martes, 22 de noviembre de 2011

“Desde el franquismo nunca la derecha española había logrado unos resultados tan aplastante”

Dick Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

El País Vasco es el único rincón del Estado español y unos de los pocos, casi único de Europa, donde gana la izquierda por mayoría, sostiene el reportero Unai Aranzadi, comentando las elecciones en España.


1. ¿Cual es la lectura que haces sobre el excepcional avance del PP en estas elecciones?
– La explicación común es que después de ocho años con un gobierno que ha generado millones de desempleados el pueblo quiere algo diferente, sin embargo, yo haría una lectura mas profunda. Yo diría que en los países del capital, se ha favorecido el bipartidismo como ilusión de cambio y de diversidad. Yo lo llamo, capitalismo bicéfalo. Poli bueno, poli malo, el mismo producto con dos caras. La gente cambia de un partido a otro para no cambiar en realidad nada.

2. La izquierda Unida aumenta de dos a once escaños. ¿A qué se debe?
– Izquierda Unida, para los españoles, podría ser esa tercera opción al bipartidismo, aunque al no contar con influencia en los ámbitos de Poder (comunicativo, empresarial, etc...) lo tiene prácticamente imposible.

Foto: Unai Aranzadi

3. En Cataluña y en el Euskal Herria (País Vasco) también hay interesantes movimientos del electorado donde la CiU aumenta de 10 a 16. En el País Vasco la nueva coalición de izquierda Amaiur repite el formidable triunfo de Bildu en el
mes de mayo y conquista siete curules mientras PNV queda en segundo lugar.

– El País Vasco es el único rincón del Estado español y unos de los pocos, casi único de Europa, donde gana la izquierda por mayoría. Yo creo que se debe al espíritu crítico e inconformista que emerge de los colectivos y pueblos reprimidos.

4. Finalmente, ¿cómo interpreta la derrota del PSOE en toda España?

– Era absolutamente esperada. El PSOE tuvo 8 años para tratar de hacer políticas sociales, mas sin embargo, optó por ayudar a los bancos y abandonar a sus ciudadanos. Así de sencillo. Ni siquiera rozo la idea de la socialdemocracia.

5. ¿La perspectiva para el pueblo español con un régimen heredado del franquismo?

– La ultraderecha del PP ha gobernado en dos legislaturas anteriores, pero desde el franquismo nunca la derecha española había logrado unos resultados tan aplastantes.

Lo que se espera son políticas antisociales, mano dura, seguidísimo de lo que diga Ángela Merkel y bloqueos al importante proceso de paz del País Vasco.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los sucesores de Aznar consiguen la mayoría absoluta

SERPAL

El derechista Partido Popular consiguió la mayoría absoluta en el parlamento español y por lo tanto el gobierno de Mariano Rajoy tendrá manos libres para aplicar todas las medidas que considere convenientes para afrontar la durísima situación económica y social española.

El PP ganó con amplitud sin decir en campaña prácticamente nada de lo que realmente piensa hacer desde el gobierno. Solo ambigüedades y promesas de buenos propósitos. La táctica fue esperar el previsible desgaste del PSOE en estos agónicos meses de fin de mandato, con el goteo diario de malas noticias originadas por la crisis en las economías europeas y las caídas de los gobiernos de Grecia e Italia.
En realidad, el día en que el presidente Zapatero por presión de los "mercados" dio un inesperado giro de 180 grados en su política y tomó medidas que previamente había reiterado que "jamás haría", comenzó el desbande de los votantes socialistas. Zapatero congeló las pensiones, aceptó reformas en la legislación laboral que perjudican a los trabajadores, y anunció recortes -entre otros - en servicios sociales y en obras públicas.
A partir de entonces su gobierno estuvo bajo la permanente presión del PP que le imputaba falta de previsión ante la crisis, y no tomar las medidas suficientes para mejorar la situación. La economía siguió "achicándose" y los índices de desocupación fueron creciendo gradualmente, (actualmente los "parados" son casi cinco millones, más del 20% de la población). Como suele ocurrir en estos casos, los sectores más débiles de la sociedad fueron los primeros en sufrir las consecuencias de los "ajustes" adoptados por el PSOE con la intención de "contentar" a los "mercados". Familias de escasos recursos, trabajadores con baja formación, inmigrantes que fueron mano de obra barata y dispuesta durante los años de expansión de la "burbuja inmobiliaria" vieron empeorar su situación y perder las ayudas sociales que algunos de ellos estaban recibiendo del llamado "Estado de bienestar". Diariamente se anuncia el cierre de empresas, el recorte de prestaciones sanitarias, o se fijan condiciones laborales -horarios y salarios- más penosos para quienes intentan mantener sus puestos de trabajo. Todos los presagios acerca del futuro inmediato son inquietantes.
La presión del PP y de las confederaciones empresariales que exigían medidas urgentes ( todas dirigidas a preservar ventajas, ganancias y estabilidad de las grandes empresas ) y el desconcierto de un gobierno abocado a decidir acciones a contramano de su programa electoral, terminó en una convocatoria anticipada de las elecciones que debían realizarse en el primer trimestre del año próximo.
La relativa paridad en expectativa de votos que existía hace un año en las encuestas, se fue quebrando en favor del PP que cada día aumentaba su ventaja. En las vísperas de los comicios, hubo medios de comunicación que estimaban que Rajoy podía estar en una banda entre 188 y 194 escaños. La campaña estuvo centrada en el bipartidismo, producto de un cuestionado sistema electoral diseñado para anular otras expresiones políticas. Pero tanto el PSOE como el PP, aunque aparentemente enfrentados en la pugna electoral, no han hecho nada durante sus gobiernos para adecuar el sistema y hacerlo más justo y proporcional. Los grandes medios de comunicación también colaboraron para que cualquier solución se resolviera por "cara o cruz": PP o PSOE. Una forma de garantizar que los posibles "cambios" se conviertan en meros maquillajes.
Algunas viñetas ilustraban el ánimo de los votantes, al mostrar a un ciudadano que depositaba el voto en la urna tapándose la nariz con gesto de repugnancia. Las consignas de los "indignados" están más vigentes que nunca: "Nuestros sueños no caben en sus urnas"; "no es una crisis, es una estafa"; "por una ley electoral justa"; "bipartidismo es dictadura"; "no somos mercancías en manos de políticos y banqueros"; "el pueblo unido funciona sin partidos"; "el futuro de España, emigra a Alemania"...
Y así, tras una campaña electoral más hueca que nunca y con final previsible, se llegó al desenlace del domingo.
El Partido Popular, el mismo que en el 2004 años perdió el gobierno tras haber sido "comparsa" del dúo Bush-Blair en la invasión y ocupación de Irak argumentando las "armas de destrucción masiva" que tenía Sadam Hussein y cuyo ex presidente (José María Aznar ) se convirtió en asesor del imperio de comunicaciones de Robert Murdoch o de la transnacional española de la energía ENDESA, es el partido al que casi 11 millones de españoles votaron como esperanza de "cambio", se supone que a mejor.
El PP obtuvo 186 diputados, de todos modos una holgada mayoría absoluta que le permitirá gobernar sin depender de otros partidos menores.
El análisis comparativo en votos, permite establecer que en las elecciones de ayer, el PP obtuvo 10.830.000 votos, contra 10.278.000 en el 2008. Pero a pesar de ese aumento moderado en votos reales, pasó de 154 a 186 escaños, un incremento de 32 diputados. La explicación está en la caída en picada del PSOE, que perdió en estos comicios más de 4 millones de votos con respecto a las anteriores generales y cayó de 169 a 110 diputados, una pérdida de nada menos que 59 legisladores.
El PP pasó del 39,94% (2008) al 44,62 % (2011). El PSOE cayó de 43,87 (2008) al 28,73% (2011).
Esos votos se perdieron en abstención, nulos o blancos, o pasaron al partido ganador. Muchos fueron a otras formaciones, particularmente a Izquierda Unida, que se coloca como la tercera formación en votos a nivel estatal, con casi 1.700.000 sufragios, el 6,92% (Había obtenido en el 2008 apenas el 3,77% y 969.946 votos). Y pasa de 2 de diputados a 11 (bloque propio).
También podrán formar bloque propio en Diputados los siguientes grupos políticos:
Convergencia i Unión, coalición nacionalista de Catalunya, (derecha) que alcanzó 16 diputados, mejorando notablemente su votación en 2008 donde había logrado 10 escaños.
AMAIUR, una nueva coalición de la izquierda vasca, que obtuvo 7 diputados y se constituyó en la fuerza más votada en Euskadi, y el PNV, Partido Nacionalista Vasco (centro-derecha) que obtuvo cinco legisladores. Y el Partido Unión Progreso y Democracia, que se define como "progresista" obtuvo 5, con poco más de un millón de votos en todo el estado.
Otros partidos menores se reparten los restantes 8 diputados que compondrán el Congreso español.
La victoria del Partido Popular no ha logrado aplacar la presión de los mercados, eufemismo con el que en realidad se denomina a los grupos de poder económico, fondos de inversión, banqueros y especuladores de bolsa. Las expectativas de que los resultados electorales en España fueran una clara "señal" para calmar esas presiones, no se cumplieron. La bolsa española cayó hoy lunes casi dos puntos, y la prima de riesgo ( que incide en el interés que tiene que pagar el estado español por cada salida de bonos de deuda al mercado ) subió por encima de los 470 puntos.
En diciembre asumirá el nuevo gobierno
Las previsiones indican que en la tercera semana de diciembre serán convocados los diputados electos para conformar el nuevo congreso y fijar las sesiones de investidura.

Antes de Nochebuena estaría el gobierno de Rajoy en funciones y nombrados los ministros que compondrán su gabinete.

