martes, 8 de noviembre de 2011

Las 25 Noticias Más Censuradas 2010/2011 (N° 23): Las bolsas y envases plásticos enferman y matan

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Parecen estar contados los días de las bolsas plásticas que inspiraron esta divertida definición popular cubana del ser humano: espécimen que carga una bolsa plástica en cada extremidad superior. 35 países ya prohibieron el uso de bolsas plásticas, 9 naciones establecieron impuestos por consumirlas, otros 12 países consideran prohibirlas o gravarlas y 26 estados de Estados Unidos introdujeron legislación que regula su empleo. Ésta es la historia noticiosa más ocultada N° 23, según el Proyecto Censurado.

La mayoría de los plásticos contiene sustancias químicas dañinas como BPA (Bisfenol A) y ftalatos, que resultan inseguros para el consumo o uso humano. Consumidores de todo el mundo emplean cada año millones de millones de bolsas plásticas no reutilizables, cuyo promedio de uso es de apenas 12 minutos, pero contaminan las aguas hasta la eternidad, sofocan humedales y enredan, enferman o matan a animales.

También afectan a la salud humana, porque grandes animales devoran pequeñas criaturas recargadas de plástico que se integran, a su manera, a la cadena alimentaria y la especie humana termina consumiendo alimentos basados en animales que han comido ciertas formas de plástico no-biodegradable que se fabrica a partir de un recurso no renovable como es el petróleo. Se estima que sólo para producir los 19 mil millones de bolsas plásticas usadas anualmente en California se requieren 3 millones de barriles de petróleo (477.000.000 litros). En todos los países llegó el momento de legislar sobre sustitutos del plástico.

La contaminación puede ser evitada substituyendo los plásticos por otros materiales alternativos como bolsas reutilizables de paño, botellas de agua de acero inoxidable y otros substitutos de madera, vidrio y metal. “¿Qué pasos tomaría Ud. para reducir el uso del plástico para preservar nuestro ambiente cada vez más crítico?”, preguntó Jim Ries, de la ONG “One More Generation”.

“¿Especies en peligro? Es muy simple: mientras estamos preocupados por ellas, al menos también hagamos algo sobre nuestro ambiente. Todos nuestros esfuerzos para salvar las tortugas de mar o la vida marina, etc., serán perdidos porque sólo las estamos salvando para mantenerlas vivas en nuestra contaminación”, escribió Ries.

Siempre que alguien compra cualquier cosa, termina en una bolsa de plástico, sean verduras, frutas y artículos a granel. “¿Sabía usted que el plástico es el artículo número uno que contamina nuestros océanos, además de las colilla de cigarrillos?”, abrumó Ries. “¿Sabía que simplemente cambiarse a bolsas de papel no será mucho mejor para el ambiente debido a la cantidad de carbono que genera la producción de tales bolsas?” A través del globo se consume un millón de bolsas plásticas por minuto. Cada habitante del planeta usa 150 bolsas al año. Y el número crece.

Abruman los datos y cifras sobre los daños que causa el plástico: emisiones de gases de efecto invernadero, su fabricación lanza toxinas en el aire, al igual que el reciclado. Los añadidos usados en su producción a menudo son tóxicos y pueden entrar en lixiviación en la alimentación. La superficie plástica es químicamente atractiva para algunas de las peores toxinas del ambiente (bifenilos policlorados, o PCBs, y metabolitos de pesticidas). El plástico no es comida para nadie, pero más de 100.000 mamíferos marinos y tortugas, un millón de aves marinas e incontables peces mueren cada año por todo el mundo a causa de los desperdicios plásticos. Etcétera.

Decálogo

Lisa Davis, del Tribune News, reprodujo "diez mandamientos" de www.Thesouthern.com para combatir el plástico en el hogar y reducir los peligros domésticos:

1. Almacenamiento de Alimentos. Sustituya el plástico por vidrio, porcelana o acero inoxidable. Sea prudente al utilizar contenedores. Nunca ponga el plástico en el microondas: el calor puede alterar el plástico y lixiviar las sustancias químicas en la comida. No ponga utensilios plásticos en máquinas lavaplatos: calientan demasiado. O por lo menos utilice el estante superior, lejos del elemento de calefacción. Tire el plástico más viejo: tiende a lixiviarse más rápido, así que substitúyalo.

2. Otros artículos de cocina. Para todos los envases, bols y tazas de plásticos hay alternativas de metal o de madera. Reemplace coladores, embudos, tablas de cortar, espátulas y cucharas de plástico, así como placas y cubiertos. Algunas licuadoras y procesadores de alimentos vienen con recipiente de vidrio. En vez de un mantel de vinilo, utilice paño real.

3. Envoltorios y bolsas plásticas. No hay muchas alternativas prácticas. Intente con papel de aluminio. En el microondas cubra las comidas con toallas de papel.

4. Envases de almuerzo. Es difícil, pues no se puede enviar a los niños a la escuela con envases de comida frágiles. Prefiera contenedores de acero inoxidable y bolsas de tela.

5. Botellas de agua. Es posible vivir sin una botella plástica de agua. Ahora hay botellas deportivas inastillables y libres de policarbonatos. Utilice el acero inoxidable o vidrio.

6. Comidas en conserva. Muchas latas de metal usadas para la comida vienen selladas con una resina que contiene el aditivo plástico llamado BPA. En vez de frutas y verduras en conserva, compre fresco o congelado. En vez de arvejitas en conserva, cómprelas secas. Busque tomates en envases de cristal, o intente conservar los propios.

7. Biberones. Utilice biberones de cristal. Si no, busque botellas libres de BPA. También evite preparar a los bebés líquidos en latas, pues el líquido absorbe niveles de BPA.

8. Juguetes plásticos. Muchos juguetes plásticos traen pintura tóxica. Busque productos naturales como madera.

9. Cosméticos y productos de bebé. Los ftalatos son de uso frecuente en productos de baño y belleza como portadores de fragancias. Compre jabones, champúes, lociones y polvos de bebé no aromatizados.

10. Pare de comprar comida chatarra. Éste es el cambio más importante que se puede realizar, según todos los expertos.

Fuentes:
- “Got Plastic??” by Jim Ries, One More Generation, Nov. 29, 2010. http://onemoregeneration.org/2010/11/29/got-plastic
- “Plastic Rap: Here Are 10 Ways to Reduce Plastics in Your Home”. Lisa Davis, The Southern.com, McClatchy Tribune News, January 31, 2010. http://thesouthern.com/lifestyles/leisure/article_2e25cb1c-0e21-11df-8b25-001cc4c002e0.html
- “The Retail Bags Report Maps and Related Detailed Lists Page | Division of Waste Management | Florida DEP.” Florida Department of Environmental Protection (DEP).† Web Update: 28 Jan. 2011. http://www.dep.state.fl.us/waste/retailbags/pages/mapsandlists.ht
- Proyecto Censurado: http://www.mediafreedominternational.org/2011/04/09/worldwide-movement-to-ban-or-charge-for-plastic-bags/
- “Save The Bay – San Francisco Bay’s Leading Champion since 1961. http://www.savesfbay.org/about-campaign
- Student Researcher: Robert Usher, San Francisco State University
- Faculty Evaluator: Kenn Burrows, San Francisco State University

Ernesto Carmona es periodista y escritor chileno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Elecciones en Centroamérica (Nicaragua y Guatemala): Una democracia con cuentagotas

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

El domingo 6 de noviembre dos países centroamericanos eligieron presidente: Nicaragua y Guatemala. Toda la región de América Central, tradicional bastión de las dictaduras militares a lo largo del siglo XX, vive hoy en democracia. Lo de ayer, con elecciones limpias y transparentes, fue una ratificación de la nueva situación.

Dicho esto –quizá como encabezado de una noticia– hasta podríamos estar tentados de alegrarnos y creer que en la región las cosas, después de todo, no van tan mal. Pero vamos a hacer de aguafiestas. O si se prefiere: de abogado del diablo. ¿Se viven democracias? Interrogación que nos lleva a una pregunta más de fondo aún: ¿de qué hablamos cuando decimos “democracia”?

Desde ya queda claro que la presente no pretende ser una nota periodística, pasando datos rigurosos que representan la realidad, basados en estrictas estadísticas objetivas. Por el contario, justamente para demoler el prejuicio allí implícito, empecemos por decir que hay tres tipos de mentiras: las piadosas, las culposas… y las estadísticas. Ayer hubo dos elecciones presidenciales. ¿Tiene eso que ver realmente con la democracia? La información periodística superficial nos dará “datos” diciéndonos que con amplia participación popular se vivió una “fiesta cívica”. De lo que se trata, es interpretar esas cifras, leer entre líneas esas estadísticas.

Hace aproximadamente un cuarto de siglo que Centroamérica dejó atrás las sangrientas dictaduras militares. Ahora los pueblos de la región, al menos es lo que se dice oficialmente, eligen a sus mandatarios. Cada cuatro o cinco años la población ejerce su mandato soberano y fija los destinos de sus naciones… ¡Qué lindo si fuera cierto!

Hoy por hoy hay pocas palabras –quizá ninguna otra– tan manoseadas como “democracia”. En su nombre se puede hacer prácticamente cualquier cosa: matar, invadir países, engañar, manipular. Por tan elástico y maleable, el concepto se presta a las más variadas y antojadizas interpretaciones. Por ejemplo, para salvar la democracia, en Honduras (que también es parte de Centroamérica) hace un par de años se depuso al presidente democráticamente electo Manuel Zelaya en un operativo militar muy bien planeado sin que se llegase a hablar de golpe de Estado. Y otro tanto sucedió en Haití con el presidente electo democráticamente, Jean-Bertrand Aristide, enviándolo en un avión por la noche en un operativo secreto al África. ¿No fue también en nombre de la democracia que se le dio un golpe de Estado al presidente Hugo Chávez en Venezuela en el año 2002, presuntamente para salvar la democracia? (golpe que por la reacción popular finalmente no prosperó). En otras latitudes, por ejemplo en el mundo árabe, últimamente asistimos a procesos no muy distintos: en nombre de la democracia potencias occidentales invadieron (porque no otra cosa fue eso) territorios soberanos ayudando a deponer mandatarios (territorios, no está de más recordar, cargados de petróleo).

Como vemos, entonces, esto de la democracia es algo muy complejo, complicado, enrevesado. Es, en otros términos, sinónimo de la reflexión sobre el poder y el ejercicio de la política. Para ser cautos no podríamos, en términos rigurosos, ponderarla como “lo bueno” sin más, contrapuesta –maniqueamente, por supuesto– a “lo malo”. Siendo prudentes en esta afirmación puede citarse a un erudito en estos estudios, Norberto Bobbio, que con objetividad dirá que “el problema de la democracia, de sus características y de su prestigio (o de la falta de prestigio) es, como se ve, tan antiguo como la propia reflexión sobre las cosas de la política, y ha sido repropuesto y reformulado en todas las épocas” . Por tanto, ¿por qué se presenta automáticamente como una buena noticia la vuelta de las democracias en este último cuarto de siglo en toda Latinoamérica, o más aún, en la región centroamericana?

Es obvio que si democracia se opone a autoritarismo, la vida en regímenes dictatoriales torna la cotidianeidad mucho más dura. En ese sentido, sin ningún lugar a dudas vivir bajo una dictadura donde no existen garantías constitucionales mínimas, donde cualquiera puede ser secuestrado por las fuerzas de seguridad del Estado, torturado, asesinado con la más completa impunidad, es un atropello flagrante, un calvario. Las democracias actuales de la región centroamericana ya superaron esas “atrocidades” de las décadas pasadas. Hoy día, en los países del istmo, aunque persista la pobreza crónica, se puede expresar libremente lo que uno quiera. Y eso –al menos es el discurso oficial dominante– no tiene comparación. Lo cual, por supuesto que es cierto: morirse de hambre, aunque sea escandaloso, no es lo mismo que morir en una cárcel clandestina de una dictadura.

