lunes, 30 de mayo de 2011

Colombia. Terrorismo de Estado en acción: Con los agentes del DAS-G3 en los talones

El “G3”, la sección ilegal del DAS, la policía política secreta de Álvaro Uribe, perseguía minuto a minuto al reportero sueco, Dick Emanuelsson, durante sus cinco años como corresponsal en Latinoamérica con Colombia como base.

Ver texto completo...

¿Progresismo en Costa Rica?

Luis Paulino Vargas Solís (especial para ARGENPRESS.info)

Cuando hablamos acerca del “progresismo en Costa Rica”, en realidad, ¿de qué estamos hablando? Reconozco que muchas veces he utilizado el concepto, y aunque usualmente procuro curarme en salud advirtiendo acerca de su vaguedad, no con ello he contribuido gran cosa a disipar la nebulosa.

En su momento tuve muchas vacilaciones acerca de la sola utilización del término. Lo de “progreso” conlleva reminiscencias no siempre agradables: teorías de la modernización (Rostow o bien las siliconadas versiones de “última generación” tipo Sachs), como tiene un inevitable tufo burgués que evoca crecimiento económico justo en tiempos cuando esa forma de concebir la economía exige un profundo replanteamiento.

Pero, en fin, me dije que se podía intentar darle nuevos significados al concepto y pensarlo más bien como un avanzar hacia sociedades más democráticas e inclusivas, más ecológicas, igualitarias, justas, libres y pacíficas ¿Tendrá sentido? En algún momento decidí que sí y que en el camino procuraría acomodar las cargas.

Entonces, y según los conceptos políticos tradicionales (cada vez más inapropiados), entiendo que progresismo es un término que intenta contener a ese abanico político multicolor que se sitúa desde el centro político hacia la izquierda, hasta llegar a un punto de quiebre, a la izquierda de la izquierda, donde los discursos y las prácticas políticas adquieren un registro muy distinto, lo cual rompe las posibilidades de interlocución.

Así pensado, el concepto progresismo intentaría reflejar las complejidades de la sociedad costarricense actual según estas se manifiestan en los sectores políticamente más críticos. Ese progresismo fue, en términos generales, el que llevó adelante la lucha contra el TLC con Estados Unidos y fue entonces cuando vivió sus mejores momentos, reflejado en un vasto movimiento de organización y movilización y en un esfuerzo extraordinario de construcción de discursos y propuestas políticas e ideológicas.

Fue un movimiento descentralizado y heterogéneo o, quizá mejor, una confluencia multicolor de movimientos y propuestas organizativas. Justo por ello siempre me han parecido desencaminados los diagnósticos -que se siguen repitiendo- acerca de que la debilidad de ese gran movimiento estuvo en la ausencia de un liderazgo fuerte, o bien en la carencia de una estrategia unificada (o en ambas cosas al mismo tiempo). La verdad es que nadie entre quienes intentaron jugar un papel de liderazgo –fuesen individuos o comisiones de coordinación o enlace- tenían más que algunas vagas e inciertas posibilidades de dirigir algo que se construyó desde lo diverso, como un entretejimiento de múltiples iniciativas.

No sé si esa insistencia en una conducción centralizada y un liderazgo fuerte sea acaso la pervivencia en el imaginario de algunas izquierdas de la vieja (y al parecer anhelada) proclama de “comité central mande”. El caso es que aquella fuerza social del no al TLC se movió como lo que era: un complejo diverso y heterogéneo. Fue un enorme ejercicio de construcción democrática autónoma, donde se acumularon logros extraordinarios como probablemente también se cometieron muchos errores, pero no creo que ninguno de estos haya tenido que ver con la negativa a someterse a una conducción autoritaria y centralizada.

Y cuando se diserta acerca de cuál debió ser la estrategia correcta, afirmando que la que se aplicó no lo era, interpreto que se nos dicen que la gente, el pueblo organizado y movilizado democráticamente, estaba equivocado. Y entonces, ¿es que acaso el pecado estuvo en un “exceso” de democracia?

Pues ese progresismo de hoy día fue ese gran actor en aquella lucha contra el TLC, pero ahora desprovisto del ímpetu organizacional, la imaginación política y la creatividad expresiva que fueron sus grandes fortalezas de entonces. Y aunque debilitado, sigue siendo plural, heterogéneo y por lo tanto complejo. Lo es en su perfil clasista, en sus expresiones y construcciones culturales y en sus visiones político-ideológicas.

Justo esa complejidad hace que resulte tarea muy ardua la de encontrar fórmulas sintéticas por medio de las cuales explicar lo que ese progresismo es. Que quede claro: no pretendo generalizar, sino tan solo caracterizar tendencias o manifestaciones más o menos dominantes. Por ejemplo, la existencia de un imaginario de justicia social que, la mayoría de las veces, gira alrededor de un eje principal: el papel asignado al Estado social de derecho. Aparece una opción por la organización democrática autónoma junto a un discurso patriótico-nacionalista relativamente bien posicionado, el cual se expresa en la defensa del patrimonio institucional y natural de Costa Rica. Por esa vía se establece un ligamen, en general bien definido, con el ambientalismo en sus múltiples expresiones: desde las luchas por el agua a la defensa de las reservas y parques nacionales. La vena patriótica ocasionalmente se vuelve anti-imperialista, pero a veces también da lugar a discursos –por lo menos en boca de alguno o algunos ideólogos- con una carga nostálgica y mitificada que resulta incluso reaccionaria (ello se expresa, por ejemplo, en la exaltación emocional y acrítica de viejos caudillos y en las visiones patriarcales y bucólicas de un pasado presuntamente igualitario).

Los pueblos indígenas o el campesinado y la seguridad alimentaria, como también la denuncia de las corruptelas de las oligarquías dirigentes, suscitan expresiones más o menos enérgicas por parte de las diversas vertientes de este progresismo. Pero no es infrecuente que se muestre conservador en lo moral y bastante “demodé” en cuestiones culturales. Por ello, no son inusuales los desencuentros en asuntos de género o juventudes, la casi incomunicación con las feministas y una indisimulada homofobia que, en el mejor de los casos, se expresa como un profundo desprecio hacia las personas sexualmente diversas.

El estado de debilitad en que se encuentra ha llevado al progresismo costarricense a pactar con sectores con los que apenas ayer estuvo enfrentado, tal cual se ha visibilizado en la reciente constitución de la alianza parlamentaria opositora. Pero esto último mejor dejarlo para una reflexión posterior.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Alerta: Chavismo de derecha amordaza La Radio del Sur

Indira Carpio (especial para ARGENPRESS.info)

Tal vez deba empezar por lo primero ¿hay chavismo de derecha? Si, así como también hay de izquierda, todavía. Hay gente que vota por Chávez, se dice chavista, y -aun peor- se dice de izquierda, pero es estructuralmente escuálida y están en nuestros medios de comunicación ¿La razón fundamental de por qué son de derecha?.

Creen, aceptan y trabajan para agudizar la brecha que separa las clases sociales, se apropia de los medios de producción pero no los socializa o los comparte sólo con los amigos para lograr el guiso, persigue a los sindicatos o todo lo que se le parezca, no garantiza la destrucción del Estado a través del empoderamiento del pueblo, sino que desde el poder, incluso, logra vencer verdaderas revoluciones, generando más dudas que certezas sobre el proceso y obteniendo a cambio una charretera de condecoraciones por altos funcionarios.

Son esas personas que deliran de “amor” por las misiones, pero pagan educación privada a sus hijos, que sueñan con que seamos limpios y organizaditos como los gringos. Esa que nos llaman ultrosos, radicales y marxistas por ser críticos sin abandonar la lucha. Esa clase de gente existe y está trabajando con nosotros ¿Por una misma causa?

Al mismo tiempo que el imperio ataca, las divisiones internas dentro del proceso bolivariano lo empiezan a resquebrajar. La convocatoria a la autocrítica hecha por parte del presidente no fue respetada, todo lo contrario, el que se atreviera/atreva saldría masacrado.

Paralelamente a la noticia sobre las sanciones legales de Estados Unidos contra Petróleos de Venezuela y una posible declaración de Venezuela como Estado terrorista por sus relaciones con Irán, el martes 24 de mayo, 5 periodistas de La Radio del Sur -LRDS- fueron despedidos de sus puestos de combate .

¿Los motivos? El supuesto relanzamiento de la emisora y su fusión con Telesur, proyecto del cual fueron echados anteriormente por problemas personales 4 de los 5 compañeros despedidos por el entonces presidente de la televisora y actual ministro de comunicación e información de Venezuela, Andrés Izarra ¿Casualidad?

Recientemente el sitio web Aporrea.org publicó una entrevista a William Izarra, uno de los ideólogos de la Revolución Bolivariana y padre de Andrés Izarra, quien decía que la tolda roja “sigue siendo una estructura reformista, cuarta republicana, coercitiva, asimétrica, que impone, que anula; no te permite que tú desarrolles tu pensamiento; te liquida desde el punto de vista de la creación política” ¿Será que discute sobre el uso del “socialismo como eslogan” con su hijo?

Con los despidos, por lo menos 3 de los programas más combativos en las hondas hertzianas caribeñas, “van fuera del aire” como estaría encantado de decir el escuálido Enrique Mendoza: “La Brújula del Sur”, conducido por Ernesto J. Navarro, “La vuelta al Sur”, por Marcos Salgado, Jefe de prensa y “En órbita”, por Hernán Cano, director de producción.

Le acompañan en la lista de despidos, Áaron Corredor, Jefe de Programación y Freddy Muñoz Altamiranda, coordinador del noticiario. Por solidaridad con los expulsados, el periodista Carlos Echeverri, asistente de musicalización renunció al medio.

Algunas personas inocentes sobre los antecedentes del problema, acuñan los despidos, primero de la presidenta Cristina González el 9 de mayo y luego de los 5 trabajadores de LRDS, a la cobertura imparcial que dedicaron a la deportación a Colombia del periodista sueco Joaquín Pérez Becerra, director de la Agencia de Noticias Nueva Colombia.

Sin embargo, si esto fuera del todo cierto, entonces ¿por qué no despidieron al resto de los periodistas de LRDS quienes también dieron espacio al caso Pérez Becerra? ¿Por qué salen de la radio las mismas personas que en otrora fueron perseguidas y ordenaron despedir de cuanto espacio gubernamental estuviesen, luego de reclamar participación laboral en las decisiones estratégicas en Telesur?

El caso Pérez Becerra fue la gota que derramó el vaso si, pero la riña y la retaliación contra estas personas es evidente y de vieja data.

Está claro que la fusión de Telesur y La Radio del Sur reforzará la marca de esta última; no obstante la línea editorial de LRDS hasta el momento daba voz a los movimientos campesinos, obreros, feministas, LGBTI, a los colectivos menos visibilizados; en cambio Telesur se convirtió en la versión latinoamericanizada de CNN en español -esto último, sin restarle importancia estratégica a este proyecto- Pero, ¿es esto una ventaja para la radio? No. Todo lo contrario, la absorción de la radio simplemente acalla una ventana que surge y compite con la multiestatal audiovisual.

La recién nombrada presidenta de LRDS y exdiputada Desirée Santos Amaral, en sus tiempos mozos luchó por las reivindicaciones laborales de los comunicadores y ahora viola sus derechos laborales. La nueva vicepresidenta es antigua compañera de labores de los expulsados y autonombrada “enemiga” de buena parte de las trabajadoras y los trabajadores de esa radio, Nieves Valdés.

Ambas llamaron uno a uno a los periodistas y les dieron nomás que una carta en la que se justificaba el motivo de despido: “reorganización y relanzamiento” de LRDS. Pero, ¿la inamovilidad laboral dónde la dejan?

No sólo eso, el terrorismo patronal y el acoso a los extranjeros, que vinieron a aportar su trabajo por la “Revolución”, se cimentaron en comentarios y mensajes xenofóbicos a través de la redes sociales, que revivieron antiguas amenazas de “deportación” a su país de origen, por parte de Nieves Valdéz.

La conducta de éstas “revolucionarias” da pena ajena. Mi madre diría “están como viejas pa' la gracia”. Pero, actualmente en Venezuela obtiene un cargo político quien más duro meza la hamaca.

Otra cuestión que preocupa es el tema de la libertad de tratar temas con alto índice de incomodidad para el ejecutivo. La autocensura es una práctica muy de moda en el Sistema Nacional de Medios Públicos en Venezuela. Muchas y muchos periodistas manifiestan su solidaridad con los periodistas expulsados, pero en privado. A los más arriesgados, aquellos que se atreven a gritarlo, les persiguen y piden que se les corten la cabeza. A los más ligados con el ministerio, simplemente se les llaman y amenazan con despedirlos.

A lo que algunos llaman la práctica del “periodismo institucional” si la información no favorece, entonces o no hablan o si hablan se les censura, se les bota y se les persigue.