Quizás para ese entonces, ya se conozcan cuales son las primeras medidas que tomará el Partido Popular para salir de la grave situación económica y social.
Las previsiones apuntan a nuevos "recortes" en sanidad y educación, que vienen siendo rechazados por los sindicatos y los movimientos sociales. Se teme que el nuevo gobierno avance hacia la privatización gradual de la sanidad pública, un sistema que en los últimos 30 años fue aumentando su excelencia y del cual la mayoría de los españoles estaban muy satisfechos. Y decimos "estaban" porque desde hace unos meses algunos gobiernos autonómicos - fundamentalmente los de Catalunya y Madrid - han comenzado un progresivo desmantelamiento, dando lugar a manifestaciones y acciones diversas de protesta de médicos, personal sanitario y de los propios usuarios.
Algo similar puede ocurrir con la educación, donde podría aumentar el desvío de fondos hacia los llamados "colegios concertados", que en verdad son establecimientos privados, donde los padres realizan diversas formas de aportación económica. Eso podría acentuar una división de la escolaridad entre colegios "de primera" y otros "de segunda", conforme los recursos económicos y la extracción social y económica de los alumnos y de sus familias.
La composición del nuevo congreso, con mayoría absoluta del Partido Popular, hace previsible que las protestas callejeras, algo casi cotidiano desde el nacimiento del 15M, el movimiento de "los indignados", puedan incrementarse como forma de resistencia a la pérdida de derechos, a la falta de trabajo y al deterioro de las condiciones sociales.
Por su parte, el principal partido de oposición, el PSOE, realizará posiblemente en febrero un Congreso que se prevé como de "refundación" del partido, ya que se considera que las actuales circunstancias exigen un replanteo a fondo del programa del histórico partido español fundado hace 132 años por un grupo de intelectuales y trabajadores, particularmente de imprenta, encabezados por Pablo Iglesias. En los últimos 25 años, los congresos del PSOE han ido "podando" principios fundacionales, y con el argumento de "adecuarlos a los nuevos tiempos" lo fueron convirtiendo en un partido social-demócrata cada vez más conformista con las políticas neoliberales.
¿Quiénes ponen y sacan gobiernos en Europa ?
Este cambio de gobierno - el de España- será el tercero que se produce en pocas semanas en Europa. Primero fue el de Grecia, que tras semanas de protestas populares de rechazo a los brutales ajustes, en un proceso inédito desembocó en un ejecutivo presidido por un primer ministro ajeno al parlamento, o sea que no fue votado por el pueblo griego. Este personaje, Lucas Papademos, nombró un gabinete integrado por tecnócratas, refrendado por una mayoría legislativa que optó por ese camino ante las amenazas de quienes ejercen como "patrones" de la Unión Europea: Merkel y Sarkoszy. Papademos no se privó de incluir a miembros de la extrema derecha griega que gracias a este procedimiento consiguieron por primera vez desde 1974 acceder a un gobierno.
El primer ministro saliente, Papandreu, intentó convocar a un referéndum para que fuera el pueblo griego quien decidiera democráticamente si aceptaba la dramática "receta" de fortísimos recortes de salarios, puestos de trabajo y ayudas sociales. Pero la dupla de los jefes de gobierno de Alemania y Francia, reclamaron de inmediato que "se olvidara" de consultas y que diera paso a un gobierno dispuesto a cumplir con las exigencias europeas como condición para recibir nuevos préstamos. En realidad el paso de Grecia, es un paso hacia el vacío. Si el estado se achica, si la deuda crece, las privatizaciones no serán suficientes para recuperar estabilidad. El riesgo del chantaje europeo es que los griegos avancen hacia el desmantelamiento de su país y enajenen sus recursos. Los planes de privatización han sido denunciados como una entrega lisa y llana de todo lo que tenga algo de valor. Al punto de que los "tecnócratas" no descartan incluír en el "remate" algunas de las islas griegas.
En el caso de Italia, la crisis se precipitó en pocos días y lo que no consiguió el pueblo italiano, lo consiguieron "los mercados": la salida del bufonesco Silvio Berlusconi. Pero su reemplazante, Mario Monti, definido también como "tecnócrata" y sin vínculos explícitos con los partidos políticos, ha sido asesor de grandes empresas como "The Coca Cola Company" en Italia, y también de Goldman Sachs, el Fondo de Inversiones más importante del mundo.
A ese mismo grupo financiero pertenece el nuevo presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, quien durante sus funciones de vicepresidente de esa compañía norteamericana en Europa entre los años 2002 al 2006, colaboró en "maquillar" las deudas que ocultaba el gobierno de Grecia. En los últimos días, circulan en Europa documentados análisis que señalan que la crisis sistémica que afecta el continente y la economía mundial, es parte de operaciones de los grandes grupos económicos. Califican de "desembarco" y de "guerra sin cañones" el copamiento progresivo de cargos claves en gobiernos e instituciones económicas europeas por ex directivos y funcionarios de grandes grupos inversores, como el caso de Goldman Sachs.
Michel Wieviorka, sociólogo y profesor de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París, en un artículo titulado "El hundimiento de Europa" indica que "al principio, la crisis era mundial y financiera. Ahora -explica- es sobre todo europea y política, lo que no impide que siga siendo financiera y tenga implicaciones mundiales." También afirma que "la crisis ha hecho aparecer los límites de la acción de los estados europeos frente al capitalismo de los mercados".
Y finaliza: "la vieja Europa parece hundirse en una crisis total, financiera, económica, social pero también política y moral." Quizás suene muy pesimista. Quizás sea el horizonte que tienen que percibir los pueblos para movilizarse y recuperar una democracia verdadera. Para asegurarse un futuro donde los seres humanos estén por encima de los beneficios económicos de los especuladores y de los grandes grupos económicos.

Fuente imagen: PPCYL - FLICKR

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Reino de España: Pasmo, marasmo y fin de época. Domènech, Búster, Raventós y Pisarello

SINPERMISO

Jamás se había asistido en el Reino de España a una campaña electoral tan larga y premiosa, y de resultados tan cantados. Nunca se había mostrado el grueso de la -clase política- tan alejada de las realidades políticas más perentorias, ni tan de espaldas a las preocupaciones sociales y económicas más vivamente percibidas y más acuciantemente sufridas por la población.

Todas las encuestas coincidían: en lo que, por lo pronto, competían los dos contendientes principales era por encabezar el grado de recelo de los ciudadanos. La desconfianza manifestada por los españoles en Rajoy -al que descontaban como ganador- era incluso mayor que el rechazo experimentado hacia el que todos esos sondeos presumían como rotundo perdedor, Rubalcaba. En ambos casos se movía… ¡en torno al 70%! Un verdadero curiosum politológico, prácticamente insólito en la historia electoral comparada.

Los resultados de ayer, 20 de noviembre, han venido a confirmarlo, y por lo magnífico: el PSOE ha sufrido un descalabro electoral sin precedentes -muy superior al pronosticado por las encuestas-, perdiendo cerca de 4 millones trescientos mil votos, mientras al PP del señor Rayoy le ha bastado ganar algo más de medio millón de sufragios para conseguir una mayoría parlamentaria absoluta y absolutamente apabullante. El PSOE ha sido contundente e inapelablemente barrido del mapa del poder político español: ha perdido casi 60 escaños en las Cortes, más de 40 en el Senado y ha sido inclementemente desalojado como primera fuerza política de las ocho Comunidades Autónomas en que todavía era holgadamente mayoritario en 2008, con resultados especialmente dolorosos en Andalucía y en Cataluña, que vienen a añadirse la debacle electoral en las elecciones municipales de la pasada primavera, en las que fue desalojado de todas las grandes capitales de provincia. Pero la suma de votos y la suma de escaños conseguidos entre el PP y el PSOE ha retrocedido visiblemente: el bipartidismo PP/PSOE ha perdido más de 20 escaños en las Cortes, y más de 3,6 millones del sufragio ciudadano.

En el haber de los -indignados- del 15M no sólo hay que poner, pues, sus indiscutibles aportes a la ilustración y toma de consciencia de la opinión pública, sino, en muy buena medida, su inteligente contribución al incipiente, pero seguramente irreversible, agrietamiento del infértil y peligroso bipartidismo que ha devastado la política parlamentaria española en los tres últimos lustros.(1) El mayor beneficiario de ese incipiente agrietamiento ha sido la coalición de IU-ICV, sin que eso signifique quitar mérito a las eficaces campañas del acertado señor Coscubiela (que ha triplicado los resultados de la coalición en Cataluña), del señor Lara (sextuplicando los resultados de IU, aunque muy lejos aún de los resultados de la IU del señor Anguita en 1996) y del señor Llamazares (que ha conseguido con toda justicia escaño parlamentario por Asturias).

El contexto en el que se han desarrollado las elecciones generales es suficientemente conocido. Pero como en los dos últimos años la sucesión y el agolpamiento de hechos y acontecimientos, asaltos de los mercados financieros, intervenciones burocráticas, declaraciones y contradeclaraciones, pronósticos y contrapronósticos han sido de densidad y ritmo vertiginosos, vale la pena empezar recordándolos en sus líneas generales:

Los antecedentes y el contexto de las elecciones

1) Luego de negar pertinazmente durante un año largo la crisis capitalista mundial, estallada como gravísima crisis financiera en verano de 2008, y sus previsiblemente demoledores efectos en la economía española, el gobierno Zapatero aventuró un conjunto de medidas de -estímulo económico- tan improvisadas como insuficientes, tan erráticas y superficiales como mal concebidas.

2) Lo cierto es que el aumento de la deuda pública -que pasó en muy poco tiempo de representar en torno al 30% del PIB a la actual, que rebasa ya holgadamente el 60%- y del déficit presupuestario -muy por encima del 11% del PIB- resultantes, más que una decisión gubernamental consciente, fue resultado de los estabilizadores macroeconómicos automáticos presentes en cualquier economía moderna con una legislación mínimamente social. Con cerca de 5 millones de parados, la cobertura pública del desempleo y los costes de financiación de la deuda pública representan ahora el 50% del gasto público español.

3) Estamos hablando de una economía, cuyo sector privado -hogares y empresas- ha venido acumulando en las dos últimas décadas una deuda -privada- que supera el 300% del PIB. La población está inmersa desde el estallido de la crisis en 2008 en un proceso de deseendeudamiento y desapalancamiento que, obviamente, deprime la demanda efectiva. Los salarios reales apenas han crecido en las últimas décadas, y no han crecido en absoluto en lo que va de siglo, es decir, desde el año 2000. El fabuloso crecimiento de la demanda efectiva y del consumo registrados en la economía española en las dos últimas décadas no resultó de un incremento de los salarios reales acompasado a incrementos paralelos de la productividad laboral, ni de un gasto social que en el Reino de España siempre ha estado muy por debajo de la media europea: Llamazares, con diferencia el mejor diputado de la última legislatura, ha hablado con razón de un Estado de Medioestar en España. Sino que fue resultado de una estúpida y autodestructiva política económica (la política del PP-PSOE, o, si se prefiere, la política de la casta política que ha controlado la Transición democrática) consistente básicamente en la inflación de activos: por señalado ejemplo, la burbuja inmobiliaria alimentada con crédito barato e irresponsablemente concedido.

4) La entrada en el euro, apresuradamente decidida por Aznar en 1997 -forzando al gobierno italiano de Prodi a idéntica precipitación: ¡de aquellos polvos, estos lodos!-, no hizo sino facilitar y radicalizar los potenciales estragos de esa política.

La política económica PP-PSOE de la Transición

Esa política PP-PSOE, la política económica de la Transición, trajo por resultado:

- la duradera congelación del salario real, y empleos de poca calidad;

- la servidumbre por deuda de la población trabajadora española;

- el sobreendeudamiento de las empresas privadas españolas del sector productivo;

- el sobreendeudamiento de la banca española con la banca privada internacional

- El débil desarrollo del estado del bienestar en relación con la media de la zona euro, que se acumula al largo déficit en gasto social en relación con Europa heredado de la dictadura;

- el estancamiento de la productividad laboral;

- un fuerte déficit comercial, solo comparable entre los países miembros de la OCDE al de Estados Unidos, la economía que durante los años felices de la -globalización- se convirtió en el consumidor de último recurso -si así puede decirse- de la economía mundial;

- el aumento exponencial del coste de la vivienda y, en general, de la vida -que destruye inexorablemente la competitividad exterior española-, como resultado de una política económica fundada esencialmente en la inflación de activos;

- el completo enseñoreamiento de la economía nacional por parte de rentistas inmobiliarios y financieros, nacionales y extranjeros;

- la creciente destrucción y puesta en almoneda del sector público y de los bienes comunes nacionales mediante privatizaciones que no han sido sino compras, apalancadas en el crédito barato, de activos públicos -incluidos los restos de banca pública y las cajas de ahorro-, a precio de saldo, trocando progresivamente lo que era y tenía que ser satisfacción pública de necesidades sociales en negocio oligopólico, y derechos esenciales -como el acceso a la información, al crédito, a la educación, a la salud, a la vivienda, a la energía, al transporte, etc) en mercancías innecesariamente encarecidas por las rentas monopólicas de ellas extraídas por quienes con ellas negocian.

