miércoles, 18 de mayo de 2011

"El imperialismo del siglo XXI" (Capítulo I – Parte II): La teoría clásica del imperialismo

Claudio Katz (especial para ARGENPRESS.info)

Las causas del militarismo

El líder bolchevique encaró una polémica más frontal contra Kaustky. Consideraba que las guerras inter-imperialistas eran inevitables, en cierto estadio de la acumulación. Estimaba que los capitalistas debían lanzarse a la conquista exterior, una vez completado el desenvolvimiento de los mercados internos. Esta compulsión derivaba en confrontaciones por los mercados y las fuentes de abastecimiento.

El carácter violento de estas pugnas obedecía a juicio de Lenin al agotamiento de extensiones coloniales, ya repartidas entre las viejas potencias. Esa distribución reducía los márgenes de cualquier negociación. Los imperialismos emergentes estaban obligados a disputar territorios, al tener bloqueado su ascenso. La intensidad de la acumulación y la estrechez de las regiones apetecidas imponían estos desenlaces bélicos.

En estos choques se jugaba el manejo de las materias primas necesarias para el desenvolvimiento industrial de cada metrópoli. Todas las tratativas ensayadas para evitar las confrontaciones, fracasaban por esa imposibilidad de acordar el reparto de las áreas que proveían insumos.

Lenin resaltaba el desinterés de todas las potencias por estabilizar soluciones de compromiso. Se indignaba frente a la ceguera que exhibían los socialdemócratas, ante la hipocresía oficialista. Consideraba que esa retórica anestesiaba la conciencia popular, al generalizar ilusiones que enmascaraban la preparación de la guerra. También estimaba que las rivalidades económicas se transmitían a la esfera militar y cuestionaba tanto las utópicas expectativas de desarme, como los llamados a la cooperación de los industriales.

Con el mismo argumento objetaba la presentación del militarismo, como un simple acto electivo de las clases dominantes. Entendía que el armamentismo era indisociable del capitalismo y de las consiguientes confrontaciones entre potencias. Consideraba absurdo presentar al imperialismo como una “política preferida del capital”, al estimar que esa orientación constituía una necesidad para el conjunto de los opresores.

Siguiendo esta caracterización, Lenin destacaba la inutilidad de cualquier intento de persuasión de los acaudalados. Consideraba que estos sectores discutían en la mesa de negociación, lo que resolvían en las trincheras. Por esta razón los acuerdos de un periodo se transformaban en confrontaciones de la fase ulterior. Cuestionaba las ingenuas creencias en la primacía del primer curso y alertaba contra las falsas expectativas pacifistas.

Lenin no aceptaba la presentación de la guerra como una decisión aberrante de las elites. Estimaba que el curso belicista correspondía a tendencias objetivas del capital, derivadas de la competencia por la ganancia. Sostenía que el único sendero de pacificación genuina era el inicio de una transición al socialismo. El estallido de la Primera Guerra confirmó las caracterizaciones de Lenin y puso de relieve todos los errores de la apuesta pacifista de Kautsky.

Esta diferencia de percepciones obedeció a causas y posturas políticas. El dirigente bolchevique detectó las principales contradicciones del capitalismo de su época y mantuvo una actitud revolucionaria. El líder socialdemócrata privilegió sus deseos a la consideración de las tendencias reales y demostró una gran permeabilidad a las exigencias de los poderosos.

Estas asimetrías ilustraron también la distancia que separaba a los políticos revolucionarios y reformistas de ese período. El punto en discordia era el rechazo o la resignación frente a una guerra inter-imperialista. Lenin encabezó la resistencia al desangre bélico e impulsó el internacionalismo. Su teoría del imperialismo se cimentó en esta estrategia política.

Claudio Katz es economista, investigador y profesor. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda).

Ver también:

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

A raíz de la entrega ilegal de Joaquín Pérez Becerra: Llamando a la ternura, entre traiciones, censuras y persecución

Azalea Robles

Asusta a la ternura que la ceguera y la adulación también formen hoy barrotes, en una aleación más dura que el platino y el hierro. Si nos quedamos callados, habrá más entregas de perseguidos políticos: y la cacería humana continuará intensificándose, amordazando el pensamiento crítico y alejando las esperanzas de paz mientras se acrecienta el genocidio contra el pueblo colombiano.

Nos haces falta, ternura, amiga, vuelve a acariciarnos; no te vayas. Sé que te quieres ir... ya sé que esto no lo soportas ternura, amiga de los caminos más duros, ya sé que este camino rebasa tu ser. Tus pasos siempre han andado en las sendas más duras, han sido el aliciente para continuar; pero las esquirlas que desgarran la ética esta vez cortan tus pies, y a cada mentira, a cada calumnia, se agrieta tu ser.

Ternura amiga, consuelo de niños palestinos que buscan a su familia tras un bombardeo israelí; Ternura amiga en los abrazos de las madres colombianas que buscan a sus hijos en las fosas del horror mientras los generales celebran el asesinato de civiles; Ternura amiga de los maestros hondureños gaseados por defender la vida; Ternura amiga de las adolescentes mexicanas que transitan de la maquila a la casa y de la casa al miedo; Ternura amiga del pueblo Libio impactado por las cínicas bombas de la codicia; Ternura de una mano que acaricia en los corredores de los hospitales de Irak, devastados de malformaciones y amputados; Ternura amiga que aún puede reconfortar la parte no asesinada del niño congoleño que mira cómo el cadáver de su madre yace junto con otros millones en el altar de la codicia por el Coltán. Ternura: la amiga de los peores momentos, la que nos abraza y nos cuida, la que nos empuja hacia adelante… Hoy dices que esta vez ya no puedes seguir con nosotros los humanos… te vas porque lo que no soportas es esta indiferencia, esta crueldad traicionera de los que eran hermanos: no soportas más que se unan los cobardes en el sacrificio de un ser humano y de un pueblo. Dices que si los hermanos ocultan la ética en cuevas de calumnias y mentiras, ya nada vale, que tu depones el color de la esperanza. No te vayas Ternura, yo también me siento árida y recortada por la hipocresía, por los eufemismos y por la crueldad de los que forman ahora una franja impenetrable para impedir la verdad y la justicia.

No te vayas Ternura, ven y elevemos un deseo, una especie de grito de pajarito que asfixian pero que impulsa su corazón a la vida levantando con su bombeo las manos de quienes lo quieren hacer callar:

Deseo
Ojala caminemos por la vida echando abajo jaulas y cárceles

Porque en estos momentos, me pesan las celdas,

me pesan como tapias al cariño, como guillotinas a la verdad,

Me pesa la cárcel que enjaula a los justos,

Me pesa la boca cosida de un preso, y de miles,

Me pesa la cárcel de la censura,

Me pesa la cárcel del chantaje emocional,

Me pesa que la ceguera y la adulación también formen hoy barrotes, en una aleación más dura que el platino y el hierro

Me pesan los estigmas como chapas de plomo en el alma

Me duermo en la cuneta de la palabra "Ultras" lanzada para amordazarnos,

Me despierto en la tristeza de la insolidaridad,

Y busco escapar, a cada instante, de las palabras celdas, aquellas que designan al pensamiento como enemigo

Y sé que el pensamiento siempre ha sido enemigo de los opresores,

Y lo que hoy me arde es que algunos hermanos crean que el pensamiento puede llegar a ser su enemigo

Me pesa el miedo que avanza a pasos agigantados,

el miedo que nos arrincona y transita ahora también los corredores de la traición.

Escucho en medio del silencio la carcajada de aquellos que torturaron a mi hermano,

Tiendo la oreja y me dicen los hombres siniestros: "ahora estamos más cerca, porque ni tus amigos han sabido serlo"

Y me pregunto: ¿hasta dónde podemos disfrazar las verdades?

A lo lejos viene la música del poeta, subo el volumen, lo escucho, lloro,

me acurruco sobre el suelo frío, y se acerca a mí la ternura,

ella se acurruca a mi lado y le veo las llagas:

ha sufrido la ternura...

ha sufrido la muerte

la tortura

el destierro

el miedo

la persecución

la cacería humana

la traición

y además, la censura

Y... no lo sé hasta dónde me va estirar el pecho para contener la indignación y la justicia silenciada.

Hasta dónde me va a estirar el pecho sin que explote por saber y ver que esto es sólo el principio de muchos más trofeos humanos, si no alzamos la voz para decir que nosotros apoyamos un proceso, que nosotros apoyamos las medidas justas; pero que no apoyamos pactos con los genocidas; que no podemos apoyar ciegamente que se entregue a la tortura a quienes han entregado su vida por la humanidad, por nosotros,

yo no puedo,

yo, no puedo,

prefiero morir ahora mismo

que apoyar la cacería humana firmada además tras frases falsas y engaños,

porque nos venden, una vez más, la muerte, la represión y la guerra disfrazadas por palabras

que amamos: asistimos al secuestro de la palabra "paz"; al secuestro de las palabras "unidad latinoamericana";

Y mi dignidad de ser humano grita:

¡No! la paz no es acuerdos para enjaular periodistas,

la unidad latinoamericana no es la unidad en pactos de Buitres o de Cóndores, no es la unidad de circulares rojas en virtud de las cuales eligen saltarse todas las leyes; no es la unidad de cazar a los más golpeados; no es la unidad para empujar a las fauces del imperio a los perseguidos políticos... secuestrados, ofertados, amarrados, y mutilados por juicios montados en el país de las computadoras mágicas.

La unidad debe ser otra, en justicia: sin pisar, sin moler, sin enjaular, sin censurar, sin chantajear, sin neo-macartismos

La unidad es la de los pueblos, la que logren construir desde la solidaridad, la ética, la verdad, la justicia; y nunca, nunca, desde la traición.

Nota:

Aquí estoy yo, una de los que cometen el pecado de solidaridad, que se niegan a apoyar pactos espurios de cacería humana: eso no lo haré jamás. Porque esos pactos deben ser denunciados, esa es tarea de quienes dicen amar la vida y la revolución: me lo dice mi corazón, me lo grita el sentido común, me lo asegura la inteligencia: esa tan perseguida y señalada, por unos, y ahora... hasta por algunos hermanos.

• Contexto y Análisis

Este texto poético fue escrito en relación a la detención, secuestro y entrega en violación al DIH y a las leyes venezolanas del periodista Joaquín Pérez Becerra (1). Y en relación a la censura desatada sobre este hecho en Venezuela, por parte de la derecha del PSUV; censura replicada por fanáticos y también por personas honestas cooptadas por los censores que ven en la crítica un peligro, cuando en realidad la crítica y la verdad fortalecen los procesos de emancipación.

Joaquín Pérez Becerra es un periodista de 55 años, sobreviviente al exterminio del partido político Unión Patriótica en Colombia: el exterminio consta ante la CIDH. Más de 5000 personas asesinadas por las herramientas del Estado colombiano, para callar la reivindicación social e impedir toda posibilidad de cambio social por la vía política (2). La esposa de Joaquín Pérez fue víctima del exterminio.

Joaquín Pérez Becerra se encuentra hoy preso en las cárceles colombianas, acusado de "terrorismo". Esta injusta detención hace parte de una práctica de criminalización de la lucha social y de cualquier tipo de disidencia que denuncie la violación a los DDHH en Colombia. Esta estrategia de criminalización y judicialización implica "sembrar" pruebas falsas y múltiples formas de manipulación judicial y mediática.

Hay que saber que solo en el 2011 han sido asesinados por tortura y denegación médica 5 presos políticos en las cárceles colombianas (3).

El gobierno de Santos afirma que las “pruebas” que comprometen a Pérez Becerra fueron encontradas en las supuestas computadoras del líder guerrillero Raúl Reyes, tras el ataque que violó la soberanía del Ecuador y tuvo como saldo la muerte de Raúl Reyes y de unas 20 personas más, entre las cuales un civil ecuatoriano y 4 estudiantes mexicanos internacionalistas. Las tres mujeres sobrevivientes denunciaron que tras el terrible bombardeo desembarcaron soldados colombianos y remataron a los heridos a quemarropa, las autopsias lo han confirmado. En relación a los supuestos correos, encontrados en los supuestos computadores aducidos como “pruebas” para encarcelar a pensadores críticos, periodistas y defensores de DDHH, hay que precisar que se rompió la cadena de custodia de dichas "pruebas", y la misma Interpol ha tenido que reconocer que hay miles de archivos creados o manipulados en fechas posteriores al bombardeo. Con lo cual, o los creó el fantasma de Raúl Reyes, o algún agente de la policía colombiana. Pese a la invalidez legal de tales "pruebas", el sistema judicial las usa para enjaular al pensamiento crítico.

