando el agua llega a la nariz y pasa a la boca, la persona emigra o se muere. Creo que la crisis se está agravando cada vez más y va a afectar también a las grande empresas, que van a tener pérdidas enormes de sus ganancias. No se dan cuenta de que degeneran de tal manera a la naturaleza, que no pueden explotarla más. El sistema del capital tendrá dificultades en su auto reproducción. Llegará un momento en que se darán cuenta que sus soluciones no son soluciones, sino una falsa solución en una tentativa de salvar sus privilegios, de hacer más de lo mismo. El calentamiento global puede producir un desastre humanitario ecológico para todos, inclusive para ellos.

Yo espero que la sabiduría común de la humanidad triunfe, que la vida sea más fuerte que la muerte. El sentido común vale más que lo absurdo. Espero que las personas se acumulen de energía, de solidaridad y busquen un camino de salida que sea bueno para todos. La conciencia es esa, esta vez no hay un Arca de Noé que salve a algunos y deje perecer a los demás. O nos salvamos todos o perecemos todos y creo que no queremos perecer. La forma de salvarnos todos es que ellos renuncien a su perversa intención de continuar explotando la Tierra, vista como una fuente de acumulación de riqueza.

De otro mundo es posible a otro mundo es necesario

Entramos en una etapa de irreversibilidad. Todos tenemos que adaptarnos a la nueva situación. Esto no era así años atrás. Lo sospechábamos, pero ahora tenemos la comprobación. Los eventos extremos se dan por el mundo entero, inclusive el sur de Brasil tiene cada vez con más frecuencia tifones, vendavales, inundaciones, y eso pasa en el mundo entero. Entonces vemos que no basta decir "otro mundo es posible”. La urgencia es que tenemos que cambiar ahora, porque de lo contrario las víctimas serán incontables y será insoportable para mucha gente vivir en ciertas regiones. Van a tener que emigrar y se va a crear una confusión interna extraordinaria. Tenemos que anticiparnos y hacer los cambios necesarios. El reloj corre en contra nuestro. Dentro de poco será un camino sin retorno.

Socialismo o muerte

Tenemos este pequeño planeta super poblado, empobrecido y viejo. Y en este pequeño planeta viven casi siete mil millones de personas. Pero no estamos solos, viven otros seres vivos: animales, plantas y todos los seres que precisan de la biósfera, y para que podamos sobrevivir juntos, tenemos que repartir. Dentro de poco seremos todos socialistas. No por opción biológica, sino por estadística. Tenemos que repartir para que todos puedan tener lo decente, y para eso la Tierra es suficiente. Y vamos a hacerlo. No porque queramos o no queramos, sino porque no tenemos alternativa. O lo hacemos, o vamos a asistir a la muerte de millones de personas, a desastres ecológicos de grandes magnitudes. Y ahí las personas van a aprender del sufrimiento. Ya lo decía un filósofo antiguo: el ser humano no aprende nada de la historia, aprende todo del sufrimiento. Mejor aprender de la argumentación, de la reflexión, del convencimiento, y no en aquel límite extremo del sufrimiento, donde se juega la vida o la muerte.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La comprensión de la historia de Chile a partir de la lucha de clases

Andrés Figueroa Cornejo (especial para ARGENPRESS.info)

Entrevista con Manuel Cornejo Vilches, autor de “Acumulación de Capital n Chile: crisis y desarrollo, últimos 40 años”.

A sus 37 años, Manuel Cornejo Vilches, profesor de Historia de enseñanza media, habitante y luchador social de la población San Luis de la comuna de Maipú, ya dedicó 10 años de su vida a escribir “Acumulación de Capital en Chile: crisis y desarrollo, últimos 40 años”. El texto de casi 500 páginas, que prontamente publicará como “libro libre” y también en edición de papel, es un análisis apasionante, polémico y punzante respecto de las lecturas anteriores de orientación marxista de los más importantes intelectuales de Chile y América Latina.

Manuel es moreno, sencillo, riguroso, obsesivo del estudio del devenir chileno y el marxismo sin mediaciones. En carne propia ha sufrido los dolores de un poblador y profesional empobrecido en Chile, y gatillado por la fiebre del conocimiento, el aprendizaje teórico y práctico de la lucha de clases en el país, ofrece la siguiente entrevista que procura sintetizar horas y horas de conversación (imposible de abarcar la magnitud de su investigación, altamente detallada y documentada) respecto de su obra imprescindible y que está dedicada a las mujeres y hombres que a diario combaten por cambiar la vida.
-¿Qué pretende el libro?
“Reposicionar la comprensión de la historia a partir de la lucha de clases. El problema central es: ¿cómo explicar que desde el siglo XIX y en el largo plazo se ha constatado una tendencia a la caída de la tasa de ganancia, sin embargo a partir de la década de 1970, dentro de esa misma tendencia de largo aliento, se ha producido una coyuntura de alrededor de 25 años en que la tasa de ganancia tiende a repuntar en el corto plazo, produciéndose un aumento de la masa y tasa de ganancia en relación a los salarios?, ¿cómo explicar la convergencia de tasas y masas de ganancias en una misma dirección?, ¿cómo explicar el aumento del consumo en un contexto de detrimento de la disminución de la masa de salarios en relación al capital?, ¿cómo explicar la intensificación de los procesos de concentración y centralización del capital y la disminución de las actividades subversivas de las clases explotadas y dominadas?, ¿cómo explicar la relación entre el fulminante desarrollo tecnológico y el aumento de la explotación al trabajo humano y la depredación feroz sobre los recursos naturales?, ¿cómo explicar la centralización a niveles exorbitantes de grandes magnitudes de capitales monopólicos y oligopólicos y la continua insistencia de grandes sectores de población por lanzar incansablemente sus pequeños capitales bajo la forma de PYMES iniciativas micro-empresariales a una voracidad de mercados ya monopolizados y desnaturalizados?”
-¿Dónde encontraste las respuestas en tiempos en que la izquierda chilena escasea de una matriz política articulada y prima la nostalgia y la fragmentación?
