lunes, 3 de octubre de 2011

Desempleo en Estados Unidos, agudizada tendencia del capitalismo salvaje del incremento en la desocupación

Adán Salgado Andrade (especial para ARGENPRESS.info)

Dentro de las contradicciones que enfrenta el absurdo y desequilibrante capitalismo salvaje que, por desgracia, aún sigue dominando al planeta, está la de, por un lado, producir mucho más, sobreproducir, lo que se conoce coloquialmente como el aumento de la productividad y por otro lado, a emplear a menos personas, como veremos.

Así, se sobreproduce, es decir, se fabrica mucho más de lo que realmente la sociedad puede consumir. Además, ese aumento de la producción, la sobreproducción, se pretende hacer no a la par del número de obreros empleados, sino que la tendencia es ir eliminando puestos de trabajo al ir incorporando el know how (la habilidad del obrero para fabricar una mercancía, digamos su talento creativo) en los instrumentos de trabajo (la maquinaria empleada), así como incrementar sobremanera la capacidad de fabricación de éstos, la cual, con la incorporación de procesos computarizados que la han automatizado o semiautomatizado, en efecto, ha logrado elevar considerablemente el número de productos manufacturados por hora o día laboral.

La contraparte, como señalo, es que los obreros activos han ido disminuyendo tanto en número, así como en su participación dentro de los procesos de trabajo, a grado tal que muchas veces, su función es casi de simple vigilancia, cuidando que todo el procedimiento se efectúe adecuadamente, lo cual no quiere decir que su participación no sea vital, pues siguen siendo la parte de la composición del capital (capital variable) gracias a la cual las empresas obtienen una ganancia (plusvalía, o sea, el trabajo no pagado).

Esa tendencia siempre ha sido así, no es nueva. La razón es que la tasa de ganancia tiende a disminuir inexorablemente con el tiempo, y el capitalismo trata de contrarrestar esa inercia tratando de abaratar los factores de la producción, sobre todo aquéllos en los que tiene, digamos, control. Sin embargo, dicho control no puede ejercerse en todos los factores que intervienen en el proceso de fabricación. Los instrumentos de trabajo, o sea, la maquinaria empleada (sean manuales, automatizadas o incluso los robots), son algo que tiende a encarecerse, dado que se le ha ido incorporando el know how, como menciono arriba, así que cada vez requieren de mayor sofisticación para realizar todas las tareas a las que se dedicarán. Eso implica que los costos de adquisición crecerán y como dichos costos se transfieren al costo del producto elaborado, su precio se incrementará.

En cuanto a las materias primas, tampoco hay un control, pues por la interrelación capitalista que establecen las empresas, no depende de las que requieren dichas materias primas la fijación del precio, principalmente porque se debe de tener en cuenta que no todas las materias primas en la actualidad son productos sin elaborar, o sea, que se trate de materiales naturales. En la tendencia actual, podemos decir que las materias primas, la gran mayoría, ya son semielaboradas o completamente elaboradas, y sólo requieren de su colocación en el producto fabricado. Por ejemplo, un auto requeriría de materias “primas” tales como tableros completos, llantas, refacciones, molduras… en fin, que la división capitalista del trabajo ha contribuido al, digamos, repartimiento de tareas, pues originalmente se tenía contemplado que la especialización de procedimientos aumentaría la productividad, como en efecto sucedió, pero que también lograría que bajaran los costos, lo cual, en efecto, por algún tiempo así sucedió (en su momento, por ejemplo, Henry Ford, quien fue el primero en aplicar el concepto de armado en serie en sus autos, logró bajar el precio del Ford modelo T en el año de 1913, cuando comenzó la especialización de tareas, de 950 a 290 dólares, es decir, a menos de un tercio del precio original).

Sin embargo, como ya señalé, la sofisticación tanto de la maquinaria, para incorporarle la mayoría de las tareas que antiguamente hacían los obreros, así como el incremento del valor de las materias “primas”, han encarecido los procesos de fabricación, y con ellos el costo final del producto manufacturado también se ha incrementado, especialmente en aquéllos muy elaborados, como los automóviles, por ejemplo, además de que ciertas exigencias de mayor seguridad, mayor eficiencia automotriz, computarización de sus equipos… también han contribuido a encarecerlos.

Y la “solución” aplicada ha sido, primero, buscar zonas salariales más bajas, como lo que ha sucedido con China, que actualmente es el paraíso de la fabricación, por los sueldos miserables que perciben la mayoría de sus dóciles obreros. Sin embargo, dicha tendencia está llegando a un agotamiento, dado que la participación de tales obreros es marginal, así que su contribución para contrarrestar la disminución de la ganancia está llegando a su límite. Además, por los costos de transportación, que tienden a subir con el tiempo, para muchas empresas ya no implica una ventaja la fabricación de sus productos en China, aún con los miserables salarios, pues a veces el pago del transporte es más costoso que si el producto se hubiera fabricado en Estados Unidos (además de que muchas veces lotes completos salen defectuosos, ya sea porque se emplearon materiales de menor calidad o hubo mal control de calidad -nada raro en los chinos-, por lo que se deben de maquilar nuevamente, subiendo aún más los costos).

Así que una tendencia en ese país, Estados Unidos, y en muchos otros, ha sido la de seguir manufacturando en el lugar, pero buscando la relación que menciono arriba: fabricar más, con menos obreros y pagándoles salarios estancados o disminuidos. Eso explica que por más “remedios” que busquen Barack Obama y sus tecnócratas para disminuir la tasa de desempleo, esto no se traduzca así en la práctica.

De acuerdo con el Departamento del Trabajo estadounidense, actualmente hay 28 millones de estadounidenses desempleados, incluyendo los que trabajan en empleos de medio tiempo, pero que quisieran uno de tiempo completo, porque no alcanzan a cubrir sus necesidades, o los 10 millones que de plano ya se cansaron de buscar trabajo. Esta situación se explica en buena medida por la tendencia que arriba menciono, como veremos (y otro factor es que de todos modos el capitalismo adolece permanentemente de desempleo crónico, ya que el contar con trabajadores desempleados, abarata los sueldos de los activos, pues aquéllos son una presión, un exceso de oferta que baja el costo de la mano de obra. Keynes sostenía que aún en los periodos de llamado pleno empleo, o sea, de prosperidad, siempre debía de haber un mínimo de 2% de desempleados, para que las empresas no se estuvieran peleando por las contrataciones. Pero para buena suerte del capitalismo salvaje, siempre han sido mayores las tasas de desempleo a ese mínimo).

En varios sectores industriales, el aumento en la productividad ha tendido a reducir bastante la creación de empleos. Además, dicha tendencia ha ido acompañada de un desigual aumento en los ingresos de los trabajadores, pues la gran mayoría de salarios percibidos no está acorde con el aumento de la producción. Eso se explica porque al aumentar la producción mediante la introducción de maquinaria más sofisticada, por un lado, los obreros empleados no necesitan estar muy preparados para manipularlas, ya que los procedimientos automatizados y computarizados pueden aprenderse en poco tiempo, así que tal aumento de la productividad no se ha dado porque los obreros sepan más, son las máquinas las que saben más, así que si un trabajador falla, es fácilmente reemplazable, pues se trata de obreros en su mayoría poco calificados o totalmente descalificados. Por lo mismo, perciben salarios bajos, no tienen necesidad las empresas de pagar sueldos elevados, excepto en lel reducido porcentaje de trabajadores altamente calificados, como los investigadores o los ingenieros que se encargan de hallar nuevos materiales, nuevos productos y nuevos procedimientos productivos, como más adelante explico.

Por otro lado, al producir más con máquinas más sofisticadas, pero con menos obreros, por el desempleo resultante, los salarios tienden a bajar, ya que habrá más solicitantes para un cada vez menor número de puestos de trabajo, así que las empresas se darán el lujo de bajar los salarios, dado que hay mucha demanda laboral para tan pocos puestos.

Claro que para todo lo que menciono, el economicismo ha planteado supuestas “salidas”. Se plantea, por ejemplo, que mientras en unos sectores se reducen los empleos por el aumento de la productividad, habrá otros de nueva creación que tenderán a absorber a los desempleados. Un interesante mapa interactivo sobre el crecimiento de las tasas de desempleo (ver: http://www.latoyaegwuekwe.com/geographyofarecession.html) muestra cómo en la mayor parte de ese país la tasa actual de desempleo, 9.1%, impera, y en muy pocos sitios existen tasas menores o mucho muy bajas. Si, como mantienen los defensores del aumento de la productividad, que ésta crea empleos indirectos, si eso fuera cierto, no estaría la alta tasa de desempleo del 9.1% presente en casi la totalidad de Estados Unidos.

En efecto, han surgido nuevos sectores tecnológicos, pero desde mi punto de vista su contribución a la creación de empleos es marginal.

Analizaré algunas cifras que demuestran lo que arriba menciono.

Ciertos sectores industriales importantes de Estados Unidos han ido empleando cada vez menos trabajadores, pero en cambio incrementando su productividad. Menciono a continuación algunos de ellos, para los cuales se ha tomado como referencia el año de 1980. Por otro lado, como también discuto arriba, aunque se ha tendido a incrementar los salarios también desde dicho año, sólo algunos lo han hecho digamos que proporcionalmente al aumento de la explotación a la que someten actualmente a sus empleados:

La industria química emplea actualmente 29.36% menos trabajadores que en 1980 y ha aumentado los salarios en 62.39%. Esto se explica, como ya dije, porque siendo una industria básica, muchos de sus trabajadores conservan varias habilidades que aún no han sido transferidas del todo a los instrumentos de trabajo empleados (por ejemplo, un ingeniero químico, empleado como investigador para hallar nuevos compuestos y sustancias que mejoren los procesos industriales, tendrá que estar bien pagado).

La agricultura emplea actualmente 7.69% menos empleados que en 1980. Sin embargo, los salarios apenas si han subido 1.88% desde entonces. Esto quiere decir que el aumento de la productividad se ha dado más por el uso intensivo de agromaquinaria más eficiente, que por el empleo de trabajadores. La agricultura en ese país es altamente mecanizada y por ello se emplean cada vez menos trabajadores. Tómese en cuenta, además, que buena parte de las labores son hechas por trabajadores inmigrantes, la mayoría ilegales, y se comprenderá el por qué de los raquíticos incrementos salariales.

La industria de la confección emplea actualmente 87.59% menos gente que en 1980 y ha incrementado los salarios 33.27%. Claro, esa tendencia se explica porque buena parte de los empleos en ese sector se han ido a países con bajos salarios, como China. Pero además la incorporación de máquinas automatizadas y computarizadas, ha ido reduciendo la demanda de obreros. De todos modos, el que hayan aumentado poco más del 33% los salarios, implica que muchos de esos obreros poseen aún un nivel de especialización que no se ha incorporado a la maquinaria (en muchos procesos, son aún vitales las costureras que ensamblan manualmente algunas prendas).

La industria de la fabricación de maquinaria emplea desde 1980 a 52.69% menos trabajadores, en tanto que los salarios apenas han subido 11.77%, a pesar de que en ese sector se han aplicado muchos procesos más eficientes, que han incrementado la productividad, o sea, cada trabajador produce más que desde ese año, pero no gana un salario en la misma proporción, como explico arriba. También se debe, como ya dije, a que se emplean mayoritariamente obreros poco calificados, que ganan bajos salarios.

La industria textilera también ha bajado dramáticamente el empleo de obreros, pues desde 1980 ha reducido 86.07% los obreros empleados. También aquí se emplean actualmente métodos que han incrementado por mucho la producción, sin embargo los salarios apenas si se han incrementado en 13.6%. Máquinas operadas casi por completo por computadoras, producen millones de metros de tela e hilos por año con menos personal, claro, poco calificado casi todo.

La industria mueblera también emplea actualmente 23,86% menos empleados y sólo han incrementado sus salarios los obreros en 6.54%, bastante raquítico. Otra industria que también ha incorporado maquinaria más sofisticada para la producción y obreros descalificados, pero además muchos de los diseños de los muebles modernos emplean materiales, como el plástico, que no requieren de procesos manuales y son transformados enteramente sólo por maquinaria, como los métodos de inyección que fabrican sillas de plástico de una sola pieza.

