miércoles, 2 de marzo de 2011

Medio Oriente: El abrazo del diablo

Jorge Gómez Barata (especial para ARGENPRESS.info)

El triunfo sobre el fascismo en la II Guerra Mundial, abrió una época magnifica para una parte de la humanidad que hasta entonces había sido no sólo oprimida sino también relegada y excluida, entre otra cosas del progreso político mediante el cual muchos pueblos, unos más que otros, avanzaron hacia la democracia con participación popular.

De regreso de la barbarie, el racismo, la intolerancia y la exclusividad ideológica nazi, con las potencias coloniales debilitadas, las ansias de libertad facilitaron el proceso de descolonización en Asia, África y el Oriente Cercano.

El despegue de las fuerzas liberadoras y de los estados recién surgidos fue impresionante y magnifica la coherencia de sus vanguardias, que asumieron la unidad como un credo. A la Unión Soviética, que entonces parecía una alternativa al capitalismo, al colonialismo y al neocolonialismo, se sumó en 1949 la República Popular China.

Los líderes de los países que accedían a la independencia, en su mayoría formados en entornos próximos a las izquierdas europeas, se empeñaron en búsquedas que enriquecieron el pensamiento y la práctica política: un nacionalismo de nuevo signo, socialismo árabe y africano y la “vía no capitalista de desarrollo”, fueron algunas de ellas. El empuje afroasiático se completó con el triunfo de la Revolución Cubana, que atrajo aquel ambiente a la América Latina.

En aquel entorno nació el concepto de Tercer Mundo; la ONU que había sido fundada por 50 países europeos y latinoamericanos creció hasta sobrepasar los 100 estados; la Liga Árabe (1945) y la Organización de la Unidad Africana (1963) abrieron cauces institucionales al protagonismo internacional de los excluidos. Eventos como la Conferencia de Bandung (1955) y el nacimiento del Movimiento de Países No Alineados (1955) completaron lo que parecía ser un esquema ganador.

Los años sesenta fueron la época prodigiosa no sólo por los Beatles y Elvis Presley, fenómenos culturales que cambiaron el modo de cantar y bailar de la humanidad, sino por el debut de 50 nuevos estados y por la presencia de líderes que rompieron la monotonía de la Guerra Fría: Nasser, Sukarno, Fidel Castro, Amed Ben Bella, Tito, Kennedy, Martin Luther King, Leopold Senghor, Habib Burguiba, Sekou Toure, Félix Houphoüe-Boigny, Sirimavo Bandaranaike y también Muammar al Gaddafi, cada uno de ellos, desde posiciones y enfoques particulares, articularon una gran cruzada por la liberación nacional, la independencia, la revolución, la democracia y el socialismo.

Gaddafi que a fines de los años sesenta, inspirado en el nacionalismo, el panarabismo y el socialismo de matriz árabe impulsado por Gamal Abdel Nasser, pareció haber comprendido que en el Levante no bastaba con gobiernos mejores que los colonialistas sino que era preciso trascender los límites impuestos por el califato y el tribalismo y avanzar hacia la constitución de estados modernos y de orientación socialista, paulatinamente cedió terreno, se desmintió, incurrió en errores e hizo concesiones a las que un líder de perfil revolucionario no puede sobrevivir.

Cuando en una de sus teatrales acciones Gaddafi renunció a la idea de gobernar una república con instituciones, leyes y prácticas más o menos estándares y creó la Al-Jamahiriyya al-'Arabiyya al-Libiyya ash-Sha'biyya al-Ishtirakiyya al-'Uzma, un país con nombre impronunciable, sin parlamento, instituciones, sin provincias ni leyes, en el cual en lugar de trascender el primitivismo; el tribalismo y las oligarquías familiares fueron consagradas. Libia es hoy un país gobernado por una arcaica estructura de poder.

Debido al rechazo a las formas de la democracia tradicional, también llamada liberal y muchas veces considerada patrimonio de la burguesía, muchos vimos o creímos ver en aquel cambio, un hallazgo propio de la cultura árabe, cuando en realidad se trataba de un engendro peor que el califato y más insólito que los estados teocráticos y que ahora estalla en el caos del tribalismo y el nepotismo.

Entonces nada de eso ni otros problemas internos interesaban a occidente que quemaba petróleo libio y guardaba en sus bancos las fabulosas fortunas generadas por el crudo. Parte de aquel dinero era invertido en empresas, bancos y clubes de futbol europeos, principalmente italianos y alemanes y gastadas a cuerpo de rey por funcionarios libios, parientes de la familia gobernante y elementos de afines.

Los días cuando Berlusconi besaba la mano de Gaddafi y los empresarios y banqueros europeos hacían fila en los despachos de Trípoli para promover inversiones de Libia en Europa y ganar licitaciones en el estado norafricano han pasado; a los ojos de Europa, de Estados Unidos y del mundo Gaddafi sólo tiene defectos.

La insólita decisión del Consejo de Seguridad de “impedir viajar” al ex líder libio y las gestiones por crear una “zona de exclusión aérea” deja a Gaddafi anclado en la escena de sus errores y a merced de adversarios. Cuando parte de su pueblo le reclama y sus oportunistas compañeros de viaje lo abandonan y Europa va por su cabeza, seguramente no faltaran “espontáneos” que para lavar sus culpas y hacer meritos ante el imperio, se encargarán del trabajo sucio. De civil o con cascos azules, la OTAN llegará a Libia para hacerse cargo de la octava reserva petrolera mundial. La trampa está a punto de cerrarse.

Es cierto que los imperialistas han trabajado incansablemente durante décadas para acabar con los proyectos revolucionarios nacidos con la descolonización, también lo es, como diría Eusebio Leal que: “Les han abierto las murallas desde dentro”. La corrupción, los errores y el nepotismo han puesto fin a una etapa histórica que pudo haber catapultado al mundo árabe a las cumbres de la civilización y terminó mal.

Las maniobras del imperialismo internacional, que desde el Consejo de Seguridad de la ONU, sin oposición alguna, dejan a los pueblos a merced de la voracidad neocolonial, que aunque asuma formas y modalidades actualizadas será igualmente frustrante.

La única oportunidad para los pueblos del Medio Oriente está en la innovación: ni Ben Alí, Mubarak ni Gaddafi ni sus retoños, pero tampoco con la OTAN que ya se moviliza para dar a los pueblos del Levante el abrazo del diablo.

Cuentan que los nuevos gobernantes instalados en Cirenaica no quieren armas, consejos ni intervención extrajera. Ojalá fuera así. Allá nos vemos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Se construye una alianza estratégica entre sindicatos y Resistencia Popular hondureña

Dick Emanuelsson - Mirian Huezo Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

Entrevista a Víctor Báez, secretario general de la Confederación Sindical de las Américas que representa 50 millones de miembros.

Si el Frente de la Resistencia (en Honduras) se une, se consolida y se fortalece podemos ver en un tiempo también todos estos responsables del golpe que le dieron a Zelaya, van a terminar presos. Y algunos de los perseguidos o perseguidas políticas van a terminar presidenta o presidente en Honduras.

Lo dice en la siguiente entrevista [http://vimeo.com/20535740] en video VICTOR BÁEZ, secretario general por más de 50 millones de afiliados en 29 países donde la Confederación Sindical de las Américas, CSA, tiene representación. Báez visitó Honduras el 24-25 de febrero y conversamos con él.

El Frente Amplio social y político uruguayo

Le interesa el funcionamiento de la Resistencia hondureña que considera muy interesante por que “en la Resistencia se reúnen casi todos los sectores sociales, políticos y sindicales, entre ellos las tres centrales obreras de Honduras que son afiliadas a la CSA; CUTH, CGT y CTH”.

– He venido para compartir la experiencia uruguaya con las centrales obreras que es la experiencia del Frente Amplio y el PIT-CNT. Uruguay tiene más menos las mismas características como los países centroamericanos. Pero es más avanzado en el sentido que tiene un Frente Amplio que se creó hace 35 años. Llevó 28 años para conquistar la intendencia de la capital, Montevideo, mientras duró 35 años para ganar la presidencia del país.

Dice que el actual presidente, ´Pepe´ Mújica, ex guerrillero Tupamaros, ex preso político, es un ejemplo que un pueblo puede llegar hasta la toma del gobierno de un país, como fue el caso de Uruguay, si existe una política inteligente de alianzas de los movimientos populares que sean capaces de canalizar los anhelos del pueblo hacia una liberación del país.

Menos sindicatos y más trabajadores

– El Uruguay tiene una particularidad y es que tiene una central obrera, aquí (Honduras) hay tres. Nosotros de la CSA estamos peleando para que en el continente el movimiento sindical se unifique. Por que hay muchas organizaciones sindicales que representan pocos trabajadores y trabajadoras. Por eso nuestro slogan es: Más trabajadores y trabajadoras presentados en pocos sindicatos que incluyan más trabajadores.

En Honduras el requisito legal para formar un sindicato en una empresa es tener 30 trabajadores. Pero lo contradictorio, dice el líder sindical internacional, es que la mayoría de las empresas hondureñas tienen menos de esa cantidad de trabajadores.

– Esa ley automáticamente esta negando el derecho a sindicalización a la gran mayoría de los trabajadores en Honduras. Entonces hay que cambiar la ley.

Pero dice que hay que ir más allá y toma el ejemplo de los sindicatos más fuertes que se encuentran en el Cono Sur como en Uruguay, Argentina o Brasil. No son sindicatos de empresa sino sindicatos por ramas. Los obreros de la construcción, por ejemplo, son afiliados en una federación nacional de trabajadores y por ende entran en las negociaciones por el contrato colectivo en forma nacional.

“Fortalecer el frente y trabajar estratégicamente”

Sobre las relaciones entre el sindicalismo hondureño y el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), Víctor Baez ha dado el consejo a sus afiliados en Honduras “de no tener miedo por aliarse con otros sectores”.

– El movimiento sindical (hondureño) esta convencido de fortalecer el Frente y trabajar estratégicamente y tener un programa de acción en el Frente. No necesariamente que el programa del Frente coincide con el programa del sindicalismo. En Uruguay, gobernando el Frente Amplio, el movimiento sindical ha tenido problema con el gobierno del Frente. La diferencia es que no se ha solucionado a través la represión como en otros países como Honduras, donde se acostumbra de solucionar los problemas (con gases y garrotes), sino se ha solucionado los problemas en una mesa de dialogo.

– Sobre todos esos temas hemos estado hablando ayer. Vamos a seguir trabajando en el funcionamiento con el Frente y el movimiento sindical en Honduras.

Víctor Baez es paraguayo y fue elegido secretario general de la CSA en 2008. Durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1953-1989) fue presidente del sector sindical bancario paraguayo. Presidió también la Comisión Intersindical que era un tipo de central obrera semiclandestina durante la dictadura.

Los ejemplos más avanzados de sindicalismo por rama se encuentran quizás en países del norte de Europa como Alemania, Suecia, Finlandia, Dinamarca y Noruega.