Está visto que hay chavistas de derecha y son nada menos que el enemigo íntimo, la quinta columna, la vergüenza y, peligro: algunos están amordazando/dirigiendo nuestros medios.


Foto: Venezuela, política - Andrés Izarra, ministro del Poder Popular para la Comunicación y la Información. / Fuente: MINCI

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Perú: Provocaciones contra el pueblo

Gustavo Espinoza (NUESTRA BANDERA, especial para ARGENPRESS.info)

A días del 5 de junio asoman ásperas expresiones de la crisis, que amenazan al Perú y que pueden poner en verdadero riesgo la legitimidad de la consulta ciudadana en marcha.

La situación más explosiva se vive hoy en el departamento de Puno, en el sur-este peruano, uno de las regiones electoralmente más fuertes, y que el pasado 10 de abril volcara sus preferencias por la candidatura presidencial de Ollanta Humala, otorgándole algo más del 62% de los votos en tanto que Keiko Fujimori obtuviera apenas un 18% de los sufragios.

Hoy hay el riesgo serio que los comicios se dificulten allí porque el gobierno del presidente García no muestra verdadero interés en atender los requerimientos de la población - mayoritariamente aymara- que demanda -entre otras exigencia- la nulidad de las concesiones mineras otorgadas por el régimen en provecho de empresas foráneas.

Pareciera que las autoridades nacionales prefieren que el conflicto se extienda y se amplíe, como un modo de buscar un pretexto a fin de disponer acciones formales o violentas, que saquen fuera de juego a la población puneña y bloqueen su posibilidad de expresión en las urnas.

A ese peligro se han referido ya diversos analistas políticos e incluso voceros de Gana Perú, denunciando una peligrosa tendencia golpista. Aunque el Jefe del Estado ha negado esa voluntad, a nadie escapa el hecho que se ha parcializado abiertamente con la candidata de la Mafia a la que defendió en forma reiterada y pública buscando -quizá- una protección para él mismo hacia el futuro.

El tema en Puno se ha concentrado principalmente en el proyecto denominado Santa Ana, mediante el cual se pretende explotar un rico yacimiento de plata. Pero en verdad, se amplía a alrededor de 20 proyectos similares concesionados por el régimen actual y a los que se opone mayoritariamente la población. Ellos ocupan extensas zonas geográficas situadas en la orilla del Lago más alto del mundo, el Titicaca, que une al Perú con Bolivia.

La objeción ciudadana alude a la contaminación ambiental, pero también a la suerte que habrán de correr sus aguas, cuando los relaves mineros se vuelquen hacia ellas con una carga de Mercurio y otros productos similares.

La minería es la tercera gran riqueza de una región que cuenta con más de dos millones de habitantes y algo más de un millón de votos, que podrían quedar marginados por la crisis que hoy se confronta.

Un buen porcentaje de la explotación del subsuelo, corresponde allí a la minería informal, lo que sirve de pretexto para descalificar una lucha que se ha radicalizado desde hace 18 días y que conmociona todo el sur peruano.
En las últimas horas el conflicto se agravó por la incapacidad mostrada por la “Comisión de Diálogo” enviada sin poderes reales por el Ejecutivo, y que estaba integrada por vice ministros de diversos portafolios. El fin de las tratativas dio lugar a violentas reacciones populares. La multitud enardecida quemó algunos locales públicos y tomó virtualmente en sus manos parte de la gestión local.

Ni la policía ni la institución castrense “se compraron el pleito” y optaron simplemente por observar, inusualmente cautas, el desarrollo de los acontecimientos, en tanto que la derecha capitalina demandó abiertamente el “uso de la fuerza” para “restablecer el orden”.

Un giro de ese signo, sería por cierto como pretender apagar el fuego con gasolina. Y podría derivar en una confrontación de alto riesgo para la seguridad y la vida de la gente. Aunque, por ahora, se ha resuelto uno de los puntos de la demanda cívica, falta todavía un camino que recorrer.

Consciente de ello, Ollanta Humala ha formulado una crítica pública al presidente García y un llamado abierto a la población puneña. El gobierno -en época electoral, ha dicho- “no puede dar una serie de decretos que entregan concesiones mineras en lugares donde ellos saben que tocar estas zonas tiene una connotación importante” y la ciudadanía debe ser consciente que el régimen “está generando esa situación para enturbiar el proceso electoral en una región profundamente nacionalista”.

Un segundo tema que concita la atención internacional es un hecho quizá inédito en la historia del país. Por primera vez en muchos años, en efecto, millares de personas están saliendo permanentemente a las calles para expresar su repudio a la candidata de Fuerza 2011, hija de Alberto Fujimori y calificada vocera de la Mafia.

Usualmente en el Perú ha ocurrido que antes de una consulta electoral, se desarrollen movilizaciones de masas a favor de un candidato. Pero nunca en contra de otro. Por Prado, o por Belaúnde, por García, Barrantes o por Toledo, o por el propio Fujimori o Vargas Llosa, en su momento, se registraron masivas movilizaciones ciudadanas. Pero en ningún caso hubo acciones de esa envergadura recusando a un candidato. El fenómeno, ha asomado hoy en el Perú.

Desde hace algunas semanas virtualmente todos los días se suceden acciones masivas en repudio a Keiko Fujimori. Estudiantes, jóvenes, mujeres, jubilados, desocupados y trabajadores del área rural y urbana y de distintos gremios, salen a la calle con grandes carteles y banderolas para expresar su rechazo al eventual retorno de la Mafia a la conducción del Estado. Está madurando una vigorosa voluntad de resistencia que dificultará en el futuro cualquier plan de retorno al pasado.

El jueves 26 de mayo tuvo lugar la hasta hoy mas importante y masiva de estas demostraciones. Millares de pobladores se desplazaron, en efecto, por las principales avenidas de la capital cantando himnos, mostrado banderas y lanzando consignas se rechazo masivo a la candidata Fujimori. Casi el 80% de los concurrentes eran jóvenes, mujeres y ancianos, unidos por una misma causa: impedir el retorno de la barbarie.

Pero el hecho no ocurrió solamente en Lima. También en Arequipa, Trujillo, Ayacucho, Tacna, Iquitos, Cusco. Chiclayo y otras ciudades del interior del país, millares de personas hicieron lo propio, mostrando su firme voluntad de impedir la restauración del régimen depuesto el año 2000, y al que representa hoy la hija del mandatario de entonces.

La derecha continúa en su esfuerzo por concentrar todas sus fuerzas atacando al candidato del Partido Nacionalista. Cuenta, para el efecto, con cuantiosos recursos, pero también con el control de los principales medios de comunicación a los que usa a su antojo. Tiene en sus manos importantes resortes del Poder y obra a la sombra de los servicios secretos del Perú y del exterior que suman esfuerzo y voluntad para doblegar la voluntad de los peruanos.

En Lima, el Cardenal Cipriani -en un hecho inusitado- utiliza incluso el púlpito de la Catedral para llamar a la población a compartir su simpatía por la candidata de la Mafia. Y le siguen ciertos segmentos de a Iglesia oficial, de los Partidos y Movimientos de la Derecha y otros grupos afines.

Recientemente fue publicado en un diario de la capital un aviso pagado a página entera en representación de un supuesto Movimiento de “Tradición y Acción por un Perú Mayor”, engendro neo nazi que desafía la conciencia cívica de la población desde las posiciones del anticomunismo más desenfrenado, elemental y primitivo, ese que alentaba la CIA en los años de la “guerra fría” y que hoy revive en las pantallas de la TV y en las publicaciones de la prensa mafiosa. .

El llamamiento que exhorta a los peruanos a “votar contra el marxismo” elude por cierto cualquier referencia a la corrupción que encarna la abanderada de Fuerza 2011, y cuya imagen se ha deteriorado por revelaciones recientes referidas a los delitos de estafa cometidos no sólo por su propia familia, sino también por la de su esposo, Mark Villanella, un extraño ciudadano norteamericano, sin trabajo conocido, pero sí con muchos recursos disponibles.

En el áspero camino pre electoral, aun es mucho lo que puede esperarse. Y las definiciones están a la orden del día. Como bien dice el poeta Arturo Corcuera, “no hay tiempo para volverse neutral” Pero, ante todo, es indispensable mantener vigilancia, serenidad, fortaleza; y, sobre todo, mostrar confianza en un movimiento popular que viene desde lo más profundo del Perú, y que se perfila como la fuerza de victoria. Hay que cerrar el paso a las provocaciones contra el pueblo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: 6,7,8 razones para cambiar el modelo, anímate a repetirlas

Claudio Lozano (PROYECTO SUR - SIN PERMISO)

El diputado nacional Claudio Lozano presentó de manera original una serie de razones para cambiar el modelo, tomando como punto de partida el emblemático programa kirchnerista de la TV Pública argentina, 6, 7, 8: “Queremos que estas 6, 7, 8 razones para cambiar el modelo permitan avanzar en el necesario cuestionamiento al consenso gubernamental como condición de posibilidad de construir una Argentina más Igualitaria”, expresó Claudio Lozano al presentar su original informe.

En la Argentina de hoy:

a) 6 de cada 10 hogares tienen problemas para llegar a fin de mes.

b) 7 de cada 10 grandes empresas son extranjeras.

c) 8 de cada 10 jóvenes económicamente activos están precarizados.

En la Argentina de hoy:

a) 6 de cada 10 muertes de niños menores a un año ocurren por causas evitables.

b) 7 de cada 10 personas que nacieron entre 2006 y 2010 son indigentes.

c) 8 de cada 10 jubilados perciben haberes iguales o inferiores al mínimo.

En la Argentina de hoy:

a) 6 de cada 20 niños, niñas y adolescentes no tienen el derecho a una Asignación Familiar, a pesar de la Asignación “universal”.

b) 7 de cada 10 dólares que provienen de las exportaciones se concentran en apenas 30 firmas.

c) 8 de cada 20 personas habitan en viviendas sin cloacas.

En la Argentina de hoy:

a) 6 de cada 10 personas pobres son ocultadas por el INDEC.

b) 7 de cada 10 pesos de producción de la cúpula empresarial lo realizan solo el 20% de estas firmas.

c) 8 de cada 20 asalariados están en negro.

Bonus track:

d) 8 de cada 10 personas indigentes son ocultadas por el INDEC

En la Argentina de hoy:

a) 6 de cada 10 embarazadas quedan por fuera de la Asignación Universal por Embarazo para la Protección Social.

b) 7 de cada 30 jóvenes no estudian ni trabajan.

c) 8 firmas de la cúpula se llevan el 26% de las utilidades obtenidas por la misma.

En la Argentina de hoy:

a) 6 de cada 10 pesos de utilidades de la cúpula empresaria se lo llevan apenas 50 firmas.

b) 7 de cada 16 trabajadores ganan por debajo del Salario Mínimo, Vital y Móvil.

c) 8 de cada 40 jóvenes desocupados están buscando empleo hace más de un año y no lo consiguen.

En la Argentina de hoy:

a) 6 de cada 20 familias que recibían algún plan social en 2009 quedaron por fuera de los mismos después de la AUH, sin traspasar tampoco a la nueva prestación

b) 7 de cada 15 pibes son pobres.

c) 8 de cada 10 pesos de ganancias de las empresas de la bolsa se concentraron en apenas 10 firmas

En la Argentina de hoy:

a) Apenas $6 más por día significó el último aumento para los jubilados.

b) 7 millones de pesos cada 8 horas ganaron las empresas pertenecientes al rubro de alimentos y bebidas desde 2007.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Democracia o masomenismo

Roberto F. Bertossi

¿Es nuestra democracia un gobierno del pueblo y para el pueblo?

Conforme al Articulo 22 de nuestra Constitución Nacional, el pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por la misma.

¿Es entonces nuestro pueblo proclive a una inmolación o suicidio más o menos colectivo?

La carencia o marcada intermitencia en la provisión pública de los servicios de nutrición, salud, educación, trabajo decente, vivienda digna, servicios públicos esenciales, seguridad y más, autorizan interrogante semejante socialmente compartido y compartible ¿o sí?

Nuestra frágil y falible democracia necesita sin demoras `ni distracciones´ más calidad y fortaleza institucional para recuperar e incrementar su capacidad de respuesta, su cultura de la satisfacción, su ética, la equidad y todo pero todo lo público, con transparencia, experticia, pertinacia y excelencia.

Para empoderar y reempoderar nuestra anhelada democracia debemos alejarle de todos y cada uno de los masomenismos que padecemos que tan mal parada han dejado a la misma en cuanto tal.

En efecto. Entre nosotros casi todo cuanto -como y cuando- se hace, se hace más o menos. No más.

Las escuelas dictan sus clases más o menos, los hospitales atienden más o menos, la idoneidad, los programas y los horarios se respetan más o menos, la legislatura y los tribunales funcionan más o menos, el transporte circula más o menos, el transito se controla más o menos, la seguridad es menos, los provisión y las tarifas de agua potable, de saneamiento, de energía eléctrica y tal pues ya son más por menos.

