viernes, 11 de noviembre de 2011

Los atolladeros de la economía latinoamericana

Claudio Katz (especial para ARGENPRESS.info)

El agravamiento de la crisis global acentúa las limitaciones de la economía latinoamericana para atemperar la turbulencia. Aumenta la centralidad de UNASUR, pero el fondo de estabilización no contrarresta la extranjerización de las finanzas y el estancamiento del Banco del Sur. Las enormes reservas terminarán socorriendo a los banqueros europeos, si no hay avances en la moneda común.

El extractivismo exportador impide repetir el desarrollo manufacturero asiático y refuerza la preeminencia de las empresas transnacionales. Los planes asistenciales no reducen la desigualdad, ni atemperan la superexplotación, mientras la lumpen-burguesía del narcotráfico potencia la marginalidad social. El desprestigio neoliberal ha resucitado los enfoques neo-desarrollistas, pero la sustitución de las viejas burguesías nacionales por grupos exportadores obstruye los proyectos de reindustrialización.

Los gobiernos derechistas han perdido la iniciativa frente a las administraciones de centroizquierda. Mientras los respiros reformistas no resuelven los problemas estructurales se aproximan las definiciones para el eje radical y para el futuro del ALBA. La batalla de los estudiantes chilenos ilustra cómo las resistencias sociales tienden a converger con la nueva oleada mundial de protesta juvenil.

Al concluir el año 2011 reaparecen los nubarrones sobre la economía latinoamericana. El brusco agravamiento de la crisis global augura un freno del crecimiento que aumenta el nerviosismo. Durante el último quinquenio el producto bruto regional mantuvo un ritmo ascendente del 5% anual, a pesar de la desaceleración registrada en el 2009. La recuperación posterior se prolongó durante el 2011, que finalizaría con un incremento de 4,4% del PBI. Hay previsiones de otro aumento del 4,1% para el 2012, pero nadie sabe cuánto durarán los escudos protectores frente a la nueva turbulencia internacional.

Los neoliberales advierten contra la recaída y proponen recortar el gasto público para reforzar las defensas. Aunque la deuda pública y privada es muy inferior al promedio de los países desarrollados, promueven la contracción para asegurar las acreencias de los banqueros. Sus convocatorias a la austeridad expresan esta prioridad de los financistas.

Por el contrario, los heterodoxos alientan la continuidad de políticas contra-cíclicas. Los economistas de CEPAL presentan esta intervención como un acto de transgresión del neoliberalismo, olvidando que en numerosos países (México, Colombia o Chile), estas medidas complementan la continuidad del libre-comercio y las privatizaciones. Son iniciativas más dependientes de los ingresos fiscales que de las ideologías gubernamentales. (1)

Este intervencionismo no ha sido el único atenuante de la crisis. También la apreciación de las materias primas exportadas, el ingreso de capitales sin oportunidades de inversión en los países centrales y la desincronización del ciclo regional han limitado el impacto del temblor. (2)

Esta combinación de circunstancias se corrobora en la gran heterogeneidad de situaciones nacionales y en la escasa conexión de la reactivación con estrategias peculiares. Se han registrado altas tasas de crecimiento en países con políticas económicas heterodoxas (Argentina) y ortodoxas (Perú) y también resultados inversos en países del primer grupo (Venezuela) y del segundo (México). El efecto atenuado del tsunami global se ha verificado, además, especialmente en el sur del continente. Centroamérica y el Caribe sufren el duro contagio de la recesión estadounidense.

Dilemas estratégicos

Frente a un probable escenario de recesión internacional se multiplican los cónclaves regionales. La frecuencia de estos encuentros contrasta, por ejemplo, con la pérdida de gravitación de las Cumbres Iberoamericanas. UNASUR está logrado una centralidad inédita y comienza a operar como un MERCOSUR ampliado, incorporando a los países que suscribieron Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos. El regionalismo sudamericano (Brasil y Argentina) tiende a converger con el área pro-norteamericana del Pacífico (Chile, Colombia, Perú). Esta coexistencia refuerza el predominio de proclamas, en desmedro de iniciativas concretas de integración.

Se discute, en primer lugar, la formación de un fondo de estabilización (FLAT) -a partir de ciertos mecanismos ya existentes (como el FLAR)- para auxiliar a las economías afectadas por corridas cambiarias. La fuga de divisas podría agravarse si los bancos y empresas extranjeras envían más dólares a sus casas centrales, para contrarrestar las situaciones de insolvencia. El FLAT está concebido como un instrumento de protección frente distintos escenarios de vaciamiento financiero. (3)

Pero el monto de recursos comprometido en este resguardo (20.000 millones de dólares), sólo alcanzaría para socorros de emergencia en las economías pequeñas. Este tipo de reacciones defensivas ya se ensayaron en el pasado y no implicaron actos de solidaridad con las víctimas de la especulación. Al contrario, consolidaron una extranjerización del sistema bancario latinoamericano, que sería reafirmada si prospera la propuesta de asociar el FLAT con nuevos préstamos del BID.

En otros encuentros se debaten ideas para avanzar hacia la formación de alguna moneda común. La experiencia del Sucre -que utilizan Venezuela, Ecuador y Bolivia como unidad de cuenta para el intercambio comercial- es la referencia de estos proyectos. Ese signo permite reducir los costos de las transacciones, pero convive con el dólar sin funcionar como moneda real. Aunque pretende incentivar un desacoplamiento de las divisas fuertes, no reemplaza el control de cambios, ni preserva a los países de los tormentosos flujos de capital. (4)

El Sucre es una iniciativa más avanzada que los mecanismos de intercambio con billetes locales (Brasil-Argentina) o los convenios de pagos recíprocos (ALADI). Pero se encuentra muy lejos de sentar las bases de una moneda regional, basada en modelos de complementación solidaria opuestos a la centralización neoliberal que moldeó la gestación del euro.

El Banco del Sur es otro termómetro de la parsimonia que domina en los proyectos de integración. Ya han transcurrido varios años desde su constitución formal y aún faltan tres confirmaciones parlamentarias de los siete suscriptores del proyecto. Nadie define el destino de los créditos y el capital comprometido para la entidad es muy reducido, en comparación a un gigante de la zona como es el BNDES de Brasil. (5)

Pero el tema más relevante ocupa poco espacio en la reflexión regional. ¿Qué hacer con las enormes reservas que acumula América Latina? Como resultado del superávit comercial y la afluencia de divisas, los Bancos Centrales ya atesoran 574.000 millones de dólares. Se ha creado un excedente que contrasta con la enfermedad de vaciamientos sufridos por la zona en los momentos de crisis. ¿Los nuevos recursos respaldarán inversiones productivas coordinadas? ¿O se dilapidarán en acciones que perpetúan la dependencia?

La actual indefinición conduciría a la desaparición de los fondos por la misma ruta que ingresaron. La Unión Europea, el gobierno norteamericano y el FMI intentan canalizar las reservas hacia un socorro del sistema financiero mundial. Presentan este auxilio como un “aporte de América Latina” a los economías avanzadas, olvidando la deuda histórica que arrastra el Primer Mundo con la región. Proponen acompañar la compra de títulos europeos que realizarían China y otros BRICS, para apuntalar los bancos quebrados. La adquisición de estos papeles acrecentaría las cuantiosas inversiones que ya tiene Latinoamérica, en esa modalidad de colocaciones.

La participación de Brasil en la cartera del FMI constituyó un primer guiño hacia este nuevo compromiso. En la última reunión del G 20 (Cannes) se reforzó este curso mediante explícitas exigencias de intermediación del cuestionado organismo, en cualquier auxilio financiero a Europa. Este idilio del gobierno brasileño con el FMI no es un dato menor, si se tiene en cuenta que el país es el quinto poseedor internacional de Bonos del Tesoro estadounidenses. (6)

El dinero que se use para rescatar a los financistas europeos será sustraído del FLAT, la moneda común, el Banco del Sur y la integración productiva. Sería el nuevo precio que pagarían Argentina, México y Brasil para continuar participando en el G 20, con iniciativas que reafirman la asociación de las clases dominantes locales con el establishment global. Esta orientación se ubica en las antípodas de dos medidas insoslayables para avanzar hacia una integración regional progresista: la nacionalización de los bancos y la estricta regulación de los flujos de capital.

Estas acciones son indispensables en la coyuntura actual, para definir respuestas conjuntas ante contradictorios procesos de revalorización y desvalorización monetaria. La región ha padecido en los últimos años los efectos adversos del ingreso de dólares (que sobrevaluan la moneda local) y también del egreso de divisas (que provocan las conocidas tensiones cambiarias).

Seguramente Brasil definiría el rumbo a seguir, desde el momento que maneja entre el 50 y el 60 % de las reservas totales. Ya actúa como sub-potencia, adaptando el MERCOSUR a un juego multilateral, basado en coordinaciones estratégicas con Estados Unidos. Esta política deja poco espacio para la formación de un fondo financiero latinoamericano. (7)

El terremoto sufrido por el euro reforzaría, además, la aversión de los gobiernos brasileños a repetir en la región, el papel jugado por Alemania en el Viejo Continente. Si la gran potencia germana quedó hundida en el atolladero de la Unidad Europea, Brasil tiene menos posibilidades de liderar una integración capitalista de Sudamérica.

Las consecuencias del extractivismo

La gran dependencia regional del vaivén internacional de los precios de las materias primas acrecienta las críticas hacia el modelo exportador. Este esquema incentiva la multiplicación de emprendimientos exclusivamente destinados a comercializar productos básicos. Mientras crece la influencia del agro-negocio, las inversiones extranjeras consolidan la especialización petro-minera. Todas las potencias buscan asegurarse el aprovisionamiento de insumos latinoamericanos, afianzando la inserción de la zona como granja o socavón de la economía mundial.

El término “extractivismo exportador” -que muchos analistas utilizan para describir este modelo- ofrece un acertado retrato del esquema actual. Destaca las nefastas consecuencias de la minera contaminante y la agricultura de exportación, en desmedro del abastecimiento interno. (8)

Este curso extractivo potencia la vulnerabilidad de América Latina. sin generar necesariamente procesos de “reprimarización” o “desindustrialización”. Pero impone senderos frontalmente opuestos al desarrollo manufacturero que ha seguido el Sudeste Asiático. La atadura a las exportaciones básicas suscita, además, permanentes interrogantes sobre la continuidad del ciclo alcista de las materias primas que comenzó en el 2003 y perdura hasta la actualidad.

Algunas explicaciones atribuyen esta valorización a los movimientos especulativos y a la falta de supervisión de los mercados agrícolas de futuro. La desregulación de esta plaza facilitó el ingreso de los bancos de inversión al negocio y la consiguiente presencia de un mortífero arsenal de derivados. El uso de instrumentos financieros en el sector aumentó de 500.000 millones (2000) a 13 billones de dólares (2008). (9)

Otras caracterizaciones destacan cómo el incremento del precio del petróleo potenció la expansión de los agro-combustibles y señalan que el 12% de la producción mundial de maíz ya se destina a la fabricación de etanol. Una tercera explicación estima que la demanda china ha establecido un nuevo piso de cotizaciones para todas las materias primas.

Esta diversidad de interpretaciones alude, en los hechos, a distintos procesos temporales. Mientras que las maniobras financieras determinan los incrementos coyunturales de precios, los agro-combustibles y las compras asiáticas inciden sobre el mediano y el largo plazo.

El boom de las commodities ha reabierto también viejas controversias teóricas sobre el deterioro de los términos de intercambio y la influencia de las exportaciones primarias en el subdesarrollo latinoamericano. Pero cualquiera sean las respuestas a estos interrogantes son evidentes los efectos sociales nocivos del extractivismo. Sólo el desarrollo manufacturero permitiría crear los puestos de trabajo necesarios para erradicar el atraso de la región. Este salto se encuentra impedido por la dominación que ejercen las empresas transnacionales de la economía latinoamericana.

Ese predominio determina incluso muchas posturas de política exterior. Cuándo Brasil y Argentina rechazan el G 20 la regulación de los precios de los alimentos, siguen el mandato de las grandes compañías. La hambruna de los empobrecidos no es analizada con criterios de solidaridad, sino como una oportunidad de negocios. El extractivismo perpetúa el sometimiento del ciclo latinoamericano a la tiranía de la reproducción dependiente. Esta subordinación tiene mayor impacto actual en la esfera comercial o productiva, que en el área tradicional del endeudamiento. Pero la experiencia indica que la atadura a las exportaciones básicas termina recreando el agobio financiero.

Desigualdad y explotación

Algunos economistas ponderan el rumbo actual destacando la caída de la desocupación que acompaña al crecimiento. Pero las cifras sólo indican reducidos cambios acordes al vaivén del ciclo. En la desaceleración del 2009 la tasa de desempleo llegó al 8,1%, luego bajó al 7,3% (2010), este año rondaría el 7% y si se confirman los augurios de freno volvería a subir.

