martes, 26 de abril de 2011

!Entregado! Misión cumplida...

Dick Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

“Chávez me recuerda a Gadafi, en el 2003, cuando se asustó y comenzó a ceder”. (Colega colombiana).

El sueco-colombiano Joaquín Pérez fue entregado a un comando de las fuerzas especiales del ejército colombiano en el aeropuerto de Maiquetía, territorio venezolano. Sólo faltaron las palabras marciales del presidente Hugo Chávez Frías a los militares colombianos: !Entregado! ¡Misión cumplida!


Si, parece un hecho insólito e imposible de imaginar durante el periodo de Álvaro Uribe. Recuerdo cuando estuve en el mismo aeropuerto, el 1 de marzo de 2008. Estaba esperando la maleta por que había estado en la ciudad de Maracaibo, cubriendo el congreso fundacional del PSUV. Tenía en la grabadora una larga entrevista hecha a Alberto Muller Rojas, el vicepresidente del PSUV, caracterizado como ideólogo del partido recién nacido y antes de su muerte muy crítico a Chávez por su forma de dirigir el partido.

Recibí una llamada, por el celular, que me informaba que Juan Manuel Santos, el ministro de defensa del régimen de Uribe, había informado en Bogotá que él había dado la orden de bombardear en territorio ecuatoriano, un campamento donde estaba el comandante Raúl Reyes. Todos menos tres personas habían fallecido como producto del bombardeo. Los sobrevivientes relataron, más adelante, que varios de los guerrilleros heridos habían sido ultimados por tiros de gracia.

Ruptura y reconciliación

La reacción de Chávez llegó como un relámpago. En cadena nacional informó sobre la movilización de diez batallones de infantería y de tanques a la frontera con Colombia. ¡”Guerra tendrás si tocan el territorio venezolano”!, fue el mensaje a Uribe y a Santos.

Y ahora se hablan y se ríen juntos, Santos y Chávez.

¿Qué pasó? Se pregunta más de uno.

Recuerdo una excelente crónica en la Radio Nacional de Venezuela (RNV) de Vladimir Acosta, historiador y profesor en la UCV, exigiendo o proponiendo no solamente una ruptura de las relaciones diplomáticas, en solidaridad con el gobierno y pueblo de Ecuador, según lo declarado por Chávez, sino también una ruptura económica con Colombia. Eso pegaría más fuerte y donde más dolería a los guerreristas colombianos.

Pero Chávez cayó otra vez en la trampa de Uribe, reconciliándose los dos, prometiéndose amor eterno.

Sin embargo, el amor no duró mucho. Uribe mandó a Chávez a la “Punta del Cerro”, acusándolo de intromisión en los asuntos internos de Colombia”. Y fue sólo por el hecho de que Chávez habló desde el celular de Piedad Córdoba con el general Montoya, que estaba acompañando a la senadora en la misión de una entrega de prisioneros de guerra.

Pretextos y agresiones

Fue el pretexto dado por Uribe para quitarse de encima a Chávez que había sido “contratado” por Colombianos y Colombianas por la Paz para facilitar las entregas de prisioneros en manos de las FARC.
Foto: La IV Flota, haciéndose dueña del continente americano
Y no contento por haber empeorado las relaciones con el país vecino, unos días antes de la entrega de la presidencia a Santos, Uribe organizó un espectáculo en la OEA acusando a Chávez y al gobierno venezolano por ocultar campamentos en Venezuela, usando el buscador Google Earth, como cualquier estudiante de la secundaria. Entregaron las coordenadas y todos, pusieron atención al circo político mientras desviaban la verdadera intervención en Colombia y el continente americano; las nuevas siete bases militares gringas en territorio colombiano y la reaparición de la 4ª Flota de Estados Unidos que ahora patrulla las dos costas de continente, desde Alaska, en el Norte, hasta la Patagonia en el sur.

¿Y Santos es un Santo ante esa política del Imperio de reagrupación de las fuerzas militares intervencionistas, o es un pelele de esa política?

¿Y qué pasó con ese Chávez que brillaba en sus intervenciones, desenmascarando al Imperio por su política de Puente de Guerra del territorio colombiano, no sólo contra Venezuela Bolivariana, sino contra todo el continente, especialmente contra los países aliados en el ALBA?

Un minuto para despedirse de su esposa

Foto: Eduardo Sánchez y otros altos dirigentes del UNT que rechazan la detención y la deportación a un luchador social sueco-colombiano.

A finales del mes de septiembre del 2010, entrevisté a ocho altos dirigentes de la mayor central obrera en Venezuela, la UNT y una de las conclusiones sobre la política venezolana era que “al único de podemos dar un cheque en blanco es a Chávez”.

Fueron las palabras de ese tiempo.

¿Cómo es que ahora, Chávez ni siquiera da permiso al cónsul sueco en Caracas para visitar al sueco-colombiano, Joaquín Pérez, un refugiado político que fue recibido en Suecia con los brazos abiertos y con estatus político de refugiado?

Chávez le dio, al preso suyo, apenas un minuto para despedirse de su esposa en Estocolmo, Suecia. La llamaron para decirle que faltaban dos horas para que las autoridades venezolanas deportaran al compañero a un futuro incierto en Colombia.

Durante las 48 horas no recibió abogados ni nadie se presentó para darle asistencia judicial. No soy jurista y no sé cómo se podría llamar esto, pero como simple ser humano todo me hiede a traición a los principios políticos que tanto ha jurado aplicar Chávez.

No lo digo todo esto conmovido sólo porque Joaquín es un viejo amigo y camarada de lucha en Suecia, sino porque es el primero que cayó por la Nueva Política de Entrega de Revolucionarios, de Chávez, enmarcada en la nueva relación Santos-Chávez.

El bozal de Andrés Izarra a los periodistas
Foto: Andrés Izarra
El Ministro de Comunicación e Información, Andrés Izarra, hijo de un coronel del ejército venezolano, ex periodista, que según Wikipedia “trabajó en Alemania y Francia, pasando luego a México y a Estados Unidos, a las Cadenas noticiosas NBC y CNN. En 1999 volvió a Venezuela desempeñándose como Gerente de Producción de la Cadena Venezolana de Variedades RCTV”. Este hombre ha jugado un papel especial en la deportación del colega y director de la Agencia de Noticias Nueva Colombia, ANNCOL.

No me han llegado pocos correos electrónicos de colegas venezolanos que no son periodistas de los medios alternativos, sino de los “medios masivos de Chávez” como los llama la oposición golpista, diciéndome:

“Mira, colega, la campaña por censurar el tema de Joaquín Pérez la dirige Izarra directamente, y sí, es muy fuerte. Somos muchos periodistas de los medios ´oficiales´ que estamos traumatizados por esta censura, somos periodistas revolucionarios que de una u otra manera nos hemos opuesto y revelado ante esto. El cerco lo estamos rompiendo con mensajes de texto, twitter, facebook, correos, radios populares y medios alternativos junto a periodistas valientes de medios oficiales”.

La pregunta que nos hacemos es ¿por qué? ¿Qué pasó, Chávez?

¿Qué voy a decir a los lectores del diario Flamman en Suecia, donde publicamos tres páginas en tabloide con el contenido de las entrevistas a los sindicalistas del UNT con el titulo ¡Aquí los trabajadores han tomado el poder!

Y veo a Izarra como a una persona del gobierno de Chávez dando un comunicado -que además resultaba ser un comunicado en blanco- del mismísimo Juan Manuel Santos, colocando datos falsos, asegurando que Joaquín Pérez sería ciudadano colombiano cuando desde hace diez años tiene nacionalidad sueca.

¿No te da pena, Chávez, violar todas las normas y derechos internacionales, pero sobre todo, enviando a una muerte segura a un revolucionario, un compañero nacido en la tierra bolivariana que nunca dudó en poner el pecho para trabajar y luchar por un Nuevo Estado, con justicia social poniendo las primeras piedras para el socialismo en tu país vecino?

La llamada de Santos a Chávez antes el aterrizaje

El Tiempo publicó ayer un cable de EFE donde Santos contó que se había comunicado por teléfono con Chávez antes del aterrizaje del avión que llevaba a Pérez a Caracas, haciendo además el pedido de arresto de Joaquín Pérez ni bien pisara el aeropuerto de Maiquetía.

“Le di el nombre y le pedí que colaborara para su captura, no titubeó”, dijo el mandatario, quien agregó que esta mañana habló nuevamente con Chávez para agradecer la detención del guerrillero.

Todo esto da motivos a cualquier periodista para hacerse algunas preguntas:

¿Por qué no detuvieron a Pérez en Frankfurt, famoso por ser uno de los aeropuertos más seguros y vigilados del mundo, que tiene la fibra óptica directamente hacia el corazón de Interpol?

¿Y por qué no fue detenido por la policía sueca si era un contraventor? ¿Funcionan las comunicaciones entre Interpol y la policía colombiana, mucho mejor, que entre los otros dos países mencionados?

¿O era una nueva provocación o “Falso Positivo” arreglado por tu “mejor amigo colombiano”?

¿Cómo es posible que Santos sabía y tu no sobre la llegada de Pérez?

¿Te has preguntado si los gringos quizás no hubieran entregado la información a Santos, esperando que Pérez estuviera en el aire, irrevocablemente atrapado, mientras cruzaba el océano atlántico, para llamarte y pedir su captura cuando aterrizaba en Maiquetía?

¿Por qué una detención justo en Venezuela?

¿O puede ser tan sucia esta decisión de entrega de un luchador a los verdugos colombianos basada en “intercambio” de “extraditables”?

Tal vez, como tu recibiste al narcotraficante Walid Makled, ahora te tocaba, ante la presión de Santos, entregar a Pérez, quien según el jefe de la policía nacional colombiana, Oscar Naranjo, “ha hecho mucha apología del terrorismo”.

El hermano narcotraficante del general colombiano

Hablando de Oscar Naranjo, a propósito de detenciones o no en Alemania, es bueno que se sepa que tiene un hermano narcotraficante condenado a diez años de cárcel y fue detenido en esa tierra.

¿Y cómo se puede detener y pedir la captura de una persona porque está haciendo “mucha apología del terrorismo”, como dijo Naranjo en la llegada de Pérez a Bogotá?

¿Cuántos años me daría Naranjo, en Colombia, por cuestionar al Estado Terrorista, tal como lo hago, pero con elementos, antes en reportajes en Colombia y ahora con datos públicos?

¿Chávez me consideraría una persona ligada al terrorismo por eso?

48000 archivos removidos o cambiados en el laptop
Foto: Montaje del DAS en El Tiempo
Ahora vuelven los correos del computador, donde los organismos de seguridad colombiana dicen que encontraron que Joaquín Pérez es el embajador de las FARC en Europa y desde ahí hasta ha intentado la compra armas.

¡Vaya como juega la fantasía, como si fuera Play Station! “El mejor mercado de armas”, me decían los comandantes de las FARC, cuando hacia reportajes en la zona bajo su control “es el mercado negro militar colombiano”. No es un secreto que también militares corruptos venezolanos, alegremente, hayan vendido armas a la guerrilla y posiblemente sigan haciéndolo.

