domingo, 6 de noviembre de 2011

Las 25 Noticias Más Censuradas 2010/2011 (N° 22): ¿El gobierno no puede solucionar el presupuesto? ¡Deje que lo hagan los ciudadanos!

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Así como los estudiantes chilenos presionan para intervenir con legitimidad jurídica en el diseño del presupuesto nacional de Educación -mediante un plebiscito, o consulta popular que defina qué tipo de educación desean los ciudadanos-, la nueva modalidad del “Presupuesto Participativo”(PP) comenzó a empoderar a los ciudadanos de 1.200 municipios de prácticamente todo el mundo.

En muchos gobiernos locales y comunidades de los más variados países avanza el recurso del “presupuesto participativo”, concebido como un proceso mucho más democrático que permite a los ciudadanos decidir directamente cómo asignar todo o parte del gasto público, típicamente con una serie de reuniones, trabajo de “delegados” o representantes de la comunidad y, en última instancia, una votación final.

Pero, obviamente, este importante tema que atañe a la democracia y al presupuesto público, y tan susceptible de “contagiar” a casi todos los países, ha sido completamente ignorado por los grandes medios y así, resultó clasificado con el No 22 en el ranking anual de historias noticiosas más censuradas que encabeza la Universidad Sonoma State de California.

Primero, este modelo comenzó en la ciudad de Porto Alegre, Brasil, en 1990, y desde entonces se extiende, al punto que arribó a suelos canadienses y norteamericanos. Por ejemplo, el municipio del distrito 49° de Chicago utiliza este procedimiento para distribuir 1,3 millones de dólares de fondos discrecionales anuales. Los residentes elogian la oportunidad de tomar decisiones significativas sobre el proceso del presupuesto y de ganar mejoramientos concretos para su vecindario, como reparaciones de jardines y aceras de la comunidad, iluminación de calles y murales públicos.

En América Latina y el Caribe, Europa, África y Asia, la gente ingresó a un proceso político que le enseña habilidades cívicas y la anima para trabajar junta. Donde el estado proporciona ayuda suficiente -con entrenamiento, facilidades y dirección experta- el PP puede revertir el descontento con el gobierno y aumentar la transparencia, la responsabilidad y la eficacia.

Experiencia contagiosa

La iniciativa demostró ser tan popular en EEUU que Joe Moore, un concejal del municipio 49° de Chicago, consiguió enderezar su mala fortuna política con la ayuda del “presupuesto participativo”. Después de luchar para ganar por estrecho margen en la elección pasada, Moore disfrutó de una amplia victoria electoral en 2011. Después del acertado experimento piloto de Moore, otros siete candidatos a concejales que se comprometieron a ejecutar el PP alcanzaron la victoria en las elecciones de febrero de Chicago. Y otros seis candidatos que apoyan el concepto quedaron para la votación en segunda vuelta.

La onda tampoco se detuvo en Chicago: ediles elegidos y dirigentes de la comunidad de otros lugares -desde New York City a San Francisco y de Greensboro, Carolina del Norte, a Springfield, Massachusetts- están considerando poner en marcha iniciativas similares.

Daniel Altschuler y Josh Lerner, redactores del Monitor de Ciencia Cristiana, saludaron el 5 de abril 2011, el advenimiento de esta práctica democrática, bajo el título "¿El gobierno no puede solucionar batallas del presupuesto? Deje a los ciudadanos que lo hagan". Sostuvieron que los políticos deben mirar hacia este nuevo modelo de implicación ciudadana, mediante el "presupuesto participativo", para resolver las batallas del presupuesto que destrozan al Congreso y a los gobiernos locales y estadales.

Los autores observaron que en las últimas semanas, los norteamericanos contemplan pasivamente cómo las batallas del presupuesto consumen al Congreso y a los gobiernos de los estados. "Éste puede ser apenas el principio. Mientras los estados y las ciudades en todo el país enfrentan asombrosos déficits de presupuesto, los políticos hacen frente a un doble revés: desilusionaron a los votantes con su gestión de gobierno y ahora esos mismos personajes disponen de menos recursos para atender las preocupaciones de los ciudadanos. Las encuestas más recientes muestran que los estadounidenses están más contrariados que nunca con el Congreso y los dos partidos gobernantes. Mientras tanto, la crisis económica ha dejado cortos de fondos a los legisladores federales, estadales y de las ciudades para atender urgentes necesidades públicas como educación y atención de salud.

“¿Cómo hacer frente a tan desalentadores dilemas del presupuesto?, ¿qué deben hacer los políticos?”, preguntó el “Christian Science Monitor”. Y respondió: “Dos palabras: ¡Miren al sur!, al “presupuesto participativo”, un modelo popular en América latina, una manera que ofrece hacer más con menos, y de reconectar a los ciudadanos con el gobierno”.

El PP otorga voz y voto a los contribuyentes sobre cómo el gobierno debe gastar el dinero público. A diferencia de las consultas, el PB permite a los ciudadanos comunes y corrientes decidir directamente al gasto del presupuesto. La gente normal recibe entrenamiento, identifica y da prioridad a las necesidades locales, desarrolla propuestas de gasto y vota sobre los proyectos presentados. Entonces el gobierno asume las propuestas mejor votadas, los participantes monitorean el gasto y el ciclo comienza de nuevo.

Fuentes:
- “Government can’t solve budget battles? Let citizens do it.” Daniel Altschuler and Josh Lerner, The Christian Science Monitor, April 5, 2011
http://www.csmonitor.com/Commentary/Opinion/2011/0405/Government-can-t-solve-budget-battles-Let-citizens-do-it
- “Chicago’s Participatory Budgeting Experiment” Nicole Summers, Shareable. April 6, 2011.† http://www.shareable.net/blog/chicagos-participatory-budgeting-experiment
- Proyecto Censurado:
http://www.mediafreedominternational.org/2011/04/09/participatory-budgeting-–-a-method-to-empower-local-citizens-communities/
- Student Researcher: Allison Holt, San Francisco State University
- Faculty Evaluator: Kenn Burrows, San Francisco State University

Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Sembrando tempestades

Manuel E. Yepe (especial para ARGENPRESS.info)

Nada han contribuido al propósito de evitar el flagelo terrorista a nivel global acciones de Estados Unidos supuestamente dirigidas a este fin a raíz de los actos criminales del 11 de septiembre de 2001.

Ni la promulgación de las leyes patrióticas que autorizaban ejecuciones extrajudiciales o detenciones arbitrarias de ciudadanos nacionales o extranjeros, ni las acciones encubiertas violatorias de leyes y fronteras, ni la discriminación y persecución de inmigrantes, ni el abandono del Derecho Internacional Humanitario, ni las sanciones unilaterales, ni los "listados" o certificaciones de países con turbios fines políticos, sirvieron absolutamente nada para evita el terrorismo.

En cambio, gana fuerza actualmente en Estados Unidos una forma nueva de promover el terrorismo.

Luego que la oligarquía estadounidense, borracha de poder, inauguró la promoción de los secuestros de aviones como arma de su guerra mediática contra Cuba, no pasó mucho tiempo para que ese delito terrorista repercutiera en contra de la superpotencia. Solo con la colaboración oficial y sincera de Cuba pudo ponerse fin a esa peligrosa moda.

Recientemente, con similar embriaguez, expertos militares y de inteligencia estadounidenses sugirieron durante una audiencia convocada por varios legisladores del partido republicano en la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos la conveniencia de llevar a cabo asesinatos selectivos de altos cargos de los Guardianes de la Revolución iraníes y ciberataques contra ese país.

“Irán ha demostrado con el presunto complot para intentar matar al embajador saudita en Washington que representa una amenaza incluso dentro de Estados Unidos, y no debe descartarse cualquier tipo de medida en su contra”, afirmaron por su parte los convocantes republicanos sin hacer notar que Teherán había desmentido con prontitud la acusación calificándola de maniobra absurda.

“¿Por qué no matarlos? Esta gente ha matado a cerca de un millar de los nuestros, ¿por qué no los asesinamos mediante operaciones encubiertas?”, declaró el general retirado Jack Keane, exjefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra ante el subcomité de Contraterrorismo e Inteligencia de la Cámara. “Tenemos que ponerles las manos en el cuello. Tienen que sentir esa clase de presión”.

“Ya basta. Está claro que esas sanciones no son suficientes”, dijo el jefe del subcomité de Contraterrorismo e Inteligencia, el representante republicano por Texas Michael McCaul refiriéndose a las penalidades que impone Estados Unidos a Irán desde hace tres décadas.

“Este fue un complot real. Para mí esto cambia las reglas del juego. Ninguna opción debe quedar fuera de la mesa”, añadió el diputado republicano por Nueva York Peter King.

“No creo que vamos a intimidar a esa gente a menos que matemos a alguno”, dijo por su parte Reuel Marc Gerecht, experto de la Fundación para la Defensa de las Democracias.

Corrientemente, se emplea el término “terrorismo” en casos de acciones llevadas a cabo por unidades secretas o irregulares que, dada su inferioridad militar para enfrentar a las instituciones armadas gubernamentales, operan fuera de los parámetros de las guerras.

Pero es obvio que es un lenguaje terrorista el que se está empleando por Estados Unidos, no solo contra Irán, sino a escala mundial, seguramente estimulado por los “exitosos” recientes asesinatos a mansalva del líder de la organización terrorista Al Qaeda, Osama Bin Laden, y del Jefe del Estado de la República de Masas (Jamahiriya) de Libia, Coronel Muammar Khadafi, dos de las figuras más intensamente demonizadas por los medios de prensa estadounidenses en los últimos años.

El pueblo estadounidense, que también ha sufrido los horrores del terrorismo y no es responsable de las atrocidades de su gobierno, puede resultar también perdedor en esta legitimación de las ejecuciones extrajudiciales que la superpotencia promueve al más alto y todos los niveles de los gobiernos sin respeto por las fronteras y las soberanías nacionales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los parientes pobres del euro

Jorge Gómez Barata (especial para ARGENPRESS.info)
Además de ser los más pobres de Europa Occidental, España, Grecia y Portugal tienen en común ser los países donde el sistema político evolucionó menos. Las oportunidades perdidas, tienen nombres y apellidos: Borbones en España, Habsburgo y Braganza en Portugal, Glücksburg en Grecia y luego: Franco, Oliveira Salazar y Georgios Papadopoulos.

Se trata de la Europa ultraconservadora cuyas elites políticas, en lugar de aprender de la Revolución Francesa y del triunfo bolchevique los confrontaron y dejaron pasar las diferentes etapas de auge económico y liberalización política. Mientras allí las dictaduras frenaban el progreso, en el occidente de Europa, aunque con dificultades e inconsecuencia, la socialdemocracia de matriz marxista ocupaba posiciones políticas y en una convergencia estratégica de facto con los bolcheviques y los comunistas, junto con la economía perfeccionaban los sistemas políticos, llegando incluso a los estados de bienestar.

La fuerza de la Alemania y la Francia de hoy no proceden de las posiciones de la Merkel y Sarkozy, sino de revoluciones y de estremecimientos políticos que tanto en 1789, 1848, 1917 como en 1945, impactaron también al resto de Europa. La bonanza de la posguerra, el progreso económico y político que en Europa siguió a la derrota del fascismo, incluyendo el vertiginoso avance de la Unión Soviética y el crecimiento del mercado norteamericano, fueron para España, Portugal y Grecia, oportunidades virtualmente perdidas.

Al margen de otros factores y conveniencias geopolíticas asociadas, simultáneamente a la contención de la presunta “amenaza soviética” y el “desafío americano”, el hecho de que en proceso de gestación de la unidad europea varios países del viejo continente estuvieran gobernados por fuerzas políticas realistas influyó en que se adoptaran políticas inclusivas y tolerantes respecto a España, Portugal y Grecia.

En 1950 el ministro de asuntos exteriores francés Robert Schumann propuso la unión del carbón y el acero de Alemania y Francia. En 1956, en la universidad de Zúrich, Winston Churchill, señaló: “Tenemos que construir una especie de Estados Unidos de Europa…” En 1957 se firmaron los tratados de Roma para la Constitución de una Unión Europea que, además de entendimientos políticos y jurídicos incluyeron la unión aduanera, que dio lugar a la Comunidad Económica Europea y a políticas comunes en varias áreas. En estos procesos intervinieron Alemania Occidental, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos.

En 1973 Gran Bretaña y Dinamarca entraron en la Comunidad Económica Europea. En 1981, con casi 40 años de atraso lo hizo Grecia y más tarde todavía, en 1986 España y Portugal, cuando eso ocurrió no existían ya las dictaduras de Franco, Oliveira Salazar ni de los coroneles griegos.

Aunque obviamente en el rápido proceso de integración de Grecia, España y Portugal a la Unión Europea y a la Zona Euro, no prevaleció la generosidad, cosa rara en la política y más aun en las finanzas, hubo altísimas dosis de voluntarismo. De un día para otro aquellos estados adquirieron una solidez financiera no alcanzable con sus propios recursos y como por arte de magia sus ciudadanos fueron catapultados a las sociedades de consumo.

Lo que ahora ocurre es una combinación de los procesos económicos reales que pasan la cuenta al voluntarismo y el irresponsable desenfreno del gasto público, el crédito y el consumo que, varias décadas después, han conducido a inauditos niveles de endeudamiento soberano y privado que ahora no pueden honrar.

La Europa rica aprendió la lección y ahora, aunque acepta el ingreso de los parientes pobres de la esfera ex soviética, no les abre la zona Euro. Con la amenaza de llamar a referéndum, Grecia, una de las tres cenicientas de la Unión Europea original, puso en crisis el sistema en su conjunto.

Hace unos meses, el euro parecía la alternativa al monopolio del dólar, hubo países que creyeron que al cambiar sus reservas de dólares a euros y vender sus materias primas en la moneda europea adquiría un seguro y ahora, al revender apresuradamente, perderán millones.

No obstante, los países que como Grecia fracasen o los recién admitidos, en caso de expulsión o disolución, pueden optar por convertirse en provincias de Estados Unidos. El fantasma de Marshall ronda la escena. Millones no faltan y siempre se pueden imprimir más. Allá nos vemos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Ecuador: Los revolucionarios que nunca hicieron una revolución

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)
Ha nacido, en Ecuador, un frente político que se autodefine de izquierdista y de Concertación. Y lo primero que han hecho, es lanzar una andanada contra la “revolución ciudadana” que auspicia y propone (que avanza, dice la propaganda oficial) Alianza País (AP) o sea el Gobierno de Rafael Correa. Anuncian, además, que se proponen “rescatar el espíritu de Montecristi”.

Para aquellos que ya se han olvidado del pasado reciente, o que el doctor Alois Alzheimer anda rondándoles, Montecristi es un cantón de la Provincia de Manabí (Ecuador) muy cercano al Pacífico, bastante desierto, y donde nació Eloy Alfaro Delgado, hace siglo y medio. Y Eloy Alfaro es el “viejo luchador” que, a fines del siglo 19 y comienzos del 20, logró implantar en este pequeño país (Ecuador) el liberalismo radical. Por “ese delito” fue asesinado en Quito, un 28 de enero de 1912, y arrastrado por sus calles. En su memoria, el Presidente (Rafael) Correa (que es lejano descendiente de Alfaro, por lo de Delgado) dispuso que la Asamblea Nacional se instalara y funcionara en esa localidad. Y, según algunos de los líderes del nuevo movimiento, dicen y aseguran que hay un espíritu de Montecristi, que ha sido traicionado por Correa; y que ellos se proponen restituirlo.

Como aficionado a la historia reciente, desde el periodismo interpretativo, me gustaría mucho saber cuál es ese espíritu que se proponen restituir los nuevos adalides de la izquierda ecuatoriana, porque no señalan ninguno; o si lo han señalado, yo ni siquiera me he enterado. Es lo mismo que cuando se dice que “todos somos culpables”; y todos sabemos quiénes son los únicos culpables y de que estos se ríen de la ingenuidad ajena; o cuando se acusa a un “gobierno de corrupto” y ni siquiera se señala dónde, por qué, quiénes. O por lo menos, se dan algunos indicios, como dicen los abogados.

Me he puesto a pensar en ese “espíritu de Montecristi” traicionado. Y no lo encuentro. ¿Tal vez se proponían eliminar la propiedad privada, según los cánones del marxismo tradicional, y no les dejaron? Quizá los viejos marxistas sigan pensando que no hay revolución sino se suprime, por lo menos, la propiedad sobre los medios de producción. Y aquello, en estos tiempos, está en el debate. Hay quienes sostienen que la ex Unión Soviética se fue al diablo porque Stalin y sus marxistas “puros” no siguieron las enseñanzas de Lenin y la tesis de que había que aprovechar lo útil del capitalismo. Y todos (menos el gran imperio) estamos enterados que en Cuba se está experimentando un nuevo tipo de propiedad privada (de producción) ya que no funcionó el sector de los servicios comunes y corrientes a los ciudadanos y ciudadanos. Y aquello podía afectar gravemente la propia revolución marxista.

Hay (¿o había?) otra forma de saber si uno iba por el camino recto o por el torcido. Se dice que lo primero que hay que saber, es quién es, dónde está y qué hace el enemigo. Y, si uno coincide con él o está de acuerdo con algunas de sus tesis (salvados, casos muy específicos) pues está más cerca del enemigo que de los amigos. Y en esto de disimular, el enemigo tiene muchos recursos. Uno de ellos, la gran comunicación. Es muy sospechoso, por ejemplo, si uno ha sido largamente marginado de la gran prensa y, de pronto, se convierte en su niño (a) mimado. Hay que pensar que se están sirviendo de uno pero para otros fines. Desde luego, cuando uno es honesto y defiende lo suyo, sin pensar en quedar bien o mal.