Pero en ese sentido no está de más recordar una muy pormenorizada investigación desarrollada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el 2004 en países de América Latina donde se destacaba que el 54.7 % de la población estudiada apoyaría de buen grado un gobierno dictatorial si eso le resolviera los problemas de índole económica. Aunque eso conllevó la consternación de más de algún politólogo, incluido el por ese entonces Secretario General de Naciones Unidas, Kofi Annan (“la solución para sus problemas no radica en una vuelta al autoritarismo sino en una sólida y profundamente enraizada democracia”), ello debe abrir un debate genuino sobre el porqué la gente lo expresa así.

La gente de estos dos países centroamericanos votó el día domingo por algún candidato, pero eso lejos está de ser una solución de sus problemas históricos. Por supuesto que hay diferencia entre los dos mandatarios electos: un guerrillero que se enmontañó en nombre de sus ideales revolucionarios y que hoy se presenta como candidato presidencial, siendo ya, de hecho, el actual presidente (Nicaragua), y un militar que tomó parte de la guerra contrainsurgente contra las guerrillas de décadas atrás, hoy día retirado ya de la institución castrense y devenido político profesional (Guatemala). Sin dudas también que hay motivaciones distintas en la población que los votó: la continuación de políticas sociales (asistenciales) que palien un poco la situación de pobreza crónica que vive el 45% de la población –menos de 2 dólares diarios de ingreso– (Nicaragua) o la esperanza de la erradicación de la delincuencia abierta que convierte a ese país en uno de los más violentos de toda la región y del mundo (Guatemala).

Ahora bien: ¿qué decidió la gente con su voto este domingo? Inmediatamente nos apuramos a aclarar que este intento de análisis lejos está de negar las bondades de un sistema democrático. Lo que sí buscamos, adoptando esa posición de “abogados del diablo” que mencionábamos más arriba, es problematizar esa idea casi infantil de democracia con la que se nos machaca continuamente. ¿Qué eligen los votantes? En realidad, en muy buena medida no hacen sino “comprar un producto”, dicho en términos mercadológicos. Eso son básicamente estos espectáculos: ferias de políticos profesionales, ofertas muy bien presentadas que cada cierto tiempo “promocionan” a un candidato, no un proyecto político. Si algo hay en estos montajes es mercadeo; lo que falta es propuesta, discusión seria entre los representantes de cada propuesta ante el público “comprador”. Ya no digamos que falta debate y apropiación de esas ideas por parte de los votantes, porque eso ni remotamente entra en la lógica de los partidos políticos. La gente elige una marca de candidato así como lo hace con cualquier otra mercadería que la publicidad ofrece: una pasta dental, una gaseosa o una ropa interior. ¿Es eso la democracia entonces?

En toda la región centroamericana ya llevamos varios años de gobiernos democráticos y de “paz” (o sin enfrentamientos armados, para ser más precisos), habiéndose sucedido en este cuarto de siglo varias administraciones en cada uno de sus países, incluso algunas con relativa orientación de centro-izquierda (Mauricio Funes en El Salvador, con el apoyo del otrora movimiento guerrillero FMLN, Daniel Ortega en Nicaragua en su actual período presidencial, renovado el 6 de noviembre, hasta inclusive podría decirse –quizá exagerando las cosas– que Álvaro Colon en Guatemala, con un gobierno si bien no de izquierda con algún talante social y con programas de asistencia a los más necesitados). Ahora bien: desde mediados del siglo pasado –para no irnos demasiado lejos en el análisis– época de dictadores y de la plenitud operativa de la estadounidense United Fruit Company como símbolo de estos “bananeros” países, en muchos casos con movimientos armados como reacciones a las paupérrimas condiciones de vida de las grandes mayorías, a la fecha, época de democracia y “resolución consensuada de conflictos”, para decirlo con un término actual, la situación vital de los centroamericanos no cambió básicamente. Es cierto que hoy a cualquier ciudadano del área se le facilitan las cosas para acceder a un teléfono celular, o a un Mc Donald’s. Pero, ¿representa eso una verdadera mejora? Y que vote regularmente cada cierto período de tiempo, ¿en qué medida le ha cambiado de raíz su vida?

Pasaron las elecciones este domingo; los candidatos, la prensa comercial, muchos de los analistas políticos podrán decir que se vivió un “gran fiesta cívica”, que “ganó la democracia”, que “ganó el país”. Apagados los reflectores de la televisión y los micrófonos de los todos los medios periodísticos vuelve la vida normal: los pobres y excluidos de Nicaragua y Guatemala, los subocupados y desocupados abiertos (siempre en índices de dos dígitos), los que no encuentran otra salida a sus penurias que enfilar como migrante indocumentado hacia Estados Unidos, aún a costa de arriesgar sus vidas, las cantidades crecientes de migrantes internos que atiborran las capitales, todos ellos, ¿ganaron con la democracia? Quienes financiaron las campañas seguramente ganaron, o empezarán a ganar cuando vayan a cobrar sus facturas. La población de a pie, ¿qué ganó?

Podría decirse que en Nicaragua, con un gobierno de corte ¿popular?, ¿populista?, ¿socialcristiano quizá?, la gran mayoría de población pobre y excluida espera encontrar algún bálsamo a su situación. Pero sólo eso: un bálsamo, algún beneficio asistencialista a su precaria situación de vida, lo cual, evidentemente, ya es mucho. Lejos quedaron los días de Revolución Popular Sandinista concebida desde las bases, hechas con las armas en la mano y donde su vanguardia, el FSLN, según palabras de uno de sus fundadores, Carlos Fonseca, estaba “inspirado por el ideal justiciero de Carlos Marx, Augusto César Sandino y Ernesto Che Guevara, ideal de liberación nacional y socialismo, ideal de soberanía, tierra y trabajo, ideal de justicia y libertad”. Sin dudas la población nicaragüense que masivamente votó a Daniel Ortega el pasado domingo –hoy un próspero empresario que se estrecha la mano con la jerarquía de la curia católica– algo ganó: la promesa que los planes de ayuda social continuarán. Lo cual evidencia el estado de precariedad en que vive: si se necesita continuar con los bálsamos, eso lo dice todo.

¿Qué ganó la población guatemalteca que masivamente votó por Otto Pérez Molina? Pese a vivir en su 51% por debajo del límite de pobreza, teniendo el primer lugar en Latinoamérica y el sexto a nivel mundial en desnutrición crónica (UNICEF, 2011), el fantasma de la violencia por la inseguridad ciudadana pudo más que nada, y la promesa de “mano dura” del general retirado la cautivó. En ese sentido, ganó la sensación que ahora se terminará el suplicio de la criminalidad que, como dicen insistentemente los medios de comunicación, “tiene de rodillas a la población”. Es importante no dejar de remarcar que según datos oficiales , si bien la tasa de homicidios por hechos violentos ronda las 15 muertes diarias (lo cual espera la población que descienda con las promesas de “mano dura”), la cantidad de muertes por desnutrición se ubica en las 18 diarias. ¿Cambiará eso? Además, la ola delincuencial que barre al país centroamericano es en muy buena medida producto de la exclusión socioeconómica y política estructural que fuerza a mucha gente (jóvenes fundamentalmente) a caer en conductas reñidas con la ley al no encontrar otras salidas. Valga agregar que ninguna propuesta de “mano dura”, de endurecimiento militar contra el crimen, logra terminar con ese síntoma visible si no se atacan a profundidad las causas generadoras de la exclusión. Por más que se militarice enteramente la sociedad, los ladrones callejeros de teléfonos celulares o de billeteras es muy probable que continúen, en tanto 51% de la gente no tenga con qué vivir.

Ya es costumbre inveterada, al menos desde los discursos dominantes que fijan las líneas de pensamiento que el ciudadano de a pie luego repite, saludar emocionados las justas electorales. En sí mismas, por supuesto, no son una mala noticia. Pero ¿por qué son tan buenas? ¿Qué mito se esconde ahí? Como decíamos al principio, la idea de “democracia” que subyace en ese prejuicio es que la misma intrínsecamente es “buena”. Esto está indicando una situación política que, vista desde el campo popular, resulta bastante patética, desmotivante, casi desesperanzadora: en estas últimas décadas, tanto a nivel de la región de la que aquí hablamos como a nivel mundial, los sectores populares han perdido mucho terreno. Se ha retrocedido en la situación económico-social perdiéndose conquistas laborales históricas; y también se ha retrocedido en términos políticos. Hoy ya no se habla de cambio social, mucho menos de revolución (para muestra, lo que sucede en Nicaragua y lo que evidencia quien fuera un líder guerrillero): el discurso político se ha tornado aguado, “light”, no comprometido con ningún cambio real, aunque se hable hasta el hartazgo de “cambio” (“cambiar algo para que nada cambie”, enseñó Giuseppe Tomasi di Lampedusa).

El centro de la política cada vez se vuelca más hacia la derecha; por eso levantar programas sociales aún sean asistenciales ya es “subversivo” para las fuerzas conservadoras. Véase al respecto lo que se vivió en Guatemala con Álvaro Colon y su ex esposa Sandra Torres, por ejemplo, que casi le cuesta un golpe de Estado porque los sectores tradicionales de derecha ya lo veían como un “comunista”, o los coqueteos de Manuel Zelaya en Honduras con la empresa Petrocaribe, que efectivamente le valieron una operación siniestra que lo alejó de la casa de gobierno.

En estas últimas décadas con la aparición de los planes neoliberales (léase: capitalismo salvaje), y con la reducción al extremo de los Estados nacionales, se ha retrocedido en términos políticos, económicos y sociales tanto y a tal nivel, que presentar una propuesta de continuidad democrática puede parecer ya todo un logro “progresista”. En la década del 70 del siglo pasado, con el auge de luchas populares y revolucionarias en todo el continente, hablar de “democracia” era casi contrario a proyecto de cambio. “Democracia”, en aquel contexto, se correspondía con continuismo, con gobierno de los grandes capitales (locales y/o extranjeros) manipulando a las masas, a las mayorías populares. Era, en definitiva, una palabra contraria a la idea de avance social. Hoy, con miles y miles de muertos a nuestras espaldas y pesando sobre nuestra memoria colectiva, “democracia” pasó a ser casi una palabra mágica. A tal punto que, por ejemplo, en Argentina el otrora presidente Raúl Alfonsín la utilizaba promocionando sus bondades, y asegurando que con ella no sólo se votaba cada tanto tiempo sino que también “se comía, se educaba y se curaba”. Lo trágico del asunto es que con la vuelta de la democracia en el país sureño, luego de años de dictaduras, nunca se llegó a niveles de precariedad tan grande. Y en el histórico país de las vacas, aún viviendo en democracia, se llegó a la patética situación de pobladores desesperados que terminaron por comerse animales de parques zoológicos, pues la hambruna hacía estragos.

En Centroamérica desde hace ya años se vota regularmente, y aunque ayer en Guatemala ganó un militar retirado, los gobiernos no dejan de ser civiles, como también lo será el del general Pérez Molina. Los ejércitos, por ahora, no toman participación política en la vida de los países del área, a no ser que se necesiten sus “servicios especiales”, como pasó en el año 2009 en Honduras.