Fueron desenmascarados también muchos militares ecuatorianos por vender armas a la guerrilla en el Putumayo y Nariño.

Rafael Samudio Molina, general de tres soles del ejército colombiano, fue ministro de Defensa Nacional de 1986 a 1988 y era uno de los generales más rabiosos y anti-FARC en Colombia. Pero resulta que el mismo general fue descubierto de ser uno de los más grandes vendedores de armas a su odiado enemigo, la guerrilla de las FARC.

Manuel Cepeda, director del semanario VOZ, órgano de los comunistas colombianos, lo desenmascaró cuando el general fue atrapado, pero jamás sentenciado, con un gran arsenal de armas entregadas a la guerrilla de las FARC. Cepeda fue asesinado el 9 de agosto de 1994 cuando iba rumbo al senado, elegido por su pueblo en las elecciones.

Los responsables intelectuales resultaron ser, un general de la inteligencia militar que a su mando tenía a dos militares profesionales y un comando de los paramilitares de las AUC.

Entonces, Chávez, ¿todavía crees en la acusación del DAS sobre que Pérez, un ingeniero industrial, sería un experto y comprador de armas adquiridas al otro lado del planeta?

El “embajador” que trabajaba con ancianos

Dice El Tiempo con sus canales abiertos a la inteligencia militar que las FARC lo mantenían:

“6 de septiembre del 2001 (correo de Olga Marín a Raúl Reyes): Alberto Suecia dice que Ricardo (Granda) le había aumentado el presupuesto a 1.500 dólares mensuales”.

Si fuera cierto que Pérez fuera guerrillero e integrante de la Comisión Internacional de las FARC, si fuera desempleado en un país en América Latina, la historia quizás podría tener relevancia.

Pero Pérez, a quien conozco desde 1994, siempre ha trabajado en el sector social. Trabajaba hace años en una casa de ancianos en Estocolmo, pese a su título de ingeniero. Trabajaba fin de semana por medio más el turno de la semana, jornadas de noche y de mañana.

O como decían los investigadores de Interpol cuando entregaba el resultado del computador bombardeado por Santos el 1 de marzo de 2008: “Han sido movidos, cambiados o borrados más de 48.000 archivos”.

Pero ahora viene el general Naranjo y el presidente Santos hablando que Pérez es comprador de armas en Líbano y obtiene un sueldo de 2000 dólares de las FARC bajo la mesa sin declararlos ante las autoridades de recaudación de impuestos suecas.

¿Te das cuenta, Chávez, en qué tipo de acusaciones se basan esos señores, los mismos que con el respaldo de Hillary Clinton y todos los medios de comunicación, como El Nuevo Heraldo, Globovisión, El Nacional y Cia están esperando para publicar las denuncias, en contra de ti, por tus supuestos nexos con las FARC?

Complacencia sueca con la deportación

¿Qué trasero intentas lavar, entregando un colombiano que quizás ha sido uno de los más fieles y fuertes defensores de la Revolución Bolivariana en la tierra sueca, donde el gobierno de la derecha sueca antichavista no movió un solo dedo para impedir y defender a un compatriota en complacencia con el Imperio y con Santos?

Así pensaba el gobierno antipopular sueco: matar dos pájaros con un solo golpe y deshacerse del problema, ante el régimen colombiano, que representa la existencia de la emisora Radio Café Stereo y ANNCOL. Pero te juro, tanto a ti, Chávez como a Santos, que desde ahora me voy a poner a trabajar activamente en la emisora como para mejorar y reforzar esa ANNCOL que dejé en 1998.

¡Hable él que me quiera impedir!

El comunicado de la UNT para defender a Joaquín Pérez y exigir al gobierno venezolano de levantar la decisión de la detención, y los centenares de correos venezolanos en apoyo al compañero Pérez, es la otra Venezuela, la Venezuela solidaria y hermosa, la Venezuela combativa y fuerte, la Venezuela revolucionaria y clasista. ¡La República Bolivariana de Venezuela!

Los indígenas y Joaco

Triste escribir una crónica sobre como un amigo y compañero ha sido entregado a una suerte incierta y dura, pero lo conozco, sé el dolor por dejar a su esposa y su hija de diez años y su hermano. Pero también sé que el compañero es fuerte.

¡Y cómo no va a ser fuerte cuando se enfrentó con el militarismo colombiano, allá en las montañas del Cauca, en la cuna de los indígenas Páez, en la tierra de los campesinos e indígenas que un día en 1992 lo eligieron como su concejal!

Recuerdo una anécdota de esa campaña electoral que me contaba “Joaco”. Los indígenas habían organizado un cabildo con más de 700 de sus habitantes y en la mesa estaban los dos candidatos del partido conservador, el liberal y Joaco del Partido Comunista y de la Unión Patriótica. Los candidatos bipartidistas tiraban su flamante discurso prometiendo puentes donde no había ríos, el mismo cuento de siempre de los politiqueros.

Joaco, hablaba más en detalle sobre el programa de acción y político que había elaborado junto con las comunidades del municipio de Corinto. Aplausos para los tres y después comida y chicha. Este líquido fue servido en una sola “copa” que era una “bacinilla”, un orinal.

Los dos bipartidistas se pusieron pálidos y agradecieron amablemente la chicha pero no tomaron, mientras Joaco tomó el “vaso” y lo vació. Las elecciones fueron una gran victoria para la UP y el PCC. Si no conoces los acostumbres de tu comunidad, tampoco podrás entender a solucionar sus problemas.

Un preso acompañado por los pueblos solidarios

Y ante decisiones difíciles y momentos duros, Joaco es fuerte por la convicción acumulada durante años de trabajo y lucha. No lo van poder a doblegar en las mazmorras colombianas, de eso puede dar fe quien lo haya conocido.

Concluyo concordando con el comunicado de hoy de la UNT, que solo es un fragmento de miles de correos de solidaridad a Joaquín Pérez que no entrará solo a los calabozos colombianos:

“Esa detención y el contenido del comunicado del gobierno venezolano, asumiendo ya una postura condenatoria, calificando de terrorista y delincuente a un militante revolucionario, a la usanza del imperialismo yanqui y sus lacayos, son contrarios totalmente a la esperanza liberadora y antiimperialista que proyecta el proceso bolivariano”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Colombia: ¿Es posible una solución política a la guerra?

Ramón Martínez (especial para ARGENPRESS.info)

La historia colombiana, desde hace más de 60 años, está escrita a lo largo de ríos de sangre, el cual va para largo rato. Ésa es nuestra realidad, sus orígenes son ampliamente conocidos, más sin embargo cabe preguntarse hasta cuándo. A pesar de todos estos hechos, el pueblo colombiano tomará conciencia real y profunda de ésta historia de violencia y actuará?. Por ello vemos que los medios de comunicación, dominantes y manipuladores, muestran una “realidad” que no corresponde con el día a día de los colombianos y así mismo la muestran a la opinión pública internacional.

En su twitter Piedad Córdoba, publica que el 80% de los colombianos reconoce que en el país hay una guerra. Ésa es la verdadera realidad, existe un conflicto armado, que desembocó en una guerra – no virtual- sino real. Actualmente existen varios “Ejércitos” enfrentados en la disputa del poder político, tales como el narcotráfico y los paramilitares, agudizando más el conflicto y dificultando la posibilidad de encontrar un camino que conduzca a un proceso de diálogo y paz real.

A lo anterior es necesario sumarle el nuevo fenómeno de las bandas criminales, mejor conocidas como las bacrim, quienes en los últimos años han dejado una estela de violencia y muerte que sobrepasan los 2.000 afectados. En el Departamento de Córdoba, su principal actividad criminal es el control de las rutas del narcotráfico, es bueno aclarar que sus integrantes provienen de los “paramilitares desmovilizados”, herencia del ex presidente Uribe Vélez.

Amén de la estrategia utilizada por la oligarquía colombiana, la cual consiste en des-legitimar a la insurgencia, presentándolos como simples bandoleros y criminales. Además de la política de terror y miedo que se sigue aplicando y tiene sus efectos sobre la población; criminalizando la protesta y el derecho a disentir; se ha impuesto la ley del silencio… de las balas.

Claro está que la insurgencia insiste en su propuesta de paz, consistente en una “salida política negociada al conflicto”, pero el gobierno continúa con su política de guerra y “aniquilamiento” de la insurgencia, ése es su negocio; los intereses de los perros de la guerra predominan, antes que los de la población colombiana, que quiere un país en paz, pero no la paz de las fosas comunes, la paz real a la cual los actores involucrados deben darle respuesta y no continuar en este conflicto fratricida.

Un triunfo militar de un sector sobre el otro – en el momento- nos atrevemos a afirmar no es posible. Se hace necesario buscar caminos que conduzcan a un diálogo y acciones concretas y efectivas, con los cuáles se pueda ofrecer garantías reales, supervisadas por la comunidad internacional, generando un real proceso de negociación.

El sumo pontífice Benedicto XVI, en su homilía de comienzos de Semana Santa se refirió al conflicto interno de Colombia en los siguientes términos: “Hoy pienso también en Colombia, donde el próximo Viernes Santo se celebra la jornada de oración por las víctimas de la violencia. Me uno espiritualmente a esta importante iniciativa”, afirmó. Continuando con su reflexión exclamó: ” ¡No más violencia en Colombia, que reine en ella la paz!”.

Nos preguntamos, como modestos opinadores, ¿será que su clamor llegará a los oídos del gobierno colombiano y presentará una propuesta real a lo expresado por la insurgencia?, ¿o simplemente quedará como una vaga opinión para llenar expectativas de Semana Santa? La comunidad internacional debe romper su silencio -que nos llena de sospechas-, ¡esperemos que no sea un silencio cómplice!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Colombia: Violada a 30 metros de un puesto militar en el país de las 'Cárceles Resort' para militares

Azalea Robles

“(…)en el trayecto se encontraban dos grupos de militares uno a 30 metros y el segundo a 50 metros del mismo, frente a los cuales de forma inexplicable pasó el agresor, la víctima fue tirada en un barranco a sólo 30 metros de donde se apostaba el último grupo de militares” Denuncia CPDH.


“(…) Varios de los condenados tienen allí sus negocios, como el teniente coronel Pulido, condenado como responsable de la masacre de La Cabuya, donde el 20 de noviembre de 1998 fueron asesinados cinco campesinos, entre ellos una mujer con siete meses de embarazo. El restaurante del exoficial se llama ‘Héroes’.(…)” Semana

“Hace como un año, mi (cabo) primero Blandón Vargas Humberto se pudo ir tranquilo la Semana Santa con toda la familia para el hotel Kosta Azul en San Andrés. De allá trajo unas camisetas de regalo muy bacanas", cuenta un soldado. Blandón fue condenado por el secuestro, tortura y homicidio de un grupo de campesinos en Antioquia (…)

Los abusos, tratos degradantes, violaciones sexuales y el feminicidio contra las mujeres y niñas colombianas crecen dramáticamente: el empobrecimiento, la exclusión social y la degradación ética inyectada por los mass-media para legitimar los valores mafiosos de un sistema llevado al paroxismo de las desigualdades sociales, de la violencia represiva y del control social, son el terreno fértil para las agresiones contra las mujeres. Las mujeres son el chivo expiatorio de una sociedad machista cuyas frustraciones son elevadas a la máxima potencia por una violencia estructural en permanente crecimiento. Decrece el acceso a la salud, a la educación, a la vivienda, a las oportunidades laborales; a la par que crece la violencia estructural generada por los mecanismos de despojo y monopolización de capital. Aunado a lo anterior, hay un factor determinante que caracteriza a Colombia: la violación sexual y el feminicidio contra las mujeres y niñas colombianas se generalizan al amparo de la sistemática impunidad para los crímenes de estado. Esta constatación hace que el tema de la impunidad sea un tema medular en la lucha por el respeto de las mujeres, así como es un tema medular en el camino hacia la paz y la justicia social en Colombia.

