martes, 7 de junio de 2011

Venezuela: ¿Apoyar, apoyar críticamente, no apoyar?... He ahí el dilema

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

“Los que hacen las revoluciones a medias no hacen más que cavar sus propias tumbas”
Consigna del Mayo francés, 1968

Si este texto estuviera escrito por un “peso pesado” (Noam Chomsky, Ignacio Ramonet, Eduardo Galeano…) seguramente sería leído con más detenimiento. De un autor menor, es menor el impacto logrado. ¿Lo leerá alguien incluso?.

¿Por qué empezar con esta referencia, provocativa sin dudas? Para dejar indicado cómo todavía estamos atados, demasiado atados, quizá enfermizamente atados a la noción de VIP. Sí, así como suena: VIP, very important people, “gente muy importante”. Lo que sucede en Venezuela es una palmaria -y quizá patética- demostración de ello.

Para la gente de izquierda (dejamos de momento la discusión en torno a qué es exactamente “ser de izquierda”: ¿progresista, anticapitalista, optar por la lucha armada como herramienta de cambio, socialdemócrata al modo escandinavo, Daniel Ortega lo es actualmente, lo fue antes, o Lula en Brasil, lo es no ser homofóbico, votar por el PSOE en España?), pues bien: para la gente de izquierda en su más amplio sentido, el proceso que se abrió en Venezuela hace algunos años fue una fuente de esperanza. Esa es (¿era?) su fuerza: devolver una esperanza que había sido secuestrada.

Después de los años de dictaduras sangrientas que barrieron toda Latinoamérica, dictaduras que respondían en todos los casos a la estrategia hemisférica trazada por la Casa Blanca, vinieron los planes neoliberales; valga decir que en Venezuela, aunque no hubo dictaduras similares a las del Cono Sur o a las de Centroamérica, en la década de los 70 igualmente se asistió a una guerra sucia de desapariciones, torturas y masacres contra el movimiento popular que descabezó todo germen de protesta. También el incipiente movimiento guerrillero que operó en los 60 fue virtualmente barrido, aunque poco se sabe de toda esta represión fuera del país, que presenta hacia el exterior un perfil de continuidad democrática y bonanza económica, incluidas las Miss Universo como símbolo nacional. Pero la represión feroz, igual que en todos los países del área, se dio; y esos regímenes sangrientos (con o sin militares en el poder -Costa Rica tampoco tuvo regímenes de facto e igualmente implementó planes neoliberales sin anestesia-) prepararon las condiciones para un Carlos Andrés Pérez, o un Carlos Salinas de Gortari en México, o un Carlos Menem en Argentina, u otros menos grotescos, los cuales, desde estructuras constitucionales, pusieron en marcha proyectos de destrucción del Estado y penetración del gran capital tal como ningún militar (excepto Pinochet en Chile) logró con cárceles y cementerios clandestinos.

Luego de esas décadas desastrosas, de absoluta desmovilización, de pérdida de conquistas sociales -en consonancia con el derrumbe del bloque socialista europeo, que también contribuyó a acentuar el clima de desesperanza- todo el campo popular entró en repliegue. Las izquierdas políticas quedaron silenciadas, o transformadas en tibias manifestaciones amansadas, con saco y corbata. Y recién en años siguientes las izquierdas sociales, las manifestaciones populares de resistencia (movimientos campesinos, indígenas, desocupados, luchadores por derechos humanos) volvieron a levantar la voz. Pero la aparición del fenómeno venezolano es el que realmente le da nuevo aliento a la lucha popular, a la lucha contra el capitalismo feroz, rebautizado con el eufemismo de neoliberalismo.

Fue el calor de la Revolución Bolivariana el que nuevamente pone en la agenda el tema del “imperialismo”, del “socialismo”, sacándolos de su lugar de “monstruosidades demonizadas” condenadas a ser mencionadas sólo por Fidel Castro y compañía, a quien(es) se intentó ridiculizar estos años pasados presentándolo(s) como un dinosaurio equivocado de época. Pero lo que esos “dinosaurios” dijeron todos estos tiempos de oscuridad queda demostrado que era cierto: el imperialismo sigue siendo voraz, el capitalismo no resuelve los problemas sociales, la empresa privada es eficiente… sólo para ganar dinero. Y el Estado, aún en un país capitalista, es la única garantía de cierta equidad para la totalidad de la población y no un mecanismo deficitario como se quiso hacer creer, válido sólo para privatizarlo… o para reprimir a los pueblos cuando protestan.

En ese sentido el proceso que se empezó a vivir en Venezuela es una demostración que “no todo está perdido”, que la historia sigue adelante, que la esperanza continúa y los pobres pueden vivir mejor con un planteo socializante que con el neoliberalismo.

De todos modos, desde el inicio de ese proceso en Venezuela se abrió el interrogante respecto a ¿qué es eso del “socialismo del siglo XXI”? Quizá fue, en sus comienzos, un guiño: un intento de construir un modelo de compromiso social sin repetir los errores y excesos de los primeros experimentos socialistas, plagados de autoritarismo y burocracia. Fue un experimento, sin dudas. ¿Nuevo nombre para un capitalismo con rostro humano?; ¿nueva propuesta de economía mixta? Algunos decían, años atrás, que no podemos llegar al socialismo del siglo XXI si no partimos del socialismo del siglo XIX, de los fundamentos teóricos que construyeron sus iniciadores: no se trataría de “mejorar” la sociedad capitalista sino de crear una nueva. La discusión se comenzó a dar luego de años de silencio sobre estos temas. Eso, en sí mismo, ya fue una buena noticia.

Ahora bien: ¿pueden coexistir dos modelos? De hecho, con los cuestionamientos del caso, eso es lo que sucede en China, o en Cuba. No hay dudas que lo de Venezuela también cursó esa fase de experimentación. ¿Pero qué podemos concluir hoy, ya casi una década y media después?

En sus inicios, sin ningún lugar a dudas el proceso bolivariano sacudió estructuras sociales. El pobrerío -como en todos los países latinoamericanos: amplia mayoría- comenzó a sentir que por vez primera en la historia del país era empezado a tener en cuenta, que era algo más que mano de obra o voto para el momento de las elecciones. El poder popular, los espacios donde la gente común y corriente puede empezar a manifestarse, a opinar, a tomar la palabra, existen. Eso hace una diferencia: en ningún otro país del área se vive un fenómeno así. Ahora los pobres pueden llegar a la universidad, o a los teatros de la élite. Algo había comenzado a cambiar. Por eso y no por otra cosa, la derecha reaccionó. Es más: su situación de privilegios económicos nunca fue realmente puesta en entredicho; la cuestión que conmovió fue que con la llegada de Chávez dejó de tener la iniciativa política, tanto la derecha vernácula como la internacional, representada por la Embajada de Estados Unidos, siempre verdadero poder tras el trono en los países latinoamericanos.

Todo el proceso bolivariano fue una revolución sui generis por la forma en que se instala: no hubo una sublevación popular ni una lucha armada que la instituyera. Por el contrario, su líder llega a la dirección de todo este proceso como presidente electo en los marcos de la democracia representativa de cualquier país capitalista. Fue una revolución que nació de arriba y luego bajó; pero que inmediatamente encontró un apoyo insospechado en las bases. Tanto, que fueron esas bases populares las que la mantuvieron en los momentos más críticos que atravesó: el golpe de Estado del 2002, el paro empresarial, el sabotaje petrolero. Ese gran pueblo movilizado fue la mejor garantía de su continuidad. ¿Lo seguirá siendo en el futuro? Para el año 2012 están programadas las próximas elecciones presidenciales, y es un hecho que la división tajante del país en torno a chavistas y antichavistas se mantiene casi inalterable: 60% contra 40%. Pero hay un elemento a considerar ahora: la marea chavista no crece, y en el aparato de gobierno hay preocupación en relación a si se ganarán esas futuras elecciones. ¿Avanza la revolución? ¿Puede una auténtica revolución -es decir: un cambio profundo en las estructuras- estar amarrada a una elección dentro de los estrechos cánones de la democracia representativa?

Algo fundamental para analizar ese proceso es que todo el movimiento político se centra en la figura casi omnímoda de su conductor, el presidente Hugo Chávez. Déficit enorme, garrafal en una revolución: ¿culto a la personalidad? Nadie lo dice en esos términos, al menos en voz alta, pero parece que de eso se trata. Y si ahora lo decimos, no es por un ánimo antichavista sino por una lectura crítica-constructiva del proceso: ¿se puede construir un cambio genuino sólo a partir de la figura carismática de un conductor? ¿Dónde queda el poder popular? ¿Qué pasaría si no se ganan las elecciones del año entrante; o más aún: si, por ejemplo, muriera Chávez hoy mismo de un paro cardíaco: se termina la revolución? En Cuba Fidel ya no es la primerísima figura de la escena política, y el socialismo sigue. No sucede lo mismo en Venezuela. Eso debe abrir replanteamientos genuinos.

En realidad, no se encuentra un discurso marxista dominante en todas las estructuras del gobierno El ideario que levanta (o levantaba al menos) el presidente Chávez es amplio, una mezcla heterogénea de referentes, desde Cristo al guerrillero heroico Ernesto Guevara, pasando por el Libertador Simón Bolívar y otros próceres independentistas latinoamericanos. Lo cierto es que, con esa mezcla confusa, al menos en los primeros años de su gestión se vieron beneficios palpables para la población: se terminó efectivamente con el analfabetismo, de lo cual ha dado fe y felicitado la UNESCO, los mercados populares con bajos precios -subsidiados por el Estado- son una importante ayuda para el presupuesto familiar (se estimas que hasta un 75% de la población hace uso de ellos, incluida la clase media, muchas veces con un discurso visceralmente antibolivariano), está garantizado el acceso a sistemas de salud a cero costo para toda la población -diagnóstico, tratamientos varios, medicación, etc.-, colaborando muy estrechamente en esto las misiones cubanas. Por otro lado creció el movimiento de cooperativas como alternativa laboral con acceso al crédito blando y la capacitación, se dieron créditos hipotecarios populares, se avanzó en la búsqueda del autoabastecimiento alimentario, se profundizó la aplicación de la Ley de Tierras y la expropiación de terrenos ociosos al gran latifundio, comenzó a avanzar la autogestión obrera en fábricas recuperadas. En otros términos: la renta petrolera comenzó a llegar a la población como no había sucedido en toda la historia de la “Venezuela Saudita”, muy rica en petrodólares y Miss Universo, pero llena de gente pobre.

Y de igual modo, la aparición de un país “díscolo” que le hablaba de igual a igual al imperio, permitió diseñar estrategias de integración latinoamericana más centradas en mecanismos solidarios que en los imperantes tratados de libre comercio; fue así que surgió la propuesta del ALBA como campo contestatario para la voracidad de Washington.