Pregunto: ¿será por puro gusto que el gran imperio (los imperitos y las oligarquías criollas) le han enfilado contra Hugo Chávez Frías? ¿Y contra Evo, contra Correa, contra Ortega y hasta contra Cristina Fernández? Digo yo y me respondo: si esos gobiernos no estuvieran haciendo cambios, transformaciones, que de alguna manera afectan al presente y, sobre todo, al futuro del sistema neocapitalista, pues no tendrían problema alguno y gozarían de los “favores” que suele otorgar a sus muchachos, el gran imperio. Recordemos que el Presidente Nixon (de Estados Unidos) dijo, refiriéndose a los dictadores, ladrones y asesinos, tipo Trujillo, Batista, Somoza, Strossner y otros, que ciertamente eran unos “hijos de puta” pero que eran NUESTROS “hijos de puta”.

Pienso, además, que en materia de identificaciones, no solamente hay que definirse de izquierda, sino que hay que serlo. Así como hay reaccionarios que se definen de izquierdistas (cuando les conviene) hay izquierdistas que se identifican plenamente con la derecha, a pesar de que suelen seguir calificándose de izquierdistas. En esto hay una frase del evangelio cristiano que debe estar en el evangelio izquierdista: “por sus obras los conoceréis” Si yo me defino de izquierdista, tengo que ser izquierdista siempre, en especial cuando puedo demostrar que, desde una posición de izquierdista, puedo hacer algo por la izquierda; no solamente criticarla. Lo contrario es provocación o traición.

Por decir algo, no pocos consideran que es mucho más honesto irse, con todos los trapos, a la derecha, antes que seguir diciéndose de izquierda. Es mucho más honesto el Auky Tituaña (ex Alcalde de Cotacachi y ex dirigente de la CONAIE) que se declaró un cuadro de la derecha ecuatoriana (para ser binomio de Nebot) que el señor Santi, ese, o el señor Acacho, o el señor Quishpe, que quieren seguir siendo de izquierda cuando sus opciones están en la derecha. Por algo, un dirigente histórico de la CONAIE (Miguel Lluco, el ex asistente de monseñor Leonidas Proaño, el obispo de los indios, ya fallecido) dijo: “así como habemos indios buenos, habemos indios malos”. Y él terminó de “fideicomisario” nada menos que del banquero exconvicto Fernando Aspiazu Seminario.

Vuelvo al esfuerzo “izquierdista” de la llamada Concertación (de concertar) que me recuerda la ensalada chilena que adoptó ese mismo nombre, para salir de la criminal dictadura de Pinochet, y que terminó entregando el poder al heredero de Pinochet, el señor Piñera. Con el derecho que tengo a pensar lo peor ¿quiere esta Concertación ecuatoriana “devolver” el poder político (el económico sabemos quién lo tiene) a esos viejitos que esperan solo su entierro? ¿O quieren hacerle caldo gordo al banquero barrial que anda haciendo propaganda de los bancos del barrio y que pocos recuerdan que él estuvo “implicado” con Jamil Mahuad y sus afanes monetaristas?

Y vuelvo también a buscar el casillero que nos corresponde a muchos izquierdistas de toda la vida: ¿Serán izquierdistas los asambleístas Cleber Jiménez (que más pinta a nuevo fascista) o Don César Montúfar, o el coronel gutierrista Fausto Cobo, o doña Lourdes Tibán, que de folklórica ha pasado a ser “marthiana” (por lo seguidora de doña Martha Roldós). Y así, tantos y tantos, como el célebre asambleísta Andrés Páez, que busca enterrar de una vez a la ID. Dijo un “analista de pueblo”: si ellos son izquierdistas, yo me declaro astronauta.

Cosa muy diferente es el Movimiento Popular Democrático (MPD) que se autodefine como “marxista leninista” y que, junto con Pachakutec (el brazo político de la CONAIE) se ha declarado enemigo irreconciliable de Rafael Correa y su revolución ciudadana. Bueno, desde que hizo mutis por el foro (o desapareció) el artrósico Partido Comunista del Ecuador (la mayoría de sus dirigentes de antaño deambulan hoy entre la AP, la revolución ciudadana y en la derecha pura) el MPD ha sido su reemplazo visible. Y el dueño político de lo que fueron algún día las gloriosas UNE (Unión Nacional de Educadores) y FEUE (Federación Universitaria de Estudiantes) Precisamente, muchos preguntan al MPD: Si en 40 años de dominio absoluto de estos sectores, otrora izquierdistas, el MPD no propuso nada (pudo promover muchas cosas, aún en regímenes derechistas) ¿podrá hacer la revolución comunista en poco tiempo? ¿Si en 40 años de gobierno de estos sectores (especialmente, la Universidad Central del Ecuador) nunca dieron cuentas de nada a nadie (ni siquiera a ellos mismos) ¿podrá dar cuentas a los ecuatorianos de lo que hagan, si por esas cosas de nuestra política, ganan las elecciones a Correa?

Para terminar, recuerdo otra sentencia popular: el perro del hortelano ni come ni deja comer. En materia política, aquello puede repetirse. Si algún jefe liberal (de antaño) dijo que en Ecuador es posible “tostar granizo” por qué no podemos aceptar, que a lo mejor, quién sabe, los que nunca hicieron una revolución, de pronto pueden hacer una. Solo es cuestión de que se les dé una nueva oportunidad.

Y la pregunta final: si los nuevos cuadros-dirigentes de Pachakutec y los viejos del MPD pueden hacer una revolución socialista, ¿cuál será nuestro destino? Y me recuerda también lo que le pasó a Roque Dalton, el célebre poeta y escritor revolucionario de El Salvador (militante del ERP-Ejército Revolucionario del Pueblo) que salió vivo de dos sentencias de muerte (la una, porque se cayó el dictador que lo sentenció; y la otra, porque un terremoto echó al suelo la pared de la prisión en donde esperaba su ejecución y pudo huir de su celda) pero que fue ejecutado, de un tiro en su cabeza, por un compañero de lucha (Joaquín Villalobos) acusado de “agente de la CIA”. Villalobos confesó, años después, cuando era asesor político nada menos que de Álvaro Uribe Vélez (el de la seguridad democrática y los falsos positivos colombianos, tan amigo de Fundamedios y de Catalina Botero) que había sido “un error de su juventud”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile: Desacreditar, desgastar, desmovilizar…

Andrea Dufournel (especial para ARGENPRESS.info)

Hace ya seis meses, desde que comenzó la epopeya de los estudiantes chilenos por el cambio estructural del modelo educativo, modelo hecho por la dictadura a su imagen y semejanza, excluyente, regresivo generador de una profunda segregación, En donde se instaló un modelo educativo pensado como un muy buen negocio, que las movilizaciones es un tema transversal.

Hace meses, también, que en nuestra sociedad se ha instalado la idea de que es justo y necesario darle una vuelta de tuerca al sistema, ya no solo educacional, sino social al perverso sistema neoliberal impuesto a sangre y fuego por la dictadura. Ya está instalado, no hay casa ni reunión en donde no se hable de educación y de las injusticias del sistema, las familias chilenas han despertado del letargo del consumismo e individualismo para mirar su realidad palpando que de no haber cambios, el círculo del endeudamiento de los jóvenes que lograrán llegar a la universidad se eternizará elevando, aún más, la deuda con el sistema financiero.

Mientras todo esto ocurre el gobierno a echado mano a todo, desde la represión en la calle, hasta la descalificación de los dirigentes estudiantiles y gremiales todo esto con la finalidad de desmovilizar, ya han dejado de lado los argumentos, porque no los tienen, para ir derechamente a la infamia y la desacreditación. Amenazas por doquier tratando, por medio de la política dictatorial, ley antiterrorista y ahora el proyecto enviado al Congreso “ley antitoma”, que atenta contra todas las libertades de expresión y de manifestarse libremente frente a las injusticias del modelo.

Lo que se ve a corto plazo, y espero equivocarme, nuevamente la negociación entre gallos y medianoche entre el gobierno de Piñera y la oposición concertacionista para tratar de darle una salida “digna” a esta piedra en el zapato que es el movimiento estudiantil al igual que en 2007 para la “revolución de los pingüinos” en el que sólo se logró el cambio de nombre a la LOCE (ley orgánica constitucional de enseñanza) por LEGE (ley general de educación). Inolvidable es la foto para la posteridad fue la firma del acuerdo tomaditos de la mano la presidenta Bachelet, personeros de gobierno y los parlamentarios de derecha que hoy nos gobiernan, ¿qué se consiguió?...nada.

La actitud gatopardista de Piñera, cual encantador de serpientes, ha tratado de encantar a los estudiantes con propuestas que no hacen otra cosa que profundizar los problemas con la sola intención de continuar asegurando el lucro y el apartheid en el cual han sumido al 90% del país para así asegurar el negocio y engordando las billeteras de los sostenedores con fondos de todos los chilenos. Pasando por la mentira de su excelencia en las Naciones Unidas en que ha calificado el movimiento como “justo y hermoso” hasta manifestar a raíz de los dichos de la dirigente del la FECH. Camila Vallejo sobre tratar de evitar un acuerdo entre gobierno y concertación sobre una eventual reforma educacional respondiendo que: “Son los que obstruyen toda posibilidad de acuerdo, los que siempre actúan con intransigencia, los que muchas veces creen que con la violencia y no respetando los derechos de los demás van a ser capaces de imponer sus puntos de vista”.

Así las cosas, el gobierno y la concertación más preocupados de las elecciones de alcaldes del 2012 y de vender los activos del estado, poniéndose entre ellos sus coronas de bostas en contraposición a un movimiento fuerte, transversal, justo, que no lo va a terminar no por decreto ni por acuerdos bastardos, están ya lo suficientemente desprestigiados como para creer, con justa razón, que más temprano que tarde, con la lucha del pueblo consciente y el movimiento social que ya no se conforma con “en la medida de lo posible” llegará a buen puerto.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La intranquilidad primaveral del pueblo argentino

Andrés Figueroa Cornejo (especial para ARGENPRESS.info)

Entrevista con el economista y académico Fernando Azcurra sobre la coyuntura económica en el país de Borges y el Che Guevara.

Luego del triunfo alucinante en las urnas de Cristina Fernández el pasado 23 de octubre, el Ejecutivo está implementando un conjunto de medidas no comunicadas con antelación que tienen a buena parte del los trabajadores y el pueblo argentino bajo una inquietud palpable. Un rumor expectante transita en las calles de Buenos Aires, en las ferias libres, en el transporte público, en las universidades y lugares de trabajo. Uno de los pueblos latinoamericanos con mayor capacidad de movilización cuando apremia la economía, aprieta el cinturón o se inculcan derechos, manifiesta un desasosiego inadvertido hace sólo unas semanas.
Las regulaciones respecto del dólar, los anuncios sobre la reducción de los subsidios a empresas clave (y otras, mucho menos) y los dichos de la Presidenta en la Cumbre del G20 en Cannes, Francia, resumen la coyuntura dominante mientras la primavera por fin comienza a tomar el poder atmosférico en Argentina.
Para capturar fotográficamente el momento que atraviesa el país, quien suscribe se entrevistó con el economista y académico bonaerense, Fernando Azcurra.
-Los medios de comunicación hegemónicos han instalado majaderamente una perspectiva catastrofista en relación a la intervención de la Agencia Federal de Ingresos Públicos (AFIP) en materia de compra de dólares. ¿Qué hay tras esa política gubernamental?
“El gobierno ha señalado que el objetivo es fiscalizar el origen de los fondos y no su destino, por cuanto ha detectado operaciones que no se corresponden con transacciones en el marco del desempeño normal de la compra-venta de divisas, en particular del dólar. Ocurre que existe una presión de los sectores especuladores del empresariado respecto del tipo de cambio. Ellos argumentan que el dólar está apreciado y que prácticamente se encuentra ‘planchado’. Es decir, que no acompaña el crecimiento de los precios.”
-¿Y se condice con la realidad?
“Sin ser exactamente así, tiene visos de verdad. En efecto, el tipo de cambio no camina a la par de los precios, pero tampoco está descontrolado. El nivel de cambio efectivo hoy, continúa resultando competitivo para las empresas. Quizás un poco menos que en meses anteriores.”
-¿Qué demanda el gobierno al empresariado?
“Que en vez de pedir devaluación mediante presiones cambiarias, el empresariado invierta y cree empleo. En general, las corporaciones están habituadas no a invertir, sino a especular. Para los grandes propietarios es más seguro realizar una transacción de carácter cambiario y sacar los dólares del país hacia paraísos fiscales o a sus casas matrices, que invertir en planes de expansión de sus empresas o sucursales porque eso lleva más tiempo y un compromiso con el mercado interno.”
-¿Qué efectos inmediatos tiene esta política?
“No creo que, por lo menos hasta febrero o marzo de 2012, concurramos a una brusca devaluación en Argentina. De ninguna manera. Ahora bien, de aquí a marzo pueden variar las decisiones del gobierno que no estoy en condiciones de adelantar.”
-¿A quién impacta perjudicialmente la fiscalización gubernamental sobre el tema dólar?
“A los especuladores que hacen operaciones con títulos y bonos nominados en dólares que les permiten hasta ahora comprar bonos internos y venderlos en el exterior.”
-La prensa ligada a Clarín, por ejemplo, ha abarrotado páginas y páginas con casos de gente común y silvestre que ha sufrido dificultades a la hora de realizar sus pequeñas transacciones en dólares. Claramente no se trata de grandes especuladores…
“Evidentemente la aplicación fiscalizadora es molesta para quienes necesitan comprar mil o dos mil dólares para viajar a otro país y la AFIP les indica que por su declaración de ingresos o por su no declaración, no están en condiciones de realizar su operación. Sin embargo, el objetivo no es el ‘chiquitaje’, el jubilado, el trabajador. De hecho, con el correr de los días, las incomodidades a esa escala ya están disminuyendo. Una de las soluciones rápidas al respecto se observó en el pago de los compromisos hipotecarios. Lo mismo pasó con los turistas.”
-Ciertos medios de comunicación hablaron inmediatamente de fuga de capitales…
“La expresión ‘fuga de capitales’ es por lo menos ambigua porque cuando se realizan adquisiciones vía importaciones hay que liquidarlas en dólares también. Se trata de dólares que naturalmente salen del país. ¿Es eso fuga de capitales? No. Se trata de pagos cancelatorios. Claro, son dólares que escapan del circuito interno y parten a otros países o al mercado mundial. Pero no puede hablarse de operaciones ilícitas. Sin embargo, otra cosa es exigir a quien va a comprar 10 o 50 millones de dólares los expedientes que acrediten que tiene ingresos suficientes como para justificar semejantes volúmenes.”
“PROBABLEMENTE SE AGUDICEN LAS FRICCIONES ENTRE LAS CENTRALES SINDICALES Y EL GOBIERNO, SI ESTE ÚLTIMO SE OPONE A UN AUMENTO SALARIAL”
-La semana pasada el oficialismo informó sobre la jibarización de los subsidios (cuya existencia influyó notablemente en la victoria de Cristina Fernández) en diversas empresas estratégicas y en otras no tanto, que repercutirían de manera inquietante en la calidad de vida de la mayoría de los argentinos…
“Ello estaba en los planes del Ejecutivo reelecto antes del 54% de Cristina Fernández. Cuando se implementan estas políticas se tiene como fin intentar controlar el gasto público. Los gobiernos K han aumentando el gasto público y, por tanto, disminuyendo el superávit. Existen actividades incomprensibles de recibir subsidios como los casinos, las casas de juego, y las extractivas.”
-¿Y si se elimina el subsidio al gas, al petróleo, la telefonía?
“Incide en el bolsillo de la gente, obviamente. En términos económicos no debería influir en los precios. Porque el subsidio significa un ingreso para las empresas de modo que el precio final de venta no castigue la economía doméstica del consumidor final. Si un producto o servicio tiene un precio de mercado de 10 pesos y el Estado subsidia 3 pesos, se vende al consumidor en 7 pesos. El precio de mercado sigue siendo de 10 pesos. Cuando se elimina el subsidio, la tarifa no se alterará teóricamente dice el gobierno. Pero en concreto la mercancía aumentará 3 pesos. La gente tendría que pagar el precio pleno.”
-¿Y el empresariado podría aprovechar de aumentar el precio de mercado en medio de la eliminación subsidiaria?
“Lo puede hacer, pero es de suponer que inmediatamente el Estado tomaría cartas en el asunto, impidiendo el aumento de esa tarifa. Sin embargo, en la realidad dura, el gobierno sabe perfectamente que la desaparición de los subsidios impactará en la gente.”
-Sumando los recortes de subsidios, el salario de los trabajadores sufriría un mordisco visible…
“En efecto. No existe la menor duda.”
-Pero un gobierno que se autodefine como ‘nacional y popular’, ¿qué medidas debería adoptar para remediar el daño al salario?
“Como mínimo tendría que ofrecer un aumento general de salarios, o permitir que en las convenciones colectivas de trabajo los sindicatos puedan pactar incrementos salariales compensatorios.”
-Pero ello a su vez podría elevar los precios de los servicios y los productos…
“Eso forma parte de la lucha distributiva. Y se está ante relaciones democráticas cuando, aunque el ingreso de la población se vea afectado negativamente, existe la posibilidad de que los sindicatos puedan recuperar su poder adquisitivo.”
-Es decir, la compensación de la pérdida del poder de compra de los trabajadores con la eliminación de los subsidios queda en manos de los propios trabajadores organizados, como no organizados…
“Sí. Ahora bien, habría que esperar que el gobierno no tuviera una mirada distinta a esa demanda de los trabajadores. Si no, estaríamos frente a una contradicción.”
-¿Qué es lo determinante para el caso? ¿La conducta de los trabajadores o del gobierno, o ambas?
“Probablemente se agudicen las fricciones entre las centrales sindicales y el gobierno, si este último se opone a un aumento salarial o a ponerle un tope. En rigor, esta política redundará en mayor conflictividad social y un superior agrietamiento entre la dirigencia sindical y el gobierno.”
-¿Y un gobierno puede poner límite a las ganancias del capital?
“Totalmente. Es una medida política. La cuestión es si la administración de turno está en condiciones y disposición de enfrentar la reacción del empresariado ante una decisión de esa naturaleza.”
SUBTE SIN SUBSIDIO
-El Ejecutivo central también explicitó que la administración del transporte subterráneo sería traspasada al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires conducido por el derechista Mauricio Macri, quien advirtió que sin subsidio, triplicaría el precio del boleto. ¿Qué hay políticamente tras una medida así?
-Se le arroja una ‘papa caliente’ a Macri. Si el gobierno de la Ciudad estuviera alineado con Cristina Fernández, probablemente el traspaso administrativo del transporte subterráneo sería con fondos y subsidios adicionales. Estoy seguro de eso. En el caso concreto, la medida llevará a Macri a aumentar el precio del pasaje. Hay que ver qué dicen los trabajadores del subterráneo y qué dice la población.”
-¿Cuál sería la reacción del pueblo porteño?
“Se provocaría una protesta generalizada.”
-¿Y qué pasaría con el transporte de ómnibus, de los colectivos?
“Subiría de precio también ante el aumento de la demanda.”
-¿Vale la pena imponer una medida antipopular para castigar al gobierno de Macri?
“Macri ya comenzó hace un tiempo su candidatura a la presidencia de Argentina. Y políticamente Cristina Fernández procura erosionar su figura de una manera que no aparece como flagrante, sino mediante un modo que hará enfrentarse a Macri con la población capitalina.”
-Pero por una reyerta palaciega, entre políticos, la factura la pagaría la gente…
“¿Y cuál es la novedad, Andrés?”
“EN ARGENTINA LAS TRANSACCIONES FINANCIERAS NO PAGAN NI UN SOLO PUNTO DE IMPUESTOS”
Hace muy poco, en la Cumbre del G20 efectuada en Francia a propósito de la crisis económica mundial, la Presidenta Cristina Fernández ofreció la opinión de que “Hay que volver a un capitalismo en serio. Esto es un anarcocapitalismo financiero donde nadie controla a nadie”, y añadió que “Lo que hay que regular es al mercado financiero, para que en lugar de especular vuelque las inversiones a la economía real”. ¿Cuáles serían los fundamentos de su intervención?
“El capitalismo verdadero, como declaró Cristina Fernández, refiere a la inversión productiva (crecimiento con empleo) por sobre la especulativa. Está haciendo alusión a lo que Keynes ya planteó en los años 30’ del siglo anterior respecto del ‘capitalismo de casino’. Keynes se manifestó muy en contra del capitalismo rentista. Esto no es nuevo. Lo que han cambiado son las circunstancias a favor cada vez más de las corporaciones financieras. Lo que hay que puntualizar es que el capitalismo financiero también es serio, a tal grado que ha producido una crisis mundial.”
-¿Y cuál es el movimiento del capital financiero?
“Se sabe que el capital ficticio y especulativo se ensaña en medio de contextos de absoluta desregulación. Si los gobiernos establecen controles y fiscalizaciones, el capital financiero se va a dar maña porque tiene un poder tremendo para violar, transgredir, comprar y desacatar todo tipo de regulación. En rigor, independientemente de las posiciones morales y los gustos, el enemigo principal del capitalismo es el propio capitalismo.”
-¿Cómo así?
“Porque el capitalismo ha accedido a niveles de expansión de su momento ficticio y especulativo que llega a dominar al capital real y productivo. Y no se trata de dos capitales diferentes; de hecho forman una sola corporación. Por eso, para que prevalezca la inversión productiva tendría que haber una gran ofensiva contra las grandes corporaciones-holding y del capital financiero. Pero ello no sucederá.”
-Si Cristina Fernández hace una reclamación de este tipo en el foro internacional, ¿cómo andamos por casa?
“Como en todo el mundo. En Argentina las transacciones financieras no pagan ni un solo punto de impuestos. Los trabajadores aquí tienen un mínimo no imponible y un impuesto a la ganancia, mientras las transacciones financieras no tributan nada. El Presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, ha dicho que establecerá la famosa ‘Tasa Tobin’ (1% de gravamen) para las transacciones financieras. ¡Pero eso no va a significar nada!”
-¿Y qué piensas de la defensa que hace Cristina Fernández del capitalismo, más allá de la discusión sobre su momento financiero o productivo?
“Tanto Néstor Kirchner como ella, en su juventud querían cambiar el capitalismo. Las vueltas de la vida desembocaron en que el capitalismo los cambió a ellos.”