Si bien es cierto que una persona de origen maya (Rigoberta Menchú) ya se ha presentado dos veces como candidata en estas justas electorales contra toda la tradición de exclusión étnica que sobrellevan los pueblos mayas; si bien es cierto que la futura vicepresidenta de ese país será una mujer (Roxana Baldetti) y que en las elecciones del domingo fueron mujeres las que más votaron, más que los varones, contra toda una tradición de machismo y exclusión femenina; si bien es cierto que la izquierda no está proscripta como en otros tiempos, siendo legal, y en el caso de Nicaragua (al menos para muchos que así lo interpretan) ganó el poder ejecutivo, la pregunta de base continúa: ¿es esto democracia? ¿Comerán, estudiarán y se curarán los centroamericanos con estos sistemas políticos, con la democracia? Si ello no sucede, ¿está el problema en que la población no sabe elegir bien a sus mandatarios?

Los informes de los organismos financieros internacionales, nada sospechosos de “revolucionarios” ni “socialistas” precisamente, el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, revelan que la República Popular China ha sacado de la marginación a millones de personas en los últimos años sin que sus reformas se apegaran a las recetas neoliberales en boga, pero más aún, con una organización política abominada por las democracias occidentales en la que brillan por su ausencia todas las libertades esgrimidas como logros democráticos, sin elecciones periódicas ni rutilantes campañas donde se mercadean candidatos, tal como lo acabamos de ver en Centroamérica repitiendo los esquemas de otras potencias del Norte. Citando a Luis Méndez Asensio: “El ejemplo chino nos incita a una de las preguntas clave de nuestro tiempo: ¿es la democracia sinónimo de desarrollo? Mucho me temo que la respuesta habrá que encontrarla en otra galaxia. Porque lo que reflejan los números macroeconómicos, a los que son tan adictos los neoliberales, es que el gigante asiático ha conseguido abatir los parámetros de pobreza sin recurrir a las urnas, sin hacer gala de las libertades, sin amnistiar al prójimo”.

Hablar de libertades en el mundo occidental puede ser problemático, paradójico, contradictorio. ¿Es libre quien se muere de hambre, aunque pueda despotricar contra sus patrones o contra el gobierno y no lo metan preso por ello? ¿Es libre quien puede elegir qué comer… aunque no tenga con qué comprar lo mínimo elemental? ¿Es libre quien puede acudir a un lujoso centro comercial rebosante de mercaderías aunque no pueda comprar ninguna? ¿Es libre quien, si lo deseara, puede comprar una Ferrari último modelo en el momento que lo desee? Democracia en cuanto “gobierno del pueblo”, sí. Pero, ¿de qué estamos hablando en Centroamérica?

Que sigan las elecciones, por supuesto, pero que también llegue la justicia social porque, de lo contrario, no salimos del show vacío, y el saqueo de zoológicos, como en Argentina, será una realidad en Centroamérica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Colombia: Hasta el fin

Alberto Pinzón Sánchez (especial para ARGENPRESS.info)

El cielo nublado de este otoño alemán empieza a ponerse acuoso y un viento frío y persistente comienza a desnudar de sus hojas ocres a los árboles y a formar en el suelo un follaje marrón que se arremolina con cada racha. Miro las noticias de la televisión alemana y no hay un solo día en que el más novedoso y grande sistema de dominación y explotación Global que se haya construido en la historia humana; esa “gran tenaza de terror Imperial” descrita por el economista cubano Osvaldo Martínez (1) como una gigantesca muela de un monstruoso alacrán, no ponga en vilo a la humanidad.

Una, la pinza del “terror financiero” con sus instituciones, sus listas de Estados endeudados o fallidos y su parafernalia mediática del miedo, que aunque aquí la crisis de la euro-zona no se ha notado tanto como en los países de la periferia mediterránea en especial Grecia, a cada minuto sucedido le corresponde un paso ineluctable hacia un profundo “abismo financiero” y las tinieblas del finisterre.

La otra, “el terror militar” con su panoplia tecnológica satelital presentada minuciosamente en cada noticia cotidiana de la guerra Global sobre Irak, Afganistán, Pakistán, Libia, Palestina o Siria ect, que ensombrecen aún más el porvenir humano.

Pero (obviamente para mi) la más inquietantes nuevas provienen de la guerra geoestratégica que se libra en Colombia: -“Iremos hasta el fin”, le había dicho Manuel Marulanda al presidente Pastrana en el Caguán, unos días antes de que el proceso de paz se rompiera definitivamente en el 2002, y exactamente igual lo volvió a repetir (como una despedida) a la guerrillerada reunida el los Pozos cuando el proceso se concluyó y la zona de los diálogos hubo de ser evacuada: - “Muchachos, les dijo con sequedad Marulanda, no se les olvide que iremos hasta el fin”.

Era pues cosa requetesabida en la clase gobernante colombiana, y no debe constituir una sorpresa el comunicado acabado de emitir por el secretariado de las FARC, respondiendo inmediatamente a la inútil muerte (este 4 de noviembre) del comandante de esa organización insurgente Alfonso Cano. Muerte inútil, porque paradójicamente en lugar de producir el efecto militar esperado de la desbandada guerrillera o su rendición inmediata, ha generado el hecho político contrario, expresado con tan pocas palabras en el mencionado comunicado de las FARC.

“..La localización del líder guerrillero( Alfonso Cano) se logró gracias al seguimiento satelital mediante un avión plataforma de la policía nacional que con equipos satelitales de triangulación radiogonométrica con apoyo de agencias internacionales lo localizaron hace aproximadamente cuatro meses por primera vez en el Cañón de las Hermosas, en jurisdicción del municipio de Buga, zona montañosa en límites con el departamento del Tolima”… informaba inmediatamente después de su muerte la cadena noticiosa Caracol, dejando en claro que no hubo ninguna “delación interna” como posteriormente se ha maquillado.

http://www.caracol.com.co/noticias/judicial/asi-fue-el-operativo-que-termino-con-la-muerte-de-alias-alfonso-cano/20111105/nota/1573625.

Y las felicitaciones al gobierno y a las fuerzas militares colombianos por parte de Michele Leonhart la responsable de la DEA, parte fundamental de la tenaza del terror militar imperial, así como de la embajada estadounidense en Bogotá reclamando la victoria de la muerte del jefe insurgente, así lo confirman sin resquicios.

Los estrategas del régimen colombiano (estén en Washington o en Bogotá) han logrado eso sí y de ello deben estar satisfechos; el aborto de cualquier posibilidad inmediata de unos diálogos tendientes a solucionar de manera diferente al exterminio humano, el conflicto histórico social y armado de Colombia, al escalarlo y hacer interminable el dolor producido por una guerra alargada.

Como si hubieran olvidado aquella sentencia que les debió haber impartido Alfredo Rangel en sus clases como especialista en el libro arte de la guerra del general Clausewitz, establecida de manera firme y constante como la terrible ley del asenso a los extremos y sintetizada en su frase “yo guío la mano de mi enemigo, hasta el fin”

La tenaza financiera y militar del terror Imperial, una vez más se ha ensañado con el pueblo colombiano, matando a un convicto y confeso partidario de la Solución Política al llamado “conflicto colombiano”; haciendo aún más impredecible, caótica y oscura su resolución, y la bruma natural que produce toda guerra hace posible la duda y sobre todo la incertidumbre frente a tanta certeza en “cárceles y tumbas para los demás guerrilleros”, generosamente ofrecida por el embriagado presidente de los colombianos JM Santos, como si se tratara de un póker sangriento en donde no hay sino un solo jugador invulnerable con una única apuesta.

Y en medio de un escepticismo invencible, pregunto ¿Llegaremos a algún final?

Nota:
1) Crisis económica Global, guerra económica y gasto militar ponencia de Osvaldo Martínez en Civilización o Barbarie. Ediciones Izquierda Nueva. Bogotá 2011

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El significado del asesinato de Alfonso Cano, líder de las FARC-EP, caído en operativo CIA con bombardeos masivos

José Antonio Gutiérrez

Después de más de 30 años de lucha guerrillera, el máximo jefe de las FARC-EP ha sido asesinado. Murió combatiendo, como un guerrillero raso más, mientras que quienes lo mandaron a asesinar, la élite dorada, jamás subieron al monte ni han puesto a uno sólo de sus hijos al frente de la batalla. Este era un desenlace que se veía venir, ya que desde el 2008 Cano se enfrentaba a una presión militar impresionante: 6000 tropas de élite contrainsurgentes a su caza, cerco militar en el sur del Tolima y Cauca, bombardeos indiscriminados en toda esa región. Y finalmente lo “cazaron”, no en Tolima como esperaban, sino en Cauca. El procedimiento fue típico: inteligencia militar (con apoyo decisivo de la CIA), bombardeos, desembarcos desde helicópteros y orden de asesinar, no de capturar.

Este procedimiento, en flagrante violación del derecho internacional humanitario, está en plena concordancia con el componente de la guerra sucia del Estado colombiano llamado “Plan Burbuja”, según el cual hay que golpear a los mandos guerrilleros para provocar un proceso doble: por una parte, estimular las deserciones, por otra, producir un fenómeno de “bandolerización” por la pérdida de los mandos político-militares y desestructuración de la cadena de mando (lo último implica que lo que realmente preocupa a la oligarquía no es ni la violencia ni la seguridad de los ciudadanos, sino conservar el poder a toda costa).

La muerte de Cano es un golpe militar indudable a la insurgencia, que por primera vez sufre la baja de su líder máximo. No solamente es un golpe por el enorme aprecio que le tenían los insurgentes, sino por el genio político-militar que demostró en su período al mando. En el 2008 los medios, con su normal ignorancia de los temas del conflicto, especulaban sobre el supuesto conflicto en las FARC-EP entre el ala “militar” supuestamente liderada por el Mono Jojoy, y el ala “política”, supuestamente liderada por Cano, al que se le mostraba como un ideólogo dogmático sin experiencia militar significativa. Sin embargo, la realidad demostró lo espurio de los supuestos en los que se sustentaron estas tesis. Cano demostró una visión militar superior a lo esperado por los opinólogos, logrando una reorientación estratégica de las FARC-EP que las llevaron a recuperar mucho del terreno perdido desde la implementación del Plan Colombia, adoptando una postura de ofensiva estratégica en vastas zonas del país que se aprecia en los contundentes golpes dados por la guerrilla en el período 2009-2011. También en lo organizativo, Cano supo descentralizar la organización para, por una parte, facilitar el trabajo político de masas y por otra, para absorber mejor los golpes del Plan Burbuja sin que se resintiera el conjunto de la organización.

Las FARC-EP con estructuras más descentralizadas y flexibles, asimilarán con toda probabilidad este nuevo golpe y recompondrán las estructuras de mando para llenar este vacío. Es muy probable que el mecanismo de sucesión de mando previamente establecido (Cano estaba bien conciente de que su asesinato ear inminente) ya esté andando y que el sucesor sea Iván Márquez.

Pero lo que está claro es que la resistencia de las FARC-EP a este embate no depende solamente de lo militar sino, fundamentalmente de lo político, y en esto Cano también supo abanderar una orientación política que lo demostraron como algo distinto a ese personaje obscuro y ortodoxo descrito por los medios. Logró controlar los enfrentamientos entre estructuras farianas con estructuras del ELN en diversos puntos del país. No solamente eso: también logró un pacto estratégico con esa organización lo cual ha fortalecido a ambos sectores insurgentes. También supo entender el contexto actual de movilización popular, defendiendo un proceso de negociación política al conflicto que permitiera articular las demandas de los diversos sectores populares subordinados. De una u otra manera, buscó formas de que las propuestas de la insurgencia volvieran a instalarse en la mesa como parte del debate político, más allá de temas como el acuerdo humanitario o el proceso de paz, actualizándolas con nuevas lecturas políticas y nuevos análisis de la realidad nacional e internacional. En este sentido, Cano demostró un liderazgo político-militar que permitió un salto estratégico de la organización guerrillera.