La impunidad para militares, paramilitares y latifundistas acrecienta el sistematismo de las violaciones sexuales en Colombia. Los crímenes e impunidad que rodean la violación y asesinato de los niños de Arauca a manos del ejército(1); los escándalos de los ‘clubes de relajación’ en los que los escasísimos militares condenados purgan sus “penas”; el descaro con que los violadores estadounidenses burlan la justicia(2); la cantidad aberrante de niñas campesinas despojadas que viven en esclavitud a la merced de gamonales latifundistas, evidencian la relación macabra entre el aumento dramático de las violaciones sexuales y los privilegios de inmunidad e impunidad aplicados a los criminales. Colombia y México son dos países en los que el feminicidio alcanza cimas del horror: su denominador común, aparte del empobrecimiento que sufren ambos países, es la impunidad para los crímenes de estado y la degradación social que conlleva. En ambos países se desarrolla una intensa actividad represiva y de control social ejercida por el estado contra la población civil, mientras que los grupos de paramilitares y narcotraficantes, funcionales al estado, imponen sus valores. México sufre un incremento de la “asesoría militar estadounidense”, con el incremento de las violaciones de derechos humanos que esta conlleva: como se ha podido palpar en Colombia desde que la asesoría estadounidense entrena a militares en “contrainsurgencia”. La mayor fosa común del continente americano se descubrió en la Macarena, Colombia: 2000 cadáveres de desaparecidos por el ejército fueron hallados detrás del batallón de la Fuerza Omega del Plan Colombia, que recibe estrecha asesoría estadounidense (3).

Violada a 30 metros de un puesto militar

Iniciando abril, el CPDH denuncia otro caso de violación a manos del ejército, en un marco de absoluta impunidad: una mujer violada y acuchillada por un militar a 30 metros de un puesto militar, el 3 de abril 2011. La mujer se encuentra entre la vida y la muerte, el soldado ha sido identificado, retenido y puesto en libertad, el grupo de militares ‘ciegos’ ha sido trasladado (4). El CPDH denuncia: “fue atacada con arma blanca, produciéndole varias heridas en partes vitales de su cuerpo, constitutivos de tratos crueles, inhumanos y degradantes y sometida a violencia sexual; en el trayecto se encontraban dos grupos de militares uno a 30 metros y el segundo a 50 metros del mismo, frente a los cuales de forma inexplicable pasó el agresor, la víctima fue tirada en un barranco a sólo 30 metros de donde se apostaba el último grupo de militares (…) Se logró reconocer al presunto agresor, identificado como soldado profesional adscrito al Ejercito Nacional (J. JESUS ADVINCULA DELGADO)(…) aunque debido al precario manejo en cuanto el acopio de elementos probatorios y actos urgentes fue dejado en libertad y puesto a disposición de las autoridades militares, el temor actual es que técnicamente se encuentra en libertad, sin ningún tipo de limitación legal, además el grupo de militares que estuvieron en la Victoria el pasado 3 de abril fueron trasladados de la zona.”(Ibíd. ). Es una de las miles de denuncias de mujeres y niñas violadas a manos de la fuerza pública en Colombia: la casi totalidad de estas denuncias son abortadas por el mismo sistema y la negligencia aplicada al trato de los elementos probatorios, cuando no es por la amenaza o asesinato contra los denunciantes. Por otro lado las denuncias constituyen la punta del iceberg: las denuncias por violación contra la fuerza pública son un acto de extrema valentía en Colombia, porque pueden conllevar la muerte para los denunciantes, lo cual permite deducir que tras las denuncias se encuentra el grueso de los casos que no son denunciados. Por otro lado, de los casos denunciados la impunidad es del 99%, y en el caso de condenas, son absolutamente pírricas, y los violadores terminan no en una cárcel, sino “cumpliendo su pena” en una base militar con canchas deportivas, restaurantes, piscinas y todas las comodidades (5). El carácter sistemático de estos crímenes y el sistematismo en la impunidad para militares, evidencia que las violaciones sexuales a manos del ejército son algo que va más allá de la vaga e irresponsable definición de "daños colaterales de un conflicto”: son actos del terrorismo de Estado.

Cárceles doradas y vacaciones en el Caribe pagadas con dinero público para militares “condenados”


Los militares “presos” en Colombia salen cuando quieren de la cárcel y van a pasar semanas en el Caribe, pagadas por el erario público (6). Semana describe el “Tolemaida Resort”: “Hay presos que pasaron vacaciones en San Andrés y Cartagena (…) Suboficiales y soldados no solo no fueron retirados del servicio, sino que siguen recibiendo en prisión parte del salario que normalmente devengaban y beneficios como seguir cotizando para pensión. Algunos se han pensionado. Algunos, incluso, han ascendido de rango en la cárcel (…) Varios de los condenados tienen allí sus negocios, como el teniente coronel (r) Orlando Pulido, condenado a 30 años como responsable de la masacre de La Cabuya, donde el 20 de noviembre de 1998 fueron asesinados cinco campesinos, entre ellos una mujer con siete meses de embarazo. El restaurante administrado por el exoficial se llama ‘Héroes’.(…) Las casas parecen más un campo de recreo que alojamientos de un penal. La gran mayoría tiene aire acondicionado, Internet y servicio de televisión satelital, entre otras comodidades”(Ibíd.)

Foto: Ficha del "Tolemaida resort" (gráfico de Semana): De los 261 "presos" de Tolemaida, 179 continúan recibiendo un sueldo militar.

En esas condiciones de “Resort” están torturadores, violadores, responsables de masacres, y su comodidad es garantizada por los altos generales: “Llegaron los de las Afeur (Agrupación de Fuerzas Especiales Urbanas), de la IV Brigada de Medellín, condenados por la Operación Orión y desapariciones. También los de los Gaulas militares, condenados por 'falsos positivos' [asesinatos de civiles premeditados para disfrazar sus cadáveres], o los costeños del Batallón La Popa de Valledupar, por 'falsos positivos', y los de la VI Brigada, de casos como los [del asesinato de varios campesinos, en 2004, en] Cajamarca o las masacres [una serie de 20 ejecuciones, en 2003] de Viotá -cuenta uno de los internos-. Ahí los comandantes comenzaron a regalar quioscos para todos esos muchachos. Mi general Montoya regaló como unos cuatro o cinco a los soldados de las Afeur. Mi general Óscar González también gestionó para la construcción de otros ocho a diez quiosquitos. Ellos nos ayudaron mucho. Mi general Montoya estuvo por lo menos diez veces acá y mi general González, más de veinte veces. Siempre que venían a Tolemaida nos decían que qué nos faltaba (…), explica el interno.”(Ibíd.)


Foto: En este bungalow "cumple su pena" el Capitán Eduardo Delgado, condenado por desaparición forzada (tomado de Semana).

Los militares “presos” en Colombia se dan incluso el lujo de vivir por fuera de su cárcel dorada: “Entraban y salían libremente de su prisión y de Tolemaida, se daban el lujo de vivir por fuera del penal y de la base. Un caso es el del soldado profesional Santiago Escudero Uribe, condenado a 35 años de prisión por el asesinato de dos campesinos en Antioquia, a los que presentó como miembros del ELN muertos en combate. El soldado se quedaba con frecuencia en una de las lujosas fincas de ese conjunto (…) donde estaba su familia. Allí lo conocen como el propietario de varias panaderías en Melgar.” (Ibíd. ) Los militares condenados pasean en vuelos comerciales y viajan a las islas del Caribe: “Hace como un año, mi (cabo) primero Blandón Vargas Humberto se pudo ir tranquilo la Semana Santa con toda la familia para el hotel Kosta Azul en San Andrés. De allá trajo a varios unas camisetas de regalo muy bacanas", cuenta un soldado. Blandón fue capturado en 2001 y condenado a 40 años de prisión por el secuestro, tortura y homicidio de un grupo de campesinos en Antioquia, cuando hacía parte del Batallón Juan del Corral, adscrito a la IV Brigada.” (Ibíd.)

En la actualidad hay 843 miembros de la Fuerza Pública detenidos en centros vacacionales de “reclusión”: 174 del Ejército, 648 de la Policía, 13 de la Armada y ocho de la Fuerza Aérea. Y en los nueve “centros especiales de reclusión” que maneja el Ejército hay 942 delincuentes (7).

El escándalo público de las Cárceles Resort para militares colombianos no ha provocado cambios: ante la oferta del ministro del Interior y de Justicia, Vargas Lleras, de trasladar a los militares delincuentes de los centros vacacionales en que se encuentran a cárceles reales, Rodrigo Rivera, ministro de Defensa, dijo sin ningún asomo de vergüenza que: “los nueve centros penitenciarios especiales ubicados dentro de batallones de las fuerzas armadas en varias partes del país cumplen todas las reglas constitucionales” (Ibíd.), por lo que considera inapropiado trasladar a los uniformados detenidos a una cárcel. El general Alejandro Navas, comandante del Ejército, consideró sin sonrojo que: “No es necesario trasladar a más detenidos de las cárceles militares a los centros de detención comunes. El Ejército está en capacidad de administrar sus centros de reclusión y albergar a sus internos” (Ibíd.).


La impunidad, o en su defecto la “Cárcel Resort”, es el premio que le da el Estado colombiano a los militares que cometen violaciones a los DDHH. Esto evidencia aún más el hecho de que las violaciones a los DDHH por parte de la Fuerza Pública son amparadas por el Estado en Colombia. Se inscriben en la doctrina contrainsurgente y la perversa noción militar del “enemigo interno”: en la cual el enemigo interno es la población civil (8). La violación sexual es parte de la estrategia del Terrorismo de Estado contra la población civil y su carácter exponencial resulta de la sistemática impunidad.

En la doctrina militar contrainsurgente se inscriben las prácticas de tortura y terror contra la población civil con la doble finalidad de desplazar poblaciones de las zonas de alto interés económico y de callar la reivindicación social. El terror busca paralizar a la población e impedir la organización popular: es control social. La herramienta paramilitar del despojo es parte de esa estrategia estatal: es financiada por multinacionales, latifundio y Estado, y actúa en coordinación con el ejército (9). Sólo entre junio 2005 y diciembre 2010 dicha herramienta paramilitar cometió al menos 173.183 asesinatos; 1.597 masacres; 34.467 desapariciones forzadas, y al menos 74.990 desplazamientos forzados, según reporta el informe de enero 2011 de la Fiscalía (10). El drama de la arremetida de la herramienta paramilitar y la fuerza pública contra la población civil en Colombia es pasado bajo silencio.

