lunes, 4 de abril de 2011

El desarrollo de las fuerzas destructivas

Juan Diego García (especial para ARGENPRESS.info)

Con la modernidad ha venido aparejada la idea del progreso, del renacer, de una época de luces en contraste con la muy enfatizada oscura noche del Medioevo. El devenir histórico se asume como una especie de línea ascendente hacia un bienestar que si bien admitía pequeños retrocesos acaba pronto por ajustar sus dinámicas en todos los órdenes expandiendo mayores cotas de libertad e igualdad a colectivos sociales cada vez más amplios.

El análisis de las sombras en este proceso de elevado y explicable optimismo queda relegado a las pocas voces que destacan el duro impacto del progreso sobre las mayorías proletarias y campesinas y sobre los pueblos de la periferia del sistema, víctimas mayores de la expansión del capitalismo por el planeta. Uno de los elementos decisivos de toda esta dinámica revolucionaria es sin duda la ciencia moderna y su estrecho vínculo con el desarrollo material, algo que ha permitido en cortos períodos alcanzar niveles de producción sin parangón en el pasado. En efecto, con el capitalismo se han logrado alcanzar niveles de riqueza material que ni las mentes más agudas de antaño se hubiesen imaginado, si bien muy mal repartidas a todos los niveles. Por su parte el socialismo soviético industrializa a la URSS en un cortísimo espacio de tiempo si se compara con el mismo proceso en el Occidente capitalista y no menos sorprendente será el caso de la República Popular China convertida hoy en la segunda potencia industrial del planeta.

La idea optimista del progreso enfatiza casi siempre los aspectos cuantitativos del problema y lleva a sus extremos la idea del desarrollo de las fuerzas productivas, dando por bueno cualquier avance material sin dar mayor importancia a los demás aspectos. Desde una perspectiva capitalista primará naturalmente el principio de la ganancia sobre cualquier otra consideración y solo una presión social considerable obligará a tomar en cuentas otros factores que a corto o largo plazo desaconsejen determinadas decisiones. Por su parte, en el modelo soviético del socialismo - con otros presupuestos ideológicos- se asume la cuestión de manera semejante y se reduce la teoría del desarrollo de las fuerzas productivas a sus aspectos puramente cuantitativos.

Pero el progreso así entendido fue objeto de críticas desde los albores mismos de la modernidad. El movimiento obrero y socialista en Europa pone en evidencia ya en el siglo XIX (y las luchas campesinas inclusive antes) que las ventajas del nuevo orden favorecen básicamente a unas minorías y que las nuevas fuerzas productivas devoran literalmente generaciones enteras al tiempo que destruyen el medio, aunque entonces ese impacto no preocupa demasiado ya que existe una relativa abundancia de recursos en el planeta. Los dramáticos impactos del naciente capitalismo dan pié a las ensoñaciones románticas y conservadoras sobre un mundo rural que la modernidad extingue pero también a respuestas revolucionarias y reformistas orientadas al futuro. Imparable, el sistema impone no obstante el escenario de las barriadas miserables y un medio ambiente deteriorado en extremo pero que parece digerir sin problemas el pesado humo del industrialismo. Todo sea por el progreso, es la consigna.

El socialismo de tipo soviético que predominó a lo largo del siglo pasado no resultó ajeno a esta idea de ingenuo optimismo sobre el progreso material que trae el industrialismo y la modernidad. Por razones comprensibles (su atraso material, ante todo) las grandes revoluciones socialistas en Rusia y China manifiestan una especie de exagerado “productivismo”, es decir, un énfasis decisivo en el desarrollo material a cualquier precio con el sacrificio heroico de varias generaciones y con el consecuente impacto sobre la naturaleza (destructivo en extremo e irreparable en muchas ocasiones).

Con los vertiginosos avances del último medio siglo el aspecto destructivo de las fuerzas del progreso se evidencia de forma dramática y solo por intereses espurios se lo niega o se lo justifica argumentando que la destrucción es el precio inevitable a pagar por el bienestar. Como corolario, un optimismo interesado acerca del omnímodo poder de la ciencia y de la técnica sirve de base para confiar en ellas la reparación de los daños infringidos a la naturaleza y a los seres humanos. Siempre habrá una solución científica para todo: para las fugas radioactivas o para aliviar los efectos más duros de la condición alienada del ser humano en la modernidad.

Los actuales acontecimientos en Japón ponen en evidencia la dinámica letal que trae consigo el progreso cuando las fuerzas de la ciencia y de la técnica devienen en factores destructivos de incalculables consecuencias. Ya no es solo que empresarios y autoridades niponas hayan obrado con total negligencia en el mantenimiento de las centrales nucleares como denunció la Agencia Internacional de la Energía Atómica que repetidas veces advirtió sobre los fallos que provocaron una catástrofe que hoy amenazan con extenderse por buena parte del planeta, sino que -de nuevo- tras estos fallos no hay otra cosa que el afán de lucro y una devoción irresponsable por el progreso a cualquier precio. Igual ocurre con el derrame de petróleo en el golfo de México por culpa de la BP, el surgimiento y propagación de la gripe aviar a partir de granjas saturadas y sin control (pero muy ventajosas para sus propietarios), el aire envenenado de las ciudades por culpa del automóvil -un gremio con inmenso poder político- y otros muchos casos, todos ellos indefectiblemente ligados a la obtención de beneficios sustentados siempre con el discurso del necesario progreso material de la sociedad.

Pero la tozuda realidad se encarga de recordar la dinámica contradictoria que encierra el desarrollo de las fuerzas productivas cuando se limita al productivismo o se reduce a los estrechos límites del cálculo empresarial. El capitalismo no solo colapsa porque disocia su enorme capacidad productiva de la necesidad de distribuir la riqueza creada sino porque con tal de asegurar los más altos niveles de beneficio convierte el positivo desarrollo de las fuerzas productivas en un factor de destrucción que llega a poner en peligro a la misma especie humana. Seguramente con presupuestos políticos diferentes el socialismo soviético condujo a resultados similares, al menos en este aspecto, (la destrucción del Mar de Aral o el accidente nuclear de Chernóbil son pruebas dramáticas que no permiten abrigar dudas al respecto).

La industrias en general, la energía nuclear, el automóvil, la agricultura moderna de gran plantación, el comercio masificado de las grandes superficies, ciertas obras de infraestructura de gran impacto en el medio y otras actividades similares en el capitalismo aseguran sin duda productos y servicios baratos y en cantidades ingentes pero al mismo tiempo provocan inevitablemente la contaminación del suelo, la polución del aire y del agua, la destrucción de los bosques, el envenenamiento de los alimentos y la puesta en riesgo de la salud humana no menos que la desaparición acelerada de miles de especies animales y vegetales de valor incalculable para la misma supervivencia del planeta y la innecesaria aniquilación de pueblos y culturas de incalculable valor.

Si en el mundo rico crece entre la ciudadanía el descontento con un orden que sacrifica la calidad de vida y muestra cada vez con mayor evidencia su carácter insostenible, en la periferia pobre del planeta los retos para salir del atraso y la pobreza por caminos diferentes al industrialismo clásico se imponen en la agenda del desarrollo. La minería a cielo abierto, la explotación de petróleo y gas, la tala de bosques a gran escala, la realización de obras de infraestructura, la producción masiva de alimentos y demás mercancías indispensables para sostener una vida razonablemente digna, todo ello sin seguir los mismos caminos del capitalismo se convierten en el nudo gordiano, en desafíos tanto teóricos como prácticos de cuya solución eficaz depende superar la condición de naciones inviables, de sociedades cloaca, es decir, receptoras de los desechos materiales y culturales del sistema capitalista mundial.

Cuando las naciones que buscan salir del atraso dependen del petróleo, la minería, la oferta de alimentos a gran escala y en general de materias primas, convertidas por tanto en suministradoras cautivas del mundo rico, perpetúan necesariamente su carácter de economía deformadas y dependientes, dilapidan sus propios recursos (casi todos no renovables) y destruyen su medio ambiente a cambio de nada. Si los habitantes del mundo rico ven amenazada su calidad de vida y su vida misma por un Fukushima nuclear, no menos le ocurre a los mapuches de Chile cuando se enfrentan a las grandes multinacionales que invaden sus tierras e inundan sus campos para garantizar el “progreso”. Desafíos similares enfrentan poblaciones urbanas y rurales de Perú, Ecuador, Brasil o Colombia que hacen frente a los mismos dilemas y no pocas veces deben pagar un alto precio para no ser convertidas en víctimas propiciatorias del “progreso”.

Más allá del discurso engañoso de los defensores del capitalismo y, por supuesto, más allá de la visión romántica de socialismos utópicos que idealizan mundos premodernos, se impone la necesidad de formular en las nuevas condiciones las líneas maestras de la teoría de las fuerzas productivas, armonizando las relaciones entre los seres humanos y de éstos con la naturaleza. Seguramente todo pasa por revertir las actuales relaciones sociales de forma que de objetos devengamos en sujetos y que el progreso que permiten la ciencia y la técnica no lleven a la humanidad a morir de éxito.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Brevísima historia de la ONU (Parte VI)

Jorge Gómez Barata (especial para ARGENPRESS.info)

San Francisco: Imposiciones y trampas

En 1945, bajo una cobertura política, diplomática y jurídica excelentemente elaborada, Estados Unidos, la Unión Soviética y Gran Bretaña, vencedores en la II Guerra Mundial, en lugar de restablecer el Derecho violado por los nazis, crearon nuevas reglas, a las cuales el mundo hubo de ajustarse. La Carta de la ONU y el Consejo de Seguridad no suprimieron el uso de la fuerza, sino que lo codificaron y, de cierto modo, lo legalizaron; verbigracia: Libia.

La fundación de la ONU fue resultado de una coyuntura histórica en la cual confluyeron el horror por las consecuencias de las guerras y la maduración de un pensamiento político que, trascendiendo las barreras ideológicas, apostó por el mantenimiento de la paz a partir de un sistema de seguridad internacional basado en la supremacía económica y militar de las grandes potencias que luego sumarían el monopolio atómico.

Lo novedoso fue que los Tres Grandes mediante la Carta de la ONU ajustaron el derecho internacional al predominio conquistado mediante la guerra. Si bien en el proceso de formación de la ONU hubo acatamiento y consenso, también estuvieron presentes, desacuerdos e imposiciones.

Entre el 25 de abril y el 26 de junio de 1945 se efectuó en San Francisco California, la Conferencia constitutiva de la ONU; la primera mega reunión de la postguerra. Durante 72 días, 850 delegados de 45 países que, con los asesores sumaban unos 3 500, a lo cual se añaden 2 500 periodistas y observadores, representaron al 80 por ciento de la población mundial. La Secretaría contrató más de mil empleados, entre ellos casi 200 traductores.