Algunos años atrás, decíamos, todo este movimiento era fuente de esperanza, tanto en lo interno de Venezuela como para el campo popular, latinoamericano e incluso mundial. Desde la izquierda, con ciertas reservas en algunos casos, se saludó y apoyó el proceso bolivariano. La esperanza en juego permitía abrir el beneficio de la duda respecto a mucho de lo que se estaba haciendo: la economía mixta, el papel del empresariado nacional, la impunidad con que la derecha se mueve, los oportunistas que se encuentran en el gobierno, ninguno de los que nunca, ante probados casos de malversación, va preso, y que pasaron a constituir una nueva burguesía advenediza con mucho poder político (la “boliburguesía”). Igualmente abría dudas el papel de las misiones, que siempre constituyeron una incógnita respecto a su sostenibilidad, dado que surgieron más como una respuesta coyuntural que como una política revolucionaria del Estado a largo plazo. De igual modo se podría haber juzgado la creación y estructura del Partido Socialista Unido de Venezuela -PSUV-, absolutamente ligado a la mano de Chávez y a su dedo admonitorio que decidía puestos aquí y allá. Si bien en un momento abrió las expectativas de renovación política haciendo pensar en la construcción de un instrumento genuino para la revolución, hoy día las esperanzas en tal sentido parecen haberse esfumado. Un partido revolucionario sin cuadros revolucionarios, ¿qué es?

En los primeros años se podía decir con seguridad que todavía se arrastraba el peso de un país capitalista con toda su cultura consumista y acomodaticia, y por supuesto que no se podía esperar la rápida desaparición de la corrupción ni del oportunismo; la batalla declarada contra todo ello prometía cambios.

Se dibujaban, entonces, dos escenarios posibles (como mínimo) de la revolución para el corto y mediano plazo (sin contar con su reversión total y absoluta por medio de un golpe cruento, por una derechización fascista, cosa que, de momento, no ha sucedido, pero que no se podría descartar): por un lado una propuesta de “tercera vía”, un capitalismo humanizado, socialdemócrata en el mejor de los casos (que sería lo que más o menos se vino construyendo en estos últimos años, con un empresariado nacional y multinacional que hizo grandes negocios, con grandes contratos petroleros para empresas transnacionales, pero con una distribución de la renta nacional algo más equitativa). El otro: la profundización hacia el socialismo, definiendo y poniendo en práctica una clara línea programática en relación a ese nuevo socialismo del que mucho se habla pero del que todavía no se sabe bien hacia dónde va. Ahora bien: ambos proyectos no es posible que convivan. O se expropia o se mantiene la propiedad privada. Llega un momento en que hay que definir las cosas.

Se podrá decir que la coyuntura internacional de la Venezuela chavista no es la misma que la de Cuba en la década del 60, con una Unión Soviética aún victoriosa, fuerte y en crecimiento. Ello es cierto, sin dudas. ¿Pero eso justifica lo que actualmente estamos viendo?

La derecha política enquistada en el aparato estatal -pero fundamentalmente en la cultura dominante, en la ideología de los cuadros directivos- no permite avanzar en la profundización de la revolución. La idea de “hacer buena letra” con el enemigo es mediocre. El enemigo es siempre el enemigo. ¿Acaso el odio de clase se podrá desaparecer con una sonrisa de cortesía? La dialéctica de la sociedad es algo mucho más complicado que una cintura política muy buena como la del conductor Chávez. Su carisma puede ser grande, pero la lucha de clases también a él lo incluye, lo arrastra, lo fagocita. Quizá eso habría que decírselo, porque parece no haberlo entendido según los últimos acontecimientos (entrega de luchadores revolucionarios para congraciarse con la ultraderecha colombiana, y en definitiva, para bajar su perfil “revolucionario”, “molesto” con el imperio).

La Revolución Bolivariana que comenzó a construirse en Venezuela sigue siendo una esperanza, una ventana hacia algo nuevo. Como decíamos al inicio, puede ser el paso a un mundo no regido por la ética de “los triunfadores”, los VIP, y los “segundones”. Ese es el reto en juego, y vale la pena tomarlo. Hoy Venezuela pasó a ser un ejemplo de dignidad para todos los pueblos de Latinoamérica. ¿Qué podríamos hacer sino apoyarla? Después de las décadas perdidas y de la caída del socialismo real, es nuestra fuente de esperanza. Es nuestra responsabilidad como seres humanos que seguimos teniendo esperanza en un mundo mejor dar nuestro granito de arena en esta empresa. Apoyarla críticamente quizá, mostrando sus falencias, sus límites, para tratar de ir más allá, y teniendo claro que todo este proceso, estos errores políticos que ahora comente la revolución, eso no es el enemigo. Aunque ahora, con lo que hemos estado viendo últimamente, se abren serias dudas. Y es ahí donde se abren estos dilemas: ¿apoyar a un Chávez que se quiere congraciar con la derecha colombiana? Más allá de las explicaciones tácticas que puedan argüirse, ¿es eso estratégico? ¿Pueden levantarse esos valores? ¿Se acepta una guitarra de regalo de Shakira pero se entregan luchadores revolucionarios?

Esta conducta errática del comandante Chávez, que muestra a todas luces que maneja a su total parecer el proceso y que se ha ido olvidando del poder popular, preocupa. ¿Se vendió la revolución? ¿Pueden las “razones de Estado” ser más importantes que los principios? ¿Hay gente VIP entonces?

Como buen cristiano que dice ser, debería no olvidar el mensaje del Mesías entonces (si es que nos permitimos hacer esa lectura “socializante” de la figura de Jesús de Nazareth): ¿está con los poderosos o con los menesterosos? Porque “no se puede servir a dos señores. O sirves a Dios o al Diablo”, Lucas 16:1-13. Pues, si no, se podría terminar justificando todo, y decir como Barack Obama al recibir el Premio Nobel de la Paz: “A veces la guerra está justificada para conseguir la paz”.

Como no soy VIP, probablemente Chávez ni lea esto. Pero el mensaje queda de todos modos: ¡cuidado, comandante: aunque no quiera, la lucha de clases ahí está, y congraciarse con el enemigo no sirve para derrotarlo! Aunque no le guste, aunque sea disonante, la proclama del Mayo francés citada en el epígrafe encierra una gran sabiduría.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Ecuador: Tarea pendiente. Que los medios se autodefinan

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)

De acuerdo a la Constitución Política de la República y, ahora, de conformidad con lo dispuesto por la mayoría de ecuatorianos y ecuatorianas, al responder que SI a la pregunta No. 9 de la consulta popular de mayo 7/2011, a la Asamblea Nacional (Congreso) no le va a quedar otro recurso que dictar una Ley de Comunicación (no de medios) en el corto plazo.

Y, de nuevo, se ha alborotado el avispero: entre los que no quisieran que nunca se dicte una ley semejante (la gran prensa sipiana dice que en comunicación social, la mejor ley es la que no existe, una tesis de la SIP-CIA) y que si ésta tiene que dictarse, que sea tan liberal, que en realidad “no perjudique a nadie” y garantice la llamada libertad de expresión de ellos; y aquellos otros, que quieren una ley que, de una vez por todas, sancione y limite todas las tendencias y arbitrariedades que hasta hoy vienen caracterizando a la gran prensa sipiana, especialmente la televisión; y de la televisión, la televisión basura.

Esa música la hemos oído los y las ecuatorianas. Solo que, como los medios sipianos (prensa impresa, radial, televisada) se niegan a reconocer que están dirigidos por seres humanos comunes y corrientes y han adoptado poses de dueños absolutos y únicos de la democracia, la libertad de expresión, la verdad difundida y escondida, es todavía posible que parte de las y los ciudadanos (especialmente los que votaron por el NO) estén bastante confundidos; y piensen que, efectivamente, si se dicta una ley de comunicación, se viene una negra noche de silencios, persecuciones y censuras.

Hasta aquí, como dicen los médicos, no hay síntomas de una situación semejante en el Ecuador. Le preguntaron, hace poco, a un señor (el ex diputado social cristiano, Marcelo Dotti) si había recibido alguna amenaza, alguna advertencia o si se sentía perseguido por lo que dice, todos los días, contra (Rafael) Correa y su gobierno, a través de su estación radial; el entrevistado contestó: “No. En honor a la verdad, nadie me ha amenazado. Pero, estoy preocupado por lo que puede pasar en el futuro” (la cita no es textual) En otras palabras, la preocupación no es por lo que les pueda pasar HOY; sino por lo que les puede pasar MAÑANA. Los médicos dicen que eso es ser propenso a la sicosis; una sicosis muy explicable en el deudor que no sabe cómo va a pagar sus deudas; o que se propone no pagarlas.

Pero también, del otro lado, hay exageraciones. Pretender que los diarios sipianos vuelvan a décadas anteriores y, de pronto, por lo menos en el gran capítulo de la información (la noticia) sean o se acerquen a la veracidad, la oportunidad, la contextualización (conste que no digo la objetividad, peor la neutralidad) es un auténtico pedirle peras al olmo. Digo yo: esa es una tendencia que hoy en día es universal. Lo que ha ocurrido es que la gran prensa sipiana, en los últimos tiempos, se ha quitado la careta; y hoy defiende no solo el neoliberalismo sino cualquier intención de cambios, de transformaciones. Si tuvieran dos dedos de masa gris en buen estado, tanto los “pelucones” criollos como los mismos medios, serían defensores a utranza de un gobierno como el de la revolución ciudadana, que lo único que está haciendo es una “revolución” en paz y tranquilidad, que evitará a corto o mediano plazo, un estallido social, que no dejará líder o capitalista con cabeza.

Hay quienes sostienen que, antaño, los medios masivos de la comunicación (prensa escrita, en especial) guardaban alguna ética, alguna moral; y que deberían volver a esa práctica. Puede ser que aquello haya sido una tendencia, pero solo en algunos medios sipianos (los menos) Recuerdo y argumento que las empresas periodísticas (las más) adoptaron una clara política menos que liberal, desde sus fundaciones. No podría explicarse, de otra manera, los ataques y mentiras sistemáticas que divulgaron contra la ex Unión Soviética. ¿Y la política que aplican, desde hace medio siglo, contra Cuba revolucionaria? De creerles a estos medios, en Cuba no ha ocurrido nunca nada bueno; todo es malo, es miseria, es abandono, persecución, torturas. Jamás condenan el bestial bloqueo que aplica USA contra Cuba a pesar de que ya llega a los cincuenta años; jamás condenan las absurdas y estúpidas sentencias contra los 5 cubanos por haber cometido “el delito” de alertar a su país (Cuba), desde Miami (EE.UU.) sobre planes y proyectos, esos si terroristas y criminales contra su pueblo.

No ha de ser por pura coincidencia que los medios sipianos y los círculos de pelucones locales, en nuestros países, se oponen a reconocer en Cuba ninguna conquista social, ningún adelanto. Y lo mismo ensayan ahora, en contra de la revolución bolivariana de Venezuela; y el asediado gobierno de Evo Morales; y los ataques contra Daniel Ortega; y, en esta caza de brujas, no faltan quienes sindican en los peores términos a la Presidenta de Argentina. En cambio, que poco critican (mejor dicho, justifican) a gobiernos pelucones como el de Israel, México, el de Panamá, el del Perú, el de Colombia y Álvaro Uribe, etc. Pregunto: ¿es esta actitud de “pura coincidencia” o consignas que vienen de Miami (Estados Unidos) y que tienen su matriz en organismos como la SIP, la Declaración de Chapultepec, el Grupo de Diarios de América (la GDA), la antigua USAID, que ahora tiene el membrete de NED, y tantas y tantas otras?. En Ecuador actúan, sin recato alguno, Fundamedios, Coro, Participación Ciudadana y asambleístas como César Montúfar, Fausto Cobo, Lourdes Tibán y, ahora, la Dra. Romo, la señora Betty Amores, y tantos y tantas otras.