Los trabajadores municipales en Suecia son afiliados en su federación nacional que aglutina más de medio millón de miembros en un país que apenas tiene un millón más de habitantes que Honduras.

La Federación Metalúrgica tiene más de 300.000 afiliados y constituye una poderosa organización numérica.

Las aproximadamente 20 federaciones nacionales son afiliadas en la central obrera sueca, LO, que generalmente mueve la batuta en representación de las federaciones nacionales cuando se trata de negociar de un convenio colectivo para todo el mercado laboral con la organización patronal sueca.

Lo negativo o el peligro, según mi (Dick E.) propia experiencia como antiguo obrero metalúrgico en Suecia, es que la distancia entre la cúpula de la federación / central obrera y el sindicato de empresa puede volverse muy grande y el afiliado se siente como que su participación activa en el sindicato se disminuye.

La LO organiza los obreros y trabajadores privados o del estado mientras la otra central obrera, TCO, organiza la mayoría de los empleados privados & estatales (oficinistas) pero sin competir con la LO.

En total existen más o menos cuatro millones de suecos afiliados en los sindicatos que en este momento sufre una gran crisis por la pérdida de afiliados. De todas maneras el grado de afiliación es relativamente alta en comparación con otros países, cerca de 80 por ciento de la población económicamente activa son miembros en un sindicato.

Video: http://vimeo.com/20535740
Audio: http://www.box.net/shared/0ighx3maid

Enlace:
http://dickema24.blogspot.com/2011/03/se-construye-una-alianza-estrategica.html

Foto: Honduras - Víctor Báez, secretario general de la Confederación Sindical de las Américas. / Autora: Mirian Huezo Emanuelsson

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El gobierno Piñera: Un año

Álvaro Cuadra (especial para ARGENPRESS.info)

Un balance mínimo del primer año del actual gobierno plantea una cuestión de entrada, si acaso estamos ante el primer gobierno de derecha en pos-dictadura o, bien, se trata - más bien - del gobierno de Sebastián Piñera. La pregunta no es baladí y nos lleva a uno de los rasgos centrales que caracteriza a la actual administración: Estamos ante un gobierno “mediático-personalizado”. Esto quiere decir que el actual gobierno organiza su imagen en torno a la figura del presidente que exhibe sus actuaciones a través de los medios de comunicación. Esta “personalización” extrema se afirma, por cierto, en una cierta tradición presidencialista, pero sobre todo, en la hegemonía mediática sin contrapeso que ejercen los sectores empresariales ligados a la derecha.

La “personalización” de la política sigue el modelo del “Star System”, en que una estrella seduce a su público en cada presentación. Sebastián Piñera ha tenido la astucia de asociarse a cada suceso o episodio que le asegure adrenalina y buena prensa, convirtiéndolo en una verdadera “performance”. El caso de los mineros atrapados en la mina San José es más que elocuente. Si bien esta modalidad fortalece la imagen presidencial, no resulta evidente que de esta fortaleza se beneficie el sector político que le apoya. Más bien al contrario, la experiencia enseña que la figura del primer mandatario se disocia con facilidad de sus partidos políticos, tal fue el caso de la señora Bachelet respecto de la Concertación.

El gran despliegue mediatico - personalizado que ha exhibido el gobierno de Sebastián Piñera ha encontrado un terreno más que propicio en el Chile actual. Los partidos y personeros de la Concertación - principal conglomerado opositor - se encuentran desprestigiados, divididos y faltos de un proyecto político digno de tal nombre. Esto se traduce en una oposición escasa o nula, tanto en el plano mediático, político parlamentario y político social. Durante el primer año en su nuevo papel de oposición al gobierno, la Concertación ha protagonizado bochornosos episodios que han significado aprobar iniciativas gubernamentales sin mayor trámite.

Desde un punto de vista macro - político, si se quiere, la debilidad de la oposición se relaciona con el escaso contraste que se puede establecer entre lo que fueron las políticas públicas concertacionista y aquellas que se implementan en la actualidad. El gobierno del señor Piñera se instala más en una sutil escala de grises que en el clásico blanco-negro de izquierdas y derechas. Hasta aquí, el gobierno Piñera puede ser caracterizado como una forma sui generis de “reformismo de derechas” que no establece diferencias netas respecto de lo que fue el diseño de la Concertación. La “diferenciación marginal”, por decirlo así, se juega más bien en una cuestión de énfasis y estilos. En pocas palabras: Sea que se trate de un elogio o un insulto, para unos u otros, habría que decir que el gobierno Piñera se parece mucho a los gobiernos concertacionistas.

Finalmente, no podemos olvidar que este primer año de gobierno de Sebastián Piñera ha sido anómalo en varios sentidos. No obstante, permite trazar un horizonte de más largo aliento. Más que ante una nueva manera de gobernar, constatamos que estamos ante un “estilo Piñera” que se ha impuesto como impronta de su gobierno y que la derecha ha aceptado, aunque con la incomodidad de muchos sectores. Este nuevo estilo asegura presencia mediática y, eventualmente, popularidad. Con tres salvedades, primera, nada asegura que la popularidad de la figura presidencial sea endosable a los diversos partidos de derecha; segunda, el “rating” circunstancial de un icono, que, bien lo sabemos, es de suyo efímero, no garantiza la continuidad de un gobierno que se proyecte más allá del rostro sonriente del señor presidente, Sebastián Piñera. Por último, el éxito mediático no obedece a la misma lógica de la movilización social que ha irrumpido inquietante, sea como el combativo grito mapuche en Araucanía o como negros nubarrones magallánicos.

Álvaro Cuadra es investigador y docente de la Escuela Latinoamericana de Postgrados. ELAP. Universidad ARCIS.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Colombia: El amigo imaginario

Amylkar D. Acosta (especial para ARGENPRESS.info)

“Dime que me quieres aunque no me quieras”
Jorge Luis Borges

El recientemente liberado Mayor de la Policía Guillermo Solórzano dejó atónito al país cuando al narrar la odisea en que se le convirtió su secuestro por parte de las FARC contó que lo que hizo más llevadero su dantesco drama fue contar con un amigo imaginario que él mismo creó al que llamó Rodolfito. Ahora se sabe que este fenómeno es más común de lo que se cree y según la psicología infantil, los amigos imaginarios surgen como respuesta a las idealizaciones. Al parecer el gobierno colombiano tiene en los Estados Unidos un amigo imaginario y no nos habíamos percatado de ello.

Desde los remotos tiempos de la doctrina Monroe de América para los americanos, pasando por la Política del Gran Garrote de Theodore Roosevelt como su corolario, hasta la más reciente doctrina de la Seguridad Nacional, la política exterior de los Estados Unidos, que se confunde con su paradigma del Destino Manifiesto, ha tenido como hilo conductor la sentencia de su primer Presidente George Washington que no puede ser mas lapidaria: “las naciones no tienen amigos sino intereses”.

De modo que todas esas declaraciones melifluas y grandilocuentes en el sentido que Colombia es el “aliado estratégico” de los Estados Unidos con quien mantiene una “relación especial” se han quedado sólo en la retórica. Después de los desencuentros entre Clinton y Samper se recompusieron las relaciones entre los dos países en el cuatrienio de Andrés Pastrana; pero, a pesar de que este se ufanaba de tener tan buena química con Clinton como con Tirofijo, fue muy poco lo que pudo avanzar el país en su acceso al mercado de los Estados Unidos (1). Lo único que le quedó para mostrar de este idilio fue el Plan Colombia, el cual fue aprobado a solicitud del ex presidente Pastrana, en el sentido que “es hora de que Estados Unidos mire a su patio trasero y lo ayude...” (2). Huelga decir que dicho Plan fue concebido y diseñado por el propio Estados Unidos como un componente básico de su fracasada estrategia antidrogas. (3)

El Cristo de espaldas

Luego, vendrían los ocho años de la administración Uribe y a la sazón George W Bush era el Presidente de la gran potencia del Norte; entre uno y otro había una gran afinidad ideológica. El Presidente Uribe tuvo el privilegio de hacer parte del exclusivo club de personalidades de la política mundial que visitó a Bush en su rancho de Crawford, Texas. Y a pesar de ello, aunque Uribe logró negociar y firmar el TLC con su homólogo, ambos terminaron su período sin que lograra su cometido de la ratificación del mismo. Casi cinco años después de firmado su ratificación sigue en el limbo y cada vez más embolatada, pese a que según el Comité Consultivo para Políticas y Negociaciones de Comercio de los Estados Unidos “el tratado con Colombia satisface o supera los logros acordados en otros tratados recientes, incluyendo los suscritos con Perú, Centro América y República Dominicana”. (4)

De hecho, en el Informe presentado en la primera semana de este mes al Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos por el Senador republicano Richard Lugar se constata el desplazamiento de Estados Unidos en materia comercial en Suramérica, y en particular en Colombia, a favor de China, Mercosur, Chile, los países de la CAN, México y Canadá. Según sus cálculos, en los últimos dos años, Estados Unidos ha perdido US $1.000 millones de exportaciones agrícolas a Colombia, equivalente al 56 por ciento de su participación en el mercado nacional. Y si nos atenemos a las cifras que maneja la Cámara de Comercio Colombo – Americana, los exportadores de los Estados Unidos le pagan a Colombia US $22 cada segundo por concepto de aranceles, unos US $2 millones diarios (5). A ojo de buen cubero, eso significa que desde la firma del texto negociado del TLC bilateral con los Estados Unidos a hoy han tenido que cancelar una suma aproximada a los US $3.644 millones. Dicho de otra manera, de haberse ratificado el TLC por parte de los Estados Unidos el fisco nacional habría dejado de recaudar esa misma suma por concepto de aranceles, el doble del estimativo del ex ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla respecto al costo fiscal de la entrada en vigencia del TLC de US $300 millones anuales (6). Contrástese esa cifra con los US $350 millones, aproximadamente, que dejarán de pagar los exportadores colombianos por concepto de arancel a la entrada en vigencia del TLC con los Estados Unidos, diez veces menos de lo que dejarán de pagar ellos (¡!). De allí la posición del Representante republicano Dave Camp, cabeza del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara baja, quien dejó en claro que “sin una fecha concreta para el TLC los conservadores no van a darle nuevo apoyo al ATPDEA, simplemente porque le reduce las tarifas a los exportadores colombianos sin reducirla a las exportaciones norteamericanas a Colombia como lo haría el TLC”. (7)

El emparedado del TLC

Pero, ocurre que entre los demócratas y republicanos existe una incompatibilidad de caracteres, pues al decir de Javier Tellagorri mientras los primeros ven aquello en lo que creen, los segundos creen en lo que ven. De allí su antagonismo, los demócratas propenden por el comercio justo, los republicanos por el libre comercio; dicha confrontación llevó al estancamiento del trámite y aprobación de la ratificación de los TLC firmados por parte de los Estados Unidos con Panamá, Colombia y Corea. La elección de Barack Obama como Presidente complicó aún más las cosas, máxime cuando en un error imperdonable de la diplomacia colombiana esta tomó partido por el republicano MacKein. No obstante, por fuerza de las circunstancias, Obama abandonó su posición radical en contra de dichos tratados y se mostró dispuesto a impulsarlos.

