lunes, 5 de diciembre de 2011

Desaparición forzada de personas en Latinoamérica: Efectos que aún persisten

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

“Nuestro principal enemigo es el miedo”
Domitila Barrios

La guerra como “catástrofe” humana

De acuerdo al Diccionario de Psicoanálisis de Laplanche y Pontalis, se entiende por trauma psíquico un “acontecimiento de la vida del sujeto caracterizado por su intensidad, la incapacidad del sujeto de responder a él adecuadamente y el trastorno y los efectos patógenos duraderos que provoca en la organización psíquica. (…) Se caracteriza por un aflujo de excitaciones excesivo, en relación con la tolerancia del sujeto y su capacidad de controlar y elaborar psíquicamente dichas excitaciones” . Es decir, cuando la vida de una persona está en riesgo, es altamente probable que queden secuelas psicológicas, en muchos casos crónicas, debido a ese cúmulo de estímulos externos de difícil o imposible procesamiento.

Son diversas las experiencias traumáticas que pueden estar en la base de esa dinámica; por lo pronto, son todas aquellas donde la propia vida está en peligro: accidentes graves, violaciones sexuales, amenazas de muerte. De entre todas estas situaciones, la guerra es una de las peores, de las más dramáticas. Lo es, porque distintamente a lo que puede ser un evento natural que también produce muerte y destrucción –una catástrofe como un terremoto, un huracán, etc.–, o el envejecimiento y la cercanía del fin como proceso natural mismo, no hay en la guerra una explicación racional que pueda dar cuenta de ella, que permita procesarla, asimilarla en el orden de las cosas esperables. La pregunta sobre su porqué tiene siempre un nivel de insondable para quien la padece.

En comparación con las otras agresiones traumatizantes arriba citadas, la guerra tiene características especiales que la hacen más inmanejable, más irracional. ¿Por qué de pronto otro semejante, sin que medie motivo alguno, viene a matarme? ¿Por qué en la guerra se destruye toda obra civilizatoria, se echa abajo lo que costó tanto sacrificio ir edificando con paciencia? ¿Por qué otro humano me hace todo eso sin que siquiera lo conozca? La sinrazón es lo que la define: la guerra, para quien la sufre, no tiene explicación lógica, es una invasión masiva sin sentido.

Los cambios psicológicos a los que debe someterse quien es parte de una guerra son grandes, inmanejables a veces; los paradigmas éticos, el sentido de la vida, la afectividad, todo ello se ve resentido, y muchas veces la magnitud de todo eso tiene un valor de transformación tan enorme que se torna un problema para quien lo experimenta, pues no lo puede procesar.

Matar a otro semejante, según todas las construcciones morales de las distintas culturas, está prohibido en la vida cotidiana. En la guerra, sin embargo, esa interdicción básica cae y la situación fuerza a matar. Es más: la dinámica imperante obliga imperiosamente a hacerlo, porque si no, corre riesgo la propia vida. El otro de carne y hueso se despersonaliza y deja de ser un semejante para transformarse en “el enemigo”. No hay sujeto con rostro humano: hay sólo enemigo amenazador al que hay que atacar. La “normalidad” de las relaciones humanas cambia drásticamente; ahora lo normal, lo aceptado tradicionalmente, se esfuma, cambia de pronto dando paso a nuevos valores. Hacer ese pasaje en términos psicológicos implica un gran esfuerzo, que no siempre se puede cumplir exitosamente.

Toda la configuración subjetiva de la cotidianeidad que se entiende como normal cambia dramáticamente, y el otro no sólo puede ser eliminado sino que, forzosamente, debe ser eliminado. Más aún, durante la guerra cuantos más “enemigos” se eliminen, mejor. Las medallas al honor las reciben los “héroes de la patria”, es decir, quienes más enemigos eliminen, quienes más maten. No hay duda que esos hechos sangrientos no se consideran asesinatos; si así fuera, quienes los comenten serían asesinos, transgresores de una ley. Lo curioso es que durante la guerra nadie es considerado tal sino, por el contrario, un héroe. La guerra premia la acción de matar. Es obvio que el cortocircuito en juego en todo ello no es pequeño, y en general no es fácil salir airoso de esa circunstancia.

Todo lo cual se agrava con lo que sucede una vez terminada la guerra, dado que esa agresividad puesta al servicio del exterminio por el cual se premia y se reciben honores, de buenas a primeras debe clausurarse y nuevamente la muerte del otro pasa a estar prohibida.

Entrar y salir a todas esas reconfiguraciones subjetivas nunca es gratuito, nunca pasa de forma intrascendente. Al contrario: casi con seguridad, deja marcas. Dicho de otro modo: la guerra, el evento más tremendo en donde la propia vida está en juego y en donde caen los paradigmas éticos de los tiempos de paz, en mayor o menor medida, siempre produce secuelas psicológicas. En tal sentido, es un modelo único de trauma, quizá el más trágico, pues la totalidad de la subjetividad se resiente, y siempre en forma duradera.

Las guerras “sucias”

La guerra, al igual que otras actividades humanas, ha evolucionado a lo largo del tiempo, se ha perfeccionado, ha ido haciendo uso de las tecnologías más avanzadas de su momento. En ese sentido pude decirse que recorrió un camino desde las confrontaciones cuerpo a cuerpo, en igualdad de condiciones y con armas equivalentes (garrote-garrote, arco-arco, fusil-fusil), hasta la que hoy es llamada guerra moderna, guerra total, que es un enfrentamiento asimétrico y no de equivalencias o, como la consideran actualmente algunos teóricos del arte militar: guerra de cuarta generación.

De la mano de los cambios tecnológicos que le dan forma, también sus reglas, enunciados y la ética que la acompaña han cambiado y se han ido adaptando a esos cambios técnicos y a las condiciones y grados de poder de los combatientes. Así, por ejemplo, armas de fuego = guerra en línea; aviones = guerra de trincheras; fuerzas no equivalentes = guerra de guerrillas; guerra de guerrillas = guerra contrainsurgente.

Las primeras confrontaciones entre tribus fueron transformándose en conflictos bélicos entre dos o más grupos que se enfrentaban por razones económicas, políticas o ideológicas, y su objetivo final era vencer al enemigo para adueñarse de sus tierras, esclavizarlos o capturarlos dentro de su área política de influencia o imponer un determinado sistema ideológico-político. Las guerras se desarrollaban en el campo de batalla y se estima que entre el 80 y el 85% de las muertes eran de combatientes, en tanto que sólo entre el 15 y el 20% correspondía a población civil.

Las guerras del Siglo XX fueron cambiando más profundamente, tanto en la forma de hacerla (aspectos técnicos), como –seguramente lo más dramático– en la forma de justificarla. Es en ese contexto que surge aquella idea de “en la guerra la primera víctima es la verdad”. Después de la Segunda Guerra Mundial, las reglas de la guerra tantas veces analizadas y discutidas fueron cayendo en desuso; las formas también se modificaron y, a la par, los enunciados que las promueven y hacen su apología. De esa cuenta, ya llegados a fines del Siglo XX pudo llegarse a la infame locura teórica de “guerras preventivas”.

Veamos tres ejemplos de las guerras modernas: 1) en el caso de la llamada “guerra remota” se trata de enemigos distantes a los que nunca se llega a ver de cerca y que se constituyen simplemente en “blancos” de la acción militar, olvidando su humanidad; 2) en la “guerra preventiva” toda lógica se rompe al determinar que la única forma de prevenir que se haga la guerra es haciendo una guerra previa; y, 3) en la llamada guerra total, guerra contrainsurgente o guerra sucia, se violentan los principios antes expuestos y, más que nunca, se sobreponen los intereses particulares de un grupo sobre el derecho humano a la vida. En esta última modalidad, lisa y llanamente “vale todo”.

Las guerras modernas pueden desarrollarse o no entre dos Estados, pero es cada vez más frecuente que se trate de conflictos entre grupos al interior de un mismo Estado. Si bien las razones del enfrentamiento son las mismas (económicas, políticas, culturales o ideológicas: es decir, reacomodos en torno al poder) ya no se desarrollan en el campo de batalla sino en todos los ámbitos de la vida social. Las cifras que prevalecían para la pérdida de vidas humanas se han invertido; hoy, a partir de las nuevas doctrinas militares, se estima que entre el 15 y el 20% de las muertes son de combatientes, mientras que entre el 80 y el 85% corresponden a población civil, no involucrada directamente en el conflicto.

Si bien la guerra es siempre la negación misma del hecho civilizatorio, de la normal convivencia apegada a normas sociales, la forma que ha ido adquiriendo hacia las últimas décadas del Siglo XX presenta características muy peculiares; si algo la define, es su total y más absoluta deshumanización. Entiéndase bien: las guerras nunca son “amorosas” precisamente; pero lo que vamos viendo en estos últimos años, no como circunstancia azarosa sino como doctrina militar fríamente concebida, académicamente pensada, es una guerra que ya no distingue entre enemigo y población no combatiente, una guerra que echa mano de los recursos más arteros que anteriores instrumentos jurídicos internacionales (las Convenciones de Ginebra, por ejemplo) prohibían. Guerras, en definitivamente, que se fundamentan en ser “tramposas”, tortuosas, engañosas. Guerras “sucias”, básicamente.

Sólo en ese clima de militarización extrema y justificación de todo (léase: fundamentos de la cultura de la impunidad) es que pueden surgir armazones teóricos que promueven la creación de “máquinas de matar”, tales como los grupos élite de los que hoy día van disponiendo las fuerzas armadas de casi todos los países. Grupos preparados para toda tarea, que lo mismo pueden manejar explosivos como una computadora, saber de primeros auxilios o entrenados para resistir las circunstancias más terribles, por ejemplo la tortura. Soldados, valga decir, que son parte de las estrategias que mantienen prácticamente todos los Estados actuales y que tangencialmente –no se tome esto como macabro chiste de humor negro– viene a demostrar que el Estado, cuando quiere, sí puede ser eficiente, contrariando las modernas tesituras neoliberales que lo ven irremediablemente como incapaz.

Fundamentos de las guerras sucias

La doctrina militar contemporánea en relación a las así llamadas gerras sucias, en Occidente llevada a su punto máximo por las academias estadounidenses, se nutre de lo desarrollado por el francés Roger Trinquier a partir de la experiencia de la tristemente célebre guerra de Argelia, desde donde enunció las tesis de esta modalidad bélica moderna, estructurada sobre los siguientes ejes:
La clandestinidad: La represión se basa en el ocultamiento de los centros de detención, desaparición de personas y eliminación de los cuerpos. Uso de personal militar vestido de civil, formados en comandos y recorriendo de noche los centros urbanos en busca de víctimas o sospechosos.

La moralidad estrecha: La construcción de un “enemigo interno” bajo un marco moral tan rígido y reducido que posibilita la persecución de cualquier acto calificado como desviación o crítica política, y en consecuencia, cualquier desviación debe ser perseguida y eliminada.

La presión psicológica: Concepción por la cual la guerra se hace en todos los ámbitos de la vida social. Los espacios de la vida cotidiana pueden ser invadidos a través de una guerra psicológica que se transforma en una herramienta privilegiada. Se practica para “ganar los corazones y las mentes de quienes están siendo violentados”. Se desata una “guerra preventiva” que pretende influir sobre la “conciencia social”. Los medios de comunicación, en esa lógica, cobran una importancia decisiva.

La ilegalidad: Aunque no enunciado explícitamente, el modelo expone que “cuando el poder político está en peligro, los militares son los únicos que disponen de medios suficientes para establecer el orden y, en una situación de emergencia, la ley es un obstáculo”. En América Latina sabemos amargamente que esto fue una realidad por décadas, costando muertos y desaparecidos en cantidades industriales.