La fabricación del papel, también emplea a 43.08% menos empleados y les paga apenas 15.48% más a los que están trabajando actualmente. Es otra industria en que el empleo de máquinas computarizadas y procedimientos químicos más eficientes han logrado elevar dramáticamente la producción con obreros descalificados.

La refinación del petróleo y del carbón, industrias tan estratégicas actualmente emplean, a pesar de su importancia, 75.92% menos empleados, aunque en este caso, los activos perciben 62.83% más salario que desde 1980. Aquí también es porque los cambios tecnológicos han requerido de más investigación, así que buena parte de los trabajadores en esa industria son muy experimentados, como ingenieros químicos o petroleros u otros profesionistas que han logrado descubrir e implementar mejores tecnologías aplicadas a la obtención de tantos derivados del petróleo que actualmente se requieren. Eso ha sucedido incluso con el carbón, el cual se ha buscado que sea menos contaminante, al aplicar procedimientos químicos que han logrado licuificarlo o convertirlo en gas (aunque esto apenas si ha reducido las emisiones contaminantes que ese combustible fósil produce, como bióxido de carbono o azufre, entre otros dañinos gases y sustancias).

La fabricación de plásticos y de caucho emplea hoy 15.82% menos gente que desde 1980 y la paga apenas si se ha incrementado en 6.96%. En este caso, no se ha incrementado tanto la productividad en relación al año 1980, pues los métodos de producción de plástico o de caucho no han variado tanto y la importancia de los obreros en activo es vital aún.

Por último, la industria de los electrodomésticos también ha elevado dramáticamente su productividad, empleando hoy a 83.25% menos obreros y ha subido apenas los salarios 17.3%. También aquí son máquinas más sofisticadas las que han incrementado bastante la manufactura de productos eléctricos para el hogar, y los obreros en su mayoría sólo realizan labores repetitivas de baja habilidad, como simplemente el alimentar a una máquina del material necesario para que produzca, por ejemplo, una pieza plástica o una metálica. Pero además es una de las industrias en que millones de empleos han sido desplazados a sitios como China (blue collar jobs), como señalo arriba, con salarios de hambre y materias primas más baratas y por ello los trabajadores estadounidenses empleados son un mínimo en relación a 1980 8 (y como también señalo antes, la exportación de empleos a China y a otras zonas maquiladoras de salarios bajos y materias primas baratas ha contribuido a la desindustrialización y pérdida de empleos que padece Estados Unidos de unos años para acá).

Como discuto arriba, todo ello ha llevado a una fuerte disminución en los empleos, aunque muchos investigadores se ufanan de que se han creado nuevas industrias y labores que supuestamente tienden a sustituir a los empleos tradicionales. Sin embargo, esas nuevas labores tienen poca influencia real en el número de plazas laborales que crean, tratándose la mayoría de plantas que emplean a menos de 2000 personas, siendo la mayoría de apenas 500 empleados y eso sólo en algunas zonas de Estados Unidos. Ya comenté que un plano laboral demuestra que el desempleo de 9.1% prevalece en la mayor parte de ese país y tienden a crecer sus zonas de influencia, sobre todo porque la crisis tiende a profundizarse en estos momentos.

Algunas de las llamadas “nuevas industrias” que se han establecido en ciertas regiones de Estados Unidos, lo han hecho porque son lugares de marcada pobreza y marginación social, en donde es posible pagar salarios bajos (sería el equivalente a tener una China en casa). Se han establecido a lo largo del cinturón industrial marcado por la carretera interestatal 85, la cual cruza estados como Alabama, Georgia, Carolina del Sur y del Norte y Virginia que cuentan con zonas urbanas y/o rurales marcadamente pauperizadas (recomiendo que vean la cinta estadounidense “Winter bones”, de la directora Debra Granik, que es una mirada a la población pobre estadounidense que vive en las zonas rurales, como no tienen ni qué comer y deben de ligarse a las actividades de narcotraficantes que establecen laboratorios allí. Les doy la referencia: http://www.imdb.com/title/tt1399683/).

Sin embargo, dichas empresas son plantas industriales de apenas 2000 o menos personas. Las siguientes, son algunos ejemplos: Hyundai Motor of America, establecida en Montgomery, Alabama, fabricante coreano de autos, que apenas emplea 2000 personas. Firstmark Aerospace, establecida en Creedmoor, Carolina del Norte, pequeña empresa que fabrica partes y equipos para la aviación, apenas emplea 65 personas, pues usa sofisticado equipo que no requiere muchos obreros. Comatrol, establecida en Easley, Carolina del Sur, es una empresa que diseña herramientas para equipos hidráulicos, y apenas emplea 200 personas. Kemet, compañía que fabrica capacitores para equipos electrónicos, desde celulares, hasta computadoras e instrumentos de navegación, sólo da empleo a 500 obreros. Atlas Lightning Products, establecida en Carolina del Norte, fabrica equipos de iluminación más eficientes que los convencionales, pero sólo da trabajo a 100 personas. Hartness International, establecida en Greenville, Carolina del Sur, es una empresa líder en la fabricación de empaques y envases para la industria refresquera, pero apenas emplea a 500 personas. Wabted, establecida en Duncan, Carolina del Sur, es una empresa que fabrica equipos para ferrocarriles, desde los frenos, los acopladores, hasta los conectores que toman la corriente de las vías para que puedan moverse los trenes, pero apenas emplea a 325 personas (regularmente sólo emplea a 200 obreros, pero recientemente un gran pedido de piezas para el metro neoyorquino le hizo contratar a los 125 extras, como se ve, no gran cosa). Por último, un ejemplo más que demuestra que las nuevas industrias no crean demasiados empleos es el de Centurion Medical Products, que fabrica equipos médicos para cirugías y apenas si da empleo a 120 personas.

Así que, como puede verse, no es tan alentador que, según el principio que establece que mientras el aumento de la productividad destruye empleos por un lado, por otro, crea más, de nueva categoría, las nuevas empresas, en efecto, crean trabajos, pero no en el nivel requerido. Si así fuera, el desempleo actual tan elevado, habría sido mitigado desde años atrás (de hecho, la tendencia de desocupar gente al aumentar la productividad, se da en todos los países. Por ejemplo, cifras recientes para México indican que desde el año 2003, mientras que la producción industrial creció 18.7%, los trabajadores ocupados disminuyeron 2.5%, al igual que sus salarios, que ni siquiera aumentaron ligeramente, como sucede en Estados Unidos, sino, al contrario, se contrajeron 3.7%. Es la contradictoria realidad del capitalismo salvaje, emplear menos gente con el tiempo, pero fabricar más, ¡lo que exige muchos más consumidores! Esto, ¡¿cómo!?, con tanto desempleo).

Además, si así fuera, que el aumento de la productividad no desemplea, ni habría la altísima tasa de desempleo mencionada, que ha rebasado incluso las de otras recesiones y crisis económicas recientes, como la de 1990 o la del 2000, ni tampoco, en un desesperado esfuerzo, ahora por rescatar a tantos millones de desempleados, Barack Obama habría lanzado hace unas semanas su “ambicioso” plan de invertir 447,000 millones de dólares para tratar de revertir tan grave problema, que si se deja al azar, ya muchos analistas han advertido que se incrementaran las recientes protestas sociales que se han dado en los meses y semanas recientes, en poco tiempo se podrían estar iniciando profundas crisis de masificación de protestas y descontento social que culminarían con violentos estallidos sociales, comparables, quizá, a lo que ha sucedido en los países árabes, como Egipto, o en países europeos, como España (ver en este mismo blog mi artículo “De nueva cuenta la fiebre del oro o de cómo Estados Unidos está quebrando”).

Al momento de escribir estas líneas, por ejemplo, hay una protesta justamente en el corazón financiero de Estados Unidos, nada menos que en Wall Street, en donde cientos de jóvenes, convocados a través de las redes sociales están protestando en contra de los barones del dinero, de los que dicen, han robado su presente y están robando su futuro, empobreciendo cada vez más no sólo a los que ya son de por sí pobres, 46 millones de estadounidenses, sino a la cada vez menos abundante clase media. Dicho movimiento, bautizado con el nombre “Ocupa Wall Street”, ha recibido un gran apoyo por parte de personalidades y agrupaciones de todo el mundo. El cineasta Michael Moore y el lingüista Noam Chomsky han asistido y ofrecido su solidaridad con los jóvenes manifestantes, pues el algo que nunca antes había ocurrido.

Ante eso, de todos modos el capitalismo salvaje, en su afán de mostrar sus “bondades”, sigue manipulando las estadísticas a su favor, con la ayuda de inescrupulosos economistas y centros de pensamiento (think tanks), con tal de continuarse presentando como la “única” alternativa viable”, la que, sin embargo, desde hace mucho tiempo ha demostrado ya no serlo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El gobierno en Chile extrema posiciones frente a las movilizaciones sociales. La crisis del modelo neoliberal

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

El movimiento estudiantil que lleva más de cinco meses y que ha impactado a Chile y al mundo, ha expuesto el fracaso de la implantación del actual sistema económico de ajuste estructural o neoliberal. A través de su rechazo al actual sistema educativo que es donde se reproduce el modelo, ha levantado un debate por una reforma sustancial al actual modelo económico y el sistema político que lo respalda.

El gobierno de Chile extrema medidas para desmantelar el movimiento social y estudiantil, y ve como indispensable apagar la llama de las movilizaciones en las calles y la toma de los colegios.

Son dos los anuncios del Gobierno que han causado impacto en la oposición y en los dirigentes estudiantiles y gremiales que llevan más de cinco meses de movilizaciones. Ambos anuncios expresan la crisis de gobernabilidad en el país debido a los vacíos en el poder político -cuestionamiento de la representatividad de los partidos y desconfianza institucional- y al estado de situación en el vínculo sociedad y economía.

Uno consiste en la contención del gasto fiscal en el Presupuesto para 2012 confirmando la tendencia pro cíclica del gasto, que deriva en menor inversión social en relación a la dimensión de las demandas sociales. El otro, es un proyecto de ley que directamente actúa como un cerco policial al movimiento social.

La desestabilización (y la insurgencia) reclaman la aplicación de doctrinas de seguridad con un alto poder disuasivo y de contención violenta a las movilizaciones que se manifiestan en el único espacio disponible considerando el vacío de poder político y el cuestionamiento de la representatividad, como han sido las calles, las marchas y las tomas a los establecimientos.

El argumento de la seguridad y las finanzas sanas para mantener el status quo y aplastar el crecimiento del movimiento social y estudiantil es una propuesta abierta. Son las reglas del juego de la neogobernabilidad del sistema que se aplicaron en la anterior crisis de mediados de los años 70 del siglo pasado y que condujeron al modelo que se implantó en la década de los 80. La neogobernabilidad es parte de la doctrina.

Como las dos pinzas del alacrán que atenaza su presa, el modelo reacomoda sus prioridades en dos zonas para controlar la sociedad. Una consiste en asegurar la sanidad financiera que beneficia al sector con mayores recursos. La otra fortalece la seguridad policial del estado más que crear una seguridad pública en un amplio sentido del término. Es la doctrina Bush en su versión criolla y el símil no está lejos por la influencia del Tea Party republicano en el neoconservadurismo criollo.

Se impartió una doctrina basada en un sistema simple: crear zonas de libre mercado con gobernabilidad, un eufemismo para aplicar una doctrina de seguridad dura que no forma parte del discurso ciudadano.

En el trayecto el plan se quedó desprovisto de un menú más amplio de opciones políticas que refleje las diferencias de las reacciones locales a esa simplificación. Aquellas diferencias, no están reconocidas en un formato estrecho y bifocal que privilegia la gestión, y aplica la confrontación cuando la divergencia es aguda. El “modelo” chileno es un arquetipo: el sistema político es cerrado, y cuando hay divergencia o protesta aguda, se cierra más aún.

El rol de las transnacionales

El capital transnacional ha deformado a los estados haciéndolos dependientes de políticas transnacionales con códigos de globalización casi absolutos donde las coordenadas de política más local se subordinan a diseños de control y dominio político planetario. Esto se traduce en una crisis de poder con problemas evidentes en la gobernabilidad.