¿Morirá todo este trabajo hecho en el último tiempo con Cano? Aún cuando el asesinato de Cano repercutirá en las filas insurgentes, difícilmente ocurrirá tal cosa. El último informe de la Corporación Nuevo Arco Iris (“La Nueva Realidad de las FARC”), publicado en Agosto, da cuenta de ello, cuando afirma que aún cuando la muerte de Cano sea inminente, ello difícilmente significaría el fin de la insurgencia o aún un escenario de desplome acelerado. Esta afirmación se sustenta en los hechos por varias razones: primero que nada, porque Cano no tomaba decisiones solo sino como parte de un cuerpo colectivo, el Secretariado Mayor. Se equivoca el establecimiento colombiano cuando cree que las FARC-EP son una organización sustentada en liderazgos carismáticos. El asesinato del Mono Jojoy (una figura de un carisma mucho mayor que el de Cano entre los guerrilleros) en el 2010 así lo demostró –no hubo deserciones en masa y el Bloque Oriental mantiene la presión militar. Lo mismo pudo decirse del fundador de las FARC-EP, Manuel Marulanda, cuya muerte también se especuló produciría un desmoronamiento de la organización –cuando ocurrió en realidad todo lo contrario, un restructuramiento de la organización y un fortalecimiento organizativo. Pero tampoco será ese el escenario porque las orientaciones políticas que han enfrentado el intento de “aislamiento político” de la insurgencia, así como las estructuras que han permitido el reacomodo estratégico de las FARC-EP al nuevo escenario de guerra, dominado por el poderío aéreo del Estado y el perfeccionamiento de la inteligencia militar, ya están instaladas y andando. Y han demostrado ser efectivas (1).

Digamos que con la muerte de Cano la insurgencia pierde un gran dirigente, pero ni pierde la razón de ser ni su norte como organización. La orientación de Cano, ha sido parte de una orientación colectiva que demuestra el dinamismo de la insurgencia de cara a una ofensiva militar sin precedentes por parte del Estado, así como el carácter orgánico de la guerrilla colombiana. Si bien Cano es el máximo dirigente asesinado, varios otros líderes han sido abatidos en el último tiempo gracias al Plan Burbuja y el efecto esperado por parte del Estado (desplome, desmoralización, bandolerización y deserciones masivas) no ha ocurrido. Y no ocurrirá porque las fuerzas que alimentan al conflicto siguen ahí, y la insurgencia conserva fuertes raíces en la Colombia rural pese a la campaña de exterminio y desplazamiento masivo del Estado colombiano, que llaman “consolidación territorial”. Y porque la insurgencia en Colombia es una insurgencia de carácter orgánico, no basada en caudillos carismáticos. Los movimientos insurgentes de carácter orgánico como las FARC-EP han sabido sobrevivir y aún fortalecerse después de la muerte de sus dirigentes, como ocurrió con el PKK tras el arresto de Abdullah Ocalan, o con el FSLN tras el asesinato de Carlos Fonseca, o con las guerrillas africanas PAIGC o Frelimo, tras el asesinato de sus respectivos dirigentes Eduardo Mondlane y Amilcar Cabral. Y su martirio en ocasiones logra fortalecer la moral y redoblar la resolución de lucha de los rebeldes, con lo cual podría haber un efecto boomerang.

Santos, sobre el cadáver del adversario abatido profiere vivas a Colombia, sin dejar en duda su concepción de país donde el poder se reafirma con ofrendas de sangre. Dice que el “crimen” no paga (confundiendo rebelión con crimen), mientras el país se asfixia en la corrupción promovida por familias cuyas fortunas han sido amasadas mediante el asesinato, el desplazamiento, el robo de tierras y la entrega de los recursos naturales mediante pactos fraudulentos. Los medios reproducen partes triunfalistas en que, ahora si, se nos vuelve a decir, que estamos en el fin del fin, no en el fin inmediato, sino que en la recta final, etc. Mientras hasta hace unas semanas se quejaban de una guerrilla envalentonada y un ejército desmoralizado, hoy día afirman que la guerrilla está desmoralizada y que este golpe desmiente la tesis “maliciosa” de la desmoralización castrense. En realidad, esta victoria, por las razones más arriba expuestas es pírrica, y difícilmente alterará el curso del conflicto según se ha delineado en el curso del presente año o mejorará sustantivamente la moral de la tropa cuya baja se encuentra, como hemos afirmado en otra ocasión, en la naturaleza misma de esta guerra sucia tan degrada. Antes bien, este nuevo triunfalismo (mucho menos pronunciado que el triunfalismo tras la muerte de Raúl Reyes) podría jugar en contra de esa moral cuando el fin del fin no llegue.

Pero no sería correcto afirmar que nada cambiará en el nuevo escenario post-Cano; es indudable que este golpe tendrá efectos. El periodista Alfredo Molano advirtió que esta victoria militar puede convertirse en una derrota política. Tal cosa no parece ser descabellada porque quedan claras las intenciones de “paz y diálogo” de Santos, quien ha posado como el presidente de los “derechos humanos”, abierto a la “negociación”. Será mucho más difícil sostener tal cosa para socialdemócratas como Medófilo Medina, Pacho Galán, León Valencia u otros que se han mareado con la “voluntad de paz” del gobierno, después de esta acción, pues ¿cómo hablar de paz mientras se asesina al interlocutor? Pongamos el caso irlandés como ejemplo: el Estado británico estuvo dispuesto a dialogar con la insurgencia (el IRA) y por ello, aunque tenían localizados plenamente a los líderes políticos del movimiento, no los asesinaron para permitir ese espacio de negociación. Tal cosa no ocurre en Colombia, precisamente porque la voluntad de paz o de diálogo no existe. Lo que se busca es el exterminio de los posibles negociadores para lograr la desmovilización. Es decir, la paz de los cementerios, o pacificación sin ninguna transformación política en el país. El resultado de esta política lo conocemos bien en Guatemala o El Salvador. Y eso no es lo que la mayoría del pueblo quiere para Colombia.

El gobierno cierra las puertas al diálogo ¿cómo reaccionará la insurgencia? Es difícil predecirlo, pero sea lo que sea, es posible ver un período de agudización e intensificación del conflicto por delante pues no parece ser una opción cruzarse de brazos o seguir reiterando llamados al diálogo y la paz que caen en oídos sordos. Si el gobierno demuestra su voluntad de profundizar la vía militar, entonces es ella la que se profundizará, y sabemos lo que esa vía tiene para ofrecer a Colombia en el marco de la guerra sucia.

El gobierno no entiende el carácter orgánico de la insurgencia, pero si entiende el carácter social más que militar del conflicto. Por eso es que en estos momentos en que repunta la lucha popular, con los estudiantes, obreros petroleros, trabajadores del transporte, campesinos movilizados, el gobierno se apresta para profundizar la guerra sucia, buscando ampliar el fuero militar, estigmatizando y criminalizando la protesta social, reforzando el aparato paramilitar. Saben ellos que el escenario donde se define el combate no es en el campo de batalla sino que en los campos y calles de Colombia, donde las masas vuelven a desafiar al sistema y a articular su proyecto emancipador. Aunque con los resultados de las últimas elecciones locales, producidas con más de un 50% de abstención, se fortalece de manera superestructural la “Unidad Nacional” y el santismo barre con toda oposición institucional, esa institucionalidad está cada vez más aislada, es cada vez más vulnerable ante un pueblo al que no se le ha dejado más opción que luchar. Santos aprueba TLCs que hambrearán a las muchedumbres y las someterán en una situación aún más desesperada que la actual. Sus “locomotoras del desarrollo” arrollan y destruyen las comunidades que quedan a su paso. El gobierno de Santos responde a las protestas de este pueblo de manera militar, con una represión inusitada, pues no saben responder de otra manera. Y con ello cierra todas las puertas a una solución al conflicto social que no sea la vía revolucionaria (que no guerrerista-militarista).

Que no se engañe Santos: su mundo anacrónico de dogmatismo neoliberal, entreguismo pro-imperialista, de exacerbado conservadurismo, es un mundo en retroceso. Los tiempos actuales son tiempos de lucha, de revoluciones, donde las masas vuelven a adquirir protagonismo. Santos radicaliza el conflicto social y armado, que no es solamente bombardeos contra la insurgencia, sino una estrategia militar contra el conjunto del pueblo –ese es el significado del asesinato de Cano. Pero en la medida en que se radicaliza el conflicto, las masas colombianas pueden dar a la oligarquía una buena sorpresa, precisamente en el momento en que se creen invencibles y precisamente por donde no lo esperan.

Nota:
1) Un balance del conflicto y la apuesta por la guerra sucia de Santos, la he hecho en un artículo previo “Santos: Luz Verde para la Guerra Sucia en Colombia” http://anarkismo.net/article/20768

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile. 2011: Anno horribilis

Álvaro Cuadra (especial para ARGENPRESS.info)

El actual gobierno encabezado por el señor Sebastián Piñera será recordado por haber administrado un periodo poco feliz para los chilenos. Bastará recordar que tras su triunfo en las urnas, un devastador terremoto, en febrero de 2010, dejó amplias zonas de Chile, literalmente en el suelo. La reconstrucción ha sido lenta e insuficiente, y todavía hay sectores sufriendo las consecuencias de aquel cataclismo. El año 2011 estuvo marcado, qué duda cabe, por la efervescencia social, un verdadero terremoto político que ha remecido a todos los sectores. Un conflicto que aún hoy se encuentra sin una solución clara. Todo ello, en un clima internacional que presagia una crisis económica severa para el año 2012.

El año actual, que ya entra en su último bimestre, bien pudiera ser calificado por las autoridades de gobierno como un “Anno horribilis”. Pareciera que ninguna de las promesas de una derecha envalentonada se ha cumplido cabalmente. Esto ha incubado una atmósfera generalizada de indignación ciudadana que busca formas de expresión. El epicentro de las movilizaciones se halla, desde luego, en el ámbito de la educación, sin embargo, bien sabemos que se trata solamente de la punta de un iceberg que se hunde más profundo en el Chile de hoy. Ante este escenario - un escenario de crisis, digámoslo - el gobierno aparece como un equipo carente de sensibilidad política y escasamente articulado.

En diversos episodios recientes hemos asistido a declaraciones contradictorias que sólo alimentan la confusión. La conducción misma de las autoridades ha tomado un tinte “bipolar” que bascula entre la negociación y el diálogo, en un momento y, a renglón seguido, el expediente represivo. Esta relación de “doble vínculo”, propio de algunas patologías mentales, solo contribuye a percibir un gobierno preñado de tensiones no resueltas en su propio seno. Para decirlo con meridiana claridad: El gobierno del señor Piñera dista mucho de satisfacer las expectativas de un país que reclama soluciones a problemas concretos. Esta desazón se refleja en la magra popularidad del primer mandatario que ve cómo cada día van desertando, incluso, quienes en algún momento lo apoyaron.