Si se revisan los registros y documentos existentes en varios de los países latinoamericanos que dan cuenta de las guerras contrainsurgentes de estos últimos años, puede observarse cómo la respuesta de los Estados se ciñó, paso a paso, a lo establecido en las enseñanzas de Trinquier. Los actos de desaparición forzada son ejecutados conforme a los pasos del manual: 1) persecución de una persona concebida desde una perspectiva ideológica como un enemigo interno; 2) una detención ilegal; 3) entrega del detenido en algún centro de detención clandestino; 4) ocultamiento ilegal de la víctima; 5) Presión psicológica ejercida sobre la familia, el grupo de pertenencia del desaparecido y el colectivo social a través del discurso oficial estigmatizante e ideologizante y las técnicas publicitarias empleadas. En Argentina, por ejemplo, en el medio de la sangrienta dictadura iniciada con el golpe de Estado de 1976 y ante la ofensiva de los organismos de derechos humanos reclamando por las personas desaparecidas, los militares, además de organizar el Mundial de Fútbol en 1978 como cortina de humo, sacaron el lema “los argentinos somos derechos y humanos”. ¡Buenos alumnos de las academias estadounidenses!, por cierto.

Cuando se plantea que la guerra debe hacerse “en todos los ámbitos”, para desastre del ser humano, la psicología se transforma en una herramienta más de la guerra. La mente humana es un blanco más al que van dirigidos los mensajes bélicos. Y en ese sentido, la población que recibe los ataques está siempre desarmada, desamparada; más aún: ni siquiera sabe que está siendo blanco de ataque.

La presencia de la guerra hoy: los desaparecidos

Los planes de ajuste estructural que se siguen sufriendo en la región latinoamericana al día de hoy se asientan en el camino que prepararon las dictaduras militares de algunas décadas atrás. La falta de reacción que aún se padece (sin negar que, por supuesto, hay reacciones, muchas y variadas, con experiencias riquísimas sin dudas) tiene que ver con el miedo que aún está instalado en las poblaciones. El estado de derecho, el primado de la ley, después de esa pedagogía del terror y de la impunidad sin límites que fueran las guerras sucias, más allá de la declaración formal de una institucionalidad por lo demás bastante débil que caracteriza las actuales “democracias de baja intensidad”, premia la impunidad. La situación de explotación económica y de precarización laboral que vivimos encuentra en esa pedagogía del terror buena parte de su explicación.

Entre algunas de las prácticas perversas que tuvieron lugar en esos oscuros años de nuestras historias en los distintos países de la Patria Grande, la desaparición forzada de personas fue un mecanismo que aún sigue estando presente en la conciencia de la población, aterrorizando, sirviendo como una perversa escuela y recordatorio de la muerte y del silencio. Los desaparecidos siguen siendo una de las heridas abiertas de las sociedades latinoamericanas. Para toda la región se contabiliza un total de 108.000 personas desaparecidas, siendo Guatemala (con 45.000, el 41% del total) y Argentina (con 30.000) quienes encabezan la lista.

La desaparición forzada de personas es un delito de lesa humanidad; así lo consignan tanto la Asamblea General de Naciones Unidas, en 1992, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos –OEA– en 1994. Por tanto, son delitos imprescriptibles.

En todos los Estados latinoamericanos que durante los años de la Guerra Fría desarrollaron estrategias de guerra contrainsurgente amparados en la Doctrina de Seguridad Nacional y combate al enemigo interno (es decir: sectores de la misma población), la desaparición forzada de personas jugó un papel importantísimo. Sirvió para inmovilizar a las poblaciones civiles, aterrorizándolas, enviándoles mensajes de control y de inocultables llamados a la desmovilización.

En concreto, la desaparición forzada de personas es “un acto de violencia extrema, cometido por agentes del Estado o por personas autorizadas por éste, que se constituye a partir de la captura ilegal, el ocultamiento deliberado de una persona y la consecuente pérdida de su presencia física (o material), sin que exista la posibilidad de establecer con certeza las circunstancias que determinan su “no presencia física”. Las condiciones de persistencia e incertidumbre que la acompañan hacen de ella un sutil instrumento de tortura con las consiguientes secuelas físicas y severas alteraciones a nivel del psiquismo individual y colectivo. La práctica sistemática de la desaparición forzada implica la alteración de los sistemas de relaciones sociales y el implantamiento del terror”.

En cualquier ámbito que tuviera lugar el hecho, urbano o rural, una vez desaparecida la persona su suerte era totalmente incierta. En eso consistía justamente el valor político-ideológico-cultural del mecanismo: enviaba un mensaje a la población absolutamente aterrorizador. Si estas estrategias bélicas pueden ser llamadas “sucias” es justamente por prácticas como esta: son perversas, arteras, siniestras. De hecho, ninguna guerra deja de serlo, pero en esta modalidad lo que se busca fundamentalmente no es tanto eliminar enemigos físicos sino controlar a poblaciones enteras. Las desapariciones forzadas de personas (adultas o de niños, varones o mujeres, eso no importa), son un elemento principal de esas estrategias.

Está demostrado que la desaparición física de alguien sin que se sepa fehacientemente qué suerte corre, sin que aparezca luego su cuerpo confirmando que sí, efectivamente, murió, todo ello produce alteraciones diversas en los allegados (familiares, amigos), que quedan en una espera eterna. El mecanismo en cuestión que utilizan las fuerzas que producen la desaparición, por tanto, es sumamente perverso: sirve para paralizar a toda una población dejándola en una situación de duelo no resuelto eterno.

La desaparición de un familiar/amigo/allegado es altamente nociva para la psicología de quien queda en esa espera enfermiza. Los efectos psicológicos son diversos; sólo a título descriptivo pueden citarse:

Sentimientos de culpa por la pérdida (activándose una serie de fantasías de autoincriminación por “no haber hecho lo suficiente por haber impedido el hecho”)

Tristeza profunda

Episodios de depresión reactiva y/o estados de depresión profunda

Duelos patológicamente alterados (duelos que nunca terminan, que sólo pueden finalizar el día que hay una confirmación sobre la suerte corrida por el desaparecido)

Trastornos psicosomáticos (problemas gastrointestinales, insomnio, inapetencia, cefaleas, estados de ansiedad difusa)

Sentimiento de fatalidad e impotencia

En algunos casos, desorganización psicológica (estados confusionales, pensamiento monotemático y recurrente centrado en la figura del desaparecido, eventuales pérdidas de ubicación en tiempo y espacio)

En algunos casos, estados de hiper excitación acompañados de hipersomnia.

Pero además, sin quitarle el más mínimo valor a estos efectos sufridos a título individual por los familiares/allegados directos de las personas desaparecidas, hay otro tipo de efectos, que son las consecuencias colectivas, las secuelas transgeneracionales. Es decir: todo aquello que esta estrategia de guerra sucia deja en el imaginario social, en la conciencia colectiva de una comunidad. Dicho en otras palabras: el fomento del terror y la consecuente cultura de la impunidad que ello va generando. Por lo pronto, llamamos “desaparecidos” a quienes en verdad son secuestrados. Esa es una demostración palmaria de cómo actúa esa perversa pedagogía del terror. Nadie desaparece solo, nadie se esfuma: lo desaparecen, que no es lo mismo.

Efectos colectivos aparejados: cultura del silencio, de la desidia

Este es el ámbito donde pueden verse los efectos más profundos en tanto construcción ideológico-política de las guerras sucias, de las estrategias contrainsurgentes que barrieron prácticamente toda Latinoamérica en décadas pasadas. Cada una de las prácticas desarrolladas en estas estrategias de intervención estuvo calculada, buscando generar respuestas a mediano y largo plazo. Guerra psicológica, en definitiva, que con el empleo planificado de acciones que sirven como “propaganda”, como promoción de un mensaje (freno al “comunismo internacional que quería adueñarse de estas tierras”), están orientadas a direccionar conductas colectivas en la búsqueda de objetivos de control social. “Ganar los corazones y las mentes de quienes están siendo violentados”, como decíamos cuando hablábamos más arriba de los fundamentos de las guerras sucias.

Desparecer, secuestrar, mantener ilegalmente a niñas y niños en cautiverio o hacerles adoptar una nueva personalidad, en algunos casos como “botín/recuerdo” de las acciones bélicas (habrá casos incluso donde fueron mercadería para la venta a extranjeros, producto comercializable para adopciones ilegales, etc.), hacer aparecer algunos cadáveres de desaparecidos mutilados dejando ver que fueron torturados, permitirse hacer todo eso no es sino una forma de ratificar la impunidad dominante. A partir del mensaje en juego –“la vida del colectivo está en manos de quienes la dirigen militarmente, quienes obligan a pensar de una determinada manera”– lo que se pretendió buscar desde los grupos que controlaron el Estado durante años fue dejar la sensación que “hay que resignarse, nada se puede cambiar”. La impunidad, en tanto gran marco cultural que engloba todas las acciones de ese Estado contrainsurgente, queda violentamente ratificada como política, como modo de vida de los poderes fácticos. Y ante ello no queda sino la resignación. O, andando el tiempo, el silencio, el desencanto. El ámbito político se denigra, se rebaja. Conclusión: se consigue la apatía de las grandes mayorías.

No está de más recordar que es en este momento cuando comienzan a implementarse en toda Latinoamérica los planes neoliberales, los que, entonces, no habría más que aceptar pasivamente. Es en ese marco cuando una de las cabezas visibles del inicio de esas políticas en todo el mundo, la Primera Ministra británica Margaret Tatcher, pudo decir ampulosa: “no hay alternativas”.

Sin duda, el mensaje buscado se cumplió. O, al menos, se cumplió en un alto porcentaje. Los tejidos sociales fueron desarticulados y el terror como modo de vida quedó incorporado en la psicología de la sociedad latinoamericana, en todos los estamentos: rurales y urbanos, jóvenes y adultos, varones y mujeres. Los planes neoliberales que posteriormente se construyeron sobre este mar de sangre y este terror incorporado, funcionaron y siguen funcionando. La desarticulación de la protesta social se cumplió en muy buena medida.

Pero siempre hay esperanzas

Sin embargo, quedaron espacios para la reconstrucción de lo destruido por la guerra y por las estrategias de fondo que la alentaron. No caben dudas que los planes de capitalismo salvaje que se desataron sobre Latinoamérica en estos últimos años siguen presentes. Quizá hoy ya no se habla tanto de ellos, no se lo visualiza como demoníacoas porque pasaron a ser parte de nuestra realidad: se normalizaron, se institucionalizaron. Decir que fracasaron es, quizá, una exageración. Por supuesto no resolvieron ningún problema para las grandes mayorías, pero obviamente no estaban para eso. Para el gran capital global que los implementó no fracasaron de ningún modo. La precarización en las condiciones de trabajo y el aumento escandaloso de la brecha entre ricos y pobres transformó a la región en la más injusta del mundo, diviendo nuestras sociedades en ghettos cerrados de ultra adinerados –defendidos por ejércitos de guardaespaldas y con vehículos blindados– sobre pobres cada vez más pauperizados.

Esto ya se hizo absolutamente crónico, dejando muy pocas salidas: las luchas sindicales han ido quedando como piezas de museo, y la resignación generalizada hace aceptar condiciones laborales infames. Una de las pocas salidas para innumerables latinoamericanos es la huída de sus países rumbo a la supuesta prosperidad del Norte, Estaods Unidos básicamente, y en estos últimos años también en muy buena medida Europa. Pero esas no son salidas sino sólo reacomodos coyunturales que apenas ayudan a paliar la pobreza.

Los movimientos sociales quedaron bastante golpeados, y aún no terminan de rearticularse. Las izquierdas políticas han tenido que modificar –suavizando– sus idearios revolucionarios de algún tiempo atrás. Su participación en los mecanismos legales del entramado político del sistema ya se aceptó como irrevocable. De hecho, con propuestas siempre light, ha podido llegar a ser gobierno en más de alguna ocasión, propiciando “rostro humano” para supuestos “capitalismos serios”. Definitivamente, la derrota para el campo popular y el pensamiento político de izquierda fue grande. Se le hizo retrotraer varias décadas. Son raras las propuestas abiertamente anticapitalistas. El miedo sigue instalado.

