jueves, 29 de diciembre de 2011

El ajedrez global de la crisis (Parte IV - Final): Neoliberales y keynesianos

Claudio Katz (especial para ARGENPRESS.info)

El debate económico sobre la crisis continúa centrado en la oposición entre visiones ortodoxas y heterodoxas. Los neoliberales atribuyen la crisis a la “irresponsabilidad fiscal” y despotrican contra los gobiernos que despilfarraron dinero en gastos improductivos. Pero omiten recordar que estos desembolsos sostuvieron inicialmente la expansión de las economías industrializadas y que el descontrol posterior obedeció al rescate de los bancos. Antes del 2007 había, por ejemplo, en Europa superávit fiscal en la mayoría de los países.

El discurso neoliberal oculta este auxilio y atribuye el descalabro actual a “los pueblos que vivieron por encima de sus posibilidades”, como si fuera un pecado mejorar el nivel de vida. Tampoco explica por qué razón se exime a los acaudalados de cualquier sacrificio. El carácter duradero de la crisis es incluso utilizado para justificar los atropellos. Ya nadie presenta la flexibilización laboral como un pasaporte a la prosperidad. Hay que apretarse el cinturón como una necesidad de supervivencia. (1)

En Estados Unidos los mismos argumentos son esgrimidos por los republicanos para exigir mayores reducciones del gasto social, manteniendo los privilegios de los banqueros, el gasto militar y las rebajas impositivas a los ricos. Reclaman fijar un estricto techo al endeudamiento supervisado por los popes del establishment y eluden mencionar que el socorro otorgado a los financistas contradice todos los principios del libre-mercado.

Los keynesianos estiman, en cambio, que la crisis obedece a la persistencia de la desregulación financiera y a la contracción de la demanda. Por eso Krugman propone gravar a los acaudalados, relanzar la inversión pública y recomponer los ingresos. En la misma sintonía, Stiglitz convoca a condonar las hipotecas y a penalizar a los bancos. (2)

Estos autores ilustran acertadamente como el descontrol del riesgo, los malabarismos contables, los títulos empaquetados y las operaciones con derivados desencadenaron el tsunami actual. Pero omiten registrar que ese des-manejo irrumpió por la propia competencia que impone el capitalismo en la gestión del crédito. Lo mismo ocurre con el endeudamiento familiar y la exclusión social, que no irrumpieron sólo como consecuencia de errores en la política económica.

Los teóricos heterodoxos olvidan que la propia acumulación genera divorcios entre el consumo y la producción, junto a incrementos de la productividad desgajados del poder compra. Estas contradicciones fueron exacerbadas por la rivalidad que introdujo a escala global la mundialización neoliberal.

Los economistas keynesianos estiman que resulta igualmente factible atenuar estos desequilibrios, a través de un reparto equitativo de la crisis. Proponen una distribución pareja de las pérdidas financieras entre deudores y acreedores. Pero basta observar la reacción que tuvieron los banqueros ante una quita de las acreencias griegas, para notar cuán dura sería esa batalla. Ese anuncio desató una tormenta entre las calificadoras de riesgo y precipitó el ajuste fiscal de la Unión Europea. La misma virulencia tuvo la reacción precedente de los financistas, ante iniciativas de suprimir los paraísos bancarios, o anular las bonificaciones de los ejecutivos.

Neutralizar esa resistencia de los banqueros requeriría la adopción de medidas más contundentes, como la suspensión del pago de la deuda, la auditoría de los pasivos y la nacionalización del sistema bancario. Lo mismo ocurre con el relanzamiento del crecimiento y la creación de empleos. El logro de estas metas exige cerrar la canilla de pagos a los acreedores, controlar los movimientos de capital e introducir drásticos impuestos progresivos. (3)

En la coyuntura actual se ha estrechado el espacio para ejecutar reformas sociales sin acciones anti-capitalistas. Hay un clima de sálvese quien pueda, con escaso margen para políticas de “capitalismo humanitario”. Prevalece la presión para procesar las quiebras bancarias, depurar las empresas y desvalorizar la fuerza de trabajo.

Estas tendencias no obedecen sólo a la ideología derechista imperante o a la influencia preeminente de los financistas. Todas las clases dominantes sostienen el ajuste junto a los banqueros. Esta coincidencia se refleja también en el comportamiento de los socialdemócratas europeos. A la hora de aplicar el torniquete no se han diferenciado de sus adversarios derechistas y aceptan la verticalidad autoritaria que imponen Merkel y Sarkozy. Esta cúpula dispuso, por ejemplo, el desplazamiento de Papendreu ante su atrevimiento de solicitar una consulta popular y envió un contundente mensaje de intervención neocolonial a Grecia. (4)

La misma tendencia se verifica en la indiferencia del gobierno estadounidense ante a las peticiones de los liberales. Esta actitud contrasta con la permeabilidad reformista que imperaba en los años 30 bajo el mandato de Roosvelt.

Muchos keynesianos reconocen la adversidad de estos escenarios. Pero consideran viable generalizar a escala internacional, las soluciones intermedias que aplicó Argentina a partir del default y los canjes de la deuda. (5)

Pero omiten registrar las causas específicas que permitieron esa experiencia. Argentina pudo permanecer relativamente desconectada de la financiación internacional, porque está inserta en el comercio mundial como gran exportadora de alimentos. Ha gozado de altos precios internacionales y se convirtió en proveedora privilegiada de las ascendentes economías asiáticas. Utilizó, además, las enormes rentas de exportación para reanimar la demanda interna, luego de una brutal devaluación que depuró capitales, abarató salarios y facilitó la recomposición cíclica de la tasa de ganancia.

Es evidente que el grueso de las economías dependientes afectadas por la crisis no cuenta con los recursos y las condiciones que permitieron esa recuperación. Podrían efectivamente adoptar ciertas iniciativas de Argentina, pero sólo como punto de partida de medidas más radicales y audaces. (6)

La intensidad de la crisis exige asumir un horizonte anticapitalista, alejado de la atadura actual a distintas variantes del mismo régimen social. El pensamiento dominante impone esta restricción, obligando a optar entre el modelo anglosajón, el esquema alemán o la opción china. (7)

Ese enfoque niega las raíces intrínsecamente capitalistas de la crisis actual y oculta las contradicciones, que el proceso de acumulación genera en forma periódica y extiende de manera itinerante. Un sistema basado en la rivalidad por la apropiación de beneficios surgidos de la explotación necesariamente produce el tipo de conmociones, que se observa en la actualidad.

Si se reconoce que el capitalismo no es el único, ni el mejor sistema posible resulta factible concebir otra gama de alternativas para resolver la crisis. Esta apertura permite superar la resignación, consolidar la voluntad de lucha e imaginar salidas provechosas para la mayoría de la población.

Resistencias sociales

El devenir de la crisis puede ser abruptamente transformado por las acciones populares que cobraron impulso en los últimos meses. Los análisis que omiten esta reacción razonan los procesos económicos en un vacío social, que a lo sumo es ocupado por funcionarios y financistas.

El debut de la crisis provocó inicialmente un gran desconcierto, entre poblaciones acostumbradas a identificar los desastres económicos con el Tercer Mundo. Ese estupor estuvo también signado por el temor al desempleo. Pero a fin del 2010 los levantamientos del mundo árabe introdujeron una bisagra en esta conducta. Ilustraron como se pueden conquistar grandes victorias democráticas.

Este impulso profundizó la resistencia en Grecia, que se ha transformado el principal bastión de la respuesta popular. Hay un estado de sublevación entre los manifestantes que ocupan plazas y cercan el Parlamento. Estas protestas alentaron a su vez a los indignados españoles, que cuestionan el socorro a los banqueros y demandan “democracia de verdad”. Este movimiento ya conquistó legitimidad, acompañamiento y presencia nacional.

Otro tipo de reacciones sociales se verifican en Inglaterra, tanto entre los jóvenes desempleados y hostigados por la policía, como entre los trabajadores sindicalizados. En Italia despuntan las huelgas y en Portugal hay movilizaciones. Estas luchas comienzan a extenderse junto al desmoronamiento de la imagen benevolente que tenía la Unión Europea. Una victoria impuesta desde abajo permitiría actualizar el gran legado de rebeliones que acumula el Viejo Continente

Pero el dato más llamativo del año se registró al otro costado del Atlántico, con el surgimiento del movimiento “Ocupar Wall Street”. Esta organización ya tiene alcance nacional, simpatía popular, solidaridad intelectual y sostén sindical. Por primera vez en décadas ha reintroducido las manifestaciones masivas en el corazón del capitalismo.

Menor difusión internacional han logrado los movimientos de lucha que conmueven a China. El año pasado se registraron 180.000 protestas, en su mayoría inspiradas en demandas contra la explotación fabril. Una nueva generación de obreros –ya emancipada de la migración rural- recuperó confianza y obtiene conquistas en enfrentamientos directos con los patrones. (8)

En todos los continentes se verifica el mismo protagonismo juvenil, en movimientos que utilizan las redes sociales para informarse y organizarse. El primer embrión de un empalme internacional se produjo el 15 de octubre pasado, en la marcha global que congregó multitudes en 950 ciudades de 80 países. Una acción coordinada de esta magnitud no se registraba desde las movilizaciones contra la guerra en Irak (2003).

Si la convergencia regional e internacional de estas resistencias se afianza, podría gestarse una respuesta al intento burgués de enfrentar a los trabajadores de distintas nacionalidades. Los dominadores de Alemania encabezan esa estrategia, divulgando la creencia que los obreros germanos “ya hicieron su sacrificio” y no deben pagar la cuenta de los ociosos del sur. Este mensaje busca oponer a un asalariado contra otro, ocultando los beneficios que obtienen los capitalistas de esa división. El mismo propósito persiguen las campañas de la derecha contra los inmigrantes. (9)

Una salida progresista de la crisis exige contrarrestar esta fractura entre hermanos de clase. Las tensiones entre asalariados alemanes y griegos, estadounidense y chinos o españoles y marroquíes conducen a descargar todas las consecuencias del desastre actual sobre los pueblos. Las respuestas internacionalistas neutralizarían esa amenaza y permitirían un reencuentro de la juventud con los sectores de la clase obrera, que no se han recompuesto de la andanada neoliberal. El año 2012 ofrece la oportunidad de cambiar el escenario de la crisis a favor de los trabajadores.

Claudio Katz es economista, investigador, profesor. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda).

Ver también:

Notas:
1) Estas visiones en: Gros Daniel, Eco “En defensa de la austeridad para Europa”, Clarín, 4-12-11, Pagni Carlos, “La crisis del estatismo”, La Nación, 19-7-10, Schauble Wolfang y MacFadden Daniel, Página 12, 28-8-2011.
2) Krugman Paul, Clarín, (11-7-10, 13-7-10, 22.5-10, 10-8-10, 6-11-2010, 28-8-2010, 14-8-10). Stigliz Joseph, “Qué puede salvar el Euro”, El País, 8-12-11, “El mercado hipotecario”, Clarín, 6-11-201, “La austeridad es camino suicida”, Página 12, 7-12-11, “Un contagio de malas ideas”, Sin Permiso, 14-8-11. También, Skidlesky Robert, “El mundo para volver a leer a Keynes”, Página 12, 2-8-11, Mitchell. William, “Entrevista”, Página 12, 10-10-11.
3) Wolff Rick “Krugman frustrado”, Monthly Review 10-3-10. Onaran Ozlem, “An internationalist transitional program towards an anti-capitalist Europe”, April 2011. www.internationalviewpoint. Lapavitsas Costas “A Left Strategy for Europe”, April 2011, www.internationalviewpoint. Albarracín Daniel, “Sobre el debate del euro. Una estrategia”, www.economiacritica.net, 10-10-11
4) Esta reacción fue coronada con la instalación de un gobierno directo de los banqueros (Papademos). La misma sustitución se impuso en Italia (Berlusconi por Monti) con tecnócratas que postulan una ideología derechista para sortear al parlamento, impugnando a los políticos y menospreciando a los partidos. Stathis Kuvelakis, “Golpe de Estado europeo frente al levantamiento popular”, www.vientosur 11-11-1. John Brown, “El capital financiero castiga a sus devotos partidarios”, www.rebelion 23-11-11.
5) Stiglitz Joseph, “Europa no aprendió la lección de Argentina” Página 12. 10-12-11.
6) Nuestra visión en: Claudio Katz, “Lecciones de Argentina para Grecia” www.cadtm.org, 25-10-2011.
7) Es la visión de Rogoff Kenneth, “El capitalismo está lejos de encontrar su sucesor”, La Nación, 11-12-11.
8) Li Minqi, “El ascenso de la clase obrera y el futuro de la revolución en China”, www.rebelión, 14-7-11. Bello Waldem, “O capital e um amante caprichoso” www.outroladodanoticia.com.br, 22-7-11
9) Vicens Navarro, “Habermas y la sabiduría”, www.sinpermiso, 13-6-10.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La caída de la Bestia de Kandahar

Gustavo Herren (especial para ARGENPRESS.info)

La captura por Teherán de la aeronave secreta no tripulada de última generación RQ-170, operada remotamente desde Estados Unidos por la CIA mientras espiaba territorio iraní, y que fuera anteriormente utilizada sobre Pakistán para monitorear a Osama bin Laden antes de su ejecución, fue un duro golpe para las agencias de inteligencia estadounidenses e israelíes. Pero tuvo además un impacto estratégico tal, que obliga al Pentágono a la revisión de los planes ofensivos y la dilatación de los tiempos para un próximo ataque militar a Irán.