En efecto, en su discurso sobre el Estado de la Unión el 27 de enero de 2010 fue muy enfático al afirmar que “este año continuaremos fortaleciendo nuestros acuerdos comerciales con Asia y aliados clave como Corea del Sur, Panamá y Colombia”. Una vez más, en el discurso pronunciado por Obama el 26 de enero de este año sobre el Estado de la Unión, ratificó que “antes de asumir el mando, dejé en claro que íbamos a verificar el cumplimiento de nuestros acuerdos comerciales y que sólo suscribiría pactos que beneficiarán a los trabajadores estadounidenses y promovieran empleos en Estados Unidos. Eso fue lo que hicimos con Corea y eso es lo que pretendo hacer al procurar acuerdos con Panamá y Colombia, y continuar nuestras conversaciones comerciales con la región del pacífico de Asia y en el mundo”. Posteriormente sostuvo que “acabamos de cerrar un acuerdo de libre comercio con Corea del Sur que representa un apoyo para 70.000 puestos de trabajo estadounidenses como mínimo, un acuerdo que contó con el apoyo sin precedentes de empresarios y sindicatos, demócratas y republicanos. Este es el tipo de acuerdo que buscaré en nuestras conversaciones comerciales con Panamá y Colombia” (8). Tal manifestación hizo revivir las esperanzas de que ahora sí se abriría paso la ansiada ratificación del TLC, pero ahora surgió un nuevo impasse, los republicanos han dejado en claro que no le darán paso a la ratificación del TLC con Corea si este no se tramita en simultánea con los de Panamá y Colombia. Amanecerá y veremos.

El representante de Comercio Exterior estadounidense, Ron Kirk, dijo ante el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, que había recibido “instrucciones del presidente Obama de intensificar los contactos con Colombia y Panamá, con el objetivo de resolver cuanto antes, este año, los asuntos pendientes, y someter inmediatamente a consideración del Congreso esos acuerdos” (9). El presidente del Comité, el republicano Dave Camp, le ripostó que agradecía sus buenas intenciones “pero ya el tiempo de las generalidades pasó… Estamos perdiendo mercados y necesitamos saber qué tiene que pasar para concretar esos tratados” (10). Kirk insistió en que “cualquier calendario estará supeditado a la resolución exitosa de temas muy serios, relacionados con la violencia contra el sindicalismo y los derechos laborales en Colombia” (11) y anunció que para discutir esos asuntos con el gobierno Santos enviarían la una delegación de la Secretaría de Comercio a Bogotá. Recomendó además que las partes se sienten “a la mesa, preparados para tomar acciones significativas adicionales” (12), al tiempo que subrayó que el ejecutivo mantiene “serias preocupaciones” (13) sobre el caso de Colombia que deben ser resueltas. Ello fue interpretado como el deseo por parte de los Estados Unidos de renegociar los términos ya acordados del TLC que se firmó por las partes; el Embajador de Colombia en Washington Gabriel Silva se había anticipado a notificar al gobierno estadounidense que “acá no hay nada que negociar desde el punto de vista del Tratado. Ya fue aprobado por nuestro Congreso y no se va a reabrir” (14) y lo remarcó el Presidente Santos: “no hay posibilidades de renegociar” (15) lo ya firmado!

Todo este embrollo ha exasperado al Gobierno Nacional, al punto que el Presidente Santos aseguró que si la ratificación del TLC con los Estados Unidos no se aprueba este año, su gobierno no seguirá insistiendo y buscará otros mercados (16). Esta declaración oficial fue seguida por otra de parte del Embajador en Washington que fue aún más lejos: “si en el 2011 no ocurre realmente la ratificación del TLC, es muy posible que sea Colombia la que decida que esto ya no va más” (17). Por su parte el Vicepresidente Angelino Garzón manifestó que “no nos vamos a poner a llorar si algún país libre y soberanamente toma la decisión de no aprobarnos el TLC” (18). Comparto con el analista y Decano de Economía de la Universidad de los Andes Alejandro Gaviria que tales declaraciones aunque altisonantes no pasan de ser baladronadas. Como afirma él “si se llegase a aprobar el TLC para el 2012, no creo que Colombia vaya a decir que no le interesa, que ya es un capítulo cerrado” (19). Lo que es claro es que Colombia no debe actuar llevado por el despecho o por el ánimo retaliatorio, como sucedió en su momento con Venezuela cuando, ante las invectivas de Chávez, se pensó que era muy fácil sustituir ese mercado por otro. (20)

Ya lo advertíamos a propósito de la celeridad con la que se venía negociando un TLC a las volandas con la Unión Europea (UE), dizque para presionar a los Estados Unidos para que ratifiquen el TLC con Colombia si es que no se quieren ver desplazados por la UE (21). Ello sólo condujo en concepto del Presidente de Fedegan José Felix Lafaurie a un “mal cierre” (22) de dichas negociaciones. Ojalá que ello no se vaya a repetir con otros TLC que se vienen negociando con la misma ligereza, como es el caso de Corea del Sur, del cual ha dicho el Presidente de la Asociación Colombiana de Fabricantes de Autopartes (Acolfa) “llevaría a la suspención de la producción nacional de vehículos, lo que generaría el marchitamiento de la producción de autopartes” (23). Lo propio ha dicho la Directora de la Cámara de la Industria Automotriz de la ANDI Juliana Rico: “además de ser una economía cerrada, tiene mucha fortaleza en manufacturas y hace dumping…Un TLC con Corea que no excluya este sector dará al traste con la producción colombiana orientada a la exportación” (24). Ojo, pues!

Giro positivo de la política comercial

El Presidente Santos ha venido haciendo lo correcto; después del aislamiento diplomático y comercial al cual expuso al país la política parroquial y camorrista del ex presidente Uribe, él entendió la necesidad de abrirse al resto del mundo. Procedió a reabrir embajadas y representaciones consulares en países claves para una estrategia de expansión del comercio exterior, como es el caso del lejano y medio Oriente. El caso de Venezuela es patético, como afirmó el Presidente Santos “estábamos en el peor de los mundos: no había diálogo, no había relaciones diplomáticas, no había comercio, no pagaban las deudas y hasta sonaban tambores de guerra. Esa situación era inaguantable” (25). Lo propio podría decirse del Ecuador, enantes nuestro tercer mercado externo en importancia después de los Estados Unidos y Venezuela. Recordemos que el prurito de tener un TLC con los Estados Unidos llevó al Gobierno del ex presidente Uribe a provocar la desintegración andina, dejando lo cierto por lo dudoso. (26)

Poco a poco se han ido recomponiendo las relaciones con Venezuela y Ecuador, lo cual ha dado ya sus primeros frutos. Las exportaciones hacia Venezuela después de superar los US $6.000 millones en 2008 se desplomaron hasta registrar sólo US $1.257 millones en 2009(¡!). El primer paso a dar y ya se está dando es acordar con Venezuela un Tratado bilateral que reemplazaría su membresía a la Comunidad Andina de Naciones (CAN) a la que renunció en 2006, dado que a partir del 22 abril cesan sus obligaciones para con esta. Tanto el Gobierno como el gremio exportador coinciden en que dicho Tratado debe darse en el marco de ALADI, para evitar que el mismo sea considerado un nuevo acuerdo, en cuyo caso se vería forzado a extenderle a los Estados Unidos, una vez sea ratificado el TLC, los beneficios arancelarios y aduaneros que se convengan. Lo cierto es que ya se han visto los primeros resultados de la distensión en las relaciones, al incrementarse las exportaciones a Venezuela el 45.1% situándose en los US $1.825 millones. Con el Ecuador, los resultados son más tangibles, habida cuenta que el año anterior las exportaciones alcanzaron un nuevo máximo histórico de US $1.825 millones, un 45.1% mayor que en 2009, con un saldo favorable a Colombia de US $1.010 millones.

Definitivamente, sin perder de vista el mercado regional, como bien lo aconseja el Director de Analdex Javier Díaz, “hay que seguir en la campaña de diversificación, independiente de lo que pase con el ATPDEA o el TLC” (27). Sí, diversificando la oferta exportadora, y diversificando los mercados de destino de la misma. Como lo muestra claramente el Índice de Herfindahl Hirschman indica, Colombia mantiene una elevadísima concentración exportadora (0.28 frente a un tope de 1, donde valores de “equilibrio” estarían alrededor de 0.18). Este sesgo lo producen Estados Unidos y Venezuela (28). La preocupación es mayor si tenemos en cuenta la creciente reprimarización de la economía nacional y el predominio de los productos tradicionales en nuestra oferta exportadora. A ello ha contribuido, desde luego, la revaluación del peso frente al dólar. En el 2010 las exportaciones totales crecieron el 21.2% en dólares y 8.7% en volúmen, situándose en los US $39.820 millones. Pero, de ese total, más del 58% correspondieron a exportaciones tradicionales (petróleo, carbón y café, especialmente), las cuales crecieron un 41.2%, mientras las no tradicionales (especialmente manufacturas) –que son las mayores generadoras de empleo- se contrajeron el – 2.9% al pasar de US $14.900 millones a US $14.468 millones; si se excluyen los despachos de oro y esmeraldas, la caída de las exportaciones no tradicionales sería aún mayor, de –7.7%. Exportaciones como las de cuero y los textiles se desplomaron el año anterior el 17% y 37%, respectivamente. Pese a ese buen comportamiento de las exportaciones tradicionales, en el caso específico del café Colombia ha venido perdiendo terreno; después de ocupar el segundo lugar después de Brasil durante muchos años, primero fue desplazado por Vietnam al tercer lugar y el año anterior fue Indonesia la que la relegó a un cuarto lugar en importancia. Aunque parezca paradójico Colombia está pasando por una bonanza cafetera sin café al no lograr el año anterior la meta de producción de 11 millones de sacos, debiendo contentarse con sólo 8.9 millones. Es más, a pesar del buen comportamiento de las exportaciones la balanza exterior deel 2010 cerró con un déficit en cuenta corriente del – 2% del PIB.