A partir del fin un tanto artificioso de la guerra fría, el capitalismo global - esto es los poderes reales de las transnacionales con sus expresiones locales y el esquema institucional configurado- se abrió la posibilidad de gobernabilidad que le ofrecía la social democracia triunfante frente al desplome del socialismo operativo representado por la Ex URSS.

Esa posibilidad de gobernabilidad de la social democracia ha demostrado ser ineficaz para resolver los problemas generados por el sistema económico implantado a partir de la crisis de los 80 traducidos en una pauperizada clase media y aumento de las desigualdades.

Como se ha demostrado, esa opción de gobernabilidad de la globalización a través de los consensos articulados por una difusa y ecléctica definición de centro político, no ha resuelto el problema central de legitimidad porque el proceso político fue absorbido por una suerte de claustro económico.

Es así que cuando el liberalismo encuentra problemas graves de su propio diseño, recurre como compensación ideológica al fracaso operacional del socialismo, que en todo caso le pesa como alternativa no descartable para humanizar el tema del progreso y el desarrollo.

Se perdió el principio central del respeto de las instituciones especialmente del estado con la gente. El estado ya no intermedia y quedó desmantelado para responderle a los más vulnerables. Tanto el sistema político, como el estado que ampara a ese sistema, así como el marco institucional manejado por el gran capital, le restan margen de gobernabilidad a la globalización. La limita a la suerte que corra la economía.

Hay plena justificación para aplicar la doctrina de seguridad de proteger el actual sistema que fue la que demostró su eficacia en gobiernos autoritarios o dictaduras para mantener un modelo que ha conducido precisamente a la falta de gobernabilidad por las injusticias y los abusos de poder.

El llamado ajuste estructural a la economía fue en todo caso un fenómeno global, y en esto hay que insistir, para no perder la perspectiva del proceso actual de demandas sociales que coincide con el malestar mundial. En Chile quizás se exhiba en su dimensión más nítida por haber constituido uno de los baluartes del modelo y su caso amerita la reflexión más global.

Después de 30 años de ajuste económico sin disminución de las desigualdades en un buen número de países, y una mayor concentración del poder político, el desajuste que se refleja debilita más al sistema global que a la hegemonía de una potencia en particular.

Las manifestaciones en muchas partes del globo no es un reclamo populista que precede a la insurgencia, como ha sido el discurso del neoconservadurismo.

Si hay mercado libre aplicado a ultranza sin regulación hay gobernabilidad, si no lo hay de esa forma, la protesta es paso a la insurgencia. De allí que gobernabilidad ya esté instituida como un eufemismo para aplicar doctrinas de seguridad que tengan como foco la preservación del sistema. La simplicidad es deliberada porque el sistema vigente no ofrece otra alternativa y cuando hay protesta cierra filas en el autoritarismo, manipulando la información y promoviendo agendas para no alterar el status quo.

Es así que la organización sociopolítica basada en nociones muy abiertas de mercado y muy reduccionistas de gobernabilidad, ha sido determinada por el estrecho circuito político creado por el mismo sistema. En la apariencia se nos presenta como abierto, pero en el fondo es la verticalidad en un lugar donde no se distingue el poder político del poder económico por el intenso trasvasije de doctrinas y la alta promiscuidad institucional.

Los que dirigen ambos sectores en apariencia son diferentes. En el fondo es la doctrina cohesionada la que determina. Ni siquiera la reconstitución de los consensos de la década de los años 90 en Chile aparece viable. Es lisa y llanamente un retomar la doctrina de los 80.

Es la neogobernabilidad que se expresa como un rasgo de la crisis en la globalización y en el caso de Chile es una cápsula pequeña aunque representativa.

Autor imagen: Carlos Latuff

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Una nueva generación

Álvaro Cuadra (especial para ARGENPRESS.info)

Si hay algo que se puede afirmar con certeza del Chile de hoy es el hecho evidente esta época es protagonizada por una nueva generación. Un hecho demográfico con repercusiones culturales, sociales y políticas, Nos guste o no, cuanto más avanzamos en edad, menos nos pertenece el mañana. No obstante, los asuntos públicos son administrados por una clase política anclada en individuos e ideas cristalizadas hace décadas. Esta suerte de “brecha generacional” es una de las componentes, no la única por cierto, de la actual crisis que vive nuestro país. Un contingente significativo de jóvenes están mutando el “carácter social” de la sociedad chilena actual.

Si lo pensamos con un mínimo de sensatez y aplicamos una “comprensión generosa” al bullicio en las calles, resulta claro que la mayoría de nuestra juventud reclama con vehemencia por una “democracia de verdad”. Ni más ni menos: La “educación pública gratuita” es tan solo el aspecto coyuntural de un anhelo no solo legítimo sino imprescindible en una sociedad viva. A esto se opone, cómo no, el país individualista, mezquino, cínico, acomodaticio, cobarde y mediocre que hemos conocido por décadas.

Pocas veces el espíritu humano alcanza una cierta altura, lo normal es la medianía. Filósofos y poetas han señalado el camino: Transformar el mundo, cambiar la vida. Los cambios en la vida de las naciones han sido protagonizados, justamente, por las nuevas generaciones capaces de concebir un mundo otro. Si bien durante doscientos años de vida “independiente”, nuestra sociedad ha dado sobradas muestras del estado de miseria en que habitamos, ha habido generaciones de chilenos que se han atrevido a enarbolar la bandera de los sueños, pagando, las más de las veces, con su vida tal atrevimiento.

La juventud de hoy reclama, finalmente, su lugar en este mundo, un porvenir que les pertenece por derecho propio. Es de necios oponerse al nuevo verdor en nombre de verdades ya resecas y estériles. Puede que los jóvenes cometan muchos errores, pero serán los suyos. A los mayores nos corresponde más bien facilitar el despliegue de esta fuerza que emerge, asumir el desafío con generosidad y grandeza de espíritu, sabiendo que cada nueva generación es una oportunidad para hacer de este país un hogar más justo, más digno para todos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Consideraciones sobre el Presupuesto 2012

Julio C. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)
Contexto y balance

El Poder Ejecutivo presentó a consideración del Parlamento el Presupuesto 2012, en cuyo mensaje se pasa revista a lo acontecido desde el 2003, como si se tratara del mismo gobierno. Hay que recordar que entre 2003 y 2007 presidió el país Néstor Kirchner, y entre 2007 y 2011 Cristina Fernández, quien seguramente presidirá entre 2011 y 2015.

Desde el gobierno actual, la lógica presupuestaria, se asume como la continuidad histórica entre 2003 y 2015, con proyecciones de evolución de la economía Argentina, que el proyecto oficial indica hasta el 2014. Un tema inicial para la discusión es la credibilidad en las cifras oficiales, ya que parte de los datos que provee el INDEC, de dudosa fiabilidad.

El balance de la gestión expresado en el mensaje del poder ejecutivo, remite a “un aumento importante y sostenido de la actividad económica” [2], intentando así desmarcar a la Argentina de la situación de crisis del capitalismo mundial. En el texto se prevé continuar en el mediano plazo la expansión “a un ritmo razonable en función del entorno interno y externo”, donde lo interno responde a una dinámica de crecimiento y en el externo, reproduciendo palabras del mensaje remite a la “crisis financiera y económica internacional de 2008-2009”. Una crisis, que en general en el proyecto de 242 páginas, se la considera como financiera y claro, donde la Argentina tuvo capacidad de aislarse.

Se considera bueno el “desempeño de la economía durante la etapa 2003-2008, la resistencia a la crisis durante el 2009, y la recuperación” del 2010 y 2011. Se aluden a 9 años de “crecimiento ininterrumpido” y futuras “condiciones para seguir creciendo de manera equilibrada, inclusiva y sostenida” [3]. Estas negritas son la base del discurso oficial para la disputa del consenso, y merece discutirse cada uno de los calificativos, o al menos interrogarse sobre ellos. ¿A qué se llama crecimiento equilibrado? ¿Cómo debe analizarse la situación de cuantiosas ganancias empresarias, de crecientes remesas de utilidades al exterior, de salida de capitales recurrentes? Incluso, la masiva política de transferencia de renta, como la Asignación Universal por Hijo, so supone acaso la existencia de una amplia población empobrecida necesitada de asistencia estatal. ¿Ello por sí supone inclusión? ¿Con qué destino social y laboral posible?

En el balance se destaca la performance del sector agrícola y la evolución de los precios internacionales, tanto como las retenciones al comercio exterior, situación que favoreció el superávit fiscal en el periodo. Se resalta el papel de la industria en el crecimiento, especialmente la automotriz, con récord batido en los últimos periodos. En un mismo nivel de destaque se menciona la política de cancelación de deuda, facilitada por el tipo de negociación del default en 2005 y 2006 y el pago al FMI en ese año por 9.500 millones de dólares.

En este sentido, lo que no se dice, es que esa política económica seguida desde el 2003 tiene origen en la cesación de pagos de fines del 2001 (Gestión de Adolfo Rodríguez Saá), que liberó recursos por lo menos hasta el 2005; y en la devaluación de comienzo del 2002 (Gestión de Eduardo Duhalde) que transfirió el costo de la crisis a los sectores más desprotegidos y otorgó competitividad a los productores y exportadores de la Argentina, mayoritariamente sector concentrado y transnacional.

Tampoco se señala el carácter dependiente del desarrollo agrario e industrial, expresado en la dominación transnacional del paquete tecnológico necesario para la producción primaria y la fuerte concentración transnacional del comercio externo; que actúa del mismo modo en la industria, donde las terminales automotrices son extranjeras y un despliegue productivo con baja composición de autopartes nacionales y un carácter de producción de ensamble para el mercado mundial.

En materia de achique del endeudamiento público se subestima el problema a futuro, especialmente por los compromisos asumidos por el Tesoro nacional con el Banco Central, quien proveyó de recursos para sostener la política de desendeudamiento asumida en el periodo. ¿A cuánto llegan las reservas internacionales si se detraen las obligaciones del Tesoro con el Banco Central? Es cierto que no es lo mismo deber en divisas que en moneda nacional, pero lo real es que la cancelación de deuda se está realizando con ahorro externo (con dólares) y se está reemplazando con una deuda interna que recae en futuros ajustes del presupuesto de gasto del Estado Nacional.

Proyecciones hacia el 2014

El proyecto presentado incluye algunos supuestos a futuro, para imaginar el mediano plazo hacia el 2014. Las proyecciones suponen una evolución similar de la ecuación macroeconómica hacia el 2010, con un consumo e inversión en expansión, y un balance comercial positivo, aunque declinante, desde los 11.633 millones de dólares en 2010 a unos 6.904 millones de dólares para el 2014, con récord de exportaciones, desde 68.135 millones de dólares en 2010 a 105.063 millones de dólares en 2014. Son datos que confirman la inserción internacional como proveedor de producción primaria y una industria de ensamble. Claro que en un imaginario de continuidad de las compras externas, sin asumir los constantes anuncios de desaceleración y/o recesión de la economía mundial. Son los pronósticos de la caída en las principales economías del mundo las que hacen pensar en un escenario a la baja por lo menos en l corto plazo del próximo año, y en general no existen pronósticos de resoluciones rápidas de una crisis que se presentó para quedarse.

Hacia futuro se pronostica una evolución de precios al consumo estable en torno del 9% para el 2011-2014, desde un 10,5% para el 2010. Está claro que se mantiene la política de medición de precios con la objetada metodología del INDEC, que desde varias opiniones se mantiene subestimando la evolución de los precios afectando todas las variables económicas. Las objeciones provienen de Estados provinciales, incluidas algunos en sintonía política con el poder ejecutivo nacional; las universidades públicas; y cierto sentido común generalizado; sin contar el crecimiento pronosticado de la recaudación tributaria superior al 28%, especialmente el IVA, claramente asociado a la evolución minorista de los precios. Es algo que contrasta con la media de expansión de precios anunciada para el próximo año y siguientes.

La política cambiaria continua en el sentido del periodo para pasar del promedio 4,13 en 2011; a 4,40 en 2012; 4,69 en 2013 y a 5 pesos por dólar en 2014. Todo ello será posible si el BCRA mantiene su capacidad de accionar con elevadas reservas internacionales, que como decimos, están cuestionadas en el balance financiero de activos y pasivos cruzados entre al Tesorería y el BCRA.