- la catastrófica destrucción de nuestras costas, nuestros paisajes y nuestro patrimonio natural.

- y lo peor de todo: precarización laboral y un desempleo pavoroso, rayano ya en el 22% de la población activa. Y cerca de un 50% de paro juvenil, una cifra esta última tan monstruosa, que, en nuestra modesta opinión, condena a cualquier país que la tolere complacientemente a perder incluso el derecho de existencia como nación.

5) Ese enorme endeudamiento privado presiona también ineluctablemente, quieras que no, vía estabilizadores automáticos, al crecimiento de la deuda pública y del déficit presupuestario. Es verdad que la presión podría mitigarse con aumentos significativos de una enérgica actividad exportadora, capaz de corregir el déficit comercial español. Sin embargo, los resultados registrados en este capítulo no han sido lo suficientemente robustos. Ni, de seguir todo igual, es de esperar que lo sean en lo venidero: la congelación del crédito no ayuda precisamente a las empresas exportadoras españolas, ni, menos aún, la suicida política de austeridad fiscal para todos impuesta por la incompetente Comisión Europea, una política que deprime por doquiera la demanda efectiva de todos los países europeos, principales clientes del comercio exterior del Reino (y dicho sea de paso, también de la industria exportadora de la República Federal alemana, cuyos bancos contribuyeron decisivamente a financiar la fiesta de la burbuja inmobiliaria y el crédito barato españoles, y así, la demanda efectiva de las exportaciones de la industria alemana…).

6) La solución histórica -natural- para enfrentarse a situaciones como la presente en países como España, Italia o Francia fue la devaluación de la moneda (las sucesivas devaluaciones de la peseta, de la lira o del franco francés han sido proverbiales durante décadas). Esa solución está ahora vedada por la abdicación de su soberanía monetaria que significó la entrada en el euro. Los resultados del necio diseño institucional de la eurozona -viciado por casi todos los dogmas neoliberales, ignorantes de la racionalidad macroeconómica más elemental-, saltan ahora a la vista: se construyó una Unión Monetaria sin una autoridad fiscal común -sin Tesoro europeo- y con un Banco Central incapaz, por sus mal concebidos estatutos, de cumplir las funciones propias de un verdadero Banco Central, que, entre otras, cosas debe ser el prestamista de último recurso de la zona monetaria sobre la que actúa. Basta comparar este fracasado diseño institucional con el de Estados Unidos: un gran estado federado como California -que si fuera independiente, estaría entre las 10 mayores potencias económicas del mundo- está prácticamente quebrado, y los Estados Unidos tienen una deuda pública muy superior a la española (y sólo un poco inferior a la italiana), pero los bonos estadounidenses a 10 años tienen que pagar unos intereses en torno al 2%, lo que permite refinanciar la deuda norteamericana sin el menor problema, mientras California queda cubierta de la quiebra por la financiación federal. En cambio, en la UE, un minúsculo país como Grecia, que apenas representa el 2,5% del PIB de la eurozona, y cuya deuda, apenas monta el 4% de la eurodeuda, ha puesto patas arriba a la Unión Monetaria Europea, a la UE toda, y de rechazo, a toda la economía mundial.
Incapacidad de la elite política europea para diagnosticar el problema más inmediato: el pésimo diseño político-institucional de la eurozona

7) La elite política europea ha sido incapaz de reaccionar a un problema de diseño institucional básico, clara y distintamente diagnosticado desde hace años, librándose esperpénticamente a sucesivos parches milagreros varios: desde las semimedidas fiscales camufladas de política monetaria del BCE -comprando in angustiis et in extremis deuda pública de los países periféricos en los mercados secundarios-, hasta la tardía creación de un Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, cuya discutible efectividad para parar el contagio a otros países de la crisis de deuda soberana ya tuvimos ocasión de criticar desde la páginas de SinPermiso. En ese mecanismo no parece creer ya nadie, y menos que nadie los propios mercados financieros y los especuladores que en ellos actúan, atacando sin tregua ni merced a la deuda soberana de la eurozona: la propia Francia, amenazada desde hace días por las agencias de calificación -que amagan con privarla de su triple A-, tiene ya hoy un diferencial con el bono alemán a diez años, de 200 puntos básicos: el doble del que tenía el Reino de España cuando, el 10 de mayo de 2010, la Comisión Europea forzó a la timorata e incompetente ministra española de economía, la señora Salgado, a suplicar a su desnortado presidente, Zapatero, un suicidio político que era también una especie de autogolpe de Estado: el que efectivamente dio coram populo, en sede parlamentaria, unos pocos días después mediante el anuncio de un errático -programa- de contrarreformas de corte netamente neoliberal. El programa político con el que fue elegido Zapatero se tiraba con inaudito desparpajo de un día para otro al cesto de la basura, y en vez de convocar inmediatamente elecciones para que los ciudadanos españoles se pronunciaran al respecto, impuso parlamentariamente -con el solo apoyo del señor Durán i Lleida y de unos acríticamente mudos diputados -socialistas-, más atentos al futuro de sus nóminas que a cualquier otra consideración- una política que significaba todo lo contrario: avilantarse por un camino que significaba el mayor recorte de derechos sociales practicado hasta ahora bajo la monarquía borbónica restaurada en 1978. Eso culminó, en verano de 2011, con una contrarreforma neoliberal express de la Constitución de 1978 -esta vez aplaudida por el PP, y por nadie más- que rompía explícitamente con todos los consensos de la Transición al negarse incluso a someterla a referéndum.

Et pour faire la bonne mesure, unas semanas después, Zapatero, sin encomendarse ni a dios ni al diablo, integraba la base de Rota en el peligroso programa norteamericano del -escudo antimisiles-, sin dar nadie tiempo a nadie, ni siquiera al candidato Rubalcaba, a preguntarse si esa decisión es compatible con los resultados del referéndum de 1986, con el que el PSOE de Felipe González nos metió con calzador en la OTAN.

El autogolpe de Zapatero en mayo de 2010 y los golpes de estado técnicos de los mandamases político-financieros de la UE contra Grecia e Italia: el PSOE, de averno en averno

8) A la vista están los resultados del autogolpe de estado del señor Zapatero que puso por obra ese giro político-económico: los mercados atacan con mayor virulencia que nunca a la deuda española; la prima de riesgo sube sin parar: el viernes rozó la peligrosa cota del 7%; el diferencial con el bono alemán se ha quintuplicado; el paro y la precarización laboral, lejos, de tocar fondo, y no digamos de disminuir, sigue creciendo vigorosamente; la demanda efectiva agoniza; la pobreza crece y se enquista; los desahucios se multiplican; el número de familias en las que todos los miembros están en paro se dispara hasta superar el millón y medio; es cada vez mayor el número de desempleados que agotan su cobertura de desempleo (20%); el crecimiento de las exportaciones españolas no acaba de mostrar el vigor necesario que se suponía. Lo cierto es que la tan cacareada -austeridad fiscal expansiva- ha fracasado clamorosa y dolorosamente, y no sólo en España, en Grecia, en Portugal, sino en toda Europa: Francia y Alemania, por mencionar a los pretendidos primeros de la clase, han visto estancarse sus economías en el tercer trimestre de 2011, y muchos descuentan ya como segura su entrada en recesión antes de la próxima primavera.

9) El 12 de mayo de 2010, el autogolpe de estado de Zapatero hundió al PSOE en el sexto infierno del Dante: el de los herejes y los renegados. La contrarreforma constitucional express y la inopinada entrega, en conciliábulo, de la base de Rota a un peligroso programa militar de la OTAN el pasado verano, hundió al PSOE hasta el séptimo círculo del averno: el que el Dante reserva a los tiranos y a los violentos. La revelación estas últimas semanas de los poco discretos contactos del ministro de fomento y portavoz del gobierno Zapatero, José Blanco, con empresarios mafiosos de tres al cuarto han venido a recordar, los múltiples casos de corrupción -habituales en un toda economía dominada por los rentistas inmobiliarios y financieros- en que se han visto o implicados o salpicados políticos y cargos y carguitos del PSOE (y del PP y de CiU: de ahí que el gravísimo tema de la corrupción quedara totalmente fuera de campaña electoral). Eso ha precipitado electoralmente al PSOE en el octavo círculo del infierno: el de los culpables de fraude y malicia. El impávido desparpajo con que tantos dirigentes del PSOE -y señaladamente, don Diego López Garrido, secretario de Estado de Zapatero para la UE- han venido a sumarse a la campaña de acoso, desprestigio y derribo emprendida por los mandamases de la UE contra su compañero de la familia socialista europea, Papandreu, a cuenta del desesperado amago de éste con convocar al pueblo griego a un referéndum democrático que habría permitido negociar mejor los devastadores e insostenibles planes europeos de -ayuda- a Grecia, hundió definitivamente al PSOE en el noveno y último círculo del infierno: el de los traidores a sus ideales, a su familia y al bien común. Desde comienzos de noviembre, así pues, el PSOE y su vanilocuente candidato, Rubalcaba, estaban electoralmente, no ya muertos, sino sepultados bajo nueve llaves en el noveno averno.

Europa no es ya lo que era, pero la clase política española, educada en un europeísmo pánfilo, prefiere no enterarse

El grueso de la casta política que fraguó la Transición y que ha gobernado bajo la monarquía borbónica restaurada en 1978 se educó, en los años 60 y 70, en una idea que resume bien la vieja consigna de esa época: -España es el problema, la Unión Europea la solución-. El mundo y la UE han cambiado mucho desde entonces, pero el acrítico europeísmo de nuestros políticos, evidentemente, no. La UE actual poco tiene que ver con la construcción de un gran espacio económico integrado políticamente bajo un Estado Democrático y Social de Derecho. Al contrario: la UE se ha construido en los últimos lustros como un gran mercado y una gran zona monetaria mal diseñada institucionalmente. Y ha sido construida, además y básicamente, por unas elites completamente horras de control democrático y careo popular. Las pocas veces que se ha dado la palabra directamente a lo población, los resultados han sido negativos (referenda en Suiza (1992), Noruega (que por dos veces ha rechazado su integración), Irlanda (a la que obligaron a repetir un referéndum adverso), Holanda y Francia (que rechazaron también la Constitución europea en 2005, lo que significó el abandono ese de proyecto neoliberalizador, reintroducido luego de matute, sin mayores consultas, a través del Tratado de Lisboa de 2007). El referéndum celebrado en el Reino de España, como es harto sabido, aunque -ganado- (la población española era muy europeísta; hoy, en cambio, es uno de los países más euroescépticos), batió todos los récords de abstención…

Pues bien; la actual configuración política de la UE se ha convertido en el principal y más perentorio problema económico y político del Reino de España. Sólo la inercial ceguera europeísta acrítica de nuestra elite política puede explicar que en los dos grandes debates electorales de campaña, el -cara a cara- entre Rubalcaba y Rajoy, y el debate a cinco con las principales fuerzas políticas (PSOE, PP, IU-ICV, CiU, PNV) -salvo en un par de alusiones más o menos pertinentes de Llamazares-, la UE y sus relaciones con el Reino de España no fueran motivo siquiera de mención. Y eso en un país en el que el dato económico y político más importante de la última legislatura es el de haberse visto ferozmente presionado por la UE su gobierno, en mayo de 2010, para perpetrar lo que no puede menos de calificarse como un autogolpe de estado. Pasmoso.