La guerra aérea robótica, con vehículos no tripulados (Unmanned Aerial Vehicles; UAVs) apodados drones, está siendo incorporada rápidamente en casi todas las unidades militares del CONUS (territorio continental de los Estados Unidos) como parte de las tácticas ordinarias. Actualmente existen al menos dos docenas de bases dedicadas a puestos de pilotaje, centros de entrenamiento técnico y pruebas de vuelo de UAVs. En ultramar, el número de bases de drones estadounidenses está también en franco crecimiento, siendo hoy más de 60. Actualmente la Fuerza Aérea forma más pilotos y operadores de drones que pilotos de combate de aeronaves caza y bombarderos tripulados. En 2001 el ejército estadounidense comenzó con 50 aeronaves a control remoto, y después de una década de continuas operaciones de combate multiplicó ese número por más de 100. Hoy anticipa la arquitectura que deberán tener estas máquinas remotas como parte de las Operaciones de Espectro Completo hasta el 2035, sobre la base del aprendizaje continuo iniciado en los Balcanes, Irak y Afganistán (1). No por casualidad, los escuadrones de UAVs no solo son operados por la Fuerza Aérea sino también por la CIA. No es suficiente la inteligencia previa que realizan los drones de reconocimiento y vigilancia identificando supuestos insurgentes, para luego ejecutar a sus líderes mediante drones artillados, sino que se requiere además desplegar una robusta red de inteligencia local con agentes en tierra. Aún así, el error promedio por ataque de drone es de 10 muertos civiles no insurgentes por cada líder asesinado.

Unas palabras previas para explicar la caída del RQ-170. Hacia principios de los '90 había sido resuelto uno de los grandes problemas históricos que tuvo durante siglos la navegación marítima : determinar la longitud geográfica con un error del orden del metro (2). En el siglo XVI la latitud geográfica del buque en alta mar se determinaba por la altura sobre el horizonte del sol y las estrellas, pero no era posible hallar un valor práctico para longitud debido a los grandes errores en los métodos de medición disponibles. Con el desarrollo del capitalismo mercantil y el expansionismo global de las grandes potencias coloniales europeas, el 'problema de la longitud' pasó a ser de interés estratégico con enorme importancia militar y comercial. Londres puso a trabajar a sus mejores científicos teóricos, como Newton y Halley, ofreciendo además suculentos premios en metálico para aquellos que inventaran un cronómetro apto para funcionar en las condiciones hostiles de mar abierto, con una precisión de unos pocos segundos por día, ya que para calcular la longitud se requería medir el tiempo que el buque había navegado desde que zarpó de un meridiano de referencia conocido. Recién a principios del siglo XIX comenzaron a fabricarse cronómetros marinos útiles, pero demasiado caros. Finalmente, en la última década del siglo XX el problema se terminó de resolver por otros medios. El desarrollo del reloj atómico y de los satélites artificiales condujo en Estados Unidos al sistema de posicionamiento global (GPS) (3). Actualmente el receptor GPS se utiliza en forma generalizada para hallar la latitud y longitud geográfica, con un error de centímetros en su uso militar. En este caso, se aplica en los sistemas de guiado de cohetes, misiles y vehículos aéreos, incluyendo a los drones. El nuevo problema, reside en que cada potencia deberá desarrollar su propio sistema militar de posicionamiento global que requiere al menos unas dos docenas de satélites, ya que en caso de conflicto bélico cada sistema quedará encriptado y bloqueado para los demás países. Así Rusia ha continuado con el GLONASS (iniciado por la URSS), la Unión Europea desarrolla el sistema Galileo, y China está avanzando con el Beidou también con aplicación dual (militar y civil). En cuanto a los países periféricos, cuyas políticas científico-tecnológicas van generalmente a 'remolque' de las potencias, resulta indispensable para su propia defensa el desarrollo de tecnología propia para al menos interferir y derribar los drones stealth (furtivos) imperiales, preparados para minimizar sus propias emisiones de radiación electromagnética y las perturbaciones que producen en el medio ambiente y que pudieran delatarlos, así como presentar un blanco mínimo para los radares enemigos. EI Pentágono planea en un futuro cercano utilizar globalmente oleadas de drones que interactúen entre sí, para vigilancia, reconocimiento y ataque, según avance su tecnología como por ejemplo el lograr anchos de banda de comunicaciones que soporten simultáneamente a las escuadrillas, o en la capacidad para volar sin colisionar con el tráfico aéreo comercial denso. En este plano, Irán ha tomado nota, y en 2007 inició un proyecto para detección de UAVs.

Un drone estadounidense (británico/israelí) típico tiene dos enlaces por micro-ondas (4); uno para comunicarse con una estación terrestre de control, generalmente móvil (que se ocupa de la logística y el lanzamiento) situada a unos pocos cientos de kilómetros de la zona de guerra o de vigilancia, cuya señal debe seguir un camino recto libre de obstáculos materiales para no atenuarse (5), y el otro enlace con satélites (6). Este último diferencia a los drones de Estados Unidos y sus aliados de los países menores, ya que vigilan, espían y asesinan entre otros en Afganistán, Irak, Pakistán, Irán, Libia, Somalia, Yemen, Turquía, Golfo Pérsico, Océano Indico, México, Cáucaso, manejado cada drone desde el territorio continental de Estados Unidos (CONUS) a miles de kilómetros de distancia, por tres personas (piloto, operador de cámaras y sensores, y operador de comunicaciones con la tropa en el teatro de operaciones y con centros en el CONUS), que se encuentran cómodamente ubicados en tierra y con riesgo cero, aunque una misión típica de un drone involucra en total al menos a 150 personas. De hecho el 90% de los drones que despegan de la estación de control terrestre en Kandahar (Afganistán) y operan en ese país, es controlado por pilotos que se encuentran en Nevada (Estados Unidos). Además, la comunicación satelital con el drone está en red, es decir dá información a tiempo real al Sistema Conjunto Global de Inteligencia y Comunicaciones del Departamento de Defensa y a múltiples usuarios de las distintas fuerzas y agencias en el CONUS.

Pero la capacidad técnológica de Irán, mayor que la que difunde la propaganda occidental no es tan sorprendente. En la Guerra de Malvinas el buen nivel de los ingenieros y técnicos de un país como Argentina, (cuya política científico-técnica aun hoy sigue no estando dirigida a la producción de alta tecnología inédita, en el sentido de prevenir la sorpresa tecnológica y crearla para sus adversarios), lograron adaptar y reprogramar los sistemas de guiado encriptados de los misiles Exocet AM39 de última tecnología francesa para poder utilizarlos contra el enemigo británico, después que sus fabricantes habían retirado toda colaboración técnica. Así también como todo ingenio con enlaces de comunicación se puede interferir, lo que incluye los modernos GPS de grado de combate, los especialistas iraníes en guerra electrónica lograron capturar el drone estadounidense de última generación interferiendo con ruido (jamming) sus enlaces de comunicaciones, lo que lo puso en piloto automático. Enviaron luego información falsa de latitud y longitud, recalibrando las coordenadas de su receptor GPS y engañando a su sistema de guiado, al punto que no solo descendió sin estrellarse en Irán interpretando que era su base estadounidense en Afganistán, sino que ni siquiera accionó su mecanismo explosivo de auto-destrucción que lleva toda arma clandestina de envergadura para evitar caer en manos enemigas. La indignación en Washington fue tal, que el ex vicepresidente Dick Cheney dijo '...el presidente Obama tuvo tres opciones sobre su escritorio para destruir el drone en tierra las y rechazó a todas... si no se enviaba a alguien para recuperarlo, que sin duda hubiera sido una operación difícil, se debería haber destruído el drone en el terreno iraní con un ataque aéreo y hacer imposible que se beneficien con su captura'. Esta fue también la posición del gobierno sionista de Israel. De hecho, la fuerza especial estadounidense que violó la soberanía pakistaní para ejecutar a Osama bin Laden en Abbottabad, destruyó con explosivos el helicóptero stealth (furtivo) de última generación que se precipitó a tierra durante la misión.

Hace 51 años ni Washington ni el Pentágono aceptaron abiertamente que Moscú había derribado a uno de sus mejores aviones secretos operado por la CIA y la Fuerza Aérea, el Lockheed U-2 que espiaba el territorio de la URSS desde una altura de 20 kilómetros, hasta que sus restos exhibidos y en este caso el piloto capturado resultaron innegables. Tampoco aceptarán hoy que Teherán haya interferido, controlado y hecho descender casi intacta a una de sus aeronaves espías sin piloto de última tecnología. Por un lado mostraría grietas en la supremacía militar que ostenta el Imperio, y sería puesta en duda la tecnología de 'invisibilidad' (stealth) que usan sus aviones de guerra, que por otro lado afectaría negocios multimillonarios del complejo tecno-militar-industrial en particular a la coorporación Lockeed Martin, fabricante del RQ-170 Sentinel capturado. Es más el Pentágono redobló la apuesta, el Secretario de Defensa Leon Panetta declaró alevosamente : '...Estados Unidos continuará absolutamente con la campaña de drones sobre Irán, buscando evidencias de cualquier actividad sobre armas nucleares. Pero los intereses para esta vigilancia son aún mayores, ahora que Irán puede aparentemente desorganizar la tarea de nuestros drones'. Sin embargo el hecho impactó fuertemente en la Inteligencia de Estados Unidos e Israel, ya que hace un par de años Teherán había interferido mediante pulsos de rayo laser a un satélite espía de la CIA cuando orbitaba sobre su territorio. El drone stealth a reacción Lockeed Martin RQ-170 como el interceptado violando el espacio aéreo iraní a unos 15 kilómetros de altura sobre la ciudad de Kashmar a unos 200 kilómetros de la frontera con Afganistán, es apodado como 'la bestia de Kandahar' (base aérea en Afganistán donde tienen la estación de control terrestre aunque son piloteados desde Nebraska, Estados Unidos). Esta clase de drones ganaron fama cuando fueron utilizados para espiar el escondite de Osama bin Laden en Pakistán previamente a su asesinato por un comando clandestino estadounidense.
Pero no es el primer drone espía estadounidense derribado por Teherán. A principios de 2011 había derribado otros dos no stealth y anteriormente un cuarto sobre la planta de enriquecimiento de Uranio de Fordow, y había mostrado otros más a los técnicos rusos. Algunas fuentes de información creen que Moscú está probando sus sistemas de detección e interferencia móviles como el Avtobaza, facilitado a los iraníes.

De todos modos, quedó claro que la capacidad técnica iraní no es del todo conocida, como es el caso de Siria y lo fue con Libia, y podría deparar sorpresas. El que la bestia haya sido capturada, no es poca cosa para el Pentágono, ya que se trata de un drone no convencional clasificado con una tecnología que se suponía lo haría invisible, dotado con material, pintura y geometría anti-radar, un propulsor turbofan especial para minimizar la firma en el infrarrojo, y un radar propio, sensores, dispositivos electro-ópticos y electrónica de última generación, concomitante con la de los bombarderos pesados stealth Northrop Grumman B-2 y el caza stealth Lockheed Martin F-35. Y más aún, cuando habría estado operando sin transmisión a tiempo real, es decir con un mínimo enlace de comunicaciones para disminuir su firma espectral y por consiguiente su detección. La captura abre dudas sobre la tecnología stealth (furtiva) que Estados Unidos utiliza en su aeronaves de guerra y drones.

A pesar de la propaganda de las potencias que presenta a los drones como imbatibles, la realidad muestra otra cosa. Dos semanas después de la caída de la bestia, se precipitó a tierra en las islas Seychelles un drone estadounidense MQ-9 'decapitador', que vigilaba Somalia y hacía contra-piratería en las rutas del océano Indico. En 2010 y 2011 cayeron 33 grandes drones en Irán, Irak, Afganistán, Pakistán, Turquía (dos drones israelíes Heron), Gaza, Yemen, Somalia, Djibouti, Italia y Seychelles. Pero no son solo problemas mecánicos o errores humanos del operador, sino que se trata también de una parte observable de la tan anunciada cyberguerra. En 2010 varias computadoras del programa nuclear iraní fueron contaminadas por el virus Stuxnet, al parecer por los servicios de Estados Unidos e Israel, y como la cyberguerra presagia la guerra convencional, probablemente la trampa al RQ-170 haya sido una respuesta. Por otra parte, varias estaciones de control terrestre de aviones espías no tripulados que operan en los países de Oriente Medio fueron contaminadas con un virus keylogger (que registra las pulsaciones en los teclados de las computadoras). Hasta la misma central de operaciones en el CONUS, la base Creech de la Fuerza Aérea en Nevada desde donde los pilotos manejan los drones en Afganistán, Pakistán y otras zonas de Oriente Medio, Africa y Cáucaso fue infectada por un virus informático, aunque se cree que no provino de Irán.

