miércoles, 9 de marzo de 2011

¿A qué viene Obama a Chile, Brasil y El Salvador?

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

A dos años de su aparición “amistosa” en la cumbre de Trinidad y Tobago, en abril de 2009, cuando aún estaba fresco el maquillaje electoral del “cambio”, Obama amenaza hoy con venir a América Latina. No es buena noticia desde que en junio de ese año su gobierno respaldó el golpe contra Manuel Zelaya en Honduras. Y luego ha borrado todas las expectativas de “cambio” creadas por la propaganda mediática.

Su gobierno sigue metido hasta el cuello en Afganistán e Irak, con el mismo jefe del Pentágono que tuvo Bush, el belicista Robert Gates, quien sustituyó a Donald Rumsfeld. Intensificó el bombardeo mortífero a control remoto, “secreto” y diario, contra la población rural civil de Pakistán por estimarla “terrorista”. No se ha visto ningún cambio real en política exterior. Obama impulsa nuevas guerras que sus verdaderos jefes del complejo industrial-militar tienen en barbecho, como la ansiada agresión a Corea del Norte. Tampoco renuncia a su “oscuro objeto del deseo” del petróleo de Irán y la destrucción de su liderazgo en el mundo islámico chiíta. Ahora está ansioso por lanzar la invasión a Libia, con o sin OTAN. Lo secundan el gobierno conservador del Reino Unido e incluso Rodríguez Zapatero, de la empobrecida España, que busca el aval político de la Liga Árabe o la Unión Africana. Aquello que llaman “la comunidad internacional” preparó el terreno, aunque dicen que Rusia y China vetarán la invasión en el Consejo de Seguridad ONU. Alemania manifiesta reservas, pero de los dientes hacia afuera, después de alargar su presencia en Afganistán luego que un soldado afgano le dio muerte a tres alemanes que se supone lo estaban adiestrando.

El viaje de Obama fue pergeñado ante la notoria pérdida de influencia del imperio en la opinión pública más politizada para urdir intrigas contra numerosos gobiernos desafectos a Estados Unidos de América Latina. En esta gira de viajante con maleta nueva, Obama viene a vender la propaganda del viejo elixir milagroso de la “democracia made in usa”. Para dorar mejor la píldora mediática viene con su esposa embarazada, Michelle, y las hijas Malia y Sasha, más un séquito estimado en 700 adláteres, entre agentes secretos, militares, asesores, empresarios y toda suerte de truhanes, cuya pernocta regocija a los hoteles de 5 estrellas en Brasil, Chile y El Salvador. Argentina no figura en el itinerario.

Obama quiere exhibirse como un buen padre de familia, cariñoso con los niños. El 1 de marzo las tropas OTAN en Afganistán, que dirige el general de ejército de Estados Unidos David Petraeus, dieron muerte a nueve niños que recogían leña para sus hogares campesinos en las zonas tribales, sólo porque tenían aspecto de "talibanes". Los aviones "drones" sin piloto matan niños y adultos civiles todos los días en la guerra secreta de Pakistán, tele-comandados por ciber asesinos que trabajan en sus oficinas a miles de kms. Pero esas frecuentes muertes de menores son simple "daño colateral". Cuando los aviones de Estados Unidos y la OTAN lanzan bombas a la población civil de cualquier país no incurren en "terrorismo", sino en “actos de guerra”. Sólo son "terroristas" quienes ponen bombas a pie porque no tienen aviones, sean o no afganos.

“We can change”

Obama obedece al poder militar-industrial, que es el verdadero gobierno en la sombra de Estados Unidos. En lo personal, pudo tener otras intenciones, pero a estas alturas lo cierto es que “no pincha ni corta” en el poder real. Ganó la elección 2008 con el slogan Podemos el cambio (We can change), pero hoy es un títere del poder en la sombra. Su secretaria de Estado no maneja las relaciones internacionales, sólo maquilla la política exterior del Pentágono, cuyo fin es la guerra permanente. Obama y sus representados se proponen combatir los cambios reales en América Latina, sobre todo el avance y creciente influencia de gobiernos que satisfacen a sus pueblos alejados de los intereses del imperio. Estas políticas de la nueva era se irradian, principalmente, y en orden alfabético, desde Argentina, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, sin excluir otras administraciones de diferente signo progresista, como en Brasil, El Salvador y las islas del Caribe afiliadas al Alba, Antigua y Barbuda, Dominica, San Vicente y Las Granadinas.

Entretanto, en el mundo crece la aversión al doble rasero de Obama/Estados Unidos. Lo demuestran abrumadoramente las masivas rebeliones populares árabes contra las autocracias de distinto pelaje sustentadas durante décadas por Estados Unidos y Europa, a la vez que realizaban jugosos negocios de petróleo y venta de armas. Algunos lo manifiestan aisladamente y cuando pueden. La fiscalía de Alemania no se explica por qué un kosovar solitario, de 21 años -Arid Uka-, no afiliado a ninguna organización “terrorista”, dio muerte espontáneamente a dos soldados estadounidenses en el vigilado aeropuerto de Frankfurt. Estados Unidos tiene bases cercanas, usadas en apoyo logístico a las tropas en Afganistán e Irak

Encuentro de embaucadores

Obama parece un maestro del embuste. Embaucó a sus electores con el slogan del “cambio”. Piñera también. El astuto estadounidense no cumplió las promesas a sus votantes. El chileno tampoco. Por ejemplo, Obama anunció el cierre de Guantánamo, pero el presidio aún existe, la tortura no para y después de dos años, acaba de decretar la reapertura de los procesos seudo legales de “comisiones militares”, que –a diferencia de la justicia civil- pueden mantener presos de por vida sin cargos ni juicios. Piñera prometió a las mujeres extender el prenatal de 3 a 6 meses, pero al año anunció un aumento trucho. Hay otros ejemplos, pero lo esencial es que ambos presidentes propician el viejo truco del “cambio para que todo siga igual”. Obama es la nueva cara afro-estadounidense del viejo imperio bipartidista y neocolonial, mientras Piñera es el rostro “moderno” de la vieja derecha chilena bicentenaria.

¿Qué cambios pretende impulsar Obama en América Latina? No viene a pedir disculpas por la intervención perpetua de Estados Unidos, ni por su apoyo histórico a dictaduras como la que acaba de instalar en Honduras, o aquellas antiguas, como la dinastía Somoza en Nicaragua (…”es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”, dijo sobre Anastasio, el fundador, la administración Roosevelt en los ‘30), y las dictaduras militares recientes, Pinochet en Chile, Videla en Argentina, Banzer en Bolivia y tantos otros que fueron tan útiles como las autocracias de sus protegidos en el mundo árabe.

Obama es joven, pero el imperio sabe más por viejo y de vez en cuando promueve “cambios para que todo sigua igual”, como en el mundo árabe, donde los autócratas caen pero siguen gobernando sus cúpulas y sus ministros, sin que haya todavía ninguna transformación que signifique trabajo para los jóvenes, disminución el hambre o menos desigualdad atroz entre pobres y ricos. J.F. Kennedy lanzó hace 50 años la “Alianza para el Progreso” y los misioneros políticos llamados Cuerpos de Paz, con la pretensión de arrebatarle las banderas de reforma agraria y equidad social a la Revolución Cubana y, a la vez, contrarrestar con maquillaje la efervescencia popular de una década en que la juventud de todo el planeta clamaba por cambios, como ocurre hoy en el mundo árabe.

Construyendo un “liderazgo”

Tras salir desacreditado de la escena Álvaro Uribe de Colombia, vinculado al narcotráfico y a innumerables crímenes contra su pueblo, el imperio necesita una figura más atractiva para América Latina que el mexicano Felipe Calderón. Aunque con México han surgido interesantes conflictos por el incumplimiento de Estados Unidos del tratado de libre comercio, como la prohibición del ingreso de camiones con productos mexicanos a territorio gringo, y a pesar de su sometimiento a la política de guerra anti-droga que le impuso Estados Unidos, Calderón se ha visto forzado a reclamar contra el embudo. Obama quisiera invadir a México por “la buena” y presiona para que renuncie a su soberanía autorizando a los agentes de Estados Unidos portar armas en su territorio. Estados Unidos es la fuente de todos los males de México: amarró al vecino a su propia crisis mediante el TLC, es el principal consumidor mundial de droga, no castiga el consumo ni persigue el tráfico en grande en su territorio y es el exportador número uno de las armas que usan las narco-bandas, además de lucrar con el lavado de dinero que ayuda a sostener su alicaída estructura financiera.

Estados Unidos carece de “cuadros” en América Latina para contrarrestar los liderazgos de Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa. Alan García no prosperó y, además, se está yendo con muy baja aceptación ciudadana. Piñera es el único prospecto regional para intentar alzar un liderazgo pro-estadounidense bajo la bandera de “los ideales de libertad y democracia” del neoliberalismo egoísta y depredador del imperio del gran capital que lidera Obama.

Piñera estableció relaciones con Palestina, en un innegable gesto positivo, y realizó en estos días una gira muy exaltada por el aparato mediático interno, aunque de poca trascendencia fuera del ámbito local. Construyéndose una impronta internacional estuvo en Jerusalén para abogar por la paz ante Benjamín Netanyau, cuyo gobierno sigue agrediendo y quitándole tierras a los palestinos, mientras enfrenta una inédita crisis militar interna y no oculta el pánico ante los cambios en el mundo árabe, en particular por la caída del egipcio Hosni Mubarack, principal socio árabe del sionismo en 4 décadas.

También se reunió con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, en la Muqata. Piñera dijo que “Chile siempre ha respaldado la nobleza de la causa que Palestina tenga un estado libre” y manifestó apoyar las “negociaciones que pueden llevar a un acuerdo de paz, a través del marco establecido por las resoluciones de las Naciones Unidas”. Éstas son 47 resoluciones del Consejo de Seguridad aprobadas entre 1967 y 2009, otras 104 de la Asamblea General, más un Informe del Secretario General de 2003 “Sobre el arreglo pacífico de la cuestión de Palestina” y otras decisiones relevantes como la "Opinión Consultiva de la Corte Internacional de Justicia sobre las consecuencias jurídicas de la construcción de un muro en el territorio palestino ocupado”, evacuada en 2004. Israel no ha cumplido ninguna (ver http://www.cinu.org.mx/temas/palestina/Documentos.htm).

Piñera se entrevistó también con Silvio Berlusconi, Shimon Peres, el Rey Abdullah II de Jordania, los reyes de España, el Papa, J.L. Rodríguez Zapatero y otros jefes de estado relevantes, para proyectarse como “figura mundial”. En todas partes hizo discursos. Dio por desahuciada la gestión de paz en Libia promovida por Chávez y el Alba y recomendó que Gadafi de un paso al costado. "Creo que los mediadores en los conflictos internacionales tienen que ser elegidos por ambas partes. No creo que la mediación de Hugo Chávez en Libia rinda frutos", dijo. “Siento que la mejor solución para Libia es que Gadafi comprenda que tiene que dar un paso a un lado, y permitir que el pueblo libio se exprese libremente y escoja su forma de gobierno", expresó. Con el rey Juan Carlos cayó en un lapsus de mil años al rendir tributo al conquistador Pedro de Valdivia: "El año 2540 Valdivia abandona la comodidad del Cusco y empieza su viaje a Chile, dicen las crónicas que en el fuste de su caballo llevaba una imagen de la Virgen del
Socorro y una cruz, para realzar el carácter evangelizador de su misión", dijo Piñera. Ocurrió en 1540.