• La entrega del periodista se hubiera podido evitar: respetando las leyes

Lamentablemente, habiendo podido evitar la entrega del comunicador amparándose en la leyes; las autoridades venezolanas eligieron saltarse las leyes venezolanas y el DIH (4), y entregar al periodista al régimen colombiano, habiendo sido previamente incomunicado, privado de abogados y de acceder a la representación consular sueca. Los abogados en Venezuela, ante el secuestro de facto por el SEBIN, tuvieron incluso que interponer un Habeas Corpus. El cual tampoco fue respetado. Había otra opción que secuestrar y entregar así al periodista: era la opción legal. El gobierno venezolano no estaba “entre la espada y la pared”, como aducen los medios oficialistas venezolanos y los que le temen al pensamiento, martillando esa inexactitud hasta en cansancio para tapar la gravedad de lo cometido, y para tapar lo que esto pone de relieve: los acuerdos Chávez-Santos.

• Genocidio

El periodista Joaquín Pérez Becerra pasa a engrosar la lista de más de 7.500 presos políticos en Colombia, que la convierten en un país record en prisioneros políticos. Cabe recordar que Colombia ostenta trágicos ‘récords’: “En Colombia se cometen el 60% de los asesinatos de sindicalistas que se presentan en todo el mundo (…) una violencia histórica, estructural, sistemática y selectiva que se convirtió en pauta de comportamiento del Estado colombiano: esta violencia deja por lo menos desde 1986, 2.778 sindicalistas asesinados, 196 desapariciones forzadas y más de 11.096 hechos de violencia, que constituyen un genocidio contra el movimiento sindical colombiano.” (CUT) (5)

Asimismo el crimen de Estado de desaparición forzada de la "democracia" en Colombia ha rebasado las dramáticas cifras de las dictaduras de Argentina y Chile reunidas: sólo en 3 años el Terrorismo de Estado ha desaparecido a 38.255 personas, según un informe de Medicina legal. Para una estimación total en los últimos 20 años de 250mil personas desaparecidas, según lo denunció Piedad Córdoba ( 6). Las estimaciones de desaparición forzada son obviamente minimizadas desde el Estado, sin embargo ha debido reconocer la existencia de al menos 51.000 desaparecidos: “Al mes de noviembre de 2010, las estadísticas oficiales del gobierno de Colombia registran más de 51.000 Desapariciones” señala un reporte de 2011 de la US office on Colombia (7). En enero 2011 la Fiscalía publicó un informe (8): tiene documentados 173.183 asesinatos y 34.467 desapariciones forzadas, entre otros crímenes cometidos entre junio de 2005 y el 31 de diciembre de 2010 por la herramienta paramilitar. El informe de enero 2011 confirma las estimaciones de Piedad Córdoba de al menos 250mil personas desaparecidas. Del informe de Medicina legal y del de la Fiscalía se deduce un promedio de 13.000 desaparecidos al año, perpetrados entre fuerza pública y herramienta paramilitar.

Igualmente el asesinato de civiles a manos de militares ha rebasado todo límite del horror en la figura de los “falsos positivos”: asesinatos de civiles perpetrados por militares que luego disfrazan sus cadáveres de “guerrilleros abatidos en combate”, ya hay 3.000 casos documentados de estos asesinatos que son impulsados por las recompensas que reciben los militares por cadáver presentado como una forma de incentivar el manejo de la barbarie y de aumentar las “victorias de guerra” por parte del estado colombiano (9). En mayo 2011 el CINEP publicó un informe en el que evidencia que los asesinatos de civiles a manos de militares, lejos de disminuir, han aumentado bajo la presidencia de Santos (10). Igualmente en Colombia se encontró en diciembre 2009 la mayor fosa común del continente americano, con 2000 cadáveres de desaparecidos: la gigantesca fosa se encuentra detrás del batallón de la fuerza Omega del Plan Colombia, que goza de estrecha asesoría estadounidense (11). Posteriormente, finalizando el año 2010, se encontró otra fosa gigantesca con más 1500 cuerpos de desaparecidos:“ Denuncian el hallazgo de al menos 1.505 cuerpos más en fosas comunes en Colombia, en el Meta, en la misma región que la mayor fosa común del continente (…) cuyos cadáveres son cuerpos de desaparecidos y asesinados por el ejército, como quedó evidenciado en las Audiencias públicas a testigos y familiares de desaparecidos” (12)

La barbarie se sigue intensificando día a día, y la herramienta paramilitar continúa asesinado, desapareciendo y masacrando, como lo denuncia el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado: “ Acciones del gobierno de Santos para encubrir el paramilitarismo (…) En la Política de Prosperidad Democrática la persistencia de los Crímenes de Lesa Humanidad se encubre bajo la denominación de Bandas Criminales, que es parte de la reingeniería paramilitar y la falsedad del espectáculo de las desmovilizaciones. Persistiendo el poder mafioso, político y empresarial en las estructuras paramilitares. (…) Continúa la criminalización de la protesta social, la judicialización de campesinos, estudiantes y defensores de DDHH, con la prolongación de la práctica de la desaparición forzada, la violencia sexual, del control militar de la vida y del pensamiento crítico” (13).

• Colombia: Callar a la prensa alternativa, una cacería humana

Pese a estas evidencias, el mundo mira para otro lado. Es solamente ahora que se empiezan a hacer oír las voces a través del mundo en solidaridad con los 7.500 presos políticos encarcelados bajo montajes judiciales.

En este cuadro de genocidio que sufre el pueblo colombiano a manos de un estado que utiliza la herramienta paramilitar para aterrorizar, callar y desplazar poblaciones en masa* parece más que evidente que las voces del periodismo alternativo, como la Joaquín Pérez son vitales. *(otro récord: Colombia es el país del mundo con más desplazados, junto con Sudán: 4,9 millones de personas según el último informe de CODHES).

Por eso a Joaquín Pérez Becerra el estado colombiano le dio cacería: para callar el medio alternativo más consultado por la población colombiana, con una cifra impresionante de visitas diarias. Es evidente que el objetivo del apresamiento de Joaquín Pérez Becerra era silenciar su voz, y no como pretenden algunos “poner en aprietos a Venezuela”; porque Venezuela hubiera podido zafarse muy fácilmente de esos aducidos “aprietos”: simplemente respetando las leyes venezolanas y el DIH, y procediendo a la devolución del periodista a Suecia. Pero el hecho de que las autoridades venezolanas escogieran violar todas las leyes debe suscitar serias preguntas acerca de su colaboración, usando métodos ilegales, en los planes imperiales de cacería humana, mal llamados “lucha contra el terrorismo”. No todo constituye un inmenso complot contra Venezuela, el medio ANNCOL era un objetivo de primera categoría para los cazadores del pensamiento crítico: lamentablemente para encubrir la entrega del periodista, las autoridades venezolanas han procedido a disfrazar la realidad.

La voz de un periodista como Joaquín Pérez Becerra era muy importante para la paz de Colombia: porque la paz en Colombia pasa por el diálogo, el conocimiento, la información. Se trata entonces para la oligarquía de prolongar la guerra: porque no quiere la paz con consciencia, con justicia; porque prefiere mantener el empobrecimiento y el exterminio de los que reivindican, incluidos periodistas, académicos, sociólogos, ambientalistas, sindicalistas, estudiantes, campesinos, artistas, abogados, etc…

• Repudio a la entrega del periodista y alerta sobre procederes de tipo Plan Cóndor

Se alza el repudio internacional y desde el pueblo revolucionario de Venezuela contra la entrega del periodista al estado colombiano a sabiendas de que lo cobijaba el Estatuto del Refugiado, la nacionalidad sueca, la Convención contra la Tortura: una entrega en clara violación al DIH y a las leyes de Venezuela. Por el cuadro de genocidio que presenta Colombia, y por evidente ética humanista, se alza el repudio contra los acuerdos de entrega de perseguidos políticos firmados entre Santos y Chávez. Se eleva el pedido al gobierno venezolano, que en virtud de todo el apoyo que ha recibido de millones de revolucionarios del mundo, sea consecuente con su discurso anti-imperialista, y cancele urgentemente los acuerdos de entrega de perseguidos políticos, para no involucrar más a Venezuela en la complicidad del genocidio contra el pueblo colombiano, y no reeditar una versión penosa del macabro Plan Cóndor (14). Esos acuerdos involucran a Venezuela en la guerra contra el pueblo colombiano, le hacen el favor al imperialismo, y contravienen los principios anti-imperialistas que prona el proceso venezolano: esos acuerdos no son dignos de la esencia bolivariana y si los permitimos sin alzar nuestras voces, significarán muchas más entregas de perseguidos políticos, y signarán la putrefacción de la fibra ética del proceso venezolano.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en declaraciones al diario El Tiempo de Bogotá el 25 de abril, expresó acerca de la entrega del periodista: “el sábado llamé al presidente Chávez y le dije que un tipo muy importante para nosotros de las Farc llegaba en un vuelo de Lufthansa esa tarde a Caracas y que si lo podía detener. No titubeó. Lo mandó capturar y nos lo va a entregar.” (15)

Mientras Chávez entregaba al periodista, recibía miles de cartas y pedidos de los cuatro rincones del mundo, que pueden sintetizarse en esta frase de la carta enviada por intelectuales y artistas del mundo (Ibíd. ):

"Esperamos que su gobierno rectifique ese rumbo nada decoroso para el proceso bolivariano que tanto defendemos, y que con orgullo queremos seguir mostrando"

Criminalizar al periodista y a la crítica:

• Mentiras en complicidad con el genocidio, que asfixian al proceso venezolano

Un amplio sector mundial y venezolano ha repudiado la entrega del periodista; lamentablemente desde el gobierno venezolano se ha respondido con poca humildad, y criminalizando al partido comunista de Venezuela y a las demás organizaciones críticas de la medida (16). Ha habido una censura mediática impulsada desde la alta cúpula ministerial a los medios oficialistas. La derecha infiltrada en puestos claves del propio PSUV ha marcado la consigna de intolerancia al pensamiento. Desde la captura se ha presentado al periodista como un “terrorista” en los medios oficialistas de Venezuela, copiando y pegando el comunicado de Bogotá, y condenándolo sin previo juicio. Asimismo se ocultó la nacionalidad sueca del periodista mientras se dio tiempo a entregarlo a manos de sus captores colombianos.

Luego, tras la entrega, la censura sigue en los medios oficialistas: los cuales recurren a crear una matriz de opinión que criminaliza al periodista y que criminaliza la solidaridad y el pensamiento, y cuya cúspide de lo absurdo podría sintetizarse así: “si criticas la medida tomada por Chávez eres de la CIA”. Evidentemente este accionar no encuentra una aceptación unánime en el pueblo venezolano, y varios medios alternativos, organizaciones revolucionarias de base, el PCV, artistas e intelectuales no entienden la intolerancia y la estigmatización del debate como algo revolucionario. La censura ha llegado tan lejos que la directora de la Radio del Sur ha sido destituida: Radio del Sur es uno de los pocos medios venezolanos que se han atrevido a informar sobre la entrega del periodista, y a cuestionar acerca de los acuerdos Chávez-Santos en materia de entrega de perseguidos políticos.

Está claro que el secuestro y la entrega del periodista al régimen colombiano han despertado cuestionamientos esenciales que según como se de el debate, y sobretodo si se logra dar pese a la intolerancia, marcarán ya sea el fortalecimiento del proceso venezolano en un camino hacia algo más justo que el capitalismo, o bien marcarán el inicio tangible de su deterioro en medio de la criminalización de la solidaridad y la crítica.