“El único criterio con que se puede dar una explicación general a estas contradicciones, la dio Marx en “El Capital”: se trata de las fuerzas que contra-restan la caída en la tasa de ganancia. Una de esas fuerzas es la lucha de clases. Es cierto que no es lo mismo la tasa de ganancia y la masa de ganancia, no en vano es la tasa la que explica la feroz revolución tecnológica y su correlato de concentración y centralización de capitales vivida en los últimos años. Sin embargo, en términos matemáticos, de alguna parte sale el valor que permite se sostenga la revolución tecnológica, la centralización y la concentración de capitales, las siderales masas de ganancias y otros procesos anexos como el consumismo. Y esa fuente no es otra que la explotación (o súper explotación) del trabajo asalariado. En consecuencia, han sido los altos niveles de explotación salarial lo que explica la expansión del capitalismo chileno, amén de otra variable igualmente importante, a saber la explotación de los recursos naturales.”
Sobre la “bancarrota” del capitalismo
-¿Crees, dadas las crisis actuales, que el capitalismo está “al borde del abismo”?
“Aquí cabe abordar críticamente un mito “apocalíptico” arraigado en algunas concepciones políticas ascéticas que pululan en algunos sectores revolucionarios y que dicen relación con la supuesta “venida” o “llegada” de la crisis final del capitalismo. No es posible afirmar la inminencia o existencia de la crisis final del sistema capitalista. Es más, ni siquiera es posible afirmar la muerte o desaparición de las contradicciones propias del capitalismo y la ley del valor aún bajo sistemas económicos sustentados por fuerzas político-sociales declaradas abiertamente anticapitalistas que ven con verdadero espanto y horror la existencia de la ley del valor, los precios, el mercado y la propiedad privada enmarcadas en la construcción del socialismo o en la toma del poder por parte de fuerzas políticas revolucionarias. Este modo de producción todavía muestra considerables márgenes de crecimiento de las fuerzas productivas. Prueba de ellos son los llamados BRICs. Si el capitalismo fue impulsado fuertemente por Europa en el siglo XIX y por Estados Unidos en el siglo XX, todo parece indicar que durante el presente siglo XXI, será esta zona económica la que servirá de motor dinamizador del capitalismo a nivel global. Los BRICs son los grandes receptores de IED y de flujos de capital, los grandes productores de energía, la gran despensa mundial de reservas naturales y agua, los grandes poseedores de una inmensa población mundial que aún vive en pleno desarrollo etapas transitorias de urbanización y modernización, y donde el capital ve con gran esperanza y aliento sus perspectivas de reproducción y ampliación.”
-¿Es inútil entonces, todo esfuerzo histórico revolucionario?
“Al respecto, prefiero rescatar aquel juicio de Engel relativo a los orígenes del movimiento comunista europeo decimonónico “…si se seguía interpretando cada acontecimiento como un signo de la tormenta que se avecinaba y se mantenían vigentes los antiguos estatutos semiconspirativos, había que achacarlo a la tozudez de los viejos revolucionarios.” A diferencia de lo que cómoda y oportunistamente podrían concluir algunos apóstoles del entreguismo, yo creo que la respuesta en clave histórica a esta problemática está dada por procesos como las revoluciones europeas, la revolución rusa, la revolución china y los distintos esfuerzos revolucionarios latinoamericanos, en particular el proceso chileno; y es que a mayor desarrollo de las fuerzas productivas, mayor desarrollo de la lucha de clases, y viceversa.”
-El futuro depende de la lucha…
“En el caso de la clase asalariada y explotada, el hecho de saber capitalizar esta lucha de clases con saldo a favor dependerá esencialmente de la existencia, racionalidad, claridad, organización y capacidad de dirección de la llamada vanguardia política revolucionaria. Si esta organización revolucionaria no existe o no es capaz de hegemonizar ideológicamente a la sociedad para un proyecto de clases, eso no es responsabilidad de la historia, sino de las omisiones, errores o nivel de derrota de los propios trabajadores. Tampoco es posible acercar el fin de la tiranía del capital sobre los explotados, si estos mediante la lucha de clases no acicatean el desarrollo de las fuerzas productivas. Es decir, la lucha de clases no sólo produce el desarrollo de las fuerzas productivas sino que nos acerca a la libertad de los trabajadores respecto del capital. Lo anterior alcanza toda su significación bajo la tesis marxista donde es la historia la que pone las condiciones y el ser humano quien protagoniza el cambio histórico. Si alguien que use el materialismo histórico como método de análisis llegase a incurrir falazmente en la conclusión de que mientras al capitalismo le queden fuerzas para crecer no tiene sentido luchar contra él, es porque, en definitiva, pretende acomodarse al alero del proyecto político hegemónico de la facción de turno de la clase burguesa.”
Dictadura y democracia
-De acuerdo a tu investigación, ¿en qué consiste la actual democracia? (que así al menos es denominada por estas tierras lo que existe en Chile).
“La evidencia indica que Estados Unidos, Europa, los BRICs, América Latina (Chile por ejemplo) tienen regímenes políticos ubicados en las antípodas de la democracia real y directa protagonizada por las clases sociales explotadas concientes en sí y para sí mimas . En su lugar, regímenes altamente autoritarios con democracias formales carentes de cualquier tipo de participación política real, sirven de marco institucional para el funcionamiento del gran capital en cualquiera de sus formas. En general, las sociedades actuales tienen reducida la democracia a una mera ilusión, o a una verdadera estafa como en el caso chileno. Cuando llega la situación de que la ciudadanía y los trabajadores rompen la ilusión y realmente toman conciencia de su poder constituyente, el capital acostumbra a adoptar dos fuertes medidas: por un lado decreta la guerra político-económica apoyado en las llamadas “clases medias” y, por la otra, destruye la economía mediante la especulación, la inflación y el retiro de significativas porciones de capital a zonas más seguras, amén del repertorio histórico del imperialismo y el colonialismo. Al respecto nuestra más cercana experiencia es el caso de la Unidad Popular. Por esta razón, el capital prefiere las democracias formales, ilusorias, los regímenes autoritarios y dictaduras, y en general sistemas políticos fundados en la ignorancia, el miedo y el consumismo. Es incompatible la verdadera democracia donde dominen los trabajadores con el régimen del capital, pues este siempre apuesta por la dictadura burguesa lo más perfectible posible.
