viernes, 20 de mayo de 2011

"El imperialismo del siglo XXI" (Capítulo I – Parte IV): La teoría clásica del imperialismo

Claudio Katz (especial para ARGENPRESS.info)

La interpretación económica

La caracterización leninista del imperialismo recogía en cuatro terrenos, la visión expuesta por el economista socialdemócrata Hilferding. Retomaba, en primer lugar, la existencia de un viraje general hacia el proteccionismo, iniciado por Gran Bretaña para contrarrestar las amenazas de sus concurrentes.

La vieja potencia marítima se defendía elevando las tarifas aduaneras en sus dominios. Amurallaba su imperio con restricciones al comercio, para limitar las pérdidas ocasionadas por su declinación industrial. Los británicos forjaron primero una federación de colonias (India, África) y luego una asociación de países subordinados (Canadá, Australia, Sudáfrica). (12)

Esta política provocó la inmediata reacción de sus rivales, que instauraron bloques semejantes en sus zonas de influencia (Francia) y aceleraron la creación de regiones protegidas (Alemania). Lenin consideró que este cambio consagraba el pasaje del libre-comercio al proteccionismo y transformaba las disputas acotadas (por el liderazgo exportador), en guerras comerciales entre duros contendientes (atrincherados en fortalezas aduaneras).

El segundo rasgo tomado de Hilferding fue la creciente gravitación de los banqueros, en desmedro de otros sectores capitalistas. Lenin consideraba que los financistas habían dejado atrás su rol de intermediarios, para imponer la subordinación de sus pares del comercio y la industria.

El líder bolchevique resaltaba la aparición de una oligarquía financiera que obtenía enormes lucros con la emisión de títulos, la especulación inmobiliaria y el control de los paquetes accionarios. Consideraba que esta supremacía reforzaba el carácter rentista-usurero de los estados imperiales, frente a un conglomerado de estados-deudores sometidos. Por esta razón definía al imperialismo como una era del capital financiero.

Hilferding había desarrollado esta caracterización para el caso específico del capitalismo alemán. En sus investigaciones describió cómo los bancos controlaron la industria, financiando las operaciones y supervisando los procesos comerciales. Retrató la supremacía que lograron los financistas en todos los circuitos de la acumulación, a través del crédito, el manejo de las sociedades anónimas y la administración de las bolsas. (13)

Lenin se inspiró también en los análisis de la economía inglesa que expuso Hobson. Este estudio resaltaba la nueva preeminencia lograda por las altas finanzas, mediante la recepción de los dividendos generados en el exterior. Este control forjó una plutocracia, que monopolizaba todos los resortes del funcionamiento imperial. (14)

En tercer lugar, Lenin atribuyó las tendencias guerreristas del imperialismo al peso dominante alcanzado por los monopolios. Consideraba que esa preeminencia constituía una novedad del período, resultante de la creciente escala de las empresas y la elevada centralización y concentración del capital. Estimaba que este predominio reforzaba la influencia de los carteles, que podían concertar el manejo de los precios mediante acuerdos entre los grandes grupos.

Esta caracterización fue directamente extraída de la investigación de Hilferding, que estudió la organización monopólica de la producción germana. Un puñado de corporaciones entrelazadas con los bancos y orientadas por el estado, controlaba los procesos de formación y administración de los precios.

Lenin expuso algunos comentarios críticos de este estudio y objetó especialmente ciertos presupuestos teóricos sobre el carácter del dinero. Pero estas observaciones no modificaron su aceptación de las tesis monopolistas postuladas por Hilferding.

El cuarto rasgo retomado por el dirigente bolchevique fueron los mecanismos de apropiación externa. Aquí subrayó la preeminencia de la exportación de capitales, como forma de absorber las ganancias extraordinarias gestadas en la periferia. Ilustró las modalidades que adoptaban las inversiones de ultramar (ferrocarriles, minas, irrigación) y detalló cómo multiplicaban el lucro de las grandes empresas.

Esta caracterización se inspiró en la clasificación expuesta por Hilferding, para periodizar la evolución histórica del capitalismo. De una era colonial inicialmente mercantilista (que facilitó la industrialización europea), se había saltado a una expansión manufacturera de las grandes potencias (en torno a los mercados internos). Este desenvolvimiento quedaba ahora superado por la nueva fase de exportación de capitales.

La afinidad de Lenin con el cuadro de proteccionismo, hegemonía financiera, monopolios e inversiones externas retratado por Hilfderding se extendieron también a la teoría de la crisis. El líder ruso nunca desarrolló una versión peculiar de esta problemática y adscribió en general a la interpretación expuesta por el analista alemán. Este pensador asociaba las convulsiones periódicas del sistema, con la irrupción de desproporcionalidades entre las distintas ramas de la economía. A medida que progresaba la acumulación, estas desigualdades salían a la superficie, expresando desequilibrios más profundos de sobre-producción de mercancías o sobre-acumulación de capitales. (15)

A Lenin le interesaba demostrar cómo estos trastornos económicos desembocaban en conflagraciones inter-imperialistas. Analizaba de qué forma cada rasgo productivo, comercial o financiero de la nueva época, acrecentaba las rivalidades dirimidas bajo el fuego de los cañones.

Pero un problema de esta conclusión era su total incompatibilidad con la postura política adoptada por Hilferding, que tomó partido a favor del social-patriotismo. No solo apoyó la participación alemana en la guerra, sino que adoptó actitudes de fuerte compromiso con el belicismo.

Es importante recordar que este economista alemán influyó -al mismo tiempo- sobre Lenin y sobre su oponente Kautsky. Su visión combinaba elementos de crítica al sistema vigente, con una aceptación del “capitalismo organizado” como modalidad predominante. Resaltaba especialmente la evolución hacia formas de planificación concertada, bajo el comando de las grandes corporaciones.

El economista germano estimaba, además, que ese escenario exigía la reversión de las políticas proteccionistas, el librecambismo y el afianzamiento de un largo período de pacificación. La planificación a escala nacional que pronosticaba Hilferding convergía con el diagnóstico de equilibrio ultra-imperial que postulaba Kaustky.

La teoría del imperialismo de Lenin incluía, por lo tanto, una fuerte tensión con su inspirador económico. Las tesis del líder bolchevique se ubicaban en las antípodas del texto adoptado como referencia. Resaltaba las crisis y los desequilibrios, que ese fundamento teórico objetaba. En el plano político ese desencuentro era aún más pronunciado.

Teoría y política

El divorcio de Lenin con Hilferding constituyó la contracara de su reencuentro con Luxemburg. La teoría del imperialismo que postulaba la revolucionaria polaco-alemana se inspiraba en fundamentos económicos distintos a los expuestos por el dirigente ruso. Pero estas divergencias no impidieron la confluencia política en estrategias comunes, frente al pacifismo socialdemócrata.

La metodología desarrollada por Luxemburg difería sustancialmente del abordaje leninista. Intentó deducir la teoría del imperialismo de los textos de Marx, buscando una continuidad directa con el modelo conceptual de “El Capital”. Por esta razón, partió de los esquemas de reproducción ampliada expuestos en el segundo tomo de esa obra, para evaluar cuáles eran los obstáculos que enfrentaba el funcionamiento del sistema a escala internacional, en la nueva época imperialista. (16)

Este intento no llegó a buen puerto, puesto que contenía una confusión básica: los esquemas de Marx estaban concebidos como una mediación abstracta, para clarificar la circulación general del capital. Constituían un paso previo al estudio concreto de la dinámica del sistema. Luxemburg utilizó erróneamente estos razonamientos en forma empírica, para buscar los puntos de asfixia del capitalismo de su época. Indagó el problema por el lado equivocado, al convertir un esquema destinado a visualizar el funcionamiento del sistema, en un modelo de la crisis de este modo de producción.

Pero este infructuoso intento era mucho más fiel al planteo de Marx, que el abordaje ensayado por Lenin. Buscaba establecer los puntos de continuidad y ruptura de la época imperialista con el periodo previo, siguiendo los preceptos de la economía marxista. El teórico bolchevique estudió, en cambio, directamente las características de la nueva etapa utilizando un gran material empírico. Pero no definió en qué medida esas fuentes eran compatibles con la teoría expuesta en “El Capital”.

Luxemburg mencionaba las características resaltadas por Lenin, pero no le asignaba la misma relevancia al proteccionismo, a la supremacía financiera y al monopolio. Relativizaba estas transformaciones, buscando conservar el hilo conductor desarrollado por Marx.

En otros campos las diferencias de Luxemburg con Lenin eran mayores. En lugar de identificar al imperialismo con la exportación de capitales, asociaba ese período con la necesidad de encontrar mercados foráneos, para las mercancías invendibles en los países metropolitanos.

La revolucionaria alemana estimaba que las esferas coloniales eran imprescindibles, para realizar la plusvalía que necesita el capitalismo para su reproducción. Pensaba que las economías atrasadas constituían una válvula de escape, para las limitaciones que enfrentaba el capital en los países centrales. Observaba al imperialismo como un proceso de ampliación del mercado mundial, que contrarrestaba las dificultades para vender las mercancías en sus áreas de fabricación. Estimaba que este obstáculo obedecía a la estrechez del poder adquisitivo, que generaba la continuidad de los bajos salarios, el alto desempleo y la creciente pauperización. (17)

Esta concepción estimaba que el capital emigra de un país a otro, para contrapesar el consumo insuficiente, que provoca el aumento de la explotación. Esta visión tenía puntos en común con la teoría de la crisis postulada por Kaustky y gran afinidad con el enfoque de Hobson. Este autor consideraba que todos los rasgos del imperialismo obedecían en última instancia a la necesidad de exportar capitales sobrantes, gestados en las metrópolis por la polarización social.

Lenin rechazaba esta interpretación subconsumista no sólo por su reivindicación de otra teoría de la crisis, basada en desproporcionalidades sectoriales y excedentes de productos (y capitales). Había polemizado durante un largo período con los exponentes rusos de las teorías populistas, que resaltaban las restricciones del consumo. Objetaba conceptualmente esos razonamientos e impugnaba las consecuencias políticas de un enfoque, que estimaba imposible el desarrollo del capitalismo en Rusia.

La convergencia revolucionaria de Lenin con Luxemburg no expresaba, por lo tanto, afinidades en el terreno económico. Pero reflejaba las coincidencias en la caracterización del imperialismo, como una etapa de grandes crisis y convulsiones. Por otra parte, la oposición política frontal del líder bolchevique con Hilferding, no anulaba sus convergencias teóricas, en la evaluación de rasgos centrales del capitalismo.

Es importante registrar esta variedad de combinaciones, para erradicar la imagen de unanimidad en el análisis del imperialismo, en torno a dos bloques homogéneos de revolucionarios y reformistas. Esta divisoria efectivamente rigió en la actitud de ambos campos frente a la guerra. Pero no se extendió a la interpretación conceptual de fenómeno. La teoría del imperialismo incluía un complejo y cruzado terreno de variadas elaboraciones.

