viernes, 27 de enero de 2012

Tapas sin Cabezas

Daniel Klocker (PRENSARED)

A quince años del crimen del reportero gráfico de la revista Noticias los medios, en este caso los gráficos, cumplieron con la misión de informar sobre el tema, pero sin reflejarlo en sus portadas. Una grave omisión cuando precisamente la consigna es “No se olviden de Cabezas”. El ejemplo de ARGRA y del Cispren.

Han pasado quince años del horrendo asesinato de José Luis Cabezas que en su momento generó un enorme repudio social y el compromiso de periodistas y medios de comunicación a defender la libertad de expresión y a reclamar justicia.

Hoy los asesinos, por el vergonzoso fallo de la Cámara de Casación bonaerense, gozan del privilegio de las excarcelaciones pese a haber cumplido una mínima parte de la condena a perpetua que habían recibido

El crimen de Cabezas constituyó el peor atentado a la libertad de expresión desde el retorno de la democracia en 1983, y pese a que hay condenados nunca se investigó a fondo las causas y su mensaje mafioso que involucró al corrupto gobierno menemista y al empresario suicidado Alfredo Yabrán.

Así y todo, y pese a la enorme connotación que tuvo este aberrante hecho, en la edición del jueves el crimen de Cabezas no fue título de tapa de los principales diarios de la República Argentina porque el tema ya “no vende”.

Como siempre, Clarín y La Nación dedicaron sus portadas a pelearse con Cristina, mientras que los medios oficialistas, como Página 12 y Tiempo Argentino, apenas hicieron un avance en sus tapas.

Los diarios de la ciudad de Córdoba: La Voz del Interior y el Día a Día (del Grupo Clarín) y el oficialista La Mañana también soslayaron en los títulos principales, pero como todos los medios, cumplieron con el compromiso de ocasión de recordar el hecho como una noticia más.

En cambio, la Asociación de Reporteros Gráficos de la Argentina (ARGRA) y el Cispren el miércoles recordaron al compañero asesinado y la agencia de noticias del gremio (www.prensared.com.ar) reflejó en su portada el emotivo acto realizado en el Pasaje Santa Catalina.

Por más que hayan pasado quince años, el brutal asesinato de Cabezas fue un crimen mafioso con la participación necesaria del gobierno menemista y de Yabrán, que sentenció al fotógrafo por haber “descubierto” su rostro con una foto que le tomó en las playas de Pinamar para la revista Noticias en marzo de 1996.

Para los principales medios del país el crimen de Cabezas ya es historia y por lo tanto no amerita ningún título de tapa hasta tanto estalle otro “caso Cabezas” y se escuche la célebre frase: “paren las rotativas”.

Pero más allá de esta indiferencia mediática hay organizaciones que todos los años recuerdan a Cabezas, como la Asociación de Reporteros de la República Argentina (ARGRA) y los gremios de prensa comprometidos en la permanente lucha de no olvidar a Cabezas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.