Apenas unos días después de esos -grandes- debates entre políticos totalmente ajenos al problema político y económico que más salta a la vista de la población y de los espectadores imparciales del drama español, el drástico empeoramiento del ataque especulativo a la deuda soberana, la subitánea entrada de España en -zona de rescate- y los golpes de estado técnicos contra Italia y Grecia -manifiestamente teledirigidos por Merkel y Sarkozy para colocar a su cabeza dos antiguos altos funcionarios del gigante bancario estadounidense Goldman Sachs, Monti y Papademos- ingresaron tan drástica como inopinadamente en la última semana de campaña. Era el tiro de gracia para las posibilidades de Rubalcaba de mitigar y hacer algo menos humillante la derrota. Ya totalmente grogui, el exvicepresidente de Zapatero buscó hacer de la necesidad virtud y apenas se le ocurrió otra cosa que farfullar -horribile dictu!- unas disculpas retrospectivas para su antiguo jefe: si Zapatero no hubiera dado su giro espectacular en mayo de 2010, -ahora estaríamos intervenidos, como Grecia e Italia-. Es decir, que gracias al autogolpe de Zapatero, no tuvimos que sufrir el golpe de estado técnico perpetrado -con idénticos objetivos- contra nuestros países hermanos de desgracia...

Rajoy, por su lado, se vio obligado a abandonar la retórica circuelocuente de campaña y entrar también mínimamente por uvas en -el- gran problema. Y hay que reconocer que aquí anduvo con mejores reflejos para captar el sentimiento de la población: lo ocurrido en Grecia y en Italia era -anómalo desde un punto de vista democrático-, no le gustaban los -gobiernos técnicos- y él, -desde luego-, no iría a Europa a que le -dictaran- lo que tenía que hacer, sino a -dialogar y a defender- los intereses patrios. Y eso lo decía el candidato de un partido, el PP, cuyos mamporreros mediáticos no se privaron en su día de celebrar, nada patrióticamente, el que el Ecofin y la Comisión Europea hubieran intervenido al país y obligado a Zapatero a traicionar groseramente y de un día para otro a su electorado. Pero, sea ello como fuere, la posición de aparente firmeza de Rajoy fue el verduguillo apuntillador de un Rubalcaba que ha terminado su campaña como un desvalido novillo, aturdido y cojitranco, en los antípodas de la imagen de bravo miura de lidia con que había empezado por presentarle su equipo -nada -tecnocrático-, por cierto- de agentes publicitarios, forofos aduladores y amedrentados buscavidas parlamentarios.

¿Qué puede hacer Rajoy ante los escenarios extremos a los que va a tener que enfrentarse?

¿Qué hará Rajoy? De su programa electoral no se coligen demasiadas cosas concretas: estaba concebido como parte de su campaña, y su campaña -bien asesorada por el sociólogo excomunista Pedro Arriola-, pensada para no aterrorizar a un hastiadísimo electorado de izquierda y centroizquierda, más pronto a la abstención que a la vergüenza de sí propio: -engáñame una vez, y avergüénzate tú; engáñame dos veces, y avergüénceme yo-. De aquí la impávida circuelocuencia del huero discurso de campaña del candidato del PP.

Una cosa es segura. Y de esa cosa parece haberse percatado el propio Rajoy con los acontecimientos de los últimos días: la elite político-bancaria europea ha llegado a la conclusión de que sus malhadadas recetas de -austeridad fiscal- muy difícilmente pueden imponerse a las poblaciones europeas por vías normales, electorales, respetuosas de las mínimas formas democráticas. Se ha dicho, con media verdad, que la crisis está tumbando a todos los gobiernos, sean de -centroderecha- o de -centroizquierda-: ¡como si -la crisis- fuera un fenómeno meteorológico, totalmente ajeno a la vida política. (¡Y esos mismos gachós se quejan luego de que los indignados -simplifican- al decir que los -mercados- mandan sobre la -clase política-!) La cruda verdad, en Europa, es que la voraz dinámica de una crisis económica capitalista, de todo punto política en su origen -la vida económica, particularmente la capitalista tardía o -neoliberal-, está configurada por un acúmulo de pequeñas y grandes decisiones políticas-, tumba una y otra vez a los gobiernos que, so color de centroizquierda o de centroderecha, practican, en substancia, la misma política. La única diferencia importante es que, mientras la derecha y parte del centroderecha buscan cortar por lo derecho las raíces del árbol del bienestar social cómodamente sentados en el suelo, el llamado centroizquierda parece conformarse con podar por lo siniestro sólo las ramas… ¡sobre las que está precariamente sentado!

Lo que ahora se ve es esto: llegados al punto crítico actual, el ignaro extremismo de las -recetas de austeridad fiscal- y -ajustes estructurales- choca incluso con la inercia de esa ficción de gobiernos que se turnan políticamente para hacer una política económica básicamente idéntica y básicamente resistida por el común de los ciudadanos. Y esos gobernantes tienen que presentarse a elecciones, pequeño inconveniente que, a medida que la crisis se desarrolla y se enquista, les hace cada vez menos aptos para hacer -lo que debe hacerse-.

No ya Papandreu, un político políglota ,experimentado y con una biografía política netamente antifascista, pero ni siquiera el incalificable Berlusconi lo ha conseguido en una Italia que ha venido gobernando impertérrito, lustro tras lustro, hasta ahora, como a una hacienda privada principesca. La mismísima señora Merkel, visiblemente preocupada por los sondeos que le auguran una debacle electoral, se ha empeñado, en el reciente Congreso de su Partido, la democristiana CDU, en proponer un salario mínimo (tabú histórico en la Alemania federal), replicando a sus airados oponentes del sector empresarial de la CDU: la democracia cristiana alemana -no sólo nació- para oponerse a los -excesos (sociales) del comunismo-, sino también al -estancamiento (social) del capitalismo-. Y mal haría quien cayera en el espejismo de la victoria de CiU en Cataluña, cuya explicación hay que buscarla más en el descrédito abrumador del socialismo catalán y en la movilización de la población catalana frente al Gobierno central para un pacto fiscal que mantenga el gasto público autonómico, que en la popularidad de unos recortes del gasto social contestados desde el primer días, y cada vez con mayor contundencia en la calle.

Rajoy está, pues, avisado desde hace semana y media, y nada menos que por los mandamases de la UE: las políticas de austeridad fiscal, recortes drásticos del gasto público y laminación de los derechos sociales tienen límites electorales. (Dicho sea de paso, la celebérrima broma de Keynes, según la cual -a largo plazo, todos estaremos muertos-, estaba dirigida precisamente contra los políticos y los economistas que agravaron a la catástrofe capitalista de 1929 pensando que los mercados desregulados y las políticas de austeridad fiscal radical y deflación de la economía funcionaban estupendamente, pero a largo plazo.). El populacho, ya se sabe, es impaciente, no está para -pedagogías-, y si se le da la voz en unas elecciones, tumba una tras otra, propóngalas Agamenón o su Porquero, las políticas de los gobiernos más sabios. Ése es el mensaje que ha recibido Rajoy desde Francfort, desde Berlín, desde Bruselas, y verosímilmente desde conciliábulos más oscuros, en su última semana de campaña.

Es evidente que los mercados financieros ya han descontado su victoria electoral hace mucho tiempo y que, por lo mismo, la esperanza en el -efecto confianza- que habría de provocar automáticamente su gobierno ha sido rotundamente defraudada antes siquiera de terminar la campaña. Rajoy ya debe saber que los mercados financieros acosarán a su gobierno desde el primer día. Y a lo mejor, ha empezado a intuir ya que el problema no es de -confianza-, sino, prima facie, de una pésima arquitectura financiera de la eurozona, incapaz, en la actual coyuntura, hasta de algo tan relativamente fácil como es poner freno al ataque especulativo a la deuda soberana de sus países miembros: de 17 países, diez están ya -contagiados- del problema, incluida Francia, que ve con pavor peligrar su triple A. Tal vez sea la consciencia de eso lo que le ha llevado a la humorada de pedirles a esos mercados -media hora de tregua- cuando se confirme como vencedor absoluto de la contienda electoral. Ni el propio Rajoy puede creer en la eficacia de un Blitzkrieg político-económico tan corto y fulminante. Por eso es más significativa su segunda humorada en el fin de campaña: -¿Hay algo peor que perder estas elecciones? Sí, ganarlas-. (2)

El gobierno del PP va a tener que enfrentarse, quieras que no, a la siguiente y poco prometedora disyuntiva.

1) Obediencia más o menos ciega del gobierno de Rajoy a las directrices de los mandamases de una UE dominada por las actuales concepciones de la señora Merkel y la élite político-bancaria alemana. Esa opción tiene dos escenarios posibles:

a) De persistir en la actual negativa alemana a cambiar rápidamente el diseño institucional de la política fiscal de la eurozona, no se llega sino al desastre y al final del euro. La eurozona, simplemente, se desmembraría, y el gobierno de Rajoy se convertiría básicamente en un aterrorizado gestor político, o de la europeseta, o de un nuevo euro devaluado, del que habría salido ya una Alemania resuelta a crear una nueva zona Deutschemark (verosímilmente, con Holanda, Austria, Filandia, Luxemburgo y quizá Bélgica, pero no Francia). En cualquier caso, la implosión de la eurozona significaría una catástrofe económica, no ya para España, no ya para el continente europeo, sino para la economía mundial: un verdadero tsunami financiero que haría palidecer por contraste al provocado por la decisión norteamericana de dejar caer al banco Lehman Brothers en 2008: la Gran Recesión de 2008-2011 se convertiría con toda probabilidad en una Gran Depresión II de duración indefinida y de resultados económicos y políticos de todo punto inciertos.

b) De cambiar rápidamente la actual política dictada por la señora Merkel a la UE, yendo resueltamente a una salvación del euro con pasos prestos hacia un Tesoro común europeo, con eurobonos y un Banco Central normal, capaz de desempeñar la función de prestamista de último recurso, entonces, caso de llegarse a tiempo, se abriría en Europa un escenario algo mejor, pero simplemente semejante al norteamericano: comenzaría el debate político sobre qué política económica es mejor: si una política derechista (à la Tea Party) de austeridad fiscal, ajustes estructurales, etc, o una política progresista de expansión fiscal, crecimiento económico y reequilibrio entre la economía alemana y las periféricas. Este último escenario tendría la ventaja de que volverían a aparecer, como problemas propiamente políticos, y no meramente -técnicos-, dos opciones distintas de política económica a escala europea. Las perspectivas políticas del gobierno de Rajoy no serían muy halagüeñas aquí, pues las políticas ultraderechistas de austeridad fiscal a escala europea difícilmente podrían presentarse ante la opinión pública como compatibles con los intereses nacionales más elementales de los países periféricos.

