jueves, 20 de octubre de 2011

Las 25 Noticias Más Censuradas 2010/2011 (N° 10): Desempleo real en Estados Unidos. Uno de cada cinco trabajadores está parado

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Para mantener “alta la moral” de sus gobernados, la Casa Blanca de Obama adultera los índices de desempleo con la complicidad propagandística de los grandes medios corporativos. Ésta es la 10ª noticia más censurada del anuario Censored 2012, sacada a la luz pública por Information Clearing House, el 7 de febrero 2011.

Los medios corporativos secundan al gobierno en el afán porque Estados Unidos se sienta seguro en una época de crisis del empleo, pero la gente merece saber qué sucede realmente más allá de las mentiras estadísticas, desenmascaradas por Information Clearing House. El último índice de desempleo lanzado en 2010 por la Oficina de Estadísticas del Trabajo (BLS, por su sigla en inglés) registra un descenso al 9,4% en diciembre 2010 y en enero de 2011 una baja todavía mayor, al 9%, creando la ilusión de que la economía está recuperándose. Esta disminución falsa del desempleo se explica en parte por un “ajuste estacional”, en que mucha gente encuentra trabajos temporales durante los días de fiesta de fin de año, por lo tanto, se reduce el nivel de cesantía, pero sin seguridad en el empleo.

Por otra parte, una vez que una persona cumple un año desempleada, el gobierno la excluye de las estadísticas, aunque siga parada. Según Shadowstats.com, la tasa real de desempleo asciende a 22,2%, más del doble de lo que proclaman los medios corporativos. Pareciera que el gobierno de Obama mantiene a la gente en la oscuridad sobre el índice real de desempleo para hacerle creer que la economía está mejorando y así conseguir elogios por su éxito en la reducción de la cesantía.

Mentiras estadísticas, mentiras periodísticas

Information Clearing House, bajo el título "Índice de desempleo de 9% es una mentira estadística”, reprodujo el 7 de febrero de 2011 un artículo de Greg Hunter, de "USA Watchdog" (observatorio crítico de los grandes medios) en que citó como ejemplo mentiroso la información de Associated Press sobre “el aumento del empleo y el fin de la crisis”: “El índice de desempleo se está hundiendo repentinamente en la caída más rápida en medio siglo, bajando al 9% a partir del 9,8% en apenas dos meses, el mayor signo alentador para el mercado de trabajo puesto que la recesión terminó. Más de medio millón de personas ha encontrado trabajo en enero", etc.

“Más de medio millón de personas encontró trabajo en enero”, citó Hunter. “¿Cómo? La BLS divulgó sólo un aumento minúsculo de 36.000 trabajadores en las nóminas de pago, e incluso ese número es una mentira estadística, según el economista John Williams de Shadowstats.com. En el último informe suyo (el pasado viernes, 4 de febrero), Williams dijo: ‘Increíblemente, a pesar de la exageración regular de nóminas de pago de la BLS, en su última interpretación aparece subiendo no bajando’”. Williams dijo que el anunciado aumento de 36.000 en la nómina de pago de enero de 2011 más bien fue una disminución de 52.000.

"Mientras tanto, a propósito de la realidad, después de un año, los parados se cuentan menos en las estadísticas del gobierno”, comentó Hunter. “Si el desempleo fuera computado de la manera como lo hizo la BLS lo hizo antes de 1994, el verdadero índice de desempleo (según Shadowstats.com) sería 22,2%. Me pregunto ¿por qué los grandes medios se sienten obligados a difundir sólo las historias que apoyan las estadísticas del gobierno? Un análisis auténtico puede mostrar que el gobierno acomoda los números para entregar una mirada de las cosas mejor que la realidad".

Fuentes:
- “9% Unemployment Rate is a Statistical Lie,” Greg Hunter, Information Clearing House, February 7, 2011. http://www.informationclearinghouse.info/article27435.htm
- Proyecto Censurado:
http://www.mediafreedominternational.org/2011/03/04/real-unemployment-one-out-of-five-in-us/

Student Researcher: Ashley Wood, Sonoma State University
Faculty Evaluator: Peter Phillips, Sonoma State University

Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La marcha por el Tipnis y la USAID

Fortunato Esquivel

Tras la expulsión del embajador de Estados Unidos, quien fogoneaba un proceso de conspiración desde Santa Cruz y cuyas finalidades incluían la separación del departamento de Santa Cruz hasta su “independencia”, el gobierno boliviano anunció la próxima expulsión de la agencia para el desarrollo, más conocida como USAID.

El anuncio nunca se cumplió y hoy los gobernantes estarán arrepentido, pues sus actividades se aceleraron junto a numerosas Ong’s organizadas en Pando y Beni, aparentando promocionar programas de medio ambiente y derechos indígenas, que en realidad son líneas de subversión contra el gobierno del proceso de cambio.

La USAID, es en realidad, la “cara visible de la CIA”, cuyos métodos y enormes sumas de dinero están dirigidos a crear oposición interna, fragmentar la sociedad y ofrecer falsas imágenes de Bolivia en el exterior. Estos trabajos, también se ejecutan en Cuba, donde fueron descubiertos y denunciados por fuentes que lograron penetrar al organismo norteamericano.

Las Ong’s creadas por USAID, se mueven construyendo trabajos en red creando Grupos de Sociedad Civil (GSC), ofreciendo iniciativas de autoempleo, abriendo posibilidades para promocionar la información política agresiva que conviene a los intereses norteamericanos.

La marcha por el Tipnis, será un caso típico de la conspiración norteamericana que más temprano que tarde será puesto al descubierto, pues sus preparativos datan de varios años, pero se aceleraron a partir de julio pasado con la llegada de tres norteamericanos contratados por la embajada de Estados Unidos.

Los expertos norteamericanos en temas indígenas, Lindsay Robertson (Universidad de Oklahoma), Stephen Greetham (Asesor legal de la nación Chicklasaw de Oklahoma) y la historiadora Amanda Cobb, se reunieron con estudiantes, docentes y representantes de la sociedad civil en La Paz y Sucre. Tales expertos enfatizaron en las supuestas “bondades” legislativas estadounidenses respecto de los derechos de sus pueblos indígenas.

Las reuniones se llevaron a cabo del 9 al 14 de julio y en ellas los enviados por la embajada enfatizaron que en Estados Unidos los pueblos indios tienen propiedad sobre los recursos naturales, renovables y no. “En Estados Unidos, las tribus tienen derecho y son dueñas de los recursos que están sobre y debajo de ella, como el gas natural”, dijo Stephen Greetham.

Robertson, no se quedó atrás al señalar que “cada tribu es soberana con poderes inherentes y la constitución reconoce que los indígenas son pueblos distintos y la ley federal lo desarrolló en más de dos siglos, pero no es tan exacta como las leyes en Bolivia”. El mensaje era claro: donde hay gas, es de los pueblos indígenas y no de toda la población. Si comparamos, el discurso es el mismo que están promocionando los líderes marchistas.

El “especialista” Greetham, dijo que la tribu Chicklasaw tiene problemas de acceso al agua y que su gobierno tendrá que solucionar, sin afectar sus intereses, ya que de lo contrario “se estaría en una posición similar al gobierno boliviano respecto de la construcción de la carretera por el Tipnis. Sus “comparaciones” conducen a hacer creer que el gobierno de Evo Morales está afectando los intereses indígenas.

Las intencionalidades de los “expertos” eran claras, pero lo que no dijeron respecto a los derechos indígenas norteamericanos es que de todas maneras viven acorralados en “reservas” y que sus recursos naturales son entregados a transnacionales por su dirigentes, a cambio de poder y dinero, para generar sus propias élites. En Bolivia también surgieron denuncias contra dirigentes que venden pedazos de sus TCO a inversionistas privados.

La llegada de los “especialistas” un mes y medio antes del inicio de la marcha indígena desde Trinidad, fue organizada por la embajada a través del Agregado de Cultura y Prensa, Benjamín G. Hess, jefe de Eliseo Abelo, un boliviano que sirve a Estados Unidos y es encargado de asuntos indígenas y cuyos contactos son operadores, antes radicales indianistas.

Fue precisamente Abelo, quien mantuvo profusa comunicación por celular con dirigentes como Adolfo Chávez (Cidob) y Rafael Quispe (Conamaq), poco antes de iniciarse la marcha que terminó en La Paz. Hess y Abelo, suelen ofrecer cursos en Estados Unidos con el argumento de interrelación con dirigentes indígenas de ese país.

El trabajo subversivo de la “cara visible de la CIA” está fortalecido desde febrero 2006, es decir un mes después que Evo Morales asumiera, tras la paliza electoral que diera a los partidos neoliberales, hoy reducidos a pequeños grupos opositores.

Sin duda, Morales recibió una muy dura experiencia política, que esperemos sepa incorporar a sus planes de estructurar un nuevo programa de gobierno a partir de los consensos que se logren en diciembre, tras haber cumplido la denominada “agenda de octubre”. Quienes respaldan el proceso de cambio, esperan la reconducción del proceso con rumbo verazmente revolucionario.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile: De papelito a papelón

Andrea Dufournel (especial para ARGENPRESS.info)

Hace un año ya del gran rescate de los 33 mineros de Atacama, va a hacer también ya un año que Piñera salió a una gira internacional testimoniando el logro de su gobierno en la gesta de haber subido a la superficie a 33 hombres luego de permanecer 70 días a 700 metros de profundidad. Evitó, eso sí, mencionar que hubo ayuda extranjera, que ingenieros y expertos de Codelco, empresa estatal, coordinaron el rescate.

Más importante era para él mostrar el papelito que decía: “estamos bien en el refugio los 33”, regalar a sus anfitriones réplicas del mismo, adjuntando además, trozos de piedra que, según él, eran del fondo de las entrañas de la tierra. No olvidemos que la euforia de su excelencia fue alimentada por la gran popularidad que alcanzó en las encuestas de opinión que lo catapultaron a un 68%, que no supo capitalizar quedando de manifiesto que fue sólo un efecto mediático.

Hoy el señor del papelito no supera el 30% de aprobación y quienes han salido de gira a Europa son los estudiantes de la CONFECH que están denunciando al mundo el papelón del gobierno de derecha que, lejos de buscar soluciones reales a los reclamos del gran movimiento social en que se ha convertido el movimiento estudiantil, ha obstaculizado, mentido, burlado, desacreditado, descalificado y reprimido brutalmente al pueblo, que sólo pide educación pública, gratuita y de calidad.

Sabemos que la presidenta de la Federación de Estudiantes de Chile (FECH) y portavoz de la CONFECH, Camila Vallejo, el vicepresidente de la FECH, Francisco Figueroa, y el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC), Giorgio Jackson cuentan, como representantes de este movimiento, con el apoyo de sus interlocutores y que entregarán, en primera persona, las demandas estudiantiles a sus anfitriones: la OCDE, UNESCO, representantes de la ONU en París , que exigirán que estos organismos intercedan ante el gobierno de Piñera para que respete los tratados internacionales firmados por Chile, y el derecho humano básico como es la educación gratuita y de calidad.

La visita de estos líderes a Francia permitirá dar testimonio de las falsedades de “su excelencia” ante la ONU cuando en su discurso tuvo el descaro de decir que: “En las últimas semanas han sido miles los jóvenes que han salido a las calles a manifestarse en mi país, a favor de una causa noble, grande, hermosa, como es el dar una educación de calidad para todos los niños y jóvenes”, agregando: … “educación gratuita para todos aquellos que lo requieren, financiamiento adecuado para todos los demás, de manera de lograr el sueño que ningún niño o joven con talento se quede fuera de la educación superior, por la condición socioeconómica de sus familias o por la escasez de recursos que lo afecten”… mientras ese mismo día, a los estudiantes, se les reprimía brutalmente por órdenes del ministro del interior, en las calles de Chile.