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Todo por un dólar

Fabiana Arencibia (RED ECO)

Esta semana se conocieron tres medidas tomadas por el gobierno nacional que apuntan a hacerse de dólares para recomponer las reservas internacionales del Banco Central, poner algún freno a la llamada fuga de capitales y evitar la escalada de la moneda norteamericana.

El Poder Ejecutivo firmó el Decreto 1722 que obliga a mineras y petroleras a liquidar en nuestro país la totalidad de las divisas que provienen de sus exportaciones de petróleo, gas natural y licuado, y de productos mineros.

Como complemento, la Superintendencia de Seguros aprobó la resolución 36162 que da 50 días de plazo para que las compañías aseguradoras traigan al país "la totalidad de sus inversiones y disponibilidades en el exterior”.

Por otro lado, el organismo recaudador de impuestos (AFIP) firmó la Resolución General 3210 por la cual habilita un trámite en línea para que bancos y casas de cambio (también los propios contribuyentes) controlen la situación fiscal y económico-financiera de quien realiza compras de moneda extranjera. Es la AFIP la que da como validado o no este control y habilita o no la compra, pero la resolución no especifica qué elementos se evalúan para ello.

Money, Money, Money

Los números oficiales dan cuenta de una baja de reservas internacionales en los últimos ocho meses. Pasaron de 52.600 millones de dólares en febrero de este año a 47.800 millones a fines del mes pasado. En el caso de la salida de divisas se estima que rondarían los 22.000 millones durante todo 2011.

En entrevista con Red Eco, el economista Julio Gambina respondió algunas preguntas para entender básicamente este tema.

RE: ¿Por qué es tan importante mantener las reservas internacionales del Banco Central?

JG: “Sostener un determinado nivel de reservas del Banco Central le permite al gobierno incidir para mantener el tipo de cambio y si hay excedentes pagar deuda. El país no tiene hoy créditos internacionales y mucho menos aún, crédito barato”.

RE: ¿Cuáles son los motivos de la baja de las reservas?

JG: “Uno de ellos es su utilización para regular el tipo de cambio. Pero la principal causa está en el envío de Remesas de Utilidades al Exterior (RUE) más aun en un contexto de crisis internacional que demanda de las empresas extranjeras, que ganan cuantiosas sumas en nuestro país, el envío de dólares a sus casas matrices (los cuales deben comprarlo en el mercado local) para compensar las pérdidas en sus países de origen (se estima en 4.500 millones de dólares). La salida de capitales es absolutamente legal y Cristina Fernández lo destacó recientemente en una reunión de la Bolsa de Buenos Aires, reconociendo las gigantescas RUE, como dato relevante del modelo productivo en curso y que, en todo caso, el gobierno aspira a su reinversión en el país”.

Recordamos que la Ley de Inversiones Extranjeras que viene de la última dictadura, permite remitir libremente las ganancias de las multinacionales hacia sus casa matrices. El año pasado esa cifra fue equivalente a la mitad del superávit comercial.

RE: ¿Por qué existe la preocupación desde el gobierno en contener el valor del dólar?

JG: “La devaluación en las condiciones actuales supone el alza de precios y no quieren incendiar la hoguera. Saben que hay más inflación de la que mide el INDEC y esto la empeoraría. Tampoco quieren que el dólar baje pues perdería competitividad la producción local”.

Claro está que si el dólar llegara a dispararse rápidamente, como ha pasado históricamente, habría aumento de precios internos y deterioro del poder adquisitivo de los salarios, ya castigados por una inflación real que es casi el doble que la oficial. Esto es así porque la concentración y extranjerización de la economía, coloca a las grandes empresas mayoritariamente extranjeras, como el principal sector formador de precios.

Ni una palabra

Lo mismo que nos preguntábamos cuando se estatizaron las AFJP lo hacemos ahora respecto a las mineras y a las petroleras ¿Por qué ambos sectores, tan poderosos económicamente, no han alzado la voz para quejarse por estas medidas del gobierno?

En el caso de las petroleras, hace tres años que sus exportaciones vienen bajando como consecuencia del agotamiento de los yacimientos. “Como hubo que importar cada vez más gas y fuel-oil para alimentar el crecimiento de la economías, la balanza energética se tiñó de rojo y el déficit ya supera los 3 mil millones de dólares en lo que va del año, según el INDEC”, afirmó Alejandro Bercovich en su nota “Los Dólares de las mineras” (publicado en plazademayo.com). Por lo tanto, el efecto de esta medida sobre sus intereses económicos no será sustancial. Diferente hubiese sido de haberse tomado esta medida durante el inicio de la gestión kirchnerista donde las petroleras no solo ganaron muchísimo dinero con el aumento del valor del barril a nivel internacional, sino que liquidaron el 70 % de sus exportaciones fuera del país, depredando y agotando prácticamente nuestras reservas.

En el caso de las mineras, luego de discutir con la secretaría de Minería, estas empresas han manifestado que no tendrán problemas de respetar las nuevas disposiciones. Al igual que en el caso de las petroleras, no hay control público sobre lo que exportan. Son las mismas empresas que hacen su propia declaración jurada y le dicen al Estado cuanto mandan al exterior. No se sabe a ciencia cierta cuanto es lo que ocultan pero la tranquilidad con la que han recibido esta medida nos hace suponer que gran parte no está declarado. Y que la medida no las afectará demasiado.

Más allá de esto, lo esencial es que todas las prebendas de que gozan en este país (exenciones impositivas de todo tipo, pago de mínimas regalías o devolución de las mismas en caso de que exporten por determinados puertos) no podrían obtenerlas en otros países. La famosa ecuación costo-beneficio les da ampliamente a su favor.

Algo breve sobre la eliminación de subsidios

Ayer los ministros de Economía, Amado Boudou (recientemente electo vicepresidente de nuestro país) y el de Planificación Federal, Julio De Vido, anunciaron la eliminación de subsidios de los servicios públicos que utilizan bancos, financieras, compañías de seguros, juegos de azar, aeropuertos internacionales, puertos fluviales, empresas de telecomunicaciones, hidrocarburos y minas.

Al realizar el anuncio, Boudou dijo que "tuvieron un impacto muy positivo para el acceso a los servicios públicos de parte de la población (…). Le ha servido al país para industrializarse y tener una economía más competitiva, que posibilitó una mayor inclusión".

Difícil pensar en los términos del ministro cuando hablamos de subsidios a quienes están en el negocio financiero, de los juegos de azar, o de sectores que no tienen que ver con la industrialización porque exportan lo que le sacan a la tierra (petróleo y minerales) casi tal como lo obtienen de ella.

Según la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), en los primeros nueve meses del año el gobierno dio "subsidios económicos" por casi 51.700 millones de pesos y "subsidios sociales" por casi 32.000 millones de pesos.

Los funcionarios anunciaron que los subsidios económicos van a ser revisados por una comisión integrada por funcionarios de los Ministerios de Economía y Planificación Federal. Y agregaron que su eliminación no impactará en las tarifas de servicios públicos que pagan los particulares.

"Las tarifas no se modifican", afirmó De Vido. Es que las tarifas en las facturas de servicios ya están aumentadas desde hace meses. Lo que figura es un descuento con la aclaración que corresponde al subsidio. Pero lo real es que la quita incrementará el valor final a abonar por parte de usuarios.

Como otros tantos anuncios que hemos escuchado, este también necesita ponerlo en su magnitud real y alejarlo del impacto que busca generar en la opinión pública. La eliminación va a significar, según informaron, un ahorro de 600 millones de pesos. Esta cifra es menos del 1 % de los 67.000 millones previstos en el presupuesto 2012 para empresas públicas (28.000) y privadas (39.000).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Táctica cristinista ante Estados Unidos y sapos difíciles de tragar

Emilio Marín (LA ARENA)

La presidenta estuvo en el G-20, donde se reunió con Obama e hizo declaraciones que preocupan, por lo elogiosas del imperio. En política fueron sapos difíciles de tragar para el progresismo y nacionalismo.

Estos son días muy complejos para los kirchneristas, sobre todo sus franjas juveniles y progresistas, también para las que tienen esa inclinación y ya peinan canas o no tienen qué peinarse. Es que la participación de Cristina Fernández de Kirchner en Cannes, en la VI Cumbre del G-20, dejó jirones del progresismo con el que había pavimentado su avance hacia el 54 por ciento de los votos.

No es que la presidenta se haya convertido en un títere del imperio, como piensan los opositores más recalcitrantes. Cristina sigue siendo peronista, con sus más y sus menos. Con ese bagaje ideológico fue a La Habana en enero de 2009, a entrevistarse con los hermanos Fidel y Raúl Castro. Y con el mismo sello aterrizó en la Riviera francesa, donde pidió un "capitalismo en serio".

Esta última definición la hizo ante las multinacionales de Business 20, foro empresario paralelo a la cita de presidentes, y ante éstos, donde resaltaban Barack Obama y el dueño de casa, Nicolas Sarkozy.

Los kirchneristas andan buscando argumentos para explicar esa postura cristinista, que los deja algo descolocados. Uno de sus funcionarios, Abal Medina, estaba ayer en Mar del Plata participando de una reunión política promovida por la CTA para festejar los seis años de la derrota del ALCA. No es fácil conciliar este festejo antiimperialista con el G-20 de Cannes con un mensaje de "amor y paz" con la Casa Blanca.

Las ranas son un rico menú, preparadas y al plato. Tragarse sapos, en política, es algo indigesto, pero es usual desde que el senador radical Jaroslavsky dijo que votaría las leyes de impunidad y tragaría esos batracios. El entrerriano lo admitió. Los que hoy están haciendo la traumática digestión por lo de Cannes, en cambio, no dicen ni mu. Les gustaría tener las fauces de un yacaré...

Para colmo hubo una pócima venenosa de postre: la reunión con Obama. Duró entre 20 y 40 minutos, en el hotel donde paraba éste y con los participantes que definió el norteamericano (quedaron out los ministros de Agricultura e Industria, Julián Domínguez y Débora Giorgi).

Cristina zalameó a Obama: "para mí, como presidenta de la República Argentina, es un gran honor poder mantener esta reunión con usted. No podemos soslayar el liderazgo de EE UU en el mundo, tanto en lo político como en la economía. Por lo tanto, esta reunión con usted para nosotros es muy importante".

La devolución del morocho no se quedó atrás. El imperio y Argentina volvían a ser amigos. Página/12 tituló "Friends" (amigos) pero mejor habría estado "Lovers". CFK alabó a las más de 500 empresas norteamericanas que tienen invertidos 12.000 millones de dólares. De los millones que fugaron y de los estropicios del Citibank, Kraft, Lockheed, Azurix, Cargill, IBM y Monsanto, ni una palabra.

Discursos y realidades.

Los que defienden el giro cristinista enfatizan que en sus discursos de Cannes la presidenta defendió una política de empleo, impulso al consumo y contrario a los ajustes. Es cierto. Ese mensaje contrasta con las políticas que la Unión Europea está aplicando desde la lejana Grecia hasta la península ibérica, y desde Londres al norte hasta el taco de la bota itálica.

La gravísima crisis económica y política de Atenas impactó fuerte en la Cumbre. Muchos mandatarios estaban más pendientes de si Papandreu hacía o levantaba el referéndum, que a las alternativas de la reunión en sí.

La falta de acuerdos para hacer frente a esa crisis que sacude a Europa puso más de resalto la inutilidad de este tipo de reuniones. La presidenta argentina debería revisar la conveniencia de seguir integrando el G-20. Es un ámbito ilegítimo -como lo llamó el belga Eric Toussaint- que se va desprestigiando a medida que pasan las cumbres y la crisis crece a la altura del Mont-Blanc (4.810 metros).

El mensaje proactivo, de inclusión social y de participación del Estado, que repitió Cristina en la costa francesa fue progresivo pero tuvo un punto flaco. Es que al hablar de un "capitalismo en serio" y de la necesidad de que la gente consuma "para que ustedes tengan ganancias", no lo hacía frente a cooperativas, pymes ni empresas argentinas medianas y algunas grandes. Sus interlocutores, en el Business 20, eran los máximos ejecutivos de Coca-Cola, Unilever, Techint, Carrefour, Repsol, Telefónica, Crédit Suisse, BNP Paribas, Usiminas y otros "pesos pesados" internacionales.