En medio de este panorama, pareciera que la “clase política” no pondera en toda su radicalidad las movilizaciones ciudadanas. De un modo u otro, cada partido tiene ya su mirada puesta en las próximas elecciones de alcaldes y concejales, relativizando el peso de cientos de miles de jóvenes no inscritos en los registros electorales. Es cierto, muchos de entre ellos no votan, pero marchan y son el síntoma inequívoco de que algo anda mal, muy mal en nuestro país. Más allá del riguroso cálculo electoral en que están empeñados los partidos, no se puede negar que lo acontecido a lo largo de este año 2011 en Chile representa un cambio en el ánimo político de la población, una cuestión que debe ser considerada con la máxima seriedad por quienes se disputan cargos de elección popular.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Cristina y Obama: En el minué de la crisis

Carlos Abel Suárez (SINPERMISO)
Barack Obama, experto en aprovechar los reflectores que iluminan los escenarios, supo encontrar el momento más adecuado para un encuentro con Cristina Fernández viuda de Kirchner. Apenas confirmó los resultados de las elecciones del 23 de octubre, que le dieron el espectacular triunfo con casi el 54 por ciento de los votos, la llamó por teléfono rompiendo el hielo de los últimos años en las relaciones del Departamento de Estado con el gobierno argentino.

Obama seguramente quisiera estar en el lugar de Cristina -como comenzó a llamarla desde entonces- olvidando los informes de su embajada en Buenos Aires, revelados por WikiLeaks, que usaban expresiones menos afectuosas. Cristina cuenta con una popularidad envidiable, la economía argentina creció espectacularmente en los últimos años, mientras que Obama viene con su imagen en caída libre, la economía norteamericana con signos de una recaída sin remedio, su programa de reformas sepultado y con pocas chances de lograr su reelección.

Sin embargo, cuando recomendó a Sarcozy (otro que está en la cuerda floja) que "hay que aprender de ella", había algo más que simpatía, envidia o de mostrarse junto una personalidad exitosa, como se acaba de demostrar en la reunión privada que mantuvieron Obama y KFK en el hotel Carlton de Cannes.

Allí, más allá de las fotos, que muestran a Obama con un perfil más humano que anunciando el salvataje de los bancos y el simultaneo hundimiento de los deudores hipotecarios o el secuestro y asesinato, en secreto, de Bin Laden, se conversó de temas económicos pendientes entre Buenos Aires, Washington y Wall Street, además de pasar revista al tablero político de América Latina con el Departamento de Estado, cuestión nuclear, seguridad o "terrorismo".

Hay dos frases que resumen el encuentro bilateral. "Es una maravilla estar con una gran amiga mía, y una amiga de los Estados Unidos", felicitándola por la reelección, dicen que comenzó diciendo Obama. Mientras que CFK recordó que "no se puede pasar por alto el liderazgo de Estados Unidos a nivel global". Luego hablaron de los negocios, de las más de 500 empresas norteamericanas que siguen siendo determinantes en la estructura productiva argentina, de los 250 millones de dólares que Argentina les tiene que pagar a dos firmas estadounidenses en concepto de indemnizaciones reclamadas ante el CIADI, de los pagos al Club de París y de los temas candentes de la agenda internacional, prometiéndose una relación "honesta y franca" entre ambos países.

Este reacomodamiento de los vínculos con el gobierno argentino, indudablemente, ayudan al diseño de las políticas para el segundo mandato de CFK que comenzará en diciembre próximo, que enfrentará las dificultades que se advierten en lo interno y las que provienen de la crisis del capitalismo mundial.

Además son funcionales a las necesidades geopolíticas de la principal potencia del planeta. Hasta ahora el aliado fundamental de Washington en la región ha sido Brasil, pese a que fracasó en el intento de algún Tratado que vinculara a las economías, como el firmado con México, Chile, Perú y recientemente Colombia y Panamá. Pero el salto de Brasil a jugar su propio juego, frecuentemente con sus comilitones del llamado BRIC, que por su peso y la existencia del MERCOSUR arrastra a sus vecinos, pero también porque ha votado en contra de Estados Unidos y sus aliados en el Consejo de Seguridad, obligan al Departamento de Estado a analizar otro tipo de alianzas en América Latina. Argentina puede ser un buen contrapeso y moderador, en tanto inciden muy poco en esta balanza los socios tradicionales de EE.UU., con los que tiene firmados TLC, como Chile con un gobierno totalmente desprestigiado, Colombia con Juan Manuel Santos perdiendo escandalosamente en la primera consulta municipal y México con un Fernando Calderón en terapia intensiva. Las relaciones diplomáticas, como sabemos, compiten en los concursos de la hipocresía más descarnada y eso se pudo ver en esta escandalosa e inoperante cumbre del G-20, que dan testimonio artículos publicados en SinPermiso.

El gobierno argentino, pragmáticamente, avanzó en dirección a la distensión y hasta la amistad con la Casa Blanca, algo más confiable y transparente que las frecuentes y solapadas visitas de funcionarios a la embajada yanki en Buenos Aires adictos al doble discurso (uno para la "gilada" y otro para el Departamento de Estado) según los cables de WikiLeaks.
Crecimiento, crisis y desigualdad
Ciertamente, tras la gran depresión económica que comenzó en 1968 y desembocó en el derrumbe del régimen de convertibilidad y estallido social del 2001, la economía argentina comenzó a crecer a paso firme desde fines de 2002. Inaugurando uno de los ciclos más sostenidos y duraderos de crecimiento. Hay abundante bibliografía y no pocas polémicas sobre este fenómeno, algunas de cuyas notas hemos publicado en Sin Permiso.

Los gobiernos de Néstor Kirchner primero y el de Cristina, que ahora termina, navegaron con el viento a favor de una coyuntura excepcional. Al mismo tiempo pudo renegociar la deuda pública – en gran parte ilegítima y fraudulenta, según fallos judiciales - que pesaron como una mochila de plomo desde el final de la dictadura. Agravada, por cierto, durante el ciclo de privatizaciones, reformas económicas, canjes, megacanjes y bicicletas de todo tamaño en los tiempos de Carlos Menem y continuadas por Fernando de la Rúa - Domingo Cavallo.

La recesión económica mundial, desatada con la caída del Lehman Brothers, afectó a la economía argentina, recuperándose a buen ritmo en 2010 cuando rebotaron los precios de los productos primarios, particularmente de la soja, desde entonces no ha parado de crecer.

Aunque no creció solamente Argentina, lo hizo Perú de modo notable, y hasta Paraguay, que superó a los chinos en su tasa de crecimiento del 2010. ¿Cuál diseño común de todas estas economías? Una reprimarización, con algunos agregados o "anabólicos". El caso de Paraguay es emblemático, pasó de 1 millón de hectáreas cultivadas con soja a casi 3 millones, mediante la innovación argentina de la siembra directa, que supone semilla transgénica y paquete tecnológico, es decir, agroquímicos, más la presencia de grandes fondos brasileños en el negocio.

En el caso argentino hay otros componentes para este ciclo ascendente de su economía, pero las columnas centrales se apoyan en la soja, la explotación de los recursos naturales y en Brasil como la locomotora de la industria automotriz.

Este paisaje plantea un problema para una lectura progresista. Los países más desarrollados enfrentan una de las mayores crisis económicas que se recuerdan. Dejaron de crecer, aumenta el desempleo y alcanzan una desigualdad inédita, el ejemplo es Estados Unidos, mientras que en Europa marchan a paso de gigante para desmantelar el Estado de bienestar. A su vez, la declinación de sus economías eclipsó en el Norte avanzado el debate sobre las urgencias que plantea el cambio climático. Por otro lado, en América Latina, se registra un periodo de prosperidad que alienta a un neodesarrollismo capitalista que no se plantea, ni como hipótesis, cambiar la actual matriz productiva. Tampoco considera las consecuencias de un cambio del ciclo internacional ni los efectos depredadores de los recursos naturales y del medio ambiente que supone sostener el modelo actual. Desconoce asimismo que la crisis del Norte no es un fenómeno pasajero sino que es una fase de la crisis del capitalismo que más temprano que tarde arrastrará a todos.
Economía y política en el segundo mandato de CFK
¿Cuánto significó la economía para el contundente triunfo electoral de CFK? Algunos números son demostrativos, aún descontando las mendaces cifras del INDEC o los artilugios contables del oficialismo. El nivel de actividad, medido en dólares creció más del 60 por ciento durante los últimos cuatro años. La venta de autos trepó el 40 por ciento durante el mismo período. Más de 900 mil celulares de última generación fueron vendidos en lo que va de 2011. Hay tantos argentinos viajando por el mundo como durante la convertibilidad de Menem y Cavallo. Los argentinos compiten con los brasileños en el mercado inmobiliario de Miami, que está con precios en baja mientras que en Buenos Aires se dispararon los precios en dólares de las propiedades en los barrios mejor cotizados. Los bancos, que disfrutan de las normas legales instaladas por la dictadura en 1976, tras haber estafado a los ahorristas en 2001, han tenido ganancias extraordinarias.

Las grandes corporaciones y los grupos beneficiados por las privatizaciones de los servicios públicos han gozado de subsidios estatales sin precedentes. Sin embargo, los indicadores sociales no han registrado tan buenos resultados, ni hablar de la calidad de algunos servicios, como los transportes públicos. El número de villas de emergencia creció en los últimos años tanto en la Capital como en el conurbano bonaerense. Casi el 90 por ciento de los jubilados percibe el haber mínimo, que no cubre las necesidades de una canasta de bienes básicos. Sin lugar a dudas, en materia de política social, la asignación a los hijos de los hogares que no están en el sector informal y tienen bajos ingresos fue muy exitosa, aunque la inflación esmeriló su efecto positivo en los últimos meses.

De modo que las mejoras en la economía explican, en parte, el triunfo del kirchnerismo, especialmente al comparar la situación del 2009 cuando Néstor Kirchner perdió las elecciones en la provincia de Buenos Aires y en casi todas las grandes ciudades del país. Ni hablar si la comparación se establece con el 2001 en el punto más bajo de la depresión.

Toda la historia moderna de Argentina muestra que casi nunca se cambió un gobierno, ya sea por elecciones o por un golpe de Estado, en un momento de bonanza económica. La marcha de la economía es determinante, lo que no es sólo un fenómeno argentino. Y la fórmula: dificultades internas más crisis internacional ha sido siempre fatal.

En estas elecciones confluyó la prosperidad económica para muchos, la sensación de estar mejor para otros que no lo están tanto, lo que alienta a la continuidad, con una oposición patética que enfrentaba a un peronismo-kirchnerista exitoso y disciplinado.

Más allá del efecto político y psicológico de la muerte de Kirchner, que afirmó el liderazgo de su mujer, el kirchnerismo tejió una alianza variopinta casi imposible en vida de Néstor.

Unas internas, que buena parte de los opositores apoyaron pensando que servía a los fines de proscribir a la izquierda y consolidar el bipartidismo a la norteamericana, seleccionando al mejor posicionado para disputar la segunda vuelta con CFK, fue la coronación del triunfo oficialista. Lejos de ayudar a la democracia interna de los partidos, el simulacro de las primarias dejó intacto y aceitados los peores aparatos electorales, que definen la vida interna de los grandes partidos, determinando además el resultado de los comicios 70 días antes.

Ni lerdos ni perezosos los grandes grupos económicos votaron también por la continuidad sin apostar un peso por la oposición. En el coloquio de Idea, un encuentro tradicional de los grandes empresarios, que coincide con los días previos a una elección general, el 80 por ciento votó por un nuevo mandato para Cristina Fernández, en una encuesta a sobre cerrado.

Dicho esto, los candidatos opositores que pretendían seducir al establischment estaban muertos.