Entre tanto, así como `a tientas´, con una democracia extraviada en `sus ensayos´ y sin novedad ante este masomenismo disfuncional fenomenal, quien menos quien más ha caído en más o menos bronca colectiva fruto de tanta desorientación, desconcierto y perplejidad sin precedentes.

Ahora mismo y en vísperas electorales, el afán más notorio y presuroso de la mayoría de los precandidatos `autoexpectables´, lo vemos centrado (sin tapujos) en desacuerdos entre personas pero nada sabemos de programas, de estrategias de gestión, de mayores antecedentes, de consensos con garantía de razonabilidad y durabilidad. Al menos en este aspecto, la difusión pública no se priva de asimetrías y externalidades negativas por desinformación.

Lo cierto es que -por lo visto y conocido-, estamos atrapados en contratos sociales leoninos que hasta –inaudita y atónitamente- nos obligan a votar hasta cinco a más veces en nada de tiempo y bajo apercibimientos sancionatorios.

Hablando en criollo desde tristes y carísimas experiencias conocidas y padecidas, cuantas veces se nos compele a convalidar una y otra vez, cualquier desatino o desaguisado propio de este culebrón político vernáculo todo un bastardo propio de una institucionalidad que viene abdicando o fallando más que recurrente y frecuentemente con demasiada ciudadanía asqueada, estafada y con un ¡hasta cuando! a flor de labios.

Preconclusivamente, cuando el Estado abandona total o parcialmente sus funciones esenciales, cuando no cumple sus prestaciones y servicios intransferibles y, paradójicamente, nos viene exigiendo día a día más tasas, contribuciones, tributos, impuestos, retenciones, etc.,; ética y moralmente quién y como nos podrá en estricta y legitima justicia obligar a cumplir con nuestras contraprestaciones … “de nada”

Finalmente, el culto a la confrontación y al desencuentro alentado y financiado por intereses viles y espurios sectoriales - internos y externos- viene desprestigiando y truncando más que menos una democracia realista la que así, prescinde riesgosamente de auténticas políticas de estado, de gobernabilidad genuina, de saludables alternancias personales y republicanas puesto que, salvo excepciones para el bronce, desde 1983 los profesionales de la política por todos conocidos ha conformado una casta en el altar del `enroque´, del nepotismo y del enriquecimiento ilícito porque -paren un poco-mucho pueblo argentino no ha olvidado su capacidad patrimonial y estilo de vida del 83´ y la metamorfosis del contraste que explican y predicen exhibiciones y ostentaciones personales en la actualidad las que, esta vez, nos llevan a coincidir con la apabullada señora de los almuerzos: ¡así, no!

Roberto F. Bertoss es investigador y profesor universitario.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El mayo caliente del 69

Leónidas Ceruti (INDYMEDIA)

Los antecedentes del “Mayo del 69” parten de sucesivos golpes de Estado, de represiones como la “Noche de los Bastones Largos” y de la connivencia entre un sector del sindicalismo y los militares. Pero en los últimos años de la década del ’60 comienza otra etapa para los obreros y estudiantes en lucha: no sólo se conforma la CGT de los Argentinos sino que la calle se convierte en un espacio de protesta y de levantamiento popular. Así lo demuestra la historia al rememorar el Correntinazo, el Rosariazo y el Cordobazo.

Cielito cielo que sí
cielo del sesenta y nueve
con el arriba nervioso
y el abajo que se mueve
Párrafo de “Cielo del 69” de Mario Benedetti

1.- Un mundo convulsionado

Los conflictos a nivel mundial crecieron en los años 60 y 70, afectando a los países capitalistas desarrollados y dependientes, con manifestaciones veladas en los socialistas, como la Unión Soviética, o más claras en Checoslovaquia y Polonia.

En esos años se vivieron la Revolución Cubana, el Mayo francés, el asesinato del Che Guevara, el otoño caliente del 69 en Italia, la Guerra de Vietnam, las luchas por los derechos civiles en EEUU, y el surgimiento de la nueva izquierda en varios países. Nació una contracultura en las artes, las letras, la música, la vida cotidiana, la sexualidad, la vestimenta, las costumbres.

2.- Golpes, proscripciones y democracia restringida

La etapa entre 1955 y 1966, se abrió y cerró con un golpe militar, donde se dieron restauraciones “democráticas” con proscripciones, momentos de violencia y otros de consenso pasivo. Fue un periodo de crisis del sistema, de la democracia parlamentaria, de la representación política y un estado deliberativo en las Fuerzas Armadas. Se evidenció una mayor presencia de las inversiones extranjeras, progresivo control de la economía por los monopolios internacionales, polarización de las fuerzas sociales y se intensificó la conflictividad social.

Así se sucedieron el golpe militar del 55, la Revolución Fusiladora, proscripción y persecución del peronismo, resistencia del pueblo, pacto Perón-Frondizi, gobierno desarrollista, Plan Conintes de represión al movimiento obrero, nuevo golpe militar, democracia restringida, gobierno de Illia, y otro golpe cívico-militar en 1966.

3.- Un nuevo golpe de militares y civiles

Desde 1963, las relaciones entre el Ejército, el sindicalismo, los medios de prensa y el gobierno radical fueron cada vez más distantes. Entre los militares se hicieron fuertes las opiniones de conformar un gobierno que excluyendo a los partidos políticos, integrara a las Fuerzas Armadas con poderosos empresarios y jerarcas sindicalistas. A su vez una campaña periodística minó el prestigio del gobierno, acusándolo de lento e ineficiente.

La prédica dió sus frutos el 28 de junio de 1966, cuando un movimiento encabezado por el Gral. Juan C. Onganía destituyó al presidente Arturo Illía. El proyecto llamado pomposamente “Revolución Argentina”, se sustentó en el desprestigio del sistema parlamentario ante los ojos de la clase obrera y de los sectores medios, que hicieron suyas las consignas lanzadas desde el gobierno “Abajo el Parlamento”, “Abajo los partidos políticos que nada solucionan”, “Adelante con la Revolución Argentina”.

A medida que el gobierno dictatorial fue avanzando en su gestión esa “revolución prometida” mostró su verdadero rostro al irse profundizando la crisis, la creciente acción represiva ante las luchas en ascenso, y se fue deteriorando más y más ese ensayo que al decir de sus impulsores “no tenía tiempos ni plazos, sino objetivos”, y esquematizaron sus metas en los llamados “tiempo económico”, “tiempo social” y “tiempo político”. En lo económico, el plan de Krieger Vasena, se proponía una transición hacia el desarrollo de la industria pesada y la infraestructura necesaria. El proyecto recibió el apoyo del FMI (stand by por 125 millones de dólares en marzo de 1967) y del gobierno de Estados Unidos. La crisis comenzó cuando no se pudieron mantener la estabilidad de los precios internos de los productos agropecuarios, que fueron en progresivo aumento. Los signos fueron inflación creciente, recesión y las economías regionales en crisis y estado terminal.

3.1.-La cueva bolchevique

La Universidad, que había sobresalido por la excelencia académica y las investigaciones, fue acusada por la politización de los claustros de profesores y estudiantes, el excesivo presupuesto, y fue bautizada como “la cueva bolchevique”.

El viernes 29 de julio de 1966, a través del decreto ley 16912, se anulaba el gobierno tripartito y subordinaba a las autoridades de las Universidades al Ministerio de Educación. Luego vendría la “Noche de los bastones largos” con la represión para docentes y estudiantes en la Universidad de Buenos Aires. Renunciaron 1400 docentes. El interventor, Luis Botet, declaró “Hay algo que es superior a la enseñanza, a la ciencia, a la investigación, a la renuncia de 1000 profesores, ese algo es el principio de autoridad”.

En los claustros universitarios, la lucha se inició desde el mismo día de la asonada militar, y estuvo centrada en las luchas contra la intervención, el limitacionismo, la autonomía universitaria y por el gobierno tripartito. El Secretario de Prensa del gobierno nacional declaró: “Se habla de un avasallamiento de la universidad, cuando lo que se quiere es salvarla del comunismo, el gobierno dispone de instrumentos legales y de fuerza para proceder y comienza a hacerlo con toda decisión, de lo que no dispone más es de paciencia. La resolución del gobierno de obrar con la energía que requiere el deber de contener el desorden que se ha provocado, lamenta las víctimas en la policía y las víctimas de los provocadores y lamenta las víctimas que vendrán, porque a partir de ahora no se admitirá ese desorden”.

3.2.- Buenos muchachos: Vandor, Coria, Alonso

No llamó la atención en el acto de asunción de Onganía, la asistencia de empresarios y sindicalistas, se confirmaba así el acuerdo entre las Fuerzas Armadas, el poder económico y la delegación de dirigentes sindicales que estuvo integrada por Vandor, Izzeta, Taccone, Niembro y Coria, por las “62 Vandoristas”; Alonso y Cristófoli lo hicieron por las “62 de pie junto a Perón”, mientras por los llamados sindicatos independientes lo hizo Armando March.

Cuando a escasos días de su asunción, el gobierno decidió la disolución de los partidos políticos, clausurando sus locales e incautando sus bienes e intervino las Universidades, muchos se preguntaron ¿Por qué no la CGT?. Se estaba cumpliendo un compromiso, y en virtud de ello, la central obrera se negó a tomar partido en el problema universitario y apoyó sin reservas la disolución de las agrupaciones políticas.

La posterior firma del convenio de los metalúrgicos en la Casa de Gobierno fue otro símbolo de la buena relación de Vandor y algunos sindicalistas con los militares.

A pesar de ello, entre las primeras medidas tomadas por la dictadura estuvo la sanción de la ley 16.936 de “Arbitraje Obligatorio”, medida duramente criticada por los sindicalistas, ya que la misma limitaba el derecho de huelga. En febrero de 1967, la CGT intentó presionar al gobierno anunciando un plan de lucha. Los militares contraatacaron con rapidez: se denunció la existencia de un plan terrorista, se interrumpió el diálogo con la central obrera y se suspendió la personería gremial de la FOTIA, Unión Ferroviaria, UOM, FOETRA y otros sindicatos.

Los anunciados reordenamientos portuarios y ferroviarios provocaron huelgas. Se agregaron paros en General Motors, empleados de farmacia, lecheros, papeleros, textiles, metalúrgicos, transporte, portuarios, maestros, construcción. En Tucumán, los enfrentamientos de los obreros de los Ingenios azucareros, con las patronales y la política impulsada desde el gobierno llevaron a la ocupación de varias empresas, manifestaciones, y hasta choques armados, lo que originó una fuerte represión, con el asesinato de la militante Hilda Guerrero de Molinas.

La agresión hacia las conquistas históricas de la clase obrera continuó en los años venideros. Agustín Tosco las sintetizó: “retiro de personería a sindicatos, desconocimiento de las representaciones laborales en organismos del estado, imposición del arbitraje obligatorio, anulación del salario mínimo, vital y móvil, legislación contra el derecho de huelga, anulación de la ley 1884 de indemnización reduciendo sus montos a la mitad, cesantías, suspensiones, rebajas de categorías, pérdidas de salario, suspensión de la estabilidad en varias convenciones colectivas de trabajo: aumento de la edad para jubilarse y régimen de alquileres de libre contratación”.

4.-La hora de la lucha antidictatorial: Nace la CGT de los Argentinos

El Congreso Normalizador de la CGT, citado para el 28 de marzo de 1968, fue el momento para que las distintas corrientes del sindicalismo chocaran entre sí.

Buena parte de los delegados concurrieron con un espíritu de hostilidad hacia los sindicalistas “colaboracionistas” y “participacionistas”. La CGT quedó quebrada en dos. Se retiraron tanto vandoristas como colaboracionistas, constituyendo la “CGT Azopardo”, que pasó a ser la “CGT oficialista”, mientras que el resto de los gremios conformaron la CGT de los Argentinos (CGTA) o de Paseo Colón.

Como Secretario General de la CGTA se designó a Raimundo Ongaro, y el conglomerado de fuerzas políticas, sindicales y estudiantiles que la integraron lo hicieron tras un programa antiimperialista, antimonopolista, antioligárquico y contra la dictadura militar. Sus principios se explicitaron en el “Mensaje a los trabajadores y el pueblo - Programa del 1º de Mayo de 1968”, que pasó ha ser un documento histórico de los trabajadores argentinos, redactado por Rodolfo Walsh, mientras que Ongaro le dió los últimos retoques.

El programa se presentó en el acto por el día de los trabajadores, encabezado por Raimundo Ongaro y Agustín Tosco, en el Córdoba Sport Club. Sus principales consignas fueron “Más vale honra sin sindicatos que sindicatos sin honra” y “Unirse desde abajo y organizarse combatiendo”.