Desde la guerras de lucha cuerpo a cuerpo en la edad antigua, la distancia media entre combatientes ha aumentado pasando por el combate de trincheras y la guerra mecanizada industrial en la Segunda Gran Guerra, y marchando actualmente hacia la guerra robótica, al extremo que el soldado aislado a salvo de la carnicería sangrienta del campo de batalla y sin ningún contacto físico con el enemigo le da muerte real en una pantalla virtual, para diariamente regresar a su vida ciudadana cotidiana. Se transforma así un juego de guerra en la guerra como juego (macabro). La llamada 'cadena de muerte' en la que el piloto remoto es autorizado por su superior para lanzar el ataque, sea con los misiles 'fuego del infierno' (Hellfire), ha sido reducida en la última década de horas a menos de un minuto. Paradójicamente a pesar de la supuesta falta de riesgo en su trabajo, esta nueva clase de actor social sufre un fuerte nivel de tensión y requiere de la correspondiente asistencia psicológica. Por otro lado, el Pentágono no descarta que este personal militar sea visto como blanco legítimo por el enemigo y sea atacado en su mismo habitat.

La vulnerabilidad del sistema GPS y de los drones ha hecho que el Pentágono busque nuevas alternativas, como el desarrollo del satélite geosincrónico de vigilancia MOIRE, que fijo respecto de la superficie terrestre permitirá tomar imágenes en tiempo real en cualquier lugar durante las 24 horas, dotado de un brutal telescopio no convencional dirigido hacia la Tierra (7). El impulso de los drones se disparó con las guerrillas de Irak y Afganistán y la necesidad de mantener bajo vigilancia permanente los territorios, a diferencia de los satélites que lo hacían por tiempo limitado. El sistema de vigilancia MOIRE estaría entre lo máximo del panóptico militar, que por tratarse de tecnologías duales tendrá sin duda aplicaciones en el panóptico civil hacia los Estados vigilados orwellianos. La diferencia entre ciencia-ficción y ciencia es cuestión de tiempo...

Notas:
1) The US Army Roadmap for UAS 2010-2035. Unmanned Aerial Vehicles Roadmap 2000-2025, US Department of Defense
2) La longitud geográfica junto con la latitud permiten determinar la posición de un objeto sobre la superficie terrestre
3) Global Position System (GPS)
4) Ondas electromagnéticas de la misma naturaleza que la luz pero con una longitud de onda mucho mayor, de orden del centímetro.
5) Ya que suele utilizar la llamada banda C de radiocomunicación con frecuencias de unos 4 a 8 Gigahertz (GHz) y un ancho de banda de unos 4,5 Megabit/segundo (Mbs)
6) Puede utilizar la banda Ku aproximadamente entre 11 y 14 GHz y ancho de banda unos 1,5 Mbs
7) MOIRE; Membrane Optical Imager for Real-Time Exploitation. Se trata de un telescopio reflector con un espejo curvo del orden de al menos 10 metros de diámetro, hecho con una fina lámina plástica ultraliviana, cuya imagen es corregida por técnicas holográficas hasta un error dado por la difracción. El espejo de vidrio del telescopio orbital Hubble por ejemplo, tiene solo 2,4 metros de diámetro y un peso de una tonelada.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La navidad y año nuevo ¿traen algo importante?

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)

Pensaba que solo yo era un aguafiestas; que no solo que no participaba de estas celebraciones (navidad y año nuevo) sino que estaba contra ellas. Mas, conversando con viejos y nuevos amigos, están de acuerdo conmigo, pero no lo dicen.

Los que ya hemos cumplido los primeros 50 años omás, recordamos una navidad más austera y solo dedicada a los niños. Los niños eran los dueños de la fiesta; y si bien los mayores participaban y se hacían los generosos, era una fiesta de, por y para los niños. Desde el cura de pueblo hasta las madres y padres de familia, procuraban que sean los niños los agasajados. Y, desde entonces, ya se barajaban eso que ahora llaman la lucha de clases. El niño de familia pudiente, recibía, como regalo navideño, una bicicleta o algo que lo distinga. El niño de familia pobre, en el mejor de los casos, tenía ropa nueva o, cuando más, una pelota de trapo, de esas que hacían las madres de familia, con sus propias manos.

Y todos, absolutamente todos, gozábamos haciendo nuestros propios pesebres. No había límite a la imaginación: desde luego, tenía que haber un “Niño Dios” a veces más grande que su propia madre, la virgen María y San José. Unos burritos por aquí y unos burritos por acá. Y lo alfareros de Pujilí se lucían con sus borregos o sus caballos de mil colores. Y los reyes magos, con sus regalos en mano, yendo y preguntando dónde queda el pesebre de Belén. Para honrar al niño ”recién nacido” como decía, hace años, cuando en los pueblos se pasaba la pasión y vida de Cristo, pero en películas mudas (blanco y negro, por supuesto). Y en los pueblos de América Latina era un pretexto para que los mayores (o más viejos) se “chumen” (se emborrachen) en honor del Niño Dios.

Hoy en día, las navidades son de todos y todas. Y los menos atendidos, son los niños. Ya muy pocos se acuerdan de los pesebres, porque “eso es de mal gusto” Compre, compre y compre. Si no tiene plata, pague después, pero pague: a 3 meses, a 6 meses, como guste. Y si no puede pagar, le quitamos lo comprado, no le devolvemos ni medio, y todos felices. Pero no se quede atrás. Ya nadie hace los antiguos pesebres, con las vaquitas, los burritos y San José y la Virgen María, en un pesebre. Los llamados nacimientos solo se los encuentra en concursos nacionales, que algunos nostálgicos lo promueven. El mismo Niño Dios es un ser que ha desaparecido del escenario. Hoy, el antiguo y viejo Papá Noel, a quien le dejaban los niños los viejos zapatos en una ventana para que les pongan los juguetes, ha sido remplazado por el Santa Claus (¿quién también será?) que solo sabe sonreír y decir jo,jo,jo. Ya los y las niñas no ponen los zapatos en la ventana, porque se los roban (los zapatos)

Se ha impuesto la sociedad de consumo; y muchos empresarios (comerciantes) “hacen su agosto” en los meses de noviembre y diciembre. Según cálculos del sistema neo capitalista, en estos tiempos (me estoy refiriendo al 2011) como que la sociedad de consumo no funciona ciento por ciento, por la crisis económica que sacude al primero, segundo y tercer mundos. O si funciona, la mayoría de personas no quiere comprar, como antes. Y eso, para el sistema capitalista (así sea neo) significan pérdidas millonarias. Los bancos, por ejemplo, si en el 2010 ganaron tantos millones de dólares, en el 2011, que ha sido malo, “solo ganaron” tantos millones. Y eso, para ellos, son pérdidas.

El problema es que cada navidad no solo evidencia la cara fea del capitalismo (la pobreza, la miseria, la corrupción) sino que no soluciona nada. Ni siquiera el de los juguetes que, a pesar de que son hechos con la tecnología moderna, no duran ni 24 horas en manos de niños y niñas. El quid es que están hechos para eso; y de que de “eso” dependen las utilidades de los capitalistas, que los hacen, y de los capitalistas que los venden. ¡Imagínense! que se siguieran haciendo juguetes que duren, los inversionistas y sus primos, los intermediarios, estarían en quiebra permanente. Y los culpables serían los empleados y trabajadores, que para eso están. Y para que les paguen una miseria.

Vemos en la televisión (los programas de los famosos) que algunas gentes, que ganan millones de dólares al año, “se vuelven generosos” y dan algo a los más pobres. Pero no solucionan nada. En el mes de enero del siguiente año (en este caso el 2012) vuelve a comprobarse que hay niños africanos que se mueren de hambre, que hay muchas familias, inclusive en los países llamados ricos, que siguen viviendo en la pobreza y la miseria. Y así. Para eso se han inventado los teletones. Unas generosas personas (muchos políticos, entre ellos; y unas también “generosas” modelos) reúnen millones de millones. Y para quedar bien, “se hacen anunciar” que la firma tal y el millonario cual dona tantos miles (nunca millones) de sus arcas. Pero nadie se acuerda de seguirles la pista. No se sabe si llegan a dar lo que han prometido, aunque si se ha comprobado que los teletones sirven para que determinadas firmas (de los patrocinadores) se rebajen el impuesto a la renta que deben pagar.

Lo mismo podríamos decir de los años viejos y nuevos. A más del ejercicio, muy humano, de querer reducir el tiempo a un pinche reloj, que inclusive puede dañarse o pararse (el tiempo sigue inexorable, para todo el mundo, inclusive los ricos) pero no pasa absolutamente nada. El nuevo año sigue igual que el anterior (o peor) y se ha reducido a promesas incumplidas; promesas que, en la mayor parte de los casos, no pasan de eso. Y nunca hay que olvidar que, de buenas intenciones, está empedrado el camino que va al infierno. Esto hay que preguntarles (y sobre todo recordarles) a jefes de estado, alcaldes, prefectos, ministros y más.

No soy de los nostálgicos que piensa que los tiempos pasados fueron mejores, aunque, viéndolo bien, si. Estoy seguro que la humanidad siempre quiere ir adelante; pero, con frecuencia, retrocede. En algunos casos, son dos pasos adelante y tres atrás; o cuatro pasos adelante y dos atrás. Desde que se fundaron las Naciones Unidas (1945) por decir algo, hemos mejorado, hemos avanzado. Pero, cuando vemos a un Secretario de las Naciones Unidas (Van Ki Moon, creo que se llama) hablar de paz, de democracia, de libertad, mientras el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ordena la captura (vivo o muerto) del famoso coronel Kaddafi (mientras era aún el Jefe de Libia, y este es asesinado, a sangre fría, en su tierra natal Bengasí - Libia por tropas de sicarios) permite, en cambio, que los israelitas del señor Netanyahu asesinen palestinos en sus propias casas, pienso que hemos vuelto al 28 de enero de 1912, en que fue asesinado y arrastrado por las calles de Quito, nada menos que el fundador del liberalismo en el Ecuador (Eloy Alfaro) y sus hermanos; y esto aun cuando el principal diario de esa época (El Comercio de Quito) trate de justificarse, en estos días, con entregas del escritor e historiador Enrique Ayala Mora. Pero José Peralta (ese liberal machetero de siempre) dice lo contrario en su libro “Los Asesinos de Alfaro” y hasta reproduce algo que dijo el mencionado diario, poco antes del asesinato de los Alfaro.

Dicen los politicólogos que, en la raza humana, siempre han existido pobres y ricos; yo agregaría, y unos cuantos oportunistas. Y siempre los pobres han tenido que trabajar para los ricos. Un obispo de Honduras, cuando el golpe militar contra Zelaya, dijo más o menos lo que sigue (no es textual): que está muy bien que los hijos de los ricos vayan a las escuelas privadas, que son caras; y que los hijos de los pobres (que no tienen plata) vayan a las escuelas públicas. Que, de esa manera, se mantienen las diferencias raciales ya que los pobres siempre serán pobres, porque así lo quiere Dios y la Virgen María. Lo contrario es irse contra una voluntad divina. Y todo lo que es contra la razón divina, es pecado. Con razón que los pobres y los ricos y los curas se han olvidado del “niño dios” en las navidades.

Los únicos que tuvieron un primero de enero diferente, fueron los cubanos. El 1 de enero de 1959 huyeron a Miami (que está a 90 millas) Batista y sus muchachos; y cinco días después, entraba a la Habana, triunfantes, Fidel Castro y sus barbudos. Los más, experimentaron y respaldaron el proceso revolucionario (hasta ahora) a pesar de las muchas privaciones a las que fueron sometidos, inclusive un bloqueo del gran imperio que ya lleva medio siglo de existencia. Todo a nombre de la “democracia y la libertad” Los menos fueron a “dinamizar” Miami con sus dólares mal habidos y sus prácticas dolosas; y hasta ahora sueñan y piensan que algún día retornarán a Cuba, a recobrar sus cabarets y sus tiendas y sus factorías.