Este hombre que es capaz de faltar a la verdad de esta forma, sin inmutarse, frente a todo el mundo, es quien pretendió ser eficiente en el rescate minero, a quienes prometió, ese día la ratificación por parte del Estado chileno del convenio 176 de la OIT sobre seguridad y salubridad en las minas… que nunca más moriría en su lugar de trabajo algún minero por falta de fiscalización. Aún no cumple y hasta hoy han muerto más de 17 mineros este año y 35 el año 2010 en “accidentes”.

Así las cosas, serán pues nuestros jóvenes quienes desenmascaren frente a la comunidad internacional al presidente y, por lo menos así, quienes le recibieron hace ya un año en Europa podrán mirar el “papelito” y podrán decir que se ha transformado en papelón.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Vamos a Nicaragua por que regresó la revolución (Parte IV): El ecocidio contra el proletariado bananero

Dick Emanuelsson - Mirian Huezo Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

Dole acepta arreglo pero rechaza la acusación de ser responsable de haber causado las enfermedades en 40.000 obreros bananeros por el uso de Nemagon.

Cinco mil de 40 000 obreros bananeros enfermos en Centroamérica serán compensados por Dole después dos décadas de lucha. El gobierno sandinista entrega nuevas casas y alimentación a los enfermos.

Foto: Julio Rivas trabajó 25 años en las bananeras, víctima por el ecocidio de las transnacionales. / Autor: Dick Emanuelsson

Doña Marina Girón, 59 años, trabajó ocho años, en la década del ´80, limpiando las coronas de los árboles, quitando las hojas, en el enjuague, empaque, es decir; estaba en toda la cadena de la producción bananera. Y pagó un costo muy alto por ese trabajo.

– Estuve cinco días en el hospital. Me quitaron un riñón y los médicos dicen que el otro esta en mal estado también. Han muerto varios compañeros acá, por eso.

Foto: Doña Marina Girón, ex obrera bananera. / Autora: Mirian Huezo Emanuelsson

Se ve triste y resignada. Lleva cuatro años en el campamento frente a la Asamblea Nacional en Managua.

Doña Marina comparte los mismos dolores, defectos en la piel, la incertidumbre de vivir entre la muerte y la vida, año tras año, mientras las transnacionales como la Dole, Chiquita, y otras sólo esperan, indolentemente, que mueran los 40.000 obreros en Centroamérica que fueron víctimas durante una década cuando las plantaciones bananeras fueron regadas con el pesticida Nemagon. Aquellos que hayan creído que los dueños bananeros esperaban el actual límite de 24 horas antes de entrar a las fincas para trabajar, se equivocaron.

– Nos goteaban en los cuellos, en las manos, en la cara, en todas partes del cuerpo, dicen todos los enfermos que encontramos en el campamento que ya lleva más de diez años en la capital nicaragüense. ¡“Fuera a trabajar, sino, se incorporarán en el ejército de los desempleados”! fue generalmente la orden que daban los capataces a los obreros.

La mujer está acostada. Su cuerpo carece, en algunas partes, de pigmentación. La vista se ha empeorado y el dolor de cabeza es permanente. Tiene esa mirada triste que expresa que parte de su chispa de seguir en esta vida se ha apagado. Le quitaron un riñón y dejaron una cicatriz de 30 centímetros.


En el 2004 visitamos el campamento gigante que 7.000 ex obreros bananeros habían instalado en Managua. Habían caminado 130 kilómetros desde el departamento de Chinandega, el centro de la producción bananera nicaragüense en la costa pacífica. Era “La Marcha sin Retorno”, como la bautizaron esos Fantasmas Caminantes. Muchos parecían más muertos que vivos. Y desde esa fecha, Guillermo Armando Vivas, ha registrado más de 2568 compañeros que han sido enterrados por la enfermedad. “Pero hay mucho más, por que muchos regresaron a sus hogares en la costa y ahí fallecieron, sin que los parientes lo registraran”, agrega cuando caminamos en el campamento en el año 2011. Hoy las imágenes son totalmente diferentes a las que tomamos durante las visitas en los años 2004, 2006, 2008. (ver video)

En esa época vivía esta gente enferma en “chozas”, hamacas con un plástico que protegía apenas cuando azotaban las tormentas tropicales, los huracanes, el frío y el terrible calor. Lo que vemos ahora son casas grandes de aproximadamente 50-60 metros cuadrados, armados con baños, ducha, cocina, estufa y un chimbo de gas.

– Esa es la diferencia entre el gobierno del pueblo, el gobierno sandinista del Comandante Daniel Ortega y los otros gobiernos neoliberales, dice Vivas con tono afirmativo.

El ex presidente Enrique Bolaño, que también era presidente en la organización empresarial COSEP (El Consejo Superior de la Empresa Privada), ni siquiera quería recibir durante su mandato de cinco años (2001-2006) una delegación de los miles de sus compatriotas enfermos. Era el mejor aliado de las empresas demandadas por miles de obreros bananeros centroamericanos y mientras estaban en el poder este vocero del gran capital nacional e internacional, las transnacionales no hicieron esfuerzos para acelerar en las negociaciones que se habían entablado en varios bufetes de abogados y las transnacionales.

Cuando ganó Ortega la presidencia, en noviembre de 2006, y se instaló en su cargo el 10 de enero de 2007, la situación para los miles de ex obreros bananeros en el campamento, cambió dramáticamente. Volvimos en el 2008 y vimos una carpa con una médica y dos enfermeras que diariamente atendieron los compatriotas. Se habían instalado baños móviles y todos los días llegó alimentación como arroz, frijoles, leche, aceite u otros productos para que los enfermos tuvieran lo más básico de alimentación. Todo el sector de salud en Nicaragua bajo el gobierno sandinista se transformó y se volvió gratuita y sobre todo, la calidad mejoró sustancialmente. Esto no dicen sólo los pobres, lo dice mucha gente de las clases sociales pudientes que ahora se pueden ver en los centros de salud pública. No es para nada una sorpresa, que encima de cada carpa o plástico de esa época se viera la bandera roja y negra del FSLN.

Foto: Médicos y enfermeras llegaron con el triunfo sandinista en las elecciones de noviembre 2006. / Autora: Mirian Huezo Emanuelsson

Ahora vemos casas pintadas en blanco. Muchos de los enfermos que vimos con ese rostro desanimado, ahora se lucen y nos cuentan del cambio entre izquierda y derecha, entre política neoliberal y política para los pobres, que son los que conforman la mayoría del pueblo nicaragüense.

– En febrero, el comandante Ortega, tomó la decisión de construir casas para nosotros que todavía nos encontramos acá en el parque. En total tenemos 1250 compañeros en la Asociación de ex Obreros Bananeros Nicaragüenses Afectados por el DBCP. Quería que viviríamos un poco más dignamente, que mejoráramos la vida que hemos llevado en los últimos diez años acá.

En las casas viven cuatro personas. No tienen paredes y la privacidad intenta establecerse mediante una tela o lona. Huele rico el almuerzo que ya comenzó a prepararse en las casas y los frijoles están hirviendo sobre las hornillas de las estufas. Antes se cocinaba la comida en fogones preparadas como se pudiera y con leña. La dañina humareda se quedaba encima del campamento con tantos enfermos.

Salimos a la “calle” casi topamos con unos 3-4 evangélicos que con la Biblia en la mano quieren llegar a esta gente enferma para “predicar la palabra del Señor”. Uno de los compañeros bananeros dice que “estos nunca aparecieron cuando vivíamos en las chozas y necesitábamos la solidaridad de todos, pero ahora huelen testamento e indemnizaciones económicas y aparecen”.

– Nuestra lucha realmente no ha sido fácil. Y para colmo, también nosotros hemos sido victimas de abogados corruptos que han querido llevar los casos para después defraudarnos. A uno de ellos lo sacamos corriendo de acá.

Foto: Guillermo Armando y Daniel Ortega en el mes de febrero cuando fue entregado casas a los obreros enfermos. / Autor: César Pérez

Los reclamos de los ex obreros enfermos realmente no son exagerados. Una pensión de 200 dólares/mes, derecho a salud gratuita, lo cual prácticamente es un hecho con la política del actual gobierno sandinista y una indemnización económica por los daños que fueron aplicados por las transnacionales contra estos trabajadores que en gran parte son totalmente vulnerables, en permanente riesgo de agravamiento de su enfermedad.

María Consuelo Castillo Gutiérrez, 61 años, la vimos también en 2004 y los siguientes años en el campamento.

– Trabajé en el enjuague en la finca bananera Candelaria, en Chinandega. No tuvimos absolutamente nada de de ropas o guantes de protección. Mira, y muestra sus brazos y manos, pica en todo el cuerpo. Los riñones son afectados como el esqueleto que, igual que la cabeza, duele permanentemente.

Foto: Estas son las nuevas casas para los ex obreros/as enfermos. / Autora: Mirian Huezo Emanuelsson

El arreglo entre la transnacional Dole y el Bufé Provost and Umphrey, vale para 5000 de los 40.000 obreros centroamericanos enfermos por el Nemagon. Los obreros fueron expuestos por el plaguicida comercializado con el nombre de Fumazone y Nemagon en los años 1973-1980. Pero a pesar del arreglo, Dole Food Company se niega de reconocer que el pesticida tenía efecto dañino para los obreros.

Los daños considerados dentro del arreglo con Dole son por azoospermia (ausencia de espermatozoides), oligoespermia (disminución del volumen de espermatozoides), y otras afecciones del aparato reproductor masculino.

Durante el proceso judicial realizado por el grupo de abogados de Provost Umphrey, se presentaron dos exámenes de esperma, dos valoraciones psicológicas, pruebas documentales y testifícales que demostraban la correlación directa entre la exposición a estos plaguicidas y la infertilidad.

– Dole Food Company reitera que no hubo daños por exposición ni pruebas que soporten lesiones a la salud, pero en aras de cumplir con nuestra responsabilidad social, hemos dado este paso trascendental, aunque no debe interpretarse como un esquema económico base para los otros grupos que aún reclaman indemnizaciones, aseguró Hurtado, al diario costarricense La Nación (*).

Pero los representantes obreros son ya forjados de tales declaraciones que consideran cínicas:

Jacinto Obregón, representante de los ex trabajadores, aseguró que aunque tenían “un caso contundente”, decidieron aceptar el arreglo para evitar el desgaste de los afectados, pero discrepó con Hurtado en cuanto a la responsabilidad de la compañía.

– Esto es un estilo de las transnacionales que llevan una doble intención: no quedar como victimarios ante la opinión pública y escudarse ante futuras demandas que podrían usar este acuerdo como prueba de su error. Pero el memorando emitido por la empresa fabricante Dow Chemical Company, es claro. Ellos reconocieron que aunque el producto era tóxico, podía venderse a Latinoamérica siempre y cuando las ganancias superaran las pérdidas por demandas”, aseguró Obregón.

Éste caracterizó en el mes de abril (2011) el caso de Nemagon como grave, por que era deliberante y un caso de geno- y ecocidio contra la clase trabajadora. Las transnacionales sabían sobre la consecuencia de una plaguicida que fue prohibido en Estados Unidos, en 1979, pero siguieron regando las plantaciones fruteras en Centroamérica hasta mediado de los ´80. De los 5.000 obreros enfermos que ahora recibirán una compensación económica, hay 300 que ya han muerto.

– No sabemos nada sobre el arreglo, sólo hemos visto los títulos en la prensa. Pero esperamos que esto termine porque ya no aguantamos más, comenta Guillermo Armando Vivas, mientras caminamos en el parque o el “Barrio de los ex obreros del Nemagon”, como ahora lo llaman.