Conclusión obligada de todo esto: las nuevas guerras sucias libradas años atrás con la desaparición forzada como una de las principales tácticas, dio resultados que aún siguen vigentes. Pero la historia no está terminada. Si bien las técnicas militares se refinan día a día y este mecanismo de la desaparición cambió profundamente el sujeto político de estos años volviéndolo apático, la injusticia sigue estando. Y eso, quiérase que no, continúa siendo un motor que lleva a la sublevación. En definitiva, la historia humana, nos guste o no, es la historia de los conflictos sociales. Las luchas de clases, aunque hoy no se hable mucho de ello, sigue estando presente minuto a minuto. La desaparición forzada de personas constituye su sangriento recordatorio.

Si vemos la historia de estos años luego de concluidas las guerras contrainsurgentes de la región, el panorama no es muy esperanzador para el campo popular. Pero de todos modos siempre sigue reaccionando. Quizá sin una clara direccionalidad, sin programa específico, muchas veces sin conducción; pero la protesta sin embargo no ha desaparecido. Se podrá hacer desaparecer gente, más no la injusticia. Y mientras haya injusticia, siempre habrá una cuota de esperanza para transformar esa realidad inequitativa. La historia de la humanidad es ese movimiento perpetuo de reacción contra las injusticias. El fantasma de los desaparecidos sigue asustando, pero la dignidad puede más que el miedo. Como dijo la dirigente indígena de Bolivia Domitila Barrios: “Nuestro enemigo principal no es el imperialismo, ni la burguesía ni la burocracia. Nuestro enemigo principal es el miedo, y lo llevamos adentro”.

Bibliografía:
- Bermann Sylvia y otros. “Efectos psicosociales de la represión política”. Córdoba, 1994. Ed. Goethe-Institut.
- Comisión para el Esclarecimiento Histórico. “Guatemala. Memoria del Silencio”. Recomendaciones y Recomendaciones. Guatemala, 1999.
- Laplanche, Jean y Pontalis, Jean-Bertrand. “Diccionario de Psicoanálisis”. Barcelona, 1971. Ed. Labor.
- Martín-Baró, Ignacio. “Acción e Ideología”. San Salvador, 1990. Ed. Universidad Centroamericana Simeón Cañas.
- Radda Barnen de Suecia. “Restaurando la alegría. Diferentes enfoques de asistencia a la niñez psicológicamente afectada por la guerra”. 1996. Ed. Radda Barnen de Suecia
- Villagrán, Marina de. “La desaparición forzada. Una aproximación desde la psicosociología”. Tesis de Maestría. Guatemala, 2004.

Autor imagen: PRIMERA FUENTE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La CELAC no fue “noticia importante”

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)

Lo veía y lo escuchaba; y no podía creerlo. Pensaba que no viviría lo suficiente como para mirar (en vivo y en directo) la constitución de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) con la asistencia de presidentes, primeros ministros y cancilleres de 33 países de la región. Entre ellos (vale la pena mencionarlos) el señor Felipe Calderón, de México; el señor Porfirio Lobo, de Honduras; el señor Juan Manuel Santos, de Colombia. Y si fue inesperada su presencia, en Caracas, de estos y otros personajes de la política continental latinoamericana, no fue menos sus discursos de apertura, de pleno respaldo a la iniciativa.

Como era de esperarse, también, la prensa sipiana (de la SIP-CIA) de Ecuador fue –para decirlo de alguna manera- poco sensible a ese acto, a pesar de que fue transmitido (en vivo y en directo) por algunas redes televisivas del continente, entre ellas, Telesur, la empresa que poco a poco va tomando el papel de la red televisiva de América Latina. Los canales locales (en Ecuador) se limitaron a pasar cualquier cosa, antes que darle importancia a este acto. Y los canales internacionales, en especial la CNN (que pretende ser el canal “nuestro” desde Atlanta, Estados Unidos, solo porque habla en español) se limitaron a pasar informaciones sueltas, de vez en cuando.

Para ir en orden, primero debo recordar una de las tantas clases universitarias: les decía a mis alumnos y alumnas que, en otros tiempos, la prensa informativa daba siempre prioridad a la “importancia” informativa; es decir a todo aquello que fuera de impacto, de valor, para una localidad, para un país, para una región; pero que, en los últimos tiempos, la prensa privada (comercial) en sus afanes de lectoría o de sintonía, o de cumplir consignas ideológicas, prefería lo “interesante” frente a lo importante. Y aun cuando hay una especie de correspondencia entre estos términos (importancia e interés) parte de la actual manipulación informativa radica en que se da mucha más preferencia al interés que a la importancia. Desde luego, el “interés” visto desde una óptica.

El arranque de la CELAC es un ejemplo de este tratamiento informativo. Era un acto muy importante para América Latina, ya que se trataba de la constitución misma de ese nuevo organismo que, a la corta o a la larga, suplantará a la vieja y corrompida OEA y sus múltiples tentáculos, entre ellos, la Comisión de Derechos Humanos (CIDH) o la Relatora para América Latina de la Libertad de Expresión. Todo el mundo sabe que esos organismos (de la OEA) están determinados por la agenda de los Estados Unidos de Norteamérica y Canadá (países super desarrollados) y que son parte del esquema de dominación económica, política y social de nuestros países. Lo que no sabía es que el gran imperio del norte es uno de los pocos países que no ha firmado el protocolo de San José, que obliga al respeto de los derechos humanos del mundo.

Lo “interesante” de la reunión (para los medios sipianos) se hubiese dado si, por ejemplo, las cámaras de video y de fotos hubiesen registrado algún incidente, algún entredicho de palabras entre los diferentes actores. Por decir algo, si el señor Lobo hubiese recriminado al Presidente (Rafael) Correa, por no haberse solidarizado con la idea, que llevó a los países del Continente, a reconocer a ese gobierno, salido de un golpe de estado militar clásico. Y Ecuador exigía, para reconocer al nuevo gobierno, que, por lo menos, los golpistas militares sean sancionados por Honduras, ya que el principal actor de ese golpe militar, gozaba aún de muchas prebendas y ocupaba un puesto clave en el nuevo régimen. Como no se dio esa situación, la prensa sipiana (no sé si continental) prefirió referirse a la conformación de la CELAC, en términos de menor importancia.

El discurso de apertura, que pronunció el señor Felipe Calderón, de México, fue muy importante; pero mucho más interesante fue, para esos medios comerciales, un episodio de la familia Simpson. Lo que dijo el señor Calderón fue absolutamente contrario a lo que se supone debería haber dicho, de creerles a sus enemigos políticos mexicanos, especialmente por la matanza diaria que se produce en la frontera común entre México y su vecino del norte.

No fue extraña la posición dicha y repetida por las dos mujeres presidentas y presentes en la reunión: doña Cristina Fernández vda. de Kirshner y doña Dilma Rousseff, de Argentina y Brasil, respectivamente. En especial, doña Dilma desmintió los persistentes rumores de que Brasil ya estaba en el G-20 (grupo de los 20 países más ricos del mundo) y más bien dijo que Brasil podía ser el nuevo centro de actividades de desarrollo de América Latina. Lo mismo que México y Argentina.

Del Juan Manuel Santos, el Ministro de la Defensa de Colombia que agredió Angostura (en el Oriente ecuatoriano - 2008) acto del cual se sentía muy orgulloso, y el heredero de la política de “seguridad democrática “ del señor Álvaro Uribe Vélez (de los falsos positivos y las fosas comunes) pues han quedado solo fotografías. Se tuteaba con Hugo Chávez Frías, el Presidente de Venezuela, y decididamente se entregó a la creación y formación de la CELAC. Daba la impresión de un nuevo y progresista líder latinoamericano.

No voy a decir media palabra de los que no fueron (Ollanta Humala, del Perú) pero don Sebastián Piñera, de Chile, se presentó a la clausura de la reunión, para asumir la conducción de la CELAC, durante el próximo año (2012) Los demás enviaron sus hombres de confianza. La gran verdad de esta reunión fue el nacimiento real de una nueva organización continental, que haga lo que tenga que hacer, para defender la democracia real de nuestros pueblos y para luchar contra la pobreza, la miseria, la inequidades, el analfabetismo y el hambre. Por lo menos, eso es lo que se dijo.

Si mal no recuerdo, fue el propio Presidente (Hugo) Chávez, que presidió la reunión constitutiva, quien reconoció que, durante su mandado (1998-¿) había firmado numerosos documentos y declaraciones; pero que, después de la clásica foto “de familia”, todos vuelven a sus labores habituales y nadie se acuerda de los compromisos adquiridos. Pidió a sus compañeros y compañeras presidentes, a los primeros ministros presentes y a los cancilleres que, en esta ocasión, nadie se olvide de lo concertado y la CELAC sea un instrumento al servicio de la causa latinoamericana.

Entre las curiosidades de la reunión, cabe dejar constancia que, a pesar de la URSSS despareció en 1990, la nueva organización continental creo una “Troika” conformada por Venezuela, Chile y Cuba. Parece cosa de locos; pero, esa troika y ese nacimiento, así dirigidos, como que prometen muchas realizaciones. Porque no es nada común y corriente que junto a Chávez y (Raúl) Castro esté nada menos que Piñera, aun cuando sea por un año. ¿O más?

También los buenos propósitos de la nueva CELAC se concretaron en otras decisiones: la creación de una secretaría permanente, que recuerde a los 33 países de sus obligaciones y derechos, durante todo el tiempo; que la CELAC empiece a estudiar los problemas económicos del mundo y que van a afectar (o que pueden afectar) a la región; las posibilidades de desarrollo, no solo comercial entre los países comprometidos, sino, especialmente energético; la lucha permanente y sin doblez contra el analfabetismo, la pobreza, la miseria, la desocupación, y un largo etcétera.

Nadie habló contra la OEA y sus tentáculos; pero quedó claro que los países ahí reunidos (América Latina) a pesar de sus diferencias, estaban resueltos a marchar hacia adelante. Si en el camino se quedan la OEA y las propias Naciones Unidas, pues qué pena. Y eso, a más de importante y decidor, es un objetivo a cumplirse porque la región (América Latina) es de las que ofrece más inequidades y desequilibrios, especialmente sociales. Y aquello es todavía más difícil de superarlo, que para eso están las oligarquías criollas, que en Ecuador tienen el apelativo común de “pelucones”.

Y en todos nuestros países el oficio de estos grupos privilegiados es visible. Y más visible aun la actitud contra cualquier propósito de cambio, de la nueva vanguardia imperial: los medios de comunicación de masas, mejor identificados como la gran prensa sipiana. Que para eso están. Que para eso sobrevive la SIP y, junto a este organismo de los empresarios de la comunicación, el grupo de diarios de América (GDA) la AER internacional y nacional, etc. Y junto a estos organismos, las siempre vigilantes agencias de seguridad e inteligencia.

Quizá eso explique la actitud de la prensa sipiana en Ecuador y en otros países. Ellos están más que satisfechos y contentos con la OEA, con la Comisión de Derechos Humanos (de la OEA) y la relatora para la libertad de expresión (de la OEA) Y si hay que introducir algún cambio, que sea en torno a la OEA y a su favor. Por decir algo, que los únicos que puedan hablar de democracia representativa, de libertad, de libertad de expresión, sean ellos; y que se cree una especie de interpool para sancionar y desaparecer a todos aquellos “malos” que pretendan desconocer estos organismos o restarles “sus” derechos ya consagrados. Como “no tener ley de comunicación nunca” según los asambleístas y los mensajeros sipianos.

Pero, el perfil de la nueva CELAC va por otro camino. Y solamente hay que esperar que los buenos propósitos se vayan concretando, en el camino. Un camino que puede ser al infierno (se dice que el camino al infierno está empedrado de buenos propósitos) o puede ser en sentido contrario. Por lo menos, esa es la idea inicial de la CELAC y de tirios y de troyanos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Colombia: La hipocresía reina

Sergio Camargo (especial para ARGENPRESS.info)

Durante el tiempo de la esclavitud los dueños de los negros esclavos lograron crear dos categorías de esclavos, los esclavos de adentro (casona) y los esclavos de afuera (campo). Los primeros tomaron la terrible costumbre de creerse propiedad real de sus dueños blancos y de morir como tales, mientras los segundos siempre soñaron y lucharon por liberarse de tanta opresión, del innoble yugo.