Cristina les hablaba a las corporaciones responsables de que este mundo sea tan injusto; algunos de esos monopolios fueron responsables de la crisis comenzada en 2008. ¿No suena utópico en el peor sentido de la palabra halagar a estas multinacionales e instarlas a soluciones para un mundo que éstas pusieron patas para arriba?

Plantear un "capitalismo en serio" tiene cuatro inconvenientes. Primero, olvida que se vive en la época del imperialismo y no hay vuelta atrás en la historia. Segundo, que la gravedad de la crisis es tal que -aunque los imperios practicaran el keynesianismo, como Bush y Obama con sus "paquetes de estímulos" billonarios-, no tuvieron resultados. Tercero, que el "capitalismo en serio" es el mismo que degeneró en el capitalismo existente, algo que no cayó del cielo. Cuarto, la presidenta admitió, en el pasaje donde hacía la apología del capitalismo, "qué dirán mis amigos de la Universidad" (de la época donde ella y los jóvenes de la FURN anhelaban el "socialismo nacional"). Y le dirán que mudó ideológicamente y ahora busca la cuadratura del círculo. Eso podrían decirle.

¿Durmiendo con el enemigo?

En los piropos mutuos con Obama, la jefa de Estado se quedó corta, al enumerar el peso de las empresas norteamericanas en el país. En la Web de la Cámara de Comercio de EE UU (Amcham), se lee que "nuclea a más de 750 empresas estadounidenses, argentinas y de otros países, que emplean directamente a 320.000 personas en más de 200 plantas distribuidas en todo el país y en todos los rubros de la actividad económica".

Semejante poder de fuego por supuesto que aconseja moverse con prudencia, plan, aliados, etc, pero no obliga a rendirse ni buscar alianzas inconvenientes. Esta precaución de no dormir con el enemigo es especialmente válida en tiempos de crisis, cuando éste "anda al salto por un bizcocho".

¿Sacará algo positivo Argentina de estas genuflexiones ante Washington? No parece, pues la presencia de Angelina Abbona, procuradora del Tesoro, en la delegación en Cannes dio pie a la hipótesis de que Cristina quería negociar el pago de los 250 millones de dólares que exigen Azurix y Bluerigde, con fallos favorables del Ciadi (tribunal del Banco Mundial). A Abbona, ex militante maoísta de los ´70, sí la dejaron entrar al cónclave de los presidentes en el hotel Carlton.

Que a los ministros de Industria y de Agricultura, los dejaran afuera puede ser indicativo de que la solicitud de CFK, para que EE UU levante o flexibilice barreras arancelarias para las carnes, granos y sobre todo limones argentinos, hoy no tiene mayores chances.

Ese destrato del imperio se agudiza en años de crisis. Para nuestra balanza comercial es algo muy preocupante, porque en la rueda de prensa Cristina subrayó que la balanza bilateral es deficitaria este año para Argentina en 4.700 millones de dólares. Se necesita equilibrarla pero el afro-americano, chamuscado por la crisis, se hace el sota.

Se viene un año difícil en Argentina y el gobierno decidió recortar subsidios por 600 millones de pesos. Los monopolistas de la UIA y AEA, y editoriales de "La Nación", lo vieron como un paso positivo. Sólo lo será si ese recorte y otros que se vienen no afectan con subas de tarifas a los sectores bajos y medios de la sociedad.

Hace unos días la presidenta instrumentó otras medidas para transparentar la compra y venta de divisas, luego de comprobarse una fuga de éstas. La derecha no podía protestar muy abiertamente porque habría significado un reconocimiento de que es parte del problema. Una que no tuvo empacho en vociferarlo fue la tilinga Susana Giménez. Faltó que dijera: "el que me impida comprar más de los 2.6 millones de dólares que llevo comprados, tiene que morir".

El gobierno nacional debería comprender y actuar en consecuencia contra los grandes especuladores en divisas y responsables de su fuga al exterior. Ese rol no es el de la platinada con mansión y mentalidad de Miami. El problema son las compañías y entidades financieras que llevan fugados en el año 22.000 millones de dólares. Un economista aseguró en "678" que la suma de estos años ascendía a 75.000 millones de dólares. Sandra Russo, que de esto no entiende y actúa con el optimismo ramplón de Pangloss, le dijo al economista que "seguramente el gobierno estará pensando en medidas para evitar la fuga". El problema es que la fuga ya fue, Russo, le replicaron.

Peor que esa periodista ultra K estuvo la presidenta en Cannes. Ella sí sabe, pero elogió a las 500 firmas de la Amcham, las mismas que súper explotan a su personal, monopolizan mercados, elevan precios, evaden impuestos y encima fugan tantísima plata reinvirtiendo apenas lo mínimo, pese a cobrar subsidios y reintegros del Estado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Micheli: “Argentina debería estar en el ALBA”

Inés Hayes (ACTA)

En diálogo con ACTA, el secretario general de la CTA, Pablo Micheli, habló sobre la participación de Argentina en el G-20, las definiciones ideológicas de la Presidenta y la necesidad de profundizar la organización de los trabajadores ante la amenaza de la crisis.

¿Cuál es tu visión de la participación del Gobierno en el G-20?

El G-20 es un lugar donde ni Argentina ni Brasil deberían estar. Nosotros deberíamos estar en el ALBA, en Unasur: deberíamos fortalecer nuestra propia identidad. En el G-20 están los que bombardearon a Libia y se regodearon con el asesinato de Khadaffi. Más allá de lo de Khadaffi, lo que hicieron fue robarse el petróleo.

Estando en el G-20, Cristina y la Presidenta de Brasil están legalizando a los que ahora intentan invadir Irán. La posibilidad de un ataque a Irán sería una tragedia mundial, de consecuencias todavía inimaginables porque Irán no es ni Irak ni Afganistán.

¿Y qué opinás de la foto que recorrió el mundo?

Lamentable foto: Cristina con Merkel, Sarkozy y Berlusconi. Si Obama está contento y dice que quiere ser como Cristina, no creo que sea bueno. Además festejan la vergüenza del Primer Ministro griego Papandreu de haber resuelto no consultar al pueblo griego. En estas condiciones se van a quedar hasta con las islas de los griegos. Cómo se puede festejar que Papandreu resolviera acatar lo que dice el Fondo Monetario y no lo que dicen las reglas de la democracia que es darle participación al pueblo con el referendo. Ni hablar de la definición ideológica de la Presidenta de construir un capitalismo en serio. Eso no es por lo que lucharon los 30 mil desaparecidos. Para mí es el socialismo, seguramente para otros compañeros del campo popular será con otro nombre. Pero estamos seguros que el sistema capitalista en serio, en joda, anárquico o cual fuera tiene la misma cara que es la muerte, la derrota, la destrucción del planeta, la desigualdad, la pobreza. Eso es el capitalismo en cualquiera de sus caras y si la Presidenta cree eso, se equivocó con el mandato popular, porque no creo que ese 54% haya sido para construir capitalismo.

¿Cuál es la propuesta de la CTA?

Desde la CTA vamos a pelear por construir una nueva sociedad, en todo caso veremos cuál es el nombre pero seguro que ésta no es, el capitalismo no es. No estamos de acuerdo bajo ningún punto de vista que a esta crisis la paguemos los trabajadores y el pueblo. Esta crisis la tienen que pagar los que la generaron y para eso hay que estar preparados, hay que organizarse: en todas las universidades, en todos los colegios, en todas las fábricas, en todos los sectores de trabajo, en los barrios. No nos puede pasar igual que en 2001 cuando la gente salió a la calle espontáneamente, con mucha fuerza pero sin organización que la contenga, esta vez tiene que haber organización. Esta CTA tiene las puertas abiertas para todos los que quieran luchar para evitar que la crisis la paguen los trabajadores, que la paguemos con la vida de la gente.

La Presidenta debería tener en cuenta el pedido de entrevista que le hizo la CTA porque lo mejor es enfrentar la crisis entre todos. Sería bueno que convocara a un Consejo Económico y Social integrado no sólo por los que piensan igual que ella sino también por los que no pensamos igual.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Agrotóxicos y Salud: “Yo pido justicia. Hay muchos casos como este en nuestro país”

INCUPO - INDYMEDIA

Como nunca, un tema ambiental que afecta a tantas personas en zonas rodeadas por monocultivos - como la soja- tuvo tanta repercusión en la sociedad de Reconquista y con tanta cobertura desde la prensa local. Pero sucedió tras la muerte de un joven peón rural, Néstor Vargas, quien se contaminó al manipular venenos para las plantaciones agrícolas.

Néstor Vargas, de 27 años y padre de familia de cinco hijos, falleció tras una semana de sentir dolores intensos, luego de descargar químicos agrícolas en el campo donde trabajaba. Además de la conmoción por la muerte, los familiares hicieron públicas sus denuncias por negligencia contra los dueños del campo que le negaron la oportunidad de la atención médica y contra el hospital de Vera donde en dos oportunidades lo diagnosticaron equivocadamente.

El pasado 25 de octubre, organizaciones sociales, agrupaciones políticas y de derechos humanos, pertenecientes al espacio Encuentro por los Derechos Humanos, ciudadanos y ciudadanas, se acercaron hasta el Nodo Cívico, para dejarle un documento al Coordinador regional Dionisio Scarpin, quien no estuvo presente por compromisos anteriores, y también al Licenciado Néstor Osti, referente del Nodo de Salud, otro de los lugares donde se presentó la nota.

Una muerte inesperada y pedido de justicia

De un semblante apagado, y con voz tímida, Adriana Mastroiani, la esposa de Néstor Vargas, decía: “no tenía ninguna cosa para protegerse, no tenía nada. Nosotros teníamos muchos proyectos juntos, uno era empezar la casa para nuestros hijos y ahora no está él para hacerlo”. Néstor se fue, sin quererlo, dejando a Adriana con 5 hijos y con un futuro económico incierto.

La denuncia de la muerte de Néstor Vargas, fue realizada por su hermano Juan, quien desde el primer momento, se puso al frente de todo trámite y exposición del caso, en los medios de comunicación. La denuncia está asentada en el juzgado correccional del Dr. Eduardo Fabbro. Por el momento se encuentra bajo secreto de sumario y caratulada “Juan Vargas sobre su denuncia”.

“Lo que dije a los medios de la parte laboral, se va a arreglar por medio de la justicia. Por otra parte cuando nos enteramos de todos los acontecimientos de todos los agroquímicos o agrotóxicos , que se están manipulando sin control, cuando me entero de niños que están naciendo deformes, queremos apoyar esto. No queremos que esto quede en Reconquista, sino a nivel nacional e internacional”, expresó.

En este escenario, donde muchos sectores económicos se han expresado sobre la inocuidad de herbicidas y plaguicidas y la receta de “buenas prácticas” de agricultura, que son al mismo tiempo, incentivadas desde el gobierno nacional, provincial y local, la muerte golpeó a este norte provincial que quiere saber qué sucedió con Néstor Vargas.

Certezas

La familia de Néstor no tiene dudas. El joven murió por un envenenamiento tras haber manipulado bidones conteniendo agrotóxicos. Dice Juan: “yo no te puedo dar un dato técnico como profesional, porque no tengo forma de saberlo, pero sí te puedo decir que, y según lo que nos dijo el médico, el Dr. González, esto fue una intoxicación. El mismo médico indignado, pidió informes en laboratorios de Buenos Aires y le dan informaciones concretas de que esto es grave”, comentó indignado.

Para Juan, Adriana y toda la familia de Néstor Vargas, encontrarse con denuncias de pueblos fumigados, con personas afectadas por la agricultura intensiva y con el sector político y estatal que se resiste a ver a esta problemática, como una problemática de SALUD, fue como despertar al horror: “Yo no tengo tanto conocimiento, pero sí hay mucha gente que han estado siguiendo casos, me doy cuenta de la gravedad que es esto. De mi parte no voy a parar, voy a continuar. Me gustaría que se tomen medidas y nos sumemos todos”.

Uno de los miembros de la prensa, consultó si él era consciente de que comenzaría una lucha contra intereses muy poderosos, a lo que Juan respondió: “Yo le digo a los empresarios a aquellos que fabrican estos químicos, que ellos mismos han regado la tierra con sangre. Yo estoy dispuesto, así de la vida por esto”.

Próximos encuentros

Una de las referentes del nodo cívico, la arquitecta Mercedes Mussín, recibió a la familia, a los vecinos y organizaciones que participaron de la concentración y confirmó un encuentro el lunes 31 de Octubre, a las 10 de la mañana, entre el coordinador regional Scarpín y la familia Vargas.

La funcionaria explicó además que “hay un alerta general en la provincia, para establecer responsabilidades y aclarar el hecho. Ver si hay alguna infracción a la ley de fitosanitarios, la 11273 que establece el Uso, manipulación y tipos de agrotóxicos (…) Yo me comprometo a que esté fijada la reunión para el día lunes a las 10 de la mañana, haciendo llegar esta nota. Y bueno, más…no está a mi alcance, lamentablemente”, expresó.

Las notas

El tema abrió un debate social, en torno a la utilización de los agrotóxicos y los problemas médicos, que se derivan de este uso.

Por su parte, el espacio de ciudadanos organizados, llamado “Encuentro por los Derechos Humanos”, emitió varios comunicados por el caso de Néstor Vargas, repudiando su muerte y solicitando medidas concretas que le compete al Estado provincial.

La nota dirigida al coordinador del Nodo Cívico, Dionisio Scarpín, que se tomen medidas concretas para “Prohibir la aspersión aérea de agroquímicos en toda la provincia. Medida que ya se emplea en la Unión Europea, y es estudiada en otras provincias; establecer una zona de exclusión de 800 metros de distancia en forma provisoria y con tendencia ascendente, con respecto al límite del ejido municipal, escuelas rurales, caseríos y cursos de agua para las aspersiones terrestres de cualquier tipo de agroquímicos”.

También solicitan que se de lugar a resoluciones aprobadas, en ámbitos nacionales e internacionales y “propiciar la recategorización de todos los agrotóxicos en uso en forma inmediata. (Hoy la clasificación de los agroquímicos está en debate y ya tuvo una resolución de la Defensoria del Pueblo de la Nación); se prohíba en forma inmediata el uso del Endosulfán en la provincia de Santa Fe. (Justamente, se trata de un agroquímico que ha sido detectado en las aguas del Arroyo El Rey en el último estudio de la contaminación en el mismo); garantizar el estricto cumplimiento de la Ley N° 11.273 en lo que respecta a la aplicación, comercialización y acopio de agrotóxicos en áreas urbanas”.

Otros de los puntos destacados, es el pedido de “establecer las disposiciones legales para que las empresas proveedoras de agrotóxicos, se hagan cargo de los envases descartados; prohibir la instalación de silos dentro del ejido municipal. Trasladar los existentes, en un plazo perentorio, a una distancia no menor de 5km. de las áreas urbanas; dar cumplimiento público y privado en todo el territorio provincial al Registro de intoxicaciones por plaguicidas; realizar con carácter de urgente estudios epidemiológicos de morbilidad y mortalidad asociada a agrotóxicos.

En cuanto a la nota presentada al coordinador del Nodo de Salud, apuntaron a la atención médica realizada a Néstor Vargas, en el hospital de Vera. Dice el comunicado: “este comportamiento del efector de salud pública sirve como la mejor muestra de lo que deben padecer, cuando acuden a los dispensarios y hospitales en busca de ayuda, muchas de las personas que sufren las consecuencias de los agrotóxicos. En lugar de garantizar la prestación de un derecho humano tan elemental como el de la salud sin importar el poder adquisitivo o la procedencia social del paciente, se convierte a las personas en víctimas de una doble agresión: la del envenenamiento y la de la negación de salud.

Remarcan la investigación necesaria para “establecer si hubo negligencia y/o responsabilidad del personal del SAMCO de Vera en el deceso de Néstor Vargas y, en tal caso, para que los responsables sean sancionados con la severidad del caso amerita”.

Al igual que en la nota dirigida al Nodo Cívico, requieren que “se de cumplimiento público y privado en todo el territorio provincial del registro de intoxicaciones por plaguicidas; se realicen con carácter de urgente en el territorio del Nodo 1 de la provincia en general estudios epidemiológicos de morbilidad y mortalidad asociada a agrotóxicos”.

“Nuestra petición se asienta en el incremento de las enfermedades y afecciones permanentes o transitorias que aquejan a un número cada vez mayor de habitantes de nuestro territorio provincial, entre las cuales podemos mencionar diferentes tipos de cánceres en niños y adultos, malformaciones y alteraciones genéticas, abortos espontáneos, alergias y padecimientos respiratorios de todo tipo, todo ello en casos de intoxicaciones crónicas, llegando a los extremos como el de Néstor en los casos de intoxicación aguda”, fundamentan las organizaciones.

Palabras de agradecimiento

“No me esperaba esto, es decir, que esto hubiese llegado hasta donde se está llegando. Si bien espero más de parte de la justicia, también me gustaría que tanto los medios de comunicación como radio, televisión, tomen esto y quiero que llegue a buen fin. Pido a las instituciones que podamos unirnos cada vez más, yo noto que eso hace falta. Yo pido justicia, no sólo por Néstor, sino que tomé conciencia de que hay muchos casos como este en nuestro país…”, dijo Juan al culminar la actividad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El Riachuelo, un zombie del sistema

Silvana Melo (APE)

Cuando, arrasado por la sífilis, Pedro De Mendoza decidió que la ciudad debía nacer en los bañados del Riachuelo, pensó en un puerto. No hay ciudad viable sin puerto. No habría Buenos Aires sin Riachuelo. Los pibes que nacen y crecen respirando veneno, corriendo una lata en el patio del infierno, en el pedacito podrido de país que les tocó, no saben de los cálculos fallidos del fundador. Ni de los 200 años de tortura y muerte a las que fue sometido el pequeño río, en el relato de alucinación de Antonio Elio Brailovsky.