A su vez, el peronismo-kirchnerista no dejó un hilo suelto en su política de alianzas. Desde rescatar a Carlos Menem, reelecto senador por La Rioja, al corrupto e impresentable Ramón Saadi, de Catamarca, al pronazi Carlos Soria, gobernador electo en Río Negro, a José Manuel de la Sota que vuelve a Córdoba, a los del feudo del Movimiento Popular Neuquino, sin dejar de lado a los aliados de siempre, el multifacético Daniel Scioli, los intendentes del conurbano, los burócratas sindicales, el sanjuanino y principal vocero de la minería a cielo abierto José Luis Gioja, el formoseño Gildo Insfran, y otros tantos socios menores. Al armado se suman, en distintas proporciones, los muchachos de La Cámpora, radicales K, socialistas K, Luis Delia, movimiento Evita y Nuevo encuentro de Sabatella y siguen las firmas.

El triunfo estaba garantizado, queda ahora saber cómo se puede administrar ese capital político.
Los tiempos que vienen
Las buenas noticias por el lado de la economía no pueden ser duraderas en ninguna parte cuando los que concentran capitales y decisiones en el mundo no saben que pasa mañana.

Como hemos dicho no todos los números son exitosos para la economía argentina. El gobierno fue postergando decisiones porque no quería incomodar antes de las elecciones. La economía floreciente y con alta inversión pública no impidió la fuga de capitales en todos estos años. Unos 7.000 millones de dólares salieron sólo en los dos últimos meses. Por consiguiente la primera medida tras las elecciones fue poner un cerrojo a la libre compra y venta de divisas. Es todavía prematuro saber el resultado. Al mismo se estableció la obligación de que las mineras y las petroleras liquidaran todas las divisas por exportaciones en el mercado local, una franquicia que inexplicablemente este gobierno había decidido. Un gradual final a la política de subsidios comenzará por la insólita ayuda, que desde las finanzas públicas, se daba a los bancos, a las financieras y hasta casinos, loterías y salas de juego.

Queda el interrogante que pasará con las tarifas de los servicios públicos, la inflación y los salarios en las futuras negociaciones colectivas con los sindicatos. Ya en la campaña electoral Cristina confrontó públicamente con el secretario de la CGT, líder del poderoso gremio de los camioneros, Hugo Moyano. Reñir con Moyano ayudó a seducir a muchos sectores de la clase media, que lo consideran la versión local de Hoffa. El primer problema es si se lo tira por la ventana de la CGT por las buenas o las malas razones. El segundo problema es evaluar el costo de una pelea con Moyano. Hasta ahora el gobierno se está apoyando para deshacerse o neutralizar a Moyano en personajes con un prontuario más abultado que el del camionero y ninguno de sus méritos. Quién lidera la operación es nada menos que el millonario dirigente menemista Oscar Lescano, el artífice de las privatizaciones de las compañías de distribución, transporte y generación de electricidad. Y el principal candidato del gobierno para reemplazar a Moyano en la CGT es Gerardo Martínez, que acaba de acompañar a Cristina a la cumbre del G-20, "patrón" del sindicato de la construcción y "buchón" del tenebroso regimiento 601 de la dictadura militar.

El periodo de gracia que se abre con todo nuevo gobierno puede, en este caso, no ser tan calmo por el lado de la política ni de la economía.
Carlos Abel Suárez es miembro del Comité de Redacción de SinPermiso.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Anarcocapitalismo: La mentira intolerable

FORA - INDYMEDIA

Un nuevo peligro acecha a la humanidad y nosotros sin saberlo. Menos mal que la señora Cristina Fernández alertó en Cannes sobre la amenaza que se cierne sobre nosotros: el avance del anarcocapitalismo. Este concepto, encubierto de manera semántica, no es otra cosa que la defensa de la propiedad privada a ultranza aboliendo al Estado para la creación de un mercado de comercialización exclusivo de los privados. Se maquilla la propia naturaleza del Estado que se basa en la explotación del hombre por el hombre. Nada tiene que ver con el ideal anarquista, que fue la génesis del movimiento obrero a nivel mundial.

Pero, afortunadamente, en la conferencia de los 20 miembros más poderosos del mundo, la señora tuvo la gentileza de anunciar su catastrófico vaticinio ante quienes pueden salvar a la humanidad de tan siniestro destino. Así que todos podemos dormir tranquilos porque gracias a su bondadoso gesto, los “superhéroes” evitarán la desgracia emprendiendo una cruzada para restaurar el “capitalismo en serio”.

Entendemos, entonces, que el capitalismo en serio que pregona la señora es el de los sueldos de miseria, la tercerización, la abismal brecha entre ricos y pobres, el destierro de los pueblos originarios y el saqueo de la riqueza del suelo, entre otros atentados contra la humanidad y la tierra. Efectivamente, señora Cristina, usted está proponiendo un capitalismo en serio: el que rige actualmente.

Cristina Fernández pasará a la historia no sólo por avivar un trasnochado concepto económico, sino también por reafirmar la condición de esclavitud de los trabajadores. Toda una declaración de principios de quien se jacta de encabezar un proyecto “integrador y popular”. A no ser que el pueblo despierte y se le acabe el negocio.

Estamos acostumbrados a la desvirtuación del concepto “anarquismo”, pero lo de Cannes es una vuelta de tuerca intolerable.

El anarquismo lleva dos siglos luchando por la libre organización de trabajadores de forma horizontal, un sistema económico igualitario y una sociedad sin clases. Y eso sí que es una amenaza en serio.

La anarquía es el orden sin gobierno y sin Estado; el capitalismo, cualesquiera sean sus formas, neoliberal o keynesiano, es la esclavitud. El primero, a las leyes del mercado; y el segundo, al Estado omnipotente y omnipresente. Los que defienden el keynesianismo nunca han dejado de pactar con el neoliberalismo. La anarquía es la abolición de todas las formas de capitalismo. Es la sociedad libre de productores libres. Para la anarquía, la propiedad es un robo en todas sus formas.

Federación Obrera Regional Argentina (FORA)
Adherida a la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La soja y La Forestal

Carlos del Frade (APE)

En estos días se cumplen noventa años de la tercera gran huelga en La Forestal, en el norte de la provincia de Santa Fe.

Aquel movimiento estuvo encabezado por trabajadores hacheros explotados en los montes de quebracho que se extendían por los tres grandes departamentos de la cabeza de la provincia con forma de bota: 9 de Julio, lindante con Santiago del Estero, General Obligado, cuyo nombre recuerda al matador de originarios y que está sobre el río Paraná y, en medio de ellos, el más extenso, Vera, atravesado por lagos y lagunas y poblado en aquellos años veinte del siglo anterior, de miles de cabezas de ganado.

La huelga fue violentamente reprimida hasta con una policía privada armada por la compañía y con la complicidad absoluta del poder político nacional y provincial de entonces. La multinacional inglesa no podía tolerar que los obreros pusieran en tela de juicio su fabuloso negocio resultante de la explotación y exportación de recuso natural agotable como era el quebracho.

Cuando La Forestal se retiró de Santa Fe, en 1964, quedaron las consecuencias de tanto saqueo: pobreza, desocupación y tierras devastadas.

El lógico resultado de la imposición de un modelo extractivo que no repara ni en bienes naturales ni en las necesidades humanas.

Nueve décadas después, en el mismo territorio, el segundo estado de la Argentina, se producen 135 accidentes laborales por día, según las últimas informaciones oficiales publicadas por la Superintendencia de Riesgos de Trabajo. A razón de un siniestro laboral cada doce minutos en la provincia de Santa Fe.

Ahora la máscara del modelo extractivo cambió.

Ya no es más el quebracho, ahora es la soja. Y los que antes morían por la imposición de cortar y talar quebrachos, ahora mueren por trabajar en la explotación sojera, bañada de agrotóxicos que multiplican ganancias y mutilan existencias.

Néstor Vargas tenía solamente veintisiete años y vivía en Vera, el departamento del medio de los tres que registra el mapa santafesino en la cabeza de la bota, en límite con el Chaco.

Pero no murió de muerte natural por más que quieran naturalizar su muerte.

Vargas era un trabajador rural y estaba expuesto a las condiciones laborales que impone el modelo extractivo sojero, soportar los agrotóxicos y pagar sus consecuencias con su propia salud. Los medios de comunicación regionales gritaron que la vida de Vargas se apagó por contaminación e intoxicación debido a la utilización de estos elementos químicos. Por su parte, los integrantes de la campaña “Paren de fumigarnos”, expresaron sus denuncias a través de un comunicado de prensa donde dicen que “la laxitud y falta de respuesta ante los pedidos de recategorización de agrotóxicos, limitaciones en el uso de los mismos y la reforma a la ley de fitosanitarios generan situaciones como las mencionadas, obviándose, inclusive, los dictámenes judiciales que ya se produjeron e implementaron en las provincias de Santa Fe y Chaco”, dice el documento.

Y termina afirmando que “el creciente deterioro de las condiciones sanitarias de nuestra población, producto de sobreponer la renta por sobre los derechos a la salud, con consecuencias irreversibles en muchos casos, como el del trabajador rural de Vera que deja una viuda y cinco huérfanos, es un hecho que no debe caer en el olvido de la impunidad y el silencio oficial”, dicen los integrantes de la Campaña.

A noventa años de la gran huelga de los obreros de La Forestal, la muerte de Vargas exige memoria para que la historia no se repita.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Soberanía energética: "Sin subsidios de algún lado va a tener que salir la plata"

FETERA - ACTA

Los ministros de Economía, Amado Boudou, y de Planificación, Julio De Vido, anunciaron la eliminación de los subsidios al agua, gas y electricidad que recibían bancos, financieras, casinos, aeropuertos internacionales, empresas de telefonía móvil, hidrocarburos y minería, lo que representará un ahorro fiscal de 600 millones de pesos.

José Rigane, Secretario Adjunto de la CTA y Secretario General de la Federación de los Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA-CTA), fue entrevistado por Rubén Ferrari en la radio Red Puerto Libre de Mar del Plata

Desde su experiencia de tantos años, usted piensa que el hecho de saquen los subsidios pudiera incrementar las tarifas de los servicios?

En principio, el gobierno ha designado un grupo de expertos o por lo menos un grupo de gente que conoce sobre el tema, para hacer una propuesta respecto de la quita de los subsidios en el ámbito energético.

La quita de subsidios en el ámbito energético significa que ese dinero va a tener que salir de otro lugar. Eso se va a traducir, como ya ha pasado en otras oportunidades, de manera parcial y segmentada; para algunos sectores va a haber aumento de tarifas. No hay otra forma de cómo resolverlo, porque son subsidiados, tal cual es la política que ha venido desarrollando el gobierno, o se tienen que hacer cargo los usuarios.

En el caso del gas los usuarios se venían haciendo cargo del pago de un impuesto por la importación de gas, aunque éstos no son responsable de las políticas erráticas de quienes entregaron o regalaron nuestro patrimonio nacional, tanto en el caso del gas como en el del petróleo.

Lo que seguramente se establecerá es a quién le van a cobrar más, es probable que haya una propuesta respecto de diferenciar algunos sectores de otros.

La otra cuestión, no sé si estará dispuesto el gobierno a hacerlo, es la diferencia sustancial de tarifas entre la Capital Federal, el Gran Buenos Aires y el interior del país, particularmente en la provincia de Buenos Aires.

En la provincia de Buenos Aires ¿tenemos la misma tarifa que Capital y Gran Buenos Aires?

Nosotros tenemos una tarifa que es mucho más elevada que la de Capital Federal y Gran Buenos Aires. Está por encima de la Capital Federal entre un 40% y 60%, según la escala que tomemos.

¿Y por qué tenemos que pagar más si la energía en definitiva es la misma?

Esto es lo que venimos diciendo desde el momento que privatizó la energía. En la provincia de Buenos Aires hay 6 empresas distribuidoras de energía y hay 6 distintas tarifas y todos estamos en la misma provincia. Todos somos argentinos pero parece que algunos estamos condenados a pagar más por que vivimos fuera de lo que es la Capital Federal o el Gran Buenos Aires.