De los países participantes 20 eran de América Latina, 14 de Europa, 2 de América del Norte y 2 de Oceanía. Entre Asia, Medio Oriente y África del Norte sumaban 10 y dos pertenecían al África Negra (uno de ellos Sudáfrica). Los países derrotados, además de Alemania, Japón e Italia, Bulgaria, Rumania, Hungría, Albania, incluso España no fueron invitados.

La estructura del conclave fue el siguiente:

Un Comité de Orientación formado por los jefes de delegaciones, asistido por un Secretariado Ejecutivo integrado por 14 miembros. Cuatro Comisiones (1) Propósitos generales, (2) Asamblea General) (3) Consejo de Seguridad) (4) (Corte Internacional de Justicia). En total hubo 10 plenarias y casi 500 reuniones; la última donde se sometió a votación el texto de la Carta se efectuó el 25 de junio de 1945, en el teatro de la Opera de San Francisco y estuvo presidida por Lord Halifax.

Debido al número de países (20) y a la experiencia internacional de sus delegados, América Latina que había concertado sus posiciones en la recién celebrada Conferencia de Chapultepec, estuvo en el centro de los debates en cada una de las cuatro comisiones del evento, especialmente en las que se ocuparon de los asuntos económicos y sociales, los organismos regionales y el Consejo de seguridad.

América Latina que contaba con una larga tradición de concertación política regional, había efectuado siete conferencias panamericanas y donde la guerra no era un fenómeno recurrente, prefería una organización que avanzara hacía el mantenimiento de la paz, por vía de la concertación política, dejando que las diferencias se resolvieran a escala regional. Un delegado comentó: “Se imaginan ustedes que un litigio entre Honduras y Guatemala sea resuelto en Nueva York por norteamericanos, rusos y chinos…”
Otro asunto que preocupaba a los latinoamericanos era la falta de realismo contenida en la fórmula de “igualdad soberana de los estados” en un mundo plagado de abismales diferencias y en términos de desarrollo económico y social profundamente asimétrico. La ONU para ellos debería unir a las aspiraciones de paz, las del desarrollo. Los postulados en este orden y la creación del Consejo Económico y Social se incorporaron a la Carta a propuesta de América Latina; como también ocurrió con los órganos regionales a partir de los cuales luego apareció la OEA.

A los representantes latinoamericanos que trabajaron para que la ONU no naciera como una herencia de la guerra ni fuera una organización de vencedores, les resultaba difícil aceptar que no se hubiera considerado dar al Consejo de Seguridad una estructura regional que asumiera la diversidad del mundo. Era escandaloso que no hubiera en ese órgano ningún Estado Latinoamericano y ninguno africano.

La posición adoptada en Yalta de mantener inalterable el veto fue favorecida por la forma como en San Francisco se redactó y aprobó la Carta de la ONU, que se hizo por partes. Si bien América Latina era mayoría en la Conferencia no lo era en cada una de las comisiones. De ese modo, aunque existía un consenso latinoamericano de rechazo al veto, al aprobarse lo relativo al Consejo de Seguridad donde se incluía ese asunto, sólo se registraron los votos en contra de Colombia y Cuba.

El procedimiento adoptado convirtió la plenaria final en una ceremonia, un evento simbólico y multitudinario, celebrado en el Teatro de la Opera de San Francisco. Para ese acto, el presidente sugirió que en lugar de levantar la mano los delegados de cada país se pusieran de pie y permanecieran así hasta el final; momento en que Lord Halifax dio por aprobada por unanimidad la Carta de la ONU. En San Francisco, además de imposiciones hubo trampas.
Al otro día, los mismos que había votado acudieron al Veteran′s Memorial Hall y firmaron la Carta y los Estatutos de la Corte Internacional. En total se estamparon 135 firmas.

Al final hablaron los jefes de las delegaciones de las “potencias patrocinadoras” (5) y otros cinco delegados por diferentes zonas geográficas. El resumen estuvo a cargo del Harry Truman, presidente de los Estados Unidos: “La Carta de las Naciones Unidas que acabáis de firmar –dijo–es una base sólida sobre la cual podremos crear un mundo mejor. La historia os honrará por ello…”

Tal como había sido acordado, la Carta entró en vigor en el momento en que Estados Unidos, Unión Soviética, Gran Bretaña, China y Francia, depositaron en el Departamento de Estado los instrumentos de ratificación por sus respectivos parlamentos. Ese proceso se completó el 24 de octubre de 1945; primer día de la otra historia.

Luego les cuento que ocurrió desde entonces hasta hoy cuando en nombre de la ONU, la OTAN ataca en Libia.

Ver también:

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Libertad de expresión, pilar del cinismo capitalista mundial

Romualdo Retamal Maureira (especial para ARGENPRESS.info)

La llamada “libertad de expresión”, fundamentada en el libre mercado y la propiedad privada de los medios, constituye una de las más grandes rapacerías del capitalismo occidental. Recordando un poco su historia, el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos reza: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

A su vez, el artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, teóricamente, garantiza:

1. Nadie podrá ser molestado a causa de sus opiniones.

2. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.

3. El ejercicio del derecho previsto en el párrafo 2 de este artículo entraña deberes y responsabilidades especiales. Por consiguiente, puede estar sujeto a ciertas restricciones, que deberán, sin embargo, estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para:
a) Asegurar el respeto a los derechos o a la reputación de los demás;
b) La protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas.

El artículo 3° del Pacto Internacional protege precisamente uno de los enunciados jurídicos más antidemocráticos de las oligarquías del mundo occidental (salvo algunas respetables excepciones) que versa sobre el sacrosanto concepto de la libertad de expresión. El concepto se funda en lo que escribió en el Digesto el jurista romano Ulpiano: Jurisprudentia est divinarum atque humanarum rerum notitia, justi et injusti scientia, que significa: Jurisprudencia es la noticia o conocimiento de las cosas humanas y divinas, así como la ciencia de lo justo y de lo injusto.

Es decir, la jurisprudencia y el derecho romano –una disciplina exclusiva de los aristócratas- saltaron a todas las escuelas de leyes de occidente y a todos nuestros países. Junto con sus enfermedades venéreas, los conquistadores nos trajeron sus leyes -y su religión- para perpetuarlas en las cátedras de derecho de nuestras poco democráticas sociedades surgidas tras las gloriosas guerras de independencias contra el yugo español, británico, portugués y francés.

La sagrada propiedad privada de los medios

A medida que el capitalismo se apoderaba de occidente (incluida América) surgió la sagrada propiedad privada, otro concepto vital para los creadores del capitalismo, las monarquías y oligarquías occidentales y criollas que ya habían logrado cimentar sus países a fuerza de banderas, fronteras y sangre aborigen. La organización social que más aplaudió esta revolucionaria visión de progreso fue la venerable Iglesia Católica Apostólica Romana.

El derecho a la libertad de expresión es defendido como un medio para la libre difusión de las ideas, y así fue concebido durante la Ilustración. Para filósofos como Montesquieu, Voltaire y Rousseau la posibilidad del disenso fomenta el avance de las artes y las ciencias y la auténtica participación política. Fue uno de los pilares de la guerra de la independencia de EEUU y de la revolución francesa, hechos que remecieron a las cortes de los demás estados occidentales.

La alusión más clásica a la libertad de expresión del capitalismo internacional la podemos encontrar en los juristas estadounidenses Oliver Wendell Holmes Jr. y Louis Brandeis, quienes acuñaron el argumento del “Mercado de Ideas”. Según esta analogía con la libertad de comercio, la verdad de una idea se revela en su capacidad para competir en el “mercado”. Es decir, estando en igualdad de condiciones con las demás ideas (supuestamente, gracias a la “libertad de expresión”), los individuos apreciarían qué ideas son verdaderas, falsas o relativas.

Este argumento ha sido criticado por pre asumir que cualquier idea cabría en el “mercado de ideas”. Y aún así, aquellas ideas que tengan mayores medios de difusión se impondrían sobre otras, al margen de la verdad. Aún más: tras la teoría del “mercado de ideas” existe la asunción de que la verdad se impone sobre la falsedad. Para los detractores está demostrado que los prejuicios se imponen a menudo sobre la verdad, y cuando ésta llega a imponerse ya muchos han sufrido la represalia del “mercado de las ideas”, a veces de una manera brutal y despiadada. Esto se ha visto muchas veces, por ejemplo, en graves daños a la imagen de personas o sociedades antagónicas al capitalismo y a la tiranía del llamado “cuarto poder”. Efectivamente, medios de comunicación, periódicos y la televisión, con la complicidad de “periodistas” que sirven a sus amos y a su ideología, han llegado a tener el poder de poner o sacar presidentes y fomentar guerras y sangrientos golpes de estado mediante la mentira, la tergiversación y la injuria.

Incluida América Latina, nuestros pueblos tercermundistas conocen bastante de esta práctica delictiva amparada por mercaderes inmorales de la “información”. Entre los ejemplos emblemáticos está la implicación de los medios en el golpe a Salvador Allende, liderado por El Mercurio y su red de diarios -que hasta hoy representan la aplastante mayoría de la prensa escrita privada de Chile-, más otros medios escritos y el pontificio Canal 13 de TV, perteneciente al Vaticano y a la Santa Iglesia Católica chilena, y ahora en 66% al grupo Luksic. Asimismo, en el golpe a Manuel Zelaya, en Honduras, se involucró el 99,9% de los medios privados y el 100% de la TV. El golpe frustrado en la Bolivia de Evo Morales, con el apoyo del 98% de la prensa, incluyó a todos los canales privados. También el golpe frustrado a Rafael Correa en Ecuador, apoyado por toda la prensa escrita de derecha y el 99,9 % de las televisoras privadas, y el golpe de Estado a Hugo Chávez Frías, que en los hechos no sólo fue apoyado sino protagonizado por el 100% de la prensa privada y de los canales de TV.

Parar el terrorismo mediático

También conocemos organizaciones terroristas de la información. Por ejemplo, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que aglutina a los grandes diarios de EEUU y América Latina en una asociación patronal mafiosa, aliada a toda la telaraña mediática de las corporaciones transnacionales planetarias alineadas bajo la batuta de EEUU. La SIP es protegida por todos los gobiernos capitalistas neoliberales o fascistas de la región.