La cuenca Riachuelo-Matanza cruza catorce municipios arrastrando la contaminación más alta del país. La rodean doce mil industrias y trece villas y asentamientos con cinco millones de gentes respirando plomo, cadmio y basura, bebiendo mercurio y cromo, amputándose el futuro que queda tan cortito, como la hierba que ya no crece más.

La clausura de Carrefour, ahí no más del retazo del Riachuelo que cruza el Puente Bosch, se vendió como una corajuda disputa a los bravos poderes económicos. El hipermercado arrojaba residuos contaminantes al Riachuelo con un efecto de tanta gravedad como pinchar a un cadáver con un alfiler.

En 2008 la UIA había pedido el desalojo de las casas de lata que habían levantado los expulsados de la tierra a la vera de la podredumbre, demasiado cerca de la entrada del hiper. Es el contraste brutal que ha signado la crónica del Riachuelo. Y que ha marcado a fuego la historia del país. El desarrollo industrial aluvional que drena sus desperdicios –químicos y humanos- en el cauce de agua espesa y verde.

Tarde, casi cuando ya no se vuelve de la muerte, la Corte Suprema conminó, en un fallo de 2008, al inmediato saneamiento del Riachuelo. Provincia, Nación y Ciudad se calzaron las ropas de la ejecutividad y con las siglas de ACUMAR armaron la vidriera de la eficiencia. El Riachuelo es una alquimia azul verdosa de fosforados y basura pre-histórica en la que será una quimera reencontrar atisbos de agua. Y es una sinopsis de la la desidia y la perversidad del poder, del capitalismo de entrañas abiertas. Desde que en la historia pre Mayo Carlos V dispuso que todas las industrias del Nuevo Mundo debían instalarse aguas abajo de las ciudades. Es decir, del Riachuelo hacia el sur. Saladeros, curtiembres, mataderos, vertieron en los bajos sus arroyos de sangre, carne, huesos y esclavos negros contagiados de viruela. Otros esclavos –los fugados- se escondían en sus pajonales, ensangrentados y encascarados de moscas.

A mediados del siglo XIX, dice Brailovsky que dijo Guillermo Hudson, Buenos Aires era “la ciudad más pestilente del globo”. Y se hizo cargo al pesado Riachuelo, rojo y marrón en su lecho engordado de pasta orgánica, de la fiebre amarilla, el cólera y toda peste que husmeara las incipiencias del Puente Bosch. El mismísimo Alberdi ya pedía a gritos que el puerto se mudara a otra parte. Un siglo y medio después, en Villa Inflamable la mitad de los niños tienen plomo en sangre. Diecisiete sustancias tóxicas los acompañan en la sobrevida diaria, en el potrero y en las toses de la madrugada.

Cuando ya el Riachuelo estaba casi muerto por la contaminación orgánica, la alegre comparsa de la industrialización aportó las maracas de la contaminación química. Y el tercer milenio extendió el certificado de apocalipsis.

El Puente Bosch se inauguró en 1908, levadizo y metálico. Antes de ser techo de los envenenados por la historia, de los descartados del sistema, se tragó entero a un tranvía de la línea 105 que no lo vio levado y cayó en las aguas muertas. Casi sesenta obreros se llevó el riacho embrujado en el que Carrefour tira a escondidas líquido contaminante, igual que las doce mil industrias del alrededor.

El Polo Petroquímico de Dock Sud –del que la Corte pidió la reconversión industrial y relocalización- es el verdugo de Villa Inflamable. Nombre combustible desde la amarga ironía.

Los niños de la Villa, expuestos al plomo, al benceno, al tolueno y al cromo, crecen menos, pierden capacidad de comprensión, convulsionan, les duele la cabeza, se les deforman las piernitas. El fin del mundo en el que viven les tala el futuro al ras. Les arranca la igualdad de oportunidades, los deja atrás, furgón de cola social, sin acceso a la educación ni al trabajo de mínima calificación. Los descarta, definitivamente.

Los pibes que se criaron en Puente Bosch o en El Pueblito, respirando la ponzoña cenagosa del río, llevan en su piel la ventisca de los basurales, el cromo, el mercurio y el cadmio de la vertiente industrial, todos cancerígenos y generadores de daños neurológicos.

La mitad de los niños de Villa Inflamable –según la medición de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA)- tiene plomo en sangre. El plomo “afecta al sistema nervioso, disminuye el coeficiente intelectual, produce abortos espontáneos, cefaleas y convulsiones”. El 88 por ciento de los chicos encerrados en la nube tóxica del Polo Petroquímico presentó presencia de tolueno en su sangre. El tolueno “afecta el desarrollo de embriones y fetos humanos, altera el sistema nervioso, produce debilidad y pérdida de memoria”.

“Son víctimas de desgracias ambientales, económicas y políticas que ellos no han producido. Sus complicadas vidas ilustran los efectos devastadores que la contaminación ambiental tiene en los jóvenes cuerpos y mentes de los habitantes de Villa Inflamable. La suya es una historia, similar a la de otros territorios de relegación urbana, de cruda necesidad económica que surge de la erosión del trabajo asalariado y de un Estado que, en términos prácticos, los ha casi abandonado”, escribieron Débora Swistun y Javier Auyero.

A casi 500 años de un Pedro de Mendoza con el cerebro comido por la sífilis, que –dicen sus revisionistas- quiso fundar una ciudad sobre el barro flojo del Riachuelo, a dos siglos y medio de que los cueros de las curtiembres se mezclaran con el cuero de los esclavos en el lecho del río, a menos de cien años de la génesis del Polo Petroquímico que corta la piel y quita a los niños la capacidad de comprender, el Riachuelo cargado como un brazo tóxico está muerto. Y resiste, como zombie anárquico del sistema.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Calculan en Nicaragua amplia victoria electoral de Ortega y FSLN

PL

Luego de contabilizar el 15,99 por ciento de las Juntas Receptoras de Votos, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en Nicaragua logra el 63,95 por ciento del respaldo popular en las elecciones nacionales celebradas este domingo.

Roberto Rivas, presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), ofreció este segundo reporte preliminar en comparecencia ante los medios de prensa nacionales y extranjeros, reunidos en el centro de convenciones del hotel Crowne Plaza de esta capital.

Según los datos contabilizados hasta el momento, en segundo lugar figura la alianza encabezada por el Partido Liberal Independiente con el 29,09 por ciento de los sufragios.

Seguidamente se ubican la coalición del Partido Liberal Constitucionalista (6,27 puntos porcentuales), la Alianza Liberal Nicaragüense (0,46) y la agrupación que lidera la Alianza por la República (0,22).

El magistrado Rivas informó que alrededor de las 12:00, hora local, el CSE dará a conocer un siguiente parte oficial preliminar acerca de los comicios, los cuales contaron con una amplia participación popular.

Mientras en el Crowne Plaza, magistrados, otros funcionarios públicos y periodistas estaban al tanto de las estadísticas, en las calles de Managua la gente seguía de fiesta.

Miles de personas, en su mayoría jóvenes, salieron con banderas nacionales y emblemas sandinistas a celebrar lo que ya toda la nación da como victoria definitiva de Ortega y el FSLN para otros cinco años de "buen gobierno", como suele decir el pueblo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Presidente electo de Guatemala reitera compromisos

PL

Otto Pérez Molina inició hoy su primer día como presidente electo de Guatemala reiterando compromisos por la seguridad y justicia y llamando a lograr acuerdos para legislar en el Congreso.

Como candidato del Partido Patriota (PP) en el balotaje dominical, el exgeneral Pérez Molina acumuló 53,76 de los votos luego de escrutado el 99,93 de las 16 mil 668 juntas receptoras habilitadas en el país.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) informó del 46,24 por ciento de las boletas favorables a Manuel Baldizón, de Libertad Democrática Renovada (Lider), quien admitió sin dudas la victoria de su rival.

Lo anunciado oficialmente indica que el nuevo mandatario ganó en la mitad de los 22 departamentos guatemaltecos, siete menos que durante la primera ronda de los comicios el 11 de septiembre.

Fundamental fue su éxito en la demarcación de Guatemala, por mucho la de mayor cantidad de electores empadronados, donde obtuvo alrededor del 60 por ciento de las papeletas que marcaron su diferencia con Baldizón a nivel nacional.

Cuando la presidenta del TSE, María Eugenia Villagrán, hizo oficiales los resultados del balotaje también destacó la asistencia a las urnas del 59,27 por ciento de los ciudadanos aptos, cantidad nunca antes lograda en fase idéntica de un sufragio en el país.

Pérez Molina reconoció los duros retos por enfrentar en su futura administración, a partir del 14 de enero de 2012, uno de ellos reorganizar las finanzas del Estado con inicio en lograr la aprobación parlamentaria del presupuesto para el año venidero.

Pondrá énfasis en llegar a acuerdos con las demás bancadas del Congreso de la República dispuestas, dijo, a priorizar los intereses de Guatemala sobre los personales.

Repitió de esa manera palabras reiteradas en múltiples ocasiones por el jefe del Ejecutivo, Alvaro Colom, ante los innumerables obstáculos y rechazos a sus propuestas en el órgano legislativo de los bloques opositores, encabezados precisamente por el PP.

El próximo mandatario instó a quienes dirigen la variedad de sectores de la sociedad a buscar una agenda consensuada para enfrentar los más acuciantes problemas del país, tales como la pobreza y la inseguridad.

Al admitir su derrota electoral, Baldizón se autoproclamó principal líder de la oposición, desde donde afirmó vigilará el cumplimiento de las promesas planteadas por Pérez Molina durante su campaña proselitista.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Ferroviarios franceses se sumarán a huelga europea

PL

El sistema ferroviario en Francia comenzará a paralizarse de manera parcial hoy por la noche, cuando varios sindicatos acatarán un llamado del sector en la Unión Europea para protestar contra los planes de privatizar este servicio.

Franceses aguardan con preocupación plan de austeridad gubernamental

Las líneas de los trenes Lunéa, que enlazan a París con Toulouse y Niza, sólo pondrán en circulación un convoy de ida y vuelta en la noche del lunes.

El martes la disminución en todo el país será más sensible, en particular en el norte y el oeste, aunque se descarta el paro total para evitar afectaciones graves a la población, señalaron las organizaciones gremiales.

Gilbert Garrel, principal dirigente de la Central General de Trabajadores en el sector ferroviario, dijo que la medida tiene como objetivo informar y poner en guardia a los usuarios sobre los planes de pasar las líneas al sector privado.

Este mes la Comisión de Transporte de la Unión Europea volverá a discutir en Bruselas un polémico proyecto para incorporar a empresas privadas a la prestación de este servicio, con el pretexto de estimular la competencia.

Actualmente la mayor parte de los ferrocarriles son gubernamentales, lo cual permite ofrecer un precio relativamente bajo para el traslado de pasajeros y mercancías.

La irrupción del capital privado, cuyo principal objetivo es la ganancia al menor costo posible, implicaría el despido de miles de trabajadores en todo el continente y el aumento del precio en los trayectos locales, nacionales e internacionales, coincidieron analistas.

Este proyecto tiene ya varios años de estudio, aunque hasta el momento la oposición de los sindicatos, que agrupan a decenas de miles de obreros vinculados directa o indirectamente al transporte ferroviario, ha evitado su puesta en práctica.

La huelga continental se cumplirá hasta las primeras horas de la madrugada del miércoles.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La separación de Panamá de Colombia: Mitos y falsedades

Olmedo Beluche

.