La CGTA publicó un semanario, dirigido por Rodolfo Walsh, y denominado “CGT”, editando 55 números, llegando a imprimirse un millón de ejemplares. Fue además un espacio de militancia artística como la muestra “Tucumán Arde”, las expresiones de Ricardo Carpani, o las del Grupo Cine Liberación.

5.- La rebeldía bajó del Norte Santafesino y Corrientes

A comienzos de 1969, con las economías regionales en crisis en distintas zonas del país, como la zona norte de la provincia de Santa Fe, con fábricas e ingenios cerrados, las organizaciones obreras y campesinas decidieron demandar a las autoridades. El 11 de abril se congregaron en número de 10.000 en Villa Ocampo, y desde esa ciudad partió la “Marcha del Hambre” hasta la capital provincial. Integraban la caravana de trabajadores desocupados o con sus fuentes de ocupación amenazadas, pequeños campesinos y comerciantes. Habían adherido a ese periplo de protesta las poblaciones de Villa Ana, La Gallareta, Tacuarendi, Las Toscas y Villa Guillermina.

Desde Santa Fe el jefe policial, coronel Duretta, dió instrucciones precisas: “Ubíquenlo a Ongaro de cualquier forma”, y reunió a 3000 policías, gendarmes y soldados. La pueblada enfrentó la represión, ocupó el edificio comunal y obligó a renunciar al intendente “porque no sirve para defender al pueblo”. Al levantamiento premonitoriamente se lo conoció como “la golondrina anunciadora” de lo que posteriormente sucedería en el país con los distintos “azos”.

Para mayo, ambas CGT acordaron un “Plan de Lucha”, que finalizaría con un paro nacional el día 30, medida que no apoyaron los colaboracionistas de Rogelio Coria. A nivel nacional, se prohibieron los actos del primero de mayo, por disposición del Jefe de la Policía Federal, General Fonseca.

En la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) fue designado como rector el abogado Carlos Walker, que como primera medida ordenó la disolución de todos los centros de estudiantes. La respuesta vino de la Federación Universitaria del Nordeste (FUNE). Ante la situación presentada, los estudiantes se declararon en huelga y no permitieron el comienzo del ciclo lectivo del año 1969. Las manifestaciones estudiantiles comenzaban a tener mayor envergadura tanto en Corrientes como en Resistencia, llegando a su punto máximo en mayo, donde se sumó a la protesta la CGT de los Argentinos.

Así, se llegó al 15 de mayo, cuando se realizó una marcha estudiantil multitudinaria en la ciudad de Corrientes, que fue acompañada por estudiantes secundarios, docentes, gremialistas, miembros del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo y la sociedad en su conjunto, con el objetivo de protestar por los aumentos de un 400% en los precios del comedor universitario. La policía reprimió salvajemente con gases, palos, sables y disparos de armas de fuego. La columna compuesta por más de mil quinientos jóvenes se dispersó, muchos fueron heridos, otros tantos encarcelados, y fue asesinado el estudiante de cuarto año de medicina, Juan José Cabral, oriundo de Paso de Los Libres.

6.- Rosario en la lucha: el “Primer Rosariazo”

Luego de los acontecimientos de Corrientes, en las facultades rosarinas el clima era de tensión. Se sucedían las asambleas, y la agitación hizo que el 16 de mayo el rector Cantini resolviera suspender por tres días las clases, y sólo quedaba como lugar de reunión el comedor universitario. Allí esa noche se realizó una masiva asamblea y posteriormente una marcha por las calles céntricas. Al día siguiente, 400 estudiantes se reunieron frente al comedor universitario en Avenida Corrientes 797, entonando la consigna “Acción, acción, acción por la liberación”, lanzaron volantes e hicieron estallar algunos petardos, y se manifestaron frente al Banco Alemán Trasatlántico. Inmediatamente comenzó la represión. Un grupo de estudiantes, perseguidos por la policía, corrió por calle Corrientes hacia el sur y doblando por Córdoba, pero desde Entre Ríos aparecieron más policías disparando sus armas.

Los estudiantes y decenas de sorprendidos transeúntes quedaron encerrados. Algunos manifestantes junto a una docena de paseantes -incluidos varios niños- ingresaron a la Galería Melipal. Pero el lugar, con una sola boca de entrada y salida, hizo que otra vez estuvieran atrapados a merced de la policía. Los agentes ingresaron al edificio y reanudaron la golpiza. La gente trató de evitar como podía la lluvia de golpes: se escucharon súplicas, llantos y alaridos. En medio de la confusión sonó un disparo que provenía del arma del oficial inspector Juan Agustín Lezcano.

Cuando la policía se replegó quedó en el suelo, junto a la escalera que llevaba a los pisos superiores, el cuerpo de Adolfo Bello, con la cara ensangrentada. Horas más tarde fallecía, quien era estudiante de segundo año de Ciencias Económicas.

El Ministro del Interior, Borda, expresó el mensaje de siempre tras una manifestación y la posterior represión: “Resulta así muy claro que el clima de violencia ha sido provocado por elementos de extrema izquierda y por algunos políticos, que en estos días se han mostrado particularmente activos. No ha faltado tampoco algún dirigente gremial que, interesado más en satisfacer sus ambiciones personales que en el auténtico bien de los trabajadores, intenta aprovechar las circunstancias para inducirlos a servir a sus menguados propósitos”.

Los días 18, 19 y 20 se sucedieron “actos relámpagos”, concentraciones, denuncias de testigos. Comenzó a funcionar la “olla popular” organizada por la CGT de los Argentinos y los estudiantes con el fin de suplir el cierre del comedor universitario. La unidad obrero-estudiantil continuaba creciendo. El lugar donde fuera baleado Bello estaba permanentemente orlado con flores.

Para el miércoles 21, se hizo un llamado “a todo el estudiantado y al pueblo de Rosario a una “Marcha de Silencio”, en homenaje a los “compañeros caídos”, organizada por el Comité de Lucha de Estudiantes de Rosario y la CGTA. La concentración partiría desde la Plaza 25 de Mayo y la manifestación culminaría frente al local de la CGTA, Córdoba 2060, donde hablarían Raimundo Ongaro y algunos estudiantes. Se reclamaba la solidaridad de todo el pueblo, y el cierre de negocios.

Horas antes de la anunciada protesta, la zona céntrica parecía una fortaleza policial. Carros de asalto, patrulleros, autobombas, carros hidrantes, guardias de infantería o a caballo patrullaban permanentemente y se exhortaba a la desconcentración mediante megáfonos. A pesar del aparato intimidatorio los estudiantes comenzaron a congregarse, algunos portando carteles como el de los secundarios con esta leyenda “Comité de Lucha Estudiantes Secundarios Bello-Cabral: Contra la Estructura de la Enseñanza”, y empezaron las sentadas en silencio.

Minutos después comenzó la represión. Todo se desencadenó cuando la Infantería de Policía lanzó gases lacrimógenos para desconcentrar a los estudiantes, éstos respondían con piedras, se dispersaban y volvían a reagruparse y en improvisadas columnas trataban de marchar. La policía repartía bastonazos y continuaba arrojando gases. Los jóvenes armaban barricadas con maderas de las obras en construcción, desde los edificios les arrojaban papeles y comenzaron a encender fogatas que aumentaban minuto a minuto.

A lo largo de varias horas los estudiantes y las fuerzas represivas se enfrentaron por las calles céntricas. Fue una verdadera batalla campal, los manifestantes en número entre 3000 y 4000 mil coparon el centro con la colaboración efectiva de los vecinos. La zona presentaba el aspecto de un campo de guerra con grandes fogatas y barricadas en muchísimas esquinas. La policía se había replegado hacia la jefatura. La Batalla de Rosario y el Primer Rosariazo -al decir de Beba Balve- estaba en pleno desarrollo.

Una columna de manifestantes decidió avanzar desde Córdoba y Corrientes hacia el oeste. En la intersección de calle Italia se produjeron nuevos incidentes. Un grupo de estudiantes arrancaron la placa del rectorado, que no había condenado el asesinato de Bello. Después llegaron hasta el frente de la radio LT8. Un pequeño grupo rompió a pedradas vidrios y ventanas e ingresó a la emisora para interferir la transmisión (en esos momentos se trasmitía el partido Estudiantes de la Plata y Nacional de Montevideo, por la Copa Libertadores). El objetivo no se cumplió porque el operador de planta empalmó la transmisión con la cabecera de Radio Belgrano.

Cuando llegaron los escuadrones de Caballería, un grupo intentaba tomar el rectorado, otro salía de LT8 y un tercer grupo se estaba dispersando hacia calle Dorrego abandonando la idea de ocupar la Jefatura de Policía, un objetivo que se llegó a plantear cuando la policía huía. A pocos metros de LT8, cayó abatido por un balazo en la espalda el adolescente Luís Norberto Blanco, un empleado metalúrgico y estudiante que intentaba huir corriendo de la represión policial. Los primeros auxilios se los prestó el médico Aníbal Reinaldo, que también sufre los sablazos de la policía. A los pocos minutos fallecía, y eran heridos otros manifestantes.

El Poder Ejecutivo Nacional, pasada la medianoche decretaba a “Rosario Zona de Emergencia”, bajo control del Ejército. Se ocupaba militarmente la ciudad y los Bandos Militares alertaban sobre las prohibiciones, las detenciones y los Tribunales Castrenses comenzaban a actuar. El número de detenidos ascendió a 89, la gendarmería patrullaba la ciudad, y la bronca antidictatorial aumentaba.

Un Plenario de 38 gremios reunidos en el local del Sindicato del Vidrio, donde participaron representantes de las dos centrales obreras, la de Paseo Colón y Azopardo, ratificaba la realización del paro para el viernes 23, y se conocía una declaración de 31 sacerdotes adhiriendo “a la actitud de los estudiantes y criticando crudamente la acción policial y los poderes concedidos al II Cuerpo de Ejército”.

La protesta continuó con el paro con un elevado ausentismo en Rosario y la zona de San Lorenzo, y fue realmente impactante la columna de más de 7000 personas que acompañó los restos de Luís Blanco, durante un trayecto de 87 cuadras que demandó cuatro horas desde su casa hasta el cementerio. Frente al féretro, el párroco Federico Parenti expresó “que esta sangre vertida, que esta sangre que llega al cielo, no sea en vano, que ella lleve la liberación que ansiamos, el instante de justicia que esta reclamando el mundo, Dios dió su sangre por la liberación del hombre, para que el hombre se despoje de su esclavitud”.

En los Talleres Ferroviarios de Pérez, 2000 obreros paralizaban sus tareas por la suspensión de los delegados Enrique Gigena y Roberto H. Forcatto, por haber sido los encargados de comunicar a sus compañeros lo resuelto por la “Comisión Coordinadora de la Unión Ferroviaria” de adherir al paro en repudio al asesinato de los estudiantes. A los pocos días, un plenario de 40 gremios, confirmaba el paro del 30. El nuevo jefe de policía ordenó no interferir en las manifestaciones. Y llegaría el jueves 29 cuando 2000 personas asistieron a la colocación de dos placas en homenaje a los jóvenes asesinados, frente a la galería Melipal y al Comedor Universitario. En el día del Ejército, se escucharon duros discursos del General. Fonseca y del Capellán del II Cuerpo, mientras comenzaban a llegar las primeras noticias del Cordobazo. El mes de mayo del 69 finalizaría en Rosario con un paro nacional dispuesto por la CGT para el 30.

7.- El Cordobazo

Córdoba en la década del 50 pasó a ser una potencia industrial, y creció el proletariado concentrado en las grandes fábricas, que fue cambiando los barrios cordobeses. Los antecedentes inmediatos y directos del Cordobazo podrían estar localizados en principio en la resistencia estudiantil a la intervención de Universidad Nacional de Córdoba, lo que desembocó en la ocupación del tradicional barrio de Clínicas, bastión de la insurgencia popular. Los universitarios cortaron las calles, encendieron fogatas y la represión de la dictadura dejó como saldo el asesinato del estudiante-obrero, Santiago Pampillón, el 7 de septiembre de 1966.

Por su parte, la CGT Regional Córdoba se diferenciaba del gremialismo participacionista, colaboracionista o burocrático que vio la llegada de Ongania con expectativas. Era una regional, donde convivían en la acción, la CGT de los Argentinos, dirigentes peronistas como Atilio López, otros clasistas, comunistas, independientes y figuras de innegables reconocimiento y representatividad como Agustín Tosco y René Salamanca.

La dictadura anuló la Ley del Sábado Inglés, que se había sancionado en 1932. También intentaba ejecutar las quitas zonales. Los trabajadores no sólo rechazaron esas medidas, sino que reclamaban aumentos salariales.