Los temas abiertos

Las caracterizaciones económicas del imperialismo que formuló Lenin fueron presentadas en un tono menos polémico que sus conclusiones políticas. Las observaciones sobre proteccionismo, la hegemonía financiera, los monopolios o la inversión extranjera no plantearon controversias equivalentes al problema de la guerra. Esta diferencia confirma dónde ubicaba el centro neurálgico de su teoría e indica también la existencia de una gran variedad de posturas en juego, en la evaluación del capitalismo de la época.

En esas caracterizaciones el análisis del proteccionismo suscitaba cierta unanimidad. Aquí Lenin coincidía con Hobson, Hilferding y también con Kautsky, puesto que todos remarcaban la existencia de un generalizado viraje hacia la autarquía. Lo que provocaba divergencias era la actitud política frente a esta transformación. Mientras que la izquierda denunciaba el cierre aduanero sin ningún elogio al librecambismo, los reformistas tendían a idealizar esa etapa. (18)

En el análisis de la hegemonía financiera había mayores disidencias. Lenin sostenía enfáticamente esta tesis, frente a Kaustky que señalaba el predominio de coaliciones entre distintos sectores dominantes, sin necesaria preeminencia de los banqueros. Estimaba que los principales promotores del giro imperial eran los industriales, que necesitaban conquistar regiones agrarias para asegurarse el abastecimiento de materias primas. Como la actividad manufacturera crecía a un ritmo más acelerado que el agro (incorporando mayor progreso técnico), sólo el dominio colonial permitía atenuar el encarecimiento de los insumos.

Esta visión era compartida por otros economistas -como Parvus- que resaltaban la existencia de múltiples alianzas entre banqueros e industriales. Destacaban la importancia de esos acuerdos, para enfrentar las batallas competitivas a escala internacional. (19)

Algunos teóricos muy influyentes -como Bauer- polemizaron abiertamente con la presentación del imperialismo, como un pasaje de la dominación industrial a la supremacía financiera. Cuestionaban el carácter unilateral de esa visión, señalando que ignoraba el peso estratégico de la gran industria en el desenvolvimiento del capitalismo. (20)

Otro tema que suscitaba discusiones era el nuevo papel de las distintas formas de monopolio. La importancia que Lenin asignaba a este proceso no era compartida por otros autores. Este rasgo efectivamente pesaba en la economía germana, que había relegado a la pequeña empresa frente a las grandes corporaciones. Pero el estudio de Hobson de la economía inglesa no le asignaba la misma relevancia a esa concentración de firmas. En el debate marxista de esa época no se contemplaban estudios equivalentes del imperialismo francés y muy pocos estudiosos consideraban el perfil del capitalismo norteamericano o japonés.

Finalmente, en el análisis de la exportación de capitales Lenin coincidía con Kautsky, frente a un considerable número de enfoques opuestos. Los dos autores más enfrentados en los debates de esa etapa destacaban en común la gravitación de la inversión externa.

Para el líder bolchevique, este rasgo proyectaba a escala internacional la primacía de las finanzas y los monopolios. Para el dirigente socialdemócrata esa característica expresaba la presión ejercida por los capitales sobrantes, que no encontraban rendimientos lucrativos en las economías metropolitanas.

Esta visión era impugnada no sólo por Luxemburg, en su interpretación del imperialismo como desagote de las mercancías sobrantes. Otros pensadores como Bauer destacaban la existencia de continuidades con el período colonial precedente. Subrayaban la persistencia de viejas formas de pillaje y depredación de recursos, para asegurar el abastecimiento de los insumos. Los debates económicos sobre el imperialismo clásico abarcaban, por lo tanto, un amplio espectro de problemas sin resoluciones nítidas.

Pero no hay que perder de vista lo esencial. La teoría marxista del imperialismo surgió en un período de grandes guerras por la apropiación del botín colonial y aportó un fundamento político al rechazo revolucionario de la guerra. Correspondió a una etapa de ausencia de entrelazamientos capitalistas multinacionales y preeminencia de disputas territoriales. El cambio de este escenario generó la necesidad de elaborar nuevas interpretaciones.

Notas:
12) Hilferding Rudolf, “German Imperialism and Domestic Politics”, October 1914, Discovering Imperialism: Social Democracy to World War I" (Brill, forthcoming)
13) Hilferding Rudolf, El capital financiero, TECNOS, Madrid, 1973, (cap 13, 14)
14) Hobson John, Estudio del imperialismo, Alianza Editorial, Madrid, 1981.
15) Hilferding El capital financiero, (cap 15, 16, 17, 20)
16) Marx Carlos, El Capital, Tomo II (sección 3, cap 21), Fondo de Cultura Económica, México 1973.
17) Luxemburg, Rosa. La acumulación del capital. Editoral sin especificación, Buenos Aires, 1968, (cap 25, 26, 27).
18) Kautsky Karl “Germany, England and World Policy” Discovering Imperialism: Social Democracy to World War I" (Brill, forthcoming). Kautsky Karl “The War in South Africa”, November 1899, Discovering Imperialism: Social Democracy to World War I" (Brill, forthcoming).
19) Parvus (Alexander Helphand), “Colonies and Capitalism in the Twentieth Century”, june 1907, Discovering Imperialism: Social Democracy to World War I" (Brill, forthcoming)
20) Bauer Otto, “On British Imperialism”, January 1907, Discovering Imperialism: Social Democracy to World War I" (Brill, forthcoming)

Bibliografía:
-Arrighi Giovanni. Geometría del imperialismo, Siglo XXI, 1978, México, (cap 1, 2, 4)
-Bauer Otto National and International Viewpoints on Foreign Policy, Discovering Imperialism: Social Democracy to World War I" (Brill, forthcoming).
-Borón Atilio. “Hegemonía e imperialismo en el sistema internacional”, en Nueva Hegemonía Mundial, CLACSO, Buenos Aires, 2004
-Callinicos Alex. Social Theory, Polity Press, 1999, Great Britain (cap 8)
-Day Richard, Gaido Daniel, “Introduction”, Discovering Imperialism: Social Democracy to World War I" (Brill, forthcoming)
-Grossman Henryk, La ley de la acumulación y el derrumbe del sistema capitalista, Siglo XXI, México, 1979, (Parte B)
-Hilferding Rudolf, “The Party Congress and Foreign Policy”, Discovering Imperialism: Social Democracy to World War I" (Brill, forthcoming)
-Hobsbawm Eric Historia do marxismo, vol 4,5,6, Paz e Terra, Rio de Janeiro, 1985
-Hobsbawn Eric. La era del imperio, Crítica, Buenos Aires 1999, (Introducción, cap 1,2 6, 12,13, Epílogo)
-Lichtheim George Breve historia del socialismo, Alianza Editorial, Madrid, 1973.
-Rosdolsky, Román. Génesis y estructura de El Capital de Marx. Siglo XXI, México, 1979, (parte 7, cap 30)
-Valier Jacques. “Imperialismo y revolución permanente”. Comunicación n 26, Madrid, 1975.

Claudio Katz es economista, investigador y profesor. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda).

Ver también:

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Masacre en Guatemala: Centroamérica en la mira del imperio

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

En el reciente informe 2011 “Crimen y violencia en Centroamérica. Un desafío para el desarrollo”, del Banco Mundial, puede leerse que “El crimen y la violencia constituyen el problema clave para el desarrollo de los países centroamericanos. En tres países -El Salvador, Guatemala y Honduras- los índices de crimen y violencia se encuentran entre los tres más altos de América Latina.

En los demás países de la región -Costa Rica, Nicaragua y Panamá- los niveles de crimen y violencia son significativamente menores, pero un aumento sostenido de los índices de violencia en años recientes es motivo de preocupación. Existen razones para ello. (…) ¿Qué hay detrás del crimen y la violencia en Centroamérica? Este informe presenta un análisis detallado de las tres causas principales de la violencia en la región: el tráfico de drogas, la violencia juvenil y las maras [pandillas], y la disponibilidad de armas de fuego. Asimismo, examina la debilidad de las instituciones judiciales como un alto factor de riesgo frente a la expansión del crimen y la violencia generalizadas”.

En sintonía con esto, el jefe del Comando Sur de las fuerzas armadas de Estados Unidos, general Douglas Fraser, declaró recientemente luego de una visita a México en el marco de la “guerra al narcotráfico” que se da en ese país: “El Triángulo norteño de Guatemala, El Salvador y Honduras es la zona más letal del mundo fuera de las zonas de guerras activas”. Sin dudas el istmo centroamericano no pasa por su mejor momento, y todo indica que su perspectiva de futuro no es muy promisoria: la potencia del Norte ha desplazado su frontera sur desde México hacia Centroamérica.

Como potencia global dominante, Estados Unidos no está dispuesto a perder su sitial hegemónico en el mundo. En estos momentos nada augura su pronta caída, pero como unidad nacional hace años que está estancado en su crecimiento, y los escenarios a futuro le plantean interrogantes. Su empuje arrollador del siglo pasado se ha revertido, y la suma de problemas domésticos más las amenazas de los nuevos centros de poder que van logrando mayor protagonismo mundial (China como segunda economía, Unión Europea, los BRIC), ponen en alerta a su clase dominante. Además, la lucha feroz por recursos estratégicos (petróleo, agua dulce, minerales vitales) transforma a muchos países en meros campos de batalla, donde sus poblaciones sólo son peones de ese monstruoso tablero manejado por potencias.

Latinoamérica, el natural traspatio de la Casa Blanca, su zona de influencia por excelencia, no puede perderse por nada del mundo en su lógica hegemónica global. De ahí el actual corrimiento de su frontera. Ahora la misma ya no está en el río Bravo, con México: ahora Centroamérica pasó a formar parte vital de su geoestrategia continental, y su presencia militar comienza a crecer inquietantemente en esa región.

¿Suenan tambores de guerra para Centroamérica, que aún no termina de recuperarse de los terribles procesos bélicos intestinos de décadas atrás? Lamentablemente: sí.

En realidad esta atribulada región nunca ha conocido la paz. En todo caso Costa Rica vivió durante buena parte del siglo XX sin guerras internas, llegando al punto de no tener fuerzas armadas regulares. Pero eso está cambiando. Toda Centroamérica –sin duda, una de las regiones más pobres del mundo, con índices no muy distintos a los del África subsahariana– está hoy virtualmente en guerra. Firmados los débiles procesos de paz en años pasados (Nicaragua en 1990, cuando salen los sandinistas del poder, implicando eso también a Honduras, donde tenían sus bases las fuerzas de la Contra; El Salvador en 1992; Guatemala en 1996), ningún país conoció ni la paz, y mucho menos la recuperación económica (no digamos ya la prosperidad). Las guerras oficiales terminaron, pero el área siguió militarizada, violentada, con índices de criminalidad increíblemente altos, plagada de armas. Y además, como caldo de cultivo de todo esto: tremendamente pobre, con desigualdades insultantes, poblaciones marginalizadas y jóvenes sin futuro.