Estamos conscientes que en las sociedades “modernas” las actividades de sus ciudadanos, sean empresariales o particulares, están todas normalizadas. Es decir, están reguladas por leyes que rayan la cancha a cada una, quedando además establecidas en las constituciones de cada país, haciendo por esta razón, poco comprensible la noción de hombres libres que con tanto orgullo declaran (casi siempre en sus primeros articulados) las cartas magnas de los países “democráticos” de occidente.

Pero ¡qué extraño!, qué paradójico, qué extravagante, qué misterioso: La actividad humana de las empresas privadas de comunicación e información (prensa y televisión) es la única que se excluye del rayado jurídico de la cancha, tan necesario para la democracia social. Un humano lúcido y consciente de sus derechos y deberes no puede considerar que la declaración de la ONU, o el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, sea la panacea de la democracia ya que allí falta lo fundamental: la responsabilidad social que lleva consigo esta actividad humana y las necesaria sanción económica e incluso la caducación de la concesión asignada de un segmento del espectro radioeléctrico a los medios de comunicación privados y/o estatales que al traficar con la mentira traicionan así la necesaria neutralidad y pluralidad frente a los hechos noticiosos, sean políticos o sociales, que ocurren en el mundo, sin dejar de lado que muchas “noticias” son ignoradas por la censura. Es decir, estos medios de información se echan al bolsillo el derecho humano a ser informado de manera oportuna, veraz y plural.

Para este periodista, el cáncer que representa para la humanidad el “cuarto poder”, y toda su batería ideológica, necesariamente pasa por una impostergable legislación democrática abocada a poner justicia y sentido común al escandaloso problema de la (des) información masiva en el mundo global de los mass media. La democratización del derecho a la información verdadera y neutral pasa por la absoluta necesidad de prohibir la propiedad privada de cualquier medio de comunicación masivo que se difunda utilizando el espectro electromagnético de una nación, porque este bien no es propiedad de una persona privada, ni de un consorcio, ni siquiera de un gobierno: pertenece a todos los ciudadanos, al igual que las riquezas naturales de la tierra donde nacieron. Debería abolirse la propiedad privada de los medios de comunicación masivos -prensa y televisión incluidos- privilegiando, en cambio, la propiedad de grupos organizados de la sociedad, organizaciones regionales, comunitarias, universidades, grupos culturales, partidos políticos, etc. Es decir, ese derecho debería otorgarse a voces colectivas y no a personas privadas, o consorcios de “accionistas”, la mayor parte invisibles para la opinión pública.

La ley debe castigar o multar severamente la estratagema “cazabobos” que utilizan los medios privados de información, tanto en la prensa escrita como en la TV privada, al utilizar personas o “analistas” (evidentemente seleccionados por ellos mismos) para dar su opinión sobre temas de especial interés para el dueño (s) del medio informativo, haciendo decir a este invitado especial lo que no puede proclamar el amo del medio, ya que su ideología antidemocrática quedaría al descubierto. Entonces, usando esta estratagema cazabobos se escudan bajo el manto sagrado de la libertad de opinión, cuando en realidad se están mofando descaradamente del derecho de las personas a una información plural y verdadera, o sea, a mostrar en el mismo espacio las dos caras de la información, como dicen en la jerga periodística. Es tanta la desvergüenza en la utilización de este cazabobos que no sólo se llega al extremo de injuriar personas y gobiernos, y a mentir descaradamente, sino que a proferir elegías al fascismo, al odio racista e instigar a la violencia y a los golpes de estado, llamando incluso a asesinar políticos y al propio Presidente de la República democráticamente elegido. Los países seudo-democráticos del capitalismo aliado a las oligarquías internacionales amparan toda esta basura se en la protección del derecho a la libre expresión y opinión.

Para hacer realidad la democratización de esta injusticia irracional e irrefutable sólo se necesita voluntad política para cambiar la ley sobre este espinoso asunto, aunque sea utilizando un plebiscito nacional donde los ciudadanos puedan aceptar o rechazar el proyecto de rectificación democrática propuesto. Y para que todos vean que esto va en serio, habría que crear un ministerio, con fiscales e investigadores, que podría llamarse Ministerio contra el Crimen Organizado en la Información Pública.

Romualdo Retamal Maureira, periodista chileno residente en Canadá.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Obama, el CFR y las metas educativas 2021

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

El presidente norteamericano Barak Obama le respondió al diario El Mercurio que “nuestra visión para el hemisferio (…) se funda en el concepto de alianza igualitaria que he perseguido desde que asumí la presidencia de Estados Unidos. También me enfocaré en áreas específicas en las que podemos trabajar juntos, como el crecimiento económico, la energía, la seguridad ciudadana y los derechos humanos (1)”.

Asimismo, Obama antes de su reciente visita a Chile sentenció que “la experiencia chilena (…) es un modelo para la región y el mundo (1)”.

Y modelo chileno o extractivismo desarrollista: América Latina todavía no logra una alternativa ética, política, económica y cultural más allá de discursos progresistas y socialismos del siglo XXI.

Según la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, el 32,1 % de los latinoamericanos pervive en la pobreza. Son 198 millones de personas que sufren las consecuencias de un neoliberalismo aún no derrotado y una tibia esperanza que no pasa de declamaciones (2).

En Argentina el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPYPP) asevera que “el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) oculta la existencia de casi 7, 4 millones de pobres, de los cuales 4,2 millones están pasando hambre”. Para el IPYPP (dirigido por Claudio Lozano) “hay 12, 2 millones de pobres y 5,4 millones de indigentes, un 30,5 % y 13,5 % de la población, respectivamente (3)”.

Y aunque en Venezuela no exista analfabetismo y la pobreza se haya reducido al 25 % de su población… me pregunto si no será ese el límite estructural de latinoamericanos sobreviviendo en la escasez aún así se triplicasen las políticas sociales en estas “democracias de mercado”.

Norberto Olivares parece descubrir el ADN de nuestras “democracias”: “Los famosos documentos Santa Fe I y II, elaborados por los consultores y escribas de Ronald Reagan, plantean con total claridad la división entre lo que consideran el “poder formal”, asignado a las diversas gestiones gubernamentales, y el “poder permanente” representado por el poder económico, el poder militar y el poder judicial. El poder “formal” puede sufrir deterioros, desgastes y alternancias. Lo que debe permanecer como incólume y sagrado es el “poder permanente (4)”.

Es decir, Alianza Igualitaria o TLC (Tratado de Libre Comercio)… todavía América Latina no ha salido de la propiedad privada y el Requerimiento de Obediencia como su esencia constitutiva.

Carlos Del Frade acierta: “Seamos libres y lo demás no importa nada. Y para ser libre el presente y el fututo deben ser pensados y planificados por los que son más y no por las minorías del privilegio siempre en relaciones carnales con las grandes corporaciones multinacionales (5)”.

¿Acaso nos debe sorprender que la embajada estadounidense en Argentina colabore con Cargill en sus diferendos con el gobierno nacional?

John Murphy, Vicepresidente de la Cámara de Comercio norteamericana, le contestó días atrás a La Nación: “América Latina es la región menos representada en los diarios de Estados Unidos, pero eso no ocurre en los términos de las empresas. En 2010, el 43 % de las exportaciones fueron al resto del continente, incluido Canadá, contra el 26 % que fueron a Asia, y el país invirtió más en Brasil y en México que en China. Así que hay una gran historia con la región: Google tuvo el mayor crecimiento mundial en América Latina en 2010 (6)”.

En otras palabras: las venas de América Latina continúan sangrando…

Walter Graziano tiene algunas dudas interesantes: ¿Qué persigue el Council on Foreign Relations (CFR)? ¿Qué buscan los clanes familiares como los Rothschild, los Rockefeller y el Carnegie Endowment for International Peace, que financiaron la creación de los think-tanks? Durante décadas han perseguido la globalización, o sea, el debilitamiento de los Estados nacionales, que permite a las grandes empresas multinacionales instalarse en todo el mundo y ejercer el verdadero y real poder en zonas del planeta donde hasta hace años no tenían entrada (...) No hay empresa importante en Estados Unidos que no tenga al menos un representante en el CFR. Y no puede ser cualquier representante; debes ser uno de sus propietarios (7)”.

Veamos un simple dato: de las 100 mayores economías del mundo: 49 son Estados Nación y 51 empresas (7).

Conviene citar otra vez a John Murphy: “Las empresas norteamericanas están con planes en toda la región. Crecieron mucho las exportaciones a Perú y Colombia, más allá de la importancia que ya tenía Chile. Y en la Argentina hay interés por el crecimiento económico que volvió a lograr en los últimos años. Hace un año vino la presidenta Cristina Kirchner a la Cámara y para nosotros fue muy impresionante el nivel de interés de las empresas en participar en ese evento. Definitivamente, la Argentina está en el radar de nuestras empresas y es importante tener un plan de negocios en ese mercado (6)”.

Contundente: venga Obama o no a la Argentina su “Alianza Igualitaria” está asegurada.

Con todo, hay opiniones e informaciones al respecto (que parecerán anecdóticas) pero son claves para examinar el presente.

Integrante o no de los muchos voceros del CFR; Andrés Oppenheimer se atreve a programar “Un plan de Obama para la región”. En La Nación Oppenheimer escribió: “Entonces, ¿qué puede ofrecerle Obama a América Latina? Debería ofrecerle a la región la misma receta que está proponiendo en casa: una cruzada para mejorar los estándares educativos y hacer que todo el continente sea más competitivo en la economía global. “El mundo ha cambiado”, le dijo Obama al Congreso. China y la India se han dado cuenta de que si hacían algunos cambios, podrían competir en este nuevo mundo. Y empezaron a educar a sus chicos más temprano y durante más tiempo, con mayor énfasis en matemáticas y ciencias. En Estados Unidos, Obama ha puesto la educación en el centro de su agenda política con recorridos por el país proponiendo drásticas reformas para formar a 100.000 nuevos docentes en matemáticas y ciencias, ofreciendo estímulos a los Estados que acepten la evaluación y el pago por mérito a los maestros (8)”.

¿Traerá la “Alianza Igualitaria” una nueva embestida de la pedagogía neoliberal o las Metas Educativas 2021 triunfarán con su retórica seudoprogresista?

¿Iniciativa Educativa de las Américas o Metas Educativas 2021?

El Secretario General de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), Alvaro Marchesi, sostiene que “aspira a alcanzar en Latinoamérica un espacio similar al de Bolonia de las universidades europeas y que para ello las bases están sentadas (9)”.

¿Plan Bolonia o crimen educativo?

Darío Balvidares precisa: “El llamado Plan Bolonia se enmarca en el contexto del Espacio Europeo de Educación Superior y en particular las reformas en los sistemas universitarios en la búsqueda de una armonización a nivel de la Unión Europea (10)”.