A pesar de considerar volátil la situación mundial, las suposiciones sostienen un escenario de continuidad para el crecimiento en Argentina, de un PBI en 2010 por 1.442.655 millones de pesos a unos 2.770.642 millones de pesos en 2014, con superávit fiscal y comercial; importante acumulación de reservas internacionales y capacidad para mantener el nivel de actividad, el ciclo de negocios y ganancias, y una política social compensatoria, contribuyendo de ese modo a mantener los consensos políticos electorales logrados hasta la fecha. Insistamos, es un supuesto difícil de sostener en un escenario de crisis mundial.

La ejecución del 2011 (primer semestre)

La presentación al Parlamento incluye un informe de ejecución presupuestaria para el primer semestre del 2011. Resulta interesante analizar cómo se gastan los dineros públicos, lo que define el sentido principal de la política económica.

Hemos sostenido en varias ocasiones que la deuda pública sigue siendo el gran condicionante de política económica en la Argentina. Es una apreciación recurrentemente desmentida desde la política de desendeudamiento y que explica la disminución de la deuda respecto del PBI, de las exportaciones y de toda variable respecto del 2001. Sin embargo, los números del presupuesto ejecutado y programado confirman nuestra afirmación.

Comparemos algunos datos. En concepto de deuda pública se reconocen pagos en el primer semestre del 2011 por 14.511,6 millones de pesos (7,7% del total); mientras que lo ejecutado en salud reconoce 6.555,1 millones de pesos (3,5%); en Educación y Cultura son 12.636 millones (6,7%); en Ciencia y Técnica 2.672,6 millones (1,4%). La Administración gubernamental consumió 12.196,5 millones (6,4%); los Servicios de Defensa 10.408,4 millones (5,5%). Solo superan a la deuda el gasto en Transporte por 15.969,4 millones (8,4%) y el de Energía y Combustible por 20.813,5 millones (11%). Dejamos afuera del análisis los 80.670,8 millones de la seguridad social, que constituyen recursos previsionales más que fiscales.

Queda clara con la asignación presupuestaria la importancia de los recursos previsionales, que en el gasto de Seguridad Social representan nada menos que el 42,6% del total, que sumado a otros gastos de Seguridad Social (salud, educación, ciencia y técnica, etc.) suman el 58,8% del total.

En la información sobre la recaudación en el primer semestre se destaca a la cabeza el IVA con 35.857,6 millones de pesos; seguido muy de cerca por los impuestos al Comercio Exterior por 35.728 millones; mientras que ganancias se ubica con 22.643,9 millones; el impuesto a los débitos y créditos bancarios con 14.050,4 millones y Combustibles con 3.448,7 millones; totalizando todo ellos el 94,7%.

Queda clara la importancia de las retenciones para el financiamiento público, y el papel del IVA, impuesto al consumo que por excelencia se descarga regresivamente sobre los sectores de menores ingresos.

Las variables para el 2012

La esencia es a continuidad de la política económica en el periodo, y que en datos para el sector público se expresan del siguiente modo: el servicio de deuda pública se estima en 45.109,4 millones de pesos, el 8,9% de la totalidad del gasto público; superando cualquier concepto del presupuesto.

Veamos: toda la administración gubernamental (legislativa, judicial, relaciones interiores y exteriores, administración fiscal, control de gestión e información y estadísticas) tiene previsto un gasto de 29.842,7 millones; a Servicios de Defensa y Seguridad se le asignan 29.141,3 millones; a Salud 17.939,3 millones; a Educación y Cultura 38.478,1 millones; a Ciencia y Técnica 8.137,7 millones; en Servicios Económicos se destacan (pero por debajo de la deuda) el rubro de Transporte con 34.795,3 millones y en Energía, Combustibles y Minería 43.209,6 millones.

Debe mencionarse que la seguridad social supondrá un gasto de 211.210,7 millones, que principalmente provienen de recursos previsionales y que por ello deben considerarse por separado del conjunto del gasto realizado con recaudación tributaria. Hemos insistido en varias ocasiones que debe diferenciarse lo previsional de lo fiscal, siendo la recaudación previsional por cuenta de los trabajadores activos y pasivos.

Entre las pautas generales se prevé un crecimiento del PBI del 5,1%, menor que años anteriores, convergente con la desaceleración de la economía mundial. Una inflación anual de 8,9%, reiterando al subestimación operada desde 2006 y que distorsiona el conjunto de los valores. Una paridad cambiaria con un promedio de 4,40 para el año próximo, lo que supone mantenimiento de las relaciones económicas internacionales.

Resulta de interés considerar las fuentes tributarias para hacer frente al gasto estatal. Se ratifica en el proyecto el papel de los principales impuestos, y el IVA con 96.656,3 millones de pesos, será el principal aporte al fisco. Lo siguen los tributos al comercio exterior (principalmente retenciones) por 89.005,7 millones; ganancias por 70.720,7 millones; Débitos y Créditos bancarios por 37.331,2; y otros por unos 27.000 millones. La regresividad sigue vigente en el régimen tributario argentino, destacándose el “costo de no recaudar” por exenciones diversas o regímenes de promoción unos 44.000 millones de pesos, entre los que destacan la desgravación de activos financieros o la exención a magistrados y funcionarios del poder judicial por 350 millones de pesos anuales, algo así como un millón diario.

En la presentación realizada ante el Parlamento, el Ministro de Economía insistió en la necesidad de que este apruebe el Presupuesto 2012, para no funcionar con la prórroga del año anterior, tal como sucedió durante el 2011. La nueva situación política derivada del holgado triunfo electoral gubernamental en las elecciones primarias anticipa que el proyecto del oficialismo tendrá quórum y será finalmente aprobado, más allá de discusiones que se generen en el recinto.

El proyecto del ejecutivo confirma el “modelo productivo” en curso, destacando en el mensaje las metas del Plan Estratégico Agropecuario y Agroalimentario que profundiza el sesgo productivo primario exportador del país. Se destaca la promoción minera para alentar el sesgo inversor emergente de los últimos años, promoviendo la mega minería a cielo abierto con los riesgos ambientales y humanos que ello supone. El énfasis en la infraestructura energética, comunicacional y del transporte, consolida el carácter dependiente de la economía Argentina con las transnacionales. La caracterización de modelo inclusivo se define por las políticas sociales compensatorias, que en su principal versión, la Asignación Universal para Menores, alcanza a casi 4 millones de personas; a lo que suma la política de pensiones y jubilaciones que alcanza prácticamente a 6 millones de personas, con el 73% de ellos percibiendo la mínima.

Sin dudas, el Presupuesto 2012 confirma el modelo económico primario exportador y la compensación social que asegura consensos para gobernar. Como hemos sostenido, la deuda pública sigue siendo importante en el conjunto de datos que pueden apreciarse en el proyecto del ejecutivo. A ello debe sumarse la continuidad prevista de los Fondos de Desendeudamiento que supone cancelar capital de deuda con reservas internacionales y canjearlas por obligaciones a futuro de la tesorería nacional, un tema a considerar en futuros gobiernos y generaciones de población argentina.

Es para preocuparse la emergencia del déficit fiscal en los últimos ejercicios, asunto no previsto en el periodo 2012-2014, aunque muy probable de ocurrencia, con lo cual, la perspectiva de nuevo endeudamiento debe incluirse en las previsiones a futuro, no en vano, el mensaje sugiere la posibilidad de acuerdo con el Club de París. Se estima un déficit financiero de 10.000 millones de dólares que solo podrá resolverse acudiendo a reservas internacionales, con los límites antes expresados, o retornando al mercado mundial de capitales y préstamos, que observando algunas operaciones de crédito, podemos verificar el elevadísimo costo, entre el 9 y el 11% en dólares, pese a la tendencia en cero de las tasas internacionales.

El análisis del Presupuesto 2012 es necesario, tanto para conocer los objetivos de política económica del gobierno, como para pensar la crítica del orden vigente y sentar las bases de la construcción de otro modelo posible para resolver necesidades insatisfechas de la población.

Julio C. Gambina es Presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, FISYP.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Carta abierta al electorado de Cristina Kirchner

Jorge Altamira (especial para ARGENPRESS.info)

El sector de la ciudadanía que votó por la reelección de la Presidente en las recientes “primarias abiertas” es seguramente muy diverso, heterogéneo y hasta contradictorio; votaron por ella los trabajadores que fueron reprimidos (con cuatro muertos) por ocupar terrenos del Ingenio Ledesma, para construir sus viviendas, y también votó por ella el dueño del Ingenio, del grupo Blaquier, que además recibe millones de pesos de subsidios para la producción de biocombustibles.

Esta carta no va dirigida a todos sino al sector obrero y popular de esos votantes:

¿Qué opinan ustedes de la detención brutal del delegado sindical combativo del ferrocarril Sarmiento, el ‘Pollo’ Sobrero y sus compañeros, arrancado de la cama y esposado, como si fuera el asesino de la niña Candela, apoyada de inmediato por Aníbal Fernández, o sea ordenada por el gobierno nacional que ustedes han votado?

El secuestro ‘legal’ de Sobrero y sus compañeros ocurre un par de semanas después de los accidentes criminales en esa misma línea, en el barrio de Flores, que se llevaron la vida de once personas. No hay nadie detenido por ese hecho, a pesar de abundan los testimonios de fallas graves en la barrera del paso a nivel, o sea de la responsabilidad de los empresarios, que manejan millones de pesos en subsidios sin control.

No hay empresarios imputados, procesados ni detenidos, pero sí una cacería de delegados luchadores que viven en sus casas y de sus salarios, y no en Puerto Madero y casas de lujo, con la plata que roban a las Obras Sociales.

¿No es claro que el apoyo del gobierno al arresto brutal de los delegados honestos y luchadores, que se ajustan a la democracia sindical con las bases, es un intento de desviar la atención de aquellos accidentes criminales que comprometen a ‘capitalistas amigos’?

¿No es claro que procura desviar la atención del desastre ferroviario y cargárselo a los trabajadores?

¿No es claro, asimismo, que prepara el aumento de tarifas que anunció hace tres semanas el secretario de Transporte, Schiavi, porque los subsidios están sangrando las finanzas del Estado en beneficio de esos ‘amigos’?

¿No es el momento de reflexionar y preguntarse si este gobierno defiende los derechos de los trabajadores y no de las patronales; de los luchadores y no de la corrupta burocracia sindical?

Pero Octubre es también el mes aniversario del asesinato de mi compañero Mariano Ferreyra, por luchar por el pase a planta permanente de los trabajadores ferroviarios tercerizados, por parte de la misma burocracia sindical de Pedraza que hoy apoya, como el gobierno, el encarcelamiento arbitrario del ‘Pollo’ y de sus compañeros.

¿No es claro que este ataque contra los delegados combativos del Sarmiento es una tentativa de contrarrestar las movilizaciones que tendrán lugar por este aniversario y para contrarrestar el reclamo de que Pedraza y sus compinches sean condenados, y se someta a juicio por el mismo cargo a la policía federal y a los empresarios del ferrocarril Roca que colaboraron en diferentes medidas con ese asesinato?

Esta carta a los sectores obreros y populares que han votado por el oficialismo es para pedirles que reflexionen sobre estos hechos y para que nos acompañen – en primer lugar y antes que nada – para repudiar la detención de los compañeros y reclamar por su libertad, y para que el 20 de Octubre, cuando se cumple el primer aniversario del asesinato de Mariano, nos acompañen en la movilización que convocamos a Plaza de Mayo, por el juicio y castigo a TODOS, TODOS, los culpables.

No podría sin embargo terminar esta carta, que tiene por objeto invitar a una reflexión sobre este alevoso ataque a la clase obrera, sin exponerles la conclusión que se desprende de todo esto: el gobierno actual es un gobierno capitalista, no un gobierno de la masa del pueblo, menos un gobierno de trabajadores. Frente a un gobierno capitalista es necesaria una oposición política de izquierda, una oposición entrelazada con el activismo obrero, estudiantil y popular.

Por eso hemos construido un Frente de Izquierda.

Sin diputados obreros y de izquierda en el Congreso y un Frente de Izquierda en todo el país, la enorme crisis capitalista que se desarrolla en el mundo entero, se llevará puesta las conquistas sociales más elementales de los trabajadores y la propia independencia nacional.