El marxismo
-Tu libro está fundado sobre las principales obras de Marx y Engels, intelectuales y luchadores denostados directa o indirectamente, empleando mil argumentos…
“A mi juicio, no cabe la menor duda que los estudios realizados por Marx y Engels sobre las leyes históricas de la economía política capitalista no sólo se han confirmado con espectacular dramatismo, sino que pese al empeño de dar por muerta o transmutada a la lucha de clases, esta se ha intensificado de manera feroz. Es decir, la lucha de clases, ni ha desaparecido, ni se ha suavizado, ni se ha “invi-civilizado”. Por el contrario, se ha tornado más clara, más patente y más potente. De lo contrario, ¿qué sentido tiene incrementar a niveles sin precedente el dominio, represión y hegemonía sobre los explotados del mundo? ¿Qué sentido tendría para la burguesía sofisticar a niveles impensados sus técnicas y estrategias de dominación, si no es con el propósito de “engañar” y “distraer” ideológicamente a los explotados frente a una lucha cada vez más intensa, nítida y enorme? ¿Qué sentido tendría para el sector de la burguesía triunfante extenuarse en la perpetuación de la derrota política sufrida por los explotados del mundo a partir del año 1973?”
-Pero algunos señalan que la lucha de clases ha sido sustituida por cierto movimientismo social…
“Es absolutamente evidente la explosión de conflictos sociales con un marcado carácter subjetivo, pero ello no significa que este tipo de conflictos este reemplazando o desplazando a la lucha de clases. Mejor dicho, las explosiones de conflictos subjetivados se inscriben en la expansión de la lucha de clases, porque esta crece proporcionalmente a la expansión del capital, cuya base material fundamental es la contradicción con el factor trabajo complementado también con las tensiones de los recursos naturales. Si el capital prospera y se engrandece derribando y ampliando fronteras, la lucha de clases avanza y avanza ocupando, colonizando y creando nuevos y distintos campos de batalla, donde por cierto, la dimensión subjetiva es una de las órbitas en que opera. En este sentido, conviene precisar que un mayor incremento en la lucha de clases no es directamente proporcional a una mayor claridad o empuje político de los explotados. En tanto lucha, el capital ha logrado en los últimos 35 años ganar batallas importantes, sometiendo y dominando a los explotados. Pero esto no quiere decir que el movimiento histórico ya no provenga del campo de la lucha de clases, o que el cambio histórico no vaya a ser protagonizado por los explotados, o que estos en su rol hayan sido reemplazado por la “ciudadanía”, “los rebeldes de siempre”, “los demócratas de verdad” o las “organizaciones sociales” sin dirección política o autónomas respecto de lo político. Creo que este tipo de tesis no sólo son especulaciones provenientes del aula académica sin ningún tipo de respaldo político práctico, sino que además exagera al elevar y proyectar ciertas tendencias propias del momento histórico al nivel de caracterización y ley del movimiento histórico general del capitalismo.”
La forma neoliberal del capitalismo
-¿Cómo se impone el neoliberalismo en Chile?
“Ese proyecto político triunfante lo hizo porque siguió las leyes de la lucha de clases. Lograron acumular fuerza y poder. Implementaron su proyecto con una brutal y “antidemocrática” dictadura de clases (que nos pesa hasta hoy). Consiguieron hegemonizar ideológicamente a la sociedad. Conquistaron una gran mayoría social en torno a ideas muy simples y directas que se enquistaron hasta la actualidad en el sentido común de la sociedad en general y de nuestra clase en particular. Aquilataron una buena línea de retaguardia que les auxiliaría en momentos de desgaste. En definitiva, lograron lo que en el Manifiesto Comunista ya se exponía como criterio de una lucha de clases exitosa: la institucionalización de la violencia como definición última del proceso de cambio histórico. Claro que nosotros como explotados queríamos transformar y revolucionar la sociedad, pero en la lucha de clases nos presentamos divididos, sin una dirección política hegemónica, que además hizo gala de grandes dotes de indecisión para enfrentar la reacción violenta y brutal de las clases dominantes. No fuimos capaces de construir mayoría en torno a ideas simples y directas. Además de esta falta de homogeneidad ideológica, tampoco tuvimos consenso respecto al papel de la violencia y el sentido general del proceso. Hoy a 35 años de aquella derrota, seguimos entrampados en la discusión que nos llevo al desastre aplastante del 73.”
La mundialización capitalista
-Desde, por lo menos hace más de dos décadas, se habla claramente de mundialización del capitalismo, ¿qué ha ocurrido con los trabajadores?
“Con la globalización de la economía mundial, disminuye la participación de las remuneraciones en el PIB. El promedio de los países muestra una disminución de la participación de las remuneraciones en el PIB de 42,3 % en 1970 a 34,2% en 2004. Una disminución de 8,1 puntos porcentuales que en términos globales significa una reducción cercana al 20% de la participación de las remuneraciones en el PIB. Esta disminución de 8,1 puntos porcentuales que es captada por los excedentes operacionales (ganancias más la depreciación del capital) aumenta de 57,7% en 1970 a 65,8% en 2004. Una mayor atención a los antecedentes expuestos nos permite observar además una situación muy contradictoria respecto a la agricultura. Mientras que esta concentra al 50% de la población mundial, no produce más del 5% del PIB mundial. Es decir, la acumulación de capital en el mundo depende de una gran masa de pobres asociados al mundo rural. No obstante, en el mundo desarrollado sólo un 4% depende de la agricultura. En cuanto a la industrialización, se observa que esta participa de un tercio del PIB mundial, mientras que los servicios, participan de un 60% del PIB mundial. Empero, la mayor flexibilidad laboral en los servicios permite convertir a este sector en parte consustancial al proceso de producción y circulación del producto creado en el sector industrial. Lo anterior refuerza la existencia de una enorme masa de asalariados precarizados susceptibles de ser súper explotados, multiplicando por esta vía la plusvalía y el valor. En los dos siglos (XIX y XX) en los que el capitalismo se ha desarrollado como modo de producción mundial y hegemónico, la población se multiplicó por cuatro creciendo a una tasa anual acumulativa del 1,4% (frente al 0,5 de 1820-1900; y al 0,3 de 1500-1820); mientras que el PIB mundial se multiplicó por 18, a una tasa anual del 3%. Por su parte el comercio mundial se multiplicó por 30. Esto implica que hay suficiente riqueza para repartir entre toda la humanidad; sin embargo, el sistema funciona sobre la base del empobrecimiento de la mayoría versus el enriquecimiento de la minoría. De este modo el reparto del crecimiento arroja que más de mil millones de personas vivan con menos de un dólar al día. O, dicho de otro modo, el 15% de la población disfruta del 80% de la renta mundial, mientras que el 80% de la población sólo disfruta del 15% de la renta mundial. Peor aún, un 36% de la población mundial se debe repartir un 3% del producto mundial.”