Analizado en detalle este panorama, puede verse que ese clima de violencia generalizado no es azaroso. La violencia es negocio para muchos; por supuesto, no para las grandes mayorías, que son quienes siguen poniendo los muertos y heridos, estén o no en guerra en términos técnicos. Pero sí para los distintos grupos de poder: élites históricamente dominantes ligadas a la agroexportación, nuevas élites vinculadas a los negocios “calientes” (crimen organizado, narcotráfico, lavado de dinero) y, como siempre, la omnipresente “Embajada”, representante de los intereses geoestratégicos de las grandes corporaciones.

Si bien Centroamérica no representa un gran mercado para las multinacionales estadounidenses (sólo el 1% de su comercio exterior), la zona tiene importancia vital en la estrategia de dominación continental. La militarización en marcha así lo indica.

Para decirlo con datos concretos: la presencia militar de Washington en América Central y el área del Caribe está creciendo a pasos agigantados, amparándose en la siempre justificable “lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico”, flagelos que ya parecen una nueva plaga bíblica.

El citado informe del Banco Mundial lo expresa claramente aportando datos; el Pentágono pone en marcha los planes ad hoc: en Honduras mantiene la base aérea Soto Cano, en Palmerola, contigua a la ciudad de Comayagua. La misma se utiliza para prácticas de radar y estación, proporcionando apoyo para entrenamiento y misiones en helicóptero que monitorean los cielos y aguas de la región, con lo que juega un papel clave en las operaciones militares. Junto a ella, Washington reforzará prontamente sus bases militares en la costa norte hondureña, dado que en Islas de la Bahía se abrirá un nuevo destacamento con el asesoramiento del Comando Sur. De hecho ese comando asesora otro enclave en el departamento de Gracias a Dios, fronterizo con Nicaragua, bajo el supuesto objetivo de combatir el narcotráfico. Valga decir que Honduras, desde mediados del año 2009, se encuentra virtualmente bajo mano militar, más allá de la mascarada oficial de un gobierno elegido democráticamente, cuando el ejército del país sacó al entonces presidente constitucional Manuel Zelaya, disfrazado golpe de Estado que Estados Unidos apoyó.

En el vecino país de El Salvador el Pentágono mantiene la base militar Comalapa, utilizada para el monitoreo satelital y apoyo a las bases grandes como la de Manta, en Ecuador (desde donde se realizó el operativo de ultra tecnología contra Raúl Reyes, el segundo jefe de las FARC, en Colombia, a inicios de 2008), con personal que tiene acceso a puertos, espacios aéreos e instalaciones de gobierno.

La desmilitarizada Costa Rica mantiene la Base Militar Liberia. La misma funciona como centro operativo durante negociaciones preliminares y confidenciales; y junto a ello, desde mediados del año 2010 el país cuenta, a partir de un pedido constitucional, con la presencia de 7.000 marines y equipamiento de guerra de alta tecnología (¡hasta un submarino!), supuestamente para combatir el flagelo del narcotráfico.

Guatemala, sin presencia militar estadounidense directa y asolada por el crimen organizado, ya tuvo un estado de excepción entre fines del 2010 e inicios del 2011, medida que más allá de la espectacularidad mediática, no condujo a ningún avance real en el combate a la narcoactividad. Y ahora, con la reciente masacre de casi 30 campesinos en el departamento de Petén, limítrofe con México, vuelve a sufrir un estado de sitio (local, para la mencionada región). Es decir: la declarada ingobernabilidad hace menester una presencia militar como reaseguro para el mantenimiento del orden. ¿Marines a la vista quizá? Como mínimo, ya hay voces pidiendo el aumento del presupuesto militar nacional.

En Cuba, desde una eternidad, sobreviviendo incluso a la revolución, sigue presente la base naval de Guantánamo. Ubicada a 64 km. de Santiago de Cuba, la segunda ciudad más importante del país, y a 920 km. de la Habana, el destacamento militar abarca un área de 117,6 km2., delimitando una línea de costa de 17,5 km. Nadie sabe a ciencia cierta qué sucede allí dentro, pero las denuncias de tortura y tratos inhumanos sobran.

En Puerto Rico, si bien la base ubicada en Vieques se movió hacia Texas y Florida en el año 2004, persisten muchas de las actividades de preparación militar que se hicieron allí históricamente, por lo que el país no ha cesado de estar militarizado.

Siempre en aguas del Mar Caribe, en la isla de Aruba está la base Reina Beatriz, y en Curazao la base militar Hatos, conocidas como FOL (Forward Operation Location), bases pequeñas que sirven para monitoreo satelital y como apoyo para el control de vigilancia en las Antillas.

La militarización de la región se completa por tierra con el escalamiento de operaciones castrenses que está teniendo lugar en México con una frontal guerra contra los carteles del narcotráfico, a lo que se suma desde 1994, en el sureño estado de Chiapas fronterizo con Guatemala, el despliegue sistemático de más de 40.000 soldados del ejército mexicano con el objetivo de tener sitiada a la insurgencia del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). A lo que se agrega, por el sur de la región, el Plan Colombia (hoy día rebautizado Plan Patriota), en la república de Colombia, lo que deja a Centroamérica en el medio del fuego cruzado.

Además de ello, los tambores de guerra tienen como otro elemento más la reactivación de la IV Flota y convenios de patrullaje conjunto con las fuerzas armadas de los distintos países de la región, todo lo cual agrega más militarización en el ámbito marítimo.

En conclusión: Centroamérica, que desde que terminó sus guerras internas en la primera mitad de la década de los 90 del pasado siglo nunca conoció la verdadera paz, ahora atraviesa un período de violencia crítica (la masacre y decapitación de campesinos en Guatemala la semana pasada lo reafirma) que justifica la necesidad de más “mano dura”, más armas para combatir a este flagelo del crimen organizado “desatado”, más estados de sitio y verde olivo dominando la escena. Nos apuramos a decir que de ningún modo la reciente masacre de Petén fue algo planificado por la estrategia imperial; hasta donde se sabe, se juegan allí disputas de territorio entre mafias. Pero lo importante es ver cómo toda esta criminalidad violentísima abona, en definitiva, la idea de “Estados fallidos” (retruécano inventado en las universidades de Estados Unidos), y la consecuente “necesidad” de ir a salvarlos (para eso están las bases de la región, y quizá los futuros marines que seguirán llegando).

¿Será cierto que a la actual administración de Washington le preocupa el narcotráfico? Si hubiera un interés real por terminar con un problema de salud pública tan amplio como el consumo de drogas ilegales en su país (los cálculos más conservadores ubican en 15 millones la cifra de adictos en el territorio estadounidense), muy otras deberían ser las iniciativas. Quemar sembradíos de coca o de marihuana en las montañas de Latinoamérica o llenar de armamento sofisticado a las fuerzas armadas de los países al sur del Río Bravo no baja el consumo de estupefacientes entre los jóvenes de New York o Los Ángeles. Además, la tonelada diaria de droga que entra al país por distintos puntos, ¿no puede controlarse de fronteras para dentro? ¿No hay distribuidores de todo ese producto en la tierra estadounidense? ¿Sólo los morenitos criminales gustadores del narcocorrido o el reggaetón son los “malos de la película” en este asunto? ¿Por qué nunca se extradita algún criminal norteamericano a, por ejemplo, Colombia? ¿Y sólo en Centroamérica hay narcolavado? Los paraísos fiscales, secretos, intocables, ¿son también de latinoamericanos?

La violencia nunca puede combatirse eficazmente con más violencia. En otros términos: ¿por qué se sigue militarizando un problema que no es militar? O bien el asunto está mal encarado en términos técnicos, o bien –nos quedamos con esta segunda hipótesis– hay otros intereses tras esta “guerra a muerte” contra el narcotráfico y el crimen organizado. Y junto a ello, ¿será que le preocupa tanto a la Casa Blanca la proliferación de “maras” en los países del “triángulo del terror” de Guatemala, Honduras y El Salvador? ¿Por qué le preocupan tanto las bandas de malhechores en estos países? ¿Quién dijo que los Estados de esas naciones son “fallidos”? Cuando se trata de defender ciertos intereses, esos aparatos estatales no fallan. La idea de “fallidos” es un engendro conceptual al servicio de futuras invasiones, así de simple. Si “fallan” hay que reemplazarlos. Ahí están, una vez más, los salvadores marines…

La lucha contra estos nuevos demonios que aterrorizan a Centroamérica –el narcotráfico, el crimen organizado, las maras– permite a la geoestrategia de Estados Unidos estar donde quiere, cuando quiere y haciendo lo que quiere. Y, en realidad, ¿qué hace cuando desembarca en cualquiera de estos “pobres países del Sur” productores de drogas ilícitas? Cuida sus intereses hegemónicos a sangre y fuego, intereses que no son, precisamente, la salud de sus ciudadanos sino los de sus gigantescas multinacionales. Si de la salud pública de su ciudadanía se tratase, no invadiría ni abriría bases militares en el extranjero, y en vez de soldados armados hasta los dientes en la misión salvadora… habría médicos y psicólogos en acción.

¿Qué busca la clase dominante estadounidense en Centroamérica? 1) Recursos vitales (energéticos, agua dulce, minerales estratégicos, biodiversidad para la industria transgénica), 2) posicionamiento militar cada vez más amplio en todo el orbe con lo que seguir controlando y teniendo a raya posibles alzamientos en su zona de influencia, y 3) movimiento en su economía interna con una formidable industria bélica que no se detiene, y que obliga a fabulosas compras tanto en lo interno como por parte de los gobiernos de los Estados “fallidos” en cuestión.

Complementando el tristemente célebre Plan Colombia –que en casi diez años de existencia y con alrededor de 5.000 millones de dólares invertidos no ha reducido en un gramo la producción de hoja de coca en el territorio colombiano que, por el contrario, subió más aún– ahora surge el Plan Mérida. Este plan, también conocido como Iniciativa Mérida o Plan México, técnicamente consiste es un proyecto de seguridad establecido entre los gobiernos de Estados Unidos, México y los países de Centroamérica y el Caribe para combatir el narcotráfico y el crimen organizado. El acuerdo fue aceptado por el Congreso de los Estados Unidos y activado por el presidente George Bush el 30 de junio del 2008, en tanto la actual administración de Barack Obama lo ha hecho suyo igualmente. El paquete de asistencia prevé un monto de 1.600 millones de dólares para un plazo de tres años. Durante el primer año estará proporcionando a México 400 millones de dólares en equipo y entrenamiento y un monto de 65 millones de dólares para las naciones de Centroamérica: Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá; el plan también incluye a Haití y a la República Dominicana en la porción del paquete para Centroamérica. Oficialmente, los objetivos perseguidos con toda la iniciativa son: la mejora en los programas de las agencias de seguridad de todos los países implicados en la vigilancia de su territorio, el equipamiento y activos para apoyar a las agencias de seguridad homólogas, la provisión de tecnología computarizada para fortalecer la coordinación de las fuerzas de seguridad e información entre Estados Unidos, México y los países del istmo centroamericano, y la provisión de tecnologías para aumentar la capacidad de recolección de inteligencia para propósitos de orden público.