Pero lo más relevante es la baja calidad de los nuevos empleos, reclutados en su gran mayoría en el sector informal. La precarización se mantiene como una norma, tanto de la recesión como de la prosperidad. Este deterioro complementa la degradación que imponen la disminución de las remesas, el éxodo rural y la marginalidad urbana. Millones de individuos están condenados a formas de supervivencia infra-humana, que logran visibilidad mediática sólo en los momentos de gran cataclismo (incendio de una cárcel superpoblada, alud en una favela, inundaciones en zonas desprotegidas).

La manifestación más dramática de este infierno en la región centroamericana es la expansión del narcotráfico. Esta actividad es un refugio de supervivencia para los campesinos endeudados y para los jóvenes desempleados incorporados a la delincuencia organizada. El macabro curso de la guerra emprendida por el gobierno de México ya cobró la vida de 50.000 personas. Con un estado de excepción permanente se legaliza la brutalidad criminal que ejercitan las mafias y sus adversarios- cómplices del estado. (10)

La magnitud de las fortunas en juego es proporcional a la sangría de un negocio que manejan los clanes de la lumpen-burguesía. Este término se utilizó erróneamente en el pasado para retratar en forma indiscriminada a las clases dominantes latinoamericanas. Pero en realidad tipifica sólo a un sector muy específico, que ha transnacionalizado, diversificando y blanqueando las ganancias obtenidas en los circuitos paralelos de la acumulación. La burguesía lumpen está muy entrelazada con sus pares del sector formal, pero no integra el club estable de los grandes dominadores de la región.

Es sabido que el desgarramiento social padecido en América Latina recrea la pobreza y la desigualdad. Sin embargo algunos analistas celebran la escasa reducción del nivel de inequidad registrado durante el reciente ciclo de crecimiento. Olvidan que América Latina continúa encabezando todos los récords internacionales de polarización social. La región incluye a cuatro de los países que lideran este vergonzoso indicador (Colombia, Bolivia, Honduras, Brasil). El coeficientes de Gini que mide la desigualdad ilustra un promedio zonal (51,6) muy superior a media mundial (39,5).

En este terreno la principal novedad radica en la generalización de las políticas asistenciales, que tienden a atenuar los explosivos efectos de la fractura social. Todas las administraciones implementan estos planes como imperativos de gobernabilidad. El costo de estas acciones se asemeja en todos los países y es muy reducido en proporción al producto bruto.

En Argentina rige la asignación universal (0,40% del PIB), en Brasil la Bolsa Familia (0,47%), en México el programa Oportunidades (0,51%), en Bolivia el Bono Juancito Pinto (0,33%), en Venezuela las Misiones (0,45%), en Ecuador el Bono de Desarrollo Humano (1.17%), en Chile el Plan Solidario (0,11%), en Colombia la Iniciativa Familias (0,39%) y en Perú el Proyecto Juntos (0,14%). (11)

Este tipo de asistencias protege a los desamparados, pero no genera ninguna redistribución del ingreso. En la medida que coexiste con la precarización laboral tiende más bien a convalidar la segmentación del mercado de trabajo. Esta fractura acentúa las viejas modalidades de superexplotación que caracterizan al capitalismo latinoamericano. Las empresas foráneas lucran en las maquilas con la baratura de la fuerza laboral y los capitalistas locales exprimen a los asalariados, para compensar su escasa relevancia en el mercado global.

Neoliberalismo y neo-desarrollismo

En América Latina comienza a verificarse cierto viraje en el pensamiento dominante, puesto que el neoliberalismo ha quedado desprestigiado por el resultado de sus gestiones. Prometió un gran despegue con privatizaciones y desregulaciones y terminó reforzando los viejos desequilibrios de la reproducción dependiente. Luego estimuló el endeudamiento para paliar estos trastornos y precipitó tormentosos estallidos financieros.

Aunque numerosos gobiernos preservan esta misma estrategia con algún ajuste cosmético, otras administraciones comienzan a sustituir el credo neoliberal por planteos neo-desarrollistas. Esta propuesta gana adherentes con discursos de intervención del estado, cuestionamientos a la pérdida de competitividad cambiaria (“enfermedad holandesa”) y convocatorias a imitar el camino asiático de industrialización. (12)

Pero este renacer desarrollista no es preponderante aún en el país más industrializado. Brasil mantiene su primacía manufacturera en la región, pero con pérdidas de posiciones frente al agro-negocio. Las políticas oficiales de subsidios fabriles no compensan la apreciación de la moneda y el sistemático incremento de la tasa de interés. El país no cuenta con recursos, tecnología o mercados suficientes para compatibilizar el modelo alemán, que combina la severidad financiera con la competitividad productiva. Por esta razón se intensifican las tensiones entre la ortodoxia monetarista y los planteos industrialistas. (13)

Argentina ha puesto en marcha un intento neo-desarrollista más sostenido. Este ensayo constituye una reacción frente al descomunal desplome sufrido durante el cenit neoliberal. El gobierno ha buscado recomponer la gravitación de la burguesía industrial, en desmedro de los bancos y en conflicto con el agro-negocio. Pero este último sector ha capitalizado su actividad y se niega a compartir las enormes rentas que acapara. Además, la burguesía industrial perdió peso por la extranjerización y sostiene sus ganancias con subsidios y remarcaciones de precios. Estas presiones neutralizan el proyecto re-industrializador. (14)

La industria mexicana presenta otro panorama al quedar amoldada (a través de las maquilas) a las líneas de fabricación estadounidenses. Los replanteos desarrollistas implican en este caso confrontar con una estrategia de libre comercio con la primera potencia, que ha desarticulado el viejo entramado industrial centrado en el mercado interno. (15)

El resurgimiento neo-desarrollista se encuentra obstruido en América Latina por el predominio del extractivismo, la extranjerización de la economía y el desplazamiento de las viejas burguesías nacionales por nuevos grupos exportadores. Estas limitaciones son habitualmente omitidas por quiénes observan esa estrategia como la más conveniente, o la única factible en la actualidad.

El neo-desarrollismo incluye también un ala más progresista, que reconoce la ausencia de clases capitalistas dispuestas a asumir la conducta clásica del industrialismo (inversión, riesgo, competencia). Proponen compensar esta orfandad del sujeto burgués con políticas sustitutivas de inversión y gerenciamiento público.

Esas medidas no son concebidas en una dirección pos-capitalista, sino como acciones tendientes a remodelar el orden social vigente. Por eso implican no sólo acciones de regulación estatal, sino también fuertes subsidios a los grupos empresarios que se desea promover como protagonistas de la vida económica. ¿Pero qué beneficios aportarían estas subvenciones a la mayoría de la población? ¿Por qué razón los trabajadores y ciudadanos deberían solventar el fortalecimiento de un régimen social que no les pertenece?

Es importante indagar estas contradicciones para clarificar el significado contemporáneo del nuevo desarrollismo. Algunos autores críticos no observan mayores diferencias con neo-liberalismo. Consideran que el cambio de retórica encubre la continuidad de ofensivas del capital sobre el trabajo o la introducción de regulaciones para auxiliar a los bancos.

Pero conviene evaluar esos parentescos en función de los intereses en juego. Si el libre-comercio es la ideología de los agro-exportadores y la ortodoxia monetaria opera como credo de los banqueros, la defensa de los subsidios forma parte del guión industrialista. El neo-desarrollismo adapta esta última tradición a las necesidades actuales de los grupos fabriles más concentrados, transnacionalizados y exportadores (compañías “Multilatinas”). (16)

Estas empresas tienden a expandirse hacia las economías vecinas para contrarrestar la estrechez de los mercados internos de origen. Compensan esta limitación con inversiones de alta rentabilidad en el exterior. La forma en que Petrobras bloqueó la nacionalización de los combustibles en Bolivia es un ejemplo de esta conducta. (17)

Las víctimas de esta política suelen utilizar el término “sub-imperialismo” para caracterizar este comportamiento. También aplican este concepto para retratar acciones del ejército brasileño en Haití, que repiten estrategias de militarización ya ensayadas en las favelas. La denominación no sólo tiene un legítimo propósito de denuncia. También induce a revitalizar un concepto, que debería ser estudiado mediante comparaciones con el uso inicial que tuvo en los años 60.

Es muy importante precisar el sentido de cada noción para caracterizar en forma adecuada el alcance regional de la turbulencia económica actual. El término crisis es por ejemplo utilizado con tantas acepciones, que a veces resulta imposible discernir si alude a una coyuntura, a una etapa o a un devenir del capitalismo. Tampoco se sabe si evalúa una situación global, regional o nacional.

En esta utilización tan polisémica tampoco se suele aclarar, si se está analizando un ciclo económico. En este caso, el término crisis debería ser referido a situaciones de recesión, contrapuestas al crecimiento. Si cuando cae el PBI y el empleo hay crisis y cuando aumentan ambas variables también hay crisis, resulta imposible entender de qué se está hablando. La clarificación de los debates es una deuda pendiente en el pensamiento crítico latinoamericano, cuya resolución permitirá definir con mayor exactitud la etapa actual.
El escenario político

Las tendencias económicas comunes de América Latina se procesan en distintos contextos políticos de gobiernos derechistas, centroizquierdistas y reformistas. Estas administraciones actúan, a su vez, en variados marcos de conquistas o repliegues populares. Las semejanzas estructurales entre Colombia y Venezuela quedan replanteadas a la hora de observar quién gobierna y lo mismo vale para México y Argentina o para Guatemala y Bolivia. El devenir de la economía regional depende de los desenlaces políticos en cada país.

Durante el bienio 2010-11 los gobiernos derechistas enfrentaron múltiples problemas. El imperialismo norteamericano perdió a su agente directo en Perú y observa con gran inquietud la impotencia de su socio mexicano para lidiar con el narcotráfico. La violencia facilitó el regreso del militarismo conservador en Guatemala y las matanzas de los paramilitares continúan en Colombia. Pero en todos los casos crece el hastío de la población. Los golpistas hondureños debieron replegarse, buscado un compromiso con el presidente depuesto y el reaccionario gobierno de Chile afronta desventuras económicas, fracasos de gestión y gran resistencia social.

Es evidente, además, que las pesadillas afrontadas por el Pentágono en el Medio Oriente reducen la capacidad de intervención de la IV flota y de los marines desplegados en Colombia. Por esta razón, las campañas de intimidación se procesan a través de los grandes medios de comunicación, que definen en cada momento a quién hostilizar y a quién bendecir. La derecha se mantiene muy activa, pero sin recuperar la iniciativa que tuvo durante el cenit del neoliberalismo.

Los principales ganadores de la coyuntura son presidentes de centroizquierda como Dilma Rouseff y Cristina Fernández Krichner, que obtuvieron arrolladores triunfos en los comicios. En ambos casos el oficialismo revalidó títulos, incorporando sectores medios y altos a su base electoral. Mientras que en Brasil la victoria se consumó en un clima de pasividad conservadora y despolitización, en Argentina han prevalecido las tensiones con la derecha, la participación de los movimientos sociales y la renovada politización de la juventud.

Uruguay sigue el modelo brasileño de buena letra hacia los capitalistas y desatención de las demandas sociales y también el nuevo mandatorio de Perú busca recrear el sendero social-liberal inaugurado por Lula. El limitado impacto que hasta ahora tuvo la crisis global en Sudamérica ha contribuido a este afianzamiento del centro-izquierdismo.

Pero lo más llamativo es la creciente atracción que ejerce esa referencia sobre los gobiernos más radicales de Venezuela, Bolivia (y en cierta medida Ecuador). Estas administraciones surgieron confrontando con el imperialismo, impulsando movilizaciones populares y promoviendo reformas democráticas y sociales. Ahora enfrentan encrucijadas que determinarán su futuro.

Definiciones en el eje radical

La economía venezolana ha sido más afectada por la crisis que el promedio sudamericano. Los desbalances tradicionales (dependencia de la factura petrolera, bajísima producción local, alto nivel importaciones, consumo suntuario) condujeron a nuevas devaluaciones para atemperar el déficit fiscal, en un marco de alta inflación. Las medidas progresistas (nacionalización del oro) continúan coexistiendo con el favoritismo hacia la “boliburguesía” y el respiro logrado con ciertas acciones reformistas, no resuelve los problemas de una economía periférica muy saboteada por las clases dominantes.

Aunque la derecha se entusiasmó con la enfermedad de Chávez, la popularidad del presidente persiste y no será fácil impedirle otra renovación de su mandato. El estancamiento del proceso bolivariano obedece más a sus propias contradicciones, que al acoso de la reacción. (18)

Tanto la entrega de varios militantes de la insurgencia al gobierno colombiano, como el apoyo a dictadores árabes (especialmente de Siria) suscitan malestar. Si la profundización del proceso bolivariano continúa posponiéndose, este proyecto quedará congelado y comenzará a equiparse con los restantes gobiernos de centroizquierda.

