viernes, 20 de enero de 2012

Ubican a Brasil en el segundo lugar de desigualdad en el G-20

XINHUA

Brasil es el segundo país con más desigualdades dentro del G-20 después de Sudáfrica, según un estudio realizado por Oxfam entre los veinte países que componen la élite de la economía mundial.

El estudio de la organización no gubernamental inglesa examinó la participación en la renta nacional del 10 por ciento de la población más pobre de un subgrupo de 12 países según los datos del Banco Mundial.

El informe de Oxfam muestra que los países más desiguales dentro del G-20 son los "emergentes", ya que, además de Sudáfrica y Brasil, México, Rusia, Argentina y Turquía cierran la lista, mientras que en el otro lado, Francia encabeza los países con menos desigualdades dentro de su territorio, seguido de Alemania, Canadá, Italia y Australia.

El G-20 incluye a las ocho economías más poderosas del mundo: Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Rusia; la Unión Europea en bloque, más once países "emergentes": Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, China, República de Corea, India, Indonesia, México, Sudáfrica y Turquía.

Pese a la desigualdad que detectó Oxfam en Brasil, este país está considerado en el informe como uno de los que más eficazmente ha combatido la pobreza en los últimos años.

El estudio apunta a que 12 millones de brasileños salieron de la pobreza absoluta entre 1999 y 2009, además de un descenso de la desigualdad (medida por el coeficiente Gini, que va entre el cero y el uno, donde el cero es mínimo de desigualdad y el uno el máximo), que pasó de 0,52 a 0,47.

Oxfam prevé que si Brasil continúa creciendo según las previsiones del Fondo Monetario Internacional, en 3,6 por ciento en 2012 y arriba del 4 por ciento en los años siguientes, el número de personas pobres caerá en casi dos tercios hasta 2020, con 5 millones menos en la línea de la pobreza.

Para este objetivo, el país amazónico también debe mantener la tendencia de reducción de la desigualdad y de crecimiento de la población.

De todas formas, la previsión es que si hay un aumento de la desigualdad en los próximos años, ni los avances económicos que pueda experimentar Brasil podrán quitar a un número significativo de personas de la pobreza en el país.

Para continuar con la erradicación dela desigualdad, el informe apunta a que el gobierno brasileño debe continuar con las políticas de transferencia de renta, en programas como "Bolsa de Familia", y que el Estado siga interviniendo para mejorar el sistema de distribución de renta.

Otra de las políticas que Brasil podría seguir, según Oxfam, es una reforma agraria que estimule la agricultura familiar, ya que entre los brasileños más pobres, el 47 por ciento vive en el campo, y el 75 por ciento de los alimentos que consume la población del país son producidos por pequeños productores que viven en la pobreza.

La mayoría de los países del G-20 presenta, según Oxfam, una tendencia "preocupante" en el aumento de la desigualdad.

Pero la organización humanitaria pone como ejemplo a Brasil y la República de Corea, donde se redujo considerablemente la desigualdad en los últimos años.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.