Chile
-Resumidamente, ¿cómo se ha desarrollado el capitalismo en el país?
“El capitalismo en Chile se ha desenvuelto en medio de un constante tira y afloja entre clases antagónicas y entre facciones rivales del capital. Llevado esto al plano histórico, presenciamos en el período previo al neoliberalismo una especie de crisis de identidad, en tanto las clases dominantes del capitalismo local no se hayan homogeneizado totalmente respecto de la dirección que debería seguir el desarrollo económico social. Esto significa que la economía política y la política económica del capitalismo criollo se hayan desenvuelto en una espiral de contradicciones cuya expresión es el permanente zigzagueo.”
-¿Se resolvió esa “crisis de identidad” de la clase dominante?
“Se terminó la crisis de identidad en la que se batió el capitalismo local hasta la crisis de 1982. En adelante, los antiguos complejos políticos que frenaban la acumulación del capital, fueron diluidos y clausurados por el desembarco masivo y duradero del capital mundial. Lo anterior puede verificarse en la imponente homogeneidad ideológica de la clase dominante, así como en los niveles dantescos que ha alcanzado la acumulación de capitales en la economía chilena. En este mismo sentido, el exterminio y ahogo de las PYMES viene a ser el síntoma de esta feroz acumulación de capital. El resto de las facciones del capital han quedado reducidas a la impotencia, limitándose a escoger una línea de sobrevivencia y acoplamiento, en la medida de lo posible, al diseño impuesto por el capital mundial. En consecuencia, el problema histórico del desarrollo capitalista chileno puede asumir la característica propia de una crisis en tanto exista una especie de bifurcación en la direccionalidad del sistema. Esta idea podemos plantearla a modo de hipótesis en los siguientes términos: al parecer la acumulación capitalista chilena ha estado marcada por una especie de crisis de direccionalidad entre, por una parte, una alternativa de desarrollo autonomizador y “productivista” y, por otra parte, una alternativa liberal “financiero-comercial”, lo que podría reflejarse en las largas pugnas por imprimirle a las políticas económicas tal o cuál direccionalidad. De hecho esto podría explicar los constantes zigzagueos de las políticas económicas.”
-¿De qué manera se alcanzó “el mando único”?
“Si se observa el capitalismo desde el punto de vista del proceso específico de acumulación capitalista podría afirmar que, desde sus inicios (segunda mitad del siglo XIX), el capitalismo chileno no creó una demanda interna por medios de producción, sino que más bien, apareció sometido al comercio de importación de dichos bienes, monopolizado por las casas comerciales de importación-exportación. La importación de bienes de capital generaría una fuerte dependencia por la disponibilidad de divisas extranjeras. El capital financiero, poseedor de dichas divisas, determinaría así el monto de la inversión general en la industria. De este modo se generaría una estructura productiva donde la industrialización dependía de la dinámica y fuerza del sector exportador de productos agrícolas y mineros (salitre).
Durante el período industrializador del siglo XX previo al golpe de Estado de 1973, la estrechez del mercado interno y la falta de acumulación de capitales proveniente del tipo de estructura económica nacional, estaba indisolublemente ligado al carácter de las relaciones de producción en el campo. El inquilinaje y el latifundio eran un obstáculo para el proceso económico en la medida que no permitiera aumentar la demanda para el mercado interno, clave para explicar la falta de capitalización y productividad agrícola y la inflación. El origen histórico de esta situación esta registrada en la historia de Chile desde el momento en que los primeros gobiernos “desarrollistas” se comprometen a modernizar la estructura económica en la ciudad dejando intactas las bases materiales del poder de la oligarquía terrateniente. Tanto la DC como la Izquierda, comprendieron que la crisis del país no podía ser sorteada sino mediante una intensa batería de cambios estructurales, entre los que destacaban la reforma agraria, la modificación en la relación con el capital extranjero, particularmente en la Gran Minería del Cobre, el papel más protagónico del Estado en la resolución de la crisis social y la ampliación del mercado interno y de la acumulación interna de capitales para dar un nuevo impulso a la industrialización. El problema era entender en qué sentido se orientarían dichas reformas: hacia el socialismo, o bien, hacia un modelo de capitalismo a la europea. Todavía no figuraba, ni era consensuada, la salida que se impondría más tarde: un capitalismo ultra liberal al estilo anglosajón. Junto a los crecientes problemas derivados del estancamiento económico nacional, durante la década del sesenta el problema de la dependencia económico, política y financiera se hizo más patente, toda vez que se entendía que tanto el origen de los problemas del sistema capitalista como las dificultades de modernización del mismo eran originadas por el imperialismo y la dominación que el capital financiero internacional ejercían sobre el país. En este marco no quedaba más que implementar profundas reformas estructurales.”
-¿Y el período de la Unidad Popular?
“Hacia fines de los años sesenta el mundo ve con asombro el experimento político chileno. Asume la presidencia don Salvador Allende, quién está convencido de poder manejar la crisis capitalista chilena, además de crear las bases para una transición pacífica y electoral al socialismo. Pero en Chile, esta crisis tenía sus propias particularidades y determinó el desenlace fatal del gobierno del Presidente Allende.