La misma disyuntiva afronta Bolivia. La estatización de los hidrocarburos quedó reducida y persisten los privilegios de las compañías extranjeras. La reforma agraria sigue pospuesta y las mejoras populares no están a tono con la derrota del neoliberalismo. La masiva resistencia al incremento de precios del combustible (“Gasolinerazo”) fue la primera advertencia de este estancamiento. Un segundo choque con pueblos de la selva -que se oponían a la construcción de una carretera- tuvo un corolario represivo brutal.

Las medidas descolonizadoras que acompañaron al establecimiento del estado plurinacional son incompatibles, con el perfil autoritario que está adoptando el oficialismo. Bolivia no puede prescindir de sus reservas minerales para erradicar el atraso, pero la utilización de estos recursos requiere respetar el medio ambiente, evitar el monocultivo, desarrollar el cooperativismo y compatibilizar en consultas democráticas la multitud de intereses populares en conflicto. El logro de estos objetivos exige, a su vez, abandonar la estrategia de gestar un “capitalismo andino amazónico”. (19)

Las mismas contradicciones presentan mayor dimensión en Ecuador. El gobierno ha demostrado firmeza frente a las agresiones norteamericanas, pero continúa confrontando con el movimiento indígena, desconoce las propuestas de preservación de los recursos naturales y pospone la implementación de transformaciones socio-económicas significativas.

El techo de logros que están encontrando los gobiernos radicales repercute directamente sobre el ALBA. Este organismo ha quedado desdibujado frente a UNASUR y sus iniciativas han perdido el impacto inicial que tuvo la creación de TELESUR, la formación de PETROCARIBE, la solidaridad con Cuba, los emprendimientos de salud y alfabetización o el apoyo antiimperialista a Honduras y Haití. El mismo apaciguamiento afecta al proyecto del socialismo del siglo XXI, que tiende a diluirse en ausencia de estrategias de radicalización anti-capitalista.

El futuro del ALBA quedará también signado por el resultado de las reformas económicas que han comenzado en Cuba. En una isla con muy pocos recursos no hay pobreza o criminalidad, sino una gran cobertura de las necesidades básicas en un marco de significativa escasez. En lugar de analfabetismo, deserción escolar y mortalidad infantil hay dificultades para continuar el sostenimiento de la educación y la salud gratuitas.

Cuba padece la asfixia comercial del bloqueo y las graves adversidades coyunturales que han generado la caída del precio del níquel, los menores ingresos del turismo y los huracanes. Una economía con alta calificación de la mano de obra carece de industria o agricultura productivas y luego del colapso de la URSS debió sobrevivir mediante el turismo, las remesas, el doble mercado y los convenios con empresas extranjeras. Junto a la errónea subsistencia del modelo de estatización integral apareció un importante flujo de divisas, que no se transforma en inversión. Los proyectos para incentivar la actividad mercantil apuntan a contrarrestar esta asfixia, recomponiendo la productividad y reduciendo la dependencia de los alimentos importados.

El gran desafío será implementar esta política sin permitir el retorno al capitalismo. Cuba ya salió airosa en el pasado de gestas que parecían irrealizables (período especial, bloqueo, invasiones) y puede alcanzar las nuevas metas con participación popular, democratización y limitaciones a la desigualdad social. El futuro del ALBA y los proyectos de renovación del socialismo dependen en gran medida de ese proceso.

El empalme con los indignados

¿Cuál será el efecto de la crisis global sobre las luchas sociales de América Latina? Las resistencias alcanzaron un pico de intensidad durante las rebeliones del 2000-05, que tumbaron a varios gobiernos reaccionarios. Estos levantamientos indujeron a las clases dominantes a actuar con mayor cautela frente al ajuste, tanto en los epicentros como en los vecindarios de las sublevaciones. Las movilizaciones posteriores han sido más acotadas (defensa del salario, el empleo o los recursos naturales), con la excepción de la resistencia casi insurreccional que se registró contra el golpe en Honduras. (20)

Las batallas de los últimos años han estado a tono con el alcance acotado que tuvo el descalabro mundial sobre la región. Esta reacción se acrecentaría si aumenta ese impacto, pero esta vez podría incorporar un novedoso empalme con la oleada de protesta que comienza a notarse en todos los continentes.

Las reacciones puramente defensivas que rodearon en el 2008 al debut de la crisis han quedado modificadas por la primavera que conmovió al mundo árabe. Las batallas que se libran en Grecia, la irrupción de los indignados españoles, el descontento social en Inglaterra, las huelgas en Italia y los plebiscitos de Islandia ilustran este cambio de clima. La nueva generación ha convertido las redes sociales en un instrumento de organización que cruza las fronteras e incentiva a los ocupantes de Wall Street. La jornada mundial del 15 de octubre pasado reunió a millones de manifestantes en 950 ciudades de 80 países.

Esta nueva tónica no tardará en contagiar a la región latinoamericana. La extraordinaria movilización de los estudiantes chilenos podría constituir la primera expresión de esta nueva oleada. Los universitarios y secundarios trasandinos no sólo confrontaron con un gobierno derechista que oscila entre la represión y el vaciamiento de las negociaciones. También conquistaron la simpatía popular, con formas de acción que retoman el viejo formato de la alianza obrero-estudiantiles de los 70. “Nuestros hijos no pasarán de curso pero pasarán a la historia”, destacaban las pancartas de las marchas que plantearon una demanda explosiva para el neoliberalismo. La exigencia de gratuidad para la educación desenmascara el escandaloso endeudamiento que padecen los estudiantes y ataca un cimiento de la desigualdad social.

Las resistencias en curso cuestionan no sólo a los banqueros y al neoliberalismo, sino al propio sistema capitalista. Se ha puesto a la orden del día definir quién pagará los terribles costos de la crisis y frente a esta disyuntiva, vuelve a enhebrarse el tejido de solidaridades de América Latina con los pueblos del Primer Mundo.

Claudio Katz es Economista, Investigador, Profesor. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda).

Notas:
1) Ver: CEPAL-OIT, Coyuntura laboral en América Latina y el Caribe, Junio de 2011. Número 5, www.oit.org.pe/.
2) Hemos establecido una comparación con otras conmociones en: Katz Claudio, “The singularities of Latin America”, The crisis and the left, Socialist Register, vol 48, 2012, Toronto.
3) Varias evaluaciones de esta iniciativa en: Páez Pedro, “Detrás del desorden económico mundial,” Página 12, 3-10- 2011. Kulfas Matías, “Que integración regional conviene”, Página 12, 20-6-2011. Robba, Alejandro, “El desafío de la integración financiera regional”, Página 12, 7-8-2011.
4) Ver: Tovar Eudomar, Consejo Monetario del ALBA, “No podemos evitar el impacto”, Página 12, 3-10-2011.
5) Brasil, Venezuela y Argentina aportarían cada uno, 2000 millones de dólares al nuevo Banco, Ecuador y Uruguay sumarían 400 millones y Bolivia y Paraguay contribuirían con 100 millones.
6) A diciembre del 2010 Brasil sólo era superado en esas acreencias por China, Japón, Gran Bretaña y los países árabes exportadores de petróleo. Ver Moniz Bandeira Luiz Alberto, “A crise afecta a todos os países inclusive Brasil”, ALAI, 29-8-2011.
7) Ver: Berterretche Juan, “¿Acuerdo económico defensivo?”, 19-8-2011,www.kaosenlared
8) Esta la caracterización: “Articulación de movimientos sociales hacia el ALBA”,16-8-11, Buenos Aires.
9) Munevar Daniel, Alzas en los precios de alimentos. Una mirada desde América Latina, CADTM, junio 2011. www.cadtm.org/
10) Ver: Petras James, “Latin America: Road to 21 st century capitalist development”, October 25, 2010. www.ccun.org
11) Ver: Goncalvez Reinaldo, Reducao da desigualdade da renda no governo Lula. Analisis comparativo, 20-6-11, www.ie.ufrj.br
12) Este programa ha sido expuesto en el encuentro: “Crecimiento con estabilidad financiera y el nuevo desarrollismo” www.tenthesesonnewdevelopmentalism.org. También: Gaitán Flavio, Boschi Renato, “América Latina recupera el pensamiento desarrollista”, Clarín, 21-12-10
13) El país se afianza como exportador de materias primas y su participación en el producto industrial mundial ha decaído de 2,9% (1980) a 1,9% (en la década pasada). La tasa de inversión industrial es baja (20%) y el porcentaje de exportaciones manufactureras decayó frente a las materias primas que concentran el 80% de las ventas externas. Pochman Marcio, “O Brasil e a nova desindustrializacao”, 9-6-2011centrodeestudossindicais.wordpress.com/ El principal promotor del viraje neo-desarrollista es Bresser Pereira, Luiz Carlos, “Globalizacao e competicao”, Folha de Sao Paulo, 2-22-09.
14) Los neo-desarrollistas se agrupan en torno al denominado “Plan Fénix” www.econ.uba.ar. Su teórico más renombrado es Ferrer Aldo, “El nuevo desarrollismo” Miradas al Sur, 6-11- 2010 Hemos expuesto una caracterización reciente en: Katz Claudio, “A10 años del 2001: los economistas debate”, Revista Kamchatka Nº 7, Año 4, octubre 2011, FCE-UBA, Buenos Aires.
15) Ver: Vidal Gregorio, Guillen Arturo, “La necesidad de construir el desarrollo en América Latina”, Repensar la teoría del desarrollo en un contexto de globalización. CLACSO, 2007, Buenos Aires.
16) Dos Interpretaciones críticas del neo-desarrollismo en: Azcurra Fernando Hugo, Las diez tesis sobre el Nuevos Desarrollismo elaboradas por economistas heterodoxos www.pctargentina.org/ febrero 2011. SEPLA, “Declaración de Guararema”, Sociedad Latinoamericana de Economía Política y Pensamiento Crítico, Guararema, junio 2011.
17) Mediante presiones directas de Lula se desnaturalizaron los contratos, se congeló el aumento de la tributación y quedaron anuladas las auditorias. Petrobras volvió a cotizar en Bolsa anotando como propias las reservas del Altiplano y neutralizó los proyectos de transferir la industrialización del gas de Sao Paulo a Bolivia. Andrés Solíz Rada, “Entrevista”Pueblos. Revista de información y debate www.revistapueblos.org/ 27-10-2011.
18) Aharonian Aram, “Venezuela: dos meses para atravesar un campo minado”, ALAI, 6-10-2011.
19) Ver: Almeyra Guillermo, “Bolivia: el desarrollismo contra el desarrollo”, 2/10/2011, La Jornada. Zibechi Raúl, “La obstinada potencia de la descolonización”, ALAI, 29-9-2011. Manifiesto de la Coordinadora Plurinacional de la Reconducción, 13-7-2011.
20) Un balance general de las resistencias en: Seoane José, Taddei, Emilio, Algranati Clara, “Tras una década de luchas”, Herramienta, n 46, 2011, Buenos Aires.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Crisis mundial: Gobiernos sin cabeza

Jorge Altamira (especial para ARGENPRESS.info)

Silvio Berlusconi volvió a demostrar, en el límite, que "é piu furbo di tutti l'altri" ("es más listo que todos los demás"): decidió renunciar a plazo, luego de que el Parlamento hubiere aprobado el paquete de austeridad que le impuso la Unión Europea -más precisamente Alemania-, algo que llevará varios días, cuando haya pasado el voto del Senado.

Luego de eso, pretende designar un sucesor de su propio palo, el ex ministro Alfano, quien en caso de fracasar llamaría a elecciones en abril. El Presidente de Italia, Giorgio Napolitano, sin embargo, pretende imponer la orden de la UE de designar un "gobierno técnico", que encabezaría un ex funcionario europeo, Mario Monti. En este caso, Italia pasaría de ser un gobierno parlamentario a uno presidencial (Napolitano designó al no electo Monti, senador vitalicio). Cómo se logrará pasar de aquí a nuevas elecciones, ni siquiera entra en el cálculo de los conspiradores, pues una de las consecuencias de este "gobierno técnico" será la desintegración política de la derecha e incluso del centroizquierda. La Liga del Norte, para evitar ese trastorno, se opone al "gobierno técnico" y reclama elecciones, como también lo hacen muchos seguidores de Berlusconi. El "gobierno técnico" podría no pasar el examen parlamentario, en cuyo caso se volvería al punto cero, a nuevas elecciones -en una situación de revuelta popular. El centroizquierda es incapaz de formar un gobierno mínimamente homogéneo.