Lamentablemente la derecha del PSUV ha manejado la cuestión mediáticamente de tal manera que ha cooptado a muchas personas honestas, adhiriéndolas a la causa de la censura mediante el convencimiento de que la crítica ‘le hace mucho daño al proceso’, cuando no es la crítica la que le hace daño, sino la falta de crítica y el encubrimiento de estos hechos. Esto se expresa en un comunicado que llama a (17): “Cuiden a esta Revolución que es de todos.” Cómo si no la cuidáramos los que criticamos justamente una medida que la vulnera y que destruye su fibra ética. “(…) No la utilicen de manera poco solidaria. No la sometan a riesgos innecesarios.” Esto es un eco de la propaganda que criminaliza al periodista aduciendo que fue él el que “sometió a la revolución a riesgos innecesarios”, y de ninguna manera podemos aceptar que se criminalice a la víctima y se nos chantajee para que nos quedemos callados ante la evidente injusticia. En lo personal, y es una opinión compartida por muchos, seguiré apoyando lo bueno del proceso venezolano, pero no voy a apoyar la violación del DIH, ni la entrega de perseguidos políticos, ni los pactos grises Chávez-Santos, ni los manejos ilegales ejercidos contra personas como fue el caso contra el periodista Joaquín Pérez Becerra. Y por lo tanto se debe dar el debate y los pueblos tienen derecho a conocer el tenor y alcance de los acuerdos Chávez-Santos en materia de “cooperación e inteligencia militar”.

La defensa de lo indefendible ha incurrido en las argumentaciones más bajas, publicadas sin reparo en medios venezolanos que habían sabido ganarse por su trabajo el respeto y cariño de los pueblos. Esperemos que esta línea de calumnias y criminalización se rectifique y no empañe más la trayectoria de estos medios. Estas bajezas van desde llamar al periodista “terrorista”, replicando el patético comunicado del ministro Andrés Izarra, pasando por artículos de opinión que articulan su “defensa” de la entrega del periodista entorno a bajezas como: “¿Qué colombiano no se hace el sueco?” o bien en la estrategia de criminalizar a la crítica, como lo hace Iván Maiza en el artículo estrella de Telesur, que llega a decir que los colombianos de izquierda "trabajan para el DAS", y uno entonces puede preguntarse si no es él el que trabaja para el DAS, dado su proceder de mentira, calumnias y señalamientos para generar odio contra los críticos.

También hemos tenido que leer toda suerte de expresiones racistas de tipo: "Porqué tienen que venir a Venezuela?", y vemos morir la inteligencia en frases como: "¿Si ese señor estaba tan bien en Suiza (sic.) por qué no se quedó allá y tuvo que venir a Venezuela?"

Pululan cosas tan insidiosas contra los sobrevivientes de un genocidio como: “¿Cómo sabemos, a estas alturas, que Joaquín Pérez Becerra es AUTÉNTICAMENTE un compañero? ¿Cómo sobrevivió y pudo salir de Colombia, cuando todos los demás murieron, en ataques furibundos?” (18)

Hay censura, calumnias contra la víctima y los críticos, y a la par hay un poderoso chantaje emocional para mandar a callar a los críticos, en que se los culpabiliza de todos los males del mundo por atreverse a expresar la crítica: se apela a la idea absurda según la cual si los críticos de la aberrante medida llaman al debate abierto, enseguida aparecen en el horizonte las tropas de marines estadounidenses, prestas a atacar lo logrado. Y todo sería por culpa de los críticos a la violación al DIH y al secuestro de un periodista. Se olvidan esos chantajistas que es la censura la que acaba con el proceso, pues fortalece a la derecha del PSUV. Y se olvidan de que Washington salió a dar sus felicitaciones a Chávez por la colaboración en la imperial “lucha contra el terrorismo” que no es otra cosa que la cacería humana moderna contra todo aquel o aquella que adelante un pensamiento crítico y verdaderamente revolucionario.

Esta lógica retorcida de culpar al periodista de la violación al DIH de la que fue víctima por parte de las autoridades venezolanas hace escuela en censores de todo tipo: la línea la trazan los medios amordazados y direccionados por Izarra, y luego a esta línea indecorosa se unen personas de la derecha del PSUV y también personas honestas pero tremendamente cegadas por el chantaje emocional imperante. La expresión de esta línea censora se recoge en frases populares como: “Cualquier ciudadano que sospeche que pueda estar en las listas del gobierno colombiano, cuya fuente son la computadoras de Raul Fuentes … lo que tiene que hacer es no ir a Venezuela, porque con esta acción perjudica, y comprometa la revolución bolivariana, convirtiéndose, en un arma arrojadiza contra esta” (sic) (19)

Es el mundo al revés. La conclusión lógica que habría que sacar es que hay que exigir a Venezuela que respete el estatuto del Refugiado, el DIH, y la propia constitución venezolana; en vez de pedirles a los colombianos que eviten ir a Venezuela. Pero los adalides de la lógica retorcida pretenden vetar Venezuela a los colombianos, en esa ‘lógica’ alienante de culpar al periodista de lo que fue víctima por parte de las autoridades venezolanas. Qué nivel de alienación. Es como decir: "si las mujeres saben que se exponen a ser violadas, que no salgan solas a la calle, y que no vistan de tal o cual manera, porque están provocando a los hombres" o como lo que dicen las mentes más enfermizas acerca de las víctimas de violencia de género: “si ese hombre le pegó es porque ella se lo buscó”

Uno de esos articulistas del ejército de alienantes, se preguntaba indignado: “Por qué si Becerra estaba tan bien en Suiza (sic.), no se quedó allá con todas las comodidades, y tenía que venir a molestarnos a Venezuela! ¿qué buscaba ese inconciente?”

La misma cosa es dicha de manera menos burda, pero no menos absurda y criminalizante de la víctima y los críticos, por Luis Bilbao, quien aduce que no se puede “gemir” por “hechos consumados” (violación al debido proceso y DIH): “Quien obre por decisión o inadvertencia contra la concreción de la Celac, está haciendo algo muy grave(…) Y quien apele a la política de los hechos consumados, no puede gemir luego porque encuentra frente a sí, también, hechos consumados.” (20)

Desde la tribuna presidencial se ha arremetido contra los militantes de izquierda venezolanos y latinoamericanos que han protestado, tratándolos de “Ultras” de manera peyorativa. Varios voceros de la corriente censora, afirman que la detención se debió a que Pérez llegaba a Caracas a “sabotear” la reunión integracionista de la llamada Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Lo cual es repetido con más o menos intensidad por multitud de artículos de opinión, que obvian olímpicamente quela martillada tesis de la “trampa”se desvanece ante la evidencia de que había multitud de leyes bajo cuyo amparo el gobierno venezolano hubiera podido proceder de otra manera.

• El genocida Yair Klein tuvo acceso al debido proceso que las autoridades venezolanas le negaron al periodista: evitó la circular de Interpol

La trillada mentira de que la circular de Interpol exigía ese proceder ilegal es una de las falacias más enormes con que se pretende tapar lo cometido contra el periodista.

Por más circular roja de INTERPOL (que todavía no se sabe si existió): una circular de interpol no da derecho a secuestrar a un ser humano. Se debe proceder legalmente. Y las autoridades venezolanas se saltaron el debido proceso: si no se lo hubieran saltado, Joaquín Pérez Becerra estaría en Suecia, con su hija de 10 años y su segunda esposa; y no estaría en una celda en manos de sus verdugos, entregado por Venezuela a manos de quienes torturaron y asesinaron a su primera esposa. Es un perseguido político, amparado por la Convención contra la Tortura y el Estatuto del Refugiado: no procedía el entregarlo al país del cual huyó.

Hasta el mercenario Israelí Yair Klein, entrenador de paramilitares en desmembrar personas vivas con motosierra, anda libre pese a que tuvo una circular de Interpol, y está libre porque los tribunales se negaron a entregarlo, tras el debido proceso, aduciendo que era "victima de persecución política": razón por la cual se cancela la extradición y circular de Interpol. Obviamente que en el caso de Yair Klein protegieron cínicamente a un genocida; y si la legalidad ampara hasta a un genocida para que se pueda evitar una circular de INTERPOL, con más razón lo puede hacer un sobreviviente y refugiado político como el periodista Pérez Becerra. (21)

Igual pasó con los banqueros venezolanos prófugos de la justicia venezolana: también adujeron "persecución política" y andan libres. Pero tuvieron acceso al debido proceso.

En cambio Venezuela secuestró al periodista Pérez Becerra (incluso se saltó el Habeas Corpus interpuesto), lo privó del proceso legal, en el cual hubiera aparecido como obvio que la extradición No procedía y se hubiera evitado fácilmente. El periodista es sobreviviente de un genocidio político de todo un partido (la Unión Patriótica, UP): el genocidio político consta ante la CIDH, no es un secreto, es un hecho histórico reconocido.

El periodista Pérez Becerra fue uno de los pocos concejales de la UP que quedó vivo, en total 5000 asesinados por el Estado colombiano. La entrega del periodista fue un crimen en clara complicidad con el genocida régimen colombiano, en su tarea se silenciar la información y el periodismo alternativo. Resulta indigno a ultranza que hoy en algunos de los mismos medios alternativos que deberían ser los primeros en solidarizarse con el periodista Pérez Becerra, se intente tapar la infamia de su entrega con más infamias: calumniándolo y mancillando la memoria de las víctimas de un genocidio que hoy por hoy, al momento de escribir estas líneas, se intensifica.

Serían incontables los ejemplos de ese intento de esconder la realidad con calumnias, mentiras, racismo, criminalización del periodista, teorías del complot, chantaje emocional, etc.

• Ha habido igualmente un sector apegado a la ética, que cabe destacar

Cabe resaltar que también ha habido un sector crítico y revolucionario en Venezuela que ha adelantado la ética y el respeto del DIH como puntos irrevocables, y que ha articulado los análisis entorno a la verdad y la argumentación, y no entorno a la descalificación del que piensa diferente; ha habido un sector importante del pueblo venezolano consciente de que si este debate no se da abiertamente, eso sí que es hacerle el favor al imperialismo y a la derecha del PSUV; y este sector ha sido víctima de insultos e improperios de todo tipo, desde la trillada señalización de ser “contrarrevolucionarios”, hasta insultos más personales. En este sector solidario y digno destaca la labor del partido Comunista de Venezuela, y en la intelectualidad crítica destacan nombres como Luis Britto que dejó muy claro en un artículo que la entrega del periodista era no sólo infractora del DIH, sino totalmente inconstitucional, y emitió su crítica desde la preocupación por el mismo proceso venezolano que muchos hemos defendido, y que no podemos tolerar verse sumido en prácticas ilegales y en pactos represivos: “(…) lo dicen las leyes y los tratados (…) El que en otros países no exista Estado de Derecho no es razón para que éste deje de existir en Venezuela. (…) Secuestrar a un comunicador social y entregarlo por la fuerza a un país del cual no es nacional; a un país donde fueron asesinadas su esposa y cinco mil copartidarios; donde en tres años se cuentan más de 38 mil desaparecidos (…)ciertamente representa un peligro para él, y para quienes confiamos en que constituciones, leyes y derechos humanos eran más que últimas palabras.(22).