¿Qué hacer? Algunos esperan que el Consejo de Regulación puede poner diques para atajar las aguas tormentosas, en especial, las mentiras (que suelen ser verdades a medias) las tergiversaciones, las manipulaciones. No en vano, estudiosos sobre el tema han establecido que los medios sipianos de estos tiempos, aplican una especie de decálogo de la manipulación. Tras un escándalo, otro peor. Nunca reconocer la verdad: si hay 2.000 planteles escolares que se han reconstruido, buscar unos cuantos que aún están “abandonados”. Si se ha mejorado la red vial nacional, escandalizar porque alguna carretera sigue igual que siempre. Exagerar la delincuencia social que siempre ha existido. Y así, sucesivamente.

Yo pienso que un Consejo de Regulación de contenidos puede ser (manejado maliciosamente) un arma de doble filo. Pienso además que el tal Conejo no debe llegar sino a unas sanciones económicas limitadas. Cualquier otra sanción (especialmente un cierre de un espacio mediático) debe estar en manos de jueces: pero de jueces probos y rectos, que el mismo pueblo ecuatoriano acaba de aprobar una reforma substancial. Las sanciones (que ahora se llaman responsabilidades posteriores) siempre han existido en nuestra legislación penal. Solo que, por ser juicios largos (tres instancias) y costosos (abogados, peritos y más) no han sido aplicados popularmente. En el Ecuador, no llegan ni a 10 los casos que han terminado en sanciones penales y económicas.

Entonces, vuelvo a preguntar: ¿qué hacer? Una primera medida saludable sería que se facilite al hombre común y corriente el demandar y seguir, hasta sentencia en firme, los juicios que plantee por injurias, acusaciones infundadas, uso de imágenes sin permiso previo, etc. Quizá, un mecanismo (que se ha burocratizado) sería la figura del Defensor del Pueblo. Quizá, una vez que termine exitosamente (eso esperamos) la reforma judicial, los fiscales populares y los mismos jueces que vengan, sean honestos y no le tengan miedo a los medios; y que estos no quieran servirse mañana de ellos.

Y también (¿por qué, no?) la obligación que tiene todo medio comunicacional de auto identificarse respecto de los intereses que defienden. Universalmente, es sabido que todo medio comunicacional ha sido creado para defender intereses concretos: el sistema imperante (el neoliberalismo) la sociedad de consumo, la cultura, los problemas sociales, la política, la ideología, el deporte y hasta (si es empresa) buenas utilidades monetarias, políticas. De manera que un perceptor (lector, televidente, radioescucha) cuando compra un diario o sintoniza una señal radial o televisada, sabe a qué atenerse. Si un diario, por ejemplo, se declara neoliberal o defensor de la sociedad de consumo, entonces tendrá derecho pleno a cuestionar todo cambio, a defender el sistema y a proponer que el usuario compre, compre y compre: se endeude, endeude, endeude.

Y si por ahí, algún medio (especialmente sipiano) prefiere seguir llamándose independiente, libre (¿) pues entonces ese medio está obligado (bajo sanciones) a dar espacios a todas las corrientes ideológicas, religiosas, sociales. Ya que hasta nuestros tiempos, esta mentira (o indefinición no declarada) les ha dado buenos resultados. Dicen que son independientes pero no nos dicen ¿independientes de qué? Se dicen libres y democráticos pero no nos explican de qué democracia y libertad, están hablando.

Por último, que los medios (privados, públicos, comunales) definan por su propia decisión, hasta dónde extienden las sábanas en cuanto a qué entienden por libertad de expresión, por democracia. Pregunto: ¿solo hasta las listas de amigos y enemigos de la casa? ¿Solo hasta individuos (das) de toda confianza del medio o hasta sus enemigos naturales?

Aspiro a que el actual esquema que se ha abierto respecto de estos temas, me permitan opinar sobre ellos. Y lo único seguro que tengo es que la gran prensa sipiana, de aquí y de allí, no me darán un centímetro de espacio para estas y otras ideas. Así son de amplios y democráticos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Venezuela: Para Avanzar en Revolución. Corrientes revolucionarias de los trabajadores

Edwin Sambrano Vidal (especial para ARGENPRESS.info)

La confrontación política y de clase está en plena ebullición y comienzan a sentirse diversas corrientes en un proceso contradictorio y en un momento crucial. Ya no es simplemente Gobierno y Oposición. El Gobierno de izquierda y revolucionario y la oposición de derecha y reaccionaria. Surgen corrientes vinculadas a las clases sociales y a la lucha de estas (su movimiento) conscientes de sus intereses inmediatos y perfilando también su papel para realizar sus intereses históricos. La clase obrera, mejor denominada o definida actualmente como clase trabajadora, no puede permanecer pasiva, cruzada de brazos mientras los “operadores políticos” autodenominados revolucionarios deciden y ordenan para que la clase trabajadora obedezca y actúe. Los trabajadores están buscando el puesto de vanguardia que les corresponde históricamente.

Los trabajadores impulsan las luchas y son dejados por fuera

Los trabajadores, sectores revolucionarios avanzados y grupos de la comunidad han impulsado las acciones de nacionalización o socialización de algunas empresas consideradas fundamentales y/o ante situaciones de incumplimiento legal, agresión a los trabajadores y obstrucción de algunos grupos capitalistas. Para que los altos funcionarios admitan las “nacionalizaciones” han sido necesarios numerosos sacrificios de los trabajadores y de la población que quiere y lucha por una verdadera revolución socialista a través de intensas jornadas de lucha que comprenden movilizaciones, forcejeo con los cuerpos de seguridad (y en algunos casos brutales agresiones, como el caso de SIDOR el 14 de Marzo de 2008), reiteradas visitas y llamados a las autoridades (Vice-Ministros, Ministros, Vice-Presidente y hasta el Presidente de la República, además de los organismos de menor jerarquía). Esta “nacionalización” puede realizarse a través de diversas vías con diversas formas; sin embargo son dejados por fuera, los trabajadores, las comunidades y las organizaciones de base que exigieron la nacionalización.

En el caso Venezuela se requiere más eficacia de la gestión pública

Aclaro que he planteado insistentemente que en el caso de Venezuela la mayor parte de las áreas estratégicas de la economía están bajo propiedad del Estado y bajo el control del Gobierno, y que, en vez de nacionalizar a “troche y moche”, como si fuera un juego axiomático y la ejecución actos de venganza y amenaza, es i n d i s p e n s a b l e que lo que esté bajo el control de la gestión pública pase de estatizado a socializado y que cumpla cabalmente con sus funciones dentro del proceso de transición. Es un error teórico creer que es necesario estatizar todo o socializar todo. Además de un error teórico es totalmente inconveniente y contraproducente para el logro de los objetivos de la transición socio-cultural de la sociedad capitalista basada en la explotación y en la dominación hacia otra sociedad basada en la justicia y la libertad, como expresión y fundamento de la auténtica igualdad. Existen suficientes experiencias sociales recientes que lo confirman y es un verdadero suicidio no comprenderlo y aceptarlo.

Se impide que los trabajadores participen de verdad.

Ahora, qué significa dejar por fuera a los trabajadores y a los sectores revolucionarios que impulsaron la nacionalización?..., pues… que no se les toma en cuenta para tomar las decisiones y para controlar y dirigir el proceso de estatización y/o de socialización. Significa que los trabajadores siguen siendo carne de cañón, en términos del lenguaje militar o simple masa que sigue ciegamente las directrices de una élite o clientela electoral para que pinte, reparta propaganda y vote por la élite que hará los estudios participará en los debates y tomará las decisiones. He allí el meollo del asunto…

La élite que asume para sí las decisiones se ha mostrado totalmente incapaz de llevar adelante estas nacionalizaciones en función del interés nacional y con el resultado de fortalecer el proceso de transformación de la economía y de satisfacer las necesidades de la población y de los sectores vinculados a las unidades nacionalizadas, salvo excepciones.

Los casos de SIDOR y FRIOSA: castigo a los responsables

Los recientes casos de SIDOR (2008), la gran siderúrgica venezolana y una de las mayores de Latinoamérica, y de FRIOSA (2010), un enorme conglomerado de distribución, confección y venta de alimentos, son dignos de estudio y de extraer las más precisas conclusiones que deberían ser suficientes para tomar severas medidas correctivas sobre la conducta futura, tanto dentro de la mismas empresas, como para otros casos. Y, además, las resultas de las investigaciones deben originar aleccionadores castigos para los responsables directos e indirectos, por supuesto de acuerdo con el grado de responsabilidad. Mucho se habla de la inhabilitación en el ejercicio de cargos de administración del patrimonio público, también en estos casos deberían ser inhabilitados los responsables sin miramientos de la investidura.

En el caso SIDOR, después de agredir en todas las formas a los trabajadores que luchaban por sus derechos, se acuerda la nacionalización mediante la compra de las acciones del Consorcio Amazonia, subsidiario del grupo italo-argentino TECHINT, pagándole un precio exorbitante de US$ 1.970 MILLONES por el 60%, mientras TECHINT había pagado US$ 1.050 MILLONES por el 70% en 1997 y durante los 11 años que la administró la transnacional obtuvo ganancias por más de 5 veces el precio que pagó, sin contar los innumerables fraudes contables y comerciales que le proveyeron de otras ganancias. Entre estos fraudes está el perpetrado contra los trabajadores al apropiarse de más de US$ 560 MILLONES que se correspondía, entre 2003 y 2007, por el derecho laboral de participar en las utilidades. La empresa fue entregada endeudada, desarticulada en parte y con serios retrasos tecnológicos. El alto gobierno no permitió la participación de los trabajadores en las negociaciones ni en el proceso de nacionalización y el acuerdo constituye un serio daño contra los intereseS nacionales y los derechos de los trabajadores.

El caso de FRIOSA es similar, se impusieron las autoridades desde arriba, sin consultas y actualmente se agrede y persigue a los trabajadores que tratan de ejercer la contraloría, se ha saqueado a la empresa, se encuentran inútiles los equipos de conservación de alimentos y en deplorable estado la oferta de alimentos que anteriormente se exhibía.

Los trabajadores en búsqueda de una política y una organización

El reciente encuentro de los trabajadores celebrado en Ciudad Guayana, región industrial al sur del país, ha destacado estos vicios y es una muestra del despertar de amplios sectores de trabajadores que reclaman un verdadero protagonismo en los debates y en la toma de decisiones, así como en el ejercicio de la dirección y la contraloría de los planes y acciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Sobre Julián Conrado y Joaquín Pérez Becerra: Entregas ¿legales?

Freddy Gutiérrez

.