Asimismo, en otro párrafo de su artículo “¿Universidad pública o alimento transgénico de la corporación? Balvidares es categórico: “Más Bolonia, Más Ganancia, Más Botín… Justamente, Bolonia es el punto de partida de la carrera por el botín que el negocio de la Educación Superior deparará en los años futuros. “En la Universidad de Valencia, el 5 y 6 de mayo (2008), Emilio Botín reunía a los máximos dirigentes de las universidades españolas (…) Se celebraba la VIII Junta General de Accionistas de Universia. Botín no desaprovechó la ocasión para marcar sus directrices: el sistema universitario que no asuma la reforma promovida por el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) corre el riesgo de no aprovechar las oportunidades que este espacio va a generar, y animó a los equipos rectorales a mantener el esfuerzo que están realizando para integrarse en el EEES (…) Botín fue mucho más allá. Cualquier multinacional siempre quiere incrementar cada año sus beneficios. Y desde 2006 la CRUE (Conferencia de Rectores de
Universidades Españolas), el Consejo Universitario Iberoamericano y el Grupo Santander pretenden instalar el Espacio Iberoamericano del Conocimiento, a semejanza de Bolonia. Así, la universidad española “tiene la oportunidad de competir y diferenciarse dentro del Espacio Europeo de Educación Superior”. Un proyecto que ya se ha puesto en marcha con el programa de Becas Santander- CRUE de Movilidad Iberoamericana, entre otras iniciativas de movilidad nacional e internacional (10 y 11)”.

En definitiva: desde Estados Unidos o Europa el mandato es similar: propiedad privada, educación y negocios como variables de la realización del capital.

Nuestra democracia es aún muy débil. Y con este apunte queremos exponer ideas, datos y argumentos que no aparecieron en los medios aunque la fuente son ellos mismos.

Obama y el “poder permanente”; las transnacionales y el CFR; Cristina y los comerciantes, el Plan Bolonia, la OEI y el crimen educativo.

En recuerdo de Carlos Fuentealba va –en síntesis- nuestra labor periodística. Mientras CTERA acusa a Jorge Sobisch: la ética señala que el capitalismo y su policía son los asesinos.

Hay que desobedecer porque sino el presente será eternamente de la plutocracia.

A decidirse, urgentemente.

Notas:
1) Luego de su paso por Brasil, Obama propondrá en Chile una “alianza igualitaria” para las Américas. La Capital. 20/03/2011
2) Pobreza, la asignatura pendiente en Latinoamérica. Argenpress. 29/03/2011
3) Prevén mayor incremento de los niveles de pobreza. La Capital. 22/03/2011
4) La democracia entre preguntas. Andrés Sarlengo. 2009
5) El viento cordillerano de la rebeldía. Carlos Del Frade. APE. 10/03/2011
6) Empresarios de EE.UU. piden diálogo. Entrevista con John Murphy, vicepresidente de la Cámara de comercio norteamericana. Martín Kanenguiser. La Nación. 10/03/2011
7) Hitler ganó la guerra. Walter Graziano. Editorial Sudamericana. Junio 2004.
8) 15/03/2011
9) La OEI aspira a crear en Iberoamérica un espacio similar al Bolonia europeo. Rosario3.com.ar 11/03/2011
10) Julio de 2008.
11) Emilio Botín es el Presidente del Banco Santander.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los castigados de siempre

Carlos del Frade (APE)

Los años noventa siguen vivos.

Dicen lo contrario. Eso aseguran los voceros -que cada día son más- del oficialismo en todas sus variantes. Ellos, los defensores del modelo K, como lo llaman, afirman que estos gobiernos borraron de la faz de la Tierra a la matriz de precarización laboral que caracterizó el tiempo de Menem, De La Rúa y Duhalde. Convencidos y ocupando cada vez más medios de comunicación, confunden a mucha gente de buena fe.

Pero los años noventa siguen vivos como consecuencia de la política del kirchnerismo.

Y se ve en los pibes.

Como casi siempre en los últimos cuarenta años de historia argentina.

La repetición de la metáfora bíblica del triple 6, el número de la bestia apocalíptica, aunque en este caso se trata de los factores de poder que siempre castigan a los que por edad sienten la necesidad de producir los cambios culturales y sociales en una comunidad.

Seis de cada diez desaparecidos eran menores de treinta años.

Seis de cada diez imputados de primeros delitos son menores de treinta años.

Seis de cada diez desocupados son menores de treinta años.

666, el número de la bestia.

No es una parábola forzada de un cronista de izquierda sino la lógica que surge de los números oficiales de la CONADEP y el INDEC.

Ahora, en este tercer milenio, en la ciudad capital del primer estado argentino, La Plata, sede del gobierno de la provincia de Buenos Aires, siete de cada diez chicos entre quince y veinte años trabaja en negro.

¿Dónde están los beneficios del modelo K para los pibes?

Quizás La Plata forma parte de una geografía ajena y lejana.

También dicen los números que la cuarta parte de las chicas y chicos platenses están empleados en el sector gastronómico y el 19 por ciento en kioscos o casas de ropa.

Empleos precarios porque no solamente no conocerán un recibo de sueldo ni gozarán de los beneficios de una obra social o la protección sindical, sino también porque no pueden planificar nada de sus vidas. La palabra futuro les mete miedo, les mutila el presente.

De allí el verbo zafar que reemplaza a vivir. Pero en esa metamorfosis de los verbos hay una derrota elocuente. Queda poco espacio para los sueños, la realización de los ideales y la búsqueda de algo más que empatarle al fin de mes.

Apuntan las crónicas que “son varios los jóvenes que buscan dar con un puesto de oficinista y cumplir una jornada que termine a las cinco de la tarde para luego tener la tarde libre. Pero la realidad de las ofertas laborales dista mucho de los deseos de los novatos. El menú que ofrece el mercado laboral, en la mayoría de los casos, necesita dedicación exclusiva y full time. Sobre esto, autoridades, empresarios y los propios jóvenes coinciden en que necesitan mayor capacitación. La escuela no les da las herramientas básicas para poder emprender una búsqueda exitosa. Ni siquiera alcanza con un test vocacional, que muchas veces resulta una verdadera pérdida de tiempo. Además, con el deterioro de las escuelas técnicas durante la década de los '90, los olvidados oficios, hoy tan buscados, resultan cosa casi de la prehistoria. Mientras sobran chicos que se ofrecen para empleados de comercios o de bares, faltan de a montones torneros o electricistas”, sostienen los medios de comunicación.

Más allá de los cantos de sirena del oficialismo, la matriz de los años noventa, el permanente castigos sobre los pibes se repite no solamente en La Plata, si no en la Argentina del siglo veintiuno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Mortalidad infantil por desnutrición en Argentina

Mariana Bosio (PCT)

La nota (parte de ella) que se encuentra a continuación, fue escrita en octubre del 2010. Escrita con dolor, bronca, e indignación. Los mismos sentimientos que renacen ante cada injusticia social.

Hace escasos días, los medios de comunicación informaban acerca de seis nuevas muertes infantiles por desnutrición en Misiones. En este mismo momento, acaban de anunciar un séptimo e inocente fallecimiento. Claro que el panorama no es alentador ante una noticia así, más aún si tenemos en cuenta el venidero aumento de la inflación y consecuente incremento de la pobreza.

Es por ello que creí conveniente agregar estos nuevos datos a lo ya escrito hace meses, pero aún vigente… escrito, como dije antes, con dolor, bronca, indignación; pero también con el convencimiento de que otra realidad es posible. Una realidad justa y digna para las mayorías populares.

Está en nuestras manos cambiar esta perversa suerte para muchos.

"Hago lo que hago porque quiero a la justicia. Si bien yo nací en una familia de pequeños propietarios y no he experimentado la injusticia que sufre tanta gente, tantos trabajadores, sé que no sólo lucha contra ella quien la padece, sino también quien la comprende. Claro que la represión la hemos sufrido nosotros también. Pero lo fundamental es que todos los que tenemos un concepto de justicia y equidad, debemos luchar para construir una nueva sociedad que permita al hombre salir de la enajenación a que lo conduce este sistema que afecta hasta el derecho de vivir. La mortalidad infantil, el analfabetismo, la deficiencia sanitaria, la falta de vivienda son parte de este sistema injusto." (Agustín Tosco)

Infancias pobres: Mortalidad infantil por desnutrición en argentina

“¿Cuándo querrá el dios del cielo
que la tortilla se vuelva?
¡Qué la tortilla se vuelva!
¡Que los pobres coman pan!
¡Y los ricos mierda, mierda!”

La nutrición, sabemos, es esencial - durante la gestación y posteriormente en los dos y tres primeros años de vida - para el desarrollo cerebral humano. El crecimiento del cerebro se desarrolla fundamentalmente durante los últimos tres meses dentro de la panza de la mamá. Por ende, podemos afirmar, que la desnutrición prenatal y la sufrida durante los tres primeros años de vida del niño, impide el normal y correcto crecimiento de su cerebro; pero no sólo eso (como si ya fuera poco), sino que además de detenerlo, lo disminuye. De esta forma, la nutrición del niño en edad prenatal y hasta los 3 años de edad, constituye un lugar importante, imprescindible para el desarrollo de su aprendizaje y su desarrollo infantil. Cada uno de los casos de niños desnutridos presenta serios trastornos, entre otros, en lo cognitivo.

Quienes somos docentes podemos ver en nuestras aulas, la forma en que la mala nutrición influye en el proceso de aprendizaje, tanto en el cansancio físico, debilidad, como así también en la falta de atención. Teniendo en cuenta lo alarmante de las consecuencias que acarrean los trastornos alimenticios en chicos que no tienen acceso a lo básico para la subsistencia, duele saber que estos no son solo datos informativos, sino que una importante parte de nuestra población de pequeña edad lo sufre día a día y en muchos casos no llegan a adultos para poder dar testimonio de ello.

En Argentina, la mortalidad infantil es del 13,8 por mil, afectando principalmente las provincias que integran el noreste y noroeste de nuestro país, encabezado por Formosa con un 22,9 por mil. Los factores rondan en la situación socioeconómica, necesidades básicas insatisfechas, deficiencia en el sistema de salud, falta de acceso a servicios como el agua potable.

Ocho de cada diez niños y adolescentes no poseen los ingresos suficientes para cubrir sus necesidades mínimas en las provincias norteñas. Según “el Centro de Estudios de Nutrición Infantil […] el 35% de la población no puede acceder a los alimentos básicos, aunque destine a ello el 66% de sus ingresos” ( La Gaceta de Tucumán – 12 de junio de 2010).