Mientras se mantenga la doctrina militar del enemigo interno, y la sistemática impunidad para los crímenes de estado en Colombia, la violencia sexual y el feminicidio continuarán su dramático crecimiento exponencial.

Nota:
Este texto forma parte de una investigación sobre la Impunidad en Colombia; es un capítulo ampliado del texto largo “Las 50 niñas violadas por El Patrón, la juez asesinada, la impunidad y sus eufemismos” de Azalea Robles.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Costa Rica: Malas compañías

Luis Paulino Vargas Solís (especial para ARGENPRESS.info)

Un editorial reciente de La Nación (en adelante LN) (véase: "Visita del FMI a Costa Rica" (1)) formula diversas “sugerencias” de política económica al gobierno de Laura Chinchilla. Recurren así al argumento de autoridad: es nada menos el FMI quien lo dice. No cabe si no obedecer los sabios consejos emitidos por tan reconocida institución.

Los antecedentes del FMI no se condicen demasiado bien con la entusiasta adhesión que LN le profesa. No olvidemos las devastaciones que sus propuestas –hoy día conocidas bajo el epígrafe de Consenso de Washington- provocaron en América Latina en los años ochenta del siglo pasado. Recuérdese de qué forma este organismo presentaba, hacia la segunda mitad de los noventa, a Argentina como el modelo y paradigma que todos los países latinoamericanos (y más allá) debíamos imitar. El doloroso derrumbe de la economía argentina a inicios del nuevo siglo no solo no fue previsto por los brillantes economistas del FMI, sino que ellos son corresponsables del desastre que por entonces se precipitó sobre el pueblo argentino. Las crisis de 1997-1998 en el Sudeste asiático y Rusia son otros casos donde el FMI hizo el más acabado ridículo. Quienes siguieron sus recetas –Rusia o Indonesia, por mencionar dos casos- padecieron crisis devastadoras. Le fue incomparablemente mejor a China que, entonces como ahora, desdeña sin contemplación ni titubeo las recetas fondomonetaristas.

La actual crisis de la deuda en Europa –que transita por un túnel oscuro y larguísimo- se está viendo agravada en la medida en que se ha optado por una vía adscrita de forma ortodoxa al recetario FMI. Grecia, en un intento indiscriminado por reducir los déficits fiscales, ha aplicado salvajes recortes a los sistemas de seguridad social. Ello ha traído un tremendo costo humano y grave inestabilidad social y política. Pero el caso es que, lejos de resolver algo, los problemas van en curso de profundización. Hoy día se está a las puertas de una casi segura reestructuración de la deuda griega, imposible de ser atendida por aquel país. La austeridad fiscal, marca FMI, también está fracasando estruendosamente en los otros países –Irlanda, Portugal y España- atrapados en la crisis de la deuda pública. Reino Unido, que ha querido seguir ese mismo recetario fondomonetarista, sufre hoy, menos de un año después de instalado el ultraconservador Primer Ministro Cameron, de un clarísimo retroceso en su proceso de recuperación económica.

LN parece rodearse de amigos poco recomendables, lo que no dejaría de ser su muy particular problema (cada quien tiene las amistades que elige), de no ser porque además quiere imponérselas al gobierno y, por medio de este, al pueblo costarricense.

A LN le preocupa, de consuno con el FMI, el déficit fiscal y el déficit en la balanza de pagos. Y, desgalillados, entonan el himno de la austeridad fiscal: “disminuir ‘significativamente’ el déficit fiscal mediante un aumento de impuestos y suplementarlo con políticas de gasto prudentes, incluyendo un marco de mediano plazo para reducir el gasto como porcentaje del PIB”. Solemnes advierten que ese es un paso crucial para lograr un resultado de alcances dramáticos: “…evitar una crisis externa asociada con el desequilibrio macroeconómico y una eventual reducción de las entradas de capital”.

Varias cositas parecen estar siendo olvidadas o, acaso, deliberadamente escondidas. Principalmente las siguientes:

1. La economía se ha ralentizado de forma sensible, y no es muy sensato confiarse a un cambio significativo en las economías estadounidense y europea –de las cuales dependemos crucialmente- como para esperar que sobre esa base pueda darse alguna reactivación económica apreciable en próximos meses.

2. El bajo dinamismo de la economía incide de forma muy considerable en los ingresos del gobierno y agrava el problema del déficit fiscal.

3. Esa pérdida de impulso económico está vinculado en grado importante con el problema de sostenida revalorización del colón frente al dólar. Ese es un factor que contribuye a frenar las actividades de exportación y turismo, así como aquellas que compiten con productos importados (puesto que estos se abaratan relativamente).

4. Por lo tanto, y como se desprende de lo anterior, ello también influye –probablemente es el factor principal- sobre los desequilibrios negativos en la cuenta corriente de la balanza de pagos (es decir, el exceso de importaciones sobre exportaciones). Atribuir este último problema –como lo hacen LN y el FMI- al déficit fiscal olvida un detalle obvio y trivial: la economía sigue funcionando a un bajo nivel, de forma que no es atribuible (al menos no en grado significativo) a un exceso de demanda originada a lo interno esos desbalances negativos en la balanza de pagos.

5. La revalorización del colón frente al dólar está muy relacionada con la afluencia masiva de capitales golondrina o especulativos. Causa perplejidad que ni LN ni el FMI se percaten de este hecho fundamental. He ahí, con alta probabilidad, la fuente principal de los disturbios que tanto preocupan a estos dos súper-amigos…solo que ellos no se dan cuenta. O fingen no darse cuenta, porque admitir ese hecho llevaría a recomendar lo obvio: tomar medidas que frenen la entrada de esos capitales. Demasiado para la dogmática neoliberal que los entrelaza a nivel celular.

6. Y si el FMI y LN entonan al unísono el cántico de advertencia que llama a prevenir una “crisis externa”, bueno sería estudiar un poquito las lecciones de la historia: las crisis externas alrededor del mundo entero en los últimos 20 años han estado relacionadas, una y otra vez, con los desequilibrios asociados a la afluencia excesiva de capitales especulativos. Estos generan las condiciones en que la crisis se incuba y, a su debido momento, ellos mismos la precipitan.

Hay una gravísima confusión alrededor de los problemas del corto plazo. Pero sobre todo hay una preocupante incomprensión en relación con el hecho de que la crisis económica mundial está aún lejos de haber sido superada.

Nota:
1) http://www.nacion.com/2011-04-18/Opinion/Foro/Opinion2751855.aspx

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Paraguay: Las penas son del pueblo

José Antonio Vera (especial para ARGENPRESS.info)

En un ambiente de desencanto popular, de inmovilismo de las fuerzas progresistas y de descrédito del gobierno, se ha recordado en Paraguay el tercer año de la victoria electoral de Fernando Lugo, que terminó con 70 años interrumpidos de despotismo y absolutismo del Partido Colorado.

El triunfo del 20 de abril del 2008 fue conmemorado en dos actos presididos por el mandatario, en las ciudades de Concepción, al noreste del país, en horas de la mañana, y en Asunción, a media tarde, en un populoso barrio, con una asistencia poco numerosa y sin el fervor y la alegría de aquel memorable domingo de hace tres años, convertido en una fiesta nacional, con la presencia solidaria de miles de extranjeros.

En el balance, queda claro que el cambio esperado y prometido por el pueblo no se ha dado, y que la derrota de la rosca colorada no ha significado su pérdida de las riendas del poder económico, parlamentario y judicial, sino que, en cierta forma, librada de la responsabilidad administrativa, se ha fortalecido la práctica de su maquinaria, con sus métodos autoritarios, prebendarios y corruptos, típicamente estronistas.

Hay tres claras diferencias con los gobiernos anteriores, y se dan en el plano de la salud, con la gratuidad de los servicios en los hospitales públicos, aunque hay insuficiencia en personal e insumos, en la asistencia a las familias más pobres, que pasó de 10 mil a 90 las beneficiadas, y en el rescate de parte de los derechos del país en la explotación energética de la Represa de Itaipú, binacional con Brasil.

Los discursos de Lugo, conceptualmente pobres como siempre, este miércoles destilaron oportunismo, ofreciendo algunas migajas sociales, como la condonación de las deudas por el uso del agua potable a las familias más necesitadas, y la promesa de que la electricidad llegará a todos, “porque es un contrasentido que tengamos capacidad para exportar y no cubramos las necesidades de toda nuestra gente”.

Desacertada fue también la oración, porque anunció el aumento del 10 por ciento del salario mínimo, frente a la cúpula sindical con la que abría acordado entre 15 y 18, lo cual provocó su inmediata reacción, reiterando su decisión de convocar una huelga general el tres de mayo, tras una consulta con las bases el día primero.

Capítulos principales del programa de gobierno que le permitió ganar las elecciones hace tres años, fueron aludidos muy superficialmente por el ex Obispo, tal la reforma agraria, un imperativo ineludible para cualquier gobierno que se precie de decente y eficaz, en un país con el más desigual régimen de tenencia de la tierra del mundo.

El 2.5 por ciento de la población de seis millones 300 mil paraguayos, acapara el 86 por ciento de las mejores tierras del país, frente a unas 240 mil familias que viven en el más absoluto abandono, injusticia que genera un intenso éxodo rural que agrava la alta tasa de desocupación urbana.

En penoso contraste, Paraguay es el cuarto exportador mundial de soja y su venta al exterior de maíz, girasol y algodón está en aumento, así como la carne, con volúmenes inéditos de altísimo enriquecimiento para una minúscula clase de hacendados, entre quienes hay familias que aparecen vinculadas con el contrabando de estupefacientes y de armas, cuyas pistas clandestinas sirven para un diversificado tráfico aéreo.

El 2010 cerró con un Producto Interno Bruto (PIB) del 14.5 por ciento, jamás visto en el país, lo cual generó algarabía en las filas oficialistas y en el gremio agro-exportador, primer beneficiado y agraciado por el Estado que lo mantiene exonerado de impuestos.

El pueblo continuó excluido de esos festejos, por la sencilla razón de que lo único que podrá estimularlo e identificarlo con el gobierno será una política de justicia y equidad social, en la cual es esencial el desarrollo integral del país, el cual, hasta ahora, sólo figura en los discursos, cuando Lugo ya ha cumplido más de la mitad de su mandato.

Desde el 20 de abril del 2008, el país exhibe dos imágenes contrapuestas que se han ido conformando por todo el territorio nacional, tras el alegre arranque del triunfo que convirtió las calles en una fiesta masiva, premio al empeño y sacrificios del pueblo que, durante años, busca reconstruir la patria independiente y progresista que supo ser entre 1811 al 1865, cuando fue arrasada por la Guerra de la Triple Alianza.

A tres años de la gesta cívica, la proyección muestra un rostro de Paraguay muy diferente al esperado, porque hay decepción general y una inocultable pena entre los sectores populares que más se invirtieron en la campaña electoral victoriosa.