El cuento chino

El cierre de los mercados de Ecuador y Venezuela obligó a los exportadores colombianos a explorar nuevos mercados con relativo éxito, al punto que China se convirtió en nuestro segundo mercado después de los Estados Unidos desbancando a Venezuela. Pero, no nos hagamos ilusiones, pues si bien es cierto las exportaciones a China el año pasado subieron el 107.1% con respecto al año anterior, representando el 4.9%, estamos hablando de sólo US $1.966 millones, muy lejos de los US $16.918 millones que tuvieron por destino el mercado de los Estados Unidos, de las cuales el 70.8% fueron de petroleo y sus derivados. Es de anotar que las exportaciones latinoamericanas a China representan en promedio el 8%, casi el doble de la participación en las de Colombia. Además, un alto porcentaje (86.5%) de las exportaciones colombianas a China está representado por productos básicos, léase petróleo, carbón y ferroniquel, entre otros. Ahora bien, sumadas las exportaciones a Japón, Singapur y Corea ascendieron en el 2010 a US$1.305 millones, de tal suerte que el gran agregado de las exportaciones colombianas al Asia representaron el año pasado el 8.2% de sus exportaciones totales. Pero, estamos todavía muy lejos de lograr un gran posicionamiento en dicho mercado, el más codiciado del mundo, máxime cuando el saldo de la balanza comercial con los países asiáticos en 2010 fué desfavorable para Colombia en US $4.722 millones, aproximadamente. Hace muy bien el actual Gobierno en propugnar por su ingreso al Foro de Cooperación Asia – Pacífico (APEC), al que ya pertenecen Chile y Perú, para franquear la puerta a ese gran mercado.

En mayo del año pasado se le dio al ex presidente del Banco HSBC Michael Geoghegan en un evento internacional en Hong Kong por lanzar a Colombia al estrellato, al considerar que este país tenía méritos para hacer parte del nuevo grupo de países emergentes conocido como CIVETS (Colombia, Indonesia, Vietnam, Turquía y Sudáfrica). Esta nueva sigla fue acuñada por Robert Ward, al caracterizar a los países que la integran por sus buenas perspectivas y por considerar que “tendrán un dinamismo especial en los próximos años”. Sin embargo, más recientemente fuimos sorprendidos por la noticia que le dio la vuelta al mundo, en el sentido que “entre los CIVETS, Colombia es el que menos seduce a los inversionistas” (29). En el mismo despacho de prensa se da cuenta del sondeo realizado por la knowledge@wharton/fleishman-hillard entre 153 ejecutivos de multinacionales y del mismo se concluyó que aunque 42% de los encuestados prevé que en una década los CIVETS representarán el mismo nivel de oportunidades que los BRIC (Brasil, Rusia, India y China) en la economía global, Colombia ocupa el último lugar en el grupo, cuando se les pregunta cuál de los 6 países presenta un mayor volúmen de opciones de negocio. De hecho, según reciente reporte, ya Indonesia dio el salto de los CIVETS al grupo BRIC. Claro que el principal atractivo que ofrecen estos países aon la mano de obra barata, los bajos costos de producción y el crecimiento de los mercados internos, que no es el caso de Colombia. Los mismos profesores de Warton lo destacan, al señalar que “después de años de guerra contra el narcotráfico Colombia continúa siendo un mercado pequeño”. (30)

La década de América Latina

A ello se refiere también Andrés Oppenheimer, autor del best seller Basta de historias, al considerar que “esta es la década de América Latina” (31) que augura el Presidente del BID Luis Alberto Moreno. Él admite que “estamos pasando por un buen momento económico, y tenemos una excelente oportunidad para hacer de esta nuestra década, pero me temo que no lo estamos aprovechando para invertir en calidad educativa, ciencia y tecnología e innovación” (32). Y este es el caso de Colombia, que acusa un rezago enorme en calidad de la educación (33) y ni se diga en cuanto a ciencia, tecnología e innovación (C + T + I), en lo cual invierte un irrisorio 0.18% del PIB, en contraste con los países europeos que invierten entre el 3% y el 5%, Corea del Sur 3%, Estados Unidos el 2.7%, Brasil el 1.2% y Chile el 1%. La meta fijada en el proyecto de Plan de Desarrollo 2010 – 2014 es de sólo 0.7%; pero bueno, algo es algo. Y el secreto del éxito de los países emergentes ha sido invertir en C + T + I; sino veamos lo que nos dice Oppenheimer: “Corea del Sur, que hace 50 años era mucho más pobre que todos los estados latinoamericanos, registra más de 7.500 patentes por año, el que le sigue Brasil 100, México 60, Argentina 30 y Colombia 7, según la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos. Nos están pasando como aviones” (34). Pero, al rezago en educación y C + T + I se viene a añadir el enorme rezago en materia de infraestructura, la cual según el Presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros (ACIEM) Daniel Flórez Pérez es de más de 30 años. Anota él que “no tenemos carreteras, no hay infraestructura adecuada. La Nación es poco competitiva y eso explica la realidad de un encierro en sí misma…Nuestras costas están lejos de los centros de producción y consumo” (35). Con razón en los registros sobre competitividad del Foro Económico Mundial (FEM), Colombia figura en el puesto 83 entre 133 países evaluados. De allí la pertinencia y oportunidad de volver sobre la Agenda Interna para la Productividad y la Competitividad (AIPC) de la quer ya dispone el país (36), pero que se echa de menos en la agenda de gobierno.

Queremos insistir en que para alcanzar las metas de crecimiento sostenido del PIB del 6.2% y una tasa de desempleo abierto de un solo dígito planteado en el Plan de Desarrollo de este cuatrienio es fundamental e imprescindible ampliar y diversificar la base productiva del país, empezando por la reconversión del sector agropecuario, ampliar y diversificar la oferta exportadora, ampliar y diversificar los mercados externos y, lo que es más importante, ampliar y profundizar el mercado interno y por qué no volcarse sobre el mercado regional. Como bien lo dice Oppenheimer, “Colombia está demasiado obsesionada con el TLC y poco obsesionada con la productividad” (37). Y al fin y al cabo, como lo ha sostenido el Nobel de Economía Paul Krugman, al hablar de competitividad “la productividad no lo es todo, pero a largo plazo lo es casi todo”. No podemos pensar con el deseo que, con lo que tenemos, “podemos conquistar el mundo”; dicho eslogan, además de demagógico sólo sirve para generar falsas expectativas, ya que “por el simple firmar el TLC, de un día para otro, el país no va a ser más competitivo, ni va a duplicar su oferta productiva, ni algunos sectores lograrán el éxito en los mercados internacionales” (38). Bien dijo el Ministro de Comercio Jorge H Botero, el mismo que en calidad de tal orientó las negociaciones del TLC con los Estados Unidos, “el acuerdo con Estados Unidos abre oportunidades, pero no las garantiza” (39). Como estamos actualmente no tenemos una oferta exportadora lo suficientemente robusta para aprovechar los nuevos mercados que se abren con los acuerdos comerciales y si la tuviéramos no tendríamos la infraestructura adecuada para exportar competitivamente. De modo, que orden tienen las cosas y el país debe comprometerse en un serio esfuerzo de largo aliento para superar nuestras falencias através de la transformación productiva y la mayor competitividad.

Notas:
1) Amylkar D. Acosta M. Hilando delgado. Junio, 17 de 2000/ Tarde piache. Septiembre, 5 de 2000
2) Andres Pastrana. Entrevista CNN. Washington. El Tiempo. Octubre 18/98
3) Amylkar D. Acosta M. Pistas y despistes del Plan Colombia. Marzo, 1 de 2000
4) Ver Web del USTR de los EEUU
5) La República. Noviembre, 23 de 2009
6) Amylkar D. Acosta M. El TLC: otro falso positivo. Diciembre, 15 de 2008
7) El Nuevo Siglo. Cita tomada del Wall Street Journal. Febrero, 15 de 2011
8) El Espectador. Febrero, 7 de 2011
9) El Colombiano. Febrero, 10 de 2011
10) El Tiempo. Febrero, 10 de 2011
11) Idem
12) Portafolio. Febrero, 15 de 2011
13) Idem
14) Portafolio.
15) El Colombiano. Febrero, 11 de 2010
16) Idem
17) El Universal. Febrero, 10 de 2011
18) El País. Enero, 27 de 2011
19) El Colombiano. Febrero, 11 de 2011
20) Amylkar D. Acosta M. Sin Plan B. Marzo, 6 de 2008
21) Amylkar D. Acosta M. Se repite la historia. Marzo, 6 de 2010
22) El Tiempo. Marzo, 4 de 2010
23) Portafolio. Febrero, 24 de 2011
24) El Tiempo. Febrero, 24 de 2011
25) W Radio. Febrero, 13 de 2011
26) Amylkar D. Acosta M. Mayo, 22 de 2009
27) Ibidem
28) ANIF. Informe Semanal. Octubre, 19 de 2009
29) La República. Febrero, 21 de 2011
30) Idem
31) Dinero. Agosto, 10 de 2010
32) Portafolio. Febrero, 21 de 2011
33) Ver El Tiempo. Francisco Cajiao. El parto de los montes. Febrero, 15 de 2011
34) Ibidem
35) UN Periódico. Diciembre, 12 de 2010
36) Amylkar D. Acosta M. La Agenda Interna. Marzo, 26 de 2006
37) El Tiempo. Febrero, 23 de 2011
38) El Espectador. Angela María Orozco, ex ministra de Comercio Exterior. Marzo, 5 de 2006
39) La República. Mayo, 17 de 2004

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Tucumán: Se fue el juez López y rechazaron la excusación a su reemplazante

PRIMERA FUENTE

Después de que el Tribunal Oral Federal de Tucumán decidiera dar lugar al pedido de excusación del juez santiagueño Luis López, sorpresivamente el defensor de Menéndez pidió que se separe a su reemplazante, el juez cordobés José María Pérez Villalobo. El Tribunal rechazó este planteo por inadmisible y extemporáneo.

El polémico tercer lugar en el Tribunal Oral Federal que juzga a los represores Luciano Benjamín Menéndez y Roberto “El Tuerto” Albornoz tuvo ayer otro capítulo. Después de que se separara al juez santiagueño Luis Eduardo López (sobre quien pesan graves acusaciones por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar), sorpresivamente el defensor público oficial que representa a Menéndez, Adolfo Edgardo Berttini, planteó la recusación contra el reemplazante de López, el llamado cuarto juez, que en este caso se trata del cordobés José María Pérez Villalobo.

Pero después de un cuarto intermedio en la cuarta jornada del histórico debate, los jueces Gabriel Casas y Carlos Jiménez Montilla rechazaron el pedido de Berttini por inadmisible y extemporáneo, es decir que fue presentado fuera de tiempo y forma, ya que Pérez Villalobo está desde el inicio del juicio ocupando el lugar del cuarto juez.

Berttini expuso tres motivos que le transmitió minutos atrás su cliente, el represor Menéndez. “Concurrió al Museo de la Memoria el 24 de marzo de 2010; además existe la declaración del abogado Santiago Ferrer, quien dijo que Pérez Villalobo habría prestado juramento por las víctimas de Trelew y; familiares del juez publicaron en Facebook “por fin se juzga a los asesinos de nuestros compañeros”, y ellos pertenecerían a la agrupación de Madres de Plaza de Mayo”, expresó. Por estos motivos –agregó el defensor- también fue recusado en el último juicio realizado en su contra en Córdoba.

El detonante para apartar a López del juicio fue la denuncia que realizó el viernes pasado el fiscal federal subrogante ante el Tribunal Oral de Santiago del Estero, Fernando Gustavo Gimena, quien pidió que López sea investigado por delitos de privación ilegítima de la libertad, tormentos, encubrimiento y asociación ilícita, cometidos durante la última dictadura.

