martes, 10 de enero de 2012

Estados Unidos: Los Halcones alzan vuelo

Octavio Quintero (especial para ARGENPRESS.info)

Si Obama quiere reelección, tendrá que acentuar su belicismo allende las fronteras. Si no, lo cambian por otro más rapaz.

Los gobiernos de Venezuela e Irán son enemigos de Estados Unidos porque tienen petróleo. Esa es la verdad en el fondo de todo. El venezolano Chávez y el iraní Ahmadineyad son hoy los “nuevos mejores amigos” porque en torno a un enemigo común, se encuentran en la coyuntura, como se encontraron de entrada Chávez-Santos en torno a Uribe.

Venezuela suministra el 20 por ciento del petróleo que consume Estados Unidos y, por el estrecho de Ormuz, en territorio de Irán, circula el 20 por ciento del petróleo que consume el mundo.

Ese es el lei motiv del enfrentamiento entre Estados Unidos-Irán y Estados Unidos-Venezuela; y fue el motivo de la invasión a Irak.

A Irak lo acusó de tener armas de destrucción masiva, que nunca aparecieron. A Irán lo acusa de estar enriqueciendo Uranio con fines bélicos y, tras esa excusa, llegará hasta las últimas consecuencias. Y a Venezuela la acusa de proseguir en Latinoamérica el modelo socialista cubano porque, Estados Unidos cree, como Roma, que todos debemos ser a su imagen y semejanza.

Lo de Irak no fue cierto, pero el mandado quedó hecho. ¡Pobre pueblo! del que por nuestros lares sólo conocíamos como la cuna de la humanidad. Eso sería suficiente para no creer tampoco en la acusación a Irán. Pero aunque fuera cierta, ¿qué riesgos de destrucción masiva podríamos correr distintos a los que ya tenemos en Estados Unidos, un Imperio acosado por sus propios errores de modelo económico?

Y esto último, que hunde en la crisis no sólo a Estados Unidos sino a Europa y, en general, a todo el mundo neoliberal, es lo que viene de regreso en Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Perú, Argentina y Brasil, con incipientes brotes hacia la izquierda de Chile (por el caso de los estudiantes) y Colombia (por el caso de Petro en Bogotá).

A más del motivo principal de ataque (el petróleo), Estados Unidos entra en un año electoral muy complicado, no tanto para ellos como para nosotros. Todo lo que diga o haga en función política Estados Unidos este año, va en nuestra contra: si Obama quiere la reelección (y la quiere) tendrá que acentuar su espíritu bélico allende las fronteras; y si no convence a los Halcones, entonces lo cambiarán por otro más rapaz. Como dicen por ahí, con cara ganan ellos y con sello perdemos nosotros.

Frente a esta disyuntiva, importantes sectores venezolanos empiezan a preguntarse, con razón, si podrán tener a fines de este año unas elecciones “verdaderamente libres”.

Fin de folio: Castro ha dicho que el mejor gobernante para Estados Unidos sería un robot. Eso son desde hace rato los presidentes estadounidenses. Lo nuevo de Castro es que agrega que fuera capaz de impedir una conflagración humana. Eso es lo difícil…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.