Yo estoy de acuerdo con la costumbre ecuatoriana de quemar a los años viejos, minutos antes de que llegue el año nuevo. Si no fuera porque me han de calificar de troglodita, yo prefería que se quemen vivos a algunos personajes (políticos, en su mayoría) nuestros, como hacen las comunidades indígenas con algunos ladrones. Y ni así nos libraríamos de semejante plaga. El año nuevo llegará, de todas maneras, y todo seguirá como antes, muy a pesar de los testamentos. En estas piezas literarias (no todas) la gente del pueblo dice muchas verdades; verdades que se quedan en decires. Otras piezas se quedan en insultos, de la peor bajeza, ya que hacer periodismo de humor, según lo dice hoy (El Comercio de Quito) Rodrigo Villacís, no es nada fácil, de manera especial cuando se pretende hacer chistes con el higado

Miento, no todo será igual. Por ejemplo, los ecuatorianos nos sumiremos en un “año político” (¿y cuándo no es político?) y aparecerán, a veces de la nada, los “salvadores de la patria” a prometernos, en especial, “democracia y libertad” porque el dictócrata 2 (Rafael Correa) tiene casi todo los poderes. Y si el Juez decide que el ex Vicepresidente Alberto Dahik puede volver al país, sin orden de prisión, pero a responder por lo que hizo (¿o no hizo?) en 1995, pues entonces –hay que adivinar- ¿qué se trae entre manos? el malo de Correa. Y si no viene el ex Presidente Abdalá, pues hay que pensar que el malo de Correa se trae algo.

Pregunto: ¿sirve de algo el nuevo año? ¿Sirven de algo las nuevas navidades? Que cada quien saque sus propias conclusiones. Amén

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Entrevista con el Secretario General de los Trabajadores Bancarios chilenos: “Se abre un ciclo renovado de desobediencia civil en Chile”

Andrés Figueroa Cornejo (especial para ARGENPRESS.info)

.

(Cuando se edita la siguiente entrevista, la comisión de la cámara baja del Congreso aprobó la ley promovida por el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, denominada "Resguardo del orden público" que aumenta las penas contra el movimiento social y popular, criminalizándolo todavía más. A propósito, el 2011 hubo en el país 6.000 marchas entre mayo y diciembre, de acuerdo a la policía, y en Santiago, 115 marchas autorizadas, de las que 44 fueron del movimiento estudiantil, y se detuvo nacionalmente a 13.000 personas. Por otra parte, un estudio sanitario reveló que hasta el 2008 la tasa de suicidios era de 7,7 personas de entre 10 y 19 años por cada 100 mil habitantes, pero que en 2020 la cifra proyectada aumentará a 12 suicidios por cada 100 mil habitantes de esa misma edad, convirtiendo a Chile en una de las naciones con los índices del espanto más altos del globo. De hecho, 64 % de las licencias médicas de los asalariados son por trastornos depresivos frecuentes. En otra línea de actualidad, el Movimiento de Pobladores en Lucha (MPL) denunció que “los sin casa de Santiago no podemos quedarnos a vivir acá. Nos acaban de informar que no nos quieren vender los inmuebles que recuperamos por autogestión en el centro de la capital. (…) La clase política hoy nos dice que prefiere licitarlos públicamente y no para nuestro proyecto de vivienda popular. En definitiva nuestro sitio recuperado en la ciudad está siendo arrebatado por el Estado para el lucro inmobiliario.” Pero los golpes a los pueblos no se detienen. El martes 27 de diciembre, el joven Leonardo Quijón Pereira, de la comunidad de Chequenco, comuna de Ercilla, en la Región de la Araucanía, alrededor de las 12.30 horas fue detenido y sometido a un control por tres carabineros que escoltaban camiones de una empresa forestal. La aprehensión policial incluyó agresiones físicas y verbales, insultos por su condición de mapuche y amenazas de arresto por causas inexistentes. “Leonardo Quijón fue uno de los expositores en el reciente seminario Violencia Institucional hacia la Niñez Mapuche en Chile, realizado por Fundación Anide y la Red de ONGs de Infancia y Juventud Chile. En la ocasión relató que en 2009, cuando era menor de edad, fue baleado por carabineros, recibiendo más de 200 perdigones en una pierna que lo dejaron en condición de semi inválido, tras lo cual fue sometido a dos juicios bajo acusaciones que calificó como montajes de la Fiscalía. Detalló las presiones sufridas para que culpara a otros mapuche y los maltratos y torturas padecidas durante los meses que pasó recluido en el Centro de Internación Provisoria de Cholchol, tras lo cual resultó absuelto”, afirma un comunicado de la Fundación de Apoyo a la Niñez y sus Derechos. Por otro lado, vale comunicar que Sebastián Piñera declaró que no se mantendrá el 20% de impuesto de primera categoría que pagaron las grandes empresas por algunos meses con el objeto de colaborar en la destrucción provocada (también a ellas, por supuesto) por el terremoto-maremoto de febrero del año aún en curso. Desde el 1 de enero de 2012, los grandes capitales continuarán pagando menos que el IVA o impuesto que cancela todo chileno por cualquier mercancía y servicio que adquiere (19 %). Finalmente, en comunicación directa con el chileno desterrado político en Finlandia -que residía temporalmente en Buenos Aires- desde hace casi 20 años, Hugo Marchant, el ex militante de la resistencia contra la dictadura militar (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=140874&titular=destierro-pol%EDtico-en-democracia:-la-historia-del-chileno-hugo-marchant-) acusó recibo a las 15:00 hrs. del 28 de diciembre de que la Corte Suprema le concedió una estadía en Chile de 15 días. Al respecto, Hugo señaló que “Compañeros, los invito y llamo a que sigamos por el camino de la lucha. El desafío que tenemos por delante es enorme. Que esta celebración sólo sea un instante, sea lo suficientemente breve para que no signifique una tregua a nuestro enemigo que arrasa, cada día, con los derechos de nuestro Pueblo y los Pueblos oprimidos del mundo entero”.)
--------------------------
El Secretario General de la Confederación de Trabajadores Bancarios de Chile, Luis Mesina, es por larga distancia, uno de los más notables dirigentes sindicales del país andino. No roba, no es flojo y es austero. No se le han mojado las convicciones anticapitalistas, no tiene acciones en empresa alguna, es tan impulsivo como cerebral, es miembro del directorio de un sindicato base y académico universitario en materias pedagógicas y de filosofía. Cuenta con poderosos enemigos en la Asociación de Bancos –que reúne al gremio patronal de la industria financiera-, y una breve barra hostil, anónima la mayoría de las veces, y artera siempre. Mesina es dirigente de la única multisindical del área bancaria y de las finanzas de Chile. Almuerza normalmente en el centro de Santiago, en un patio de comida cercano a la sede de la Confederación y la ausencia de alcohol en las actividades ligadas a la lucha o a la convivencia sindical resulta una queja secreta entre algunos. Es cierto, su obsesión compulsiva lo lanza hacia adelante, lo vuelve un lector voraz, una persona inquieta, belicosa y argumentativa. Abajo está su visión actual del país antes de que se evaporen los últimos sudores de 2011.
-¿Cómo evalúas los efectos del movimiento estudiantil chileno
“Se han abierto perspectivas en todo el mundo, no sólo en Chile, con la irrupción del mundo joven a la lucha social, especialmente en los países del norte africano, el sur de Europa, Estados Unidos y en América Latina (Colombia, Puerto Rico) –que no es algo nuevo, pensando en la juventud de Europa y América en los 60; la de los 50 y que culminó con la Revolución Cubana; de los 40 con la Revolución China, etc.-. En el caso actual, a diferencia de los períodos anteriores, el capitalismo priva los proyectos de vida de los jóvenes. Esto provoca un dilema existencial. Ahora las generaciones se vuelven más dependientes de sus antecesores, los cuales resultan atacados sistemáticamente en el ámbito de la seguridad social y los derechos básicos. También la movilización es fruto de la acumulación de insatisfacciones durante los gobiernos de la Concertación, desde la década de los 90’. Esas administraciones traicionaron la promesa de una mejor vida para las grandes mayorías. Por eso también cayó la Concertación en las urnas, aunque fuera por un porcentaje minoritario de los habilitados para votar. Los estudiantes chilenos se han alzado como uno de los movimientos de mayor combatividad del planeta.”
-¿Qué faltó en el movimiento estudiantil chileno?
“Lo mismo que en todos los movimientos estudiantiles desde 2000 hasta ahora. No se ha logrado generar una vinculación fuerte entre estudiantes y trabajadores organizados, entendidos como fuerza motora de la sociedad. Los trabajadores perdieron capacidad transformadora por varios motivos. Entre ellos, no porque carezcan de potencia ‘por naturaleza’, sino porque sus direcciones capitularon -y me refiero a la socialdemocracia y al PC, entre los cuales sólo existen matices indistinguibles- ante las políticas del G7, G8, G20, la Organización Mundial del Comercio (OMC), el Parlamento Europeo, La Confederación Económica Sindical (CES). En buenas cuentas, no existe movimiento de trabajadores. El sindicalismo que busca representar honestamente los intereses de los asalariados se encuentra fragmentado justamente por el tipo de institucionalidad que se generó para ese propósito.”
-Pero no todo se resuelve de manera puramente institucional o moral…
“El trabajo está organizado de manera distinta. Existen grandes cantidades de trabajadores desempeñándose en el mundo tercerizado o del subcontratismo, en particular en el sector servicio y financiero. Sin embargo, al respecto, es preciso aclarar que, más allá de que se hable de la ‘época de la financiarización’ especulativa, ello en caso alguno significa la extinción de los momentos productivos (en términos ampliados) que son los que en realidad originan el valor y la mercancía. ¿Dónde está la producción, entonces? En los grandes países que cuentan con un alto crecimiento económico, como China, India, el sudeste asiático. En cambio, en la división internacional del trabajo, América Latina está situada como oferente del sector primario, commodities, agro industria. Por eso no hay que obnubilarse con cifras transitorias.”
-¿Qué responsabilidad le cabe a la Central Unitaria de Trabajadores de Chile (CUT)?
“Está controlada por una suerte de socialdemocracia descompuesta. El rol que juegan el PS y el PC en el movimiento sindical chileno –que es preciso no sobredimensionar- es relativo, pero hasta ahora ha funcionado para dilatar la unidad necesaria de los pocos asalariados organizados entre sí y con los estudiantes. Confunde y produce desconfianza. Y en esas condiciones, la gente no se atreve a dar un paso con perspectiva, pese al enorme apoyo a los contenidos de la causa estudiantil de la inmensa mayoría de la sociedad. Es como si la única reserva moral y de dignidad del pueblo trabajador chileno estuviera en los estudiantes, ante un mundo y un país agobiado de injusticias que la gente, hasta ahora, simplemente padece.”
-La Confederación de Trabajadores Bancarios se hizo parte de la lucha estudiantil en las marchas por la educación pública gratuita y de excelencia, al menos toda su dirigencia. ¿Cuáles son las distintas variables, además de la composición de la dirección de la CUT, que explican sólo el apoyo ‘de gradería’, pero no la presencia concreta de los asalariados en una lucha que los afecta en pleno rostro, bolsillo y vida?
“Hasta hoy, los trabajadores reflejan la apatía general de la sociedad chilena, ante una facción del pueblo que intenta buscar modos de organización y participación. La fragmentación impuesta por la organización del trabajo, sitúa a Chile en la triste vanguardia mundial al respecto. Por ejemplo, en Italia la Fiat está imitando el modelo chileno (http://www.elclarin.cl/index.php?option=com_content&task=view&id=21665&Itemid=47). A eso le llaman ‘relaciones laborales modernas’, y suponen un campo donde el derecho al trabajo cede frente a la concepción civilista basada en el vínculo individuo / empresa. Las consecuencias no únicamente comportan un impacto negativo para el trabajo en la distribución del ingreso, sino que profundizan el largo proceso de alienación incubado en el sujeto y que se resume popularmente en que ‘cada cual se salva solo o se rasca con sus propias uñas’. Ese es, acaso, el mayor triunfo del capitalismo en Chile. Al punto que ante la disyuntiva de hacerse parte o no de una movilización estudiantil cuyos intereses le son propios, fueron incapaces de incorporarse. El temor a perder un empleo-miseria, con el agravante de la altísima rotación laboral y donde el 70 % de los asalariados percibe una renta mensual de US$ 600 (2/3 de la fuerza de trabajo), es más fuerte que la voluntad y necesidad de luchar. Y estamos mencionando un elemento sustantivo que ni siquiera pudo lograr el mismo Pinochet. En rigor, la dirigencia de la CUT es un puñado de funcionarios de la administración de turno del Estado que cumple un papel auxiliar en el problema de fondo que corresponde a los niveles superlativos de alienación promovidos premeditadamente por los gobiernos de la Concertación y de los cuales coyunturalmente goza Sebastián Piñera. En este sentido, los puntos de inflexión simbólicos y políticos se encuentran en la validación de la Constitución del 80 durante el gobierno del socialista Ricardo Lagos, y más tarde, esta vez, bajo la administración Bachelet, cuando el líder del PS, Camilo Escalona, levantó los brazos junto a Larraín (Renovación Nacional), Sergio Bitar (http://www.youtube.com/watch?v=q-3MaNKVAV4), la propia Bachelet y comparsa, a modo de acuerdo estratégico frente a una institucionalidad fundada en la enseñanza lucrativa, pura mercancía. Entonces todos los paradigmas de la educación, desde el racionalismo académico hasta las corrientes de la teoría crítica, que jamás sostuvieron y sostienen que el actual sistema de educación camina hacia el mejoramiento del sujeto con capacidad de aprendizaje, fueron barridos políticamente.”
LA LUCHA POR LOS AHORROS PREVISIONALES
-Los trabajadores bancarios se han caracterizado por su lucha contra el saqueo de los ahorros previsionales administrados por empresas privadas (AFP). ¿Qué medidas recientes han tomado?
“Presentamos la primera demanda contra la Afp ING Capital (holandesa con capitales del grupo Saieh) el pasado 16 de diciembre, que forma parte de un conjunto de demandas contra otras Afpes que realizaremos las próximas semanas.”
-¿Cuál es el contenido de la demanda?
“Es una acción legal que involucra a 155 trabajadores bancarios por un monto de US$ un millón 260 mil dólares, debido al daño previsional ocurrido el 2008. Los obstáculos tienen que ver con que la demanda debe hacerse por institución, y dado el presente ordenamiento jurídico, hemos tardado dos años en presentar la acción. El procedimiento es tremendamente farragoso, y se sustenta sobre el artículo 48 del Decreto Ley 3.500 que establece que los fondos de pensiones tienen que contar con una rentabilidad mínima, cuestión que no ha ocurrido con los ahorros para la jubilación de los chilenos. Lo que nos espera, de continuar las Afpes, son pensiones de hambre para muchos, y para otros, ninguna. El sistema sólo reporta beneficio a sus dueños. Y tienen la facilidad para invertir y colocar representantes en directorios de distintas empresas, como el retailer en crisis La Polar, donde se dilapidaron US$ 1.900 millones de dólares de nuestros ahorros. ¡Y no existe ningún resguardo ni control sobre los fondos aventurados en la inversión! El tramo de ahorros de más riesgo puede ser invertido en bolsas o corporaciones extranjeras hasta en un 70 %. Hoy lo más grave, debido a las pérdidas millonarias de capital, corresponde a los anuncios de aumentar en dos o tres puntos las cotizaciones forzadas de los trabajadores. Ya está entre un 12,5 a un 13 % de los salarios. Como si no bastara, quieren incrementar en dos años la edad para jubilar; esto es, en los hombres de 65 a 67 años.”
-¿Qué propuesta de salida se advierte desde los trabajadores?
“Una intervención total del Estado en los fondos, donde las inversiones sean de superior seguridad. Porque ocurre que los ahorros latinoamericanos ahora se están prestando a Europa que le urge liquidez ante la crisis. Es preciso avanzar contundentemente a un régimen previsional solidario y universal.”
LA BANCA O LA VIDA
-¿Cómo está la salud de la industria financiera que opera en Chile?
“A diferencia de lo que pasa en otras latitudes, aquí la banca continúa siendo un negocio tremendamente exitoso.”
-¿Y cómo se ha sostenido la alta tasa de utilidades?
“Por la intensificación de la explotación de los trabajadores de la propia industria que significa no sólo más tiempo de trabajo impago, como podría suponer la curva o ley de rendimientos decrecientes. Los controles laborales son altamente eficientes y provocan, contra la propia naturaleza humana, mayores niveles de productividad, con el respaldo jurídico correspondiente, por supuesto. Por otra parte, porque no hay prácticamente ninguna regulación sobre ella y actúa de manera coludida a la hora de imponer las tasas de interés a los créditos. El Banco Central les vende el dinero a tasas cercanas a cero, pero el sistema financiero lo ofrece a los usuarios 30 y 40 veces más caro. Asimismo, más del 15 % de los ingresos de la banca provienen de los llamados ‘gastos operacionales’ (administración, seguros, etc.).”
-¿Y la relación entre la gente y el sistema financiero? A fin de cuentas, el crédito de consumo cumple la función de compensar los bajos salarios.
“Primero, se trata de la gran mayoría de los chilenos, y segundo, le impacta con brutalidad. Los sectores altos, una minoría, no pide crédito, y sólo una fracción de otra minoría, la medio-alta, lo requiere. El crédito lo demanda el 80 % de los trabajadores para costear la educación de sus hijos y para satisfacer necesidades básicas. En Chile el crédito se ha convertido en parte del ingreso permanente. Las personas comunes y corrientes ya tienen incorporadas en sus gastos las cuotas mensuales que deben pagar por el crédito. Ya no es algo esporádico o transitorio. Hoy el endeudamiento es permanente. Antes de que venza el plazo de la última cuota del crédito, vienen las repactaciones que vuelven infinitos los pagos de los créditos. El endeudamiento es clave en el ordenamiento económico de los chilenos.”
¿2012?
-El 2012 se presenta a gritos como un período de profundización de la crisis económica mundial. Tú, como dirigente social, político, como académico, como sujeto integral, ¿qué perspectivas adviertes para Chile?
“Tiene por lo menos dos rostros y contradictorios. Por un lado la crisis permite pulsar cómo se comportan los más jóvenes y los que comprenden que hay que construir una resistencia más organizada, con todos los matices imaginables. El común denominador es que hoy la gente se cansó de sobrevivir impávidamente aplastada por un sistema colmado de injusticias, y quiere hacer algo. Se abre un ciclo renovado de desobediencia civil. Los jóvenes, sobre todo, confían más en sus fuerzas que en las instituciones tradicionales del Estado, es decir, hay una crisis de representatividad que obliga al propio Estado a modificarse. El viejo Estado republicano está haciendo agua, sus pilares fundantes agonizan. Ello resulta esperanzador. Y la cara negativa está asociada a nuevas presiones de los grandes foros internacionales donde se concentran los gigantescos grupos económicos que gobiernan el mundo, los cuales continuarán imponiendo la transferencia de capitales del Estado a las corporaciones financieras, como se observa en Grecia, Italia, España. Eso significa intentar liquidar las conquistas que alguna vez alcanzaron los trabajadores. De hecho, puntualmente, existe un ataque frontal a la negociación colectiva porque es el único medio que permite a los asalariados contrarrestar de alguna forma la alienación y la peor vida. La negociación colectiva es el espacio donde los trabajadores están obligados a compartir una propuesta única. ¡Y en Chile negocia colectivamente menos del 5 % de los trabajadores! Ni siquiera el sector cuprífero (columna económica nacional). Se trata de simulacros de negociación.”
-Desde los intereses de los trabajadores y el pueblo, ¿cómo se avizora las componendas Alianza por Chile y Concertación?
“Es posible que Bachelet sea la carta de salvación que el sistema capitalista espera para Chile. Las clases dominantes determinan todos los comportamientos humanos y sociales del país: las administraciones de turno, los medios de información, la opinión y agenda públicas, la salud, la educación, la cultura. Pero los trabajadores no podemos tener ninguna confianza en un eventual gobierno de Bachelet, cuyo ex ministro de Hacienda (Andrés Velasco Brañes) hace campaña con las mismas fórmulas ultraconservadores y monetaristas en el plano mundial, afirmando mentirosamente que la distribución del ingreso se resuelve con más empleo (menos con los empleos-miseria de Chile). Una medida provisoria al respecto, sería una política progresiva con una tasa de impuesto a las altas utilidades del país; permitir la negociación colectiva real; eliminar el concepto de empresa a través de los multi-rut, y que, en definitiva, los sindicatos sean organizaciones genuinamente representativas de los trabajadores.”
-Hacia el término de 2011, ¿existen mejores posibilidades para la creación de una alternativa política propia de los trabajadores y el pueblo?
“Son más favorables que en el pasado. Los ritmos en que pueda fructificar no están claros. Lo cierto es que cada vez hay más fuerza real, sobre todo de los jóvenes estudiantes y trabajadores. Lo hemos visto en amplios sectores de estudiantes secundarios. A las condiciones objetivas se agregan en la actualidad, las subjetivas. En el corto plazo, se avecinan reuniones entre trabajadores y estudiantes para evaluar en conjunto cómo enfrentar el 2012.”