‘Il Cavalliere' no ha querido seguir el ritmo que le marcan ‘los mercados', tampoco el griego Papandreu, puesto que hasta el miércoles 10 todavía no había sido resuelto el nombre de su reemplazante. La sola idea de que un ex vicepresidente del Banco Central Europeo podría asumir el timón de un país amotinado suena delirante. El enviado del Corrière della Sera a Atenas advierte que "(Papandreu) conciente de que las cosas pueden tomar un curso pésimo, incluso desde el punto de vista del orden público, habría decidido destituir a la cúpula de las fuerzas armadas y a un número de altos oficiales para sustituirlos con elementos de su confianza" (3/11). Tanto en uno como en otro caso (Italia y Grecia), habrá que recurrir a fórceps, por decir lo menos, para parir un ‘gobierno de unidad nacional'. "En Atenas -asegura el Corrière-, la gente empieza a reclamar el retorno al dracma", o sea la ruptura completa con la zona euro y el no pago de la deuda externa. La oposición a Berlusconi, por su lado, aspira a dirigir un ‘gobierno de unión nacional', el cual supone un gabinete compartido con los berlusconianos y la Liga del Norte. Es difícil encontrar un caso de mayor insensatez intelectual y de mayor cobardía que el que expresa este planteo. Berlusconi sabe muy bien que la ‘austeridad' que le exigen Merkel y Sarkozy (Merkozy) no tiene la menor posibilidad de resolver (ni de atenuar) la crisis financiera de Italia y que, por lo tanto, su partida es una maniobra de distracción del dúo franco-alemán -un anzuelo para prolongar una agonía que, sin embargo, ya está agotada. La incorporación de todo el sistema político y, en especial, de los sindicatos a la gestión de la bancarrota capitalista y de la explosión social sólo conseguirá agravar la bancarrota y la rebelión popular. Luego de colaborar con la Otan para derrocar a su amigo Gaddafi, quien había puesto el oro de Libia en la industria y los bancos italianos, Berlusconi sigue sus pasos.

La deuda italiana ha tocado los niveles de ‘defol' que hasta ahora habían quedado reservados a Grecia, Portugal e Irlanda -todos los cuales quedaron sometidos, en consecuencia, a un ‘plan de rescate' de la UE y el FMI. El Parlamento de Italia deberá sancionar ahora un paquete de rebajas salariales y jubilatorias, así como un paquete de privatizaciones. Todos los observadores coinciden en que esto no lleva a ningún lado. El miércoles 10, las bolsas se derrumbaron en todo el mundo. Las alternativas son tan sencillas como explosivas: 1) que el Banco Central Europeo salga a comprar tanta deuda italiana como sea necesario para reducir la tasa de interés que pagan los italianos; 2) que los alemanes pongan lo que hace falta para crear un Fondo de Rescate de dos billones de euros. La primera opción derribaría la cotización del euro y estatizaría virtualmente el mercado de capitales. La segunda variante es incompatible con el cuadro político europeo de la actualidad, pues sometería a todos los países al ‘diktat' alemán y forzaría a Alemania a jugar un rol político para el cual no está preparada. Curiosamente, el gobierno alemán está impedido por el Tribunal Constitucional de financiar un Fondo de Rescate, o sea que Merkel debería recurrir a un referendo a la griega si quiere evitar la quiebra de la Unión Europea. Contra la opinión corriente en los círculos oficiales del capitalismo, de ahora en más asistiremos a un florecimiento inusitado de elecciones y referendos, como ya ocurre con las ocupaciones de plazas y barrios por movimientos de indignados -incluso con huelgas parciales como la que acaba de ocurrir en los puertos de Oregón, California. La división de la UE es, por otro lado, mayor que nunca: según un destacado experto italiano: "La Banca de Italia no está logrando alterar el curso de acción de la Autoridad bancaria europea, la cual está favoreciendo en forma escandalosa a los bancos franceses y alemanes, no obstante que éstos están colmados de activos tóxicos y hacen un uso abusivo del apalancamiento (endeudamiento) financiero, como ocurre con colosos como el Deutsche Bank y el BNP-Paribas" (Corrière, 1º/11). Se refiere a la compra de títulos en poder de los bancos por parte del Banco Central Europeo, en detrimento de los italianos. Sea como fuere, un colapso de la deuda italiana o de sus bancos se llevaría puesta a la banca alemana, la cual tiene 200 mil millones de dólares comprometidos con Italia (y a la banca francesa, que tiene el 35% de la deuda italiana, unos 300 mil millones de dólares). A su vez, la crisis italiana vuelve a poner en una posición insostenible a las deudas de Portugal, Irlanda y Grecia, replanteando la necesidad de su salida de la Unión Europea.

La ‘jornada' del miércoles fue verdaderamente ‘negra' para la banca norteamericana y no es para menos: el Chase Manhattan, el Bank of America y el Morgan Stanley se encuentran formalmente en quiebra. Matt Taibbi, periodista estrella de la revista Rolling Stones, acaba de denunciar que el Bank of America movió a su balance miles de millones de dólares de contratos derivados (53 mil millones, de acuerdo con MT), incobrables, heredados de la compra de Merril Lynch, para beneficiarse del seguro a los depósitos del gobierno norteamericano.

La descalificación de las llamadas deudas soberanas (del Estado) ha quebrado la última ancla de referencia de valor para el movimiento de capitales, una vez que las monedas han dejado de referenciarse en el oro. Se trata de la ruptura de una relación económica clave en un sistema de mercado. "Esto puede obligar a los bancos centrales (...) -explica Gillian Tett, del Financial Times- a imponer quitas más duras, no ya a las deudas averiadas de Grecia, sino también a los títulos con riesgos potenciales" (3/11), en alusión a la deuda japonesa, que es del 200% del PBI. De otro modo, los bancos centrales no podrían seguir interviniendo en la regulación de la moneda y del crédito mediante la compra de bonos del Estado. La periodista estima que los diez principales bancos privados tienen una descapitalización de dos billones de dólares, como consecuencia de tener en el balance una valuación superior a la del mercado de los activos tóxicos que se encuentran en su poder. La bancarrota capitalista mundial ha llegado a la yugular, al poner en evidencia una riqueza ficticia de billones de dólares que no puede ser validada en las transacciones económicas. Es la tendencia a la disolución del capitalismo sobre sus propias bases, en pleno desarrollo.

Los ‘rescates', los ‘estímulos', las ‘monetizaciones de deuda' han agotado sus posibilidades de devolver el funcionamiento al sistema capitalista. Eso es lo que expresan las crisis políticas en cascada; en Argentina, la parálisis económica crece cada día, cuando no se han apagado aún los ecos de la victoria electoral del oficialismo. A los regímenes políticos existentes, como a los bloques internacionales, se les plantea una reorganización social y política en gran escala, para la cual no están preparados. Esto plantea una serie de crisis políticas, de envergadura cada vez mayor, que delimite a las fuerzas en disputa en torno de una agenda estratégica. En este proceso tumultuoso debe forjarse la fuerza política de la clase obrera internacional, capaz de producir un desenlace socialista.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Vida y muerte de un excéntrico dictador

Abel Samir (especial para ARGENPRESS.info)

El ajusticiamiento de Muammar al-Gadafi y de su hijo Mutassim no sólo es un crimen de lesa humanidad, también es un profundo error político del CNT y de los rebeldes que los apresaron. Como principio elemental de la humanidad, que todos deberíamos sustentar, está el respeto a la vida de todos los prisioneros, se trate de prisioneros tomados en el campo de combate, ya sea que se hayan rendido antes o después de las acciones guerreras.

También, y con mayor razón, debe respetarse la vida de los que por razones po-líticas o de otra clase, han sido encarcelados, cosa que al-Gadafi no respetó en ningún período de su régimen. Baste recordar la masa-cre de los 1.300 prisioneros políticos islamistas ocurrida en la cárcel Abu Salim de Trípoli, en el año 1996. Para aquellos que dudan de la veracidad de esta noticia deben leer el comunicado de prensa que entregó la fundación Saif al-Islam (hijo de Gadafi) el 10 de agosto de 2009, en que estableció que la cifra de ejecutados en Abu Salim fue menor, solamente 1167 prisioneros.

Si rompemos con el sano principio del respeto a la vida de los prisioneros, la humanidad retrocede a formas de vida equivalentes a las de los cavernarios.

Se puede comprender que el ajusticiamiento o asesinato de estos jefes fue un tanto incontrolable, toda vez que los rebeldes ardían de odio, un odio intenso que se había ido acumulando por décadas y que, de alguna forma y en algún momento, tenía que explotar. Claro está que, de todas maneras, no se puede aceptar estos hechos. Llama la atención de muchos que durante los crímenes ocurridos en Libia, cuando al-Gadafi empezó a colaborar con el gobierno norteamericano y la CIA, el gobierno de USA no se pronunció en ningún momento condenando estos crímenes. Allí había unas inmensas anteojeras, anteojeras geopolíticas que superaban con creces a las razones humanitarias. Existe también la versión de que el coronel al-Gadafi hubiese sido herido por los aviones de la OTAN (un Mirage 2000 y un Predator) cuando su columna de vehículos intentaba escapar del asedio de los rebeldes en Sirte. Pero esta versión, aunque tiene cierta base, no se corresponde con las imágenes mostradas por los videos filmados con los teléfonos celulares de los mismos rebeldes. El asesinato de los Gadafi en todo caso parece que no es por orden del CNT, sino una acción impulsiva de los shabab

Aparte de estos crímenes, los rebeldes se han estado desquitando y vengándose de las atrocidades cometidas por el régimen de al-Gadafi ejecutando a muchos prisioneros, tanto en Trípoli como en Sirte. Hacen lo mismo que hizo al-Gadafi con los rebeldes que tomó prisioneros en Trípoli y también con opositores tomados prisioneros en Misrata y Sirte. Todos estos lamentables hechos oscurecen esta lucha de los libios por una vida mejor: en libertad, justicia social y democracia. No se puede hablar de libertad si no se respeta los derechos humanos, porque no se puede vivir una vida digna sin libertad y sin respeto a los individuos, así sean criminales. Éstos deben pagar por sus crímenes con la cárcel y no con cárceles lujosas, como los militares chilenos que han sido condenados por asesinatos y torturas ocurridas a partir del golpe de Estado y en el período nefasto de la criminal dictadura de Pinochet. Tampoco con ciertas cárceles que mantenía al-Gadafi, que eran verdaderas mazmorras en donde los prisioneros no veían jamás la luz del día y en algunas de ellas, los prisioneros vivían bajo tierra, con celdas inundadas de agua casi hasta las rodillas, lo que les impedía sentarse o dormir recostados. Había muchas otras por ahora desconocidas, como lo cuenta el rebelde Giuma Buklev: “Hay dos tipos de cárceles en Libia, las que el mundo conoce y las que son secretas. Muchas de las prisiones más importantes han sido liberadas, pero hay cientos de cárceles secretas en todo el país. En estos lugares no había derecho alguno”.

Estos asesinatos ― de los Gadafi― constituyen errores políticos de gruesa envergadura, que tarde o temprano han de pesar negativa-mente en la balanza de la historia de la rebelión, cuando este gobierno o el que surja, intente lograr la simpatía y el apoyo de aquellos que por muchas razones estuvimos a su lado en esta guerra civil, y que lo hicimos, precisamente, en defensa de los derechos humanos, toda vez que estas víctimas de hoy, fueron terribles criminales en los últimos 30 años. Algunos individuos terriblemente dogmáticos hacían y hacen todavía vista gorda de los crímenes de al-Gadafi y sólo se pronuncian de las cosas positivas de ese régimen y lo negativo ―que también es bastante― prefieren dejarlo enterrado en el cerro de la basura ideológica y social. Además, muchos de ellos acusan a la gente de izquierda que no estuvo con al-Gadafi, de ser pequeños-burgueses, y ellos, que apoyaron a este régimen criminal, y con ello se hicieron cómplices de todos estos crímenes, serían los proletarios. Vaya, vaya, ¡que clase de proletarios son esos dirán muchos! Pero, la juventud del mundo en general, ya no toma en cuenta estos conceptos equivocados y a la hora de elegir gobernantes o mandatarios, no apoyan ni apoyarán esta “izquierda” dogmática, corta de vista y en decadencia, como ya ha estado ocurriendo no sólo en Europa, sino también, en Latinoamérica y en menor medida en el resto del Orbe.

En la vida del coronel Muammar al-Gadafi ―que se ascendió a sí mismo de capitán a coronel, saltándose dos grados― hay muchos altos y bajos. Fue un individuo que tuvo muchas facetas. Si hubiese que definirlo en forma resumida, diría que fue un excéntrico, un carismático, un cínico y un ególatra; un individuo con un enorme deseo de ser considerado un gran hombre, un iluminado, de allí su marcado culto a la personalidad. Lo más posible es que sufría de cierto complejo de inferioridad, toda vez que no era un hombre muy instruido al momento de hacerse del poder mediante un golpe de Estado y despreciaba a aquellos individuos preparados. Se puede entender esto si se lee su obra “El Libro Verde” en donde hace hincapié en que no se debe obligar a los niños a asistir a la escuela. Cosa muy extraña y difícil de entender, pero así está escrito allí.