Frente a estos números que se manejan oficialmente, Abel Albino (médico pediatra y presidente de CONIN - Cooperadora para la Nutrición Infantil ), aseguró en una entrevista en junio de 2010, que dichas cifras (las cuales alarman), son estadísticas que en su manejo "se manosea y bastardea todo. Lo que podemos decir es que la mortalidad infantil es un indicador indirecto de desnutrición". Agregó además: "Si tenemos mortalidad de 20 niños por cada mil nacidos vivos, tenemos que tener desnutrición en 20 de cada mil chicos. Si comparamos este índice con el de Chile, que tiene el 7,5 por mil, es altísimo. Tenemos unas 3 veces más mortalidad que Chile, siendo un país con 100 veces más de posibilidades que Chile".

Es difícil digerir el cinismo con el que pueden expresarse lo más vil, corrupto y mezquino de los representantes de la política burguesa. En octubre de 2010, la indignación fue provocada por las declaraciones del gobernador kirchnerista de Misiones, Maurice Closs. Los medios de comunicación (burgueses también, pero opositores por cierto) hacían pública la escandalosa y, por sobre todas las cosas, dolorosa cantidad de niños desnutridos y fallecidos, por dicha problemática, en la provincia de Misiones. Lo cierto es que se registran en esta provincia cerca de 6.000 chicos con cuadros de desnutrición y en lo que respecta al año pasado, fueron 206 los chiquitos fallecidos (cifras oficiales limitadas a la población infantil).

Al respecto, Closs afirmó, luego de confirmar los 6.000 casos en la provincia: "Obviamente que algunos de estos chicos se nos van a morir porque la mortalidad infantil es un problema, es una realidad y este plan justamente lo que busca es identificar cada caso". Como si fuera poco, agregó luego: "Este año ya se murieron 206 chicos, pero el año pasado a estar altura se habían muerto 253". Parece poco importarle que esos números, que aparentan ser fichas de un juego macabro, son niños fallecidos por hambre de su provincia: muertes clara y políticamente evitables. Lo que sí aparenta comprender, pero callar muy bien, es el pago autorizado de más de 2,8 millones de pesos a Peugeot Citroën Argentina, por la compra de autos 0Km para funcionarios; o los 118.580 pesos destinados a dos comerciales para el Gobierno de Misiones (“Mito Realizado II” y “Orgullo”).

Lamentablemente, la realidad misionera no difiere de la de otros puntos del país. Hoy, a poco más de un mes de comenzado este año, los noticieros de todo el país dieron a conocer el séptimo fallecimiento infantil por desnutrición en doce días, en la comunidad wichi de Salta. Los casos registrados pertenecen a niños cuyas edades oscilaban entre 6 meses y 3 años de vida. Cada uno de estos chicos fue atendido bajo un cuadro de desnutrición y deshidratación (por falta de acceso al agua potable) en el hospital Juan Domingo Perón de Tartagal.

No es casualidad que haya sido el mismo pueblo de Tartagal quien en marzo de 2010, al salir a la ruta nacional 34 a reclamar por puestos de trabajo, fuera violentamente reprimido por la policía de Urtubey. El gobernador kirchnerista – tras la repercusión mediática de la violencia ejercida sobre los trabajadores desocupados del lugar – se comprometió, poco tiempo después, a cumplir con los reclamos. Casi un año después, en enero del corriente, debieron salir nuevamente a reclamar por los puestos acordados con la gobernación… ¿El resultado? una nueva y violenta represión. Hace un año, el pueblo tartagalense quería terminar con el problema del desempleo y la pobreza en el lugar, pero en lo que va del 2011 son 7 los chicos muertos.

En la misma provincia en la que 1 de cada 8 chicos menores de 5 años están desnutridos, se sostiene la mayor tasa de desocupación. Aún así, los miembros de la gobernación de Salta sostienen que la mala situación socioeconómica de las comunidades aborígenes, se debe a “factores culturales” de las mismas. Para el vicegobernador Andrés Zottos, “no se trata de una problemática social, sino cultural”.

La desnutrición infantil es una realidad que se extiende a todo el país. El lento genocidio que provoca el hambre se está llevando a futuro, además de las miles de pequeñas vidas, la capacidad de aprender, de expresarse y de desarrollar competencias para la reflexión crítica en quienes hoy la padecen severamente. Según Juan Carr (Red Solidaria y Centro de Lucha contra el Hambre) ocho niños menores de cinco años mueren por día en la Argentina a causa de la desnutrición.

En su último discurso (9/2/11), Cristina Fernández manifestó que se en los medios se habla de inflación, pero que en realidad lo que hay es “una inmensa distorsión y dispersión de precios”

Cuando la discusión gubernamental radica en cómo administrar la economía, la balanza jamás se inclina favorablemente para los pobres. Mientras el oficialismo y la oposición "de derecha", a principios del 2010, mantenían la discusión acerca de los fondos para el pago de la Deuda Externa y si éstos debían provenir o no de las reservas del BCRA, ninguno se opuso a pagarla. Para el corriente año, se aprobó por decreto la suma de 7.504 millones de dólares para el pago de la misma.

Los subsidios a privados, el Club de París, la millonaria Deuda ilegítima y fraudulenta... todo ello sostenido por la explotación a la clase trabajadora, por las riquezas que ésta produce, por el hambre que gran parte de nuestro pueblo sufre.

Se hace necesaria la inmediata implementación de medidas de emergencia que aseguren urgentemente el desarrollo nutricional del gran número de chicos desnutridos de las provincias más afectadas y de todo nuestro país.

Lo producido por nuestra clase, hasta el momento, solo ha servido para enriquecer las grandes cuentas bancarias de quienes viven del sudor ajeno. La realidad de los sectores más pobres se complejiza día a día y la ayuda jamás llega. Es indispensable seguir en pie de lucha por un cambio de raíz que garantice la dignidad y liberación de nuestro pueblo.

Hasta la Victoria SIEMPRE

¡Venceremos!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Clarín y su política de hacer negocios caiga quien caiga: Eso que calla La Voz

REDACCION ROSARIO

El bloqueo por parte de un grupo de canillitas cordobeses a la distribución de la edición dominical del diario La Voz del Interior responde a una política empresaria que desprecia a los vendedores. Se trata de la tarjeta 365 que el Grupo Clarín, uno de los propietarios de La Voz junto a La Nación, implementó para vender el diario por suscripciones a cambio de descuentos en comercios y servicios de la provincia. A eso se suma que los canillitas reciben el periódico a ¡¡las 9 de la mañana!!, lo que tritura sus chances de venta en los kioscos. ¿Libertad de prensa o de empresa.

“A una semana del bloqueo a Clarín, impidieron la salida de La Voz del Interior”, dice el título de la edición on line del Gran Diario Argentino que mantuvo todo este domingo en lo más alto de su portal.

A través de la sociedad Cimeco, Clarín y La Nación controlan desde 1997 el paquete accionario de uno de los principales diarios del interior del país, y el de mayor tirada en Córdoba, La Voz del Interior.

Entre el episodio del domingo pasado en la planta del diario Clarín y el de este domingo en el periódico cordobés no hay ningún punto de contacto. Salvo la genuflexión del poder político ante el más grande monopolio mediático de la historia argentina.

Así como los opositores al gobierno nacional acudieron prestos al llamado del Clarín sobre el riesgo que presuntamente pesa sobre la libertad de expresión, el ministro de Gobierno cordobés, Carlos Caserio, exhibió celeridad para levantar el piquete de canillitas frente a la planta de La Voz del Interior.

Con una orden de desalojo emitida por la fiscal de esa provincia Hebe Flores, ante la denuncia de la empresa, el ministro envió a la policía a levantar la medida de fuerza. Sólo algunos empujones bastaron para disipar el piquete de canillitas.

El titular del gremio cordobés, Félix Brito, explicó este domingo que se trató de una autoconvocatoria por la demora que la empresa mantiene en la entrega de los diarios. “Desde las 3 de la mañana se empezaron a convocar los colegas cuando nos enteramos que el diario iba a salir a las 9. Este problema lo venimos reclamando desde hace tres meses, pero lamentamos llegar a esta situación. Hoy los afiliados dijeron basta”, señaló.

La semana pasada los canillitas se habían quejado por las pérdidas económicas que les ocasionan las demoras en la entrega del producto. Según señaló, la empresa les explicó que no pueden poner a punto una máquina.

“Dicen que se traba el papel, que no le dan al color, pero no entendemos porqué una empresa tan grande no puede solucionar nada”, dijo. Brito admitió que es “gravísimo” que no se deje salir el diario, pero justificó la medida al decir que ellos también se ven afectados por la misma.

“Hoy es la gota que rebalsó el vaso, hay veces que se larga algún producto extra y es el canilla el que pone la cara, por eso tomamos esta medida”, finalizó.

La maniobra de pinzas del Grupo Clarín sobre los canillitas se completa con la puesta en marcha de la tarjeta del sistema de suscripciones para acceder al diario, implementado a través de la denominada “tarjeta 365”.

“Para acceder a los beneficios, nuestros lectores primero tienen que suscribirse al diario: las opciones son múltiples y la cantidad de tarjetas otorgadas dependerá de qué días elija recibir La Voz del Interior”, explica el diario cordobés sobre la promoción.

“Si opta por recibir el diario todos los días –continúa– el titular será beneficiario de una tarjeta personal más dos adicionales, que podrá extender al cónyuge y a sus hijos de 13 a 25 años. En este caso, el costo de un mes “tipo” (cuatro sábados, cuatro domingos y 22 días de la semana) es de 117,80 pesos”.

En tanto, “si la suscripción es por el fin de semana (sábado y domingo) más otros dos días, el lector se beneficiará con la tarjeta propia y una adicional, todo por 70,20 pesos por mes “tipo”, explica La Voz.

El sistema, combinado con la salida tarde del diario por “desperfectos” en la impresión, ahorca a los canillitas de la capital de la provincia mediterránea que, como explicó el titular del sindicato, este domingo dijeron “basta”.

Como corresponde, el gobernador cordobés Juan Schiaretti condenó enérgicamente el bloqueo y se llenó la boca de libertad de expresión. Lo imitó el candidato a sucederlo, José Manuel de la Sota, quien se sumó a la “condena” contra los trabajadores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Clarín y su política de hacer negocios caiga quien caiga: Eso que calla La Voz

REDACCION ROSARIO

El bloqueo por parte de un grupo de canillitas cordobeses a la distribución de la edición dominical del diario La Voz del Interior responde a una política empresaria que desprecia a los vendedores. Se trata de la tarjeta 365 que el Grupo Clarín, uno de los propietarios de La Voz junto a La Nación, implementó para vender el diario por suscripciones a cambio de descuentos en comercios y servicios de la provincia. A eso se suma que los canillitas reciben el periódico a ¡¡las 9 de la mañana!!, lo que tritura sus chances de venta en los kioscos. ¿Libertad de prensa o de empresa.