Sr. Presidente

El día 26 de mayo del año corriente usted afirmó categóricamente, ( Aporrea, junio 2-2011) que, en cumplimiento de los acuerdos internacionales se estaba tramitando la expulsión de Guillermo Torres Cueter, también conocido como Julián Conrado hacia Colombia. Yo me pregunté ¿Cuáles acuerdos está invocando? Me imagino que se refería a la entrega que usted muy personalmente había acordado con quien ocupa su mismo cargo en Colombia: el Presidente Santos. Ya antes, también con su amigo Juan Manuel Santos había llegado a otro “Acuerdo Internacional telefónico”: la entrega de Joaquín Pérez Becerra y, de hecho, éste, al llegar a Maiquetía procedente de Suecia, fue despojado del pasaporte, separado del grupo, incomunicado, no le permitieron entrevistarse con abogado alguno ni con el cónsul de Suecia, se desconoció un habeas corpus y, en operación combinada entre las policías venezolana y colombiana, fue entregado al país que lo perseguía.

Permítame indicarle, con su venia Sr. Presidente, que el tratamiento que usted le ha dado a ambos casos, va a contracorriente de nuestra Constitución Nacional, de las leyes especiales que informan la materia, y colide abiertamente con los Tratados Internacionales que libremente ha suscrito Venezuela, e incluso, corre a contravía de costumbres inveteradas de nuestra república en cuanto a refugio de perseguidos políticos. Yo me pregunto ¿Existen por los días que corren, reglas de juego jurídicas que por definición son de cumplimiento obligatorio, y políticas que siendo pactos de honor deben seguirse? o la fuerza salvaje de acuerdos que nadie conoce son las que de ahora en adelante prevalecerán.

“Ninguna persona puede ser arrestada o detenida sino en virtud de orden judicial, a menos que sea sorprendida infraganti “. “Toda persona detenida tiene derecho a comunicarse de inmediato con sus familiares, abogado o abogada o persona de su confianza “. Preceptos constitucionales asociados a la inviolabilidad de la libertad personal. Adicionalmente, en el caso de no nacionales venezolanos se establece “Respecto a la detención de extranjeros o extranjeras se observará, además, la notificación consular prevista en los tratados internacionales sobre la materia” Nuestra carta magna dispone esplendorosamente el libre tránsito, la presunción de inocencia y así, otras normas y principios fundados en valores caros al avance civilizatorio del hombre y la sociedad.

En perfecta concordancia con las normas establecidas en nuestro pacto social de 1999, que por cierto, son las reglas de juego que la sociedad venezolana se dio, se han ratificado libremente acuerdos internacionales con el rigor que se dispone para su formación, que contienen normas de imposible desconocimiento, salvo que se quiera jugar en un estado sobrevenido de facto. El Pacto de San José de 1969 dispone “Toda persona tiene el derecho de buscar y recibir asilo en territorio extranjero en caso de persecución por delitos políticos o comunes conexos con los políticos…”. Acto seguido es fundamental subrayar que la República Bolivariana de Venezuela como estado parte, convino: “En ningún caso el extranjero puede ser expulsado o devuelto a otro país, sea o no de origen, donde su derecho a la vida o a la libertad personal está en riesgo de violación. A causa de raza, nacionalidad, religión, condición social o de sus opiniones políticas. “

Sr. Presidente

Usted propuso mi nombre para que yo defendiera los derechos humanos en este vasto continente y la Asamblea General de la OEA lo aceptó. Lo hice dentro de una Comisión tan parcializada que muchas veces se condenaba a un estado inocente o se absolvía de responsabilidad a personajes verdaderamente culpables. Me tocó muchas veces pelear sólo y con vehemencia pero asistido por la razón jurídica y política, causas cuyos expedientes están en los archivos como memoria viva de los debates. Durante estos días he seguido con atención a la luz del derecho, los casos que anteceden, e incluso los he empalmado con otros que no es el caso distraernos ahora. Pues bien, me sigo ocupando de los derechos humanos y por esa razón, entre otras, siento mi deber decir que se ha faltado gravemente en el caso de Pérez Becerra, y advertir que no se debe cometer otro disparate mayúsculo en el caso de Guillermo Torres Cueter. Será fácilmente comprensible para mis amigos, entre ellos el Presidente, que no puedo callar ante situaciones en las cuales el silencio no es admitido, pues podría confundirse con la complicidad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Acerca del metrobus o plan de propaganda electoral integral de movilidad y transporte

Claudio Lozano (IPYPP)

Documento sobre la implementación del Metrobus.

1. El sistema BRT y su aplicación al caso de Buenos Aires ciudad y metrópolis

Como propuesta de transporte público, el BRT (Bus Rapid Transit) depende del contexto en el que se quiera incorporar. Dependiendo del medio urbano-metropolitano del que se trate, puede ser o no una solución central, complementaria o puntual al sistema de transporte público. Puede ser útil en algunos corredores y en otros no, dependiendo de la vinculación con los demás modos de transporte y con las características urbanas del corredor.

EL BRT es un modelo operativo del transporte masivo, cuya idea básica es llevar ciertas características funcionales del subte al transporte de superficie y también sumarle el uso de nuevas tecnologías: vía segregada, ascenso y descenso de pasajeros a nivel, prepago, información en tiempo real de horarios, sincronización semafórica, etc.

En muchas ocasiones se propone el BRT como alternativa al sistema de Metro. Se lo plantea como una buena opción en un cierto rango de demanda. Buenos Aires, a diferencia de otras ciudades latinoamericanas (por caso Curitiba, Bogotá, Santiago, etc.), tiene ya unas líneas troncales que son las ferroviarias y las de subte, así como una cobertura muy fuerte de transporte público automotor.

A grandes rasgos, el Metrobús es un sistema pensado para ciudades y/o áreas metropolitanas desconectadas o con deficiencias importantes en la cobertura general de transporte. Este no es el caso del Área metropolitana de Buenos Aires, ni mucho menos de la Av. Juan B. Justo, donde si hay deficiencias de servicios y modos de transporte, estos no pasan por la cobertura.

El BRT puede cumplir unas funciones complementarias en la red de Buenos Aires, en estrecha vinculación con los sistemas troncales de tren y subte, pero creemos que, incluso más allá de lo proyectado, hay corredores que requieren líneas de subte como solución estructural y de ningún modo el BRT. Es importante tener esto en claro, para que no se use como argumento el menor costo del BRT para dejar de construir subtes. El subte debería ser el modo central de la política de transporte público para la ciudad y, en todo caso podrían existir algunas líneas de BRT para algunos corredores metropolitanos, articulados con los sistemas ferroviarios y de subte urbanos de la ciudad central. Seguramente, el BRT, es una mejor alternativa para estructurar un eje metropolitano (el sur, por ej), que para la CABA

En términos generales, los proyectos BRT están asociados a sistemas compuestos por una red troncal, que articula distintos subcentros urbanos, y un conjunto de alimentadoras que son las que permiten a los usuarios llegar a las estaciones de la red principal. Este concepto no necesariamente está asociado al BRT: el Transantiago (Chile), por ejemplo, responde a ese criterio pero sin carriles exclusivos y resto de las características del BRT. También podría funcionar así el subte o los trenes urbanos.

El sistema de transporte público en Buenos Aires se caracteriza por la competencia entre modos y medios y no por la complementación (ej.: líneas de colectivos que circulan paralelas al tren o al subte que a su vez se extiende paralelo al tren y a los colectivos). Toda esta ineficiencia se financia con subsidios.

2. La solución BRT (BeRreTa) en la Juan B. Justo

La Avenida Juan B. Justo, es un corredor secundario que por el volumen de tránsito y las condiciones físicas puede ser apto para una línea de este tipo. Es de suponer que, en la práctica, van a mejorar las condiciones de circulación en Transporte público sobre ese eje y los tiempos de viaje van a bajar, sobre todo para los que hagan trayectos largos.

La construcción de una barrera física en la Juan B. Justo puede traer más inconvenientes que beneficios. En otras palabras, funcionar va a funcionar, pero el interrogante es a qué precio, incluyendo las molestias al resto de los que usan Juan B. Justo. Hay otras soluciones que no pasan por importar formulas que se pensaron para ciudades con otras características.

Antes que invertir en obras de infraestructura como éstas (soluciones importadas al medio local sin evaluación previa ), habría que analizar cómo se articulan, optimizan y coordinan los servicios que ya prestan los distintos modos de transporte hoy en la Región, no sólo en la CABA.

Es de destacar que no se ha realizado ningún estudio serio de demanda de viajes, que constituya una base sólida para la introducción de este tipo de soluciones de transporte público (BRT), en esta Avenida tan particular de la Ciudad de Buenos Aires, lo que como mínimo pone en duda la oportunidad y beneficios “a priori” de su implantación.

Es cierto que para el transporte automotor privado puede disminuir la fluidez, pero muchas de las iniciativas que priorizan el transporte público pueden traer aparejadas peores condiciones para los automóviles particulares. En ciertos casos ello es inevitable, y no debería ser un obstáculo para privilegiar el transporte público.

3. Sintetizando críticas a la solución BeRreTa Macrista

Las principales críticas que pueden hacerse es que se trata de una iniciativa que no se inscribe en un marco de mayor alcance, un plan integral y abarcativo de transporte en el que esta intervención pueda ser incorporada. Es una acción aislada, como las demás iniciativas que tomó el GCBA en materia de transporte.

La alternativa siempre será la mirada integral, integradora y metropolitana: conectar las estaciones ferroviarias entre sí, ampliar la red de subtes, etc. Pero hay que tener en cuenta una serie de premisas: consensuar políticas con las otras jurisdicciones, disuadir efectivamente el uso del automóvil en el Área Central, mejorando la oferta de transporte público (más trenes y subtes con un servicio mejor). Fundamentalmente, se trata de articular modos de transporte y no hacer competir colectivo, subte y tren, es decir avanzar en la intermodalidad.

Al mismo tiempo, habría que preguntarse si no tendríamos que preservar avenidas o arterias destinadas al transporte automotor privado, en particular aquellas vías donde circula el transporte de carga, vinculado a las actividades productivas de la ciudad (logística, por ejemplo). La Av. Juan B. Justo, si bien tiene peso en el transporte de pasajeros, es muy importante como arteria para la movilidad de bienes y servicios (transporte de cargas en sus diversos modos y escalas: camiones, taxi flet, etc.) que a juzgar por el diseño propuesto, quedaría reducido a un solo carril por mano.

El problema principal del proyecto Metrobús es que no está concebido como parte de una red. De hecho recién en estos momentos se están realizando los estudios financiados con una donación de la Corporación Andina de Fomento (CAF) para el eventual diseño de una red.

No hay un tratamiento especial para las conexiones en las cabeceras y el proyecto está más dirigido al eje Juan B. Justo que a una integración metropolitana. Tampoco hay planteadas políticas urbanas para ese eje que renueven las actividades, impulsen una mayor densificación o fortalezcan las áreas comerciales.

Este problema, en realidad forma parte de la "agenda metropolitana" a construir, El transporte y la accesibilidad metropolitana necesitan ser pensados en esta escala, pues movilizan enorme cantidad de recursos y subsidios, que deberían ser objeto de un estudio de factibilidad económico-financiera.