En general había consenso en torno a algunos diagnósticos de la crisis capitalista chilena. En primer lugar, la estructura de tenencia de la tierra de carácter latifundista impedía expandir el mercado interno. Dicho de otro modo, el terrateniente se esmeraba por concentrar la propiedad de la tierra con el fin de que, en el contexto de aumento de la demanda por productos agrícolas por parte de la creciente población urbana, el precio de los productos agrícolas subiera, beneficiando así a los terratenientes, quienes sin necesidad de invertir en expandir la capacidad productiva de su fundo veía como aumentaban fácilmente sus ingresos. Además los terratenientes se enriquecían en la medida que la demanda por suelos aumentaba, alzando el precio o renta de la tierra. Este tipo de comportamiento obligaba a los gobierno a importar productos agrícolas desde Argentina con el fin de bajar los precios. Ciertamente que este gasto innecesario de divisas debilitaba el presupuesto aumentando su déficit. Pero en el campo había otra característica que frenaba a la economía. El tipo de trabajador preferido por los terratenientes eran los peones e inquilinos. En cuanto a los primeros, eran trabajadores esporádicos contratados en tiempos de cosechas y recibían un salario en especies (porotos y pan). En cambio a los inquilinos se les pagaba con “regalías”, vale decir, el patrón les pasaba una casa, animales y tierra a cambio de su trabajo. Este tipo de relaciones sociales no permitía a los campesinos demandar productos elaborados por la industria de la ciudad. Esta situación explica la estrechez del mercado interno que impedía a las fábricas expandirse. Otro factor que se agrega a este cuadro es el acelerado crecimiento demográfico, que se expresa en la migración de población desde el campo hacia la ciudad con el fin de buscar mejores expectativas de vida. Pero el estancamiento económico no generaba trabajo por lo que esta enorme población flotante se asentó en los márgenes de la ciudad y de los ríos. Nacían las “poblaciones callampas” y las tomas de terrenos que dieron origen a muchas poblaciones y comunas actuales. La marginalidad urbana agudizó los problemas sociales de la ciudad por la falta de casas, trabajo, agua, luz, salud, educación y medios de transporte. El siguiente factor que desequilibraba a la economía era la posición y relación del país con el comercio capitalista mundial. Por un lado, se registraba un deterioro permanente de los términos de intercambio, máxime cuando Chile dependía de la exportación de materias primas, uno de cuyos principales productos era el cobre. La caída del precio de este producto frente al ascenso de los precios de las manufacturas importadas agudizaba la falta de recursos por parte del Estado para poder sostener el gasto fiscal. Por otro lado, la dependencia de Chile respecto a los flujos de préstamos y capital internacional, reforzaba la ausencia de desarrollo tecnológico y productivo autónomo. Esta dependencia económica a su vez era política, porque la clase dominante chilena comprometida con el imperialismo reproducía las condiciones impuestas desde los centros de dirección del capitalismo mundial. Tanto la estructura de tenencia de la tierra como la dependencia económica y política detonaba un tercer problema: el déficit fiscal. Desde 1939 que el Presidente Pedro Aguirre Cerda creó la CORFO (Corporación de Fomento Fabril), el Estado había intervenido resueltamente en la economía, fijando precios, financiando la inversión, asegurando derechos sociales a los trabajadores, cobrando aranceles, etc. Pero el aumento del gasto generó un cada vez más grave déficit fiscal. Este déficit se agudizó con el ascenso de la lucha de clases. En la medida en que el Estado no era capaz de satisfacer las demandas de los distintos grupos y clases sociales se comenzó a endurecer la espiral inflacionaria. La inflación en Chile se agudizó en la década del 50 y tenía como principal origen el estancamiento económico, el déficit fiscal y la estructura de tenencia de la tierra. Además, tanto el comportamiento de la industria destinada al mercado interno, como el gasto fiscal estaban determinados por la existencia de divisas y estas, a su vez, estaban determinadas por el ritmo y características del comercio exportador, de la capacidad para acceder a créditos internacionales y de la recaudación de tributos por medio de impuestos y aranceles.”
-¿Qué se podía hacer ante la crisis capitalista?
“Por un lado, la reforma agraria fue diseñada para convertir en pequeños empresarios agrícolas a los trabajadores del campo. La competencia entre ellos haría aumentar la productividad y la oferta, los precios caerían, la inflación se controlaría y disminuiría el déficit fiscal. Además esta reforma convertiría en asalariados a los peones e inquilinos, estos consumirían en el mercado y la industria mercado internista reactivaría su crecimiento. Por otro lado, la chilenización del cobre y posterior nacionalización aumentaría los recursos del Estado para financiar el gasto fiscal, lo que a su vez posibilitaría que este siguiera financiando la inversión y las demandas sociales de los trabajadores. Sin embargo, a la luz de las tendencias de la economía mundial quedaban algunas preguntas: ¿en que momento el Estado se abriría al libre mercado mundial cuyas fuerzas pugnaban para derribar los controles estatales a la producción, comercio y finanzas?, ¿en qué momento el Estado se desentendería de sus mínimas garantías sociales a los trabajadores?, ¿en qué momento el Estado abandonaría al empresariado nacionalista y corporativista dependiente de la subvención pública para el desarrollo de la industria nacional sustitutiva de importaciones?. Sólo unos muy pocos miembros de la alta e internacionalizada burguesía financiero comercial se dieron cuenta de este cuadro. La gran mayoría de los burgueses o empresarios optaron por seguir adelante con el desarrollo industrial orientado al mercado interno con apoyo estatal. A su vez, las fuerzas políticas conservadoras optaron por defender el latifundio bajo el esquema de defensa de la propiedad privada. Por su parte en el centro político defendieron las reformas al capitalismo sustitutivo de importaciones en el marco de la integración latinoamericana cuya agregación de mercados expandiría la demanda e incentivaría el crecimiento industrial y productivo. Por último la UP se la jugó por distribuir la riqueza a los sectores populares, de trabajadores y marginales mediante la constitución de un área de propiedad social construida en base a la expropiación de las grandes empresas, la nacionalización de las riquezas básicas y la estatización de la banca. Sin embargo, no quiso alterar el modelo de reproducción capitalista centrado en la industria sustitutiva de importaciones basada en el mercado interno con la intervención y protección estatal.