Para el diario chileno www.ElMostrador.cl, Piñera “siente que viene a refundar el país, que tiene una misión única. Es un narcisista, un niño contenido. O un profesor que prefiere ser práctico a usar palabras grandilocuentes y que cuando improvisa se equivoca”. Hacia su primer aniversario de gobierno el diario consultó sicólogos y expertos en discurso para que intentaran “explicaciones para entender qué hay más allá de las anécdotas, lapsus e imágenes en las que incurre el Presidente cuando habla”. El sicoanalista Esteban Radiszcz dijo que el discurso de Piñera se parece al de Nicolás Sarkozy, con “mucha referencia superficial y frase para el bronce sin digerir”. El Mostrador comparó su discurso con el de un telepredicador. Para el académico Radiszcz, sus dichos no reflejan “otra cosa que barbarie”, pero dice que la culpa es de quienes le preparan sus discursos. “La imagen griega de la barbarie es la de aquel que no habla, pero el habla no es sólo decir palabras, también es una relación social. Walter Benjamin decía que la barbarie moderna se produce cuando yo digo que soy el primero, que vengo a restaurar y por lo tanto degrado el lazo social, porque lo que vivieron los otros no vale. Ahí está la violencia fundamental del discurso de Piñera, cuando dice que en cincuenta años no se ha hecho nada; en la referencia constante a que él es el primero de verdad” (Ver http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2011/03/07/por-que-pinera-habla-como-telepredicador/).

Y en este contexto viene Obama el 21 de marzo a entregar su espaldarazo a Piñera como probable prospecto continental, tribuno e interlocutor del ancho mundo. En 2010 Piñera tuvo un beau geste de sumisión imperial. Le entregó el modesto uranio enriquecido generado por dos pequeños reactores nucleares experimentales chilenos afirmando –con grandilocuencia- que Estados Unidos era el tenedor más seguro. Aunque más bien se trata de virtuales “juguetes científicos”, hay cierto abuso con la ignorancia de la opinión pública desinformada, porque el uranio nunca se asocia con las bombas atómicas que Estados Unidos lanzó contra seres humanos en Hiroshima y Nagasaki, sino con el peligroso Irán islámico. Ahora que Chile está considerando instalar reactores nucleares en serio para superar su crisis energética perenne, Francia y Estados Unidos se disputan ese probable negocio. Pero Chile no estará expuesto a los problemas que enfrenta Irán por hacer lo mismo.

Estados Unidos puede confiar en Piñera, que ha dado otras muestras de lealtad, por ejemplo acogiendo “disidentes” cubanos que no se quisieron ir a España. Se ha pronunciado sobre muchos temas de interés para Estados Unidos y, por cierto, no ha dicho palabra alguna sobre el terrorismo que encarna Luis Posada Carriles, prófugo de la justicia de Venezuela y Cuba, enjuiciado en Texas, Estados Unidos. No está procesado por la gente que asesinó con terrorismo, sino por violar normas de inmigración. Y no es probable que Piñera tenga interés en esos hechos cuando las víctimas son del otro lado. Al fin y al cabo, Estados Unidos impone “el terrorismo bueno” de las ejecuciones y secuestros secretos CIA en el exterior y aquel terrorismo que engorda en Miami, mientras castiga a “Los Cinco cubanos” que lo denunciaron, quienes llevan presos más de una década por infiltrar la red terrorista de Florida. Estados Unidos recibió la información, pero no actuó contra los terroristas que preparaban nuevas acciones, sino contra los cinco investigadores.

*) Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno, autor del libro “Yo, Piñera”, Editorial MareNostrum.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Espionaje británico en Libia debilita la posición de la Alianza Transatlántica en el mundo árabe

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

El aterrizaje en la noche del domingo 6 en las cercanías de Benghazi, al noreste de Libia, de un helicóptero transportando un contingente militar y personal de inteligencia británico expone con crudeza la intervención extranjera en los enfrentamientos armados entre grupos rebeldes y el gobierno libio.

En un viejo resabio de de exhibir poderío colonial, la operación de espionaje debilita la posición de la Alianza Transatlántica en el mundo árabe para futuras negociaciones e intervenciones. A la luz pública, los propios rebeldes o el gobierno interino formado en Benghazi aparecen como violando principios básicos de territorialidad.

Es así que el grupo mixto de espías, militares y negociadores fue detenido por los propios rebeldes y devuelto a las autoridades británicas, y al mismo tiempo le reclaman al gobierno británico de que la operación no correspondía porque desvirtuaba la independencia de su lucha contra Gaddafi.

La mayor parte de los negociadores, periodistas o simples ciudadanos que llegan a Benghazi lo hacen vía Egipto, ¿Por qué este equipo de fuerzas especiales británicas no usó la misma ruta? Si la fragata británica HMS Cumberland está anclada frente al puerto de Benghazi, ¿Por qué se debió usar el helicóptero para hacer aterrizar a un grupo que finalmente no era de negociadores, sino de militares y agentes del M16, el servicio secreto británico?

Este escenario de enfrentamientos armados en Libia parece más real que los movimientos libertarios negociados y mediatizados de Túnez, Egipto y Yemen, por nombrar a los más prominentes. El Ministro de Asuntos Exteriores británico William Hague afirmó en el parlamento que se trataba de una “misión diplomática” para negociar con el Consejo Nacional Interino formado en Beghazi, la segunda ciudad de Libia donde predominan fuerzas rebeldes y se ha establecido un gobierno alternativo. En la misma sesión anunció que misiones similares se repetirían en el futuro.

Si la operación británica en Benghazi fue un “error deliberado” o pactado con los rebeldes para enviar una señal de apoyo a los rebeldes, o efectivamente se trató de una falla mayor, está por verse. Lo que sí está claro es el exceso de ímpetu por parte de la alianza transatlántica para acabar con la resistencia del Coronel Gaddafi y sus partidarios.

Al Jazeera informaba ayer por la noche que la resistencia del gobierno había asestado golpes duros a los rebeldes en Bin Jawad, Tobruk, Ras Lanuf y Misurata, mientras Naciones Unidas nombraba al ex ministro de relaciones exteriores de Jordania Abdul Ilah Khatib como enviado especial para asuntos humanitarios y establecer una negociación directa con el gobierno de Gaddafi. Se calcula que cerca de 250.000 personas han abandonado Libia y que la crisis puede afectar a medio millón.

Esta operación encubierta británica en Libia también permite ensanchar la visión de que los movimientos contra los actuales regímenes autoritarios en los países árabes no son necesariamente y puramente producto del hastío de la población hacia sus gobiernos, sino que también forman parte del antiguo juego estratégico de control de la zona y cuentan con el apoyo institucional directo de la Alianza Transatlántica. Omitir este hecho es un atentado al análisis serio y lo que es peor, al sentido de la libertad de expresión.

Al puntualizar esta intervención británica en los asuntos de Libia no se trata de apoyar un determinado gobierno. Se trata de exigir que las cartas por la supremacía se abran en forma más abierta y directa. Esta debería ser una obligación precisamente para aquellas naciones occidentales que aún teniendo todo el espacio de poder a su disposición desde hace 20 años después del colapso soviético, han desperdiciado la oportunidad de liderar la formación de un orden internacional más justo y equilibrado.

Lo de Libia, expresado en la forma brutal de la lucha armada, o lo de los otros países árabes en vías de desestabilización que se expresa de otra forma no es un problema de la cultura árabe o la religión islámica como se divulga profusamente. No es que estas naciones al provenir de culturas nómades hayan quedado en el atraso tecnológico, según el convencionalismo filosófico occidental. En estas mismas huestes hay resistencia a pensar que es un problema de la incapacidad del capitalismo global y los centros que lo lideran, de construir con estas naciones a la par, el nuevo orden global. En el tráfico se han generado demasiados prejuicios y demasiada desconfianza, bajo un ambiente donde los principios de la supremacía siguen vigentes.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Libia, ¿un protectorado bajo el control de la OTAN?

Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)
El Coronel Muammar al-Gaddafi es el centro de una campaña mediática que lo ha convertido en el personaje más ominoso de la actualidad.

Al mismo tiempo, se mueven los hilos de una conspiración en su contra que pretende criminalizarlo y enjuiciarlo en la Corte Penal Internacional, por solicitud de Estados Unidos, cuyos gobiernos han ignorado siempre la jurisdicción de esta Corte, con el visto bueno de la comunidad internacional, convencida ésta de la veracidad de las informaciones difundidas por las grandes cadenas noticiosas estadounidenses y europeas; del mismo modo que se procediera con el difunto Saddam Hussein antes de la invasión de las grandes potencias capitalistas a Iraq. Con ello en marcha, es difícil sustraerse a la idea que Washington y sus aliados de Europa estén ya en disposición de proclamar su respaldo inmediato a un gobierno paralelo libio y de desembarcar sus tropas en suelo libio para -supuestamente- devolver la paz y la democracia a dicho país, escondiendo hipócritamente sus verdaderos propósitos que no son otros que los de adueñarse totalmente de los ricos yacimientos de petróleo liviano allí existentes, ya en explotación por parte de algunas de las multinacionales occidentales del petróleo.
Así, de la noche a la mañana, Gaddafi volvió a ser el “perro rabioso del desierto”, tal como lo llamara el presidente Ronald Reagan, el enemigo de la civilización cristiana y occidental y aupador del terrorismo internacional. Atrás quedaba el hecho que este mismo Gaddafi fuera beneficiado en 2008 por el presidente George W. Bush al dejar sin efecto las retaliaciones estadounidenses contra Libia al removerla de la lista de “Estados que apoyan el terrorismo”, al igual que le fuera dada la bienvenida como un gran estadista durante la reunión del G-8 celebrada en Italia, por invitación del presidente Obama. Cuesta creer entonces que éste último, junto con sus colegas Tony Blair, Gordon Brown, Dmitri Medvédev, Nicolas Sarkozy y Silvio Berlusconi, entre otros, desconocieran por completo la situación interna libia.
Sin embargo, la conversión de Gaddafi no minimizó los planes acariciados desde hace tiempo por los regímenes estadounidenses y europeos de derrocarlo y de someter a Libia a sus designios, como lo demuestra lo afirmado por el comandante supremo de la OTAN, Wesley Clark, dos años atrás, que esta nación árabe se hallaba en el inventario oficial del Pentágono para ser subyugada luego de hacer lo propio en Irak, junto con Siria e Irán. Más recientemente, Paúl Wolfowitz, ex Subsecretario de Defensa de los Estados Unidos y artífice de la guerra contra Irak, recomendó al presidente Obama convertir a Libia en "un protectorado bajo el control de la OTAN", en nombre de la "comunidad internacional", recordando de algún modo el reacomodo del Medio Oriente bajo la hegemonía estadounidense, planeado por la administración Bush. Esto explicaría la atención prestada a Gaddafi y a Libia por quienes siempre han patrocinado intervenciones y desestabilizaciones en otros países sólo con el propósito de apoderarse de sus recursos naturales e imponerles su dominio político, económico, cultural y militar.
De este modo, independientemente de quién sea Gaddafi y de la situación real que se vive en la Gran Yamahiriya Árabe Libia Popular Socialista, lo que no debe permitirse es el descaro con que se está preparando una intervención militar en este país de parte de las grandes potencias industrializadas, dando por sentado que no se podrá hacer nada para evitarlo. Esto, especialmente en nuestra América, implica la defensa a ultranza del derecho inalienable de toda nación a su autodeterminación. De permitirse esta acción contra el Derecho Internacional, ninguna nación en el mundo estará libre de las pretensiones imperialistas y neo-colonialistas de Estados Unidos y de sus socios europeos, tal como se desprende del diseño de una posible acción militar en el país africano por parte de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que sería legitimada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El discurso de Oscar Arias

Luis Paulino Vargas Solís (especial para ARGENPRESS.info)

El discurso que Oscar Arias pronunció en el Club Unión el pasado 25 de febrero estuvo dividido en dos grandes partes. En la primera, Arias diserta sobre democracia. En la segunda, visibiliza su ideología -profundamente antidemocrática- así como su particular ethos, a medio camino entre la egolatría y el solipsismo.