También destaca Gonzalo Gómez, fundador de Aporrea.org, en su artículo “En el caso Pérez Becerra había otras opciones ¿Por qué se escogió la peor?”, expresa: “Las razones dadas por el gobierno y por nuestro presidente han sido muy poco convincentes. Pero además falta un toque de humildad y de respeto hacia la opinión y los sentimientos de los demás, en función del diálogo y de la unidad de todos los que damos la vida por el proceso revolucionario bolivariano (…) Los métodos extraviados nos queman a todos al mismo tiempo, queman a la revolución que estamos impulsando. El gobierno se está inmolando. Le está infiriendo una inmensa herida a franjas importantes del movimiento popular venezolano, al sentimiento de confianza (…) No es sólo cosa del PCV (…) ni de la despreciada “ultraizquierda” que sólo es buena para morir por Chávez en Puente Llaguno. Los movimientos sociales y progresistas, las organizaciones de izquierda que nos han defendido en todas partes han temblado de indignación(…) O hay diálogo con el pueblo o este proceso entrará en una fase de gravísimas dificultades.” (23)

Lucía Ruíz anota con mucha pertinencia que: “Acontecimientos importantes permiten que afloren nobles y éticos principios, o en su defecto, perversas pasiones y falencias ideológicas. El secuestro y entrega expres de Joaquín Pérez Becerra al Estado terrorista de Colombia es uno de estos casos que nos permite valorar en su justa dimensión el derrotero demo-liberal a que viene siendo sometido el proceso bolivariano de Venezuela, por la derecha endógena en la dirección del PSUV y el gobierno central. El ‘asunto Pérez’ de sopetón tumbó la máscara dejando al descubierto todas las vergüenzas y quiebras ideológicas.(…) Por un lado está la deplorable y arbitraria posición asumida por Chávez y su gobierno, que pisoteó la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que reza así el “Capítulo III, De los Derechos Civiles , Artículo 44 (…) Toda persona detenida tiene derecho a comunicarse de inmediato con sus familiares, abogado o abogada o persona de su confianza (…) Respecto a la detención de extranjeros o extranjeras se observará , además, la notificación consular prevista en los tratados internacionales sobre la materia .” (24)

Y señala: “No solamente se asume orgullosamente la política antiterrorista imperial sino que se enriquece con creces los postulados de ésta. En la pretendida defensa de la “papa caliente” que hiciera el presidente Chávez queda claramente demostrado hasta donde se ha llegado a abrazar esta política antiterrorista gringa, en la que alumno supera al profesor: “[…]Se bajó en Maiquetía y lo capturamos. Así como entregamos a Chávez Abarca a Cuba, entregamos a este señor a Colombia” . Si, así no más, sin un ápice de vergüenza —a grito en cuello—, burlando el principio universal de la presunción de inocencia y sin juicio alguno se condena y se equipara al periodista de Anncol y luchador popular Joaquín Pérez con un terrorista.” (Ibíd. )

Ilenia Medina recuerda que: “En diversas oportunidades hemos planteado la imperiosa necesidad de que Venezuela debe acabar con el irresponsable procedimiento de deportar a los ciudadanos colombianos. Toda solicitud que efectúe Colombia debe ampararse bajo los procedimientos jurídicos más apegados al estado de derecho. (…) Sin embargo, son las autoridades colombianas, sin moral para ello, que le exigen a Venezuela “garantías” para extraditar a Makled.” (25)

• Política de persecución contra el pensamiento crítico adelantada por el imperio a nivel mundial

El centro de este asunto es la política contrainsurgente y represiva contra el pensamiento crítico adelantada por el imperio a nivel mundial, y con específico énfasis en lugares como Colombia, en los que el gobierno adelanta una verdadera cacería humana. La sombría reedición del Plan Cóndor no puede ser avalada por los revolucionarios del mundo: es una llaga abierta en el continente americano. Y menos podemos aceptar que el gobierno venezolano mancille su ética colaborando con el genocidio contra el pueblo colombiano, en la sucia labor de entregar perseguidos políticos.

Roosevelt Barbosa señala: “Joaquín Pérez Becerra solo fue la gota que derramó el vaso. (…) Incluso se han entregado combatientes heridos, lo que está indicando que no son errores circunstanciales las entregas, sino políticas de Estado acordadas entre ambas naciones. Es a esto, que sí es muy grave, que debe responder el presidente, explicar con claridad si seguirá o no entregando a los colombianos reclamados por el gobierno de las inmensas tumbas clandestinas.” (26)

Como lo expresa el texto de análisis jurídico que publicó el Partido Comunista de Venezuela: "el gobierno bolivariano, por cumplir un acuerdo no conocido con el gobierno de Colombia y su presidente Santos, dejó de aplicar las leyes de nuestro país para entregar al periodista."

Hugó Gómez, expresa: “Ambos gobiernos han presidido este episodio detestable de atropello inaudito a la libertad y seguridad del revolucionario deportado. La deportación de Pérez Becerra se inscribe en un compromiso político claro-oscuro de dos mandatarios que ostentan signos políticos contrarios. Es esa una contradicción que debe resolverse. El tsunami político que este episodio ha desencadenado, contribuirá a desvelar al menos algunas de las raíces de este tipo de compromisos de entrega constante de revolucionarios colombianos por el gobierno venezolano, y medir sus nocivas consecuencias en la construcción por ambos pueblos, de la Patria Grande Bolivariana (…) En este procedimiento demoledor de toda conducta civilizada, fueron pisoteados impunemente los convenios internacionales sobre Derechos Humanos y Diplomáticos, la Convención de Ginebra, el Pacto de San José de Costa Rica y tantos más”(27).

“La deportación de Pérez Becerra no es un episodio aislado(…) Dicha conducta, alejada de la solidaridad revolucionaria (…) compromete principios del ideario bolivariano, sin distinguir entre quienes son los amigos y quienes los enemigos reales del proceso revolucionario bolivariano en Venezuela y en Colombia. El secuestro y la deportación de Joaquín Pérez Becerra, realizada en una operación mixta por los cuerpos de inteligencia y fuerzas de la seguridad de las Repúblicas de Colombia y Venezuela, ha de alertarnos sobre los efectos perversos de desviaciones ideológicas y políticas. (…) El comunicado del Ministerio de la Comunicación e Información de la República Bolivariana de Venezuela, (fue) elaborado con el lenguaje inquisitorial tomado prestado de la oligarquía colombiana cuando apunta a la resistencia popular contra la injusticia social (…)” Esto expresó el comunicado oficial: “El Gobierno Bolivariano ratifica así su compromiso inquebrantable en la lucha contra el terrorismo, la delincuencia y el crimen organizado, en estricto cumplimiento de los compromisos y de la cooperación internacional, bajo los principios de paz, solidaridad y respeto a los derechos humanos”. (Ibíd. )

El analista J.A Gutiérrez D., refiriéndose al comunicado: “No solamente condena a Pérez Becerra antes del juicio, sino que además denomina “terrorismo” a la insurgencia mientras que el Estado colombiano sería la encarnación de la “paz, la solidaridad y el respeto a los derechos humanos” (el mismo Estado colombiano de los falsos positivos, de las torturas a más de 7.000 presos sin debido proceso, el mismo de las decenas de miles de desaparecidos (…) el mismo del paramilitarismo, la parapolítica y la limpieza social)” (28)

Gutiérrez expresa: “estas extradiciones son parte de un proceso de guerra sucia total (…) por parte del Estado colombiano, que desde el 2002 ha decidido cerrar toda puerta al diálogo político y jugárselas por el exterminio (…) El componente jurídico de esta guerra tiene diversos aspectos, incluido el concepto de Guerra Jurídica en contra de toda forma de oposición, defensores de derechos humanos, periodistas, jueces, etc. (…) El concepto de utilizar las extradiciones como estrategia de guerra y la abierta intromisión del Ejecutivo en el quehacer judicial han sido también detallados en el tercer punto del llamado “Salto Estratégico”, la política que define la estrategia militar contrainsurgente del Estado colombiano desde el 2009, con el cual se busca:

“articular el sistema judicial para que éste produzca resultados ejemplarizantes, (…) La extradición, en particular, ha sido usada como herramienta en este componente; otro mecanismo muy socorrido fue evitar la judicialización por rebelión y promover condenas por terrorismo (…) Al mismo tiempo, se intentó crear un sistema de protección jurídica a los efectivos de las Fuerzas Militares, con el objeto de prevenir la desmoralización de la tropa ante eventuales condenas por violaciones de los derechos humanos”[7]”

El mismo Santos, entonces Ministro de Defensa, había dicho en Marzo del 2009 que “seguiremos con el tema de la judicialización”[8]

En este escenario, el acoso judicial a los internacionalistas asume un rol central, y aún cuando no se consigan todas las extradiciones solicitadas, se consigue que los defensores de derechos humanos (…) deban entrar al juego de defenderse en lugar de denunciar al régimen.”

Evidentemente, es momento de abrir el debate: el devenir de nuestros pueblos no puede ser sacrificado a las adulaciones y las censuras. Y a los que llaman a la censura con su “carta de desagravio a Chávez”: decirles que ojalá pudieran entender que la verdad no es un “agravio”; la verdad es una necesidad revolucionaria.

Lo peor de todo este asunto, es que Venezuela aún puede pedir la retroacción de la entrega (figura prevista en el DIH en caso de violación del debido proceso), pero los censores han tapado la posibilidad de que esto se de, contribuyendo a mantener enjaulado a un sobreviviente del genocidio, y a un periodista encarcelado para callar su voz, que enfrenta un descomunal montaje judicial por parte del régimen colombiano.

Si nos quedamos callados, habrá más entregas de perseguidos políticos: y la cacería humana continuará intensificándose, amordazando el pensamiento crítico y alejando las esperanzas de paz mientras se acrecienta el genocidio contra el pueblo colombiano. Estamos en un momento capital para el devenir de la región, y para el devenir de la ética: componente imprescindible a cualquier proceso revolucionario. Podemos aceptar el silencio y ponerle una sordina a los torturados del genocidio colombiano; o podemos decir que no aceptamos ser cómplices con un genocidio, y abrir el debate para rescatar la verdad, la solidaridad, la coherencia y la ética como fundamentos imprescindibles.