Los esclavos de adentro llegaron a tal entrega que cuando su amo se enfermaba ellos decían: amito estamos enfermos; amito nos duele la cabeza; amito tenemos fiebre; amito nos vamos a morir, y en muchas ocasiones lloraban con más fuerza la muerte del amo y sentían más dolor que los propios familiares del esclavista. Lo peor es que muchos de estos esclavos se oponían e incluso se enfrentaban a sus hermanos de desdicha (esclavos de campo) en la lucha por su independencia, por su libertad, y desaprobaban incluso la lucha armada de mucho negro revolucionario, y fueron muchos los negros de adentro que abortaban y denunciaban a los esclavos de campo, cuando estos fraguaban fugas o levantamientos en contra del opresor. Felizmente perdieron los de adentro.

Para nadie es un secreto que en la república de Colombia existe un conflicto armado que dura y perdura desde hace más de sesenta años, pero que tiene hondas y lejanas raíces. Cuando se habla de lejanas, se habla desde luego de dos siglos de conflicto (partiendo de la tal independencia), y cuado nos referimos a hondas, nos referimos a unos cuantos acomodados y millones de pobres.

Durante todo este tortuoso tiempo de guerra, hemos visto caer bajo el machete, el cuchillo y las balas de pistola y luego de metralleta y bombas a miles y miles de nuestros compatriotas, los cuales no todos son iguales desde luego!.

A los caídos en esta fratricida guerra y pertenecientes al cartel de los acomodados se les ha brindado todas las atenciones postmortem, se les ha recordado como buenas personas y mediante los medios de comunicación, que también pertenecen al cartel de los acomodados, se les ha elevado al rango de benefactores y mártires de la patria y sus familias bendecidas por la mano poderosa de los que rigen el régimen.

Por el contrario, los millones de muertos o asesinados por culpa o por el mismo régimen, son ignorados al extremo tal que creeríamos que en este país, uno de los mas desiguales y violentos del planeta, nadie se muere sin su consentimiento y menos debido al terrorismo de Estado
Lo jodido de todo esto es que, a los que mueren protegiendo este cartel que rige el régimen con mano de hierro hace una tonelada de tiempo, y que no pertenecen al mismo, (están en el mundo de los mas pobres), se les da una importancia (momentánea) no por su labor o por humanismo, sino para que el poder mafioso gane mentes y conciencias

Se les ensalza a estos soldados y policías que han ofrendado sus vidas defendiendo los intereses de una minoría y se muestra con fiereza por los medios de comunicación la tristeza de sus familias, el tiempo suficiente para que las mayorías empobrecidas se solidaricen y sientan como suya tanta desdicha.

Después de la algarabía profesionalmente orquestada, todo vuelve a lo ‘normal’. Lo tétrico de todo esto es que las familias enlutadas siguen viviendo en la pobreza o miseria extrema y sin su ser querido.

Lo realmente humano seria que tanto las muertes de los comandantes y guerrilleros revolucionarios, como las de los oficiales y soldados del régimen dictatorial colombianos nos dolieran por igual. Son seres humanos todos y aunque de bordes políticos y valores distantes son compatriotas y nacidos en nuestro país.

Pero la cultura de la deshumanización profesada por ese cartel oligárquico que maneja a su antojo nuestro país y que la ha logrado propagar entre la población, ha llevado a mucho compatriota a solidarizarse con el victimario, que le ha enseñado que el pobre es delincuencia y terrorismo y el poderoso sapiencia, respeto y dignidad. (?)

Es bastante terrorífica, por no decir otra cosa, la táctica oligárquica cuando las guerrillas piden a las hermanas naciones de América su poyo para avanzar en la paz. Esto es asunto interno, es problema de los colombianos, esto lo resolveremos los colombianos, dicen y repiten, ahora también en boca de Santos, pero cuando se trata de combatir a la insurgencia bienvenida la ayuda militar extranjera, bienvenidos los mercenarios de todo borde y países. Entre tanto a la paz se le ponen toda clase de talanqueras por parte de esta corrupta elite. ¿Por qué?

¡Vaya hipocresía tan descarada!

Justamente el criminal cartel de la minoría acomodada, lanzo una vez mas una tal marcha en contra NO DE LA GUERRA, sino de las FARC-EP, como si este grupo revolucionario fuera el único actor armado y el culpable único de la violencia y la guerra fratricida en la que nos ha embarcado esta mafia en el poder desde hace una tonelada de tiempo.

Y no serán pocos los colombianos de adentro que saldrán a gritarle al viento que las guerrillas son el peor mal del país, como si la pobreza, las desigualdades y la injusticia y el crimen político no existieran desde hace casi dos siglos y que sus autores no fueran también los ascendientes de quienes hoy rigen este régimen asesino y mafioso. Que hipocresía!

¿Cuando programaran una marcha nacional contra el narcoparamilitarismo? ¿O contra los narcoparapoliticos?

Nota: Dos cositas para remarcar: primero en el asesinato de los comandantes Raúl Reyes y Alfonso Cano se podrá comprobar en un futuro próximo, que ambos lideres rebeldes fueron ejecutados a quemarropa estando heridos, aunque Raúl Reyes de gravedad, lo que implica que en los dos casos se cometieron crímenes de guerra. Segundo se le recuerda a JM Santos que por el hecho de pertenecer a la oligarquía NO lo exenta de ser un bandido y/o criminal, pues está en la misma lista del Narcotraficante N° 82 Álvaro Uribe y próximamente saldrán declaraciones corroborando su pertenencia al narcoparamilitar Cartel de la Capital.

Sergio Camargo, es autor entre otros libros: Democracia Real Universal y El Narcotraficante N° 82 Álvaro Uribe Vélez. Ha sido director de la revista Universo Latino y autor de numerosos artículos sobre la realidad latinoamericana y mundial.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

¿Siria, tras la llegada de los S-300, será atascadero de ofensiva militarista en Oriente Medio?

Enrique Muñoz Gamarra (especial para ARGENPRESS.info)

Realmente es sorprendente el último giro geopolítico en el mundo. En primer lugar la reacción de Rusia y China frente a las graves provocaciones del eje militarista, sobre todo, por el escudo antimisiles en Europa, también por el asunto de Oriente Medio (Siria), el Mar Meridional de China y por las sospechosas coincidencias en las maniobras militares de las fuerzas aeronavales de los Estados Unidos, frente a Honolulu, base ultra secreta de Estados Unidos en Hawai, cuando justamente se reunían los principales lideres del mundo en la última Cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacifico (APEC) (1).

En realidad fue una demostración de fuerza similar a lo que hizo Hitler cuando su socio de correrías fascistas, Benito Mussolini, llegó por primera vez a Berlín en 1937 y tras la cual (habiéndose impresionado del poderío militar del Tercer Reich), el Duce selló su alianza con la Alemania nazi. Solo que en está ocasión las percepciones de Rusia y China no fueron como la de aquella Italia fascista que se rindió al poderío militar de Alemania, sino, por el contrario, estos países reaccionaron, el primero (Rusia) armando a Siria con misiles S-300 y enviando una escuadra de buques de guerra cargados con armamento estratégico hacia esta región y, el segundo, (China) preparando sus ejercicios militares navales justamente en el intocable Océano Pacifico e incluso efectuando ejercicios militares conjuntos con Pakistán. Realmente es impresionante el asunto.

Pero veamos esto con más calma:

1) Rusia arma a Siria con los sistemas anti-aéreos S-300, tambien está en contacto permanente con Irán y pone en servicio radares de alerta temprana y misiles tácticos Iskander en Kaliningrado.

Antes de iniciar con el enfoque de este tema es bueno recordar que el pasado 08 de noviembre de 2011, el presidente ruso, Dmitri Medvedev y la canciller alemana, Ángela Merkel (en el que también se incluyen Francia y Holanda, es decir, las principales potencias europeas) inauguraron el gasoducto transbáltico Nord Stream. Un acto de suma importancia que en el futuro debe cambiar la visión de Europa respecto a Rusia. Pero, indudablemente, para los militaristas estadounidenses esta fue una situación de máxima preocupación. A ello habría obedecido el apuro de este país (Estados Unidos) para impulsar la llamada Asociación Transpacífica “que podría integrar a las grandes economías de Estados Unidos y Japón con los mercados de Australia, Vietnam, Malasia, Singapur, Nueva Zelanda, Chile, Brunei y Perú. Canadá, México y Taiwán planean participar en este proyecto…” (2). Por supuesto, esto es como contraparte a los grandes avances de cooperación que se logra en el bloque ASEAN y con radio de acción en la super estratégica región de Asia-Pacifico.

Entonces las provocaciones de Estados Unidos contra Rusia últimamente han sido muy fuertes. Es decir, además de provocar con la instalación de los sistemas antimisiles en Europa, hay nuevos acuerdos con Australia que incluye la instalación de una base militar en el puerto norteño Darwin de ese país (3), también despliegue de buques de guerra con misiles guiados en los mares del norte, incluso amenazas directas a Vladimir Putin. Las notas a este respecto han corrido de la siguiente forma: “El 20 de octubre de 2011 (el día que asesinaron al líder libio Muammar al Gadafi), el senador John McCain, miembro de alto rango del Comité de Servicios Armados del Senado y candidato presidencial en 2008, amenazó al presidente de Siria, al primer ministro de Rusia (Vladimir Putin) y a los lideres chinos no identificados (cierto ese día McCain declaró a la BBC), ‘Pienso que los dictadores de todo el mundo, incluyendo Bashar al Assad, quizás incluso el señor Putin, quizás algunos chinos, quizás todos ellos, puede que estén algo mas que nerviosos” (4). Sin olvidar que: “El Secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta (antiguo jefe de la CIA), ha llamado a China e India ‘amenazas’ durante un discurso ante trabajadores de una planta submarina en Connectitut, unas declaraciones que el Pentágono rápidamente ha corregido” (5).

Y, en la inesperada reacción rusa, el asunto del despliegue del escudo antimisiles de Estados Unidos en Europa, fue determinante. Al respecto las notas internacionales fueron las siguientes: “El presidente ruso, Dmitri Medvedev, indicó el miércoles 23 de noviembre de 2011 una serie de medidas si las conversaciones con Washington fracasan que incluye el despliegue de ‘Sistemas Avanzados de armas ofensivas’ dirigida al componente de sistemas antimisiles del continente europeo” (6). En concreto, el presidente ruso, Dmitri Medvedev, había anunciado ese día, que Rusia planeaba “poner en servicio radares de alerta temprana en Kaliningrado, cerca de las fronteras con Polonia y Lituana”. También fueron oportunas las declaraciones del comandante de las Tropas Espaciales de Rusia, teniente general, Oleg Ostapenko: “(con esto), podemos controlar todo el continente europeo y el Atlántico, incluido el sistema del escudo antimisiles”. Además recordó que según la disposición del presidente ruso, Dmitri Medvedev, próximamente en la provincia de Kaliningrado será desplegado el sistema de misiles tácticos Iskander” (7).

Y, en efecto, las medidas anunciadas el 23 de noviembre de 2011 fueron hechas realidad exactamente a los seis días. Veamos la información: “Hoy (29 de noviembre de 2011) el presidente de Rusia, Dmitri Medvedev, presidió la puesta en servicio de una estación de radares de Alerta Temprana contra misiles en el enclave Báltico de Kaliningrado en respuesta al Escudo Antimisiles de Estados Unidos” (8).

Aun a sabiendas que los sistemas de defensa de las naciones son absolutamente secretas algunas notas en las prensas internacionales advirtieron que Rusia a parte del radar hecho en funcionamiento en Kaliningrado también habría puesto a prueba “otros dos radares de la serie Voronezh. El radar Voronezh-M que esta desplazado en Lestuji (provincia Leningrado) vigila el espacio del Atlántico. El otro radar ubicado en Armavir (territorio de Krasnodar) controla la dirección Sureste. También se prepara para entrar en acción el radar Voronezh-VP desplegado cerca de la ciudad de Irkutsk (Liberia) que podrá detectar lanzamientos de misiles desde el Este. Además de los nuevos radares el sistema ruso de Alerta Temprana está integrado por estaciones heredadas de la época soviética…” (9).