– No tenemos plata para pagar un abogado. Pero el gobierno de Daniel Ortega ha dado al procurador la tarea de asistirnos para que logremos un arreglo con las transnacionales o con el gobierno de Estados Unidos. Y urge, porque cada día es una lucha para la supervivencia nuestra.

Su tragedia ilustra literalmente el reflejo de la muerte en sus rostros. Nos preguntamos como un sistema económico puede llegar a ser tan terrible, tratar el ser humano y la mano de obra, en un pobre país centroamericano, como fuera una mercancía desechable. Sin tener en cuenta que son seres humanos, que tienen sentimientos, que sufren igual como sufre cualquier capitalista cuando es afectados por la desgracia. Y desgracia es lo que les ha sobrado desde ese día cuando se dieron cuenta que habían sido afectados por el liquido que nadie decía era peligroso.

Foto: Digna Jirón, 54, trabajó 1976-1983 en las fincas bananeras. Le quitaron los ovarios después que había sido afectado de cáncer. Fue divulgado en un famoso libro. / Autora: Mirian Huezo Emanuelsson

Estas son las empresas demandadas:

Según el arreglo entre Dole y Provost and Umphrey, se trata de 3153 nicaraguenses, 1000 hondureños y 700 costarricenses. De ellos, 300 han fallecido durante los 17 años de proceso judicial.

Sólo en Nicaragua son 17.000 bananarbetare enfermos que a través de sus representantes judiciales ha demandado doce empresas y en toda Centroamérica son 40.000 que exigen indemnización por sus enfermedades.

Las empresas demandadas son:

Standard Fruit Company; Dole Fresh Fruit International Limited Company; Dole Food Company; Chiquita Brand Inc.; Chiquita Brand International NA.; Monte Fresh Produce Inc.; Delmont Tropical Fruit Company; Dow Chemical Company, Shell Oil Company, Occidental Chemical Company; Shell Oil Company; Dow Chemical Company; Occidental Chemical Corporation; Shell Chemical LP.; Shell Chemical Company.

¿Qué es el nemagón?

En el libro “El parque de las hamacas. El químico que golpeó a los pobres”, de Vicent Boix (Icaria Editorial, 2007), se destaca que el nemagón (dibromo cloro propano, DBCP) fue un agroquímico diseñado y aplicado fundamentalmente por cinco multinacionales químicas y agroexportadoras en las plantaciones bananeras de aproximadamente 15 países del mundo, la mayoría del sur. Según los testimonios recogidos y la información encontrada por el autor, las consecuencias negativas en humanos fueron detectadas tempranamente, incluso en las mismas pruebas de laboratorio efectuadas por técnicos de las multinacionales Shell Oil Company y Dow Chemical.

Sin embargo, el DBCP fue aprobado por las autoridades norteamericanas en los años sesenta, y desembarcó años después en las plantaciones de varios países del mundo donde obtenían sus bananos las empresas filiales y subsidiarias de Standard Fruit Company, Dole Food, Chiquita Brands y Del Monte. Lo peor es que el nemagón se siguió aplicando en las bananeras de Centroamérica a pesar que este plaguicida fue prohibido en Estados Unidos el año 1979, en todos sus usos, precisamente por las evidencias de los daños que causaba en la salud de quienes estaban expuestos a su acción.

En Nicaragua el nemagón se empleó en las bananeras de Chinandega, una región eminentemente agrícola del noroeste del país, en las décadas de los 70 y 80. Se estima que afectó a unos 26.000 campesinos, de los cuales cerca de 2.500 han muerto, según Victorino Espinales, líder de otro grupo de demandantes.

A causa del agrotóxico, los campesinos aseguran que contrajeron enfermedades como cáncer de piel, esterilidad, deficiencias en el desarrollo óseo y pérdida parcial de la vista, entre otras. Quienes estuvieron expuestos también sufren en forma crónica dolores de cabeza y musculares, como también múltiples afecciones nerviosas.

En Costa Rica: Como resultado de la misma negociación del bufete Provost Umphrey, de Texas, la Dole Food Company pagará una indemnización a 780 ex trabajadores bananeros costarricenses.

Se informó que en el caso de que alguna de las personas afectadas haya fallecido, el dinero lo recibirán sus familiares. Actualmente, la mayoría de los afectados tienen entre 60 y 70 años de edad. Los trabajadores de Costa Rica que tuvieron contacto con esa sustancia fueron más de 20.000. Sin embargo, no todos ellos laboraban para la compañía Dole. Por ese motivo, hay demandas contra otras empresas que también utilizaron este producto. Es el caso de Chiquita Brand y Del Monte, cuyos procesos comenzaron en noviembre del 2004 en Estados Unidos.

También se siguen procesos contra las compañías transnacionales productoras del nemagón, hoy prohibido en todo el mundo. Esas empresas son Dow Chemical Company, Shell Oil Company, Shell Chemical Company, Shell Chemical Company LLP y Occidental Chemical Corporation.

Video reportajes Nicaragua 2011:
1) El ecocidio contra el proletariado bananero (1 hora): http://vimeo.com/30594921
Audio: http://www.box.net/shared/nuxfltprhv0m3x1ynbbb
2) Una llama Roja y Negro cumple 50 años: Acto de masas con 600.000 nicaragüenses el 19 de julio, celebrando los 50 aniversario del FSLN y 32 años del triunfo revolucionario. Discurso del comandante y presidente Daniel Ortega (1 hora): http://vimeo.com/30782256
Audio: http://www.box.net/shared/l54b82g1s4nuj1azotkf
3) Habla el alcalde de León: “Nuestro principal objetivo es romper el ciclo de la pobreza”: http://vimeo.com/30527986
4) construyamos juntos: Reportaje en la obra de construcción en la ciudad de León http://vimeo.com/27587834
5) Los lisiados y discapacitados de la guerra: http://vimeo.com/27362702
6) Más videos sobre Nicaragua: http://vimeo.com/album/222608

Fuentes:
- Diariolasamericas.com (EFE)
http://www.diariolasamericas.com/noticia/126316/1/0/
- www.portalfruticola.com (AFP)
- La Nación/El País, Costa Rica

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Venezuela en Derechos Humanos: Un examen bien preparado

Umberto Mazzei (especial para ARGENPRESS.info)

Era el solsticio de otoño y Ginebra amaneció poblada de afiches que anunciaban dos conciertos de la Orquesta Sinfónica de la Juventud Venezolana, en el prestigioso Victoria Hall. En los afiches de fondo rojo destacaban los jóvenes músicos de la orquesta, tocando envueltos en llamativos blusones con los colores de la bandera venezolana. También figuraba un lema breve, pero que es todo un programa: “Qu’ elle sois humaine, l’ humanité”; que sea humana, la humanidad.

Los conciertos se anunciaban para coincidir con la ocasión en que Venezuela presentaba su primer informe nacional dentro del programa del examen periódico universal del Consejo de Derechos Humanos. El primer concierto era para el martes 4 de octubre y el segundo para el miércoles 5 de octubre.

En el Victoria Hall

Para el primer concierto se cobraron las entradas y el ingreso se donó a la Fundación de las Naciones Unidas para las víctimas de la tortura El programa fue totalmente clásico. Durante la primera parte se escucharon la Overtura Festiva de Shostakovich y el Concierto para violín en Re mayor de Tchaikowsky. La segunda parte presentó la Sinfonía Nº 12 en Re menor de Shostakovich. El teatro estaba bastante lleno y la ejecución fue impactante, fue un éxito total. Una lluvia de aplausos que llevó a tocar dos bis y ante la insistencia del público los jóvenes terminaron arrojando sus blusones tricolores al público, compuesto de muchos jóvenes.

La asistencia al segundo concierto fue por invitación. El teatro se llenó de un público heterogéneo: diplomáticos, gente alternativa, funcionarios internacionales, estudiantes, trabajadores, aristócratas. El concierto lo presidían su anfitrión, el Canciller Nicolás Maduro y el fundador de la orquesta sinfónica, Maestro José Antonio Abreu, junto con varios altos funcionarios venezolanos.

Antes de entrar en la parte musical, se proyectó un documental en que el Maestro Abreu explica el sistema nacional de orquestas y corales de Venezuela y su papel en disminuir desigualdades culturales, en lo que la Orquesta Sinfónica de la Juventud tiene un papel central. Luego comenzó el concierto con un exigente programa musical que incluyó de nuevo la Overtura Festiva de Shostakovich y el Concierto para violín en Re mayor de Tchaikowsky; la segunda parte desplegó una sensibilidad más sudamericana: La Suite Sinfónica Santa Cruz de Pacarigua de Evencio Castellanos, el Danzón Nº 2 de Arturo Márquez y la Suite La Estancia de Alberto Ginastera.

El éxito fue total, las últimas piezas eran seguidas por ovaciones de pie y el público pedía más. Se oscureció la escena y los músicos aparecieron con blusones tricolores. El público seguía aplaudiendo. Para complacerlo tocaron un par de aires populares suramericanos que se comenzó a corear. El carismático director, Christian Vásquez, dirigía la orquesta y al coro del público al mismo tiempo. Los jóvenes músicos danzaban enarbolando violines y trompetas o girando violoncelos y contrabajos. Ovación tras ovación. Pero todo tiene un fin y el director, en medio de los aplausos, abrió los brazos, encogió los hombros y juntó sus manos, como implorando comprensión al público para poder retirarse.

El ambiente en la ONU

El día antes del examen había una invitación a un evento sobre libertad de prensa en un salón de la UNCTAD, organizado por una entidad no gubernamental con miras a examinar la libertad de expresión en América Latina, pero cuyo objetivo era obviamente Venezuela. Por curiosidad fuimos tres amigos a ver que se decía, porque para saber que en Venezuela hay libertad de prensa basta leer lo que dicen del gobierno los grandes medios. Era un evento bien financiado, porque había traducción en tres lenguas, dos cámaras filmando, un salón para doscientas personas y nueve personas en el presidio, todas traídas del otro lado del Atlántico. Lo que faltaba era público; incluyéndonos nosotros éramos trece personas.

Hablaron los del presidio, con un español de leve acento estadounidense. Había también un argentino y un venezolano. Hubo exposiciones neutrales, como la del argentino y otras muy sesgadas como la del venezolano. Cuando nos fuimos, a mediados del evento, sólo quedaban seis personas en el auditorio; un hecho indicativo del clima favorable a Venezuela.

Las maniobras

El examen sobre derechos humanos tiene un procedimiento. El país que responde tiene una hora para hacer su exposición y todos los demás tienen sólo dos horas, con un máximo de dos minutos para cada país. Esas dos horas apenas alcanzan para que digan lo suyo unos 57 países. Para eso se abre una lista de inscripciones para intervenir en el examen de cada país específico y los países hablan según el orden en que se inscribieron en la lista, hasta cumplidas las dos horas. Antes las inscripciones en la lista se abrían por la mañana del mismo día del examen, pero desde el examen de Irán, las reglas cambiaron. Israel abrió una lista la noche anterior para ser el primero en criticar y esa trampa se aceptó como una nueva norma por la administración de la ONU, lo cual es elocuente.

Como el cupo para intervenir es limitado y el asunto es más importante por la propaganda que por el examen, hay una estrategia de inscripción: los países adversarios hacen cola para sumar muchas “recomendaciones” (eufemismo para críticas); los amigos hacen cola para quitar espacio a los adversarios y hacer muchos elogios. Desde el caso de Iran/Israel, la lista se abre la noche anterior y las delegaciones más interesadas hacen guardia nocturna para impedir alteraciones en la lista. En ese juego las delegaciones de países en desarrollo han demostrado más organización y los socios del ALBA la mejor disciplina.