Buenos Aires, 1 de Octubre de 2011

Jorge Altamira es candidato a presidente de la Nación por el Frente de Izquierda

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La justificación de lo injustificable

Damián Solanas (INFOSUR)

La realidad de la política ferroviaria impuesta por el Gobierno Nacional.

La tragedia ferroviaria que se llevó 11 vidas y más de 200 heridos semanas atrás, ocasionada por el imprudente cruce de un colectivo de la línea 92 con barreras semi bajas -colocadas a 45 grados- puede parecer un hecho casual y pasar a formar parte de las estadísticas de los “accidentes ferroviarios” en la Argentina. Sin embargo, a los ojos de los usuarios de los trenes y de los vecinos que transitan todos los días por los cruces de vías, la precariedad y deficiencias de los trenes y de su infraestructura son parte del paisaje cotidiano desde hace décadas.

No existe mayor responsabilidad en estos “accidentes” que la situación propiciada de abandono de los bienes públicos por parte de los que explotan el servicio ferroviario -TBA, y otros- y los funcionarios a cargo de ejercer la fiscalización y control de los mismos -CNRT-Secretaría de Transporte-. Ejemplo de ello, es la frecuencia con que los transeúntes encuentran barreras descompuestas en la red ferroviaria metropolitana, hecho que, sin dudas, ha contribuido a inducir a adoptar conductas transgresoras en la sociedad, que suele transitar en los cruces de vías aún teniendo a metros la formación del tren.

Las concesiones ferroviarias de la década del noventa materializaron el desmembramiento de la red ferroviaria nacional, cerrando ramales “no rentables” y otorgando garantía de renta a los consorcios concesionarios de los ramales metropolitanos de pasajeros. Las garantías concedidas se realizaron a través de transferencias públicas monumentales en concepto de subsidios que desde el menemato hasta hoy constituyen una caja oscura que esconde negociados y saqueo del patrimonio público.

El Gobierno Nacional desde el año 2003 a la fecha no ha modificado este cuadro ferroviario de franca decadencia sistémica. Ningún gobierno luego de casi 10 años de crecimiento ininterrumpido puede darse el lujo de continuar con una infraestructura ferroviaria de hace 50 años atrás, totalmente diezmada.

El kirchnerismo con o sin Jaime –ex Secretario de Transporte actualmente procesado- se ha amparado en el Decreto duhaldista 2075/2002 de “Emergencia Ferroviaria” para justificar la prórroga de los negociados con -entre otros- el grupo empresario Cirigliano, propietarios de TBA, concesionaria de las ex líneas Mitre y Sarmiento.

Mediante este artilugio legal, estos mismos empresarios siguen habilitados para seguir recibiendo cheques en blanco en concepto de gerenciamiento, sin comprometer capital alguno, mientras que paralelamente han tejido, en todos estos años de concesión, una red de negocios periféricos al ferrocarril como lo es la empresa recicladora de trenes: Emprendimientos Ferroviarios S.A. (EMFER SA) de su mismo grupo empresario.

La justificación de lo injustificable -repartir culpas- por parte de este gobierno es -a todas luces- moneda corriente, fruto de la irresponsable omisión de una verdadera política nacional de transportes.

Es necesario anular todos los contratos de concesión ferroviaria vigentes junto al vetusto Decreto 2075 para acabar con el descontrol y despilfarro de los recursos públicos.

Simplemente, habrá que escuchar y tomar nota de los innumerables incumplimientos que la empresa TBA –como las demás concesionarias- tienen año tras año registrados en los diferentes informes de la Auditoría General de la Nación: “Los distintos componentes del sistema de vía presentan un estado deficitario, ante lo cual y como paliativo, se impone restricciones a las velocidades máximas de circulación…Por su parte, los Pasos a Nivel (PAN) evidencian déficit en su estado de conservación, observándose que el Concesionario no efectúa la normalización de la totalidad de las falencias constatadas…”[1].

Lo que solicitamos dista de ser antojadizo, ya en 2007 se llegó a la anulación del contrato de concesión del empresario Taselli –ex líneas Roca y Belgrano Sur- por las mismas causas que hoy se pueden leer en los informes de la AGN sobre las concesionarias que actualmente siguen manejando el sistema de transporte ferroviario de pasajeros en el área metropolitana.

Esperamos con recelo justificado una respuesta contundente, seria y responsable del mismo Gobierno Nacional que cree estar haciendo honores al ferrocarril al echar rodar -en pleno siglo XXI- una formación al Uruguay con ritmo asimétrico, a la orgullosa velocidad de 40km/hr.

Nota:
1) AGN: Informe especial 2008 sobre TBA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Criminalización del sindicalismo

Horacio Meguira (ACTA)

La detención de cinco sindicalistas de la Unión Ferroviaria generó reacciones de todos los sectores del movimiento obrero. Aun con distintos fundamentos la CGT y la CTA alertan sobre el peligro de generalización de este tipo de medidas.

El formato elegido por la fiscalía y el Juez: detenerlos un viernes para indagatoria un lunes, es indicativo de que se buscó un efecto mediático.

Si sumamos las veloces declaraciones del jefe de Gabinete Aníbal Fernández, es fácil deducir que no es una medida de rutina, tiene “dedicatoria”.

En un estado de derecho pleno, la igualdad ciudadana se refleja en la intervención de los poderes públicos en la represión. Tendría que ser indiferente la “condición” del imputado de un delito ya sea empresario, trabajador o funcionario público, pobre o rico. Cuando ello no sucede, cuando las normas no se cumplen y las excepciones superan a la regla, los poderes del Estado carecen de credibilidad y se crea una situación anómica y de impunidad.

Ante ello necesariamente caemos en la comparación: ¿Por qué Ricardo Jaime permanece libre aun con fuertes presunciones de enriquecimiento ilícito y delitos contra la administración? ¿Por qué el padre Julio C. Grassi cumple su condena en su domicilio? ¿Por qué Carlos Menem resultó absuelto de la causa sobre venta de armas? ; y lo contrastamos con otra pregunta: ¿por qué Rubén Sobrero y otros cuatro representantes de trabajadores fueron apresados? Aun cuando sabemos que hay una multiplicidad de causas, no podemos dejar de pensar que es por su condición de dirigente sindical y representantes de los trabajadores, y nos lleva a contextualizarlo en la situación socio-económica.

La “criminalización de la protesta social” disminuyó, pero nunca cesó. En el Gran Buenos Aires y en algunas provincias los referentes de las protestas son represaliados con iniciación de causas antes, durante y después del conflicto. Y en el último tiempo esta tendencia se ha acentuado. No solamente se han multiplicado los casos de “penalización” sino también hubo muertes.

Trece referentes sindicales y sociales han sido asesinados y las fuerzas de seguridad estuvieron involucradas. Salvo en el caso de Mariano Ferreira, las demás causas mantienen la impunidad de los responsables. Y hay otras modalidades que confirman dicha tendencia. Es el caso de José María Castrillo, Secretario Gremial del Sindicato de obreros de Ingenio La Esperanza, cuyo domicilio fue baleado el 20 de agosto, después de una huelga por mejoras salariales.

No se pueden dejar de relacionar estos hechos con los dichos de la Presidenta respecto a la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo: en un discurso por cadena cuestionó una medida de fuerza. Sus incesantes pedidos de “prudencia” tanto en los conflictos como en las negociaciones colectivas parecen advertencias. Hay causales convergentes que inducen a pensar que el Gobierno va a influir para debilitar al movimiento sindical . Ya no le basta ya con la injerencia en la vida interna de las asociaciones, sino que requiere de intervenciones más fuertes.

Los sindicatos argentinos han crecido en estos años.

La estrategia pos 2001 de transferir el conflicto territorial al conflicto en la producción los favoreció notablemente. Recuerdo las declaraciones de los representantes de la UIA en el 2003 añorando al “conflicto virtuoso”, con referencia al que se producía en la contradicción capital-trabajo, en contraposición a la anarquía del territorio.

La negociación colectiva y la lucha económica posibilitaron que las organizaciones crezcan.

Vanos fueron los intentos de poner topes en el aumento de los salarios, o el de fraguar el “costo de vida” para “regular” el funcionamiento de las paritarias. La conflictividad se fue desplazando desde el territorio a la fábrica y desde el Estado al sector privado.

El Gobierno debe afrontar ahora cambios. Los distintos indicadores económicos van generando “alarma anaranjada”. La crisis internacional y el posible déficit en el comercio internacional parecen indicar que no es suficiente la inflación sea el término de “ajuste”: requieren ponerle “tope” a las negociaciones salariales y los salarios reales deben decrecer.

Para darle continuidad al “modelo”, el Gobierno necesita ampliar los términos del “ajuste” . Todo parece indicar que dicho ajuste se dirige a los trabajadores formales incluidos en la negociación colectiva. No basta con el 37% de trabajadores no registrados y el 50% precarizados. El Gobierno busca debilitar el poder de los sindicatos y parece, a ese fin, dispuesto a diversificar sus métodos . Los votos obtenidos en las primarias más los que obtengan el 23 de octubre serán el emblema.

El miedo a perder el puesto de trabajo ante la crisis será la herramienta.

Son impredecibles las consecuencias que estas acciones puedan producir en los sindicatos y en la relación capital-trabajo. Si continúa el intento, se irán modificando las relaciones políticas entre los distintos sectores que lo componen. Los contenidos de los comunicados de las dos centrales obreras parecen conocer el proceder del Gobierno y advierten que no están dispuestos a resignar sus conquistas.

Horacio Meguira es Director del Departamento Jurídico de la CTA.

Foto: Argentina, Sindicatos, Ferrocarriles - Rubén Sobrero. / Fuente: COMPROMISO

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: Reclaman la inmediata libertad de los trabajadores ferroviarios detenidos

PRENSA RED

Todo el arco sindical repudió las detenciones y exige la liberación de los sindicalistas presos. Movilización convocada por los trabajadores ferroviarios del Sarmiento en Capital Federal. Conferencia de prensa y marcha en Córdoba.

La CTA que conduce Pablo Micheli exige la libertad de los detenidos y "denuncia la persecución y criminalización de los militantes populares". En similares términos se manifestaron, Pedro Wasiejko de la CTA que lidera Yasky, y de la CGT que dirige Moyano.

El Frente de Izquierda Socialista ofrecerá una conferencia de prensa y por la tarde se movilizará en Córdoba. El gobierno es el principal sospechoso de haber influido en esta decisión.

Mediante un comunicado la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) repudia enérgicamente la detención del dirigente sindical Rubén “Pollo” Sobrero, delegado ferroviario de la línea metropolitana Sarmiento, bajo la falsa acusación de “quema de trenes” en la estaciones de Ciudadela y Haedo y reclama su inmediata libertad.

"La misma justicia que deja libre a Ricardo Jaime, ex secretario de Transporte de la Nación y declara inocente a Menem por el tráfico de armas a Croacia y Ecuador, en una nueva muestra de criminalización de la protesta mete preso a Sobrero, presidente del Cuerpo de Delegados de la línea Sarmiento, reconocido luchador en defensa de los trabajadores ferroviarios, frente a la privatizadora TBA y opositor a la burocracia sindical de la Unión Ferroviaria cuyo secretario general, José Pedraza, se encuentra detenido por el crimen de Mariano Ferreyra.

"Curiosa justicia la nuestra, el funcionario que desguazó lo que quedaba del sistema ferroviario, quien agrandó su patrimonio en un 375%, Ricardo Jaime, sigue libre", señala.

"La CTA se solidariza con Sobrero, exige su inmediata liberación y vuelve a rechazar esta manía del poder de procesar a los militantes populares en un intento por desactivar el conflicto fruto de la injusticia social", afirma el comunicado que llega la firma de Pablo Micheli, Ricardo Peidro y Hugo Blasco.

Desde la CTA afín al gobierno, Pedro Wasiejko aseguró que "llama profundamente la atención el procedimiento de detención del Pollo Sobrero" no solo por el día en que se hizo sino también "por la violencia que se utilizó, con personal de seguridad de civil para arrestar a un dirigente que en ningún momento demostró alguna intención de evadir el trabajo de la Justicia". En tanto su par Hugo Yasky dijo que las diferencias que pudieran mantener con militantes "de distintas vertientes políticas y sindicales no son para esta central obstáculo alguno al momento de defender las garantías individuales propias de un sistema democrático". Luego advirtió que "no comparto el planteo de que los dirigentes sindicales deben gozar de una suerte de impunidad" y solicitó que la justicia investigue a fondo los hechos.