Si se toman en cuenta seriamente los logros de casi una década de existencia del proceso de militarización de Colombia con el Plan Patriota, la experiencia debería ser negativamente aleccionadora: la supuesta “guerra” al narcotráfico no se ganó. Por el contrario: la producción y distribución de cocaína, y en menor medida marihuana, que llega a suelo estadounidense no disminuyó sino que siguió aumentando. Y tampoco bajó, por cierto, la cantidad de consumidores en suelo estadounidense con esas acciones militares. ¿Por qué entonces repetir el modelo ahora en una nueva región del patio trasero de la gran potencia?

Sin dudas México y los países centroamericanos constituyen hoy la ruta principal por la que transita la droga latinoamericana con rumbo a Estados Unidos (se estima en un 80% del volumen total de tóxicos consumidos en suelo estadounidense), calculándose que los narcotraficantes aztecas mueven unos 25.000 millones de dólares al año, con poderosos cárteles (el de Sinaloa, el de Juárez, el de Tijuana y el del Golfo), mientras que en los países centroamericanos los grupos dedicados al trasiego de drogas ilícitas también son un pequeño Estado dentro del Estado aportando, según estimaciones confiables, alrededor de un tercio de las economías locales (la proliferación de centros comerciales de lujo, condominios de alta categoría y torres que no tienen nada que envidiar a las de Miami o Atlanta no deja de sorprender en uno de los lugares más pobres del continente). Por supuesto que estas redes se mueven fuera de la ley y son un foco real de criminalidad, violencia, muerte y dolor para las poblaciones en que están establecidas (aunque también son una fuente de ingresos, lo cual hace que, para esas mismas poblaciones históricamente pobres y excluidas, no se vean tanto como “delincuentes” sino como benefactores).

No hay dudas que en estos momentos asistimos a una catarata mediática impresionante respecto a estos temas: la masacre de los otros días en Guatemala le dio la vuelta al mundo y convirtió al país istmeño en un bochorno para la humanidad. No está de más recordar, de paso, que en ese mismo país, algunos años atrás y con beneplácito de la Casa Blanca se perpetraron más de 600 masacres de campesinos de origen maya, base social del movimiento armado de aquel entonces. Y de eso no apareció ni una sola nota en su momento. La sensación que se transmite a diario por los medios de comunicación de México y Centroamérica –alimentada realmente por hechos concretos como esos 29 decapitados– es que las mafias delincuenciales “tienen de rodillas a la población”. Todo ello, igual que sucedió años atrás en Colombia, justifica perfectamente la implementación de planes salvadores. En ese sentido puede entenderse que la actual explosión de narcoactividad y crimen organizado es totalmente funcional a una estrategia de control regional, donde el mensaje mediático prepara las condiciones para posteriores intervenciones.

Ahora bien: ¿son efectivamente las prioridades de Centroamérica y de las islas del Caribe la lucha contra todas estas calamidades? ¿Mejorarán las condiciones de vida de sus poblaciones por medio de esta nueva iniciativa de remilitarización? Seguramente no, pero sí mejorarán los balances de las grandes empresas del Norte. La ola de violencia que no para en la región ¿sólo con más violencia podrá terminarse? ¿Y qué tal si se legaliza la droga, o se crean puestos de trabajo para los jóvenes? Evidentemente no es ese el negocio trazado por los grandes poderes.

Foto: Guatemala - Masacra de Peten.

Ver texto completo...

Costa Rica: La marca de la bestia

Luis Paulino Vargas Solís (especial para ARGENPRESS.info)

El colectivo de las personas sexualmente diversas es una realidad compleja y heterogénea. Ya ello queda reflejado en la forma usual como las organizaciones de la diversidad sexual se presentan a sí mismas, lo cual ha conducido a una verdadera sopa de letras que a veces produce confusión (organizaciones GLTBI, para significar: gays, lesbianas, bisexuales, transgénero /transexuales e intersexuales).

Pero cuando decimos “soy gay” o “soy lesbiana” de alguna forma, y sin darnos, cuenta, hacemos concesión a una etiqueta que la sociedad impone como marca y estigma. En realidad, yo, de nombre Luis Paulino, soy un humilde escribidor como también soy catedrático, profesor e investigador universitario, mayor, costarricense, vecino de Alajuela, de origen campesino, etc. etc. Y al cabo resulta que además de todo lo anterior soy gay, como se dice de alguna vecina que es lesbiana y de alguien más que es travesti (uso aquí las palabras “bonitas”, no el sainete interminable de términos denigrantes de extendidísimo uso popular). Pero esto último –quiero decir, eso de ser gay, lesbiana o travesti- deja de ser un rasgo más entre tantos otros que componen biografías personales complejas. Pasa a ser una marca de fuego que establece un criterio implacable de discriminación y exclusión.

Entonces pierde importancia si un muchacho cualquiera es un buen y cumplidor operario. Si es homosexual, esto se impone a todo lo demás y con casi total seguridad ello determinará sus posibilidades laborales y el tipo de trato que reciba de compañeros y jefaturas. De forma similar se vuelve accesorio si una mujer es una profesional estudiosa y competente. Si fuere lesbiana, ello (en combinación con su condición de mujer) condicionará lo demás: dificultará gravemente su ascenso profesional y le negará el derecho de que su familia, construida junto a otra mujer, goce de la protección legal que toda familia debería recibir.
Uno en lo personal es gay o lesbiana como es muchas otras cosas al mismo tiempo. Pero esas otras cosas no importan. Puesto que la condición homosexual es imaginada como la más horrorosa de las aberraciones, ello instaura una marca infamante que se expresa a través de un cúmulo de descalificaciones totalizantes: seres anti-naturales, patológicos, desviados, inmorales, etc. etc. Incluso diabólicos. Obviamente no se supone que tales engendros puedan reclamar para sí derecho alguno.
Por ello, a Telenoticias le parece cosa muy natural –como ayer a la Licda. Loría y las jerarquías católicas y evangélicas, con las honrosas excepciones que conocemos- abrir la votación: “¿está usted de acuerdo con que se reconozcan las uniones civiles de parejas del mismo sexo?”. 74,2%, no; 25,8%, sí. “Me gusta la democracia” dirá Monseñor. Y cuando en la versión digital de La Nación se informaba de una reunión en un sitio público para celebrar el día contra la homofobia, señores muy respetables comentaban: “que sea sin indecencias. Vean que por ahí pasan niños”. Obvio: es que donde se reúnen lesbianas y gais cunde el pecado y apesta a azufre. De modo que Telenoticias pudo haber complementado eficazmente esos comentarios, con otra encuestita: “¿está usted de acuerdo con permitir que gais y lesbiana hagan una manifestación pública en la Plaza de la Democracia?”. Finalmente, que si de lo que se trata es de poner a votación los derechos de las personas sexualmente diversas, el asunto no tendría por qué limitarse a la cuestión del matrimonio.

En un conocido programa radial que transmite Monumental hacia el final de la tarde, un oyente comentaba: “que esos geicillos (sic) se vayan a Holanda”. Se me ocurre entonces que también podría ponerse a votación si tenemos derecho a vivir en este país, o “si nos vamos para Holanda” (o a ver dónde nos metemos, puesto que vivir en Costa Rica nos estará vedado).

En el mismo talante surge el “argumento democrático”: “si la mayoría no está de acuerdo no se le puede imponer”. Es decir, no se le puede imponer la obligación de respetar los derechos de las minorías sexualmente diversas. Reconozco que es un planteo coherente en el sentido de que convoca el poderío aplastante de la norma heterosexista obligatoria. Como si se dijera: “Costa Rica para los heterosexuales” (y la demás gente que se vaya al carajo). Su estatuto democrático sí es bien discutible, puesto que niega que también las minorías debieran tener un sitio bajo el sol.

Lo resumo así: es el poder totalizante de una marca que es algo así como la marca de la bestia. Quienes somos sexualmente diversos cargamos esa marca y ello anula cualquiera otro mérito que en nuestras vidas podamos exhibir. No interesan los libros que he publicado, el premio nacional que me fue concedido, mi esfuerzo como profesor, mi empeño en ser un hombre honrado, trabajador y respetuoso. No interesa, en fin, si en mi vida me ha afanado por ser simplemente un poquito mejor. Se me niega, no se diga mi derecho a amar, pero incluso mi capacidad para amar. Se me niega que yo pueda construir una familia y que esta familia merezca respeto y reconocimiento. Se me niega que yo tenga alguna capacidad para hacer el bien, cuando inherentemente se me atribuye un poder. demoníaco de destrucción y perversión.

Y, sin embargo, y como dice el dicho popular, “nadie me quita lo bailado”. Porque mucho sí he amado y porque sí tengo una familia llena de amor. Aunque les chime…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Venezuela: Para avanzar en revolución. Consejos de gestión para la participación

Edwin Sambrano Vidal (especial para ARGENPRESS.info)

.

El tema del control obrero o de la participación democrática de los trabajadores en la dirección de la producción es vital para el diseño y la construcción de una sociedad alternativa al capitalismo. Es una nueva sociedad la que se pretende construir. Una nueva sociedad con nuevos paradigmas, con nuevas relaciones sociales de producción, con una nueva práctica social capaz de generar nuevos valores dominantes para toda la sociedad.

Control obrero como excusa para la rebatiña

Salvo algunas excepciones que merecen resaltarse y estudiarse; lo que ahora observamos, que se escuda o esconde bajo ese concepto, dista mucho de encaminarse al diseño y la construcción de una nueva sociedad, repetimos, alternativa y superadora del capitalismo. Más bien parece una especie de vuelta al pasado. A la rebatiña y a la rapiña, al dominio de clanes y grupos sociales y no al ejercicio de la soberanía por parte de la clase trabajadora como clase. Y… como clase consciente, no sólo de sus intereses colectivos inmediatos, sino además de sus intereses históricos; aquéllos que de clase dominada y explotada la convierten en clase liberada y liberadora de toda explotación y dominación, mediante la socialización (democratización radical) de la propiedad de los medios de producción.