Notas:
1) http://www.rebelion.org/noticia.php?id=127703&titular=%93joaqu%EDn-p%E9rez-no-fue-extraditado-sino-entregado-irregularmente.-el-gobierno-venezolano-a%FAn-puede-rectificar%94-
Entrevista a Enrique Santiago sobre el caso Joaquín Pérez Becerra
“Joaquín Pérez no fue extraditado, sino entregado irregularmente. El Gobierno venezolano aún puede rectificar”
Ver también el completísimo documentos de la Asociación Americana de Juristas, capítulo Venezuela.
2) 5000 militantes de la UP exterminados
El rostro de la “democracia” electorera: Genocidio político perpetrado por el Estado Colombiano
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=103227
Exterminio de la UP: plan “Baile Rojo”. Documental de Yesid Campos acerca del genocidio político de la Unión Patriótica: http://video.google.com/videoplay?docid=8981304868098159223&ei=PpiKS7CINMag-Ab6tKD0BA&q=el+baile+rojo
3) www.traspasalosmuros.net
4)Venezuela Violó el DIH y las leyes venezolanas: “Joaquín Pérez no fue extraditado, sino entregado irregularmente. El Gobierno venezolano aún puede rectificar”
PCV: Lo ejercido contra el periodista Joaquín Pérez Becerra fue un acto totalmente ilegal:
http://www.youtube.com/watch?v=YeRjB6Cd0sE&feature=player_embedded
http://www. pcv -venezuela.org/index.php/partido-comunista/comite-central/8337-video- pcv -lo-ejercido-contra-el-periodista-joaquin-perez-becerra-de-anncol-fue-un-acto-totalmente-ilegal
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=127685&titular=caso-p%E9rez-becerra:-el-pcv-dio-a-conocer-la-declaraci%F3n-de-su-bur%F3-pol%EDtico-
Luis Britto: entrega inconstitucional, no extradición.
http://www.aporrea.org/actualidad/a122923.html
5) El 60% de los sindicalistas asesinados en el mundo, son asesinados en Colombia: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=120921
6) En Colombia el crimen de estado de la desaparición forzada rebasa ya las terribles cifras de la dictadura argentina y chilena reunidas:
TRIBUNAL INTERNACIONAL DE OPINION; “LA DESAPARICION FORZADA UN CRIMEN DE ESTADO” Veredicto. Senado del Congreso de la República. Bogotá 24, 25 y 26 de Abril de 2008:http://www.dhcolombia.info/spip.php?article568
El crimen de Estado de desaparición forzada de la "democracia" en Colombia ha rebasado las dramáticas cifras de la dictadura argentina: sólo en 3 años el Terrorismo de Estado ha desaparecido a 38.255 personas. Para una estimación total en los últimos 20 años de 250.000 personas desaparecidas... http://www.telesurtv.net/noticias/secciones/nota/71765-NN/colombia-registra-mas-de-38-mil-personas-desaparecidas-en-tres-anos/
Piedad Córdoba, Madrid, mayo 2010 "Hay 250.000 desaparecidos en Colombia en los últimos años" : http://www.rebelion.org/noticia.php?id=106344&titular=%22hay-250.000-desaparecidos-en-colombia-en-los-%FAltimos-a%F1os%22-
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=104558&titular=piedad-c%F3rdoba-denuncia-la-pasividad-internacional-y-pide-que-se-condicione-el-tlc-con-europa-
7) “ Al mes de noviembre de 2010, las estadísticas oficiales del gobierno de Colombia registran más de 51.000 Desapariciones” señala un reporte de 2011 de la US officeen Colombia:http://lawg.org/storage/documents/Colombia/RompiendoElSilencio.pdf
Desaparición, crimen del Terrorismo de Estado en Colombia: http://justiciaypazcolombia.com/50-000-personas-desaparecidas-en
8)Informe Fiscalía, enero 2011 : 173.183 asesinatos; 1.597 masacres; 34.467 desapariciones forzadas, y al menos 74.990 desplazamientos forzados, cometidos entre 2005 y el 31 de diciembre 2010 por el paramilitarismo: http://www.fiscalia.gov.co/justiciapaz/Index.htm
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=120461&titular=cifras-alarmantes-de-cr%EDmenes-cometidos-por-la-herramienta-paramilitar-de-estado-y-multinacionales-
9) Miles de asesinatos de civiles perpetrados por militares, llamados “falsos positivos” : niños y jóvenes asesinados por el ejército colombiano para después disfrazar sus cadáveres de “guerrilleros abatidos en combate” ; asesinatos impulsados por una directiva gubernamental de recompensas por cadáver (directiva 029), y enmarcados en la guerra sucia contra el pueblo colombiano auspiciada por Estados Unidos.
Wilikeaks confirma: Militares admiten política estatal de asesinatos de civiles por parte del ejército colombiano: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=119540&titular=militares-admiten-pol%EDtica-estatal-de-asesinatos-de-civiles-por-parte-del-ej%E9rcito-colombiano-
http://www.falsos-positivos.blogspot.com/
Reportaje Telesur “Falsos positivos crímenes verdaderos”: http://www.youtube.com/watch?v=YJvLVm4l8fc
http://www.youtube.com/watch?v=2wahvXNIMO8&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=nN-2HXQH7HM&feature=related
Evidencias fotográficas “falsos positivos”, estremecedor Video, varias veces censurado con la argucia de “notificaciones de terceros por infracción de derechos de copyright”http://www.youtube.com/watch?v=VuSBNcNsdMU&feature=player_embedded
http://terratv.terra.com.ec/videos/Noticias/Noticias-Uno/5499-225817/Revelan-evidencias-fotograficas-de-falsos-positivos.htm
2 campesinos asesinados en el Meta y televisados como “abatidos en combate” http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=dmpWF9JnOGo
Y el reportaje fotográfico de la Revista Semana evidencias fotográficas “falsos positivos”: http://www.semana.com/noticias-nacion/casos-olvidados-falsos-positivos/141863.aspx
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=109939
Informe especial - Los niños y las niñas: otras víctimas de asesinatos por parte del Ejército colombiano”: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=118133&titular=los-ni%F1os-y-las-ni%F1as:-otras-v%EDctimas-de-asesinatos-por-parte-del-ej%E9rcitocolombiano-
http://www.youtube.com/watch?v=km-u_vh6-Io
La ONU tiene pleno conocimiento de estos asesinatos de civiles, de al menos 3.000 casos documentados, lo que permite ampliamente establecer sistematismo en el asesinato de civiles por parte de un Estado. ONU sabe de falsos positivos y no hace nada concreto. Consultada Piedad Córdoba respondió: “El Gobierno dice que fueron unos 2.000, pero nosotros creemos que fueron, al menos, unos 5.000".
ONU documentaba existencia "falsos positivos" antes de que salieran a la luz
http://www.elespectador.com/noticias/judicial/articulo198039-onu-documentaba-existencia-falsos-positivos-antes-de-salieran-luz
ONU eleva a 3000 las ejecuciones extrajudiciales en Colombia, 24 febrero 2011
http://www.caracoltv.com/noticias/politica/articulo-208621-onu-eleva-a-3000-ejecuciones-extrajudiciales-colombia
10) En mayo 2011 el CINEP publicó un informe en el que evidencia que los asesinatos de civiles a manos de militares, lejos de disminuir, han aumentado bajo la presidencia de Santos
Informe especial Falsos Positivos 2010 El Cinep afirma que aumentaron las víctimas de asesinatos de civiles a manos de militares
CINEP /PPP (10-05-2011)
11) La mayor fosa común de Latinoamérica, ubicada detrás del batallón militar de la fuerza estrella del Plan Colombia, la Fuerza Omega, en la Macarena, departamento del Meta. (5) La http://www.publico.es/internacional/288773/aparece/colombia/fosa/comun/cadaveres
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=99507 Los Medios ocultan la mayor fosa común de América, mientras el Estado colombiano busca alterarla: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=100898
12)“ Denuncian el hallazgo de al menos 1.505 cuerpos más en fosas comunes en Colombia, en el Meta, en la misma región que la mayor fosa común del continente, con 2.000 cadáveres hallada en diciembre 2009, y cuyos cadáveres son cuerpos de desaparecidos y asesinados por el ejército, como quedó evidenciado en las Audiencias públicas a testigos y familiares de desaparecidos” http://www.rebelion.org/noticia.php?id=119299
13) El Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (MOVICE) denuncia en marzo 2011: “Las acciones del gobierno de Santos para encubrir el paramilitarismo en su nueva etapa de reingeniería conocida con el eufemísitico término de bandas criminales (bacrim). (…) la persistencia de los Crímenes de Lesa Humanidad se encubre bajo la denominación de Bandas Criminales, que es parte de la reingeniería paramilitar y la falsedad del espectáculo de las desmovilizaciones. Persistiendo el poder mafioso, político y empresarial en las estructuras paramilitares. (…) continúa la criminalización de la protesta social, la judicialización de campesinos, estudiantes y defensores de DDHH, con la prolongación de la práctica de la desaparición forzada, la violencia sexual” http://www.polodemocratico.net/index.php?option=com_content&view=article&id=487:movice-anuncia-acciones-contra-encubrimiento-a-reingenieria-paramilitar-&catid=64:nacionales&Itemid=48
14) Organizaciones populares venezolanas, el PCV, intelectuales y artistas repudian la entrega del periodista, y repudian los acuerdos de entrega de perseguidos políticos con Santos:http://www.youtube.com/watch?v=WnCLWl_3igc&feature=player_embedded
15) El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en declaraciones al diario El Tiempo de Bogotá el 25 de abril, expresó acerca de la entrega del periodista: “el sábado llamé al presidente Chávez y le dije que un tipo muy importante para nosotros de las Farc llegaba en un vuelo de Lufthansa esa tarde a Caracas y que si lo podía detener. No titubeó. Lo mandó capturar y nos lo va a entregar.” http://www.rebelion.org/noticia.php?id=127260
16) Discurso Hugo Chávez, criminalizando a la crítica: http://www.youtube.com/watch?v=1nUQNsFrFuU&feature=player_embedded
17) Comunicado que contiene una censura, velada por aparentes nobles propósitos: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=127542&titular=a-los-revolucionarios-del-mundo-
18) O bien cosas tan insidiosas contra los sobrevivientes de un genocidio como: “¿Cómo sabemos, a estas alturas, que Joaquín Pérez Becerra es AUTÉNTICAMENTE un compañero? ¿Cómo sobrevivió y pudo salir de Colombia, cuando todos los demás murieron, en ataques furibundos?” Citado en: www.kaosenlared.net/noticia/caso-becerra-batalla-de-ideas
19) “Cualquier ciudadano que sospeche que pueda estar en las listas del gobierno colombiano (cuya fuente son la computadoras de Raul Fuentes (sic.))(…) o que tiene que hacer cualquier persona que este en estas circunstancias, es no ir a Venezuela, porque con esta acción perjudica, y comprometa la revolución bolivariana, convirtiéndose, en un arma arrojadiza contra esta” (sic) http://www.kaosenlared.net/noticia/gobierno-republica-bolivariana-venezuela-presidente-hugo-chavez-frias (número 3)
20) “Quien obre por decisión o inadvertencia contra la concreción de la Celac, está haciendo algo muy grave(…) Y quien apele a la política de los hechos consumados, no puede gemir luego porque encuentra frente a sí, también, hechos consumados.” (20)
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=127974&titular=la-deportaci%F3n-de-un-militante- )
21) De Jair Klein a Joaquín Pérez
Jaime Cedano Roldán (06-05-2011)
22)Luis Britto. entrega inconstitucional, no extradición: http://www.aporrea.org/actualidad/a122923.html
23) También destaca Gonzalo Gómez, fundador de Aporrea.org, en su artículo “En el caso Pérez Becerra había otras opciones ¿Por qué se escogió la peor?”, http://www.aporrea.org/actualidad/a122610.html
24) Lucía Ruiz anota con mucha pertinencia que: “ Acontecimientos importantes permiten que afloren nobles y éticos principios, o en su defecto, perversas pasiones y falencias ideológicas
El Presidente Chávez y el ‘Asunto Joaquín Pérez’
Lucía Ruíz (07-05-2011)
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=127913
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=127913&titular=el-presidente-ch%E1vez-y-el-%91asunto-joaqu%EDn-p%E9rez%92-
25) La venezolana Ilenia Medina recuerda que: “ En diversas oportunidades hemos planteado la imperiosa necesidad de que Venezuela debe acabar con el irresponsable procedimiento de deportar a los ciudadanos colombianos. Toda solicitud que efectúe Colombia debe ampararse bajo los procedimientos jurídicos más apegados al estado de derecho. Eso es lo que le sale a un país cuya Constitución Nacional declara que Venezuela es un Estado Social de Derecho y de Justicia. Sin embargo, son las autoridades colombianas, sin moral para ello, que le exigen a Venezuela “garantías” para extraditar a Makled.”
http://www.kaosenlared.net/noticia/tiene-precio-dignidad-venezuela-revolucionarios-venezolanos-indignados
26) Roosevelt Barbosa señala: “ Joaquín Pérez Becerra solo fue la gota que derramó el vaso. Incluso se han entregado combatientes heridos, lo que está indicando que no son errores circunstanciales las entregas, sino políticas de Estado acordadas entre ambas naciones. Es a esto que sí es muy grave, que debe responder el presidente, explicar con claridad si seguirá o no entregando a los colombianos reclamados por el gobierno de las inmensas tumbas clandestinas.” (25)
http://www.kaosenlared.net/noticia/revolucion-para-serlo-debe-ser-transparente
27) Joaquín Pérez Becerra, ¿error inexcusable o política de Estado? Hugo Gómez (09-05-2011)
28) Chávez colabora con el linchamiento judicial de luchadores colombianos: http://www.kaosenlared.net/noticia/chavez-colabora-linchamiento-judicial-luchadores-colombianos

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los migrantes son seres humanos; los delincuentes son los gobiernos que los persiguen y aprisionan

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Policías estatales y municipales aseguraron a 513 migrantes de Centro América, el Caribe y Asia que eran transportados en dos tráilers y detuvieron a dos personas que los trasladaban, informaron fuentes oficiales. Les dieron alcance en Tuxtla Gutiérrez asegurando un tractocamión con placas de circulación 969AK5, conducido por Jesús Margarito Pérez Hernández, originario de Comitán, quien fue detenido junto con su acompañante, Armando Pérez Hernández, de San Cristóbal de Las Casas. Precisaron que en esta unidad viajaban 273 personas –175 hombres, 32 mujeres y cuatro menores– de origen salvadoreño, ecuatoriano, chino y japonés. En otro camión viajaban 240 personas, originarios de Guatemala, El Salvador, Ecuador, India, Nepal, Honduras y República Dominicana. ¿Será el gobierno de México tan criminal como el de EEUU?.

2. Conocida la profunda corrupción que existe entre los altos y medios funcionarios de migración mexicanos, es obligatorio preguntar lo que harán con esos detenidos. Lo humanamente correcto es que las autoridades mexicanas los lleven a la frontera con EEUU, tal como se proponían, o devolverles el dinero que han gastado e invertido y regresarlos gratuitamente a la frontera sur. ¿Por qué el corrupto gobierno mexicano le hace el trabajo sucio y criminal de vigilancia y represión al gobierno de EEUU? ¿Son los migrantes los culpables de la miseria y el hambre que sufren junto a sus familias, o son sus malditos gobiernos los cómplices de los gobiernos de EEUU en la explotación y el saqueo de esos países miserables? La falta de empleos no es culpa de los migrantes, sino de la explotación imperial y los gobiernos cómplices en el saqueo de riquezas.

3. Servir y atender a estos seres humanos migrantes, hambrientos y desesperados –sobre todo de otros países- debe ser una obligación de los gobernantes. Si no se quiere más migrantes hambrientos en busca de trabajo, deben crearse en cada país los empleos que la población necesita y si los funestos gobiernos no tienen capacidad para hacerlo tienen la obligación de ayudar a sus migrantes en los países donde estén. Más de 600 mil mexicanos cruzan la frontera norte cada año hacia los EEUU porque los gobiernos de México en vez de crear plazas de trabajo cada año el desempleo se hace mucho más grande. Son varios miles los que han perdido la vida ahogados en el río, por cansancio en el desierto, por asesinatos de la migra o en las cárceles del imperio. ¿Son estos “braceros” los culpables de lo que les sucede o son los funestos gobiernos?