Desde diferentes sectores apuntan al gobierno como impulsor de la decisión de la justicia lo cual fue negado por varios funcionarios.

Las organizaciones sindicales participarán de la movilización convocada por los trabajadores ferroviarios del Sarmiento que se llevará a cabo este lunes 3 de octubre a las 16, desde el Congreso de la Nación hacia Plaza de Mayo para reclamar la inmediata libertad de los detenidos.

En tanto, la CGT también repudió en duros términos la detención de Sobrero y otros cuatro delegados ferroviarios acusados de haber incendiado los vagones del ferrocarril intencionalmente. La entidad pide que se aplique “la misma presunción de inocencia que ostentan los poderosos en la Argentina” al tiempo que instala la idea de que la medida "forma parte de una campaña tendiente a demonizar la actividad sindical para avanzar así sobre los derechos de los trabajadores”, consigna el comunicado que lleva la firma de Hugo Moyano y Julio Piumato.

Marcha en Córdoba

El Frente de Izquierda Socialista de Córdoba convocó a una marcha y conferencia de prensa en Art Decó en repudio a la detención del integrante del cuerpo de delegados de TBA. “Mientras Sobrero es detenido intempestivamente, Ricardo Jaime y otros cómplices del vaciamiento ferroviario continúan en libertad. Ahora, los medios oficiales pretenden parangonar la detención de Sobrero con la de Pedraza, como si pudieran compararse a los delegados de TBA con el jefe de la patota que asesinó a Mariano Ferreyra”, expresa el parte de prensa.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Las expectativas y el empate en la historia

Carlos del Frade (APE)
.

Empatarle al fin de mes.

El mejor resultado que en la cancha grande de la realidad y la historia obtienen las mayorías argentinas.

Aunque se busque la victoria.

Aunque la ilusión sea ver un gran triunfo.

Pero el problema mayor sea justamente ese, esperar, ilusionarse con que la consecuencia sea la felicidad mayor sin poner mucho de uno mismo en la concreción del logro presentado, en una primera instancia, como sencillo.

Quizás sean las palabras en su origen las que explican el presente de los argentinos.

El diccionario Espasa Calpe define a la expectativa como la “esperanza de conseguir una cosa, si se depara la oportunidad que se desea. Posibilidad, más o menos cercana o probable, de conseguir un derecho, empleo, al ocurrir un suceso que se prevé o al hacerse efectiva determinada eventualidad”. Y apunta que el expectante es aquel “que espera observando, o está a la mira de una cosa”.

Un sinónimo de la palabra expectación es ilusión y otro, deseo.

De acuerdo a la etimología del idioma español, expectación, de la que deriva expectativa, deriva del latín, y apareció en el año 1570, como hija de los términos exspectare, esperar y del vocablo spectare, mirar.

Es decir que las expectativas surgen de una posición en la historia.

Mirar con deseo o ilusión aquello que pueda pasar.

Pero ese afán de lograr algo mejor no se protagoniza, simplemente se mira, simplemente se está a la espera de que ocurra.

De allí que las encuestas, muchas veces, no solamente hablen de cuestiones materiales, si no también de lugares elegidos para vivir la historia.

Porque ser espectador no es lo mismo que ser protagonista.

Y los resultados son difíciles de cambiar si las mayorías eligen, simplemente, esperar mirando el devenir de los hechos.

La Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Católica Argentina, acaba de presentar el informe sobre el llamado “índice general de expectativas económicas (IGEE)” correspondiente al mes de setiembre de 2011.

Allí se lee que “luego de las elecciones primarias abiertas y obligatorias, las expectativas económicas de los argentinos alcanzaron su valor histórico más alto desde el inicio de la serie en 2004. Todos los componentes del IGEE experimentaron importantes subas con respecto a la medición anterior”, sostiene el documento.

Y agrega: “Al preguntar a los entrevistados sobre la situación financiera de sus hogares, el 66 por ciento manifiesta que apenas logra llegar a fin de mes con sus ingresos, mientras que un 7 por ciento declara que se está endeudando y un 6 por ciento que está utilizando sus ahorros para solventar los gastos del hogar”, explica el informe.

También añade que “al analizar los diferentes estratos sociodemográficos, las personas de clase baja (74 por ciento), con educación primaria (71 por ciento), los mayores de 65 años (71 por ciento) y del interior del país y el GBA (72 por ciento), son quienes manifiestan las mayores dificultades para llegar a fin de mes”.

Quizás el informe sea un claro diagnóstico de la conciencia popular tantas veces sometida a distintas campañas de desinformación y promesas permanentes: las grandes mayorías desean, necesitan que las cosas anden mejor y, en forma paralela, saben que apenas les alcanza para empatar al fin de mes.

El misterio, posiblemente, esté en el origen de las palabras.

La victoria será cuando se deje de esperar y mirar desde afuera para protagonizar los necesarios cambios desde adentro de la cancha grande de la historia, desde la cancha grande de la realidad.

Fuentes de datos:
Índice General de Expectativas Económicas Septiembre de 2011, Diccionarios Espasa Calpe y de Etimología de Joan Corominas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Misiones. Trabajo autogestionado: Salvataje de una empresa recuperada

Alicia Rivas Zelaya (ACTA)

Los obreros de la Cooperativa Amanecer Ltda, ex MBM, retomaron el trabajo en la fábrica tras resistir un nuevo intento de vaciamiento de la planta. El viernes el Juzgado Laboral N° 1 comunicó la suspensión del remate por 30 días. Agradecieron la asistencia estatal, el acompañamiento de la comunidad y de organizaciones sociales. Advirtieron que están cada vez más fuertes para defender sus fuentes laborales.

El remate estaba convocado para las 11, 30 del viernes 30 de septiembre pero los trabajadores, sus familias, sus vecinos y las organizaciones sociales que los acompañan se apostaron desde las 9 para reclamar el respeto del acuerdo firmado el 30 de noviembre del 2009 que posibilitó la reapertura de la Fábrica ex MBM, desde entonces gestionada por 29 obreros organizados en la Cooperativa Amanecer Ltda. Hoy ya son 42 los trabajadores que dependen de la Cooperativa.

La fecha del remate se conoció el lunes 26 de septiembre y en tan solo 4 días los trabajadores reactivaron las redes de solidaridad e hicieron uso de todas las instancias para saltar este nuevo escollo.

“La Cooperativa de Trabajo Amanecer Ltda agradece a la sociedad Misionera en general, a los Medios de Comunicación, al gobierno Municipal de Colonia Delicia, Gobierno Provincial, Ministerio de Trabajo de Misiones y de Nación, a la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo, a las organizaciones sociales y a nuestros abogados, el habernos acompañado la semana pasada y el viernes 30 de septiembre pasado, día fijado para el remate de las máquinas de nuestra cooperativa en el Juzgado Laboral N° 1 de Eldorado”, resumieron en un comunicado de prensa difundido tras conocerse la decisión judicial.

“Acá no se saca nada”

En las últimas semanas de septiembre los obreros tuvieron que evitar el desmantelamiento de la fábrica en dos oportunidades, la primera oponiéndose al retiro de varias maquinas, incluidas en el contrato de locación, que un oficial de justicia intentó materializar el martes 20.

“Vino un abogado con el oficial de Justicia con la intención de desmantelar la fábrica, sin orden ni nada y ahí los muchachos nos pusimos firmes, dijimos de acá no se saca nada”, recordó uno de los obreros mientras sujetaba para la foto uno de los carteles que se pinto en la planta para llevar al Juzgado.

En tanto el viernes 30 pudo frenarse el segundo intento de vaciamiento logrando la suspensión del remate judicial anunciado para ese día. “Esto es un verdadero logro de nuestra lucha, nos dicen los abogados que no es común que esto pase”, aportó otro de los trabajadores debajo de una leyenda que reza “San Cayetano acompáñanos”.

“Presentamos un escrito al Juzgado pidiendo se respete el acuerdo vigente, firmado el 30 de noviembre y homologado ante el Ministerio de Trabajo y solicitamos que se informe a posibles oferentes de buena voluntad que las maquinas que podrían ser adquiridas en este remate no podrán ser retiradas de la empresa hasta fines del 2013”, aportó la doctora Estela Maris Martínez una de las abogadas de la Cooperativa explicando una de las medidas que pudo haber sido la causante de la suspensión del remate.

“La deuda que reclaman no es nuestra, es de Carlos Ferreyra, no es justo que tengamos que pagar nosotros los trabajadores, queremos que nos dejen trabajar en Paz”, remarcó Guillermo Morel presidente de la Cooperativa.

Los agradecimientos

Durante toda la semana pasada los trabajadores recibieron muestras de solidaridad de vecinos, familiares, organizaciones sociales y trabajadores de otras fábricas recuperadas de todo el país.

Agradecieron especialmente el acompañamiento del Intendente de Colonia Delicia Ebert Vera, del Gobierno provincial que aportó un subsidio de 100 mil pesos y de la Confederación de Cooperativas de Trabajo que comprometió también un auxilio económico para garantizar la continuidad de la planta.

“Estamos muy contentos, pero sabemos que esto no se termina acá, que tenemos que seguir luchando por nuestro trabajo, por defender todo el sacrificio que pusimos y ponemos en la fábrica, nosotros solo queremos seguir trabajando dignamente”, destacaron.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Tucumán. Lo que dejó la dictadura: Volvió a encontrarse con su torturador, 30 años después

PRIMERA FUENTE

Un antiguo poblador de La Florida que fue detenido por el Ejército en 1976, habló por primera vez públicamente sobre el tormento que recibió y las atrocidades que presenció en la Escuelita de Famaillá. Otros obreros rurales que habían sufrido la misma suerte se atrevieron a contarlo gracias a un censo de la Asociación de Ex Presos Políticos.

A los 79 años, Roberto Tabera todavía es un hombre fuerte. Si tuviera luz en los ojos que oculta detrás de gafas negras, el paso de su cuerpo alto y moreno sería menos vacilante. En 1994 la punta de un tronco le golpeó la cara y lo dejó ciego. No pudo seguir haciendo changas para apuntalar su magra jubilación de obrero estatal. Sin embargo, no vive con amargura. Quienes lo visitan en su modesta casa de Sargento Moya lo notan contento. Nos recibe con gesto plácido de patriarca. Mueve en ademanes amplios las manos curtidas al contestar con lujo de detalles todo lo que le pregunto, mientras la familia grande que lo rodea (mujer, hijos, nueras, yernos, nietos) no deja de obsequiarnos mates y tartas caseras.

"Hace unos años yo estaba en el hospital de Concepción esperando que me operen de la próstata y se me acerca una pareja. Yo escucho que el hombre decía: 'A este chango lo conozco'. Pero no sabía si se refería a mí o a otra persona. Después, al día siguiente estaba yo en la cama después de que me operaron, y escucho que él también estaba en otra cama, al lado de la mía. 'Eh, viejo, -me dice- ¿Te acordás de mí?' No sé quién sos, le digo ¿Quién sos? Y él comienza a reírse '¿Te acordás -dice- cuando yo ti pelao las uñas de los pies?' Y después me pregunta por el Mudito, el otro muchacho que había sido torturado junto conmigo. Le digo: cómo quisiera estar bien. Me levantaría y te sacaría los ojos a vos".

Con un improvisado bastoncito de madera en las manos, Tabera lamenta que aquel día en el hospital no averiguó el nombre del individuo que lo desafiaba a recordar esos días de febrero de 1976, cuando el Ejército espulgaba los montes del sur tucumano en busca de guerrilleros. "A toda costa nos querían hacer decir que nosotros sabíamos algo, pero no sabíamos nada. Y nos pegaban. A mí me han arrancado a pisotones todas las uñas de los pies", dice Tabera. Cuenta cómo volvió descalzo y con los pies sangrantes a su casa. Sin uñas, con los dedos fracturados. Habla sentado en la galería, al amparo de un sol que en el polvoriento setiembre -al pie del cerro- anticipa el caldero hirviente del próximo verano. Los dedos deformados no se ven, dentro de sus zapatillas. Pero sí el gran chichón (un sobrehueso) que sobresale en su frente, en recuerdo del martirio. “Cada vez que me veía en el espejo me acordaba de lo que he sufrido esos días”.