Observamos como de clanes o grupos se pasa a pandillas y bandas que utilizan el estandarte del control obrero para “controlar”, ellas, algunas palancas de negociación de productos, insumos y servicios, así como las vías para que estas negociaciones se concreten en beneficio propio y de algunos capitales generalmente vinculados al capital transnacional. Estas pandillas se sobreponen a los trabajadores y usurpan los derechos de participación del colectivo bajo el real o aparente vínculo con el partido gobernante y con algunos padrinos con altos cargos dentro del aparato burocrático o partidista.

Triple maniobra para depredar

Para el predominio de estos intereses se realiza una triple maniobra. 1) Por una parte la estafa ideológica de crear la ficción de la existencia de algún control por parte de los trabajadores bajo el nombre de “control obrero”. Con esto se genera la apariencia de la participación de los trabajadores como conjunto y los sujetos que se identifican como “control obrero” se presentan como representantes de la totalidad de los trabajadores cuando en realidad nadie los ha electo, sino que ellos participan representándose a sí mismos y a la voluntad depredadora de acumulación originaria o primitiva. Hacen grupo sí con otros que generalmente tienen los mismos fines y procederes. Dentro de este conglomerado existe un grupo de trabajadores que participan de buena fe y bajo el supuesto de que efectivamente van a ejercer un control sobre la producción y los procesos de la unidad económica respectiva, sin embargo, su presencia sirve principalmente para dar a apariencia de legitimidad a los propósitos y ejecutorias de los depredadores. 2) La segunda maniobra es la vinculación incondicional a los planes electorales y publicitarios del partido de gobierno y del gobierno, sin presentar ninguna contradicción o crítica, sólo sumisión absoluta. Con esta maniobra se aseguran la protección (y el favor) del “poder” para obtener nombramientos en algunos cargos gerenciales. Siguen todas las consignas electorales del líder, son “rojos rojitos”, se mantienen “rodilla en tierra” y repiten mecánicamente los lemas y consignas de la publicidad oficial. El objetivo es pasar desapercibido y cumplir todas las órdenes para poder permanecer el mayor tiempo en los cargos y usufructuarlos al máximo. 3) La tercera maniobra es la formación de grupos de descalificación y choque, los cuales actúan para desprestigiar, disuadir (amenazar) o agredir a los contrarios. Todos los que no se plieguen sumisamente a su plan depredador, se convierten automáticamente en enemigos y se identifican con los motes de contrarrevolucionarios, “pitiyankys”, “escuálidos” o “saltadores de talanquera” y en cualquier momento serán amenazados o agredidos, en medio de la indiferencia de las gerencias de las empresas estatales y de las autoridades públicas. Sobre la severa crisis institucional hemos escrito en otras oportunidades. La Defensoría del Pueblo, La Fiscalía del Ministerio Público, la Inspectoría del Trabajo, los llamados cuerpos de seguridad y los Tribunales generalmente no intervienen para cumplir con las funciones que tienen atribuidas en la Constitución de la República. La impunidad frente a los delitos y faltas está cercana al 95%. Estos órganos sólo actúan cuando se trata de proteger a algún jerarca del partido o del gobierno o bajo órdenes precisas de ellos frente a casos graves que constituyen escándalo público.

Varias de las experiencias positivas de control obrero, como en el caso de la distribuidora de alimentos FRIOSA (que incluye a KOMA y DELICATESES LA FUENTE), son rechazadas y agredidas por los designados desde los ministerios como gerentes y administradores, o en otros casos abandonados a su suerte hasta que sucumben, con lo cual se desestimula la iniciativa y se le corrompe desde su misma concepción.

Propuestas para la eficacia del “Control Obrero”

Algunos elementos para darle una real dimensión a la participación de los trabajadores en la gestión son: 1) La democratización de la gestión o control obrero no se opone a la organización sindical. 2) Las directivas existentes de las empresas deben reunirse y priorizar la participación de los trabajadores electos como directores laborales. 3) Establecer un Consejo de Gestión incorporando a delegados electos directa y democráticamente por los trabajadores para que participen como delegados para el control de la gestión. Los delegados deben tener tiempo de permiso para cumplir con sus funciones sin desincorporarse de su puesto de trabajo de manera permanente 4) Establecer una instancia de capacitación y formación de los trabajadores en áreas de gerencia, dirección y administración de empresas o unidades económicas. 5) Crear un mecanismo dinámico para la rendición de cuentas de los delegados y un procedimiento para la revocación del mandato sin formalismos ni requisitos excesivos. 6) Someter las decisiones al Consejo de Gestión y establecer un mecanismo de consulta directa con la totalidad de los trabajadores sobre algunas materias de importancia estratégica. 7) Establecer jornadas de debate sobre la empresa y su funcionamiento donde participen todos los trabajadores

Nota: Nuevos actos de sicariato que exigen la inmediata y eficaz actuación de las autoridades para castigarlos severamente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El alucinatorio social

Alfredo Grande (APE)

.

“Una imagen vale por mil palabras y mil imágenes valen por una alucinación” (aforismo implicado)
GUISO DE NOTICIAS…. (no pregunto de dónde son, sino que vayan saliendo)
“Así lo advirtió el fiscal federal general de Tucumán quien en declaraciones a una radio de Santiago del Estero dijo que desde hace más de 10 años la empresa contamina con metales pesados un canal que luego desemboca en el dique El Frontal de Las Termas de Río Hondo. (Diario El Siglo. 11/5)
Una de las particularidades del caso es que la que encabezó la agresión contra los adolescentes fue una mujer, Natalia María Fernanda Verón, quien además de participar en las torturas, que incluyeron el paso de corriente eléctrica, decidió cortarles el pelo a los tres pibes, como ocurría en los lejanos años de la dictadura de Juan Carlos Onganía. “Acá la única autorizada a usar colita soy yo”, le dijo Verón a uno de los chicos y acto seguido pegó el tijeretazo. (Página 12 14/5)
Para no legitimar “depósitos de pobres”
Es el único parador para familias en la Ciudad, donde asisten por las noches 140 personas. La Asesoría presentó un amparo para que el gobierno revierta el “cuadro de desidia” del lugar. Denuncian que la falta de soluciones crea refugiados crónicos.(Página 12 14/5)
Otro punto central del reclamo es la exigencia del fin de la situación de precariedad laboral en el organismo. En la cartera laboral unos 3000 trabajadores (más del 70%) con muchos años de antigüedad, están contratados con contratos anuales (en muchos casos por tiempos menores, como estrategia de disciplinamiento y control social y para encubrir despidos sin causa), sin contar con la estabilidad del empleado público; de este modo, el Ministerio de Trabajo Empleo y Seguridad Social viola la Constitución Nacional, la Ley Marco de Empleo Público e incumple flagrantemente con el convenio colectivo sectorial, que indica que sólo un 15% de los empleados puede desempeñarse bajo dicha modalidad contractual y sólo para tareas puntuales y transitorias. (Junta Interna ATE)

(APe).- Cornelius Castoriadis entiende el imaginario, en una primera aproximación, como algo inventado, como primera representación que es capacidad, magma de creación permanente de la sociedad: "ya se trate de una invención absoluta, de una historia imaginada en todas sus partes, o de un deslizamiento o desplazamiento de sentido, en el que los símbolos ya disponibles están investidos de significaciones diferentes de sus significaciones "normales" o canónicas. El concepto de “imaginario social”, como todo concepto que se apoye en el nivel fundante, derrapa, desborda, se encarna en espacios y tiempos alejados de su origen. Eso es bueno, y por eso hoy se habla del complejo de Edipo con la misma naturalidad con que aceptamos a Julio Grondona como presidente de AFA. Sin embargo, en la actualidad de nuestra democracia, la representación ha sido arrasada por la restitución. Y la diferencia no es menor: la restitución es la forma que se presenta como esencia. En otros términos: todo fundante necesita un convencional que lo presente o al menos, lo re presente. Pero en la restitución, el convencional, o sea, el armado ficticio, ocupa el lugar de lo fundante. Es decir: es democrático porque estamos en democracia. Y por lo tanto, todo aquello que en democracia ocurra, democrático será. A eso llamo la restitución democrática, que es lo opuesto a su profundización, porque más bien se trata de un entierro en lo más profundo del cuerpo social. La democracia restitutiva aborrece del conflicto, porque en su extremo límite tendría que aceptar la existencia real, concreta, histórica, del “conflicto de todos los conflictos”: la lucha de clases. Y ya sabemos que para el alucinatorio social la conciliación, el consenso, la mediación, la no crispación, la hipocresía institucionalizada, los buenos modales al estilo del inolvidable conde Chikoff, son la base de la democracia amable. Pero aborreciendo del conflicto, se anestesia frente a las paradojas. Un fiscal denuncia contaminación desde hace 10 años. Anestesia. Una mujer policia dice: “la única autorizada a usar colita soy yo”. No es por cierto una promoción del sexo anal. Anestesia. Un depósito pobre y precario para atender pobres y precarios. Anestesia. En el ministerio de trabajo, 70% de trabajadores en precariedad laboral. Anestesia. Lamentablemente, la salida de la anestesia suele ser traumática. La noble viuda de un guerrero es la chorra de mas fama que pisó la 33, como el gran Enrique Santos Discépolo escribiera. Y ese nivel traumático de la salida de la anestesia de la convertibilidad fueron las jornadas de diciembre 2001. El alucinatorio social del menemismo fue decretar que estábamos en el primer mundo. El de la Alianza del Retroprogresismo (ver notas anteriores) fue que podíamos seguir al menos en segunda clase. Todo estalló y el que se vayan todos hizo añicos las restituciones democráticas que supimos conseguir. Pero el alucinatorio social se recupera rápidamente. La fusión de dos entes incompatibles, capitalismo y derechos humanos, parió al kirchnerismo como razón de estado. Oculto durante décadas, apareció defendiendo causas de las que siempre estuvo ausente. No digo ya del terrorismo de Estado, sino incluso del menemismo de Estado. Pero gracias, entre otros aportes, a 6,7,8 permite que el nuevo alucinatorio social te abrocho. Por supuesto, obviamente, no faltaba más, es mejor alucinar un centro izquierda tierno que percibir un fascismo caníbal. Muchos matrimonios perduran porque al mismo tiempo que se mira al conyuge, se alucina con el amante. Como psicoanalista, doy fe. En política no es demasiado diferente, es incluso, peligrosamente igual. Tres candidatos a Jefe de Gobierno en la reina del plata. Aunque la candidata, la verdadera reina, es la presidenta. No hay afiche que no incluya su imagen o su nombre, mucho más importante que el candidato verdadero (¿verdadero?). Además: entre el Amado Boudou y el Odiado Macri, la segunda vuelta es con baile. Filmus participó activamente del menemismo de Estado, pero el alucinatorio social lo ubica como el más progre de los tres mosqueteros. La pregunta más escuchada y menos contestada es: ¿pero y a quien vas a votar?. Mi respuesta es que votar ya forma parte del alucinatorio social, internas abiertas incluidas. Colectoras incluidas. Candidata única con seguidores, laderos, ventajeros múltiples. La misma idea de sufragio universal ha colapsado y creo que su carácter obligatorio refuerza su definitivo carácter de alucinatorio social. Es un mandato más de la democracia, que restituye la voluntad popular por un trámite dominguero, que en el peor de los casos, arruina un fin de semana largo. La palabra democracia ha sido capturada por los mismos que hace años la pulverizaron. Pero la palabra no es la cosa. Y la cosa, la esencia, el fundante democrático se será negociado, porque la sangre derramada será respetada. Una de las formas de salir del alucinatorio social es la constituyente social. Y un partido que no esté partido, que sostenga la unión, que aborrezca la unidad y que pueda sostener el trípode de la implicación: coherencia entre lo dicho y lo hecho; consistencia que es la coherencia sostenida en el tiempo y la convicción de que entonces se genera credibilidad. No gobernabilidad, que es otro ejemplo de alucinatorio social para restituir que, como dice nuestro preámbulo, “el pueblo no gobierna ni delibera, sino a través de sus representantes”. Estos representantes con un pueblo que no y que ni, son apenas restituciones. Alucinatorio social que no puede enfrentar la brutalidad del fascismo, que, apenas agazapado, sigue esperando otra reencarnación. Alucinar es la peor de las defensas. Y goles en contra ya nos hemos hecho demasiado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Le bajan el pulgar al reparto de ganancias de Recalde