4. Marco legal y presupuestario de la obra

Este sistema de transporte fue aprobado por Ley Nº 2992 (sancionada el 11/8/2008) facultando al Ejecutivo para llamar a la licitación de la obra y la concesión de la explotación por 20 años, creando una comisión legislativa de seguimiento, e invitando a integrarse al sistema a Nación y Provincia.

El 25/11/2009 se firma el Convenio de Colaboración con la Nación para la implementación del corredor Juan B. Justo (ratificado por Dto. Nº 107/GCBA/09). Diez meses después por el Dto. 700/GCBA/10 (del 8/9/2010) adjudican la obra a RIVA SA, por $46.944.000.

En la página oficial del GCBA, se informa que la obra costó $100.000.000, y que el 80% de dicho costo fue repavimentación (ver 9º párrafo en
http://www.buenosaires.gov.ar/noticias/?modulo=ver&idioma=es&item_id=20986&contenido_id=57074).

Esta información resulta contradictoria con el monto de la obra adjudicada, pues si el 80% de pavimentación lo imputaron a la Concesión de Mantenimiento Vial, la obra se abarató en $26.000.000; pero si la repavimentación se imputó a la Obra Pública de las Estaciones y carriles hay un sobrecosto de $53.100.000. Esta situación de información contradictoria, atenta contra los principios republicanos de transparencia y acceso a la información pública, que deben ser explicados.

Por otra parte, el conjunto del proceso, desde la sanción de la Ley hasta su implementación llevó tres años, que no es mucho considerando los plazos de obras públicas de cierta envergadura en la ciudad y en el país, pero esto homologa la gestión macrista a las generales de la ley que caben a la dirigencia política tradicional.

5. BRT, solución BeRreTa para la situación político-electoral de Macri

Toda acción de desaliento del transporte automotor privado debe ser bienvenida o al menos considerada. En este sentido la construcción del BRT o las bicisendas son medidas encaminadas hacia este objetivo.

Pero el problema no es el instrumento utilizado, en este caso el BRT construido en la Av. Juan B. Justo, sino el modo en que Macri concibe y gestiona la ciudad. Así como no hay un Plan Integral para orientar el proceso de densificación edilicia en la ciudad (aumento de construcción en “torres”” indiscriminado), definiendo áreas prioritarias y sujetas a la promoción inmobiliaria y otras a proteger, ya sea por su valor patrimonial o para garantizar a los sectores populares y medios el acceso a la vivienda; tampoco se ha formulado un Plan integral de movilidad, transporte y accesibilidad urbana. Estos temas son centrales de la agenda metropolitana, gran ausente en la gestión macrista, a juzgar por el bajo compromiso asumido en la ACUMAR, entre otros temas de alcance metropolitano.

Esta ausencia de Plan y de concepción integral de la red de transporte público, vuelve a demostrar que la gestión Macri, se caracteriza por la ejecución de obras de alto impacto mediático, relativamente bajo costo y de ejecución de corto plazo (para ser inauguradas en su gestión y en ajuste al calendario electoral) y que reproducen algunos de los imaginarios o aspiraciones “del vecino”: construir un puente o un túnel sobre una vía férrea a nivel , en lugar de avanzar en el proyecto integral de soterramiento de las vías; repavimentar varias veces la misma avenida o calle, en lugar de reordenar el transporte pesado y hacer cumplir las normas de circulación en la ciudad, desalojar predios o inmuebles ocupados pagando subsidios, en vez de ejecutar el presupuesto asignado para vivienda y avanzar en una política integral para el hábitat, acciones cosméticas sobre el espacio público, pero sólo en aquellos lugares donde se ha acordado un negocio con los desarrolladores inmobiliarios (Av. Patricios en Barracas o el Distrito Tecnológico-Inmobiliario de Parque Patricios, por ejemplo).

Es decir que Macri privilegia las acciones de corto plazo y de alto impacto mediático pero no las políticas de fondo para solucionar los problemas estructurales de la ciudad y que requieren planificación en el mediano y largo plazo. El paño de fondo de esta visión de la gestión de la ciudad es la matriz reproductivista con que se mueve Macri, del mismo modo que lo ha hecho y lo hace la clase política tradicional; y la visión miope, municipalista y vecinalista (pero no participativa) que Macri posee de la gestión de una ciudad Autónoma y que es el centro de una de las mayores y más importantes metrópolis del mundo. En definitiva, Macri sigue haciendo predominar su política del bache…

En este marco conceptual de la gestión urbana, el BRT de la Av. Juan B. Justo, cumple con su objetivo, es una obra pensada y concretada en los tiempos y necesidades electorales de la gestión macrista, responde a una demanda de mejora del transporte público y lo hace en una avenida cuyas características serían a priori favorables para este modo de transporte, pero no avanza en resolver el problema de fondo que debe ser pensado de manera integral y a escala metropolitana.

¿Qué haría Movimiento Proyecto Sur?:

1. Instalar en la Agenda metropolitana el tema “movilidad y transporte de calidad para todos y todas” y avanzar en los acuerdos interjurisdiccionales para elaborar, primero un Diagnóstico de la situación actual y luego analizar las alternativas para el corto, mediano y largo plazo, asumiendo un compromiso interinstitucional e interjurisdiccional para llevarlo adelante.

2. Avanzar en el Diseño de un Plan integral de Movilidad y Transporte, centrado en un sistema multimodal, con eje en la red de subtes y, recuperando las redes ferroviarias; soterrar las vías a nivel; y racionalizar el sistema de transporte público automotor, de manera que no compita con los otros modos.

Foto autores: Mariana Sapriza - Guillermo Viana (GCBA)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Afiches

Silvana Melo (APE)

Es minúsculo y no llega al canasto de hierro forjado. La bolsa negra se resiste al desguace desde su altura inalcanzable. En la pared, Pino Solanas mira hacia el horizonte y dice que juntos podemos transformar la Argentina. El tiene gorrito boliviano y la piel muy oscura. Sus padres allanan el árido camino: la bolsa finalmente capitula ante la mano fuerte y muestra sus vísceras de cáscaras de huevo, latas vacías y colas de salamín. Nada digno de rescate.

Entre los tres arrastran el hato de tela y nailon donde atesoran su particular selección. Cartones, papel, retazos, ropa vieja, algún resto de alimentos salvable. Un autito azul con dos ruedas, una muñeca mutilada, la memoria de un CPU y dos pilas medianas son los nuevos juguetes adquiridos en esa aventura de conquista que es como siente, todavía, las salidas diarias a explorar basura. Enfrente, Pino Solanas lo mira, esta vez casi a los ojos y le dice que juntos podemos transformar la ciudad. Algo cambió en pocas cuadras en la voluntad del hombre canoso que casi le sonríe.

En la esquina suben, entre los tres, la carga al carrito que avanza a tracción humana. El, todavía, con el privilegio de ir sentadito sobre el bulto. Su padre aporta la fuerza de arrastre. Su madre carga bolsas en la espalda y en los brazos.

En la avenida un hombre de bigotes los mira como a la nada y dice Vamos - Mejor Felipe. Ni tiempo les queda de preguntarse vamos para dónde y mejor para qué. O para quién.

Arriba -tiene que alzar los ojos, pararse sobre el carro y ponerse la mano sobre los ojos, como una viserita- hay un pibe enorme saliéndose del cartel. Asignación universal por hijo, dice. Es chiquito pero es una cara gigante. Que se parece un poco a él. Bastante se parece.

En la esquina una mujer se sienta en los escalones de una ferretería que tiene las persianas bajas. Las nenas que están con ella se pelean por tres caramelos de imposible división por dos. La más chica tiene la panza huyendo de la remera. Ya le queda muy corta. La otra tiene un pantalón de gimnasia azul, malherido en las rodillas. Cuidan una bolsa red, de ésas con manijas y todo. De ésas de comprar el pan. Obesa ahora por la recolección del día. Unas facturas de principio de la semana, dos pares de zapatillas módicamente gastadas, una botella de agua, bufandas tejidas a mano con las sobras de caridad, paquetes de fideos abiertos, harina, polenta.

Tiene tres más en la casa -unos bloques apilados cerca del río- y los cuida la mayor. A veces se le parte la cadera de tanta caminata.

Ella perdió la asignación hace tiempo. El padre se esfumó como la neblina de la mañana. Se fue hace dos años, prometiendo volver con los bolsillos llenos de buena suerte. En algún lugar del mundo consiguió trabajo en blanco. Y de inmediato comenzó a cobrar la asignación familiar por todos. Es lo que le dijeron a ella en Anses cuando fue a preguntar por qué ya no figuraba su nombre.

Hay miles de hogares con padre ausente y madre sola que sufren irreparablemente la perversidad del sistema. Que fue pensado y construido sobre la base de una familia nuclear atomizada y fragmentada por años de destrucción sistemática. La asignación por hijo -que no es universal- está destinada a los desempleados. Y si al padre de familia -aunque ya no sea padre en lo concreto ni haya familia propia y dicha- un golpe de suerte lo vuelve trabajador en blanco, privilegiado e integrado, pasará a cobrar como asignación familiar lo que la mujer sola recibía para alimentar a los niños a los que des-amparó hace tiempo.

En el paredón de enfrente un hombre rojo con fondo rojo promete Gobernar Bien. Se llama Francisco como el más chiquito que se quedó en casa. De Narváez, firma. Ella cree haberlo visto en la tele pero no está segura de que sea el mismo. En otro afiche, pegadito, irrumpe la cara de otro hombre que dice ser Distinto. Y garantiza un País Mejor. Está peinado ahora. Maquillado. Se parece a su padre –al padre del hombre, no al de ella, del que nunca supo- y le usa los trajes y el tono de voz. Ricardo dice que se llama. Alfonsín 2011, a la derecha.

Más de tres millones de criaturas como las de la mujer que descansa sus huesos en los escalones de la ferretería de Barracas quedaron fuera de la asignación a la que llaman universal. Y que ella sabe que no lo es. Porque un buen día –mal día si los hubo- sus niños no figuraban más en sus papeles. Aunque el dinero salga del sistema, a ellos no les llega. Ni en leche tibia ni en carne tierna ni en escuela ni en jarabe para la tos.

Sabemos y podemos, dice desde una gigantografía un hombre con mirada de prócer, hacia el futuro. Pero que es el pasado. Duhalde. Eduardo. Presidente.

El cachorro con gorrito boliviano salta un bache en una calle de Avellaneda. El Gobernador le promete seguridad desde afiches imponentes en una fábrica abandonada. A la vuelta de la esquina, la Gendarmería ocupa el edificio de un hospitalito zonal. La policía se detiene a mirarlos mientras averiguan una caja populosa que alguien dejó en la vereda. El patrullero arranca corcoveando. Seguridad para quiénes. El tiene la panza insegura, los pulmones aterrados y la noche a la intemperie. La gendarmería no le ahuyenta el hambre que le gatilla el porvenir a cada rato.