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Sin retorno: Una reflexión personal sobre la ley “(anti)terrorista”

Eduardo Grüner (ASAMBLEA DE INTELECTUALES DEL FRENTE DE IZQUIERDA Y DE LOS TRABAJADORES)

.

1. Cuando ocurrió el conflicto con “el campo”, en el 2008, una de las consecuencias “íntimas” o “cotidianas” que más lugar ocupó en los comentarios registraba la división (ideológica, política, y aún “actitudinal”) en el interior de las familias, los grupos de amigos, los compañeros de trabajo, los colegas de la facultad, los vecinos, incluso las parejas. Los que hasta entonces estaban afectivamente cercanos se alejaban, y aún se enemistaban. En las reuniones familiares o los cumpleaños se evitaba prudentemente el tema, hasta que alguien no aguantaba más; entonces bastaba el más tímido o alusivo de los enunciados, para que estallara la bronca contenida de uno u otro lado, y ahí “se pudría todo”. Se comparaba ese estallido de las redes que hasta allí parecían indiscutibles con lo que había sucedido durante el primer peronismo, o incluso durante la guerra civil española: una manifiesta exageración, sin duda. Pero exagerada o no, era una interesante micro-sociología a lo Erving Goffman, o algo así. ¿Pasará lo mismo ahora? ¿Soportarán nuestros amigos, colegas, vecinos, etcétera, que les digamos que lo que veníamos percibiendo como “giros a la derecha” aparecen condensados en este verdadero volantazo que ya deja cerca de cero resquicio a la duda? ¿Valdrá la pena, aún así, la discusión? Miguel Briante (alguien a quien siempre recuerdo con enorme cariño) solía decir –creo que citando a Chesterton- que “por un buen chiste, vale la pena perder un amigo”. Pero, claro, esto no es un chiste, ni bueno ni malo. Y, pensándolo bien, tampoco es en nada comparable a lo del 2008. Porque aquello –que algunos pensábamos que era una “interna” de la burguesía- de todas maneras parecía ser en contra de lo que se ha dado en llamar (no por primera vez en la historia) el gobierno nacional y popular. Esto no. Esto viene del gobierno nacional y popular.

2. El gobierno nacional y popular tiene ahora, para empezar, y entre muchos otros, un problema “semántico”: ¿puede ser “nacional” un gobierno que resigna su soberanía nada menos que para dictar leyes, sometiéndose a las presiones de un organismo económico internacional como el GAFI, comandado a control remoto por el Imperio? ¿puede ser “popular” un gobierno que propone leyes “antiterroristas” que, en manos de jueces conservadores o simplemente desaprensivos, podría castigar con severas penas de cárcel a unos obreros que ocupen una fábrica, unos campesinos que protesten por la contaminación de la minería a cielo abierto, unos maestros que instalen “carpas blancas” demandando aumento de salarios? ¿se puede seguir diciendo que un gobierno que hace eso no “criminaliza” o no “judicializa” la protesta social? La réplica de que la ley introduce una cláusula explícitamente aclaratoria de que ella no está hecha para eso no resiste el menor análisis, y además insulta nuestra inteligencia: si hay que aclarar eso ¿para qué se incluyó la duda en primer lugar? Si la ley está hecha únicamente para los delitos económicos de las grandes empresas concentradas, o lo que fuere, ¿por qué no se dijo eso clara, directa e inequívocamente desde el principio? La respuesta no puede ser más que una: unas cosas hacen pasar las otras. A los representantes “populares” que la han votado –y cuya obsecuencia ha sido realmente vergonzosa, precisamente porque son representantes “populares”- se les sirvió en bandeja una coartada , bajo el argumento de que la ley contiene también cláusulas presuntamente “progresistas”. Para colmo, se la hace pasar en voz baja, poco menos que “traspapelada” entre otras leyes dizque asimismo “progresistas” (el estatuto del peón rural, papel prensa). Mientras tanto, por supuesto, en las cláusulas “puramente” económicas se siguen evitando cuidadosamente medidas realmente progresivas –que no es lo mismo que “progresistas”-, como sería una serie de profundas reformas financieras, fiscales e impositivas (¡no digamos, Dios mío, una reforma agraria, ya que de “ruralidades” hablamos!) que podrían hacerse perfectamente sin “patear” ningún tablero ni flamear banderas rojas, o siquiera rosaditas desteñidas; ¿cómo se explica que –en una situación de infinita mayor debilidad que la actual- el gobierno, como no deja de refregársenos por la cara constantemente, pudo bajar el retrato de Videla, rechazar el ALCA o reestatizar las AFJP, y después del 54 % se produce este grandioso retroceso ? ¿O será que no es ningún “retroceso”, sino la tan mentada profundización del “modelo” (que profundiza, por ejemplo, la ya bastante siniestra ley antiterrorista del 2007)? Lo de los “representantes populares” no es ninguna broma: hay entre ellos –y ellas- antiguos luchadores por los que, más allá de diferencias políticas, podíamos guardar algún respeto. Ya no. Ver a esas personas (con alguna de las cuales varias veces hemos tomado café, o cenado, o conversado, o discutido) votando afirmativamente esta barbarie, eso es de por sí “terrorífico”. Este es, como se dice, un punto sin retorno. Qué lástima. Para mí, digo, no sé si para ellos.