Pero también el asunto de las escandalosas provocaciones del eje militarista contra Siria fue muy importante:

Barcos de guerra de Rusia han llegado a Siria. En efecto el 19 de noviembre de 2011 el diario digital Diario octubre (www.diario-octubre.com) decía en el articulo, “Barcos de guerra rusos se posicionan en aguas territoriales de Siria” lo siguiente: “Barcos de guerra rusos han entrado en aguas territoriales sirias, en un movimiento diseñado para evitar cualquier ataque de la OTAN con el pretexto de una “intervención humanitaria”, lo que se interpreta como un ‘mensaje claro a occidente de que Moscú se opondría a cualquier intervención extranjera en los disturbios civiles en el país’ informó el diario Haaretz (Diario israelita: www.haaretz.com). Rusia ha intensificado sus esfuerzos para defender a Siria en los últimos días ante las denuncias de las potencias occidentales de que el presidente Bashar al-Assad está desarrollando una sangrienta represión contra manifestantes inocentes”.

Pero antes, el 02 de noviembre de 2011 Xinhua había informado lo siguiente: “Rusia implementa con normalidad contratos de misiles con Siria”, esto es recogiendo las afirmaciones del jefe del Servicio Federal para Cooperación Militar-Técnica”, Mikhail Dmitriyev y referidas a los “suministros del sistema de misiles costero móviles rusos “bastión” y el misil antiembarcaciones “Yakhont” (10).

Y, unos días después se supo, que los seis barcos de guerra ruso que habían ingresado en aguas territoriales de Siria habían transportado “asesores técnicos rusos que ayudarán a los sirios a establecer un dispositivo de misiles S-300 que Damasco ha recibido en las últimas semanas, como indicaba el jueves (24-11-2011) una información del diario en lengua árabe con sede en Londres Al-Quds al-Arabi. Citando fuentes en Siria y Rusia, el periódico señalaba que Moscú considera que un ataque occidental contra Siria supone una ‘línea roja’ que no tolerará” (11). Entonces el asunto está bien claro.

No olvidemos que Rusia tiene una base naval en el puerto super estratégico de Tartus de Siria. Por lo demás, la única base naval de Rusia en el Mediterráneo y, por cierto, establecida hace 40 años. Y, más allá, está su base militar-naval Sebastopol en la península de Crimea, es decir, en Ucrania y que por acuerdos últimos entre ambas naciones (Rusia-Ucrania) la base permanecerá hasta 2042.

Asimismo el asunto Rusia-Irán es muy importante. Cierto, Rusia mantiene intensos contactos con Irán. Las informaciones al respecto son las siguientes: “El presidente de Rusia, Dmitri Medvedev, se reunió con el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, yo me reuní con el ministro de exteriores el verano pasado, estamos trabajando activamente con Irán para llegar a una hoja de ruta concreta que permita llevar a practica la apostura de los seis países”, fue la declaración del canciller ruso, Serguei Lavrov, el lunes 14 de noviembre de 2011 (12).

Y, en este contexto, hay grandes probabilidades de una aventura desesperada del eje militarista contra Irán y Siria. Pero el ataque sobre estos países (Irán y Siria) solo puede llegar con armamento nuclear. No tiene otra alternativa el eje militarista, más aún cuando Siria e Irán tienen significativas defensas antiaéreas y terrestres. Por lo menos en el caso sirio el asunto esta bastante claro, es decir, que los S-300 que tiene en su poder, de hecho, imposibilitaran la aplicación de la llamada “zona de exclusión aérea” aplicadas exitosamente, se puede decir, en Libia.

Y, en medio de esta situación, el 24 de noviembre de 2011 el “Diario Universal” (www.diariouniversal.net) daba cuenta de los movimientos de la armada estadounidense en los términos siguientes: “El portal informativo Zero Hedge denunció que, de acuerdo con la compañía de inteligencia Global Stratfor, ‘el portaaviones CVN 77 George H. W. Bush ha dejado su tradicional teatro de operaciones justo al lado del Estrecho de Ormuz, un critico punto de control, donde tradicionalmente acompaña al portaaviones Stennis y se ha estacionado justo al lado de Siria’ reseño Cubadebate” (13).

De hecho aquí hay una gran desesperación del eje militarista. Realmente el Pentágono esta sorprendido por el desplazamiento de radares en Kaliningrado y, más aún, de la llegada de barcos de guerra rusos cargados con armamento estratégico a Siria.

2) China prepara ejercicios navales en el Océano Pacifico.

Antes de ingresar a este tema quisiera mostrar algunos datos. Primero, China se ha convertido en el mayor socio comercial de Europa, fortalecida aún más con el viaje del presidente chino, Hu Jintao, a esta región a principios de noviembre de 2011 que también incluía su participación en la Cumbre del G-20 en Cannes, Francia, y en la que su discurso giró en torno a la cooperación mutua y benéfica. Segundo, previo a la Cumbre de Cannes (Francia) del G-20, de nuevo los BRICS tuvieron una reunión separada. Tercero, China también es “el mayor mercado de exportación para Japón, Corea del Sur, el Sureste Asiático, Brasil y Sudáfrica.” (14). Pero aquí no quisiera pasar por alto una nota que me ha llegado desde Islandia en el que se indica que este país ha rechazado un intento de inversión de China, en este caso, me refiero al rechazo del gobierno de este país a los acuerdos de compra de “300 kilómetros cuadrados de la granja Grimsstadir por parte de la empresa china Zhongkun investtment en el noreste de la isla por una cuantía de mil millones de coronas islandesas (8.3 millones de dólares) (15).

Algunos hechos, entre los más importantes, sobre la agudización de las contradicciones entre China y Estados Unidos están señaladas de la siguiente forma: primero, los acuerdos de venta de armas a Taiwán por parte de Estados Unidos, al que China considera una provincia suya. Segundo, el rechazo del ingreso a Beijing del Secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, en junio de 2010. Tercero, el rompimiento del Acuerdo Estratégico en materia económica entre Estados Unidos y China, ocurrido a inicios de este año (2011). Cuarto, las provocaciones de Estados Unidos en el Mar Meridional de China, sobre todo, el ejercicio militar en el Mar Meridional de China entre las armadas de Estados Unidos, Japón y Australia en julio de 2011, también el ejercicio militar conjunto de Estados Unidos y Filipinas, no hace mucho, en octubre de este mismo año (2011) muy cerca de las islas Spraty, justamente ahora en grave controversia. Y, últimamente, los acuerdos con Australia incluso con instalación de una base militar en el puerto Darwin y el desplazamiento de efectivos militares en ese país dirigidas certeramente contra China, además, la instalación de una base militar-naval en la isla surcoreana Jeju Gangjeong que apuntan también a china y la Republica Popular Democrática de Corea (RPDC). Algunas notas al respecto fueron las siguientes: “Los críticos temen que sea utilizado como un escudo contra Corea del Norte y una base para frenar el creciente poder de China” (16).

Y, tras estas fuertes provocaciones del eje militarista, la respuesta china no se hizo esperar. Las prensas internacionales han dicho al respecto lo siguiente: “Las autoridades militares de China anunciaron el miércoles (23 de noviembre de 2011) que realizarían ejercicios militares navales en el pacifico occidental a finales de este mes (Noviembre de 2011)” (17).

Entonces el gobierno nipón no se aguanto más e inicio operativos de vigilancia y seguimiento a este movimiento de fuerzas navales ordenadas por el gobierno chino. Inmediatamente la cadena japonesa NHK dio cuenta ese mismo día (miércoles, 23 de noviembre de 2011) la siguiente información: “…el martes (22 de Noviembre de 2011), seis navíos chinos se habían adentrado en el océano en un área entre dos de la principales islas de la prefectura japonesa de Okinawa. Un barco de recopilación de información de las fuerzas navales chinas habría cruzado ya hacia el pacifico tras navegar 100 kilómetros desde la isla de Miyako el martes (22 de noviembre) según la patrulla japonesa antisubmarina, informo el NHK, añadiendo que otros cinco navíos chinos, incluyendo un destructor, un barco de aprovisionamiento y otras naves, también cruzaron el pacifico el mismo día” (18).

Sin olvidar, por supuesto, que en junio de este mismo año (2011) el Ejercito Popular de Liberación (EPL) había realizado ejercicios navales en esta misma zona con once barcos, dos submarinos, tres destructores y un barco de rescate.

Antes China había advertido a Estados Unidos que deje de inmiscuirse en el asunto del Mar Meridional de China. En la VI Cumbre de Asia del Este llevada a cabo en Indonesia entre el 20 de noviembre de 2011, Estados Unidos hizo todo lo que pudo para que esta cumbre tomará como punto central de su agenda el asunto del Mar Meridional de China. La respuesta china no se dejó esperar y el Primer ministro chino, Wen Jiabao, que había asistido a esta Cumbre enfatizó que esta reunión no era una ocasión adecuada para abordar ese tema, pues, estas estaban ventilándose de forma bilateral (19).

3) Hay también importantes avances en acuerdo estratégico ruso-chino.

Un previo a todo esto es el acuerdo de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el 04 de octubre de 2011 para vetar la resolución preparada por Inglaterra, Francia y Alemania contra Siria. No olvidemos que en esa reunión, Rusia y China, fueron acusadas por la representante estadounidense, Susan Rice, de armar a Siria. Luego en Cannes (Francia) previo a la cumbre del G-20 (03 al 04 de noviembre de 2011), los BRICS vuelta se reunieron en un aparte matizando sus posiciones frente al decadente pero aún omnipotente bloque anglosajón (Estados Unidos e Inglaterra).

De hecho últimamente el Acuerdo Estratégico ruso-chino ha tenido enormes avances. Las visitas de cordialidad tanto en Moscú como en Beijing han sido frecuentes. Alberto Cruz, gran analista sobre temas internacionales, dice lo siguiente sobre este tema: “Nada más haberse hecho el anuncio de que Putin sería el candidato a presidente, es decir, el sucesor de Medvedev, realizo un primer viaje al exterior. Destino: Beijing. Un viaje, del 9 al 12 de octubre, al que en occidente no se dio la importancia que tiene. Tal vez en la convicción que aquello que no se publica, no existe” (20).

También el presidente Chino, Hu Jintao, hizo viajes de acercamiento a Moscú el 15 de junio de 2011. En ese momento las notas fueron las siguientes: “En la capital rusa, Hu va a conversar con el presidente ruso, Dmitry Medvedev y el primer ministro, Vladimir Putin. Las dos partes intercambiaran puntos de vista sobre la planificación de las relaciones chino-rusas en la década próxima y sobre importantes asuntos regionales e internacionales…Hu expresó la disposición de China a trabajar con Moscú para enfocarse en la profundización integral de la asociación estratégica de cooperación chino-rusa” (21).

Y, tras estos hechos, los BRICS y la Organización de Cooperación de Shangai (OCS) también han logrado importantes acuerdos de unidad. De los BRICS algo dijimos en notas arriba. Sobre la OCS es bueno no olvidar que hubo una Cumbre de Primeros Ministros el 07 de noviembre de 2011 en San Petersburgo (Rusia) para evaluar la crisis militar en el Golfo Pérsico, además, observar sus avances en materia de alianzas, particularmente, el asunto del probable ingreso en calidad de miembros plenos de Irán, Pakistán e India a esta organización.

Pero, en lo fundamental, aquí hay un proceso muy importante de despertar de Rusia y China, que, entre otras, le han urgido salir de su fase defensiva. Esto puede advertirse de una manera muy clara a partir de la visualización del posicionamiento de barcos de guerra de Rusia con armamento estratégico en aguas marítimas de Siria-Tartus y las duras advertencias de China a Estados Unidos, en el sentido, que deje de inmiscuirse en el asunto del Mar Meridional de China y, sobre todo, por el inicio de ejercicios de su armada en el Océano Pacifico. Algo inesperado. Pero, de hecho, una situación realmente excepcional que ocurre cuando las estructuras económicas de los países imperialistas occidentales se hacen añicos (Eurozona en crisis Terminal y Estados Unidos en quiebra total).