La mujer se levanta de los escalones de la ferretería de Barracas. Las nenas van detrás, tirando de la bolsa de pan sin pan. Un cartel amarillo le advierte vos sos bienvenida. Una muchacha sonríe y Mauricio también. Bienvenida adónde. A qué. Ella caminará hasta enllagarse los pies. La recibirán en casa con esa tos cargada de veneno del río. Sin bienvenidas ni asignaciones universales ni buen aire para respirar.

Los rostros enormes, prolijos, peinados, sonríen 2011s para un mundo que no es el suyo. No cambiarán su vida ni transformarán la vida brava que le tocó.

Cierra la puerta y se prepara un mate.

Los huesos duelen en el alma.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora hemos procurado mantener nuestros principios fundacionales

Las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora hemos procurado durante 34 años, desde que nacimos como movimiento de Madres, mantener nuestros principios fundacionales.

.

Por eso, rechazando todo autoritarismo, formamos a comienzos de 1986 la Asociación Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

Y desde entonces seguimos nuestra lucha junto con los organismos afectados directos: Abuelas de Plaza de Mayo, Familiares de desaparecidos y detenidos por razones políticas, Hijos y Nietos recuperados, Hermanos, y Asociación de ex detenidos desaparecidos y también con los demás organismos de derechos humanos.

Somos numerosas Madres – como se evidencia en cada Asamblea anual – miembros de esta Asociación heterogénea en ideas y acciones, pero unidas por el fraterno sentimiento de tener a nuestros hijos e hijas detenidos desaparecidos siempre presentes, y por la incansable búsqueda por la Memoria, la Verdad y la Justicia.

Nuestra Asociación tiene personería jurídica y total transparencia en sus actividades y manejo de recursos. Nunca hemos aprobado que nos representara y menos que asumiera decisiones, ninguna persona que no fuera una compañera en nuestras mismas condiciones.

No hemos tenido ni tenemos relación alguna, más allá de nuestro común dolor con la Asociación Madres de Plaza de Mayo.

Buenos Aires, 6 de junio de 2011
Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Semblanza de los miércoles

Elías Moure (ACTA)

“La Marcha de los Jubilados es a la Democracia formal, lo que fueron las Madres de Plaza de Mayo a la dictadura”, dice Víctor De Gennaro. Si hay algo que la caracteriza es la decisión de constancia y de confianza en el éxito. Eso de la constancia lo aprendimos de las Madres de la Plaza y tomamos su frase como nuestra: “la única lucha que se pierde es la que se abandona”.

¿Cómo y cuando se parió este movimiento que sigue teniendo plena vigencia después de más de dos décadas? Amancio Pafundi, entonces Presidente del Centro Nacional de Jubilados y Pensionados de ATE, lo contaba durante un reportaje del 27 de febrero del 92: "desde ATE lanzamos un llamado a las Organizaciones hermanas en septiembre de 1991 e inmediatamente fuimos respaldados por la Mesa Coordinadora Nacional y la Confederación Republicana de Jubilados y Pensionados”.

Las premisas fueron aunar esfuerzos y consensuar objetivos comunes a fin de encaminarnos hacia la definitiva dignificación del trabajador Jubilado con Unidad y Solidaridad, sin que ninguna organización pierda su identidad e independencia. Aquellas 41 organizaciones que dieron el puntapié inicial decidieron la movilización para el día 11 de marzo a las 17 horas frente al Congreso Nacional". Y desde esa vez resistir es la consigna, hasta que los habitantes de esta bendita tierra, tengan la vigencia plena de la Justicia Social que ahora como abuelos seguimos pregonando.

Así fue el nacimiento de las Movilizaciones de los miércoles, y así como colectoras surgieron distintos movimientos que coincidían en presionar por un aumento de la jubilación mínima y trazaron un reclamo que en los tiempos de la convertibilidad se conoció como el reclamo por los 450 pesos.

Los miércoles empezaron a ser famosos, porque no había día de lluvia, de calor, de frío, o día festivo que los Jubilados detuvieran su marcha hasta al Congreso Nacional. Pero más allá de los avatares meteorológicos o los rojos del almanaque, este relato es también la historia de la represión contra "los viejos" en distintos momentos de esta larga historia.

Ejemplo de ello fue el 27 de octubre de1993, que los jubilados denunciamos como “la tarde negra de las motocicletas asesinas y los bastones largos". Esa vez y bajo pretexto de instrucción a la policía para que “con el debido respeto y consideración a los ancianos” (tomo las mimas palabras dichas pro el entonces Ministro del Interior) se dispusieron de fuerza de élite frente a la Plaza Congreso. La represión se efectuó con las motos, transitando a toda velocidad por las calles, atropellando a los jubilados o agrediéndolos con largos palos.

También secuestraron al histórico camioncito que fue llevado a la Comisaría 6º con sus tres tripulantes. Los compañeros Margot, Luis Cortadi y Elias Moure fueron fichados como delincuentes. Esa ocasión las distintas expresiones de solidaridad fueron fundamentales para obtener la libertad de los compañeros. Y allí culminaba la novel Marcha Nº 82.

Ante este genocidio surgieron iniciativas para ponerlos mas en evidencia, ejemplo los brindis de fin de año a pan y agua. Vale comentar que el vallado al anexo del Congreso Nacional que fue colocado a propósito para impedir que los jubilados llegaran a los Diputados. Porque no siempre estuvo cercado; nació libre, con las puertas abiertas a todos los ciudadanos.

Tres momentos para recordar

Hay tres momentos para recordar: Uno de ellos es el 2 de marzo de 1994: Mientras los legisladores oficialistas que respondían a Menem buscaban aprobar la Ley de Reforma Previsional por cualquier medio, el pueblo se hizo presente frente al Congreso Nacional con un millón de firmas exigiendo la Consulta Popular. Este verdadero hecho político demostró no solo la opinión de más de un millón de argentinos sobre la necesidad de discutir la Reforma Previsional sino, y por sobre todo, la evidencia de que los jubilados no estaban solos en la lucha. Los acompañaba nuestra central, artistas, políticos, deportistas y personalidades de la cultura y la ciencia que hicieron posible un millón de voluntades recogidas en un mes y medio de tórrido verano. Fue el primer NO a las AFJP.

Al cumplirse los 100 miércoles ininterrumpidos de movilizaciones y Marchas frente al Congreso de la Nación, el Plenario Permanente de Organizaciones de Jubilados, organizó una marcha del Congreso a Plaza de Mayo. Una multitud se hizo presente. Allí el compañero Miguel Zárate señaló que iba haber " miles de miércoles más, hasta derrotar este plan que quiere hundir a los trabajadores y jubilados" pidió que "acompañen a los jubilados en la lucha para derrotar a este plan económico y derogar la jubilación privada, hasta concluir con el triunfo del Pueblo".

Otro momento es el 19 de Diciembre de 2001: Marcha a ANSES. Acompañados por la Mesa Nacional de la CTA encabezada por Víctor De Gennaro, fuimos partícipes tempraneros de lo que el Pueblo manifestó: “que se vayan todos”.

Y el tercer momento está por venir. Será cuando el 8 de junio cumplamos con la marcha 1.000. Entonces vale hacer un recuento de lo que nos dejaron estos casi 20 años. Porque frente al Congreso pasaron muchas personas que se transformaron en personajes inolvidables: Norma Plá, que hizo llorar al ministro Domingo Cavallo; el hombre del perrito, que asistía a las Marchas con su mascota; el hombre del cuchillo atravesando su cabeza, el compañero que no iba a descansar hasta que Mirta Legrand lo invitara a sus almuerzos. Y habrá otros muchos para nombrar y recordar. Pero serán los actuales jubilados, continuando con su mandato, los que dirán presente el 8 de junio para hacer realidad el 82% Móvil.

Un 26 de Octubre de 1993 sintetizábamos que nuestras ideas eran “concientizar y organizar para la solidaridad”. Por eso cada miércoles frente al Congreso Nacional se fue convirtiendo en un Parlamento Político, pues todos los sufrimientos fueron expresados por los protagonistas desde nuestra tribuna: desocupados, indígenas, sin techo, militantes de derechos humanos y estudiantes, entre otros.

Que quede claro que esta metodología responde a nuestra concepción pluralista, único camino que nos permitirá seguir avanzando en la resistencia a estas políticas de hambre y miseria”. Hoy la Marcha 1.000 la haremos con un chico de la mano, porque ellos nos dicen que “El Hambre es un Crimen”

En el último Congreso de CTA, la representante de la CGT de Francia señaló como una verdadera creación en la lucha por la dignidad de los trabajadores jubilados, a este espacio solidario construido durante dos décadas. Como bien destaca Pappo cuando en su canción relata los preparativos de su propia madre para ir a las marchas del Congreso: Esto se hizo sobre la base de la participación.

El 8 de junio marcharemos al Congreso. Entonces estarán llegando compañeros de todo el país cantando la consigna que nos compromete y nos da esperanza: “Siga el baile, siga el baile al compás del tamboril, que esta lucha la seguimos hasta el fin”.

Elías Moure es Presidente de la Federación Nacional de Jubilados y Pensionados (FETRAJUB-CTA).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Salta: El Hospital de Santa Victoria Oeste cuenta con un solo médico para atender una población de cinco mil habitantes

Marco Díaz Muñoz (COPENOA)

Así lo confirmó el dirigente Kolla Elpidio Carrazana, coordinador de la Unión de Comunidades Aborígenes Victoreñas.

Desde hace ocho meses que el hospital “Juan Carlos Dávalos”, ubicado en el poblado de origen Kolla de Santa Victoria Oeste, tiene un solo medico para la atención publica. Ante grave situación unas 22 Comunidades originarias agrupadas en la Unión de Comunidades Aborígenes Victoreñas (UCAV) solicitaron al Gobierno de esta provincia nombre en carácter de urgencia un medico clínico, un pediatra y un ginecólogo.

Elpidio Carrazana, coordinador de la Unión de Comunidades Aborígenes Victoreñas, relato en una entrevista concedida, sobre la grave situación que afrontan las comunidades de origen Kolla, ante el incumplimiento del estado provincial y nacional, que no garantiza al total de la población el servicio de Salud pública y gratuita.

Santa Victoria Oeste esta distante a 550 kilómetros al norte de la capital de Salta.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Dilemas del periodismo actual

Prof. Juan Carlos Sánchez

Un día como hoy se fundaba la Gazeta de Buenos Ayres, el primer medio por el cual la Revolución de Mayo brindó la información sobre sus actos y las principales noticias del interior y exterior de las Provincias Unidas del Río de la Plata, de la mano de Mariano Moreno.