Lo mismo pasa con los impuestos. Nosotros pagamos un alto valor impositivo, casi un 49% de nuestra tarifa la componen los impuestos nacionales, provinciales y municipales; sin embargo en Capital Federal y el Gran Buenos Aires no pagan la misma cifra porcentual de impuesto. Para nosotros esto es una clara discriminación, también lo es la tarifa estacional.

Nosotros tenemos en el centro sudeste de la provincia una tarifa que es inconstitucional, porque los servicios públicos se pagan más caro por no consumir.

El problema de la tarifa en Argentina se distorsionó en la década del 90 cuando la misma se estructuró en base al valor dólar. Como fundamento del aumento de la tarifa se señalaban los indicadores de Estados Unidos y de Inglaterra. Esto no se modificó nunca más, a pesar de la crisis del 2001 y a pesar de las leyes de emergencia. Por lo tanto seguimos teniendo situaciones discriminatorias respecto del valor de la tarifa y de los cargos que pagan. Esto afecta fundamentalmente a los sectores más empobrecidos de la población.

Si de algún lugar tiene que salir el dinero que se quita de los subsidios ¿de dónde vendrá?

Una posibilidad es que cambien toda la estructura tarifaria y se realiza la equiparación necesaria y se termina con los procesos discriminatorios. De cualquier manera va a haber necesariamente determinados sectores que van a tener incremento de tarifas, no hay otra forma de cómo resolverlo. Sino será seguir en base al subsidio del Estado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Avanza la investigación por los crímenes del centro de exterminio Puente 12: Ordenan la detención de 15 represores

TELAM - REDACCION ROSARIO

El juez federal Daniel Rafecas ordenó este lunes la detención de 15 represores por más de un centenar de secuestros y torturas, entre otros delitos de lesa humanidad, cometidos durante la última dictadura en el centro clandestino de detención conocido como Puente 12 o Protobanco, que funcionó entre 1974 hasta 1977. La medida se tomó en el marco de la megacausa que sustancia el magistrado por los hechos cometidos en la órbita del Primer Cuerpo del Ejército y en la que además de integrantes de esa fuerza, se hayan involucrados los ex miembros de la Policía Bonaerense José Félix Madrid y Guillermo Horacio Ornstein, ambos participes del operativo comandado por Aníbal Gordon en que fuera asesinada María Teresa Barvich en noviembre de 1975.

Fuentes judiciales informaron que en los hechos se investigan los secuestros y torturas de alrededor de 120 víctimas de las cuales tres decenas están desparecidas o fueron asesinadas en Puente 12 o Protobanco en Camino de Cintura y Ricchieri, enfrente del Vesubio.

Entre los represores detenidos se encuentran los ex Comisarios de la Policía Bonaerense José Félix Madrid y Guillermo Horacio Ornstein, y los suboficiales José Sánchez, Angel Salerno y Carlos Tarantino, todos ellos alojados en la cárcel de Marcos Paz del Servicio Penitenciario Federal.

A los ex policías Rafecas los responsabilizó por llevar a cabo un operativo ilegal en una casa del barrio de Palermo, el 5 de noviembre de 1975, donde fue asesinada María Teresa Barvich, de 24 años y fueron "brutalmente secuestrados" Noemí Moreno -embarazada de siete meses-, Norberto Rey, los hermanos Washington y Juan Carlos Mogorodoy, Blanca Becher y Griselda Lazarte, quienes fueron conducidos a Protobanco donde fueron torturados.

El juez también dispuso la detención e indagatoria de los ya apresados Eduardo Alfredo Ruffo y Raúl Antonio Guglielminetti, ambos ya condenados en el marco de esta megacausa por su actuación en el centro clandestino de detención Automotores Orletti; ya que en Protobanco” actuaba también la banda del fallecido Aníbal Gordon.

Rafecas ordenó además la detención de Hugo Idelbrando Pascarelli, Federico Antonio Minicucci y Faustino José Svencionis; el primero como Jefe de Área y los dos últimos como responsables militares en la zona, así como del ya condenado Miguel Osvaldo Etchecolatz, todos como "autores mediatos" de esos delitos de lesa humanidad.

Las fuentes explicaron que Protobanco comenzó a funcionar en 1975 hasta febrero 1977 y allí "se sometió a las víctimas a condiciones infrahumanas equiparables a torturas, tales como la sujeción e inmovilización, la prohibición del habla, el tabicamiento, la privación de agua y alimento".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: “No es fácil pensarse como trabajador fuera de una empresa formal”

Katy García (PRENSARED)

En el marco del 28° Congreso de Trabajadores de Prensa, compañeros de medios autogestionados analizaron la realidad de los medios regionales y cooperativos y debatieron sobre problemáticas comunes .

Franco Gazzoli, socio fundador de la cooperativa Comunicar Limitada que edita El Diario de Villa María, empresa recuperada por sus trabajadores en 2001, valoró como muy positivo la realización del "Primer Encuentro de Trabajadores Autogestionados de Prensa" con la presencia de comapñeros de: Río Cuarto, Villa María, Ballesteros, Mina Clavero, La Falda, Villa Dolores y Capilla del Monte.

Del plenario surgieron varios temas a trabajar. Por caso, avanzar en la creación de una ley provincial que regule la actividad, articular con otras organizaciones como la Asociación Nacional de Trabajadores Autogestionados (ANTA-CTA) para llevar adelante acciones conjuntas y presentarlas ante el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES).

Gazzoli señaló además que "las problemáticas son similares y que se relacionan con la gestión". Y enfatizó que "lo importante era ver que “cada uno pechamos nuestro carro dentro de un colectivo”.

- ¿Qué balance hacés de este Primer Encuentro de Trabajadores Autogestionados de Prensa?

- Conociendo la realidad de la provincia y la cantidad de trabajadores autogestionados de medios gráficos y audiovisuales que hay, con una mirada pesimista diría que éramos pocos. Con una mirada distinta, optimista, diría que fuimos 10 compañeros y representamos a distintos medios y realidades que se replican en toda la provincia.

Este es el punto de partida de un espacio que hasta ahora no teníamos en Córdoba. Además, queremos crear una cuarta comisión dentro del congreso para debatir en conjunto porque desde 2001 somos sujetos emergentes de una realidad que nos supera y a la que empezamos a ponerle pecho.

- ¿Qué significa ser autogestionado?

- Primero, es no tener patrones. Es llevar adelante un emprendimiento propio en un colectivo como en mi caso que cumplimos 10 años el 13 de diciembre. Es aprender a gestionar de otra manera, y esta experiencia precisamente fue la que marcó un quiebre en el pensamiento gremial del Cispren porque la otra salida era el cierre de los medios.

Desde la caída de los salarios y un montón de falencias previas hasta llegar a la huída de loa patrones, a veces sin indemnizaciones, con las manos vacías recuperamos la fuente laboral. La experiencia del diario mostró que podemos llevar adelante una gestión sin patrones. Proyectar hacia donde vamos, plantear y democratizar la línea editorial y tomar las decisiones en conjunto, es algo que se aprende todos los días.

- ¿Cuáles son las problemáticas comunes a enfrentar?

- El problema central es la gestión. Este encuentro se plantea avanzar en la creación de una ley provincial, y en coordinación con el Anta gestionar soluciones a los problemas que pudieran surgir en relación con el Inaes.

La problemáticas son las mismas y la cooperativa no es siempre lo ideal, hay experiencias positivas y otras no tanto. Muchas veces nos falta hacer el clic en la cabeza de que somos pares, y que cada uno pechamos nuestro carro dentro de un colectivo. Y eso cuesta. Hay quienes ahora se piensan como cooperativistas y eso no es un error. No es fácil pensarse como trabajador fuera de una empresa formal.

¿Cómo no va a costar pensarse como trabajadores? Hay compañeros que venían de ser asalariados por casi 20 años y muchos de los que tomamos el diario teníamos 18. En mi caso participo de una experiencia exitosa y perfectible que es el diario y de otra que no pudo mantenerse y hubo que venderla.

- ¿Qué esperan en relación a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisuales?

- Nos preocupa que el AFSCA (ex Comfer) cumpla su rol y salga a controlar. Desde la instalación de las antenas y exigir que se cumpla el porcentaje de producción local. Y esto lo tenemos que plantear todos, nosotros y el gremio. Una cuestión importante que debatimos fue incluir dentro de los autogestionados a medios familiares.

Sabemos que hay situaciones difíciles de revertir. Por ejemplo, hay quienes poseen una frecuencia de radio que seguramente tendrá dos empleados que no va a poder blanquearlos y tendrá que lotear el resto del espacio. La idea es invitarlo y darle las herramientas necesarias para que la torta sea repartida en porciones iguales. Son ideas que van surgiendo y que seguiremos discutiendo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Cuestionan impactos del ferrocarril del proyecto Potasio Río Colorado

BIODIVERSIDADLA

El 25 de octubre, el FOPERMA (Foro Permanente por el Medio Ambiente) denuncia que el Gobierno de la provincia de Neuquén y la empresa brasileña Vale pretenden obtener la licencia social para el tren del proyecto Potasio Río Colorado (PRC).

El emprendimiento, ubicado en el departamento Malargüe de Mendoza, comprende la extracción y procesamiento de cloruro de potasio y el transporte del fertilizante hasta el puerto de Ing. White (Buenos Aires) a través de una línea férrea de 870 km de extensión.

Diálogo con Silvia Leanza (60), profesora de Geografía, miembro del FOPERMA.*

P: El día 27 de octubre se realizó una audiencia pública en Rincón de los Sauces por el tema del convoy de PRC. ¿Cuáles fueron los puntos salientes de la audiencia? ¿Por qué la calificaron de "ilegítima"?

R: Lo que presentaban en esta audiencia pública era el tramo del tren en la provincia de Neuquén, 180 km, una cuarta parte del componente ferroviario. El otro tramo del proyecto es el que va a Chichinales (Río Negro), y para el cual se llamó a una audiencia, que no se cumplió, el año pasado. Ahí se conecta con la empresa Ferrosur Roca hasta llegar a Bahía Blanca, al puerto. Lo que tratan de justificar son los riesgos que este emprendimiento tiene. Va a atravesar una zona de gasoductos y oleoductos muy importante; hay mucha población criancera. También pasa muy próximo a la Reserva Provincial de Auca Mahuida, en Neuquén, y a un proyecto de reserva de biósfera que es el Corredor del Guanaco (Mendoza-Neuquén).

P: En 2015, cuando el emprendimiento ya se encuentre operativo, Vale estima el arribo a Bahía Blanca de una formación de 1,2 km de extensión ―unos 80 vagones― cada 12 horas. ¿Sirvió la audiencia para zanjar las dudas sobre este componente del proyecto?

R: Como foro no participamos de la audiencia. La gente de Rincón de los Sauces había hecho una presentación judicial por falta de información suficiente para la audiencia pública, y la jueza se declaró incompetente; no salió como esperábamos... La Provincia se niega a dar información legible y veraz. De las cinco horas que duró la audiencia, la gente común y corriente solo pudo hablar una hora, y el resto del tiempo fue para la empresa y el Gobierno. Rincón de los Sauces está a casi 300 km de Neuquén capital; las distancias y la desinformación juegan en contra. Estas son las estrategias de la empresa y el Gobierno para invisibilizar el proyecto y que la gente no participe, no opine, no se informe, y que ellos puedan seguir con este negocio.