Para aquellos individuos de nuestra izquierda que durante casi toda una vida han participado en un partido político, llámese partido comunista, partido socialista, movimiento trotskista o maoísta, o los conocidos Ejércitos de Liberación Nacional latinoamericanos con gran influencia del Che, no habrían podido hacerlo en la Libia de al-Gadafi, toda vez cualquier clase de partido político estaban totalmente prohibidos y a aquellos que los trataron de impulsar terminaron, si no exiliados, en la cárcel o asesinados. El mismo al-Gadafi acostumbraba decir: “la ejecución es el destino de cualquier persona que forma un partido político”. Eso lo puede leer cualquiera que tenga frente a si el discurso que dio el 9 de noviembre de 1974, en Trípoli. Ya en 1970 al-Gadafi reprimía con mucha violencia a los que se le oponían, así fuesen sólo manifestantes pacíficos. Entre los reprimidos había abogados, estudiantes, académicos, periodistas y dirigentes religiosos, también comunistas y trotskistas. Una gran parte de ellos fueron encarcelados, y otros simplemente desaparecieron. Cuando sus familiares indagaban por ellos, los carceleros de al-Gadafi respondían burlonamente que se habían ido al desierto (que lo es casi todo el país) a esconderse bajo las arenas. Según Amnistía Internacional, que envió delegados a Libia en 1988, el régimen de al-Gadafi realizó arrestos masivos y detenciones arbitrarias, “desapariciones”, tortura y a muchos se les aplicó la pena de muerte. Cuesta entender a los llamados progresistas que hoy defienden a este sátrapa porque les entregó la posibilidad a las mujeres de estudiar en la universidad y de ejercer profesiones, cuestión que no existe en la mayoría de los países islámicos. También otras medidas de carácter progresistas. Pero, como lo he dicho antes, una verdad a medias es algo parecido a una falsedad. No se puede ni se debe ocultar aquellos aspectos desagradables y negativos de la dictadura de al-Gadafi.

En un tiempo al-Gadafi fue muy progresista y a veces todo lo contrario. En su vida hubo un período que podríamos llamar panarabista, ya que estaba muy influenciado ―como lo ha estado una gran parte del pueblo árabe, aunque no sus líderes― por el líder egipcio Gammal Abdel Nasser, que tampoco fue capaz de levantar un sistema socialmente más justo, pero que, al menos, apoyó decididamente al pueblo palestino y comprendiendo que todo el problema de Palestina estaba en la debilidad del pueblo árabe para enfrentar a un Israel, apoyado por las grandes potencias, buscó la unidad de los árabes, idea ésta que en cierta forma hipnotizó al coronel al-Gadafi. Al igual que Nasser, al-Gadafi usó un lenguaje socialista o cercano al socialismo y aunque tomó algunas medidas singulares y progresistas, Libia siguió inserto en el sistema capitalista, sobre todo estos últimos quince años. Muchas medidas de carácter social que tomó al-Gadafi, como medicina y educación gratuitas podrían haber sido más profundas que lo que demuestra la realidad que señala las estadísticas: un 30% de cesantía y un 51% de analfabetismo y, en medicina, no estaba a la altura de sus enormes recursos, lo que lo demuestra la enorme cantidad de libios que viajaban a Túnez o a Egipto en busca de asistencia médica.

A pesar de que Libia contaba con un enorme superávit de dinero por la venta del petróleo, no fue capaz de invertir ese tremendo capital en desarrollar al país y convertirlo en un país moderno y floreciente. Por ejemplo: haber dedicado una parte importante de ese capital en transformar una parte del desierto en áreas fértiles o bosques. En cambio, se dedicó a invertir ese dinero en empresas capitalistas y en bancos en Europa, Asia, USA y en el Caribe de carácter privado que sólo él controlaba, transformándose a sí mismo y a su familia, en potentados multimillonarios con enormes fortunas dispersas por el mundo y que, ahora una vez depuesto el régimen, le permitirá a los Gadafi vivir en el exilio en la mayor holgura, como cualquier monarquía destronada. Mucho de ese dinero, unos 100.000 millones de dólares están depositados en diversos bancos del mundo, que en parte fueron congelados, pero no todo, ya que muchos bancos se han reservado el derecho de no declarar las cuentas que en ellos tenía al-Gadafi, para así asegurarle a sus clientes que sus fortunas están seguras en ellos. Además se dedicó a la compra de armamentos modernos. Sólo en Inglaterra al-Gadafi compró casas, edificios y otros mobiliarios por un valor de 1.160 millones de euros, como lo reveló el periódico inglés Sunday Times. Allí se dice que: “El ex líder libio compró pisos en zonas residenciales exclusivas de la capital británica, así como varios edificios de oficinas y otro utilizado por un hospital privado, afirma el dominical. Estas propiedades forman parte de la red de inversión global ideada por Gadafi, quien murió el pasado 20 de octubre a manos de los rebeldes libios en la ciudad libia de Sirte”. Es muy probable que muchos individuos que simpatizaron con al-Gadafi quieran desconocer estas noticias y dirán que son un sartal de mentiras, pero allí están esas propiedades y a nombre de quién están, cuestión que cualquier individuo lo puede comprobar en las instituciones que registran los viene raíces.

Pasó también por un período islamista y otro período panafricano en que ayudó a algunos Estados de ese continente que estaban muy necesitados de ayuda económica. En esos primeros años de su dictadura (aunque se diga equivocadamente que allí había un poder de las masas) Gadafi intentó crear una filosofía política que fuese progresista y que en la forma y no en el contenido renegase del capitalismo y para eso renegoció con las empresas extranjeras nuevos acuerdos y como resultado de ello, Libia pasó a obtener más del 50% de las utilidades del petróleo. De esa forma Libia fue el primer país que renegoció sus contratos, idea que sirvió a otros países árabes para lograr contratos parecidos y enriquecerse. Su filosofía la condensó en un texto que pasó a llamarse “El Libro Verde”. Fue escrito entre los años 1976 y 1979. El periodista Isham Arab dice que esta obra está llena de incoherencias y que la visión del mundo que le dio al-Gadafi es bastante confusa. Algunas frases del libro son bastante ridículas y superficiales, por decirlo así. Por ejemplo esta: “Las mujeres son femeninas y los hombres masculinos. Según los ginecólogos, las mujeres menstrúan cada mes o así, mientras que los hombres, siendo machos, no menstrúan ni sufren durante el período”. Este libro se enseñaba en todos los colegios y se adoctrinaba a los niños desde pequeños. Desde luego que, los partidarios de al-Gadafi consideran este libro como una maravilla, en tanto que sus adversarios, sobre todo los que han tomado contacto con otros países más adelantados, consideran esta obra como muy superficial y un sartal de tonterías. Aunque hay párrafos interesantes que, lamentablemente, eran sólo letra muerta.

Lo que muchos deben aceptar es que cuando un sistema es dictatorial y permanece durante décadas sin señales de querer evolucionar hacia un sistema libre y democrático, la sociedad no tiene otro medio de expresar y de corregir esto que empleando la violencia, es decir, la revolución contra el sistema de Gobierno. Y eso es lo que sucedió en Libia. Los shabab (rebeldes) no eran sólo unos jovenzuelos que buscaban la aventura, o drogadictos como insinuaba al-Gadafi, sino toda una legión en la que había toda clase de gente: desde abogados, profesionales, técnicos, pequeños comerciantes, estudiantes, trabajadores manuales, pescadores y hasta cesantes. Además, se les agregaron varios miles de soldados del ejército que habían desertado. Ellos son los que se organizaron en más de 200 brigadas, algunas muy pequeñas de sólo unas decenas de individuos y otras de varios miles. Las armas escaseaban y se apropiaron de arsenales que había en varios lugares del desierto, armas anticuadas provenientes de la URSS que habían sido adquiridas en la década del 80 del siglo pasado. Después Francia les entregó algunos cientos de armas livianas y munición a los que luchaban en las montañas occidentales, pero la gran mayoría iba a la guerra muy mal armada; algunos sólo contaban con un cuchillo. En cambio, las armas modernas que compró Libia estos últimos años en Europa fueron para dotar a las unidades especiales del régimen que mandaban los hijos del dictador: Mutassim y Khamis.

Pero como en toda revolución, en Libia esta fue obra de aquellos que habían tomado consciencia de la necesidad de terminar con la dictadura y por eso tampoco fue obra del conjunto de la sociedad. Fueron los que tuvieron la audacia de interpretar la voluntad de la mayoría de la sociedad, que no estaba con al-Gadafi y que, por esa razón, obligó a éste, a contratar mercenarios para cubrir las bajas producidas por la deserción el primer mes de la guerra civil.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Comunicación y Agua: Los más grandes acuíferos de la Tierra

Soledad Bernal - Vicente Brunetti (especial para ARGENPRESS.info)

La combinación de Políticas Públicas deficientes con intereses mezquinos de los grupos de poder, producen un pobre saber difuso, y hasta confuso, sobre la cuestión de los Grandes Acuíferos.

¿Por qué no se conocen mejor los Grandes Acuíferos?

Para que sea posible alcanzar un conocimiento ciudadano más pertinente acerca de los Grandes Acuíferos, se requiere que los Estados dispongan de una mejor utilización de la Información Pública, y más Comunicación Educativa.

Sin estas estrategias, no se podrá fortalecer una Cultura de Solidaridad capaz de enfrentar de forma apta al modo predominante de depredación.

Los relativamente escasos recursos aplicados al mejor conocimiento del planeta (muy inferiores a los destinados a la Industria Bélica y a la “conquista” del espacio), dan frutos; pues v.g., en febrero del 2003, el Servicio de Prospecciones Geológicas de China hizo público el descubrimiento de una enorme “bolsa” de agua subterránea, bajo las arenas del Taklimakan Shamo (desierto de Takla Makan), una de las zonas más áridas del mundo, en la carenciada región de Xinjiang, en el noroccidente del país.

Estudios posteriores permitieron estimar el volumen del gran lago subterráneo, en 36.000 Km3; es decir, casi el mismo que acabó conteniendo el enorme lago artificial formado por el embalse de la presa de las Tres Gargantas, en el río Yangtse (CONSUMER.es EROSKI, febrero 11 del 2003).

El conocimiento de la existencia del acuífero Taklimakan Shamo, debido a la estimación de su volumen, modificó la lista de los acuíferos más grandes conocidos en el inicio del siglo XXI.

Pero, por una parte, los datos en poder de los Estados y de algunos enclaves pertenecientes a empresas privadas, no siempre se divulgan para el adecuado conocimiento de la ciudadanía, debido a que el “asunto agua”, es considerado un ámbito de política estratégica de estado.

Es el caso, v.g., de las incógnitas que permanecen respecto a los acuíferos existentes en los territorios invadidos y ocupados por el Estado de Israel, con el pretexto de que, en el desierto, ese conocimiento es estratégico, por lo que se apropian de la información sin compartirla con el dueño genuino de esas tierras: el pueblo de Palestina.

Por otra parte, además de la avaricia y rapacidad descripta en los casos en que el conocimiento, acceso y usufructo del agua subterránea son considerados como apreciado botín de guerra, se encuentra la escasa voluntad de algunos gobiernos que, por holgazanería, incapacidad o ineptitud, no se preocupan, ni se ocupan en dar a conocer adecuadamente a la población, acerca de los temas que hacen parte vital, en las Culturas del Agua.

En numerosas publicaciones anteriores, hemos afirmado que la Comunicación es el mecanismo de la Vida. Pero, sin Agua, no hay Vida.

Distribución global del agua en el planeta

El agua es un recurso finito, y muy dependiente de un ciclo propio (el Ciclo del Agua) que, de acuerdo a los casos, puede ser interrumpido por un cambio climático, o por la intervención depredadora para su explotación. O por una combinación de ambos factores.

Un ejemplo del segundo caso (intervención depredadora para su explotación) lo constituyen algunos acuíferos de agua fósil, que por su ubicación, no se benefician de un proceso de recarga del agua.

El volumen total del agua en la Tierra, adquiere las siguientes formas y porcentajes:

El volumen total de agua es de: 35,2 millones de km3. , y se distribuyen entre el agua salada de los Océanos y el agua dulce, en los siguientes porcentajes:


El 2,5% de toda el Agua dulce del planeta, está presente en forma de:


El 0,4% de toda el Agua superficial y atmosférica, está distribuido en:


Cita en “El Agua: una Responsabilidad compartida”, UNESCO (pág. 121).