En resumen, el pueblo no siente, no percibe el cambio prometido y aunque un alto porcentaje aún cree que es posible, la conducción política no da señales en esa dirección, generando desmovilización y descreimiento, a pesar de que todavía Lugo tendría posibilidades de revertir la situación.

La cuestión se plantea entre su deseo o interés en hacerlo, entre sus convicciones y sus emociones, entre su entereza moral y su debilidad ante influencias externas a su función, como podría ser la de su entorno familiar, en el que destaca su hermano Pompeyo, un impudoroso y mitómano personaje.

Sin duda que la responsabilidad mayor por el marasmo en el que se encuentra el país, en el que sólo está conforme y feliz el tercio de la población que está encima de la clase media alta, recae en el ex Obispo y en todo su equipo de colaboradores, así como en las fuerzas políticas y gremiales que lo catapultaron.

El espejo refleja una inexplicable inoperancia e ineptitud, que agravan las rencillas internas en el gabinete y en el propio Frente Guasu, el conglomerado de fuerzas populares que apoyan el proceso de cambios, con crecientes críticas al mandatario.

Esos males quizás podrían explicarse por la impotencia de la resquebrajada Alianza para el Cambio, acuerdo que aún encabeza Lugo, ante los retos que la realidad presenta, con su estela irresuelta de pobreza e injusticias sociales y por la ambición de poder, de capitanear y, en algunos casos, tal vez los menos, de angurria personal.

En la perspectiva del 2013, el teatro político nacional aparece sumamente confuso. La alianza tiene enormes dificultades para rearmarse y recuperar la mística del 2008, tal lo demostrado en el acto central de conmemoración del tercer aniversario, en el que su principal fuerza electoral, el Partido Liberal Radical Auténtico, estuvo ausente.

Nada sorprendente ese sabotaje, dado que la cúpula del PLRA, a diferencia de sus bases, se sumó al luguismo por frio cálculo electorero y por la necesidad que entonces tenía el partido de encontrar una tabla de salvataje a su desvanecida existencia de los últimos años.

La victoria de Lugo surtió tres efectos entre la familia liberal. 1) la base del partido se identificó con el proceso de cambios, 2) sorprendió a los dirigentes, que se han caracterizado en las últimas décadas por una falta total de vocación de responsabilidad de gobernar, prefiriendo el cómodo papel de opositores, y 3) en masa vieron que se les presentaba una oportunidad excepcional para ocupar cargos, muy pocos para hacer avanzar el proceso y muchos para enriquecerse, propósito que aún les anima.

En el Partido Liberal, cuatro fracciones libran una guerrita interna, coincidentes en sólo un objetivo: ocupar en el 2013 el gobierno.

Nunca sus primeros dirigentes hablan del Estado, como tampoco de un programa mínimo, ni mucho menos de un proyecto país, corriendo el mismo riesgo, en el hipotético caso de ganar, que cometió la Alianza de llegar al Palacio de los López con un enunciado de plataforma, pero sin definiciones prácticas y realizables, entre otras cosas por la ignorancia e inexperiencia del oficio de gobernar, que adolece buena parte de sus integrantes.

La diferencia liberal con la izquierda, aún dividida y en dificultosa ruta de definiciones ideológicas, reside en que ésta interpreta aún a la alianza como la herramienta más idónea y única, en su vertiente unitaria, que puede salvar al proceso de cambios, por encima de todas las falencias y renunciamientos que el pueblo registra.

Paralelo a esos desaciertos, y a la confusión de ideas que predomina en el espectro político nacional, el Partido Colorado, algo herido en las recaudaciones que hacía en los entes del gobierno y profundamente en su orgullo de mandamás, de arreador de manadas, de patrón de estancias cimarronas, y de jefe de la mentalidad autoritaria aún reinante, aunque en disminución, está en plena campaña de recomponer sus filas.

Por su trayecto, hábitos y cultura, es una organización política que continúa sufriendo la carencia de una matriz ideológica constructora de nación, con algunos leves esbozos en su historia de 130 años, que han sido sepultados por la corrupción de sus cúpulas y su abyecta incultura, verdadera afrenta para sus mejores hijos y para la inteligencia de la propia sociedad.

En base a la inversión de dinero, por muchos millones de dólares en constante aumento, y a su inmensa mayoría de adherentes, que lo hace el mayor partido del país, la actual dirigencia colorada abriga la esperanza de recuperar el gobierno en las elecciones del 2013, postulando al empresario Horacio Cartes a la presidencia.

Advenedizo en política, pero exitoso en sus numerosas empresas rurales, industriales y en la navegación aérea, el nuevo mandamás colorado es una persona que llega envuelto en una imagen popular que contrapone la figura de un narcotraficante y contrabandista, con la de un emprendedor osado que generalmente calcula con acierto sus operaciones, como la de haber comprado el Club de Fútbol Libertad, hace unos años, con el cual continúa acumulando triunfos.

La herencia de años de represión ideológica, de censura del pensamiento libre y crítico, de aplicación de programas de enseñanza formadora de hombres sometidos al poder, y cuando poseer un libro era un delito para el régimen, que voluntarios difundían los medios de comunicación que, igual que ahora, están al servicio de la anti-historia, ha generado un tremendo déficit de capacitación política en el país, que en esta coyuntura social, se vuelve muy evidente y perjudicial.

Unos y otros, los dirigentes políticos del país, con raras excepciones, prosiguen analizando la realidad y la reacción popular como antaño, sin advertir los cambios sociológicos internos, ni la nueva y contagiosa dinámica que se registra entre los pueblos en todo el mundo, clamando justicia y libertad.

La población paraguaya registra un tercio de juventud, parte de la cual desquicia de la política porque la identifica con la corrupción, el atraso cultural y los privilegios que gozan impunemente las grandes familias delictivas, pero entre ella se manifiesta de diversas maneras un alto porcentaje que piensa que es posible vivir en un país mejor, a condición de sepultar la amoralidad predominante.

Bajo los puentes, y a pesar de los plaguicidas que riegan las transnacionales, aún el pueblo se las ingenia para que continúe corriendo agua limpia y, sin hablar mucho, en honor a sus poco asumidas raíces indígenas, entre muchos paraguayos crece una fuerte reacción contra la somnolencia institucionalizada y la ausencia de una política económica con sensibilidad social.

En los próximos meses, todo el país puede ser escenario de grandes movilizaciones populares, las que podrían cercar al gobierno y al sistema, entre dar solución a los grandes problemas de desempleo y carestía de la alimentación y la vivienda que sufre el grueso de la población, o responder con una sangrienta represión policial, que es la máxima expresión de la razón de todo Estado fracasado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Entrevista a Julio Gambina: “El discurso neoliberal se combate pero su institucionalidad persiste”

Gonzalo Dal Bianco (DIARIO PUNTAL - ACTA)

El doctor en Ciencias Sociales Julio Gambina, asegura que en la última década ya no se escuchan defensores de las políticas de los ‘90, aunque son pocos los que pretenden combatirlas. Remarca que América Latina marcó un cambio político mundial que ahora puede tener continuidad en medio oriente.

En medio de las turbulencias en medio oriente y cuando los históricos regímenes están en jaque, Julio Gambina analiza los hechos en relación a la dependencia de las potencias mundiales con respecto a la producción petrolera. Además, asegura que el lugar del cambio político fue América Latina durante la década pasada, donde un aymara llegó a presidir un país, también un cura, un militar y un puñado de mujeres.

En un párrafo aparte, el doctor en Ciencias Sociales y economista cuestionó el perfil progresista del gobierno nacional y aseguró que sigue gobernando con la misma institucionalidad de los ‘90.

¿Por qué América Latina es el lugar de cambio político en el mundo?

Uno tiene que pensar que la Cepal calificó a la década del ‘80 como perdida porque fue de decrecimiento productivo y económico en la mayoría de los países de la región. La década del ‘90 fue considerada medio perdida por la Cepal, pero agregó además que lo ganado era la recuperación de los procesos democráticos. Eso haría un balance crítico de lo económico y de relativo rescate de los procesos políticos de transiciones de las dictaduras a procesos constitucionales en la región. Cuando uno mira la década del ‘90 ve una década de ofensiva del programa de liberalización de la economía muy grande. Incluso Argentina fue el país de la región que más avanzó en la liberalización con flexibilización laboral, privatización e inserción subordinada que fue expuesta en aquella triste expresión de “relaciones carnales” con Estados Unidos. Famoso dicho de Di Tella que marca toda una época. Los ‘90 son el avance de la institucionalidad neoliberal en toda América Latina y que queda plasmada en la reforma constitucional del ‘94 en Argentina. Es lo que muestran las reformas constitucionales de esa década, los estatutos de integración. El Mercosur, ya desde su propio nombre y lo que significó como convergente y coherente con los tratados de libre comercio que se impusieron en los ‘90. El elemento máximo de debate fue el ALCA.

¿De todo eso hay un giro en el continente ahora?

Bueno, todo eso cambia sustancialmente en la primera década del siglo XXI. Es totalmente distinta y lo mayoritario es la crítica al sistema neoliberal. Y tan importante es el tema que Dominique Strauss-Kahn, el titular del Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo que ya se agotó el Consenso de Washington. Hoy el FMI da por muerto el consenso de Washington, que fue la política hegemónica de la década del ‘90. Es decir que el Fondo está diciendo lo que venimos diciendo nosotros desde hace rato, la práctica social y política de América Latina enterró el discurso del Consenso de Washington, que era el empuje a la iniciativa privada, la desregulación, la reducción del gasto público. Y la crisis de la economía mundial contemporánea, 2007-2011, ha hecho que los gobiernos aún gobernados por sectores de la derecha política, como Estados Unidos, Europa o Japón, hayan instrumentado políticas de grosera intervención del Estado para el salvataje de bancos y grandes empresas. Y no hablo de Obama en Estados Unidos, hablo de Bush, que en 2008, en el epicentro de la crisis, orquestó un salvataje gigantesco para las grandes empresas. Se habló de socialismo con la nacionalización de la General Motors, una empresa emblemática si la hay en Estados Unidos. No es una historia de demócratas o republicanos sino que los propios republicanos más vinculados al proyecto clásico neoliberal de restauración conservadora con Reagan acudieron a las políticas estatales. Entonces, la primera década del siglo XXI muestra el entierro del discurso neoliberal. Hoy en América Latina nadie levanta el discurso neoliberal. Más bien yo diría, hablando de Argentina, que Macri podría ser considerado un gobernante de derecha; sin embargo no ganó con un discurso neoliberal clásico. Y las medidas que intentó aplicar de privatización de la educación, de la cultura, no pudo llevarlas adelante. Pese a que lo votó la población de la Ciudad de Buenos Aires, cuando quiso implementar sus políticas coherentes con un neoliberal de derecha, la gente no lo dejó. Hoy en América Latina no se pueden implementar esas políticas.

Pero no es homogéneo...