Efectivamente, la primera parte abunda en menciones y conceptos –grandilocuentes y retóricos- alrededor de la democracia: “Difícilmente se pueden cumplir, a la vez, los sueños personales en libertad y los sueños colectivos con justicia, allí donde el régimen político no sea una verdadera democracia”; “La democracia depende tanto de lo que hagamos como de lo que dejemos de hacer”; “Yo estoy plenamente convencido de que las reglas democráticas son universales”. Y así sucesivamente. Recargados arabescos y empalagosas florituras intentan trajear de elegante el inacabable rosario de trivialidades y lugares comunes.

Hasta aquí el señor Arias dejó en claro dos cosas: a) guarda devoción y reverencia por algo que él llama democracia; b) el susodicho no parece estar en condiciones o no parece interesarse en desarrollar ninguna discusión seria ni ningún reflexión crítica acerca de lo que tal cosa pueda significar.

Eso sí, el señor Arias reitera, una y otra vez, acusaciones que deben ser interpretadas como una suerte de proyección en otras personas, de lo que son sus muy personales y acusadas tendencias autoritarias, cosa que las infiltraciones de Wikileaks que recientemente hemos conocido, ratifican con contundencia. Un par de citas, a modo de ilustración: “Cosa distinta ocurre con quienes no creen en ella [la democracia], con quienes la usan como disfraz mientras añoran el momento para destruirla”. Y esta otra: “Éstas son las reglas incuestionables (sic) del poder democrático, y cualquiera que pretenda saltarlas incurre en vicios autoritarios, aunque haya sido elegido por el pueblo”. La segunda parte del discurso, como indiqué, desarrolla consistentemente ese sesgo autoritario.

Al adentrarnos en esta segunda parte encontramos un Oscar Arias de seño fruncido. Moraliza y regaña sin renunciar a su proverbial retórica: “Volver atrás, añorar el pasado, no para construir el futuro, sino para revivir los cementerios del ayer, es el mejor camino al suicidio colectivo” (así resume su disgusto en relación con los diversos y variopintos procesos socio-políticos que se escenifican actualmente en América Latina).

Sentada la condenatoria frente a tales dislates, nos entrega la receta correcta: “América Latina sólo alcanzará el crecimiento económico si abraza la globalización y no huye de ella”. La divagación asume entonces tonalidades que nos llevan de vuelta a Fukuyama y su desprestigiadísima tesis del fin de la historia. Don Oscar se esfuerza así por revivir el olvidado cadáver del discurso único de inicios de los años noventa.

La verdad, pues, ha sido pronunciada y todo otro punto de vista es descalificado con fiereza: “Grupos políticos que prefieren que suceda una tragedia antes que un milagro en el camino al desarrollo, prisioneros de un estatismo ineficiente. Desde sindicatos cobijados tras convenciones colectivas, hasta diputados escudados en la inmunidad parlamentaria. Personas que creen que es tiempo de la confrontación social y de la lucha vengativa entre las clases”.

En breve: diferir de Oscar Arias entraña una profunda maldad: la de que quien propugna la tragedia.

Reconoce que en la Costa Rica actual las cosas no andan del todo bien. Pero en seguida reafirma que no es por su culpa: “Tengo la certeza de que la crisis de gobernabilidad que vive Costa Rica sería peor si Liberación Nacional no hubiera gobernado en los últimos años”. Como también es generoso a la hora de ensalzar su segunda administración: “…pusimos a Costa Rica a caminar de nuevo y le devolvimos la confianza a los costarricenses”. No es difícil demostrar que, individualmente considerado, Oscar Arias ha sido, durante los últimos 25 años, la persona que más poder ha concentrado en Costa Rica. Y, sin embargo, se autodesigna víctima y no victimario. Enrostra la responsabilidad en quienes no tuvieron poder alguno o lo tuvieron en dosis mínimas. Es un “pies en polvorosa” que resulta grotesco y cobarde.

Pero al menos hay que reconocerle coherencia en este punto: siendo que está totalmente persuadido que en sus manos, y solo en sus manos, está la verdad, no podía esperarse de su parte un gesto de humildad –ni tan siquiera una mínima manifestación de salud mental- tendiente a reconocer cuanto menos algún errorcillo insignificante. De ahí que le resulte intolerable, además de incomprensible, el cuestionamiento por las llamadas realizadas a importantes personeros públicos. Le parece lo más natural del mundo, aún si de por medio habían asuntos del directo interés personal suyo y de su hermano Rodrigo. Lo cual tan solo ratifica, por otra vía, su grado de respeto por la institucionalidad democrática. Esta resulta como al modo de otra Hacienda Taboga.

Viene entonces el recetario para Costa Rica. Nos introduce a “la” verdad a través de una pregunta retórica: “¿qué es lo más importante en este momento?”. La respuesta se desgrana en referencias retóricas a varios “más importantes” de acatamiento obligatorio. Hay un caso en que el planteamiento resulta especialmente revelador: “Lo más importante [entre otros “más importantes”] es que se apruebe la Ley General de Electricidad, específicamente el proyecto que mi gobierno presentó al Congreso, pues es el único de los cuatro proyectos que nos garantiza una mayor inversión privada, tanto nacional como extranjera”. Aplastante arrogancia autoritaria: “mi proyecto…el único”. Esto ha de ser una suerte de desplazamiento inconsciente: en realidad, el proyecto no es “el único”. El Único es Oscar Arias.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

México: Droga y horror

Ernesto Carmona (En Zitácuaro, Michoacán. REVISTA PUNTO FINAL, especial para ARGENPRESS.info)

Contra el telón de fondo de casi 50% de pobreza, en México coexisten dos poderes económicos e incluso militares y políticos: el narco-delito y el poder federal. El hambre y el precio de los alimentos crean condiciones explosivas similares a las de Oriente Medio.

La muerte es el pan de cada día. Con más de 60.000 militares y policías persiguiendo a los cárteles de la droga, hasta el 18 de febrero iban este año

1.625 asesinatos, incluidos 79 de ese día, la jornada más violenta desde que asumió Felipe Calderón, el 1° de diciembre de 2006, y declaró la guerra a unas 12 narco-bandas que operan en diferentes regiones del país. En sus 4 años, las muertes asociadas al crimen organizado suman 34.000, con más de 15.000 sólo en 2010. La tasa de homicidios subió a 19 por cada 100.000 habitantes, equivalentes a más de 21.000 muertes anuales entre una población de 112,32 millones.

A diario aparecen cadáveres, algunos cercenados y decapitados, otros colgando de puentes. Hay asesinatos emblemáticos, como el del general Manuel Farfán Carriola, muerto el 2 de febrero, al mes de ser designado jefe de seguridad pública municipal en Nuevo Laredo, Tamaulipas. También matan agentes de Estados Unidos: e1 5 de febrero, en San Luis Potosí mataron a Jaime Zapata, agente especial del Servicio de Inmigración y Aduanas. Se ignoran los detalles y qué hacía la víctima a bordo de una camioneta blindada con placas diplomáticas en la carretera Monterrey-México, considerada “territorio” del Los Zeta.

-"He matado a cuatro personas, los degollaba. Sentía feo al hacerlo. Me obligaban. Que si no lo hacía que me iban a matar. Yo nada más los degollé, pero nunca los fui a colgar a los puentes. ¡Nunca!".

Así habló (12/12/2010) Edgar Jiménez Lugo, El Ponchis, de 14 años, llamado por los medios “El Niño Sicario”, exponente de un amplio segmento de jóvenes mexicanos en estado de pobreza que se enrolan directa o indirectamente en las narco-mafias, cuyo poderío desafía abiertamente al poder del gobierno federal.

El mal viene de Estados Unidos

La raíz de los problemas de México está en Estados Unidos. El tratado de libre comercio amarra su economía a la crisis del vecino, que además es el principal cliente mundial de drogas, no reprime el consumo, no persigue en serio el mega-tráfico, ni el negocio financiero del lavado de dinero ni el contrabando de armas made in USA que fortalecen al poder militar mafioso. El mercado de la droga crece en beneficio de quienes manejan el negocio a ambos lados de la frontera.

Estados Unidos tiene más de cinco millones de consumidores de coca y derivados. El senador demócrata por Michigan Carl Levin dijo: "Las estimaciones indican que entre 500 mil millones y un billón de dólares de origen criminal se mueven y depositan anualmente en los bancos. Se estima que la mitad de ese dinero viene a dar a Estados Unidos" (1). La XII Conferencia Internacional de Lavado de Dinero aseguró que la banca estadounidense legaliza más de 500 mil millones de dólares anuales.

La internación de drogas en Estados Unidos y el contrabando de armas estadounidenses se complementan “aceitados” por los poderes "legales" y fácticos de ambos países. La corrupción fortalece esta simbiosis.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó en 2008 que los norteamericanos consumen un tercio de la producción mundial de cocaína. El 34% de los mayores de 12 años (72 millones) consumió drogas alguna vez. También ingiere el 41% de los alumnos de escuelas secundarias y 47% de los preuniversitarios. El 62% de los alumnos de secundaria y el 28% de los preuniversitarios estudian en centros donde se trafican drogas. El 9% de niños de 8 a 12 años (1 millón) presencia tráfico en sus escuelas una vez por semana (2).

Un cálculo conservador estima en 80.000 millones de dólares las ganancias netas anuales del narco-tráfico en Estados Unidos. Las autoridades confiscan poco, apenas el 1%. Más de 20.000 individuos mueren cada año por drogas; otras decenas de miles van a parar a la cárcel. En 2001, el entonces secretario de Estado Colin Powell reconoció "la gran demanda que existe en Estados Unidos" (3). Dijo: "El verdadero problema de la región no es causado por la región: es causado por lo que ocurre en las calles de Nueva York, en las calles de todas nuestras grandes ciudades". En marzo de 1999, el entonces subsecretario de Justicia Eric Holden manifestó que el narcotráfico subsistirá mientras exista demanda en Estados Unidos: "A menos que se reduzca la demanda interna de drogas subsistirán los incentivos en México y otras naciones del sur para producir lo que nosotros consumimos" (4).

Mientras el consumo en Estados Unidos aviva el negocio, el Plan Mérida de 1.600 millones de dólares en tres años asigna a México 350 millones anuales, el 10% de los 3.500 millones que gasta su gobierno en movilizar para esta guerra inútil a efectivos del ejército, marina y policía federal.