Los grandes acuíferos

EL Papel de la Comunicación en las Culturas del Agua

La lista elaborada para la Investigación realizada a pedido de la UNESCO (Rota, Josep y Brunetti, Vicente. 2006. “Papel de la Comunicación en las Culturas del Agua”. UNESCO, San José de Costa Rica), contiene 8 grandes acuíferos, encabezados por el Sistema Acuífero de Piedra Arenisca de Nubia, con un volumen de 75.000 km3, hasta el Acuífero aluvial de la llanura de Ho Pai, con un volumen de 5.000 km3.

Al respecto, y para dimensionar adecuadamente los volúmenes de agua mencionados, recordamos que la referencia de “mil km3”, cada metro cúbico (m3), es igual a 1.000 litros. Y cada kilómetro cúbico (km3), es igual a 1 billón de litros.

Lista 1 - Volumen estimado de Acuíferos más grandes.

Febrero del 2006

1) Sistema Acuífero de Piedra Arenisca de Nubia. Con un volumen estimado de 75 mil km3. Cubre unos 2 millones de km² al oriente del Desierto del Sáhara, entre Libia, Egipto, Chad y Sudán (África).

2) Acuífero del Norte del Sáhara. Volumen estimado de 60 mil km3. En la Cuenca del Sáhara septentrional (al Noroeste, formado por acuíferos del continental intercalar y del complejo terminal), sobre Argelia y Túnez (África).

3) Cuenca Sedimentaria. Volumen estimado de 55 mil km3. Arabia Saudita (Asia). Es un conjunto de acuíferos.

4) Sistema del Acuífero Guaraní. Volumen de 37 mil km3. Debajo de los territorios de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay (América del Sur).

5) Acuífero Taklimakan Shamo. Volumen de 36 mil km3. En el desierto noroccidental de Takla Makan. En China (Asia).

6) Gran Cuenca Artesiana. Con un volumen de 20 mil km3. En Australia (Oceanía).

7) Acuífero Ogallala de las Altas Planicies. Con un volumen de 15 mil km3. Es un acuífero de manto libre en el medio Oeste de Texas, en Estados Unidos de América del Norte (América del Norte).

8) Acuífero aluvial de la llanura de Ho Pai. Con un volumen de 5 mil km3. En China (Asia).

Según otra publicación de la UNESCO (e-Boletín del Agua de la UNESCO Nº 210: El agua y la industria. 10-11-2008) sobre la importancia del agua dulce subterránea a nivel mundial, fueron localizados 273 acuíferos en el mundo, repartidos de la siguiente manera: 68 en las Américas, 38 en África, 65 en Europa Oriental, 90 en Europa Occidental y 12 en Asia.

En el siguiente Cuadro, incorporamos los datos de la UNESCO y lo complementamos con nuestros datos correspondientes a los acuíferos conocidos en Australia (Oceanía).

Y, preferimos el título que especifica un total “por Regiones”, debido a que, geográficamente, Europa no constituye en sí un continente.

Cuadro 1 - Total de Acuíferos en la Tierra, por Regiones


Lista 2 - Actualización de los más grandes Acuíferos conocidos. Octubre del 2011

En la siguiente lista agregamos información complementaria a la existente en la Lista 1.

En esta actualización incorporamos los cambios que atañen a la cantidad, pues se agregan cuatro (el 1: Cuenca Artesiana de Siberia occidental; el 3: A. de Alter do Chao; el 10: Sistema A. de Iullemeden; 12: Cuenca del Murzuk).

En este sentido, en la lista que sigue, los datos de volumen de los acuíferos 1 y 2, los tomamos de la publicación “El agua, una Responsabilidad Compartida”, de la UNESCO (que además de los nuevos datos, incorpora una valiosa bibliografía y vínculos a páginas, sitios y portales sobre Agua).

Debemos destacar que nos sorprende el volumen de los que ahora ocupan los dos primeros lugares. En cuanto al 3, hemos reunido los datos que fueron divulgados, a partir de su descubrimiento en marzo del 2010.

Por su parte, la fuente para el 10, es:
http://www.manosunidas.org/opinion/agua_dulce_africa.htm<

Finalmente, el acceso referencial para el 12, es: >http://bit.ly/t3ANk6<

1. Cuenca Artesiana de Siberia occidental, con un volumen estimado de 1.000.000 km3, y una extensión de 3.200.000 km², en Rusia (Asia).

2. Sistema Acuífero de Piedra Arenisca de Nubia, con un volumen estimado de 150.000 km3, cubre unos 2.200.000 km² en la parte oriental del Desierto del Sáhara, entre Libia, Egipto, Chad y Sudán (África).

3. Acuífero de Alter do Chao, con un volumen estimado (y en proceso de confirmación) de 86.000 km3, y una extensión de 437.500 km2. Descubierto en abril del 2010. En Brasil (América del Sur).

4. Acuífero del Norte del Sáhara, con un volumen de 60.000 km3. Se trata de la Cuenca del Sahara septentrional (al Noroeste, formado por acuíferos del continental intercalar y del complejo terminal), extendida por 1.000.000 km2, sobre Argelia, Libia y Túnez (África).

5. Cuenca Sedimentaria, con un volumen de 55.000 km3 y con 250.000 km2 de extensión. Conjunto de acuíferos, o de capas múltiples de la Plataforma Arábiga. En Arabia Saudita, Estados Árabes Unidos, Bahrein y Qatar (Asia).

6. Sistema del Acuífero Guaraní, con un volumen de 37.000 km3. Se extiende en una superficie de 1.194.000 km2, en territorios de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay (América del Sur).

7. Acuífero Taklimakan Shamo (en el desierto noroccidental de Takla Makan), con un volumen de 36.000 km3. En China (Asia).

8. Gran Cuenca Artesiana, con un volumen de 20.000 km3, y extensión de 1.750.000 km2. En Australia (Oceanía).

9. Acuífero Ogallala de las Altas Planicies, con un volumen de 15.000 km3. Es un acuífero de manto libre con 450.000 km2 de extensión, en el medio Oeste de Texas, en Estados Unidos de América del Norte (América del Norte).

10. Sistema Acuífero de Iullemeden, con 10.000 a 15.000 km3, y con 500.000 km2 de extensión, en Malí, Níger y Nigeria (África).

11. Acuífero aluvial, de la llanura de Ho Pai, con un volumen de 5.000 km3. En China (Asia).

12. Cuenca del Murzuk, con un volumen de 4.800 km3 y con 450.000 km2 de extensión, en Argelia, Libia y Níger (África).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Derrumbando Buenos Aires

Alfredo Grande (APE)

.

“siempre que se mintió, paró”
“en una sociedad injusta, las dos constantes de ajuste son el azar y el delito”
(aforismos implicados)

UN JUEZ DE CATAMARCA ORDENO EL CESE DE LAS MEDIDAS TUTELARES A UN CHICO DE 15 AÑOS. “Una ley en conflicto con los menores” La sentencia dispone medidas alternativas a la detención de un chico de 15 años que robaba, de familia inserta en la pobreza, y la aplicación de la ley 26.061, para la protección de sus derechos. Un juez de menores de Catamarca dispuso que a un chico, de 15 años, perteneciente a una familia vulnerable por su situación de pobreza y con algunos familiares cumpliendo condena, que había sido detenido en varias ocasiones por robos –las dos últimas recientes y en menos de 48 horas– y que tiene adicción a las drogas, se lo tratara con todas las medidas alternativas posibles a la privación de libertad; ordenó que cesaran las medidas tutelares que pesaban sobre él y dispuso la aplicación de la ley 26.061, que se refiere a la protección integral de los derechos de los niños y niñas. En pocas palabras, lo consideró una víctima de las políticas de los adultos a la que, más que castigo, había que dar protección. El fallo, al que tuvo acceso Página/12, fue dictado el 18 de octubre y concierne a B.N.E.M., las siglas del chico de 15 años que fue detenido tras robar en dos ocasiones en menos de 48 horas. “No son los menores que están en conflicto con la ley penal -aseguró Morabito a este cronista-, sino que es la ley penal la que está en conflicto con los menores.” Por Horacio Cecchi

Cuando la justicia y el derecho son una cosa y la misma cosa, los ángeles sonríen. La cultura represora que aniquila deseos e impone mandatos, se nutre de la pluma, de la espada y la palabra. Con ese tridente arrasa la subjetividad y machaca los cuerpos. Una sigla en reemplazo de un nombre propio (B.N.E.M.) es la marca menos sanguinaria que puede mostrar este “menor”. En realidad, es ya un veterano de muchas guerras, de las cuales apenas encontrará reposo hasta que el tiempo, que nada sabe de esperas, lo vuelva a arrojar con la maldición de la mayoría de edad al campo de exterminios que algunos llaman vulnerabilidad. Medidas tutelares que apenas son salvajismos con el costoso disfraz normativo que la siempre alerta burocracia alquila o vende. La privación de la libertad, que el magistrado opta por no implementar, en realidad se ha consumado hace años. Este joven viejo no dispone de ninguna libertad. De alegrarse, de crear, de divertirse, de compartir, de soñar, de reír, de pensar, de amar, de confiar. Nació hace 15 años, con una democracia que cumplía 13 años. Podría decirse que BNEM y la democracia eran hermanos. En realidad, debieron serlo. Pero no lo son. Nunca más el “menor”, tutelado sin tutela, podrá recuperar lo que varios se llevaron. Ha desaparecido aunque todavía no lo sepa. Pero lo sufre en su propia carne maltratada. No aparece ni siquiera su nombre, porque el excluido, el precarizado, el exiliado del consumo, solo tiene siglas que lo identifican, NBI que lo acorralan y estadísticas que lo esconden. No es en vano que la cultura represora nos recuerde que una golondrina no hace verano. Sabe, por vieja y por diabla, que solamente garantiza el más crudo de los inviernos. BNEM podrá no empeorar su situación, pero jamás mejorarla. Y los cientos de miles que ni siquiera son reconocidos por una sigla, seguirán deslizándose en esa mezcla de tren fantasma y montaña rusa de la indigencia maquillada como pobreza. Los 15 años cosidos a retazos, como diría el poeta, no podrán ser reparados jamás. El daño psíquico, que se evidencia en la mente, en el cuerpo y en los vínculos sociales, no podrá jamás ser reparado. Primero porque el daño es demasiado y segundo, porque en los análisis macro y micro económicos, sociales, políticos, etc, el sujeto del deseo no está convidado y además es de piedra. O sea: lo han petrificado entre tantas resoluciones contrariadas, tantas advertencias desoídas, tantas miserias planificadas. Mientras algunos sostienen la opción por los más pobres, otros enseñorean la opción por los delincuentes. No para ayudarlos, sino para estigmatizarlos. De esta forma, el código penal se convierte en una de las herramientas más sanguinarias de la cultura represora. Es el sostén ideológico, político del gatillo fácil. Porque si fácil es disparar, mucho más fácil es convertir las NBI en conductas delictivas. Porque los pobres, los indigentes, no son delincuentes, pero eso no impide que los traten como tales. La construcción social de un delincuente, de un vago y mal entretenido, no tiene mucha prisa, pero mucho menos tiene pausa. Decir que pobreza y delincuencia no van juntos es cierto, pero apenas plantea el problema real. Porque la cultura represora en forma permanente junta, acerca, pegotea, mezcla la delincuencia con la pobreza y logra, como nos recuerda la Cantata Santa María de Iquique, que “es peligroso ser pobre amigo”. Y vaya si lo es. Para los delitos de los funcionarios que administran para sí mismos el “bien común”, siempre se habla, en el mejor de los casos, de errores de gestión. Pero la indigestión siempre es de nosotros, la panza llena y el corazón zurcido son ajenos. A miles de kilómetros de distancia, millones de ciudadanos estamos siendo tutelados por un tutor desaprensivo, soberbio, inútil, oportunista y con una clara decisión política, opuesta a su declamación más conocida. Hay que derrumbar Buenos Aires. Un edificio que no tuvo la vergüenza de haber sido, pero ahora tiene el dolor de ya no ser. Pero el derrumbe no es de un edificio, al menos no solamente. El derrumbe es de muchas vidas, muchas historias, muchos deseos, muchos proyectos. Implota la vida, y entonces el arrasamiento de todos los sentidos es inevitable. Con la mala conciencia de los capitalistas, más serios o más solemnes, dice que se les pagará el valor del inmueble. Hasta una tarjeta de crédito asegura que hay cosas que no tienen precio. Pero no es raro que el Jefe de los Desastres confunda precio con valor. O valor de uso con valor de cambio. A los que consiguen todo pagando como un chanbón, al decir del tango, no les cabe que vivir es atesorar muchas vidas en una sola. Y que cuando nos arrebatan una sola de ellas, que puede ser un cuadro de nuestra juventud, una ropa que usaba nuestro padre, la paleta de paddle con la que jugaba con mi hermano, todas nuestras vidas se conmueven. Si el cuerpo es la casa del alma, la casa es refugio y disfrute de nuestro cuerpo y nuestra alma. Pero para la cultura represora y arrasadora, construir tiene un costo que siempre paga otro. Con derrumbes, falta de presión de agua, contaminación del aire, pérdida de espacio aéreo, saturación de espacios libres, proliferación de espacios ocupados. Los countries verticales son la peor respuesta a una pregunta que sólo se hacen aquellos que no viven de su trabajo: ¿A dónde te gustaría vivir? Los demás, viven donde pueden, nunca donde quieren, y donde los dejan. Las riberas del riachuelo, que de tan contaminado ha perdido todo vestigio de agua, no parece un espacio donde vivir, jugar, amar. Los derrumbados de la historia no temen perder su vivienda, ya que no la tienen. Están aterrorizados de perder su vida, porque la democracia se empeña en no cuidarla. Los sobrevivientes, (para decirlo de alguna manera), del derrumbe tienen algo en común, y lamentablemente algo muy malo en común, con ese joven de Catamarca. Serán pronto estadísticas, planillas, olvido. Pienso que si usáramos el código penal para entender la política en la reina del plata, hablaríamos de dolo eventual del progresismo para que nuestro “petit Berlusconi” haya podido humillarnos 4 años y ahora quiera hacerlo otros cuatro años más. Propongo que en el recuerdo necesario de las jornadas de diciembre 2001, actualicemos esa épica, aunque remixada en estos tiempos de capitalismo serio. De la queja a la protesta, de la protesta al combate. “Que se vaya Uno”. Porque juntos venimos mal y no queremos ser cómplices de que continúe derrumbando Buenos Aires.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Nada importa, sólo son negocios...