“López se habría presentado en varias oportunidades en el lugar, donde los detenidos eran alojados clandestinamente y habría presenciado interrogatorios bajo torturas”, señala en el expediente. Para Gimena, López actuó en calidad de partícipe necesario en perjuicio de las siete víctimas de la causa “Romero Niklison”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Hijos de la desnutrición

Claudia Rafael (APE)

Su particular afición por los pirinchos tal vez nació de ver en ellos un espejo en el que mirarse. Con las alas entreabiertas, las tenues plumas revueltas en la cabeza y la mirada como perdida. Tan vulnerables como él. Cuando los veía posados sobre una rama cualquiera o arriba de un alambrado y de espalda al sol probablemente soñase con volar. Con alzar sus alas y lanzarse al cielo para devorarse la vida en un par de piruetas mágicas. O quizás no. A lo mejor lo suyo a los tres años era mucho más prosaico y simple. Tenía hambre y eso bastaba para devorarse los pirinchos que ante sus ojos aparecían como el manjar de los manjares. A esos tres años desnutridos y enclenques que parecían estar devorándole la vida y no le dejaban ponerse en pie y corretear por la tierra en un juego feroz y eterno como deben ser (no hay otro modo) esos años cortos por mandato ancestral.

Cuando su cuerpecito tenue llegó a manos del pediatra Basilio Malczewski, director de la UNR (Unidad de Recuperación Nutricional), en Oberá, el calcio era una ausencia sostenida. No habría dientes ni huesos saludables para él, sus músculos y nervios no funcionarían ya correctamente. No habría destino que lo acogiese de brazos abiertos a él con sus tres años y un ramillete de derechos conculcados. “Es que el peor derecho que pierde un niño por desnutrición es el de no poder desarrollar su potencial genético. Le estamos quitando algo así como su identidad y los daños que le generamos como sociedad si esa desnutrición se prolonga más allá de los tres años son irreversibles”, definió el doctor Malczewski en entrevista con Ape.

Ante esa moira terca que le negaba la vida, ese médico que en breve cumplirá 31 años en la profesión, hijo de padres ucranianos que llegaron deseosos de mañana a una Argentina prometedora de los años 30, recibió al niño con los brazos abiertos. Y por eso, porque le pudo pelear la batalla al hambre es que Malczewski siempre recuerda a ese niñito que alguna vez tuvo tres años como una de esas historias que lo dejaron marcado para siempre. “El llegó a nosotros con convulsiones provocadas por una hipocalcemia. Le tuvimos que aportar calcio indovenoso por más de una semana. No caminaba pero trabajamos mucho con él y con su mamá en lo que consideramos el binomio madre-hijo, mejoró increíblemente y luego siguió con controles ambulatorios hasta que nos cerraron el centro”.

Malczewski siente como una astilla dolorosa y punzante que ese centro de salud que hizo nacer en el que confluían enfermeros, médicos, nutricionistas, psicólogos fuera cerrado intempestivamente durante sus vacaciones de febrero de 2010. Como una puñalada inesperada que le segó la utopía que ya sentía como real.

Es que durante sus 14 años al frente de la UNR lograron plantarle la bandera de vida en el rostro al hambre devoradora de niños 500 veces. Y repite: “es como arrebatarles la identidad”.

Cuando en octubre ese gobernador joven, de prolija barba candado y con afición por los trajes y las camperas de cuero negro, contabilizó 206 niños muertos por hambre y ubicó en 6000 el total de pequeños desnutridos en su provincia, ya hacía ocho meses desde el cierre de la UNR. El mismo gobernador Maurice Closs que poco tiempo antes, en plena campaña electoral arengaba que había que resolver cuál camino tomar: “si el nuestro, o el de aquellos que quieren volver al espacio, a las ideas y al tiempo del pasado. No nos confundamos. Quienes gobernaron en la década del `90 representan un modelo ideológico, que no sólo gobernó a Misiones y al país, sino que también gobernó al mundo por aquellos tiempos, con sus ideas liberales, con la visión del sálvese quien pueda, con un Estado pequeño y casi ausente, con la prestación de servicios para unos pocos que eran dueños de los factores de la producción”. En una descripción perfecta del mismo modelo que hoy encara y por el que pretende ser reelecto.

Hoy los discursos oficiales arrinconan en “la obesidad y la talla baja” los dos problemas centrales de la infancia.

El binomio

“Empezamos a ir a los barrios cuando terminaba la dictadura militar. Había mucho miedo todavía. Tuvimos mucha resistencia hasta conseguir un centro de salud en el que trabajar. Incluso un intendente nos prohibió porque decía que armábamos células terroristas. Pero después pudimos arrancar de nuevo y logramos estar presentes en nueve centros. Cada niño desnutrido con su mamá representan una unidad única. Y a la mamá le enseñábamos las pautas básicas de crianza, cómo bañarlo, cómo alimentarlo, cómo moverse para su real integración. En esos días había un 60 por ciento de desnutrición y nosotros logramos armar centros de salud rancho y trabajábamos con promotores de salud. Desde esos días hasta hoy uno se va dando cuenta de que hay muchas otras formas desde las que también se manifiesta la desnutrición como son hoy la baja talla y la obesidad. Y a todo esto están atados también los altísimos índices de repitencia y abandono escolar”, contó Malczewski desde Oberá.

De esa marca imparable está hablando el médico cuando describe déficits de hierro, de calcio, de magnesio. De eso está hablando cuando define esos cuerpos extremadamente delgados, de los transtornos en la piel, en las mucosas, en los ojos, en la conducta. Cuando cuenta de irritabilidades, de llanto imparable, de enfermedades que se repiten alude a un círculo que lo atrapa como telarañas que lo van aprisionando una y mil veces. Niñitos “hijos de la desnutrición”, dice Malczewski.

Lejos, muy lejos del gobernador que en junio estrenará sus 40 años y dijo que hay “6000 desnutridos, de los cuales 1000 de extrema gravedad”, el pediatra contraargumenta que “de una población de 80.000 que tiene Oberá, hay unos 3000 chicos desnutridos; de los 140.000 que tiene Posadas, ese número hay que multiplicarlo por tres. Las villas, la pobreza espantosa que no perdona y la falta de discusión real sobre estrategias. El futuro es incierto. Y somos una provincia muy rica pero los pobres no viven en la tierra fértil. Llegan nuevas familias diariamente a Oberá y se las relocaliza en los peores sitios. Viven en terrenos de seis por ocho, en una casilla con letrina y tierra de muy mala calidad”.

Son obreros rurales, pequeños colonos que ya no resisten a tanto embate de la inequidad y terminan malvendiendo sus pedacitos de tierra para tentar el sueño de la ciudad en la que con casitas endebles con madera de desecho pasan a compartir sus días con vinchucas y un ejército de enfermedades evitables.

Así, como tantos, con la casucha atravesada al medio por un arroyo vivía aquella mujer con sus cinco hijos que marcó a Malczewski tanto como el pequeño de los pirinchos. “Un día tuvimos que internar a la familia entera por desnutrición. La mamá y los cinco hijos. Vivían en la Villa Sargento Cabral, de Oberá, con el arroyo que pasaba por el piso de tierra. El marido diabético, casi ciego, postrado, murió. Trabajamos mucho con ella y desde el binomio madre-hijo. El Municipio le relocalizó la casa, ella consiguió trabajo en una pollería, mandó los chicos a la escuela y todos la terminaron. Ellos pudieron y nos venían a visitar siempre, a medida que crecían”, recuerda el pediatra.

Las historias aparecen como por asalto. Las de niños que pudieron y otros que cayeron vencidos ante la crueldad del hambre y de sus hacedores. Como Patricia. La nena de 12 años que ni siquiera pudo ya presentarle batalla a la muerte. Y que cuando el especialista anatomopatólogo analizó las causas más hondas de esa muerte dijo a Malczewski que se trataba de un parásito que hubiera sido derrotado a tiempo con pocos pesos.

¿Acaso es posible, entonces, desmentir que el hambre es un crimen? ¿Entonces es posible negar que las políticas gubernamentales no nutren, ni abrigan, ni abrazan a nuestros niños más pobres?

El porvenir -ese lugar hacia el que tercamente caminamos como humanidad- está predestinado a diluirse si nos aferramos a las teorías malthusianas de finales del siglo XVIII en las que el hambre era la hipótesis inevitable. “La potencia de la población -escribía en el Ensayo sobre el principio de la población- es infinitamente mayor que la potencia de la tierra para producir sustento para la humanidad”.

No hay porvenir posible si los trabajadores no cargamos sobre nuestros hombros a los niños en una ronda de domingo. Las variables biológicas nos llevarán irremediablemente a la destrucción como humanidad. No hay futuro en un país que los condena. No hay utopía en un país que los desaparece. Con ternura venceremos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Nueva etapa en la Central obrera: Poner el cuerpo

Carlos Saglul (ACTA)

“No somos una central opositora, pero no nos van a domesticar. Seguimos siendo autónomos de los patrones, de cualquier gobierno y de los partidos políticos. Defender está bandera histórica, nos enfrentó en la última elección al sector de Hugo Yasky que llegó a poner peligro la autonomía de la central”, afirmó Pablo Micheli nuevo secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina quien junto a los secretarios adjuntos, Ricardo Peidro y José Rigane, se refirieron a esta nueva etapa, al próximo Congreso Federal de Delegados de Mar del Plata y la estrategia de la CTA.

Aseguran que no decae “la lucha por el reconocimiento de esta central que se propone llegar a los 3 millones de afiliados, convencidos más que nunca que el reconocimiento que vale es el que se logra en la calle peleando, con identidad de clase y no al precio de servilismos claudicantes”.

Micheli recuerda que “aquí conviven históricamente afiliados a distintos partidos. Muchos son militantes del oficialismo. Lo que molesta es que hemos defendido con mucha fuerza la idea y el principio fundacional de la Central, que es la autonomía de los partidos políticos, del gobierno y de los grupos económicos.

¿Cuándo hemos sido obedientes al oficialismo? Algunos medios, de forma absolutamente subjetiva y premeditada, utilizaron nuestras críticas respecto a la regresiva distribución de la riqueza para ponernos el rótulo de “anti-K”. La presencia de personalidades de la política del arco opositor cuando asumimos en la calle frente al Ministerio de Trabajo responde a que son quienes nos han respaldado. Desde el gobierno no vino nadie a nuestra asunción porque precisamente el gobierno respalda la lista de Yasky que perdió la elección”.

El dirigente de la Asociación de Trabajadores del Estado, subraya que “la actitud de autonomía de esta Central defendida por la Lista 1 Germán Abdala, y la nueva conducción que yo encabezo, molesta mucho al gobierno que pretende una CTA absolutamente adicta, cosa que jamás le vamos a garantizar”.