A mediados de mayo, SMATA, el sindicato que agrupaba a los trabajadores de la automotriz Káiser, realizó una asamblea en el Córdoba Sport. La policía prohibió la concentración, pero la cantidad de gente que llegó desbordó la valla policial, y 3000 obreros sorpresivamente llegaron al local. La asamblea sesionó, y a ella se sumaron los trabajadores del tercer turno de la empresa. La policía comenzó a reprimir. Se armaron barricadas. Las fuerzas de represión de la provincia quedaron acorraladas, entre los que estaban en la asamblea y los trabajadores que intentaban ingresar. El enfrentamiento entre las fuerzas policiales y los trabajadores recordaron las mejores noches de box del tradicional club. Luego la UOM cordobesa decretó un paro por 48 horas.

Posteriormente, en un plenario de la CGT regional Córdoba, se resolvió un paro por 36 horas, triunfando la postura defendida por Luz y Fuerza y respaldada por los sindicatos combativos, a los que se sumaron la UTA y SMATA.

Tosco, Elpidio Torres y Atilio López habían acordado la protesta. Las diferencias eran manifiestas, pero las bases empujaban, y el gobierno cerraba los caminos. Los días fijados fueron el 29 y 30 de mayo. La modalidad sería que los trabajadores se retirarían de los lugares de trabajo desde las 10 horas y marcharían al centro de la ciudad. Paro con movilización.

Esa jornada del 29 quedaría para siempre en la historia de las luchas obreras y del pueblo como el Cordobazo.

Desde las grandes plantas industriales, las columnas obreras, compactas, llenas de bronca, arrastraron a los obreros de las pequeñas fábricas.

La movilización había acordado el punto de encuentro: en Colón y General Paz, pero al iniciarse la represión fue empujada al norte de la avenida Colón, los movilizados se replegaron, pero respondieron, la resistencia creció, la policía empezó a perder el control de las calles angostas, sólo dominaba las avenidas.

Las barricadas se levantaron por toda la ciudad, el pueblo fue tomando uno a uno cada barrio, por las calles y las grandes avenidas se enfrentaron el pueblo y las fuerzas policiales, que comenzaron a utilizar armas de fuego contra los manifestantes, matando en horas del mediodía al obrero Máximo Mena.

La ciudad estaba en manos de los movilizados. Las fuerzas represivas sólo controlaban una pequeña zona próxima a la jefatura. En los barrios no había vestigios de “las fuerzas del orden”.

El ejército fue convocado, ya que había sido desbordada la fuerza policial, pero sólo pudo ocupar el casco céntrico. El toque de queda no se respetó. Había ya cientos de detenidos. A las 20 horas, miembros del sindicato de Luz y Fuerza, cortaron la energía eléctrica y la ciudad sólo quedó iluminada en muy pocas zonas.

Por la noche, cuando el Ejército intentaba tomar los barrios más combativos, fueron recibidos con disparos desde las terrazas de casas y edificios.

El 30 de mayo la gente volvió a la calle, mientras el ejército intenta recuperar el control. El gobierno respondió con el allanamiento del local de la CGTA, y fueron detenidos Tosco, Canelles, Ditofino, Elpidio Torres, y sometidos a los Consejos de Guerra. Oficialmente se dijo que hubo 34 muertos, 400 heridos y 2000 presos.

A decir de Agustín Tosco, el alzamiento popular “surgió de la clase obrera y del pueblo. Lo esencial es que surge de los trabajadores y de los estudiantes y que ellos, por su convicción, salen a la calle a luchar. La gente estaba equipada, en general, con elementos rudimentarios, por ejemplo los compañeros mecánicos tenían gomas con tuercas, otros tenían bombas de estruendo, y alguno, alguna que otra arma de fuego. La gente se concentró cuando atacó la policía, la gente repelió a la policía con estos y otros elementos, como piedras que encontraba en la calle, luego les prendió fuego, y fue avanzando en la ciudad con nuevas barricadas hasta que una amplia zona de Córdoba, de unos 9 kilómetros cuadrados aproximadamente, estuvo repleta de barricadas. Esto duró hasta la noche, toda la noche y al día siguiente también. El Cordobazo comenzó el 29 pero recién terminó el 2 o el 3 de junio. El Ejército abría fuego. Incluso, tomaron algunos edificios donde había estudiantes. Hubo muchos francotiradores.

“El Cordobazo fue la toma de conciencia de un pueblo, en relación a que se encuentra oprimido y a que quiere liberarse para construir una vida mejor, porque sabe que puede vivirla y se lo impiden quienes especulan y se benefician con su postergación y su frustración de todos los días. Se dijo que el Cordobazo fue un hecho espontáneo, tal justificación tendía a descalificar la movilización. No hay espontaneísmo. Ni improvisación. Ni grupos extraños a las resoluciones adoptadas. Los Sindicatos organizaron y los estudiantes también. Se fijaron los lugares de concentración, y cómo se realizarían las marchas”.

8.- ¿Qué significó el Mayo Caliente y los “azos” del 69?

La Marcha del Hambre de Villa Ocampo (Santa Fe) en abril, el Mayo Caliente del 69, que incluyó las protestas de los estudiantes correntinos, el “Primer Rosariazo”, el Cordobazo, que se prolongarían en septiembre con el "Segundo Rosariazo”, el alzamiento en Cipolletti, y el Choconazo, terminaron de derrotar el proyecto “sin límites” de Onganía.

Desde Mayo del 69 todo se aceleró y constituyó un punto de viraje en la evolución del país. Se vivió un proceso de cambios entre los trabajadores, estudiantes universitarios, partidos políticos, y en las principales tendencias que se expresaban dentro de la dictadura.

Los Azos del 69 expresaron la explosión de la bronca, acumulada en varios años de deterioro económico-social, opresión política, gremial y universitaria, sumado a la proscripción del peronismo, pérdida de conquistas históricas de los asalariados y deseo de cambios.

Esos alzamientos populares tuvieron como protagonistas fundamentalmente a la clase obrera, apoyada por el movimiento universitario. Por un lado se puso de manifiesto el estado que había alcanzado la radicalización de la conciencia política de importantes sectores de la sociedad y el profundo rechazo a la dictadura.

Esos movimientos de masas actuaron como factores de presión para cambios dentro del propio gobierno nacional y dejaron dos consecuencias: comenzó a enterrarse el proyecto que no tenía plazos, y se inició un nuevo proceso político en toda la sociedad.

Las grandes movilizaciones demostraron la capacidad de lucha, creatividad, y solidaridad del pueblo. Las asambleas obreras y populares, algunas espontáneas, que se realizaron en Rosario y Córdoba, en las jornadas de mayo y septiembre, reuniendo en su seno a los obreros, estudiantes universitarios y a gran parte de la población pobre de los barrios tomados, rodeados de barricadas, y en algunos lugares con la población ejerciendo el poder de policía, por ejemplo, el de permitir la salida de los bomberos tomados para sofocar incendios, controlar la entrada y salida de los barrios, también constituyeron una forma embrionaria de los órganos de poder, con democracia directa abarcando ya a toda una ciudad. Pero su incipiencia y en gran medida la ausencia de una verdadera organización, no permitió la unificación de las asambleas barriales entre si, a través de delegados electos, en un consejo único de la ciudad.

El impacto de los alzamientos populares abrió un profundo debate entre la militancia, y una gran cantidad de obreros y estudiantes se incorporaron a la lucha antidictatorial. Las diferencias aumentaron, se puso en cuestión a los partidos populares, planteos, métodos, ideas, y las formas de resolución de los conflictos sociales o políticos. Se fracturaron y estallaron los partidos tradicionales de la izquierda, además la polémica se extendió entre el activismo peronista, donde surgieron nuevos grupos y organizaciones. En los pasillos y las aulas de las Universidades tanto estudiantes como docentes polemizaban desde el tipo de Universidad que necesitaba el país hasta las transformaciones necesarias. En las fábricas y los gremios, los intercambios de opiniones se dieron sobre distintas problemáticas de los trabajadores y la sociedad. Se adoptó una forma más encubierta, más en grupos, luego llegarían las asambleas masivas con los conflictos sindicales.

La clase obrera desde 1969 vivió uno de los períodos más ricos en experiencias de su historia, con luchas en la legalidad y la clandestinidad, con derrotas y triunfos. Enriqueció las vivencias de varias décadas anteriores, como los cuerpos de delegados, comisiones internas, el accionar de los sindicatos, el ejercicio de la democracia directa, tomas de fábricas, organización de huelgas, paros activos, movilizaciones.

Fue un período de grandes cambios, en la que surgieron partidos políticos con un claro planteo antisistema, gremios clasistas, combativos, grupos político-militares. Mientras que la movilización popular y la lucha de clase fue en ascenso. Un tiempo plagado de sueños, encantamientos y de esperanzas por quienes los protagonizaron. Y como escribió Adolfo Gilly, años que marcaron una “esquina peligrosa, una de aquellas en donde la historia pudo haber dado un viraje”.

9.- La lucha sigue

Y como en distintos momentos de la historia de la clase obrera y de las luchas populares, se ha venido produciendo un puente histórico entre aquellas generaciones y estas nuevas, con tiempos, conocimientos y hábitos distintos, pero la síntesis de ese proceso debe llevar a nuevos intentos de luchar frente a las injusticias que se viven a diario.

Son muchos/as los/as que no se resignan, no aceptan “los premios” del sistema y continúan la lucha contra la precarización laboral, por un básico de convenio igual a la canasta familiar hoy más de $ 5500, por trabajo digno para todos y todas, libertad y democracia sindical, por el 82% móvil para los jubilados, no al pago de la ilegítima y usurera deuda externa, solidaridad con los trabajadores en conflicto, como la heroica lucha de los docentes y estatales de Santa Cruz y Neuquén, por el reconocimiento de los legítimos derechos de los pueblos originarios y justicia para la comunidad Qom Navogoh de La Primavera, Formosa, castigo para los responsables materiales e ideológicos del asesinato de Mariano Ferreyra, por la elección de delegados en cada lugar de trabajo.

Debemos estar codo a codo con los jóvenes desempleados, mal remunerados, esclavos disfrazados, subcontratados, falsos trabajadores independientes, trabajadores intermitentes, pasantes. Rechazar el uso intensivo de la conciliación obligatoria para encorsetar las negociaciones salariales.

Denunciar y repudiar la represión que ha sido “tercerizada”, a manos de patotas que golpean y matan como el caso del compañero Mariano Ferreyra. Es larga la lista de atropellos a los que luchan, así podemos mencionar lo sucedido en el Hospital Francés, Casino, Subterráneos, Indiel, IKA-Renault, Thompson Ramco, Rigolleau, Grafa, FATE, Ford, Wobron, Silvania, Atlántida, Alba y Codex, Astarsa, Tandanor, FATE electrónica, Eveready, Fitam, Cormasa, Atilra Rosario, ferroviarios tercerizados, docentes en Santa Cruz.

Por todo esto, es que cabe recordar aquella estrofa de “Cielo del 69”, de Mario Benedetti:

mejor se ponen sombrero
que el aire viene de gloria
si no los despeina el viento
los va a despeinar la historia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Contar la historia

Miguel A. Semán (APE)

En vez de contarle al mismo hombre una historia distinta cada noche una chica paraguaya, prisionera en un prostíbulo de La Plata, le contaba la misma historia a diez hombres distintos cada día.

Ella también, como la heroína de Las mil y una noches, intentaba escaparse de la muerte. Sherezada sabía que si no narraba moriría al amanecer, la nuestra sabía que si no aparecía alguien que se llevara su historia seguiría muerta en vida.

Tenía 17 años y había viajado a la Argentina porque una prima le había prometido trabajo de sirvienta en una casa de familia. Llegó a La Plata y su prima le quitó las pocas cosas que traía, la encerró en un departamento y la ofreció por internet.

Ella venía de una zona rural en las afueras de Asunción. No conocía las computadoras y nunca había manejado un celular. Hizo lo único que podía hacer: contar su historia una y otra vez aunque con ella no encantara a nadie. Los hombres, entre 7 y 10 por jornada, la escuchaban aburridos y exigían lo que habían comprado como si se tratara de un contrato firmado con sangre.

A ella no le importaba. Les hablaba de la miseria y del hambre y de cada hombre por el que había cruzado hasta llegar a ése que pronto se desvanecía con su esperanza.

A ellos tampoco les importaba y ni bien la dejaban se limpiaban su recuerdo.

Al fin, un muchacho paraguayo, que había pagado por un cuerpo pero a lo mejor buscaba una historia, la escuchó, le creyó y se metió en el cuento. Cuando salió en vez de olvidarse fue a una comisaría a hacer la denuncia.

Así empezó el final. Allanaron el prostíbulo. La prima escapó unos minutos antes y a ella la encontraron llorando detrás de la barra. Por última vez, frente a los policías, contó las veces que tuvo que contarlo, pero ahora con un final feliz que no alcanzaba para hacer feliz a nadie.

Firmó o puso el pulgar en algún lado, estamparon un sello en una papeleta y la mandaron de vuelta a Paraguay.