Notas:
1) “Bombarderos para los negociadores. La cumbre en Honolulu se convirtió en una demostración del poderío militar estadounidense”. Autor: Alexander Drabkin. Artículo publicado el 22 de noviembre de 2011, en: Pagina Web de Josafat S. Comín.
2) Estados Unidos refuerza presión política y económica sobre China según prensa”. Noticia publicada el 16 de noviembre de 2011, en: Ria Novosti.
3) “Una mayor presencia militar de Estados Unidos en Australia dirigido contra China”. Autor: Edgard Millar. Artículo publicado el 19 de noviembre de 2011, en: Global Research.
4) “La OTAN, el único superbloque militar existente indulta al mundo a diario”. Autor: Rick Rozoff. Artículo publicado el 24 de noviembre de 2011, en: www.rebelion.Org
5) “Panetta dice que China e India son ‘amenazas’ para Estados Unidos”. Noticia publicada el 21 de noviembre de 2011, en: Cubadebate.
6) “Rusia-China-Irán en consultas sobre el sistema global de misiles de Estados Unidos y la OTAN”. Noticia aparecida el 28 de noviembre de 2011, en: Global Research. Fuente Ria Novosti.
7) “Rusia controlará misiles desde el Atlántico Norte y Europa con su radar en Kaliningrado”. Noticia publicada el 25 de noviembre de 2011, en: Ria Novosti.
8) IBID.
9) “La DAM es obstáculo en las relaciones entre Rusia y Estados Unidos”. Autor: Fiador Lukianov. Artículo publicado el 01 de diciembre de 2011, en: Ria Novosti.
10) “Rusia implementa con normalidad contratos de misiles con Siria”. Nota aparecida el 03 de Noviembre de 2011 en Spanish.News.Cn
11) “Rusia arma a Siria con misiles para que se defienda de un ataque de la OTAN”. Autor: Paul Joseph Watson. Artículo publicado el 26 de noviembre de 2011, en: www.rebelion.org
12) “Rusia rechaza nuevas sanciones contra Irán y pide revelar fuentes del informa del OIEA”. Nota aparecida el 14 de noviembre de 2011, en: Argenpress. Fuente Ria Novosti.
13) “Envía Estados Unidos buque de guerra a costas de Siria”. Noticia publicada el 24 de noviembre de 2011: www.diariouniversal.net
14) “Echar las culpas a China no resolverá la crisis”. Noticia publicada el08 de noviembre de 2011, en spanish. china.org.cn
15) El rechazo de Islandia a la inversión china, una cuestión de prejuicio, según Huang Nubo”. Noticia publicada el 28 de noviembre de 2011, en: spanish.china.org.cn
16) “Estados Unidos usa base de Corea para proyectar su poder contra China”. Autor: Matthew Hoey. Video publicado el 09 de noviembre de 20111, en Global Research.
17) “Expertos descartan que los ejercicios navales de China estén relacionados con el despliegue de Estados Unidos en el pacifico”. Noticia publicada el 25 de noviembre de 2011, en: Spanish.china.org.cn
18) IBID.
19) “Premier Chino reitera postura sobre Mar Meridional de China”. Noticia publicada el 20 de noviembre de 2011, en: spanish.china.org.cn
20) “El nuevo enfoque geoestratégico que pone fin al poder de occidente”. Autor: Alberto Cruz. Artículo publicado el 15 de noviembre de 2011, en: www.rebelion.org
21) “Presidente de China llega a Moscú para promover cooperación bilateral”. Noticia publicada el 15 de junio de 2011, en: spanish.News.cn

Enrique Muñoz Gamarra es Sociólogo, investigador y analista político peruano. Especialista en asuntos internacionales. Hoy trabaja en forma independiente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Deuda externa: La mayor estafa al pueblo argentino

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

"En pocas palabras: la deuda externa fue utilizada como mecanismo de dominación del país", asevera Néstor Forero en la pagina 16 de su libro EL CRIMEN DE LA DEUDA EXTERNA. Pagamos más de 218.000 millones de dólares pero todavía debemos 180.000 millones... Mientras la plutocracia debela (Rendir a fuerza de armas al enemigo); Forero nos ayuda a develar la trama de los hampones de traje, corbata, bancos y fusiles.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Nueva ley antiterrorista: Una norma para reprimir al pueblo y sus luchas

LA COCTELERA

Un nuevo y gravísimo intento de avance represivo ha tomado cuerpo el pasado 14 de octubre de 2011, con la remisión al Congreso por parte del Poder Ejecutivo Nacional de un nuevo proyecto de ley "antiterrorista", que amplía groseramente el campo de criminalización de la protesta ya inaugurada con la ley 26.268 sancionada en el año 2007 y que tipificaba los delitos de "asociación ilícita terrorista" y "financiación del terrorismo".

Cabe recordar que en el año 2007 se sancionó la ley 26.268, incorporando al Código Penal los artículos 213 ter y 213 quater. El primero de ellos tipificaba como delito la "asociación ilícita terrorista" y el segundo sancionaba el "financiamiento del terrorismo".
La ley antiterrorista vigente

En este sentido, no es menor que sea una ley para combatir el "terrorismo", ya que hasta hoy no se ha podido definir jurídicamente qué se entiende por "terrorismo" y esto no es casual si tenemos en cuenta que siempre se ha utilizado este calificativo para demonizar al opositor político, para justificar su persecución y su eliminación. Además, actualmente existen claros intereses políticos por parte del imperialismo norteamericano y sus socios en utilizar el calificativo de "terrorista" para perseguir a quienes se oponen, de diferentes formas y en diferentes lugares, a su política. "Terroristas" son los iraquíes que resisten una invasión genocida e ilegal, "terroristas" son los docentes que reclaman en Perú por mejores condiciones de trabajo y aumentos salariales, "terroristas" son los mapuches que exigen el derecho a vivir en las tierras que habitaron sus ancestros desde tiempos remotos.

La "Ley Antiterrorista" sancionada en el 2007 por el Congreso Nacional vino a servir a los mismos fines y faculta a los gobiernos de turno para detener y acusar de "terrorismo" a cualquiera, sin que sea requisito que se cometan actos que tengan como objetivo provocar la muerte o lesiones graves a un grupo indeterminado de civiles que no intervengan activamente en un conflicto armado (lo que en algún momento ha sido al menos un eje para la definición de actos terroristas). Como se puede apreciar de la lectura de la ley 26.268, se sanciona con penas altísimas conductas aplicables a cualquier organización social, política, estudiantil o sindical que simplemente intente reclamar activamente ante el Estado o algún organismo internacional.

En primer lugar, ley sancionada en el 2007 agregó al Código Penal el art. 213 ter, mediante el cual se tipifica las "asociaciones ilícitas terroristas", definiéndolas como aquellas cuyo propósito sea "aterrorizar a la población u obligar a un gobierno o una organización internacional a realizar un acto o abstenerse de hacerlo". Es decir que la característica distintiva del perseguido por esta norma es la del que reclama al Estado o a un organismo internacional que haga o deje de hacer algo. Esta es la única definición específica que se hace respecto de alguna conducta, ya que todos los demás requisitos para configurar esta "asociación ilícita terrorista" resultan muy difusos y quedan a interpretación libre de los jueces. Esta norma requiere además que dicha organización tenga un plan de acción destinado al odio étnico, político o religioso, estar organizado en redes internacionales y contar con cualquier medio idóneo para poner en riesgo la vida o integridad de un número indeterminado de personas. Estos requisitos son fácilmente interpretables para involucrar dentro del delito de terrorismo a cualquier organización social, política, estudiantil o sindical que reclame firmemente por sus derechos frente al Estado o un organismo internacional y la ley establece penas que van de los 5 a los 20 años de prisión.
El nuevo proyecto de ley enviado por Cristina Fernández de Kirchner

El nuevo proyecto de ley enviado por la presidenta postula la derogación de la ley 26.268, pero al mismo tiempo requiere la aprobación de una legislación "antiterrorista" cuyos alcances son mucho mayores y que permite la aplicación lisa y llana de penas altísimas a cualquier tipo de organización o individuos que cuestione y se oponga a las políticas estatales, de gobiernos extranjeros o de organismos internacionales, abriendo la puerta de una potestad represiva del Estado mucho mayor que la conocida hasta ahora desde el año 1983.

Específicamente se promueve la incorporación al Código Penal del art. 41 quinquies, que establecería lo siguiente: "Cuando alguno de los delitos previstos en este Código hubiere sido cometido con la finalidad de aterrorizar a la población, la escala penal se incrementará en el doble del mínimo y del máximo. Si la finalidad fuese la de obligar a las autoridades públicas nacionales o gobiernos extranjeros o agentes de una organización internacional a realizar un acto o abstenerse de hacerlo,se aplicará la misma escala."

Es decir, que se tipifica como terrorista cualquier delito que tenga como finalidad la de aterrorizar a la población; este requisito permite a jueces y fiscales aplicar el doble de las penas de los delitos de los que se acuse a los involucrados, en el marco de cualquier acción reivindicativa, movilización, huelga, ocupación de tierras, ocupación de la vía pública u otras acciones enmarcadas en la lucha social y política, si entendieran que esto "aterroriza a la población." No es difícil imaginar la facilidad con la que se puede aplicar esta figura si tenemos en cuenta los miles de compañeros judicializados y procesados por luchar, y las campañas mediáticas que muchas veces quieren asimilar la protesta con acciones que atemorizan al resto de la población.

Por otro lado, se coloca en la misma situación a acciones que impliquen la comisión de delitos (teniendo en cuenta que para el Estado cortar una ruta, ocupar el espacio público, ocupar una tierra, llevar adelante medidas de fuerza sindicales y reclamar por fuera del ámbito tolerable constituyen delito) y que tengan como objetivo exigir a las autoridades nacionales, gobiernos extranjeros o agentes de organismos internacionales que hagan o se abstengan de hacer algo. En todos los casos se duplican los mínimos y los máximos de las escalas penales.

Este nuevo proyecto de ley posibilitaría calificar de terrorista casi cualquier acción de protesta o lucha, incrementando al doble el mínimo y el máximo de las escalas penales de los delitos que se trate, convirtiendo en la práctica cualquier acusación penal, en el marco de la protesta social, en la posibilidad concreta de privar de la libertad a los luchadores acusados. Si esta ley hubiera sido aprobada hace unos años, hoy podríamos tener en las cárceles a cientos de militantes y activistas, que hoy se encuentran procesados.

Por ejemplo, los compañeros del FAR que se encuentran procesados por manifestarse en contra de las políticas criminales del Estado de Israel enfrentarían una escala penal que iría de los 8 a los 26 años de prisión. En el caso de la detención del dirigente ferroviario Rubén "Pollo" Sobrero, las penas a las que se enfrentaría serían de 10 a 30 años de prisión.

Además, este proyecto de ley permite sancionar como terrorista no sólo a las acciones de grupos organizados, sino también a acciones individuales o colectivas de personas que no sean el fruto de una organización puntual. Por ejemplo, los vecinos de Vicente López que intentaron impedir la destrucción y ocupación de un espacio público, o el caso de vecinos que cortan una calle exigiendo la prestación de servicios mínimos que deben ser garantizados por el Estado; todos ellos podrían eventualmente ser encuadrados en esta nueva normativa. En suma, posibilita la aplicación de penas altas a cualquier acción de protesta y además de catalogarlas de terroristas.

Resulta evidente entonces que cualquier tipo de protesta que lleve adelante acciones reivindicativas que tengan por objeto intentar que el Estado Nacional, gobiernos extranjeros o agentes de organismos internacionales realicen un acto o se abstengan de hacerlo, queda abarcada por esta ley,.

