viernes, 27 de enero de 2012

Argentina, Catamarca. No a la megaminería: El Aconquija no se toca

ACTA

Desde el 20 de enero asambleístas y vecinos organizan un bloqueo en el sur de Belén (Catamarca) a los camiones de la minera suiza Xstrata Cooper que serían utilizados para el proyecto minero "Agua Rica". Este último se encuentra detenido judicialmente desde febrero de 2010, luego de las amplias movilizaciones (y la represión) que se produjeron en Andalgalá. Organizaciones denuncian que no se cumple la Ley de Glaciares, clave para proteger la fuente de Agua Pura.

De Famatina y Chilecito a Belén y Andalgalá. No son cruces de calles, sino pueblos de La Rioja y Catamarca, respectivamente, que se unen en cortes selectivos a corporaciones mineras. También en Bariloche, se realizan manifestaciones multitudinarias en rechazo a la legalización del uso del cianuro en la minería, y este sábado organizan una caravana a Ingeniero Jacobacci. Desde el inicio del corte en Alto Carrizal, la Asamblea El Algarrobo de Andalgalá ya se había manifestado solidaria con la asamblea de Famatina, y desde hoy vuelve también a la ruta.

"El Aconquija no se toca" es el lema, con fuerzas renovadas, que impulsan ahora en Catamarca. Se realiza un "bloqueo selectivo en la entrada sur de la ciudad de Belén, lugar de paso de la Ruta 40, a todo camión proveedor y/o al servicio de empresas mineras, en particular, a los proveedores de la empresa Minera Alumbrera", según informaron desde la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC).

Las Sierras del Aconquija son importantes sobre todo porque constituyen una fuente de agua. En marzo del año pasado, la organización CEDHA difundió que en esa formación se encuentran "más de 100 glaciares de roca", que no fueron mencionados en la declaración de impacto ambiental de las empresas. Por lo tanto, de su cuidado dependen los ríos que brindan agua a una región semi-desértica como lo es Catamarca. El peligro está tanto en La Alumbrera como en Agua Rica y Filo Colorado.

En base a este mismo informe, la Fundación Ecologista Ave Fénix, de Tucumán, también se interesó en esta situación, puesto que tanto la cuenca alta del Salí-Dulce, como la cuenca del río Juramento tienen afluentes en los Nevados del Aconquija. Por ello, realizó en diciembre del año pasado una presentación ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación denunciando que la formación montañosa "se encuentra vulnerada por estos emprendimientos antropogénicos a la vez que amparada por la Ley de Glaciares Nº 26.639".

De hecho, el pueblo de Andalgalá ya sufre problemas de falta de agua potable en ciertas ocasiones. Una publicación difundida por la Asamblea El Algarrobo dio cuenta de que esto se debe a las actividades de Agua Rica. La empresa opera sobre el Río Minas que es uno de los afluentes del Río Andalgalá.

El Andalgalazo se produjo a inicios del 2010. Fue en protesta a un proyecto minero que amenaza con destruir al propio pueblo, puesto que la misma zona residencial era señalada como área de prospección y exploración. A partir de la represión que hubo en el corte, un juez local ordenó detener el proyecto Agua Rica hasta tanto no esté garantizada la "paz social". Sin embargo, esto es lo que no se cumple ahora, puesto que "se estaba transportando dos máquinas perforadoras" del grupo suizo Xstrata Cooper, hoy dueño de Alumbrera y Agua Rica.

Los asambleístas explicaron las razones del bloqueo: "Para exigir que la actual gobernadora dé un cambio drástico a la política minera que ella, durante la última campaña electoral, ha criticado públicamente, señalando que este modelo minero sólo servía a las empresas y que era imperioso un cambio". De ese modo, exigien que se derogue en forma urgente la Ley Provincial de adhesión al régimen minero nacional impuesto por Ley 24.196, promulgada por el ex presidente Carlos Menem.

Al mismo tiempo, también existe una situación conflictiva a nivel político en la localidad de Andalgalá. El año pasado, ganó Alejandro Páez, un referente radical pero que fue bajo el sello de Proyecto Sur. Sin embargo, en los últimos meses la concejal electa Gloria Peña, asambleísta del movimiento 15 de Febrero, dio "por finalizada la relación con el traidor". "Empezó a cambiar su discurso, a ser `neutral´ en la cuestión minera y, sobre todo, a rodearse del radicalismo, que todos conocemos", mencionaron.

Por ello los asambleístas, nucleados en la UAC, manifiestan: "exigimos al intendente Páez, electo en Andalgalá bajo su promesa de que no iba a permitir la realización del proyecto Agua Rica, que tome todas las medidas que estén a su alcance para cumplir con sus promesas electorales y no sumarse a la larga lista de defraudaciones democráticas que venimos sufriendo como costo para la viabilización del extractivismo neocolonial".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.