Con la UP la respuesta pareció abrir un camino hacia un socialismo sui generis. La nacionalización del cobre, la reforma agraria y el área de propiedad social, buscaron hacer algo de justicia social, pero también avanzaron en la creación de una base de capitalización suficiente para acometer una profunda modernización económica del país. Sin embargo, el golpe de Estado terminó con la primera de las tareas. En adelante los neoliberales aprovecharon las reformas estructurales ya practicadas durante los gobiernos de la DC y la UP para potenciar la base material de un capitalismo sin ningún tipo de ataduras políticas ni complejos sociales o morales.”
-¿Qué aspectos concluyes del curso de estos hechos?
“Al parecer, el hecho de acentuar el carácter de clase de un proyecto de desarrollo influye notablemente en la orientación y ritmos de las políticas económico sociales, mientras que su formulación en términos “populistas” (es decir opacando o encubriendo el carácter de clase de las políticas), genera mayor incertidumbre y demoras innecesarias que terminan por abortar el desenvolvimiento de dicho proyecto. La diferencia entre una concepción y otra estriba en el grado de acentuación o encubrimiento del carácter de clase de las políticas de desarrollo. Declarar abiertamente el carácter de clases del proyecto en un contexto de crisis económica implica necesariamente alterar las bases de la institucionalidad “democrática”. Es decir necesariamente se debería optar por un régimen político dictatorial, sea de corte reaccionario o revolucionario, esto último independiente de los eufemismos con los cuales se presente la dictadura. En este sentido, la práctica histórica de los neoliberales parece confirmar que en tiempos de crisis, a mayor carácter de clase de las políticas económicas, menor libertad política para las clases sociales antagónicas. Este es un problema de carácter histórico, sobre todo si se considera que durante la UP (que fue el período histórico en que se vivieron los mayores grados de libertad), pese a la crisis económica, una parte del Gobierno prefirió insistir en su enfoque “nacional-democrático” y “popular” (no de clases) de los problemas económicos. La consecuencia ya la sabemos: las clases explotadoras aprovecharon el tiempo y el espacio para preparar una reacción de ferocidad inusitada. La vía chilena al socialismo de la UP se enmarcó en un enfoque teórico singular: por una parte siguió fiel a las políticas populistas distributivas del frente popular, y por otro lado, siguió fiel a la idea de dar un fuerte impulso al desarrollo del capitalismo bajo una sólida dirección estatal, como preludio a la transición al socialismo. Por último, realizó grandes reformas estructurales, que ciertamente acercaban al país al socialismo y lo hacía entrar en contradicción con el tipo de instituciones económicas propiciadas por el capitalismo subdesarrollado y en crisis. Pese a todo, la UP prefirió conservar su antigua visión “pluriclasista” y “pluripartidista” de su programa. En consecuencia, el enfoque “populista” de los problemas económicos también es parte de los pensadores marxistas desde el momento en que pretenden hacerse cargo de un Estado que asume como rol central la sustitución parcial de la burguesía industrial en las tareas de acumulación y reproducción del capital bajo el concepto de querer implementar un proyecto de desarrollo nacional que se mostrara como representante de los intereses del conjunto de las clases sociales (que en el caso de los marxista y de la UP excluía a la oligarquía y a los grandes monopolios) y no solamente de los intereses del proletariado o el campesinado. Este enfoque nos podría llevar a plantear que en cierta manera la crisis de la UP se originó en la dualidad ideológica subyacente entre la representación de los intereses nacionales de casi todas las clases sociales o sólo la representación de los intereses de las clases explotadas (campesinado y proletariado). El romper con el molde estatal que representaba no sólo “a casi todas las clases” sino que a “todas”, incluyendo a la oligarquía y a los grandes monopolios, generó una crisis en el propio Estado, que difícilmente el gobierno de la UP podría haber solucionado. Esto último pesará gravemente durante la UP como factor explicativo de su autolimitación en el accionar y falta de una estrategia de clases frente a un enemigo tan hipócrita, cruel e implacable como lo era la alianza entre imperialismo-oligarquía-fascismo.”
-¿Cuáles fueron las condiciones de la imposición del neoliberalismo capitalista?
“La llegada del neoliberalismo, como proyecto hegemónico de la oligarquía ligada al mercado mundial, requirió en primer lugar deshacerse de todas las cadenas ideológicas, institucionales y morales que le ataban al Estado desarrollista e industrialista. Y lo hizo de manera feroz, violenta, instaurando el terror revolucionario propio de una dictadura burguesa, con un proyecto ideológico homogéneo capaz de hegemonizar a la sociedad. Sus ejes discursivos basados en el anti-intervencionismo estatal, la crítica a la política democrática y el anticomunismo, cimentaron la plataforma política básica para implementar el proyecto neoliberal: la disciplina social conseguida con un gobierno autoritario y represivo. Pero además, el proyecto neoliberal se presentó como el camino auténtico del desarrollo capitalista, pretensión que envolvía la inevitabilidad del sistema capitalista. Se instaló así una idolatría al mercado y una fobia a todo cuanto de economía estatal oliera. Era la primera vez que se proponía que un capitalismo liberal, con funcionamiento del mercado y plena prioridad de la iniciativa privada, era capaz de alcanzar el desarrollo y el crecimiento. Pero todo esto estaba determinado por un contexto internacional bastante favorable a las ideas liberalizadoras. De hecho, el agotamiento de las políticas sustituidoras en los países del Cono Sur de América (y su correspondiente pérdida de legitimidad en Chile), el cambio de rumbo del capitalismo mundial (con el consiguiente retroceso de los Estados Benefactores y las políticas keynesianas), y las corrientes epistemológicas neopositivistas que ponían el énfasis en el automatismo de las decisiones más que la ordenación racional de las cosas, cimentaron la opción neoliberal chilena; opción que se autoproclamó como “revolucionaria” en medios de importantes éxitos estadísticos y financieros (1976-1981).”