En el grupo del examen estaba Venezuela y también Siria. Por eso los Estados Unidos, que estaban muy interesados en sumar “recomendaciones” adversas, ofrecieron “a party” con comida, bebida y música a los vasallos que pasaran la noche haciendo guardia para su bando. Amaneció el viernes, siete de octubre, y se terminó de llenar la lista. Todos los miembros del ALBA estaban en los primeros puestos.

El salón donde se hace el examen de derechos Humanos es un gran anfiteatro, con un techo muy alto de donde cuelga un trabajo escultórico de estalactitas con colores suaves. Al fondo hay una enorme pantalla donde se proyecta la imagen de los oradores. A un costado, una pantalla más pequeña donde aparece la lista de los países que intervienen en ese examen particular, donde resalta el nombre del país que está interviniendo en ese momento.

A Venezuela le tocó el examen en la misma semana que a Tajikistán, Tanzania, Antigua y Barbuda, Trinidad y Tobago, Swaziland, Tailandia, Irlanda, Togo y Siria.

En la mañana del viernes 7 tuvo lugar el examen de Siria, que fue criticada duramente por falta de democracia por parte de los otros países árabes, gobernados por monarquías absolutistas y teocráticas. Las recomendaciones giraban todas sobre la represión de los focos de rebelión armada, que sus detractores prefieren ver como manifestaciones pacíficas. Los ataques contra Siria fueron tan violentos que el Embajador de Cuba tuvo que pedir un punto de orden, porque la representante de Estados Unidos pedía la dimisión del gobierno de Damasco; un exceso que viola todas las normas de neutralidad de la ONU.

En la tarde llegó el turno de Venezuela. Su Canciller, Nicolás Maduro, hizo una pausada exposición de las garantías en derechos humanos que incluye la Constitución y la legislación bolivariana, que expresamente les da un contenido de igualdad social. Luego cedió la palabra al director nacional de estadísticas, Elias El luri, quien leyó cifras que confirman avances en desarrollo humano, que van mucho más allá que las Metas del Milenio.

A continuación comenzaron las “recomendaciones” de los países, que se alternaban con presentaciones, por funcionarios venezolanos, de aspectos específicos del desarrollo de los derechos humanos en Venezuela. No quiero aburrir con una enumeración detallada de las intervenciones, sino que haré una síntesis de los resultados.

La gran mayoría de los países que intervinieron fue favorable y en algunos casos fue elogiosa y admirativa. Los países más críticos fueron la República Checa, los Estados Unidos, Holanda y Francia, en menor medida Suecia, Suiza, Inglaterra, Noruega y Finlandia. Las criticas versaron sobre reportes de PROVEA que atribuyen 237 muertes a las fuerzas de seguridad, la falta de seguridad, las muertes por crímenes comunes y la impunidad de los homicidas, las presiones sobre la prensa, el hacinamiento en las cárceles y la supuesta falta de independencia del poder judicial. Las mismas pueden ser hechas a los Estados Unidos y otros de los países que criticaron, sobre todo en cuanto al obsequioso monopolio de sus medios.
Venezuela recibió un total de 148 recomendaciones de las cuales asumió 99 y de estas ya 75 están en proceso de ser cumplidas. Suscribió además voluntariamente 10 nuevos acuerdos en Derechos Humanos. Las otras 38 recomendaciones fueron rechazadas por ser intromisiones puramente políticas que violan su soberanía.
Curiosa estrategia diplomática

Hace un año escribí una nota sobre el examen de Estados Unidos en derechos humanos. Allí dije: “Varios países pidieron que Estados Unidos permita la extradición del notorio terrorista cubano Luis Posada Carriles, prófugo de una cárcel venezolana. Es curioso que Venezuela, que la reclamó también, no reclamara el refugio dado en Estados Unidos a los terroristas Raúl Díaz Peña, José Antonio Colina y Germán Varela, venezolanos convictos por atentados contra sedes diplomáticas extranjeras en Caracas y prófugos en Miami.”

Saludaba amigos durante el examen de Venezuela, cuando el Ministro Consejero de Venezuela, Félix Peña, se presentó como responsable de derechos humanos en la Misión. Dijo que tenía algo que decirme sobre lo que escribí hace un año. Buena memoria la del Señor Peña, porque citó casi textualmente. Explicó que siendo el tiempo para las críticas de sólo dos minutos, había que priorizar y por eso decidió omitir el caso de los terroristas venezolanos acogidos por Estados Unidos. Dijo que Venezuela sentó record de críticas en esa ocasión. Reporto aquí su explicación para informar a mis lectores, pero sigo sin entender que el Señor Peña diese prioridad al viejo caso del Posada cubano sobre el nuevo y flagrante caso de apoyo a terroristas venezolanos que, además, el Presidente Chávez no cesa de denunciar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Más días de clases y menos democracia y libertad

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

En pocas horas, entrecruzando información y archivo, queda sintetizada la política educativa de Argentina y América Latina...

El jueves 13 de octubre el Ministro de Educación de la Nación Alberto Sileoni aseveró: “Es preocupación de todo el Consejo Federal de Educación mejorar los aprendizajes con más días, más horas y más años de clases. Los 190 días de clases –a partir del ciclo escolar 2012- son en respuesta a la sociedad (1)”.

También el mismo 13 de octubre Rosario3.com señaló que la UNESCO advertía que faltan 2.000.000 de maestros para alcanzar la educación primaria universal en el 2015 (2).

Asimismo, el 11 de octubre, La Nación subrayaba que Proyecto Educar 50 fue convocado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para abordar mejoras en la educación latinoamericana. Manuel Álvarez Tronge (Presidente de Proyecto Educar 50) sentenció: “El origen de la iniciativa es dolorosa: 23 millones de niños y jóvenes de entre 4 y 17 años están fuera del sistema educativo en la región y los aprendizajes son muy bajos y desiguales entre aquellos que están en la escuela (3)”.

Más días de clases, más docentes profesionalizados y más estudiantes en las aulas -en efecto- es la calidad educativa que pregonan desde la plutocracia.

En Los días de clases y la cuestión social ya afirmábamos que tales metas (además de ser elucubraciones de sapientes expertos adocenados y exigencias de organismos multilaterales) son fundamentalmente una nueva forma de ingeniería social para servir los intereses del Capitalismo Mundial Integrado (CMI).

Hasta los propios intelectuales de la FLACSO parecen asumirlo. “La idea no es compleja: si es imposible soportar la situación de amenaza de una enorme masa de excluidos, entonces es estratégicamente conveniente prometer la inclusión. Pero ello hace funcionar un aparato demasiado obvio: el mismo sistema (político, cultural, educativo) que excluye, incluye. Lo que no puede traer mejora alguna. A no ser el entendimiento, ya planteado por Foucault en los ’60 del siglo XX, que exclusión e inclusión forman parte de un mismo proceso de disciplinamiento y necesidad de normalización”, escribió Carlos Skliar en el prólogo de Anormales, deficientes y especiales (4).

¿Pero qué es dar clases? ¿Qué comprender por calidad educativa?

Dar clases –me arriesgo a argumentar- “es la educación que pone énfasis en los contenidos y en los efectos”. Mario Kaplún (apoyándose en los modelos educativos de Díaz Bordenave) los define así: “1- Educación que pone el énfasis en los contenidos: Corresponde a la educación tradicional, basada en la transmisión de conocimientos y valores de una generación a otra, del profesor al alumno, de la élite “instruida” a las masas ignorantes. 2- Educación que pone el énfasis en los efectos: Corresponde a la llamada “ingeniería del comportamiento” y consiste esencialmente en “moldear” la conducta de las personas con objetivos previamente establecidos (5)”.

Me parece -entonces- que los “días de clases” se exhiben como una meta educativa progresista pero en realidad poco favorecen para el ejercicio de una pedagogía liberadora, crítica o social. Es más, el anuncio oficial de “más días de clases” logra que los docentes y sus representantes sindicales se centren en tal resolución; dejando de lado un análisis más sustancial de las políticas educativas.

Una verdadera democracia no tendría “días de clases ni educación de calidad” sino una pedagogía como la pensó Paulo Freire: “La educación es praxis, reflexión y acción del hombre sobre el mundo para transformarlo (5)”.

Más días de clases, más niñas y jóvenes en las escuelas, más docentes, jornada extendida, más libros (manuales) y más netbooks… Ese “más” es el lenguaje que la plutocracia diseñó para abordar la cuestión social en el siglo XXI.

Si en los 60 para Mario Kaplun “se pensaba que la solución para la pobreza en que se hallaban sumidos nuestros países “atrasados e ignorantes” era la modernización, esto es, la adopción de las características y los métodos de producción de los países capitalistas “desarrollados”; era necesario multiplicar la producción y lograr un rápido y fuerte aumento de los índices de productividad; y, para ello, resultaba imprescindible la introducción de nuevas y modernas tecnologías (…) ellas por sí solas permitirían progresos espectaculares. La educación y la comunicación debían servir para alcanzar esas metas (5)”…; “En el nuevo modelo- sostiene Carlos Vergel- la calidad no es algo que se busca o que es intrínseca a la actividad educativa sino que es un resultado del mercado. Lo que cuenta es la eficiencia en el uso de los recursos, el control de tiempos de la jornada escolar, el número de horas-clases, el número de estudiantes por profesor, la eficiencia en el resultado de las pruebas, la reducción de la deserción escolar y de la repitencia para optimizar la rentabilidad y, por último, maximizar los beneficios y expandir el negocio. Son condiciones centrales para alcanzar tan elevados objetivos el eliminar los derechos adquiridos por los docentes, destruir sus organizaciones sindicales, liberar las formas de contratación y estimular las competencia entre ellos por medio de pruebas periódicas (6)”.

Calidad educativa, nuevas tecnologías y días de clases van de la mano.

Si en América Latina la tasa neta de escolarización de la educación primaria pasó de 57, 7 % (1960) a 87,6 % en 1988 y la educación secundaria de 36, 3 % (1960) a 71, 6 % (1988) según indicadores de la CEPAL….los límites de tal crecimiento- asegura Carlos Oyola (7)- comienzan a generar la preocupación por la cuestión de la calidad.

Oyola afirma: “La cuestión de la calidad será también cuestión importante en la Conferencia Mundial de Educación para Todos, de Jomtien (1990), Tailandia, constituyendo en ella uno de sus ejes de trabajo y conclusiones (7)”.

Cabe insistir: más días de clases y educación de calidad responden a un nuevo modo de abordar lo sociopedagógico al servicio del gran capital.

Pablo Imen da su perspectiva: “La calidad en clave neoliberal-conservadora puede definirse como la medición de los niveles de adquisición masiva y homogénea de los conocimientos elaborados por una capa de tecnoexpertos que tienen la legitimidad que les da su pertenencia a la corporación científica. Estos conocimientos abstractos, ahistóricos, generados por afuera y por encima de la vida del aula, son traducidos por las editoriales como libros de textos. Y luego deben ser insertados por los docentes en los cerebros de niños, adolescentes, jóvenes y adultos para finalmente, ser “medidos” por el Ministerio de Educación, cuyo rol es el de gendarme de los rendimientos. Este eficaz dispositivo ideológico y cognitivo no sólo deja planteado lo que los alumnos deben aprender, sino lo que los docentes deben enseñar (8)”.

En definitiva, lamentablemente “la estrategia de la gradualidad (9)” aplicada en educación viene dándoles frutos frescos a la plutocracia. La Educación Para Todos (ETP) es una prolífica y certera propaganda. Escuelas convertidas en galpones digitalizados, docentes desgastados, sindicatos domesticados, expertos adoctrinados, universidades empresariales, normativas reproductoras (de la opresión), jóvenes narcotizados y humillados, estudiantes vaciados, consumidores alienados.