Por otra parte, la ley agrega al Código Penal como art. 306 la figura de "financiación del terrorismo", que castiga explícitamente el hecho de colaborar económicamente con cualquier organización o persona que haya cometido delitos a los que se califique de terroristas. La consecuencia directa de esto es que se puede criminalizar o perseguir cualquier campaña de solidaridad con cualquier preso político al que se le haya aplicado el agravante de terrorismo. Es más, la ley castiga inclusive el "financiamiento" aún cuando se trate de personas acusadas de delitos de "terrorismo" ocurridos fuera del país; es decir, sería financiación del terrorismo cualquier campaña de solidaridad con los presos políticos mapuches, con docentes peruanos acusados de terrorismo, con el director de la agencia ANNCOL y tantos otros que son perseguidos y acusados de terrorismo en nuestra América y en el mundo. A la luz de esta nueva legislación todos los que colaboraran económicamente con estas campañas deberían enfrentar penas privativas de libertad de entre 5 y 15 años.
Una ley al servicio del imperialismo
Debe destacarse que esta ley no ha sido el capricho del gobierno de turno sino que es promovida (como también lo fue la sanción de la ley 26.268) a pedido del Departamento de Estado de Estados Unidos a través del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), y se enmarca en la sanción y aplicación de Legislaciones Antiterroristas a nivel continental para la persecución y criminalización de la lucha social. Actualmente estamos siendo testigos de la sanción y reforma de leyes antiterroristas en todo el continente, lo que constituye una política que no es aislada y que utiliza la categoría de "terroristas" para legitimar la persecución y la cárcel para los luchadores sociales.

Lo expuesto es evidente si vemos que esta herramienta represiva trata como un "terrorista" a todo aquel que luche por reivindicaciones del tipo que sea, que intente mediante la comisión de delitos (los jueces y fiscales interpretan siempre que cortar una calle o una ruta o tantas otras acciones enmarcadas en la lucha social son un delito) obligar a un gobierno u organismo internacional (por ejemplo FMI, Banco Mundial, etc.), a realizar un acto o abstenerse de hacerlo. Con esto vemos que los "terroristas" a los que se persigue, a pesar de lo que dicen los fundamentos del proyecto de ley, no son los verdaderos responsables de la voladura de la AMIA o de la explosión de la fábrica militar de Río Tercero; los perseguidos son los que exigen y luchan contra las políticas anti-populares de los distintos gobiernos y que se oponen a los dictados de los organismos financieros internacionales.

Las leyes antiterroristas son un elemento fundamental para generar disuasión, miedo y rotura de los lazos sociales entre los más decididos luchadores que llevan adelante políticas reivindicativas o reclamos sociales y el resto del entramado social. La posible privación de libertad por un lapso prolongado, el ser calificado de "terrorista", el ser perseguido con saña por el aparato estatal, el ser demonizado por los medios de comunicación, generan miedo. En realidad, la Ley Antiterrorista provoca terror y constituye una herramienta de persecución estatal a la lucha tanto en el plano jurídico como simbólico.

No quedan dudas que esta ley será utilizada para limitar, restringir y penalizar a los integrantes de organizaciones obreras y populares y a los luchadores en general que quieran reclamar más allá de lo tolerable para el gobierno y que, lejos de servir para combatir algún tipo de "terrorismo", se trata de una legislación que desarrolla y legitima el poder de represión contra los que reclaman activamente por la solución de los problemas que este gobierno no tiene interés en solucionar, que son los problemas que debe enfrentar la enorme mayoría del pueblo.

En suma, si nos atenemos a la letra de la ley tendríamos que concluir que todos los que luchamos por un cambio social, por un mundo justo, somos terroristas. Sin embargo, los que militamos por un mundo sin explotadores ni explotados no somos terroristas, somos luchadores. El Estado apeló históricamente y apelará a distintas herramientas represivas para intentar contener, desacreditar y desactivar las luchas; este nuevo y nefasto proyecto de ley es una de ellas y denunciarla y pelear por su derogación también es una necesidad y una obligación para los que queremos construir una nueva sociedad.

Si se aprueban este tipo de legislaciones es porque hay un pueblo que lucha, que no se rinde ante esta situación de injusticia e indignidad. Ante la profundización de la crisis internacional que provoca estragos en países de Europa y el norte de África, el gobierno y sus socios empresariales requieren de herramientas como ésta para intentar poner freno a los que se rebelan y siguen luchando para cambiar la Historia. Hoy más que nunca debemos responder ante esta situación con unidad, organización y lucha.

Foto: Argentina - La presidente Cristina Fernández de Kirchner (izquierda) se reúne con la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton en Buenos Aires. / Autor: XINHUA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Nueva víctima fatal de los agrotóxicos y el modelo forestal en Misiones

Sebastián Korol (REVISTA SUPERFICIE)

Celso Aníbal Fernández (foto), trabajador rural de 52 años oriundo de Puerto Piray, provincia de Misiones, falleció este jueves 1 de diciembre en el hospital Samic de Eldorado, donde permanecía internado desde hacía una semana, como consecuencia de un tumor maligno detectado tras doce años de fumigación manual con agrotóxicos para la transnacional chilena Alto Paraná S.A..

Desde 1998 hasta mediados de 2010, el hombre se desempeñó como peón tercerizado de Alto Paraná S.A, corporación forestal asentada en la zona Norte de Misiones. "Todo el tiempo trabajaba con los herbicidas, para un contratista de la empresa. Hacíamos trabajo manual en reforestación en las plantaciones de pino, también hacíamos plantaciones y preparábamos el terreno", había expresado Celso a fines de septiembre, en una entrevista con revista superficie y la productora comunitaria La Rastrojera TV, realizada para un film documental que se encuentra en proceso de edición.

Abandono y silencio cómplice

Repentinamente, en julio de este año el hombre comenzó a padecer un fuerte dolor en el lado izquierdo de la garganta, que apareció acompañado de una parálisis local y un tumor, que fue creciendo con el correr de los días.

En las consultas médicas, los médicos negaban la relación del mal con la exposición a los agrotóxicos. Al respecto, Celso había manifestado que “tengo mis dudas, porque no me dicen exactamente qué es lo que tengo, no me dan un medicamento, quieren seguir haciendo estudios, estamos mal para conseguir turnos, no tengo con qué ir, capaz que tenga que ir a un sanatorio privado nomás”.

Colonos de Puerto Piray atribuyeron el tumor letal a los agrotóxicos y denunciaron el silencio cómplice de Salud Pública: “El Samic está manejado por el gobierno y por Alto Paraná, tapan todo”, expresó una mujer.

Asimismo, evidenciaron que el hecho es uno más de los muchos casos de intoxicaciones, enfermedades y muertes derivadas del uso indiscriminado e inadecuado de agrotóxicos en las plantaciones de pino, materia prima para la pasta celulósica de Alto Paraná S.A.

El propio Celso lo había advertido: “en la zona Norte está lleno (de casos de enfermedades por agrotóxicos), por eso la empresa está eliminando el trabajo manual y está metiendo máquina”.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Lesa humanidad: Para el 2012 son cuatro los juicios orales que tienen fecha de inicio confirmada

CIJ

Se trata de los debates que se realizarán en Córdoba, Rosario, Neuquén y Tucumán. Están acusados, entre otros, el ex presidente de facto Jorge Rafael Videla y el ex jefe del Tercer Cuerpo de Ejército Luciano Benjamín Menéndez.

Para 2012, son cuatro los juicios orales por delitos de lesa humanidad que tienen fecha de inicio confirmada. Se trata de los debates que se realizarán en Córdoba, Rosario, Neuquén y Tucumán. A continuación, los detalles:

14 de febrero, Córdoba
El Tribunal Oral Federal N° 2 de Córdoba, integrado por los jueces José Fabián Asis, José Pérez Villalobo y Carlos Julio Lascano, encabezará el debate donde serán juzgados Pedro Nolasco Bustos, Jorge Vicente Worona y José Filiberto Olivieri, ex integrantes del Comando Radioeléctrico de la ex Unidad Regional 1. La causa investiga la muerte de Jorge Diez, Ana Villanueva y Carlos Oliva, militantes de la Juventud Peronista.

27 de febrero, Rosario
El Tribunal Oral Federal Nº 2 de Rosario dará inicio al juicio oral donde serán juzgados el ex coronel Manuel Fernando Saint Amant, el ex policía Antonio Federico Bossie y el ex comisario general Jorge Muñoz. Se investigan los delitos de privación ilegítima de la libertad, tormentos y homicidios ocurridos en noviembre de 1976 en la localidad bonaerense de San Nicolás en perjuicio de cinco víctimas.

7 de marzo, Neuquén
Ese día, ante el Tribunal Oral Federal de Neuquén, comenzará el juicio oral contra Luis Alberto Farías Barrera, Enrique Braulio Olea, Oscar Lorenzo Reinhold, Hilarión de la Pas Sosa, Mario Alberto Gómez Arenas, Jorge Eduardo Molina Ezcurra, Sergio Adolfo San Martín, Francisco Julio Oviedo, José Ricardo Luera, Enrique Charles Casagrande, Máximo Ubaldo Maldonado, Osvaldo Antonio Laurella Crippa, Raúl Antonio Guglielminetti, Antonio Alberto Camarelli, Gustavo Viton, Miguel Angel Quiñones, Jorge Osvaldo Gaetani, Serapio del Carmen Barros, Emilio Jorge Sacchitella, Jerónimo Enerio Huircain, Oscar Ignacio Del Magro, Julio Héctor Villalobo, Saturnino Martínez y Desiderio Penchulef.

15 de marzo, Tucumán
El Tribunal Oral Federal de Tucumán dará inicio al debate que se realizará en el marco de la causa “De Benedetti”, en la que se investiga la muerte de Osvaldo De Benedetti, ocurrida en 1978. Se encuentran acusados Jorge Rafael Videla, Luciano Benjamín Menéndez, Jorge Eduardo Gorleri, Héctor Hugo Lorenzo Chilo, Jorge González Navarro y Alberto Carlos Lucena.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Causa “Caballero Residual”: Por crímenes de lesa humanidad, procesaron a un expolicía chaqueño

CHACO DIA POR DIA

Se trata de Miguel Pelozo. Fue catalogado como “muy pegador” por exdetenidos que lo padecieron en la Brigada de Investigaciones del Chaco durante la dictadura. Por padecer cáncer, se le concedió la prisión domiciliaria en Buenos Aires.

En el marco de la causa “Caballero Residual”, el conjuez Federal de Resistencia, Juan Antonio Piñero, procesó con prisión preventiva al expolicía chaqueño Miguel Pelozo, por el delito de Tormentos Agravados físicos y psíquicos perpetrados contra detenidos políticos durante la última dictadura. De todos modos y por estar atravesando un tratamiento de quimioterapia, se le otorgó el beneficio de arresto domiciliario en Buenos Aires.

La resolución a la que tuvo acceso CHACO DIA POR DIA está fechada el 1 de diciembre. A lo largo de 137 páginas, Piñero realizó un panorama no sólo sobre la tipificación del delito que se le imputa a Pelozo, sino también sobre las declaraciones que lo involucran y el contexto de Terrorismo de Estado en la cual se enmarcan los hechos.

“Respecto de la participación, en calidad de co autor de Miguel Pelozo, a partir de los resultados de los reconocimientos fotográficos practicados por (el exdetenido político) Julio Aranda, quien en audiencia ante éste Tribunal lo señalo como “muy pegador”, por (Rolando) Azcona, Carlos Aguirre, y (Juan Carlos) Goya, quienes lo localizan en el Área restringida o Sala Negra, su vinculación y responsabilidad con los hechos padecidos por el denunciante, adquieren importancia”, señala el conjuez.

Piñero remarca en este sentido que los reconocimientos fotográficos efectuados por parte de las víctimas adquieren superlativa importancia, “toda vez que el mismo Pelozo al momento de prestar declaración indagatoria, afirmó que se había retirado de la Institución Policial Provincial y se dedicó a otras actividades, inclusive se radicó en la Ciudad de Buenos Aires, circunstancias éstas que aportan un mayor grado de sustento al reconocimiento fotográfico, todo vez que ha importado un acto de recuperación de la imagen y fisonomía del imputado en la personas de quiénes lo han reconocido”.

