viernes, 13 de enero de 2012

Estado Español: Dialogando de “libertad” pero con el mazo dando

J. M. Álvarez

En Cádiz, un grupo de 30 personas, del colectivo “Valcárcel Recuperado”, irrumpió en la noche del jueves en una conferencia que se desarrollaba en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras, enmarcada en el ciclo “Diálogos sobre la libertad” a la que estaba invitado el juez Grande Marlaska.

El grupo se limitó a causar breves interrupciones al comienzo del acto, en señal de protesta por el reciente desalojo del edificio Valcárcel, finalmente leyó un comunicado de apoyo al movimiento social que reivindica el uso público del inmueble abandonado. En ese momento, el juez esbozó una sonrisa irónica que fue contestada de inmediato. Marlaska justificó su gesto provocador con argumentos fariseos, típicos de los servidores de las leyes de la burguesía; sin embargo de ahí no pasó la cosa y los manifestantes salieron de la sala por iniciativa propia.
Pero fuera se produjo un intercambio de palabras con la policía (que había sido avisada suponemos que por los compinches del juez), tanto en los pasillos universitarios como en la puerta de entrada a la facultad, cruce de palabras vinculado a la conocida actitud arrogante de la policía, que derivó en una carga brutal con el resultado de una mujer con la cabeza abierta y un detenido.
Inadmisible la postura, no de Marlaska (sabemos de la pata que cojea), sino del rector que si bien protestó ante la presencia policial, le faltó dignidad para suspender inmediatamente el acto. También carecieron de dignidad todos aquellos, que tras lo sucedido, permanecieron en la sala como si tal cosa, escuchando palabras sobre libertades que se amparan en cascos, escudos, porras y represión.
El régimen degradado y en pleno desastre económico comienza a ir por detrás de los hechos, está perdiendo la iniciativa frente a los ciudadanos que protestan no sólo por este caso concreto, sino por la exclusión social y todas las barbaridades a las que están siendo sometidos por un sistema en trance de desaparición. Ante esas actitudes, Madrid responde con represión y lo único que está logrando es crear conciencia política en aquellos que, o apenas la tenían, o no tenían ninguna pero sí muchos problemas.
De hecho, estos ciudadanos gaditanos advierten que van a repetir sus protestas en los actos relacionados con la conmemoración de la Constitución de 1812 que, por mí, se la pueden guardar donde les quepa. Hoy se anuncian movilizaciones por Valcárcel, mañana será por otra cuestión, pasado mañana por otra y así sucesivamente. De seguir esta tónica, no sería de extrañar que pronto veamos un titular similar al que publicara la revista “Sábado Gráfico” en la década de los 70: “Cádiz en situación prerrevolucionaria”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.