Peidro afirma: “A nuestra Central la define la representación que pretende asumir desde su fundación: la de la clase trabajadora. Reducir a la CTA y a los miles que la integran por una coyuntura, es no entender su génesis, su historia. Todos los intentos de cooptación han fracasado, incluidos los llevados adelante por el actual establisment, y en esto incluyo a los que pretenden detentar el monopolio progresista, y quieren definir a la central en función de un tercero, es decir, el gobierno y su accionar”.

“Acá lo que se jugó es la autonomía de la Central”

¿La fractura de la Central merece alguna autocrítica o por el contrario es el desenlace natural de las diferencias estratégicas e insuperables con el sector que encabeza Hugo Yasky?

Micheli: En términos personales puedo asumir alguna autocrítica pero no creo que haya que hacer una autocrítica de la organización CTA. Aquí no hay una fractura de la Central sino una ruptura política ideológica con Yasky y un grupo de personas cada vez más pequeño que lo acompañan. Durante su mandato, sus concepciones, la actitud de connivencia con el gobierno ha puesto en riesgo la autonomía de la Central. Llegó a desconocer banderas históricas como es el 82% móvil, el no pago de la deuda externa, justificando las políticas oficiales en sentido contrario, aceptando el veto del 82% Móvil y el pago de la deuda externa.

El planteo de que el hambre dejó de ser un crimen y ya ha sido controlado por este gobierno, de que no hay gente en esa situación de pobreza, son algunos de los temas que nos han llevado a marcar diferencias dentro del campo popular. Yo no llamaría a esto fractura, ya que en todo caso, lo que hay son diferencias entre los dirigentes. Yasky no acepta la derrota empujado por el gobierno.

Aquí hubo una confrontación entre dos propuestas distintas: una propuesta de una Central atada a los designios de este gobierno con pérdida de autonomía e independencia, una CTA más ligada a la CGT, y otra con defensa de los principios fundacionales que nosotros representamos. En ese contexto es que nosotros estamos planteando diferencias con ellos pero no ruptura de la Central.

Rigane: El “anti” no tiene que ver con nuestra autonomía política. Es un invento fundamentalista según el cual después de de este gobierno no hay sol. Es una manera de buscar que nadie pueda expresarse, si dudás o no estás de acuerdo con alguna postura oficial ya sos “anti”. En la CTA siempre hemos sido lo más amplios, creemos en el pluralismo, la discusión abierta y sin perjuicios dentro del campo popular.

Peidro: La elección puso a consideración de los compañeros dos concepciones, que con algunos matices ya se manifestaron a lo largo de la historia. Nosotros expresamos la visión según la cual, la CTA no es una coordinadora de sindicatos, sino la clase decidiendo a través de las distintas formas organizativas que se fueron dando para enfrentar al modelo neoliberal y que encuentran aquí el espacio desde donde se construye el poder para pasar de la resistencia a la construcción de esos sueños que jamás entregaremos. En todo caso, la mayor autocrítica deberían hacerla quienes nos quieren convencer que hay que hacer lo que se puede y no lo que se debe.

La autocrítica siempre sirve para encontrar adecuadamente los caminos que nos lleven a los objetivos que nos trazamos, pero no estamos arrepentidos de haber peleado por nuestra Central que representa a los mayores que continúan peleando por una jubilación digna, los pibes que no deben ser más las principales víctimas del crimen del hambre, pueblos originarios en lucha por la tierra y su dignidad, jóvenes, mujeres peleando la igualdad y la justicia, junto a compañeros formales, precarios, tercerizados, desocupados, autogestionados.

También es necesario destacar como hecho inédito en la Argentina y el mundo, una elección que por el voto secreto y directo de los trabajadores eligió más de 16.000 cargos de conducción locales, provinciales y nacionales.

¿Cómo sintetizan la propuesta estratégica de la CTA y cuáles serán las tareas fundamentales del próximo Congreso?

Micheli: La estrategia sigue siendo construir una Central de masas. La distribución equitativa de la riqueza esta estrechamente ligada a la presencia de una representación sindical, plural y democrática. Libertad y democracia sindical significa la posibilidad de repartir la riqueza de manera justa, 82% Móvil para los jubilados, que en los establecimientos de todo el país haya delegados electos, se discuta convenciones colectivas y paritarias libres y democráticas. Necesitamos una Central fuerte, que no este atada a ningún partido político o gobierno. Cambiar la relación de fuerza va a generar una explosión de crecimiento porque entre otras cosas significará terminar con el trabajo precario.

La orfandad organizativa es remplazada en muchos casos por los partidos de izquierda. Por ejemplo el caso de los tercerizados del Roca donde el conflicto fue encabezado por el Partido Obrero. Luchar para revertirlo es una de las razones por las que recuperamos la conducción de la Central. Los objetivos del próximo Congreso están relacionados con estos desafíos, hay que construir una Central de masas y también lograr concretar esa relación dialéctica que existe entre la Central de masas y la construcción del Movimiento Político, Social y Cultural de Liberación cuya encarnadura más concreta hoy es la Constituyente, la herramienta que permita a los intereses populares ser al fin gobierno en la Argentina. En ese contexto, vamos a plantearnos ante 10.000 delegados todo un plan de acción. Va a ser un Congreso muy particular que va a marcar, así como fueron (lo digo humildemente, con respeto a todas las experiencias) los programas de Huerta Grande, la Falda o aquel de los 26 puntos de la CGT

Rigane: Siempre hay lugar para la autocrítica, ver como se mejora la participación de los compañeros, analizar de que manera influye el clientelismo político en una central de fronteras abiertas como la nuestra y ese “posibilismo” que supo expresar la Lista 10. Por eso, estoy tan de acuerdo con la decisión de concretar el Congreso de Delegados de Mar del Plata para el 23 y 24 de marzo, ese encuentro que debe hacerse cada cuatro años pese a que Yasky jamás lo convocó.

Peidro: La CTA es sólo una parte de toda la potencialidad transformadora de nuestro pueblo, por eso debemos multiplicar los esfuerzos militantes para ser millones y avanzar en la organización de trabajadores del sector privado para disputar hacia el interior de los grupos económicos. No puede haber transformación si sólo el 12% de las empresas tiene delegados. Mientras dure esta situación no podrá discutirse en toda su dimensión el modelo productivo. Por otro lado la iniciativa de la Constituyente Social y la construcción del Movimiento Político, Social y Cultural de Liberación es una propuesta estratégica, y esto estuvo en juego en esta elección. No creemos que ese movimiento ya este construido. No debemos abrevar en la claque de aplaudidores que gastan las alfombras de los despachos oficiales, no somos la pata social de nadie, debemos en cambio, ser parte fundamental de la construcción de poder popular en la Argentina.

El próximo congreso debe ratificar estas iniciativas y debemos avanzar en propuestas para transformar nuestra sociedad y en como nos organizamos para conseguirlo. Tenemos toda la expectativa puesta en Mar del Plata, vamos con la alegría de saber que será un hecho histórico y para eso nos preparamos.

Pacto Social: Jugando al gallito ciego

En lo que hace a la discusión de las líneas estratégicas. ¿Es factible un pacto social en la Argentina, “humanizar al capitalismo”. Los pactos sociales son como la fábula del león herbívoro?

Micheli:No es posible plantearse un pacto social en términos cordiales. La confrontación con el capital concentrado y el imperialismo es inevitable. Esto no implica negarse al diálogo con las instituciones y sectores en una especie de intento de pacto social que el gobierno ha insinuado en reiteradas oportunidades pero que nunca concretó. Claro que sentarse con algún sentido implicar aceptarla base de donde se arranca: más del 50 por ciento de los trabajadores están en negro, con trabajo precario. En una situación de pobreza, como la que vive la argentina estamos complicados para poder emular lo que fue el pacto de Moncloa en España. Va a ser muy difícil ponernos de acuerdo con los sectores de poder.

Rigane: Si no se decide arrancarle el poder a las 500 grandes empresas, la mayoría extranjeras, que manejan el modelo económico actual no hay posibilidad de distribuir en serio la riqueza, el hambre continuará siendo un crimen cotidiano, como la falta de trabajo, la tercerización y la indigencia.

No hay salida de la mano del “pacto social” y menos aun del consejo económico y social. ¡Eso es joda!. Es la instrumentación por otros medios de las políticas impuestas hace mas de 40 años en la argentina, es el intento de hacernos retroceder, de creer que algo cambia, cuando nada cambia. Es la decisión política de someter a voluntad a los trabajadores, jugar al gallo ciego con la conciencia de la clase obrera. El poder concentrado representa todas las calamidades conocidas de este sistema, una de las cuales es nada menos que un daño irreversible al medio ambiente, es decir, como está en todos los diarios, amenaza la vida misma del Planeta. Se dedican a rescatar bancos, mientras la Vida les importa un pomo. El enfrentamiento es inevitable, porque el proyecto que compartimos representamos la vida, la solidaridad, los sueños y las esperanzas de vivir con dignidad.

Los laureles no son eternos

Peidro: Los miles de compañeros que a lo largo de la historia entregaron sus vidas, lo hicieron al servicio de un proyecto revolucionario, no construir un “capitalismo serio”. Los conversos, los luchadores de otras épocas que creen que tienen laureles ganados en esas etapas y que no hay que revalidarlos día a día en la lucha, allá ellos. Pero que no nos quieran convencer a todos que hay que entregar nuestros sueños, esa patria justa con la que también soñaron los caídos.

La historia nos enseña que el poder no regala nada. El mundo nos esta mostrando que el poder real, el poder económico más concentrado da batallas, se recicla y vuelve a la carga. Hoy, como siempre, la confrontación es inevitable; pero no es futurología, lo vemos todos los días y estamos convencidos que la organización de millones puede enfrentarlo y vencer.

Si su lista hubiera perdido las elecciones, ¿cómo hubieran conjugado su actuación con el proyecto que encabeza Yasky?, caracterizan a ese sector más cerca de la CGT que de ustedes?

Micheli:Lo primero sería reconocer la derrota, aceptar que perdimos la propuesta y la batalla. Significa que jamás hubiésemos hecho lo que está haciendo Yasky, esta barbaridad que lo único que logra es dañar a la Central. No nos hubiésemos ido de la Central, habríamos dado batalla adentro para impedir que se impusieran las políticas que implican la pérdida de la autonomía, el acercamiento, cada vez mayor, con la CGT denegando reivindicaciones que para la CTA son históricas. Más allá que puedan parecerse demasiado las propuestas de Moyano y Yasky, sigo pensando que tienen posiciones distintas. Convengamos no obstante, que si bien se identifican con el partido de Sabbatella, en definitiva terminan haciéndole el juego a las políticas del Justicialismo, la CGT, los barones del conurbano y quienes gobiernan hoy.