A más días de clases menos democracia y libertad.

No queda otra respuesta por el momento- que resistir y construir una alternativa política, ética y pedagógica.

Ayudémonos que la batalla es difícil.

Notas:
1) Sileoni: “Los 190 días de clases son en respuesta a la sociedad”. Tèlam. 13-10-2011
2) Unesco afirma que se necesitan al menos 2 millones de maestros más. Rosario3.com. 13-10-2011
3) Salir de la indigencia educativa. Manuel Álvarez Tronge. La Nación. 11-10-2011
4) Libro de Eduardo de La Vega. Noveduc. Noviembre de 2010
5) El comunicador popular. Mario Kaplun. Lumen Humanitas. Noviembre de 1996.
6) La política educativa del imperialismo para el siglo XXI. Carlos Vergel y Leandro Soto. Cóndor Editores. 2009
7) Calidad de la educación: de la pedagogía de la esfera pública a la pedagogía de mercado. Carlos Oyola. Universidad Nacional del Comahue.
8) Pasado y presente del trabajo de enseñar. Cartago. Pablo Imen. 2010.
9) Noam Chomsky en La estrategia de la gradualidad. Argenpress. 14-09-2011. http://www.argenpress.info/2011/09/la-estrategia-de-la-distraccion.html

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los avisos de prostitución como expresión de una sociedad patriarcal

Sandra Chaher (ARTEMISA)

La política argentina de prohibición de los avisos de prostitución acaba de recibir un empuje internacional con una recomendación del Grupo de Trabajo de Trata de Personas de las Naciones Unidas en la misma línea para todos los países. A menos de cuatro meses de la sanción del decreto 936, la Oficina de Monitoreo ya levantó actas a 9 diarios infractores, de los cuales solo uno, Clarín, no acató la intimación.

El pasado 5 de julio, la presidenta Cristina Fernández firmó el decreto 936, de prohibición de los avisos que promueven la prostitución en los medios de comunicación de todo el país. La medida fue creada en el marco del cumplimiento de la ley 26364 de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas y la 26485 De Protección Integral para prevenir, sancionar, y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrolle sus relaciones interpersonales, es decir que, a la vez que se pretende enfrentar el delito de la trata de personas se busca también combatir la violencia simbólica que estos avisos transmiten.

Menos de cuatro meses después, la Oficina de Monitoreo de Publicación de Avisos de Oferta de Comercio Sexual, encargada de implementar las medidas sancionatorias del decreto en todo el territorio nacional, está monitoreando 47 diarios de todo el país y sobre 9 de ellos ya labró infracciones. Para los próximos meses se espera la incorporación de revistas y de otros soportes en la medición (radio, televisión e internet).

Esta medida del Poder Ejecutivo –que junto a la combinación de las Leyes de Violencia de Género y a la Ley de Medios constituye un bagaje de implementación de políticas públicas de comunicación y género- acaba de recibir un fuerte impulso internacional por parte del Grupo de Trabajo de Trata de Personas de las Naciones Unidas que, la semana pasada en Austria y como iniciativa de la delegación argentina, sugirió que los países integrantes de la ONU adopten políticas similares como herramienta en la lucha contra la trata de personas.

Primeros resultados

La evaluación que hacen en la Oficina de Monitoreo sobre el funcionamiento del decreto en estos primeros meses es muy buena. Consideran que el primer impacto fue positivo, con medios que dejaron de publicar avisos después de la firma del decreto. Y también valoran positivamente algo que apareció casi como una burla al decreto: la mudanza de los avisos a nuevos rubros y la utilización de un lenguaje más sutil que en vez de hablar del ofrecimiento de relaciones sexuales se refiere eufemísticamente a masajes. Si bien estos avisos, llamados 'lícitos engañosos' en la jerga de la Oficina, presentan más dificultades a la hora de comprobar que estén promocionando la prostitución, son menos lescivos de la imagen pública de las mujeres, uno de los aspectos que trata de resguardar el decreto.

El decreto prohíbe tres tipos de avisos: los que promueven la oferta sexual; los que solicitan, tácita o explícitamente, mujeres para el comercio sexual; y los que, promoviendo actividades lícitas, en verdad sirvan a los fines de promoción del comercio sexual, es decir los 'lícitos engañosos', la variante en la que se transformaron la mayoría de los avisos de los otros dos rubros a partir del decreto. La Oficina de Monitoreo actualmente está labrando infracciones sobre los dos primeros rubros, que serían los más explícitos.

De los 47 diarios nacionales y provinciales monitoreados en esta primera etapa, se halló que la mitad no publica por ahora este tipo de avisos, algunos lo habían dejado de hacer desde antes por políticas de autorregulación y muchos dejaron de hacerlo a partir del decreto. Y de la otra mitad, la mayoría tiene 'lícitos engañosos', sobre los cuales la Oficina aún no realizó intimaciones. Sí recibieron notificaciones en cambio 9 medios cuyos avisos se encuadran en el rubro uno y dos. Seis de esos medios dejaron de publicar luego de la primera notificación y dos -El Tribuno de Salta y El Litoral de Santa Fe- después de que se les hubiera realizado el acta infractora. El diario Clarín es el único de los notificados hasta ahora que no suspendió la publicación y cuya próxima notificación implicará la aplicación de sanciones monetarias.

Sobre los avisos en si mismos, si bien no hay estudios cuantitativos, en la Oficina calculan que entre el 85% y 90% promocionan a mujeres, entre el 5% y el 10% a travestis, y hay un porcentaje pequeñísimo de varones que se ofrecen sexualmente. La mayor cantidad de publica entre martes y miércoles, lo cual podría relacionarse con hábitos de rutinas sexuales patriarcales arraigados por los cuales en el ámbito familiar se tienen relaciones los fines de semana y a mitad de semana el varón debería descargar el 'deseo irrefrenable' y lo hace con una mujer que se prostituye. También en el tono de los avisos se detectan hábitos sexuales que responden a la misma concepción de la sexualidad: textos como 'tu nena obediente' o 'nena tucumana instalada en Salta' dan cuenta de hábitos de dominación y sujeción por parte de los varones hacia las mujeres.

Los rebeldes

Además del diario Clarín, que se resiste a dejar de publicar los avisos, el diario Río Negro –que también los sigue publicando y recién acaba de ser notificado por la Oficina- presentó un amparo judicial por considerar que el decreto es 'inconstitucional, lesivo de la libertad de expresión y discriminatorio del libre ejercicio de una actividad lícita' tres días después de la firma del decreto 936.

El amparo fue rechazado en septiembre por la jueza María Alejandra Biotti y actualmente está en la justicia ordinaria porque la jueza no dirimió la cuestión de fondo planteada por el diario.

El Río Negro también apeló en septiembre la resolución dictada por la Secretaria de Comunicación Pública en la que establece que para la contratación de publicidad oficial es requisito cumplir con el decreto 936.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

“Murió carbonizado, con esposas puestas”

Claudia Rafael (APE)

“Ando de pobrecristo a tu recuerdo clavado, reclavado”, Juan Gelman

Dice Margarita que “la justicia se ríe en la cara de los pobres”. Las palabras asoman cortitas. Tenues. Casi no suenan. Con esa timidez ancestral que golpea y abruma.

Parece que Margarita pidiera permiso para hacer fluir la voz. Es - era- la mamá de Nelson Molas. El primero en morir de los cuatro chicos calcinados en la Alcaidía del Menor de Catamarca. Con sus 44 años, quince hijos, ella y su marido Julio buscan respuestas que ya temen no encontrarán jamás.

“Era un buen hijo el nuestro”, dice la mujer. “Jalaba pegamento y esa mugre a veces le puede haber hecho hacer cosas malas. Pero era un buen muchacho”, cuenta en entrevista con APE mientras detrás de su voz en el teléfono asoma el berreo del más chiquito de los quince, que en noviembre cumplirá los dos años.

- ¿Cómo se vive su ausencia?

- Por momentos, me siento culpable por su ausencia. Pero…yo fui a ver a la jueza Nieto, le pedí que me lo entregara. Estaba en huelga de hambre y me dijo que el lunes. Yo le dije que si no me daba respuestas la iba a denunciar. Pero no me escuchó. Después vino el padre de Nelson Fernández, que vive acá al lado, a avisar que había llamas en la alcaidía. Los policías estaban comiendo tranquilamente y dijeron que no habían visto humo. Cuando llegamos me dijeron que estaban en el San Juan, en el Hospital de Niños. No sabíamos si estaba vivo, si estaba muerto. Nos decían que sí, que estaba internado. Pasaban las horas… pero no tuvimos una respuesta de verdad hasta las 10 de la noche en que tuvimos que ir a la morgue. Me lo entregaron en una bolsa a las diez de la noche.

Margarita habla de impotencia. “Qué quiere que le diga… ¿nos tenemos que encadenar para que alguien pague? Hay cuatro muertos, hay elecciones y no hay humanidad”.

Ese ramillete de hijos - desde el más pequeño, que da sus primeros pasos en el mundo al mayor, de 26- no llenarán jamás el lugar de Nelson. “El vacío que nos quedó no se ocupa con nada. Es el lugar de un hijo, con Apenas 17 ¿vio? Un hijo que ya no está y no va a volver a estar nunca. Y la justicia, se lo digo porque lo sé bien, lo aprendí… la justicia se ríe en la cara de los pobres”.

***

Fue el 9 de septiembre. Era viernes. Aquel día murieron Nelson Molas y Franco Sosa. Al día siguiente siguieron esa misma huella Nelson Fernández y Franco Nieva, que estaban internados con quemaduras de enorme gravedad. APenas 16 y 17 años. Con las alas quebradas por un sistema de opresión feroz. Que los hermanó entre las llamas con Diego, Miguel, Manuel y Elías, vidas donadas al infierno de los crueles en la masacre de la comisaría de Quilmes de la que hará mañana exactamente siete años.

Nelson, Franco, Nelson, Franco. Cuatro ángeles, como pintaron en el frente de la casita precaria en el barrio Hipódromo de las afueras de San Fernando del Valle de Catamarca los profesores y compañeros de “Porcel”, como le decían de chico a Nelson Molas.

- Margarita ¿qué lograron reconstruir de los últimos ratos de su hijo?

- Dicen que los policías les dieron el encendedor. Habrán pensado “que larguen un poco de humo y después los sacamos”… dicen que les dijeron “a ver si tienen huevos para quemarse”. Y yo me pregunto, señora…¿acaso no tienen hermanos? ¿no tienen padres? ¿no tienen hijos? ¿qué les pasa? ¿No tienen humanidad?

***

Julio Molas tiene 59 años. Margarita le acerca el teléfono y él planta su dolor como bandera ineludible. Ese lugar del que jamás se vuelve. “Para mí - cuenta a APe- les pegaron a los chicos, se les fue la mano y los mataron y después les dieron fuego para que se quemaran”.

Su voz se escucha cansada. Tal vez de la vida, de tanto golpe duro, de esa jubilación precoz porque “se me jodió la columna y el hombro”…pero sobre todo de la ausencia.

“Los chicos ya no me van a la escuela. Vamos de un lado a otro para ver si hay justicia, pero justicia no hay. Una jueza renunció, la otra está con licencia médica, hay policías que renunciaron, el ministro de Seguridad también pero no hay justicia para nosotros, ¿sabe?. No hay”.

Los días siguen. Ya transcurrieron 40 noches en que los ojos se cierran y la pesadilla se enseñorea con todos ellos. “Y los chicos preguntan por qué no viene “Porcel”. Si jugaba con ellos todo el tiempo”.

- ¿Por qué le decían Porcel?

- Es que de chiquito era bien gordo y por eso le pusimos así. Y le quedó.