Analistas mexicanos afirman que Calderón "vendió" la soberanía mexicana a una política anti-drogas impuesta y controlada por Estados Unidos, cuyos diplomáticos incluso se burlan en los wikileaks de lo “pedigüeña” que serían las autoridades mexicanas. De paso critican la pérdida del control real en ciertas zonas del país y cuestionan la capacidad política de Calderón.

En teoría, la guerra anti-narco debería impedir que drogas colombianas ingresen a México desde Guatemala y Bélice con destino a la frontera norte con Estados Unidos. Guatemala, Belice, Costa Rica, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Panamá reciben apenas 100 millones de dólares del Plan Mérida en equipos usados para "la lucha antinarco" diseñada por Estados Unidos. En el sur de México y en Guatemala domina la banda Los Zetas y allí también existe un tráfico de centroamericanos pobres que, al igual que miles de mexicanos, sueñan con una mejor vida en Estados Unidos. Muchos desaparecen en México como mano de obra campesina esclavizada, o prostitución forzada y otras lacras del capitalismo actual. El tráfico humano está asociado al negocio de las drogas.

Trasfondo de pobreza

Las mafias incrementan su poder con el telón de fondo de la pobreza, invierten en “fuentes de trabajo” y emplean jóvenes como sicarios, tras adiestrarlos e, incluso, “ideologizarlos”.

Las cifras macroeconómicas de México no son malas para atraer las grandes ganancias que buscan las inversiones del capitalismo internacional, pero son pésimas para el común de los mexicanos. Según Cepal, la pobreza creció en 3,1%, al aumentar su indicador de 31,7% en 2006 a 34,8% en 2008, contra la tendencia a la baja en otras naciones de la región, según el informe "América Latina: evolución de la pobreza y la indigencia, 1980-2010".

En México se ocultan o disminuyen las cifras de pobreza, que también se manejan como botín electoral. Un wikileaks de la embajada de Estados Unidos coincidió con el Banco Mundial en que la pobreza creció de 42,6% en 2006 a 47,4% en 2008, con 6 millones más de pobres. Las cifras de 2009 todavía no se dan a conocer.

Los pobres que no podrán comprar comida por su nivel paupérrimo aumentarán de 23 a 25,5 millones en 2011, según José Luis de la Cruz, Director de Investigación de Economía y Negocios del Instituto Tecnológico de Monterrey. A fines de febrero, el precio de la tortilla superaba el dólar por kg. donde más del 40% vive con menos de 2 dólares al día.

En la década de gobierno del Partido Acción Nacional (PAN), de Calderón, entre 2001 –el primer año de Vicente Fox– y 2010, el salario mínimo de la capital subió en 17,11 pesos, es decir, un dólar y medio, explicó el columnista Enrique Galván Ochoa de La Jornada (03/12/2010). "¡Estamos hablando de toda una década! El promedio por año es de 1,71 pesos" (unos 75 pesos chilenos), escribió Galván.

Más del 80% de la riqueza está concentrada en 20% de la población, afirmó el dirigente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Ricardo López Pescador. "Es una situación insostenible, pues la pobreza no sólo es alimentaria, también patrimonial y de desarrollo social que tiene que ver con la educación, salud y empleo'', añadió. Para Pedro Vázquez González, del Partido del Trabajo, en 10 años el PAN acrecentó la pobreza que heredó del PRI.

"La búsqueda por la sobrevivencia y la necesidad de mantener dignamente a su familia, obliga a millones de mexicanos a tomar medidas fuera de la ley. No es de sorprenderse que el nivel de violencia en la que está sumergido el país sea tal, pues empata con la situación económica de gran parte de la población, engrosando día a día, las filas del empleo informal y del crimen organizado”, escribió el analista Jorge Abascal Jiménez (5). Añadió que las cifras de pobreza crecen a la par que los asesinatos, en tanto la prioridad de la clase política es militarizar la lucha frontal al crimen y “la oligarquía empresarial frena el desarrollo económico nacional, disimulando las cifras de pobreza que causan esta situación".

La Familia Michoacana

Un boletín oficial del gobierno, difundido el 16/12/2010, otorgó la calidad de “ideólogo” a un jefe mafioso abatido en el Estado Michoacán, aunque no se reportó hallazgo del cadáver: “El golpe más contundente dado hasta ahora a La Familia Michoacana ha sido el abatimiento de su líder ideológico Nazario Moreno González, alias El Chayo, el pasado 9 de diciembre”, dijo el comunicado federal. El personaje escribió un manual de “auto-ayuda” de lectura obligatoria para los aspirantes a sicarios.

El comercio, la agricultura y la industria de Michoacán pagan “protección” a La Familia, como en el Chicago de Al Capone. Todo resulta 25% a 35% más caro que en Ciudad de México, incluidas las tortillas y demás alimentos básicos. La Familia levanta un discurso a favor de los pobres y contra la criminalidad de la banda rival de Los Zeta, pero sometió a la clase política con 12 asesinatos de concejales y alcaldes.

La gente común le teme más al ejército y a la policía federal, quienes suelen abusar de los derechos humanos y cobran su propia protección, mientras las policías del estado y municipios… suelen proteger a La Familia. “En Michoacán no queremos a la Policía Federal”, aseguró por TV (l 3/12/2010) el senador gobiernista Marko Cortés, del PAN, “por innumerables atentados a los derechos humanos, abusos en los operativos y extorsión al sistema de transporte mexicano”. El senador dijo que en la policía “hay mucha corrupción”.

En Michoacán nadie sabe si algún vecino o conocido están involucrados con La Familia. A veces una simple discusión trae el epílogo del hallazgo de una cabeza. La gente vive con simpatía y miedo entremezclados.

Tras la muerte del Chayo hubo manifestaciones públicas con lienzos y pancartas en favor de La Familia en Morelia (capital del estado), Apatzingán y otros municipios. También fueron bloqueadas las autopistas interurbanas y calles de algunos pueblos, cerró el comercio y se suspendieron las clases varios días. La Familia difundió un comunicado, citado por La Jornada (13/12/2010), asegurando que “las fuerzas armadas están malentendiendo esta guerra, sobre todo ante los ataques certeros y sanguinarios de los grupos de sicarios de Los Zetas, que por todos lados están saliendo en el territorio nacional, haciendo más compleja esta situación, porque ellos sólo buscan su mezquino beneficio monetario a costa de extorsionar, secuestrar, matar cruelmente, violar y asesinar a gente inocente”.

La agenda política pronostica el retorno del PRI en 2012, que gobernó 70 años y lleva 11 alejado del poder. Ya se sabe que el candidato y eventual presidente será el PRI Enrique Peña Nieto, actual gobernador del estado de México, nacido en 1966. ¿Y la izquierda? Su líder Andrés Manuel López Obrador pidió “licencia” en el Partido Revolucionario Democrático (PRD), cuya dirección busca aliarse con el PAN en la elección del gobernador del Estado de México. "Ya lo pensé bien y no quiero nada con los dirigentes del PRD que abandonaron los principios originales del partido y pactaron, acordaron y transaron con Calderón desde tiempo atrás".

Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno.

Notas:
1) Citado en 2001 por James Petras en http://www.voltairenet.org/article120085.html
2) Andreu Martí, Rebelión, 03-08-2008
3) Diario de Yucatán, Mex.,27-04-01
4) CNN 12-03-99
5) E-consulta.com, 17-02-2011

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Las noticias que incomodan

Hugo Blasco (especial para ARGENPRESS.info)

Se anuncia en las tapas de los periódicos sin distinción de posicionamientos políticos que la producción automotriz aumentó respecto a febrero del año anterior; que la temporada veraniega ha sido un éxito y que continúa durante el fin de semana largo de Carnaval; que los recitales de música son presenciados por miles y miles de entusiastas; y así podríamos seguir. Conclusión: el País está muy bien, hay dinero, se pueden pagar bienes y servicios, el Pueblo es feliz.

Pero, ¿será realmente así? ¿O es que toda esta información “positiva” se refiere a un sector de la sociedad que no supera el 40% de la misma?

Es muy importante responder a esta duda porque una vez más se intenta construir una realidad total a partir de un sector y como sabemos es muy equivocado y conduce a errores groseros generalizar a partir de una parcialidad.

En estos días tomamos conocimiento de nuevas muertes de pequeños por desnutrición. Otra vez el flagelo del hambre sobre miembros de una comunidad de pueblos originarios en esta Argentina que nos es presentada como pujante, progresista con una población feliz y esperanzada.

Sin embargo lo cierto es que dos integrantes del pueblo wichi de Salta han sido víctimas de la voracidad empresaria con el consentimiento de los gobernantes provinciales. Estos habitantes originarios de nuestro suelo van siendo empujados por el “progreso” fuera de sus habitats naturales y por lo tanto condenados a una desculturización forzada cuyo resultado es cada ves más frecuentemente la muerte. A los wichis hay que sumarles los qom, los diaguitas, los mapuches, los guaraníes, entre otros, quienes además reciben la represión oficial.

La respuesta de los gobiernos tanto nacional como provinciales suele ser la ayuda puntual ante la gravedad de la situación. Es decir, focalizadas.

Ante esta realidad dolorosa y de una gravedad inmensa que agravia a la condición humana decimos, desde la Central de Trabajadores de la Argentina, que no hay excusas para no tomar decididamente las políticas UNIVERSALES que consagren los DERECHOS de todos y que conduzcan a la erradicación definitiva del HAMBRE en la Argentina.

No soportamos que se posterguen tales decisiones. Deben ser la prioridad el Hombre, su dignidad y no la renta capitalista.

Seguramente seguiremos escuchando “explicaciones” imposibles de aceptar porque para nosotros EL HAMBRE ES UN CRIMEN y tiene responsables por acción u omisión.

En esta fecha donde estamos a días de conmemorar el 24 de marzo de 1976 es necesario tener presente por qué luchaban nuestras compañeras y compañeros desaparecidos, muertos, torturados.

Dieron lo más preciado que tenían, sus vidas, militando con fuerza, compromiso y mucha alegría por una Patria libre de pobreza y de hambre, soberana, democrática y solidaria; por una Patria definitivamente liberada.

Seguramente, al igual que la CTA, no hubieran tolerado la resignación y el “no se puede” ante este cuadro social que nos golpea e interpela como trabajadores.

Hugo Blasco es Secretario de Derechos Humanos de la CTA Nacional.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Y que siga el corso... Carnaval, o la libertad-espectáculo

Juan del Sur

…defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y de los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres.
Mario Benedetti

Donde hay público ya hay una postura, una representación para el afuera. Los insurrectos del Mayo francés tenían esta idea: “Proscribamos los aplausos; el espectáculo está en todas partes”.

Desde hace varios años, en Buenos Aires y su conurbano, y también en Montevideo, aunque en una medida menor, se ha instalado una concepción militante del carnaval. Qué digo militante: ¡heroica!

Sus más intrépidos portavoces declaran que el carnaval busca "romper con la hegemonía que ejercen los de arriba sobre los de abajo" y con “esa imposición de que solo hay que trabajar” y, además, “llama a un grito de todo lo que se está padeciendo y esto en algún momento se les viene en contra a los de arriba. Por eso, al carnaval se lo ha querido prohibir”.

Es cierto que se lo ha querido prohibir, y se lo ha prohibido, pero, ¿qué cosa no se ha prohibido a lo largo de la historia? Por ejemplo, Cronwell y los puritanos despotricaron contra las diversiones públicas y prohibieron el teatro y la ópera: Shakespeare estuvo prohibido en Inglaterra. Sin embargo, respecto del carnaval la tendencia no ha sido impedir su celebración, sino favorecerla.