3. Pero los problemas “semánticos” continúan. Usar una palabra como “terrorismo” en un país con la historia reciente de la Argentina, ¡hay que atreverse! Quizá haya sido finalmente eso (entre muchas otras cosas, se entiende) lo que ha decidido a personas con posición política tan inequívoca como Horacio Verbitsky, Mempo Giardinelli o el juez Zaffaroni , a manifestar su enérgica oposición a la ley. Ni qué hablar, como era dable esperarse, de todos los organismos de DDHH (con la excepción, hasta ahora, de Hebe). La enorme ironía –habría que decir, más bien, sarcasmo – es que este gobierno, que se precia con razón de haber impulsado tantos juicios por crímenes de lesa humanidad, sólo había empleado el término “terrorismo” para hablar del… terrorismo de Estado . Habría mucho que decir sobre esta verdadera perversión lingüística que viene a sumarse a la legal, invirtiendo el uso de palabras “sagradas”: hasta ahora, los “terroristas” eran ellos (Videla y Cía.), ahora podemos serlo también nosotros , casi cualquiera. Sobre todo cuando –como han insistido todos los que se oponen a la ley, incluidos los simpatizantes del gobierno- el contenido semántico de la palabra es por lo menos “difuso”. Y esa “difusión”, esa indeterminación, esa “incerteza”, es el fundamento verdadero del Terror. En alguna parte, Hanna Arendt habla de la diferencia entre los campos de concentración nazis y los franceses de Vichy. En los primeros, es sabido, se cosía una estrella amarilla en el uniforme a los judíos. Eso servía para fracturar la solidaridad: los otros prisioneros –gitanos, comunistas, opositores políticos, lo que fuera- sabían que los de la estrella estaban peor que ellos, si eso era posible (y lo era). Los franceses, en cambio –siempre tan cartesianos y atentos al valor de los signos- cosían en el uniforme de sus prisioneros muchas diferentes imágenes arbitrarias sin sentido preciso. Ya no se trataba entonces de la fractura, sino del estallido de la solidaridad: cualquiera podía estar peor que yo, o yo peor que cualquiera. Así funciona el Terror: cuando no se sabe exactamente cuándo nos va a tocar, y por qué. Así funcionó durante la dictadura de esos que, hasta antes de ayer, eran los terroristas (estatales). Pero ahora no estamos en dictadura. No es un gobierno nazi. Es el gobierno “nacional”, “popular”, “democrático” y “progresista” de los Derechos Humanos. Nos lo van a tener que explicar. Muy despacio y con mucha claridad.

4. Nos van a tener que explicar, muy despacio y con mucha claridad, pero ahora , e imperiosamente, cómo es que esto era necesario ahora . Cómo es que era necesario, con la fuerza del 54 % de los votos, someterse sin discusión al mandato de ese Imperio siniestro que –los que votaron a altas horas de la noche, casi en la clandestinidad, rapidito para no “hacer olas”, no ignoran esto; al contrario, lo han denunciado muchas veces, y eso hace másinsoportable lo que hacen ahora-, ese Imperio siniestro, decíamos, usó y sigue usando la palabra “terrorismo” para justificar verdaderos genocidios como los cometidos en Afganistán o en Irak, y antes en Vietnam, en Nicaragua, en Chile, en la Argentina. Nos lo van a tener que explicar muy cuidadosamente a todos los ciudadanos argentinos, pero muy particularmente, en este caso, a los que en su momento, equivocados o no (y ahora, lamentablemente, sabemos que sí), salimos a defenderlos contra la soberbia “destituyente” del “campo”, y sin ahorrarnos nuestras críticas ni identificarnos irreflexivamente con un gobierno al que no habíamos votado, del cual sabíamos desde siempre cuáles eran sus límites y sus posibilidades, sin embargo privilegiamos la necesidad de posicionarnos contra lo que considerábamos “lo peor”. Pero, sobre todo, se lo van a tener que explicar muy claramente a los que desde el principio confiaron , y trabajaron arduamente para llevarlos al poder, para transformarlos en sus representantes. A todos esos jóvenes honestos de la “nueva militancia” con los que se llenan la boca. A los obreros, los piqueteros, los miembros de los movimientos barriales, los pobres, los “tercerizados”, que a veces pusieron el cuerpo por ellos , y que si ahora cortan una calle podrán ser considerados “terroristas”. Y no sabemos si no correrán algún riesgo los miles que fueron espontáneamente al velorio de Néstor o a los festejos del Bicentenario, cortando muchas calles. Y no es que el terrorismo no exista, no somos ingenuos: es algo de lo que siempre estuvimos enfáticamente en contra, porque considerábamos que ninguna vanguardia iluminada que ejerciera la violencia indiscriminada, con el riesgo tantas veces realizado de masacrar inocentes, iba a “liberar” a ningún “pueblo”. Que esa era una tarea del propio pueblo, de las masas trabajadoras organizadas y en conjunto. Que “sólo el pueblo salvará al pueblo” (una antigua consigna peronista ¿la recuerdan?). Todo esto lo sabíamos. Pero ya no lo sabemos más. Porque ya no sabemos qué quiere decir “terrorista”. Esos votos nos han quitado hasta el lenguaje . Y, como advertía Freud: se empieza por ceder en las palabras, y se termina entregando todo . Nos lo van a tener que explicar.

5. Que se nos entienda bien. Esas “explicaciones” no se las estamos exigiendo al gobierno . Eso sí que sería una flor de ingenuidad. No. Se las estamos exigiendo a nuestros “representantes” (porque son nuestros aunque no los hayamos votado ni nos sintamos “representados” por ellos), muy sobre todo a aquellas ex militantes de la “patria socialista” y aquellos ex comunistas, que tienen compañeros desaparecidos, asesinados, torturados, secuestrados, arrojados de los aviones… por “terroristas”. Ellos ya no están en condiciones de pedir explicaciones. ¿O sí? ¿No se las deben, por lo menos, a su memoria , que tanto les gusta honrar en los actos oficiales, como en ese acto oficial en que honraron a las Madres de Plaza de Mayo media hora antes de entrar al recinto del Congreso de la Nación (aunque ahora nos preguntamos de cuál) a votar este mamarracho –así lo llamó Zaffaroni, pero se olvidó de agregar:-monstruoso ? A ellos se las estamos exigiendo, e incluso por su propio bien. ¿O necesitamos una vez más caer en el ya cansado sentido común de recordarles el viejo poema de Brecht (“Primero vinieron…”)? ¿No se dan cuenta del potencial instrumento que acaban de poner en manos de este o de cualquier gobierno futuro, y del que no pueden garantizar que se les vuelva en contra a ellos mismos? Porque podrán decirnos –aunque quién sabe con qué argumentos, a esta altura- que este gobierno no va a usar “mal” ese instrumento. Pero entonces, ¿para qué lo quieren? ¿Para el próximo, que podría ser, por ejemplo, Macri? Y si están confiados en que el próximo va a ser del mismo signo que este, que “no reprime”, entonces ¿para qué? ¿Nos toman por idiotas? A ellos se las estamos exigiendo, las explicaciones. Se las estamos pidiendo, también, a los intelectuales progresistas que saben recitar a Benjamin, por ejemplo aquello de que “si el enemigo sigue ganando, ni los muertos van a estar a salvo”. Y que ahora se están dando cuenta –suponemos- de que no, no están, los muertos, a salvo. No están a salvo, ya, aquellos desaparecidos, etcétera. No están a salvo los muertos del 19 / 20 de diciembre del 2001 que –porque el círculo de perversiones no parece tener fin- fueron conmemorados “oficialmente” el mismo día que se votaba esto. No están a salvo Kostecki y Santillán, ni Julio López, ni Luciano Arruga, ni “los Ferreyra” (Mariano y Cristian), ni los qom , ni los del Indoamericano, ni los campesinos jujeños del Ingenio Ledesma. Tampoco están a salvo esos queridos, llorados, amigos y maestros que podrían habernos ayudado a encontrar esas explicaciones: León Rozitchner, David Viñas, Nicolás Casullo, tantos otros. Todos, pero para este caso especial León, para quien el Terror era justamente uno de sus temas que más le desgarraban el pensamiento. Muertos, están, todos ellos; pero no a salvo de que –porque la ley no tiene efecto retroactivo, pero el lenguaje sí- ahora sean todos ellos “terroristas”. De que sean, pues, equiparados –porque el círculo de perversiones no parece tener fin- con los que asesinaron a las víctimas de la Embajada y de la Amia, dos actos terroristas incalificables que ahora están siendo usados -porque el círculo de perversiones no parece tener fin- para justificar esto . A ellos, a todos ellos, y ellas, se las estamos exigiendo, las explicaciones.

6. Y estamos esperando –“desesperadamente”, si se disculpa el mal juego de palabras- la próxima Carta Abierta. Que no dudamos llegará rápidamente. ¿Verdad que sí?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Fragmentos de la charla ofrecida por el escritor Andrés Rivera el pasado 13 de agosto en la Biblioteca Popular “Eduardo Martedí”

Desgrabación y Edición: Mario Hernandez

.

Literatura comprometida
Uds. saben que se habla de literatura comprometida. Esa expresión se acuñó -a mi juicio-, cuando Jean Paul Sartre entró decididamente en el campo político e ideológico. El dio pie a este término: literatura comprometida, expresión a la que algunos hemos y seguimos adhiriendo.

La literatura argentina, la narrativa siempre estuvo comprometida. Les voy a leer dos o tres títulos como ejemplo: El Matadero de Esteban Echeverría, Amalia de José Mármol y “Emma Zunz” (cuento incluido en el libro El Aleph) de Jorge Luis Borges.

Ahí está parte de nuestro pasado y el Borges que nos quieren vender. El mismo que escribió “Emma Zunz”, que es un cuento comprometido política e ideológicamente.

Amalia de José Mármol está escrita por un unitario. Un enemigo declarado de Juan Manuel de Rosas, a quien no se trata de reivindicar, porque a mi juicio fue el mayordomo de los grandes hacendados y terratenientes bonaerenses que siguen hoy. Basta asomarse a la Sociedad Rural y ahí están, formando parte de la Mesa de Enlace cuatro o cinco apellidos de origen italiano. Pero detrás están esos grandes hacendados que vienen desde la inconclusa Revolución de Mayo. Son los que intentó combatir Moreno, los que enfrentó Castelli y los que erigieron a Rosas como su representante político e ideológico, al punto que no es osado afirmar que La Mazorca fue el primer Grupo de Tareas que conoció el país.

Las organizaciones de Derechos Humanos contabilizan 30.000 desaparecidos, y hablan de los Grupos de Tareas. La Mazorca fue un Grupo de Tareas. Inauguró el universo de los Grupos de Tareas que tienen nombre y apellido, varios, voy a dar solamente dos: Emilio Eduardo Massera y Ramón Camps, que fue Jefe de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Para no hablar de todos aquéllos que mandaron al exilio o a la muerte, a miles y miles de argentinos. Esto habla también de cuán fuerte es la tradición de la literatura comprometida argentina con los títulos que acabo de leerles.

No hay otra para los intelectuales argentinos. No hay posibilidades de evadirnos del mundo en el que vivimos.
El panorama actual
Personalmente soy un privilegiado. ¿Sólo porque no vivo miserablemente? No, vivo muy bien. El Premio Nacional de Literatura me proporciona una cantidad respetable de dinero mes a mes. Creo que se equivocaron cuando me dieron el premio, no se dieron cuenta y ahí está.

Entonces, pienso qué ocurre hoy, después de esta breve enunciación de nuestro pasado, en la literatura de ficción. En primer lugar hay que destacar un hecho: hace décadas que desaparecieron esas editoriales argentinas que fomentaban el libro y daban pie para que los jóvenes escritores, que por primera vez debutaban con sus inéditos en el mundo real de la ficción, pudieran hacerse conocer. Hoy eso ha desaparecido. Hoy los escritores e intelectuales argentinos enfrentan o tocan el timbre en grandes editoriales españolas, que se han expandido por todo el país. Hoy es muy difícil encontrar sellos jóvenes, llevados adelante por argentinos -y no pretendo hacer reivindicaciones criollas- y con la mira puesta en expandir los libros de autores argentinos.

Por cierto, los representantes políticos del Estado Nacional se preocupan de otros asuntos, menos de la cultura. No hay una editorial que esté sostenida por los representantes políticos del Estado, que con participación de escritores argentinos, pueda abrirles las puertas a aquéllos que por primera vez incursionan en el mundo de las letras. Este es un panorama, me animo a decir, desolador.