-Hubo un choque con la vieja derecha…
“Lo que puede llamarse como la derecha de aquel entonces estaba más aferrada al proyecto nacional corporativista de corte gremialista, estatista y de compromiso social que al proyecto neoliberal. De hecho, el proyecto neoliberal como tal, recién vino a irrumpir transcurridos ya dos años desde el golpe de Estado. Por otro lado, este nunca fue expresión de la derecha, sino expresión de un sector de la burguesía exitosa en su acumulación de hegemonía, a saber el capital financiero internacional ligado a la explotación de materias primas, donde no sólo estuvieron ausente los referentes políticos de derecha, sino que además sus representantes esencialmente pertenecían a una camada nueva, expresión de la convergencia de técnicos de alto nivel provenientes del mundo académico con filiación de distinta índole, entre los que cabe destacar como fuente, a los sectores liberales minoritarios descontentos existentes tanto en la democracia cristiana, como en la llamada derecha. En este sentido, creo que el problema no residía en la emergencia de posturas radicales o gradualistas, sino más bien, en la ausencia por parte de la clase social explotada de la claridad ideológica suficiente para levantar un proyecto político hegemónico y con vocación de poder que a su vez recogiera la evidencia histórica de que finalmente el proceso se saldaría violentamente.
La violencia como motor económico
-¿Qué papel ha jugado la violencia de clase en esta historia?
“Las últimas décadas en Chile han significado la aceleración e intensificación de la máquina productora de violencia. Pero a la vez, un análisis a la economía obliga a encontrar signos de intensificación y aceleración de la acumulación de capital. Estas dos tendencias nos ilustran una verdad sencilla, pero deliberadamente ignorada: existe una relación directa entre mayor violencia y mayor acumulación de capital. Por cierto que no se trata de violencia ejercida por la clase dominada o explotada, sino de la violencia que ejercen las distintas facciones y grupos de la clase dominante a través de un complejo y sofisticado sistema de dominación. Sus instrumentos ya nos son conocidos: marcos legales antisociales y clasistas, ejércitos, policías, medios de incomunicación masiva (cadenas empresariales de televisión, cadenas empresariales de radio, periódicos de grandes consorcios), publicidad, sistemas educacionales segregadores, organismos de seguridad públicos, ideología, aparatos armados de carácter público y privado, técnicas de control mental de masas, droga y más droga diseminada entre las poblaciones, tráfico de armas, entre otras joyas.”
-¿Cuáles son las modificaciones económicas centrales?
“Los cambios económicos han logrado que el país se integre plenamente a los mercados globalizados. Esto supone un gran desarrollo de las telecomunicaciones necesarias para una mayor movilidad de factores productivos y mercancías las que, por estar determinadas por las fluctuaciones de la oferta y la demanda, exigen ser transportadas rápidamente de un lugar a otro acorde con la nueva lógica empresarial centrada en la obtención de la máxima ganancia a corto plazo.”
-¿Y para los trabajadores?
“Los cambios económicos tienen un directo impacto en la mano de obra: se pasa del “fordismo” (es decir, gran cantidad de trabajadores agrupados en fábricas durante jornadas de trabajo fijas y contratos bien definidos en una larga cadena de montaje) al “neotaylorismo” (es decir, empleados subcontratados, desperdigados en pequeñas empresas subcontratadas que ofrecen sus servicios a otras mayores, con trabajadores sin contrato, recibiendo honorarios según lo que vendan o produzcan). Este cambio exige la flexibilización laboral, dejando al trabajador en una situación de soledad e indefensión frente al capital. Lo anterior va a significar la pérdida de derechos sociales en un contexto de trabajos flexibles o part-time. Así, en esta lógica de flexibilización laboral, se obligará al asalariado a auto explotarse, aumentando por esta vía la súper explotación.
-¿Y las organizaciones sociales históricas?
“Desde el punto de vista social, esta nueva manera de organizar la mano de obra implicará la crisis de las antiguas grandes organizaciones sociales. Estas carecen de una acción continua y permanente en el tiempo. Existen como un gran cascarón vacío, que ocasionalmente se llenan cuando la efervescencia y movilización de masas intensifica sus ritmos. Sin embargo, pronto vuelven a quedar vacías, una vez que la movilización social ha entrado en una fase de reflujo. Este es el caso de la CUT, por ejemplo. A su vez, la acción de masas tiende a un tipo de discontinuidad permanente. Tras ascender y provocar un fuerte impacto en las grandes estructuras, rápidamente pasa a un estado de retroceso, desarticulándose las organizaciones que surgen en el momento de alza. Es el caso, por ejemplo, de la llamada “revolución pingüina” de 2006. Un examen más detallado a estos hechos sociales, permite identificar una gran proliferación de colectivos cuyo rol es promover la acción social. Sin embargo su estabilidad y continuidad en el tiempo es limitada y efímera. No obstante lo anterior, la movilización social adquiere altos grados de radicalidad. Esta se da fundamentalmente en el mundo del trabajo subcontratado ligado a la producción o elaboración de materias primas, y también, en los trabajadores ligados a la prestación de servicios públicos. También se observa radicalidad en la acción social proveniente de sectores que se resisten a la expansión de las fronteras del capitalismo, tal es el caso por ejemplo de los usuarios del transporte o el de los pueblos originarios. De todos modos, la carencia de una organización política hegemónica, con un mínimo de homogeneidad ideológica, así como la ausencia de un proyecto político creíble, explican el tipo de comportamiento de las organizaciones sociales. Empero, esta crisis es distinta al apogeo que tienen las grandes estructuras del capital, cuya articulación es la única forma de integración de los explotados a la sociedad. Dicho de otro modo, las grandes estructuras comerciales, financieras, y mercantiles en general, vinieron a ocupar el espacio de las otrora poderosas organizaciones sociales de masas. Por lo tanto la dialéctica del proceso permite debilitar las grandes estructuras de la clase explotada y fortalecer las grandes estructuras del capital, que incluso llegan a niveles de cierta obesidad. Para tal efecto en su lugar se instala, como ideología triunfal, una lógica de cálculo costo-beneficio y de sobrevivencia individual, la que descansa a su vez sobre mayores tasas de explotación. Por lo tanto, el individuo percibe que su vínculo con la sociedad deja de ser la política y pasa a ser el consumo facilitado por la tarjeta de crédito. Y esto es así porque el gran desarrollo tecnológico del capitalismo implica una cantidad infinita de productos lanzados al mercado, las que deben ser consumidos muy rápidamente. Aquí la publicidad cumple un rol muy importante pues a través de ella se genera una insaciable sed: el consumismo. Es la cultura del despilfarro que destruye la concepción del trabajo como medio para satisfacer necesidades. En esta perspectiva, toda organización social que no pretenda mayores niveles de productividad y consumo de la mano de obra estará condenada a vivir en un estado de permanente anemia social. Es lo que ocurre por ejemplo con la familia y otras antiguas organizaciones sociales.”