4. ¿Por qué los migrantes hacia EEUU son mexicanos, guatemaltecos, hondureños, salvadoreños, dominicanos, incluso de Nepal y la India? En primer lugar porque Centro y Sur América fueron, desde principios del siglo XIX, desde que América logró su independencia de España, comenzó a ser invadida por los EEUU. ¿Puede olvidarse la Doctrina Monroe, la Enmienda Platt, el Destino Manifiesto, los Tratados de Guadalupe Hidalgo, el control del Canal de Panamá, Guantánamo, el Plan Colombia, la Iniciativa Mérida, y cientos de acuerdos en los que los gobiernos de EEUU impusieron a cientos de países sus condiciones. ¿Cómo hubiesen podido los países de América, Asia, África desarrollarse se manera independiente, disponer de sus recursos naturales, desarrollar sus economía y su comercio, si llevan dos siglos sometidos a los EEUU?

5. Los tontitos, los un poquito retrasados, suelen decir que los EEUU no nos obligaron a pedir préstamos y endeudarnos, que no le pusieron el arma en la cabeza para que nuestros gobiernos sean corruptos, que no nos ponen frente a la caja loca a ver sus programas televisivos ni frente a las pantallas grandes para ver sus películas. ¿Puede olvidarse que ante el saqueo del país hay que pedir préstamos y pagar intereses que llegan a ser superiores al capital prestado? ¿Puede olvidarse que a mayor cantidad de gobiernos corruptos los yanquis son más poderosos y que los EEUU controlan el 90 por ciento de las agencias informativas que controlan la formación de la conciencia de Latinoamérica? No sólo nos han puesto una pistola en la cabeza sino que amenazan con invasiones y bombardeos a todos los países de África, Asia y América Latina.

6. En muchos países de América Latina en vez de crearse los empleos necesarios (millón 300 mil anuales en México) se crea la tercera o la quinta parte. En México 300 o 400 mil se crean cada año y un millón tiene que ocuparse como vendedor callejero, realizar algún miserable trabajo informal, convertirse en limosnero o irse a los EEUU como “bracero”, es decir, que vende sus brazos. Mientras tanto el presupuesto público anual está comprometido con el pago de grandes intereses por deuda externa, con pago de intereses de deuda interna, con pago por rescates a inversionistas fracasados; pero sobre todo con el pago de salarios de funcionarios que cobran salarios 400 veces superiores a de los trabajadores. ¿Cómo crear empleos si ya todo el presupuesto anual está comprometido? Por eso el apoyo a los migrantes en México y países explotados, debe ser total.

7. Se ha propagado mucho que la señora Cecilia Romero –la recién cesada en la dirección general de migración- debería estar en la cárcel y no en la secretaría general del Partido Acción Nacional (PAN) La realidad es que si ella se fuera a la cárcel también deberían irse la familia Fox, muchos funcionarios de Calderón y el presidente mismo. En estos días se ha estado hablando de que habrá una limpia en Migración y que incluso muchos funcionarios han declarado. Sin embargo la realidad es que todo eso es una cortina de humo para tapar con mayor efectividad la gran corrupción del gobierno mexicano y de otros gobiernos del sur. Lo importante de lo que sucede es que no sabemos si esa mayor complicación que se registra entre seres humanos traerá en el futuro una gran cantidad de relaciones y contactos que lleven a rebeliones liberadoras.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El G20 se reúne en Buenos Aires

Julio C. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)

Entre el 18 y 19 de mayo de 2011 habrá reunión de ministros de Economía del G20 en Buenos Aires (1). El tema central del cónclave remite al crecimiento de los precios de los alimentos y de las materias primas en general, de las comodities. Es un tema clave para la Argentina y los países exportadores de materias primas, entre ellos la región latinoamericana y caribeña. Nuestra región, como en el origen del capitalismo, vuelve a ser funcional a las necesidades del régimen mundial del capital. América latina y el Caribe resulta proveedor de recursos naturales y materias primas en la división internacional contemporánea.

La preocupación por el precio de los alimentos no remite solamente a una cuestión económica, de inflación mundial o carestía de la vida, sino principalmente a preocupaciones políticas, de protestas y rebeliones populares. Recordemos que la conmoción social en el norte de África desde principio de año se asocia al encarecimiento del trigo y del pan, al hambre y al hartazgo de las restricciones de la población empobrecida. Un cuadro de situación que puede ser más complejo aún con la agudización de los problemas sociales derivados de la crisis mundial. A comienzos de año y producto de los precios en alza de los alimentos el propio Banco Mundial denunció nuevos 44 millones de hambrientos, situación a potenciar si se mantiene la tendencia actual.

Cuando se piensa en el funcionamiento de la economía, debe pensarse en términos de satisfacción de las necesidades sociales, que es el límite de las “racionalidades” que a veces la política le demanda a los actores sociales más desprotegidos. Estos son los que conviven con la insatisfacción de observar como una minoría de elevada capacidad de consumo completa las localidades del entretenimiento comercial, las reservas de hoteles y restaurantes; los destinos turísticos, tal como ocurre por estas horas en nuestro país; mientras una mayoría importante sobrevive con bajos recursos económicos provenientes de subsidios estatales o ingresos flexibilizados.

Comentario al margen sobre el tema, como al paso, la Bolsa de Valores de Buenos Aires verifica la bonanza de las empresas ante la presentación de sus balances, con importantes ganancias de la banca (2), más por cobro de servicios que por intermediación financiera (resulta más negocio prestarle al Estado que a los privados). Desde otro ángulo, convive el reclamo por mejoras salariales y múltiples demandas de sectores empobrecidos, sea vivienda, empleo o tierra, tal el caso de los pueblos originarios o pequeños productores del campo.

Ese contraste de ingresos tiene su imagen global con el titular del FMI detenido en Nueva York por ataque sexual a una camarera del hotel donde estaba hospedado, o sus paseos en un lujoso Porsche en plena disputa como candidato socialista a la presidencia de Francia. Dominique Strauss Kahn es visto como un progresista en el FMI, que favorece políticas de intervención estatal para el salvataje del capitalismo, tal como lo destaca el Nobel de Economía Stiglitz (3). No es que nos preocupe la conducta personal del Jefe del FMI, sino el intento de lavada de cara al organismo internacional, que propician socialdemócratas y encumbrados teóricos del nuevo tiempo, críticos del pasado reciente neoliberal y apenas reformadores del orden vigente. La hegemonía en política económica actual sugiere la intervención estatal para el salvataje capitalista ante la crisis de la economía mundial.

Se discute qué hacer

La preocupación del G20 pasa por la continuidad de la crisis mundial y las protestas sociales emergentes. Dicho a días de la gran movilización popular en Grecia, donde crecen temores de una “pateada del tablero” en el marco de la Unión Europea.

Uno de los consejos que suena sobre Grecia es la solución argentina del 2001: no pagar la deuda, salir de la convertibilidad a que la somete el euro y devaluar, y de ese modo buscar competitividad en el marco del capitalismo global, algo que debiera discutirse, puesto que la competitividad puede lograrse a costa de reproducir de otra manera el empobrecimiento de la población.

La competitividad industrial o agraria no asegura calidad de vida al conjunto de la población.

Si miramos el caso argentino, el boom agrario no impacta en calidad alimentaria de la población; ni el boom minero representa un mejor vínculo con la naturaleza; ni el boom de la construcción resuelve los problemas de la vivienda popular, y menos el boom automotor el déficit del transporte público y la necesidad de movimiento y tránsito de la mayoría social.

Sabemos que el G20 se entronizó como el ámbito de seguimiento de la crisis mundial, y preocupa la ralentización del crecimiento económico en los principales países capitalistas. Estados Unidos solo creció el 1,8% en el primer trimestre del 2011, contra el 2,9% promedio del 2010, y antes con tasas negativas en 2008 y 2009, que venían de escuálidos valores en 2006 y especialmente en 2007. La crisis continúa y se agrava por mantenerse elevado el desempleo, por más que el gobierno de Obama sigue gastando todo lo que se considera necesario (entre otros el gasto militar) y la Reserva Federal (símil del BCRA) continúa con su política de compra masiva de bonos del tesoro (facilitaciones cuantitativas según Kenneth Rogoff (4) en La Nación; o alivio cuantitativo según Joseph Stiglitz en Clarín (5)), constituyéndose en uno de los prestamistas (inversores) privilegiados del fisco estadounidense. Algo similar ocurre con el BCRA que se constituye en el principal comprador de dólares para sostener una cotización del tipo de cambio que lo haga competitivo para las exportaciones argentinas.

La reunión del G20 se hará en Buenos Aires los próximos 18 y 19 de mayo y se concentrará en las presiones de los países capitalistas desarrollados para “racionalizar” la evolución de los precios de las materias primas, especialmente de los alimentos. Los países enriquecidos le solicitaran a los que vienen “desde atrás” (emergentes (6) en la jerga de los organismos internacionales) que sean racionales e intervengan para bajar los precios de sus productos de exportación. La respuesta de las autoridades argentinas, en asociación con otras delegaciones de países proveedores de materias primas se concentra en la defensa de las “soberanías productivas”, lo que supone contemplar los intereses de los grupos transnacionales que dominan esa producción, en el caso local, las transnacionales de la biotecnología y la alimentación, algunos de los cuales están siendo sancionados por evasión fiscal, caso de las grandes empresas de cereales.

El argumento de las autoridades argentinas es que el crecimiento importante en el sur del mundo eleva la demanda de alimentos y materias primas en general, con lo que hace falta estimular es la oferta de bienes, de la producción, e insistamos, se debe discutir qué tipo de producción es la que se debe promover, bajo que parámetros productivos, condiciones de empleo y trabajo y para satisfacer que demandas sociales. No es lo mismo organizar la producción extensiva de monocultivo para la exportación (pensemos en la soja), que generar una amplia red de agricultura familiar para resolver necesidades locales y regionales de una integración alternativa con miras a potenciar la soberanía alimentaria de los pueblos. Se puede coincidir en que hace falta aumentar la oferta de alimentos, sí, pero siendo consciente que hoy la producción agraria se desvía para la producción energética y es fuente de especulación de derivados y futuros que elevan artificialmente el precio de los alimentos. Se trata de pensar en modificar el modelo productivo y de desarrollo y no solo defender “lo que hay”.

Cada quien hace su juego en el G20. Estados Unidos interviene para frenar el impacto de la crisis en sus empresas y territorio, cuando el dólar se deteriora contra el precio del sustituto de las monedas, el oro, que continúa subiendo, igual que las comodities, y especialmente los alimentos. El mercado financiero mundial camina por el sendero de la especulación. La crisis promueve la fuga hacia el dinero, sea la especulación en oro o en alimentos. Los sectores privados en el capitalismo desarrollado no invierten en el sistema financiero con tasas tendiendo a cero, por lo que migran a la especulación. Es lo que sugiere Rogoff en su artículo de La Nación, destacando la intervención estatal y de la Reserva Federal de Estados Unidos.

¿Por qué no suben la tasa de interés en Estados Unidos? Temen a la inflación, a la recesión y al desempleo, los tres aspectos que no terminan de resolver con gran déficit fiscal, producto de la intervención estatal para el salvataje. Ben Bernanke, titular de la Reserva Federal, acusa a China y otros “emergentes” de crecimiento rápido por los precios elevados de las materias primas y la inflación mundial por políticas monetarias laxas (piden restricción a la emisión, algo así como la convertibilidad, limitar la circulación de moneda y el ajuste) y tipos de cambio rígido (se presiona a China para apreciar su moneda, al estilo de Brasil respecto de Argentina).

Si se le hace caso a la Reserva Federal, se afectaría el desarrollo industrial por pérdida de competitividad. Existen reflexiones en Brasil que critican la política de apreciación de su moneda. En Grecia se plantea la solución local de la devaluación, lo que supone salir del cepo que impone el Euro. El salvataje supone la intervención estatal. La vos de orden es que hay que intervenir en el mercado, y entre otras cuestiones, para sostener el tipo de cambio, lo que hizo estos días el gobierno argentino, batiendo récord de compras de dólares. Producto de la cosecha récord, ingresan muchos dólares, y si no hay comprador el precio de la divisa baja, entonces, el Estado es el gran comprador, con un saldo de más de 52.000 millones en reservas internacionales, y luego, para esterilizar los pesos emitidos, se emite deuda del BCRA (alcanza los 100.000 millones de pesos, casi la mitad de las reservas internacionales) cuyo costo debe cancelarse restringiendo parte del presupuesto para uso social, agravando la hipoteca del endeudamiento público más allá de la mentada política de desendeudamiento.

