martes, 10 de enero de 2012

Como nunca antes se abren las condiciones materiales para el mundo nuevo

Rómulo Pardo Silva (especial para ARGENPRESS.info)

Es imposible que la realidad actual se mantenga y se necesita otro modelo. Es el momento para preparar y difundir el discurso del hombre nuevo fundador e integrante de la sociedad solidaria sustentable todavía inédita. La historia vieja de depredación del medio ambiente concluirá inevitablemente, la de los pueblos si se vence.

Es el tiempo para la construcción de un socialismo enmarcado en las condiciones del porvenir, de hacer sobre el planeta lo que se soñó y no se pudo antes.

El consumismo es en adelante imposible dejando de ser una cuestión de moral. Se acaban el petróleo, carbón, gas y habrá menos energía disponible que hoy para la economía. Se llegó al límite de tierra para la agricultura, a no ser quemar todas las selvas pagando las consecuencias, al extremo de la explotación de los océanos, se agotan los minerales, las tierras raras. Falta agua. Al crecimiento económico exponencial tendrá que seguir un decrecimiento.

Es la posibilidad para ofrecer a toda la humanidad la alternativa humanista de la cultura, el arte, la entretención, el deporte como parte de una forma de vida austera. La vieja Atenas fue sencilla pero injusta; ahora hay que lograr ambas cosas con el uso de la tecnología y la política.

Es la hora para intentar compartir entre todos la electricidad, el saneamiento, la educación, la salud, el agua potable, el alimento.

Hay que preparar los planes sabiendo que el cambio será en medio de calentamiento global, pueblos buscando nuevos territorios, caos político, guerras. Bajo la amenaza de miles de armas nucleares.

Hay que estar conscientes que es una posibilidad acompañada de lucha porque los empresarios globales en la próxima realidad querrán ser al menos feudales locales con privilegios sobre menos población y ‘siervos’. Un reciente emperador estúpido indirectamente lo adelantó, dijo que el estilo de vida de los patronos centrales y provinciales es sagrado. Y no se renuncia a un consumo regalo de dios sin batalla, para eso se arman.

La política de las vidas y el medio ambiente está obligada a echar a andar por caminos innovadores de cara al mañana, la historia está ante un quiebre y el pasado no ha muerto pero no puede dar demasiadas soluciones. El porvenir exige imaginación porque no se conocen sus leyes sociales. Las que hay se escribieron en el mundo que muere.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.