martes, 10 de enero de 2012

México: Campaña de AMLO en Yucatán; el contacto directo y los medios de información

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Tras el estrado preparado en el poblado de Kanasín, conurbano de Mérida, donde Andrés Manuel López Obrador decía su último discurso del día con duración de casi media hora, hablaba con mi amigo Ricardo Cantú, de Monterrey, nombrado coordinador de visitas de López Obrador. Le pregunté: ¿Cómo es posible que AMLO pueda trasladarse en camioneta de un poblado a otro, abarcando cinco lugares cada día, pronunciando cinco discursos y luego mal dormir en algún lugar, y así durante seis años por lo menos los cinco días de la semana? Debe estarse alimentando maravillosamente y debe llevar junto a él a un equipo de médicos que lo estén revisando en la camioneta, le dije a Ricardo. Nada de eso -me respondió- come igual que todos y nada de médicos. Debes entender que hay personas que les gusta lo que hacen y, al contrario, si no lo hacen, mueren. Yo veo a Andrés con mucho temperamento y muy contento.

2. La noche del viernes AMLO -después de estar en el estado de Quintana Roo, terminó tarde un acto en la población de Chemax, en la mañana del sábado 7 ya estaba en Oxcutzcab presidiendo un mitin de 1500 personas, luego al medio día en Umán, por la tarde en Motul de Carrillo Puerto, para estar a las 19 horas en punto en Kanasín. Son cientos de kilómetros diarios recorridos con velocidades altas para llegar a tiempo a otra población. Si López Obrador -después de esos heroicos sacrificios- no logra la Presidencia el único camino que le quedaría es cambiar de estrategia: entregarse a la lucha social de los trabajadores pensado en unir organizaciones obreras, campesinas, estudiantiles y populares y dejar a un lado la lucha electoral o electorera. Por ello me interesó platicar con Ricardo que además de político de la dirección del PT, fue obrero minero de la Siderúrgica de Monterrey durante ocho años.

3. López Obrador, con la estrategia -según dice- de estar en contacto directo con la gente ha visitado en seis años más de 10 veces cada municipio importante del país. De los miles de mítines que ha realizado yo he acudido como observador a más de 30 en Yucatán y en la ciudad de México. En tanto en Yucatán ha realizado más de 100 actos masivos -al de anoche en Kanasín asistieron poco más de dos mil 500 personas- Peña Nieto sólo ha presidido un mitin en el estadio de béisbol organizado por la gobernadora y el PRI yucateco. Peña bajó corriendo del avión y lo plantaron en el estrado en medio de más de 30 mil asistentes acarreados en cientos de autobuses. ¿Cómo logrará Peña Nieto que la gente vote por él? Ricardo Cantú me explicaba: “Nosotros estamos haciendo un esfuerzo formidable y sentimos que cada día los mítines de AMLO crecen y varias organizaciones se pronuncian a su favor; pero ya sabes como es el PRI.

4. ¿Cómo es el PRI, Ricardo? Pues ya sabes -y está demás repetirlo- que el PRI acude a mil maniobras para hacerse del gobierno y si López Obrador va creciendo cada día y Peña Nieto con sus errores ha comenzado a caer, buscarán inventar lo que sea -hasta lo más ruin- para bajarlo. ¿Y que tal si el PAN no levanta por sus pésimos candidatos y AMLO y Peña son los competidores? Entonces el PAN se entregará al PRI para evitar que López Obrador pudiera llegar. ¿Puede ser eso? Eso y más porque las elecciones de 2012 son elecciones de Estado y porque además nuestra clase política y empresarial son muy atrasadas. Y él mismo pregunta: ¿Qué pasó en Brasil con el gobierno de Lula que se autocalificaba de izquierda y que pensaban que iba a expropiar? La realidad es que como en Europa los gobiernos de izquierda tienen mayor visión y su apertura permite que la población -y hasta los empresarios- tenga más confianza para producir y consumir adecuadamente.

5. Se veía a mucha gente contenta y entusiasmada pensando seguramente en que las cosas cambiarían en poco tiempo. Lo importante fue que los de Mérida, Acancéh y de otras poblaciones que llegaron a Kanasín lo hicieron con determinado nivel de convicción. A ninguna gente se le dio dinero, torta o jugo para hacerla llegar al mitin. Pero, será que la estrategia de acarreo corrupto del PRI y el PAN siga siendo efectiva para ganar elecciones. He observado de cerca, directamente, las campañas sexenales presidenciales en México desde el año 1958 hasta lo que va de 2012. Siete campañas del PRI y dos del PAN y por lo menos -desde 1982- De la Madrid, Salinas, Zedillo, Fox y Calderón tuvieron como eje principal a los medios de información, particularmente a la TV que ya entonces era el medio más extendido. Los candidatos del PRI del “nacionalismo democrático” casi no gastaron en los medios -porque no estaban tan extendidos y sí confiaron en los actos masivos de campaña.

6. López Obrador ha llevado el “contacto directo” con la gente casi hasta el extremo al visitar todos, o casi todos, los municipios del país; varios de ellos muchas veces. La campaña que más recuerdo de mítines de acarreados con grandes concentraciones es la de López Mateos en Yucatán porque al estar yo en la preparatoria y la APEY (Asociación de Periodistas Estudiantiles) a los 17 años. Recuerdo que participé en un curso de periodismo impartido por un director de un periódico de la ciudad de México. Fuimos: los jóvenes Gustavo Sánchez Paredes, Marco A. Flota, Emilio Palma, Glicerio Echeverría Solís y yo, en el entonces más importante hotel, el Mérida, financiado por la misma gira presidencial. Con ello el PRI me había abierto la puerta que yo cerré dos años después con el ejemplo de las luchas obreras vallejistas en todo el país, la brutal represión y encarcelamiento de miles de ferrocarrileros por López Mateos y el triunfo de Fidel y la Revolución Cubana.

7. Al terminar la plática con Ricardo Cantú llegamos a la conclusión de que México necesitaba un pensamiento político y económico moderno que impida que se siga pensando en el anticomunismo, que ayude a no tener miedo a invertir, pero también a no tener terror a la participación de los obreros en la gestión de las empresas. La modernidad no debería ser pensar en producir grandes cantidades de mercancía que luego el pueblo no pueda consumir por falta de dinero; sino que la modernidad consiste en superar las ideas antiguas de centralización del poder y sustituirlo por poderes más democráticos, más abiertos, más horizontales; pero sobre todo consiste en producir las mercancías que el pueblo necesita y que puede adquirir a bajo precio o comprar porque reciba un salario justo. Por eso la nueva política debe ser popular, no sólo cercana a la gente, sino construida con la gran masa de la población participando. Pareciera que es lo único que aguanta el país.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.