En la Noche de San Juan, cómo comparten su pan

Para más datos, todas las “fiestas” en general han sido emplazadas en las sociedades más opresivas y petrificadas como válvulas de seguridad, un respiro para los de abajo ante la fatiga y la penuria sin horizontes.

Tanto es así que se pueden rastrear los antecedentes del carnaval en las más antiguas —y autocráticas— civilizaciones, como en Sumeria y en Egipto (Egipto: ¿le suena?), con referencias que se remontan a hace cinco mil años. Y fue la Iglesia Católica —que no es boba— la que de algún modo integró fiestas paganas a su celebración litúrgica mayor, la Pascua de Resurrección y la Cuaresma que la precede, fijando el carnaval en los tres días previos al Miércoles de Ceniza.

Por esa razón, en el ámbito cristiano el carnaval es un período de permisividad y cierto descontrol… organizado.

Libertad con horario

De modo que al lado de los fundamentalistas del “carnaval revolucionario” se pueden encontrar opiniones diferentes, como la de los que piensan que es el momento de autenticidad; no de ponerse la máscara, sino de sacársela, de mostrarse tal cual se es, soltarse, liberarse. Y también están los otros, los que lo toman como una oportunidad de tirar la chancleta. Y otros más, que no sin astucia recomiendan que “por cuatro días locos que vamos a vivir… ¡por cuatro días locos, te tenés que divertir”, o que “no hay que llorar, que la vida es un carnaval y las penas se van cantando”.

Pero lo asombroso de todos ellos es que, reconociendo en su modo de encarar el carnaval un valor superior o, al menos, apetecible, se resignan a confinarlo a unos pocos días del año, en lugar de desplegarlo a lo largo de toda su vida.

Si la perspectiva propuesta es lograr tres días de libertad contra trescientos sesenta y dos de agachar la cabeza, espérenme ahí, que voy, me suicido y vuelvo.

La zorra rica al rosal

Ya mencioné algo asombroso; aquí va algo más. Estoy pensando en esas personas de lo más humildes que tienen todo el año en la mira los días de carnaval, y le restan tiempo a sus intereses y a su descanso con el fin de obtener la caricia del aplauso de los burgueses y pequeñoburgueses (si no buscaran eso harían la fiesta puramente entre ellos). Y los burgueses y pequebús disfrutan de esa donación y terminado el carnaval, que te mueras. No, que te mueras, no; mejor, que sobrevivas hasta el próximo carnaval, así me divertís con tus cabriolas y tus coplas inofensivas. Y a ver si ponés un poquito más de energía (¿qué te pasa?: ¡parece que estuvieras desnutrido!) y también más imaginación; eso ya lo vi el año pasado.

Es el orgullo (orgullo alienado) de esos mansos: “¿Ven?: estamos en el escalón más bajo de la pirámide social, pero bien que les gusta venir a ver nuestras comparsas”.

O si van un poquito más lejos:

—¿Viste cómo se quedaron fríos cuando cantamos eso de “los gordos con sus cadenas de oro sosteniéndoles la panza”?

Sí, qué golpe duro.

Desesperados, no encontraron otra salida que ir tomar champán al bar de un hotel cinco estrellas.

Carnaval Nac&Popó

En tren de optar, ya lo he insinuado, prefiero trescientos sesenta y dos días de compromiso y de autenticidad, y consagrar los tres de carnaval a bailar y darle a la pandereta. Y hacer sonar pitos y matracas, también, qué joder: descontrol total, o sea.

Lo de presentar al carnaval como una gesta casi insurreccional es propio de las mistificaciones que promueve el populismo. Para mí, es como cantarle cuatro frescas al retrato del dueño de la empresa. Si vas a organizarte, que sea para plantear los reclamos en su ámbito propio, no en el efímero y equívoco de un corso.

Pero los que padecen esta recurrente inflamación de la glándula carnestolenda tienen más argumentos. Una tal “Comunidad del Carnaval” nos alecciona que “los Carnavales convocaron a más de un millón de espectadores por año”. “Un millón” posee el mérito santificante de la magnitud, según decía Bierce. “Un millón de personas llenó la Plaza de Mayo el 17 de octubre de 1945”; “un millón de jóvenes peregrinaron a Luján”: y así, de millón en millón, estamos como estamos.

Tristeza não tem fim

Cada vez más, las cosas no se hacen por sí mismas, sino como espectáculo para otros o para que sean registradas por las cámaras de televisión. Cuando anunció “Deportes para Todos” la presidenta sostuvo que su “objetivo es que el pueblo vea eventos de cultura popular”. Es un compendio de ideas gratas al populismo: “deportes para todos” es que el pueblo vea en acción por TV a las elites hiperprofesionales de actividades que, como espectáculo, hace ya mucho que dejaron de ser deporte, y a esto lo llamaremos “cultura popular”.

Para mantenernos entretenidos y apartados de nuestra identidad social más profunda el populismo siempre está revolviendo en el tacho del interés falso y, parafraseando a Marcuse, de ese modo solo puede proporcionarnos, en el caso más favorable, la mejor felicidad falsa.

De eso se trata el carnaval: ¡la pucha!, el poder no solo nos ordena cuándo debemos estar con los morros metidos en la tarea, sino también cuándo divertirnos e, incluso, ser díscolos y atrevidos.

Temo que a usted lo haya empalagado toda esta cháchara. Por eso me despido con una cortita y al pie:

El que se divierte cuando se lo ordena el calendario, en realidad no se divierte: trabaja de divertirse.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Sin carnaval

Silvana Melo (APE)

Marzo se despereza en las calles desiertas. Transpira de a ratos por una nube, acuchilla de a ratos por el sol. Todavía es verano. Hay un rumor lejano de murga tristona y un par de mascarones duermen su mona de alcohol en las esquinas.

Hay feriado y el fin de semana es tan largo que dicen que se fueron todos. Que no quedó un nadie para que cuide la Gendarmería. Que no quedó un nadie para que pase calor de pavimento en las húmedas venas de marzo. Que no quedó un nadie, dicen.

La Estación Darío y Maxi huele a fritos y suena a cumbia nostálgica. Pavón le pasa por la puerta, sin la furia diaria. El tren fatiga el traca traca sin multitud, como un milagro de carnaval. La estación entera es un santuario. La muerte pasó su aliento sagrado y en las paredes y en el piso y en las columnas y en el túnel y en las escalinatas ellos están. Desangrándose otra vez.

Como Mariano Ferreyra en la esquina de Perdriel y Luján. Puesto a morirse por toda la historia en esa ochava de Barracas. Su silueta se cristaliza y se esfuma en la calle vacía. Donde lo vieron caerse con el pecho roto. Y morirse ahí, tan guevara, tan crístico, tan joven.

El pibe tendrá trece, no más. Arrastra una remera diez veces más grande que su cuerpo, que le cae hasta sus rodillas, agujereada, estirada de un lado, corta en el otro. Una camperita negra sobre los hombros, como si tuviera frío. Es gris como la remera. Tiene la piel ceniza. Parece haber salido de una boca de tormenta. Parece haber nacido en los intestinos del conurbano. Sale a pedir monedas y sospecha que vivirá corto, muy corto. Acaso ni lo sospecha. Se deja morir un poco todos los días. Cuando respira vidrio molido en sus pulmones.

Entre los palos borrachos de la 9 de Julio hay hogares sin paredes ni techos ni sala de estar. Un carrito de supermercado, un sillón con tres patas, una lata, un cajón de fruta con trapos para cambiarse. Una pila de diarios. Una garrafa con hornalla. Ella se consiguió una cama. En la tarde de franco de carnaval se tiró de costado, con la cabeza sostenida por uno de los brazos, a leer. Un par de horas con pretensión de paraíso. Después la lluvia, la noche, la ciudad más impiadosa. Y los redoblantes que suenan lejos, muy lejos. A la hora en que despiertan las brujas.

Eligió para dormir la vidriera de una esquina brillante de Recoleta. En la vereda se la vio arrodillada, con un vestido de flores oscuras, rascándose la espalda de abajo hacia arriba, con las dos manos. El pelo impenetrable. Negro negrísimo. Y ella en otro mundo. Sin nada. A media cuadra, es feriado de carnaval.

El río alarga su lengua envenenada. Estira sus dedos de plomo y se lleva a los niños que nacen, respiran y crecen a duras penas a su alrededor. Los devuelve rotos, infectados, con la cabeza fatigada, con los pulmones ajados. Sin poder multiplicar ni llenarse de aire. Recortados, talados por la suerte que les tocó. Nacer a la orilla del Riachuelo y arrastrar la condena del veneno que llueve de la panza de la producción. Y que los convierte en su cloaca.

Apenas una lata de dulce de membrillo redobla bajo el golpe de la cuchara. Es todo el carnaval del caserío. Que respira apenas el olor pesado que para ellos tiene el porvenir.

Marzo bosteza y hace un calor desconcertado. Es feriado para la murga y la máscara embriagada por las calles. Todos se fueron, dicen. No hay un nadie en las calles puestas a dormir.

Pero hay los que están y no se van nunca. Sin redoblantes ni lentejuelas. Sin carnaval.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Por una sociedad sin violencia machista

Irina Santesteban (LA ARENA)

Reconociendo grandes avances en la situación de las mujeres, en los últimos años, todavía la violencia de género sigue siendo uno de los principales problemas que enfrenta una sociedad que pretende ser igualitaria para ambos sexos.

Son diversos los ámbitos donde se manifiesta la desigualdad de género. En el trabajo, continúa vigente la pelea para obtener que se consagre el precepto constitucional de "igual remuneración por igual tarea", que fue establecido en nuestra Carta Magna, pero no pensado para las mujeres. Es que en los comienzos de nuestra institucionalidad, las mujeres eran "ciudadanas de segunda": no votaban, eran incapaces relativas para el derecho civil y eran brutalmente golpeadas en el ámbito doméstico, donde nadie podía meterse.

En el derecho laboral los avances también han sido importantes, pero en el ámbito de la actividad privada las mujeres continúan percibiendo sueldos inferiores a los de sus pares varones por las mismas tareas y responsabilidades. Como resabio de la creencia que el sueldo femenino era un "complemento" del sostén del hogar, que tradicionalmente recaía en el salario masculino, lo cierto es que hoy un gran porcentaje de hogares son mantenidos exclusivamente por mujeres, así como en muchos de ellos el salario de ellas constituye "el fuerte" de la manutención familiar.

Doble jornada, pero sin paga

Sin embargo, a la hora de proteger la maternidad y los derechos de la mujer trabajadora, todavía no existe una igualdad, ni siquiera una equiparación en las responsabilidades. La mayoría de las que trabajan fuera del hogar, están obligadas a la doble jornada, esto es, luego de su trabajo remunerado -que puede ser de 6, 8 o más horas-, deben afrontar el peso de las tareas domésticas, cada vez más compartidas, es cierto, pero todavía no lo suficiente.

Con o sin ayuda de una empleada -que también es del mismo género-, ya sea por mandato cultural o porque nadie lo hace, las mujeres se hacen cargo de la organización de la casa, de pagar las cuentas, de organizar las actividades escolares de los hijos, de los controles médicos, de que el hogar esté provisto, de programar vacaciones. En fin, de que todo marche como "Dios manda".