Olmedo Beluche: “La separación de Panamá de Colombia. Mitos y falsedades”. Reflexiones sobre la patria. Tareas no. 122. CELA, Centro de Estudios Latinoamericanos “Justo Arosemena”. Enero-Abril 2006. – http://www.salacela.net/images/tareas/16_e.pdf
Pasada la conmemoración del Centenario de la creación de la República de Panamá estamos en condiciones de hacer un balance de los aportes historiográficos que nos quedan como saldo. Debemos afirmar que el resultado final es positivo, pese a la falta de apoyo de los medios oficiales. Aunque con escasa trascendencia hacia el gran público, la intelectualidad panameña, la comunidad de historiadores y cientistas sociales debatió en profundidad sobre el acontecimiento y sus implicaciones históricas. Múltiples conferencias, decenas de artículos y monografías, y algunos libros vieron la luz en este primer Centenario.
La óptica desde la cual abordamos esta evaluación no es la de un estudio bibliográfico, sino la continuidad del debate acalorado y apasionante que se produjo durante la conmemoración. Tal y como viene sucediendo desde el mismo 3 de Noviembre de 1903, los argumentos en favor y en contra del acontecimiento se dividen en tres bandos, bautizados por el historiador Carlos Gasteazoro como: la leyenda dorada, la leyenda negra y la versión ecléctica.
Aquí asumimos la defensa de lo que erróneamente en Panamá se ha denominado “leyenda negra”, tomando diez de los principales argumentos esgrimidos por sus detractores durante el debate del Centenario, desnudándolos uno por uno, para demostrar con hechos que no estamos ante una leyenda, sino ante la cruda realidad de lo acontecido.
En Panamá se ha denominado “leyenda negra” a las interpretaciones de los acontecimientos del 3 de Noviembre de 1903 que muestran el papel jugado por la intervención norteamericana en la separación de Colombia. Con este calificativo se ha pretendido desacreditar obras como la de Oscar Terán (Del Tratado Herrán-Hay al Tratado Hay- Bunau Varilla), de Ovidio Díaz E. (El país creado por Wall Street) o la mía (La verdadera historia de la separación de 1903). Analicemos algunos de los argumentos esgrimidos contra estas versiones, a ver si se trata de una “leyenda” o un análisis objetivo.
1. “No hubo intervención norteamericana”. Si uno lee los libros de texto utilizados en nuestras escuelas, no encuentra ninguna participación norteamericana en el acontecimiento. La versión de J. B. Sosa y E. Arce (Compendio de Historia de Panamá), primera historia oficial, salvo una rápida mención del Sr. Shaler (“amigo de la separación”) en Colón, y del acorazado Nashville que “hizo desembarcar una fuerza… para proteger la salida del tren … y los intereses y vidas de los extranjeros de aquella localidad”, pareciera que Estados Unidos no tuvo mucho que ver con la separación de Panamá de Colombia del 3 de Noviembre de 1903.
Lo mismo puede decirse de Datos para la Historia de José A. Arango, fuente privilegiada de lo que se ha llamado “leyenda dorada”, para el cual los norteamericanos sólo juegan un papel secundario, de apoyo al movimiento. Sin embargo, Arango deja entrever la participación activa de algunos personajes como Beers, Shaler, Prescott y un “caballero” que no nombra en Nueva York (William N. Cromwell).
Basta un poco de curiosidad para indagar quiénes eran estos señores y la “leyenda dorada” se viene al piso, quedando al descubierto el nexo de intereses imperialistas que los unía a la Compañía del Ferrocarril de Panamá, a la Compañía Nueva del Canal (francesa) y a lo que se jugaban en el Tratado Herrán-Hay. Todos ellos, incluyendo J. A. Arango y Manuel Amador Guerrero, laboraban para Compañía del Ferrocarril y tenían como su jefe y cerebro de la conspiración a William N. Cromwell.
La leyenda dorada también “olvida” mencionar que Teodoro Roosevelt ordenó el arribo a Panamá, en noviembre de 1903, de hasta diez acorazados para asegurar la separación: Nashville, Dixie, Atlanta, Maine, Mayflower, Praire, Boston, Marblehead, Concord y Wyoming. Ver la obra de McCullough (El cruce entre dos mares) o la novela de Jorge Thomas (Con ardientes fulgores de gloria).
2. “Hubo intervención, pero la idea de la separación es de Arango”. Ante el cúmulo de evidencias, los más inteligentes analistas panameños se mueven a lo que se ha llamado la “versión ecléctica”, es decir, no niegan la intervención yanqui, pero la atenúan diciendo que los conspiradores panameños tuvieron la idea de proclamar la separación independientemente de los Estados Unidos. Aceptan que Roosevelt deseaba “tomar el Istmo” por la fuerza ante el rechazo del Tratado Herrán-Hay, alegando “razones de utilidad internacional”, pero que el móvil de los próceres era distinto y nacionalista. La “versión ecléctica” pretende explicar la separación como una conjunción “casual” de intereses entre panameños y norteamericanos.
Autores como Jorge Thomas (en su novela histórica Con ardientes fulgores de gloria) o Humberto Ricord (El 3 de Noviembre visto desde el centenario. Tomo I) sostienen que son los conspiradores panameños los que tienen que convencer al gobierno norteamericano de apoyar la separación que ellos han planeado. La base para esta interpretación son los “Datos” de Arango, según el cual, a él se le ocurre la idea en mayo de 1903 y manda primero al “noble Capitán Beers” y luego a Amador a Estados Unidos a buscar apoyo.
Pero los hechos contradicen a Arango, porque el Sr. Beers llega a Estados Unidos a comienzos de junio, pero ya el 13 de ese mes, Cromwell ha hecho publicar, por medio del periodista Roger Farham, un artículo en un diario neoyorkino, en el cual se vaticina la separación de Panamá con lujo de detalles, si el tratado es rechazado por el Congreso colombiano. Ricord, que cita el artículo con profusión, pasa por alto el párrafo en el que se dice que, a esa fecha, ya Roosevelt ha estudiado el plan y lo ha discutido con su gabinete y con muchos senadores. Nadie puede creer que Beers haya logrado tanto en un par de días.
La misma secuencia cronológica de los hechos constituye una evidencia de que la idea de la separación proviene de Estados Unidos y no de Panamá, y ésta sólo pasa de simple amenaza a conspiración concreta ante el rechazo del Tratado Herrán Hay por parte de la opinión pública colombo-panameña, mediados de 1903. Previamente no existía ningún movimiento o conspiración separatista, ni de parte de los liberales, que eran la oposición (ver La venta del Istmo de Belisario Porras) ni mucho menos de los conservadores como Arango o Amador Guerrero, que tenían íntimos lazos con el gobierno de Bogotá.
La trama de la separación sale de las entrañas de la Compañía del Ferrocarril de Panamá, dirigida por Cromwell desde Nueva York y administrada en Panamá por Beers, Shaler, Prescott, cuyos empleados panameños eran Arango y Amador. Como ya se ha dicho, Beers viaja a Nueva York llamado por Cromwell a fines de mayo (inicios de junio, según Ricord) cuando ya se ve peligrar la aprobación del tratado por Colombia. El 13 de junio aparece el artículo de Roger Farham preconizando al separación, si el tratado es rechazado (subrayamos). El 28 de julio se produce la reunión, en la finca de Las Sabanas, de los hermanos Arias, entre los conspiradores panameños y funcionarios norteamericanos encabezados por el cónsul H. Grudger, pero todavía no se lanza el movimiento separatista, porque hay posibilidades de que el Senado colombiano ratifique el tratado.
El 12 de agosto el Senado de Colombia aprueba la resolución que deja en suspenso (hasta 1904) la aprobación del Tratado Herrán Hay, y Manuel Amador Guerrero sale para Estados Unidos el 26 de agosto, no antes (¿Casualidad?), llegando a Nueva York el 1 de septiembre. Pero el gobierno norteamericano aún guarda esperanzas de que el gobierno y el Senado de Colombia puedan cambiar de opinión, así que se entretiene a Amador en Nueva York hasta bien entrado octubre.
Lo que decidió la separación fue que el Senado de Colombia clausuró sus sesiones el 31 de octubre sin ratificar el Tratado Herrán-Hay. Entonces es cuando Estados Unidos pone en ejecución el “plan b”, es decir, la separación. Amador es embarcado desde Nueva York con sus instrucciones (dadas por Bunau Varilla) el 20 de octubre y llega a Panamá el 27. Ese mismo día se produce la reunión de los conspiradores panameños en casa de Federico Boyd.
La magra decena de conspiradores panameños reciben a Amador llenos de dudas, y sólo aprueban el plan traído por éste, ante la promesa de que el gobierno norteamericano enviaría tropas y buques, como reconoció el propio Tomás Arias posteriormente (ver la obra de Oscar Terán y las indagatorias publicadas por The Story of Panama). Entre las cosas que les hacen dudar, está la fecha del 3 ó 4 de noviembre (una semana!) para la separación.
Lógicamente, un movimiento de tal envergadura montado en tan poco tiempo y con tan pocos conspiradores panameños sólo puede tener éxito si se cuenta con las cañoneras norteamericanas, las cuales ya habían recibido órdenes de Roosevelt de trasladarse a Panamá (Terán transcribe las órdenes de movilización dadas por Roosevelt). La seguridad de la intervención armada de Estados Unidos es la garantía exigida por Tomás Arias, en la reunión del 27 de octubre, para sumarse al complot, tal y como él mismo admite. Garantía que es confirmada por Amador y por los hechos. Es cuando Amador envía el famoso cablegrama que dice: “Urge vapor Colón”.
Los momentos decisivos de la separación tienen como protagonistas a los norteamericanos, y no al pueblo panameño: el jefe de la Compañía del Ferrocarril en Colón, Shaler, es quien convence a los oficiales colombianos al mando de Tovar, llegados la madrugada del 3 de noviembre, de tomar el tren a Panamá sin sus tropas; son las tropas del acorazado Nashville las que impiden a los soldados colombianos tomar el tren a Panamá los días 4 y 5, cuando se enteran que sus oficiales han sido arrestados por Esteban Huertas; y es el arribo del acorazado Dixie (con 500 soldados), más un soborno de US$ 8,000.00, el que decide al coronel Torres embarcarse para Cartagena sin resistir; en reconocimiento de la actuación norteamericana el prócer Meléndez cede a Shaler el honor de izar la primera bandera panameña en Colón, el día 6, el cual a su vez lo cede a un oficial de inteligencia que dirigió las operaciones, de nombre Murray Black.
Se evidencia que no hubo en ningún momento una iniciativa separatista de origen panameño, ni mucho menos una actuación independiente de los “próceres”. La idea y su ejecución están condicionadas por los intereses del gobierno norteamericano en función de la ratificación o no del Tratado Herrán Hay por parte de Colombia. Por falta de espacio no vamos a citar los múltiples despachos, comunicados y advertencias oficiales y extraoficiales del gobierno de Roosevelt que constituyen evidencia clara. Para quien se interese recomendamos leer la obra de D. McCullough (El cruce entre dos mares), de M. Duval (De Cádiz a Catay) y del panameño Oscar Terán (Del Tratado Herrán-Hay al Tratado Hay-Bunau Varilla...).
3. “No hubo sobornos en Panamá”. En un artículo aparecido en el suplemento Mosaico del diario La Prensa, Julio Linares Franco, apoyándose en un discurso del Dr. Carlos Arosemena Arias, sostiene que no hay evidencias de sobornos a los próceres, por lo cual estamos ante una difamación.
Tanto el Sr. Linares como el Sr. Arosemena, y quien tenga dudas al respecto, deben leer las Memorias de Don Tomás Arias (1977, pág. 27) donde dice: “Conservo en mi poder, inéditas y originales, las cuentas presentadas a la Junta de Gobierno para su aprobación y finiquito por valor de DOSCIENTOS OCHENTA Y CINCO MIL OCHOCIENTOS UN BALBOAS TREINTA Y TRES CENTAVOS ($ 285.801.33) por el señor Eduardo Icaza, quien desempeñó el cargo de Intendente General del Ejército durante el período de transición, en las cuales consta, por medio de recibos auténticos, las varias erogaciones que hubo necesidad de hacer para pagar servicios prestados por algunas personas que tomaron parte en el movimiento separatista”.
Como dicen los juristas: a confesión de parte, relevo de pruebas. Obsérvese que se habla de “algunas personas”, sin restringirla a los miembros del ejército de Huertas. A los soldados y oficiales se les pagó una suma inferior a ésta (ver obra de Ismael Ortega La jornada del 3 de noviembre y sus antecedentes), lo que indica que hubo civiles que también cobraron. A lo cual podemos agregar el análisis de las incongruencias presupuestarias de los primeros meses de la nueva república, realizado por Ovidio Díaz en las páginas 228-229 de su libro.
Oscar Terán cita una declaración jurada del propio Eduardo Icaza en la que admite haber pagado, el 4 de noviembre, “50 pesos plata de 0.835” a cada soldado; 35,000 pesos a Rubén Varón. “Según el rango de cada oficial así les fui pagando: a unos, 10,000; a otros 1,000; a algunos 6,000; y hasta hubo pagos de 1,500. El dinero para estos desembolsos lo saqué de la casa de Isaac Brandon and Brothers, por medio de cheques que estos señores honraban. Recibí de ellos, en esta forma, más de 200,000 pesos plata de 0.835; y además, en una ocasión, la suma redonda de 70,000 dólares oro. También se encontró en la tesorería Nacional Colombiana algún dinero del cual se me entregó la cantidad de 38,000 pesos más o menos. Los pagos los hice bajo la dirección del Dr. Amador quien me instruyó sobre lo que debía pagarle a cada uno, según lista o nómina que había confeccionado de todos ellos...” (P. 250).
Si esto no basta, léase las Memorias de Esteban Huertas donde acusa a Manuel Amador Guerrero de intentar sobornarlo repetidamente. Por supuesto, Huertas dice haber rechazado el soborno y que actuó guiado por motivos personales (temía ser fusilado por Tovar, dice). Mediante Ley 60 de 1904 a Huertas se le concedieron 50,000 dólares pero, señala Terán, al no ser incluidos éstos en el presupuesto, ni en la liquidación del mismo la suma respectiva, constituye evidencia, según Terán, que el dinero salió del millón de dólares que dispuso J.P. Morgan para sobornos (“fondo de los reptiles”).
Este millón de dólares salió de los 10 millones que correspondían a Panamá, de acuerdo al Tratado Hay-Bunau Varilla, y fue manejado así: 643,000 fueron retenidos por el banco J.P. Morgan con la excusa de cubrir gastos en que incurrieron, los 50 mil de Huertas, 200,000 enviados a Panamá (la mitad puestos por Bunau Varilla y la otra por Cromwell, durante los primeros días de noviembre) y 160,000 cuyo destino se desconoce.
4. “No hay evidencias de un negociado con las acciones del Canal francés”. Tanto Julio Linares, como el historiador Fernando Aparicio (En defensa del 3 de Noviembre) se empeñan en negar que hubo un negociado dirigido por Cromwell y un grupo de norteamericanos que compraron en secreto gran parte de las acciones de la Compañía Nueva del Canal, invirtiendo 3.5 millones de dólares, y obteniendo 40 millones de su gobierno gracias al Tratado Hay-Bunau Varilla. Según ellos, carecen de crédito las evidencias presentadas en 1912-13 ante el Congreso norteamericano (compiladas en The Story of Panama) por estar basadas en los intentos difamatorios del periodista Henry Hall, y en el alegato del propio Cromwell ante una corte francesa para cobrar sus honorarios por los servicios prestados a la Cía. Nueva del Canal.
El problema que tienen Linares y Aparicio es que, como se puede ver en el libro de Ovidio Díaz (copias fotostáticas), es que no estamos sólo ante la palabra de Hall, sino que existe evidencia documental de puño y letra de Cromwell, tanto del Memorándum de Entendimiento entre los especuladores de Wall Street (firmado el 25 de mayo de 1900), como un Estado de Cuentas presentado por Isaac Seligman.
Además constituye una evidencia circunstancial la propia secuencia de los hechos: el papel protagónico de Cromwell, la Compañía del Ferrocarril y sus empleados; así como el apuro ilógico de Teodoro Roosevelt de pagar 40 millones a la empresa “francesa” que se hubiera ahorrado de esperar uno meses a que vencieran sus derechos, como sugirió el Congreso colombiano; así como la obstinación de la “Compañía Nueva del Canal” en no pagar a Colombia ni un centavo de compensación como establecía el Acuerdo Salgar-Wyse.
El apuro de Roosevelt es “ilógico” porque la última propuesta del gobierno colombiano era mutuamente ventajosa: esperar a que venciera el contrato de la Compañía Nueva del Canal (francesa) en 1904, para que no tuvieran que pagarle los 40 millones que pedía; a cambio de que Colombia recibiera 25 millones de dólares, en vez de los 10 millones establecidos en el Tratado Herrán-Hay. Estados Unidos se ahorraba 25 millones de dólares. ¿Por qué Roosevelt actuó como lo hizo? Según Ovidio Díaz, porque un cuñado suyo, el hermano de su ministro de guerra (Taft) y otros personajes de su gobierno participaban del negociado de las acciones de la Compañía Nueva del Canal
5. “Cromwell no intervino porque dejó plantado a Amador”. Este es otro mito sobre el que se han gastado muchas páginas. Los hechos: junto a Amador viajó José G. Duque quien, a través de La Estrella de Panamá fue el mayor defensor del Tratado Herrán-Hay. Duque fue atendido primero por Cromwell, el cual le consiguió una cita inmediata con el Secretario de Estado, John Hay; pero, tan pronto Duque salió de la reunión fue a visitar a su amigo Tomás Herrán, embajador colombiano, y le contó la trama separatista y la presencia de Amador en Nueva York. ¿Por qué lo hizo? Tal vez como un doble juego, por si algo fallaba.
La visita de Duque a Herrán motivó que este último dirigiera una fuerte carta a Cromwell advirtiéndole que los intereses que representaba en Panamá estaban en peligro si se involucraba en promover la separación. Ello motivó al abogado a distanciarse de Amador, e hizo llamar a su socio Bunau Varilla para tratar con el panameño. Aparentemente no se molestó en explicárselo, de ahí el cablegrama enviado por Amador a Panamá con la expresión “disappointed” (decepcionado).
Pero en realidad, Cromwell cablegrafió de inmediato a su socio Bunau Varilla para que tratara con Amador, labor que no podía asumir directamente sino a riesgo de poner en peligro sus intereses. Bunau Varilla inmeditamente se trasladó a Nueva York desde París, donde se encontraba, llegando el día 22 de septiembre. Aunque la excusa esgrimida por Bunau Varilla para este viaje es la supuesta enfermedad de su hijo, que estaba vacacionando en Estados Unidos, él mismo cuenta que lo primero que hizo, tan pronto bajó del barco, fue visitar a Amador a su hotel, y no ir a ver a su hijo “enfermo”. Que Cromwell siguió moviendo los hilos de las marionetas detrás del escenario queda probado por la participación activa de los directivos de la Cía del Ferrocarril en los hechos (Beers, Shaler, Prescott).