Décadas atrás, se dio el fenómeno, que escritores jóvenes armábamos editoriales. Yo participé de una de ellas junto al poeta Juan Gelman y algunos otros. La llevamos adelante yendo por las librerías de la calle Corrientes, distribuyendo nosotros los libros, llevándolos a los diarios para que hicieran alguna nota y vendiéndolos a nuestros amigos, a conocidos, al médico que nos atendía. Eso ha desaparecido. Hoy las librerías de la calle Corrientes también son grandes centros de venta de libros. Es difícil encontrar libreros que tengan opinión propia sobre los libros que venden. Están exhibidos en mesas que dicen ‘novedades’, otras aluden a los libros argentinos recién aparecidos y luego la literatura norteamericana y alguna francesa que llega poco. Acá todavía se siguen vendiendo a los escritores norteamericanos, cosa que no me parece nada mal. Debo decir que si hubo una literatura que me influenció, que pesó en mi trabajo de autor de narrativa, fue la norteamericana. Puedo citar dos nombres, que a Uds. no les
van a resultar ajenos: William Faulkner, el autor de El sonido y la furia y Ernest Hemingway, autor de algunos cuentos realmente notables y de novelas muy flojas como Por quien doblan las campanas, donde puso en juego su compromiso con la República Española y su liberalismo avanzado. Recuerden que Hemingway se suicidó y hay fotos que lo muestran abrazándose con Fidel Castro. Creo que su último libro, El viejo y el mar, lo escribió en Cuba donde tenía una vivienda que había comprado con los ingresos que le reportaban la venta de sus libros.

Hay desatención del Estado, las grandes editoriales son de origen español y no hay movimientos de escritores jóvenes, que lleven una tarea de difusión de su propia obra o la creación de sellos editoriales. Un trabajo que realmente significa mucho esfuerzo para colocar lo que producen. Este es el panorama que les puedo ofrecer, de hecho es lo que a mi juicio existe y forma parte de la realidad argentina.
La literatura argentina cuenta con buenos narradores
Voy dar dos nombres: Juan José Saer y Ricardo Piglia. Sobre la obra de Eduardo Belgrano Rawson, creo que es muy buen escritor, que parece sentirse cómodo en San Luis y ha producido poco, pero insisto, se encuentra entre los mejores narradores de la actual literatura argentina.

En cuanto a mis libros, particularmente puedo reivindicar La revolución es un sueño eterno y El farmer, porque implicaron para mí una tarea singular que requirió un gran esfuerzo.

No soy para nada un admirador de Rosas, pero me tuve que poner en su piel cuando escribí El farmer, no traicionarme, es decir, que aquello que representó Rosas en su tiempo no me inhibiera de ponerme en su piel y hablar como si fuera él. Creo que lo logré. Esos dos libros son los que puedo defender y de los que mi memoria conserva una impresión gratificante.

Escritores como Belgrano Rawson, como yo, como Saer en su momento, no pueden esperar otra cosa que reuniones como éstas, en que de pronto se pone de pie un lector y te habla de algo que a uno le es familiar, menciona un título que también lo es, y entonces la memoria te golpea como una campana diciéndote: ‘acordate que esto lo escribiste vos’. Realmente es para agradecer que haya lectores que digan que un título o un libro que uno ha escrito le ha enseñado mucho. Yo nombré a Faulkner, a Hemingway, porque la primera versión de El precio (1957), diría que tenía una impronta faulkneriana abusiva, abundante, excesiva. La nueva versión que corregí es otra cosa, forma parte de este interminable aprendizaje de la escritura, que termina con uno mismo.
Ahora, estoy en un momento que puedo decir con Borges, que no leo, releo. Eso es lo que hago, releo textos que ya he leído, vuelvo a poner los ojos sobre algunos cuentos de Hemingway, sobre algunas páginas de Faulkner, sobre algunos textos que aparecen en los diarios, y por los cuales me entero qué opinan ciertos escritores argentinos o no. Y dónde están parados en este mundo, dónde se ubican, con quiénes o contra quiénes están, porque siempre se está contra algo. Un escritor nunca es neutral.
Cuando me animo a recorrer desde Callao hasta el Obelisco las librerías de la calle Corrientes, y me paro en el umbral de algunas de ellas y miro a su interior, a ojo de buen cubero, digo: ‘Hay como 5000 libros que no voy a leer nunca’. Alguna vez esa reflexión me resultó casi aterradora. Hoy la mía no es la resignación de aquél que pone la otra mejilla para la otra bofetada, pero es realmente imposible.
No vivo de los talleres de escritura
Tengo mi puerta abierta para aquéllos que me traen sus textos y yo respondo, pero no vivo de los talleres de escritura. No quiero que mis ingresos vengan de ese mundo, es decir, de un mundo cruzado por la ansiedad, por el deseo de saber, de aprender, pero con una necesidad muy intensa de salir a la luz. Yo no comulgo con eso. Mis ingresos provienen de mis derechos de autor, del Premio Nacional de Literatura y de los anticipos de la Editorial Planeta, uno de los grandes sellos de origen hispánico.
Tacho lo que he escrito porque releo al día siguiente
La mañana me concede toda la frescura que dan 5 o 6 horas de sueño, un buen desayuno y me pongo a escribir. A veces escribo 5 o 6 páginas de un cuaderno, porque escribo a mano, y otras, cero. Tacho lo que he escrito porque releo al día siguiente. Son recomendaciones de escritores como Faulkner y Hemingway; “que uno no termine un capítulo, sino que lo deje a terminar, para poder retomarlo bien al día siguiente”. Leo lo que escribí el día anterior y puedo tacharlo o no, puedo limpiar, a esa tarea me someto con muchísimo placer.
Yo no leía a Borges
Por azar conocí a la novia de Borges, Estela Canto, no María Kodama. Estela tiene un libro que se titula Borges a contraluz. Estela Canto fue una novelista exquisita y su hermano, Patricio, fue el traductor de la novela de Norman Mailer que lo llevó al éxito editorial: Los desnudos y los muertos. Patricio Canto era tan buen traductor que se hizo cargo del slang, del lunfardo de los afroamericanos. Estela y su hermano Patricio, venían de una familia uruguaya que había perdido su fortuna. Vivían juntos en un departamento de la calle Tacuarí. Un día, Estela perpetró una de esas audacias que siempre se le reprochó en la Revista Sur, que dirigía y fundó Victoria Ocampo; ingresó a La Hora, un matutino editado por el Partido Comunista. Ahí la conocí a Estela, a quien interpelé de un modo muy brusco: -‘Y vos, ¿quién sos?’.

Estela que tenía un cuello muy grácil, giró la cabeza hacia mí y me dijo con una dulzura que bordeaba el desprecio: -‘Yo soy Estela Canto’.

Nos hicimos muy amigos y ella rompió con uno de mis prejuicios, me incitó a que leyera a Borges a quien yo no leía por una razón ideológica, ya que el Partido Comunista lo había puesto, digamos, en penitencia, en un cono de sombra. Estelita me convocó a que lo leyera, luego me dio sus libros que son cartas que se enviaban y espléndidas fotografías de ambos. Ahí descubrí a Borges. Voy a decir una sola de las cosas que Borges me entregó generosamente con sus libros: me enseñó a adjetivar.

A Borges hay que leerlo todo. Cuando lo releo siempre descubro algo distinto y puedo incorporarlo a mi propia mochila.
-¿Qué me quiere decir con referentes ideológicos?-
Leí con mucho placer a Marx y Engels. Para aquéllos que quieran llevar adelante un ensayo que se respete a sí mismo, basta con leer La situación de la clase obrera en Inglaterra, uno de los primeros libros de Engels. Cualquiera de nosotros lo puede leer. Ud. lee el Manifiesto Comunista, y el mismo, está escrito bellamente. Deje de costado la ideología. Son datos de la realidad. He leído a Gramsci, sus Cartas desde la cárcel, y son realmente notables. Mussolini supo lo que hacía cuando lo encerró y lo dejó morir en la cárcel.
A Isaac Babel (1894-1941) lo liquidó la burocracia estalinista. Era un escritor realmente notable. El mundo estalinista ahogó todas las expresiones de una literatura que debería haber sido heredera de los grandes escritores rusos del siglo XIX, comenzando por Chéjov.
No suena la Marcha Peronista con la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner
Hoy es difícil localizar en eso que se llama clase obrera, un mundo que enfrente a la estancia, a lo que simboliza la Sociedad Rural. ¿Qué es hoy la clase obrera? ¿Quiénes se identifican como sus representantes políticos e ideológicos en este país? El peronismo ya no, porque ni siquiera la Presidenta de la Nación habla del peronismo. Por cierto, en la Casa Rosada, tienen un salón donde hay un retrato de Perón y Eva Perón, ineludibles, pero no suena la Marcha Peronista con la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Es un Poder Ejecutivo, comenzando por la Presidenta, “muy diplomático”. Ingresan todos, los torturadores y los torturados. También he visto en la TV el retrato de la dirigente socialista Alicia Moreau de Justo.
Cuestiones personales
Yo conocí a Pirí Lugones. Ella tiene, a mi juicio, una frase inmejorable: ‘Soy la nieta de un poeta y la hija de un torturador’. Su padre que también se llamaba Leopoldo. Pirí era la responsable de la desaparecida librería de Jorge Alvarez que estaba en la calle Talcahuano. Hace décadas, caminando, me la encontré en Talcahuano y Corrientes. Pirí era una mujer de una notable belleza y muy imperativa. Me dijo: ‘¿Qué hacés vos por acá? Y le respondí: ‘Camino, Pirí’. Entonces me dijo: ‘Vení’ y paró un taxi para llevarme a su departamento de la calle Rivadavia. […] realmente era un placer estar con Pirí. Después la mató la dictadura. Era realmente muy coqueta, demoraba dos horas para arreglar su pelo, los colores de su cara. Cuando ingresa a Montoneros –yo alcancé a verla una sola vez-, tenía la cara de una monja, limpia, pálida, desprovista de todo maquillaje y se manejaba con un tono enfático, de dogma. Pirí estaba comprometida hasta la muerte con la propuesta de Montoneros. Y la mataron.
Yo no he sido torturado. Vivía en Córdoba y salvé mi vida cuando un “señor” que se llama Luciano Benjamín Menéndez, apuntaba sus fierros para hacer de Córdoba un mundo feudal y silencioso. Salí de Córdoba para Buenos Aires porque mi hijo mayor enfermó. Embarqué para Buenos Aires. El muchacho murió y yo salvé mi vida.
Yo tengo mucha cautela cuando aludo a la ternura, porque es una expresión, como cariño u otro sinónimo, que se expresa muy poco en la vida cotidiana. Ud. sale al umbral de su casa y con la persona que transita por la vereda solo habla de sus relaciones con el dinero. Que necesita dinero para esto y aquello, un préstamo y así. La ternura se refugia en consecuencia en los ámbitos privados donde puede desplegarse o no.

La pereza yo no la veo. Es una elección de cómo escribir, de la que me hago cargo y trato de mejorar en la medida que escribo. Mi último libro es Kadish y habrán advertido que no llega a las 70 páginas. Tengo que agradecer al editor de Planeta que me la publique.
A David Viñas le debe haber estallado el corazón porque la dictadura le mató dos hijos cuando estaba en el exilio. Sin embargo, retornó y escribió. Hay que ubicarlo entre esa reducida falange de escritores argentinos que todavía el mundo puede reivindicar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Fragmentos de la charla ofrecida por el escritor Andrés Rivera el pasado 13 de agosto en la Biblioteca Popular “Eduardo Martedí”

Desgrabación y Edición: Mario Hernandez

.

Literatura comprometida
Uds. saben que se habla de literatura comprometida. Esa expresión se acuñó -a mi juicio-, cuando Jean Paul Sartre entró decididamente en el campo político e ideológico. El dio pie a este término: literatura comprometida, expresión a la que algunos hemos y seguimos adhiriendo.

La literatura argentina, la narrativa siempre estuvo comprometida. Les voy a leer dos o tres títulos como ejemplo: El Matadero de Esteban Echeverría, Amalia de José Mármol y “Emma Zunz” (cuento incluido en el libro El Aleph) de Jorge Luis Borges.

Ahí está parte de nuestro pasado y el Borges que nos quieren vender. El mismo que escribió “Emma Zunz”, que es un cuento comprometido política e ideológicamente.

Amalia de José Mármol está escrita por un unitario. Un enemigo declarado de Juan Manuel de Rosas, a quien no se trata de reivindicar, porque a mi juicio fue el mayordomo de los grandes hacendados y terratenientes bonaerenses que siguen hoy. Basta asomarse a la Sociedad Rural y ahí están, formando parte de la Mesa de Enlace cuatro o cinco apellidos de origen italiano. Pero detrás están esos grandes hacendados que vienen desde la inconclusa Revolución de Mayo. Son los que intentó combatir Moreno, los que enfrentó Castelli y los que erigieron a Rosas como su representante político e ideológico, al punto que no es osado afirmar que La Mazorca fue el primer Grupo de Tareas que conoció el país.

Las organizaciones de Derechos Humanos contabilizan 30.000 desaparecidos, y hablan de los Grupos de Tareas. La Mazorca fue un Grupo de Tareas. Inauguró el universo de los Grupos de Tareas que tienen nombre y apellido, varios, voy a dar solamente dos: Emilio Eduardo Massera y Ramón Camps, que fue Jefe de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Para no hablar de todos aquéllos que mandaron al exilio o a la muerte, a miles y miles de argentinos. Esto habla también de cuán fuerte es la tradición de la literatura comprometida argentina con los títulos que acabo de leerles.