- ¿Y qué les responde a los más niños cuando preguntan?

- ¿Qué quiere que les diga? Son chiquitos…entonces les digo que se ha ido a trabajar. Y así pasa el tiempo. Cuando tengan 12 años, recién ahí me voy a animar a decirles. Sólo les voy a contar la verdad cuando entren a comprender. Hay tantas cosas que no son simples de explicar.

- ¿Cómo fue aquella otra lucha con “Porcel”? La de la droga, digo…

- Es triste encontrarlo así, aspirando pegamento. Lo llevábamos a institutos, a Casa Cuna que a la par tiene un lugar para adolescentes. Lo ayudaban, lo trataban. Pero bueno, él con su amigo, que eran muy compinches se compraban pegamento y ahí… Es duro ¿sabe? A mi hijo, esa vez lo tuvieron nueve días ahí, detenido. Y era menor de edad. No era legal pero igual lo tenían encerrado. Igual que a los otros chicos. E igual que se sigue haciendo ahora con otros chicos. Esa porquería del pegamento… eso lo perdía.

- ¿Qué recuerda del último día?

- Fernández, el padre del amigo de mi hijo me vino a decir que se había quemado la Alcaidía y cuando fuimos, la policía me dijo que estaba en el hospital. Estuvimos ahí, la jueza Figueroa no nos dejaba pasar. Y mi hijo había muerto a las dos y cuarto de la tarde y recién lo supimos bien entrada la noche. Nos lo encontramos a las diez, en la morgue, todo quemado, todo carbonizado.

- ¿Cómo continúa la vida después?

- Le digo que tengo una pesadez en la frente… Parece que me pesara mil kilos.

***

La casita de los Molas está - cuenta el hombre- “como a diez cuadras del centro. Es en el barrio Hipódromo, que tendrá unos 20 ó 25 años. Hace un tiempo nos pusieron el agua y las cloacas. Pero las calles son de tierra y no tenemos gas”.

Ahora el frente de la casa tiene a los cuatro ángeles pintados. Nelson, Franco, Nelson, Franco. “Mi hijo era un buen chico. A pesar de que tenía 17 años, jugaba a las bolitas y al fútbol con los chicos. Yo nunca me imaginé que a Porcel lo quisieran tanto. Cuando murió vinieron chicos de 4 ó 5 kilómetros de distancia, del barrio Santa Marta, de tantos lugares…”

- ¿Cree que va a tener algo de justicia?

- Yo quiero que vayan presos todos los responsables. Por el capricho de una jueza mi hijo estaba ahí. El desde hacía nueve días; otros, desde hacía quince. Acá hacen lo que quieren. No existe la justicia, no existe la ley; todos la violan, a nadie le importa. Hasta la autoridad sigue pegando a los menores, los llevan por averiguación de antecedentes y los golpean. Quiero que se vayan todos los golpeadores. La policía es lo peor que hay acá. Le pegaron a mi “Porcel”. Murió carbonizado, con las manos para arriba. Estaba esposado, de costado. Me lo han matado. En la pericia dicen que había sangre en las paredes y que las mesas de plástico, las sillas de plástico, las botellas y tazas de plástico estaban intactos. Y sólo estaban quemados ellos y los colchones. Yo no creo en nada. No puedo creer en nada.

***

Son la prenda del poder. El sacrificio de los dioses del sistema. Ellos, como también un septiembre de hace 21 años María Soledad, fueron devorados por el fuego de los opulentos. Son la expresión de la furia de los que tienen. De los que mandan. De los que ordenan mundos encontrados en donde las semillas de otra vida son arrojadas a las llamas de todos los infiernos.

Ya sin Nelson, los otros chicos Molas siguen revolviendo entre aluminios y cobres para llevar unos pesos a la casa. Con historias que desnudan en círculos perversos. Escuchando promesas vanas. Sueños de justicia que no llega. Utopías de futuro que no existe. En esa Catamarca cansina, en la que Julio y Margarita arrastran la erre, hablan pausado y lloran cada noche y cada mañana la ausencia eterna. Que extrañan el grito destemplado de su niño que solía encontrar un rinconcito de paraíso de la mano del veneno cuando se les escapaba y desesperaban y lo buscaban y lo traían a casa. Ese “Porcel” que se volvía aniñado. Y que de repente lanzaba una carcajada al aire, los abrigaba en un abrazo fuerte y les hacía sentir por un ratito que la vida era una fiesta. Pero ya no.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Esa maldita costumbre de matar (II)

Leónidas Ceruti (INDYMEDIA)

Hace algunos días comentábamos que las efemérides nos deparan coincidencias y, en muchos casos, marcan la historia de los pueblos. Además, afirmábamos que en la Argentina las clases dominantes han tenido desde siempre una vocación de utilizar la violencia y asesinar para resolver los conflictos sociales, económicos y políticos. Por todo esto es que aseguramos que la burguesía de nuestro país tiene desde hace más de cien años sus manos manchadas de sangre. Y eso es lo que sucedió con Cosme Budislavich, el primer obrero asesinado en una protesta en el país, el 20 de octubre de 1901, en Rosario, durante la huelga de los obreros de la fábrica Refinería Argentina del Azúcar. 109 años después, Mariano Ferreyra fue asesinado por la patota del burócrata José Pedraza, el 20 de octubre de 2010. Por Leónidas Ceruti, historiador.

Cosme Budislavich: primera víctima de la represión
20 de octubre de 1901

Mariano Ferreyra: asesinado por la patota de pedraza
20 de octubre de 2010

El asesinato de Cosme Budislavich

La Refinería del Azúcar

A partir de fines del siglo XIX, se instalan en el por entonces extremo nordeste de Rosario, en el barrio Refinería, los establecimientos industriales más grandes de la ciudad. Cabe aclarar que por entonces predominan los talleres artesanales y las pequeñas industrias. Se encontraban en ese barrio los grandes talleres del Ferrocarril Central Argentino, la Refinería Argentina de Azúcar, la fábrica de ginebra de E. Schiffner, las destilerías de Altgelt y de Wildemburg, la empresa de Aguas Corrientes, el establecimiento de Wilson’s Sons, las Barracas Remonda Monserrat, grandes galpones de almacenamiento y muelles. A principios de siglo XX, tres empresas ferroviarias (Ferrocarril Córdoba y Rosario, Ferrocarril de la Provincia de Santa Fe y Ferrocarril Rosario y Buenos Aires) atravesaban el linde norte de Refinería para desembocar en los mencionados muelles. A través del ferrocarril llegaba el azúcar de Tucumán y el norte de Santa Fe que era procesado en la Refinería. (1)

Ricardo Falcón nos comenta que “la fábrica Refinería de Azúcar había sido fundada en 1887, siendo su principal propietario e impulsor Ernesto Tornquinst, a quien la prensa rosarina presentaba frecuentemente como un empresario ‘moderno’ y ‘emprendedor’ que viajaba a EE.UU. para aprender métodos ‘científicos’ de gestión y ‘producción’. Se la consideraba como una ‘verdadera’ fábrica en muchos sentidos: por la cantidad de trabajadores, por el volumen de los capitales invertidos, por la cantidad y tipo de maquinaria empleada, por la forma de organización social del trabajo y los métodos entonces modernos de producción, y porque era el eje central sobre el cual se había desarrollado el primer barrio obrero de Rosario. En 1900 contaba con 700 trabajadores y en 1910 superaba los 1300. Por testimonios de Bialet Massé, puede afirmarse que fue la primera empresa que intentó ceñirse a los principios del taylorismo”. (2)

El movimiento obrero en Rosario

Hacia la ultima década del siglo XIX y la primera del XX, en Rosario existían distintos agrupamientos gremiales como la Sociedad de Cocheros Unidos, Unión Trabajadores de la Madera, Confederación de obreros ferrocarrileros, Federación Metalúrgica, Centro Panadero, Centro de Carpinteros, Centro de Zapateros, Talleres Ferrocarril Central Argentino, de Tráfico y Carga del Ferrocarril Buenos Aires, Luz y Fuerza, Agua y Energía, Sociedad de Albañiles, obreros yeseros, de molienda, y de otros oficios.

El proletariado rosarino fue creciendo junto con el desarrollo de la ciudad y las condiciones de trabajo en los talleres y manufacturas eran penosas. El registro de la primera actividad gremial de los asalariados rosarinos fue una huelga de aguateros en 1876. Se produjeron pedidos de mejoras salariales de los conductores de coches y tipógrafos, mientras que, al conformarse el gremio de los trabajadores panaderos, éste puso en circulación el periódico “El Obrero Panadero” (1988), dirigido por el anarquista Francisco Berri, colaborando activamente Virginia Bolten. Mientras que en 1887 los ferroviarios crearon “La Fraternidad” y, al año siguiente, se produjo la primer huelga del gremio, a principio de enero, por la detención del maquinista Smith, acusado de atropellar a una persona en el trayecto a Buenos Aires. Exigieron la libertad y el traslado hasta Rosario del obrero arrestado; posteriormente, la empresa se hizo eco del pedido, fletando un tren especial para trasladarlo. La segunda huelga tuvo lugar el 8 de febrero de 1888, a un mes de la anterior, y esta vez el reclamo fue por 8 horas de trabajo y aumento de salarios.

La ciudad se conmovió en 1889, cuando los empleados de la Empresa Tranwy Anglo Argentina, perteneciente a Míster Ross, declararon el paro el 12 de septiembre, y se sumaron al conflicto en una huelga solidaria los obreros de las empresas de los muelles. Hacia fin de año, fueron las costureras las que se declararon en paro, integrando la comisión de huelga Blanca Stella, Bonoria Dipitilli y Matilde Magard.

Entre los activistas gremiales había tanto anarquistas como socialistas, algunos de ellos españoles, italianos y franceses. Precisamente, algunos de estos últimos habían participado del primero gobierno obrero: la Comuna de París en 1871. Todos los años se recordaba esa gesta proletaria y las crónicas registran que el 21 de marzo de 1888, para el 17 Aniversario de la misma, se organizó un importante acto en la Plaza López, con una posterior manifestación por las calles céntricas.

Entre las publicaciones proletarias que surgieron en esos años estuvieron El Artesano, en 1885; El Fénix, en 1886; Demoliano, escrito en castellano e italiano, cuya consigna era “La propiedad es un robo. La anarquía es el porvenir de la humanidad”, en 1893, y también se editó La Voz de la Mujer, dirigido por Virginia Bolten, María Calvia y Teresa Marchisio, bajo el lema “Ni Dios, Ni Patrón, Ni Marido”.

Mientras tanto, anarquistas y socialistas se reunían en el café “La Vieja Bastilla” o “La Bastilla” en “calle Rioja entre Libertad (Sarmiento) y Progreso (Mitre)”, en donde funcionaba un ateneo de internacionalistas franceses, italianos, alemanes, austriacos y españoles. Otros militantes se congregaban en un local de calle Santa Fe entre Maipú y San Martín y, el 23 de abril de 1890, resolvieron crear una Sección de la Asociación Internacional de Trabajadores y enviar una nota adhiriendo al Congreso Obrero y Socialista de París.

Recibida la invitación para concurrir a la convocatoria del Club Worwarts de Buenos Aires para la organización de la jornada internacional de protesta por las ocho horas de trabajo, los activistas internacionalistas que se habían agrupado en la denominada “Asamblea Internacional de Rosario”, reunidos en el café “La Bastilla”, designaron a Virginia Bolten y Rómulo Ovidi para representarlos. Luego, organizaron una manifestación y acto para el 1º de Mayo de 1890.