Prof. Juan Carlos Sánchez (especial para ARGENPRESS.info)

Isidoro Madueña, de 74 años y con una discapacidad auditiva, fue hallado muerto entre los escombros del edificio de Bartolomé Mitre, luego de los insistentes y justos reclamos de su hijo Mariano. Una vez más, al igual que en ocasión del derrumbe en el gimnasio de Villa Urquiza, la ausencia de controles estatales en las obras de construcción se cobró una nueva víctima.

Ayer, el Jefe de Gobierno se solazaba con que la tragedia solamente tuvo como saldo un "desaparecido". Más allá de las disculpas enviadas al hijo del fallecido a través de Guillermo Montenegro, el Ministro de Seguridad de la Ciudad, debemos señalar que sus declaraciones ofenden la memoria de quienes hoy no están y soñaban con otra Argentina.
Resulta grave que un político con aspiraciones presidenciales para el 2015 agravie ese sentimiento compartido por todas y todos los argentinos. Es inaceptable. No se puede admitir esta categoría en una democracia y en un verdadero Estado de Derecho.
Pero ocurre que sólo son negocios. El boom de la construcción, impulsado por Nicolás Caputo, su íntimo amigo y que hasta llegó a ser nombrado "asesor" del Gobierno de la Ciudad, resulta ser la industria que ha decidido promover el Gobierno de la Ciudad sin importar la vida y los bienes de las y los ciudadanos.
No le creían al hijo de Isidoro. Al igual que durante la desaparición de Jorge Julio López, prefirieron la hipótesis que se había ido o extraviado antes que pensar en la realidad que hoy nos conmueve. Esta vez, no fue Aníbal Fernández pero sí lo pensaron y expresaron los funcionarios del Gobierno de la Ciudad.
Pero peor aún, es el desdén por la discapacidad, tanto a nivel gubernamental como a nivel mediático. Parece que no existiera, si tenemos en cuenta la escasa predisposición hacia la búsqueda del anciano fallecido y la mentira mediática llevada a cabo por los multimedios.
Y ello también es grave. Desconocer la realidad, en este caso, de las personas con discapacidad auditiva, cuya mayor prevalencia se encuentra en su adquisición congénita y en la vejez, supone una clara discriminación. Nada extraño en una sociedad donde los paradigmas de la irrelevancia y de la inutilidad reinan con absoluta fluidez en los ámbitos sociales y estatales para olvidarse de quienes sufren una disminución en sus capacidades físicas y mentales.
Nada importa, sólo son negocios. Si bien la discapacidad tiene sus "cajas" específicas, de la mano de proveedores que viven del Estado y de las Obras Sociales, no resulta ser un gran negocio. Ocurre que el verdadero es aquel que atiende las necesidades de la burguesía, antes que la del proletariado. La primera, siempre mira de costado cada vez que una persona con discapacidad aparece en su línea visual y la segunda, a veces, suele esconderla dentro de su propia familia por desconocimiento y porque los prejuicios sociales son mayores que la comprensión de la problemática que enfrentan.
El colega Alfredo Grande afirma que se está "Derrumbando Buenos Aires", pero la realidad es que se está "Destruyendo Buenos Aires". Porque cuando un gobierno solamente atiende las necesidades del sector social más favorecido en detrimento de las grandes mayorías, destruye el tejido social; cuando piensa en lo privado dentro de lo público, está destruyendo el patrimonio común que nos corresponde a las y los ciudadanos, y cuando deja librada a su suerte a quienes, como Isidoro y tantas y tantos otros, sufren algún tipo de discapacidad, está destruyendo a las personas que tienen alguna disminución física o mental.
En suma, está destruyendo la memoria y la democracia. Y ello resulta tan grave como lo acontecido en Cromañón. No importa si son 194 o una sola, lo que verdaderamente importa es que el Estado está ausente para que lo privado siga haciendo buenos negocios con la protección de lo estatal, de lo público, mientras todas y todos miran para otro lado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Ante el mismo modelo

Daniel Jorajuría (ACTA)

Se ha hablado mucho de que éste es un modelo distinto, pero, el Modelo es el mismo. En el 85, la huelga de Ford fue reprimida por 2000 policías. En el 90 cayeron asesinados los trabajadores, Víctor Choque, Teresa Rodríguez, Francisco Escobar, Mauro Ojeda y se procesaron a más de 4000 dirigentes sociales.

En el último año 14 trabajadores y referentes sociales asesinados por luchas reivindicativas, otros 4.000 dirigentes procesados y algunos detenidos.

Por lo tanto, la política de judicialización de la protesta es la misma, quizás más selectiva, veamos:

Hospital Francés: Patota y Judicialización.

Casino de Puerto Madero: Patota y Judicialización.

ADOSAC: Patota y Judicialización.

Ferrocarriles: Patota y Muerte.

Parque Indoamericano: Represión y Muerte.

Pueblo Qom: Represión y Muerte.

Ingenio Ledesma: Represión y Muerte.

En los 90, como en el 2010, un modelo represor y procesador, por el enorme delito de ocupar las calles, de hacer una marcha o movilización contra la precarización, en solidaridad con nuestra clase

Estamos ante un Estado autoritario que quiere imponer cosas sin diálogo: Nuestra autonomía no se perdona, no se cuenta dentro de lo previsto y se combate a través de la Patota, de la Fuerza Pública, de los jueces adictos al Gobierno y como no pueden doblegarnos, no nos dan la Personería Gremial, pero sí intervienen nuestra Central y tienen el mismo hilo conductor de los 90, “la precarización laboral para aumentar la plusvalía del patrón”.

¿Dónde está el cambio del modelo? Es el mismo modelo y la misma política, reprimiendo y penalizando a los trabajadores que no se resignan. Un verdadero cambio sería no penalizar a los trabajadores por reclamar, sino penalizar a los violadores de los derechos que se reclaman.

Cuando al trabajador le imponen trabajo ilegal, se esconde, empresa ilegal y venta ilegal y eso sí es delito y debe penalizarse. Cuando un trabajador muere o se mutila por dolo o culpa de la empresa, eso es delito y debe penalizarse.

Cuando un niño es tarefero o recoge algodón en el campo, cuando un niño hace de banderillero en una fumigación, eso sí es delito y hay que penalizarlo. Cuando nos obligan a trabajar como falso monotributista o falso cooperativista hay que penar a los responsables.

Cuando los fallos judiciales declaran la nulidad de un despido discriminatorio por organizarnos y el patrón se resiste a cumplir con el fallo y no reincorpora, hay que penalizarlo.

La nómina sería interminable, pero ante tantos delitos patronales, ¿por qué se castiga a la víctima? ¿No es tiempo ya de crear un Derecho Penal Laboral que termine con estos delitos y castigue a los verdaderos culpables y no a quienes lo sufren?

Ratificamos nuestra agenda de derechos

I.- La demanda fundamental por la libertad y democracia sindical, como nuestra hoja de ruta. Derechos que deben ser protegidos y respetados y cualquier acción de privados o gobiernos que los ataquen de forma directa o indirecta deben ser considerados graves violaciones a los derechos humanos y sus violadores castigados. En este marco el inmediato reconocimiento a nuestras organizaciones sindicales y la Personería Gremial a la CTA y la reforma de la Ley 23.551.

II.- El derecho a la estabilidad en el empleo, como inescindible de la libertad sindical. Ningún trabajador debe ser privado del derecho constitucional al trabajo y debemos manifestarnos contra el despido sin causa, prohibido por el artìculo 4º del Convenio 158 de la OIT, que debe ser ratificado por nuestro país, si es cierto, que se quiere proteger el empleo.

Con este despido se atenta contra la subsistencia, contra la dignidad, contra la indemnidad y contra la progresividad del derecho; principio constitucional, que es el pacto histórico del Estado de Derecho: La mejora de los derechos de los trabajadores. Además esa prohibición no es absoluta si hay justa causa. Pero sin lugar a dudas, como nos enseña Moisés Meik, el art. 245 de la Ley de Contrato de Trabajo es inconstitucional porque no protege a los trabajadores de los principios constitucionales expresados, no protege del despido sino que lo hace válido.

III.- Ante los cambios de la organización empresaria para desresponsabilizarse de sus obligaciones laborales, debemos extender la responsabilidad de la empresa principal y luchar contra toda forma de tercerización. La tercerización no es compatible con la empresa sostenible que reclaman los empresarios.

IV.- Ante la reforma de la Ley de Riesgos del Trabajo no hablan de la eliminación de las ART como se hizo con las AFJP. Es como poner al zorro a cuidar el gallinero. Si no lo hacen estarían ante otra claudicación histórica con el discurso que declaman.

V.- En los 90 ya comprobamos que no era cierto que había que crecer para distribuir (la riqueza nunca derramó). Y sí aprendimos que había que distribuir para crecer. Por eso debe reglamentarse el derecho sobre participación de las ganancias en las empresas que tenemos los trabajadores constitucionalmente desde hace 44 años y no se cumple. Si no lo hacen, que no digan que están del lado del trabajador.

VI.- Terminar a través de la jerarquización, fortalecimiento y penalización por parte de la Inspección del Trabajo, con el delito de la no registración laboral, el fraude laboral del falso autónomo, del falso monotributista, falso cooperativista, como mecanismo de aprovechamiento de la economía formal, haciendo asumir el riesgo empresario y todos los aportes a la seguridad social al trabajador individual.

VII.- El salario no es ganancia. La eliminación del Impuesto a las Ganancias sobre el salario y la recuperación de lo aportes patronales. Asimismo el aumento de los topes salariales para el cobro de las asignaciones familiares.

VIII.- El 82% móvil. Para saldar la deuda histórica con todos los trabajadores Argentinos.

Ante la instalación de un nuevo Congreso de la Nación ésta es nuestra agenda para lograr una sociedad más estable y segura. Y fundamentalmente, para que la clase trabajadora recupere la movilidad ascendente que se detuvo en los 90.

Daniel Jorajuría es Secretario Gremial de la CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Alarmante informe de la CTC dirigido al subcomité contra la tortura en Ginebra: Un diez en muerte para el sistema carcelario

REDACCION ROSARIO

La muerte por ahorcamiento de otro detenido en Coronda, acaecida este miércoles, es la décima en cárceles santafesinas durante el año 2011, otorgándole a la actual administración de gobierno el macabro récord de cuarenta muertes en cuatro años de gestión. “En Santa Fe se haya vigente una pena de muerte informal”, sentenció en diálogo con Redacción Rosario, Lilian Echegoy, de la Coordinadora de Trabajo Carcelario (CTC), entidad que elaboró un informe sobre la alarmante situación del sistema carcelario santafesino que será remitido esta semana al Subcomité contra la Tortura en Ginebra como respaldo a la solicitud de una visita in situ de expertos de ese órgano a Santa Fe.