“A una semana del bloqueo a Clarín, impidieron la salida de La Voz del Interior”, dice el título de la edición on line del Gran Diario Argentino que mantuvo todo este domingo en lo más alto de su portal.

A través de la sociedad Cimeco, Clarín y La Nación controlan desde 1997 el paquete accionario de uno de los principales diarios del interior del país, y el de mayor tirada en Córdoba, La Voz del Interior.

Entre el episodio del domingo pasado en la planta del diario Clarín y el de este domingo en el periódico cordobés no hay ningún punto de contacto. Salvo la genuflexión del poder político ante el más grande monopolio mediático de la historia argentina.

Así como los opositores al gobierno nacional acudieron prestos al llamado del Clarín sobre el riesgo que presuntamente pesa sobre la libertad de expresión, el ministro de Gobierno cordobés, Carlos Caserio, exhibió celeridad para levantar el piquete de canillitas frente a la planta de La Voz del Interior.

Con una orden de desalojo emitida por la fiscal de esa provincia Hebe Flores, ante la denuncia de la empresa, el ministro envió a la policía a levantar la medida de fuerza. Sólo algunos empujones bastaron para disipar el piquete de canillitas.

El titular del gremio cordobés, Félix Brito, explicó este domingo que se trató de una autoconvocatoria por la demora que la empresa mantiene en la entrega de los diarios. “Desde las 3 de la mañana se empezaron a convocar los colegas cuando nos enteramos que el diario iba a salir a las 9. Este problema lo venimos reclamando desde hace tres meses, pero lamentamos llegar a esta situación. Hoy los afiliados dijeron basta”, señaló.

La semana pasada los canillitas se habían quejado por las pérdidas económicas que les ocasionan las demoras en la entrega del producto. Según señaló, la empresa les explicó que no pueden poner a punto una máquina.

“Dicen que se traba el papel, que no le dan al color, pero no entendemos porqué una empresa tan grande no puede solucionar nada”, dijo. Brito admitió que es “gravísimo” que no se deje salir el diario, pero justificó la medida al decir que ellos también se ven afectados por la misma.

“Hoy es la gota que rebalsó el vaso, hay veces que se larga algún producto extra y es el canilla el que pone la cara, por eso tomamos esta medida”, finalizó.

La maniobra de pinzas del Grupo Clarín sobre los canillitas se completa con la puesta en marcha de la tarjeta del sistema de suscripciones para acceder al diario, implementado a través de la denominada “tarjeta 365”.

“Para acceder a los beneficios, nuestros lectores primero tienen que suscribirse al diario: las opciones son múltiples y la cantidad de tarjetas otorgadas dependerá de qué días elija recibir La Voz del Interior”, explica el diario cordobés sobre la promoción.

“Si opta por recibir el diario todos los días –continúa– el titular será beneficiario de una tarjeta personal más dos adicionales, que podrá extender al cónyuge y a sus hijos de 13 a 25 años. En este caso, el costo de un mes “tipo” (cuatro sábados, cuatro domingos y 22 días de la semana) es de 117,80 pesos”.

En tanto, “si la suscripción es por el fin de semana (sábado y domingo) más otros dos días, el lector se beneficiará con la tarjeta propia y una adicional, todo por 70,20 pesos por mes “tipo”, explica La Voz.

El sistema, combinado con la salida tarde del diario por “desperfectos” en la impresión, ahorca a los canillitas de la capital de la provincia mediterránea que, como explicó el titular del sindicato, este domingo dijeron “basta”.

Como corresponde, el gobernador cordobés Juan Schiaretti condenó enérgicamente el bloqueo y se llenó la boca de libertad de expresión. Lo imitó el candidato a sucederlo, José Manuel de la Sota, quien se sumó a la “condena” contra los trabajadores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: Repudio del Cispren por agresión a periodista de Radio Suquía

PRENSA RED

Javier Sassi fue agredido en la mañana del viernes por personal policial cuando estaba realizando la cobertura del desalojo del vecinos de barrio Nuestro Hogar III del predio de la Crese, sobre la ruta 36. El periodista fue demorado y golpeado por los efectivos.

Momento en que el periodista Sassi es subido por la fuerza a un móvil de la CAP.

El Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (CISPREN) repudia el ataque sufrido por el periodista Javier Sassi, de Radio Suquía, por parte de personal policial, mientras se encontraba cubriendo el desalojo del predio de la Crese, en barrio Nuestro Hogar III

La agresión sobrevino cuando el compañero se disponía a ayudar a una manifestante y a su pequeño hijo, quienes forcejeaban con la policía. Entonces, el trabajador de prensa fue golpeado por los uniformados, provocándole una contusión en el rostro. Además, también fue demorado por las fuerzas del orden. Tras el episodio, Sassi recibió las disculpas de parte del jefe del operativo.

No obstante, y ante este nuevo episodio de violencia, el Cispren se solidariza con el compañero y llama la atención por el accionar policial, que con esta forma de actuar no hace otra cosa que continuar criminalizando la legítima protesta social.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: "No hay guerra que valga la pena"

Daniel Díaz Romero (PRENSA RED)

Un reportaje al dibujante y humorista gráfico, Pepe Angonoa, publicado en la revista Umbrales Nº 19, retrata las vivencias de este soldado cordobés enviado a la guerra de Malvinas cuando tenía 18 años.

Cuando tenía dieciocho años, después de sobrellevar una dura instrucción que incluyó torturas y otros vejámenes, el humorista cordobés fue enviado a una guerra donde el enemigo no era el enemigo, sino sus superiores. Muy lejos de sentirse un héroe, considera sin embargo que el Estado argentino tiene una deuda con los chicos que llevó a Malvinas, y se aleja de quienes creen que para recuperar las islas, la guerra debe continuar.

Éramos críos aburridos en las siestas, con el hastío espoleando nuestro ánimo hasta que, con una cacerola en la cabeza y un palo de escoba convertido en mortífera arma, construíamos nuestro escenario bélico, plagado de malvados enemigos subidos a los árboles o escondidos astutamente en la cerca de algún vecino. Nos disparábamos a mansalva y tras la confusión propia de la contienda, nos retirábamos cargados de heridos, héroes y tramposos que no sabían jugar a la guerra. Pepe Angonoa seguramente también jugaba a la guerra. Tal vez hasta dibujó soldados. Pero como en un sueño devastador, cuando todavía no había dejado totalmente de ser niño, despertó un día en las Islas Malvinas, con marines de la Armada Imperial Británica arrinconándolo.

Angonoa es un dibujante cordobés de 43 años, de carácter amable y mirada pícara. Ha publicado en las revistas Hortensia, Eroticón y Humor; en periódicos locales, nacionales y de Inglaterra, México, Chile, España y Estados Unidos. Integrante del equipo de dibujantes de Humor con Voz, en diálogo con Umbrales, en la que también publica, remontó 25 años atrás, cuando recaló en una bahía de la isla Gran Malvina donde a pesar de la situación lo deslumbraron los uniformes de los infantes enemigos, limpios y relucientes, de variados colores según al arma a la que pertenecían. Cuando los ingleses lo hicieron prisionero, mientras muchos de sus compañeros escribían cartas para amortiguar la inmovilidad, Angonoa consiguió lápiz y papel y comenzó a dibujar a los captores.

Sus compañeros disfrutaban con los dibujos, pero la inspiración terminó cuando los ingleses lo descubrieron. Le quitaron los dibujos y lo llevaron ante un superior: “Pensé que me iban a matar. El tipo me gritaba en inglés, yo no entendía nada. Finalmente me rompieron los dibujos y me mandaron de vuelta al grupo”, recuerda el humorista, cuya furia, sin embargo, tenía otros destinatarios. “Mi odio era hacia los milicos que me llevaron a Malvinas, no a los ingleses. Yo no siento que la gente me deba absolutamente nada, pero el Estado sí está en deuda. Yo no pedí ir a Malvinas”, sostiene. En los párrafos siguientes, en primera persona, una síntesis del testimonio del excombatiente cordobés.

Esa locura

Al volver no hablaba de Malvinas porque se me hacía un nudo en la garganta. Y dejé de ir a los centros de excombatientes porque en todas las reuniones terminaban gritando: Volveremos, volveremos… ¿Volver? Para mí no hay guerra que valga la pena. Ellos piensan que tienen que completar su misión… ¡Por favor! ¿Que misión? No creo en nadie. Allí están los peores y somos un reflejo del país. Les regalo las islas, que perdieron nuestros gobernantes hace muchos años. Y hoy perdemos otras cosas. Me alejo de ese tipo de pensamiento, de necios, discúlpenme pero eso me saca. ¿Quieren volver a pelear? Es lamentable, pero la gran mayoría se quedó en eso, Malvinas fue todo para ellos.

La guerra destruía cualquier espíritu colectivo o solidario. Debía cuidarme de todos. Sólo tenía dos amigos en quienes confiar. La guerra despoja de espacio y de tiempo. Cuando llegaron los ingleses e izaron la bandera británica sentí el golpe, pero enseguida comprendí que me quería ir de Malvinas, hasta deseaba que los británicos nos llevaran, aunque fuera, a un campo de concentración. La sensación en aquellos meses era de locura. Me transformé en un inconsciente que no tenía miedo, estaba totalmente loco.

No soy un héroe. Hubo héroes, pero yo no hice nada heroico en Malvinas; simplemente estuve. Héroes fueron los que compartieron sus raciones de comida. Yo no era un hijo de puta pero tampoco hacía esas cosas.

En una ocasión vino de visita un coronel y organizaron una presentación para su llegada: Mañana se bañan, nos dijeron, y de inmediato tuvimos que buscar agua en el mar. Después nunca más nos bañamos. Estábamos con calzoncillos largos, cagados, meados y bueno…, qué le íbamos a hacer.

Bajo tierra

Dormíamos en un pozo donde por la noche las ratas nos caminaban sobre el cuerpo y sobre la marmita donde comíamos. Eran como mosquitos entre nosotros (ver Menos que humanos). El lugar se llenaba de agua, que sacábamos durante las pocas horas de luz. Para no mojarnos nos sentábamos en el casco aunque los pies quedaban en el agua. Pasado un tiempo, me dolían los pies y ya no podía caminar, empecé con esa dolencia y a los dos días, éramos cinco y a la semana quince. Comenzamos a perder sensibilidad y a soportar un dolor como el que produce un calambre permanente. Era el pie de trinchera. A un compañero le tuvieron que cortar los dedos y a otro le amputaron una pierna.