Fuente imagen: APE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Santa Cruz: “Estamos defendiendo la libertad sindical y la dignidad de los trabajadores docentes”

ANRED - INDYMEDIA

En el marco de la marcha que se realizó en la Ciudad de Buenos Aires, ANRed entrevistó, junto a otros corresponsales populares, al Secretario General de la Asociación Docente de Santa Cruz (A.DO.SA.C.), Pedro Muñoz. “Creemos, por la línea política del gobierno hoy y a la luz de la cantidad de días que llevamos, que ya no le interesa resolver el conflicto de fondo, sino atacar a la organización”, afirma el dirigente, al tiempo que sostiene que “la única posibilidad que tenemos los trabajadores de lograr un triunfo es la unidad. Segundo, escuchar a las bases. Es imposible que una conducción sola pueda dirigir un conflicto y avanzar sino están los compañeros de base”.

- ¿Cuáles son los motivos por los que se realiza este escrache a la Casa de Santa Cruz y la posterior movilización?

- Pedro Muñoz: Para que no avance el intento del desalojo, y pidiendo que no se judicialice, que no se reprima y que se dé respuesta a este reclamo que ya lleva varios días, y que nosotros venimos insistiendo fuertemente en que están dadas las condiciones para que se supere esta situación. Pero el gobierno se ha puesto en esta situación de judicializar, en atacar a nuestra organización.
Creemos, por la línea política del gobierno hoy y a la luz de la cantidad de días que llevamos, que ya no le interesa resolver el conflicto de fondo, sino atacar a la organización. Nos ha multado por dos vías. Una, a través de la justicia con mil pesos por día. Y otra a través de la Secretaria de Trabajo, con una multa de 700.000 pesos, con el fin de quitarle herramientas materiales a la organización para la movilización.
Sin embargo, hemos recibido el acompañamiento de tanta pero tanta gente de todos los lugares del país. Estamos recibiendo aportes en los fondos de huelga. Y acá (se refiere a las otras organizaciones presentes) están siendo solidarias con nosotros, contra esta medida que lo único que intenta es parar el conflicto de la peor manera, es decir, sin negociar. Acá el gobierno quiere aplicar una forma de amedrentamiento hacia una conducción primero, como es la de A.DO.SA.C., y hacia una organización tan democrática como la misma.

- ¿Cuáles son los pasos a seguir?

- Pedro Muñoz: Mañana tenemos Congreso en la localidad de Las Heras, que, justamente, es el lugar de mayor conflicto, mayor tensión. Y estamos previendo las acciones de la semana próxima, dónde el gobierno, seguramente, en otro tipo de sanción, va a descontar los haberes, seguramente muchísimos de nuestros compañeros van a cobrar cero pesos. Pero ya están dispuestos a resistir y a sostener la lucha, gracias a la solidaridad que venimos recibiendo con profunda alegría en todas las localidades de la provincia y con mucha convicción.
Entendemos que acá el gobierno quiere poner mano dura y mostrar un ejemplo de sanción a nuestra organización. Sin embargo, es decir, a pesar de los procesamientos, a pesar de las multas, a pesar de la intención del gobierno de poner suplentes en los lugares donde estamos de paro, no pudo efectivizar ninguna de estas medidas hasta ahora, justamente por la solidaridad de tantos sectores y de tantos compañeros.

- ¿Qué le podría decir a los compañeros/as docentes que no pueden enterarse por los medios masivos de esta situación en Santa Cruz? Un mensaje a ellas/os.

- Pedro Muñoz: Que la única posibilidad que tenemos los trabajadores de lograr un triunfo es la unidad. Primero la unidad. Segundo, escuchar a las bases. Es imposible que una conducción sola pueda dirigir un conflicto y avanzar sino están los compañeros de base. Si no tuviéramos a los compañeros de base apoyando cada decisión y respaldando las medidas que estamos llevando adelante, es imposible sostener esta lucha y mucho menos de esta magnitud.
Aquí se tienen que clarificar los roles. Siempre decimos nosotros “¿quién es el dirigente y a quién se dirige?”, y esto es lo que ponemos en el tapete de la discusión. Nosotros entendemos que hay una dirigencia de base que dirige a la conducción, y en todo caso la conducción va a orientar alguna posición, pero fundamentalmente discutirla con los compañeros. No hay recetas. Si los compañeros no están, las recetas de cualquier conducción son imposibles de llevar adelante. Nosotros respetamos eso a rajatabla.
Para que se den una idea, nuestra organización ya debe estar llevando a esta altura del conflicto unos 20 congresos provinciales, es decir, alguno dirá que es imposible, pero no, si en Santa Cruz es posible, siendo la segunda provincia en extensión del país, en cualquier lugar es posible y se puede hacer tranquilamente. Y muchas veces las asambleas de base resuelven de manera totalmente contraria a la que por ahí es la línea que uno llevó o planteó dentro de los congresos provinciales, pero esa es la manera de función. Acá no hay ninguna receta ni ningún dirigente que tenga la solución a los conflictos si no está acompañado de los compañeros.
Nosotros la vemos así. Es más, salimos fortalecidos como dirigencia si sentimos el apoyo y estamos respaldados en cada una de las acciones por nuestros compañeros.

- ¿Ven posible la posibilidad de una nueva represión, teniendo en cuenta que ya las patotas de la burocracia sindical golpeó compañeros y que ahora hay una fuerte presencia de la gendarmería, más la intimación judicial para que desalojen los caminos?

- Pedro Muñoz: Mirá, en Santa Cruz y con un gobierno kirchnerista, es posible cualquier cosa. Es posible todo. Es posible ya lo que tuvimos, hubo patotas, la de la UOCRA que golpeó a nuestros compañeros.
La línea del gobierno, de tensar la cuerda, es una típica línea kirchnerista. De tensar a más no poder y a ver qué pasa. Y en el “a ver qué pasa” puede pasar cualquier cosa y fundamentalmente con esta gente que, digamos, no está acostumbrada a que los movimientos sociales se rebelen y que se opongan de la manera en que lo hace, en este caso, la Asociación Docentes de Santa Cruz.
Hay una línea política por parte del gobierno de Peralta de tratar de atacar a esta organización fundamentalmente por la democracia sindical que lleva adelante y como la sostiene. Y más que nada, atacarla institucionalmente; ya nos ha judicializado durante todo el conflicto, nos ha impuesto multas, una de mil pesos por día y otra de 700.000 pesos, y sin embargo estamos siendo sostenidos nuestros compañeros, principalmente, y por la solidaridad de tanta gente en todo el país.
Creo que toda la gente, los compañeros de tantos lugares del país, también ven la manera en que se conduce esta organización sindical y la representatividad que tiene en cuanto a la toma de decisiones. Yo hoy, por ejemplo, no estaría acá si el congreso provincial no lo hubiera habilitado.
Se ha votado en todos los lugares y hay compañeros de distintas agrupaciones acá, se resuelve de esa manera. Muchos dirán que es bastante engorroso lo de la democracia sindical y que se hagan asambleas. Obviamente algunas definiciones tomamos como conducción, pero fundamentalmente respetamos dos cosas, el estatuto y las asambleas de base. No hay otro mecanismo acá para sostener una lucha de esta manera y por tanto tiempo, y con tanta adhesión de todas las agrupaciones que participan en los congresos. Para que se den una idea, nosotros tenemos compañeros de la Agrupación Lila, a la cual yo representé, están compañeros de Tribuna Docente, Lista Rosa, compañeros de la Lista Azul, de la Lista Granate, de la Lista Naranja. Hoy compañeros que no son de mi agrupación están presentes aquí porque entendemos que esto es una lucha en conjunto. Acá no se salva una agrupación sola ni una conducción sola, acá se necesita el respaldo de todos para lograr triunfar. Y sí que hay debate en nuestros congresos, por supuesto que hay debate, pero la unidad se refleja en la acción. Es importante esto, cuando se resuelve “A”, es “A” para todos. Para la conducción y para los compañeros de base.

- ¿Qué es lo que están defendiendo?

- Pedro Muñoz: Estamos defendiendo varias cosas. Primero estamos defendiendo la libertad sindical. Estamos defendiendo un mecanismo de decisión que nosotros reivindicamos en todos lados.
Segundo estamos defendiendo la dignidad de los trabajadores docentes en Santa Cruz ante el atropello de un gobierno que siempre tiende a socavar derechos. Siempre tiende a tomar decisiones por motus proprio y sin respetar ni las paritarias. Por ejemplo, el gobierno dijo que hay el 25% de aumento y no hay más, y hagan paro de 72 horas, 96 o por tiempo indeterminado total nosotros no les vamos a dar más. Bueno, acá está la A.DO.SA.C. resistiendo a ese tipo de medidas, entendiendo que el mecanismo que reivindicamos es la negociación paritaria, y que el gobierno debe volver ahí. Resistimos a la conciliación obligatoria porque entendemos que es coercitiva en este caso. Si el gobierno hubiera agotado todas las instancias y nosotros no hubiéramos cedido en nada, que nos pusimos en terco y de caprichosos no más estamos en esta situación, se podría pensar que la conciliación fuese el camino para destrabar. En este caso no ocurre eso. En cuatro meses tres reuniones de paritarias y nos vienen con la conciliación obligatoria. A eso nosotros nos oponemos, porque dentro de la negociación A.DO.SA.C. es flexible para discutir, no es una cosa cerrada ni nada que se le parezca. Es más, muchas veces hemos aceptado propuestas menores con consentimiento de la base. Acá la comisión directiva no va a imponer la aceptación de nada. En todo caso nuestra agrupación llevará una propuesta para debatir en asamblea, y si gana ganará, y si pierda acatará lo que dice los compañeros de base.
Pero esto no ha ocurrido. El gobierno cerró con el 25%, en el medio golpearon a nuestros compañeros, vino el paro por tiempo indeterminado y vino la conciliación obligatoria. Una conciliación que lo único que pretende es dilatar el conflicto, no pretende dar respuesta. Por eso nos hemos opuesto. Si uno viera luz en la conciliación hasta lo plantearía en la asamblea. Las asambleas rechazaron por unanimidad la conciliación obligatoria; unanimidad, las 14 filiales. No hubo ni una que aceptara la conciliación porque vieron cual era la maniobra del gobierno con esto.
Y en función de esto, todas las agrupaciones nos abocamos a construir el plan de lucha que lleva ya toda esta cantidad de días, 38 días, y que se está sosteniendo ahora con el apoyo de los padres y de los alumnos que están tomando las escuelas exigiendo que el gobierno de respuestas a la situación.

- ¿Tienen el apoyo de la comunidad en general?

- Pedro Muñoz: Si, tenemos apoyo de la comunidad por esta situación. Tenemos el acompañamiento de los padres principalmente, que ven que el gobierno se ha cerrado y no quiere discutir esta situación.

- ¿Podés enumerar cuáles son los derechos que ustedes fueron ganando como A.DO.SA.C. en todos estos años?

- Pedro Muñoz: Nosotros vivimos una época bastante dura con el kirchnerismo que presionó al gremio, y fuimos una de las pocas organizaciones que nos mantuvimos en pie durante la época más dura del kirchnerismo, con Néstor Kirchner a la cabeza, quien ninguneó a las paritarias, no atendía a nadie, y solamente daba aumentos por decreto. Una de las pocas organizaciones que resistió fue la A.DO.SA.C.
Luego fuimos peleando contra esa política. Y fundamentalmente contra una política de pago en negro que tuvo el kirchnerismo durante tantos años. Teníamos $161.10 de básico, congelados por 7 años. Pagos en negro de alrededor del 60% de nuestros sueldos.
La lucha, la del 2007, fue emblemática. Logramos revertir todo esto. Llevamos nuestro básico, hoy en la actualidad a $1306. Uno de los básicos más altos del país. Sabemos que la condición de vida por la realidad social y económica de la provincia es mucho más alta que en otros lados, por eso muchos se asombran y piensan que en Santa Cruz ganan $3.500 de bolsillo. Pero el costo de vida de Santa Cruz es de $9.500/10.000 y para arriba.
Sin embargo logramos revertir todo eso. Logramos blanquear nuestro sueldo en la totalidad. Santa Cruz era una de las provincias con mayor pago en negro durante la gestión de Kirchner. Lo que logramos revertir y logramos recuperar de nuevo fue nuestro régimen de licencias. Logramos instalar dentro de toda la comunidad la pelea por los pagos en blanco y esto fue una pelea muy grande. La democracia sindical ha sido uno de los baluartes que tenemos como A.DO.SA.C., y la resistencia, fundamentalmente contra un modelo de despotismo, un modelo autoritario, como lo era el del kirchnerismo, y como lo sigue siendo hoy con otra faceta, la de Peralta.
Y somos hoy un referente social, ya no sólo sindical, sino social en cuanto a la discusión política que se le hace al gobierno con respecto a temas tan importantes como son la salud, la distribución de la riqueza y como es la educación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Libertad y democracia sindical: Laboratorio Roche despide ilegalmente a la Comisión interna de visitadores médicos

Inés Farina (ACTA)

Laboratorios Roche de carácter multinacional despidió a los representantes gremiales de la Comisión Interna nucleados en la Asociación Agentes de Propaganda Médica de la República Argentina(AAPM-CTA) como represalia por reclamos en mejoras salariales y condiciones de trabajo que se vienen llevando adelante en la negociación paritaria.