No existía la Ley de Servicios Audiovisuales, ni Clarín ni La Nación y mucho menos, la discusión con respecto a la existencia del periodismo militante. Pero sentó las bases para el desarrollo de la libertad de prensa, entendida como aquella que permitiera el conocimiento de los asuntos de la res pública por parte de la ciudadanía.
En pleno siglo XXI, el periodismo constituye una narración vertiginosa de lo que sucede en cada lugar, en cada instante, gracias a Internet. Ya no es solamente el periódico de papel, sino también los blogs, las páginas webs e inclusive, las radios on line. El progreso tecnólogico revolucionó la forma de construir las noticias. Nuevas fuentes comenzaron a aparecer debido al surgimiento de las redes sociales: hoy, la noticia la podemos encontrar en las redes sociales, cuyo crecimiento fue exponencial en los últimos años.
Sin embargo, lo que no se modificó fue la tarea de quien tiene la responsabilidad de informar: el periodista. Pero en la actualidad, y salvando las diferencias de técnica periodística, cualquiera tiene esa posibilidad. El escritor, el docente o el estudiante a través de un blog. En suma, cualquier ciudadano que tenga el valor y la osadía de escribir en medios digitales. Es decir, con una computadora y una conexión a Internet.
Y he aquí el primer dilema: ¿el periodista formado en la Universidad o el simple ciudadano que cuenta su realidad ? ¿el movilero de la televisión o el aficionado que capta el preciso instante en que ocurre un hecho?. Resulta evidente que la tecnología permitió la indefectible democratización de la información, partiendo de la necesaria libertad de expresión. El primero lo toma como una cuestión laboral y el segundo, como una obligación moral, de militancia por los valores que sustenta. Y son estas nuevas voces, las que implican un claro desafío al profesional de la noticia porque son las que suelen contradecir las versiones oficiales acerca de los hechos. La mentira suele evidenciarse rápidamente y sin barreras...
Ahora bien, ¿es democrática la información que recibimos? ¿es veraz o constituye un manto de claroscuros?. Allí es donde comienza a surgir el segundo: ¿libertad de expresión o libertad de prensa?. Si tenemos en cuenta la premisa de Mayo, el periodismo actual en los medios tradicionales constituye, sin dudas, un analizador pertinente para afirmar que éste resulta más la defensa de intereses sectoriales y en particular, del poder económico que se resiste a dejar sus privilegios de clase. Si nos atenemos a los multimedios, es claro que nos encontramos ante una realidad parcializada bajo el barniz de la supuesta libertad de prensa.
La libertad de prensa que propugnan dichos medios es, precisamente, aquella que se refiere a la libertad de empresa. Las declaraciones de la SIP (Sociedad Interamericana de Prensa) son un claro ejemplo de ello. Y las deformaciones y manipulaciones informativas de los multimedios suelen ser moneda corriente en consonancia con ella.
Pero ello no ocurre solamente en nuestro país, sino en el mundo entero. Veamos entonces la cobertura periodística del 15M en España. Ella está limitada a los supuestos excesos de los jóvenes acampantes o a la represión grandilocuente de las fuerzas policiales, la cual es alabada por los centros del poder económico español.
En nuestro país, la sola sanción de la Ley de Servicios Audiovisuales desató la apertura de una verdadera Caja de Pandora. De buenas a primeras, conocimos la complicidad con la dictadura militar y la construcción de una realidad mediática que no representaba lo que acontecía en el plano político y social. Pero también comenzamos a conocer otras voces, otros mundos, otras realidades. Aparece claro el conflicto entre la libertad de prensa y la de expresión, porque la primera no supone la segunda salvo, claro está, que se corresponda con los intereses sectoriales del medio tradicional que leamos, veamos o escuchemos.
Para conjugar los dilemas anteriores, cabría entonces preguntarse: ¿libertad de prensa o libertad de empresa?. Aquí todo es mucho más claro, porque las líneas editoriales de los multimedios argentinos y mundiales tienden a la conservación y reproducción del sistema capitalista. Pero ello, Internet mediante, provocó que emergieran los medios alternativos para refutar las continuas campañas que estos gigantes de la información amplifican para perpetuar la dominación. El mejor ejemplo son las campañas mediáticas contra Cuba y su Revolución. La difusión permanente de la actividad de las Damas de Blanco o del pseudo disidente Fariñas resultan un claro hecho informativo donde a confesión de parte, relevo de pruebas... En nuestro país, lo acontecido con la Resolución 125 fue una excelente oportunidad para advertir el juego contra los intereses nacionales, más allá de las justas críticas que puedan hacerse al actual Gobierno Nacional por su fuerte ligazón con la megaminería, el afianzamiento de los procesamientos a los más de 5.000 luchadores populares y el creciente gatillo fácil que asola a nuestra juventud, con Luciano Arruga incluido.
En realidad, la libertad de prensa es la de empresa para los medios tradicionales, mientras que los alternativos buscan dar una imagen más fiel de la realidad que percibe el ciudadano. Ello ha provocado la caída sustancial de la confianza en aquellas estructuras informativas cincuentenarias o centenarias, con el correlato en la caída de su tirada y que apenas compensan con su influencia en materia radial o televisiva. Por otro lado, lo alternativo crece desde el pié, desde la realidad barrial a la provincial para, luego, saltar a la nacional. Ocurre que se descorre el velo sobre la información oculta, ya sea desde los despachos oficiales o el mismo poder económico...
Como jamón del sandwich, se encuentra el profesional de la información o aquel ciudadano que simplemente se dedica a echar luz sobre los asuntos de su barrio o ciudad. El primero, encerrado entre la escasa libertad de expresión otorgada por la línea editorial del medio en el cual trabaja y el segundo, con un horizonte ampliado gracias a las nuevas tecnologías y sin limitaciones a publicar sus ideas sobre el mundo, el hombre y sus circunstancias.
El gran dilema actual del periodismo argentino se encuentra entre lo convencional y lo militante. Nuevos tiempos se vienen en materia periodística. Internet llegó para quedarse. Lo mismo que los blogs y las webs de noticias.
Si bien lo primero pareciera llevar ventaja por su gran poderío económico, no es menos cierto que se ha incrementado la influencia de lo alternativo. La mejor prueba de ello es la diaria visita a los blogs o páginas de periodistas reconocidos que amenazan en forma sustancial a lo tradicional, porque comenzaron a develar la trama de lo oculto y a dar cuenta de voces que estaban escondidas, de una realidad candente que no es tomada en cuenta.
¿El periodista o el ciudadano?. Es la pregunta del millón. El profesional de los medios también es ciudadano y es trabajador, con una responsabilidad aún mayor que es cercenada por los dueños de los multimedios. El que ejerce su ciudadanía mediante su libertad de expresión, también es responsable porque su falta de limitaciones le obliga a redoblar esfuerzos en pos de informar con la verdad y con la grosera limitación de sus escasos medios económicos.
El verdadero desafío lo tienen los profesionales de los medios. Responder a su conciencia o a la de sus patrones. Constituirse en adalides de la verdad o fieles custodios de la mentira organizada. Los ciudadanos ya saben donde jugar. Los que parecen que todavía no se dieron cuenta son quienes se han formado para informar y hoy se dedican a amasar la deformación o manipulación del día. Pero eso, se paga caro. Será la ciudadanía, antes que meros consumidores, la que decidirá sobre su futuro.
Se vienen nuevos tiempos donde la información tenderá a una horizontalidad tal que le dará pelea a lo tradicional. Recién allí, donde los multimedios sientan la presión de los alternativos, comenzará a fluir esa verdad que tanto necesitamos las y los argentinos, latinoamericanos y ciudadanos del mundo. Y así terminarán los dilemas que hoy nos acosan a cada momento...

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: “El gremio es el principal antídoto contra los atropellos a la libertad de expresión”

Nicolás Fassi (PRENSA RED)

El secretario General del Cispren, Guido Dreizik habló acerca de la actualidad del oficio, la actividad gremial y política del sindicato. La Ley de Medios y el obsceno poder de los monopolios.

- A principios de 2009, en la primera reunión de Comisión Directiva, señalaste que se avecinaba un año duro, complicado, pero que el Cispren se encontraba en buen camino. A propósito de eso, ¿cómo analizas la actualidad del trabajador de la prensa y la comunicación en este nuevo aniversario?

- Seguramente este nuevo aniversario tiene condimentos propios como es el escenario de la disputa del gobierno nacional y la prensa que lo apoya, contra los medios del monopolio Clarín, y en esto los trabajadores de prensa debemos ser cautos, porque aquellos que estamos batallando por la libertad de expresión y los derechos de los trabajadores desde hace muchos años y vimos como algunos tenían ampulosos gestos de genuflexión mal llamado chupamedia, hoy se rasgan las vestiduras criticando al monopolio, no nos dejamos engañar. El ejercicio de la memoria muchas veces genera fatiga. Yo recuerdo que alguna vez intenté realizar una asamblea en La Voz del Interior y algunos de los que hoy aparecen como adalides del campo popular se escondían en el baño. La sobreactuación es patética.

- La concentración de medios por parte de los grupos económicos es una realidad que indudablemente afecta el ejercicio de la actividad sindical ¿Cómo se combate eso ante las constantes amenazas de parte de la patronal hacia los trabajadores?

- Con organización. El sindicato es el principal antídoto contra los atropellos a la libertad de expresión y a los derechos. Por eso hago referencia a las asambleas, porque es el ámbito que tenemos los trabajadores para debatir políticamente nuestras posiciones y resolver democráticamente nuestros debates. No existe para nosotros, otro ámbito más democrático. Por eso las empresas intentan prohibir las asambleas. Y en esto, las empresas del grupo Clarín son especialistas, porque si algo tienen en claro es el carácter de empresa ideológica. Son fundamentalistas en el mejor sentido de la palabra. Te hacen escribir que el ALCA es inevitable, que la deuda externa no es fraudulenta y que hay que honrarla, y que los pobres algo habrán hecho. Porque decir que los argentinos somos derechos y humanos durante la dictadura, suena fuerte, pero las otras también son mentiras, o por lo menos no son verdades. Como decir que la inflación anual es de un dígito. Por eso debemos organizarnos y practicar la autonomía.

- Las dilaciones en la mesa paritaria, particularmente en Capital, han sido una constante en los últimos años por parte de la patronal, siendo que las ganancias son fabulosas…

- ¿Cuál es el papel del Ministerio de Trabajo de la Nación en este tema?

- El Ministerio establece el ámbito para que se desarrolle la negociación, luego todo depende de la fuerza que podamos hacer los trabajadores. En esto no se le puede pedir al Ministerio que haga magia.

- Además de la cuestión salarial, ¿en qué otros aspectos se manifiesta la coerción empresarial? ¿El trabajador es consciente de ello?

- Los mecanismos que utilizan las empresas son variados y tienden a lograr que los trabajadores aceptemos sin mas sus condiciones. Esto también lo hacen con métodos de captación. Yo creo que los trabajadores nos damos cuenta de esto. Lo que pasa es que nos cuesta mucho pensar en términos colectivos y resolver colectivamente nuestro problema. El trabajador de prensa tiene una permanente lucha por conciliar su individualidad con su condición de parte de un grupo.

- Los casos de LV2 y la reciente cooperativa FM Vida de Villa Dolores significaron un espaldarazo positivo para la política gremial del Cispren, ¿qué hace falta para consolidar estos lineamientos?

- Los conflictos son distintos. En LV2 el patrón no se define por hacer una radio en serio o seguir como está. La relación de la patronal con algunos funcionarios nacionales es una permanente confesión por parte del propietario pero esto no redunda en inversión ni nada por el estilo. El conflicto en radio Vida se resolvió en la salida de empresa recuperada por los trabajadores. Creo que fue muy bueno. Todo se puede si hay organización.