Mientras, las fuerzas británicas no nos daban tregua. Primero veíamos la luz y después sentíamos el estruendo. Todas las noches había bombardeos. Estábamos a poca distancia del mar y las bombas caían muy cerca de nosotros. En el pozo se desmoronaba todo cuando caían las bombas. El primer día de bombardeo nos cubríamos con champas y lajas. Nos poníamos los cascos, sacábamos los rosarios y nos quedábamos quietitos. Al segundo día ya nos aflojábamos los cascos y, finalmente, nos relajábamos; total íbamos a volar a la mierda con casco y todo. El cuarto día de ataques ya ganaba el desinterés por nuestras vidas. Había juntado balas y cajas con pastillas potabilizadoras que la mayoría de mis compañeros tiraban. También, acopiaba píldoras para el escorbuto que nadie tomaba. Tenían gusto a limón. ¡A la mierda, están buenas!, dije cuando las probé. Desde entonces, eran como un mentholyptus diario…

Armas inútiles

Un día vino uno a proponerme que juntásemos balas y nos refugiáramos en una cabaña, escondiéndonos hasta que la guerra terminara. Otra vez me tocó hacer guardia en el depósito del abastecimiento. Llegaron tres soldados. Uno se había puesto tiras de cabo. A mí me habían dicho que no debía pasar nadie pero estos insistían. Como la cosa pasó a mayores, les dije: De rodillas o disparo. Les apunté hasta que logré llamar a un oficial que los acusó de haber ido a chorear. Los tuvieron tres días mirando a la bandera. Después los tipos me andaban buscando, pero si afanaban, los milicos me hubieran agarrado a mí.

Con el tiempo las cosas se complicaban. No sabíamos qué pasaba. Oíamos rumores de que varios intentaban suicidarse pero imaginate, en un predio lleno de gente desparramada, sólo conocíamos lo de nuestro foso.

A fines de mayo, la armada bloqueó el abastecimiento: no pasaban alimentos, ni ropas, ni cartas. Todas las noches bombardeaban, y nuestras armas estaban mojadas. La mía no funcionaba desde hacía un mes pero si lo decía, me bailaban o me estaqueaban. Cuando pasaban esas cosas teníamos que quedarnos callados e intentar robarle el arma a algún compañero, cosa que nunca hice.

No teníamos tiempo libre, pero recuerdo haber ido al mar, cruzando la línea de minas que había puesto un regimiento que arribó antes que nosotros a Puerto Argentino. Un cabo que estaba conmigo murió pisando una mina antitanque. Cuando la marea bajaba no nos importaba nada y cruzábamos la línea. Comíamos de la basura y juntábamos latitas y tarros. Yo atesoré una taza del casamiento de Lady Di, pero cuando nos hicieron prisioneros nos llevaron a un lugar donde esquilaban ovejas, nos dejaron en calzoncillos y tiraron todo lo que teníamos.

Ladrones de gallinas

Del abastecimiento que llevaron desde el continente no quedó nada. Teníamos que buscar algo para comer. A las ovejas que estaban en buenas condiciones -las enfermas estaban pintadas con una línea azul como advertencia- las dividían en 60 partes; por la mañana nos daban un tarro con caldo y al mediodía, un caracú…comíamos hasta el hueso. Me falta una muela que perdí masticando un marlo que encontré tirado. Fue como hallar una delicatessen. Dije venga con papá y ¡crack! ... estaba rico pero se me partió esta muela...

Vi a compañeros que se afanaban gallinas de los corrales isleños. Uno llegó una noche a nuestro pozo, en la oscuridad abrió su campera y apareció la cabeza de una gallina viva…la desplumamos ahí mismo y el pozo quedó repleto de plumas. En el foso estaba con un chico de la calle que siempre se la rebuscaba para afanar algo por ahí. Cuando mataban los corderos tiraban los pulmones y a esos órganos los cocinábamos, bah… los cocinábamos es un decir, les pegábamos una calentada y al buche. Eso, hasta que nos descubrieron y nos hicieron pelota, porque algunos murieron por comer ovejas semi-podridas. El hambre que teníamos era terrible: bajé 14 kilos. Por eso, cuando terminó la guerra, nos retuvieron un mes en el sur engordándonos, para que volviéramos más o menos decentes.

Estacas argentinas

Un mes antes de enviarnos a Malvinas la instrucción fue muy rigurosa. Hasta nos picanearon. Parte de la preparación consistía en hacernos escribir un mensaje en un papel y tragarlo; no había que confesar lo que decía el escrito porque si nos atrapaban soldados del equipo contrario, un oficial con un teléfono de campaña -que producía descargas eléctricas- nos metía los cables en la panza. Nos entrenaban así, porque sabían lo que iban a hacer, aunque nos decían que la cosa iba a ser con Chile, no con los ingleses.

También nos estaqueaban. Nos ponían boca al suelo, con las rodillas dobladas y los tobillos sobre la espalda; ataban al cuello un extremo de los cordones de los borceguíes y el otro extremo lo ataban en los dedos del pie de modo que si cedía, mi fuerza me ahorcaba solo. En tres oportunidades me tuvieron así, y en una de ellas recuerdo que lloré: era mi cumpleaños. Lloraba de desesperación, imaginate, 18 años y sin saber por qué me hacían eso. Otra vez perdí mis cubiertos y le dije a un oficial: No tengo el tenedor. Amablemente me respondió: Venga esta noche a la carpa. Cuando llegué me tiraron al piso y mientras me sacaban los cordones de los borceguíes me decían, ¡No puede perder las cosas, esto es del ejército argentino y de la patria!... Después me estaquearon.

Bienvenidos a casa

Nos habían prometido empleo en empresas estatales. Pero para ingresar nos hacían una revisación médica muy rigurosa y la mayoría quedaba fuera por problemas mentales. No tengo claro si se me cruzó la idea de suicidarme alguna vez (ver La batalla que no cesa). No sé si era por Malvinas o porque estaba muy borracho (suelta una carcajada). No sé… habría que preguntarle a un psiquiatra, prefiero no remover nada, todo está atado con alambre, pero bueno… llegué hasta ahora y lo voy sobrellevando bien. Tuve épocas en que tomaba mucho, estaba depresivo y andaba a los ponchazos, por suerte esas épocas ya pasaron. Hice poco tratamiento y fui sobrellevando la situación a mi manera y con el tiempo, siento que lo pude manejar. En el futuro, la cosa puede cambiar, tal vez se presenta un golpe fuerte en la vida y se cae todo de nuevo, ¿Pero eso quién lo sabe?

La batalla que no cesa

Los suicidios de excombatientes suman 385. Una estadística que no incluye otros suicidios, los de muchos familiares agobiados por las secuelas de la guerra en sus seres queridos. Se repiten finales como el del ex combatiente que se arrojó al vacío desde el monumento a la Bandera, en Rosario; o el de su ex camarada que indefenso ante el ruido de los petardos navideños, se ahorcó en el baño de su casa. Más muertos por suicidio que en el campo de batalla, donde quedaron 270 argentinos.

“No existieron tratamientos adecuados y esto desencadenó conductas violentas en los excombatientes. Es una patología nueva”, señaló a umbrales Daniel Requena, director de la Casa del Veterano de Guerra de Malvinas. “Los profesionales no nos entienden. Se desconciertan. Algunos pocos se hicieron tratar porque sus familias pudieron pagar un tratamiento, pero desde el ámbito oficial no hubo respuestas. Un veterano en un hospital público era mala palabra”, explicó Requena.

Gran parte de los informes de los equipos especializados concluyeron en un alto índice de casos de alcoholismo, drogadicción, violencia familiar y suicidios agrupados en una patología llamada TEPT (Trastorno de Estrés Postraumático). Acerca de las terapias aplicadas hasta el momento, Requena aclaró: “Hubo un desconocimiento total, simplemente copiaron tratamientos que no dieron resultados y optaron por el camino mas fácil: a muchos los mantuvieron dopados.”

“Tuve la suerte de llegar y conseguir trabajo, contención familiar y ayuda profesional. Pero no todos corrieron la misma suerte -agregó el dirigente-. Hace 20 años que trabajo para que los veteranos tengan las mismas posibilidades, para recuperar su salud mental que nunca será completa. Soy nieto de inmigrantes que escapaban de una guerra. Ellos conocían que lo más sombrío viene después. Mi mayor problema psiquiátrico no fue inmediato, pasó un año o más. Hay que aprender a vivir con los recuerdos de la guerra porque venís de una guerra, no conseguís trabajo, sentís que no terminás tu misión, fracasa tu matrimonio... y así seguís. La sociedad mira hacia otro lado y los profesionales no lo entienden”, subrayó finalmente.

* Publicado en Revista Umbrales (Año 9, número 19, abril de 2007, editada por el Cispren)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Malvinas: otra deuda en las escuelas

Laura Hojman (LA ARENA)

Lito Nebbia en su canción "Quien quiera oír que oiga", escribió, "si la historia la escriben los que ganan, eso quiere decir que hay otra historia: la verdadera historia, quien quiera oír que oiga". Y en un nuevo aniversario de la Guerra de Malvinas se puede asegurar que el tema aún no ingresó al aula.

Más allá de evocaciones, agasajos, actos, condecoraciones, clases especiales y talleres, y del oportunismo o no del gobierno de facto, hoy continúa siendo ignorada la real historia y el sentido de la batalla para los jovencitos combatientes de hace 29 años. Cientos de jóvenes de entre 18 y 20 años dejaron allí su vida por el país, otros los ex combatientes lo viven con entereza y fuertes aprendizajes y otra porción de ellos con secuelas en su salud.

Sin embargo, tras la pelea de los hoy veteranos de guerra por obtener entre 1991 y 1992 leyes para la pensión de por vida y el seguro y atención de la salud, los ex combatientes quieren librar una nueva batalla: la desmalvinización.

"Desmalvinización" para un sector de ellos es la "falta de enseñanza del tema en la currícula escolar, la escasez de textos con la historia real que vivieron y los aspectos humanos y valores que pusieron en juego entre ellos y los imperios, la solidaridad que los mantuvo vivos y la necesidad de contar la crónica a las generaciones que se están formando.