La huelga de 1901, represión y asesinato de Cosme Budislavich

Los obreros de la Refinería Argentina del Azúcar, luego de una reunión-asamblea en el bar “El Atrevido”, decidieron reclamar por el doble jornal por un día feriado trabajado, reducción de la jornada de trabajo -ya que se trabajaba más de 10 horas-, y aumento de salarios, al tiempo que resolvieron conformar el Sindicato de Obreros de la Refinería.

La solicitud fue rechazada por la patronal y a continuación los obreros declararon la huelga el 18 de octubre de 1901.

El periodista y dramaturgo Florencio Sánchez, quien apoyaba los reclamos y había concurrido a las reuniones obreras, redactó la siguiente proclama:

“¡A los huelguistas obreros y obreros de la Refinería!: El trabajo rudo y penoso al cual estamos sometidos, los dolores, las miserias y las prepotencias de los patrones nos han obligado a cruzar los brazos. Cansados de vernos engañados y mistificados por unos cuantos holgazanes de levita que en un día de farra gastan el producto que todos los obreros hacemos en varios meses, debemos mostrarnos dignos de ser hombres, defendiendo con energía nuestros derechos hasta que tengamos completa satisfacción de lo que pedimos.

“¡Obreras y obreros! En todas partes del mundo nuestros compañeros luchan por su bienestar en contra de los usureros de todos los países, demostrando que los explotados no están dispuestos a ceder. La época de los carneros que se dejaban esquilar ha desaparecido. Los patrones tienen esbirros que guardan las riquezas por nosotros producidas; tienen todo lo necesario para resistir: nosotros tenemos nuestros brazos y nuestra voluntad inquebrantable para defendernos y triunfar. Y cuando crean aplastarnos por el hambre, acordemos que el pan y la libertad no se piden, se toman.

“¡Obreras y obreros! Para ayudar la huelga, los compañeros de La República vendrán en nuestro auxilio. ¡Soldados! Acordaos que sois hijos del pueblo, que tenéis un machete para castigar a los obreros en huelga, mañana, cuando os echen de los cuarteles y tengáis que recurrir a las fábricas para ganar un miserable mendrugo, vuestros hijos vestirán el uniforme de esclavos y harán con vosotros lo que hoy hacéis con nosotros. Todos somos explotados y por consiguiente debemos unirnos para combatir el capital. ¡Viva la solidaridad obrera! ¡Viva la huelga!” (19-10-1901)

El jefe político de Rosario era Octavio Grandoli, que tenía entre sus funciones las de controlar políticamente al intendente, pero además estaba la de “resguardar la seguridad, ejercer la censura y vigilar la moral, por lo que se arrogaba el comando de la policía”.

El domingo 20 de octubre, cientos de trabajadores se congregaron para protestar frente a la fábrica. La policía resguardaba las instalaciones y Grandoli reconoció entre los trabajadores a líderes anarquistas como Rómulo Ovidi y ordenó su detención, desatándose la represión policial, cargando la caballería con sablazos. “En el desbande, Cosme Budislavich corrió hacia lo que hoy es Bulevar Avellaneda, saltando el alambrado de las vías, cruzando una quinta cercana. Luego se escuchó un disparo y Cosme cayó con la nuca perforada por el pesado revolver de un policía, cerca del conventillo conocido como El Atrevido”. (3)

Nunca se esclareció judicialmente el hecho, pero testigos presenciales señalaron como autores de los disparos a dos personas: a Octavio Grandoli, y un policía de apellido Mazza. La policía declaró que Budislavich era el vicepresidente de la “Casa de Pueblo” de Rosario, hecho desmentido por los anarquistas.

El asesinato de Budislavich, de 34 años, fue la primera victima del movimiento obrero en la Argentina en una represión.

La policía retuvo el cadáver en la morgue y se prohibió toda manifestación pública, para evitar que su sepelio se convirtiese en un acto de protesta o repudio al gobierno.

Los gremios declararon la huelga general para el 23 de octubre, tras una asamblea en la Plaza López, contando con la adhesión solidaria de los obreros de los Talleres Ferrocarril Central Argentino, de Tráfico y Carga del Ferrocarril Buenos Aires, Luz y Fuerza, Agua y Energía, Sociedad de Albañiles, y los obreros yeseros, de molienda, fideeros.

Mientras tanto, la policía procedió a la clausura de la Casa del Pueblo, en Pellegrini y Buenos Aires, donde se velaba al obrero asesinado.

Como sucedió en distintos momentos de nuestra historia (velorios y entierros de los Mártires de Trelew y durante el sepelio de Agustín Tosco), la policía reprimió el cortejo fúnebre. Luego, se organizó un acto de repudio, organizado conjuntamente por anarquistas y socialistas. A este último acto asistieron 8.000 personas, entre ellas figuras socialistas y anarquistas como Juan B. Justo, Enrique Dickman, Adrián Patroni y Virginia Bolten. Años más tarde, el pintor Antonio Berni retrataría ese acontecimiento en su obra “Manifestación”.

Cosme Budislavich fue un obrero yugoslavo, que había emigrado a la Argentina en 1899 y se instaló en la ciudad de Rosario. Allí se desempeñó como elevadorista en la empresa Refinería Argentina de Azúcar. Hoy, en la ciudad, una plaza lleva su nombre, en Vélez Sárfield y Monteagudo.

Mariano Ferreyra: Asesinado por la patota de Pedraza

El 20 de octubre de 2010, una patota persiguió a un grupo de militantes, que se había movilizado para cortar las vías de la línea Roca en protesta por las demoras reiteradas en el pase a planta de empleados tercerizados. No solo persiguieron a los manifestantes, sino que abrieron fuego sobre ellos. Hubo varios heridos, entre ellos Mariano Ferreyra, de 23 años, que murió al llegar al Hospital Argerich.

Las balas asesinas defendían el negociado de la tercerización, que une a los empresarios K, al gobierno y a la burocracia sindical ferroviaria. Con la plata de los subsidios, los concesionarios del tren pagan contratos millonarios a "empresas" que les pertenecen a ellos mismos..

Lisandro Martínez recrea con detalle lo sucedido en esa jornada: “Miércoles 20, 12 horas, calle Lebensohn al 500, Avellaneda. Desde esta cita salió la movilización de los compañeros ferroviarios de las empresas tercerizadas, acompañados por delegaciones del PO y otras organizaciones. A pocos metros, se pudo advertir la presencia de una patota organizada sobre las vías con uniformes de la empresa, formada por unos 120 integrantes. Formaba parte de la patota el hijo de Antonio Luna, subsecretario de Transporte Ferroviario, integrante de la burocracia sindical ferroviaria, quien actúa como un provocador desde el inicio de los hechos. El corte de vías, en ese lugar, era imposible de hacer por la presencia de la patota y un cordón de la Infantería de la Policía Federal y de la Bonaerense. Por esa razón, la movilización siguió marchando por Lebensohn hacia los fondos de la Estación Avellaneda y luego hasta las inmediaciones de la Estación Hipólito Irigoyen, donde las organizaciones decidieron subir a las vías. Hasta ese momento, la patota seguía a la movilización ocupando y marchando por las vías, en tanto el cordón de las fuerzas de seguridad seguía a la movilización de los ferroviarios en lucha. A la altura de Puente Bosch -que comunica Avellaneda con Capital- los manifestantes intentaron nuevamente concretar la ocupación de las vías, lo que fue violentamente reprimido, a pedradas, por la patota sindical. La Bonaerense, fuera de jurisdicción, actuó en sintonía con la patota, descargando balas de goma contra los agredidos.

“Luego de este hecho, los participantes de la movilización decidieron en asamblea retirarse y llamar a una asamblea para discutir nuevas iniciativas de movilización. Mientras se estaba desenvolviendo el último tramo de esta asamblea, la patota bajó de las vías a la carrera descargando una lluvia de piedras. Allí se rearmó el cordón de seguridad de la movilización, que hizo retroceder a los agresores. Pero la policía, esta vez la Federal, protegió a la patota en retroceso, resguardándola detrás de los patrulleros. La columna de la movilización, a la altura de Pedro de Luján y Perdriel, a tres cuadras de Avenida Vélez Sarsfield, se frenó, se replegó y se retiró. En este momento, la policía, una vez más la Federal, abrió el cordón y dejó pasar a quienes serían los asesinos. Estos actuaron profesionalmente, tapándose la mano con la que accionan el revólver para que las partículas de pólvora no se depositen en la mano del tirador porque esto puede ser descubierto hasta dos semanas después por pericias. Hay dos tiradores, uno con un revólver 38 y otro con una 22. El portador de la 38 carga dos veces el tambor y los casquillos quedan como prueba. Tanto uno como otro, esto es importante, tiran al bulto, es decir a matar”. (4)

Además de Mariano Ferreyra y de Elsa Rodríguez, fueron heridos Nelson Aguirre y Ariel Pintos, un ferroviario tercerizado.

Con Mariano Ferreyra herido de muerte, la Policía Federal no se hizo cargo. Fue la decisión de sus compañeros lo que permitió parar una ambulancia en tránsito y cargar a Mariano y a Elsa.

El asesinato fue presentado, por los voceros del oficialismo, como el resultado "fortuito" de un "enfrentamiento". Según los escribas K, en el país de la abundancia, del progreso, donde reina la paz social y el respeto por las protestas, a un patotero "se le fue la mano".

Opuesto a esa visión, el periodista Diego Rojas, realizó una excelente investigación y la plasmó en un libro, al que llamó “¿Quién mató a Mariano Ferreyra?”. A través de una cuidadosa reconstrucción de los hechos y de testimonios de los participantes de la movilización de los tercerizados y de la patota del sindicato, nos clarifica cómo los trabajadores fueron atacados por la patota luego de recibir la orden de escarmentarlos usando armas de fuego que habían llevado premeditadamente.

El libro incluye una entrevista con José Pedraza y los negocios que los dirigentes sindicales antes menemistas y ahora kirchneristas construyeron a costa del despido y la precarización de los trabajadores que dicen representar. Rojas plantea la tercerización de la represión, por la cual ya no es la policía la encargada de reprimir las manifestaciones opositoras sino las patotas sindicales, integradas por barrabravas y delincuentes. Y nos detalla todos los aspectos de la vida de Mariano, entrevistando a sus familiares, amigos y compañeros de militancia. Los testimonios van mostrando al Mariano hijo, el Mariano niño y después se le va adosando toda su faceta militante.

La muerte de Ferreyra descubre además el lado oculto del "modelo de organización sindical" que la presidenta Cristina Kirchner elogió en noviembre de 2009, cuando acompañó a Pedraza en un acto realizado en la Unión Ferroviaria.

La movilización y la lucha por el juicio y castigo ha logrado el encarcelamiento de los jefes de la patota: José Pedraza y Gallego Fernández.

Represión, disciplinamiento, patotas y el gobierno nacional

El gobierno nacional repite y repite que no reprime la protesta social. Lo hace primero la presidenta, lo copia y amplia el Ministro Fernández, después toda la claque de cada discurso de Cristina, luego le llega el turno a los llamados “intelectuales de Carta Abierta”, y lo vuelven a difundir una y mil veces desde todos los medios de comunicación del gobierno (como son muchísimos no tengo espacio para nombrarlos).

Eso que se propala desde el 2003, no es así. Y lo vamos a detallar para que no queden dudas.

Pero, antes haremos algunas reflexiones:

1) Primero, hace unos meses, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, como siempre desde el atril y en su rol de hacer docencia, pidió y recomendó “Les pido que cuando protestemos lo hagamos un poco en la vereda y en el cordón para que la gente pueda circular y llegue a la escuela, al trabajo, para que pueda llegar”. Su exhortación estuvo dirigida a los grupos sindicales y sociales, para que revisen los métodos de protesta. Pidió “no complicar la vida a la gente”, ni violar la ley ni utilizar métodos violentos.