2) La segunda opción que se ofrece al gobierno de Rajoy es la de una resistencia desde el primer día a Merkel, ya por la vía de intrigar, como parece estar comenzando a hacer (véase al respecto la información proporcionada por el conservador Times de Londres el pasado 18 de noviembre) con Cameron y el gobierno conservador británico (fuera de la eurozona), y/o con un cada vez más alarmado Sarkozy (dentro de la eurozona). Pero esta segunda opción, si no lograra vencer el empecinamiento de Merkel -que aterra ya hasta a la derecha económica más encallecida de nuestro país (3)-, significaría un serio agrietamiento de la elite político-bancaria eurocrática, y es lo más probable que terminara con la destrucción de la eurozona y, de nuevo, como en el escenario presentado en 1a, con un Rajoy gestor político de la europeseta, con todas la tremebundas consecuencias de alcance mundial ya dichas allí.

Si esos escenarios que se acaban de dibujar agotaran las posibilidades, entonces, por muy -técnico- que de entrada se presentara -se habla de González Páramo, (4) vicepresidente del BCE, como superministro ministro de economía-, el gobierno de Rajoy en ningún caso podrá dejar de verse como un gobierno que tomará decisiones políticas.

Y que tomará decisiones políticas en escenarios extremos, impensables hasta unos meses, todos los cuales rompen los necios -relatos- que han estado en boga por parte de los distintos intelectuales oficiales del sistema (y de una miríada de pequeños buscavidas académicos a su sombra) en las últimas décadas:

- El -relato- de una -globalización- (o de una -sociedad de la información-, o de una -sociedad del conocimiento-, o de una -modernidad líquida-: pongan cada quién el membrete que sea de su gusto) que habría -transcendido las leyes tradicionales de la economía-. Ese -relato-, vagamente -postmoderno-, queda terminantemente destruido por la desembridada manifestación a que todos estamos asistiendo de una realidad más evidente que nunca: la contrarrevolución capitalista iniciada hace cerca de cuatro décadas ha vuelto a poner a Europa y al mundo ante un abismo insondable.

- El -relato- de una UE tesoneramente construida por unas elites bienintencionadas y sabias que, aun trabajando de espaldas a los pueblos de Europa, perseguían el noble fin de preservar y aun profundizar el Estado Democrático y Social de Derecho del antifascismo a escala continental, un -relato- rotundamente desmentido por la creciente deriva antidemocrática y antisocial de las incompetentes elites político-bancarias que han secuestrado la política democrática de los pueblos de Europa en las últimas décadas.

- El -relato-, en fin, de una Transición política española -modélica- que dejó intacto el poder económico de la parasitaria casta oligárquica que se había beneficiado de la dictadura, (5) que renunció a juzgar, y aun a recordar, los crímenes políticos de la dictadura y que se negó a resolver definitiva y democráticamente el problema de la unidad nacional española dando a catalanes, vascos, gallegos y canarios el elemental derecho democrático de autodeterminación por la sencilla razón de que, con la imposición de la restauración borbónica, había negado ya previamente a todos los pueblos de España ese mismo derecho. (Uno de los resultados más significativos -y más silenciados por los medios de comunicación del sistema- de la última encuesta del CIS es que, por vez primera, la monarquía merece una calificación de suspenso ciudadano.)

¿Qué le espera al PSOE?

La debacle electoral -que deja en nada a la de Almunia en 2000-, y lo que acaso es peor, la total pérdida de autoridad moral del PSOE saltan a la vista, y no merecen ya mayor comentario. Del "No nos defraudes" de 2004 se ha pasado, no ya al trasvase de votos a IU, sino también al PP y a UPyD. El electorado de izquierda, que con su movilización social entre 2002 y 2004 puso las bases del fenómeno "zapaterista", fue, primero, invitado a quedarse en casa frente a la movilización extraparlamentaria de la derecha social, para, después de 2007, ser conminado a una pasiva "táctica del mal menor". Esa táctica, que ya en su día Gramsci consideró tan típica de -épocas históricas regresivas- como conducente a catástrofes políticas, llevó en efecto a una catástrofe: el autogolpe de mayo del 2010. No es de extrañar el hastío de las bases electorales de Zapatero: han visto como el bloque social progresista que cristalizó con su movilización, ha sido destruido sistemáticamente por las suicidas políticas de la segunda legislatura de Zapatero. Si las grandes organizaciones sindicales han arrastrado hasta el final su indecisión a la hora de romper con el evidente fracaso de la "estrategia del mal menor", el 15M, el movimiento de los indignados, por inexperto y contradictorio que aparece muchas veces a ojos de veteranos luchadores, ha demostrado que es posible recuperar la movilización a gran escala, y con ella, la autonomía y la posibilidad de reconstruir un bloque social de la izquierda.

El PSOE sigue siendo la mayor fuerza parlamentaria de oposición al PP a pesar del duro castigo que ha merecido el giro neoliberal de Zapatero. Pero tiene que saber que comienza su tarea de autorreconstrucción con una rotunda desautorización moral como fuerza de oposición mínimamente creíble. Y con una mayoría parlamentaria del PP que hace poco menos que inocua la mera oposición desde el Congreso de los Diputados. Si opta por plegarse a la nueva disciplina de "consensos de estado" exigida a los partidos de la oposición por el Consejo europeo, el BCE y el FMI, está condenado a la erosión permanente y caso irreversible de su base social. Si, por el contrario consigue imponerse entre su sus cuadros más despiertos, un instinto, por tenue que sea, de supervivencia de su aparato y de su maltratada militancia, tendrá que buscar una nueva presencia en los movimientos sociales de resistencia, que le exigirán una dura autocrítica del "zapaterismo", y más allá de eso, del papel jugado por el PSOE en la vertebración de todo un sistema económico y político, el de la Transición, según todas las apariencias, ha llegado a un incierto fin de trayecto.

Durante la campaña electoral, esta disyuntiva ha asomado ya mínimamente en los últimos mítines de campaña de Rubalcaba, insinuantes de la necesidad de "reequilibrar" el giro de mayo: -austeridad fiscal sí, pero también relanzamiento de la inversión y del crecimiento desde el exterior, por parte de Alemania-. ¡Áteme usted esta mosca por el rabo! La fórmula, huelga decirlo, está condenada al fracaso: ni la Sra. Merkel va a cambiar de política porque se lo pida un derrotado Rubalcaba, ni el problema del déficit fiscal tiene otra solución interna que un aumento de los ingresos públicos a través de una reforma fiscal radical que grave los inteligentemente los beneficios empresariales -obligando a los capitalistas a hacer de capitalistas productivos- y que prácticamente yugule las parasitarias rentas de capital.

No es imposible que Rubalcaba termine por revelarnos que su instinto de supervivencia está más ligado a conservar el aparato que a reconstruir la base social del PSOE. El escenario, en ese caso, es un Congreso federal del PSOE "controlado" y convocado a toda prisa, a fin de levantar un rimero de cortafuegos frente unas bases sociales que, empezando por los afiliados de UGT y CC OO, exigirán una ruptura total con la miseria "zapaterista" y el arranque de una resistencia eficaz desde la calle contra el ajuste de choque iniciado en las autonomías de Madrid y Castilla la Mancha. La profundidad y extensión en el tiempo de la crisis económica y social, la evidencia de que la derecha social intenta imponer un cambio radical en la correlación de fuerzas, exigiendo desde el primer día la realización de su "programa máximo" (como la patronal CEOE), obligará a un debate profundo, programático y de estrategia, que por la propia naturaleza social del PSOE, no se acabará en un Congreso precipitadamente convocado como mero gran escenario de un ajuste de cuentas entre sectores de Ferraz y de sus federaciones que comenzó ya ayer mismo, minutos después de conocido el alcance de la derrota.

En cualquier caso, Rubalcaba, si no se retira -que no parece dispuesto-, y a la vista de unos resultados tan devastadoramente catastróficos que no le permiten desligarse de su pasado "zapaterista", puede ser durante un período mas o menos corto la cabeza de una oposición prisionera de los yerros, las demasías y -absit iniuria verbo- los ridículos de los últimos años, y por lo mismo, incapaz, no ya de reconstruir, sino hasta de dirigirse a sus bases sociales inclinadas a participar activamente en la resistencia social. Lo que no puede pretender es ser ni una alternativa opositora Rajoy ni un secretario general que subordine el perfil de un nuevo líder de la oposición a los intereses de un aparato en proceso de acelerada descomposición.

¿Qué puede hacer lo que está a la izquierda del PSOE?

La tarea más urgente para la izquierda es organizar la resistencia social, reconstruir su representación política y sentar las bases de un nuevo bloque alternativo. Cuenta para ello con el ascenso electoral significativo de IU e IC, ya mencionado, con la brillante irrupción parlamentaria de Amaiur en Euskal Herria y con el mantenimiento de ERC y BNG. La formación de un acrecido grupo parlamentario de la izquierda federalista y otros de la izquierda soberanista debe permitir afrontar las tareas señaladas y complementarse si adoptan una actitud unitaria, tanto para hacer frente a las políticas económicas de ajuste y de choque, como a la evidente crisis del Estado de las autonomías. Por eso la crisis política, de la Transición y de la restauración borbónica de 1978, en que todo esto ha venido a parar ofrecen una nueva oportunidad para combinar los programas de acción social con la renovada exigencia de una solución democrática de la cuestión nacional.

La resistencia a los planes de ajuste de choque que ha empezado a ensayar ya el PP (y CiU) en las autonomías conquistadas el pasado mes de mayo ya han empezado a encontrar resistencia activa en la calle, como hemos visto en el movimiento del 15-M, en la "marea verde" de la enseñanza pública madrileña, en la huelga de médicos de Cataluña: irrumpe con fuerza y no es probable que responda con sumisión a agresiones que se presumen cada vez más duras. La tarea de coordinar y extender estas luchas y evitar su aislamiento, es de una importancia central. Es probable que ayude a ello el propio alcance de las medidas previstas, como la contrarreforma radical del mercado laboral y la drástica restricción de la negociación colectiva. Pero exige una actividad militante consciente por parte de unas direcciones sindicales, que tienen que abandonar sin mayor dilación el espejismo de las "tácticas del mal menor". Y exige unas fuerzas políticas que hagan de la resistencia social el eje de su actividad en la calle y en los centros de trabajo, así como de su oposición parlamentaria. La mayoría parlamentaria absoluta del PP, y su apabullante control de las autonomías y ayuntamientos, no dejan ninguna esperanza a que los cambios necesarios en la correlación de fuerzas puedan venir de la mera actividad institucional de las izquierdas.

Será, por lo tanto, de la ilustración ciudadana, de la resistencia social, de su extensión y coordinación, de lo que dependerá en muy buena medida la potencia crítica de la oposición parlamentaria de la izquierda federalista y de la izquierda soberanista. De su capacidad de poner por obra políticas unitarias frente a un enemigo común en las instituciones, de la impulsión de un frente unitario de las organizaciones sindicales y de los movimientos sociales. La acumulación de fuerzas en la resistencia social debe permitir una reconstrucción política transversal de toda las izquierdas que apunte a una alternativa al PP a medio plazo, en un escenario determinado por la inaudita gravedad de la crisis económica y el progresivo deterioro de la legitimidad de un régimen político --No nos representan-- atascado, por efecto de la crisis, en todos los niveles de ejercicio de la soberanía popular: municipal, autonómico, estatal y europeo. La peculiaridad "española" confiere un carácter específico a su inserción en la crisis de la deuda soberana y del euro, sobreponiendo crisis sobre crisis, y haciéndola de muy difícil gestión, incluso a corto plazo, con los mostrencos instrumentos neoliberales y centralistas con que andará presumiblemente pertrechada la pobre caja de herramientas del gobierno Rajoy, a pesar del inmenso poder institucional que ahora acumula. Lo que está por ver es si las izquierdas serán capaces de levantar una alternativa con la misma celeridad con que se pondrá de manifiesto la incapacidad del PP.