Néstor Pitrola (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

"El verdadero perdedor será el asalariado, que no tendrá aumento de salario ni, en consecuencia, mejora de su jubilación. Las empresas podrán reducir sus impuestos. Para éstas será un regalo más", afirma el líder del sindicato CFDT, François Cherèque. Para el Partido Comunista, la gratificación "es una impostura social". Los dirigentes sindicales franceses se refieren al proyecto de reparto de ganancias de Sarkozy.

Se ensartó Moyano cuando alardeó, el 29 de abril, de que el derechista presidente francés coincidía con el proyecto Recalde. Efectivamente, "en contrapartida, cada compañía se beneficiará de una exoneración de impuestos sociales hasta cierto límite" (La Nación, 30/4). La ministra de Economía francesa, Christine Legarde, aclaró que el importe a repartir será "determinado mediante la negociación entre el empleador y las organizaciones representativas de los asalariados". Entonces no se trata de un porcentaje de ganancias.

En esta misma línea, la Presidenta le bajó el pulgar a Recalde y a Moyano. Para la Unión Industrial, la propuesta puede ser un instrumento para discutir cláusulas de productividad. La presidenta y De Mendiguren, jefe de la UIA, resaltaron el convenio Firestone.

Justamente en esa empresa del neumático se acaba de otorgar una gratificación de 3.900 pesos, la cuarta en ¡diez años! desde que se firmó el convenio y, como se aprecia, es de dos mangos.

El convenio nació en 2001, con despidos masivos, rebaja del salario y leoninas cláusulas de flexibilidad laboral. En todo el neumático rigen los negreros turnos americanos que no reconocen descanso de fin de semana, altos ritmos de producción y jornadas normales y horas extras en tareas de claro carácter insalubre. Nació como una ‘compensación' para que los trabajadores paguen de lleno la crisis capitalista. Ahora, con producción plena (hay capacidad ociosa cero en la industria), el reparto ha sido ínfimo. Es muy claro que los libros contables esconden las ganancias patronales. ¿Qué sentido tiene en la Argentina, con básicos como el de la UOM, de 2.390 pesos, discutir un reparto de ganancias? Sería usado por las patronales como excusa para deprimir aún más las ofertas en paritarias. Luego, no hay cláusulas que comprometan a las patronales en las pérdidas -que se ajustan con suspensiones, despidos y atropellos de todo orden-, por un salario básico equivalente a la canasta familiar para todos los convenios y por terminar con el trabajo negro y precario. Luego podríamos hablar de reparto de ganancias, pero abriendo los libros en primer lugar.

El proyecto no toma en cuenta que el 36,5% de la clase obrera está en negro, que no abarcaría al enorme sector estatal y que, de conjunto, la participación asalariada en el PBI es de apenas un 27,6% (estudio CTA). Claro, ellos no toman el empleo doméstico, el rural, a los jubilados y al empleo informal, así llegan a un salario promedio de 4.524 pesos, el doble del que rige en la realidad. Por eso mienten sobre el "fifty fifty" (participación asalariada en el PBI).

La Presidenta atacó las luchas y le bajó el pulgar al proyecto inicial de Recalde. Tomada multó a La Bancaria con 5 mil pesos por bancario por un paro en conciliación y Peralta, el gobernador santacruceño de Cristina, abrió un registro de carneros para la huelga docente.

Por 6.000 pesos de salario mínimo, nada de convenios por empresa, pase a planta de todos los compañeros, 82% móvil, reparto de las horas de trabajo de la industria entre todos los desocupados, apertura de libros y abolición del secreto comercial.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Vivienda, desalojos y justicia social

Martín Lozada (RIO NEGRO ON LINE)

Durante el pasado abril, la relatora de las Naciones Unidas por el Derecho a una Vivienda Adecuada, Raquel Rolnik, visitó nuestro país. Entonces sostuvo que el objetivo de su presencia era reflexionar colectivamente sobre el estado de la implementación del derecho a la vivienda adecuada en la República Argentina.

La relatoría de Naciones Unidas fue creada para observar, informar y aconsejar acerca del derecho a la vivienda en el mundo, así como para promover la asistencia y la cooperación a los gobiernos en miras a garantizar mejores condiciones de habitación. Objetivos a ser llevados a cabo como parte de un proceso de desarrollo social en los que la democracia tenga una verdadera dimensión participativa.

Durante su estancia la relatora recordó el carácter operativo de las normas que conforman el derecho internacional. Y ello por cuanto se trata de un sector del sistema jurídico del que surge que una vivienda adecuada es algo más que cuatro paredes y un techo en medio de la nada, sin infraestructura, ni acceso a los servicios mínimos.

Por el contrario, la vivienda resulta componente primario de una vida digna y comprende una serie de factores insoslayables a ser tenidos en cuenta. Entre aquéllos, la efectiva provisión de servicios públicos básicos e indispensables, la cercanía a hospitales, escuelas y otras prestaciones sociales como seguridad pública y vías de comunicación.

Tanto es así que las opciones de residencia que no incluyen tales componentes, así como los programas de vivienda que discriminen de acuerdo con el origen de la persona, sea migrante o nacional, resulten violatorios de los derechos sociales consagrados en la legislación internacional.

Rolnik aprovechó su visita para expresar su preocupación por los desalojos violentos que se están realizando en nuestro país. Al respecto, afirmó que con frecuencia resultan impulsados por el propio Estado y sobre tierras fiscales, sin que una alternativa adecuada de relocalización o compensación le sean propuestas a las familias afectadas.

Frente a la proliferación de causas penales por el delito de usurpación en las cuales suelen requerirse desalojos compulsivos, sostuvo que una legislación procesal que facilite la ejecución de desalojos como medida cautelar, previo al dictado de la sentencia, resulta en numerosas ocasiones violatorias de los estándares internacionales en materia de debido proceso legal.

En ese contexto recordó que aun cuando se considere un desalojo como justificado, lo cierto es que debe ser llevado a cabo en estricto cumplimiento de las normas internacionales de derechos humanos. Entre otras, las que obligan tomar en cuenta los principios generales de necesidad y proporcionalidad de la respuesta estatal en cada caso particular.

El desalojo y quema de viviendas de los Qom, en Formosa; el uso de la fuerza en el Parque Indoamericano; o la acción intimidatoria de grupos de seguridad privada en Ushuaia, afirmó, resultan ser la otra cara de una clase judicial que desatiende de los estándares mínimos de protección y promoción de los derechos fundamentales de la población. Al extremo que, según manifestó, "no conozco otro país donde los jueces ordenen desalojos tan fácilmente, en el marco de medidas cautelares".

La relatora valoró que desde el 2003 el Estado argentino ha intensificado su inversión en materia de vivienda. No obstante lo cual, criticó que el programa se centre en empresas constructoras más que en la acción de las comunidades involucradas.

Según explicó, la crisis habitacional que se arrastra desde hace décadas en nuestro país se agravó en los últimos años debido a que la reactivación económica no se ha visto acompañada por mecanismos de regulación del precio del suelo. De modo que los mayores ingresos de las clases más favorecidas se han trasladado a los precios de venta y alquiler de propiedades, con el consiguiente impacto negativo sobre los sectores de medios y bajos recursos.

Entre tantas afirmaciones y certezas, la visita de Raquel Rolnik dejó también planteado un interrogante en relación con el rol que vienen desempeñando los sistemas penales en contextos marcados por las asimetrías sociales, los incumplimientos estatales y la consiguiente falta de oportunidades para numerosos sectores de nuestras comunidades.

En muchos casos, ellos parecen encaminarse a la manipulación de los medios coercitivos del Estado en pos de proteger órdenes sociales injustos, discriminatorios y expulsivos.

Martín Lozada es Juez en lo Penal - Catedrático Unesco en Derechos Humanos, Paz y Democracia por la Universidad de Utrecht, Países Bajos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Un freno a la megaminería. Piden a la Corte Suprema el inmediato cese de actividades de Pascua-Lama

PRIMERA FUENTE

Un grupo de organizaciones ambientalistas presentó una demanda ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación y solicitó que se ordene el inmediato cese de actividades del proyecto minero binacional "Pascua Lama" (San Juan), en cumplimiento de la Ley de Protección de Glaciares, y disponga "la inmediata suspensión" de las medidas cautelares que impiden su aplicación en esa provincia.

La presentación fue hecha por las organizaciones ambientalistas Greenpeace, Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas (AAdeAA), Amigos de la Tierra y Diálogo por el Ambiente (DxA).

Según la demanda, el emprendimiento minero de la empresa Barrick Gold viola la prohibición establecida en el artículo 6° de la Ley de Presupuestos Mínimos de Protección de Glaciares y el Ambiente Periglacial (Nº 26.639) ya que está desarrollando su actividad sobre glaciares y ambiente periglacial.

También se solicita que se disponga "la inmediata suspensión de las medidas cautelares dictadas por la Justicia Federal de San Juan" que impiden la aplicación en la provincia de los artículos clave de la norma.

Asimismo, se peticiona que se garantice la plena vigencia de la Ley de Protección de Glaciares y que se ordene la realización inmediata del Inventario Nacional de Glaciares y la Auditoria Ambiental que establece la norma sobre el emprendimiento Pascua-Lama. Por otro lado, la presentación judicial pide que se condene a los demandados (el Estado Nacional, la provincia de San Juan y la empresa Barrick Gold y sus subsidiarias) a realizar obras de saneamiento y recomposición del ambiente, en el área donde se encuentra el proyecto minero, por los daños ambientales ya ocasionados.