Uno mira y ve el escenario de la costa atlántica más ligado a la izquierda y otro es el del Pacífico. Pero ve Perú ahora que Ollanta encabezó las preferencias de la población, igual que en su momento cuando ganó en primera vuelta y luego perdió. Veremos ahora cómo se procesa. Pero está claro que cambió el horizonte político de la región latinoamericana aunque haya algún gobernante de derecha, como Piñera en Chile. Pero el dato novedoso es la continuidad impensada de la Revolución Cubana. Hace 20 años, cuando se desarticuló la URSS, en 1991, la verdad es que nadie daba un peso por Cuba, pero ahí está, en un debate de modelo económico, de resignificación de su modelo político, económico y social. Nadie imaginaba que en 2004 un presidente constitucional ratificado en múltiples elecciones convocara a construir el socialismo, como Hugo Chávez. Y en 2010 asume su segundo mandato Evo Morales y plantea el horizonte de construir el socialismo comunitario recuperando la tradición histórica de los pueblos indígenas. Cuesta pensar lo que significa que un indígena gobierne un país de América Latina, cuando la población indígena fue masacrada, asesinada hace 500 años. Si uno quiere ver el origen de la revolución industrial tiene que mirarlo en la masacre de los pueblos originarios de América Latina. Ahora hay un proceso nuevo y esos sectores sociales son gobierno. Están aprendiendo un proceso de gobernar su propio país. Esa es la novedad, no que haya un gobernante de derecha, alguno de izquierda u otro de centro. Sino que hay nuevos sujetos sociales que intervienen en la política con capacidad de disputar poder. Un cura gobierna Paraguay, gobiernos de mujeres son ahora algo bastante normal y el caso se da en Argentina, Brasil y antes Chile. Hay cosas nuevas: que un obrero metalúrgico haya sido presidente de Brasil o que un militar sea presidente bajo gobierno constitucional. ¿Qué presidente del mundo se somete a un plebiscito revocatorio? No hay un solo presidente que lo haga, salvo el de Venezuela, y encima es estigmatizado como no democrático. Por eso es interesante y la gran novedad política de la primera década de este siglo fue América Latina.

¿Y ahora es Medio Oriente?

Ahora despunta la segunda década con la novedad de Medio Oriente, el norte de África, que no es un tema menor, porque estamos hablando del corazón del petróleo, el tema estratégico global.

¿Ahí está la clave?

Es eso, no hay otra explicación. No hay que hablar bien o mal de Khadafy. Hasta ayer nomás tenía excelentes relaciones con los jefes político-militares de la agresión que hoy sufre. Uno no entiende por qué hasta hace dos meses esos presidentes lo visitaban en Libia y Khadafy los visitaba en sus países. Hacía convenios, negocios. Se podía decir que era un hombre de ellos. ¿Qué pasó que ahora no es confiable? No es confiable porque se produjo algo en Túnez o en Egipto que desencadenó un proceso de cambios en Marruecos, Siria, Jordania. Despertó la rebelión de los pueblos. Ellos lo que quieren es restablecer el orden, porque el petróleo es estratégico en una época en el mundo en que se han agotado las reservas internacionales y los grandes consumidores son Estados Unidos, Europa y Japón. No pueden seguir con el modelo productivo actual si no conservan las fuentes de petróleo, que están en el sur del mundo. Y lo que digo con respecto al petróleo vale para el agua y la biodiversidad. De nuevo América Latina, como hace 200 años, es funcional a las necesidades del capitalismo desarrollado. América Latina no es un región pobre, es una región empobrecida porque tiene todo lo que necesita el capitalismo desarrollado. Por ejemplo Argentina no es un país minero, pero esa explotación está cada vez más desarrollada y están aquí las principales minas de oro, muy demandadas en el plano mundial. Es como la soja, todo eso no se produce para el consumo interno, se exporta todo. La soja se consume por animales en Asia para cambiar la dieta alimentaria de esos pueblos en función de su perspectiva de desarrollo. Entonces, más que ser un gran productor de alimentos para resolver los problemas alimentarios del mundo, está siendo funcional a la acumulación de riqueza, poder y ganancias de las transnacionales de la biotecnología, de la alimentación. Hay una funcionalidad nacional a la demanda de ganancia de los capitales transnacionales.

¿Y eso es malo?

Bueno, Argentina se queda con un excedente importante. Pero la pregunta es, pensando en que se genera un excedente apropiado por el Estado vía retenciones, que de hecho es así, ¿cuál es el uso de ese excedente? ¿Se está volcando en más educación, salud, desarrollo de fuentes de trabajo? Argentina es un gran productor de automotores y el 70% se exporta. Más de la mitad de los autos que se consumen en el mercado son importados. La industria trata de bajar costos y por lo tanto paga los salarios más bajos posible y además cada vez las autopartes tienen menor incidencia en el valor del producto final. Cuál es la ventaja de una gran industria automotriz, de una gran producción sojera, de una gran producción de oro si eso no implica una mejora en la calidad de vida de la mayoría de la población. Me dirán que hay retenciones, que hay recursos fiscales, pero quién se apropia del superávit fiscal.

La vieja dicotomía entre crecimiento económico y desarrollo...

Es vieja pero resignificada. Porque hoy además del debate entre crecimiento y desarrollo que había en los ‘60, hay que discutir qué tipo de crecimiento y qué tipo de desarrollo. Porque el desarrollo de los ‘60 y ‘70 estaba vinculado al mercado interno y el desarrollo contemporáneo es de la transnacionalización. El Indec, que es muy discutido, tiene su encuesta para grandes empresas que es maravillosa, y ahí no miente. Bueno, ahí se ve cómo la economía argentina se está transnacionalizando, se está extranjerizando y se está concentrando. Hace 30 años las empresas más grandes de la Argentina eran estatales, hoy son privadas, y son privadas y extranjeras. Cada empresa nacional que crece en su proceso de acumulación llega a un punto en que no puede competir con las transnacionales. Y lo que hace es vender. ¿Qué hace el empresario argentino que acumula con lo que cobra? Lo reinvierte en procesos derivados, subordinados o lo manda al mercado financiero global insertando a la Argentina en la transnacionalización de la economía vía financiera, económica o productiva. Y por lo tanto el modelo productivo actual está subordinado a la demanda de las transnacionales. No hay sector de la economía que no esté subordinado. Por ejemplo, la soja depende mucho más del paquete tecnológico que manejan las transnacionales que de la capacidad que puedan tener los propietarios de tierras.

¿Y el gobierno nacional, que se autodefine progresista, avanzó sobre ese esquema?

Al principio decíamos que ya no entra el discurso neoliberal en la Argentina, pero la institucionalidad neoliberal que se consolidó en los ‘90 en el país subsiste. Por ejemplo, en el ‘96 se aprobó la producción transgénica en la Argentina. Si uno quiere explicarse el proceso de sojización tiene que mirar el ‘96, a Felipe Solá, a Domingo Cavallo y Carlos Menem. Uno puede hacer críticas a esa política, pero si la institucionalidad se mantiene hay que llamar la atención sobre ese dato estructural. Otro dato importante es que el acuerdo minero con Chile se firma en el ‘96, por eso es que hoy hay inversión minera en Argentina. Y la minería en San Juan se lleva adelante con uno de los gobernadores más alineados con el gobierno nacional. No es un problema de izquierda o derecha sino de intereses económicos asociados a ese modelo productivo de la megaminería a cielo abierto. La ley de educación superior es de 1995 y desde ese momento no hay cambios. Cuando uno mira la institucionalidad que gobierna la Argentina se va a encontrar que la década del ‘90 se constituyó. Y ese es el elemento estructural, jurídico y legal que fundamenta la actualidad. La reforma constitucional es de 1994 y consolida la apropiación por parte de las provincias de los recursos naturales. Si hoy viene un presidente y quiere nacionalizar YPF va a tener una traba constitucional muy seria de que los pozos petroleros están asentados en los territorios de las provincias. Aquel mecanismo que fue útil para la privatización en la década del ‘90 y para ganar la voluntad de los gobernadores, hoy es una traba institucional para un proyecto que pretenda revertir la situación.

Ahí Kirchner dio su aval y fue beneficiado en Santa Cruz...

Sí, no sólo fue beneficiado sino que fue impulsor, protagonista, y el vocero de la privatización de YPF en el Congreso fue el actual secretario de la Presidencia de la Nación, Oscar Parrilli. Por eso no es un tema de discursos, que se pueden hacer de un modo o de otro.

¿Ve una disociación entre discurso y hechos o políticas?

Ni siquiera, porque el discurso nunca plantea que va a confrontar contra esos datos estructurales. Si uno lee el discurso originario de Kirchner del 25 de mayo de 2003, cuando asume y deja en claro que viene a restablecer el capitalismo nacional. Hoy el capitalismo nacional es éste que existe, dominado por las transnacionales, que lo hegemonizan con una acumulación impresionante de ganancia, de riqueza y de poder. Por lo tanto, no hay tampoco tanto doble discurso. Lo que hay es una crítica al discurso hegemónico de los ‘90 y una práctica política de continuidad de administración de ese capitalismo reestructurado con mucha fuerza en aquella década y que llevó a Martínez de Hoz a decir en ese momento que era lo que habían querido hacer en los ‘70. Y de hecho ahora tenemos un Martínez de Hoz que sigue en libertad cuando debería ser enjuiciado por el empobrecimiento que generó en el conjunto de la sociedad esa idea que se materializó en los ‘70, que se plasmó en los ‘90 y que derivó en una herencia estructural institucional. Es la gran cuenta pendiente de hoy, donde más que discutir los discursos hay que ver cómo se revierte la ecuación de beneficiarios y perjudicados, y eso supone cambios muy profundos para eliminar la impunidad patronal que existe en la Argentina, y que tiene al 50% de los trabajadores en situación irregular. El Indec dirá 35%, que ya es una barbaridad. Pero hay que tener en cuenta que el principal empleador del país es el Estado y el principal flexibilizador. Y allí entran la Justicia, los poderes ejecutivos de todos los niveles, la Universidad. Eso es lo que hay que revertir y también discutir el papel del Estado en la economía, sobre todo en tiempo de crisis, cuando el Estado actuó como salvador de las empresas en crisis. Es más, los recursos de Anses se están utilizando para mantener un nivel de actividad que está favoreciendo la acumulación de ganancias en el sector más concentrado de las empresas.

Perfil
Julio Gambina es doctor en Ciencias Sociales de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Es profesor de Economía Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario, presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, e Integrante del Comité Directivo del consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, CLACSO. También participa como miembro del Consejo Académico de ATTAC-Argentina y dirige el Centro de Estudios Formación de la Federación Judicial Argentina. También participa como columnista sobre Economía y Cooperativismo en medios periodísticos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

De amigos y enemigos: La lógica de la crispación

Felix Herrerro (INFOSUR)

Desde el oficialismo se afirma que para mantener el poder hay apelar a la existencia de un enemigo, y sino se lo tiene hay que crearlo.

Una lógica minúscula impregna la política de hoy, no solamente la nacional. La derrota cultural de los movimientos populares, la globalización que subsiste en algunas partes del mundo, el individualismo exacerbado por el ilusorio premio del triunfo personal ha determinado que esta lógica se base, ya no en los intereses de Clase, ni en las grandes aspiraciones Nacionales, ni en valores Éticos sociales, sino en el triunfo del dinero y en la ocupación de cargos de gobierno. El dinero, que era uno de los instrumentos de la lucha por el Poder, se ha convertido en el objeto casi exclusivo de la disputa política.