Violencia que mata

Y es justamente en el ámbito doméstico donde se manifiesta con una crueldad sin límites, la desigualdad de las mujeres, víctimas predilectas de una de las peores expresiones de la violencia machista, la que ejerce el varón sobre su pareja, a la que considera parte de su patrimonio.

A pesar de los avances en instrumentos jurídicos, tanto del derecho interno como internacional, que han plasmado en tratados y leyes una serie de preceptos que tienen por objeto luchar contra la violencia de género, en nuestro país las mujeres siguen sufriendo maltrato y hasta la muerte a manos de sus parejas, cónyuges, ex parejas y novios. Cincuenta femicidios en los primeros dos meses de 2011 son demasiados. Por ello, este año, uno de los objetivos de las organizaciones femeninas ha sido visibilizar esta problemática, solicitando se tipifique la figura del "femicidio", como el asesinato de una mujer, por su condición de tal, y a manos de una persona vinculada con ella sentimentalmente.

Tipificar o no el femicidio

Sin embargo, algunos penalistas se oponen a la tipificación de este delito en los Códigos penales, como Iñigo Ortiz de Urbina Gimeno, catedrático de Derecho Penal y Criminología de la Universitat Pompeu Fabra (Barcelona) y asesor del ministro de Justicia del gobierno español. En una entrevista publicada ayer por el diario "Página 12", Ortiz de Urbina afirmó que el derecho penal no es la vía más idónea para terminar con la violencia de género. Se pronunció en contra del aumento de las penas para este delito y sí por una más eficiente acción del Estado en cuanto a perseguir los casos de violencia, de asistir a las mujeres víctimas de maltrato, y por un cambio en los patrones culturales patriarcales.

Para el Código Penal argentino existen las figuras del parricidio (asesinato de los padres a manos de sus hijos) y el infanticidio (del hijo a manos de su padre o madre), pero no el femicidio.

Tampoco existen, aunque algunos Poderes Judiciales han comenzado a hacerlo, estadísticas oficiales sobre los crímenes de mujeres a manos de sus parejas. En abril de 2007, durante las jornadas sobre Defensoría Pública que se realizaron en la Facultad de Derecho de la UBA, organizadas por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el juez penal Fernando Ramírez, uno de los disertantes, reconoció que en la justicia correccional alrededor de un 25 por ciento de las causas son por violencia doméstica, que a su vez en un 99 por ciento son contra las mujeres.

En ese sentido, la creación de la Oficina de Violencia contra la Mujer en el ámbito de la CSJ, fue un avance muy importante, sobre todo para la centralización de las denuncias que efectúan las mujeres, que las obliga a deambular por diferentes juzgados y oficinas, hasta obtener una resolución favorable, como la exclusión del hogar o la prohibición de contacto o de acercarse a la víctima en un radio determinado.

En Córdoba, la creación de los Juzgados de Violencia Familiar también fue un paso muy importante, así como la instalación de Secretarías de Violencia Familiar en los Juzgados Civiles del interior provincial. Pero la magnitud de la problemática de la violencia de género ha sobrepasado estas buenas medidas, y hoy tanto su infraestructura, como el personal asignado, resultan insuficientes.

Educación y prevención

Como lo afirma Ortiz de Urbina, no es el derecho ni los Tribunales los que erradicarán la violencia de género, de la misma forma que, en un debate más amplio, no es el endurecimiento de las penas ni la creación de nuevas figuras penales, la manera como se acabará con la delincuencia.

La necesidad de insistir en una educación no sexista, desechando los estereotipos patriarcales y promoviendo la igualdad entre el varón y la mujer, es una de las claves para una solución de fondo. Desde la niñez y, sobre todo, entre los y las adolescentes, para evitar las relaciones violentas desde el noviazgo, erradicando para siempre la justificación de actitudes agresivas de los varones como una expresión de "celos".

Esa confusión lleva luego a que muchos medios de prensa titulen un femicidio como "crimen pasional", algo así como un "crimen por exceso de amor o pasión", sustrayendo su connotación de violencia machista.

Por ello, aún hoy, en muchos juicios, los abogados defensores utilizan la "emoción violenta" para justificar un homicidio en situación de violencia de género. Esto es, un femicidio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Se cumplieron 200 años del fallecimiento de Mariano Moreno: El Plan de Operaciones o la lucha por el poder del Estado

Mario Hernández (especial para ARGENPRESS.info)

Hace 200 años, el 4 de marzo de 1811, murió Mariano Moreno. El objetivo de su Plan de Operaciones era borrar a la burocracia virreinal y sus aliados -tal era el objetivo de la revolución política.

Tengo fe, dijo Moreno, suavemente, la cara que fosforecía.
Creo en Dios, Agrelo: usted no. Pacto con el Diablo: ¿usted no?
(La revolución es un sueño eterno, Andrés Rivera)

"Cuando está en juego la salud de la patria, no se debe caer en consideraciones sobre lo justo y lo injusto, tampoco sobre lo piadoso, ni lo cruel, ni lo laudable, ni lo ignominioso; posponiendo todo otro respeto, comprometerse con aquel partido que le salve la vida y le mantenga la libertad" (Maquiavelo)

¡Viva mi Patria, aunque yo perezca! (Mariano Moreno)

A manera de prólogo

Se puede estudiar la historia de las ideas políticas con el método más tradicional como una historia de los llamados "textos clásicos", o bien enfocando la matriz social e intelectual más general, a partir de la cual surgieron las obras, analizando los acontecimientos más pertinentes de la sociedad en la cual y para la cual se escribieron originalmente. La propia vida política plantea los principales problemas al teórico de la política al hacer que cierta gama de asuntos parezcan problemáticos y que una correspondiente gama de cuestiones se conviertan en los principales temas del debate.

La adopción de este enfoque también puede ayudarnos a iluminar algunas de las conexiones entre la teoría política y la práctica, estableciendo vínculos más íntimos entre las teorías políticas y la vida política.

Para ver el Plan de Operaciones como un texto que responde a preguntas específicas necesitamos saber algo sobre la sociedad en que fue escrito, de lo contrario, corremos el riesgo de un enfoque textualista.

Ver no sólo los argumentos que estaba presentando, sino también las preguntas que estaba enfocando y tratando de resolver. No podemos esperar este nivel de entendimiento si sólo estudiamos los propios textos. Para verlos como respuestas a preguntas específicas necesitamos saber algo de la sociedad en que fueron escritos. (Skinner, 1978)

Comprender qué cuestiones está enfocando un escritor y qué está haciendo con los conceptos de que dispone es equivalente a comprender algunas de sus intenciones al escribir.

Un poco de historia

Mariano Moreno tenía 31 años en mayo de 1810. Había nacido en Buenos Aires. Hijo de un hogar austero y religioso, tuvo desde niño -dice su hermano y biógrafo Manuel- "la pasión dominante de la lectura y rehuía la ocasión de distraerse con otros jóvenes". Fue a Charcas para ordenarse como sacerdote pero no se hizo eclesiástico sino abogado.

En sus carpetas de la época de estudiante (1799-1805), encontramos el Discurso sobre si el restablecimiento de las ciencias y las artes han contribuido al engrandecimiento de las costumbres, reflexiones sobre el papel de la religión en la sociedad humana y un cuaderno sobre la Revolución Francesa.

En el trabajo titulado Religión, analiza los puntos de vista de Pascal, Maquiavelo, Washington, D'Alambert, Montesquieu, Bayle y Rousseau, quien fuera su mayor influencia intelectual.

De regreso en Buenos Aires consagró su energía y laboriosidad a su bufete profesional, el más renombrado de la ciudad. El 25 estuvo ausente y entretenido en la casa de un amigo. Propuesto como secretario de la Primera Junta tampoco quiso admitir el cargo e hizo "una protesta ante la Audiencia por acto violento en su nombramiento", dirá Pueyrredón años más tarde.

El Plan de Operaciones

La Junta en votación secreta le encomienda el 18 de julio el Plano de Operaciones que el gobierno provisional de las Provincias Unidas del Río de la Plata debe poner en práctica para consolidar la grande obra de nuestra libertad e independencia.

¿Cuál era su contenido?

El primer capítulo está destinado a instaurar el "terrorismo". Recomienda observar "la conducta más cruel y sanguinaria con los enemigos de la causa ... la menor simeprueba de hechos, palabras, etc., contra la causa debe castigarse con la pena capital, principalmente si se trata de sujetos de talento, riqueza, carácter y alguna opinión".

Se completa el terrorismo montando en la Banda Oriental una oficina de "seis u ocho personas de nuestra entera satisfacción que escriban cartas anónimas, fingiendo o suplantando nombres ... para sembrar la discordia y el desconcierto ... cuidándose de indisponer los ánimos del populacho contra los sujetos de más carácter y caudales pertenecientes al enemigo".

El segundo capítulo se refiere a la propaganda. La "Gaceta" debería dar noticias "muy halagüeñas, lisonjeras y atractivas... reservando en lo posible los pasos adversos y desastrados, porque aunque algo se sepa... a lo menos la mayor parte de la gente no la conozca".

La base de la propaganda sería "el misterio de Fernando", circunstancia la más importante para llevarla siempre por delante, tanto en la boca como en los papeles públicos y decretos... pues es un ayudante a nuestra causa el más soberbio, aún cuando nuestra obra y conducta desmientan esta apariencia... nos da un margen para fundar cierta gestión y argumento, así en las cortes extranjeras como en España... podremos hacer dudar de cuál de ambos partidos es el verdaderamente realista... además para atraernos las voluntades de los pueblos, tampoco nos sería oportuna una declaración contraria".

El tercer tema es la insurrección popular. Allí se afirma que "los pueblos nunca saben ni ven sino lo que se les enseña y muestra". Para promover el levantamiento popular en la campaña oriental debía recurrirse a "los desertores, delincuentes, la gente vaga y ociosa y otras muchas que... luego se apartarán como miembros corrompidos que han merecido aceptación por la necesidad". Este levantamiento sería acaudillado por dos "sujetos" de gran prestigio en la masa rural, a quienes era necesario ganar "por cualquier interés o promesas": el capitán de dragones José Rondeau y el capitán de milicias José Artigas, "personas de talento, opinión, concepto y respeto". Estos actuarían apoyados por "los hermanos y primos de Artigas, un Valdenegro, un Baltasar Vargas, un Benavídez, un Ojeda, etc.... sujetos que por lo conocido de sus vicios son capaces de todo y tienen opinión popular adquirida por hechos temerarios".

Prosigue el "Plano" afirmando que "hay hombres de bien, si cabe en los ambiciosos el serlo, que quisieran sin derramamiento de sangre sancionar las verdaderas libertades de la patria... como tienen talento, algunas virtudes políticas y buen crédito, son de temer; y a éstos sin agraviarlos, debe separárselos; porque unos por medrar, otros por mantenerse, cuales por inclinación a las tramas, cuales por ambición de los honores, y el menor número por el deseo de la gloria, o para hablar con más propiedad, por la vanidad de la nombradía, no son propios por su carácter para realizar la grande obra de la libertad americana en los primeros pasos de la infancia".

En materia de política exterior, Moreno recomienda proceder con Inglaterra en forma "benéfica... proteger su comercio, aminorarle sus derechos, tolerarla, aunque suframos algunas exacciones... los bienes de Inglaterra deben ser sagrados". La supone favorable a la revolución porque "a la corte inglesa le interesa que América o parte de ella se desunan o dividan de aquella metrópoli [España] y formen por sí una sociedad separada donde la Inglaterra pueda extender más sus miras mercantiles y ser la única por el señorío de los mares".