Pensar alternativamente

Todo lo dicho nos lleva a otros interrogantes. ¿Se trata de defender cualquier industria? ¿Promover la competitividad solo vía tipo de cambio? ¿Qué inversiones son las que se deben fomentar para asegurar soberanía alimentaria, energética o financiera?

No solo interrogarnos, sino actuar en el camino que sugieren algunas acciones en curso en la región. Por estas horas se anuncia la inauguración de una planta de almacenamiento de combustibles en El Salvador. Es un emprendimiento conjunto entre Petróleos de Venezuela (PDVSA) y una empresa formada por 58 alcaldías gobernadas por el Farabundo Martí de Liberación Nacional. La planta lleva el nombre del líder histórico del FMLN, Schafick Handal y se propone intervenir en el 40% del abastecimiento de combustibles del país.

Es una demostración que puede pensarse en un orden alternativo al de la dominación transnacional. Que puede pensarse en la cooperación sur-sur para un desarrollo alternativo y que potencie las ventajas relativas de cada uno de nuestros países, petróleo e hidrocarburos en Venezuela, Bolivia o Ecuador; agricultura y alimentos en Uruguay, Brasil, Paraguay y Argentina. Entre otras consideraciones debe pensarse en la gran liquidez existente en nuestros países para pensar en las finanzas soberanas, algo que imaginábamos con el Banco del Sur, demorado en estas horas por los gobiernos de la región.

De lo que se trata es de aguzar el ingenio para pensar alternativamente y no solo defender lo que existe, aún bajo la tentación que supone la lógica del crecimiento macroeconómico. No siempre es bueno crecer, siempre hace falta determinar quiénes son los beneficiarios y perjudicados de cada ciclo económico. Por eso, si algo hace falta modificar, es precisamente la ecuación de sujetos que aprovechan y apropian los resultados del orden económico.

Notas:
1) El G20 está integrado por la Unión Europea, el G8 (Estados Unidos, Canadá, Japón, Alemania, Reino Unido, Italia, Francia y Rusia), Corea del Sur, Argentina, Australia, Brasil, China, India, Indonesia, México, Arabia Saudí, Sudáfrica y Turquía.
2) Puede leerse en La Nación “…las empresas terminaron de presentar sus balances del primer trimestre del año. En líneas generales mostraron fuertes incrementos en sus ganancias y los aumentos de costos no lograron erosionar los márgenes, algo que desvelaba a los analistas. Los bancos brillaron y sobresalieron del resto.” En La Nación on line del 15/05/2011, sección finanzas, “La bolsa aguarda decisiones políticas”.
3) Joseph E. Stiglitz, “Un oportuno viraje del FMI”. En Clarín iEco (suplemento de economía de Clarín), página 5, del 15/5/11.
4) Kenneth Rogoff, “Estados Unidos tendrá que subir las tasas en 2012 y todo cambiará”. La Nación, 15/05/11.
5) Ib.
6) Emergentes porque son visibilizados por los inversores internacionales. Son los países que emergen para ser considerados destino de inversiones rentables. Muy lejos de otras clasificaciones antiguas, como países en desarrollo o en vías de desarrollo, que daban la imagen del desarrollo como objetivo lograble. Ni hablar de la calificación de países dependientes que motivaba el objetivo de la independencia, de la liberación nacional y social.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El sentido de un voto por la izquierda

.

En Argentina habrá una sucesión de elecciones en los próximos meses. Ya han comenzado los comicios escalonados en las provincias (Catamarca, Chubut, Salta), que culminarán con la elección presidencial. Octubre será el punto final de un intenso proceso político. Este desenvolvimiento incluirá comicios de gran visibilidad en la Capital Federal (julio), que seguramente darán lugar a una segunda vuelta. Posteriormente habrá elecciones internas obligatorias (agosto) que operarán como un filtro de proscripción. Los partidos que no reúnan el alto piso de adhesiones requerido por la nueva ley quedarán fuera de la carrera electoral.

Es previsible una alta concurrencia a las urnas, puesto que el voto ha recuperado cierto prestigio, en un marco de creciente participación y revalorización de la política. Hasta ahora se perfilan varios candidatos de la derecha, distintas variantes del oficialismo, algunas opciones de la centroizquierda y un frente de izquierda.
1
Quienes participamos en la militancia, en los movimientos sociales y en la vida intelectual desde el campo de la izquierda debemos fijar posición pública frente a este proceso electoral. Algunos compañeros consideran conveniente mantener una actitud de abstención, recordando la función de protesta que tuvo esta postura en distintas oportunidades de las últimas décadas. No perciben que esa conducta ha perdido el sentido que tuvo hace algunos años. La indiferencia ante los comicios o el voto en blanco -como forma de reacción ante el opresivo orden vigente- no sólo ha decrecido, sino que carece en la actualidad de significado político. La abstención no constituye un síntoma de protesta, ni alimenta el desenvolvimiento de los movimientos sociales. Va a contramano del despertar político de los jóvenes, que buscan canales políticos para procesar sus demandas e inquietudes. Soslayar la intervención electoral en estos momentos conduce al auto-aislamiento.

Muchos compañeros coinciden con este diagnóstico, pero estiman que la oferta electoral existente no da cabida a nuevos proyectos de construcción emancipatoria. Por esta razón se inclinan por un voto personal, testimonial o incluso por un mensaje “programático” adosado a alguna boleta. Hay ya demasiadas evidencias que estas posturas no abren ningún camino de acción política efectiva. Son manifestaciones individuales que no permiten desenvolver experiencias reales. Limitarse a votar silenciosamente, reivindicando de hecho el “secreto de esa decisión” es una actitud opuesta al compromiso público y a la participación abierta, que siempre promovemos desde la izquierda.

Hay que comprender que optar por un candidato no implica el aval completo a su partido, a su programa o a su trayectoria. Simplemente define un campo de intervención, basado en el rechazo absoluto a ciertos espacios y el compromiso con otros. Partiendo de esta necesidad de participar en la batalla electoral: ¿Cuáles son las opciones en juego?
2
El escenario actual incluye varias expresiones de la derecha, que obviamente constituyen el principal antagonista de la izquierda. Es importante definir quiénes son sus exponentes. Algunos compañeros piensan que los reaccionarios están repartidos en todo el espectro dominante y no pueden ser individualizados. Estiman que la derecha no existe como configuración propia, otros suponen que es una creación ficticia, que irrumpe en las coyunturas electorales para generar falsas polarizaciones. Estas caracterizaciones nos parecen erradas.

La derecha existe como fuerza con sus líderes y proyectos. Postula implementar en el país la misma política que llevan a cabo Santos en Colombia, Piñera en Chile o Calderón en México. Expresa directamente los intereses del imperialismo y pretende restaurar la política económica neoliberal para retomar las privatizaciones y la apertura comercial. Sus objetivos salieron a la superficie cuándo exigió bajar las retenciones o pagar la deuda externa con ajuste presupuestario y cuando se opuso a la nacionalización de las AFJP. Busca recortar los derechos democráticos, anular los juicios a los genocidas y generalizar la mano dura contra las manifestaciones populares. Aspira a reducir la edad de imputabilidad para perseguir a la juventud empobrecida. Sus voceros son empleados directos de la prensa hegemónica.

Se oponen a cualquier democratización de los medios de comunicación y actúan como agentes de la Iglesia y la educación privada. Esta corriente no logró hasta ahora construir una alternativa electoral significativa, pero tiene en reserva a Macri, Olmedo, Duhalde, Solá, Rodríguez Saa o De Narváez. Cuenta con muchos exponentes en el PRO, en el PJ Federal, en la UCR y en la Coalición Cívica. Estos candidatos se ubican en las antípodas de cualquier acción de la izquierda. Pero es importante registrar que sus exponentes no anidan sólo dentro del arco opositor.
Existen numerosos representantes de la derecha al interior de la coalición oficialista. Esta presencia es ocultada o justificada por muchos simpatizantes del gobierno que enarbolan banderas progresistas. Evitan hablar de los gobernadores provinciales o los barones del conurbano que sostienen a CFK a escala nacional y regional para garantizar en sus feudos la continuidad de las políticas neoconservadoras.

Sostienen la minería depredadora en San Juan, refuerzan los viejos privilegios de la oligarquía en Salta, reivindican a los Saadi en Catamarca, expulsan a los pequeños productores campesinos en Chaco, reprimen a los pueblos originarios en Formosa, encabezan los escándalos de corrupción en Córdoba y apuntalan en La Rioja la alianza de Menem con el oficialismo.

Muchos seguidores del gobierno reconocen estos hechos pero estiman que resulta necesario acordar con los caudillos, para asegurar la “gobernabilidad del país” y ganar hegemonía para sostener la orientación progresista del kirchnerismo puro. Pero con estos compromisos se condiciona el perfil de toda la administración, se terminan consolidando las ganancias multimillonarias de las empresas extranjeras y los fraudes de las elites provinciales, a costa de toda la población. No son acuerdos inofensivos. Perpetúan el poder de las pequeñas minorías y la pobreza estructural de quienes padecen la desnutrición y la compulsión a emigrar. La defensa de un proyecto progresista es totalmente incompatible con el voto a estos gobernadores K. Quienes afirman que ese sostén permite “acompañar al gobierno” manteniendo los principios progresistas niegan o desestiman lo evidente.

El alineamiento junto al oficialismo no solo fortalece esas estructuras del poder, sino que incluso conduce a ciertos intelectuales a adoptar actitudes macartistas en los momentos de choque con la combativa militancia de la izquierda. En esas circunstancias se repite el discurso oficial que culpabiliza a las víctimas y denigra la lucha de las corrientes antiburocráticas.

3
Hasta ahora CFK encabeza todas las encuestas y se perfila como la ganadora de octubre. Este dato confirma que el gobierno ha recuperado adhesión, como resultado de tres procesos: el crecimiento económico, la convalidación de ciertas conquistas sociales y democráticas y el fracaso de sus adversarios derechistas. El mantenimiento de un alto nivel de actividad económica obedece al contexto internacional favorable, a las políticas económicas expansivas y al marco de alta rentabilidad que legó la crisis del 2001. El gobierno ha intervenido activamente en la gestación de este contexto. Su política permite apuntalar la reconstitución del poder de las clases dominantes y la generación de un nivel de ganancias inéditas para los grupos capitalistas. Este sostén oficial favorece más los enormes lucros patronales que las inversiones genuinas o el “esfuerzo del sector privado”. Pero al mismo tiempo ha mejorado los ingresos de diversas franjas de los trabajadores y sectores populares.

Los opositores derechistas no supieron construir su propia alternativa y han quedado pulverizados al cabo de dos años de exitoso contraataque oficialista. Un aspecto central de esa contraofensiva fue el otorgamiento de mejoras en el terreno social (aumentos salariales, negociación colectiva, jubilaciones sin aportes, asignación universal, ampliación del empleo público), junto a significativos avances en el campo democrático (juicio y encarcelamiento a los genocidas, ley de medios, matrimonio igualitario y violencia de género, derecho a manifestar con menor represión).
Los defensores del voto al gobierno desde una óptica progresista convocan a “profundizar” estas conquistas, como si estas mejoras constituyeran la esencia de la gestión actual. Desestiman la total desproporción que existe entre las ganancias extraordinarias logradas por los grupos capitalistas con el gran crecimiento económico y el limitado avance obtenido en el salario y el empleo de los trabajadores. Estos logros coexisten con la perpetuación de una desigualdad social que recicla la miseria y la informalidad laboral.

Un voto de izquierda no debe convalidar un modelo económico asentado en las exportaciones agrarias primarizadoras, la ausencia de reformas fiscales progresivas, el vaciamiento del petróleo, la destrucción de los ferrocarriles, la enajenación de los recursos naturales y el veto del 82% a los jubilados. Hay que buscar caminos para impulsar otro proyecto con orientación anticapitalista, cuestionando el curso actual que mantiene la polarización social y bloquea estructuralmente la redistribución de los ingresos.