Estos despidos de 7 Delegados de los visitadores médicos se da en el marco de la discusiones paritarias que esta llevando adelante el sindicato de visitadores médicos y las Cámaras Empresarias fabricantes de medicamentos (CILFA-Cooperala-CAEME), así como también en medio de un conflicto gremial desarrollado en la propia empresa.

"La actitud de Laboratorios Roche no puede leerse sino como medida de represalia hacia el plan de lucha lanzado por nuestro sindicato en paritarias y por las denuncias llevadas adelante en los márgenes de renta, que pusieron en evidencia las ganancias extraordinarias de la industria farmacéutica entre cuyos exponentes destacados se encuentra Productos Roche SAQEI. El despido ilegal de los 7 representantes de los trabajadores, lejos de intimidar a los visitadores médicos, hará que se profundicemos las medidas de fuerza, no acallaran las denuncias hacia la industria farmacéutica que atentan contra la salud colectiva y los derechos de los trabajadores", expresó Ricardo Peidro, secretario general de la Asociación Agentes de Propaganda Médica de la República Argentina (AAPM-CTA).

En un estudio del Instituto de Políticas de Salud de la Asociación de Agentes de Propaganda Médica demostraron que en el caso de este laboratorio multinacional ROCHE existen sobreprecios en comparación con España o márgenes de ganancias exorbitantes como por ejemplo en los casos de:

El medicamento del Labotatorio Roche llamado Avastin (monodroga Bevacizumab) en Argentina se vende a $ 18617,30 pesos, y en España a $ 8291,70 pesos (más de 124%).

El Remicade que en Argentina se vende a $10.059.60 y en España a 3.695.28 pesos (más 172%),

O los recientemente cedidos al grupo Roemmers como el Valium que desde la compra del principio activo hasta la venta al publico tiene un margen de ganancia de 20.141 %, o el Lexotanil con margenes de ganancias del 2.258%.

"Esto demuestra el exorbitante precio de los medicamentos y las ganancias extraordinarias en Argentina que incluso afecta directamente nuestras fuentes de trabajo. La industria farmacéutica en Argentina tiene una facturación anual de por lo menos 4500 millones de dólares al año, es decir unos 18.000 millones de pesos, que se explica en gran medida por el incremento exponencial de precios ya que los Laboratorios y las cámaras empresarias farmacéuticas burlan los acuerdos de precios como las leyes de la Argentina. Esta creciente rentabilidad con márgenes de ganancias por fármacos que oscilan entre 5000 hasta 30.000 % en varios medicamentos demuestran que las patronales farmacéuticas no les interesa ni la salud colectiva ni están dispuestas a reinvertir parte de su capital en los trabajadores de propaganda médica del sector negando hacer una propuesta salarial consolidada y de mejora de las condiciones de trabajo. ", declaró Ricardo Peidro, secretario general de la Asociación de Agentes de Propaganda Médica de la República Argentina(AAPM-CTA) y actual Secretario General Adjunto de la CTA Nacional.

La Asociación de Agentes de Propaganda Medica de la República Argentina exigió una vez más al Ministerio de Trabajo de la Nación que obligue a la industria farmacéutica a cumplir con la leyes laborales, negociando paritarias de buena fe y al Laboratorio Roche multinacional la inmediata reincorporación de los trabajadores despedidos. Asimismo se iniciaron las acciones legales para reinstalar en forma inmediata a los representantes gremiales de Roche.

Fuente imagen: ACTA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Periodistas de Mendoza marcharon en repudio a la conducción de su propio sindicato

ACTA

Unos 300 periodistas hicieron una marcha el viernes para repudiar el convenio que firmó la actual conducción del Sindicato sin consultar a ningún profesional, según denunciaron. Los trabajadores de prensa tomaron las calles del centro para repudiar la conducción del sindicato que los nuclea, dirigido por Roberto Picco.

Según denunciaron, la conducción modificó el Convenio Colectivo de Trabajo 17/75 sin consultar a ninguno de los trabajadores que se desempeñan en los medios.

A la marcha se sumaron representantes sindicales de San Juan y San Luis y las centrales obreras CTA y CGT. Por la Central mendocino lo hizo su secretario General, Raquel Blas. La protesta salió de calle Eusebio Blanco, pasó pora la sede sindical de calle Godoy Cruz y terminó en la Legislatura. Se leyeron adhesiones de la CTA Nacional y de la Federación de Trabajadores de la Cultura y la Comunicación (FETRACCOM-CTA).

En la Legislatura, los diputados Jorge Tanús, presidente de la Cámara Baja, Ricardo Puga, Luis Petri y Daniel Dimartino, y los senadores Sergio Bruni y Sergio Moralejo, recibieron una nota en la que se reclama la no homologación de las modificaciones hechas por el Sindicato.

Según adelantó Tanús, ingresarán la nota por Mesa de Entradas para que se forme un expediente y tanto el martes, en la sesión del Senado, como el miércoles en la de Diputados, se aprobarán resoluciones de adhesión al planteo de los trabajadores de prensa. También indicó que la comisión de Derechos y Garantías se abocará a estudiar el tema.

Los periodistas mendocinos marcharon frente al Ministerio de Trabajo y la sede del Sindicato de Prensa de Mendoza en reclamo por la modificación del convenio colectivo de trabajo 17/75 que fue realizada sin la consulta de los profesionales, según denunciaron públicamente.

Los trabajadores de prensa criticaron la actual conducción del sindicato, encabezada por Roberto Picco, y pidieron que se respeten las condiciones laborales del antiguo convenio hasta que por consenso se evalúen modificaciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Una empresaria teme ser procesada por contaminar y advierte a un juez con paralizar los ingenios

PRIMERA FUENTE

No tan sólo contaminan al medio ambiente violando las leyes ambientales. Ahora, se atreven a amenazar a un juez federal, justamente, por hacer Justicia. La empresaria azucarera Catalina Lonac, propietaria de los ingenios La Florida, Cruz Alta y Aguilares, propuso que los empresarios del sector entreguen al juez federal subrogante Nº 2, Mario Racedo, las llaves de todas las fábricas azucareras “y que se haga cargo de las miles de familias” afectadas por esta medida.

“Estoy impulsado, a modo personal, que todos los ingenios le entreguemos simbólicamente las llaves de nuestras fábricas al juez”, afirmó. La empresaria afirmó que los procesamientos de Racedo son medidas “fuera de lugar” y se reconoció “como ciudadana cumplidora del derecho y la ley”.

En declaraciones a radio Metropolitana, Lonac afirmó que los ingenios “estamos cumpliendo con todas las medidas comprometidas con el Gobierno de la Nación y la Provincia, haciendo inversiones millonarias”. “Creemos que no es justo el trato que estamos recibiendo”, agregó.

Cabe aclarar que Lonac fue citada para este lunes por Racedo para declarar en cuanto a la contaminación que causa uno de sus ingenios.

La propietaria de la Universidad de San Pablo fue más allá y responsabilizó a Santiago del Estero por haber construido “un dique de zona montañosa en la llanura”. “No puedo entender que Tucumán no salga a defenderse y decirle que es Santiago el que construyó mal, cosa que nosotros no podemos solucionar”, afirmó.

Racedo resolvió el 9 de mayo el procesamiento del propietario del ingenio Ñuñorco por violar la ley Nº 24.051, sobre residuos peligrosos. Anteriormente se procesaron a los dueños de los ingenios Santa Rosa y La Corona también por contaminar la cuenca Salí-Dulce con desechos industriales.

Fuentes judiciales confirmaron que en los próximos días se resolvería el procesamiento de otros empresarios acusados del mismo ilícito. Esto despertó el temor del sector que ahora intenta presionar a la Justicia para no pagar por los delitos cometidos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: Testigos directos de la historia y anónimos

Katy García (PRENSARED)

Un grupo de fotógrafos y camarógrafos locales captaron las imágenes que recorrieron el mundo y luego pasaron a ser íconos de la revuelta popular que derrocó a la dictadura de Juan Carlos Onganía hace 42 años. Testimonios de algunos de los protagonistas.

Una treintena de camarógrafos y fotógrafos filmaron hace 42 años todo el material que muestra los hechos más relevantes de la gesta popular que protagonizaron trabajadores y estudiantes el 29 de mayo de 1969 y que concluyó con la caída del gobierno de Juan Carlos Onganía.

Los hombres de prensa que fotografiaron y filmaron aquél acontecimiento tenían entre 18 y 30 años y aprendieron el oficio haciendo. Años atrás comenzaron a juntarse con la idea de plasmar en obras con sello propio los materiales que produjeron y que circulan sin que se conozca a sus autores. El Negro Ardiles (diario Córdoba), Juan López, Héctor López y Carlos Novello (La Voz del Interior), Nilo Silvestrone (Free lance) y los hermanos Waldino y Ulderico Ruiz, fallecieron.

Aprovechando la presencia de varios en esta ciudad, Prensared indagó sobre aquella experiencia que al decir de ellos conforma un “rompecabezas” que incluye relatos, anécdotas, puntos de vista e interpretaciones, en palabras de Oscar Beguán, Carlos Alberto Olivera, Víctor Saavedra, Antonio López Yapur, José Enrique Granata, Juan Marshall, Osvaldo Ruiz, Héctor Negrito, Isaac Silbermanas, Antonio Monjo, Carlos Fonseca, Raúl Bicecci y Víctor Echenique.

Oscar Beguán (Fotógrafo, SRT)
“Creo que en Córdoba la ebullición política empezó cuando matan al estudiante Santiago Pampillón y el Cordobazo fue el epilogo. Había un alto grado de politización en los sectores gremiales, políticos y estudiantiles que condujo a una situación de repulsa generalizada al gobierno de Juan Carlos Onganía. En ese marco la muerte de Pampillón tiene mucho que ver.
No nos olvidemos que muchos estudiantes eran hijos de obreros y la universidad estaba disuelta en todos sus estamentos. Había una necesidad de expresar una disconformidad absoluta con el régimen y además influyo el descontento y el hartazgo de la población por la política económica, y el sábado ingles que termina de inflamar a toda la sociedad.
Se llega al 29 con algo novedoso para nosotros los que hacemos prensa: se decide un paro activo, algo que no estaba en nuestros registros. Entre los gremios que lo motorizaron estaban Luz y Fuerza con Agustín Tosco, la UTA con Atilio López y el SMATA con Elpidio Torres. Fue sorpresivo porque además se habló y se sigue hablando ¿fue espontáneo o se preparó? A esta movilización la cubro casi de casualidad. Fue gigantesca.
Yo venía con la columna de la Kaiser por el camino a Alta Gracia, que avanza por barrio Las flores y constato que la gente empieza a plegarse a los trabajadores. Me abro hacia Observatorio uno de los barrios más activos. Empieza el boca aboca de que había muerto Máximo Mena y eso desató la furia generalizada y en el centro hubo un perfecto sistema de pinzas. Lo demás es conocido. Quiero hacer hincapié en esto de la planificación y la espontaneidad. La gente colaboraba con elementos combustibles para que los manifestantes pudieran surtirse. Justo se estaba ampliando la avenida Maipú y había terreno fértil para obtener material “bélico”, al igual que Obras Sanitarias que terminó quemada.
Hubo iconos donde las manifestaciones acudían y que eran las empresas norteamericanas. Xerox era el blanco elegido y esto se extendía en forma vertiginosa hacia la estación de ómnibus que estaba en obras. Me fui por Boulevard San Juan en la zona alta y de ahí se veía como una ciudad sitiada, como nunca la había visto. De una envergadura fenomenal, como que lo fue.
Y yo digo que no terminó todo con el Cordobazo. Cayó un gobierno. Pero hubo una continuidad del 66 al 76. Después vino el golpe y la tragedia nacional."