En lo que a nosotros hace, queremos una izquierda que sea anticapitalista, pero no vanílocua e inútilmente -como los relojes parados, cuya única pero dudosísima virtud es la de dar la hora exacta dos veces por día-, sino con voluntad de comprensión cabal, analítica e histórico-empírica, del funcionamiento real del capitalismo y de su catastrófica dinámica real. Y queremos una izquierda ecologista, pero no superficial y domingueramente, sino políticamente consciente de que una vida social y económica ecológicamente sostenible es radicalmente incompatible con las fuerzas dinámicas objetivas que mueven a un capitalismo esencialmente -no accidentalmente- devorador del patrimonio natural común, suelo nutricio de la humanidad. Por querer, que no quede.

Y por cierto: se confirma a las 17h 30’ de hoy, 21 de noviembre de 2011, que el mundo económico todo reacciona con enorme -confianza- al aplastante triunfo del PP ayer en las urnas: se desploma la bolsa española (-3,48%), y se dispara la prima de riesgo (por encima de 470 puntos). En los parqués de Francfort y de París no van mejor las cosas. Ni en Wall Street. Sic transit…

Notas:
1) Véase la página, difundidísima entre los distintos componentes del 15M: http://aritmetica20n.wordpress.com
2) En su reciente e importante libro sobre transición económica del postfranquismo (Los secretos de la Transición económica española desvelados por un testigo), el periodista Mariano Guindal ha contado la siguiente anécdota: en una entrevista a Miguel Sebastián -íntimo político de Zapatero y luego ministro de industria- le contó off de record, en 2004, poco antes de las elecciones que ganó Zapatero en marzo de 2004, su viva preferencia por perder las elecciones: se manifestó completamente consciente de la existencia de una insensata burbuja inmobiliaria que terminaría por estallar y de la impopularidad política que arrostraría cualquier gobernante que se propusiera hacerla estallar: -para José Luis, para mí y para el PSOE sería mejor perder estas elecciones- (Mariano Guindal: "Sebastián me dijo una semana antes de las ...).
3) Véase el curioso y muy significativo artículo de Jaime Botín, antiguo vicepresidente del Santander, ayer en El País: http://www.elpais.com/articulo/opinion/favor/senora/Merkel/elpepuopi/20111120elpepiopi_4/Tes.
4) De González Páramo, vicepresidente del BCE, ha dejado dicho la semana pasado esto José Carlos Diez, presidente de Intermoney, la principal empresa española que comercia con deuda soberana: como superministro ministro de economía: "Para acabar el inicio del día y el repaso a la prensa leo con estupor la entrevista que le hacen en El País a González Páramo, representante español en el Consejo del BCE. José Manuel no se sale ni un milímetro del discurso oficial del BCE y demuestra que siguen en la órbita de Urano y aún no han aterrizado. -En el sistema bancario en la sombra se hacen cosas saludables, la banca debe dar crédito o se dará un tipo en el pie, ellos son independientes- y mercado de trabajo, austeridad, mercado de trabajo, austeridad, mercado de trabajo, austeridad… Los del BCE cada vez me recuerdan más a mi abuela cuando rezaba el rosario.".
5) Véase el libro, ya mencionado en la nota 1, de Mariano Guindal.

Antoni Domènech es el editor general de SinPermiso. Gustavo Búster, Gerardo Pisarello y Daniel Raventós son miembros del Comité de Redacción.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El imperio no duerme: Tiene USAID y fundamedios

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)

Confieso que me parecía una exageración. Los antiguos camaradas (de esos que si estudiaban y si sabían lo que era marxismo) tenían por costumbre encasillar a todos los que se oponían o por lo menos eran críticos de sus posiciones megalómanas (excluyentes, dueños de la verdad) como “agentes de la CIA” Y ya. Con ese sambenito descalificaban a todos los que se atrevían a contradecirles o que no observaban sus decires, que se parecían más a un catecismo que a un razonamiento.

Y recuerdo (esto de llegar a viejo y de recordar hechos y personajes) que en los años 60 del siglo 20 se dio la dictadura militar retardataria, que la presidió el contralmirante Ramón Castro Jijón (que en paz descanse; lo dudo, pero lo deseo) Como parte de ese régimen, era el “ideólogo” (o por lo menos, eso parecía, por aquello de que en el país de los ciegos, el tuerto es el rey) el general Marcos Gándara Enríquez. Ante las acusaciones de que esa dictadura estaba al servicio incondicional del gran imperio (Estados Unidos) pues se declaró “agente de la CIA” pero de esos gratuitos, que no recibía salario alguno y que lo hacía por convicción ideológica, por ser un anticomunista profesional.

A estas alturas de la vida, estoy seguro que así como hay agentes de la CIA pagados (y bien pagados) hay otros, que, sin serlo, hacen lo posible por serlo. Por supuesto, es muy difícil probar que una persona es agente de la CIA (en Estados Unidos puede ir a la cárcel un denunciante de alguien que “trabaja” para la CIA) y como tengo nada de “investigador” de intereses ajenos, pues con esa aclaración paso a lo que verdaderamente me interesa. Hablar de gentes que no sé si sean o solo parezcan que trabajan para grandes o conocidos organismos de inteligencia mundial, continental o nacional.

Dicen la Eva Golinger y el periodista Roman Migus, en su libro “La Telaraña Imperial” (edición 2008 - Centro Internacional Miranda de Caracas) que el gran imperio no descansa en agredir, de mil maneras, al gobierno de Hugo Chávez Frías y su socialismo siglo 21. Eva Golinger es una abogada-periodista norteamericana y venezolana (a la vez) que se ha dedicado a este tipo de investigación. Román Migus es un periodista francés radicado desde el 2004 en Caracas. Y la fundación Centro de Estudios Estratégicos (CESE) es un organismo que se dedica a “descubrir, analizar y divulgar información sobre las estrategias y amenazas de ingerencia y subversión en América Latina”.

Ecuador está en la lista de gobiernos anti-imperialistas, aunque muchos camaradas (viejos y nuevos) no lo crean. Y, por supuesto, se mueven en su interior y exterior, fichas que tratan de desprestigiarlo cuando no de botarlo (30-S) No se puede decir que todos están pagados por el gran imperio para defenestrarlo o por lo menos molestarlo; pero que los hay, los hay. Figura, en primer lugar, la ya vieja USAID, un organismo que fue ideado por John F. Kennedy (el mismísimo que fue asesinado en 1973) para apoyar a los pueblos de América Latina y sacarlos, de su subdesarrollo. En estos tiempos, es usado como pantalla de muchas organizaciones “sociales” que están cumpliendo su papel, en nuestros países. Y dicen los investigadores citados, que una de sus pantallas actuales se identifica con las siglas de NED (Fundación para la Democracia, en castellano) que hace los trabajos que hacía antes la CIA. Y que dispone de muchos recursos para ello. Por supuesto, solo contra Cuba revolucionaria, se gastan (del presupuesto USA) algunos millones de dólares, inútilmente, porque esa revolución sigue viva y en proceso de rectificación. Y Evo tuvo que botarles de Bolivia, porque conspiraban en su contra. Y Fundamedios apareció de pronto y ahora denuncia su personero (César Ricaurte) que quieren atacarlo, aunque desprecia la “guardia de corp” que se ha decidido para protegerlo, por si acaso.

Quiero dejar constancia de que tengo nada contra el señor Ricaurte, a quien ni siquiera conozco. Pero, ¿no es sospechoso que aparezca este membrete precisamente contra el actual gobierno, junto a sus adversarios políticos más enconados? Para comenzar, digo y repito que la tal Fundamedios, por lo menos a mí (y a un numeroso grupo de periodistas) no nos representa. No sabemos quién lo eligió, quién le paga, quién le sostiene, quién le dice qué hacer o no hacer, etc. Además, el único dato cierto que tenemos es que en el 2008 recibió de la USAID (o de la NED) 42.500 dólares para sus operaciones. Si ha seguido recibiendo, en los últimos 3 años, el presupuesto debe ser mayor. ¿Explica eso los constantes viajes a Estados Unidos, especialmente la última, ante la Comisión de Derechos Humanos de la OEA (CIDH)? Tal vez. ¿Le pagan por su trabajo o es un supernumerario tipo general Gándara? Si es una fundación, ¿es una fundación especial, especialísima, que puede hacer lo que le da la gana o debe sujetarse a disposiciones legales que están escritas para otras ONGs?

Fundamedios, dígase lo que se diga (sea lo que sea) ocupa desde hace rato lugar privilegiado en la gran prensa ecuatoriana. ¿Lo mismo en la gran prensa internacional? Y se ubica en primeros planos junto a los que se oponen rabiosamente al “autócrata” y candidato a “neo fascista” Rafael Correa. ¿No es esa afirmación una contradicción con el gran imperio o es una consigna? Fundamedios, además, cumple un papel específico: tiene que llevarle las cuentas (ya van más de 300) de los “ataques” de Correa contra la gran prensa sipiana de Ecuador, por lo que ha sido calificado de “alto riesgo” para la sagrada libertad de expresión (de ellos). ¿No es eso intervenir descaradamente en la política ecuatoriana?

Que la agrupación de dueños de periódicos (AEDEP) salga en defensa de uno de sus socios más conspicuos (El Universo de Guayaquil) se explica, aunque el pasado reciente de quien ahora es su Presidente (Diego Cornejo-Diario Hoy de Quito) nos lleva a conclusiones apresuradas y, sobre todo, equivocadas. Pero, ¿qué tiene que hacer Fundamedios en este embrollo? A no ser que esta fundación esté en Ecuador, cumpliendo otras funciones. Y no nos quieren decir, cuáles. O no pueden. ¿Quién paga esos viajes a Estados Unidos, a quejarse, como plañideras de velorio, ante la señora Ashton y la señora o señorita Catalina Botero? ¿Quién mismo le invitó al señor Gustavo Lemos a la queja de Washington? Es hasta chistoso que a este “pobre señor” todos ahora le repudian y le reconocen que fue un funcionario tenebroso del gobierno del Ing. León Febres Cordero (1984-1988) declarado como el más violento de los últimos 50 años Y conste que la Comisión de la Verdad declaró a ese gobierno como el más violento de los últimos tiempos.

Por último, dice el refranero popular, que “no hay mal que por bien no venga” La cerrada oposición que, desde todos los lados, nacionales y universales, se ejecuta contra el proyecto de ley de comunicación, ha servido como carta de identificación de quién es quién en el tablero político-ideológico del país. Lo malo es que la gran comunicación comercial ha logrado confundir a un sector de la población, con la repetición de mentiras. Una de ellas, que es un proyecto de ley de medios, no de comunicación. Dos, que los dueños de medios de comunicación (en especial impresos) están más allá del bien y del mal; que nadie puede enjuiciarles, peor, mucho peor, pedirles cuentas. Tres, que hay un afán de restarles un supuesto derecho exclusivo a la libertad de expresión que ellos mismos se han dado. Cuatro, que cualquier ley es contra ellos y contra la libertad de expresión. Y así podríamos continuar ad infinitun.