6.“Todas las independencias han recibido apoyo extranjero”. Sí, pero hay independencias e “independencias”. Una cosa es cuando una nación en proceso de conformación forja soberanamente una política de alianzas internacionales para respaldarse, como Washington con Francia o Bolívar con Inglaterra. Otra muy distinta es cuando una potencia desgaja un pedazo de la nación que desea debilitar en función de sus intereses propios. Por ejemplo, se sabe que Martí luchó por la independencia de Cuba, pero fue derrotado, y que la Guerra de 1898 contra España por parte de EEUU no era en apoyo de la emancipación cubana o puertorriqueña, sino para arrebatarle las islas al decadente imperio español poniéndolas bajo su dominación.
El mapa del mundo del siglo XX es incomprensible si no se parte del criterio de que muchos países y fronteras nacionales fueron moldeados por las potencias capitalistas a su criterio, no atendiendo a razones nacionales o históricas de los pueblos. Si no se entiende esto, no se explican las guerras nacionales que siguen asolando al mundo: Yugoslavia, Ruanda, Palestina, etc. Muchos países fueron creados artificialmente por motivos geopolíticos: Taiwán frente a China; el fracaso del Congreso Anficitiónico de 1826 por mano norteamericana; el fraccionamiento de Centroamérica en cinco pequeñas repúblicas bananeras. La separación de Panamá de Colombia se produce en este escenario. En la obra de Terán se prueba cómo las resoluciones de la Junta Provisional emanaban primero de Bunau Varilla.
. “Panamá es una nación diferenciada de Colombia que intentó repetidas veces separarse”. Hay quienes pretenden que Panamá es una nación desde hace 500 años (En los quinientos años de la Nación panameña de Fermín Azcárate, Ricardo Ríos también). Este absurdo sólo es posible si se ignora qué es una nación y no se le diferencia del concepto de estado.
Como señalamos en un libro nuestro (Estado, nación y clases sociales en Panamá), desde el siglo XIX Humbolt y Schiller establecen la diferencia entre nación-cultura y nación-estado. El problema es que se usan ambas acepciones sin distingo. Por ejemplo, existen en el mundo: naciones-cultura sin estado (como los kurdos), naciones-estado que incluyen dentro de sí varias naciones-cultura, aunque suele predominar una (como la ex URSS y la Federación Rusa hoy) y en pocos casos existen estados-nación uninacionales (como Irlanda). En el caso de hispanoamérica o de los árabes tenemos una nación-cultura escindida en muchos estados-nacionales por circunstancias históricas muy concretas.
El historiador F. Aparicio tiene este problema pues, además de deformar nuestro planteamiento, termina señalando que Nueva Granada o Colombia fracasó como nación porque fracasaron sus regímenes políticos, el liberal radical (1863-85) y el de la Regeneración (1885-1903).
Si entendemos por nación una comunidad cultural que se identifica con un pasado común, la lengua, la religión, etc., hasta el siglo XIX fuimos parte de la nación hispana, y hasta el siglo XX hicimos parte de la nación colombiana, que sería una fracción de la nación cultural hispanoamericana. En este sentido, constituían y aún es así, naciones diferentes las culturas indígenas no asimiladas por la cultura española. La ruptura definitiva de Hispanoamérica no quedó completamente planteada hasta que el liberalismo español se negó, en las Cortes de Cádiz, a una reforma política que diera plena igualdad a los nacidos allende el mar. Cada una de las repúblicas hispanoamericanas son fragmentos de una gran nación que no llegó a constituirse por la intervención de ingleses y norteamericanos, y el egoísmo de las oligarquías regionales.
La lectura cuidadosa de libros como El Panamá colombiano, de Araúz y Pizzurno, o el de Alfredo Figueroa N. (Dominio y sociedad en el Panamá colombiano) evidencia que, nunca hubo una vocación firmemente separatista entre las clases dominantes del Istmo y que, cuando acariciaron la idea, ésta no tuvo por objetivo la creación de un estado independiente, sino la sujeción o anexión al dominio inglés o norteamericano (hanseatismo), a lo que se opuso el arrabal de Santa Ana y sus líderes liberales (por ejemplo en la crisis de 1830-1831).
Un mito usual entre nuestros historiadores e ideólogos es calificar a Justo Arosemena como “padre de la nación panameña”, y a su famoso libro “El Estado Federal de Panamá” como sustento de la separación. Nada más falso, pues en ese libro, Arosemena dice claramente que se opone a la separación y, cuando habla de “nación” o “nacionalidad” se refiere a Colombia.
Los llamados intentos separatistas de Panamá de Colombia a lo largo del siglo XIX ameritan un estudio particular, porque nuestros historiadores han descontextualizado los hechos, después de 1903, para ponerlos como supuestos prolegómenos del 3 de Noviembre. El error metodológico subyacente parte por analizar las “actas separatistas” del siglo XIX sin visualizar lo que pasaba en el conjunto del estado neogranadino o colombiano en ese momento.
Por ejemplo, el historiador Rommel Escarreola (“Consideraciones históricas sobre los acontecimientos del 3 de noviembre de 1903”) sustenta su interpretación de la separación sobre la base una aspiración persistente de los comerciantes panameños por “recuperar el espacio económico perdido” de la que los “intentos separatistas” (1830, 1831, 1840, 1861 y 1885) serían la expresión de este proyecto nacional.
En realidad, la mayoría de las llamadas “actas separatistas” no expresaban otra cosa que conflictos políticos entre liberales y conservadores, federalistas y centralistas, comerciantes librecambistas y proteccionistas, y no un conflicto nación oprimida versus nación opresora.
No se trata de negar la existencia de graves contradicciones durante el decimonono colombiano, sino de esclarecer la verdadera índole de aquellos conflictos. Un análisis de las circunstancias que les dieron origen muestra que, más que un conflicto “nación panameña” vs “nación colombiana”, son producto de las contradicciones políticas y sociales que se abatían sobre el país.
El Acta de 1821. Algunos afirman que el hecho de que Panamá proclamara su independencia de España en 1821, sin intervención de los ejércitos bolivarianos, ya es una prueba de que constituíamos una entidad independiente, reafirmado por la adhesión voluntaria al proyecto de la Gran Colombia.
Quienes así hablan olvidan algunos detalles: 1. Panamá estaba adscrita, desde 1739, al Virreinato de la Nueva Granada; 2. El Istmo era una región debilitada económica y demográficamente que no podía sostenerse sola como estado independiente; 3. Que la Villa de los Santos llamó a los ejércitos de Bolívar a hacerse presentes, y esto obligó a los comerciantes de Panamá y a José de Fábrega a sumarse a la independencia; 4. Como dijo Belisario Porras mucho después: “Panamá sólo se alzó, al tener noticias de que los españoles iban de capa caída por todas partes”.
El Acta de 1826 se la presenta a la ligera como el primer esfuerzo separatista, sin embargo, no hay en ella nada de eso. Ese año, luego de una larga ausencia, Simón Bolívar retorna a Bogotá desde Bolivia y Perú con un proyecto de nueva Constitución Política que, entre otras cosas, le nombra presidente vitalicio. Como Santander y la oligarquía neogranadina se le oponían, Bolívar pidió respaldo mediante pronunciamientos.
En Panamá, su hombre de confianza, el general Carreño, promovió un acta de apoyo a Bolívar. Actas similares se hicieron en Guayaquil, Quito y Cuenca. Pero los “notables” del Istmo ya estaban políticamente más cerca de Santander, así que redactaron una declaración ambigua, sin tomar partido por Bolívar. En el artículo cuarto, expresaban su deseo de leyes espaciales para el Istmo, en el sentido de levantar los impuestos aduaneros que afectaban sus negocios. Como la misma no satisfizo a Carreño, los militares promovieron poco después otra acta, salida de la agitación popular del interior y el arrabal, contrapuesta a la primera, que sí apoyaba incondicionalmente a Bolívar.
El Acta de 1826 no es una proclama independentista, sino política, y expresa la disputa entre dos partidos: santanderistas y bolivaristas. También los hechos reflejan que en Panamá hay una incipiente contradicción social, entre el pueblo y los notables (comerciantes). Lo único que tiene de particularismo local es el librecambismo de los comerciantes istmeños y el proteccionismo prevaleciente en Bogotá.
El Acta de 20 de septiembre de 1830. Año en que Bolívar, harto del sabotaje de los santanderistas y enfermo terminal de tuberculosis, renuncia a la Presidencia y marcha al exilio europeo, al que no pudo llegar. El general panameño José D. Espinar realiza un acto de insubordinación frente a los que se apoderan del gobierno, y que además le degradan separándolo de Panamá, donde era jefe militar, ordenándole marchar a Veraguas. El móvil de Espinar era exigir el retorno de Bolívar al gobierno.
El artículo primero proclama la separación “especialmente del Gobierno de Bogotá”. El segundo exige: “Panamá desea que su Excelencia el Libertador Simón Bolívar se encargue del Gobierno Constitucional de la República, como medida indispensable para volver a la unión de las partes de ella que se han separado bajo pretextos diferentes, quedando desde luego este Departamento bajo su inmediata protección”. Y el tercero: “Panamá será reintegrada a la República luego que el Libertador se encargue de la Administración o desde que la Nación se organice unánimemente de cualquier medio legal”. El considerando alude a una circular emanada de Bogotá para que “los pueblos manifiesten sus deseos”.
Nótese que se trata de un conflicto político, continuidad del que dio origen al Acta de 1826, que además no se proclama una independencia absoluta sino condicionada, y que al usar el vocablo “nación” lo hace para referirse al conjunto, no a Panamá. Esta proclama perdió sentido cuando Bolívar contestó a los enviados de Espinar que desistieran, y los bolivaristas recuperaron el poder a través de Rafael Urdaneta.
Destaquemos también que el considerando recoge el reclamo de los comerciantes istmeños, no de una separación, sino la queja de que al separarse las provincias del sur (Ecuador y Perú) se habían afectado las relaciones mercantiles de Panamá, ya que éstas eran sus mercados naturales, no así las provincias del centro (Bogotá). Este tipo de reclamo mercantil es la tónica real de las clases dominantes en el Istmo, no la construcción de una nación independiente.
En 1834 se decreta una legislación especial atendiendo a estas reclamaciones comerciales (ver “El Panamá colombiano”, de Araúz y Pizzurno), a partir de la cual cesan las quejas de la oligarquía istmeña. En las décadas siguientes, en especial durante la fase federalista del estado colombiano, pero también bajo el régimen centralista de Núñez siempre hubo legislaciones específicas para Panamá para asegurar su especificidad transitista. Por ello, mal puede afirmar Escarreola que estábamos ante pérdida del control administrativo de Panamá por parte de los comerciantes istmeños “usurpado por el centralismo colombiano”
El Acta de 1831. Como los notables (comerciantes) del “intramuros” eran hostiles a Espinar, por motivos políticos (él era bolivarista, ellos santanderistas), sociales (él expresaba al sector plebeyo del ejército, ellos las élites comerciales), raciales (él era mulato, ellos blancos), promovieron que el general Juan E. Alzuru se sublevara, arrestara y deportara a Espinar. Alzuru, apoyado por los comerciantes istmeños, deshace la “separación” de Espinar el 22 de junio de 1831.
Pero el 9 de julio se proclamó una nueva acta. Las circunstancias: Bolívar acababa de morir; empieza la disgregación del Estado colombiano, los caudillos regionales se enfocan en sus intereses locales; en Ecuador el general Flórez proclama su república contra Urdaneta y deporta a Panamá a una veintena de oficiales venezolanos; éstos animan a Alzuru a proclamar un acto semejante en Panamá para hacerse con el poder; se inicia un intento de Confederación entre Venezuela, Nueva Granada y Ecuador.
En los considerando uno y dos nuevamente se arguye el problema de las relaciones comerciales con Nueva Granada. Pero la proclama no habla de “independencia” sino que (art. 1) “Panamá se declara territorio de la Confederación Colombiana y tendrá una administración propia…”. Es decir, se proclama un estado federado, reafirmado por el artículo tercero que señala que los “tres grandes Estados de Colombia disfrutarán de todas inmunidades comerciales que se conceden a los istmeños”… (a cambio del mismo trato); “siendo un pueblo de la familia colombiana” (art. 4); ofrece el territorio para que sea la “residencia de la Confederación”, capital política (art. 5); y conserva la Constitución, leyes y símbolos de la república “en prueba de amistad y amor hacia la Nación a que espontáneamente se unió” (art. 7).
Pero Alzuru estaba lejos de representar los intereses de los comerciantes ya que, como militar, también era bolivarista. Duró poco, y le correspondió nada menos que al General Tomás Herrera, enviado con 200 soldados desde Bogotá, aplastar al régimen de Alzuru y fusilarlo el 29 de agosto de 1831.
Mariano Arosemena da cuenta de las contradicciones sociales y que el objetivo de los comerciantes panameños no era la independencia, al decir que Alzuru se apoyaba en “una pueblada espantosa” y que (los comerciantes) “neutralizamos el proyecto de absoluta independencia…”. Destaquemos lo dicho por Alfredo Figueroa N.: “Es significativo el que la provincia de Veraguas, regida por Fábrega, se haya opuesto a las dos independencias proclamadas por Espinar y Alzuru”. Veraguas fue el bastión del latifundismo y el conservatismo en Panamá y, por ende, aliada a esos mismos sectores sociales en el resto de Colombia.
El Acta de 1840. Es imposible entender el Estado Libre o Soberano del Istmo (1840-41), proclamado por Tomás Herrera, sin la perspectiva general de la guerra civil que asoló a Colombia y se llamó la guerra de “Los Supremos” (caciques político-militares). Al igual que Herrera en Panamá, proclamaron otros tantos “estados libres”: González en el Socorro, Reyes Patria en Sogamoso, Carmona en Santa Marta, Troncoso en Mompox y Gutiérrez de Piñeres en Cartagena.
No estamos ante un acto aislado de los istmeños. Según Humberto Ricord estas proclamas obedecieron a un comunicado del Poder Ejecutivo que, desde Bogotá, reconociendo su incapacidad de contener la sublevación, para que “las autoridades provinciales tomaran todas la medidas que procedieran para salvaguardar la tranquilidad y el orden público”. Lamaitre dice: “Cada uno se encerraba en su casa, se echaba cerrojo por dentro, y dejaba que el turbión de la guerra pasara por encima…”
La revuelta empezó como una sublevación conservadora en Pasto contra la disolución de algunos conventos, pero pronto se volvió en su contrario (liberal) cuando aparecieron pruebas de que el caudillo José M. Obando había asesinado al general Sucre por orden de Bogotá. Los caudillos o “supremos” se alzaron exigiendo un régimen federal. Por ello el Acta del 18 de Noviembre de 1840, redactada por Tomás Herrera considera que, dada la “disolución” de la república producto de la guerra (art.1); proclama el Estado Soberano (art.2); condiciona su reintegro a la Nueva Granada bajo un régimen federal (art.3); y establece el carácter “provisorio” de las nuevas autoridades.
Nuevamente Veraguas, dirigida por Carlos Fábrega, se opuso a esta proclama. En marzo de 1841 se reunió una Convención Constituyente del Istmo que, a instancias de Herrera, mantuvo la voluntad de adherir a una Nueva Granada federal, rechazando el centralismo (art. 2). Cuando Pedro Alcántara Herrán controló el poder y Gutiérrez retornó Cartagena al centralismo, Herrera se vio obligado a negociar.
De esta fase proceden los principales alegatos de Tomás Herrera en torno a las reclamaciones comerciales del Istmo (“nuestras necesidades son peculiares”), exige negociaciones para la apertura de un canal, y señala que un Congreso reunido a “300 leguas de distancia, jamás legislará convenientemente para nosotros”. También preocupaba a Herrera la amnistía dictada por el gobierno, pues no tenía seguridad de que no recibiría represalias, tal como después sucedió (fue desterrado por tres años).
Le tocó negociar con Rufino Cuervo, y en una carta dirigida a él, en la que insistió sobre la necesidad de una “administración adecuada” y leyes especiales para el Istmo, también dijo enfáticamente: “Jamás el Istmo se habría lanzado a romper de hecho una unión en que entró por su libre albedrío…”. El 31 de diciembre de 1841, Herrera se reincorporó a la Nueva Granada, de la que llegaría a ser él (Tomás Herrera) vicepresidente (el presidente fue el chiricano José de Obaldía) y presidente encargado en 1854.
Como se puede apreciar, en realidad estamos ante sistemáticos conflictos: 1. políticos (santanderistas vs bolivaristas, primero, y luego conservadores vs liberales); 2. sociales (clases oligárquicas terratenientes y comerciales vs el pueblo y el artesanado apyodo por profesionales); 3. Adminitrativos (centralistas vs federalistas). Conflictos que, además, no eran exclusivos de Panamá frente a Bogotá, sino que asolaron a toda la Gran Colombia primero, y a la Nueva Granada después.
Vamos a obviar, que hemos tratado en anteriores artículos, la fase del Estado Federal de Panamá, que surgió como un régimen especial en 1855, pero se hizo extensivo a toda Colombia al año siguiente, y que quedó consignada en las Constituciones de 1858 y 1863. Esta última co-rredactada por Justo Arosemena. A partir de la influencia de la Revolución de 1848 en Europa, cobraron fuerza en Colombia las ideas liberales fuertemente asociadas a criterios federalistas y librecambistas, que permitió una confluencia de intereses entre comerciantes y terratenientes. Bajo este signo político se organizó Colombia o los Estados Unidos de Colombia hasta que entró en crisis a mediados de la década de 1870, cuando se forjó el régimen centralista de la Regeneración encabezado por Rafael Núñez.
Lo más importante es que el panameño que encarnó las ideas federalistas, Justo Arosemena, en su libro El Estado Federal de Panamá, lejos de promover la separación del Istmo sostiene con toda claridad que el federalismo es la fórmula para impedir su desgajamiento de Colombia, no por voluntad de los istmeños, sino por la intervención de potencias extranjeras ansiosas de quedarse con una ruta tan codiciada. Quienes sostienen que Arosemena abogó por la separación, y lo califican de “padre de la nacionalidad panameña”, o mienten descaradamente o no han leído su obra.