No hay otra para los intelectuales argentinos. No hay posibilidades de evadirnos del mundo en el que vivimos.
El panorama actual
Personalmente soy un privilegiado. ¿Sólo porque no vivo miserablemente? No, vivo muy bien. El Premio Nacional de Literatura me proporciona una cantidad respetable de dinero mes a mes. Creo que se equivocaron cuando me dieron el premio, no se dieron cuenta y ahí está.

Entonces, pienso qué ocurre hoy, después de esta breve enunciación de nuestro pasado, en la literatura de ficción. En primer lugar hay que destacar un hecho: hace décadas que desaparecieron esas editoriales argentinas que fomentaban el libro y daban pie para que los jóvenes escritores, que por primera vez debutaban con sus inéditos en el mundo real de la ficción, pudieran hacerse conocer. Hoy eso ha desaparecido. Hoy los escritores e intelectuales argentinos enfrentan o tocan el timbre en grandes editoriales españolas, que se han expandido por todo el país. Hoy es muy difícil encontrar sellos jóvenes, llevados adelante por argentinos -y no pretendo hacer reivindicaciones criollas- y con la mira puesta en expandir los libros de autores argentinos.

Por cierto, los representantes políticos del Estado Nacional se preocupan de otros asuntos, menos de la cultura. No hay una editorial que esté sostenida por los representantes políticos del Estado, que con participación de escritores argentinos, pueda abrirles las puertas a aquéllos que por primera vez incursionan en el mundo de las letras. Este es un panorama, me animo a decir, desolador.

Décadas atrás, se dio el fenómeno, que escritores jóvenes armábamos editoriales. Yo participé de una de ellas junto al poeta Juan Gelman y algunos otros. La llevamos adelante yendo por las librerías de la calle Corrientes, distribuyendo nosotros los libros, llevándolos a los diarios para que hicieran alguna nota y vendiéndolos a nuestros amigos, a conocidos, al médico que nos atendía. Eso ha desaparecido. Hoy las librerías de la calle Corrientes también son grandes centros de venta de libros. Es difícil encontrar libreros que tengan opinión propia sobre los libros que venden. Están exhibidos en mesas que dicen ‘novedades’, otras aluden a los libros argentinos recién aparecidos y luego la literatura norteamericana y alguna francesa que llega poco. Acá todavía se siguen vendiendo a los escritores norteamericanos, cosa que no me parece nada mal. Debo decir que si hubo una literatura que me influenció, que pesó en mi trabajo de autor de narrativa, fue la norteamericana. Puedo citar dos nombres, que a Uds. no les
van a resultar ajenos: William Faulkner, el autor de El sonido y la furia y Ernest Hemingway, autor de algunos cuentos realmente notables y de novelas muy flojas como Por quien doblan las campanas, donde puso en juego su compromiso con la República Española y su liberalismo avanzado. Recuerden que Hemingway se suicidó y hay fotos que lo muestran abrazándose con Fidel Castro. Creo que su último libro, El viejo y el mar, lo escribió en Cuba donde tenía una vivienda que había comprado con los ingresos que le reportaban la venta de sus libros.

Hay desatención del Estado, las grandes editoriales son de origen español y no hay movimientos de escritores jóvenes, que lleven una tarea de difusión de su propia obra o la creación de sellos editoriales. Un trabajo que realmente significa mucho esfuerzo para colocar lo que producen. Este es el panorama que les puedo ofrecer, de hecho es lo que a mi juicio existe y forma parte de la realidad argentina.
La literatura argentina cuenta con buenos narradores
Voy dar dos nombres: Juan José Saer y Ricardo Piglia. Sobre la obra de Eduardo Belgrano Rawson, creo que es muy buen escritor, que parece sentirse cómodo en San Luis y ha producido poco, pero insisto, se encuentra entre los mejores narradores de la actual literatura argentina.

En cuanto a mis libros, particularmente puedo reivindicar La revolución es un sueño eterno y El farmer, porque implicaron para mí una tarea singular que requirió un gran esfuerzo.

No soy para nada un admirador de Rosas, pero me tuve que poner en su piel cuando escribí El farmer, no traicionarme, es decir, que aquello que representó Rosas en su tiempo no me inhibiera de ponerme en su piel y hablar como si fuera él. Creo que lo logré. Esos dos libros son los que puedo defender y de los que mi memoria conserva una impresión gratificante.

Escritores como Belgrano Rawson, como yo, como Saer en su momento, no pueden esperar otra cosa que reuniones como éstas, en que de pronto se pone de pie un lector y te habla de algo que a uno le es familiar, menciona un título que también lo es, y entonces la memoria te golpea como una campana diciéndote: ‘acordate que esto lo escribiste vos’. Realmente es para agradecer que haya lectores que digan que un título o un libro que uno ha escrito le ha enseñado mucho. Yo nombré a Faulkner, a Hemingway, porque la primera versión de El precio (1957), diría que tenía una impronta faulkneriana abusiva, abundante, excesiva. La nueva versión que corregí es otra cosa, forma parte de este interminable aprendizaje de la escritura, que termina con uno mismo.
Ahora, estoy en un momento que puedo decir con Borges, que no leo, releo. Eso es lo que hago, releo textos que ya he leído, vuelvo a poner los ojos sobre algunos cuentos de Hemingway, sobre algunas páginas de Faulkner, sobre algunos textos que aparecen en los diarios, y por los cuales me entero qué opinan ciertos escritores argentinos o no. Y dónde están parados en este mundo, dónde se ubican, con quiénes o contra quiénes están, porque siempre se está contra algo. Un escritor nunca es neutral.
Cuando me animo a recorrer desde Callao hasta el Obelisco las librerías de la calle Corrientes, y me paro en el umbral de algunas de ellas y miro a su interior, a ojo de buen cubero, digo: ‘Hay como 5000 libros que no voy a leer nunca’. Alguna vez esa reflexión me resultó casi aterradora. Hoy la mía no es la resignación de aquél que pone la otra mejilla para la otra bofetada, pero es realmente imposible.
No vivo de los talleres de escritura
Tengo mi puerta abierta para aquéllos que me traen sus textos y yo respondo, pero no vivo de los talleres de escritura. No quiero que mis ingresos vengan de ese mundo, es decir, de un mundo cruzado por la ansiedad, por el deseo de saber, de aprender, pero con una necesidad muy intensa de salir a la luz. Yo no comulgo con eso. Mis ingresos provienen de mis derechos de autor, del Premio Nacional de Literatura y de los anticipos de la Editorial Planeta, uno de los grandes sellos de origen hispánico.
Tacho lo que he escrito porque releo al día siguiente
La mañana me concede toda la frescura que dan 5 o 6 horas de sueño, un buen desayuno y me pongo a escribir. A veces escribo 5 o 6 páginas de un cuaderno, porque escribo a mano, y otras, cero. Tacho lo que he escrito porque releo al día siguiente. Son recomendaciones de escritores como Faulkner y Hemingway; “que uno no termine un capítulo, sino que lo deje a terminar, para poder retomarlo bien al día siguiente”. Leo lo que escribí el día anterior y puedo tacharlo o no, puedo limpiar, a esa tarea me someto con muchísimo placer.
Yo no leía a Borges
Por azar conocí a la novia de Borges, Estela Canto, no María Kodama. Estela tiene un libro que se titula Borges a contraluz. Estela Canto fue una novelista exquisita y su hermano, Patricio, fue el traductor de la novela de Norman Mailer que lo llevó al éxito editorial: Los desnudos y los muertos. Patricio Canto era tan buen traductor que se hizo cargo del slang, del lunfardo de los afroamericanos. Estela y su hermano Patricio, venían de una familia uruguaya que había perdido su fortuna. Vivían juntos en un departamento de la calle Tacuarí. Un día, Estela perpetró una de esas audacias que siempre se le reprochó en la Revista Sur, que dirigía y fundó Victoria Ocampo; ingresó a La Hora, un matutino editado por el Partido Comunista. Ahí la conocí a Estela, a quien interpelé de un modo muy brusco: -‘Y vos, ¿quién sos?’.

Estela que tenía un cuello muy grácil, giró la cabeza hacia mí y me dijo con una dulzura que bordeaba el desprecio: -‘Yo soy Estela Canto’.

Nos hicimos muy amigos y ella rompió con uno de mis prejuicios, me incitó a que leyera a Borges a quien yo no leía por una razón ideológica, ya que el Partido Comunista lo había puesto, digamos, en penitencia, en un cono de sombra. Estelita me convocó a que lo leyera, luego me dio sus libros que son cartas que se enviaban y espléndidas fotografías de ambos. Ahí descubrí a Borges. Voy a decir una sola de las cosas que Borges me entregó generosamente con sus libros: me enseñó a adjetivar.

A Borges hay que leerlo todo. Cuando lo releo siempre descubro algo distinto y puedo incorporarlo a mi propia mochila.
-¿Qué me quiere decir con referentes ideológicos?-
Leí con mucho placer a Marx y Engels. Para aquéllos que quieran llevar adelante un ensayo que se respete a sí mismo, basta con leer La situación de la clase obrera en Inglaterra, uno de los primeros libros de Engels. Cualquiera de nosotros lo puede leer. Ud. lee el Manifiesto Comunista, y el mismo, está escrito bellamente. Deje de costado la ideología. Son datos de la realidad. He leído a Gramsci, sus Cartas desde la cárcel, y son realmente notables. Mussolini supo lo que hacía cuando lo encerró y lo dejó morir en la cárcel.
A Isaac Babel (1894-1941) lo liquidó la burocracia estalinista. Era un escritor realmente notable. El mundo estalinista ahogó todas las expresiones de una literatura que debería haber sido heredera de los grandes escritores rusos del siglo XIX, comenzando por Chéjov.
No suena la Marcha Peronista con la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner
Hoy es difícil localizar en eso que se llama clase obrera, un mundo que enfrente a la estancia, a lo que simboliza la Sociedad Rural. ¿Qué es hoy la clase obrera? ¿Quiénes se identifican como sus representantes políticos e ideológicos en este país? El peronismo ya no, porque ni siquiera la Presidenta de la Nación habla del peronismo. Por cierto, en la Casa Rosada, tienen un salón donde hay un retrato de Perón y Eva Perón, ineludibles, pero no suena la Marcha Peronista con la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Es un Poder Ejecutivo, comenzando por la Presidenta, “muy diplomático”. Ingresan todos, los torturadores y los torturados. También he visto en la TV el retrato de la dirigente socialista Alicia Moreau de Justo.
Cuestiones personales
Yo conocí a Pirí Lugones. Ella tiene, a mi juicio, una frase inmejorable: ‘Soy la nieta de un poeta y la hija de un torturador’. Su padre que también se llamaba Leopoldo. Pirí era la responsable de la desaparecida librería de Jorge Alvarez que estaba en la calle Talcahuano. Hace décadas, caminando, me la encontré en Talcahuano y Corrientes. Pirí era una mujer de una notable belleza y muy imperativa. Me dijo: ‘¿Qué hacés vos por acá? Y le respondí: ‘Camino, Pirí’. Entonces me dijo: ‘Vení’ y paró un taxi para llevarme a su departamento de la calle Rivadavia. […] realmente era un placer estar con Pirí. Después la mató la dictadura. Era realmente muy coqueta, demoraba dos horas para arreglar su pelo, los colores de su cara. Cuando ingresa a Montoneros –yo alcancé a verla una sola vez-, tenía la cara de una monja, limpia, pálida, desprovista de todo maquillaje y se manejaba con un tono enfático, de dogma. Pirí estaba comprometida hasta la muerte con la propuesta de Montoneros. Y la mataron.
Yo no he sido torturado. Vivía en Córdoba y salvé mi vida cuando un “señor” que se llama Luciano Benjamín Menéndez, apuntaba sus fierros para hacer de Córdoba un mundo feudal y silencioso. Salí de Córdoba para Buenos Aires porque mi hijo mayor enfermó. Embarqué para Buenos Aires. El muchacho murió y yo salvé mi vida.
Yo tengo mucha cautela cuando aludo a la ternura, porque es una expresión, como cariño u otro sinónimo, que se expresa muy poco en la vida cotidiana. Ud. sale al umbral de su casa y con la persona que transita por la vereda solo habla de sus relaciones con el dinero. Que necesita dinero para esto y aquello, un préstamo y así. La ternura se refugia en consecuencia en los ámbitos privados donde puede desplegarse o no.

La pereza yo no la veo. Es una elección de cómo escribir, de la que me hago cargo y trato de mejorar en la medida que escribo. Mi último libro es Kadish y habrán advertido que no llega a las 70 páginas. Tengo que agradecer al editor de Planeta que me la publique.
A David Viñas le debe haber estallado el corazón porque la dictadura le mató dos hijos cuando estaba en el exilio. Sin embargo, retornó y escribió. Hay que ubicarlo entre esa reducida falange de escritores argentinos que todavía el mundo puede reivindicar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...