Por encima de la venda

Aquel verano del 76 se lo habían llevado en un camión militar cuando volvía del vivero La Florida donde trabajaba, junto a su amigo el "Mudito" Avelino Mansilla. Culatazos, empujones, golpes en la cara. Con las manos atadas a la espalda con un cable, los ojos vendados, recibía trompadas en el interrogatorio. "Aquí vas a hablar. Yo a vos te he visto en Trelew", le gritaba un militar y lo golpeaba. "Yo le decía que a Trelew no lo conozco ni en el mapa. Nunca he manejado un arma. Yo trabajo aquí, soy empleado de la provincia y vivo en mi casa". Ahí empezaron a darle pisotones en los pies. Más tarde lo encerraron en una pieza, desde donde escuchaba alaridos de otros torturados. “A la par había un hombre que gritaba. Yo me agachaba y podía ver un poco por encima de la venda. Le estaban aplicando picana en los testículos. Viera cómo gritaba, pobrecito, y clamaba que no le hagan eso”.

Después de que lo liberaron, días más tarde, Tabera se enteró de que había estado en la célebre Escuelita de Famaillá, uno de los centros clandestinos más tenebrosos del sur tucumano, que hoy va camino de convertirse al fin en museo de la memoria. Al “Mudito” Mansilla, un sordomudo que hoy vive con su familia en la misma manzana de Tabera, lo tuvieron un tiempo más, convencidos de que mediante la tortura lo harían hablar. Mansilla se expresa con señas y corrobora la versión. Su casa es muy parecida a las demás y tiene un pequeño jardín adelante. El aire está perfumado de flores pero no mucho todavía. Pronto vendrán las primeras lluvias y la naturaleza del piedemonte habrá de resurgir en un aluvión de verdes. El pueblo, como otros (Teniente Berdina, Soldado Maldonado, Capitán Cáceres) que construyó el gobierno militar en tierras confiscadas a los ingenios o a los agricultores, está lejos de las rutas principales y tiene un colectivo que llega dos veces al día.

En las redadas del Ejército, en 1976, cayeron también otros jornaleros, como Alberto Lino Molina (58), que cuenta su historia con mucho esfuerzo a causa de la emoción que le produce. Todavía hoy, al relatar cómo le pegaban y le ponían una pistola en la cabeza, se le llenan los ojos de lágrimas. Y se quiebra cuando cuenta que lo amenazaban con traer a su hermano pequeño y torturarlo delante suyo. “Ellos querían que yo responda cosas que no sabía. Me han llevado del trabajo en un camión, con las manos atadas atrás, tirado en el piso. Iba un soldado sentado encima mío. El calor no se aguantaba. Nos han dejado en pleno sol varias horas. Yo estaba de botas y me salieron ampollas en los pies por el calor. Después nos interrogaron. Uno adelante preguntaba y otro, detrás, nos golpeaba y nos tiraba al piso cuando no contestábamos lo que ellos querían. Me amenazaban con traer a mi hermano más chico, que yo iba a escuchar lo que le hacían”. Se quiebra y llora. “Me han amargado la vida con eso, a mí. Yo creía que no iba a volver, como le ha pasado a mucha gente de esta zona, que la han llevado y no ha vuelto nunca más”.

A otros los mataron delante de testigos, sin ninguna razón aparente. Y eran personas incapaces de hacer ninguna maldad, dice Tabera, como en el caso de un joven de apellido Orellana. “Pobrecito. Flaquito era. Eran dos hermanos. Vivían con el padre, que estaba siempre enfermo, en cama. Ellos tenían una finquita y en una esquina de la plantación de caña tenían la casa. Una vez este chico, jugando al naipe, la gana plata a otro, que ha quedado enojado y quería que le devuelva. No le ha devuelto. A la noche han ido los milicos. Contaba la gente que lo han sacado a la calle, le han ordenado que corra y lo han acribillado a balazos. El hermano se ha salvado porque no estaba en el rancho esa noche”. Tabera inclina la cabeza agobiado por el peso de la memoria. Ahora que no hay miedo ni explosiones y el aire trae solamente el perfume de las flores, el recuerdo de las víctimas camina en silencio detrás de la venda eterna de sus ojos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Crímenes de lesa humanidad: Ocho juicios orales previstos hasta fin de año y dos para 2012

PRIMERA FUENTE

Ocho juicios por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura están previstos para lo que resta del año en Mendoza, Capital Federal, La Plata, Santa Fe, Neuquén, Córdoba y Tucumán, mientras que en 2012 se llevará a cabo el debate por la "Masacre de Juan B. Justo", en San Nicolás, y un nuevo proceso contra el ex dictador Jorge Rafael Videla.

El 19 de octubre comenzará en Mendoza un nuevo juicio al ex titular del Tercer Cuerpo del Ejército Luciano Benjamín Menéndez por delitos de lesa humanidad en perjuicio de 15 personas.

En la causa, el represor Menéndez está imputado como autor mediato del delito de privación abusiva de la libertad agravada por haber mediado violencias y amenazas, y por haber durado la privación de la libertad más de un mes, en nueve hechos; y del delito de tormentos en seis hechos, todo ellos en concurso real.

En tanto, el postergado juicio contra el ex dictador Reynaldo Bignone por delitos de lesa humanidad cometidos en jurisdicción del Primer Cuerpo de Ejército comenzará el 20 de octubre.

El Tribunal Oral en lo Federal 2 lo juzgará por violaciones a los derechos humanos cometidas en el centro clandestino de detención conocido como El Chalet del Hospital Posadas que funcionaba en ese centro asistencial bonaerense donde permanecieron privadas de su libertad 22 personas, cinco de las cuales fueron torturadas.

Por otra parte, en La Plata, a partir del próximo 24 de octubre el Tribunal Oral Federal 1 juzgará al represor Pedro César Guerrero por 15 hechos de tormentos agravados, mientras se desempeñaba como guardia penitenciario en la Unidad Penal 9.

En tanto, el 26 de octubre Menéndez volverá a ser juzgado por el Tribunal Oral Federal 1 de Mendoza, en un debate que acumula al menos 17 causas por crímenes en perjuicio de 24 víctimas.

El 27 de octubre el ex interventor militar de Santa Fe, coronel José María González, será juzgado por el Tribunal Oral local por el secuestro y homicidio de Mario Marini y la privación ilegal de la libertad de su esposa, Ana María Cavadini, ocurridos en 1975.

González, que se encuentra bajo arresto domiciliario, fue designado por la Junta Militar que tomó el poder el 24 de marzo de 1976 para desplazar al gobernador Carlos Sylvestre Begnis.

En los meses anteriores al golpe de Estado, González se desempeñó como jefe del Comando de Artillería 121, jefe de Guarnición de Ejército Santa Fe y jefe del Área 212 de la Sub Zona 21.

En Neuquén, el 2 de noviembre comenzará el segundo tramo del juicio por violaciones a los derechos humanos en la causa Luera, José Ricardo y otros s/Delitos contra la Libertad y otros .

En el debate se juzgará a 25 imputados entre procesados e indagados, pertenecientes al Ejército, Gendarmería, Policía Federal, policías de Neuquén y Río Negro, y de servicios de Inteligencia, por delitos de lesa humanidad contra 39 víctimas.

El 15 de noviembre comenzará el cuarto juicio por delitos de lesa humanidad en Córdoba, en el que serán juzgados tres ex policías del Comando Radioeléctrico de la ex Unidad Regional 1.

En la causa también está imputado Menéndez, pero el Tribunal resolvió separarlo ya que el ex jefe del Tercer Cuerpo de Ejército debe enfrentar diversos juicios en otras provincias.

En este expediente se investigan las muertes de Jorge Diez, Ana Villanueva y Carlos Oliva, todos militantes de la Juventud Peronista, ocurridas el 2 de junio del año 1976.

En tanto, Luciano Benjamín Menéndez volverá a ser protagonista de otro juicio, esta vez en la provincia de Tucumán, cuando el 17 de noviembre vuelva a sentarse junto al represor Antonio Domingo Bussi para ser juzgados por la denominada "Causa Aguirre".

Además de Menéndez y Bussi, está implicado en esta causa el ex jefe de la Policía de Tucumán Roberto Heriberto Albornoz, y a los tres se les imputan los delitos de "violación de domicilio, privación ilegítima de la libertad y homicidio agravado" contra las víctimas Juan Carlos Aguirre y Margarita Susana Azize Weiss.

Por otra parte, para 2012 está previsto el juicio que ventilará la causa conocida como la "Masacre de Juan B. Justo", ocurrida el 19 de noviembre de 1976 en una vivienda de esa calle en la ciudad bonaerense de San Nicolás, en perjuicio de cinco víctimas.

En el debate, que originalmente iba arrancar el 29 de agosto y que ahora tiene nueva fecha para el 27 de febrero próximo, serán juzgados el ex coronel Manuel Fernando Saint Amant, el ex policía Antonio Federico Bossie y el ex comisario general Jorge Muñoz En la causa se investigan los delitos de privación ilegítima de la libertad, tormentos y homicidios de la familia Amestoy, integrada por Omar Amestoy y María del Carmen Fettolini, junto a sus hijos Fernando, de tres años; y María Eugenia, de cinco.

La quinta víctima es Ana María del Carmen Granada, madre de Manuel Gonçalves, nieto recuperado y querellante en el proceso.

También el año que viene está previsto un nuevo juicio oral a Videla, esta vez por la muerte del militante del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) Osvaldo De Benedetti, en 1978.

Este debate, en el que también serán juzgados otros represores, tenía que comenzar el 4 de octubre ante el Tribunal Federal de Tucumán, pero fue reprogramado para el 15 de marzo de 2012.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Plowshare. La reja del arado nuclear (Parte III - Final): ¿Existen armas tectónicas?

Gaby Weber (especial para ARGENPRESS.info)

En el 1960, los físicos Edward Teller y Herbert York querían probar su nueva arma mágica nuclear, pero debido a la moratoria de 1958, el gobierno de los Estados Unidos no podía hacerlo en su propia tierra. El 15 de mayo del 1960, York, jefe de desarrollo de armas nucleares del Pentágono, arribó en Argentina. Y a partir del 21 de mayo, empezaron las explosiones subterráneas en Patagonia, cerca de Puerto Deseado.

El 21 de mayo, a las 6:02 horas comenzó a moverse el suelo en el sur de Chile: se midió temblores de 7,5 grados de la escala de Richter. Y al día siguiente, a las 15:11 horas, ocurrió el terremoto de Valdivia, el sismo más grande en la historia humana.

El profesor Carlos Rojas enseña geografía física en la Universidad Austral de Valdivia y escribió un libro sobre el sismo del 1960. Tenía tres años cuando se abrió la tierra en su ciudad natal. Caminos se rompieron, casas derrumbaron y adentro volaban muebles, porcelanas y libros. Los tejados y las torres se cayeron arriba de los coches. Los edificios de madera crujieron pero quedaron en pie, mientras el suelo se movía en olas. Duró tres minutos y medio, 210 segundos.

Los chilenos están acostumbrados a terremotos, ya los Mapuche conocían estas catástrofes. Pero el terremoto de 1960 fue el más poderoso de todos los tiempos: 9,5 grados en la escala Richter. 50 veces más fuerte que el terremoto de Fukushima. La devastación fue total. El profesor Rojas se acuerda: “Tengo imágenes de mucha destrucción: gente en la calle con muebles y todo lo que pudieron sacar y rostros de angustia. Tengo también imágenes cuando salimos de la ciudad, abandonando la casa de mi abuelo paterno en media de las ruinas. Mi mama y mi hermano menor nos fuimos a la semana porque la situación estaba muy caótica, no había agua potable ni electricidad. La situación sanitaria era un desastre. Saliendo de la ciudad con un vehículo yo tuve que pararme en el asiento de atrás y no podía sentarse, ya que el interior del coche estaba lleno de agua. Estábamos pasando por un sector de la carretera que se había convertido en una laguna.”