“Por lo demás, establecido que fue por el suscrito que el denunciante se encontraba aislado en un sector especial destinado a un tipo especial de detenidos, inclusive de manera clandestina y oculto a toda autoridad externa, queda claro que el reconocimiento que aquí se valora únicamente es posible por haberlos visto con anterioridad en ese sector restringido, donde el denunciante fue víctima de los hechos investigados”, evalúa Piñero.

En este sentido, el conjuez explicó que se habla cuando se habla de la clandestinidad que significaba la denominada “Sala Negra”. “Como lo vengo sosteniendo, dentro de la denominada “Sala Negra” por los denunciantes o Zona de Acceso Restringido o Área 233, por distintos empleados policiales, la posibilidad de asistencia a los secuestrados, de visitas que hubieren posibilitado corroborar su estado, de contacto con personas no privadas de su libertad, era nula o inexistente, tornando la detención en clandestina y ausente del contralor estatal o de los familiares”, indica.

“Queda claro que Miguel Pelozo, al igual que otros imputados procesados, formaban parte de un grupo destinado a los detenidos subvsersivos, pero con la particularidad de tener dominio absoluta sobre sus personas, pudiendo torturarlos, no sólo físicamente sino también síquicamente”, considera Piñero. Y añade: “Rescato en tal sentido que Julio Baltazar Aranda literalmente ha expresado haber llegado a desear la muerte de su hermano para que terminen con las torturas. Estos hechos ocurrieron en la presencia y con la complacencia de Miguel Pelozo”.

Ante esto, Piñero resolvió dictarle a Miguel Pelozo el auto de procesamiento con prisión preventiva por encontrarlo “prima facie” responsable del delito de “Tormento Agravado psíquico y físico. Además, ordena mantener el arresto domiciliario provisorio hasta tanto se resuelva en definitiva sobre ese particular y trabar embargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma $150.000.

Peloso, de 61 años, fue capturado el 3 de noviembre por agentes de la comisaría 12ª en el Colegio Marianista del barrio de Caballito, donde tenía su residencia y trabajaba como portero. El represor, que llevaba más de tres décadas en libertad, debió ser trasladado por los policías al Hospital Durand porque sufrió un cuadro de hipertensión al momento de su detención.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina. Bienes naturales y modelo productivo: La ley que la Presidenta no hace cumplir

Sergio Carreras (LA VOZ DEL INTERIOR - ACTA)

Fue aprobada por el Congreso en abril, por unanimidad, para prohibir que trabajen en el país empresas vinculadas a intereses británicos en Malvinas. Afectaría a las más grandes mineras, que negaron tener intereses comerciales en el archipiélago o no contestaron.

Suena increíble. Pero es cierto. Una ley que el Congreso aprobó por unanimidad hace sólo ocho meses nunca fue cumplida por el Gobierno nacional, que se obstina en ignorarla y tratar de que pase al olvido.

Se trata de la ley nacional 26.659, sancionada el 16 de marzo y promulgada de hecho el 12 de abril, llamada Ley de Hidrocarburos.

Es un texto muy breve, de apenas nueve artículos más dos de forma, cuya principal determinación consiste en prohibir a toda persona o empresa que trabaje en el país desarrollar actividades hidrocarburíferas en la plataforma continental argentina sin autorización del Estado.

Es una ley que fue pensada como parte de la estrategia argentina para recuperar las Islas Malvinas y evitar que Gran Bretaña continúe enriqueciéndose con los recursos naturales de la región, en especial a través de la extracción de petróleo.

Socios comunes

El costado más polémico de la ley está en su segundo artículo. Prohíbe también que toda persona o compañía localizada en la Argentina preste servicios o tenga cualquier tipo de participación en personas jurídicas que desarrollen actividades en Malvinas.

Si alguna empresa, por ejemplo, incumple esta ley y participa en las compañías extranjeras que trabajan en la plataforma continental usurpada por Gran Bretaña, será inhabilitada por un plazo que va de 5 a 20 años, además de sufrir las sanciones penales que le correspondan por violar la disposición.

Las sanciones no terminan ahí, sino que se prevé que quienes incumplan la ley sufran “el cese inmediato de las exenciones, facilidades impositivas o previsionales que pudieran habérsele concedido”.

En su artículo 3, la ley prohíbe realizar “actos de comercio, operaciones económicas, financieras, logísticas, técnicas, actividades de consultoría y/o asesoría” con cualquier empresa o persona que trabaje en la plataforma continental sin autorización de la Argentina.

¿Qué ha hecho que la ley nunca se haya cumplido y que el gobierno de Cristina Fernández evite por todos los medios hablar sobre ella? Quizá una respuesta pueda buscarse en las vinculaciones societarias que existirían entre los grupos dueños de las firmas petroleras que, violando la soberanía argentina, trabajan en Malvinas, y los grupos financieros dueños de las mineras que extraen oro, cobre y otros minerales preciosos de la Cordillera de los Andes.

Según señaló a La Voz del Interior el referente de Proyecto Sur Fernando “Pino” Solanas, “existen pruebas contundentes que demuestran que los mismos grupos financieros transnacionales que controlan las mineras auríferas del país son los dueños de las tres petroleras enviadas por el gobierno de Gran Bretaña a llevarse el petróleo de la plataforma continental argentina”.

Denuncia en preparación

El detalle de estas vinculaciones será motivo de una denuncia penal por incumplimiento de los deberes de funcionario público que diputados nacionales de varios partidos pretenden presentar en febrero contra la Presidenta y las autoridades de la Secretaría de Energía de la Nación.

La presentación señalará que hay una coincidencia en quiénes son los dueños del 76 por ciento del paquete accionario de la minera Barrick Gold (explota las minas de oro Veladero y Pascua-Lama, en San Juan), el 55,9 por ciento de Gold Corp (explota las minas de oro La Alumbrera, en Catamarca, y Cerro Negro, en Santa Cruz) y el 40,5 por ciento de Anglo Gold Asanthi (explota la mina de oro Cerro Vanguardia, en Santa Cruz).

Esos mismos grupos financieros serían simultáneamente dueños de importantes porciones de capital de las tres petroleras autorizadas por Gran Bretaña para extraer hidrocarburos en Malvinas.

Tendrían el 33 por ciento de Rockhopper Exploration y Borders & Southern Petroleum, el 25 por ciento de Desire Petroleum y el 37,8 por ciento de Falkland Oil and Gas.

Los dueños comunes de las mineras que trabajan en Argentina y las petroleras que están en Malvinas serían, en primer lugar, Blackrock Group, propiedad del Bank of America (accionista de la minera Barrick y las petroleras Rockhopper, Desire Petroleum y Falkland Oil and Gas); en segundo lugar, el fondo de inversión estadounidense TD Asset Management, accionista de Barrick, Gold Corp, Rockhopper y Desire Petroleum y, finalmente, el banco Barclays, que además de ser accionista de Desire Petroleum está vinculado no con mineras sino con el canje de bonos realizado en 2010 por el Estado argentino.

Ignorada hasta el momento, la ley 26.659 debería ser puesta en marcha por la Secretaría de Energía de la Nación, que dirige Daniel Cameron, santacruceño muy vinculado al ex presidente Néstor Kirchner y a la actual jefa del Estado.

En caso de que se probaran los vínculos económicos, Cameron debería decidir la inhabilitación de las empresas que actúan en Argentina.

Además, la ley prevé que la Secretaría de Energía, que depende del ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, confeccione una nómina pública de quiénes trabajan en la plataforma continental argentina sin autorización del Estado argentino.

La Secretaría no habría cumplido ni con este requisito a que la obliga la ley. Todas las consultas realizadas por este diario, por distintas vías, para obtener la palabra de Cameron o de cualquier otro funcionario de Planificación Federal sobre esta ley no obtuvieron respuesta.

Tampoco se explayaron sobre el tema las dos más grandes mineras auríferas que trabajan en el país. Barrick Gold afirmó a este diario que “la empresa no tiene ninguna participación en ninguna de esas empresas”. En realidad, la denuncia tampoco afirma eso: dice que comparte dueños comunes con las petroleras.

Desde Xstrata Copper, la empresa que explota La Alumbrera junto a Gold Corp, la vocera Emily Russell dijo a este diario que “Xstrata no desarrolla ninguna actividad petrolera ni tiene interés comercial o estratégico en trabajos de exploración en las Islas Malvinas”. Gold Corp, en tanto, no respondió los pedidos de información enviados a su oficina de prensa.

Contradicciones

La incomodidad que genera la ley en el Gobierno es tan evidente que ni siquiera ha sido reglamentada, pese a que estaba obligado a hacerlo en un plazo no mayor de 60 días desde su publicación en el Boletín Oficial, lo que ocurrió el 13 de abril. Igual, la ley entró en vigencia a los 90 días, a partir del 13 de julio.

Hay un contrasentido evidente en esta ignorancia de la ley y las medidas tomadas por la Presidenta el año pasado, cuando en febrero aprobó el decreto 256, tendiente a prohibir la circulación por aguas argentinas de buques que toquen puerto en Malvinas, como una manera de dificultar las operaciones de las empresas petroleras autorizadas por Gran Bretaña.

Un poco más atrás, en marzo de 2007, el Gobierno nacional emitió, a través de la Secretaría de Energía, la resolución 407, que creó un registro de empresas de exploración y explotación de hidrocarburos que trabajen en la plataforma continental argentina, para que no pudiera permanecer allí ninguna sin autorización del Estado.

Ahora, la actitud renuente a aplicar una ley que el Congreso aprobó aun con el voto de todos los legisladores oficialistas, plantea la pregunta de si el Gobierno está pensando en modificar su postura frente a la preservación de la soberanía sobre Malvinas, pese a las rutinarias declaraciones que los presidentes argentinos efectúan cada año ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas.

El vicepresidente del Movimiento por la Recuperación de la Energía Nacional Orientadora (Moreno), Félix Herrero, señaló a este diario que “las leyes no son opiniones: son disposiciones de cumplimiento obligatorio. La Presidenta está en una actitud débil frente a las petroleras europeas e incurre en un delito por no cumplir la ley. Esto tiene que ver con el caos legal actual con que se maneja el oficialismo, donde las leyes no se reglamentan o no se cumplen, y se crea, en cambio, un sistema institucional falso, ficticio”.

El abogado Ricardo Monner Sans denunció penalmente el año pasado al ministro de Economía, Amado Boudou, por haber aprobado una carta convenio que designó al Barclays Bank como coordinador global de la reestructuración de la deuda externa argentina. Barclays Bank había presentado una propuesta para la reapertura del canje de la deuda y –dice Monner Sans– Boudou la aceptó sólo seis días después, por medio de la resolución 267/09.

Apenas un mes antes, en septiembre de 2009 –recordó el abogado porteño en su presentación conjunta con el cordobés Francisco Llorens y el político Mario Cafiero– Barclays Bank se había convertido en el principal accionista institucional de la petrolera Desire Petroleum, una de las que trabaja en Malvinas, con el 4,45 por ciento de sus acciones.

Para poder operar en Argentina, y nada menos que con el Estado argentino en un asunto vital como la deuda externa, Barclays Bank debió, según los denunciantes, haber manifestado su vinculación accionaria con la petrolera Desire, ante el registro que debe llevar la Secretaría de Energía de la Nación que dirige Cameron. Eso le habría impedido participar de la operación, a menos que el Estado hubiera dado una autorización especial, desconocida hasta hoy.

Si no lo hizo, habría incumplido la resolución nacional de 2007. Y estaría violando la ley 26.659, que el Poder Ejecutivo Nacional no muestra esfuerzo por cumplir. Estas preguntas siguen sin respuesta porque el Gobierno no da información, pese a que la Presidenta sigue sosteniendo que Argentina “va a seguir, incansablemente, reclamando la soberanía” sobre Malvinas. Por ahora, una de las principales leyes que servirían para demostrar en los hechos ese propósito sigue sin ser aplicada por su administración.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...