Rigane: Nuestra indignación no está en las diferencias que tenemos con quienes integraron la otra lista sino en que sirvan al enemigo gritando a los cuatro vientos que hubo fraude tratando de mostrar que los trabajadores no pueden organizarse fuera del sindicalismo tradicional. La soberbia de destruir lo construido antes que admitir que a los que pretendían representar eligieron otra cosa, demuestra que nunca se creyeron que la Central fuera una herramienta clave

La Constituyente, por lo menos en lo que hace a la experiencia de los países del bloque del Alba se construyó no desde el Poder pero si con los sectores populares detentando el gobierno. Aquí, la experiencia se intenta de manera distinta.

Micheli: Está bueno que sea distinto, ninguna construcción es igual, no se puede trasladar mecánicamente la experiencia de Ecuador o de otros países de América Latina a la Argentina. Me parece que construir la Constituyente desde no estar en el gobierno puede lograr que se constituya en un gobierno popular y que ya tenga, con la Constituyente consolidada, una fuerza social que respalde las transformaciones necesarias. Es muy importante que la Constituyente tome la cuestión electoral no como secundaria; sí como principal pero no como fundamental.

Rigane: La Constituyente Social es una “construcción contra cultura”. No es que la militancia, los cuadros van a los barrios, como los tradicionales punteros políticos a ofrecerles o prometerles, que los apoyen porque “cuando ellos lleguen les vamos a da. ¡No!. Es una construcción que busca demostrar que el “poder” esta en nosotros y no hay que delegarlo, ni siquiera ante una promesa de comida para los hijos o las zapatillas que tanta falta hacen. El objetivo, es conformar sujetos, no objetos de políticas que no nos representan, ni nos contienen en sus propuestas.

¿No resulta un tanto contradictorio que una Central que se proclama independiente del Estado y las patronales, reclame el reconocimiento oficial? En todo caso, ¿El reconocimiento no es consecuencia obligada de la construcción de una nueva relación de fuerza, ya que se da entre contendientes, no aliados?

Micheli: El Estado somos todos, más allá que lo conduce la clase que dirige. No es propiedad del partido gobernante al que le toca gobernar. No hay contradicción ideológica en exigir el reconocimiento legal. Una cosa es pedir el reconocimiento como si esto fuera resultado de seducir al gobierno de turno y otra distinta, pelear con la gente y en la calle la personería gremial y sindical que el Ministerio de Trabajo nos niega. Si tuviéramos ese perjuicio que entraña la pregunta, no habría que pedir aumento salarial al patrón porque es nuestro enemigo de clase. Hay que pelear para cambiar el sistema pero mientras tanto vas acumulando con pequeñas conquistas, entre ellas, los aumentos salariales, mejoras condiciones laborales, paritarias libres y democráticas. Profundizar democracia, implica también obtener la personería gremial de la Central.

Desde la recuperación de la democracia, la protesta gremial nunca dejó de ser judicializada. ¿Ustedes confían en la imparcialidad del Poder Judicial a la hora de expedirse sobre el reciente proceso electoral y las denuncias del sector que encabeza Yasky?

Micheli: No se puede generalizar a todo el Poder Judicial como imparcial o parcial. Si es verdad, que se necesita una profunda transformación del sistema judicial. Los compañeros judiciales que están dentro de la Central, Víctor Mendibil o Hugo Blasco, tienen propuestas y hace años vienen bregando para que haya un sistema de elección de los jueces donde la gente participe. Se necesita una profunda reforma del sistema, pero ojo, están quienes tienen actitudes dignas y no puedo emblocar y decir todo el sistema judicial es parcial. Hay de todo.

“Gritar lo que queremos pero también construir lo que queremos”

Rigane: ¿Cual es la “media judicial”, en el movimiento obrero? Más de 5000 procesados, asesinatos nunca resueltos de trabajadores que reclaman por sus derechos. En el medio de eso, hay fallos que respaldan los derechos de los trabajadores como ese de la Corte Suprema de Justicia en el tema de libertad y democracia sindical, pero ojo, esto no es la “media”.

La única garantía de Justicia que tenemos es hacernos cargo del conflicto social concientes de que para eso nos votaron los compañeros y ganamos las elecciones, como lo confirmó la Justicia y la Junta Electoral. Nos quieren “domesticar” pero no van a poder. La consigna es organizar poder propio, no hay otra.

Peidro: La criminalización de la protesta que se manifiesta con miles de procesados nuevamente comenzó a profundizarse. Se expresa en el asesinato de Mariano Ferreira y crímenes como los de Formosa, el Parque Indoamericano y ahora, José León Suarez; los encarcelados por protestar y los despidos de los que reclaman por sus derechos junto al disciplinamiento que significa esto para el resto de los obreros. La única forma de hacer frente al miedo que paraliza es la organización popular y la construcción de poder para, no solamente gritar que es lo que no queremos, sino, construir lo que queremos.

No nos victimizamos. Sabemos que la fuerza está en nosotros mismos, más allá de los fallos judiciales o de un ministro de trabajo que decide quien representa, o no, a los trabajadores. Por supuesto que defendemos la legalidad. Los trabajadores la necesitamos para no ser presas fáciles de los patrones; y la historia nos dice que cuanta más legalidad, más avance en nuestros derechos. Pero la legalidad no la regala nadie, la vamos a conquistar

El recuerdo y reivindicación de nuestros muertos, que fueron secuestrados, torturados, encarcelados, nos da fuerza para seguir. Somos la Central que lucho contra la impunidad y se jugó por la memoria, la verdad y la justicia, la que defiende los derechos humanos integrales de nuestro pueblo. Por eso no creemos que estemos siendo funcionales a la derecha si reclamamos por Luciano Arruga, por Julio López, si denunciamos a los policías que persiguen y matan a nuestros pibes, si peleamos contra el hambre que es un crimen, si enfrentamos al poder depredador que termina con nuestros recursos, si luchamos por una vida digna para nuestros viejos. Recordamos a los caídos, no por su condición de víctimas, sino compartiendo sus sueños de patria justa y soberana. No nos resignamos, por eso tenemos la certeza militante de la victoria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Salta en el manual

Silvana Melo (APE)

Salta está demasiado lejos del centro umbilical del país. Mil seiscientos kilómetros del Obelisco equivale poco menos que a la China, a la que se llegaba, según los mitos de la infancia en los que uno cree, cavando y cavando hasta encontrar las raíces de los chinos cabeza arriba. Tanta distancia invisibiliza a tierras y gentes que suelen ser percibidas como extraños o extranjeros, como otros, distintos, que de vez en cuando vienen de visita: golpean inoportunamente la puerta cuando hace frío, aparecen en el vidrio de las ventanas con rostros demudados y se mueren de repente e inexplicablemente en las primeras planas de los diarios. Cuando su costumbre es morirse anónimos, en quebrachales desmontados, en bosques que languidecen, en calles de tierra en la siesta canicular, en sus casas de tres paredes sin agua y techo de polietileno negro.

Pero eso siempre sucede lejos, tan lejos que nadie lo anota. Nadie se avisa en su agenda que se muere gente de hambre en Salta. Nadie lo toma como bandera en el año eleccionario. Nadie lo trae brutalmente a la capital ni lo deposita en las puertas de los despachos. Siempre es mejor que los abandonados de la historia queden fuera de todos los programas, de todas las rutas, de todos los discursos. Sin verlos, sin nombrarlos, no están. No existen. Como los qom en Formosa. Como los bebés muertos en Misiones. Como los wichis hambrientos de Salta. Si se los agrega a las plataformas, si se los jerarquiza en la indignación, si se los sienta en el estrado de la arenga, son capaces de aparecer como manadas de fantasmas y reclamar su parte histórica en el plato diario donde comen pocos.

Entonces es mejor que se vea en la foto al joven y bello gobernador Juan Manuel Urtubey, merecedor de la imagen en el Salón Dorado y en las plateas de la fiesta. Que en la postal, junto a la Virgen de los Tres Cerritos, esté la foto que será tapa -según El Tribuno- del manual de Cuarto Año en las escuelitas de Salta: el Gobernador, sonriente y trajeado, entregando un diploma a una niña de guardapolvos blanquísimo, sin una pizca de tierra ni salpique de barro ni vacío en la panza ni huesos endebles por la ausencia de calcio.

Y que el candidaterío -los que quieren ser presidentes, gobernadores, diputados, senadores o concejales en Pichanal- tenga en sus manos el apunte de los 206 millones de dólares que la exportación de soja generó en Salta en los primeros diez meses de 2010.

El problema es si, en una repentización que nadie explica, los muertitos wichis, enfermos de historia y hambrientos estructurales, llegan a los grandes medios y se instalan en Buenos Aires. Se hacen visibles de pronto, entonces. Nadie sabe por qué ni por cuánto tiempo. Pero se ven los niños morenos y de costillas al aire, secos y con el futuro mutilado, en brazos de madres de tetas agotadas y piel de cartón quebradizo. Entonces las tías mediáticas y políticas, escandalizadas, ponen el grito en el cielo y la barba en remojo. Hasta un par de semanas, cuando todo se olvida y vuelve la normalidad: es decir, se discuten otra vez las colectoras en la Provincia de Buenos Aires, que es donde vive el 35% de la gente del país y donde se decide el futuro que importa y donde están los votos para bajar o subir a los protagonistas, con lógica llana de ascensor, a la gloria o al fracaso.

A pocos los inquieta que entre casi 300 mil hogares salteños el 32% tiene necesidades básicas insatisfechas. A pocos estremece que un tercio de la población viva en la pobreza, la mitad no tenga agua corriente ni cloacas y transcurra en casas con pisos de tierra. A pocos desasosiega que el analfabetismo trepe al 5 por ciento entre la población de más de 10 años.

Dice el médico sanitarista Edgardo Trivisonno que más del 60 por ciento de los salteños no tiene cobertura médica. Y si son chicos menores de 5, la cifra sube al 70 por ciento. Pero a pocos les impide dormir que en Salta mueren 500 niños por año por enfermedades evitables, que a los bebés no les dan los brazos ni el corazón para pelear contra las embestidas bélicas de la neumonía, la influenza, la diarrea, la sepsis, la desnutrición, la meningitis, el dengue, la tuberculosis. Con socios y secuaces como el paludismo, el hantavirus, la leptospirosis. Y el sida y la sífilis congénita. Más los pequeños wichis desnutridos encerrados en las tierras que son de ellos pero no son. Que se van yendo como angelitos patizambos, mocosos y tristones, por el patio de atrás. Por la puerta de la muerte donde nadie los ve. Para no estropear la postal luminosa de Salta, la de la soja exportada por millones y el manual de Cuarto Año blanquísimo y brillante.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: El que dijo que no

Juan Cruz Taborda Varela (MATICES - PRENSA RED)

El certamen “10 jóvenes sobresalientes de Córdoba” de la Bolsa de Comercio es un clásico e indiscutido de la distinguida Córdoba, desde 1978. Leandro García Ponzo dijo que no. Aquí, las razones para no colgarse el bronce del conservadurismo mediterráneo.