- La sanción de la nueva Ley de Medios y su puesta en vigencia supone la apertura de fuentes de trabajo para el sector de las comunicaciones. Sin embargo, se corre peligro de una mayor flexibilización de parte del sector empresarial ¿cómo se evita eso?

- La nueva Ley de Medios es una de las mejores cosas que nos pasaron en los últimos 30 años a los trabajadores de prensa y como lo dijimos en oportunidad de su presentación en el foro que se realizó en la UNC, representa una bisagra en la construcción del pensamiento crítico en nuestro pueblo, pero esto no es automático. La disputa por la renta con los dueños de los medios continúa y va a seguir porque es necesario que los trabajadores mejoremos nuestras condiciones de vida y para eso debemos participar en las organizaciones y luchar en unidad por nuestros intereses.

- ¿Cuáles han sido las acciones más importantes del Cispren para combatir las intenciones de flexibilizar el oficio periodístico?

- Las inspecciones gremiales y la lucha salarial van incorporando a distintos compañeros en la participación y eso es el logro más importante. El concurso Rodofo Walsh nos permite que todos los años los jóvenes trabajadores de prensa pregunten quién era Rodolfo y siempre hay alguien que le puede contestar que era un periodista, un intelectual, un montonero que hizo de la libertad y la lucha por la justicia social una bandera de vida y que se puede ser periodista y militante de la causa de los humildes defendiendo los derechos como sector.

- A poco de terminar esta gestión, ¿qué queda en el debe y qué autocríticas son válidas?

- En el debe queda mucho y seguramente los que vengan podrán hacer mucho más. Me parece que nos faltó comunicación con los compañeros, no pudimos atravesar el cerco que nos imponen los dueños de los medios, nos dejamos arrastrar por debates ajenos a nuestra problemática, debimos ser más agresivos desde lo ideológico, pero seguramente como grupo de conducción estemos lejos de poder hacerlo. No somos una conducción que se caracterice por la elaboración política, no manejamos categorías de análisis que nos permitan enfrentar la batalla ideológica con los grupos económicos dueños de los medios que por otro lado son los que le dieron sentido y desde ese punto de vista el único triunfo al liberalismo, el triunfo desde lo propagandístico, el triunfo mediático, porque en todo lo demás el liberalismo menemista fue un desastre, solo se impuso desde los medios.

- A poco de terminar este mandato, ¿qué rescatás de tu gestión?

- Por lo pronto supimos conseguir avances en cuestiones salariales y pudimos hacer respetar el convenio en muchos lugares, aunque aún falta mucho. Nuestra organización hace un aporte importante en la construcción de la CTA y esperemos que esto continúe. Tiene mucho que ver con nuestra idiosincrasia, no nos olvidemos que el Cispren resuelve su política en congresos provinciales desde el año 1984, aún antes de ser una obligación estatutaria, y esta metodología fue la utilizada por los compañeros que convocaron al primer Congreso de Trabajadores de la Argentina en 1992, que luego se transforma en la Central de Trabajadores de la Argentina. Tenemos mucho que ver.

Nicolás Fassi es Secretario de Prensa del Cispren.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Jornada Nacional de Lucha: Paro activo y movilización de la CTA en todo el país

ACTA

En la nueva sede de la CTA, la Mesa Ejecutiva Nacional informó a la opinión pública las características y objetivos del Paro y Movilización a realizarse el próximo 8 de junio en todo el país. Pablo Micheli, Secretario General de la central, acompañado por integrantes de la Mesa Nacional y organizaciones de jubilados explicó los motivos y los alcances del Paro Nacional con movilización.

“Este miércoles la Argentina va a ser un escándalo con los cortes de ruta y de puentes. Va a haber una movilización espectacular de la CTA en todo el país.

Este es un paro que lo hemos construido recorriendo todo el país haciendo asambleas en cada rincón del país para debatir con nuestros compañeras y compañeros las distintas acciones y que fue votado por 10.300 delegados que asistieron al Congreso Nacional Federal en Mar del Plata el 23 y 24 de marzo pasados.

El 8 de junio va a ser un paro con movilización histórico por los miles y miles de compañeros que se van a movilizar, por los innumerables cortes de calles, rutas y puentes de todo el país y las movilizaciones y actos en la plazas de todo el país y en la Plaza de Mayo.

El ocho de junio hay paro nacional con más de 100 cortes. A las 13.00 nos juntamos en el Congreso, donde vamos a colocar una placa en homenaje a las mil marchas de los jubilados. Y desde ahí marchamos a Plaza de Mayo, donde, alrededor de las 15.00 va a ser el acto central.

La protesta tiene como doble lema "El hambre es un crimen" y "82% móvil para todos los jubilados".

Por los viejos

“El miércoles 8 se cumplen 1.000 marchas de los miércoles de nuestros jubilados y jubiladas en el Congreso. Se cumplen 20 años de lucha ya que desde 1991 los jubilados están presentes en las puertas del Congreso con lluvia, con frío, con calor. Es nuestra manera de homenajear a los queridos viejos pero no con lágrimas sino con lucha, estando en las calles para restituir el 82 % móvil, restitución de los aportes patronales para su financiamiento”.

Por los chicos

“También homenajeamos a los Chicos del Pueblo luchando junto a ellos porque “El Hambre es un crimen” y los trabajadores y trabajadoras queremos abrazarlos. Porque somos concientes de que los chicos no son de la calle sino que los chicos son del pueblo y están en la calle. Es responsabilidad de esta central luchar para que esos chicos tengan un futuro distinto porque hay 5 millones de pibes que están afuera de la cobertura de la Asignación por Hijo. Porque hay chicos que son de primera, de segunda, de tercera y hasta de cuarta categoría que cobran apenas un cuarto de lo que cobra el hijo de un trabajador en la capital federal o en Formosa”.

Por eso planteamos la unificación de todas las asignaciones que se pagan en la Argentina, para que nadie quede afuera de la cobertura y que sea verdaderamente ajustable”.

Por qué paramos, por qué marchamos

“Por la libertad y la democracia sindical, el otorgamiento de la personería gremial para nuestra central, el fin del atropello de gobierno nacional al entrometerse en la interna de la CTA o jugando a favor del unicato sindical mediante la apelación al juez Candeal en la causa por las elecciones pasadas en la CTA. Por el aumento salarial, la inmediata apertura de Consejo del Salario, Mínimo, Vital y Móvil para modificar el monto ridículo de 1.840 pesos que no alcanzan para nada. También exigimos el fin del Impuesto a las Ganancias sobre el salario por inconstitucional”.

Finalmente, Julio Ortellado, de la Secretaría de Organización informó detalladamente sobre las más de 100 acciones que se realizarán en todo el país entre cortes de rutas, puentes, accesos, calles y autopistas; movilizaciones, actos, festivales, marchas de antorchas y distintas actividades en toda la Argentina.

En la ciudad de Buenos Aires habrá 5 cortes en los accesos durante la mañana, concentración desde la 12.30 horas en la Plaza de los Dos Congresos y marcha hasta Plaza de Mayo donde se realizará el acto central.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Denuncia de UATRE. Unos 54 obreros del limón trabajaban como esclavos

PRIMERA FUENTE

“Se contactó que 54 trabajadores, traídos de Santiago del Estero, estaban en condiciones infrahumanas. Se realizaron todas las verificaciones y ahora exigimos que se aloje dignamente a los obreros y se respete el convenio laboral”, sostuvo el secretario general de UATRE, Jesús Pellasio, quien ayer participó de una audiencia en la Secretaría de Trabajo de la provincia con los representantes de la firma Adeco Agrepocuaria S.A. Los obreros trabajaban para esta empresa, con sede en Buenos Aires, que a su vez fue contratada por Citrusvil.

El trabajo esclavo se detectó en una finca ubicada en el kilómetro 14 de la ruta 304, en las cercanías de la localidad del Tigre, departamento Burruyacu.

“El mayor problema es de tercerización. De los 20.000 trabajadores, unos 13.000 son tercerizados. Este sistema permite este tipo de anormalidades”, sostuvo el dirigente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Crímenes de lesa humanidad. La Justicia indagará al ex juez federal Manlio Martínez

PRIMERA FUENTE

El ex juez federal de Tucumán, Manlio Martínez, podría quedar detenido cuando el próximo miércoles se presente a declarar en calidad de imputado ante el juez Daniel Bejas, acusado por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar, en circunstancias que fueron asesinados cinco personas en el barrio Echeverría.

La instrucción de la causa fue llevada adelante por la Fiscalía Federal Nº1, donde habría quedado demostrada la participación activa de Manlio Martínez en la causa conocida como “Romero Niklison”, en cuyo primer tramo el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán dictó sentencia en el mes de marzo de este año, condenando a Benjamín Menéndez y a Roberto Heriberto Albornoz (a) “Tuerto” a prisión perpetúa. Los que fueron acusados por el asesinato de cinco militantes de la organización Montoneros (María Alejandra Niklison, Fernando Saavedra, Juan Carlos Meneses, Atilio Brandsen y Eduardo González Paz) en una vivienda de calle Azcuénaga n° 1.816/1.820 de San Miguel de Tucumán el día 20 de mayo de 1976.

Para la Fiscalía existen pruebas suficientes de que el ex magistrado participó en los homicidios de cinco personas y en la privación ilegítima de la libertad de otra, a través del incumplimiento de sus deberes de funcionario como forma de garantizar la impunidad de los policías y militares que cometieron estos hechos materialmente, o que dieron las órdenes para que se cometieran. Para el ministerio público, la presencia de Martínez a cargo del juzgado federal nº1 “otorgaba a los responsables del aparato represivo en Tucumán la anuencia de aquél para organizar la actividad del aparato represivo con riesgos jurídicos minimizados” según señala el dictamen fiscal.

Entre los elementos de pruebas recolectados por el ex fiscal Emilio Ferrer, consta que Manlio Martínez desde su designación en 1975 hasta 1983, asistía a los Centros Clandestinos de Detención más importantes de la provincia, como la Jefatura de Policía, la cárcel de Villa Urquiza, lo que se llamaba “Puesto de Comando Táctico” del Operativo Independencia, la “Escuelita de Famaillá” y la Delegación local de la Policía Federal Argentina.

Pese a que Martínez habría estado presente ese mismo día en el lugar del hecho de la calle Azcuénaga (20/05/1976) y a que las escasas pruebas reunidas por la policía indicaban que se había tratado no de un enfrentamiento sino de un “fusilamiento masivo” (todas las víctimas presentaban múltiples heridas de bala en el cráneo), el ex juez decidió no investigar a los autores de estos hechos y, en cambio, hacer suya la versión oficial brindada por el III Cuerpo de Ejército.

Ahora trascendió que el juez Daniel Bejas citó en calidad de imputado al ex juez federal para este miércoles, a las 8, y será la primera vez que será indagado por su participación en los delitos de violación de domicilio, homicidio doblemente agravado, privación ilegítima de la libertad con tormentos y/o vejaciones, incumplimiento de deberes de funcionario público, abuso de autoridad, prevaricato e incumplimiento de su deber de promover la persecución penal por los hechos que se han descripto, todo ello en su carácter de juez federal y como miembro de una asociación ilícita.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...