P: Una de las máximas preocupaciones que expresaron gira en torno al potencial daño ambiental que pudiera derivar del proyecto no solo en Mendoza, sino tambień en las otras provincias que integran la cuenca del río Colorado: La Pampa, Río Negro, Neuquén y Buenos Aires.

R: Es el daño ambiental, social y económico lo que queda para nuestro país. Uno se pone a pensar que el 95% de la producción de potasio, durante 40 años, es para la exportación a Brasil, y que la soja es la mayor consumidora del fertilizante potásico... ¿Qué va a pasar cuando nuestros suelos empiecen a requerir potasio como fertilizante? Lo vamos a tener que importar. Ahora no lo necesitamos porque los suelos que más potasio requieren son los tropicales y subtropicales, y por eso es que a Brasil le interesa controlar su explotación. Los daños ambientales son equivalentes a los daños que provoca la explotación de los hidrocarburos, porque en sus inicios requiere un millón de metros cúbicos de gas y una gran cantidad de energía eléctrica. Por eso hablamos de la insustentabilidad del proyecto.

P: Según el COIRCO (Comité Interjurisdiccional del Río Colorado), la puesta en marcha de la explotación de Vale está fuertemente condicionada a la aprobación de numerosos estudios. Además, sostiene que la participación del organismo en el proceso de evaluación integral de esos estudios representa la opinión de todas las provincias de la cuenca.

R: Nosotros compartimos la opinión que adopta la Defensoría del Pueblo de la Nación ante las presentaciones que hizo el COIRCO en su momento. La Defensoría dice que los impactos del proyectos son integrales, interjurisdiccionales y acumulativos. Nosotros decimos que el proyecto es insustentable e ilegal porque no se lo está abordando integralmente. La interjurisdiccionalidad no aparece y el único ente que la reclama es el COIRCO, pero para el tema agua. Pero ¿qué pasa con el gas y con la conexión del ferrocarril?

P: ¿Y cuál es el estado general de avance de Potasio Río Colorado? ¿Han sido ya tomadas decisiones importantes para la minimización del riesgo ambiental?

R: No sabemos. En Mendoza está en etapa de factibilidad, mientras que en Neuquén estaría en etapa de prefactibilidad. Es un dato de lectura de los diarios; al expediente del proyecto no tenemos acceso. En el caso del ferrocarril no nos dieron la información. No teníamos acceso porque eran más de tres mil páginas distribuidas en por lo menos once carpetas. Yo fui a verlas y tomé nota de los índices de cada carpeta, pero leerlas requiere de un equipo interdisciplinario. Ellos saben perfectamente que nosotros como organizaciones sociales somos tres o cuatro, y que no somos un equipo interdisciplinario. Estas audiencias públicas son armadas para cumplir con un artículo de la ley [Nro. 1875], para legimitar el proyecto.

P: Una producción de PRC estimada en 2,4 millones de toneladas de cloruro de potasio por año posicionaría a la Argentina, según la misma empresa, como uno de los principales productores de fertilizante del mundo. En este escenario, ¿ven alguna oportunidad cierta de desarrollo para las poblaciones de la cuenca?

R: No, porque el 95% de la producción va a ser para la exportación. La comunidad más importante es Rincón de los Sauces, a 60 km del yacimiento. Bajo el paraguas de la Responsabilidad Social Empresaria (RSE), tiraron US$11 millones. ¿Cuáles son las posibilidades de desarrollo y crecimiento? No se sabe cuánta va a ser la mano de obra local. Y si la hay, es transitoria.

* Por el OCRN (Observatorio de Conflictos por los Recursos Naturales) en alianza con Acción por la Biodiversidad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: En defensa del guaraní y contra las usurpaciones de tierras indígenas

Cleopatra Barrios (MOMARANDU)

El investigador jesuita Bartomeu Melià Reflexionó sobre la legislación y la enseñanza del guaraní, abogó por la reivindicación de su "derecho original de ser lengua ágrafa" y volvió a denunciar las usurpaciones de los terrenos de las comunidades por parte de empresas agrícolas.

Con sus casi 80 años de edad se mostró en el Congreso de Cultura Popular realizado en Ituzaingó plenamente activo, crítico y comprometido con la realidad de las poblaciones indígenas.

Melià es jesuita, antropólogo, lingüista y uno de los máximos exponentes de la investigación de la lengua y la cultura guaraní y acaba de ser galardonado en España con el premio Bartolomé de Casas por su entrega a las causas de los pueblos indígenas de Paraguay, Brasil, Argentina y Bolivia, así como por su defensa de la lengua guaraní.

Nació en Mallorca (España) en 1932 y se doctoró en Ciencias Religiosas en la Universidad de Estrasburgo con la tesis "La creación de un lenguaje cristiano en las misiones de los guaraníes en el Paraguay".

En 1954 fue enviado a Paraguay donde vivió hasta que fue expulsado por el régimen de Stroessner por denunciar la sistemática masacre de los guaraníes Aché y regresó a ese país tras la caída del dictador. Ha publicado varios títulos relacionados a la cultura y la lengua guaraní (Guaraníes y jesuitas en tiempos de las Misiones; Elogio de la lengua guaraní; El Guaraní conquistado y reducido; La lengua guaraní en el Paraguay colonial; Paraguay inventado: Pasado, presente y futuro, entre otros). Incluso sus estudios han sido citados como fundamento de la ley 5.598 que convirtió al guaraní en idioma oficial alternativo de la provincia de Corrientes.

El jesuita fue uno de los expositores de mayor prestigio que disertó en el Primer Congreso de Cultura Popular, Lenguajes y Folklore realizado en el Centro Cultural de Ituzaingó y allí fue el encargado de abrir una serie de ponencias el 31 de octubre con la conferencia titulada "El guaraní, una lengua indígena en una sociedad no indígena".

En ese marco esbozó una serie de conceptos centrales no sólo para repensar las políticas de instrumentación de la enseñanza del idioma en la región, sino para reflexionar críticamente sobre el avasallamiento a los derechos de las comunidades sobre sus territorios y su sometimiento a un sistema de vida, producción y economía que desde la óptica del especialista "requiere de un correctivo indígena".

Colonialidad y substitución

Melià inició su conferencia cuestionando la "colonización permanente" que agobia al pueblo guaraní. Y recordó cómo la historia colonial, específicamente del caso paraguayo pero extensible a otros países con sociedades indígenas está concebida por una historia de substitución. Substitución de sistemas de vida, comunicación y economía indígenas por sistemas no indígenas.

Entendió que el caso guaraní, las sociedades indígenas tienen algo en común: 1) Un sistema de vida y organización basada en el parentesco, que lentamente ha ido desapareciendo de la sociedad paraguaya. 2) Un sistema de producción e intercambio de bienes y servicios basado en la reciprocidad (jopói: manos abiertas unos para otros) que también ha cambiado con el avance del sistema económico de compra-venta y 3) Un sistema de comunicación de mensajes a través de la lengua, el guaraní, que también ha cambiado y, que según el especialista, se transformó en un lugar de lucha por la dominación.

Venganza y usurpación

Básicamente Melià se refirió a los procesos de modificación en los sistemas económicos y de comunicación de los pueblos guaraníes. Sostuvo que frente a un sistema de reciprocidad, mucho más concreto indígena, la colonia instaura un sistema "complejo y confuso", "como lo es ahora el actual sistema mercantilista".

"Para los guaraníes nuestro sistema económico representa un sistema de venganzas. Cada acto de mercantilismo es un acto de venganza sucesiva porque en el sistema de reciprocidad de ellos, tomar lo que el otro no me da, da lugar al tepi: la venganza", dijo.

En este marco, hizo un alto en la exposición para volver a denunciar la usurpación de los terrenos guaraníes por parte de las grandes empresas agrícolas que avanzan sobre esos espacios con el cultivo de la soja.

"La usurpación de sus territorios está atentando contra el buen vivir, el tecó (cultura, el sistema de hábitos que conforman un modo de ser, la identidad) guaraní" y enfatizó: "Nuestro modelo de sucesivas venganzas necesita tener un correctivo indígena"

Guaraní, una lengua en peligro

Para referirse a la lengua guaraní, sus transformaciones e implicancias, Melià recordó de su reciente paso por España el haber asistido a la proyección del film "La Piel que habito", última producción dirigida por Almodóvar, cuyo argumento gira en torno a una historia relacionada a la sustitución de la piel biológica por una piel sintética.

"Creo que La piel que habito es una metáfora de la lengua. La piel es la persona, es donde cada uno de nosotros encuentra un límite y una frontera donde se establecen los contactos. Nadie está fuera de la piel, nadie está fuera de la lengua. En esas fronteras se establecen las relaciones de amor y de guerra", señaló y recalcó que "así como la guerra se marca en las pieles muertas y heridas, así también se marca en la lengua".

El lingüista recurrió a esta metáfora para dar cuenta de manera especial del proceso de substitución de la lengua indígena por la castellana en el proceso de colonización.

Reflexión que va en dirección de lo que señala en su libro “Pasado, presente y futuro” sobre el sentido político de la lengua: "Hay lenguas promovidas por el Estado que son instrumentos de dominio y servilismo. El castellano en América, pero también en España, desde que en él ciertas formas de Estado han tenido esa triste función. La democracia pasa necesariamente por una democracia lingüística (...) El Estado pretendió darle una lengua al paraguayo: el castellano. Lo hizo tan mal que lo dejó sin lengua. Para poder hablar, los paraguayos de hecho han tenido que prescindir alegremente de las enseñanzas impartidas a través de los programas estatales".

En este sentido, Melià sostuvo que la colonia, entre otros aspectos “es un fenómeno de comunicación" que visto de este modo y teniendo en cuenta no sólo las variaciones dialectales conservados por las sociedades indígenas de ámbitos rurales, y las variaciones que adquirió la lengua de indígenas en las sociedades no indígenas (mezclado con castellano, portugués, etc) “anula la posibilidad de hablar de una noción de lengua pura”.

Atento a las políticas lingüísticas de Estado y las exigencias de normalización en el orden de la ortografía, la gramática y el léxico para la enseñanza, sobre la que tanto Paraguay, como Brasil y Argentina discuten, Melià tal como lo viene haciendo en sus escritos volvió a advertir sobre los peligros de instrumentar operaciones “rupturistas” dotadas de extensas terminologías técnicas a fin de “enriquecer” la lengua, que se den por encima de las necesidades de uso de los hablantes.

En este marco, Melià optó por una afirmación polémica: “La lengua guaraní debe reivindicar su derecho original de ser una lengua ágrafa. Tiene que volver a ser una lengua ágrafa”, para luego recalcar su moción a favor de la recuperación de ese don de la palabra que caracterizó a los guaraníes, desde las familias, en las calles y no por una imposición escolar. “Hasta que esto no suceda esta lengua está en peligro”, recalcó.

Al respecto, en la Congreso Mundial sobre Políticas Lingüísticas que se realizó en Barcelona en 2002, Melià ya había advertido que “La dificultad y hasta la muerte de una lengua puede proceder de que la normatividad se aleje tanto del uso cotidiano, que la lengua deja de ser instrumento que facilita la comunicación”.

Asimismo, en “Pasado, presente y futuro”, obra que presentó en Ituzaingó, un apartado que habla del Guaraní en la Enseñanza Media insiste que lo importante es que “la lengua guaraní sea ante todo una lengua de agradable, de sabrosa y rica comunicación; que los escolares –y como por comunicación afectiva y efectiva, la familia- sientan el gusto por la lengua, opten por ella, la hagan suya, profundicen cada vez más en el universo simbólico del guaraní y hagan de esta lengua un uso alegre y confiado, un instrumento de creación. Imposición de un guaraní autoritario y totalitario, nunca más”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...