2) Segundo, con la detención del delegado ferroviario, “Pollo Sobrero”, las agresiones a la nieta del delegado de la línea 60, lo que se está intentando es el Disciplinamiento de la clase obrera, delegados y jóvenes trabajadores que luchan.

3) Tercero, desde hace años se a tercerizado la represión a través de patotas o de jueces. Las policías provinciales o la federal se encargan de intervenir liberando zonas o en la represión directa.

4) Cuarto, continuó lo iniciado durante el menemismo de judicializar la protesta. Hoy existen y siguen bajo proceso 6000 compañero/as luchadores.

Hagamos memoria, para desmistificar la versión oficial, esa que dice que Néstor y Cristina son los gobiernos de los “derechos humanos”. Una lista rápida, de la seguramente faltaran algunos ejemplos, de los hechos represivos protagonizados por las fuerzas de seguridad o por las patotas tercerizadas son los siguientes:

Represión en la legislatura porteña (16/07/2004); Detenciones en Caleta Olivia (19/08/2004); Violenta represión a desocupados en Las Heras, provincia de Santa Cruz. El caso Carina Sauco (30/11/2004); Nuevamente represión en Las Heras ( 07/02/2006); Desaparición de Julio López, (18 de septiembre de 2006); Golpiza a los trabajadores del Hospital Francés, (10/10/2006); Represión en Cañadón Seco ( 12/09/2007); Trabajadores del Casino de Buenos Aires, que hacia varias jornadas que estaban en huelga, fueron atacados por la patota sindical del SOMU (obreros marítimos) que habían entrado por la fuerza al comedor del casino. Una compañera perdió un embarazo de 4 meses (30/01/2008); Represión en Kraft-Terrabusi. (25/09/2009); Ataque a los trabajadores del subte, que estaban en asamblea; Represión a Choferes de larga distancia; Atilra Rosario: Ataque e intento de tomar la sede sindical, por parte de una patota de 300 barras bravas y burócratas sindicales; Ataques y persecución de los Trabajadores del INDEC, por la patota de Moreno y CIA.; Brutal golpiza a delegados portuarios por parte del sindicato. Patota dirigida por directivos del sindicato de guincheros, propinaron a los delegados Víctor Astorga (apuntadores terminal 5) y Alberto Berti (marina mercante, terminal trp), el viernes 23 de julio de 2010; Asesinato de Fuentealba; Asesinato de Mariano Ferreyra (20-10-10); Asesinato de miembros de la Comunidad qom en Formosa; Agresión a los Docentes de Santa Cruz por la patota de la UOCRA; Represión y muertes en el Parque Indoamericano; Represión y asesinatos en Jujuy, en tierras del Ingenió Ledesma; Duro desalojo y represión, por parte de la policía federal a los Docentes de Santa Cruz, en BsAs. Habían instalado una carpa frente al Ministerio de Trabajo, y fueron reprimidos con carros hidrantes; Detención del Pollo Sobrero y otros compañeros; Brutal ataque al Delegado Daniel Farella de la Línea 60. Durante la madrugada, en el barrio San Alberto Pdo. de la Matanza; 5 personas ingresaron a su domicilio, rompieron todo el interior y, al no encontrar a Daniel Farella, agredieron físicamente a su nieta de 15 años. Mientras le pegaban, le dejaron mensaje “que todo esto es por la lucha que Daniel Farella mantiene contra DOTA”. (7 de octubre de 2011); Patota de la UOCRA agrede a sus propios afiliados: un grupo de trabajadores de la UOCRA de Río Gallegos se trasladó hasta el paraje Río Bote, a 40 kms de El Calafate, y aguardó a que comenzara a llegar el personal de la construcción (también afiliados a la UOCRA) que desempeña tareas en la empresa Eclesur SA, a quienes apalearon salvajemente.

Valgan también otros ejemplos de lo sucedido en lIndiel, IKA-Renault, Thompson Ramco, Rigolleau, Grafa, FATE, Ford, Wobron, Silvania, Atlántida, Alba y Codex, Astarsa, Tandanor, FATE electrónica, Eveready, Fitam, Cormasa, DANA, etc.

En ocho años de kirchnerismo van más de diez asesinatos en movilizaciones populares. Debemos sumar las muertes de cientos de obreros en los accidentes de trabajo, por enfermedades laborales, y los niños y ancianos que mueren por día por la pobreza, producto de las políticas económicas que se han venido aplicando.

Los motivos para seguir luchando son muchísimos: bajos salarios, trabajo en negro, pésimas condiciones laborales, precarización laboral, falta de delegados, inexistentes inspectores laborales, graves problemas de vivienda, etc.

“Marchemos, gritemos, protestemos... Que cuando se escriba la historia de este tiempo que nos tocó vivir, se sepa que no estuvimos de acuerdo...” (Raúl González Tuñón)

Leónidas Ceruti es historiador

Notas:
1) Javier Etcheverry
2) Ricardo Falcón, La Barcelona Argentina
3) “La primera victima”, Museo de Refinería, Rosario
4) Lisandro Martínez

Ver también:

Foto: Argentina - Mariano Ferreira, militante del Partido Obrero asesinado por una patota de la burocracia sindical de la Unión Ferroviaria de José Pedraza.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

“Ninguna indemnización compensa ni paga una vida”

Katy García (PRENSA RED)

Guillermo Díaz, titular de la secretaría de condiciones de Trabajo y Medio Ambiente de la CTA que lidera Pablo Micheli, dialogó sobre esa problemática. El también dirigente de la combativa UOM de Villa constitución señaló que asumir un compromiso con la salud de los trabajadores requiere de una decisión político gremial.

El dirigente de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de Villa Constitución y miembro de la mesa nacional de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) visitó Córdoba. Participó junto a Pablo Micheli y otros dirigentes gremiales de la marcha en defensa de la Salud Pública y por salarios dignos convocada por la UTS y ATE.

Díaz le confió a este medio que a los 22 años decidió hacerse delegado cuando tuvo la amarga experiencia de ver morir a uno de sus compañeros en un “accidente” de trabajo. Así fue que decidió asumir la responsabilidad de luchar por la prevención porque "uno va a trabajar y no a dejar la vida en el trabajo". En su ciudad luego de otras dos muertes de jóvenes trabajadores lograron que se creara un Consejo de Prevención Mixto con participación de delegados y representantes de las empresas en toda la provincia. Reclama que esta medida se extienda a todo el país, que se derogue la ley de Riesgos de Trabajo, que se eliminen las Aseguradoras de Riesgo de Trabajo (ART) y que el estado controle.

- ¿Cuándo resolvió involucrarse en esta problemática que afecta a miles de trabajadores?

- La primera vez que decidí ser delegado fue cuando un compañero fallece a mi lado en un accidente de trabajo. A los 22 años tomé la decisión y esa responsabilidad. Esa es mi historia, triste, dolorosa.

Antes del 1984 había dos muertes por año. Desde ese año hasta acá hubo 46 accidentes mortales. La vida me ha puesto en esta secretaría y con el apoyo de la CTA que avala y banca la política trabajamos para mejorar las condiciones laborales. Esto no se ve muy claro en otros sindicatos y menos en otras centrales.

- ¿Cómo observa usted las condiciones de trabajo en Argentina?

- Es un tema muy complejo porque hay distintas realidades a lo largo y ancho del país. Lo que está claro es que si nosotros no logramos una construcción gremial fuerte que es lo que pretende la CTA a nivel local y nacional va a ser mucho más difícil pelear por condiciones de medio ambiente y salud laboral. En eso estamos. Hace poco hemos participado del Encuentro Nacional por la Salud de Trabajadores y las Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo en Villa Constitución.

Uno de los planteos que apareció con fuerza, junto a la necesidad de que haya delegados de prevención en todo el país, es que el gobierno debe impulsar la derogación de las leyes de ART. Esto no es nuevo. Las primeras luchas gremiales fueron por mejorar condiciones de trabajo. Si nosotros no construimos conocimiento, fuerza gremial y fuerza política, va a ser cada vez más difícil cambiar las condiciones de trabajo que en algunos lugares son muy duras. Sobre todo en el interior donde no hay sindicatos o la representación del modelo sindical que impera en argentina no lo ha tomado así. La CTA en cambio se ha comprometido y de hecho Pablo Micheli estuvo en el cierre del encuentro. Estamos avanzando con los compañeros en crear medidas de corto, mediano, y largo alcance.

- ¿En qué consiste esa tarea?

- En llevar conocimiento, capacitación, conocimiento de la legislación, de las problemáticas y crear áreas en los lugares donde no existe. En mi provincia están los comités mixtos. Y no nos han salido gratis. Surgieron luego de una pueblada que se realizara después que dos trabajadores de 20 y 21 años murieran en sus puestos de trabajo. Pero es la única provincia que los tiene.

- ¿Cómo se conforma el comité y qué rol cumple?

- El comité se forma con representación empresarial y sindical. En nuestro caso va el delegado de prevención. Pero también es una decisión de política gremial formarlos porque a veces no se hacen. Es un avance importante porque se pueden modificar situaciones. El delegado de prevención puede hacer un trabajo en profundidad en tanto y en cuanto tenga la voluntad política, las herramientas, la fuerza y el tiempo necesario para hacerlo. Requiere de apoyatura técnica de psicólogos, médicos, técnicos de seguridad etc. En la acería privada más importante donde hay 3 mil operarios y que trabaja las 24 horas los siete días de la semana, hay tres.

¿Cuál es la función del estado?

Es fundamental. El estado es el responsable de controlar a las empresas y debe hacer prevención no solo en las grandes fábricas metalúrgicas. Pero hemos visto que quien debería regular las relaciones laborales claramente no lo hace. Me tocó ver en el norte del país a trabajadores del poder judicial que hacen su trabajo en condiciones paupérrimas. El no reconocimiento de la CTA es parte del problema. Nosotros además propiciamos que haya delegados de prevención.

¿Qué expectativas tienen acerca de la eliminación de las ART?

La ley es de los noventa y esto lo dice todo. Queremos una ley distinta donde el eje sea la prevención, la salud del trabajador y las condiciones y medio ambiente del trabajo. Lo que no queremos es parches, cambios de figuritas, o cambios de títulos. Tampoco que los dueños de las ART sean los mismos sindicatos. Lo estamos hablando con legisladores pero también lo haremos en la calle. Ninguna indemnización compensa ni paga una vida. Queremos que no haya una ley mercantilista donde varias patronales sean las dueñas de las aseguradoras.

Hay varios proyectos dando vueltas como el de Recalde que mantiene la figura de la ART con control de los grandes sindicatos.

¿Han aparecido enfermedades nuevas?

Hay cuestiones que sorprenden. En mi ciudad y en mi sindicato donde yo dirijo la obra social tenemos 13 niños con autismo. Y hay varios estudios en el mundo que hablan de que la contaminación sería una de las causas. Nosotros tuvimos años atrás un escape de distintos gases que generó además de una muerte muchas secuelas en varios compañeros. El avance tecnológico y los nuevos productos hacen que aparezcan nuevas enfermedades y en eso es fundamental la información que nos da el compañero de trabajo. Tenemos que enfrentar estos problemas de raíz y en serio. Sino las cosas pasan y el modelo sindical de la argentina no se ha preocupado mucho por reivindicaciones como estas.

- ¿Cuáles son los desafíos hacia delante?

- Construir encuentros regionales, espacios de debate, capacitación, buscar información llegar más a los compañeros apoyarnos en los que más saben, intercambiar experiencias como esta que hacemos con los compañeros del Instituto de Salud Laboral y Medio Ambiente de Córdoba (ISLyMA) lo queremos hacer desde la mesa nacional de la CTA trabajando fundamentalmente en la construcción de una parte importante en esta central de masas que queremos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...