El exhaustivo informe elaborado por la CTC da cuenta de una realidad omitida sistemáticamente por autoridades y medios de comunicación. Detalla, entre otros aspectos, que más de la mitad de los detenidos carece de condena, que –pese a lo dispuesto por la Justicia– un tercio del total se encuentra alojado en dependencias policiales y que casi un centenar, entre quienes se hayan privados de libertad, son menores de edad.

Las más de cuarenta muertes acaecidas durante los cuatro años de gobierno de Hermes Binner son la cumbre de un gran iceberg que deriva de “la ausencia total de una política en materia carcelaria”, sostiene Echegoy, para quien en la provincia rige “una pena de muerte informal”.

“El Estado no cumple con lo mínimo que tiene que garantizar, que es la seguridad de los detenidos”, señala la referente de la CTC, una de las veinte organizaciones que conforman el Protocolo contra la Tortura y que la semana pasada se reunieron con el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) en Buenos Aires, donde la CTC entregó su informe para que sea elevado al Comité suizo y cuya trascripción íntegra publicamos a continuación:

Situación de los lugares de encierro en la Provincia de Santa Fe

Al corriente mes, la cantidad total de personas privadas de la libertad en la provincia asciende a 4.128 personas, distribuidas de la siguiente manera: en unidades penitenciarias bajo la órbita del Servicio Penitenciario de la Provincia 2.620 personas, en dependencias policiales 1508.

Del total de los detenidos 122 son mujeres y 83 son jóvenes menores de edad. Un 53 por ciento del total no tiene condena. Si diferenciamos entre detenidos a disposición de la justicia provincial y detenidos a disposición de la justicia Federal, nos encontramos que en este último caso la cantidad de procesados asciende al 58 por ciento.

Personas privadas de libertad en dependencias policiales

Las dependencias policiales, básicamente Comisarías, no se encuentran preparadas para alojar personas, y pese a que legalmente no deberían estar allí, una persona puede transcurrir más de un año o toda su condena en estas. Por ello la situación en dependencias policiales es de la precariedad más absoluta, no se garantiza un lugar digno para vivir, no se garantiza la salud, la educación, la posibilidad de realizar actividad alguna. Y a ellos se suma un altísimo grado de violencia policial.

De las 1508 que se encuentran alojadas en dependencias policiales de la Provincia de Santa Fe, se alojan en Comisarías y Alcaidía de Rosario 920, lo cual equivale al 61 por ciento del total.

En la ciudad de Rosario, donde se concentra el mayor número de personas privadas de libertad en dependencias policiales, en el año 2007, la Cámara de Apelaciones de Rosario revocó una sentencia de primera instancia e hizo lugar a un recurso de Habeas Corpus “ordenando al Ministerio de Gobierno, Justicia y Culto de la provincia que, en lo inmediato, distribuya los excedentes de población de privados de libertad actualmente existentes en las seccionales de la Unidad Regional II, a otras unidades de detención de la región o, en su caso, de todo el sistema provincial y culmine el proceso de distribución de modo que dichas reparticiones no se conviertan en establecimientos de privación de libertad permanentes”.

Pese a la clara orden judicial y el tiempo transcurrido, gran cantidad de personas siguen padeciendo el encierro en estos lugares, en forma permanente.

En el mencionado trámite judicial se constató que el 70 por ciento de las Comisarías de la ciudad resultaban inadecuadas para alojar personas, lesionando los derechos básicos de las personas privadas de la libertad. Pese a los años transcurridos la situación no ha variado.

Se suma a las condiciones de inhabitabilidad, la sobrepoblación que duplica o triplica la capacidad de las mismas. La mayoría de las dependencias policiales, carecen de aireación, no tienen patio donde se pueda estar al aire libre y exponerse a la luz solar.

En general tienen uno o dos sanitarios, sin las condiciones mínimas de higiene y privacidad en lugares donde se alojan entre 20 y 50 personas.

Tampoco constan de lugar adecuado para pernoctar, careciendo de colchones y ropa de cama. En algunas dependencias deben turnarse para dormir. Como expusiéramos más arriba no existe un sistema de salud que garantice dicho derecho. Ante dolencias o enfermedades, se recurre al sistema público de salud, quien responde en forma reticente y en muchos casos sólo bajo orden judicial. Son constantes las denuncias por hechos de violencia dentro de los penales en comisarías, ya sea por el accionar policial o por problemas de convivencia agravados por las condiciones infrahumanas de vida.

En el ámbito policial es común el pedido de dinero a familiares para no trasladar a los detenidos, o para mantenerlos en lugares “tranquilos”, para otorgar visitas “extraordinarias” y dejar ingresar elementos prohibidos.

Situación carcelaria

Si bien en principio y conforme los datos oficiales, no existe sobrepoblación en las unidades penitenciarias, existen fallas estructurales en los penales que no se condicen con la dignidad humana. Faltan elementos indispensables, como colchones, ventanas en invierno, problemas con los desagües cloacales, cañerías, falta de agua potable, mala calidad de la alimentación.

Son graves los problemas estructurales en la cárcel de Piñero pese a ser una unidad nueva, hay patios y celdas que, desde su origen, se inundan sin solución. El último modulo habilitado, carece de espacio para deportes al exterior, de talleres y solo tiene un aula.

No se garantiza, pese a la existencia de una ley nacional (26695) que así lo establece, el acceso a la educación. De hecho en Piñero los internos que quieren cursar el secundario, lo hacen cada 15 días.

En los últimos años el servicio penitenciario, ha procedido a derivar fuera de la provincia a personas privadas de la libertad que se encuentran a disposición de jueces de la provincia, alejándolos de sus jueces naturales y sus familias, violentando sus derechos básicos.

Se han producido además traslados de delegados que han participado en huelgas y reclamos.
Sigue resultando grave la cantidad de fallecidos en forma violenta, por suicidios o enfermedad, sin que se investiguen las causas de estos decesos, ni se determine sus responsables.

En el presente año han fallecido, hasta la fecha, en lugares de encierro, las siguientes personas:

» 4-2-2011: Sposito Carlos, Unidad 2 de Las Flores, fallece en el Hospital Cullen

» 8-2 -2011: Leiva Walter Javier, 24 Años, en La Unidad 3 de Rosario. Fallece en el HECA

» 8-2 2011: Fussi Vanesa, 28 años, ahorcamiento, Unidad 4 de Santa Fe

» 14-3 2011: Suarez Jorge Luis, 35 años, herida cortopunzante, Pabellon 13 de Coronda

» 22-3-2011: Larenti Pablo, 26 años, quemado, Pabellón 13 Coronda

» 12-4- 2011: Jose Ferrari, ahorcamiento, Pabellón de Castigo, Coronda.

» 22-4 2011: Maximiliano Rojas, 17 años, quemado, Penal Juvenil de Las Flores

» 3-5-2011: Lucas Gonzalez, heridas cortopunzantes, Pabellón 12 de Coronda

» 16-10-2011: Fabián Mendieta, ahorcamiento, Pabellón 11 de Coronda

» 9-11-2011: Ledesma Mario, ahorcamiento, Pabellón de Castigo, Ala Sur, Coronda

Estas muertes ocurren bajo la tutela del Estado, pero no son debidamente investigadas. A modo de ejemplo, los compañeros de pabellón, de Fabián Mendieta (muerto por ahorcamiento), denunciaron que el hecho sucede en conocimiento y ante la inactividad del personal penitenciario. Luego de la denuncia se produjeron una serie de hechos intimidatorios hacia las personas que denunciaron, las cuales siguen en la esfera del Servicio Penitenciario.

Mujeres

Las mujeres se encuentran alojadas, en la Unidad Penitenciaria Nro. 4 de la ciudad de Santa Fe, en la Unidad Penitenciaria Nro. 5 de Rosario y en la Alcaidía de Mujeres, dependiente de la Policía, ubicada en Rosario. Con relación a la Unidad 5 se encuentra en la planta Alta de la Comisaría 8 de la ciudad, y carece de las condiciones mínimas para garantizar la dignidad de las mujeres que allí viven.

Las autoridades no cumplieron con su compromiso de relocalizar esta unidad, que en teoría se llevaría a cabo en el año 2008, ante el reconocimiento que el lugar actual no tiene las condiciones de habitabilidad mínimas.

Por su parte, en la Alcaidía de mujeres, conviven en celdas de 3 y además de un pabellón común para 7. Las celdas, tienen, pese a sus pequeñas dimensiones el baño en su interior, sin puerta o división alguna que garantice la intimidad. Son constantes las quejas por lo escasa y malas condiciones de la comida. No existen controles médicos ni odontológicos, y ante infecciones son medicadas por el mismo personal policial.

Hay mujeres que se encuentran detenidas hace más de 3 años allí y jamás se les ofreció un control ginecológico. No existe posibilidad de realizar actividad laboral o educativa alguna. Tienen prohibido todo contacto físico con sus parejas o esposos, ni tan siquiera pueden darse la mano. No se les brinda la posibilidad de acceder a una visita íntima. Tienen prohibido el ingreso de afeitadoras y maquillaje. No tienen comunicación con el exterior, ya que no hay teléfono, hay un solo televisor sin antena que a duras penas capta los canales locales. Por último en el lugar deben convivir con las ratas, ante la falta de control de plagas por parte de las autoridades.

Niños

Existen detenidos en la provincia 83 jóvenes, 47 de ellos se encuentra alojados en el IRAR (Instituto de Rehabilitación del Adolecente de Rosario). Dieciocho están en el Penal Juvenil dentro de la Unidad Penitenciaria de la Provincia con asiento en la Ciudad de Santa Fe, (Cárcel de las Flores) y el resto en dependencias Policiales.
El IRAR hoy día esta administrado por la Dirección Provincial de Justicia Penal Juvenil y el Servicio Penitenciario.

Conforme le régimen actual los jóvenes, se encuentran detenidos por orden judicial de los jueces de menores, pero no se encuentran cumpliendo condena.

El IRAR, desde que se inauguró en el año 1999, demostró ser una institución no apta, desde lo edilicio para el cumplimiento de la tutela de niños, a lo que se suma la violación a los derechos básicos de los adolescentes que es constante, ya que el lugar carece de la higiene mínima requerida, hay escasas actividades, no se encuentra garantizado el acceso de todos a la escuela. Son constantes los hechos de violencia hacia los jóvenes por parte del Servicio Penitenciario, o entre ellos, por existir graves problemas de convivencia, que no merecen intervención alguna por parte de las autoridades. También son constantes las denuncias, de torturas y apremios por parte de la policía al momento de ser detenidos, y que no derivan en investigación alguna por parte las autoridades políticas ni judiciales.

Salud

Una de las deficiencias más graves detectadas es la falta de una política seria y especifica en cuanto a la salud de los detenidos. Si bien las cárceles de Piñero y la Unidad 3 de Rosario, tienen “enfermerías” las mismas carecen de las condiciones mínimas para garantizar una atención de salud adecuada.

En todas las unidades existe personal médico, pero son constantes y sistemáticos los reclamos por la falta de atención o mala atención de salud. En este sentido, los internos han denunciado que el fallecimiento de algunos compañeros se motivó en la falta de atención médica oportuna. Estas denuncias no han sido investigadas.

Con relación a la atención odontológica la misma no solo es deficiente, sino que ciertas prácticas, deben ser abonadas por los internos.

Los efectores públicos, con excepción de la sala específica que se encuentra en el Hospital Cullen de la ciudad de Santa Fe, se niegan a atender personas privadas de la libertad, solo son atendidos en grave estado y son reintegrados a los penales cuando su salud no se encuentra repuesta.

Resulta alarmante la falta de política para el tratamiento y prevención de la Tuberculosis. La detección tardía, sobre todo cuando se trata de personas detenidas en dependencias policiales permite una constante diseminación de la enfermedad.

Aislamiento

Ante conflictos o supuestos conflictos de convivencia se deriva a las personas detenidas en Unidades penitenciarias a las celdas que antes se destinaban para castigo. Manteniéndose el régimen de castigo. Las personas en estos pabellones, conocidos vulgarmente como “buzones”, pasan 23 horas del día encerrados, sin contacto con el exterior, sin acceso a patio, recreación, escuela, o actividad alguna. Esta situación fomenta la violencia, la autolesión y los suicidios.

Conclusión

La falta de una política seria en materia carcelaria, de una inversión adecuada, conllevan a una constante violación de los derechos básicos de quienes se encuentran privados de libertad.

Esta falta de política pública, del estado santafesino, en materia carcelaria determina altos niveles de violencia que resulta difícil detallar en cuanto no existe información oficial sobre los casos de heridos, auto lesiones, intentos de suicidio, violencia intracarcelaria y muertes, que ingresan a las estadísticas como muerte natural o por enfermedad. Asimismo el deterioro en materia de salud y las fallas graves en la atención sicológica han conducido a situaciones ciertamente dramáticas que no se reflejan en los datos oficiales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...