Por dinero se vende hasta la madre, parece ser la consigna en su expresión popular de muchos y abundantes jóvenes formados en el individualismo del aula (¡primero yo!, ¡no se debe ayudar a nadie!), en la fábrica (el jefe gremial, como un nuevo Mussolini, siempre tiene razón) y en el empleo (el jefe nunca se equivoca). Este individualismo crea amigos y enemigos de ocasión, cuyo interés es de corto alcance. Se finge que ya no existen los imperialismos y colonialismos que explotan a los pueblos y naciones; ya no hay capitalistas que explotan a los obreros. La política se convierte en un juego de disputas para alcanzar a cargos que sirvan mejor a los poderes, que para esta visión oportunista son permanentes. La clara distinción entre gobierno y Estado se repite numerosas veces pero no convence ni se la cree. Los políticos, en muchos casos, a su vez se reconvirtieron en gerentes que buscan ocupar funciones para obedecer mejor a los poderes económicos internacionales y no a sus electores.

Laclau dixit

Una parte de los seguidores del matrimonio Néstor Kirchner y Cristina Fernández se inspira en el pensamiento de un ex integrante de la izquierda nacional que enseña en Cambridge, Reino Unido. Este pensamiento afirmar afirma como recomendable que para lograr y, sobre todo, mantener el poder se debe apelar permanentemente a la existencia de un enemigo (y a los consabidos amigos del poder), y si no se los tiene hay que crearlos. El poder queda limitado a la exclusiva dinámica enemigo/amigo. Mientras la intención de mantenerse en el gobierno es extensivo, los amigos y enemigos pueden ser de corta duración: los amigos de ayer pueden ser los enemigos de hoy, como muestra el caso del grupo Clarín.

Autores franceses críticos de Ernesto Laclau y de su señora Chantal Mouffe insisten en que el pensamiento laclausiano está fuertemente inspirado en el filósofo jurídico nacionalsocialista Carl Schmitt. Para Schmitt los grandes movimientos de masas y de atracción social y política debían inspirarse en la Nación y en la Clase. Para él, la Nación del nazismo era más seductor que el proletarismo estalinista. Con el uso de una gran y profunda aparatosidad el apelar a lo nacional era imbatible para la conducción del pueblo alemán.

Algunas personas que abrevan en el neojusticialismo en conjunción con el viejo progresismo argentino piensan con Schmitt, que también perteneciera a la escuela del realismo político, que hay que “crear al enemigo”. Claro, si se pierde frente al enemigo elegido (por ejemplo, los intereses agropecuarios) la derrota política y económica debilita y pone en peligro al modelo mismo y a la utopía de su profundización. La derrota oficialista en la sojización en la Argentina fue debida a que no se eligió bien al enemigo, y porque el gobierno no iba contra los intereses de fondo de los que obtenían la renta agrícola. Tuvo la confusión del amigo/enemigo: mientras Roberto Urquía era el senador amigo (del FpV y de la Aceitera General Deheza), los pequeños chacareros fueron convertidos en enemigos. En este sentido, en la lógica de la disputa política, no resultaron incompatibles las afirmaciones gubernamentales de signo progresista y el haber elegido como senador nacional a uno de los mayores beneficiados de la oligarquía rural (Urquía) y negociar con quienes se quedaban con gran parte de la renta sojera a través de la producción por arrendamiento y la exportación asociada con grandes capitales financieros del exterior (Grobocopatel. Se confundió pequeño productor con los grandes exportadores: no se supo ni se quiso averiguar adónde iba a parar la renta agrícola; solo se puso el ojo en el propietario, sea chico o grande, sea productor o arrendador.

Se olvidó que al verdadero enemigo no se lo elige por razones electorales, sino que está signado por pertenecer a sectores que no están al servicio de los intereses populares ni de la Nación.

La subsiguiente lucha eligió a algunos diarios y medios, pero construyendo a su vez otros nuevos, que pertenecen a sectores emergentes que van tomando no solo la prensa, sino sectores como el petróleo asociados con las multinacionales hidrocarburíferas, mineras, el juego, las finanzas protegidas tributariamente por el gobierno e, incluso, grupos que se benefician de las cinco grandes rentas mundiales (petróleo/minería, finanzas, comercio agrícola y alimentario, comerciantes de armas y drogas, y trata de personas). En nuestro país algunos sectores de gobierno aceptan a esos grupos porque son “imposibles de vencer” (¡recuerden algunas lógicas timoratas y mitos de la debilidad de Alfonsín!).

En su artículo “La División de los argentinos. El kirchnerismo y su modo de acumular poder”, Luis Gregorich en el diario La Nación del 5 de abril de 2011 trata de asimilar la dialéctica amigo/enemigo local (que insistimos, deja de lado el colonialismo y la explotación social como razones de la lucha política) con las contiendas que Perón y su señora Eva Duarte llevaron a cabo. Dice erróneamente Gregorich, al asimilar el kirchneriscmo con el peronismo, que “Se trata de la vieja concepción del poder del peronismo, ahora convertida en doctrina de fe kirchnerista, con módicos aderezos de ideología setentista y un superficial baño de progresismo”.

A Braden no lo eligió Perón para ganar una elección, no lo trajo ni lo hizo desfilar con los jefes de la oposición reaccionaria desde el conservadorismo al comunismo (el conflicto dio a Perón la envidiable ocasión de disponer de un eslogan maravilloso y vencedor), sino que Braden ya estaba; no lo buscó Perón. No lo eligió Perón. La política imperialista de Braden fue impuesta por el Departamento de Estado de EUA: a este enemigo no lo inventó Perón. Ya estaba y venía perjudicando a nuestros países no solo con el broche de oro que fuera la Unión Democrática (que algunos políticos sin memoria quieren recrear en lo hoy que llaman a la Oposición Unida) sino con su actividad minera en Chile, con la compra de campos para la Standard Oil en Bolivia, con la fratricida guerra petrolera del Chaco, y su intervención en la Paz de Río de Janeiro en la que concluyó esa guerra.

Muchos confunden la historia con el presente: la oposición argentina no es una sola, aunque algunos desearían que así fuera, especialmente el gobierno como los sectores más reaccionarios del antagonismo al gobierno. Algunos son opositores porque quieren más mercado libre, pero nosotros queremos defender la participación pública del Estado en una real defensa social de los trabajadores y de los más humildes, así como en la recuperación de los recursos naturales y su renta.

Cuando se pelean por el gobierno pero no por el poder (en manos de los grandes grupos económicos internacionales), a veces están juntos algunos miembros de la “oposición” con algunos del oficialismo, como se ejemplifica a continuación.

Cuando ahora disputan en Chubut por algunos votos (lucha por el gobierno) no quieren recordar que antes no pelearon contra la prórroga de Cerro Dragón y las concesiones petroleras del menemismo. En la disputa por la actividad caritativa que debería desempeñar Pan American Energy entre un diputado del FpV y otro radical, no discuten la realidad: la legalidad del otorgamiento de la prórroga de Cerro Dragón justificado con controvertidos y misérrimos contraprestaciones a la Provincia. En Neuquén van juntos para gobernador y vice, Farizano (hoy intendente de la capital UCR) y la hermana de Parrilla (el diputado informante y cómplice de la entrega de Y.P.F.), mientras pugnan con el Movimiento Popular Neuquino por los cargos, bancas y dietas del gobierno, pero ninguno promete cumplir con la constitución provincial, que enfáticamente afirma que solo se pude conceder la gestión de la exploración y explotación de los yacimientos petrolíferos de TODOS los argentinos a las petroleras dependientes del poder ejecutivo nacional.

Es claro Jorge Cardelli cuando afirma que “Las gobernaciones radicales son todas amigas del capital extranjero en la minería, en el petróleo. Promueven el mismo modelo de desarrollo del Gobierno Nacional basado en la exportación de granos y recursos naturales, y en la extranjerización de la tierra”.

En realidad a los amigos y enemigos no se los “elige” para una ocasión electoral. Amigos son los que definen los mismos objetivos y proyectos, enemigos son los que prefieren depender de los poderes que quieren ocultar y no debatir...

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Retroprogresismo (Parte II)

Alfredo Grande (APE)

.

“He cometido el peor de los pecados. No presento ningún libro en la feria del libro”
(aforismo implicado)

“Una red compra niños en Latinoamérica para venderlos a pederastas alemanes. Vendían a los menores por grandes sumas de dinero.
Los traficantes de niños compraban a los pequeños en Latinoamérica y los traían con documentación falsa a Alemania, donde eran vendidos a pederastas por altas sumas de dinero, según ha explicado un portavoz de la policía de Berlín. Por ahora hay dos detenidos y la investigación sigue abierta. Se trata de dos hombres interceptados en el aeropuerto de Munich, cuando intentaban introducir en el país a un niño costarricense de unos 10 años con documentación brasileña falsificada. Uno de los dos hombres es un ciudadano alemán originario de Berlín y el otro un ciudadano sueco con residencia reciente en la capital alemana. Ambos han sido presentados ya ante el juez de instrucción, aunque su declaración permanece bajo secreto sumarial. El periódico Berliner Morgenpost ha averiguado que utilizaban como tapadera la actividad de una organización de ayuda humanitaria fundada por ellos mismos con el supuesto objetivo de ayudas a niños abandonados o huérfanos a causa del terremoto de Haití. Buena parte de los niños eran efectivamente huérfanos, pero a su llegada a Alemania lo que les esperaba no era la vida mejor que la ONG había prometido en sus pueblos de origen, sino un calvario de esclavitud sexual y en muchos casos posiblemente la muerte, ya que la policía no ha sido capaz de encontrar a un buen número de los niños que, según consta en el expediente policial, han viajado a Alemania con estas mismas personas en los últimos meses.“Es difícil seguir la pista de los niños, porque hemos comprobado que van pasando de manos de un pederasta a otro”, ha explicado la fuente policial citada por Berliner Morgenpost. Rosalía Sánchez | Berlín”