El Premio Jóvenes Sobresalientes de Córdoba, ideado y llevado adelante por la Bolsa de Comercio de esta ciudad, comenzó a entregarse en 1978. En esos mismos años, la entidad organizaba cenas de agasajo y agradecimiento a los generales Viola y Menéndez y explicaba de modo habitual el porqué de su encolumnamiento tras el proyecto político, económico y cultural que cristalizaba, por entonces, el poder militar.

Desde que se comenzó a entregar el Premio, un amplio espectro de jóvenes hombres y mujeres –hombres más bien-, fueron galardonados bajo la amplia premisa de ser, precisamente, jóvenes sobresalientes. Desfilaron, desde entonces, doctores en distintas ciencias, menores de 40 que habían sorprendido por un acto de arrojo, deportistas varios y futuros líderes políticos. Nadie dijo que no.

De la decena de jóvenes sobresalientes del 2010, uno –vaya la paradoja- sobresalió aún más: Leandro García Ponzo. Sobresalía porque era el más joven: apenas 26. Y sobresalió aún más porque desistió, con razones fundadas que serán explicadas aquí, de recibir tal galardón.

Antes de García Ponzo, pasaron por el estrado de la Bolsa, ‘sobresalientes’ como el Pichi Campana, Marcelo Milanesio y Santo Benigno Laciar. Biólogos como Sandra Díaz, Romina Picolotti y Raúl Montenegro y una buena cantidad de noveles académicos.

Periodistas de la talla de Rebeca Bortoletto y Pablo Rossi y un buen número de economistas formados por la Fundación Mediterránea Y también el sempiterno Ignacio Cafferata Nores, el ex cavallista Prudencio Busto Argañaraz, el ex secretario general de la gestión Kammerath y ex candidato menemista a la vicegobernación Rodrigo Agrelo y el joven Primero la Gente Sebastián García Díaz. Hasta que llegó García Ponzo.

Qué hizo para “sobresalir”

Leandro es mago –“la magia tiene la particularidad de despertar admiración o rechazo profundo, me parece fascinante, es un arte”, dice-, contabiliza unos 20 mil kilómetros hechos a dedo y es el creador del cine ambulante Cinexcepción –todos los sábados a la tarde proyecta películas en la plaza de barrio General Paz-.

Además, es Licenciado en Filosofía y actualmente cursa el Doctorado en la UNC y en la Universidad 8 de París, en donde tiene como director a Alain Badiou, uno de los pensadores vivos más importantes de la humanidad. “Es la cabeza viva más importante del mundo”, dice Leandro, que además es becario del Conicet, integrante de la Editorial de la UNC y se acaba de inscribir para cursar astronomía durante 2011.

Estas cuestiones y otras –por ejemplo, haber traducido y prologado un libro de Badiou, que fue editado en España-, llevaron a una tía suya a proponerlo para ser un joven sobresaliente de la Bolsa de Comercio.

A su vuelta de una estadía por estudios en Madrid, lo llamaron para avisarle que estaba seleccionado. Y aquí comienza la historia.

Crónica de un rechazo

“Fui a la reunión previa a la entrega de la distinción. Era en un salón grande, con una mesa larga, bien solemne –cuenta Leandro-. Había 9 personas del jurado –sólo faltaba Carolina Scotto- y los 10 jóvenes. Había algunos que se conocían del grupo católico de los Capuchinos”, recuerda. Luego, el presidente de la Bolsa y por consiguiente presidente del Jurado, Horacio Parga, inició la elegante reunión “con esta cuestión paradigmática –dice Leandro: ustedes –cuenta el joven que dijo el Presidente- ‘son un ejemplo por sus méritos’, y hace un llamamiento a recuperar valores en desuso, bastardeados, como la familia y la vida”.

Leandro hace una pausa, pone cara de desconcierto –la que puso en aquel momento-, y sigue: “Imaginate: yo soy gay y además milito por los derechos de las minorías sexuales y estoy a favor de la despenalización del aborto. Y después que este hombre dice eso, nos obligan a presentarnos a todos: una suscripción a un esquema de méritos. Tenés que decir por qué te destacás. Yo dije que me declaraba incompetente para hablar de mi mismo. Dije que tenía un cine, que hacía magia… Fue muy incómodo. Después el jurado se retiró y dijo que entre nosotros teníamos que seleccionar un orador. Y me propusieron a mi”.

El deseo de rechazar el premio, no sólo por ese momento de incomodidad, sino por una serie de motivos políticos que ya se explicarán, estaba presente. Pensó en aceptar convertirse en orador, recibir la estatuilla en el Palacio Ferreyra, gobernador incluido, y decir lo que pensaba. “La Bolsa de Comercio no tiene un perfil empresarial liberal, como podría ser Junior Achievement. Es totalmente conservadora, ligada a la curia. Así que les dije a los otros que los iba a traicionar, que no iba a decir lo que ellos esperaban.

"Les dije que no representan lo que yo quiero ser”, explica.

Se fue, repensó fernet y amigo de por medio y decidió renunciar. “Llamé y avisé, la persona que me atendió no entendía muy bien, me dijeron que nunca nadie había renunciado, expliqué los motivos y en resumen les dije que yo no pertenecía a ese lugar”.

Por qué Leandro

Leandro, a todo el palmarés descripto, le suma el hecho de haber sido el abanderado de la Universidad Nacional de Córdoba. Pese a esto, dice: “No sólo que no creo en los méritos en general, sino que creo que tienen un claro efecto despolitizador. Cuando vos extraés a uno de una comunidad o un colectivo, lo que hacés es reducir a ése uno a ciertos atributos que son pre existentes. El cuerpo de esa persona es absolutamente irrelevante. Y además esa persona se vuelve única, y ese único no articula políticamente con nadie”.

- El hombre solo no es nada

- Claro. Y la política, la confraternidad, el encuentro dependen del roce del cuerpo. Y este premio tiene la particularidad de ser un premio genérico. El Córdoba Cuna de Campeones es para deportistas. Éste, lo que hace, es hacer un llamado universal. Habría que preguntarse qué fue ser un joven sobresaliente en el 78’. Y habría que preguntarse por aquellos que no lo pudieron recibir jamás y por qué la Bolsa se jacta de no haber cambiado sus valores, por qué se compromete con la economía libre y de mercado como motor de cualquier cambio social.

- Y cuál fue la reacción de la Bolsa de Comercio.

- Ninguna. Me sustituyeron por otro.

- Y nunca nadie se enteró.

- No. Yo tengo la carpeta que atestigua…

Dos líneas, además de los argumentos de corte filosófico que expone Leandro (ver Notas relacionadas), se cruzaron en la decisión. Por un lado, el claro perfil político económico de la Bolsa de Comercio y sus integrantes, explícitamente vinculados a una línea de pensamiento que podría definirse como conservadora en lo político y liberal en lo económico.

“La Bolsa de Comercio de Córdoba nunca declinó los principios de defensa de una economía de mercado, abierta, competitiva, con la actividad privada como principal motor de crecimiento y desarrollo”, dicen de sí mismos, haciendo alusión a la tesis, bien desarrollada hace unos años, de retirar el Estado para que el Mercado sea el único ente regulador de la vida social. Sin ir más lejos, la institución apoyó sin miramientos la última dictadura militar y la transformación llevada adelante durante la década del 90’ por Carlos Menem.

Por otro lado, y aún siendo esferas que se vinculan directamente, inciden asuntos de corte ético. Cenar con Viola y Menéndez no sólo puede expresarse en términos de diferencias políticas. Utilizar la cercanía al poder de turno para favorecer negocios personales, tampoco.

El ex Presidente de la Bolsa, Juan Carlos Viano, actual vocal e integrante del Jurado que elige a los Jóvenes Sobresalientes, ha sido mencionado como uno de los pocos argentinos privilegiados que pudieron sacar sus miles de dólares de los bancos horas antes de que se decretase el llamado corralito de 2001. Beneficios de haber sido amigo del poder de entonces.

- ¿Estos temas tienen que ver en tu decisión?

- Por supuesto. El historial político de la Bolsa es nefasto.

Y sigue Leandro: “Meten gente con proyección política de ellos, después 4 ó 5 con perfil académico que no van a trascender públicamente y alguno más. Este año premiaron a una chica maestra de Chuña que hizo cosméticos a partir de la palma. Es maestra, mujer, pobre. Y pusieron a un bombero “por actos de arrojo”.

"El corte está establecido: hay gente con proyección política, otras con alto rendimiento académico y otros que son pobres y son premiados ‘por actos de arrojo`. Dos mujeres sobre diez entre los premiados, y en el jurado, una sobre 10…”.

- Es muy claro todo.

- Demasiado claro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Mendoza. El Juicio: dos testigos memoriosos revivieron parte de la historia negra

Denise Kemelmajer (MDZOL)

A diferencia del martes pasado que declararon tres policías jubilados "amnésicos" que formaron parte del aparato represor, ayer fue todo lo contrario. Un ex preso político y un periodista especializado en la investigación del terrorismo de Estado en la provincia fueron los protagonistas.

Una nueva jornada se vivió en los Tribunales Federales donde se lleva a cabo el juicio por los crimenes cometidos por la represión aplicada por la última dictadura militar. A diferencia del martes pasado, donde todos los presentes nos fuimos con sabor amargo por la poca memoria de los tres policías jubilados, hoy fue otra sensación totalmente distinta.

En la silla de los testigos estuvieron sentados Antonio Savona y Ramón Ábalos que relataron sus experiencias. Ambos se mostraron predispuestos para detallar todos los avatares de aquella época.

Antonio Savona, de nacionalidad italiana, se vino a vivir a la Argentina desde muy chico y actualmente está radicado en Canadá. Fue detenido el 14 de junio de 1976 por policías vestidos de civil. Savona estaba casado tenía y tenía un hijo de un año y medio, y su mujer embarazada lo trasladaron al centro clandestino D-2. Le aseguraron que era detenido por ser parte del grupo político Montoneros, pero el expresó en el momento y en el juicio, que jamás fue un activista.

"Me golpearon mucho y me apuntaban con armas, jamás tuve una actividad política. Si tenia mi corazoncito peronista pero nada más", comentó Savona.

Luego del D 2, lo trasladaron a la penitenciaría de Mendoza donde reconoció que el director era Naman García y estuvo encerrado allí 63 días hasta que el 9 de diciembre salió en libertad.

Ramón Ábalos es un periodista de profesión y dirigente de la Liga por los Derechos del Hombre. Entre sus obras se destacan el primer libro que abordó sobre el terrorismo de Estado en la provincia y el último libro "Mendoza montonera". Un hombre que no dejo lugar a dudas que el poder real de toda esta época oscura fue el brazo económico (como López Rega) acompañado por el brazo militar.

"Todavía en democracia estamos viviendo expresiones de terrorismo. Esto empezó mucho antes de la dictadura del '76. Esto viene desde el primer golpe, son muchas articulaciones que debemos hacer para entender este caos. Sin lugar a dudas el D2 fue un espejismo de la sociedad en ese momento", desarrolló el periodista con una excelente memoria y con un abordaje del tema sin desperdicio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...