Carlos Alberto Olivera (Camarógrafo de los SRT)
“El 29 salimos a cubrir un paro activo pero nunca nos imaginamos lo que iba a suceder. Empezamos desde la Renault. La gente venia marchando, luego se separan en dos grupos porque la policía estaba parando a los manifestantes. Empezaron a arribar al centro estudiantes, trabajadores, y las calles se desbordaron. Se prendía fuego a los papeleros. Reprimían en un lado pero los grupos aparecían por otro.
Carteles, autos dados vuelta, en avenida Colón sacaban los Citroen y los daban vuelta y quemaban y la Xerox. Con Bicecci estábamos en la esquina de Lima y Alvear, había una casa de cortinas americanas. Se estaba incendiando cuando un grupo de manifestantes se nos vino encima para que no filmáramos y Raúl los contuvo. .
En el 69 me tocó cubrir en Cañada y Colón la entrada del ejército que venía desde La Calera, donde Colon se hace ancha. Recuerdo que Carcagno estaba subido a un jeep como si fuera (George) Patton. En Cañada y Colón hubo tiroteos entre soldados y francotiradores cuyas balas no eran de gran poder, sonaban como calibre 22. Y nosotros parapetados detrás de kioscos de revistas. Se declaró el Toque de Queda y no había por supuesto medios de transporte así que teníamos que quedarnos o irnos caminando.
Al otro día había que estar bien temprano. Teníamos miedo, éramos muy jóvenes. Para mi no fueron dos o tres días, fue como una semana o más. Había que ir de un lugar a otro con los equipos. No teníamos cámaras portátiles como ahora. Se filmaba en 16 mm
Entonces se preparó un equipo semiportátil y lo hicimos portátil con una batería de auto.
Se filmaron muchos metros de películas con ese sistema. Aprendimos en Cine Press, ahí nacimos y después nos fuimos repartiendo. Y la mayoría de las películas que existen y que dan vuelta al mundo las hicimos nosotros”.

Víctor Saavedra (Fotógrafo, La Voz del Interior “el auténtico”)
“Yo me quede ese día a cubrir en el centro. Por las noches las fotografías de Pedro Carranza y Héctor López que estaban en la calle llegaron al diario y lo procesamos toda la noche. Por tres días estuvimos adentro del diario que era opositor al régimen. Para mí lo más impactante no fue ese momento porque uno lo está haciendo, el impacto fue grande al otro día y ni que hablar de lo que vino después que fue lo más grave y que llegó con la dictadura en 1976. Digo que trabajaba en el diario La Voz del Interior “el auténtico” porque en aquella época las cosas eran diferentes. Estaba enfrentado a Onganía, los gremios nos tenían confianza y tomábamos decisiones todo el tiempo”.

Antonio “Tony” López Yapur (Cine Press, Semanario latinoamericano y Noticiero Canal 12, hasta 1978)
“Entendemos, y hemos elaborado un proyecto al respecto, que lamentablemente hay una generación que ha transitado por los momentos culminantes de los movimientos sociales -si se les quiere llamar revolucionarios o políticos-, y que nos tocó estar porque Dios nos puso en ese lugar, aunque estuvimos cerca de no estarlo porque hay muchos compañeros que no están. Y no podemos desaprovechar la oportunidad para que toda esa experiencia personal vivida sea recopilada, para dejar en la memoria colectiva lo que nosotros pasamos. Queremos evitar este mal ejemplo, que está ocurriendo en la Argentina, donde aparecen noveles historiadores que estén contando la historia del Cordobazo o de Ezeiza y nunca estuvieron en los sitios, ni olieron los gases lacrimógenos en esa época tan compleja. Si nosotros logramos recopilar y lo ponemos en video, papel y audio y realizar nuestro Proyecto 29, con nuestros testimonios, será un gran aporte para la sociedad”.

José Enrique Granata (camarógrafo de Cine Press Rosario en 1969)
“Vine de Rosario porque el hermano de Julio Serbali tenía una cámara Auricón más moderna. Llegué el segundo día, volando, y cubrimos para canal 12 y creo que para el 13. A pesar de mis 19 años, arrancamos a la mañana temprano cuando el ejército sale a la calle y se sabia que entraría al casco céntrico. Uno, en ese momento, no pensaba en lo que pasaba sino cómo y qué íbamos a mostrar. No te fijabas si estaba muerto o herido, vos filmabas. Para mí, y creo que para muchos, hacíamos una televisión artesanal. Y como había solo dos cámaras auricones el tema era filmar y no se hablaba de televisión amarilla. Éramos todos colegas y corríamos para el mismo lado, nos pasábamos la información algo que ahora no es frecuente. Considero que somos los únicos que tenemos testimonios que no podemos dejar de llevarlos a un libro, a una película, para que todos digamos algo. Tenemos la historia verdadera de lo que fue el Cordobazo y ese material que no se conoce debe salir a la luz. Y ese es el esfuerzo que estamos haciendo para contar todo eso”.

Juan Marshall (Cine Press)
“Hicimos toda la cobertura con (Raúl) Bicecci y con Carlos Olivera, junto a Sergio Villarruel. Fue una experiencia que a la gente que trabajaba en prensa nos marcó. Pero uno no tenía mucha noción de lo que pasaba. Venía (Jorge Raúl) Carcagno en la entrada de La Calera y fue terrible realmente. Por la noche ya dejamos de trabajar porque no había seguridad para nadie. Pasamos la noche en vela y al otro día mandamos los chasis con las películas al laboratorio de Serbali donde se revelaban. Recuerdo que tuvimos que correr gente porque éramos medio inocentones y otros nos dijeron miren que “esos son del Side”. En una de esas corridas nos subimos sin saber a un jeep amarillo con ellos. No hay duda de que hay que recuperar material que nos falta, he visto varias películas de casualidad y advertí que está mezclado. También cubrí el Viborazo, fueron épocas muy duras. Y durante el Golpe también vimos cosas terribles, como una persona colgada con las tripas afuera”.

Osvaldo Ruiz (Diario Los Principios y coberturas para Crónica y UPI)
“Tenia 18 años, había entrado como aspirante al diario Los Principios en el 68. Durante el Cordobazo me tocó cubrir la zona de la CGT y del casco céntrico. Ulderico Ruiz cubría la zona de Ferreyra, Salas la parte de la terminal de ómnibus por Vélez Sársfield arriba.
Cuando aparecen los primeros escarceos en la plaza de La Paz se produce el primer enfrentamiento y los que logran pasar rebasan a la policía y entra el escuadrón. Avanza hacia la terminal y es rechazado por los manifestantes y tiene que retroceder. Yo estaba en tribunales y ahí junto a mi padre, Waldino Ruiz, que registró la quema de los Citroen y de Xerox, vemos una columna de humo que después supimos era Casa Colorada. Me mandó hasta ahí y todo era corriendo porque las cosas sucedían vertiginosamente.
Luego me fui por Colón hasta el Clínicas donde había barricadas. Me voy al diario y dejo el material. ¿Si tenía miedo? No tenés tiempo. Aparte ya estabas entrenado porque el Cordobazo fue el epílogo de un proceso. Lamentablemente, el material quedó en el diario pero en 1976 fue allanado y además de llevarse a siete compañeros presos también se llevaron los archivos políticos. De eso prácticamente no queda nada.
Y como mandábamos a veces los rollos enteros para los medios de Buenos Aires no nos quedaron registros”.

Héctor Hugo Negrito (Camarógrafo de canal 10)
“En ese momento los directivos de la empresa Santiago Pérez Gaudio y Tomás Robino nos dicen que estábamos liberados y si queríamos salir que lo hiciéramos bajo nuestra responsabilidad. Entonces, fueron Víctor Echenique y Luis Mónaco que toman los equipos y salen a la calle y me dicen que me quede de guardia para que reciba el material, lo procese y lo lleváramos a Cine Press para luego pasarlo. Pienso que el Cordobazo fue un antes y un después para Córdoba y el país porque fue allí que cae el gobierno de Onganía. Era una época muy dura”.

Isaac Silbermanas (Fotógrafo de Clarín, Crónica y Así)
“Creo que hoy le damos un valor a los registros que en ese momento no le dimos. Porque cuando nosotros estamos trabajando, estamos haciendo historia y no nos damos cuenta. Los que éramos fotógrafos registrábamos la imagen y mandábamos el material en crudo y nos quedamos sin archivos. Eso nos pasó a varios. Vivimos un par de días muy intensamente. Ya sabíamos porque desde la jefatura nos dijeron que usáramos cascos blancos - yo fui de casco rojo con letras doradas-para que nos ubiquen como Prensa. Recuerdo que estaba en Clarín porque trabajaba para ellos y cubría esa zona así que vi llegar a un grupo de empleados de comercio de traje y corbata y a los de Luz y Fuerza.
Esa noche me quedé en el hotel Sussex como otros compañeros. Al otro día, lo que más me sorprendió fue ver los destrozos. Como si hubiera pasado la langosta. Curiosamente uno de los turistas que estaba alojado ahí murió de un tiro que vino de afuera en el tercer piso. Pero no lo vas a ver porque estaba censurado publicar muertos. Muy pocos lo saben. Pienso que el aporte que hemos hecho se refleja en las películas y libros que se hacen. Nosotros registrábamos las imágenes pero tampoco nos arriesgábamos mucho porque se respetaba la institución. Lo demás es sabido. Pero lo que si puedo decir porque iba con ellos es que los bomberos no tenían más agua para apagar los incendios”.

Antonio Gabriel Monjo ( Fotógrafo free lance)
“Una de las cosas que yo hice fue entrar con la tropa por la calle Santa Rosa y uno de los jefes que comandaba había sido uno de mis instructores en la escuela Aerotransportada cuando hice el servicio militar. Me acuerdo que los soldados venían haciendo lo que se llama combate en localidades y yo iba por el medio de la calle. A la altura de Radio Nacional estaban todos los capos adelante y estaba el general Calcagno y yo quería mostrarlo en acción pero no me dejaron y me corrieron. Después pude ver como los tipos habían encontrado la forma de voltear los postes y vos veías cuando venía la policía y unos colegas intentaban correr y les tenías que advertir que no lo hagan”.

Carlos Fonseca (canales de TV y Cine Press)
“Cubrimos todo en la calle. Como recuerdo físico guardo un pendorcho de cobre que es una granada de gas lacrimógeno de unos 20 centímetros que me tiró la policía porque filmé como tiraban a una chica del pelo y la cola, arriba de un camión Ford 350. Y nos tocó todo: Ezeiza, Viborazo, Sitrac-Sitram, Tucumán. García Rey, cuando entró Lacabanne a Luz y Fuerza.
Uno tiene mucho para contar, somos los originales, los primeros que salimos a la calle a registrarlo. Creo, aunque le puedo errar, que soy de los pocos que tiene material fílmico de esa época porque estábamos haciendo una película para el sindicato de Prensa que después al parecer se perdió y nos quedaron los remanentes.
Somos un rompecabezas que se tiene que armar y lo lindo es que lo vivimos y hoy lo podemos contar. Y éramos un grupo grande, yo trabajaba en Cenit una productora. Lo que nunca me voy a olvidar son esos 10millones de personas que fueron a Ezeiza a esperar a Perón. Hemos visto de todo y no creo que vuelva a repetirse algo así y contarlo es una manera de recuperar nuestra identidad. Y agradezco a Cirilo Pitón que era el jefe de camarógrafos que me dio la oportunidad de empezar a filmar”.

Raúl Alberto Bicecci (Cine Press, Canal 12)
“Lo bueno de esto y queremos dejar testimonio de la realidad que vivimos y hacerlo objetivamente, sin ideologizar, porque acá hay muchas maneras de pensar y que cada uno saque sus conclusiones. Contar como lo vivimos. Yo tenía 20 años, mi experiencia era un susto total. No puedo hacer un análisis político de esa época, buscábamos las imágenes de los hechos que pasaban. Ahora se puede plantear de otra forma pero antes era tal como se producían los hechos. Para mi es bueno que nos juntemos y dejemos a las nuevas generaciones toda esa experiencia y tal cual lo filmamos y como lo vimos nosotros porque sabemos que cada acción se aprovecha políticamente. Aquél día, íbamos con Villarruel, el ejército entraba y volaban los tiros y se sentía el zumbido de las balas y mientras rescatábamos esas imágenes junto a Andrés Percivalle recién llegado de Buenos Aires. Lo llevamos a un lugar donde había acción y justo unos manifestantes estaban incendiando un comercio y se nos vivieron encima con pedazos de vidrio y nos dijeron que ojo con filmarlos y Percivalle se quedó duro. Así que hablé con ellos y les dije que se pusieran de espaldas para que no los identificaran y fueran presos después porque recordemos que estaban los tribunales de guerra”.

Víctor Alfredo Echenique (Canal 10)
“Todos nosotros nos consideramos verdaderos y auténticos testigos de la historia y nuestros nombres no aparecen en ningún lado. Somos un grupo que le brindamos imágenes al mundo y que luego fueron utilizados para bien y lamentablemente también para mal porque eso fue usado para identificar personas. Pero eso no dependía de nosotros porque siempre había gente que estaba arriba y decidía. Yo trabajaba para canal 10 y era corresponsal del 13. Alquilé un auricón que filmaba y grababa sonido y trabajamos con Sergio Villarruel que luego tomó dimensión nacional. Las mejores imágenes salieron de este grupo”.

Foto: Argentina, Cordobazo, 1969 - Marcha de los trabajadores de Luz y Fuerza, encabezada por Agustín "Gringo" Tosco.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...