La demanda de las organizaciones ambientalistas se enmarca en la causa iniciada ante la Corte Suprema , caratulada "VARGAS, Ricardo Marcelo c/ SAN JUAN, Provincia de y otros s/ daño ambiental", donde ciudadanos sanjuaninos denunciaron el impacto ambiental del emprendimiento Pascua-Lama, incluso antes de la sanción de la Ley de Protección de Glaciares.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. En La Clotilde: Agroquímicos. Quejas de vecinos por falta de controles del municipio

CHACO DIA POR DIA

Pobladores de esa localidad se quejaron por la falta de compromiso en los controles por parte del municipio para con los emprendimientos agrícolas que realizan pulverización de agroquímicos a escasos metros de las viviendas.

Vecinos de la localidad de La Clotilde reiteraron sus quejas por la falta de compromiso en los controles del municipio para con los emprendimientos agrícolas que realizan pulverización de agroquímicos a escasos metros de las viviendas. Un funcionario del Ministerio de la Producción les aseguró que para determinar la distancia prudencial de aplicación se deberá aguardar a la nueva Ley de Biocidas, pronta a tratarse en la Cámara de Diputados provincial.

En un comunicado remitido a esta redacción, los integrantes de la Red de Salud Popular Ramón Carrillo, Alejandra Gómez y Santiago Montaldo, comentaron la incertidumbre que viven los vecinos de La Clotilde, en particular los que residen en zonas en las que sufren fumigaciones con pesticidas a escasos metros de sus casas.

En este sentido recordaron que la situación de malestar fue tal que el 14 de marzo de este año presentaron una nota al intendente con copia al Concejo Municipal pidiendo que ambas instituciones se involucren en el control de estos emprendimientos teniendo en cuenta los antecedentes científicos y hasta judiciales que se dieron en otras poblaciones que fueron afectados por los agroquímicos.

“Como estamos rodeados de sembradíos, principalmente de soja, existe una relación directa con el uso del glifosato, bajo el nombre comercial de Roundup. Por lo tanto urge la necesidad de involucrarnos desde todos los ámbitos para asegurar el cumplimiento de lo establecido en la Ley 3.378 –de Biocidas- y su decreto reglamentario Nº 454/89, en lo que respecta a los requisitos establecidos para el manejo, almacenamiento y usos de esos productos”, señalaron los vecinos en aquella nota.

“Es de público conocimiento las movilizaciones en defensa del medio ambiente y la salud que se extienden en diferentes provincias argentinas, sobre todo en las zonas donde se usa el producto Roundup, ya que cada vez son más las voces y las pruebas que lo relacionan con la existencia de enfermedades, mal formaciones de recién nacidos, etcétera. Por lo que se hace necesario que desde el Estado Municipal se apliquen los principios precautorios para resguardar la salud de todos”, pidieron.

Reuniones

La presentación de esta nota dio lugar a la reunión realizada el 5 de mayo convocada tras varias insistencias de los vecinos interesados en obtener respuestas. La convocatoria comenzó dos horas después del horario previsto y se realizó en la oficina del intendente, Víctor Gasko.

Por el Ministerio de la Producción estuvo presente el inspector por la Ley de Biocidas, Guido Copetti, quien, comentan los asistentes, “insistía en que la distancia de los sembrados estarían subordinados a la nueva Ley de Biocidas que se iba aprobar en la legislatura chaqueña este 11 de mayo”.

En la reunión, Copetti dejó en claro que “el endusulfán estaría prohibido y no así el glisofato por las nuevas conclusiones realizadas por investigaciones alemanas” el Ing. se comprometió ante los asistentes a enviar el material referido a la publicación alemana que critica las conclusiones de las investigaciones realizadas por el científico argentino Andrés Carrasco.

Copetti además informó “sobre el manejo de los agroquímicos sujetándose a lo que establece la normativa en lo que respecta al transporte autopropulsado o de arrastre (prohibido en zona urbana), la indumentaria y los elementos de protección para los operarios, las obligaciones de las empresas aero-aplicadoras, como así también la responsabilidad en las fumigaciones terrestres".

Según los integrantes de la Red Carrillo, los vecinos que viven en frente a los cultivos de soja quedaron desalentados ya que parece que el municipio no tomaría ninguna medida para evitar que se siga sembrando y fumigando frente a sus casas, hasta tanto se sancione la ley a la que aludió Copetti.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Una rebelión juvenil conmueve al mundo: El futuro es hoy, aquí y ahora

Mario Hernández (especial para ARGENPRESS.info)

En el régimen capitalista, la civilización, la libertad y la riqueza hacen pensar en un rico harto de comida que pudre todo lo vivo y no deja vivir lo que es joven. Pero lo que es joven crece y alcanza la cumbre pase lo que pase.
Lenin

Las revueltas del norte de Africa, principalmente en Túnez y Egipto, y el papel jugado por la juventud, han puesto puntos suspensivos y alejado momentáneamente de los medios, a un proceso que podríamos calificar junto a Franco Berardi, “Bifo”, de “una suerte de insurrección europea”.

Francia

Setiembre/Octubre 2010. La participación de los jóvenes en el movimiento de protesta por la reforma de las jubilaciones. Las manifestaciones reúnen a bachilleres del centro de las ciudades y de los barrios periféricos, a alumnos de diferentes edades, algunos muy jóvenes. También chicas y mujeres jóvenes enfrentándose a la policía. Una parte se moviliza claramente por el tema de las jubilaciones porque temen que el retraso en la edad de jubilación de sus mayores disminuya el número de puestos que quedarán para los recién llegados al mercado de trabajo, pero por encima hay una exasperación política, alimentada por el contraste entre los planes de salvamento de los bancos y los sacrificios requeridos a la población trabajadora. Se trata de una coalición de estudiantes con ferroviarios, empleados públicos y privados, profesores, empleados administrativos, estibadores del puerto, jubilados y desempleados.

“No queremos que nuestros padres se mueran trabajando, y nosotros no nos queremos secar bajo el sol buscando casa y trabajo”, dice un muchacho de 19 años. “Creían que en la economía inmaterial ya no había más trabajadores, ni manos curtidas, ni estudiantes en la miseria, ni responsabilidad colectiva a la hora de defender los derechos”, explica Arnauld, un estudiante de segundo año de química. “Somos la parte que los especialistas en estadísticas no tomaron en cuenta”, agrega Michel, otro estudiante de la misma materia. “Hay 25 % de desempleo entre los jóvenes, y el gobierno quiere hacer trabajar a la gente hasta los 70 años. ¡Una locura!”. “Por eso hemos venido con los sindicatos”, comenta Lucie, una joven recién ingresada a la Universidad. “Estamos hartos del cinismo, de la arrogancia del gobierno, de las injusticias permanentes, de ver cómo hacia arriba se viola la ley y hacia abajo nos ponen presos por cualquier insignificancia.”

Detrás de la confrontación social por las jubilaciones, hay un fenómeno de proporciones dramáticas: la juventud francesa atraviesa un período negro con tasas de desempleo por encima de las normales, niveles de pobreza drásticos y exigencias carcelarias para encontrar una vivienda. “Juventud sacrificada”, “generación perdida”, “futuro sin trabajo y sin casa”, “juventud excluida”, los calificativos que retratan el panorama de los jóvenes en Francia son un catálogo del pesimismo que se instaló en las nuevas generaciones.

Los datos son un espejo de ese desaliento. En 2010, 24 % de los jóvenes activos estaba sin trabajo mientras que la tasa de pobreza entre los jóvenes de 20 y 29 años llegaba al 11 %. “Es una generación perdida”, dijo la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en un informe de agosto de este año. Si se comparan los niveles de desempleo mundiales con el francés, el calificativo no es exagerado: 13 % contra casi el 25 % en Francia.

El ingreso en la vida activa de los jóvenes es a menudo una carrera de obstáculos y humillaciones. “Nos plantean exigencias delirantes. Si buscamos trabajo nos requieren 5 años de experiencia, y si buscamos casa nos imponen salarios que sólo una persona que lleva años en la vida activa puede ganar. Es un círculo vicioso en el que la miseria gana cada vez más terreno”, cuenta Valentine, una informática de 23 años que lleva más de un año buscando trabajo y dos sin encontrar una vivienda. Estas dificultades “básicas” se incrementan en proporciones de exclusión demoledoras si el joven es hijo de inmigrados, tiene un nombre árabe o rasgos de otras latitudes.

Reino Unido

El 10/11 más de 40 mil estudiantes y docentes de los sectores universitario y terciario recorrieron las calles de Londres y paralizaron el centro de la ciudad desde el mediodía hasta finales de la tarde para expresar su oposición a los recortes en el presupuesto educativo. La protesta, que fue convocada por el sindicato de estudiantes (NUS) y de docentes (UCU) fue la más grande en generaciones y dejó en claro que los trabajadores y estudiantes no están dispuestos a pagar una crisis que ellos no crearon. A pocos días de haber anunciado un drástico paquete de medidas de recorte, el gobierno dio a conocer su decisión de triplicar, a partir de 2012, los aranceles universitarios -ya inaccesibles para los hijos de los trabajadores y la población de menores ingresos-. El gobierno de la alianza conservadora liberal anunció su plan de recortar el presupuesto universitario en un 40% para el año 2014. Desde que se conoció la medida se han visto varias protestas de estudiantes universitarios, incluyendo ocupaciones de sedes universitarias. En Irlanda se vio una de las manifestaciones de estudiantes más numerosa de los últimos tiempos.

Los carteles decían: ¡Impuestos a los ricos, no a los estudiantes! ¡La educación es un derecho! ¡Que la crisis la paguen los capitalistas no los estudiantes! ¡Universidad para todos! ¡Educación gratuita, ya!

Pero los estudiantes no están solos. También en noviembre los trabajadores del subterráneo londinense y los periodistas de la BBC salieron a la lucha en una clara señal de oposición a los ataques implementados por sus patronales.

En el marco de los drásticos recortes en el sistema de beneficios y ayudas sociales y la pérdida de más de un millón de puestos de trabajo en el sector estatal, anunciados por el gobierno de la alianza conservadora-liberal, el desempleo juvenil alcanzó récord en el Reino Unido. La cifra total de adultos menores de 25 años que carecen de un puesto laboral ronda el millón de británicos, de acuerdo con datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) al cierre de noviembre último, publicados por el diario The Guardian.

En la actualidad, la tasa de desempleo juvenil alcanza el 20,3 %, el nivel más alto desde que comenzaron los registros en 1992.