La ayuda británica para el triunfo de la revolución debía gestionarse "con reserva y disimulo" procurando obtener del gobierno inglés una "declaración pública de neutralidad" en el conflicto entre las autoridades peninsulares y las provincias americanas, que permitiese comprarles armas "por su justo precio", si no fuese posible un "tratado secreto" de apoyo. En retribución se pagaría, además de los beneficios comerciales, con la isla Martín García para que fuese "una pequeña colonia o puerto franco para su comercio".

Respecto de España, debía enviarse "actas o representaciones de los cabildos de esta capital e interiores, expresando que se desvelan para conservar los dominios de esta América para el señor Fernando VII... para entretener y dividir las opiniones en la misma España, haciendo titubear y aparentar por algún tiempo hasta que nuestras disposiciones nos vayan poniendo a cubierto".

El documento continúa estudiando la organización del Estado: "la Constitución debe afianzar a todos el goce legítimo de los derechos de la verdadera libertad, en práctica y quieta posesión, sin consentir abusos: entonces resolverá el Estado americano el verdadero y grande problema del contrato social".

Los últimos capítulos del "Plano" tratan de los medios para insurreccionar Brasil y conquistar Río Grande. La insurrección sería promovida por agentes "mandados en clase de comerciantes" que distribuirían ejemplares de la "Gaceta", impresos en portugués, y harían "los elogios más elevados de la felicidad, libertad, igualdad y benevolencia del nuevo sistema y del envilecimiento del anterior".

Sublevado Brasil, se aprovecharía la circunstancia para anexar Río Grande, haciendo comprender a sus habitantes "que el mismo delito de rebelión contra su monarca los obliga a aceptar nuestras tropas a la frontera" y de paso "saquearemos los pueblos y haciendas".

El Príncipe

El Plan habría de guiar la conducta de Moreno durante los meses siguientes, contribuyendo a su fama de "robespierriano". No obstante, demuestra una clara comprensión de lo que es el Estado -la violencia organizada- y de la estrategia y táctica a emplear para apoderarse de su maquinaria y hacerla servir a los fines propios, contra sus antiguos usufructuarios.

Este "extremismo" de Moreno, que en realidad implica el único realismo sereno en los momentos cruciales de la lucha por el poder, ya que como él mismo lo decía: "no se podrá negar que en la tormenta se maniobra fuera de la regla", reflejan la intransigencia de todo el estrato social de la colonia -abogados, intelectuales, aspirantes a políticos- a quienes los estrechos marcos de la sociedad colonial no ofrecía ninguna ocupación a nivel de sus ambiciones.

Aunque su mayor influencia intelectual fue sin duda Rousseau de quien tradujo El Contrato Social, la influencia de El Príncipe en el Plan de Operaciones es notable.

El Plano es una aplicación, corregida y aumentada, del arte de Maquiavelo a la política criolla, demasiado empírica hasta entonces al entender de su autor: "Hablemos con franqueza -dice-: hasta ahora sólo hemos conocido la especulativa de las conspiraciones, y cuando tratamos de pasar a la práctica nos amilanamos... no son éstas las lecciones de los grandes maestros de las revoluciones".

Se trata de enseñar a los hombres a fabricar, manejar y, sobre todo, mantener con garantías de éxito a esa entidad artificial, el Estado, que fija y ordena las relaciones sociales. Un acto será conveniente o no según sea beneficioso o perjudicial para conseguir el fin de mantener y acrecentar el Estado.

"Si un príncipe está genuinamente interesado en "conservar su Estado" tendrá que desatender las demandas de la virtud cristiana y abrazar de lleno la moral, muy distinta, que le dicta su situación", dirá Maquiavelo. Su valor moral es indiferente para el político, por eso, la ciencia política declara su indiferencia moral. Para que un político pueda poner en práctica sus planes debe vencer una serie de limitaciones, adelantarse al futuro, ser previsor, flexible, con buenos reflejos para reconocer y aprovechar las ocasiones. El Príncipe "no debe desviarse de lo que es bueno, si ello es posible, pero debe saber cómo actuar mal, si ello es necesario. Es indispensable que el príncipe se vuelva "mitad bestia, mitad hombre", ya que no podrá sobrevivir de otra manera" (El Príncipe, Cap. XVIII).

Los hechos

El 2 de junio entra al puerto de Montevideo un buque español con la noticia de la instalación del Consejo de Regencia en Cádiz.

El 22 de junio es expulsado el ex virrey Cisneros y los oidores.

El 24 de junio Paraguay se pronuncia a favor del Consejo de regencia.

El 12 de julio en Montevideo, el comandante de Marina, Salazar, trama un golpe conocido como Sofocamiento de los "tupamaros" para anular los 2 cuerpos simpatizantes con los patriotas.

El 14 de julio los cabildantes habían jurado en secreto el Consejo de Regencia.

El 15 ya se conocía el fracaso de la tentativa de Liniers (el 13 Moreno escribía: "Las últimas noticias que hemos recibido son sumamente lisonjeras... irremediablemente deben venir -Liniers y los suyos- presos a esta ciudad con segura custodia").

El 28 de Junta ordena el fusilamiento de Liniers sosteniendo "que este escarmiento debe ser la base de estabilidad del nuevo sistema, y una lección para los jefes del Perú que se abandonan a mil excesos, con la esperanza de la conformidad".

Ocampo y Vieytes enviados a prender a Liniers y fusilarlo, sugieren remitir a los prisioneros a Buenos Aires. Por tal motivo, son destituídos.

El 17 de agosto escribe Moreno a Chiclana: "pillaron nuestros hombres a los malvados, pero respetaron sus galones y cagándose en las órdenes de la Junta nos los remiten presos a esta ciudad... veo vacilante nuestra fortuna por este solo hecho".

La muerte del glorioso defensor de Buenos Aires pareció un crimen, y así lo afirmaron muchos.

Se dice que Moreno aseguró: 'Si algún camino se hubiese presentado para salvar las vidas de los conspiradores, no hubieran perecido... Si fuera dable enviarles a España, como se hizo con Cisneros y los oidores... pero ellos mismos se habían cerrado todas las puertas... Los barcos de Montevideo, conforme al plan de Liniers, estaban ya bloqueando nuestro puerto, y no era posible intentar la remisión de estas personas... Tampoco podía operarse su enmienda, y la conmiseración la habrían convertido en motivo para alentar la sublevación, interpretándola como debilidad'.

En seguida agregó:

'El único papel que se encontró en las faltriqueras de Liniers, al tiempo de ser arcabuceado, fue su despacho de virrey'.

Alguien aventuró una explicación:

'Ese despacho, acaso lo consideraba don Santiago como su más gloriosa condecoración..., el título que resumía toda su obra a favor de Buenos Aires'.

Moreno se adelantó a decir:

'No, creo yo que Liniers conservaba cuidadosamente sus despachos, después de su derrota en Córdoba, sin duda para, efectuado su escape, concitar de nuevo a las provincias, enseñando sus antiguos títulos'.

"Veo, cuando alzo la pistola, lustrosa, aceitada, a la altura del corazón, el río, inmóvil y tenso y violáceo, contra el horizonte, y el sol, quizá, al este del horizonte, y a Moreno, pequeño y enjuto, de pie sobre el piso de ladrillos de su despacho en el Cabildo, la cara lunar, opaca, que no fosforece, bajo el alto techo encalado, que me dice, con esa como exhausta suavidad que destilaba su lengua e impregnaba lo que su lengua no repetiría, vaya y acabe con Liniers. Escuche, Castelli, a Maquiavelo: Quien quiera fundar una República en un país donde existen muchos nobles, sólo podrá hacerlo luego de exterminarlos a todos. Extermine a Liniers y a los que se alzaron con Liniers. Extermínelos, Castelli. Veo, la boca de la pistola apoyada contra la carne y los huesos que cubren mi corazón, a Moreno, la cara lunar, opaca, que no fosforece, como si flotase en los jirones de sombra que la noche de julio instala en su despacho, y que dice, suave la voz y exhausta: Si vencemos, se hablará, por boca de amigos y enemigos, todo el tiempo que exista el hombre sobre la tierra, de nuestra audacia o de nuestra inhumana astucia. Si nos derrotan, ¿qué importa lo que se diga de nosotros? No estaremos aquí, Castelli, para escucharlos, ni en ningún otro lado que no sea dos metros debajo de donde crece el pastito de Dios" (de La revolución es un sueño eterno).

Instrucciones "reservadas" a Castelli (12 de setiembre y 18 de noviembre): "En la primera victoria dejará que los soldados hagan estragos en los vencidos para infundir temor en los enemigos... en cada pueblo donde llegue averiguará la conducta de los jueces y vecinos, los que se hayan distinguido en dar la cara contra la Junta serán remitidos a las provincias de abajo (la actual Argentina)".

Epílogo

El 31 de julio la Junta dicta un decreto de "medidas extraordinarias" a propuesta de Moreno mediante el cual se confiscan bienes de quienes se ausenten, castiga a quienes tuviesen armas del Rey, los que propalen rumores y a quienes mantuvieren correspondencia "sembrando divisiones". Saavedra no lo firma.

El 10 de setiembre el gobernador de Montevideo, Soria, ordenó el bloqueo de Buenos Aires y el litoral occidental del Río de la Plata.

Al instalarse, la Junta se hallaba rodeada en la propia ciudad de Buenos Aires por fuertes centros contrarevolucionarios: el Cabildo, integrado mayoritariamente por comerciantes vinculados directamente por Cádiz y su sistema, los jerarcas desplazados, el ex Virrey y los miembros de la Real Audiencia y Montevideo. Moreno rápidamente desbarató toda posible acción de estos focos de resistencia.

En 1843, Nicolás Rodríguez Peña explicaba a Vicente Fidel López: "Castelli no era feroz ni cruel. Obraba así porque estábamos comprometidos a hacerlo así todos, lo habíamos jurado (¿el Plano?)... ¿Qué fuimos crueles? ¡Vaya con el cargo!... Salvamos a la Patria como creíamos que debíamos salvarla ¿Habría otros medios? Así sería: nosotros no los vimos ni creímos".

Edmundo Burke advirtió que el exceso de abogados era uno de los mayores peligros que afrontaba el dominio colonial británico en Inglaterra "cuando grandes honores y emolumentos no adscriben ese conocimiento al servicio del estado se convierte en un formidable adversario del gobierno".

En las colonias españolas estos grupos sociales estaban dispuestos a llegar hasta el fin con toda energía para apoderarse del Estado, mucho más consecuentemente que los hacendados o comerciantes cuya urgencia no era tan grande por cuanto contaban con el poder económico.

El objetivo del Plan de Moreno era borrar a la burocracia virreinal y sus aliados -tal era el objetivo de la revolución política-.

Oh, joven siempre invicto
a quien nunca insultó
con sus aleves tiros
la blanca emulación

Oh, joven generoso
imagen del valor,
envidia del talento,
norma de la razón

Oh, joven nunca visto
en cuyo corazón
el vergonzoso miedo
jamás se aposentó...