Las primeras impresiones que afloran de la gesta son pensar en decisiones trasnochadas, militares genocidas y otras, pero al escuchar el propio relato y crónica de sus vidas y aprendizajes, y nada menos de una guerra con las mínimas condiciones que muchos fueron "porque quisimos cuando se convocó a defender la Patria", se puede concluir en que falta aprender mucho de la historia

Esteban Tries, ex combatiente en la Guerra de Malvinas, sostuvo que en la sociedad y la educación subsiste una "desmalvinización" y aseguró que "los estudiantes de escuelas y universidades ni siquiera conocen el nombre de alguno de los 640 héroes que dieron su vida por la patria".

Tries, junto a otros veteranos de Malvinas creó un programa de charlas para jóvenes en escuelas, universidades y centros de rehabilitación por el paco, precisó que apuntan a "explicar que fue siempre y será una causa nacional" y destacar "nuestro caballito de batalla, que son los valores". En las charlas están presentes el piloto que bombardeó el campamento de Jeremy Moore en Malvinas el 13 de junio de 1982 y regresó a tierra perdiendo combustible en un angustioso vuelo sobre el mar y el sargento de infantería que ese mismo día recibió dos balazos de un francotirador inglés y fue trasladado en andas toda una noche por las heladas tierras hasta un hospital de campaña de Puerto Argentino.

"Las charlas nos hacen bien a nosotros y a los chicos, para abrir la mente y seguir investigando sobre la causa Malvinas", dijo Tries, y agregó que "en 1982 fue una batalla contra Gran Bretaña, sabíamos dónde estaba el enemigo y desde dónde venían los disparos".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Chaco. Causa Caballero: rechazan excarcelación de un ex represor

MOMARANDU

La Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia rechazó el pedido de excarcelación de José Molinari, ex represor procesado por delitos de lesa humanidad en la causa Caballero.

Molinari, se encuentra procesado en la denominada Causa Caballero Residual, donde se investigan delitos de lesa humanidad ocurridos durante la última dictadura. La Justicia consideró que el ex represor podría entorpecer la investigación.

La sentencia, fechada el 1 de marzo de este año, lleva la firma de los jueces José Luís Aguilar, Ana Order y Simón Getzel. No fue unánime: Aguilar y Order votaron en contra de la solicitud de la defensa de Molinari pidiendo que continúe preso, mientras que Getzel consideró que la resolución no estaba lo suficientemente fundada como para mantener al ex represor en la cárcel, por lo que pidió una nueva, con fundamentos más contundentes.

En sus fundamentos, Order y Aguilar consideraron que por el delito por el que está acusado Molinari (desaparición forzada de personas) y por el momento en que se encuentra el caso (en plena investigación) el acusado podría entorpecer el accionar judicial.

Pero el juez Getzel consideró que en la prisión preventiva en contra de Molinari dictada por el conjuez federal, Antonio Piñero, no están suficientemente fundamentados los motivos por los cuales el ex represor debería continuar preso. Por este motivo solicitó que se realice una nueva resolución, aclarando que por este motivo se excusará por el momento de expedirse sobre si la excarcelación “resulta o no procedente”.

Molinari fue procesado a principios de diciembre acusado por las torturas y posterior desaparición forzada del ex secretario general de los judiciales de Formosa y militante del PRT, Pedro Crisólogo Morel, durante la última dictadura.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Comienza en Salta otro juicio oral por crímenes de lesa humanidad

PRIMERA FUENTE

En el proceso, que arrancará este martes, se investiga la desaparición de Miguel Ragone, ex gobernador de esa provincia, y un caso de homicidio. Será juzgado Luciano Benjamín Menéndez, ex jefe del Tercer Cuerpo de Ejército, junto a otros siete acusados.

El Tribunal Oral Federal de Salta dará inicio este martes, a partir de las 9, al juicio oral por el secuestro y desaparición de Miguel Ragone, ex gobernador de esa provincia, donde será juzgado Luciano Benjamín Menéndez, ex jefe del Tercer Cuerpo de Ejército, junto a otros siete acusados.

En el proceso también se investiga el homicidio del comerciante Santiago Arredes y las lesiones sufridas por Margarita Martínez de Leal.

Además de Menéndez, están procesados Carlos Alberto Mulhall, ex jefe del Ejército en Salta; Miguel Gentil, ex jefe de la Policía de Salta; Joaquín Guil, ex jefe de Seguridad de la Policía; Jorge Héctor Zanetto, ex vocero de la Triple A, y los ex policías Andrés del Valle Soraire, Pedro Javier Herrera y Raúl Nelson Herrera.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Bolivia denuncia a Chile de incumplir tratado de paz y amistad

XINHUA

El gobierno de Bolivia acusó a Chile de incumplir el Tratado de Paz y Amistad que suscribieron ambos países en 1904 tras la guerra del Pacífico (1879-1883); esto, al obstruir el libre tránsito de personas y mercancías bolivianas, generándole al país un gran déficit comercial.

"Chile está incumpliendo (y) obstruyendo el Tratado de Paz y Amistad de 1904", enfatizó este domingo el canciller boliviano David Choquehuanca, quien aseguró que la situación ha motivado que el gobierno busque demandar a Chile ante instancias internacionales y recuperar una salida soberna al mar.

Según el funcionario, este punto de incumplimiento del Tratado y otros aspectos jurídico internacionales serán analizados por expertos bolivianos, para diseñar una estrategia de demanda que será planteada ante los tribunales internacionales.

Choquehuanca recordó que desde 1996 los bolivianos no pueden trasladarse desde la ciudad de El Alto, a cinco kilómetros de La Paz, hasta el puerto chileno de Arica, por lo que deben hacer uso del tren.

En ese sentido, el canciller indicó que lo mismo ocurre con las mercancías, pues desde el 2002 están imposibilitadas de ser trasladadas por ferrocarril hacia los puertos chilenos, por lo que deben ser llevadas por carretera, lo que significa un mayor costo.

A decir de Choquehuanca, el traslado de mercancías por carretera tiene un costo de al menos 15 dólares por tonelada, lo cual hace que los productos bolivianos de exportación sean menos competitivos en sus precios en los mercados internacionales.

El jefe de la diplomacia boliviana se refirió en estos términos, a un día de que el presidente de Bolivia, Evo Morales, arremetiera contra el pronunciamiento del gobierno chileno, calificando de "ignorancia" su desconocimiento hacia los derechos marítimos que tuvo Bolivia.

El viernes pasado, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, afirmó que la petición de Bolivia, de una salida soberana al mar, es algo "imposible", por lo que instó al gobierno boliviano a respetar los tratados internacionales entre ambos países.

Hace tres días, el experto internacionalista Víctor Hugo Chávez explicó en su estudio "Proyecto de demanda marítima", que en el curso de la historia bilateral con Bolivia, Chile incumplió al menos tres tratados y convenios.

Este criterio fue refrendado por el ex canciller boliviano, Javier Murillo, quien dijo que más allá de los compromisos no asumidos por Chile, existe una vulneración al Tratado de 1904, que puede dar la carta para que el país demande a la nación trasandina ante la corte internacional de La Haya.

De acuerdo con Chávez, tres de los cuatro compromisos incumplidos por Chile marcan una diferencia en cuanto a la política internacional de ese país que enarbola la "intangibilidad de los tratados".

Entre los compromisos incumplidos por La Moneda están: el Tratado de Paz y Amistad suscrito entre la Confederación Perú Boliviana y la República de Chile de 1837, el Convenio sobre Transferencia de Territorio de 1895 y el Tratado de 1904, entre otros.

"Una de las razones por las que Chile alegó para no asistir a tribunales internacionales fue porque afirmaron que siempre cumplieron los tratados y compromisos que firmaron con Bolivia", explicó.

Sin embargo -explica Chávez en su estudio- durante la investigación se determinó que Chile había incumplido numerosos tratados, lo cual "nos lleva a pedir que una instancia judicial internacional establezca una solución a nuestra demanda".

Instancias internacionales

En tanto, el canciller Choquehuanca precisó que hay dos instancias en el tribunal internacional de La Haya: El Tribunal Permanente de Arbitraje, creado en 1899; y el Tribunal Permanente de Justicia Internacional. Ante ambas -explicó el funcionario- el Estado boliviano podría plantear su demanda para restituir la salida al mar que perdió en una guerra hace 132 años.

El gobierno de Bolivia exige a Chile una propuesta concreta para un acceso soberano al océano Pacífico, lo que fue negado por el presidente chileno Sebastián Piñera, bajo el argumento de que esa petición era "imposible" de atender.

Bolivia reclama a Chile la salida al Pacífico que perdió en una guerra del siglo XIX, y por la falta de solución a este problema, ambos países no tienen relaciones diplomáticas a nivel de embajadores desde 1962, salvo un paréntesis entre 1975 y 1978.

La administración de Morales negocia con Chile desde 2006 una salida soberana al Pacífico. Durante el 2010, las reuniones de negociación entre ambos países eran llevadas adelante por los vicecancilleres; ahora, son asumidas por los cancilleres.

En 2006, Morales y la entonces presidenta de Chile, Michelle Bachelet, establecieron una agenda de 13 puntos para mejorar el acercamiento bilateral entre ambos países, en la que se incluyó por primera vez la demanda boliviana de una salida al mar.

Déficit comercial

En 10 años, Bolivia acumuló un déficit comercial con Chile de 1.650 millones de dólares, sin contabilizar el comercio ilegal del contrabando, reveló una publicación del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

De acuerdo con dicho estudio, del analista económico Luis Ballivián, Bolivia le compra a Chile cinco veces más de lo que le vende. Además, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) procesados por el IBCE, los bolivianos le venden 385 productos al país transandino e importan cerca de 1.760.

"Estas cifran no muestran que seguimos rezagados respecto a Chile y el déficit es millonario", afirmó el economista.

Además, el informe señala que el intercambio comercial con Chile en el 2010 arrojó un récord en exportaciones de 83 millones de dólares, pero también el segundo déficit comercial más alto de la historia para Bolivia, con 221 millones.

Según el estudio del IBCE, los principales productos exportados en 2010 por Bolivia hacia Chile fueron: torta de soya (21 millones de dólares) y torta de girasol (15 millones), que representaron más del 40 por ciento de las ventas al vecino país.

Después de dichos productos, siguen la mezcla de soya y girasol (6 millones de dólares), alcohol etílico y palmitos en conserva.

En contraste, los productos importados desde Chile en 2010 representaron un total de 1.760 millones de dólares, cuyos productos principales fueron: diesel (102 millones de dólares), preparaciones para elaborar bebidas (29 millones), gasolina (24), medicinas (13) y nitrato de amonio (11).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...