Italia

En diciembre se votó la reforma de la Universidad. Así describe Marco Revelli a los jóvenes participantes de masivas movilizaciones de protesta: “Los protagonistas del martes (21.12) eran en gran parte menores de edad que no pueden decodificarse con ninguna de las claves del análisis político y social anterior. Son hijos del bienestar interrumpido, la generación «futuro cero». Pondré un ejemplo. En Turín, el Politécnico siempre había sido una escuela de élite y un lugar de orden. De él salían ingenieros formados dentro del horizonte de la gran empresa, que asumían sus códigos de funcionamiento. Eran los custodios del saber del gran capitalismo.

Pues bien, hoy el Politécnico es el más radicalizado. He oído hablar a investigadores e ingenieros y me parecía estar oyendo a los obreros de Mirafiori de los años ochenta. Fuerza de trabajo utilizada en un gran ciclo a la que de repente se priva de derechos y orgullo para arrojarla a un segmento periférico.

El otro día, delante del aula magna, había una pancarta que decía: «Nos habéis quitado demasiado, ahora lo queremos todo». Los recursos se han esfumado en los grandes circuitos financieros globales, están deslocalizados.”

Puerto Rico y Wisconsin (Estados Unidos)

Desde diciembre los estudiantes puertorriqueños cumplen una huelga contra el aumento del 300% de la matrícula universitaria. En un comunicado, los empleados de la UPR manifestaron su solidaridad con los universitarios en huelga, criticaron además el intento del gobierno de descalificar la huelga estudiantil y aseguraron en nota a la prensa que la intención de los alumnos es luchar por el "derecho de todos los puertorriqueños a una educación universitaria pública y el acceso al ofrecimiento de labores académicas e investigativas de calidad".

El sábado 26 de febrero, más de cien mil personas se concentraron en Madison, Wisconsin, para manifestarse en contra de la iniciativa del gobernador republicano Scott Walker para eliminar los derechos a la negociación colectiva de la mayoría de los empleados públicos. Se trata de la manifestación más grande acaecida en Madison desde la guerra de Vietnam. Decenas de miles de personas marcharon en manifestaciones de solidaridad en todo el país. En Nueva York, miles se reunieron en una concentración para "Salvar el sueño estadounidense" en las afueras de la municipalidad.

Multitudes de varios miles de personas también se congregaron en Chicago, Columbus, Los Ángeles y Denver, entre otras ciudades. En Wisconsin, centenares de manifestantes desafiaron las órdenes de la policía y durmieron en el interior de la sede del gobierno el domingo por la noche, a pesar de la orden de Walker de que abandonaran el lugar. La policía de la sede del gobierno decidió no hacer cumplir la orden de Walker luego de que centenares de activistas sindicales, estudiantes y manifestantes insistieron en permanecer allí.

El cineasta norteamericano Michael Moore se sorprendía de la participación estudiantil en las multitudinarias movilizaciones: “¿Qué les parece eso de que cientos de estudiantes de secundaria de Wisconsin hayan abandonando las clases hace cuatro días y hayan ocupado ahora el edificio gubernamental del Capitolio y sus jardines en Madison para pedir que el gobernador detenga sus ataques a los profesores y a otros trabajadores estatales?

Yo tengo que decir que es una de las cosas más extraordinarias que he visto en años. Ahora estamos viviendo uno de los momentos más asombrosos de la historia. Y este momento ha llegado porque todos los jóvenes del mundo han decidido que ya han tenido bastante.”

¿De vuelta a mayo del 68?

Era la pregunta que comenzaban a hacerse varios analistas de la rebelión juvenil en Europa cuando aquélla pasó a alimentar el fuego de las revueltas árabes.

El mayo francés del 68 fue un levantamiento masivo en un país del capitalismo avanzado después de 20 años en condiciones de prosperidad imperialista. Este no es el caso por la actual crisis que atraviesan las economías avanzadas. En la actualidad la repartición de la renta nacional es el eje de la disputa. En el pasado lo fue el cambio o mantenimiento de las estructuras capitalistas en las fábricas, en la economía y en toda la sociedad burguesa. La huelga general contra los aparatos políticos y sindicales de la clase obrera y contra el poder fue la expresión de la ruptura entre la clase obrera y sus dirigentes. Tampoco la situación ha llegado a este punto.

Sin embargo, se tratan de imponer límites al acceso a los estudios superiores, reservando la Universidad a las futuras élites dirigentes. El adolescente que termina un aprendizaje profesional o estudios superiores no es esperado como fuerza de trabajo socialmente deseada. Los empleos son escasos y sin relación con el nivel cultural. Los estudios dejan de ser un derecho, son un privilegio. Un lujo que se paga. Se trata de contradicciones que no podrán ser reabsorbidas ni atenuadas por el sistema en los años por venir. De allí que la radicalización de la generación de menos de 25 años sea un fenómeno mundial y que sus temas sean convergentes, lo que indica el carácter fundamental y no circunstancial del movimiento. La dominación del capital se ha hecho inaceptable para el mundo juvenil.

Sumado a todo esto, las movilizaciones juveniles en Europa, el norte de Africa y América retoman una de las características centrales de Mayo del 68: la unidad obrero-estudiantil. Dimos varios ejemplos a lo largo del artículo. Nos interesa finalizar destacando los párrafos finales del manifiesto de los estudiantes de Rennes 2 a los trabajadores, parados y precarios de los países de la UE :

“Ferroviarios belgas, siderúrgicos castellanos, portuarios marselleses, intermediarios griegos, interinos, precarios e indeseables de todas partes, vuestra lucha es la nuestra. En todas partes debemos responder de forma solidaria y coordinada a cada ataque de cualquiera de nuestros oligarcas nacionales más o menos cómplices de los comisarios y de los banqueros europeos.

Para detener las contrarreformas y los planes rigurosos, por la mejora de nuestras condiciones de vida, por una política de apertura y solidaridad con relación a los emigrantes y proletarios de todos los países, organicemos en todas partes comités de lucha, asambleas generales interprofesionales, brigadas de piquetes volantes coordinados paso a paso más allá de las fronteras. Bloqueemos la Europa del capital, desbloqueemos la Europa-fortaleza, librémonos de los Sarkozy, Merkel, Barroso ¡y Berlusconi! Huelga general indefinida! ¡Bloqueo económico!”.

1.3.2011
Publicado en Revista Topía – AÑO XXI – NUMERO 61 – ABRIL/JULIO 2011

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile: Preocupante agravamiento de mapuches en huelga de hambre

PL

Dos de los cuatro líderes mapuches condenados por la justicia chilena se encuentran en estado crítico, dado el agravamiento de su salud por el ayuno que sostienen en demanda de un proceso justo.

Juan Carlos Reinao, médico de los comuneros sentenciados a penas de entre 20 y 25 años por un supuesto atentado a un fiscal, pidió el traslado de Ramón LLanquileo y José Huenuche a un hospital, informó este viernes Radio Universidad de Chile.

Según Reinao, Llanquileo presenta serios problemas cardíacos que exigen monitoreo médico, mientras que Huenuche muestra un decaimiento muy pronunciado, derivado de la alarmante pérdida de peso y de masa muscular tras 65 días de huelga.

El especialista insistió en el carácter inminente de la hospitalización de los indígenas y llamó la atención sobre el deterioro en extremo de la salud de los cuatro mapuches, quienes ya habían protagonizado un ayuno en cárcel en el segundo semestre del 2010, esa vez de más de 80 días.

Esta semana la vocera de los comuneros, Natividad Llanquileo, criticó la dilatada solución al pedido de anulación del llamado juicio de Cañete, comuna de la región del Bío Bío.

Llanquileo impugnó en particular la decisión de la Corte Suprema de postergar hasta el 3 de junio próximo su veredicto sobre el recurso de nulidad presentado por los abogados de Héctor Llaitul, Ramón Llanquileo, José Huenuche y Jonathan Huillical.

Es mucho tiempo porque está la huelga y ya en una etapa crítica, apuntó la portavoz de los mapuches, quienes retomaron el ayuno el pasado 15 de marzo en reclamo de un proceso justo y sin aplicación de la ley antiterrorista, aprobada durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Mientras se dilaten las resoluciones vamos a estar en la incertidumbre de lo que pueda pasar, aseveró.

El pasado mes de abril más de un centenar de personalidades políticas e intelectuales del mundo, incluidos los Premios Nobel de la Paz Rigoberta Menchú (1992) y Adolfo Pérez Esquivel (1980) solicitaron al Estado chileno la anulación del citado encausamiento.

En mensaje que también rubricaron el filósofo brasileño Emir Sader, el escritor uruguayo Eduardo Galeano, el músico franco español Manu Chao y el sociólogo estadounidense Immanuel Wallerstein, entre otros, hicieron mención a la falta de garantías procesales que tuvieron Llanquileo, Huenuche, Huillical y Llaitul.

Criticaron que sea la criminalización la respuesta a las demandas indígenas de tierra, territorio y autonomía. Llamamos al Estado Chileno a garantizar el debido proceso de los detenidos, un juicio justo sin utilización de testigos secretos, la imparcialidad del tribunal que los procese, condiciones carcelarias dignas y fin al doble procesamiento, señalaron.

Los hermanos mapuche han debido soportar cárcel, malos tratos, abandono y sobre todo un juicio que no respetó sus derechos como ciudadanos y como integrantes de un pueblo originario, expuso en particular el argentino Pérez Esquivel en carta al presidente de la Corte chilena, Milton Juica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El Parlamento uruguayo mantiene la Ley de Caducidad

PL

La Cámara de Diputados (baja) de Uruguay mantuvo la Ley de Caducidad tras finalizar hoy una extensa y ardua votación del proyecto llamado interpretativo, el cual perseguía eliminar esa norma jurídica aprobada en 1986.

Tras 15 horas de debates iniciados la víspera y concluidos pasadas las 5.30 de la madrugada aquí, la iniciativa no logró la mayoría simple que requería de los presentes en sala, por lo que Caducidad seguirá vigente.

A la jornada asistieron los 99 diputados, de los cuales 49 de la oposición votaron en contra del proyecto y la misma cantidad, todos legisladores del gobernante Frente Amplio (FA) lo hizo a favor.

El voto 50 de la coalición de izquierda, que hubiera dado la mayoría, pertenecía al diputado Víctor Semproni, quien como anunció anteriormente abandonó la sala tras exponer su negativa.

Ese documento interpretativo había recibido la sanción de la cámara de representantes (alta), con las boletas favorables de los senadores del FA, y la negativa de los Partidos Conservadores.

Tras la caída de la dictadura, el 22 de diciembre de 1986 el Parlamento uruguayo aprobó la Ley de Caducidad, conocida también como de Impunidad, con los votos de legisladores de los partidos Blanco y Colorado y la oposición del FA.

La legislación impide procesar y condenar a militares y policías que cometieron secuestros, torturas, violaciones de detenidas, asesinatos, ocultamientos de cadáveres y otros crímenes de lesa humanidad, durante el régimen de facto (1973-1985).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...