El temblor duró hasta el 6 de junio y terminó en Península Pacífico Taitao, cerca del glaciar del Lago Buenos Aires.

Yo hablé al profesor Rojas del Proyecto Plowshare del Pentágono y de las explosiones en el sur de Argentina, en mayo de 1960. De repente me miró con una cara muy triste. Me pidió que le enviara los documentos al respecto. Esto me gustaría hacer.

En el lugar de las detonaciones, en Puerto Deseado, no tomaron ninguna medida de prevenir a una emergencia. No avisaron a la policía, ni a los hospitales y nunca informaron a la población. Después de la demolición del edificio de la base naval en la Bahía Uruguay, la gente del pueblo vino al lugar para pescar, se acuerda Pedro Urban. El viejo trabajador ferroviario sigue creyendo que una empresa de Texas quería invertir en la ciudad en el 1960 y estaba haciendo cosas extrañas. La Texas Butadienne abandonó el proyecto fin del 1960 sin dar explicaciones. “Eso fue otra gran decepción para nuestro pueblo porque Usted se imagina que estamos esperando aun hoy”.

Puerto Deseado hasta hoy en día es un lugar pobre, con agua potable racionada hasta la actualidad. Nunca se construyó un acueducto hasta los Andes.

El informe oficial del Departamento de Energía (Estados Unidos) describe todos los ensayos con explosivos en el marco de Plowshare que se han hecho desde 1961 hasta los setenta. Según este informe, todos han sido en territorio propio. Dice que antes del 1961 no se ha hecho ninguna explosión -era la época de la moratoria-. Sin embargo, el mismo informe cuenta sin dar mayores detalles que en noviembre de 1960, se aumentó para el Ditchdigger la cantidad de explosivos nucleares necesarios. Mientras en mayo del 1960 estaban previstos 100 kilotones, de repente en noviembre se calculó 200 kilotones. Como llegaron a esta conclusión, el informe no lo dice.

Pedí informaciones sobre temblores en mayo 1960 a la oficina "U. S. Geological Survey", que recoge información de todo el mundo. Me contestaron que no disponían de esta información, y que en el sur de América Latina no hubo puestos para el control sísmico en aquel tiempo. También en Chile, la Universidad de Valdivia recién después del terremoto puso una estación para medir los movimientos sísmicos.

He pedido al Pentágono las informaciones sobre los ensayos atómicos en Argentina y sobre la visita de su físico Herbert York. No me dieron nada, solamente me escribieron que toda la documentación está en los Archivos Federales en Washington. Pero en el NARA sólo aparecieron dos hojas, cuando un estrecho colaborador de York planeaba de viajar a Buenos Aires en agosto del 1960 y pidió asistencia consular al Departamento de Estado, refiriéndose la visita anterior de York. La respuesta a su petición tampoco se encuentra en el Archivo.

He pedido al Departamento de Energía todos los documentos sobre la operación de York en Argentina. Basé mi solicitud en la Ley de la Libertad de la Información (FOIA). Recibí solo un acuse de recibo, nada más. También el Departamento de Estado mantiene silencio -pero sigue prohibiéndome la entrada al país-.

Trato de conseguir los documentos que están en la Biblioteca Eisenhower en Kansas y que aún hoy siguen siendo secretos. Sin embargo, no está claro quién es responsable para ese trámite. Los documentos de los archivos presidenciales no están sujetos a la Ley FOIA y no puedo ir a los tribunales. Los documentos desclasificados de Kansas no mencionan ni la visita de York en la Argentina ni el uso de arma secreta de Teller, el Ditchdigger.

Pero, en Kansas, me liberaron un memo. Después de regresar a Washington, en el Gabinete de Eisenhower hubo una controversia sobre la pregunta en qué caso se puede enviar armas nucleares al exterior. Contesta la Casa Blanca: “El presidente se refiere a la carta del Ministro de Defensa, con fecha del 6 octubre de 1960, en la cual se refiere al uso de armas nucleares en tiempos de paz, al transporte aéreo y a otras operaciones con estas armas nucleares. El presidente se da por enterado de la reclamación de la Comisión de Energía Atómica en cuanto al uso de armas de guerra en las maniobras que no están dirigidos directamente al mantenimiento de la fuerza.” Eisenhower decidió: Aprobado. El ministro de Defensa debe reducir los riesgos al mínimo".

Según las leyes estadounidenses, está prohibido ayudar a otros países en el desarrollo de armas atómicas. Cuando su Ministerio de Energía, el Department of Energy, suministra a otro país uranio enriquecido para sus centrales nucleares -para producir energía-, solamente lo puede hacer si el otro país se subordina a los controles estrictos de las autoridades de los Estados Unidos (“safeguards”) para asegurar que este uranio no sea utilizado para fines bélicos. Pero en aquella época, el convenio sobre la cooperación militar entre Argentina y Estados Unidos abarcaba también “pruebas atómicas” del Pentágono, junto con las Fuerzas Armadas argentinas. Y el gobierno de Arturo Frondizi recién el día 23 de mayo del 1960 se subordinó a los “safeguards” norteamericanos. Era un poco tarde…

El gobierno argentino me ha negado el acceso a los libros de los aeropuertos y a los de Migraciones. Mantiene en secreto el texto del acuerdo sobre la cooperación con los militares de Estados Unidos y los protocolos de los debates no públicos en el Senado sobre la visita de York y sus operaciones en el país. En mayo del 1960, los senadores habían convocado al Secretario de Aeronáutica, Brigadier Abrahín, y al Ministro de Relaciones Exteriores, Diógenes Taboada, para responder preguntas sobre los planes del Pentágono en Argentina.

Pregunté a los geólogos y físicos principales de Chile y Argentina si una explosión atómica subterránea de 100 kilotones podría hacer causado el terremoto de Valdivia. La respuesta de todos era: No.

El profesor Mario Pino enseña, como su colega Carlos Rojas, física en la Universidad Austral de Valdivia. “Cuando han hecho estallar una bomba atómica bajo de la tierra, en las pruebas nucleares, eso origina un pequeño sismo. Pero no es nada comparado con esos sismos de aquí en el sur de Chile”, explica Pino. Terremotos se producen cuando una placa tectónica se desliza bajo otra. Es un proceso largo, dura décadas, a veces siglos.

En la costa pacífica de Chile, entrechocan dos placas: la Nazca y la Placa Sudamericana. Cada año, la placa Sudamericana se desliza siete centímetros arriba de la placa Nazca, en dirección de mar afuera. El término técnico para esto es "subducción". Se junta una enorme cantidad de energía en una profundidad mínima de 30 kilómetros que, tarde o temprano, abre su camino hacia la superficie. En ese momento ocurre el terremoto y en Chile ya varios han tenido una magnitud de alrededor de 9 grados. Él del 1960 fue el record: 9,5. Hoy en día, los geólogos pueden encontrar estas acumulaciones de energía almacenada y predecir más o menos cuando se va a liberar. Por lo tanto, donde chocan placas tectónicas, se construye edificios resistentes a terremotos.

Hoy en día es cierto que los terremotos de esta magnitud no pueden ser causados por bombas. Pero si pueden ser provocados por explosiones subterráneas -como la última gota que lleva el cañón de desbordamiento-, lo pregunté al director de la Facultad de Geología de la Universidad de Buenos Aires, al profesor Víctor Ramos. “Del punto de vista físico, uno podía imaginarse cierto tipo de actividad o acciones que pueden permitir la liberación de un terremoto. Cada vez que uno hace una actividad importante en la corteza, uno puede originar algo. Por ejemplo, una represa que se llena de agua ejerce una presión enorme y libera una serie de pequeños movimientos sísmicos por el peso del agua. Pero de ahí, a producir un terremoto, es una gran distancia.”

En el Internet hay muchas teorías de conspiración que creen que los últimos terremotos en Haití y en Japón fueron causados por llamadas "armas tectónicas". Pero el profesor Ramos sostiene -al igual que sus colegas- que eso es imposible. “Siempre es una idea tentadora de utilizar la fuerza destructora de un terremoto y incentivarla. La cantidad de energía involucrada en un acontecimiento de esta magnitud está muy lejos de las magnitudes energéticas que manejamos actualmente. Tenemos el primer problema que es la energía necesaria para utilizarlo de gatillo. Segundo es la profundidad. Usted tiene que perforar muy profundo para entrar en las áreas donde actúan los terremotos (por lo menos 30 kilómetros de profundidad, probablemente, cincuenta o incluso mas). Tercero hacer eso significaría una operación de tal envergadura que es muy difícil que pase disimulada. La industria minera no va más de cuatro kilómetros, un máximo de siete pozos de petróleo. En la Unión Soviética, han hecho un gran esfuerzo que duró años y años de perforar que fue una obra enorme, en su Península de Kola, y costó muchos millones de rublos. Y todos lo sabían. Sin embargo, no penetraron el suelo por más de trece kilómetros. Este es el agujero más profundo que se ha hecho en el mundo alguna vez”.

Pero que los militares -tanto los del Oriente como del Occidente- en busca de un arma con el poder destructivo máximo han investigado en sus reservados laboratorios y han gastado grandes sumas de dinero de los contribuyentes para el desarrollo de un "arma tectónica" -a todos los científicos que entrevisté lo toman por seguro-. Sin embargo, los resultados de estas investigaciones nunca llegan a las universidades.

Finalmente en mayo de 1977, la ONU adoptó la Convención sobre la prohibición del "uso militar o de otro tipo hostil para modificar el medio ambiente." La Convención se refirió a medidas destinadas a cambiar el clima o a reacciones geológicas como inducir artificialmente terremotos. También los Estados Unidos han firmado.

Durante el terremoto en Chile, el presidente Eisenhower estaba descansando en su estancia. Cuando se enteró de la catástrofe y como reaccionó, los documentos no dicen nada. Tampoco se sabe, como respondió el inventor del Ditchdigger, Edward Teller. Este físico tenía una mala reputación como científico, ya que se equivocó muchas veces con pies y metros y no podía distinguir un diámetro y un radio; rara vez sus cálculos -por ejemplo de los cráteres- estaban bien hechos.

Debido a que el sur de Chile estaba poblado muy poco, “solo” murieron en el terremoto dos mil personas. Ríos salieron de su cauce, se formaron nuevos lagos, las montañas se movieron. El maremoto arrojó botes hacia el interior. La corteza terrestre se rompió en una longitud de 1.200 kilómetros, hasta llegar a Puerto Aysén, el volcán Puyehue escupiendo lava y ceniza durante semanas. El 23 de mayo, llegó una ola de diez metros a Hawái, Japón, Filipinas y a la costa oeste de Estados Unidos Allí también, la devastación fue enorme.

El terremoto de Valdivia comenzó a las 15.11 hora, hora local de Chile, que es la misma hora en Washington y siete horas antes que en Israel. Es decir, mientras se rompió el sur de Chile, eran en Tel Aviv después de las 22 horas, muy tarde. Al día siguiente, el Primer Ministro Ben Gurión anunció en la Knesset para la sorpresa completa de todo el mundo la detención de Adolf Eichmann. Eran las 16 horas, tiempo de Israel, o las 9 horas de la mañana, hora de Washington.

La noticia de la detención de este nazi desplazó todas las noticias sobre la peor catástrofe del mundo de las tapas de la prensa mundial. Durante días y semanas se habló del “sensacional secuestro” de Eichmann desde Argentina - hoy sabemos que gran parte de esta versión es mentira, porque fue la CIA que lo detuvo y lo mandó a Israel. Pero en aquel entonces sirvió, nadie preguntó por los ensayos del Pentágono en el sur de Argentina y por la visita de su oficial Herbert York quien llegó a Buenos Aires el mismo día que Eisenhower llegó a la cumbre en París para hablar sobre el desarma y el fin de las pruebas nucleares. Eso fue el 15 de mayo, cuatro días después de que había desaparecido Eichmann en Buenos Aires. Las pruebas nucleares llevadas a cabo a pesar de la moratoria cayeron en el olvido -y aún, después de 50 años- las mantienen en secreto todos los gobiernos involucrados.

Es tiempo de que los pueblos y los científicos pidan toda la documentación sobre lo que han hecho los militares estadounidenses y argentinos en mayo del 1960 con nuestra tierra.

Ver también:

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...