El lado bueno, es que este mal (que ya no es de todos los ecuatorianos y de muchísimos latinoamericanos) ha permitido la identificación ideológica y política de quienes se creían herederos únicos y exclusivos del viejo marxismo. Y como tales, los únicos que podían etiquetarse de revolucionarios y de guardianes del derecho universal de la libertad de expresión.

Me refiero a la cúpula de la antigua CONAIE (Confederación de Nacionalidades Indígenas) que, por los años 90 del siglo pasado, apareció, con voz propia y respetable, en el escenario político nacional. Y que se identificaba con la izquierda ecuatoriana. Aquello ha quedado en el pasado y son pocos los dirigentes que aún se identifican con esa tendencia. La mayor parte pretende cubrirse de “equivocaciones” recientes haciéndose pasar como “promotores populares” que son perseguidos por el gobierno. Esto para justificar su apego último a los sectores más retardatarios de la derecha ecuatoriana, como es la Junta Cívica (pelucones) de Guayaquil. Con ellos vale recordar una vieja sentencia bíblica: “quien con lobos se acuesta a aullar aprende”.

Y no solo es la vieja dirigencia de la CONAIE. Es también otro grupo político que se auto calificaba de heredero y defensor del marxismo-leninismo. Me refiero al Movimiento Popular Democrático (MPD) En lo personal, después de haberlos visto y constatado lo que hicieron, durante décadas, en la Universidad Central del Ecuador (la otrora principal y más grande universidad del país) comprendí su real alcance. Pero, ahora, no solamente que sus bases (tira piedras) han desaparecido sino que sus dirigentes (pocos) exhiben su calidad de asambleístas, no tienen escrúpulo alguno en aparecer defendiendo posiciones de la extrema derecha. ¿Será que uno está equivocado o ellos?

Lo cierto es que el imperio no se duerme. Se vale de sus agentes (pagados o de buena voluntad) para tratar de contener y desvirtuar esa corriente continental que circula por nuestras tierras y que nos habla de una segunda independencia o de un socialismo siglo 21.Por algo será que el imperio (a través de la NED o de la USAID) se opone brutalmente a todo cambio, por más epidérmico que sea. Solo los ingenuos (o los de mala fe) pueden confundirse. Por algo (y mucho más) el gran imperio y los imperitos (la OTAN, que ahora ha encontrado qué hacer) acometieron, ocuparon y asesinaron a Kadafi; y se disponen -previa la campaña política correspondiente- a invadir y ocupar Siria; y más adelante Irán.

Pregunto: ¿por qué solo ellos tienen derecho a tener bombas atómicas? ¿Acaso Israel (medio oriente) no tiene bombas atómicas provistas por el gran imperio? Y todo esto para el supuesto de que Irán se encamine a desarrollar ojivas nucleares. Lo universal sería que TODOS destruyan los arsenales que tienen. Solo así, se garantizará a la humanidad que puede dormir tranquila. A pesar de que hay mucho qué hacer. En especial, en el marco del clima universal, que también nos acosa. Y les acosa a ellos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los usuarios pagan los platos rotos

José Rigane (ACTA)

Cuando el 2 de noviembre Amado Boudou, actual ministro de Economía y vicepresidente electo y Julio De Vido, ministro de Planificación, anunciaron la conformación de una comisión especial que revisará integralmente la política de subsidios a los servicios públicos, se generó automáticamente una duda: ¿quién se hará cargo de la diferencia tarifaria?.

Los valores de la factura de los servicios públicos pueden sostenerse de tres lugares distintos: del usuario, de la empresa o del Estado. Con la política de subsidios es el Estado quien se hace cargo, que en definitiva son los usuarios a través de los impuestos.

Ante el anuncio de la quita de los subsidios obviamente no se va a hacer cargo la empresa, así que se va a terminar haciendo cargo el usuario, de una u otra manera. Vale la pena señalar la incertidumbre que pesa aún sobre esta medida. Todavía no se tiene claro cuál va a ser la dimensión de la quita de subsidios, a quiénes va a ser y a qué categoría de usuario.

Aún con este panorama poco claro, el Gobierno no tardó en salir al cruce ante las medidas concretadas o por concretar en materia de aumentos en provincias como Santa Fe, Córdoba, Mendoza, Misiones y La Rioja.

"Lo que hemos anunciado es una baja en los subsidios, no un aumento de tarifas, por lo que si alguna provincia sube las tarifas le retiraremos un valor equivalente de subsidio” advirtió Roberto Baratta, subsecretario de Coordinación de Control y Gestión del Ministerio de Planificación Federal, mano derecha de Julio De Vido.

El problema que surge no es la quita en sí, lo cual no estaría mal teniendo en cuenta que se trata de empresas privadas y en la mayoría de los casos de capitales extranjeros, sino el desamparo en que dejan a los usuarios y usuarias.

La decisión política de la quita de subsidios es positiva ya que se hacía insostenible mantenerlos un país donde se tiene que importar, por ejemplo, el gas y la nafta. Actualmente el monto que el Estado desembolsa para los subsidios ronda los 70 mil millones de pesos anuales, lo que equivale a un 4% del PBI.

Sin embargo lo que realmente se pone de manifiesto es la ausencia de políticas estatales a problemáticas profundas, a las cuales se toca de costado pero no se las ataca de raíz. Lo que hay que hacer es una transformación más de fondo en donde conceptualmente se restablezca la energía como un bien social.

Si a un servicio se lo reconoce como bien social deja de ser una mercancía, por lo tanto ninguna empresa podrá buscar lucro con su consumo.

Mientras no se cambie conceptualmente las decisiones que se impusieron en la década del 90, con la implementación de las políticas liberales y neoliberales de la mano de las privatizaciones, una buena iniciativa como quitar los subsidios, se puede convertir en una mala iniciativa, desde el momento en que se vuelque en los bolsillo de los usuarios.

El problema sigue siendo que se toman decisiones en el plano de la política financiera, entonces se ponen restricciones a los sectores más pobres. 6 de cada 10 empresas son extranjeras por lo que el dinero que generan gira fronteras afuera. Por eso no hay inversiones y por eso es el Estado el que tiene que sostenerlo con políticas de subsidio, pero con el absurdo de llegar a subsidiar a los casinos y el hipódromo. No tiene ningún sentido que nosotros, el pueblo argentino, estemos subsidiando a empresas que precisamente se han instalado en el país para ganar dinero.

José Rigane es Secretario Adjunto de la CTA; Secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA-CTA).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Educación pública, ¡siempre!

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS)

El 23 de noviembre de 2011 en Entre Ríos hay elecciones en la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (AGMER).

Con Alejandra Gervasoni -candidata a Secretaria General de AGMER Paraná por la Agrupación Rojo y Negro 1º de Mayo- conversamos sobre la importancia de la decisión de los docentes entrerrianos, el encuentro latinoamericano de educadores populares recientemente realizado y la necesidad de construir otra CTERA por una educación pública verdadera.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Problemas en Ciencia y Tecnología: Recursos Humanos

GRUPO DE GESTIÓN CYT

El aumento de presupuesto en CyT en los últimos años es un indicador claro de la voluntad política del Gobierno con respecto al desarrollo del área, en un marco en donde se le adjudica trascendencia económica y social.

Pero, más allá de esa valiosa medida, no se debe caer en el facilismo de resaltar sólo las virtudes y no ver, u ocultar, el resto. Porque actitudes pasivas o permisivas pueden conducir, en el mediano plazo, a pulverizar iniciativas que podrían enriquecer esa importante decisión política.

Porque como en cualquier proceso dinámico en donde se intenta modificar un status vigente por décadas, algunas medidas estarán bien y otras no tanto. Por eso es necesario que desde el mismo sector CyT se señalen las debilidades o las falencias, aunque siempre acompañadas de propuestas viables para resolver lo que se cuestiona.

Y los funcionarios también deberán poner voluntad y no confundir diferencias con oposición sistemática. O por lo menos diferenciar cuestionamientos disolventes u oportunistas, de otros que intentan colaborar en un proceso de construcción. De otro modo será difícil integrar y/o generar un ámbito de participación en donde se discutan seriamente los problemas.

La intención de esta gacetilla es mostrar algunos problemas puntuales -aunque muy importantes- que existen en el sector CyT, como lo que está pasando con los recursos humanos (RRHH) formados en nuestro país. Además, acercamos algunas propuestas con la idea de que, eventualmente, puedan ayudar a resolverlos. Veamos.

Repatriaciones

En el marco de las políticas implementadas en CyT a partir del año 2003 el aumento de presupuesto ha sido, sin lugar a dudas, la decisión política más relevante. De otra manera, hubiera sido impensable resolver problemas estructurales históricos que se arrastran desde hace 40 ó 50 años.

En efecto, esa decisión política se ha traducido en el crecimiento de la infraestructura en CyT, en mejores salarios; mayor número de subsidios y montos más razonables de los mismos; en el aumento del número de becarios e investigadores que ha permitido que una planta de investigadores cuyo promedio etario en el año 2000 era preocupante -alrededor de 52 años-, hoy esté en la franja de los 40 años. Además, un sector itinerante como CyT hoy está en el marco de un Ministerio (MinCyT), creado en diciembre de 2007.

Por otro lado y como parte de esas políticas de fortalecimiento del sector, en el período 2003-2004 se implementó el plan “RAÍCES”, un proyecto en donde uno de sus objetivos es la repatriación de científicos argentinos en el exterior, hecho que ha sido mencionado reiteradamente por los medios, por funcionarios y por la Presidenta de la Nación, quienes han manifestado que hasta el momento se han repatriado alrededor de 850 científicos.

En nuestra percepción, muchas de esas repatriaciones no corresponden a investigadores ya instalados o arraigados y con proyectos propios en algún país desarrollado, como cabría suponer para hablar de una repatriación, sino que corresponden, muy mayoritariamente, a becarios que han hecho estudios posdoctorales en el exterior por un período de alrededor de tres años y ahora se los incorpora a algún organismo de CyT.

Y está bien que se atienda a la franja etaria más joven facilitándoles el regreso, pero el hecho de hablar de repatriaciones ha instalado en la sociedad la idea de que también se ha resuelto el problema laboral de aquellos RRHH calificados que se encuentran en el país. Sin embargo, lamentablemente, esto no es así. Veamos.

Problemas

En principio, es necesario conocer algunos aspectos relacionados con la formación de RRHH en CyT que intentaremos describir brevemente, tanto como para que pueda entenderse la magnitud del problema que hoy está afectando a los más jóvenes, los becarios.

Un becario es un profesional universitario (biólogo, físico, sociólogo, ingeniero, etc.) que luego de 5 años de trabajo, habitualmente concluye con su tesis de Doctorado, pudiendo completar su formación en el país con una beca posdoctoral de dos (2) años más, u optar por alguna en el exterior. Así, el período de relación contractual como becario tiene un máximo de siete (7) años y, luego -como no tiene relación de dependencia- debe intentar ingresar a una institución pública, o al sector privado.