Muchos sectores del progresismo gubernamental reconocen estas limitaciones. Afirman que “todavía falta mucho” y que se debe “mejorar el proyecto desde adentro”. Proponen crear alineamientos autónomos con candidaturas propias en el marco de la colectora oficial. Esta inserción dentro de la coalición gubernamental obliga a aceptar todas las imposiciones de la presidencia. Es un cheque en blanco que impide promover cualquier iniciativa sin bendiciones de la Casa Rosada. Por ese camino, en lugar de forjar una corriente progresista se termina aceptando la disciplina al mandato oficial. Este alineamiento se tornará más exigente en un segundo mandato, estructurado en torno a pactos sociales de contención de las demandas salariales.

El enaltecimiento acrítico de la figura presidencial puede acarrear graves consecuencias en el futuro. El peronismo arrastra una larga historia de verticalismo y exigencias de subordinación ciega a la jefatura presidencial, que muchos progresistas prefieren ignorar. Este sometimiento implica, además, coexistir con los viejos punteros del justicialismo que ejercen el mando sobre el aparato de los barones del Conurbano. Tan dañino también es el obligado sostén de la burocracia sindical. Este sector ha contado hasta ahora con un apoyo desde el riñón del Estado para financiar patotas, agredir militantes y solventar un sindicalismo empresarial, que permite a los jerarcas enriquecerse sin rendir cuentas a nadie. El alineamiento junto al oficialismo fortalece esas estructuras del poder.
4
No alcanza con enunciar estos problemas. La coyuntura actual está signada por grandes simpatías hacia el gobierno. La mayoría de la población no desconoce la continuidad de la desigualdad social, el drama de la tercerización, la ausencia de planes de vivienda, la segmentación entre educación privada de lujo y enseñanza pública degradada. Pero tienen muy fresco todos los desastres precedentes del gobierno de la Alianza y su hecatombe final. La década menemista es vista, además, como la antítesis del curso actual. En comparación al desmoronamiento que vivió el país a principios de la década, la realidad presente es percibida como algo más soportable. Por otra parte, las relativas mejoras que se han obtenido influyen en la actitud electoral. Es indispensable tomar en cuenta este contexto, a la hora de exponer las propuestas que alentamos desde la izquierda.

Nuestra crítica debe estar centrada en la insuficiencia, las limitaciones y el carácter inestable de los avances logrados y no en su desconocimiento. Se trata de conquistas logradas por el movimiento popular, que solo podrán desarrollarse y sostenerse en el tiempo, si se construye una fuerza política de izquierda realmente independiente. El oposicionismo ciego oculta muchas veces incapacidad política, por el contrario reconocer lo obtenido como un eco tardío de la gran rebelión del 2001 y de la intensidad posterior de las huelgas y los piquetes permite dialogar con las más amplias masas con criterio de realidad.



5
La centroizquierda de Proyecto Sur se ubicó inicialmente en una perspectiva de cuestionamiento al gobierno desde posiciones progresistas. Luego de capturar un importante electorado de la Capital Federal denunció los compromisos del gobierno con los gobernadores derechistas y cuestionó a la burocracia. Criticó acertadamente el saqueo de la minería y el petróleo, el desmantelamiento de los ferrocarriles o el silenciamiento de cualquier investigación de la deuda externa. Con esa postura se arremetió contra los turbios negocios de los “capitalistas amigos” en la concesión de la obra pública, contra el manejo de los servicios públicos privatizados, la ausencia de auditorías en la ANSES y la destrucción del INDEC. Estos planteos permitieron concurrir por ejemplo a la elección de Catamarca con un reclamo contra las mineras.

Pero una fuerza política no queda simplemente definida por las propuestas que propaga. Hay que juzgar cómo piensa instrumentarlas en la práctica y aquí apareció una seria contradicción con las alianzas establecidas con exponentes de la política tradicional. Estos acuerdos imposibilitarían concretar los objetivos progresistas. Primero hubo coqueteos con el Grupo A y luego una sucesión de discursos muy semejantes a la retórica que propaga la derecha. Esta actitud retomó la ambigüedad, el silencio o la asociación con los sojeros que se observó durante el conflicto del agro.
Proyecto Sur planteó una propuesta atractiva: romper el bipartidismo radical-justicialista, forjando una tercera opción. Propuso alejarse de la degradación política que se ha impuesto en los aparatos que manejan a la UCR y al PJ. Esta iniciativa -que despertó gran entusiasmo- se ha diluido con la práctica política del último año. En lugar de trabajar por una tercera formación real comenzaron las negociaciones con diversas figuras (Juez, Stolbizer, Binner) que no difieren sustancialmente del denostado bipartidismo. Es importante notar cómo el discurso tradicional del radicalismo ha penetrado en el perfil público de Solanas

Estos coqueteos con la derecha bloquean la construcción de una opción progresista. La principal crítica de este espacio al gobierno es su “desapego de la institucionalidad” y su “desconocimiento de las normas constitucionales”. Aquí se omite que todos los gobiernos capitalistas vulneran esas reglas para favorecer a los dueños del poder económico. Por otra parte los discursos exclusivamente centrados en la denuncia de la corrupción se asemejan mucho a la vacua retórica que desplegó la Alianza contra el menemismo. Estos mensajes se mantienen dentro de la órbita liberal y recrean los viejos prejuicios regresivos contra la política. Además, cuestionan al oficialismo desde una trinchera muy afín a la campaña sucia que desenvuelve Clarín contra el gobierno.

Proyecto Sur propone emular a las administraciones más conservadoras de los países vecinos. Al reivindicar a Dilma y Lula o a Tabaré y Múgica como los caminos a seguir se promueven de hecho políticas de mayor preservación del status quo, especialmente en el terreno social y de los derechos humanos.

Hay un gran trecho para recorrer junto a la centroizquierda. Quienes propiciamos proyectos anticapitalistas y defendemos las banderas de la emancipación socialista tenemos que hacerlo desde la construcción de nuestra propia fuerza política.
6
Caracterizar a la derecha, al gobierno y a la centroizquierda es imprescindible frente a la secuencia electoral de los próximos meses, que seguramente incluirá situaciones de ballotage entre esas fuerzas. Resulta conveniente considerar desde ahora la actitud que se asumiría frente a estas situaciones. Las probabilidades de esa segunda vuelta son inciertas a nivel nacional pero constituirán el dato central de las elecciones en la Capital. ¿Qué actitud adoptar frente a una situación de ese tipo?

Algunos compañeros consideran que “todos los candidatos burgueses son lo mismo y hay que rechazarlos por igual”. Esta posición es equivocada. Presupone que al movimiento popular le resulta totalmente indiferente el resultado de una disputa entre candidatos reaccionarios y progresistas. Se ignora que ese desenlace incide directamente sobre la existencia de condiciones más propicias o adversas para la lucha popular. En los casos más extremos ese neutralismo abstracto conduce en otros países de la región a la abstención en los choques que tienen Evo Morales o Chávez con la derecha. Por las mismas razones que la izquierda no aplica habitualmente estos criterios de indiferencia en la lucha sindical contra la burocracia, o en su participación en organizaciones sociales, hay que evitarlos en una definición importante del ballotage.
7
La izquierda no tuvo relevancia electoral en los últimos años. Hubo varias experiencias frustrantes en la gestación de frentes y en la selección de líderes con proyección popular. Prevaleció la dispersión y la presentación de una variedad de partidos, sin ninguna incidencia en los resultados. Este panorama condujo a una sistemática descalificación de la izquierda y a su habitual presentación como un sector insignificante de la vida política. Esta fragilidad electoral ha brindado una imagen distorsionada del peso real que tiene la izquierda, partidaria y no partidaria, como fuerza política y social en las organizaciones populares, en los sindicatos, en la cultura o la universidad. No refleja la capacidad de movilización en la calle y su rol en las demandas populares.

Las limitaciones en el plano electoral han reflejado las mismas dificultades que tuvo la izquierda en la última década, para transformar la rebelión del 2001 en fuerza política organizada. Esa sublevación no dio lugar al surgimiento de la opción masiva que se habría podido forjar en aquellas condiciones excepcionales. Esta frustración obedece a problemas internos de larga data para traducir la esforzada militancia cotidiana en avances visibles. Las conductas sectarias, el dogmatismo, las tradiciones aislacionistas, el apego a la auto-proclamación y el culto al aparato han sido determinantes de este fracaso. Este comportamiento genera a su vez conductas reactivas de rechazo a cualquier organización, junto a una gran ilusión asamblearia y el rechazo en nombre de la autonomía a la participación política activa.

Para construir una izquierda que efectivamente erosione el sistema de dominación hay que romper ese círculo vicioso. Pero ninguna de estas limitaciones anula un dato básico: la izquierda reúne una importante porción de los luchadores actuales, que se ubican en la primera fila de las demandas sociales y ponen el cuerpo en la batalla contra las patotas, como lo demostró el asesinato de Mariano Ferreira.

8
La posibilidad de transformar esa combatividad en un salto político está nuevamente abierta y las próximas elecciones constituyen una oportunidad para avanzar hacia ese objetivo. La conformación del frente electoral FIT -más allá de las críticas a los partidos que lo componen, la forma cerrada en que se ha conformado y su presentación como un hecho consumado- podría constituir un punto de partida de ese proceso.
Después de tantos años de concurrencias solitarias y disputas sin sentido entre candidatos del mismo conglomerado se ha dado un paso unitario. Este hecho surgió por el imperativo creado por una amenaza oficial de expulsar a la izquierda del escenario electoral. Paradójicamente ese peligro logró disipar abruptamente todas las divergencias de programas y candidatos que impedían la concreción de un frente. Se ha logrado así un hecho importante que podría colocar en los próximos meses la voz de la izquierda en el centro de la escena política. El gran desafío radica en definir como se utilizará ese espacio.

9
La principal batalla que deberá encarar el frente es la interna abierta de agosto, que por acuerdo de los partidos mayoritarios han impuesto para restaurar el bipartidismo. La lucha contra este filtro es una acción democrática central que hasta el momento la inmensa mayoría de la población ignora por completo. El Estado no solo interfiere en la vida interna de los partidos, sino que impone restrictivas cláusulas de funcionamiento, que en el caso de la izquierda apuntan a borrarla del mapa electoral. Dada la enorme sensibilidad democrática que existe en el país y el generalizado rebrote de politización, el intento de proscripción podría generar una inesperada reacción que vigorizaría a la izquierda. La batalla por conseguir los más de 300.000 concurrentes a la interna y la campaña por asegurar su presencia electoral es una batalla por ganar. El éxito generaría un hecho político de enorme envergadura y crearía un importantísimo piso electoral para octubre. Para nosotros el apuntalamiento de esta campaña es una actividad prioritaria.
Pero el FIT puede abrir también un proceso político que supere el solo objetivo electoral, si crea las bases para gestar una real confluencia de toda la izquierda. Algunos partidos han quedado afuera, otros se mantienen en distintas alianzas y muchas organizaciones, corrientes, personalidades y militantes se mantienen reacios. Buscar las convergencias y la progresiva ampliación del frente le otorgaría otra proyección a ese acuerdo. Las internas obligatorias podrían ser aprovechadas, por ejemplo, para organizar distintas formas de participación y de debates con pluralismo de opiniones y una dinámica democrática. Esta variedad de enfoque es un requisito para la confluencia de la izquierda. Los caminos están abiertos para ensayar una experiencia de ese tipo.

10
En esta perspectiva es que consideramos necesario:

a) Participar y llamar a la más amplia participación en las internas abiertas del FIT, con independencia del voto final en octubre, para garantizar su presentación y como forma de cuestionar el carácter proscriptivo de la reforma política.

b) Votar en primera vuelta a los candidatos del FIT, apostando a lograr la presencia de legisladores y diputados de izquierda. Cualquier logro en este terreno constituirá un hecho positivo.

c) Impulsar el debate sobre la postura a sostener frente eventuales ballotages, tanto a nivel nacional como en capital.

Convertir la interna obligatoria en un éxito de concurrencia y en un pilar de ampliación del frente e introducción de distintas opiniones será un hecho político que puede renovar la esperanza en la izquierda y retomar el sendero de construcción de la fuerza política que necesita el país.
Buenos Aires, mayo 18 de 2011

Claudio Katz / Eduardo Lucita / Jorge Marchini
Integrantes de EDI – Economistas de Izquierda

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...