(fray Cayetano Rodríguez/Blas Parera)

Bibliografía
Autores Varios. Historia Integral Argentina. Tomo II. El País Nuevo. CEAL, Buenos Aires, 1980.
Donghi, Tulio Halperín. Historia Contemporánea de América Latina. Alianza Editorial, Buenos Aires, 1996.
González Arrili, Bernardo. Moreno. Editorial Nobis, Buenos Aires, 1964.
Maquiavello, Nicolás. El Príncipe. Altaya, Barcelona, 1996.
Martelli, Juan Carlos. French y Beruti. Los patoteros de la Patria. Ediciones Atril, Buenos Aires, 2000.
O'Donnell, Pacho. Monteagudo. La pasión revolucionaria. Planeta, Buenos Aires, 1998.
Peña, Milcíades. Antes de Mayo. Ediciones Fichas, Buenos Aires, 1973.
Reyes Abadie, Washington. Artigas y el federalismo en el Río de la Plata. Hyspamerica, Buenos Aires, 1986.
Rivera, Andrés. La revolución es un sueño eterno. Planeta, Buenos Aires, 1998.
Rosa, José María. Historia Argentina. Tomo II. Juan Carlos Granda Editor, Buenos Aires, 1967.
Squinner, Quentin. Los fundamentos del Pensamiento Político Moderno. Tomo I. El Renacimiento. FCE, México, 1993.
Vitale, Luis. Introducción a una Teoría de la Historia para América Latina. Planeta, Buenos Aires, 1992.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Chaco: Apuntan a la extranjerización y concentración del uso y de la explotación de las tierras fiscales

Rolando Núñez (CENTRO MANDELA, especial para ARGENPRESS.info)

El entendimiento sobre tierras fiscales entre el Gobierno del Chaco, una compañía anónima de Arabia Saudita y una consultora en formación.

El gobierno nacional impulsa, política e institucionalmente, un importante proyecto para lograr una nueva regulación de la propiedad de la tierra en la Argentina, con eje en la protección de la soberanía, pero fundamentalmente con el objetivo de impulsar el acceso a la propiedad de miles de familias campesinas, minifundistas y pequeños productores sin tierras. El proyecto habla de la regulación de la propiedad de la tierra casi en el umbral de considerarla como “un bien social”, lo que implica una profunda modificación positiva en el concepto y en la visión acumulada ininterrumpidamente en nuestro país. El objetivo mayor de la nueva postura política nacional se orienta a frenar el fuerte proceso de extranjerización de la tierra y a establecer un nuevo régimen en materia de contratos rurales. Se reconoció, al fin, que 17 millones de hectáreas se encuentran en manos extranjeras, en regiones de alta concentración de recursos naturales estratégicos y de gran valor de biodiversidad. También se admitió que más de 500 mil familias campesinas están excluidas de la tierra, que es lo mismo que decir que son excluidos de la producción y del trabajo, o sea que integran el vasto lote de pobres e indigentes de la Argentina.

La propia presidenta Cristina Fernández anunció, durante la inauguración de las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación, que la futura regulación de la propiedad de la tierra seguirá el modelo brasilero, indiscutiblemente progresista aunque insuficiente. Se enfatizó sobre la intensa ola de compra y concentración de tierras por parte de extranjeros, profundizada durante la época menemista, rescatándose la necesidad estratégica de defender el interés y el desarrollo nacional.

Algunas pautas del memorándum de entendimiento

El memorándum de entendimiento fue firmado el 22 de febrero entre el gobernador de Chaco, la firma Alkhorayef Group Company (AGC), representada por José F. Tomás y Siasa Latinoamericana (SIASA), encabezada por Daniel Tardito. Los compromisos asumidos no son jurídicamente vinculantes; no se generan derechos ni obligaciones para los firmantes, de manera que es posible ser dejado de lado el entendimiento sin que traiga aparejado ningún tipo de consecuencias económicas o de otra naturaleza.

AGC se presentó como una empresa diversificada en industria, comercio y desarrollo de proyectos, dedicada al suministro y mantenimiento de maquinaria pesada y equipamiento de riego, más otros servicios para el sector agrícola, en forma directa o a través de sus empresas controladas. Para cualquier notificación fijó domicilio en la Caja 305 del Correo de la ciudad de Riad, Arabia Saudita. SIASA se presentó como una sociedad anónima, en formación, con oficinas en Tigre. Tiene por principal objeto agrupar managers.

El objetivo del entendimiento sería el desarrollo, llave en mano, de un emprendimiento agrícola en aproximadamente 40 mil hectáreas de tierras de propiedad de la Provincia del Chaco. La producción que se logre debe ser entregada al Reino de Arabia Saudita. AGC será el desarrollador del proyecto y principal responsable de Arabia Saudita, vinculando a las fuentes de financiamiento saudí, a los ingenieros, a los sub-contratistas, consultores y proveedores, asegurándose en operar como el único y exclusivo comercializador de los productos agrícolas que se obtengan en el emprendimiento.

La preparación del estudio de viabilidad del proyecto está a cargo de la Provincia del Chaco. Mientras tanto, AGC y SIASA indicarán el fondo saudita interesado para el desarrollo y otros financistas internacionales que deseen participar en la financiación del proyecto, a través de un préstamo a la Provincia del Chaco, que debe ser garantizado por la República Argentina, como garante soberana.

En el futuro se debe elaborar el proyecto de desarrollo vinculante, a partir del cual comenzarán las responsabilidades irrenunciables de las partes, en términos de financiamientos y de ejecución del proyecto, que se plasmarán en los contratos definitivos.

En cuanto a la financiación, de punta a punta aunque sin especificaciones, se contempla que requerirá de 300 a 400 millones de dólares estadounidenses. En el artículo 2.4 se precisó que las necesidades de financiamientos se obtendrán a través del apoyo del Banco Saudí de Desarrollo, los bancos regionales y los financistas comerciales, con garantía soberana argentina, con un financiamiento aproximado de 12 años.

En al artículo 2.6 se establece que la Provincia del Chaco poseerá y proveerá la tierra y proporcionará todo tipo de apoyo para la ejecución del proyecto, garantizando que las empresas de Arabia Saudita tengan prioridad en el alquiler de la tierra, así como a AGC.

Chaco no coincide con las políticas nacionales

De todas y de cada una de las cláusulas del memorándum de entendimiento firmado entre el gobierno del Chaco, AGC y SIASA deriva que el emprendimiento inevitablemente desembocará en la concentración y en la extranjerización del uso y de la explotación de las tierras fiscales. Al mismo tiempo, de manera inesperada, ha quedado en evidencia que los lineamientos de la gestión local no coinciden con las pautas del gobierno nacional, en un tema que no es menor sino estratégico para los intereses del país y de alta exposición por la sensibilidad de la opinión pública respecto del preocupante y creciente fenómeno de extranjerización de la tierra argentina.

En cualquier caso, la decisión política del gobierno provincial merece un fuerte reproche y una esclarecedora crítica social porque cuando incipientemente nace en Argentina la necesidad y la urgencia de regular la propiedad y uso de la tierra con parámetros modernos y progresistas, al amparo de la concepción de bien social de la tierra, aparece este emprendimiento que contradice abiertamente las pautas mínimas de administración responsable de las tierras fiscales y de los recursos naturales, que es lo mismo que decir que no se custodia ni se protege el ambiente y la biodiversidad.

El emprendimiento no se ajusta a la ley y a la Constitución

El proyecto desvirtúa y desnaturaliza la letra y el espíritu de la Constitución, que establece -con absoluta claridad- las pautas que regulan la propiedad, el uso y la explotación de las tierras fiscales, señalando a quienes se debe adjudicar, los objetivos perseguidos y las prohibiciones. Nuestra carta magna definidamente alienta la entrega de la tierra a pequeños productores, a sus hijos y a las comunidades indígenas, prohibiendo la entrega a sociedades mercantiles, salvo excepciones que deben ser formuladas por ley, con fundamentos serios y comprobables.

Nuestra Constitución no autoriza a que el gobierno alquile las tierras fiscales. Desde esta perspectiva, el emprendimiento con financistas saudí se evidencia absolutamente inconstitucional, además de ser un nuevo caso de extranjerización y de concentración de las tierras.

Además, el proyecto no se ajusta a la ley 2913 ya que a lo largo de su texto no contempla que el gobierno provincial alquile tierras fiscales. Por ello es que la continuidad y ejecución del temerario emprendimiento necesitará –inevitablemente- de la sanción de una nueva ley para que se modifique la actual. En ese marco aparece la responsabilidad futura de los legisladores provinciales, quienes no deberían apoyar tal iniciativa, con lo cual harían un gran aporte en la tarea de preservar los derechos colectivos y los activos de los chaqueños, actualmente en riesgo frente a proyectos como el analizado.

Escasa o nula factibilidad ambiental. Los riesgos y daños

Por si fuera poco que el emprendimiento sea inconstitucional y que no tenga cobertura legal hasta tanto se sancione una nueva ley que calce -como guante a medida- en los intereses que se auspician, el gobierno difundió que el proyecto se localizaría en la zona de Las Hacheras. Esta pequeña comunidad rural, ubicada sobre la ruta provincial Nº 9, a 30 kms. de Miraflores, inicia lo que se llama el camino costero hacia Nueva Pompeya y localidades ubicadas más al norte, en El Impenetrable. A su vez, Las Hacheras se localiza también a 30 kms. del único puente de ingreso a la Estancia “La Fidelidad”, de propiedad de los hermanos Roseo, hoy objeto de una gran disputa entre pretensos herederos y compradores fraudulentos después del cruel asesinato de don Manuel. Este campo todavía preserva una extraordinaria riqueza ambiental y de biodiversidad a lo largo de las 148 mil hectáreas ubicadas en el interfluvio chaqueño, con un bioclima excepcional, hoy expuesto a saqueos, a la extracción ilegal de productos forestales, a sobre pastoreos y a ocupaciones ilegales porque no cuenta con ninguna protección.

La región que se extiende entre el Río Bermejo y Las Hacheras está integrada por suelos que no son aptos para la agricultura, aún con riego artificial. Son suelos Clase VI, que para no ser degradados necesitan de la cobertura permanente del monte. En el mejor de los casos, estas tierras deben ser destinadas a actividades silvo pastoriles, a ganadería extensiva o a la obtención de madera con criterios muy selectivos, con el objetivo permanente de preservación del monte por su alto servicio ambiental, que desvirtúa cualquier concepto de tierra ociosa que se pueda manejar desde los despachos oficiales. En definitiva, si se desmontara y se destinara la región a la actividad agrícola, los suelos colapsarán de tal modo que cuando venza el plazo del alquiler a los extranjeros, serán suelos estragados.

Vale la pena retroceder

Estamos a tiempo para dejar sin efecto el entendimiento firmado entre el gobierno y los inversores saudí. Desde todo punto de vista conviene interrumpir el proyecto. Es necesario que no se entreguen en alquiler, o bajo cualquier otro formato jurídico, las tierras públicas del Chaco, sobre todo en latifundios a extranjeros porque se violará el espíritu y la letra de la Constitución y se producirá un extraordinario daño ambiental y social, quizás irreversible.

Debe entenderse que la posible transferencia del uso y de la explotación de miles de hectáreas de tierras fiscales a AGC/SIASA significará una forma solapada de adjudicación indirecta y temporaria de las tierras y un mecanismo concreto de extranjerización y de concentración, en abierta contradicción con todas las pautas fijadas por el gobierno nacional y por la opinión pública. Vale la pena retroceder.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...