Para comprender lo que está pasando actualmente tomaremos algunos datos del CONICET porque es el organismo más grande en CyT y porque -por mucho- es el que más becas otorga en nuestro país para la formación de RRHH en todas las áreas del conocimiento. Hecha las aclaraciones, ahora veamos el problema.

Desde el año 2004, con el fin de recomponer los planteles de investigación que se venían deteriorando, el CONICET generó una política de ingresos de 1500 becarios y de 500 investigadores/año. De esa manera se empezaron a llenar las vacantes sin mayores inconvenientes. Pero, transcurridos los 7 años de beca, algunos de esos becarios -ahora doctorados- intentan ingresar a la Carrera del Investigador Científico del CONICET. Y ahí aparece el cuello de botella. Veamos lo que pasó.

En la convocatoria del año 2010 se presentaron para ingresar a la Carrera del Investigador del CONICET 1170 doctores. De ellos, 691 fueron calificados con antecedentes suficientes para ingresar. Pero entraron 500, quedando afuera 191 postulantes. Y si consideramos el total de postulantes, 670 no ingresaron (57,3%). Ver en: http://www.conicet.gov.ar/webfiles/2010/12/Concurso_Ingreso_CIC.pdf

En la convocatoria del año 2011 se presentaron 1452 doctores para ingresar a la Carrera del Investigador del CONICET en todas las áreas. De ellos, ingresaron 548 (el 37,7 %), quedando afuera 904 postulantes (62,3%). Hasta el momento no se ha consignado el dato de cuántos fueron habilitados para ingresar, y no ingresaron. Ver en:

http://www.conicet.gov.ar/documents/16254/543330/Resultado-Gran-Area.pdf .

Ahora, si comparamos lo que está pasando entre repatriaciones y postulantes que no ingresaron al CONICET vemos que a través del plan “RAÍCES”, en ocho (8) años se incorporaron 850 investigadores, mientras que sólo en las últimas dos convocatorias del CONICET (2010 y 2011), han quedado afuera 1574 postulantes con título de Doctor.

Se debe tener en cuenta que estos son valores de mínima, porque sólo consideramos los becarios que quisieron entrar al CONICET, aunque nos dan una idea de la magnitud del problema.

Allá por el año 2004-2005 uno de los objetivos en CyT era que había que formar más doctores (entonces se doctoraban menos de 500/año) y se necesitaban más becarios porque teníamos un déficit preocupante. Entonces, se propuso continuar con el plan de ingresos del CONICET de 1500 becarios y 500 investigadores como consta en el ítem 6.2, páginas 15 y 16 del Plan Nacional de CyT 2006-2010. Ver en: http://www.agencia.gov.ar/IMG/pdf/plan_estrategico_bicentenario_vp_10jul.pdf .

Y esas metas se cumplieron porque hoy tenemos mucho más de 500 doctores por año. Pero ahora el problema es otro, ¿qué hacemos con ellos?.

Desde el CONICET siempre se ha dicho que hay que seleccionar porque no todos pueden ingresar a la Carrera del Investigador, y es correcto. Pero, ¿qué opciones se les ofrecen a los que no entran ?.

Habitualmente se dice que buena parte de ellos serán absorbidos por el sector privado, presunción que no compartimos porque si uno ve la web del CONICET en donde hay una bolsa de trabajo, sólo hay tres (3) ofertas de trabajo abiertas - http://www.conicet.gov.ar/web/conicet.ciencia.insercionlaboral/oportunidades-laborales- .

Nadie duda de la buena voluntad de las autoridades del CONICET, pero tampoco nadie duda de que esa es una muestra indicativa de lo que va a absorber el sector privado, y de lo que significa apoyarse en él.

También hay una iniciativa del FONTAR, brazo de la Agencia Nacional de Promoción CyT del MinCyT dirigida a promover al sector privado, que ofrece a las empresas pagarles -durante 3 años- parte del sueldo de los RRHH doctorados que incorporen. Para esta línea disponen el equivalente en pesos a 10 millones de dólares -http://www.agencia.gov.ar/spip.php?article1377 -.

Más allá de estas intenciones, parte del problema de no poder absorber RRHH se debe, principalmente, a que no hay una coordinación centralizada de las políticas en CyT. Entonces cada institución genera la propia, sin tener en cuenta el conjunto, hecho que lleva a estas distorsiones en donde, paradójicamente, las soluciones a los problemas de ayer (incorporación de becarios e investigadores) se transformaron en la causa de los problemas de hoy.

En conclusión, el tema es serio y necesita una reparación lo más rápido posible, porque se están generando RRHH para exportación, el efecto opuesto al buscado por el plan RAÍCES, por el CONICET y por toda la sociedad.

Además, de no tomar medidas, el problema se va a profundizar inexorablemente por lo menos hasta el año 2018, período en el cual va a quedar un tendal de RRHH calificados en el camino.

Para dar una idea de la magnitud del problema, pensemos que sólo en el CONICET hay actualmente alrededor de 8.500 becarios, como lo manifestara recientemente su presidenta, Marta Rovira. Ver en: http://tiempo.elargentino.com/notas/desde-ano-2004-regresa-cientifico-argentino-cada-tres-dias-.

Propuesta

Tener esperanzas de que el sector privado absorba los RRHH formados no parece ser algo viable en el corto plazo. Porque a pesar del fantástico crecimiento de la economía y de las prebendas que reciben, la inversión privada no se ha movido de los valores históricos de alrededor del 30% de la inversión total en CyT, como consta en el texto preliminar del Plan Nacional de CyT para el período 2012 - 2015.

Pero desde el Estado se podrían empezar a resolver algunas cosas actuando sobre necesidades propias, sean estas estratégicas, sociales o económicas, hecho que permitiría expandir genuinamente el sector sobre la base de demandas insatisfechas, y que permitiría absorber esos RRHH calificados.

Así, y sólo como un ejemplo, la decisión de construir radares y satélites permitió una expansión tecnológica que fortaleció a instituciones como INVAP, CONAE y CNEA, entre otras, y que absorbió RRHH en física, computación, ingenierías varias, etc - http://grupogestionpoliticas.blogspot.com/2011/10/fragmentacion-vinculacion.html-.

Y esa experiencia exitosa se debería replicar en otras áreas.

Porque no todos los becarios del CONICET -y de otras instituciones- quieren dedicarse a ciencias básicas, y podrían ser absorbidos por proyectos de organismos que tienen un perfil tecnológico, que los hay y buenos.

Así, por ejemplo podrían incorporarse a la enorme cantidad de proyectos y propuestas generadas por el INTI, el organismo efector potencialmente más poderoso del sector CyT argentino, esencialmente por sus características multidisciplinarias, aunque con un presupuesto muy magro - http://grupogestionpoliticas.blogspot.com/2011/09/inti-inti-inti-legisladores.html.

Y también están otros muy buenos aunque más específicos de área como el INTA en lo agropecuario, el INIDEP en la pesca, la CNEA en el sector nuclear, o el SEGEMAR en geología y minería, entre otros.

Esa sería una manera de empezar a conformar un sistema CyT más compensado y racional, en donde los organismos tecnológicos absorban parte de los RRHH formados por el CONICET y las Universidades en las diferentes ramas del conocimiento.

En el área de la biomedicina se podrían generar proyectos productivos que ni siquiera son tenidos en cuenta por el sector privado, como los reactivos que determinan grupos sanguíneos, anticuerpos monoclonales, kits diagnóstico para diferentes enfermedades, reactivos para análisis clínicos, el desarrollo de equipos pesados y livianos, vacunas, medicamentos, productos médicos, etc. Todos ellos insumos de uso masivo en hospitales públicos y el sector privado, muchos de alto costo y que en su gran mayoría se importan. Sin embargo, poca importancia se le ha dado al área de I+D que hay en el ANLIS-Malbrán, por mencionar una institución.

Además, esto va a contrapelo de lo que reiteradamente expresa la Presidenta de la Nación, de agregar valor con trabajo de argentinos.

También los doctores del área de Sociales podrían integrar equipos en distintos ministerios o incorporar proyectos propios en educación, salud, desarrollo social y economía, por mencionar algunos pocos ejemplos.

Otro tema sería fortalecer la Extensión Universitaria, como hace la U.N. de Cuyo, que tiene 35 proyectos que ocupan a 400 estudiantes, a los que hay que agregar docentes, no docentes y graduados -http://grupogestionpoliticas.blogspot.com/2011/11/extension-en-un-de-cuyo-debate-en-cyt.html-. Y son 47 las universidades nacionales, cifra que puede darnos una idea de la capacidad potencial existente, hoy subutilizada.

Tomar medidas en alguno de esos rubros redundaría en desarrollos tecnológicos propios en diversas áreas, con el consiguiente aprovechamiento de RRHH formados.

Porque si a CyT no le ponemos una pizca de interés social o estratégico, o tenemos una mirada diferente como para generar proyectos con tecnologías propias y poder llegar a tener un sistema CyT sustentable, todos los resultados que se puedan alcanzar con este envión inicial de inversión, se irán diluyendo con el tiempo.

Reflexión Final

Nosotros, en una gacetilla del año 2008 ya habíamos tocado el tema de los RRHH. Ahí, decíamos:

“Tomando el ejemplo del CONICET. ¿ Alguien piensa que el CONICET va a crecer indefinidamente sobre la base de incorporar 1500 becarios y 500 investigadores por año ?. ¿ No es razonable pensar que de continuar con este esquema y no aplicar políticas complementarias, lo que se generará es un excedente de RRHH para exportación ?”. Ver en: http://grupogestionpoliticas.blogspot.com/2008/12/rumbos-en-ciencia-y-tecnologa.html .

Y también lo abordamos en el 2010: http://grupogestionpoliticas.blogspot.com/2010/06/grecia-soberania-manzur-becarios.html .

Hoy, esas predicciones se están expresando y las cosas están totalmente claras.

Entonces, teniendo en cuenta que el Gobierno le ha dado un protagonismo central a CyT, como comunidad deberíamos intentar mejorar algunas respuestas. Obviamente, esto podría darse en la medida en que los funcionarios responsables abran el juego, tanto como para poder contribuir a resolver problemáticas que nos conciernen a todos.

Porque más allá de la buena voluntad de algunos, este problema de la absorción de RRHH generados en el país no se va a resolver en forma aislada. En esta instancia lo primero que hay que hacer es juntarse, TODOS (ministros, autoridades de organismos de CyT y de universidades nacionales, referentes de organizaciones sociales, etc.).

Eso sería un gran paso adelante, tanto como para poder definir políticas integradas y sustentables, y que el futuro no nos depare sólo una buena escenografía.

Grupo de Gestión: Alonso-Romanowski S - Cid JA - Cravero C - De Filippo J - De Sousa Frade S - Fiamberti H - Furnari JC - García AP - Ghilarducci A - Giordano M - Gubertini MT - Hermida EB - Herrera M - Ielpi L - Iriondo M - Isturiz MA - Jasnis MA - Lamberti Y - Landoni MF- Lemos DR - Massarini A - Milana JP - Nonzioli AC - Otero AM - Palermo M - Pérez O - Ravelo A - Rearte B - Recavarren MI - Rietti S - Rivero S - Rofman A - Sabbatini ME - Sasiain MC - Schattner M - Yokobori N.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...