Si una de las profecías del mayo francés era ser realistas pidiendo lo imposible, hoy lo posible es el único horizonte de la realidad. “Lo posible” tiene muchas definiciones. La oficialista es: “derechos humanos + capitalismo serio”. Implica bonanza económica, especialmente a costa del endeudamiento. Los créditos para el consumismo (o sea consumo inútil) abundan. Las ofertas en los super con “descuentos” en determinados días, siempre el siguiente al que uno va. En una publicidad un empleado plástico dice: “hoy no, mañana”. Aggiornada versión del “hoy no se fía, mañana sí”. Esos descuentos apenas son un poco menos de los aumentos de todos los días. Dos parejas psicóticas se diferencian solamente por el banco emisor de sus tarjetas. Sin orgasmos a la vista, reemplazan la voluptuosidad del amor por los espasmos de un paseo de compras. El consumismo del tiempo libre, que algunos llaman turismo, es potenciado con los feriados puente, que este año incluyeron al 24 de marzo, transformando el recuerdo de la sangre derramada en la mediocridad de otro fin de semana largo. El retroprogresismo oficialista abomina de los 90, de las experiencias nefastas del pasado, y mantiene y promociona algunos de sus íconos, con los liftings que los tiempos aconsejan. Es la misma situación de los matrimonios bien avenidos que, de pronto, se separan. A partir de ese momento, nunca antes, comienza la guerra de los Roses. Menem fue recibido en Santa Cruz como el mejor presidente de la historia. Pero sabemos que es más fácil recordar el horror que tener memoria de las vergüenzas. Desde ya, no es lo mismo cambiar la historia que pisotearla y barrerla bajo el piso flotante. Acuerdo que aquel que esté libre de pecados electorales que arroje la primera urna. Sin embargo, no es lo mismo “el que peca por la paga, que el que paga por pecar”. La idea de las colectoras como una forma berreta de la ley de lemas, donde varios puntos sostienen a la misma banca, lejos de eliminar el fundamento de la democracia representativa, simplemente la degrada. Sabatella es la última versión de Scioli. Es decir: Scioli recargado. Por supuesto, recargado con retroprogresismo. Lo curioso que los dos vicepresidentes que supieron conseguir, son conservadores. Uno es más fiel que el Dr. Merengue y el otro más traidor que Mr Hyde. Pero al retroprogresismo le encanta la teoría de los dos, aunque no sean demonios. La teoría pendular de la historia, versión Petete de la dialéctica, permite sostener el mito del movimiento perpetuo, dentro del corralito de la moralina burguesa y el capitalista way of life. Por eso toda crítica al retroprogresismo K queda anulado por la argumentación: “pero muchas cosas están bien”. Y eso es justamente lo terrible, lo espantoso, lo que no tiene perdón. Nada de lo bien hecho puede ser argumento para disimular lo pésimamente realizado. Algún mal pensado como yo podría decir que “se hace lo bueno para poder invisibilizar lo malo”. La lucha contra algunos monopolios invisibiliza que otros monopolios son propiciados. El Estado en sí, también es un monopolio. Incluso de la fuerza pública, pero no solamente. La ley actual que regula a los partidos políticos, auspicia la concentración de la representación en oligopolios. Esto algunos lo denominan “bipartidismo” y es la versión mas parecida a la de los republicanos y demócratas de la gran tiranía del norte. Yo creo que el Bien solamente debe propiciar más Bien, no tapar el Mal. ¿Qué es más importante: las acciones (o sea los papeles) del Estado en Techint o las acciones del Estado que no erradican el hambre? La asignación universal no es tan universal, pero tampoco debería ser una asignación. Los planes sociales desde el PAN, pasando por el Jefes y Jefas, evidencian aquello que pretenden ocultar. No hay justicia social sin equidad salarial y laboral. Como diría Maurizio, que es Macri: “¿Qué quiere, que los mate?”. Ante esa confesión de parte, toda asignación, aunque no sea universal, es bendita. El problema es que ése es el extremo límite del retroprogresismo: la cínica obviedad de que peor es el fascismo, incluso el fascismo de consorcio de los que están haciendo Buenos Aires psicóticamente. Pero las luchas de tantas y tantos no fue solamente para impedir todas las formas de fascismo, sino para avanzar hacia la derrota política del estado burgués y capitalista. Utopía fundadora de las fábricas recuperadas y de las cooperativas de trabajo. Hoy IMPA está siendo asediada por un poder judicial totalmente divorciado de la justicia. Zanón en Neuquén, La Toma en Rosario, siguen en estado comatoso, sin poder unir legitimidad y legalidad. Tantos años de democracia, tantos festejos multitudinarios, tantos actos y proclamas, y el retroprogresismo no puede aceptar que hay vida por fuera del Estado. Y que es una buena vida, creativa, valiente, bella y justa. Por fuera del Estado no significa morir al este del paraíso. Implica, ya que de eso se trata, sostener lo imposible para cambiar la realidad. La versión más siniestra y más diestra del retroprogresismo (aunque siempre puede haber un poco más) es el clientelismo. Exquisita palabra para encubrir la matriz feudal de lo que se denomina pomposamente, federalismo. El clientelismo es el embrión de las corporaciones, aunque algunas se autodenominan “confederaciones”. La lógica corporativa necesita al retroprogresismo para ocultar su dieta carnívora y sus hábitos predadores. Hay lógicas excluyentes, y desde ya, lo son la corporativa y la cooperativa. Las corporaciones partidarias, donde la representación es sustituida por la restitución (gato por liebre) son las más aptas para sostener la ambición máxima del retroprogresismo: que la parte sea el todo, y luego, ser uno con el todo. Es decir: el absoluto democrático encarnado en un solo “dios verdadero”. En la lógica del monoteísmo discursivo, el adversario será enemigo, y al enemigo, ni justicia. Por eso en su lógica interna el retroprogresismo se acerca a sus enemigos declarados no para combatirlos, sino para imitarlos. Y a veces, los pueblos que tantas veces se equivocan, terminan prefiriendo a los originales que a las malas copias. En ese caso el retroprogresismo tiene su tiro del final: la culpa es de los que por izquierda no los apoyaron sin dudar y sin preguntar, cuando debieron creer aunque fuera absurdo. La trata, la prostitución, la esclavitad laboral, el mercadeo de personas, mujeres, niñas, niños tiene nombres, apellidos, territorios fácilmente localizables. Protocolos, tratados, acuerdos, leyes, parafernalia infinita pero el poncho no aparece. Mujeres secuestradas, torturadas, degradadas, sin apelación alguna al ejercicio de ningún derecho humano. En el retroprogresismo hay mucha queja, poca protesta, pero ningún combate. Víctor Martínez desaparecido, Julio Jorge López desaparecido, Silvia Suppo asesinada, Romina Tejerina presa, la masacre de Cromagnon que transita todas las formas de impunidad, incluso las jurídicas, son acciones más importantes que las de Techint. Entiendo que para enfrentar al retroprogresismo es necesario un salto político y cultural que podría denominar la unión de las izquierdas. Que nunca será en el marco de las elecciones, que es otra trampa del sistema burgués para que los amigos terminen peleados y los compañeros ofendidos. Recordemos que el fascismo vive. Conocemos la enfermedad, pero no hemos encontrado el remedio. Quizá sea un avance pensar si el retroprogresismo no es un remedio adulterado que los “zanola” de la historia nos recetan. Yo al menos, no lo tomo.

Ver también:

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Lavado de pies - Lavado de manos

Mónica Gogna - Raúl Mercer - María Susana Fernández (ARTEMISA)

Dicen que una imagen vale por mil palabras. La imagen del Arzobispo de Buenos Aires lavando los pies de bebés en la Maternidad Sardá detonó algunas ideas en nuestras cabezas. También sentimientos, recuerdos, debate.

La Maternidad Sardá es la maternidad pública más grande en término del número de nacimientos que ocurren en establecimientos dependientes del Gobierno laico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires: 7.000 nacimientos anuales.

Muchos sacerdotes y monjas sufrieron persecución, tortura y desaparición durante la dictadura (basten como botón de muestra las monjas francesas, los jesuitas Orlando Yorio y Francisco Jalics, Monseñor Angelelli) mientras la jerarquía eclesiástica miraba para otro lado. O sea, se lavaba las manos.

Maternidad Sardá llamaban los represores al lugar en el que, dentro de la ESMA, nacieron en cautiverio niños y niñas.

En Argentina, todavía seguimos bregando para que la iglesia católica no se entrometa en cuestiones de salud pública y derechos humanos tales como el libre acceso de las y los ciudadanos a los métodos modernos, seguros y eficaces para poder decidir cuántos hijos tener y cuando.

Todavía hay jefes de servicios de salud y profesionales que se niegan a colocar un DIU o hacer una ligadura tubaria por sus convicciones personales. Y no hacen 'objeción de conciencia', ya que esto significaría que otro profesional debe realizar esa práctica médica.

En 2008, Bergoglio confesó que cuando se debatía 'la Ley en la Ciudad' él llamó al entonces jefe de gobierno (Anibal Ibarra) para decirle que si ponían la leyenda 'métodos no abortivos, transitorios y reversibles', él no 'abriría la boca'. Lo dijo con estas mismas palabras. Intentaba demostrar su progresismo ante una inoportuna compañera de vuelo que le hablaba de los problemas con profesionales católicos y autoridades religiosas que suelen enfrentar quienes trabajan en salud sexual y reproductiva.

El mundo creyente sostiene que en la tradición católica el lavado de los pies simbolizó un acto de humildad y de servicio. Hoy, parte de este mundo reconoce que el simbolismo se diluye en un contexto de tensiones en el que las mujeres y niños siguen siendo sometidos por quienes se lavan las manos respecto de sus derechos y se arrogan (humildad cero) imponer sus ideas y decidir por ellos.

Un número significativo de mujeres que atienden sus embarazos y tienen sus partos en la Maternidad Sardá no han podido elegir si deseaban o no tener ese bebé. Algunas de ellas conviven con el VIH. Hasta diciembre de 2010 muchas mujeres peregrinaban del Hospital Muñiz a la Maternidad Sardá porque en el hospital de infecciosas no se brindó atención ginecológica por casi dos años debido a problemas de nombramientos y licencias. En definitiva, una forma de 'lavarse las manos'.

En Argentina aún hay mucha hipocresía. Quienes se rasgan las vestiduras ante la posibilidad de la despenalización del aborto no se inmutan porque los anticonceptivos quedan varados en la aduana o se vencen en las farmacias hospitalarias. O porque la anticoncepción de emergencia no está disponible en todos los hospitales públicos. O porque el aborto clandestino es un gran negocio. O porque muchos niños/as y adolescentes abandonan la escuela o no acceden a ella. O porque la educación sexual sigue siendo una asignatura pendiente en buena parte de nuestro país.

Tres provincias Argentinas (San Juan, Mendoza y Salta) no distribuyen los materiales del Programa de Educación Sexual Integral del Ministerio de Educación de la Nación. Como si la posibilidad de ejercer los derechos sexuales y reproductivos estuviera condicionada por el código postal de residencia, el interés del gobernante de turno y/o la capacidad de presión política de las corporaciones de la fe.

Hay mucha gente que se lava las manos, en el mal sentido de la palabra. Porque lavarse las manos no es malo. Al contrario, es una estrategia que contribuye a reducir las infecciones nosocomiales. Por cierto, algunas provincias argentinas (como es el caso de Córdoba) han logrado reducir la mortalidad de las y los recién nacidos a partir del uso sistemático de esta práctica.

Hacemos votos para que todos aprendamos a lavarnos bien las manos. Pero también a que no nos 'lavemos las manos' cuando el interés superior de la Niñez, los y las adolescentes y los adultos, mujeres y varones, así lo demande.

Mónica Gogna (Dra en Ciencias Sociales; Investigadora CONICET/CEDES)
Raúl Mercer (Médico Pediatra .Especialista en Salud Pública, FLACSO/CISAP, Hospital Durand)
María Susana Fernández (Magíster en Salud Pública, consultora independiente)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...