“En ocasiones anteriores he manifestado mis temores de que el Istmo de Panamá se pierda para la Nueva Granada si esta no vuelve en sí,..., y asegura su posesión dándole un buen gobierno inmediato... Grandes y numerosos intereses extranjeros se están acumulando en su territorio.... Para evitar, por consiguiente, que con pretexto de darse la seguridad que nosotros le negamos, quisieran adueñarse de un país tan codiciable para cualquier nación poderosa y mercantil, plateemos en el Istmo de Panamá un gobierno, que siendo liberal, tenga igualmente la eficacia que le daría el concurso de todos los istemeños, y el poder anexo a una sólida organización....”. Descartando la idea de la separación dice: “Es esto más de lo que el Istmo apetece..., mucho más cuando solo quiere tener un gobierno propio para sus asuntos especiales, sin romper los vínculos de la nacionalidad...” (Justo Arosemena).
No nos detendremos en los pormenores del Convenio de Colón y la crisis de 1860-62, la cual muchos interpretan como otro intento secesionista, pero que el debate entre Justo Arosemena y Gil Colunje (publicado por Ricaurte Soler bajo el título Teoría de la Nacionalidad) muestra que se trató más de un conflicto político, liberal-conservador. Guerra civil en la que los liberales panameños y el arrabal de Santa Ana, dirigidos por Buenaventura Correoso, apoyaron activamente a las tropas enviadas por Tomás C. Mosquera contra el conservador Santiago de la Guardia.
Tampoco es separatista la sublevación de Colón en 1885 que terminó con el ahorcamiento del líder liberal colombiano Pedro Prestán. Guerra Civil que sirvió de excusa a Rafael Núñez (quien vivió muchos años en Panamá y casó en primer matrimonio con una chiricana, con la cual tuvo dos hijos, y era amigo personal de las más importantes familias del Istmo, como los Arosemena) para abolir el federalismo con la Constitución de 1886. El centralismo de Núñez fue apoyado por los conservadores panameños. José Terán cita una resolución emitida por éstos, el 2 de febrero de 1902(!), a raíz de la muerte del general Albán, en la que se lee: “Sostenedores de las instituciones conservadoras 86…” con la firma de Tomás Arias, Nicolás Victoria J., Manuel Amador Guerrero, y otros futuros “próceres”.
El problema central en Colombia (bajo todas denominaciones que tuvo en el siglo XIX) era la inexistencia de una clase capitalista capaz de unificar bajo una perspectiva común los intereses regionalistas, creando un mercado nacional. La fragmentación en burguesías comerciales importadores y exportadoras de carácter local, o terratenientes locales, asociadas y aupadas por intereses extranjeros (ingleses o norteamericanos), intensificaba estas luchas. A lo que se sumaba el conflicto entre el liberalismo, dispuesto a una reforma del Estado modernizante, y el latifundio conservador opuesto a renunciar a sus privilegios.
Cada élite local abogaba por sus intereses, procurando que la máquina del Estado se inclinara en su favor. Así lo hizo la burguesía panameña igual que la de otras regiones. Lo que no quiere decir que se animaran a una ruptura definitiva con Colombia. Agreguemos que el arrabal y el interior, al igual que hoy, no compartía los mismos intereses que dicha burguesía comercial. En reiteradas ocasiones se le opuso.
8. “Los que defienden la leyenda negra son unos analfabetas de la historia”. Cuando se acaban los argumentos racionales, se recurre al insulto. El Prof. Ricardo Ríos no sólo nos ha llamado, a Ovidio Díaz y a mí “analfabetas” (sin tomar en consideración la abundante e irrefutable fuente bibliográfica en la que están basados nuestros libros), ha dicho que nos “falta manejo científico de la hermenéutica y la heurística” y que tenemos una “posición fundamentalista”. Sin embargo, para refutarnos el Prof. Ríos no hace gala de ningún manejo hermenéutico, ni heurístico, se vuelve puro sentimiento.
La historia como ciencia, y no como mero relato subjetivo, tiene como fundamento los hechos, el acontecimiento (como diría Braudel). Como toda ciencia, la historia requiere que la interpretación de los hechos esté verificada por los datos empíricos que, en este caso, se materializan en los documentos y testimonios. Como decimos en la introducción de nuestro libro, todas las afirmaciones que allí hacemos están fundamentadas en documentación debidamente refrendada por historiadores cuya seriedad y prestigio no admiten duda: McCullough, Duval, Lemaitre, Gasteazoro y otros, incluidos defensores de la leyenda dorada. Rebatirnos requiere rebatirlos a ellos, y con documentos.
Que no estamos ante una visión “fundamentalista” o “ideológica” lo prueba que en torno a estos hechos hay unanimidad entre personas de diversas posiciones políticas y sociales: desde historiadores como los citados, que no tienen nada de “comunistas”, hasta el conservador Oscar Terán, el banquero Ovidio Díaz o el trotsquista Olmedo Beluche.
9. “Todos los panameños anhelaban la separación”. Este mito tan repetido sólo se explica por la ignorancia. Ignorancia que pretende contraponer el “nacionalismo” panameño contra la “opresión” colombiana, sin concocer que varios de los “próceres” eran nacidos en otras provincias de Colombia: como Amador Guerrero (cartagenero), Eusebio A. Morales (Sincelejo), Esteban Huertas, etc..
Algunos haciendo un despliegue imaginativo, sin fundamento documental, aseveran que el apoyo masivo al liberalismo istmeño en la Guerra de los Mil Días expresaba el respaldo al separatismo, Todavía nadie ha mostrado alguna proclama liberal en este sentido. Y por el contrario, como probamos en La verdadera historia…, Belisario Porras sí escribió contra el Tratado Herrán-Hay y contra la separación de Colombia en mayo de 1903 (La venta del Istmo), y Victoriano Lorenzo ante el pelotón de fusilamiento rogó por la “unidad de todos los colombianos”, según Jorge Conte Porras. A lo que habría que agregar de que el mayor detractor del tratado fue un panameño al que la historia oficial ha olvidado, Juan B. Pérez y Soto.
En favor de que la mayoría de los istmeños no participaban, ni corrieron a apoyar la separación, cito a un apologista de los próceres, Ismael Ortega (La jornada del 3 de Noviembre de 1903 y sus antecedentes, 1931): Chiriquí no adhirió hasta el 29 de noviembre, luego que enviaron un acorazado yanqui; los kunas se opusieron; los bocatoreños fueron sorprendidos; en Azuero arrestaron al enviado de los separatistas; y en Colón gritaron improperios a Eliseo Torres por retirarse sin pelear contra los soldados norteamericanos; en Darién hubo resistencia armada y arrestos.
Oscar Terán hace estimaciones de que, al 6 de noviembre de 1903, en la mitad de las seis provincias que componían el Departamento de Panamá no había adhesiones al movimiento separatista. De los sesenta Consejos Municipales, 48 no se habían pronunciado a esa fecha; de los 381,000 habitantes del Istmo, 265,551 no se habían enterado de los sucesos. Más aún, al 30 de noviembre, el 40% de los habitantes permanecían “renuentes y retrechos” a aceptar la separación.
Según el historiador Carlos A. Mendoza (Radio Libre 22/10/2003), los liberales de Santa Ana que marcharon a las Bóvedas la tarde del 3 de Noviembre lo hacían bajo la convicción de que por fin el accederían al poder. Según Terán el “pueblo” eran los bomberos al mando de J.G. Duque. Como lo reconoció el propio Tomás Arias: “No, unos días antes enteramos a algunos más (del movimiento separatista). Al principio sólo éramos siete u ocho y después enteramos a algunos más, pues nos interesaba hacer ver que el movimiento era popular”.
El propio Amador Guerrero deja ver el verdadero carácter del movimiento separatista en una carta dirigida a su hijo Raúl, con fecha del 18 de octubre, cuando aún estaba en Nueva York: “El plan me parece bueno. Se declara independiente una porción del Istmo al cual no permiten los Estados Unidos llegar fuerzas de Colombia a atacarnos. Se convoca una Asamblea y ésta da facultades a un Ministro que nombra el nuevo Gobierno par que haga un Tratado sin necesidad de ulterior aprobación de es Asamblea. Aprobado el tratado por ambas partes ya queda la Nueva república proegida por los Estados Unidos y se agregarán los demás pueblos del Istmo que no estaban formando parte de esa República y quedan también bajo la protección de estados Unidos”.
¿Por qué no hubo mayores expresiones de rechazo a la separación en Panamá? Por la represión. El desembarco de miles de soldados norteamericanos en sí mismo constituyó un acto intimidatorio que fue complementado por el Decreto No. 17, de 11 de Noviembre de 1903, por el cual se amenazó con expulsar de Panamá a las personas que se mostraran “no satisfechas con el movimiento separatista verificado últimamente”. Además el Decreto No. 12, del 12 de Noviembre de 1903, conminó a la gente, en especial empleados públicos, a firmar una “declaración de fidelidad a la República” en un plazo de tres días, so pena de separarlos de sus empleos.
10. “Gracias a los próceres somos independientes”. El acontecimiento también puede ser evaluado retrospectivamente por sus consecuencias históricas. ¿Cuál es el legado del 3 de Noviembre de 1903? ¿Un país independiente? Evidentemente no. Los próceres no nos legaron, ni siquiera, una “independencia mediatizada”, como insisten sus defensores, sino un “protectorado”, es decir una colonia controlada en todos los sentidos por Estados Unidos. Quien lo dude, que repase el Tratado Hay-Bunau Varilla, refrendado por ellos sin leerlos ni traducirlo al español, y el artículo 136 de la Constitución de 1904.
El destino de los 10 millones de dólares pagados por la firma del Tratado Hay-Bunau Varilla es el reflejo más ridículo y a la vez el más real de cuan poco “independiente” se hizo Panamá: 1 millón se gastó en la separación pagando sobornos (la contabilidad gubernamental no pudo registrar en qué se gastó), 3 millones entraron al erario para que funcionara el gobierno a partir de 1904; y 6 millones se quedaron en Estados Unidos para ser invertidos en bienes y raíces (“fondos de la posteridad”) administrados por el agente fiscal y cónsul de Panamá en Nueva York, nada menos y nada más que el Sr. William N. Cromwell.
¿Carecemos de pasado heroico y orgullo nacional? No. Pero el heroísmo y lo poco que tenemos de “independencia” no lo obtuvimos de los gestores del 3 de Noviembre, sino de los verdaderos próceres que dieron su lucha, su sangre y su vida: los soldados de Coto de 1921, los trabajadores del Movimiento Inquilinario de 1925, la juventud de 1947, de 1958 y 59, y sobre todo los Mártires de 1964. A ellos debemos homenajear. La historia panameña del siglo XX no se entiende sino como lucha contra la imposición colonialista del 3 de Noviembre de 1903.
BIBLIOGRAFIA:
1) AMADOR Guerrero, Manuel. “Memorias sobre la Emancipación de Panamá que comenzó a escribir de su puño y letra el doctor Guerrero”. Suplemento Épocas, No. 2, Año 18. La Prensa. Panamá, febrero de 2003.
2) AMADOR Guerrero, Manuel. “Carta familiar enviada por el Dr. Manuel Amador Guerrero a propósito de su recibimiento en Estados Unidos”. Suplemento Épocas, No. 2, Año 18. La Prensa. Panamá, febrero de 2003.
3) APARICIO, Fernado. En defensa del 3 de Noviembre. Revista Cultural
4) Lotería, No. 450-451(edición centenario, 2003), pp. 14-33. Panamá, 2003.
5) APARICIO, Fernando. Liberalismo, federalismo y nación. Editorial Portobelo. Colección Pequeño Formato No. 38. Panamá, 1997.
6) ARANGO, José A. “Datos para la historia de la independencia del Istmo proclamada el 3 de Noviembre de 1903”. En Documentos Históricos sobre la Independencia del Istmo de Panamá. Publicaciones del Instituto Nacional. Panamá, 1930.
7) ARAÚZ, Celestino A. y Pizzurno, P. El Panamá colombiano (1821-1903). Primer Banco de Ahorros y Diario La Prensa. Panamá, 1993.
8) ARAÚZ, Celestino A. Panamá y sus relaciones internacionales. Estudio introductorio, notas y antología. Biblioteca de la Cultura Panameña. Tomo 15, Segundo Volumen. EUPAN. Panamá, 1994.
9) ARAÚZ, Virgilio. “Un libro de Olmedo Beluche. Comentarios al libro Estado, nación y clases sociales en Panamá”. En: Revista Camino de Cruces No. 2. Panamá, julio de 1999.
10) ARIAS, Tomás. Memorias de Don Tomás Arias. Fundador de la República y Triunviro. Panamá, 1977.
11) AROSEMENA, J. y Colunje, G. Teoría de la nacionalidad. Ediciones revista Tareas. Panamá, 1968.
12) AROSEMENA, Justo. El Estado Federal de Panamá. EUPAN. Panamá, 1982.
13) AROSEMENA, Pablo. Estudios. Colección Kiwanis. Panamá, 1982.
14) ARROCHA Graell, Catalino. Historia de la independencia de Panamá, sus antecedentes y sus causas (18021-1903). Academias Panameñas de la Historia y de la Lengua. Panamá, 1993.
15) BELUCHE, Olmedo. Estado, Nación y Clases Sociales en Panamá. Editorial Portobelo. Pequeño Formato, No. 115. Panamá, 1999.
16) BELUCHE, Olmedo. “Justo Arosemena y el problema de la unidad latinoamericana”. Revista Tareas No. 95. Panamá, enero – abril de 1997.
17) BELUCHE, Olmedo y Noel, Enrique. “La Gesta del 9 de Enero, el movimiento obrero panameño y el proyecto nacional”. Revista TAREAS No. 97. Panamá, septiembre – diciembre de 1997.
18) CALZADILLA, Carlos. Historia Sincera de la República (siglo XX). EUPAN. Panamá, 2001.
19) CASTILLERO Pimentel, Ernesto. Panamá y los Estados Unidos. Panamá, 1988.
20) CASTILLERO Reyes, Ernesto. La causa inmediata de la emancipación de Panamá. Imprenta Nacional. Panamá, 1933.
21) CASTRO Stanziola, Harry. “No todos estuvieron de acuerdo”. Suplemento Panamá en el Siglo XX, La Prensa. Panamá, jueves 29 de abril de 1999.
22) CONTE-PORRAS, Jorge. “José Agustín Arango, inspirador del movimiento separatista de 1903”. El Universal. Panamá, 3 de Noviembre de 2000.
23) CONTE-PORRAS, Jorge. “Las últimas crónicas sobre Victoriano Lorenzo”. Suplemento Mosaico, La Prensa. Panamá, domingo 22 de septiembre de 2002.
24) CONTE-PORRAS, Jorge. Meditaciones en torno a Victoriano. Impreandes, S.A. Santafé de Bogotá, octubre de 1997.
25) CHONG M., Moisés. Historia de Panamá. Impresora Crisol, S.A. Chitré, 31 de enero de 1980.
26) DE LA ROSA, Diógenes. “El conflcito de lealtades en la iniciación republicana”. Revista Temas de Nuestra América No. 189. GECU. Panamá, noviembre de 1997.
27) DE LA ROSA, Diógenes. Tamiz de Noviembre. Dos ensayos sobre la nación panameña. Edición del Municipio de Panamá. Cincuentenario de la República. Panamá, 1953.
28) DÍAZ Espino, Ovidio. How Wall Street created a nation. J.P. Morgan, Teddy Roosevelt, and the Panama Canal. Four Walls Eight Windows. New York, 2001.
29) DUVAL Jr., Miles P. De Cádiz a Catay. La historia de la larga lucha diplomática por el Canal de Panamá. Editorial Universitaria. Panamá, 1973.
30) ESCARREOLA Palacios, Rommel. “Consideraciones históricas sobre los acontecimiento del 3 de noviembre de 1903”. Revista Debate No. 3. Asamblea Legislativa. Panamá, septiembre de 2002.
31) GALINDO H., Mario J. “Nuestra separación de Colombia: las dos leyendas y la disyuntiva”. Suplemento Épocas, No. 12, año 17. La Prensa. Panamá, diciembre de 2002.
32) GASTEAZORO, Carlos M. “Estudio preliminar al Compendio de Historia de Panamá. En: Compendio de Historia de Panamá. Sosa, Juan B. y Arce, Enrique. EUPAN. Panamá, 1971.
33) HERNÁNDEZ, Rolando. Aproximación crítica a la Independencia de 1903. Editorial Portobelo. Colección Pequeño Formato No. 11. Panamá, agosto de 1996.
34) HUERTAS, E. “Vencer o Morir”. Revista Lotería No. 363. Panamá, noviembre – Diciembre 1986.
35) INSTITUTO Nacional de Panamá. Documentos históricos sobre la independencia del Istmo de Panamá. Imprenta Nacional. Panamá, 1930.
36) LEMAITRE, Eduardo. Panamá y su separación de Colombia. Biblioteca Banco Popular. Bogotá, 1971.
37) LINARES Franco, Julio E. Próceres, independencia y panameñidad ante el Centenario. Imprenta Universal Books. Panamá, 2004.
38) LINARES Franco, Julio E. “Ratificando la independencia”. La Prensa Panamá, miércoles 27 de noviembre de 2002.
39) LOTERÍA Nacional de Beneficencia. “Tratado Mallarino Bidlack”. Revista LOTERIA, II época, No. 99-100. Panamá, Febrero-marzo de 1964.
40) MÁRMORA, Leopoldo. El concepto socialista de nación. Cuadernos Pasado y Presente No. 96. Siglo XXI Ed. México, 1986.
41) MCCAIN, William D. Los Estados Unidos y la República de Panamá. Estudio preliminar y notas de Celestino A. Araúz. II Edición. EUPAN. Panamá, 1978.
42) MCCULLOUGH, David. El cruce entre dos mares. La creación del Canal de Panamá (1870 – 1914). Lasser Press Mexicana, S. A. México, D. F. 1979.
43) MENDOZA, Carlos A. “El agitadísimo, confuso y complicado 3 de Noviembre”. La Prensa. Panamá, 3 de Noviembre de 2002.
44) MINISTERIO de Relaciones Exteriores República de Colombia. Libro Azul: Documentos diplomáticos sobre el Canal y la rebelión del Istmo de Panamá. Imprenta Nacional. Bogotá, Colombia. 1904.
45) MIRÓ, Rodrigo. Teoría de la Patria. Amorrortu e hijos, s.r.l. Buenos Aires, 1947.
46) NAVAS Pájaro, Luis. Panamá: Nación, Estado y Canal. Selección, compilación y presentación. Revista Cultural Lotería Edición Extraordinaria. Panamá, agosto de 1999.
47) ORTEGA, Ismael. La jornada del 3 de Noviembre de 1903 y sus antecedentes. Imprenta Nacional. Panamá, 1931.
48) PIZZURNO, P. y Araúz, C. Estudios sobre el Panamá Republicano (1903 – 1989). Manfer, S.A. 1996.
49) PORRAS, Belisario. La venta del Istmo. Manifiesto a la Nación. Editorial Portobelo. Colección Pequeño Formato No. 2. Panamá, julio de 1996.
50) QUINTERO, A. I. “Los dueños de Panamá en los primeros años de la república”. En: Revista Panameña de Ciencias Sociales, Edición No. 1. Panamá, febrero de 2003.
51) RAMOS, J.A. Historia de la nación latinoamericana. FICA. Cali, 1986.
52) RANGEL M., Ricardo A. “La intervención militar norteamericana del 22 de septiembre de 1902”. Suplemento Mosaico, La Prensa. Panamá, domingo 10 de noviembre de 2002.
53) RICORD, Humberto E. El 3 de Noviembre de 1903 visto desde el Centenario. La separación panameña de Colombia. Primer Tomo. Editora Sibauste. Panamá, 2003.
54) RIOS Torres, Ricardo Arturo. Los rostros del tiempo. Círculo de Lectura de la USMA. Panamá, 2001.
55) RIVERA Reyes, J. Historia auténtica de la escandalosa negociación del Tratado del Canal de Panamá. Panamá, noviembre de 1930.
56) SOLER, Ricaurte. “La independencia de Panamá de Colombia”. En: Panamá, dependencia y liberación. EDUCA. Centroamérica, 1974.
57) SOLER, Ricaurte. Panamá, nación y oligarquía. En: Las clases sociales en Panamá. CELA. Panamá, 1993.
58) SUSTO L., Juan A. “José Agustín Arango y el movimiento separatista de Noviembre de 1903”. El Universal. Panamá, 3 de Noviembre de 1997.
59) TACK, Juan A. El Canal de Panamá. Biblioteca de la Cultura Panameña. Tomo 16. EUPAN. Panamá, 1999.
60) TERÁN, Oscar. Del Tratado Herrán-Hay al Tratado Hay-Bunau Varilla. Historia crítica del atraco yanqui, mal llamado en Colombia la pérdida de Panamá y en Panamá nuestra independencia de Colombia. Valencia Editores. Bogotá, 197.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...