-¿Y políticamente?
“Desde el punto de vista político, el fortalecimiento de las estructuras del capital, la crisis de las grandes organizaciones sociales, la agudización de las contradicciones capital-trabajo, la crisis de identidades sociales no capitalistas y la constitución del mercado como único espacio que valoriza al individuo a costa de su atomización, desvinculación social, desintegración orgánica y dispersión, hacen que sea la dimensión mercantil la que guíe a la sociedad en un sentido de reproducción y encubrimiento de las condiciones de explotación. Esto último a través de la fabricación de entelequias (ficciones, ilusiones, fantasías) que reemplazan las posibles construcciones ideológicas no capitalistas propias de la clase social explotada. Lo anterior permite que el poder político se cristalice en manos de los aparatos que garantizan la reproducción del capital. A partir de aquí, el vacío ideológico generado por la crisis de los antiguos proyectos políticos clasistas de liberación, comienza a ser llenado por una nueva carga ideológica, más cercana a la sumisión y resignación. El resultado es un individualismo antisocial, con grandes cargas de frustración, pero a la vez con grandes dosis de mansedumbre. Esta falta de ideología, proyecto e identidad de clase es reemplazada por la necesidad de aferrarse a muletas que permitan escapar momentáneamente o hacer más llevaderas las condiciones materiales de existencia, súper explotación y precarización. Es en este contexto en que a la enajenación laboral le seguirá la alienación social, para lo cual la sociedad capitalista ha creado ingentes recursos: adicciones a la televisión, la cerveza, el fútbol, la moda, la apariencia física, la realidad virtual en el ciberespacio, las drogas, los alucinógenos, el alcohol. Sin embargo para el capital estos medios de alienación, si bien es cierto contribuyen a crear mayores condiciones de explotación y dominación, también generan “dolores de cabeza”: delincuencia, conatos de violencia inorgánica en eventos masivos, desidia, indisciplina, enfermedades mentales crónicas, baja calidad operaria en el trabajo, analfabetismo funcional, y en general todos aquellos fenómenos fomentados por el sistema pero que a la vez son condenados y lamentados largamente en los medios de desinformación e incomunicación masiva.
-Tú eres profesor…
“La escuela es un lugar donde la violencia que engendra el sistema de dominación se vive cuerpo a cuerpo. Sabido es que la educación es distinta para las elites que para los pobres. Por ejemplo, mientras a las elites se les enseña a mandar, a los pobres se les enseña a obedecer. Todo esto es materializado con los distintos índices que el propio sistema tiene para medir la calidad de la educación (y que ha mostrado la tendencia ha agudizar la distancia entre ambos tipos de educación). Como sea, el tipo de enseñanza de los asalariados y sectores populares genera seres sedientos de dominación: sea el alumno que se conforma con lo que existe, o el alumno que no ve en la escuela más que una pérdida de tiempo, pero que a su vez, sirve para ensayar las técnicas que el propio sistema le ha enseñado: egoísmo, deslealtad, competencia salvaje, obediencia, etc. También valga para el profesor, que no ve en la escuela más que la forma de ganarse el pan y si es posible arreglar su vida de acuerdo a los estándares que el propio mercado impone, no importando ni la suerte ni el destino del alumno.”
-Pero está también la violencia en su forma más irreductible y concentrada en el Estado…
“El capital, consecuente con su mayor estructuración, produce un tipo de violencia orgánica, centralizada y fuertemente direccionada por componentes institucionales e ideológicos. Es este el tipo de violencia que entra a operar cuando el capital dominante se ve amenazado o desafiado por plataformas de clase opuestos. Además de anular la capacidad de lucha de los enemigos de clase, la violencia orgánica del capital es usada para exterminar o eliminar físicamente dicha amenaza.
Mediante la función represora, las Fuerzas Armadas han mostrado su verdadero carácter de clase, oculto tras los bonitos desfiles de fiestas patrias. En cada uno de los incontables golpes de Estado de Chile y América Latina se contó con el protagonismo indiscutido de los militares y las Fuerzas Armadas en conjunto. Los militares en América Latina han sido formados como instrumentos de clase de las oligarquías para protección estatal de sus intereses. Pero además de esta función los militares han servido como agentes para modernizar y transformar a la sociedad desde arriba, es decir desde el Estado. Este proceso ha sido llamado modernización capitalista autoritaria, excluyente y funcional a la cadena del capital. El carácter de clase de las fuerzas armadas queda de manifiesto en el origen de sus oficialidades: terratenientes, grandes comerciantes, connotados hijos de familias con profesiones liberales, empresarios de minas, industrias y banqueros, hijos de la alta y mediana burocracia estatal. El desarrollo del capitalismo en Chile y los procesos de modernización que acarreo se hicieron sin modificar las estructuras sociales, ni de propiedad. La modernidad se asentó sobre la base tradicional que heredó el pasado colonial: sin reforma agraria, sin mayor desarrollo del mercado interno, sin desarrollo de industrias de mayor complejidad tecnológica, con estructuras y relaciones sociales precapitalistas insertadas en un circuito comercial mundial plenamente capitalista. Fue esta la manera en que las relaciones de dependencia funcionalizaron las estructuras nacionales con los intereses del capital metropolitano. En ellas se cristalizan las relaciones de poder de las facciones de clase del bloque dominante.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...